Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Etnicidad, economía y simbolismo en los Andes

 | 
Silvia Arze
, 
Rossana Barragán
, 
Laura Escobari
, 
et al.

Simbolismo y religion

Encuentro de dos mundos: las creencias acerca de la generacion y explotacion de los metales en las minas andinas del siglo XVI al XVIII

Carmen Salazar-Soler

Texte intégral

Introducción

1A partir del estudio de creencias prehispánicas sobre la minería, así como también del análisis de tratados, libros manuales y opúsculos escritos por mineros, aficionados o interesados en la actividad minera, vamos a intentar reflexionar en esta ponencia sobre las ideas y los conocimientos que circularon en las minas andinas durante los siglos xvi y xviii. Trataremos de preguntarnos por la existencia de un corpus de conocimientos referentes a la actividad minera y por sus mecanismos de transmisión.

2Veremos cómo, en el mundo de la mina se encontraron, a partir del siglo xvi, creencias y técnicas prehispánicas con ideas, métodos y creencias sobre el mundo subterráneo introducidas por los españoles, resultando este encuentro en un sincretismo sui generis.

3El estudio del conjunto de conocimientos que circularon en las minas andinas a partir del siglo xvi no sólo es importante para las investigaciones sobre la historia de la minería andina, sino que pensamos constituye un aporte fundamental para la historia de las ciencias y tecnología del Nuevo y del Viejo mundo debido al papel histórico de Potosí en la minería colonial y en la economía mundial.

4Los datos que utilizaremos en esta ponencia se referirán exclusivamente a las minas del Virreynato del Perú y especialmente a Potosí.

5Cuando revisamos los tratados sobre el beneficio de los metales escritos por españoles o mestizos, no sólo encontramos la exposición de los métodos o técnicas de extracción y de explotación de los minerales sino que estas obras contienen también las ideas y creencias que tenían sus autores acerca de la generación de los metales y sobre el mundo subterráneo en general.

6En esta ponencia queremos discutir tres de las muchas ideas o creencias que circularon por los socavones andinos.

1. La unidad de la materia y los dos elementos constitutivos de los metales

7En 1640 fue publicado en Madrid el Arte de los metales de Alvaro Alonso Barba, sin duda uno de los más importantes tratados sobre minería y metalurgia del siglo xvii.

8El legado de Alonso Barba no sólo consiste en su famoso método de "Casos" para el beneficio de metales de plata, sino que en las primeras páginas del tratado expone algunas de sus ideas acerca de la generación de los metales:

Los que se han alzado con el nombre de filósofos, por entender en el conocimiento de las causas, dejando la materia prima por principio remotísimo de los metales, como lo es de todas las demás cosas corporalistas de este mundo, señalan otra, aunque también remota, que es cierta exhalación húmeda y untuosa por una parte, y por otra, una porción de tierra viscosa y crusa, de cuya junta resulta una materia, que no sólo lo es de los metales, sino también de las piedras, y si tiene más de humedad pingue, se convierte en metal. Así lo sienten Platón, Aristóteles y sus secuaces. De la abundancia de esta humedad pura, resplandeciente y sólida, procede el lustre de los metales, en que entre los demás elementos, conocidamente predomina el agua y así corren y se derriten al fuego. Del vario temperamento y pureza de la materia dicha, se origina la diversidad de metales, de que es el más puro fin de todos, y el principalmente intentado de la naturaleza, el oro (Alonso Barba, 1968:32).

9Como Alonso Barba se encarga de señalar, encontramos en su explicación sobre la generación de los metales rastros de la teoría de los filósofos de la Antigüedad, así como también de los alquimistas. Veamos brevemente la procedencia de estas ideas.

10Aristóteles expone sus ideas acerca de la formación y la naturaleza de los metales en la parte final del tercer libro de las Mete-reológicas. Para este filósofo, la base de la explicación es la misma que en Platón, es decir, la física de los cuatro elementos y el origen de los metales en la humedad (Halleux, 1981:97). Pero Aristóteles integra la formación de los metales dentro de la teoría de la doble exhalación, teoría metereológica.

11Este filósofo dice que en el universo, los cuatro elementos, tierra, agua, aire y fuego, están superpuestos siguiendo ese orden. Cuando el sol calienta la tierra, se produce una doble exhalación: aquella que viene de lo húmedo continúa en la tierra, es húmeda, de la naturaleza del vapor, es potencialmente agua. Aquella que procede de la tierra misma, es seca, muy inflamable, de la naturaleza del humo.

12Sobre la superficie de la tierra estos dos tipos de exhalaciones dan lugar a fenómenos diferentes: la exhalación seca causa los fuegos celestes, las auroras boreales, la vía láctea ...y la exhalación húmeda es la causa de la lluvia, las nubes, la neblina, la nieve... (Halleux, op. cit.: 100).

13Pero cuando estas exhalaciones se encuentran encerradas por las partículas de la tierra, causan dos cuerpos diferentes: los minerales y los metales. La exhalación seca es aquella que quemando produce todos los minerales no metálicos, como las especies de piedras no fusibles, el ocre, el vermellón, el azufre y los otros cuerpos del mismo género.

La exhalación vaporosa, por su lado, es la causa de todos los cuerpos que se extraen de las minas, y son, ya sea fusibles, ya sea maleables, como el fierro, el oro, el cobre. Todos son producidos por la exhalación vaporosa que, encerrada en el suelo, especialmente en la piedra, se comprime en una sóla masa por la sequedad y se condensa ... (Halleux, op. cit.: 100).

14Los metales se forman entonces, por la condensación de la exhalación húmeda (vaporosa), comprimida por la sequedad del medio ambiente y solidificada por el frío de ese medio. La comprensión por el medio explica la dureza de los metales. La presencia de agua explica que muchos de los metales sean fusibles. Pero la exhalación húmeda no explica todo, y Aristóteles reconoce la diferencia entre los metales. Unos son fusibles y otros son tan sólo maleables, otros son susceptibles al fuego.

15La exhalación vaporosa, dice Aristóteles, pasa al estado sólido sin pasar por el estado líquido. Antes de convertirse en agua, ella se fija al estado de metal. De la congelación de estas exhalaciones resultan mezclas en las que la tierra interviene en proporciones variables. Se establece así, sobre esta base, una escala de diferentes metales según la proporción de agua y de tierra.

16Es claro que Alonso Barba recoge esta teoría de la doble exhalación en la generación de los metales. En el capítulo XII del Arte de los metales, este minero y metalurgista dice sobre la generación de los metales:

Los alquimistas (odioso nombre por la multitud de ignorantes, que con sus embustes lo han desacreditado)... el Sol dicen, y todos los demás astros, con su luz, ó propia, ó prestada, rodeando continuamente la tierra, la calientan y penetran por sus venas con la sutiliza de sus rayos. Quemada así por largo tiempo, se convierte en otra sustancia también térrea, como vemos que la leña, y piedras se convierten en ceniza y cal. Esta tierra así quemada, mezclada y cocida con el agua, se transmuta en otra cierta especie, que contiene en sí algo de la substancia de sal y alumbre. Cada día experimentamos semejantes efectos en las legías de cal, o ceniza, en el sudor y orina, que del cocimiento adquiere sabor de sal. Esta primera materia, o fundamento de la generación de los metales, es el vitriolo. Facilita el creerlo así, el ver que todos ellos pueden por arte bolver a convertirse en él...
Este vitriolo, por el calor del fuego subterráneo y atracción del celeste, echa dos humos, o vapores, el uno térreo sutil, y untuoso, y algo digesto, que los philosophos llaman azufre, porque en las calidades se le parece: el otro húmedo, aqueo, viscoso, y mezclado de térreo sutil, que es la materia próxima del azogue. Estas dos vaporosas exhalaciones se hallan en la tierra libre y anchurosa, salidas y levantadas á la región del ayre, se convierten en cometas, nubes, nieves, granizos, rayos, y demás cosas que en ella se engendra, y aparecen.
Pero si el lugar fuere angosto y tan apretado, que las dichas dos exhalaciones humosas no tengan salida, buscándola por entre los resquicios y hendeduras de las peñas o lugar mineral, se engruesan y convierten en los que llaman medios minerales …
Si subiendo estos vapores, se le opone alguna piedra tan dura, que no pueden penetrarla, se convierten en perpetuos manantiales de agua, al modo que se experimentan en las ordinarias destilaciones. Pero, si traspasando las peñas hallan estos dos jugos, la margajita o azufre lavado, casi fijo ... mezclándose con él, y por cocimiento sucesivo, se espesa en la mina, se endurece y hace metal" (Alonso Barba, op. cit.: 32-33).

17La idea sobre la unidad de la materia, que aparece en el texto de Alonso Barba, constituye uno de los postulados esenciales de la teoría alquimista. La materia es una, decían los alquimistas, pero ella puede tomar diversas formas y bajo formas nuevas combinarse ella misma y producir cuerpos nuevos en cantidad indefinida. Estos filósofos llamaron a esta materia primera con diversos nombres: semilla, caos, substancia universal, absoluto... (Huttin, 1951: 69). Esta teoría no fue, sin embargo, una invención de la alquimia, sino que Platón ya había abordado esta noción de la materia primera, común a todos los cuerpos y apta a tomar todas las formas. Pero fueron los alquimistas quienes la desarrollaron.

18A pesar de esta teoría de la unidad de la materia, para los alquimistas son dos los elementos constitutivos de los metales: el azufre y el mercurio. Esta teoría de los dos principios cobra verdaderamente cuerpo en el siglo ix en la tradición alquímica árabe que tomó el relevo de la línea grecoegipcia (Lazlo y Halleux, 1981: 35), y continúa hasta el siglo xvi, en que Paracelso agrega a estos dos elementos un tercero en la constitución de los metales: la sal.

19Según esta teoría, los metales son engendrados por la unión de estos dos elementos en el seno de la tierra. El azufre se comporta como el "padre" y el mercurio como la "madre" en la generación de los metales. Es decir, que el azufre, designa las propiedades activas de los metales: la combustibilidad, por ejemplo, mientras que el mercurio designa las propiedades pasivas: volatibilidad, fusibilidad, maleabilidad. El mercurio es la materia, el principio pasivo, femenino, y el azufre, es la forma, el principio activo, masculino. En cuanto a la sal, según el esquema paracelsiano, es el intermediario entre los dos elementos, es el movimiento gracias al cual el azufre impone a la materia toda clase de formas.

20Del párrafo que hemos extraído del Arte de los metales podemos ver cómo Alonso Barba, en su explicación sobre la generación de los metales, parte también de la idea de la unidad de la materia, el vitriolo, para luego explicar la intervención de dos elementos en la constitución de los metales. Alonso Barba no adopta el esquema paracelsiano, sino que se pronuncia en favor de la teoría greco-arábica de los dos elementos: mercurio y azufre (Barnadas, 1986: 71). Así, refiriéndose al azufre, dice:

Llámanlo los que tratan de la filosofía secreta de los metales, semilla masculina, y primer agente de la naturaleza en su generación: y dicen que la diferencia que entre unos y otros hay, proviene de su varia purificación y mixtura con el azogue... (Alonso Barba, op. cit.: 19).

21Más aún, en su tratado de metalurgia, Alonso Barba argumenta en favor de la teoría de los dos elementos en la constitución de todos los metales y dice:

No hay cosa más experimentada entre los que tratan de metales, que la mezcla ordinaria que tienen de azufre, y su abundancia en los minerales no es pequeña señal de su riqueza. Baste por ejemplo el Rosicler de famoso cerro de Santa Isabel del nuevo Potosí...que casi todo era plata, criado entre tanta abundancia de azufre, que las cajas o peñas entre que se cría el metal, ardían en llegándoles las velas encendidas. Todos los que llaman Soroches, Mulatos o Negrillos, y los que tocan en Antimonio y margajita, abundan en azufre...
En el azogue pasa lo propio, aunque menos advertido, por ser cosa que en los metales crudos no está tan sujeta a la vista, ni perdiéndose el humo en los que se queman, se deja conocer al olfato, como el azufre; pero bien experimentados son sus efectos en los que con poco recato asisten a los humos de las fundiciones, y de pocos años a esta parte ha servido de claro desengaño el mineral de Chayatiri, que está cuatro leguas de ésta, el más celebrado y rico de este mundo, cerro de Potosí, pues sus metales fundiéndose por de plata, como lo son, dejaban en el horno su plancha, y juntamente mucha abundancia de azogue, que se cogía entre los menos calientes de las cenizas. Su copia lo manifestó a la vista; y después aprovechando lo mejor por su beneficio ordinario, rendía tanto azogue como las piedras más ricas de Guancavelica... (Alonso Barba, op. cit.: 34).

2. El vientre de la madre tierra

22Según las teorías que acabamos de revisar, esta acción simultánea de los dos elementos no es suficiente para permitir que se produzca la generación de los metales. Se requiere para ello de un receptáculo natural, apropiado, comparable al útero de los seres humanos. Este receptáculo es el filón de la mina. La mina es comparada al vientre de la madre tierra que engendra toda clase de frutos. Esta concepción tiene sus raíces en la Antigüedad y persiste en la teorías mineralogistas de épocas posteriores tal como lo señala Eliade:

...las materias metálicas, escribe Cardano, son, comparadas a las montañas, no otra cosa que árboles, con raíces, tronco, ramas y varias hojas. ¿Qué otra cosa es una mina sino una planta cubierta de tierra? A su vez, Bacon escribe: Algunos ancianos cuentan que en la isla de Chipre se encuentra una especie de fierro que habiendo sido cortado en pedazos pequeños y enterrado en un terreno que era regado frecuentemente, vegetaba de una cierta manera, al punto que los pedazos crecían' (Eliade, 1977: 37).

23Halleux, en su libro sobre los metales en la Antigüedad (op. cit.), nos dice que esta es una idea que forma parte de las creencias más antiguas de los mineros y de los metalurgistas, y que la encontramos traducida en el empleo por los mineralogistas antiguos de un vocabulario prestado de la obstetricia, en la clasificación de las piedras por sexo y en la creencia que las minas reinician su producción después de un período de descanso.

24En el Nuevo Mundo, el Padre Acosta nos dice en la introducción al capítulo sobre los minerales en su Historia natural y moral de las Indias:

...los metales son como las plantas encubiertas en las entrañas de la tierra, y tienen alguna semejanza en el modo de producirse, pues se ven también sus ramos y como tronco de donde salen, que son las vetas mayores y menores que entre sí tiene notable trabazón y concierto, y en alguna manera parece que crecen los minerales al modo de plantas, no porque tengan verdadera vegativa y vida interior de plantas, que esto es sólo de verdaderas plantas sino porque de tal modo se producen en las entrañas de la tierra por virtud y eficacia del sol y de los otros planetas, que por discurso de tiempo largo se van acrecentando y cuasi propagando (Acosta, 1940: 217).

25En el siglo xvii, Alonso Barba acredita esta asimilación de los minerales a las plantas y a la capacidad productiva de la tierra:

Muchos con el vulgo, por ahorrar los dificultosos discursos dicen que, desde el principio del mundo creó Dios los metales, de la manera que están hoy, y se hallan en sus vetas. Agravio hacen a la naturaleza, negándose sin fundamento en esto la virtud productiva que tiene en las demás cosas sublunares" (Alonso Barba, op. cit.: 32).

26Según esta teoría, si las galerías de las minas y la mina, en general, son asimiladas al vientre de la madre tierra, todo lo que se encuentra en el interior de este vientre está dotado de vida, pero en estado de gestación. Es decir, que los minerales son embriones que crecen lentamente siguiendo un ritmo temporal diferente a aquel del reino vegetal y animal, ellos "maduran" en las tinieblas de la tierra y si no se les extrae a tiempo del interior de la tierra pueden, como los vegetales, "descomponerse":

...Y assí como se engendran y crecen, últimamente se desvanecen y corrompen, no menos los minerales que los animales y las plantas, aunque a diferencia de éstos se miden por siglos o millares de años los períodos de duración de aquellos (Alonso Barba, citado por Barnadas, op. cit.: 19).

27Esta teoría embriologista de la Antigüedad sostiene que si nada obstaculiza el proceso de gestación, todos los minerales se convierten con el tiempo en oro. Según esta teoría, la Naturaleza tiene como fin último engendrar oro, pero ella se ve constreñida a producir varios metales pues sufre obstáculos en su gestación. Así, los metales imperfectos deben ser considerados como "abortos o monstruos" (Eliade, op. cit: 42).

28Los alquimistas retoman esta teoría de la metamorfosis de los metales, y sostienen que la alquimia no hace sino acelerar el crecimiento de los metales, contribuir a la obra de la Naturaleza precipitando el ritmo del tiempo. Dejados en su matriz subterránea, todo los metales llegarían a ser oro pero sólo después de centenas de millones de siglos. "Como los metalurgistas, que transforman los embriones (minerales) en metales, acelerando el crecimiento que comenzó en la tierra, el alquimista sueña con prolongar esta aceleración y finalizar con la transmutación de los metales ordinarios en el sólo metal noble el oro" (Eliade, op. cit.: 42).

29El oro es el único metal que ha completado su desarrollo y de ahí proviene su nobleza. Los otros metales son crudos y no maduros.

30Esta concepción está atestada en la historia de la medicina: la idea es constante desde la alquimia China, que considera que como el oro es el más perfecto de los metales, por su incorruptibilidad, un principio activo extraído del oro (el oro potable) puede constituir una panacea, es decir, un remedio de inmortalidad (Lazlo y Halleux, op. cit: 43).

31El padre Alonso Barba recoge estas ideas en su Arte de los metales:

Y así aunque la definición de metal le competa a la plata y plomo, como al oro, no se infiere de aquí su distinción específica, pues pueden ser como lo son, perfecto el oro e imperfectos los demás, dentro de la misma especie de metal: como lo es el niño respecto del varón perfecto, que aunque tiene la misma definición esencial, se puede perfeccionar el niño y participarla mejor. Las propiedades diferentes que en los metales se ven, tampoco estorban, pues son accidentes que acompañan al estado de su imperfección, y se les pueden quitar. Y la permanencia que parece tienen en su ser, o procede de la tardanza con que se crían y van mejorando, que no depende de la humana observancia, pues aún a los árboles y yerbas no les vemos crecer, aunque los conocemos crecidos, o de la codicia humana que antes de tiempo los arranca de sus vetas" (Alonso Barba, op. cit.: 36).

32Ligada a esta creencia está aquella que dice que si se deja reposar la mina por un tiempo, ésta vuelve a generar mineral. Encontramos esta idea en autores como Plinio (Historia Natural, XXXIV, 49) y Estrabon (Geografía, V, 2). Plinio escribía que las minas de galena de España "renacían" al cabo de un cierto tiempo. Alonso Barba retoma estas ideas y presenta ejemplos para demostrar esta regeneración de las minas:

...y por ejemplo y prueba, baste lo que a vista de todos pasa en Ylua, isla que está junto a la Toscana, fertilísima de hierro, cuyas vetas cavadas en toda la profundidad que se puede, se vuelve a llenar de la tierra y desmontes circunvecinos, y en espacio no más largo que de diez a quince años, cuando mucho, se trabajan otra vez de nuevo abundantísimas de metal, que en los desmontes y tierras se convirtieron (Alonso Barba, op. cit.: 32).

33Más aún, él ofrece las pruebas de la regeneración de las minas del cerro Rico de Potosí:

Lo propio juzgan muchos que sucede en este Cerro de Potosí, y por lo menos vemos todos, que las piedras que años antes se dejaban dentro de las minas, porque no tenían plata, se sacaban después con ella, tan continua y abundantemente que no se puede atrivuir sino al perpetuo engendrarse de la plata (Alonso Barba, op. cit.: 32).

34Antonio de la Calancha (1972: folio 745), por su parte, afirma que "el metal cortado de la peña en Potosí, si este año no es la ley, dentro de cuatro crece y tiene todos los quilates".

35A principios de el siglo xviii, Arzans y Orsúa, en su historia sobre Potosí (1705-1736), avala esta idea. Pero más avanzado en el siglo, Pedro Vicente y Cañete no cree más en la regeneración de los metales del Cerro Rico y refuta la idea de Alonso Barba y del padre de la Calancha, alegando que el hecho que se pueda encontrar metales en antiguas vetas abandonadas puede ser explicado "por la variación en el trabajo de los mineros". Dice el autor que, conforme fue empobreciendo el Cerro, fueron aprovechando los mineros los desmontes y otros antiguos desperdicios que los primeros trabajadores habían desechado por la pobreza de los metales. Continúa argumentando que en los años inmediatos al descubrimiento de las minas, los utensilios y los materiales necesarios para el trabajo en la mina eran muy caros y escasos, por lo que solamente se explotaban los metales muy ricos que superaban las expensas, y se rechazaban los otros considerándolos como pobres. Pero con el correr de los años decayó la riqueza de las minas y los costos de explotación en la minería bajaron, lo que trajo como consecuencia que los metales que antes eran considerados como pobres o como deshechos ahora recobraran interés y se les considerará como ricos: "Así, pues, como todos veían que con el decurso de los años se trabajaba una clase de metales que antes se dejó de beneficiar por pobre, es fácil de conjeturar que atribuyesen a una portentosa regeneración lo que era pura consecuencia de la circunstancia del tiempo" (P. V. Cañete, 1952: 62).

36Hasta aquí hemos examinado las raíces europeas de esta idea de la asimilación de la mina al vientre de la madre tierra y de la concepción de los minerales como frutos de la tierra. Sin embargo, hurgando en la tradición prehispánica encontramos una idea similar.

37Berthelot (1977, 1978), en su trabajo sobre las minas de oro pre-hispánicas, ha señalado la existencia de una equivalencia entre los minerales y los frutos de la tierra para la época incaica. Esta constatación le ha permitido comparar los ritos agrícolas con los mineros. Tanto en la agricultura como en la minería existía en esa época la misma concepción de "mama" como huaca:

Hay otros géneros de guacas, a quienes reverencian y sirven con mucho cuidado, que son los frutos primeros que coxen de alguna tierra que no fue sembrada. Escoxen el más hermoso fruto y se guardan y a semejança del, hizieron otros de piedras diferentes, o de oro o plata, como una maçorca de maiz o una papa y les llaman mamaçara y mamapapa: y asi de los demás frutos y desta forma de todos los minerales de oro o plata o azogue que anti-quisimamente se han descubierto, han escogido las mas hermosas piedras de los metales y las han guardado y guardan y las mochan llamándolas madres de tales minas... (Albornoz, 1967: 18).

38El término “mama” tenía y tiene un doble significado: imagen o réplica del primer producto mítico (saramama, madre del maíz; co-rimama, madre del oro), y mama, productor, germen generador que perpetúa la plata (mama sara o mama cori, maíz madre u oro madre). En los dos casos el fruto mama era al mismo tiempo originario (primero inusual), original (insólito, extraordinario) y originador (fe-cundador, reproductor) (Berthelot, op. cit.: 120).

39En tiempo de los Incas, estas "mama", así como también las vetas y las minas, eran adoradas y los que trabajaban en la mina practicaban una serie de ceremonias a fin de asegurar la fecundidad de la mina:

Los que iban a las minas adoraban los cerros dellas y las propias minas, que llaman Coya, pidiéndoles les diesen de sus metales; y para alcanzar lo que pedían, velaban de noche, bebiendo y bailando en reverencia a los dichos cerro. Asimismo adoraban los metales, que llaman mama, y las piedras de los dichos metales, llamados corpa, besábanlas y harían con ellas ceremonias (Cobo, 1964: 166).

40Esas “mama”, como en la agricultura, eran las piedras más hermosas de mineral de oro, de plata o de mercurio. Para el oro, según Berthelot (op. cit.: 961), la palabra mama designaba en la época de los Incas los aglomerados de oro en donde el metal estaba diseminado en el cuerpo. Estas piedras provenían ya sea de los filones auríferos, yacimientos poco explotados en tiempos de los Incas, ya sea de bolsones aislados. Las "mama" de oro veneradas por los Incas podían también ser pepitas. En el caso de la plata, se trataba de bloques de metal en estado puro o de aglomerados semejantes a las mamas de oro. En breve, todas las formas insólitas bajo las cuales se presentaba la plata. La "mama" del mercurio podía ser un pedazo de cinabrio de un rojo intenso o de mercurio al estado puro, es decir, líquido concentrado en una cavidad.

41La utilización del concepto "mama" en tiempos de los Incas, tanto en la agricultura como en la minería, nos permite pensar que al igual que en el Viejo Mundo, en el mundo andino prehispánico los minerales fueron considerados como frutos de la tierra, y la mina fue equipada al vientre de la madre tierra. Podemos entonces hablar de una coincidencia o un encuentro de ideas a este nivel.

3. El firmamento y los metales

42Hemos visto cómo los filósofos de la Antigüedad, así como los alquimistas, decían que en la generación de los metales era necesaria la intervención del firmamento. Durante la Edad Media esta idea cobró mucha importancia y se llegó a pensar que en la generación de cada metal intervenía un planeta determinado.

43Los alquimistas distinguieron siete metales, dos perfectos, vale decir, inalterables, el oro y la plata, simbolizados por el Sol y la Luna, y cinco metales imperfectos: cobre, fierro, estaño, plomo y mercurio (argen vivo), simbolizados respectivamente por Venus, Marte, Júpiter, Saturno y Mercurio. Se creía que cada metal guardaba una relación estrecha con un planeta, lo que significó una colaboración muy importante entre la alquimia y la astrología. Pero esta idea de la relación entre los planetas y los metales es anterior a los alquimistas. Así, el filósofo neo-platónico Proclus, escribía:

El oro natural, la plata y cada uno de los metales, como las otras substancias, son engendradas en la tierra bajo la influencia de las divinidades celestes y sus emanaciones. El Sol produce el oro, la Luna la plata, Saturno el plomo y Marte el fierro (Hutin, op. cit.: 75).

44A pesar de que, como ya hemos visto, encontramos muchas ideas alquimistas en Alonso Barba, este autor va a rechazar esta idea la de la influencia directa de los planetas sobre cada metal esgrimiendo dos argumentos: a) el descubrimiento de un octavo metal, el bismuto, en los montes de Bohemia, al que considera "medio entre el estaño y el plomo" (Barnadas, op. cit.: 72); b) "...Ni el ser solamente siete los planetas (cuando queramos atribuir algo a la subordinación y concordancia que entre ellos y los metales se imagina) es cosa cierta hoy, pues con los instrumentos visorios o de larga vista, se observan otros más. Véase el Tratado de Galileo de Galilei de los satélites de Júpiter, y se hallará el número y movimientos de aquestos planetas nuevos, advertido con observaciones muy curiosas" (Alonso Barba, op. cit.: 38).

45Pero en el siglo xvii, en el Nuevo Mundo, no todos los españoles rechazaron estas ideas; el padre Cobo, por ejemplo, en su Historia del Nuevo Mundo (1653), en las primeras páginas de los capítulos concernientes a los minerales y metales, afirma:

Siete son las diferencias específicas en que se divide todo género de metales; conviene a saber: oro, plata, azogue, cobre, hierro, estaño y plomo; en la generación de cada uno de los cuales influye su planeta, comunicándole su fuerza y actividad cada a aquél metal con quien tiene más analogía y afinidad. El oro recibe del Sol todas sus buenas cualidades que tiene, sobre la plata predomina la Luna; Mercurio cuya naturaleza es influir mudanza, tiene especial cuidado del azogue, y así entreambos son bulliciosos e inconstantes; al cobre asiste Venus; al hierro, Marte; al estaño, Júpiter, y finalmente al plomo, el pesado y frío Saturno (Cobo, op. cit.: 136).

46Dos opiniones distintas de personas que estuvieron ligadas a la minería del Nuevo Mundo. Alonso Barba estuvo implicado directamente en la actividad minera, ya que además de haber sido sacerdote fue minero de Potosí y autor de uno de los tratados de minería y metalurgia más importantes del Renacimiento. La relación de Cobo con la minería no fue tan directa, pero es por todos conocido el interés y la curiosidad científica que tenía este español por la naturaleza. Las diferencias sobre esta idea de la influencia de los astros en la generación de los metales, nos plantea interrogantes sobre los mecanismos de transmisión de los conocimientos sobre minería. Por ejemplo, Alonso Barba y Cobo eran representantes de la iglesia Católica en el Nuevo Mundo. ¿Cómo se dieron estas relaciones entre creencias sobre el mundo de las minas, que muchas veces tenían raíces en las teorías alquimistas y otras en la Antigüedad, y el Cristianismo colonizador? Podemos también preguntarnos, si los conocimientos o las creencias en la minería del Nuevo Mundo se transmitieron, sobre todo, a través de la práctica cotidiana y no a través de libros y tratados.

47Del lado de la tradición prehispánica, tenemos que en la época incaica la relación más clara era aquella que asociaba el oro al sol:

...Y al oro asimismo decían que era lagunas quel Sol lloraba; y asi cuando hallaban un grano grande de oro en las minas sacrificábanle y hechiando de sangre y poniéndole en su adoratorio decían que estando allí aquella huaca o lágrima del Sol, todo el oro de la tierra se venía a juntar con él y que de aquella manera los que lo buscaban lo hallavan muy facilmente (Cristóbal de Molina, El Cuzqueño, 1916: 149).

48El oro tuvo un significado muy especial durante el Tawantin-suyu, porque simbolizaba, al mismo tiempo, el poder de la divinidad oficial del Imperio y de su hijo el Inca. El valor simbólico del oro se extendía a todo objeto o materia preciosa destinado al sol o al Inca (Berthelot, op. cit.)

49La descripción que hace Garcilaso de la Vega de la capilla dedicada a la Luna, en el templo del Sol, nos podría sugerir una posible relación entre la Luna y el metal plata:

La una cuadra de aquellas (junto al santuario principal del Sol) estava dedicada para aposento de la Luna, mujer del Sol, y era la que estava más cerca de la capilla mayor del templo; toda ella y sus puertas estavan forradas con tablones de plata.,. Teníanle puesta su imágen y retrato como al Sol, hecho y pintado un rostro de mujer en un tablón de plata... la llamaban Mamaquilla, que es Madre Luna... (Garcilaso, 1985: 127).

50La relación no es tan evidente como entre el Sol y el oro, pues en otros pasajes de la crónica del mismo Garcilaso, o de otros cronistas, se dice que la imagen o estatua que representaba a la luna era de oro y no de plata.

51El análisis de las ideas contenidas en los libros y tratados de metalurgia escritos durante los siglos xvi, xvii y xviii, y el estudio de las prácticas y creencias prehispánicas nos han permitido poner en evidencia un campo complejo de ideas relativas a la minería en donde se afrontan y algunas veces se encuentran los dos mundos: español y americano.

52El examen de estas tres ideas que circulaban en las minas andinas nos ha mostrado que en algunos casos podemos hablar de convergencia entre los dos mundos o de un encuentro entre el pensamiento del Renacimiento y el pensamiento prehispánico. El ejemplo más notable es la creencia de que los metales son como plantas. Encontramos esta idea en la Antigüedad, en Alonso Barba y en el concepto prehispánico de "mama", utilizado tanto en la agricultura como en la minería para expresar la idea de prototipo germinador.

53Esta convergencia entre los dos pensamientos nos permite pensar que, contrariamente a lo que se cree, las creencias prehispánicas no constituyeron un obstáculo ni impidieron el progreso técnico, sino al contrario, ellas facilitaron la incorporación de la población indígena al mundo "moderno" de las minas.

54La discusión que hemos presentado de las ideas sobre los metales nos ha permitido confrontar las "ideas occidentales" todavía imbuidas de proyecciones metafísicas con las ideas prehispánicas, reflexionar y cuestionar el dualismo saber racional/saber irracional.

55En esta ponencia no hemos hecho más que esbozar algunas de las problemáticas que conciernen al mundo cultural de las minas andinas coloniales. Muchas preguntas surgen del estudio de este encuentro de dos mundos desde el siglo xvi en este "melting pot" que es la mina en los Andes; para responderlas, es necesario continuar con nuestra investigación sobre las ideas y representaciones del mundo minero, sobre la formación de una cultura minera, la transmisión de conocimientos y técnicas mineras y sobre el intercambio de ideas entre Viejo y Nuevo Mundo.

56Carmen Salazar-Soler

57534 Valley Road

58Brooktondale, New York 14817

Bibliographie

BIBLIOGRAFIA

ACOSTA, Fray José de.4
1940 [1550] Historia natural y moral de las Indias. México, Fondo de Cultura Económica.

ALBORNOZ, Cristóbal
1967 [158] Instrucciones para Descubrir todas las Guacas del Perú y sus Camayos y Haziendas. DUVIOLS P.: “Un Inédit de Cristóbal de Albornoz”, Paris, Journal de la Société des Américanistes LVII, pp. 7-39.

ALONSO BARBA Alvaro
1968 [1640] Arte de los metales. Potosí, Colección de la Cultura Boliviana.

ARISTOTELES
Metereológicas.

ARZANS Y ORSUA
1952 [1705-1736] Historia de la Villa Imperial de Potosí.

BARNADAS, Joseph
1986 Alvaro Alonso Barba (1569-1662). Investigaciones sobre su vida y obra. Bolivia, Biblioteca Minera Boliviana.

BERTHELOT, Jean
1977 “Une région miniére des Andes Péruviennes. Carabaya Inca et Espagnole (1480-1630)”. París, Tesis de doctorado de tercer ciclo, EHESS.
1978 "L'Explotation des Métaux Précieux au Temps des Incas". Annales année 33, n° 5-6, pp. 948-966.

CALANCHA, Antonio de la
[1639-1653] 1972 Crónicas Agustinianas del Perú por Antonio de la Calancha y Bernardo de Torres. Madrid C.S.I.C., Biblioteca Missionalia hispánica, V. 17.

CAÑETE, Pedro Vicente.
1952 Historia física y política de la provincia de Potosí. La Paz, Fundación Universitaria Simón I. Patiño.

COBO, Bernabé
1964 [1653] Historia del Nuevo Mundo. Madrid, Biblioteca de autores españoles, tomos 91 y 92.

ELIADE, Mircea
1977 [1956] Forgerons et Alchimistes. Paris, Champs Flammarion.

ESTRABON
Geografía.

GARCILASO DE LA VEGA, Inca
1985 Comentarios Reales de los Incas. París, La Decouverte.

HALLEUX, Robert
1974 Les problémes des métaux dans la science antique. Paris, Bibliothèque de la facultee de Philosophic et Lettres de la Université de Liège, Fascicule CCLX.

HUTIN, Serge
1951 L'alchimie. Que sais-je? Presse Universitaire de France, Paris.

LAZLO, George y HALLEUX, Robert
1980 Représentations anciennes des savoirs chimiques et alchimiques. Bélgica, Bibliotheque universitaire Leodiensis, n° 31.

MOLINA, Cristóbal de
1916 [1574] Relación de las fábulas y ritos de los Incas. Lima, Colección de Libros y Documentos referentes a la Historia del Perú.

MORUA (de), Fray Martin
1966 Historia del origen y genealogía real de los reyes Incas del Perú (manuscrito Loyola). Madrid, Instituto Gonzalo Fernández de Oviedo.

PLINIO
Historia Natural.

POLO DE ONDEGARDO, Juan.
1916 [1574] Relación de los Fundamentos Acerca del Notable Daño que Resulta de no Guardar a los Indios sus Fueros. Lima, Colección de libros y Documentos Referentes a la Historia del Perú, tomo II.

SOLORZANO (de), Juan.
1972 [1648] Política Indiana. Madrid.

Auteur

Stoneybrook-University

© Institut français d’études andines, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter