Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Etnicidad, economía y simbolismo en los Andes

 | 
Silvia Arze
, 
Rossana Barragán
, 
Laura Escobari
, 
et al.

Dinamica etnica

Migración multietnica y mano de obra calificada en Potosi siglo xvi

Laura Escobari de Querejazu

Texte intégral

Introducción

  • 1 Esta ponencia es una profundización de aquélla presentada en Coroico bajo el título: "Barrios de in (...)

1La adaptación e inserción en el espacio urbano, en el modo de vida citadino de la Villa Imperial de Potosí a fines del siglo xvi, y las estrategias de supervivencia de las unidades étnicas, específicamente de yanaconas, en la dinámica multiétnica Potosí, es el tema de esta disertación1.

  • 2 A.C.M Archivo de la Casa de la Moneda de Potosí. Cajas Reales 18 "Padrón de todos los Yanaconas que (...)

2El análisis se basa en el estudio de dos Padrones de Yanaconas de Potosí, uno de 1575, y otro de 1586, que se encuentran en el Archivo de la Casa de la Moneda de esa ciudad2.

3El Padrón de 1575 es un documento valioso por cuanto reúne ese año a todos los yanaconas de Potosí, especificando su lugar de origen o etnia, edad, el nombre de su mujer, la edad de ésta, así como los nombres y edades de los hijos. Estos datos han permitido plantearnos por el momento dos preguntas en una época muy temprana. Primero, si los yanaconas fueron con el oficio calificado desde su lugar de origen, y segundo, si permanecieron agrupados por etnias o lugares de origen en las parroquias y barrios de indios en Potosí. El otro Padrón, que contiene el pago de la tasa anual de los yanaconas desde 1583 hasta 1598, exceptuando los años 1584 y 1585, permite establecer algunas respuestas a las dos preguntas.

4Siguiendo la primera pregunta, relacionada con la mano de obra calificada, se ha tomado como punto de partida las características de los yanas o yanaconas, como mano de obra calificada y de privilegio antes de la conquista, y la dinámica de éste al yana de la postconquista, tratando de establecer las permanencias y los cambios en su condición de mano de obra calificada y de privilegio, en una estructura ocupacional nueva, dada por el nuevo orden colonial. Por otro lado, en el análisis de la migración multiétnica, además de establecer sus lugares de origen, se dan números exactos de migración de unos lugares a otros, se hace una aproximación al estudio de la agrupación por etnias en los barrios de indios, como adaptación o resistencia al sistema de trabajo de la mita.

1. Dinámica del yana prehispánico al yanacona colonial del siglo xvi como mano de obra calificada

5La categoría yana, persona de servicio doméstico, o yanacona, que es el plural de yana, ha sido estudiada por muchos historiadores; la controversia sobre su papel es tan antigua que viene de fines del siglo pasado con Cunow (Murra, 1975:226); posteriormente, historiadores como Valcárcel, Baudin o Karsten han tocado el tema de las poblaciones serviles. A mediados de nuestro siglo, Núñez Avavitarte y Choy encontraron que los yana eran esclavos y que la sociedad inca era esclavista (citados por Murra, 1975:226). Murra, Wachtel, Rostworowski, en los últimos años, han tratado de aclarar el término yana, y queda establecido que yanacona puede significar en la época prehispánica artesano, criado del rey, criado de baja condición, o criado de condición elevada (Murra, 1983:216- 231); servidor perpetuo de caciques, o gente importante (Wachtel, 1971:112); o simplemente trabajador de la tierra del español, como se le designó desde el siglo xvi al trabajador personal no calificado que cumplía trabajos sobre todo en encomiendas, haciendas y en las minas. Hoy en día se establece que la acepción de la palabra varía incluso de acuerdo a las diferentes regiones.

  • 3 En realidad, el pastoreo no era un trabajo calificado, pero sí el pastoreo de 2.000 animales, según (...)
  • 4 Garcilaso refiere que los pastores eran "mayores" y "menores", a los cuales se les entregaba todo e (...)

6Sin embargo, para el caso que nos ocupa tomaremos la acepción de la palabra yanacona como mano de obra calificada desde la época prehispánica, incluso preinca, basándonos en los estudios de John Murra y Nathan Wachtel (1975,1971), que vislumbraron que los yanaconas eran tanto hombres que prestaban servicio común como especializado a un señor o cacique de cierto rango, a quienes el Inca les había adjudicado uno o varios para servir a sus señores en lo que éstos les ordenaban, siendo sobre todo tejedores o pastores. Estos oficios eran considerados calificados, ya que debían pastar hasta 2.000 animales3, y los tejedores trabajaban para sus amos en cantidad (Wachtel, 1971:111; Murra, 1975:236; 1983: 220)4.

7Los yana en el mundo andino tenían trato especial, y no cumplían las funciones de los mitmaqunas de servir en los pisos ecológicos por tiempo determinado. Podían ir a trabajar también en diferentes pisos ecológicos si su señor así lo requería, y quedarse más tiempo que los mitmaqunas, y no porque hubiera alguna imposición para ello sino debido a la especialización que del trabajo iban adquiriendo. Respecto al desligamiento que sufrían de sus pueblos de origen, de su parentela y etnia, los yanaconas, supuestamente al no ser contabilizados como los mitmaqunas, podían haber perdido relación con ellos; sin embargo, la Visita de Garci Diez, citada por Murra, muestra que el excedente de yanaconas de un lugar, constituido por los hijos de éstos en edad de servir, era enviado de vuelta a sus ayllus de origen, quedando solamente uno con su padre (Murra, 1975:239). Esto evidencia que no perdían su raigambre étnica ni familiar, lo que contrasta con la opinión de María Rostwo-rowski, que dice que era ventajoso nombrar yanas como curacas de distintas regiones porque éstos estaban desvinculados de su origen (1988:197).

8Los yanaconas lupacas estudiados por Murra recibían un trato especial: vivían en casas propias separadas de las de su señor, tenían un pequeño terreno, algún pequeño rebaño y tenían varias mujeres, por lo menos en una zona donde la mayoría de los varones eran monógamos. Algún yanacona estuvo exonerado de tributo a los europeos al igual que su señor cacique, y a diferencia de éste no tenía la presión de adoctrinarse en la religión cristiana (Murra, 1975:241-237-238). Sin embargo, este es un caso raro porque se sabe que los yanaconas o yanas se adaptaron rápidamente al español, como sirvientes, buscando así evadir el tributo y la mita a cambio de adoctrinación (Wachtel, 1976:207). Pese a ello en este trabajo se ve cómo los yanaconas, precisamente por constituir mano de obra calificada, fueron igualmente obligados a la mita de Potosí en el siglo xvi, aunque preservando algunos privilegios, como el poder dedicarse al comercio, recibir un jornal, y no pagar tributo en Potosí, sino una tasa, como se verá más adelante.

  • 5 Según Murra, entre los lupaca hubo carpinteros que se dedicaban a hacer queros o copas de madera pa (...)

9Por otro lado, los yanaconas prehispánicos, constituían un grupo análogo al de los artesanos,consistiendo su tributo en el servicio prestado a su amo. El agrupamiento por oficios se habría consolidado, según Murra, recién en los últimos años del Imperio. En general, los yanas y todos los indios sabían hacer sus zapatos y tejer su ropa, así como todos sabían labrar. Pero se ha establecido algunas funciones especializadas realizadas por yanaconas; así, los pueblos lupaqa -como ya dijimos- se distinguían por su dedicación al pastoreo, al tejido, a la ollería, a la carpintería5 y a la fundición de plata. Una de las especializaciones más citadas por los europeos de la época, es la de forjadores de metal, en particular los que trabajaban con oro y plata. Los primeros cronistas se quedaron admirados por la habilidad de plateros y orfebres. La mayor parte de ellos estaban ubicados en Cuzco y Jauja (Murra, 1983:219-221-220). El Padrón de 1575, muestra que precisamente del primer sitio -Cuzco- se registra la mayor cantidad de huayradores o artesanos fundidores de metal establecidos en Potosí.

2. La Mano de obra calificada en Potosí

  • 6 John Murra, "The Economic Organization of the Inca State", 1956. Tesis inédita citada por Theresse (...)
  • 7 Hacemos la salvedad del "casi" por la existencia de otros yanaconas de mano de obra calificada, que (...)

10Las afirmaciones certeras vertidas por Lockhardt respecto al hecho de que todo yanacona que prestaba servicios en Potosí constituía una clase especial de sirviente personal, quedan ahora respaldadas por el análisis del Padrón de 1575, en sentido de que todos los yanaconas tenían un oficio específico y bien calificado, y por el hecho de que, por otra parte, eran considerados como algo verdaderamente distinto a la clase indígena sirviente en general (Lockhardt, 1982:278). Esta aseveración contrasta con opiniones de otros historiadores, como John Murra y Peter Bakewell, considerando el primero que "en las primeras décadas después de la invasión, los europeos esclavizaron a muchos hombres llamados yana, que nunca habían sido sirvientes en tiempo de los Incas"6, y con las del segundo, que piensa que el huayrador era un "especialista visible" en las primeras décadas, separando, además, la categoría de yanacona de la de huayrador (Bakewell, 1984:138), que para nosotros son, en el caso de Potosí en el siglo xvi, casi sinónimos7.

  • 8 También lo establecimos en L. Escobari, 1990 y 1991. Ver Bibliografía adjunta.

11El hecho que en este trabajo establezcamos8 que en 1575 el 80% de los yanaconas que habitaban la Villa de Potosí eran huayradores, se explica por la necesidad de mano de obra especializada en fundición de mineral que tenían los españoles.

12Matienzo señalaba que desde que los primeros españoles comenzaron con la explotación de la plata, utilizaron la tecnología indígena de la huayra y la mano de obra de indios huayradores que había en el lugar para fundir y refinar la plata, pues, a pesar de que ellos -los españoles- trajeron maestros en refinamiento de plata por fuelles, encontraron que con el método de las huayras se obtenía mejores resultados. En 1567 se contaron en los cerros 5.000 huayras (Matienzo [1567], 1967:70). En los primeros años, la asignación de yanaconas a españoles no estaba establecida claramente, porque si bien es cierto que algunos de los habitantes cercanos al cerro conocían y practicaban el oficio, las primeras disposiciones reales, por dar ventaja a los españoles, no permitieron a los indios a participar en la frenética búsqueda de las minas. Sin embargo, al poco tiempo, "las urgencias crecientes" de la corona cambiaron el cuadro y el Virrey Toledo tuvo que lanzar también a los indios a participar en la búsqueda de vetas de plata. Comenzaron los indios a descubrir minas, aunque parece ser que con el tiempo fueron perdiéndolas de una u otra manera (Hanke cita a Levilier, 1959:63-64).

  • 9 Matienzo dice que se hacían libres de sus caciques, pero el Padrón muestra que los caciques vigilab (...)

13Analizando las disposiciones escritas por Matienzo, se establece que el trato privilegiado que recibían los yanaconas en Potosí, hacia 1575, con respecto a los demás mitayos, se manifestaba en que ellos labraban las minas de sus amos9 y huayraban y sacaban plata para ellos, pero como recompensa especial solamente a ellos les estaban concedidos los "llampos" o metal reducido a polvo en las minas a consecuencia de la humedad. Lo que sacaban equivalía a diez veces más de lo que sacaban sus amos de la caja y veta. Por ello sus amos no les daban otro salario que este beneficio. Para este trabajo, los yanaconas alquilaban a su vez indios comunes, a quienes les pagaban por su ocupación (Matienzo [1567], 1967:28; A.C.M.C.R.18: ffl0v-12). En importancia social, el yanacona en Potosí llegó a ser considerado incluso un "vecino" de la ciudad, pues muchos ya habían nacido en la Villa. El gobierno de la Corona también trataba de retenerlos en Potosí, y Matienzo recomendaba que no se los llevara a otra parte. Es por ello que se presume que el Padrón de Yanaconas de 1575 reclutó preferentemente a indios que conocían el beneficio de mineral por huayras (Matienzo [1567], 1967:29).

14Hay noticia de que algunos de estos yanaconas huayradores se hicieron ricos en Potosí a causa del aprovechamiento de la mano obra de indios pobres (Guamán Poma [1613], 1966:108), como en el caso del indio Mondragón, que vestía como español y no comía de cuclillas como los indios sino en una mesa muy baja con banquilla. Tenía su sala llena de plata, en una parte las barras, en otra las piñas, y en otra parte, en botijas, los reales. Había allí 300.000 pesos de plata ensayada (Ocaña [1613], 1969:198-199). Además, a los huayradores empadronados en 1575 se les concedió el no trabajar más tiempo "del acostumbrado en forma y orden", supuestamente porque iba en beneficio de sus amos españoles (A.C.M.C.R.18.ff.ll).

15Habíamos establecido que del Padrón de 1575, el 80% de los yanaconas tenía la ocupación de huayradores. El otro 20% de los yanaconas lo constituyeron mercaderes, sastres, zapateros, chacareros, plateros, carpinteros, silleros, sederos, pastores, herbateros, carboneros, herreros, panaderos, pasteleros, cazadores, a quienes les era extensivo el trato privilegiado que recibían los yanaconas huayradores, estableciéndose específicamente que se les dejara tiempo adicional para ejercer sus oficios (A.C.M.C.R.18,ff.ll).

  • 10 Estaba establecida una pena de 300 pesos de "buen oro" aplicada por tercias partes: cámara, juez y (...)

16Otro de los tratos especiales que recibían los yanaconas era el de no pagar tributo alguno a su encomendero sino una tasa anual10, directamente a las Cajas Reales y que estaba destinada a cubrir el sueldo de los caciques, que recibían 60 pesos, el de los caciques generales de todas las parroquias, que ganaban 200 pesos, y para pagar el de los doctrineros por parroquias (el equivalente a dos casas en el centro de la Villa). Los yanaconas que vivían en Potosí pagaban 12 pesos de tasa anual, mientras que los que vivían en Porco pagaban 8 pesos. Por su parte, los caciques debían cuidar que los yanaconas no se emborracharan ni tuvieran otros vicios, y eran sustituidos por el Corregidor de la Villa si se descuidaban en sus funciones (A.C.M. C.R.18, ff.l0v).

17El alto porcentaje de los huayradores que constituyeron -repetimos- el 80% del total de yanaconas consignados en el Padrón, nos lleva a pensar que el oficio, si no era conocido ya en sus pueblos de origen, lo aprendieron rápidamente en los centros mineros, constituyendo la mano de obra mejor calificada y remunerada. Capoche dice que la fama del cerro hizo acudir a muchos indios yanaconas de todos los distritos de las ciudades principales a la labor de sus minas y que los caciques de los pueblos iban enviando indios mientras se necesitaron huayradores (Capoche [1567], 1959:135).

  • 11 Por ejemplo, el huayrador lupaca que aparece empadronado en la parroquia de Santa Bárbara es probab (...)

18Es muy difícil establecer caso por caso si los oficios con los que aparecen los yanaconas en el Padrón de 1575 corresponden al oficio que tenía desde su lugar de origen, pero sí puede ser un buen punto de partida conocer las zonas conocidas por la especialización en algún oficio, como los pastores, olleros y huayradores de la región lupaca y los plateros y orfebres de la zona de Jauja, Huamanga y Cuzco11 y hacer una aproximación cercana a su desempeño especializado antes y después de la conquista.

  • 12 Archivo Nacional de Bolivia. Catálogo Minas de Gunnar Mendoza. B.N.B Ruck N.2 ff. 168-169.

19La reglamentación del Virrey Luis de Velasco, en 1603, sobre el número de yanaconas calificados para la mita, especificaba que, de cada pueblo de menos de 200 indios, estaban reservados de mita solamente un oficial sastre, otro zapatero, otro tintorero de lana y otro sillero, que trabajaban con tiendas públicas en los pueblos de 200 indios para arriba, a dos de cada uno de los oficios mencionados12.

20Los yanaconas mercaderes, repartidos a sus amos, realizaban el trajín y venta de artículos como coca, maíz, chuño, enriqueciendo a muchos españoles en Potosí. Algunos yanaconas, una vez que cumplían su mita y decidían quedarse, se hacían contratar como mano de obra calificada asalariada (Cieza [1650], 1973:242).

21Es posible que los yanaconas no huayradores hubieran regresado después de la mita a sus lugares de origen, pero los huayradores, que llegaron a constituir una mano de obra muy cotizada —incluso después de la introducción de la amalgamación por azogue-, se quedaron en Potosí.

22Sin embargo, poco a poco éstos fueron perdiendo sus privilegios, ya que la introducción del azogue les privó de su participación productiva, quedando subordinados al sistema de salario por jornal.

3. Migración Multietnica de yanaconas y ocupación de barrios y parroquias

23En 1575, el Virrey Toledo, en el repartimiento de indios yanaconas, dispuso la distribución de los mismos en 13 parroquias ubicadas en barrios destinados a los indios alrededor de dichas parroquias. Estaba terminantemente prohibido que tanto indios como españoles transgredieran los límites de los barrios determinados para cada uno de ellos (Escobari, 1990: 50-51). Las 13 parroquias aparecen nombradas en el Padrón de 1575, y son San Sebastián, San Pablo, San Francisco de los Naturales, San Cristóbal, San Juan, San Pedro, San Agustín, Santiago, Santa Bárbara, San Benito, Nuestra Señora de la Concepción, San Bernardo, y San Pedro. Las Parroquias de la Anunciación y la de la Candelaria aparecen recién en 1586.

  • 13 El cacique principal de todas las parroquias era don Hernando Guancatopa; el de Nuestra Señora de l (...)
  • 14 María Rostworowski dice que en la época de Huayna Capac y Tupac Yupanqui éstos confirieron el cargo (...)

24Cada parroquia estaba vigilada por uno o dos curas doctrineros a los cuales se les asistía con yanaconas o caciques principales, cuyos nombres aparecen encabezando las listas de yanaconas por parroquias13. Por el análisis del Padrón de 1575, se establece que los apellidos de los caciques tales como Yupanqui, Limachi, Topa, Guallpa, pertenecían de alguna manera a la nobleza incaica, y, en otros casos, por anteponer el "don" a su nombre14.

  • 15 Ver Anexo. Se puede tener cierta certeza de que los yanaconas estuvieran empadronados en su totalid (...)

25El movimiento demográfico multiétnico que trajo consigo el régimen de la mita vino dado por la gran cantidad de lugares de origen de los mitayos en general, incluidos los yanaconas. Esta multietnici-dad contribuyó al repartimiento estratégico de indios en las parroquias por parte de Virreyes y legisladores, por cuanto en cada parroquia no había si no uno o dos yanaconas de una misma etnia o pueblo de origen15. Se mantuvo, así, separados intencionalmente a los yanaconas procedentes de un mismo pueblo. El Padrón de 1575, contabiliza 860 yanaconas de más de 167 pueblos y etnias distintos, repartidos en 13 parroquias diferentes (en cada parroquia había, por ejemplo, uno de Asillo, uno de Asángaro, uno de Arequipa, uno de Lima, uno de La Paz, uno de Chayanta, incluso uno de Quito, uno de Bogotá y otro de México); la multietnicidad de yanaconas es absolutamente evidente. Y, aunque no conocemos el porcentaje de indios mitayos comunes de un mismo origen que estuvieran inscritos en las mismas parroquias, los repartimientos de mitayos, como el realizado por Matienzo (1567), los ubicaba también entre extraños, pensando en el mejor rendimiento en el trabajo. El Padrón de 1575, si bien significa sólo un porcentaje muy pequeño de la población general de indios mitayos que se encontraban en Potosí, evidencia el hecho de la multietnicidad en las parroquias y más aun en las rancherías o galpones donde habitaban todos: indios comunes y yanaconas. Este hecho descarta la posibilidad de que el repartimiento de indios en las parroquias hubiera sido por etnias o lugares de origen, por lo menos no hasta 1598. San Lorenzo de los carangas, San Sebastián de los lupacas y San Martín de los lupacas, no significa que en esas parroquias se agruparan esas etnias.

  • 16 José Luis Martínez llamaría "interetnicidad y complementariedad" a la táctica de pervivencia de los (...)
  • 17 Comunicación verbal de Ann Zulawski.

26Las estrategias de supervivencia étnica entre yanaconas de un mismo origen nos son desconocidas ya que en el Padrón de 1586, por ejemplo, aparecen yanaconas de diverso origen pagando su tasa en la Parroquia de "Nuestra Señora -supuestamente- de los Carangas". En esta parroquia hay yanaconas de Quispicanchis, Chayanta, Vilcas, Chinchayunga. Por lo tanto, no son carangas los que están agrupados en esa parroquia, por lo menos hasta fines del siglo xvi. En este momento no nos es posible establecer por qué entonces se llamó por el nombre de algunas etnias a determinadas parroquias. Asimismo, la idea de que recién a partir de la segunda mitad del s. xvii, las parroquias agruparan a indios y yanaconas de determinadas etnias (Escobari, 1990:72), quedaría descartada por el momento. Por otra parte, hay que considerar que dada la convivencia que mantenían los mitmaqunas prehispánicos con diferentes etnias en los mismos pisos ecológicos, es posible comprender que la convivencia pacífica de yanaconas e indios mitayos de diferentes etnias en la misma parroquia después de la conquista no debió ser extraña para ellos, teniendo en cuenta también que anteriormente hubieran existido "sociedades" o pueblos multiétnicos en algunos lugares (Murra, 1975:80). La importancia del Padrón de 1575, que da cuenta de la multietnicidad además numérica de cada uno de los yanaconas, trasciende aun más cuando comparamos Padrones de Yanaconas de un siglo después en Oruro, donde éstos "casi por definición no reivindican un origen en grupos étnicos andinos originales" (Zulawski, 1987a:165). Por otro lado, en el análisis del otro Padrón de 1586 -que contiene el pago de la tasa de varios años- se evidencia que en Potosí, en una época tan temprana como 1575, hubo ya una estrategia de resistencia -no hecha a propósito por los yanaconas- de supervivencia individual16, ya que inscribían a sus descendientes con nombres y apellidos diferentes, dejándolos cada vez más libres de obligaciones. Se hace imperioso, al respecto, un estudio de los nombres patronímicos, ya que en otros Padrones se constata el mismo hecho17.

4. Disminución de yanaconas o mano de obra calificada a fines del siglo xvi

  • 18 Lo más probable es que existan otros libros de tasas de Yanaconas. Por lo pronto no hemos encontrad (...)
  • 19 El Padrón estudiado por Ann Zulawski es de 1683, pero es válida para apoyar la hipótesis de que la (...)

27La Tasa de Yanaconas del Padrón de 1586, once años después del citado, muestra un empadronamiento de 107 yanaconas de 67 lugares diferentes. La proporción porcentual de la disminución de yanaconas contribuyentes de tasa once años después es del 98.7%. Este contraste notable es alarmantemente mayor cada año. Así, 20 años después, en 1595, sólo se empadronan 16 yanaconas. (A.C.M.C.R.26)18. El significado de la disminución de yanaconas en Potosí se explica de diferentes maneras: la evasión del pago de la tasa, o la huida de Potosí hacia otros centros de trabajo, como las minas de Oruro descubiertas en 1607, donde el trabajo asalariado les dio la confianza necesaria para subsistir. Allí se empadronaron como yanaconas, lo que significaba como mano de obra calificada, o artesanos, a diferencia de los forasteros que no tenían especialización de trabajo (Zulawski, 1987a:182-183; Bakewell, 1984: 114)19.

  • 20 Conferencia de Ann Zulawski en el Archivo de La Paz en Noviembre de 1991.

28Assadourian, citando a Capoche, Benino y Matienzo consideraba que la huida de los yanaconas de Potosí se debía a la introducción del azogue que sustituyó el sistema de la huayra lo que hacía que el trabajo de los huayradores ya no fuera tan cotizado. El mismo autor sugiere que una vez introducido el azogue, los yanaconas huayradores habrían pasado a formar parte de verdaderos mineros profesionales con participación en el beneficio de la plata (1979:132). Esta sugerencia está apoyada por el estudio de los mingas, mano de obra libre asalariada (Bakewell, 1984:113) y con la aparición de otros trabajadores calificados en Oruro, como plateros, barreteros, trabajadores de minas, acarreadores de metal. Es evidente, sin embargo, que no todos los huayradores se constituyeron en verdaderos mineros profesionales, lo más probable es que se les haya tenido menos consideración en esas nuevas formas de trabajo. Ann Zulawski habla de una mano de obra asalariada al referirse a los trabajadores mineros de Oruro20.

  • 21 Herbert Klein estableció que los mitayos fueron dejando Potosí para acudir al trabajo del campo (19 (...)

29Por otro lado, no se puede pensar que los yanaconas huayradores, por el hecho de no figurar en las listas de pago de Tasa, hubieran dejado Potosí; es posible que habiendo pasado a practicar los oficios que acabamos de mencionar se hubieran quedado simplemente como mingas21. De todas maneras, tal como lo enunciaba Murra para el período prehispánico (1983:230), los yanaconas, al no constituir un grupo estable en la estructura social, fueron los anunciadores de futuros cambios. Uno de esos cambios es el de dejar de ser huayradores para mimetizarse como mano de obra calificada en Oruro, o como mingas en la misma ciudad de Potosí.

5. Conclusiones

30El yanacona siempre tuvo un trato especial, tanto en la época pre-hispánica como en el siglo xvi en Potosí, porque era mano de obra altamente calificada. Sólo así se explica el que hubieran yanaconas considerados incluso vecinos y ricos. Ante la conquista, sin embargo, los yanaconas tuvieron que renunciar a algunos de sus privilegios como el de la bigamia y someterse como todos los indios al adoctrinamiento cristiano.

31Por otro lado, el trato diferente y con frecuencia halagador y favorable dado a los yanaconas durante el siglo xvi por parte de los españoles fue cambiando. Y así como al principio los propios indios eran dueños de las vetas que descubrían, apenas 10 o 12 años después de las Ordenanzas de Toledo fueron considerados hatunrunas es decir, tributarios- como todos, con la única diferencia de que seguían fundiendo en sus huayras para pagar su tasa.

32Ya al finalizar el siglo xvi, los yanaconas fueron objeto de una minusvaloración de su trabajo. El azoguero, español o mestizo, le sustituyó en el trabajo clave del beneficio de la plata por el azogue. Esto produjo una minusvaloración del trabajo del yanacona huayrador, quedando relegado en su participación económica. Sin embargo, visto desde el punto de vista español, la sustitución de la huayra por la amalgamación por azogue supuso un enorme empuje a la producción de la plata en Potosí (Assadourian, 1982:178).

33Para finalizar, diremos que el presente estudio es un aporte al estudio de la mano de obra minera en Potosí, que pretende dejar establecidos dos aspectos fundamentales y hasta ahora desconocidos: 1) el origen multiétnico de los yanaconas, especificando individualmente el lugar de origen de cada uno de los 860 yanaconas empadronados, y 2) el oficio específico de cada uno de ellos.

34Queda todavía por estudiar, a partir de las mismas fuentes, la organización familiar y demográfica de cerca de 800 familias de yanaconas que vivieron en Potosí.

Bibliographie

FUENTES

Manuscritas

- A.C.M Cajas Reales N.18 : Padrón de Yanaconas de 1575 y N.26: Tasa de los Yanaconas de los años 1586 a 1579. Archivo de la Casa de la Moneda de Potosí.

Bibliográficas

BAKEWELL, Peter
1984 "Miners of the Red Mountain". Indian Labor in Potosí 1545-1650".
University of México. Albuquerque.

CRESPO, Alberto
1955 "La Mita de Potosí". En Revista Histórica. Lima.

ESCOBARI DE QUEREJAZU, Laura
1988 "Ingenios de Metal en Potosí"‘. Ponencia presentada al Coloquio sobre Historia Colonial Potosina. Potosí, julio de 1988. Inédito.
1990 "Conformación urbana y étnica en las ciudades de La Paz y Potosí durante la colonia". En: Revista Historia y Cultura. Sociedad Boliviana de la Historia. Ed. Don Bosco. La Paz.
1991 "Barrios de indios en Potosí"‘. Ponencia presentada al II Congreso Internacional de Etnohistoria. Coroico, Yungas de La Paz (31 Julio- 2 de Agosto).

GISBERT, Teresa
1988 "Historia de la vivienda y los asentamientos humanos en Bolivia". Academia Nacional de Ciencias de Bolivia. La Paz.

HANKE, Lewis
1959 Introducción y Estudio a la Relación General de Potosí de Luis Capoche. Biblioteca de Autores Españoles. Ed. Atlas Madrid

KLEIN, Herbert
1982 Historia General de Bolivia. Ed. Juventud. La Paz. Bolivia.

LOCKHARDT, James
1982 El mundo hispanoamericano 1532-1560. Fondo de Cultura Económica. México.

MARTINEZ, José Luis
1991 "Interetnicidad y complementariedad: dinámicas de las estrategias de supervivencia de los atacame
ños en el siglo xvii". En: Histórica. Vol XV. N.1, Julio de 1991. Departamento de Humanidades. Pontificia Universidad Católica del Perú. Lima.

MATIENZO, Juan de
[1567] 1967 Gobierno del Perú. Instituto Francés de Estudios Andinos. Ed. G. Lohmann. Lima.

MURRA, John
1975 Formaciones económicas y políticas del mundo andino. Instituto de Estudios Peruanos. Lima.

1983 La organización económica del Estado Inca. Siglo Veintiuno xxi. América Nuestra. IEP. Lima. Tercera Edición.

OCAÑA, Fray Diego
[1606] 1969 Un viaje fascinante por la América Hispana del s. XVI. Ed. Studium. Madrid.

POMA DE AYALA, Guamán
[1613] 1956 Nueva Crónica y Buen Gobierno. Ed. interpretada por el Tnte. Crnl. Luis Bustios Galvez. Ed. Cultura. Dirección de Cultura, Arqueología e Historia del Ministerio de Educación Pública del Perú. Lima.

ROSTWOROWSKI DE DIAZ CANSECO, María
1988 Historia del Tahuantinsuyu. Instituto de Estudios Peruanos. Lima. Perú.

SEMPAT ASSADOURIAN, Carlos
1979 "La producción de la mercancía dinero en la formación del mercado interno colonial. El caso del espacio peruano en el siglo xvi". Compilador Enrique Florescano. En: Ensayos sobre el desarrollo económico de México y América Latina. Fondo de Cultura Económica. 1500-1975. págs.223-292.
1982 El sistema de la economía colonial. Mercado interno. Regiones y espacio económico. Instituto de Estudios Peruanos. IEP. Lima.

VALDA MARTINEZ, Edgar
1985 "Algo sobre las parroquias coloniales potosinas". Periódico Presencia Literaria. Noviembre.

WACHTEL, Nathan
1971
Los Vencidos. Alianza Editorial. Madrid

ZULAWSKI, Ann
1987a "Forasteros y yanaconas: la mano de obra de un centro minero en el siglo xvii". En: La Participación indígena en los Mercados Surandinos. Estrategias y reproducción social siglos xvi a xx. Olivia Harris, Brooke Larson, Enrique Tandeter (Compiladores). Ed. Ceres. La Paz. Abril 1987.
1987b "Wages, Ore Sharing, and Peasant Agriculture: Labor in Oruro s Silver Mines, 1607-1720". En H.AH.R. The Hispanic American Historical Review. Published with the Conference on Latin American History of the American Historical Association. Duke University Press Durhan, NC 27708.U.S.A.

Annexes

ANEXO

El resumen de lugares de procedencia (en su caso sólo etnia) y número de los yanaconas empadronados en 1575 es el siguiente:

El resumen de lugares de procedencia (en su caso sólo etnia) y número de los yanaconas empadronados en 1575 es el siguiente:

La relación del total de los yanaconas del Padrón de 1575 da las si­guientes especializaciones en mano de obra:

La relación del total de los yanaconas del Padrón de 1575 da las si­guientes especializaciones en mano de obra:

Fuente: Archivo de la Casa de la Moneda. A.C.M. Cajas Reales 18.

Laura Escoban de Querejazu
Casilla 7038
La Paz -
Bolivia

Notes

1 Esta ponencia es una profundización de aquélla presentada en Coroico bajo el título: "Barrios de indios en Potosí". Agradezco a Thierry Saignes, Gastón Doucet y Ann Zulawski sus comentarios tan sugerentes, y a Rossana Barragán por sugerirme y facilitarme alguna bibliografía. Este nuevo enfoque ha sido leído como discurso de ingreso a la Academia Boliviana de la Historia en La Paz el 5 de diciembre de 1991.

2 A.C.M Archivo de la Casa de la Moneda de Potosí. Cajas Reales 18 "Padrón de todos los Yanaconas que se hallaron en las parroquias desta Villa de Potosí con sus mujeres e hijos": l-84.Año 1575, y Cajas Reales 26 'Asiento de Tasa de los Yanaconas": 280-355. Año 1586.

3 En realidad, el pastoreo no era un trabajo calificado, pero sí el pastoreo de 2.000 animales, según nuestras fuentes.

4 Garcilaso refiere que los pastores eran "mayores" y "menores", a los cuales se les entregaba todo el ganado real y común. Comentarios Reales de los Incas. Colección de Autores Peruanos. T. II. Ed.Universo. Lima s/f. 3T., Tomo II, pag. 75-76.

5 Según Murra, entre los lupaca hubo carpinteros que se dedicaban a hacer queros o copas de madera para beber, ya que no usaban ni puertas ni ventanas (1983: 219). Garcilaso dice que los carpinteros cortaban la madera para casas reales o edificios públicos ([1550] s/f:75-76), aunque Teresa Gisbert, en su estudio sobre la vivienda, establece que las casas prehispánicas utilizaban, desde tiempos de Tihuanacu, madera para conformar sus techos a dos aguas (1988:22).

6 John Murra, "The Economic Organization of the Inca State", 1956. Tesis inédita citada por Theresse Bouysse-Cassagne en "Pertenencia étnica, status económico y lenguas en Charcas a fines del siglo xvi", estudio publicado en la Tasa de la Visita General de Francisco de Toledo. Universidad Mayor de San Marcos. Lima, Perú, 1975, pags. 312-327. Es evidente que, dado el tiempo transcurrido desde la formulación de esta opinión, se ha registrado una evolución en el pensamiento de Murra, pues en sus siguientes libros ampliará su concepto sobre el carácter servil del yanacona.

7 Hacemos la salvedad del "casi" por la existencia de otros yanaconas de mano de obra calificada, que no eran huayradores.

8 También lo establecimos en L. Escobari, 1990 y 1991. Ver Bibliografía adjunta.

9 Matienzo dice que se hacían libres de sus caciques, pero el Padrón muestra que los caciques vigilaban a los yanaconas en sus parroquias, y los yanaconas a su vez pagaban la tasa que estaba destinada a pagar al cacique y al doctrinero.

10 Estaba establecida una pena de 300 pesos de "buen oro" aplicada por tercias partes: cámara, juez y denunciador, si se cobraba tributo (A.C.M.C.R.18, ff. 11).

11 Por ejemplo, el huayrador lupaca que aparece empadronado en la parroquia de Santa Bárbara es probable que haya ejercido el oficio desde su lugar de origen.

12 Archivo Nacional de Bolivia. Catálogo Minas de Gunnar Mendoza. B.N.B Ruck N.2 ff. 168-169.

13 El cacique principal de todas las parroquias era don Hernando Guancatopa; el de Nuestra Señora de los Carangas fue Pedro Caro; el de San Bernardo, Juan Guallpa; el de San Benito, Francisco Pumi; el de Santa Bárbara, Alonso Yupanqui; el de Santiago, Alonso Limache; el de San Agustín, Gaspar Luna Guamán; el de San Pedro, Baltasar Tacori; el de San Pablo, Aton Vilca; el de San Sebastián, Juan Quiso Yupanqui; el de San Francisco, don Juan Marachavi; el de San Cristóbal, don Alonso Topa; el de Nuestra Señora de la Anunciación, Pedro Callo; y el de San Juan, Pedro Condori.

14 María Rostworowski dice que en la época de Huayna Capac y Tupac Yupanqui éstos confirieron el cargo de curacas a yanas de su servicio, tal el caso de los curacas de Leimabamba y Cochabamba. Estos nombramientos dieron cierto "status" a los yanas (1988:196).

15 Ver Anexo. Se puede tener cierta certeza de que los yanaconas estuvieran empadronados en su totalidad ya que 1) en el mismo Padrón aparece la Ordenanza por la cual se advierte con multa a los corregidores que ocultasen algunos, y 2) porque la evasión de los yanaconas vendrá recién años después.

16 José Luis Martínez llamaría "interetnicidad y complementariedad" a la táctica de pervivencia de los indios yanaconas en Potosí en el siglo xvi (1991:27-62).

17 Comunicación verbal de Ann Zulawski.

18 Lo más probable es que existan otros libros de tasas de Yanaconas. Por lo pronto no hemos encontrado más en la Sección de Cajas Reales del Archivo de la Casa de la Moneda porque Assadourian, citando a Capoche, dice que en 1582 se empadronaron 980 yanaconas, y que era notable su disminución con respecto al empadronamiento pasado. Como se puede observar, las cifras son muy distintas aunque la disminución es coincidente (Assadourian, 1979:132).

19 El Padrón estudiado por Ann Zulawski es de 1683, pero es válida para apoyar la hipótesis de que la huida de los yanaconas de Potosí hubiera sido hacia Oruro.

20 Conferencia de Ann Zulawski en el Archivo de La Paz en Noviembre de 1991.

21 Herbert Klein estableció que los mitayos fueron dejando Potosí para acudir al trabajo del campo (1982:94).

Table des illustrations

Titre El resumen de lugares de procedencia (en su caso sólo etnia) y número de los yanaconas empadronados en 1575 es el siguiente:
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2288/img-1.png
Fichier image/png, 389k
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2288/img-2.png
Fichier image/png, 325k
Titre La relación del total de los yanaconas del Padrón de 1575 da las si­guientes especializaciones en mano de obra:
Légende Fuente: Archivo de la Casa de la Moneda. A.C.M. Cajas Reales 18.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2288/img-3.png
Fichier image/png, 116k

© Institut français d’études andines, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter