Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Etnicidad, economía y simbolismo en los Andes

 | 
Silvia Arze
, 
Rossana Barragán
, 
Laura Escobari
, 
et al.

Economia y sociedad

Estrategias readaptativas en Atacama: la arriería mulera colonial1

Cecilia Sanhueza T.

Texte intégral

Introducción

  • 1 Agradecimientos: esta ponencia es el resultado de los proyectos 1021-88 y 90-525 de CONICYT.

1La arriería indígena comenzó a desarrollarse en Atacama durante la segunda mitad del siglo xvi y parece haber adquirido, tempranamente, un papel de importancia para la población local entre las alternativas de participación en los mercados coloniales y como medio de acceso a metálico o circulante.

2El tráfico de productos regionales –principalmente marinos– hacia los centros urbanos y mineros altiplánicos, ha sido descrito por los cronistas como una de las principales actividades mercantiles de la provincia de Atacama. Grandes caravanas de llamas se desplazaban durante el siglo xvi y primera mitad del xvii hacia Potosí, Porco y La Plata, entre otros, abasteciendo del cotizado pescado seco a la población indígena y española. A este producto se sumaban otros excedentes locales y aquellas mercancías que se introducían por el puerto de Cobija con destino a las tierras altas (Vásquez de Espinoza [1628] 1948: 617-618; Martínez, 1985).

3Durante el siglo xvi, el camélido proveyó de la energía animal necesaria para efectuar estos extensos recorridos. A partir de la primera mitad del siglo xvii, comenzó a introducirse el ganado mular en la región y la arriería mulera fue transformándose, a través del proceso colonial, en una actividad característica de la región de Atacama cuya importancia perduró hasta avanzado el siglo xx.

4Desde el punto de vista de la investigación histórica regional, la arriería indígena, como estrategia de participación mercantil y como expresión de una forma de readaptación y reproducción de estrategias, que podríamos llamar "tradicionales", nos sugiere diferentes problemas y perspectivas de trabajo, algunas de las cuales han sido ya planteadas o estudiadas por investigadores de la región circum-puneña (Platt, 1987; Cipolletti, 1984; Karasik, 1984).

  • 2 Nos referimos fundamentalmente a los desplazamientos a grandes distancias, y sobre todo, a aquellos (...)

5Nuestra intención es abordar el problema desde una perspectiva muy específica, que pretende visualizar el proceso a través del cual una colectividad agroganadera –como podríamos definir a la población de Atacama– asume tempranamente no sólo la actividad arriera mercantil, sino que va incorporando a su economía y a su tecnología el ganado mular, hasta el punto de desplazar –al parecer en forma relativamente rápida– al camélido como animal de carga2. Este cambio, aparentemente formal, nos parece significativo, puesto que involucra una serie de factores vinculados a la organización socio-productiva de la población local y que en alguna medida debió repercutir en ciertas readecuaciones tecnológicas, económicas e incluso sociales. Sin pretender extraer conclusiones, nuestra intención es, más bien, exponer y problematizar ciertos elementos vinculados a la arriería mulera, que nos parecen relevantes para comprender un aspecto del proceso colonial en Atacama, sus consecuencias y, sobre todo, las respuestas que generaron en la población indígena.

1. La introducción de ganado mular en Atacama

6Es importante considerar, en primer lugar, las motivaciones que llevaron a los españoles a impulsar la arriería mulera en Atacama. La introducción de ganado mular respondió a una política implementada por el sistema hispano-colonial destinada a reemplazar –allí donde fuera posible– al ganado autóctono por ganado de origen europeo. En el caso del mular, ello respondía no sólo a una necesidad de mayor "eficiencia" en la circulación mercantil, sino que además, apoyado en un discurso "civilizador" y en determinadas instituciones político-económicas, constituía un negocio altamente rentable para los productores ganaderos españoles y para los corregidores.

7En Atacama, el ganado mular fue incorporándose paulatinamente bajo la iniciativa de las autoridades españolas locales, incluso las eclesiásticas. En la primera mitad del siglo xvii, el cura doctrinero de Atacama, Francisco de Otal, fomentaba -al parecer por primera vez en la región- la adquisición de muías entre los indígenas. Como se expresaba en su Probanza de Méritos en 1644, luego de más de 20 años de ejercicio de su cargo, había promovido y facilitado la compra de ganado a los arrieros de la provincia. Ello era considerado, como lo reflejan los testimonios de españoles en el documento, un empuje al "desarrollo" y a mejores condiciones de vida para los indígenas:

... antiguamente eran paupérrimos sustentándose sólo con algarrobos sin comer carne, de presente los dichos indios tienen muías, puercos y ovejas y tratan en trajines y fletes para Potossi con que pagan sus tassas y se visten y tratan como hombres de razón... (AGI Charcas, L. 92, año 1644, f. 57v).

8Para comprar las muías los arrieros debían endeudarse con el sacerdote, que hacía de fiador, y el mecanismo de pago consistía en la realización de fletes de mercaderías pertenecientes a la parroquia (especialmente pescado seco, pero también algunos productos que llegaban por el puerto de Cobija). Este parece haber sido un método recurrente para desarrollar la arriería mulera en Atacama. Sin embargo, si bien fue la iglesia la que, al parecer, inició este proceso en la región, fueron fundamentalmente los corregidores quienes administraron el comercio y suministraron este ganado a los indígenas durante todo el período colonial. El tráfico y venta de muías llegó a convertirse en una importante fuente de ingresos. De allí que estos funcionarios fueran los principales interesados en impulsar no sólo la actividad arriera, como se había dado en el siglo anterior, sino la utilización del ganado de carga europeo. El control sobre el abastecimiento de muías fue convirtiéndose en la práctica, en un privilegio exclusivo de los corregidores. Entrado el siglo xviii, esta situación "de facto" fue oficializada por la legislación colonial. Los llamados "repartos" constituyeron una atribución que les otorgaba el derecho de ser los únicos proveedores de determinadas mercaderías a los tributarios de su jurisdicción. El sistema de repartos permitía fomentar y crear nuevas necesidades de consumo entre los indígenas, además de obligarlos, en muchos casos, a comprar a precios absurdos productos innecesarios o especies tradicionales –como la coca o la ropa de la tierra– que éstos podían producir por sus propios medios o adquirir por intercambio en otras regiones. Este monopolio institucionalizado se sustentaba en el endeudamiento a largo plazo, cuyo pago se realizaba durante el período de ejercicio del cargo. A pesar de los abusos y las quejas, la Corona no podía permitirse el suprimir esta práctica porque constituía un mecanismo fundamental dentro del engranaje colonial. El comercio permitía a los corregidores aumentar sus ingresos y paliar así un salario que era considerado como insuficiente para sus expectativas y que, por lo tanto, podía amenazar la recepción de los tributos en las cajas reales (Hidalgo, 1982: 195-197).

9En 1753 se establecía el arancel correspondiente a la provincia de Atacama, mediante el cual se fijaban los productos, precios y cantidades permitidas para el reparto. Según éste, las muías constituían la mercancía que aportaba mayores ganancias. Con un máximo de 500 cabezas, el precio por unidad debía ser de 21 pesos (op. cit. 197).

10En la práctica, este arancel, ya elevado, no era respetado y los precios de las muías podían alcanzar, como lo denunciaran los indígenas poco tiempo después, hasta 26 pesos por unidad (ANB T e I E 1755 n 59 f. 7v.). En 1776, quizás para oficializar nuevamente una situación "de hecho", el arancel de Atacama fue modificado y el precio del mular se elevó a 25 pesos (Hidalgo, 1982: 198).

11No solamente la comercialización local del híbrido era controlada por los españoles, sino su producción, crianza y distribución a los diferentes mercados. El auge de la producción mular había comenzado a partir de las primeras décadas del siglo xvii y se convirtió rápidamente en un rubro importante de la economía colonial. El circuito comercial del ganado, dirigido fundamentalmente a los mercados mineros altoperuanos, era manejado por grandes y medianos productores españoles que, asociados en compañías ganaderas, vendían los animales directamente a los compradores o a intermediarios que los comercializaban, a su vez, en los centros mineros o en las ferias (Assadourian, 1982: 40-41, 179).

12En Atacama no había producción mular y el ganado debía adquirirse y ser trasladado desde Chile o el Tucumán. En este último, el valle de Salta llegó a convertirse en el más importante centro redis-tributivo de ganado proveniente de distintos centros de crianza. La ciudad y su feria anual eran el punto de encuentro de mercaderes y productores, y, entre los principales compradores estaban los corregidores (Concolorcorvo, [1776] 1959: 314-315).

13Un contrato de venta de muías efectuado entre el comerciante potosino Agustín Gil Caballero y el corregidor de Atacama, Francisco de Argumaniz, en 1773, ilustra el proceso de encarecimiento que sufría el ganado desde los centros de crianza a los de redistribución y, de allí, a su destino final. Por esa fecha, el precio de una mula en su lugar de origen, por ejemplo, Buenos Aires, era de 12 a 16 reales (1 1/2 a 2 pesos). Luego, una vez trasladada a la feria de Salta, su valor oscilaba entre los 8 y los 9 pesos (Concolorcorvo, op. cit.). El comerciante potosino compraba en dicha feria la cantidad de 1.002 muías, que revendía al corregidor de Atacama en 14 pesos cada una. Este, a su vez, las repartía en el corregimiento entre 21 y 25 pesos (AGNA, Sala IX, 32-9-7, Exp. n 286, 1779, f. 1).

14Los costos que involucraba el transporte y circulación del ganado y, sobre todo, la secuencia de intermediarios que se beneficiaban con las reventas, aumentaban notablemente su precio, perjudicando directamente a los arrieros indígenas, quienes –al menos dentro de los márgenes legales– sólo podían adquirirlo a través del reparto. El control de la producción y circulación del híbrido permitía a los empresarios españoles manejar un elemento clave de la circulación mercantil colonial, que reportaba importantes beneficios económicos y creaba, a la vez, una relación de dependencia de los arrieros respecto a sus proveedores.

2. La incorporación del ganado mular por los indígenas

15A pesar de lo anterior, la arriería mulera llegó a convertirse, efectivamente, en uno de los medios más importantes de inserción de los atacamas en el sistema mercantil colonial.

  • 3 Administrativamente, el corregimiento de Atacama fue dividido en dos provincias: la Alta, cuya cabe (...)

16Según la revisita de La Palata, efectuada en Atacama en 1683, la población tributaria –sobre todo aquella de la provincia de Atacama la Baja3– dependía mayoritariamente de la arriería: "...mantienense los indios con sus muías por ser todos arrieros ≥" (AGNA S. IX L. 7-7-1 1683 f. 1). De acuerdo a dicho informe, esta era la única actividad que permitía el pago de las tasas. Posiblemente existían otras alternativas para adquirir circulante o acceder a excedentes en especies para pagar el tributo, sin embargo, es indiscutible que la arriería había adquirido un rol económico fundamental para la población local.

17A través del período colonial, las muías llegaron a convertirse en indispensables para esta actividad, como lo expresaban los mismos arrieros al denunciar los abusos de los corregidores respecto a los precios de venta del ganado (ANB T e I E 1755, n 59, f. 41).

18¿Constituía esta dependencia del ganado europeo una consecuencia "natural" de la política implementada por los españoles?

19La presión ejercida por el sistema colonial para introducir el ganado europeo fue un hecho común a distintas regiones del mundo andino. Sin embargo, no fue siempre asimilada por las poblaciones locales. Muchas veces se pretendía introducir muías allí donde los indígenas no requerían de ellas.

20A modo de ejemplo, de acuerdo a la información testimonial derivada de la revisita de La Palata, en el corregimiento de Potosí, los indígenas de varias de sus provincias, entre ellas la de Chayanta, se quejaban por la compra obligada de muías a que los sometía el corregidor, siendo que no las utilizaban ni las necesitaban, puesto que sus actividades económicas se centraban fundamentalmente en la agricultura y en la venta de fuerza de trabajo en las haciendas españolas (Sánchez-Albornoz, 1978:132-133).

21En la provincia de Lípez, por otra parte, la arriería constituyó una actividad de gran importancia. Sin embargo, el ganado mular no llegó a desplazar ni a adquirir la importancia del camélido para el transporte de carga. Ello podría deberse, en alguna medida, a un motivo fundamentalmente ecológico. En el altiplano y puna, las mu-las no siempre podían competir con las llamas, tanto por un problema de adaptación como de costos. Ciertos trajines vinculados a la minería de altura, producían tales estragos en este ganado que volvían el negocio improductivo (Concolorcorvo, op. cit.:327-328). Por eso, hasta muy avanzado el siglo xviii, las llamas seguían llevando el peso de esta actividad. En los minerales de Lípez, aunque los indígenas poseían ganado mular, fue el camélido el animal utilizado para la baja de los metales y el abastecimiento a las minas de leña, yareta, sal y otros materiales durante todo el período colonial (AGNA S. XIII L. 23-10-2, Contaduría de Potosí, Varios Padrones, 200 fs.). Sin embargo, los arrieros de Lípez no sólo se desplazaban a través de la puna. En general, esta población se caracterizó por su desarrollada capacidad de movilidad. Regularmente realizaban viajes a las tierras bajas de ambas vertientes cordilleranas (Lozano Machuca [1581] 1885; Cañete y Dominguez [1791] 1974; Bertrand, 1885) y tenían los medios para alimentar a grandes masas de ganado, tanto autóctono como europeo (AGNA Ibidem, año 1689). Incluso durante el siglo xix, que podríamos considerar como uno de los períodos de mayor auge de la arriería mulera -sobre todo de aquella vinculada a la actividad minera de Tarapacá y Atacama- los lípez se desplazaban principalmente con su ganado camélido, y las muías, si bien fueron efectivamente utilizadas (sobre todo por los arrieros de San Cristóbal), representaban una proporción comparativamente pequeña (Platt, op. cit.).

22Es factible preguntarse, entonces, si no se trata de alguna forma de selección colectiva de determinados elementos introducidos por el sistema español, que hizo que aquellas innovaciones que efectivamente respondían a las necesidades de una población fueran incorporadas por ésta y no así aquellas que no resultaran funcionales para ella. Es importante considerar las características de lo que podríamos llamar las estrategias reproductivas "tradicionales" de una colectividad. La población altiplánica de Lípez desempeñaba un rol muy importante en el abastecimiento de ganado camélido a las regiones bajas circundantes desde la temprana colonia, como lo expresan los cronistas del siglo xvi (Lozano Machuca, op. cit.). La llama no era solamente el animal indispensable para el desplazamiento sino, además, un valioso objeto de intercambio interregional. Es posible que la importancia de esta actividad, que suponemos pre-hispánica, haya determinado en alguna medida el papel secundario que alcanzó el mular en esa región.

23Si los atacamas, por su parte, incorporaron el ganado mular a sus necesidades arrieras fue porque éste satisfacía sus necesidades –o las nuevas necesidades originadas a partir del período colonial– y porque tenían los medios para adquirirlo y para mantenerlo a pesar de los costos que implicaba.

24Las muías representaban una serie de ventajas para la actividad colonial de Atacama, sobre todo aquella vinculada al tráfico hacia el litoral desértico. La explotación marina mercantil de sus costas, junto con las condiciones que la ensenada de Cobija ofrecía para una actividad portuaria, al menos esporádica, fueron el principal impulso a la arriería mulera en la región.

25La ruta a Cobija abarcaba, desde el oasis de Calama, aproximadamente 150 kilómetros. La primera parte de la travesía podía realizarse siguiendo el curso del río Loa hasta la localidad de Chacance. A partir de allí, era necesario recorrer cerca de 88 kms. sin agua ni alimento para los animales. Por este motivo, durante el siglo xvi, los atacamas debían efectuar gran parte del recorrido llevando a cuestas las cargas de pescado, ya que las llamas no podían resistir esas condiciones extremas. Si bien los factores tiempo y distancia no eran determinantes para impedir el acceso de las caravanas –dado que las llamas pueden recorrer distancias mucho mayores–, sí lo fueron las características de la ruta que implicaban un costo demasiado alto para los rebaños. Sabemos que el desplazamiento hacia la costa en caravanas de llamas era un hecho frecuente en el período prehispánico, pero para ello se utilizaban otras rutas u otras alternativas de acceso a enclaves costeros más fértiles y que abarcaban períodos más prolongados de tiempo (v. gr. desembocadura del Loa, Pisagua) (Nuñez y Dillehay, 1979:68-69). El recorrido a Cobija, trazado en línea recta desde la última posta con agua hasta el puerto, y la relativa centralización de las actividades pesqueras en ese enclave, parecen haber sido un producto colonial. La frontera norte del corregimiento no incorporaba la desembocadura del río Loa. Por este motivo, los intereses de los corregidores de Atacama se centraron en Cobija, estableciéndose allí el foco de operaciones extractivas y portuarias del corregimiento. Estos motivos, junto con la presión de la "racionalidad mercantil", que imponía la lógica de la rapidez y de la rentabilidad, hicieron indispensable este trayecto, y con él, las muías. Estas podían recorrer la ruta directa en 3 ó 4 jornadas de camino, e incluso podían viajar de noche, técnica que se utilizaba a menudo para sortear el sol y las altas temperaturas (Arze /1786-1787/ en: Hidalgo, 1983).

26La combinación de esta travesía con aquellas hacia los centros urbanos y mineros del altiplano y hacia los valles del otro lado de la cordillera, permitieron prescindir paulatinamente de la llama, al menos en parte importante de los circuitos mercantiles.

3. Los mecanismos de adquisicion del ganado

27La venta de fuerza de trabajo (fletes) y la articulación de formas de intercambio "tradicional" con la comercialización mercantil de excedentes productivos, permitía a los arrieros abastecerse de animales y reunir el dinero necesario para pagar el tributo. De hecho, más allá de las exigencias fiscales, la arriería permitía, al menos a un sector de la población, satisfacer sus necesidades de subsistencia.

28Como asalariados, los ingresos que percibían eran muy reducidos. Según nuestros antecedentes, en la segunda mitad del siglo xviii recibían por cada flete entre 1 y 2 pesos por carga, cantidad que no siempre era pagada en dinero (Arze, op. cit. 142; AGNA S. LX 32-9-7 Exp. 286 año 1779, f.2-10). Las distancias a recorrer eran largas. Potosí se encontraba aproximadamente a 600 kmts., y por las características de la actividad de un arriero –que requerían de determinados períodos de permanencia en los lugares de destino– generalmente no se efectuaba más de un viaje al año (Concolorcorvo, op. cit.:322). La pérdida de animales en la ruta era cosa común, dadas las condiciones climáticas. Ello significaba la pérdida de una inversión elevada para las posibilidades de un arriero, con los consecuentes estragos en la carga. De esa manera, los salarios por viaje no paliaban –dentro de una lógica mercantil– los costos que éste implicaba. Recordemos que una mula costaba, por esa época, entre 21 y 26 pesos. El monto del tributo anual, por otra parte, era de 10 pesos en Atacama. No era posible, entonces, la supervivencia de la arriería asalariada sin su articulación con actividades de intercambio y transacciones independientes.

29A modo de ejemplo, el tráfico de pescado seco y las formas en que éste era adquirido y luego intercambiado o comercializado según las necesidades y los intereses de los arrieros, ilustra los mecanismos utilizados para "rentabilizar" este producto y, entre otras alternativas, adquirir ganado mular.

30Aunque los españoles controlaban una parte de su circulación, los arrieros de Atacama también "trajinaban" el pescado. Accedían a él a través del intercambio con los grupos pescadores costeros, con los que habían mantenido relaciones económicas probablemente desde tiempos prehispánicos (Lozano Machuca, op. cit.). Entre los productos más apetecidos por las poblaciones costeras estaban la ropa de la tierra y la coca (Bittman, 1977:54-55). Mientras la primera podía ser de origen local, la coca era adquirida por los arrieros en sus centros de cultivo o en Potosí. En 1787, el intendente de Potosí describía la manera en que los arrieros se proveían del pescado para luego venderlo en el Alto Perú, proporcionándose así una ganancia en dinero o plata:

  • 4 Rescatiris: nombre que se daba a los traficantes indígenas que movilizaban guano y charquesillo.

(Los arrieros de Atacama) ... viven dedicados al cambio y rescate del pescado congrio y charquesillo, que regularmente conducen a esta plaza (Potosí), a Chuquisaca y Oruro, para lograr del mayor aumento en su estimación: las primeras manos expendedoras son los indios naturales del puerto de Cobija, con quienes tratan los rescatiris4 a cambalache de ropa, coca, y otras menudencias de ningún provecho; por eso no lo tienen, aunque sea penoso y continuo su trabajo, y solo los rescatiris aprovechan del aumento de cuatro pesos en que lo compran a diez en que de ordinario lo venden en las citadas plazas (Del Pino Manrique /1787/ en: Bertrand, 1885:144-145).

31El pescado era también un producto altamente cotizado por los españoles, y podía ser, a su vez, intercambiado con otras mercancías, como el ganado, incluso dentro de criterios monetarios de cambio. Como lo expresa la transacción de muías por pescado o plata entre un español -vinculado al corregidor- y un arriero de San Pedro de Atacama:

  • 5 Agradecemos a Jorge Hidalgo por habernos facilitado esta información.

Rodrigo indio del ayllo de Betere debo 80 pesos a Don Mariano Carrizo que me ha suplido muías y burros a precios de mi satisfacción, que pagare en Incaguasi al termino de 5 meses en pescado o plata a los precios de tres pesos y 4 reales arroba de congrio salado puesto en dicho mineral5 (AGI Charcas, 529, Oficiales Reales versus J. M. Paniagua. Cuaderno 3, f. 11).

32A través de la combinación de formas de intercambio interétnico con transacciones mercantiles, y de la capacidad de movilizar productos a distancias tan considerables, los arrieros de Atacama se integraban en el sistema económico colonial.

33Cabe preguntarse, sin embargo, si estos mecanismos constituían una estrategia generalizada a nivel de la población de Atacama, y si todos los indígenas tenían los medios para adquirir ganado mular. Ello, a su vez, plantea la posibilidad de que la arriería mulera implicara algún grado de especialización a nivel comunitario.

34Para abordar este problema, es necesario considerar algunos aspectos generales de estas sociedades agroganaderas y "caravaneras", e intentar visualizar si el reemplazo del tráfico Ilarnero por la arriería mulera provocó consecuencias significativas a nivel de la organización socioeconómica de los atacamas.

4. La "substitución" de la llama de carga

35En las sociedades andinas, el ganado autóctono constituía un bien de primera importancia tanto económica como social. La crianza de llamas no sólo permitía asegurar una fuente directa de alimentación, un medio de desplazamiento o un producto trocable, sino también un recurso de inserción de la unidad doméstica dentro de una estructura social compleja, sustentada en una serie de relaciones de reciprocidad institucionalizada. Las relaciones sociales de producción se fundaban –se fundan– principalmente en el parentesco. De ahí que también fueran los vínculos de parentesco los que aseguraran a cada unidad doméstica, en sus inicios, la adquisición de ganado. La herencia, los regalos asociados a determinados ceremoniales durante la infancia y adolescencia, y, sobre todo, el matrimonio, eran los mecanismos a través de los cuales un individuo accedía no sólo a animales sino también al derecho de usufructuar de los recursos de sus parientes y de la comunidad. Estos derechos implicaban, a su vez, responsabilidades y obligaciones recíprocas con los otros miembros de la comunidad en las distintas labores productivas, incluido el pastoreo. Por todo ello, el ganado representaba mucho más que un bien económico (Flores Ochoa, 1977; Murra, 1975:124-126).

36Al iniciarse el período colonial, y durante todo el siglo xvi, la llama constituyó un elemento indispensable en la circulación mercantil interregional. En ese contexto, las poblaciones agroganaderas andinas -en términos generales- pudieron desenvolverse no sólo como mano de obra para los trajines, sino también como proveedores de la energía animal. La propiedad del ganado, su tecnología y su organización socio-productiva tradicional, podía proporcionarles, a pesar de las presiones fiscales y los abusos, ciertas garantías. Con la introducción del mular, se iniciaba un proceso de mercantilización del "medio de producción" que sustentaba la actividad arriera y que, en el caso de Atacama, se convertía en una de las principales actividades económicas de la población local. Este ganado no se reproduce, y su compra suministraba exclusivamente un instrumento de trabajo que no cumplía con las funciones económicas y sociales complementarias de la llama.

37Cabe preguntarse si esta disociación arriería-ganado autóctono repercutió en una readecuación de la organización socio-productiva familiar y comunitaria. La comunidad y los parientes tenían un rol fundamental en la adquisición y reproducción del ganado camélido de cada unidad doméstica y de la colectividad en su conjunto. El ganado mular parece insertarse en el marco de una propiedad privada, adquirida de acuerdo a criterios mercantiles. ¿Jugaba la estructura social aquella función reguladora y redistributiva tradicional?

38Por otra parte, no sabemos si todos los atacamas tenían los medios para adquirir o acceder a este ganado. Respecto a este punto, la información de que disponemos no es clara. Mientras en el informe de la revisita de Atacama de 1683 se describía a la arriería mulera como a la principal actividad mercantil de los indígenas de Atacama la Baja –a la que se dedicaban, según el mismo, prácticamente todos los tributarios–, en 1752, el corregidor Fernández Valdivieso relativizaba la capacidad de manejo de ganado para el desplazamiento en los tributarios de ambas provincias. Respecto a Atacama la Alta, aseguraba el corregidor, sólo algunos tenían la posibilidad de viajar a Lípez y Tucumán para vender allí sus excedentes de harina de trigo:

... en que es presisa la tolerancia, como el que a los que se hallan imposibilitados de su condusion fuera de la probinsia, me beo presisado a resevirles en la espesie del mismo trigo por la inopia total en que se hallan los mas del comun de esta probinsia Alta ... (AGNA S. IX L. 7-7-1, Colonia-Gobierno, 1683-1777, f. 59).

39Una situación similar se daba en Atacama la Baja:

... y corren la misma paridad los indios de esta probinsia vaxa ... siendo señalados los que hacen diligencia de travajos saliendo con su pocas muías a las probinsias sercumbesinas en busca de sus tasas ... (Ibidem, f. 20-20v).

40Según la revisita, en ambas provincias del corregimiento, sólo un sector de la población indígena tenía ganado y los medios para desplazarse a otras regiones. Aunque debemos tener reparos con relación a las versiones oficiales –sobre todo de un corregidor como Valdivieso, cuyos abusos y corrupción dieron origen a más de un pleito por parte de los indígenas–, esta información sugiere, al menos, algunas preguntas. ¿Expresa esta situación algún tipo de diferenciación económica entre los atacamas relacionada con una mayor o menor capacidad para comprar ganado mular y realizar viajes a distancia?, o, ¿se trata de una distribución de las actividades productivas, de algún nivel de especialización al interior de estas comunidades?

41Sin desmedro de esta última posibilidad, parece haber una relación entre el manejo de ganado mular y la capacidad de comercializar en otras regiones y convertir excedentes productivos locales en metálico. Si no todos los habitantes de Atacama tenían la posibilidad de desplazarse para comercializar sus productos, es factible que funcionaran mecanismos de reciprocidad entre aquellos que podían producir mayor cantidad de excedentes y quienes tenían los medios para transportarlos y comercializarlos.

42En este sentido, el caso de los indígenas cobradores, que eran quienes mercantilizaban los excedentes en especies que los tributarios de Atacama entregaban en cada tercio –tanto los que se encontraban en el corregimiento como los que estaban fuera de él–, expresa lo que pudo ser el papel de los arrieros a nivel de la comunidad.

43Estos cobradores eran designados por las autoridades españolas y debían entregar una fianza en dinero previa a cada recaudación. Además, tenían que responder por quienes no cumplían con sus tasas. Estas responsabilidades y el necesario y constante desplazamiento que este cargo implicaba, indican que los caciques cobradores gozaban de un poder económico comparativamente mayor al de los demás tributarios (Hidalgo, 1982:225-226). De hecho, el ejercicio de este cargo se sustentaba en la actividad arriera y en el manejo comercial de las especies tributadas u otras adquiridas y mercantilizadas en los centros mineros y haciendas españolas (Arze, en: Hidalgo, 1978:79).

44La escasez de numerario fue una situación constante en Atacama colonial. Sin embargo, los arrieros accedían a él permitiendo cubrir el déficit de circulante. En este sentido, éstos, y en particular al ejercer el cargo de cobradores, desempeñaban un rol importante en la reproducción del sistema mercantil –o pseudo mercantil– de la región, contribuyendo, a la vez, a impedir la desintegración de sus comunidades frente a la presión tributaria.

45Es posible que el proceso de mercantilización del tráfico interregional –o de parte de él– y del manejo creciente de ganado mular, se hayan constituido en uno de los factores que produjeron esta evidente diferenciación económica entre los atacamas, aunque no podemos descartar que sus orígenes se remonten a períodos pre-hispánicos.

5. La arriería mulera y la tecnología ganadera

46¿Implicó la utilización del mular cambios tecnológicos de importancia?

47Debemos considerar que, en general, las poblaciones circum-puneñas alcanzaron un importante desarrollo agropecuario, adaptando sus tecnologías a las condiciones de extrema aridez que caracterizan a gran parte de este territorio andino. La ganadería era una actividad común no sólo a las poblaciones que ocupaban preferentemente las tierras altas, sino también a aquellas asentadas en ambas vertientes cordilleranas (Nuñez y Dillehay, 1979). De allí la importancia de la puna, que con sus recursos forrajeros permanentes permitía articular y complementar las economías de las regiones circundantes, constituyendo tanto una región de paso o un puente de acceso hacia los oasis y valles que bordean sus gradientes oriental y occidental como una fuente de vida para el ganado y para los hombres.

48La crianza masiva del camélido y la necesidad específica de la domesticación de la llama para la carga y el desplazamiento requerían de la aplicación y reproducción de una tecnología adecuada a las condiciones del espacio circumpuneño. No conocemos las posibles variaciones regionales que pudieron caracterizar a las técnicas de ganadería allí desarrolladas, sin embargo, podemos señalar algunos aspectos generales de la crianza del camélido y, específicamente de aquellas técnicas vinculadas al tráfico de caravanas.

49La llama proporciona una serie de ventajas para el desplazamiento en los Andes. Normalmente, una llama adulta macho posee una capacidad de carga de 35 a 40 kilos. Su adaptación al medio andino, tanto en ambiente de puna como de pre-puna, le permite una relativa autonomía del hombre, puesto que consume distintos tipos de forraje natural que crecen en lugares aparentemente estériles. Posee la resistencia necesaria para emprender viajes prolongados, caminando un promedio de 6 a 8 horas diarias, lo que corresponde, aproximadamente, a 25 kilómetros por jornada. Finalmente, una tropa de llamas no precisa de un número elevado de arrieros; una recua de 15 a 20 animales, por ejemplo, puede ser conducida por dos hombres sin mayores dificultades (Custred, 1974:276; Palacios, 1981:227).

50Podemos distinguir, en primer lugar, aquellas prácticas destinadas a la domesticación y a la reproducción del ganado para la carga. El proceso de domesticación para el transporte de carga comenzaba a los dos años de vida, aproximadamente, edad en que los machos eran sometidos a llevar pesos cada vez mayores y acostumbrados a seguir al resto de la tropa. El tiempo de vida de una llama puede alcanzar los 20 años, pero normalmente se la sacrifica antes para aprovechar su carne (Custred, 1974:276; Gundermann, 1984:105-107).

51A pesar de su alto grado de adaptación al medio andino, el camélido doméstico depende del hombre. Para asegurar su reproducción masiva, son necesarios ciertos cuidados básicos. Lo que hoy conocemos como el sistema del "machaje", parece haber sido una práctica generalizada que consistía en alimentar y mantener separados a machos y hembras, para juntarlos sólo en el período de verano para el apareamiento (Palacios, op. cit.:230; Gundermann, loc. cit.). En el caso de las llamas, esta separación física de ambos sexos durante el resto del año cumplía una doble función: al igual que con las alpacas, impedía que los machos perdieran su capacidad reproductiva, pero además, permitía alimentar y domesticar una gran cantidad de machos cargueros. Esta técnica de reproducción dirigida –que en la actualidad tiende a desaparecer junto con el caravaneo– requería de un doble y simultáneo manejo de pastizales, cuya práctica en forma masiva, dadas las exigencias nutritivas de los animales para el transporte, implicó una relación "espacio-ganado" y "calidad de forraje-ganado" muy diferente a la actual (Gundermann, op. cit.: 120). Si consideramos las proporciones numéricas que podían significar estas tropas –en relación a la disponibilidad de forraje en nuestra región, no siempre abundante y sobre todo disperso–, es muy posible que ello exigiera, además, una inversión en tiempo y mano de obra mucho mayor a lo que hoy representa el pastoreo de llamas en Atacama.

52A estas técnicas especializadas para el caravaneo se suma el indispensable manejo estacional de pastizales ubicados a distintas alturas, aspecto fundamental de la ganadería en los Andes y, específicamente, en el área circumpuneña. En un medio de características tan extremas, la alimentación y reproducción masiva del ganado, dependía de la optimización del manejo de los pastos o vegas naturales. Aunque el forraje puneño es permanente, su utilización es estacional, dadas las bajas temperaturas que se registran en invierno. Ello implicaba un desplazamiento transhumántico tierras altas – tierras bajas (puna-oasis transpuneños), de acuerdo a los ciclos calendáricos (Nuñez y Dillehay, 1979:4).

53El desarrollo de la movilidad ganadera habría permitido, sobre todo en períodos prehispánicos, la articulación del manejo de recursos forrajeros distantes con la circulación y el intercambio de excedentes productivos. En este sentido, la ganadería se complementaba con la práctica del caravaneo, asegurando, a su vez, la reproducción del ganado (Ibidem).

54Por otra parte, la dispersión de los pastos y su uso diferenciado, según los niveles altitudinales, requerían de un sistema de asentamiento que permitiera un cierto grado de flexibilidad. En la actualidad, las comunidades agropastoriles de Atacama se caracterizan por mantener un patrón de poblamiento disperso y complementario, que alterna la residencia en núcleos poblacionales más permanentes con la ocupación temporal de viviendas o estructuras habitacionales llamadas "estancias", diseminadas en torno a las fuentes de agua y pastos de altura (Aldunate y Castro, 1981:40-43).

55Un elemento de importancia dentro de la tecnología ganadera andina es el manejo de los recursos naturales. Los pastos y vegas parecen haber sido siempre de usufructo colectivo. Sin embargo, esto no significa que su utilización fuera indiscriminada. La etnografía nos entrega algunos elementos importantes de considerar.

56Para las comunidades de Atacama, si bien los pastizales tienen un carácter colectivo, su explotación está supeditada a un "orden" establecido que regula los derechos de acceso. Un grupo familiar o una comunidad determinada no pueden utilizar indistintamente cualquier vega para alimentar su ganado, a la vez que cada nicho forrajero suele estar sectorizado, distribuyéndose en él los espacios a ocupar por cada familia. Por otra parte, existen pastizales que son explotados exclusivamente por los miembros de una comunidad, y otros de carácter intercomunitario, es decir, que se utilizan –sin que ello genere conflictos– por más de un pueblo o comunidad (Aldunate y Castro, 1981:40-43; Serracino y Stehberg, 1975:89).

57Nos encontramos, en la actualidad, con una diversidad de mecanismos sociales que determinan el derecho de acceso a estos recursos. Cabe preguntarse entonces, ¿cómo se distribuían, durante el periodo prehispánico y colonial, los derechos de uso al interior de un mismo grupo étnico, sus parcialidades o sus ayllus? Sabemos también, en base a información etnohistórica, que había en el mundo andino sectores de pastizales utilizados en forma multiétnica (Murra, 1975:67). Por tanto, más allá de las variables estrictamente locales, existían ciertos principios o acuerdos colectivos que permitían el manejo de determinados nichos forrajeros por más de un grupo étnico.

58A partir de todos estos antecedentes, podemos concluir que la introducción del ganado mular en Atacama repercutió en ciertas transformaciones tecnológicas, como a la vez en la readecuación de determinados patrones de manejo de recursos que subsisten hasta la actualidad.

59En primer lugar, la arriería mulera dio inicio a un proceso de desintegración de la estrecha relación que había existido siempre entre el tráfico interregional y ciertas técnicas tradicionales. En la actualidad, una serie de prácticas pastoriles asociadas al manejo de la llama para el tráfico caravanero, ha perdido su razón de ser. Técnicas de selección, domesticación, reproducción masiva, separación de machos y hembras (machaje), y el consecuente y específico manejo del forraje que estas actividades requerían, van desapareciendo o definitivamente ya no se conocen. Gran parte del ganado de sexo masculino se destina a ser castrado y "carneado", y sólo un pequeño porcentaje se mantiene exclusivamente para la reproducción.

60Otro elemento importante de considerar es que el ganado mular es más dependiente del hombre que la llama, sobre todo en tierras altas, y requiere más constancia respecto a sus cuidados. Desde el punto de vista de su alimentación, la mula es cualitativa y cuantitativamente más exigente que el camélido. Es decir, si su capacidad de carga triplica la de la llama –lo que constituye una de sus principales ventajas respecto a ésta–, su consumo en forraje es dos a tres veces mayor. Este factor es importante si se tienen en cuenta las condiciones ecológicas de Atacama. Normalmente, la alta demanda alimenticia de la mula se resuelve complementando su consumo de pasto natural con forraje artificial, fundamentalmente alfalfa y, en menor medida, cebada. Por este motivo, la introducción de este ganado estaba generalmente asociada a la introducción de nuevos cultivos. Esto, a su vez, daba origen a un conjunto de transformaciones de las técnicas agrícolas y de las prácticas de manejo de pastizales. Sin embargo, este proceso, en Atacama, se dio en una etapa muy tardía, que escapa a nuestro período de investigación. Durante el período colonial, la alimentación del ganado europeo, en general, se resolvió con los recursos y con las técnicas tradicionales de manejo de pastos.

6. Los pastos del común y la socialización de los recursos naturales

61Según nuestros antecedentes, mientras en la vecina región de Tara-pacá las primeras chacras fueron relativamente contemporáneas a la llegada del ganado europeo, y se extendieron con profusión durante el siglo xviii (Villalobos, 1979:109), en Atacama, este cultivo parece ser un fenómeno muy tardío. Sólo hacia 1791 conocemos una primera referencia a la siembra de este vegetal y en chacras pertenecientes al corregidor (Cañete y Dominguez, 1974:246). No tenemos otros datos sobre su cultivo hasta mediados del siglo xix. La cebada parece haberse cultivado en muy pequeña cantidad y únicamente por breves espacios de tiempo (Casassas, 1977:77).

62Al parecer, la principal fuente de forraje continuaron siendo los pastos naturales de los oasis piemontanos y las vegas de altura. En los siglos xvii y xviii, los documentos mencionan constantemente la importancia de los pastos del "común" para la alimentación de las muías y del ganado europeo en general. La posibilidad de usufructo de sus recursos naturales constituyó un factor fundamental para el desarrollo de la arriería indígena en Atacama:

Por la proporción con que mantienen sus muías sin mayor costo a beneficio de un engorde fuerte y substancial que no les falta todo el año en unas famosas cienegas que tienen en diferentes partes de su provincia, especialmente en el territorio de Calama (Arze, J. A. /1786-1787/ en: Hidalgo, 1983:142).

63Las referencias documentales a los "pastos del común" indican el reconocimiento de un carácter colectivo y de la ausencia de propiedad privada sobre el forraje natural. Pero estamos todavía lejos de conocer las características específicas de la distribución de los derechos de usufructo. Los arrieros, al parecer, no podían ocupar y mantener sus animales en cualquier vega local. Esto tampoco estaba supeditado estrictamente al lugar de nacimiento, como lo manifiesta el caso del arriero Martín Cauro, natural del pueblo de Aiquina, quien en 1677 testimoniaba haber recibido el pago que le correspondía por la ocupación que un mulero español había hecho de sus pastos de Chiuchiu. De acuerdo a esa información, el pago por los pastizales utilizados por el español se había repartido entre todos aquellos indígenas que poseían y compartían algún tipo de derecho sobre ellos. El arriero citado, siendo natural de Aiquina "poseía" tierras y pastos en Chiuchiu. ¿En base a qué criterios un individuo o unidad familiar podía acceder a recursos no circunscritos a su localidad de origen? Es posible que las alianzas de parentesco, fundamentalmente los matrimonios entre miembros de pueblos o ayllus diferentes, haya sido una estrategia social recurrente para complementar y diversificar el acceso a distintos nichos productivos en la región (Martinez, 1990:21).

64Otro aspecto a considerar se refiere al manejo de los pastos puneños, a veces muy distante de los núcleos más poblados. La disgregación y permanencia temporal de arrieros y pastores en las estancias de altura debió ser significativa, puesto que dificultaba el control de las autoridades españolas sobre la población (ANB T e I, En 59, año 1755, f. 51v). Las estancias de los atacamas, diseminadas a través de la puna, llegaban incluso a transgredir los límites del corregimiento. Entre las localidades mencionadas por los mismos arrieros se encontraba, por ejemplo, la de "Antofaxata", probablemente la actual Antofagasta de la Sierra, y que a la sazón sobrepasaba con creces las fronteras coloniales de Atacama (Ibidem, f. 29v).

65Pero el espacio productivo ocupado por pastores y arrieros de Atacama, sobrepasaba también las supuestas fronteras étnicas. Durante los siglos xvii y xviii, tenemos abundantes referencias del desplazamiento de tributarios de Atacama hacia distintas localidades de los corregimientos de Lípez y Tucumán, donde se dedicaban a actividades mineras agrícolas y ganaderas (Hidalgo, 1984; Martinez, 1988). En la revisita de Atacama de 1683 se establecía que un alto porcentaje de la población -sobre todo de Atacama la Alta- se encontraba fuera del corregimiento. Aunque en general no se especifica el tipo de actividad que estaban realizando, en tres casos se mencionan actividades ganaderas. Dos tributarios se encontraban en Lípez y uno en Tucumán "por la comodidad de los pastos paras sus ganados" (AGNA, S. LX, L. 7-7-1, 1683, f. 22v).

66Por su parte, la revisita realizada al corregimiento de Lípez, en 1689, describe el sistema de asentamiento disperso en estancias y la utilización de ciertas vegas por forasteros provenientes de diferentes provincias, incluso de Atacama (AGNA, S. XIII, L.23-10-2, 1690, f. 117v).

67En el corregimiento de Tucumán, en la localidad del río de San Juan -ubicada en la zona fronteriza de este corregimiento con los de Lípez y Chichas-, la revisita de Atacama registra un número muy significativo de atacamas asentados allí. Este paraje parece haber sido un verdadero enclave atacameño por su potencial forrajero además de sus otras posibilidades productivas (AGNA, Ibidem; ANB Exp. Col. E n 2451, año 1683, f. 131). Aunque no podemos determinar con claridad cómo se distribuían en ese espacio los distintos grupos étnicos que lo habitaban, al menos podemos afirmar que este asentamiento atacameño se localizaba dentro de un área de interacción multiétnica.

68Los pastos de Atacama, por otra parte, específicamente de Atacama la Baja, parecen también haber sido explotados, al menos algunos de ellos, por otros grupos. En los siglos xvii y xviii, las fuentes parroquiales registran una presencia significativa de forasteros de Lípez y de Tarapacá, quienes se encontraban en forma permanente o transitoria en distintas localidades con recursos agroganaderos (Martinez, 1988:57-60). Sin embargo, carecemos de información más precisa al respecto.

69En este contexto general se insertaba la actividad arriera de los atacamas. Aunque no podemos identificar las modalidades según las cuales se establecían los derechos de uso sobre determinados pastizales, sí podemos constatar que los arrieros funcionaban dentro de una estructura y de acuerdo a pautas sociales y económicas no-mercantiles que podían asegurar la reproducción de esa actividad: el derecho a utilizar los recursos locales "sin costos"; el sistena de manejo estacional de pastos que, a través de toda una infraestructura de estancias permitía la mantención y alimentación de las muías y del ganado en general, y que por su dispersión facilitaba además el tráfico dentro y fuera de Atacama; por último, la ausencia de fronteras étnicas rígidas que no impedía la explotación de recursos ganaderos en territorios aparentemente pertenecientes a otros grupos.

70La tecnología ganadera, en este sentido, debe considerarse no sólo desde un punto de vista "material", sino también a partir de las relaciones sociales que operan dentro de ella. El desarrollo de la arriería indígena colonial, precisa ser profundizado también desde esta perspectiva.

7. La introducción de la alfalfa

71Aunque no se enmarca dentro de nuestro período de estudio, consideramos pertinente hacer algunas observaciones respecto a lo que pudo significar, desde el punto de vista tecnológico, la posterior introducción de este cultivo en la región.

72En estrecha relación con la actividad arriera y ganadera en general, la producción de forraje artificial implica, en primer lugar, una mayor integración entre las técnicas ganadera y agrícola. Ante la necesidad de movilidad constante a que está sometido el pastoreo andino en general, el cultivo de la alfalfa permite mantener el ganado durante más tiempo en un lugar determinado e independizarse, en cierta medida, de las técnicas de manejo de pastizales distantes (Gundermann, 1984).

73Otro factor importante es que la plantación de alfalfares tiende a producir una privatización del forraje. Si las vegas son normalmente de usufructo colectivo, la alfalfa implica la utilización de las chacras familiares o la parcelación de nuevas tierras para su cultivo. En la década de 1830, por ejemplo, el Estado boliviano impulsaba, al parecer por primera vez en la provincia, el cultivo intensivo de alfalfares en Calama, Chiuchiu y San Pedro de Atacama, otorgando a los indígenas las semillas y un plazo de ocho meses para sembrarlos y ponerlos bajo tapia. Como precisaba un funcionario de gobierno:

En Calama hai terrenos para repartir a dies mil pobladores ... y no hai mas tapial que uno que he mandado construir yo este año para estimularlos y solamente los indígenas siembran y pircan todos los terrenos que necesitan i hai campos disponibles de terrenos valdíos les he repartido semilla de alfa por el estado en Calama dos fanegas, en Chiuchiu dos, en Atacama otras dos, y todos los hijos del pais ban poniendo sus alfares (ANB, Ministerio de Hacienda, T. 32, pieza n 18).

74La producción de alfalfa fue adquiriendo cada vez más desarrollo dada la intensificación de la circulación en torno a la actividad minera regional. A mediados del siglo xix, la alfalfa, y en menor medida la cebada, se habían convertido en los principales cultivos de la región (Philippi, 1860:53). Esto necesariamente debió provocar el reemplazo de ciertos cultivos tradicionales y la irrigación de nuevos terrenos, en detrimento de aquellos y de los pastizales naturales.

Bibliographie

FUENTES INEDITAS

AGI Charcas, Legajo 92, año 1644.

AGI Charcas, Legajo 529, cuaderno 3, año 1776.

ANB Sección Tierras e Indios E n 59, año 1755, 82 fs.

ANB Sección expedientes coloniales E n 2451, año 1683, 166 fs.

ANB Ministerio de Hacienda, Tomo 32 n 18, año 1832.

AGNA Sala IX, Legajo 32-9-7, Expediente n 286, 1179, 160 fs.

AGNA Sala IX, Legajo 7-7-1 1683, 52 fs.

AGNA Sala xiii, Legajo 23-10-2, Contaduría de Potosí, 200 fs.

BIBLIOGRAFIA

ALDUNATE, C. y CASTRO, V.
1981 Las chullpas de Toconce y su relación con el poblamiento altiplánico en el Loa Superior. U. de Chile, Santiago.

ASSADOURIAN, C.S.
1982 El sistema de la economía colonial. Mercado interno, regiones y espacio económico. IEP, Lima.

BERTRAND, L.
1885 Memoria sobre las cordilleras del desierto de Atacama y regiones limítrofes. Imprenta Nacional, Santiago.

BITTMANN, B.
1977 Notas sobre las poblaciones del Norte Grande chileno. Universidad del Norte, Antofagasta.

CAÑETE y DOMINGUEZ, P. V.
1974 "Del partido de Atacama", Larraín (ed.) en Norte Grande vol. I n. 2, U. Católica de Chile, Santiago.

CAPOCHE, L.
1959 "Relación general de la Villa Imperial de Potosí" /1583/, en Biblioteca de autores españoles. T. 122, Relaciones histórico-literarias de la América Meridional. Madrid.

CIPOLLETTI, S.
1984 "Llamas y muías, trueque y venta: el testimonio de un arriero puneño", en Revista Andina n. 2. Cuzco, 1984.

CASASSAS, J. M.
1977 "Avance informativo sobre algunos precios y otros aspectos económicos en la región atacameña durante el siglo xviii", en Revista de Historia vol. II, n. II. Concepción.

CONCOLORCORVO.
1959 "El lazarillo de ciegos caminantes. Desde Buenos Ares hasta Lima" /1776/, en Biblioteca de autores españoles T. 122, Madrid.

CUSTRED, Glynn
1974 "Llameros y comercio interregional", en Reciprocidad e intercambio en los Andes peruanos. IEP, Lima.

FLORES OCHOA J. (ed.)
1977 Pastores de Puna. Uiwamichiq punarunakuna. IEP, Lima.

GUNDERMANN, H.
1984 "Ganadería aymara, ecología y forrajes: evaluación regional de una actividad productiva andina", en Chungará n. 12. Arica.

HIDALGO, J. (ed.)
1978 "Revisita del Partido de Atacama. Intendencia de Potosí de año 1787". Anexo documental en "Incidencias de los patrones de poblamiento en el cálculo de la población del partido de Atacama desde 1752 a 1804. Las revisitas inéditas de 1787-1792 y 1804", en
Estudios Atacameños n. 6, U. del Norte, San Pedro de Atacama.

HIDALGO, J.
1982 "Fases de la rebelión indígena de 1781 en el corregimiento de Atacama y esquema de la inestabilidad política que la precede, 1749-1781", en Chungará n. 9. U. de Tarapacá, Arica, 1982.

HIDALGO, J. (ed.)
1983 "Dos documentos inéditos y un mapa de Cobija: informes del comisionado Dr. José Agustín de Arze, 1786-1787", en Chungará no. 10. Arica, 1983.

HIDALGO, J.
1984 "Complementariedad ecológica y tributo en Atacama. 1683-1792", en
Estudios Atacameños n. 7. U. del Norte.

KARASIK, G.
1984 "Intercambio tradicional en la puna jujeña", en Runa vol. xiv. U. de Buenos Ares, Buenos Ares.

LOZANO MACHUCA J.
1885 "Carta del factor de Potosí ... al virrey del Perú, en donde se describe la provincia de los Lipes" /1581/, en Relaciones geográficas de Indias. Perú, T. II, Apéndice III, Madrid.

MARTINEZ, J. L.
1988 "Dispersión y movilidad en Atacama colonial", en Encuentro de etnohistoriadores. Serie Nuevo Mundo n. 1, Santiago, 1988.

MARTINEZ, J. L.
1990 "Interetnicidad y complementariedad en el Altiplano Meridional", en Andes n. 1. Salta.

MURRA, J.
1975 Formaciones económicas y políticas del mundo andino. IEP, Lima.

NUÑEZ, L. y T. Dillehay.
1979 Movilidad giratoria, armonía social y desarrollo en los Andes Meridionales: Patrones de tráfico e interacción económica. U. del Norte. Antofagasta.

PALACIOS, F.
1981 "Tecnología del pastoreo", en La tecnología en el mundo andino. T. I, U. Autónoma de México, México.

PHILIPPI, R.
1860 Viaje al desierto de Atacama en el verano de 1853-54. Librería de Eduardo Anton, Halle, Sajonia.

PLATT, T.
1987 "Calendarios tributarios e intervención mercantil. Racionalidades estacionales entre los indios de Lípez (Bolivia) en el siglo xix", en Chungará n. 19. Arica, 1987.

SERRACINO, G y STEHBERG R.
1975 "Vida pastoril en la precordillera andina", en Estudios Atacamenos No. 3, U. del Norte, 1975.

VÁSQUEZ DE ESPINOZA A.
1948 Compendio y descripción de las Indias Occidentales. /1628/ Smithsonian Institution, Washington.

VILLALOBOS, S.
1979 La economía de un desierto. Tarapacá durante la colonia. Santiago, 1979.

Notes

1 Agradecimientos: esta ponencia es el resultado de los proyectos 1021-88 y 90-525 de CONICYT.

2 Nos referimos fundamentalmente a los desplazamientos a grandes distancias, y sobre todo, a aquellos dirigidos a los centros urbanos y mineros coloniales. El camélido continúa siendo, hasta hoy, un elemento importante dentro de la economía de las comunidades indígenas del norte andino chileno (Gundermann, 1984). Aunque la información colonial a partir del siglo xvii prácticamente no menciona la utilización de la llama para la carga en Atacama, es evidente, a nuestro juicio, que este proceso de cambio debió ser mucho menos abrupto de lo que reflejan las fuentes. La carencia de información al respecto se debe, principalmente, a que la documentación suele ignorar aquellas actividades que no guardan relación directa con los intereses económicos hispano-coloniales. Por este motivo, cuando hablamos de "reemplazo" de la llama, aludimos específicamente al tráfico mercantil.

3 Administrativamente, el corregimiento de Atacama fue dividido en dos provincias: la Alta, cuya cabecera era San Pedro de Atacama, y la Baja, con Chiuchiu como cabecera. Es posible que esta división tenga su origen en tiempos pre-hispánicos (Hidalgo, 1984:424).

4 Rescatiris: nombre que se daba a los traficantes indígenas que movilizaban guano y charquesillo.

5 Agradecemos a Jorge Hidalgo por habernos facilitado esta información.

Auteur

Museo Chileno de Arte Precolombino

© Institut français d’études andines, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter