Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Etnicidad, economía y simbolismo en los Andes

 | 
Silvia Arze
, 
Rossana Barragán
, 
Laura Escobari
, 
et al.

Economia y sociedad

Profesíon: cocalero. Historia de la defensa de la coca, XVI-XX

Ana María Lema

Texte intégral

1Hoy en día no hace falta presentar a los productores de coca. Fuera de constituir, numéricamente, el sector productivo agrícola más importante del país, se trata también del sector cuya capacidad de lucha por la defensa de sus actividades es más notoria que la de cualquier otro.

2La lucha de los cocaleros está actualmente enmarcada en un contexto que va más allá del tema de la coca, ya que está íntimamente relacionada con la problemática del narcotráfico. La elaboración de sulfato y de clorhidrato de cocaína se realiza en base a la producción nacional de coca, notoriamente excedentaria en relación a las necesidades reales del país. Al ser la coca la materia prima y el punto de partida de un largo proceso -que no queremos evocar aquí-, se convierte también en el primer blanco de los nuevos mosqueteros de fines del siglo xx.

3Pese al establecimiento oficial (Ley 1008) de una diferenciación entre la coca destinada al uso tradicional y la coca destinada a usos ilícitos, que ha dado lugar a una clasificación, bastante arbitraria por cierto, de las zonas de producción de la hoja, las primeras víctimas de la lucha contra el narcotráfico son los propios productores de coca en su conjunto.

4¿Quiénes son ellos? Ex-colonos y descendientes de campesinos que recibieron parcelas o sayañas después de la Reforma Agraria de 1953, en las llamadas "zonas tradicionales", colonizadores en busca del desarrollo y, últimamente, ex-mineros relocalizados a la fuerza, en pos de un medio de supervivencia. En síntesis, campesinos, de estirpe campesina o convertidos de último momento, pero campesinos, trabajadores del campo, que cultivan la tierra y viven directamente de sus frutos.

  • 1 Aquí cabe hacer una aclaración. Si bien los productores de coca han asumido una posición de defens (...)

5Eso no fue siempre así. Hasta mediados de los años 50, la gran mayoría de los productores de coca no era campesina, sino hacendada o pequeños propietarios que utilizaban la mano de obra que, en el futuro, asumiría personalmente la producción de la coca. Es decir, que el productor de coca, tal como lo enfocamos, no es tanto el dueño de los cocales como el que los cultiva directamente, con los pies en la tierra, y que también se enfrenta con los obstáculos que surgen a lo largo de la historia del cultivo de la coca 1. Sin embargo, hasta mediados de este siglo, fueron los dueños de los cocales los que dejaron el testimonio de su lucha por la defensa de la coca, quizás con un empeño similar al de los productores actuales, al tener que defender sus intereses, es decir, su fuente de ingresos.

6¿Por qué hablar de defensa? ¿Acaso el despliegue de ataques contra la coca no es algo que se ha desarrollado recientemente, con el "boom" del narcotráfico? ¿Existieron, en otros momentos, argumentos sin relación con la producción de drogas, que llegaron a cuestionar la propia producción de coca?

7En diferentes momentos de su historia, la coca ha sido objeto de ataques por parte de distintos sectores de la sociedad, ataques que intentaron desembocar sea en la reducción o desaparición de los cultivos, sea un control más estrecho de los mismos. Aquí presentamos tres episodios de esta historia.

1. Siglo xvi

8El cultivo de la coca fue una actividad milenaria en lo que ahora es el territorio boliviano. En la época prehispánica, la coca se producía en la vertiente oriental de la cordillera oriental de los Andes, en valles cálidos y húmedos llamados "yungas" en aymara (también se cultivó en yungas secos pero insalubres). Estos valles fueron ocupados por mitmaqkuna, enviados desde los señoríos altiplánicos, y posteriormente, algunos de ellos fueron reorganizados por el imperio inca (Parkerson, 1984). En ambos casos se manifestaron problemas de adaptación de las poblaciones de altura al clima tropical de los valles.

9El impacto que tuvo la coca en los españoles en el Perú fue casi instantáneo. Aunque no adoptaron su uso, hacia el cual sentían rechazo, muy rápidamente tomaron el control de su comercio y de su producción, que aumentó de manera considerable, pues según algunos cronistas, esta se multiplicó por 40 ó 50 (Masuda, 1984).

10Este fenómeno se debió a que la demanda de coca sufrió un cambio rotundo con la conquista. Este cambio se relaciona con el impacto que tuvo la explotación minera en los indios, y las nuevas condiciones de trabajo que impuso el régimen colonial (minas, obrajes, encomiendas y haciendas, servicio doméstico, transporte, construcciones, etc.) (Saignes, 1988). Nuevos ritmos de trabajo, desplazamientos y vejaciones: ante este panorama, la coca constituía un refugio, un vestigio del pasado al cual no se podía renunciar. Y los españoles fomentaron el hábito del recurso a la coca, al constatar la estrecha relación que la unía con el mundo del trabajo. Así fue como la coca entró a formar parte de la vida económica colonial, pero con un costo social elevado.

11Efectivamente, la explotación intensiva de la coca supuso la participación de una mayor cantidad de mano de obra, generalmente trasladada desde otros sitios, y que tuvo que enfrentar uno de los principales problemas de la zona de ceja de selva: la leishmaniosis o mal de los Andes. La elevada mortandad que implicaba el trabajo en los cocales llamó la atención de las autoridades coloniales.

12Esto coincidió con el momento en que se cuestionó el porvenir de la coca desde una perspectiva religiosa. Las primeras reacciones ante el uso de la coca en los rituales fueron categóricas: la coca y las prácticas a que se la asociaban eran idolatrías, supersticiones y ritos que debían abolirse para poner un punto final a esas costumbres paganas. En el Primer Concilio de Lima (1552), se llegó a la conclusión de que la coca era una invención del diablo (Gagliano, 1963).

13Fuera del sector religioso, que advertía el peligro moral que representaba la masticación de las hojas de coca y su ofrenda a las deidades andinas, los españoles, una vez acaparada la explotación de la coca por ellos, se preocuparon por los problemas planteados por el cultivo de la coca y, en particular, por las condiciones de trabajo en los cocales. La elevada mortandad de los trabajadores era una realidad que no se podía ignorar.

14La legislación sobre la coca, en la segunda mitad del siglo xvi (Ordenanzas de los Virreyes Cañete, Conde de Nieva y Toledo), se refirió, sobretodo, a la protección de los indígenas. También se evocó la posibilidad de restringir los cultivos: la expansión de los cocales, decían algunos, movilizaría a muchos brazos en detrimento de otras actividades agrícolas o mineras y, a la vez, la sobreproducción implicaría una baja del precio de la coca.

15Esta legislación era ambivalente: seguía la tendencia abolicionista al marcar la restricción de cultivos para disminuir la producción pero, a la vez, se colocaba al lado de los partidarios de la coca puesto que el establecimiento de medidas de protección referidas a los trabajadores significaba, precisamente, que esa producción seguiría adelante.

16Mientras tanto, los productores de coca y sus portavoces proseguían una política de defensa de la coca por motivos de carácter económico: la coca era un poderoso estimulante para los trabajadores, y además constituía un artículo esencial en el comercio de los indios, manejado por los españoles (Glave, 1985).

17Uno de los defensores, Juan de Matienzo, refutó, en 1567, las acusaciones formuladas por los enemigos de la coca, que la consideraban como fuente de supersticiones, enfermedades y desempleo (o mal empleo) de los indios. Al contrario, dice él, el impacto de la coca era tal, que el bien general exigía que se mantenga su producción, pero en buenas condiciones:

Finalmente, tratar de quitar la coca es querer que no haya Perú; que se despueble esta tierra, que se vuelvan los indios a su infidelidad; es hacer que no haya plata ni ellos la saquen; es causa que anden tristes y mueran antes de tiempo, y causa que no trabaxen; es volvellos a sus ritos y supersticiones de enterrar la plata y oro en sus huacas y sepulturas, viendo que no han menester para comprar de los españoles coca ni otra cosa, más de la ropa y comida que agora también compran: es finalmente, imaginación de hombre que por sus intereses, pensando que hacen algo, destruyen la tierra sin la entender (Matienzo [1567], 1967: 164).

18Aunque en 1573, una ley mandó prohibir la existencia de plantaciones de coca cuya producción sobrepasa los 500 cestos por mita (por cosecha), y toleraba las demás (es decir, todas), ya no se tomaron más medidas contra la producción de coca. Si bien el clero seguía insistiendo en que la coca constituía un obstáculo a la evangelización, su posición era ambigua ya que, a su vez, sacaba provecho de la producción a través del cobro del diezmo.

19Puesto que el destino de la coca estaba íntimamente ligado a toda actividad productiva mediante sus consumidores indígenas/mano de obra, y eso era notorio en la minería, y puesto que la Corona no estaba dispuesta a renunciar a los recursos de las minas, el desarrollo del cultivo de la coca no encontraría obstáculos en el futuro, por lo menos durante un par de siglos.

2. Siglo xviii

20Dos siglos más tarde, no se cuestiona la participación de la coca en el sistema económico colonial. De hecho, la coca constituía la base de la riqueza de La Paz en el Alto Perú. La producción de los valles yungas de La Paz desplazó progresivamente la del Cuzco en el principal mercado de los inicios de la Colonia, que fue el centro minero de Potosí. A fines del siglo xviii, su peso era fundamental en la economía, como lo recalcaba el presidente de la Audiencia de Charcas en 1782:

  • 2 2 Ignacio Flores al Virrey Vertiz. La Paz 30. VII. 1782. RAH (Real Academia de la Historia, Madrid (...)

Su producto es lo más considerable en el comercio del Perú mui lucrativo y de pronto y efectivo expedi o concurriendo compradores de todas partes para conducirla a las ciudades, villas y pueblos y en especial a Potosí: la saca desde las haciendas de Yungas a La Paz y de ella a diferentes provincias también es diaria por crecido número de negociantes que dejen en plata efectiva anualmente más de millón y medio de pesos vendiendo el cesto de 22 libras sólo a 7 y 8 pesos precio regular en estos últimos años2.

  • 3 GOLTE, J., 1980. Repartos y rebeliones. Tupac Amaru y las contradicciones de la economía colonial.(...)

21En la década de 1780 culmina un proceso de protestas y alborotos contra dos pilares del sistema colonial: el reparto de mercancías y el pago de la alcabala, con las grandes rebeliones indígenas conducidas casi simultáneamente en varios puntos de los Andes, trastornando notablemente el orden establecido3. La ciudad de La Paz estuvo sitiada durante varios meses del año 1781 por las tropas de Tupac Katari. La producción y el comercio de la coca fueron seriamente alterados por la intervención de los rebeldes en Yungas, para quienes la coca era un elemento estratégico en la lucha.

22Por un lado, una de las principales preocupaciones de los jefes de los rebeldes fue la de asegurar el abastecimiento de sus tropas, que, en determinados casos, se negaron a pelear si no tenían coca. Para ese fin, Katari encargó a uno de sus tenientes que velara por la producción de las haciendas cocaleras en Yungas y para adueñarse de la coca en circulación por la vías comerciales. Por otro lado, el poder disponer de coca, es decir, de un bien altamente comercializable, significaba también tener recursos monetarios ya que la venta de la coca decomisada permitía conseguir el dinero necesario para la subvención de la lucha de Katari.

23El impacto del paso de los rebeldes en la región no tardó en manifestarse tanto a nivel económico como en las mentalidades. Los daños afectaron más los ingresos de los hacendados que a la propia producción en la cual los rebeldes demostraron gran interés, como los señalamos, y trataron de cuidarla, como un "capital de reserva". Sin embargo, no se puede negar que hubiera algunos destrozos. Por otro lado, la circulación de productos fue igualmente afectada. La crisis tuvo por efecto inmediato la subida de los precios de la coca, debido a la menor agilidad del tráfico.

VARIACION DEL PRECIO DE LA COCA ANTES Y DESPUÉS DE LA REBELION (pesos por cesto)

VARIACION DEL PRECIO DE LA COCA ANTES Y DESPUÉS DE LA REBELION (pesos por cesto)

Fuente: RAH - Col. Mata Linares, tomo: V, f. 188

24Pasada la rebelión, la desconfianza reinaba en ambos lados. Pese al "perdón" de los españoles, los indios seguían demostrando agresividad hacia ellos, sobre todo en las zonas más resistentes. Por su parte, los españoles permanecían alertas ya que un amago de agitación aún era posible. Entonces, era prudente evitar cualquier tipo de provocación en ambos campos. Pero se imponía la necesidad de encontrar un chivo expiatorio capaz de justificar, explicar y pagar por la actitud de los indios.

25Según un testigo de la época, algo pudo haber actuado no tanto como un motor de los levantamientos, sino como un poderoso instrumento de lucha y.resistencia: se trataba de la coca. Sólo el vigor generado por la coca permitió que los rebeldes resistieran tanto tiempo e impidieran la ejecución de las misiones de pacificación emprendidas por los españoles. Entonces, ¿se podía atribuir a la coca un grado de responsabilidad en los acontecimientos? ¿Los viejos demonios del siglo xvi volverían al orden del día?

  • 4 Papeles sobre el estanco de la coca. RAH, Col. Mata Linares, t: V, fs. 175-210.

26"Delinquente la coca, delinquente el indio", comentaba Hipólito Unanue en 1794 al evocar los proyectos elaborados en Buenos Ayres respecto al futuro de la hoja de coca, poco después de la represión de las rebeliones (Unanue, 1794: 233). La solución que se proponía, en tonces, se asentaba en la necesidad de imponer un castigo a los consumidores de coca a través del producto4.

  • 5 Ignacio Flores al Virrey Vertiz, La Plata, 11.V. 1783. RAH, Col. Mata Linares, t: V, f. 190.
  • 6 TANDETER, E., et al., 1987. El mercado de Potosí a fines del siglo xviii. SANTAMARIA, D., 1987. "L (...)

27El proyecto presentado por el Presidente de la Audiencia de Charcas consistía en el establecimiento de un estanco de la coca, es decir, un monopolio de Estado sobre el comercio de esta mercancía, con el fin de obtener fondos para equipar y mantener una tropa permanente de soldados encargados de la defensa del virreynato del Río de La Plata. El autor, Ignacio Flores, partía del principio según el cual el consumo de coca por los indígenas era un vicio5. Sin embargo, la importancia adquirida por el comercio de la coca era enorme y el sitio ocupado por ese sector en la economía colonial era demasiado vital como para ser obviado6. Por consiguiente, fue en función del carácter a la vez lucrativo y delictivo de la coca que Flores llegó a un compromiso, considerando la coca como apta para producir recursos para la Corona, como lo son hoy el tabaco y el alcohol para el Estado.

  • 7 Ignacio Flores al Virrey Vertiz, La Plata, 11. V. 1783. RAH Col. Mata Linares, t: V, f. 183-183 v.

28Más allá de los intereses económicos, Flores pretendió asestar un golpe a la población indígena: a través de la coca, intentó afectar a sus consumidores, los indios, a los que consideraba como responsable de todos los males que sugirieron durante las rebeliones7. En la medida en que la coca se asimilaba a un vicio, pero un vicio necesario, el establecimiento de un impuesto le pareció consecuente. Esta medida correspondía a una forma de revancha o venganza contra los indios: su derrota fue insuficiente; hacía falta castigarlos por su insolencia. Utilizar contra ellos sus propias armas, en este caso, la coca, cuyo uso no podían obviar, era el castigo más sutil.

29Mas, en los hechos, no pasó nada. Al tener conocimiento del proyecto, el Virrey de Buenos Aires mandó pedir varias opiniones entendidas en el tema de la coca antes de tomar una decisión al respecto. Todas las respuestas coincidieron en desestimar el proyecto, esencialmente por motivos de carácter económico, ya que el establecimiento de una casa de contratación en La Paz hubiera perjudicado sobremanera el desenvolvimiento de las actividades comerciales en relación con los circuitos existentes, a diferentes escalas. Sin embargo, la idea de aumentar la presión fiscal sobre la coca, cundió: Flores revisó su proyecto, y las personas consultadas emitieron sus propias propuestas.

30Fuera del banco de las medidas de presión, representado por los indios, otro sector de la población estaría afectado por las nuevas medidas, ante las cuales manifestó una tenaz oposición. Se trataba del sector de los hacendados de Yungas, productores de coca. A fines del siglo xviii, la producción de coca de Yungas procedía en gran parte de las haciendas, que se constituyeron en la zona en los siglos anteriores. En esos años, 80% de la producción de coca correspondía a las haciendas, y un 20% a las tierras de comunidad (Klein. 1975: 440). Los hacendados conformaban un grupo sólido, aunque no homogéneo en su composición, pero sí en la defensa de sus intereses. Ellos no admitieron ninguna ingerencia en sus asuntos económicos por parte del Estado, y menos un intento de exigirles una contribución mediante acciones sobre la coca. La oposición fue tan rotunda por parte de ese poderoso sector, que no se llevó a cabo el proyecto.

31Por segunda vez, los intereses económicos de los productores de coca dieron lugar a que la hoja no sea afectada por presiones de carácter "moral". Aquí no se trataba de erradicar la hoja, ya que era tan importante, pues

  • 8 Síndico Procurador de Cochabamba al Intendente de La Paz, 1791. AGN -Sala ix, leg. 57/1452 f. 5 v.

de la abundancia de esta hoja resultaría que se vende a precio mas cómodo, de esto, la vaja de los jornales, y por consecuencia recta, que las minas se trabajen con mas comodidad, y que el cultivo de los campos cueste menos 8.

32Simplemente, se quería su castigo.

3. Siglo xx

33A principios del siglo xx, nos encontramos ante una situación en que Bolivia es a la vez un país productor de coca e importador de cocaína, producto que se empezó a explotar comercialmente en Europa en la segunda mitad del siglo xix. Aquí se reproduce otra vez la situación ya clásica en que el país exporta materias primas (coca, tabaco, cacao, quina, etc.) e importa productos elaborados (cocaína, cigarrillos, chocolate, productos medicinales, etc.). Aun así, se incriminó a Bolivia por sus actividades productivas. Aunque el objeto de las críticas, a nivel internacional, fuese la cocaína, desde principios de siglo, los ataques se orientaron progresivamente hacia la hoja de coca como materia prima en la elaboración de la droga.

34La coca boliviana procedía, entonces, esencialmente de los Yungas de La Paz, donde la producción estaba controlada tanto por comunidades como por haciendas, y a menor escala, del Chapare cochabambino. En esa época, Yungas producía alrededor de 3.000 toneladas de coca. Desde 1830, los productores se organizan en la Sociedad de Propietarios de Yungas e Inquisivi, institución cuya primera misión fue la de velar por el buen estado de las vías de comunicación entre las provincias y los centros urbanos, con el fin de desarrollar el comercio de la coca, como primer producto de la zona, del departamento, y uno de los principales productos del país, en vista de la extensión de su mercado.

35En la primera mitad del siglo xx, en dos oportunidades la coca fue objeto de agresiones por parte de la opinión internacional. Esos ataques se diferencian en varios aspectos (Lema, 1990). En 1925, fue la presión internacional, mediante una conferencia de la Sociedad de Naciones, en Ginebra (Suiza), la que dirigió su ofensiva contra un objetivo preciso: los estupefacientes, y entre ellos, la coca. Ante la perspectiva de una eventual erradicación, la posición de los productores de coca, o mejor dicho, de la Sociedad de Propietarios de Yungas (SPY), encontró un eco favorable en el propio gobierno boliviano, quien se hizo el portavoz de los intereses de ese sector. Primero el Poder Legislativo, y, posteriormente (1932) el Poder Ejecutivo afirmaron que la producción de coca no tenía relación con la producción de cocaína y que, por tanto, atacar la coca no tenía sentido. En resumen, el balance de este ataque fue positivo ya que no se tomó ninguna medida efectiva contra el cultivo de la hoja y el gobierno apoyó in-condicionalmente la política de defensa de la coca.

  • 9 El informe elaborado por la Comisión de la Coca es muy rico en detalles sobre la situación peruana (...)

36Sin embargo, en 1949, fue el mismo gobierno -sometido a una presión interna por parte de algunos médicos preocupados por el llamado "Cocaísmo", nombre "científico" que se dio al consumo de hojas de coca- el que pidió la intervención de las Naciones Unidas para examinar, ya no el problema de la cocaína, sino directamente el de la coca en sí. Los miembros de la Comisión de la Coca de ese organismo internacional se desplazaron hasta las zonas de producción y de consumo y proclamaron su sentencia en contra de la hoja, pese a los esfuerzos de la SPY9. Sin embargo, el balance de esta segunda ofensiva no fue tan negativo ya que, pese a las recomendaciones de la Comisión, la producción de coca no se modificó y siguió adelante en la década de los 50.

37Esta polémica no ha alterado mayormente la producción y el consumo de coca en Bolivia, pero nos permite desenmascarar el pensamiento o la mentalidad de los principales productores de coca reunidos en la SPY acerca de su principal actividad: el cultivo de la coca. Los argumentos desarrollados por los representantes de este grupo revelan la doble cara del problema.

38El primer tipo de argumentos se refiere a los intereses económicos en juego. Proteger la coca significa proteger una producción agrícola que hace vivir a una región y es la base de una "industria nacional", fuente de ingresos a través de los impuestos y elemento dinamizador de una región en pleno desarrollo. Reducir la producción hasta eliminarla, como planteaba la Comisión de la Coca, hubiera alterado un orden económico establecido, generando consecuencias incalculables.

39El segundo tipo de argumentos es más sorprendente, porque alude a una temática socio-cultural (referencia a las virtudes de la coca en el campo de la salud y de la alimentación sic). En varias oportunidades, la SPY puso por delante el tema del consumo tradicional de la coca, costumbre profundamente arraigada en la vida de la mayoría de los bolivianos. Entonces, querer suprimir el consumo y el cultivo de la coca se planteaba como un atentado contra un elemento de la cultura boliviana, aun si esa costumbre se limitaba -o se extendía, depende del punto de vista- a la mayor parte de la población, es decir, a la población indígena, que no tenía voz ni voto en este asunto. ¿No resulta irónico que la tradición referente a un producto de consumo indígena haya sido reivindicado por la oligarquía paceña?

40En 1950, el debate estaba lejos de haber concluido. Las recomendaciones de la Comisión no fueron tomadas en cuenta por el Gobierno, y tanto el consumo como la producción siguieron adelante como de costumbre. La única diferencia estuvo, quizás, en la conciencia del peligro que correría la coca a partir de ese momento, ya que su condena fue un hecho público y reconocido nacional e internacionalmente.

41En los tres ejemplos que hemos visto, los ataques contra la coca desembocaron en fracasos, y la defensa de la coca, en manos de los productores de la hoja, fue efectiva. Es evidente que el peso de la coca tanto en la economía colonial como en la republicana impedía cualquier tipo de acción que llevará a su desaparición. Además, la presión de los productores de coca fue fundamental. A primera vista, resalta un denominador común entre esos productores: en los tres casos, los cocaleros tenían poder y estaban vinculados con los medios de "decisión".

42Aquí cabe una reflexión que planteamos al principio: ¿Quién es el cocalero? ¿El productor mismo o el dueño de la coca? Hasta entonces, el dueño de la coca, sea encomendero en el siglo xvi, hacendado en el XVIII o miembro de la SPY en el XX disponía de los medios suficientes para proteger su actividad económica.

43En cambio, poco sabemos acerca de la opinión de los mitimaes, camayos, corpas, yanaconas y otros peones en el trabajo de los cocales a lo largo de todo este tiempo. Probablemente existió un fuerte descontento debido a las duras condiciones de trabajo en que se desenvolvían. Generalmente, se encontraban en los cocales en contra de su voluntad, o por no tener más medio, ya que se trataba de la actividad económica más lucrativa del momento (quizás podamos comparar la situación de los indios de la puna de fines del XVIII en Yungas con la de los "relocalizados" en el Chapare, hoy). ¿Cuál fue su opinión acerca de la coca? ¿Acaso el propietario de los cocales fue el mediador de la resistencia campesina durante los ataques contra la coca? ¿Existía algún elemento de identificación cultural en la defensa de la coca, o simplemente se trataba de velar por los intereses económicos de los protagonistas?

44Después de la Reforma Agraria de 1953, la situación cambió, y los protagonistas también. Los productores de coca ya no eran hacendados, sino campesinos. ¿Sería entonces tan fácil y evidente seguir defendiendo la coca como antes, sobre todo en una coyuntura cada vez más hostil hacia la hoja? La realidad parece demostrarnos lo contrario.

45Ana Maria Lema

46Casilla 2994

47La Paz - Bolivia

Bibliographie

BIBLIOGRAFIA

GAGLIANO, J.
1963 The Coca Debate in Colonial Perú. The Americas, xx/1.

GLAVE, L.M.
1983 "Trajines. Un capítulo en la formación del mercado internocolonial", en Revista Andina, 1.

KLEIN, H.
1975 Haciendas y Ayllus en el Alto Perú durante el siglo xviii.
Desarrollo Económico, 15/59.

LEMA, A.M.
1990 "La coca de las Américas" (manuscrito).

MASUDA, S.
1984 "Información acerca de la coca en las crónicas", en Contribución a los estudios de los Andes Centrales (S. Masuda, ed.).Tokyo: Universidad de Tokyo.

MATIENZO, J.
[1567] 1967 Gobierno del Perú. Lima: IFEA.

NACIONES UNIDAS
Informe de la comisión de estudios de la hoja de coca. Lake Success.

PARKERSON, P.
1984 "El monopolio incaico de la coca. ¿Realidad o ficción legal?,
en Historia y Cultura, 5.

SAIGNES, T.
1988 "El consumo popular de estimulantes en el siglo xvii" en Revista de Indias, 183-184.

UNANUE, H.
1794 "Disertación sobre el aspecto, cultivo, comercio y virtudes de la famosa planta del Perú llamada coca", en Mercurio Peruano, XI.

Notes

1 Aquí cabe hacer una aclaración. Si bien los productores de coca han asumido una posición de defensa contra ataques precisos, concretos, y circunscritos en el tiempo, también tuvieron que demostrar una constante agresividad frente a las condiciones naturales en las cuales se desarrollaba la coca. Los obstáculos de carácter permanente con los cuales se enfrentaron los mitmaqkuna de siglo xvi o los colonizadores del siglo xx, no han variado mucho: relieve y dificultades de acceso, clima y enfermedades endémicas, y finalmente, la presencia cercana de "chunchos" que creaban un ambiente inseguro. Además, el cultivo en sí es difícil.

2 2 Ignacio Flores al Virrey Vertiz. La Paz 30. VII. 1782. RAH (Real Academia de la Historia, Madrid). Colección Mata Linares, Tomo V, f. 175 v.

3 GOLTE, J., 1980. Repartos y rebeliones. Tupac Amaru y las contradicciones de la economía colonial. Lima: IEP.
O'PHELAN, S., 1988. Un siglo de rebeliones anti coloniales, 1700-1783. Cuzco: Centro B. Las Casas .
DEL VALLE DE SILES, M.E., 1990. Historia de la rebelión de Tupac Katari, 1781-1782. La Paz.

4 Papeles sobre el estanco de la coca. RAH, Col. Mata Linares, t: V, fs. 175-210.

5 Ignacio Flores al Virrey Vertiz, La Plata, 11.V. 1783. RAH, Col. Mata Linares, t: V, f. 190.

6 TANDETER, E., et al., 1987. El mercado de Potosí a fines del siglo xviii. SANTAMARIA, D., 1987. "La partición indígena en la producción y comercio de la coca, Alto Perú, 1780-1810", en La participación indígena en los mercados su-randinos, xvi-xx (O. Harris, B. Larson, E. Tandeter eds.), Cochabamba: CERES.

7 Ignacio Flores al Virrey Vertiz, La Plata, 11. V. 1783. RAH Col. Mata Linares, t: V, f. 183-183 v.

8 Síndico Procurador de Cochabamba al Intendente de La Paz, 1791. AGN -Sala ix, leg. 57/1452 f. 5 v.

9 El informe elaborado por la Comisión de la Coca es muy rico en detalles sobre la situación peruana y boliviana.

Table des illustrations

Titre VARIACION DEL PRECIO DE LA COCA ANTES Y DESPUÉS DE LA REBELION (pesos por cesto)
Légende Fuente: RAH - Col. Mata Linares, tomo: V, f. 188
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2321/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 34k

Auteur

COCAYAPU - La Paz

© Institut français d’études andines, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter