Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Avatares del surrealismo en el Perú y en América Latina

 | 
Joseph Alonso
, 
Daniel Lefort
, 
José Rodríguez Garrido

Moro: surrealista peruano, peruano surrealista

Digresión sobre surrealismo y sobre César Moro entre los surrealistas

Emilio Adolfo Westphalen

Texte intégral

1Estoy persuadido que si -al iniciarse esta reunión- se hubiera propuesto un entendimiento previo acerca del sentido, las implicaciones y los alcances del término ˝surrealismo˝, aún estaríamos tratando de esclarecer el asunto. Las dificultades no se deberían exclusivamente a las diferencias subjetivas usuales cuando se intentan análisis y exégesis. Habría que atribuirlas de preferencia a las ambigüedades, propuestas contradictorias, divergencias visibles desde el comienzo en el seno del grupo mismo y que condujeron a las conocidas oposiciones enconadas -conflictos latentes o desembozados- y a las consecuentes exclusiones, escisiones y denigraciones.

2Para mí es evidente que no se trató (en especial y principalmente) de enfrentamientos entre personalidades dominantes y excluyentes. Más bien fueron determinantes (me aventuro a aseverar) las diferencias de opinión y de doctrina, los criterios de interpretación convertidos (a menudo) en dogma y en fanatismo.

3Una situación como la expuesta no será sorpresa sino para quienes todavía persisten en reducir el Surrealismo a escuela o tendencia literaria limitada a la aplicación eficiente de recursos y métodos aureolados de novedad y contraponibles, por tanto, a preceptos y reglas vueltos inveterados. Con arreglo a este criterio, el Surrealismo no sería más que manera (insólita) de cultivar, mantener y difundir un sistema de expedientes retóricos. No podrá negarse, desde luego, que -en cierta forma- el surrealismo tuvo igualmente ese carácter. Mas lo que importó ante todo a sus componentes era una puesta en juego muy diversa y audaz, una ambición que habrá que calificar de desmesurada : intentar nada menos que la más grande y pavorosa aventura.

4Aunque se estiman excesivos tales términos, no encuentro otros más idóneos para describir un proyecto destinado a cambiar por entero la vida humana, recurriendo para ello a armas insospechadas (y evidentemente fragiles) cuya índole había descubierto o intuido un joven poeta iluminado del siglo precedente. Su propuesta era valerse de los efectos mágicos de la palabra y de la acción poéticas (identificadas indisolublemente) y que lograrían ambas su fuerza e inspiración en las corrientes más tumultuosas y soterradas del ser.

5Sí, era cuestión de trastornar -de abajo a arriba y en lo más profundo- todas las costumbres, hábitos, ritos, creencias, supersticiones arraigadas durante milenios, a fin de establecer sobre la tierra no una Arcadia rescatada, sino aquel Edén vagamente adivinado por videntes profetas, soñadores mitólogos cuyo advenimiento habían tenido que transferir (por necesidad) a otra esfera o a otro mundo.

6Será pertinente, para la discusión ulterior, no olvidar esta situación primordial, la cual, análoga a un substrato invariable y firme, marca las fronteras del campo en que el Surrealismo procurará instalarse y desenvolverse. Podremos así explicarnos mejor los extravíos pasajeros, los callejones sin salida que les obligaron a dar marcha atrás, la comprobación de la esperanza inalcanzable, la angustia persistente ante la insuficiencia personal, el temor de haber traicionado, de ser incapaz de situarse a la altura del ideal, de verse por ello denegada la gracia de la inspiración o la bienaventuranza, el tener que reconocer que ese ˝poco de realidad˝ (conforme la apelaba Breton despectivamente) conseguía no obstante obstruir con eficacia la satisfacción del deseo.

7Las circunstancias de la realidad podían dar la falsa impresión de reducirse u ocultarse; indócil y terca se entrometía en cada momento y en todos los momentos de la existencia. Se creaba así esa tensión entre lo ansiado y lo obtenido que caracterizó la evolución fluctuante, indecisa, dramática (a ratos gozosa, más a menudo atormentada) del movimiento -en conjunto- y de sus adherentes -en particular-. Por ello eran también de preverse las decepciones de las postrimerías y los casos clamorosos de refugio en la demencia o el suicidio.

8Se sabe que la fe no es alcanzada como dádiva gratuita; más exacto sería designarla como producto de un esfuerzo deliberadamente tenaz y (reconozcámoslo) ciego. Los surrrealistas se afanaron -a pesar de todo-por ser lúcidos; pretendieron ser ˝videntes˝, ver adonde iban y lo que les esperaba.

  • 1 Citado en Marcel Duchamp. Catalogue raisonné, rédigé par Jean Qair. Musée National d'Art Moderne - (...)

9¿Recordaremos aquí a Marcel Duchamp -un tiempo largo iconoclasta incomparable- que amaba proclamarse contrartista o antiartista por excelencia, quien más tarde declararía (hacia 1966) que ˝en el fondo no había sido sino un artista˝; lo mismo precisamente que nos había asegurado aborrecía más que nada?1

10Pondremos la declaración de Duchamp al lado de otra de André Breton, en el exilio en Nueva York durante la Segunda Guerra Mundial. Según testimonio de Charles Duits en sus remembranzas, le habría dicho:

  • 2 Charles Duits. André Breton a-t-il dit passe, Paris, 1969. p. 130-131.

˝Debo confesar, amigo, que no estoy tan seguro de haber tenido razón. El surrealismo... En 1923 se podía todavía creer en un cambio próximo y radical de la sociedad. Nada -debo reconocerlo- ha venido a justificar esas esperanzas. Quizás pusimos una confianza excesiva en lo porvenir. Nos parecía que la rebelión pura no conducía a ninguna parte. Es posible, empero, que esa actitud sea la única válida y que el hombre no pueda hacer nada para transformar las condiciones de su existencia. A menudo me he dicho que, después de Dada... en el fondo no hemos hecho nada. Libros, cuadros, exposiciones: si supiera cuánto desprecio todo aquello. Quizás quisimos actuar con el fin principalmente de disimularnos nuestra debilidad, nuestros miedos miserables, nuestra desesperación...˝2.

11André Masson cuenta haber oído a Breton palabras semejantes. En su comentario Masson explica los orígenes de Dada, más tarde del Surrealismo.

  • 3 ˝Le surréalisme quand même˝. In: La Nouvelle Revue Française, Paris, 1er avril, 1967. p. 903.

˝No tuvieron motivos estéticos ni filosóficos ni religiosos, conforme sucedió con el romanticismo europeo, el simbolismo franco-belga o el expresionismo alemán. Nuestra madre fue la ira. Y nuestra guía -en las profundidades- la Poesía. Es bien sabido que de allí procede el amor por la insensatez y por lo ‘insólito’3˝.

12Como juicios adicionales sobre el Movimiento surrealista en 1925, año en que Moro llega a Francia, voy a entresacar algunas opiniones de Henri Lefebvre, miembro en aquella época de un grupo de filósofos jóvenes e inconformistas que entró en contacto con los surrealistas con miras al establecimiento de acciones comunes.

13Nos interesan las impresiones que ofrece de Tristan Tzara y Paul Eluard, pues esclarecen no sólo el papel que les cupo dentro del movimiento (y o su alejamiento posterior), sino quizás las maneras como pudieron influir sobre la persona y la obra de Moro.

14Lefebvre había encontrado a Tzara antes de conocer a Breton, a Eluard y a Aragon. El efecto -memorable- es descrito asi:

  • 4 ˝1925˝. en: La Nouvelle Revue Française, Paris, 1er avril, 1967. p. 712-713.

˝Declaro que es Tzara quien me ha dejado un recuerdo imborrable ; era el genio de un período que siento aun cercano. Tzara encarnaba con tranquilidad soberana lo negativo; en su sonrisa, en su mirada, en su voz se expresaba la negatividad. Al presentarse Tzara se creaba al centro del universo un punto negro absoluto, un hueco por el cual se escapaba instantáneamente toda falsa plenitud. Su presencia contravertía tanto lo superreal como la vida cotidiana. Evocaba al Otro sin fin, a la realidad otra, al otro horizonte, a la otra verdad. Posteriormente no pude ver en Breton, en Eluard (dejo de ladoa Aragon) sino versiones descoloridas de Tzara; no eran más que conciliadores. Ellos atenuaban el radicalismo poético de Tzara, ellos lo jalaban consigo por su pendiente, reestablecían (también ellos) -¿qué?- pues la literatura, el arte, la escritura, buena parte de los mecanismos de la opresión. En lugar del estilo de vida, ellos volvían al estilo artístico˝4.

15En los recuerdos de Lefebvre se destaca Eluard igualmente viviente:

  • 5 Ob. cit. p. 715.

˝Para Eluard no había absoluto. Eluard ignoraba hasta el sentido metafísico del término. Quería ignorarlo. Eluard se movía en lo relativo, en lo ambiguo. Pretendía ser demasiado normando para comportarseen otra forma. Demasiado amoroso -vivamente amoroso- para no enamorarse de lo efímero, de lo que no se verá jamás dos veces˝5.

16Sería temerario basarse en las apreciaciones de Lefebvre para asociar los rasgos observados (muy disímiles por lo demás) con la adhesión posterior de ambos poetas al estalinismo. Pero no sería incorrecto apuntar que existía en ese entonces entre los jóvenes -dentro y fuera del Surrealismo- cierta proclividad al ˝Terror˝ (aplicable en la política y el comportamiento social) y que esa inclinación desembocó a menudo en la aquiescencia de regímenes totalitarios. Es significativo al respecto que Aragon -exponiendo el ambiente dominante en 1921 entre sus amigos dadaístas- haya escrito:

  • 6 La grande saison Dada 1921. Cita de Michel Sanouillet Dada à Paris. Paris, 1965. p. 239 (el subray (...)

˝Es a la luz de una imagen poética que todo se volvía de nuevo posible y que decidimos pasar a la acción : siguiendo una costumbre (en que nos complacíamos algunos de nosotros) de comparar nuestro estado intelectual con el de la Revolución francesa. Se trataba de preparar y de decretar de inmediato el Terror˝6.

  • 7 ˝Caractères de l'évolution moderne et ce qui en participe˝, en: Les pas perdus. Paris, 1924. p. 20 (...)
  • 8 M. Sanouillet. Ob. cit. p. 259. 9)Ob. cit. p. 15.

17La observación de Aragon está corroborada por el mismo Breton. En la conferencia que leyó en Barcelona en noviembre de 1922 proclamaba: ˝No sería malo que se restablecieran para el espíritu las leyes del Terror˝7. Extraño es comprobar que la decisión de actuar, de desencadenar el terror, no llevara principalmente sino a organizar el ˝proceso a Barres˝, un ˝proceso˝ muy poco conforme con Dada : imitación fiel (y en serio) de todo el aparato judicial con tribunal completo e imputación de ˝crimen contra la seguridad del espíritu˝. Para el acusado se pedía nada menos que la condena a muerte. Vale la pena recordar el primer (y contudente) considerando del acta de acusación (redactada por Breton): ˝Estimado Dada oportuno contar con un poder ejecutivo al servicio de su espíritu negador -decidido ante todo a ejecerlo contra quienes amenacen poner en peligro su dictadura- toma desde hoy medidas para destruir su resistencia8˝.

  • 9 Ob. cit. p. 15

18Parece que el concepto de dictadura atraía a Breton, tanto que en su ˝Confession dédaigneuse˝ con que se abre su libro Les pas perdus, no tiene reparo en atribuir a Dadá la consigna ˝dictature de l'esprit˝9, aunque todos sepan que nada fue más ajeno a Dadá que proponer sistema alguno, principiosestables, reglas, deberes, obligaciones, dogmas, propósitos deliberados y constantes.

19Sobrepasa mis facultades imaginar la manera de ejercer una ˝dictadura del espíritu˝. No es este tampoco el lugar para rastrear la derivaciones -en la teoría y en la práctica de los surrealistas- de tal ˝estado de ánimo˝ originado por una ˝imagen poética˝, al decir de Aragon. Se me permitirá al menos dejar constancia de mi rechazo de toda dictadura, la del proletariado (todavía posibilidad teórica), de un partido, una oligarquía, una multitud o un mandamás cualquiera. En especial, de esa ambigua (y por ello más temible) ˝dictadura del espíritu˝.

***

20El preámbulo ha sido extenso pero (a mi juicio) necesario. Las figuras o personajes de la comedia (o de la historia) no toman relieve y significación sino proyectados contra el ambiente y el entorno que las circunstancias y la fatalidad les asignaron. Reconozco también que -a pesar de lo dilatado- la disertación resultó (con todo) somera, insuficiente, parcial y arbitraria. Menos aceptable, sin embargo, hubiera sido la presentación sobre un escenario desnudo o inexistente. Estos fragmentos servirán, quizás, como abreviaciones recordatorias que cada quien descifrará y completará de acuerdo a sus conocimientos y su fantasía.

***

21No quisiera pasar a mi otro tema sin apuntar de pasada a un hecho -tenido poco en cuenta- y que no sólo dio cariz especial al comportamiento de grupos e individuos, sino tuvo influencia determinante en el desarrollo de los acontecimientos sociales, políticos (y literarios) de los decenios subsiguientes.

  • 10 Véase nota 4, p. 719.

22En 1925 -anota el antes citado Lefebvre- cesa el impulso de la ola revolucionaria que tuvo su manifestación cimera cuando los soviets se apoderaron del poder en el antiguo imperio de los zares. La resaca, es decir, la reacción ha tomado su lugar, tanto en Rusia como en los demás países. Lo trágico es que nadie tomó conciencia de esta situación. ˝En ese momento -escribe Lefebvre- los poetas y los filósofos que rehusan el estado de cosas comulgan y difunden la misma ilusión, creen que entran en lo posible. En 1925 el horizonte parecía dilatarse luminosamente cuando en realidad se cerraba˝10. Aclaro: se engañan adrede y esperan -creyentes y aturdidos- que no tardarán en abrírseles de par en par las puertas del paraíso.

  • 11 Véase una descripción de la escena bufa representada por Dali cuando se le pidieron cuentas por su (...)

23La falta de videncia en quienes pretendían arrogársela es tragicómica, por no decir grotesca. Los apóstoles de lo irracional, los teóricos de la irracionalidad son arrollados por los practicantes insolentes de la irracionalidad más destacada, sangrienta y nefanda. El señor Dali, que había predicado (paradójicamente) ˝la conquista de lo irracional˝, cambió prestamente de posta, llevado por su olfato sutil de mercante catalán que husmeaba desde lejos las pestilenciales emanaciones. Tiene entonces el cuajo de proclamarlo con desfachatez dentro del mismo grupo surrealista11. Le tocó ser uno de los primeros artistas ˝de vanguardia˝ en aceptar y ensalzar a los nuevos amos difusores de una irracionalidad manida, peligrosa, mortífera. Los monstruos de lo irracional seapoderarán decasi toda Europa; esparcirán sus miasmas por el mundoy desenfrenarán guerras civiles e internacionales con su secuela de las más grandes hecatombes y genocidios que registren los anales históricos.

***

24Al desembarcar Moro en Francia en septiembre de 1925, no tenía mucha conciencia de lo que le aguardaba en la ciudad ˝emporio de las artes y las letras˝, y menos barrunto alguno de las experiencias de todo tipo a que se vería sometido durante sus ocho años de permanencia en el país. Deseaba exponer las pinturas y dibujos que llevaba en sus maletas y anhelaba especialmente tener la oportunidad de aprender y practicar la danza, el arte que más le atraía y para el cual se reconocía dotado.

25No repetiré aquí la parca información que poseemos acerca de los quehaceres, las amistades, las venturas y desventuras de Moro en sus primeros contactos con el nuevo ambiente. De entrada no se sintió cómodo; fue penosa la aclimatación, según alguna vez me comunicara él mismo. La vaguedad e incerteza de los datos se acrecienta cuando se trata de reconstruir su aproximación al grupo surrealista.

26No es inútil comprobar en este punto que se adjudica actualmente al Surrealismo buena cantidad de obras y sugerencias que modificaron radicalmente el panomara poético y artístico de este siglo (esa misma actividad que ellos no juzgaban válida en relación con las pretensiones y aspiraciones a las que conferían vigencia exclusiva); sin embargo, en 1925 no constituían sino un grupo reducido, con pocos miembros estables, y que a pesar de sus provocaciones y hábil manejo de los medios de publicidad, no tenían acceso sino a un público escaso. (Prueba de ello es el número limitado de ejemplares a que fueron tirados tanto sus libros como sus revistas).

27El ambiente cultural parisino era en esos años (como todos sabemos) el más rico, avanzado y variado que pudiera ofrecer ciudad alguna en la tierra. Orientarse entre la multitud de prestigios consagrados y las nuevas tendencias, escuelas y grupos equivalía a penetrar en el gran laberinto que encerraba todas las atracciones y maravillas imaginables.

28Había un contraste descomunal con la mediocridad pueblerina del ˝último rincón del mundo˝ -de acuerdo a la calificación de Moro-, aunque hay otra (soez) de Ernesto Sábato que tal vez le convendría mejor pero que no me atrevo a repetir ante ustedes. En todo caso, esa insistencia en el menosprecio con un intervalo de más de treinta años (o de cuarenta o cincuenta -ya no sé calcular-) probaría que el aumento demográfico y la dispersión caótica de la ciudad no la eximen de una fama poco halagüeña y anulan sus hipotéticas pretensiones culturales y su aspiración a ser todavía una de las ˝perlas del Pacífico˝.

  • 12 Véase nota 1. p. 166.

29La curiosidad alerta de Moro por la poesía y la pintura tuvo alimento abundante para saciar su apetito. Preferencias nacidas entonces no fueron pasajeras. Siempre que podía, Moro insistía en su deuda con Gustave Moreau y Odilon Redon. (A propósito de este último, cabe indicar que nada menos que el Gran Gurú de varias generaciones de artistas contestatarios -el siempre enigmático Duchamp- lo admitió como predecesor). Habiéndosele pedido que confirmara el antecedente de Cézanne en su obra, Duchamp respondió: ˝Estoy seguro que la mayor parte de mis amigos dirían eso y yo sé que se trata de un gran hombre. Sin embargo, si tuviera que indicar mi punto de partida, yo diría que fue el arte de Odilon Redon˝12.

  • 13 En: La prensa, Lima, 23 de abril de 1944. p. 8.

30Por lo que respecta a la producción poética de Moro, Mme. Noulet enumeró, al comentar Le Château de grisou13, las influencias principales perceptibles, juicio en gran parte extensible a la obra posterior, aunque con matices y sin olvidar que las influencias (como remarcó la misma crítica) no excluían ni lo peculiar ni lo genuino.

  • 14 Edición bilingüe. Traducción de Armando Rojas. Libros Maina, Madrid, 1987.

31Aquí voy a ocuparme en ciertas características de la poesía de Moro entre 1930 y 1940, lo que permitirá tal vez perspectivas diversas de aproximación. Consideraré La tortuga ecuestre, pero sobre todo Ces poèmes..., recientemente aparecido en Madrid al cuidado de André Coyné14, y otros poemas del mismo período dispersos en revistas.

32Las fechas antes mencionadas coinciden más o menos con las de la asociación de Moro con el grupo y con la colaboración y correspondencia posterior, ya sea en Lima o en México.

33Moro debió haber sido lector temprano de libros de los surrealistas. Dos de los poemas en español anteriores a 1930 llevaban como epígrafe sendas citas de Aragon y de Eluard. Empero, el gran impulso y una inspiración nueva datan de su inserción en el movimiento. Se puede presumir que los primeros contactos personales no fueron anteriores a 1932. Al menos, en el verano europeo de ese año está fechada la carta de Eluard que Coyné ha reproducido en su nota informativa de la edición madrileña de Ces poèmes..., la serie ordenada por Moro pero carente de título y que reúne poemas escritos en París y Lima entre 1930 y 1936.

34Lo que de inmediato sorprende al hojear las páginas del libro es la insistencia de Moro en rendir homenaje a Breton y a Eluard, colocados en un mismo elevado nivel de admiración y afecto. No sólo todo el libro lleva una dedicatoria liminar que brinda la obra entera a los dos poetas amigos, cuyo texto es conmovedor :

˝Estos poemas y su sombra consecuente
y su luz consecuente están dedicados
a André Breton
a Paul Eluard
con la admiración sin fin de
César Moro˝

35sino que hay dos homenajes -dos largos poemas- uno para Breton y otro para Eluard. Como si no fuera suficiente, un poema más (en prosa éste) lleva un encabezamiento sorpredente :

˝A André Breton y Paul Eluard desde
siempre y para siempre˝.

  • 15 Nueva York. Vol.3, n°3, julio-septiembre de 1980. p. 60.
  • 16 El sentido implícito de tal actitud no escapó a Bretón, al menos es lo que deduzco de su observaci (...)

36Aún no está completa la lista: el largo y hermosísimo poema en prosa cuya traducción española apareció en la revista Escandalar15, titulado ˝Renombre del amor˝ y fechado el 20 de agosto de 1933, igualmente está dedicado a ˝André Bretón, a Paul Eluard˝16.

37Me pregunto el porqué del fervor, la exageración, la vehemencia, la insistencia. Moro era desmedido en la expresión de sus pasiones. ¿Aplicaba tanbién la desmensura para hacer patente el grado de su afecto, de su entrega total a la amistad? Me intriga el minucioso cuidado puesto en repartir equitativamente alabanza y respeto entre los dos poetas. Si se hace un homenaje a Breton, otro de iguales o parecidas proporciones ha de ser ofertado a Eluard. Aquí se barrunta un mensaje. Se diría que Moro reconoce que han ocurrido dos encuentros decisivos en su vida de aquellos años, que ha sido iniciado y el neófito doblemente aceptado por la poesía y por la amistad. Quizás para Moro cuenta más que su introducción en el grupo lo que debe a las revelaciones poéticas del uno y el otro y, por otra parte (conjuntamente), al trato amistoso que recibió de ambos.

38Yo sé que Breton era fascinante y tenía conciencia de sus dotes de seducción, siempre atento a renovar y ampliar los vínculos establecidos con sus amigos. Era fiel con sus fieles (se dice). Era la sorpresa y la continuidad. La dedicación y la exigencia. De Eluard no sé más que lo que a veces me dijeron sus poemas (los de la primera época, se entiende). Lo conozco entonces por su otra voz, mejor expresado: por la voz que se había encarnado en el poema (no necesariamente identificable con la suya propia). Mi amigo el poeta Sherry Mangan (no creo haberlo referido antes) desconfiaba de él. Yo no tengo elementos de juicio (del que renegó de la poesía no es cuestión aquí). Ahora recapacito, empero, y me viene a la memoria que Moro había sentido predilección especial por Eluard. Una de sus pinturas de los años 30 tenía por nombre: ˝Cuadro sin título con la inscripción Eluard˝. Moro había igualmente hecho enmarcar una carta que le había dirigido Eluard (por desgracia no recuerdo su contenido). Tal muestra de deferencia era rara en él.

  • 17 Véase nota 2, p. 44.

39Sí, debía ser subyugante y reconfortante tener como amigos a dos de los poetas más dignos de devoción, disfrutar alguna vez, quizás, del privilegio de oír a ellos mismos leer sus poemas, para lo cual (conforme es sabido) estaban generosamente dotados. Según la leyenda, la lectura en alta voz de Breton era equiparable a las proclamaciones del oráculo. No importa lo que leyera -relata Duits-. Podía ser el elenco telefónico, el efecto era siempre extraordinario y turbador17.

***

40Siento que me he desviado del punto principal que quería exponer, seguramente más importante que el tema de unas dedicatorias multiplicadas.

41El conocimiento reciente de los poemas franceses de Moro de los años treinta me ha revelado la continuidad entre ellos y la breve serie española de La tortuga ecuestre. En unos y otros campea la misma virulencia de tono y de imágenes. Sus poemas son la mayoría de amor, han sido escritos para celebrar el Renombre del amor. Estimo que este título es aplicable a toda la obra de Moro de esa época. Renommée de l'amour figuraba sobre el poema que apareció en Le surréalisme au service de la Révolution; el mismo título fue conferido al poema en prosa antes mencionado (entiendo que hay otra versión intitulada igual). Pero la representación del amor en los poemas de Moro es a menudo espantable: se desencadenan cataclismos, reinan el asesinato, el incesto, las hecatombes. Se sospecha que para Moro lo ideal sería que los amantes se devoraran mutuamente.

42No creo que exista en la poesía surrealista en cualquier idioma ni en otras poesías de diversa índole, un tono tan violento e igualmente tan impositivo. Uno queda después de la lectura triturado y pisoteado por las fieras salvajes del amor, desconsolado por el hálito infernal que despiden el poema, el amor y la belleza. Son los extremos demenciales requeridos para que estalle el relámpago que unirá, destruirá y regenará a los amantes.

43Los paroxismos de ira de que es capaz la poesía de Moro tampoco creo que tengan equivalente en las literaturas conocidas. Me atrevo a citar (aunque no sabré transmitirlo adecuadamente) uno de esos trozos alucinantes.

˝Había que destruir el amor abominable que todavía nos arrastra, habría que destruir todo hasta las cenizas, hasta la sombra, para nunca volver a comenzar, para hacer desaparecer esta vergüenza que significa existir aunque sea un instante.
Vivo lejos de lo que amo, uno tiene el valor, eso se llama valor de vivir a pesar de todo, encuentro gente en la calle, hay personas que me estiman o no, digo buenos días, soy todavía libre, es decir, no estoy ni en galeras ni en un manicomio, vivo aun entre seres normales, presumo que tengo amigos, en la calle me comporto como todos.
Soy lo bastante ruin para conservar algunos sentimientos humanos. Mi vergüenza no me ha reventado las venas, el mal que me matará lo llevo conmigo, duermo, hago como tú, vecino o amigo.˝

44Este fue un fragmento de ˝Con motivo del año nuevo˝ del libro Estos poemas..., traducido por Armando Rojas. El poema termina en esta forma:

˝Que los que aman la vida salgan de sus cuevas y tomen partido. Ah!, os aseguro que no me engancharéis a vuestros placeres imbéciles pues no me gusta comer ni beber ni hacer el amor. He aquí lo que me hace distinto de vosotros, no me gusta divertirme, no me gusta nada.˝

45El poema está fechado en París, marzo de 1930. En los libros posteriores -Le Chateau de grisou, Lettre d'amour, Trafalgar Square, Amour á mort- la vena poética, al profundizarse, parecería apaciguada. Mases un efecto engañoso: la angustia y la desesperanza han retenido el curso que brama sordamente por estallar y romper las riendas que lo sujetan.

***

46Es desconcertante pensar que una poesía tan desgarradora fuera la obra de un ser que nos acogía con aparente buen ánimo y que no se permitía (por lo general) con nosotros sino bromas de un humor sutil, aunque a veces (es verdad) terriblemente hilarante.

47Sin quererlo he soltado la liebre : Moro se divertía (cuando pintaba), nos divertía a su antojo; pero era temible en la ira y en el rencor. Tuve la suerte de ser su amigo y de disfrutar con frecuencia de su amenidad y de su fantasía, siempre de su afecto.

48No creo que vuelva a conocer a otra persona como él.

Notes

1 Citado en Marcel Duchamp. Catalogue raisonné, rédigé par Jean Qair. Musée National d'Art Moderne - Centre National a Art et de Culture Georges Pompidou. Paris, 1977. p. 164.

2 Charles Duits. André Breton a-t-il dit passe, Paris, 1969. p. 130-131.

3 ˝Le surréalisme quand même˝. In: La Nouvelle Revue Française, Paris, 1er avril, 1967. p. 903.

4 ˝1925˝. en: La Nouvelle Revue Française, Paris, 1er avril, 1967. p. 712-713.

5 Ob. cit. p. 715.

6 La grande saison Dada 1921. Cita de Michel Sanouillet Dada à Paris. Paris, 1965. p. 239 (el subrayodo es mio).

7 ˝Caractères de l'évolution moderne et ce qui en participe˝, en: Les pas perdus. Paris, 1924. p. 207.

8 M. Sanouillet. Ob. cit. p. 259. 9)Ob. cit. p. 15.

9 Ob. cit. p. 15

10 Véase nota 4, p. 719.

11 Véase una descripción de la escena bufa representada por Dali cuando se le pidieron cuentas por sus alabanzas de Hitler. en: The History of Surrealist Painting by Marcel Jean with the collaboration of Arpad Mezei, New York, 1967. p. 220.

12 Véase nota 1. p. 166.

13 En: La prensa, Lima, 23 de abril de 1944. p. 8.

14 Edición bilingüe. Traducción de Armando Rojas. Libros Maina, Madrid, 1987.

15 Nueva York. Vol.3, n°3, julio-septiembre de 1980. p. 60.

16 El sentido implícito de tal actitud no escapó a Bretón, al menos es lo que deduzco de su observación en una carta a Tristan Tzara (19 de julio de 1932): ˝Eluard y yo hemos recibido sendos poemas de Moro, alguien que sabe agradecer˝. En: M. Sanouillet. Ob. cit. p. 458.

17 Véase nota 2, p. 44.

© Institut français d’études andines, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr