Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Democracia, etnicidad y violencia política en los países andinos

 | 
Alberto Adrianzén
, 
Jean-Michel Blanquer
, 
Ricardo Calla Ortega
, 
et al.

I. Democracia y partidos políticos

1. Raíz auge y decadencia del bipartidismo colombiano

Pierre Gilhodes

Texte intégral

1. Recuento histórico

1La historia de los partidos políticos en Colombia no difiere mucho de la de sus pares en otros países del subcontinente. Grupos de gente pudiente e intelectuales se reparten en dos bandos, liberales y conservadores, agrupándose en torno de algunas ideas básicas propias de hace 150 años: clericalismo y laicidad, unitarismo y federalismo, orden o evolución. El lenguaje de estos grupos se radicaliza a la luz de las ideas de la revolución francesa de 1848, “la primavera de los pueblos”. En este rápido recuento cabe mencionar que no es totalmente cierta la asociación que comúnmente se establece, por un lado, entre el Partido Conservador y los terratenientes y, de otro, entre el Partido Liberal y una burguesía urbana incipiente.

2Igual que en otros países –Chile y Perú, por ejemplo– en Colombia un grupo de liberales adopta la terminología radical. Pero, a diferencia de esos países, los radicales son aplastados en dos guerras civiles, 1885 y 1899-1902, dejando el campo libre a los liberales ortodoxos, que bajo varias etiquetas empiezan un largo período de colaboración con los conservadores en el poder (Regeneración, Unión Republicana…). No se produce la segmentación del núcleo liberal por su izquierda y, al contrario, los liberales son los que absorben regularmente las fracciones que surgen a su izquierda. Las guerras civiles son múltiples, pero sólo en una de ellas, en 1861, triunfa la insurrección.

3En el siglo xix los liberales y liberales-radicales, al propiciar la federación, detienen el proceso centrífugo del separatismo. Al contrario, la victoria de los unitarios en 1885-1886 provoca la secesión de Panamá: un drama para la conciencia nacional algo semejante a lo que fue la generación del 98 para España.

4El paso del poder de un partido a otro se produce regularmente – 1884, 1930, 1946 – por división del partido dominante.

5Los dos partidos existentes son todo menos doctrinarios, enrolan a las masas rurales, a los artesanos en chusmas fanatizadas dispuestas en todo momento a descuartizar al “otro”. La tolerancia no es una virtud que se cultive con afán. Hacia 1930, sin embargo, las ideologías se remozan parcialmente. Los liberales se impregnan de ciertos conceptos de la revolución mexicana, de la reforma de Córdova, de la república de Weimar y, posteriormente, de la república española, la de 1931 a 1934. Por su parte, los conservadores se nutren los unos de la Encíclica Renim Novarum, los otros del fascismo o del salazarismo. De esta manera en estos años nacen las dos fracciones que competirán en el ámbito de la derecha: de un lado, un social conservadurismo simbolizado entonces por Mariano Ospina y, de otro, un autoritarismo personalizado en Laureano Gómez. Esta fractura es definitiva en Colombia, a pesar de que las dos fracciones usen a menudo la misma bandera azul.

6En estos años 30, que constituyen el comienzo de la modernidad en Colombia con Alfonso López, surge primero al lado —entre los liberales y un Partido Comunista pequeño y de comportamiento muy liberal— y luego dentro del liberalismo un movimiento nacional revolucionario que bebe de las mismas fuentes de lo que será el APRA y luego Acción Democrática. Lo acaudilla Jorge Eliecer Gaitán, rodeado de un grupo de intelectuales. Este es el primer movimiento que actúa de cara a las masas y que piensa en una organización política moderna. Poco después Gaitán es asesinado y la sublevación espontánea que se produce se va a transformar en una revolución frustrada, cuya violencia palia la falta de programa del movimiento.

7La violencia resultante es más rural que urbana, se alimenta de la desintegración de las comunidades rurales y desborda a los clubmen de ambos partidos, que no ven otra solución que la delegación del poder a los militares en 1953. Esta delegación será revocada en 1957 cuando se piensa haber encontrado la panacea con la creación del Frente Nacional, una coalición de los partidos con un marcado carácter excluyente: entre ellos se reparten el poder según normas rígidas establecidas por ellos mismos. La tarea de reducir los últimos focos de bandoleros demoraría todavía algunos años más.

El Frente Nacional

8Si hubiera durado sólo unos pocos años la coalición habría sido una forma de superar la crisis de los partidos. Su perpetuación, en cambio, fue un error mayúsculo. Se eliminó la competencia partidista. Los acuerdos de cumbre empezaron a decidir la alternancia en el poder.

9Los programas de banalizaron y en la asociación partido del orden-partido del progreso se impuso el primero de ellos en materia política. La competencia se volvió intra-partidaria: disputa entre las dos fracciones conservadoras y aparición de una izquierda liberal hostil al Frente Nacional. El cogobierno dejó fuera a importantes sectores de la población. Es el caso de los campesinos recién urbanizados, que en los años 60 se volcaron hacia un efímero, confuso pero poderoso movimiento político: la Alianza Nacional Popular.

10Un sector liberal — acaudillado por Carlos Lleras — concibió una política de desarrollo centrada, entre otros elementos, sobre la reforma agraria. La coalición de sus opositores lo derrotó y en 1972 se pactó, al contrario, una estrategia de desarrollo centrada en las propuestas del economista Lauchlin Currie, las cuales han sido aplicadas hasta hace poco. Esta estrategia, que inspiró varios planes de desarrollo después de 1970, aceleró deliberadamente la expulsión de los campesinos y le creó un terreno favorable a los movimientos guerrilleros surgidos luego de la ofensiva militar desencadenada por el gobierno de Valencia en 1964-1966 contra las agrupaciones de campesinos radicalizados.

11Las últimas consecuencias del Frente Nacional se siguen sintiendo en Colombia: autonomía de las fuerzas armadas; paridad liberal-conservadora en la administración de justicia; transformación de la competencia programática entre los partidos en una práctica de seducción clientelista a la ciudadanía; fosilización de los partidos, a partir de la relativa dificultad para rejuvenecer sus cogollos dominantes; por fin, pérdida de legitimidad del sistema político que se hizo manifiesta a comienzos de la década. Una señal de esta pérdida de legitimidad fue la creciente desafección de la población hacia las elecciones. En muy contadas ocasiones la participación superó el 50%, llegando incluso a bajar hasta un 16% de la población electoral. Una proporción grande de la población no se interesa, no hace suyos los ritos democráticos: son otra sociedad, un país en el interior del país, un país del cual poco se sabe; su sistema de valores, su cultura es otra.

12La crisis del Frente Nacional hizo pensar en la necesidad de su desmontaje, pero una vez que los gobernantes decidieron llevarlo a cabo su realización fue excesivamente larga, como si ellos mismos estuvieran asustados frente a las perspectivas del cambio. El mérito del cambio de rumbo le corresponde al presidente Betancur, elegido en 1982, y a su Ministro de Gobierno (interior) Rodrigo Escobar, quienes quisieron implementar una reforma política (en 1985 Betancur llegó, incluso, a pensar en un referéndum). Su sucesor Virgilio Barco también se percató de la necesidad de la reforma política y quiso consultar al pueblo en 1988. Sin embargo, su intento fracasó frente a los intereses creados (nunca controló a su partido liberal) y frente al desarrollo del narcotráfico.

13Los partidos, con una sola excepción, eran los primeros en negar la crisis. Se acomodaban a la situación y, cuando se agudizaban los conflictos, pedían mano dura a los militares.

14No obstante lo dicho, es claro que durante la década del 80 empieza un complejo proceso de legitimación política que, en julio de 1991, desembocará en la promulgación de una nueva Constitución.

2. Naturaleza de los partidos

15Los dos partidos funcionan como un sistema. Se necesitan el uno al otro. La desaparición de uno de ellos significaría probablemente la desaparición del otro, que al volverse dominante tendería a fragmentarse. Es un juego bipolar que difícilmente admite terceros —no les deja espacios— y que mezcla elementos de competencia y de rivalidad. No entender esto, limitaría el interés del análisis de cada uno de ellos.

16No hay organización, no son permanentes en su actividad. Sus estatutos obligan poco, su jefatura real está a menudo fuera de la formal. Si uno se acoge a las definiciones contrapuestas de Duverger y Lavaud, no serían partidos. Sin embargo, existen.

17Dentro de una cultura política peculiar, la del bipartidismo colombiano, la del legalismo quisquilloso y de las vías de hecho espeluznantes, se presentan en realidad como subculturas. No son totalmente vacíos y ofrecen a la población algunos valores normativos. Al respecto, cabe mencionar que entre estos valores tienden a desdibujarse los religiosos, que eran atributos fundamentales del conservadurismo, lo cual contribuye al debilitamiento de este partido. De otro lado, los valores laicos que hubieran podido ser ofrecidos a través de la educación estatal son también muy débiles y esto explica un poco la realidad de un país sin valores, a la que antes se aludía. Con todo, el liberalismo es el partido del pueblo, de la chusma que está a la expectativa del cambio; en contraposición, los conservadores privilegian la ley y el orden.

18Una paradoja de la historia del último medio siglo del bipartidismo colombiano es la diferencia electoral entre los dos partidos. Desde 1932 y con dos excepciones anómalas —1949 (la represión), 1982 (Belisario Betancur) — el liberalismo es el partido mayoritario. Su promedio histórico es de 56% de la votación, con tendencia a crecer hasta el año pasado; mientras que los conservadores tienen un promedio de 40%, con tendencia a la baja. Razón de más para subrayar otra vez lo anormal del Frente Nacional. Esta diferencia en la votación se hizo más notoria a partir de 1986. A la vez, evaluando los resultados electorales, se nota el poco espacio dejado a terceros partidos.

19No se vaya a pensar, sin embargo, que estas votaciones expresan una lealtad hacia los partidos; los porcentajes apuntados resultan de la suma de quienes en distintos momentos y bajo distintas circunstancias se reclaman de una o de otra etiqueta.

20Los dos partidos o, repitámoslo, las dos subculturas no son simétricas. No hay un conservadurismo sino dos. A veces aparecen unidos en cortas coaliciones, pero es más frecuente encontrarlos separados: direcciones, finanzas, candidaturas... La confrontación entre social-conservadores y ortodoxos ha sido a menudo muy dura. La base social de cada uno de ellos es heterogénea, como en todos los casos; sin embargo, presenta características peculiares. Ambas fracciones eran rurales: más de regiones del complejo latifundio-minifundio la fracción ortodoxa de la familia Gómez; más de los pequeños cultivadores de café la fracción de los social cristianos.

21Los ortodoxos han sabido penetrar la burocracia estatal y mantener allí poderosas posiciones. Por su parte, desde hace diez años los social cristianos, asesorados por la CDU alemana, han comprendido que era vital el vuelco hacia las ciudades. Sin embargo, lo que lograron, de un lado, Belisario Betancur en las elecciones de 1982 y, de otro lado, en Bogotá, Andrés Pastrana en 1988 no parece corresponder a los ingentes esfuerzos emprendidos.

22Los liberales son tan caudillistas como los conservadores. Al respecto, las familias, en particular las presidenciales, desempeñan un papel de primer orden con sus odios, rencores, pequeñas frases, puyas, etc.

23Existen matices entre los liberales, cuyos estatutos dicen explícitamente que son una coalición de matices de izquierda. Pero el espectro político liberal es muy amplio: puede arrancar a la derecha de los conservadores para terminar lejos, a la izquierda del espectro político. Hay liberales, neoliberales, liberales social demócratas, viejos radicales, etc. No obstante, lo que llama la atención, más que estos matices, es la articulación regional liberal, consecuente con la vieja afirmación federalista. Los liberales de una región actúan con plena autonomía, respondiendo a sus jerarquías locales y coincidiendo sólo por conveniencia con los dirigentes nacionales. De la misma manera actúan sus representantes en el Congreso. El partido funciona como una federación de partidos regionales, que una mirada superficial puede confundir con un desgreño del liberalismo.

3. La crisis reciente

24Para algunos, los partidos parecían obsoletos, para otros resultaban excesivamente alejados de la realidad del país y, más aún, totalmente corruptos. Lo que hizo crisis, sin embargo, fue el sistema político completo.

25No será seguramente el único indicador de la crisis, pero el sostenimiento de guerrillas por toda la geografía nacional y la consiguiente búsqueda de la paz, primero por la victoria militar y luego por el diálogo y el compromiso histórico, lanzó a Colombia a la búsqueda de nuevos rumbos.

26Se avanzó más en materia de relegitimización política que en otros aspectos. En virtud de ello, Colombia se dotó de una Constitución que soporta una lectura democrática. La verdad es que no ocurre exactamente lo mismo en materia económica y social, donde las corrientes dominantes no facilitan precisamente la democratización.

27En este proceso los últimos gobiernos consideraron necesario, a partir de 1985, institucionalizar los partidos por la vía de la ley. Sin embargo, el esfuerzo de introducir un mínimo de disciplina (en materia de estatutos, organizaciones de distinto nivel, finanzas y sobre todo de candidaturas) fue sistemáticamente burlado por los caciques políticos. El actual gobierno a comienzos de su mandato presentó a consideración del Congreso un proyecto de ley de partidos que no llegó a ser aprobado, tal vez por ser más estricto que la ley de 1985.

28Tiempo después la nueva Constitución logra institucionalizar los partidos por vez primera. Así el artículo 107 del texto constitucional garantiza a todos los nacionales el derecho a fundar, organizar y desarrollar partidos y movimientos políticos, así como la libertad de afiliarse a ellos o de retirarse.

29También se garantiza a las organizaciones sociales el derecho a manifestarse y participar en eventos políticos.

30El artículo 108 establece que el Consejo Nacional Electoral reconocerá personería jurídica a los partidos o movimientos políticos que se organicen para participar en la vida democrática del país, cuando comprueben su existencia con no menos de cincuenta mil firmas o cuando en la elección anterior hayan obtenido por lo menos la misma cifra de votos o alcanzado representación en el Congreso de la República.

31En ningún caso la ley podrá establecer exigencias en relación con la organización interna de los partidos y movimientos políticos. Tampoco podrán obligar a afiliarse a ellos como requisito para participar en las elecciones.

32Los partidos y movimientos políticos con personería jurídica reconocida podrán inscribir a sus candidatos en las elecciones sin requisito adicional alguno. Dicha inscripción deberá ser avalada por el respectivo representante legal del partido o movimiento o por quien éste delegue. Los movimientos sociales y grupos significativos de ciudadanos también podrán inscribir candidatos.

33La ley establecerá los requisitos necesarios para garantizar la seriedad de las inscripciones de candidatos.

34La personería de que trata el presente artículo quedará extinguida en caso de no obtener el número de votos mencionado o de no haber alcanzado en la elección anterior representación como miembros del Congreso.

35Se perderá también dicha personería cuando en los comicios electorales que se realicen en adelante el partido o movimiento político respectivo no obtenga a través de sus candidatos por lo menos 50,000 votos o no alcance la representación en el Congreso de la República.

36Por su parte, el artículo 109 señala que el estado contribuirá a la financiación del funcionamiento y de las campañas electorales de los partidos y movimientos políticos con personería jurídica. Los demás partidos, movimientos y grupos significativos de ciudadanos que postulen candidatos se harán acreedores a este beneficio siempre que obtengan el porcentaje de votación que señale la ley.

37La ley podrá limitar el monto de los gastos que los partidos, movimientos o candidatos puedan ralizar en las campañas electorales, así como la máxima cuantía de las contribuciones individuales. Los partidos, movimientos y candidatos deberán rendir públicamente cuentas sobre el volumen, origen y destino de sus ingresos.

38De acuerdo con el artículo 111, los partidos y movimientos políticos con personería jurídica tienen derecho a utilizar los medios de comunicación social del estado en todo momento, conforme a la ley. La ley establecerá asimismo los casos y la forma como los candidatos debidamente inscritos tendrán acceso a dichos medios.

39El artículo 112 establece que los partidos y movimientos políticos que no participen en el gobierno podrán ejercer libremente la función crítica frente a este y plantear y desarrollar alternativas políticas. Para estos efectos, salvo las restricciones legales, se les garantiza los siguientes derechos: acceso a la información y a la documentación oficiales; uso de los medios de comunicación social del estado de acuerdo con las representación obtenida en las elecciones inmediatamente anteriores para el Congreso; réplica en los medios de comunicación del estado frente a tergiversaciones graves y evidentes o ataques públicos proferidos por altos funcionarios oficiales, y participación en los organismos electorales.

40Los partidos y movimientos minoritarios tendrán derecho a participar en las mesas directivas de los cuerpos colegiados, según su representación en ellos. Una ley estatutaria regulará íntegramente la materia.

41Tardará algún tiempo para que estas normas se hagan realidad. En este proceso, tan importante como la Constitución sería un reglamento del Congreso que introduzca cierta disciplina en la labor partidaria. En efecto, en la actualidad los partidos violan el espíritu de la ley electoral y los miembros de las asambleas no están sometidos a organización de fracciones o grupos cohesionados. Esta anarquía (¿voluntaria?) perturba y pervierte gravemente las elecciones previstas para el 27 de octubre próximo. Un solo ejemplo: en estas elecciones por primera vez el Senado se elegirá por circunscripción nacional. El Movimiento de Salvación Nacional de Alvaro Gómez, hijo de Laureano Gómez, inscribió una sola lista, así como la Alianza Democrática M-19; pero el Partido Social Conservador inscribió 27 listas y el Partido Liberal 96. Para elegir 100 senadores encontramos un total de 144 listas inscritas. La operación pervierte el propósito de las reformas del sufragio: cubículo o cámara secreta y tarjeta única, que, a la vez, querían hacer realidad el voto secreto y más clara la libre decisión del elector.

42Pero esta atomización, que ha ido creciendo en la década del 80 hasta hoy día, muestra también que los partidos están sin mando nacional o departamental, en la anarquía.

43Más allá de la introducción del voto secreto, que no existía en Colombia y que es una medida de gran trascendencia para derrotar el fraude y las presiones indebidas sobre los ciudadanos, allí se ve el estado real y triste de los partidos: reducidos a maquinarias electorales, sin jerarquía legítima y carentes de todo programa. Las cosas funcionaron mientras el voto estuvo cautivo por la fuerza o por las lealtades ya descritas; dejaron de funcionar cuando apareció y creció, primero en las grandes ciudades, un voto llamado de opinión, o sea, no atado, más dispuesto a examinar candidatos y programas.

44Buena parte de este esfuerzo de moralización política se debe al joven político Luis Carlos Galán, asesinado hace dos años pero cuyas ideas en materia política trata de hacer realidad el actual presidente.

45Reiteramos lo dicho, lo que estaba en crisis no eran sólo los partidos sino el propio sistema político. Los partidos no se podían renovar ellos mismos. Sólo podían hacerlo acompañando el movimiento participativo de la sociedad y la modernización institucional. En adelante, ¿serán capaces de hacerlo?

4. El actual sistema

46Es muy arriesgado describir un sistema en plena evolución y sobre la sola base de las elecciones de diciembre de 1990 para la Constituyente. Tanto más cuanto que el 27 de octubre se celebrarán las primeras elecciones para el Congreso según las nuevas normas constitucionales, así como, y por primera vez, la elección de gobernadores.

47Aparentemente se conformó un sistema cuadripartito. No hay que subvalorar, empero, la importancia de la aparición de nuevas fuerzas políticas.

48La elección de diciembre de 1990 fue muy poco representativa: 3’000,000 votos emitidos frente a un potencial de 15’000,000. Para octubre de 1991, las encuestas conocidas hasta el momento hacen pensar en una votación entre 4 y 5 millones de electores. Pero la campaña apenas empieza. Estas cifras de participación muestran la distancia abismal que existe aún entre una Colombia participativa y la Colombia real.

49La tradición bipartidista nunca dejó prosperar un tercer partido. En parte porque la base para éste existía en la izquierda del liberalismo. En Colombia lo que impidió la conformación de un partido de izquierda fue la existencia de la izquierda armada en la guerrilla. La guerrilla representa una izquierda arrinconada en el monte, pero, exagerando un poco el rasgo, feliz de su condición. Cualquier intento legal tropezaba con la existencia de los del monte y la necesidad de definirse frente a ellos en un clima de terrorismo fomentado por tirios y troyanos. Hasta se podría decir que la derecha “enmontonó” a la izquierda y ésta no supo eludir esta trampa mortal. Así lo demuestra la trágica aventura de la tentativa de organización de una fuerza nueva a través de la Unión Patriótica. A la UP la asesinaron los enemigos de la democracia, pero también la acabó la tentativa de salirse del dilema guerrillero.

50Las cuatro fuerzas políticas actuales son los dos partidos tradicionales — liberal (27% de los votos en diciembre de 1990) y conservador (11%) — más dos movimientos: Alianza Democrática M-19, procedente de la guerrilla del mismo nombre (27%), y el Movimiento de Salvación Nacional de Alvaro Gómez que pretende ser un movimiento suprapartidario (19%). Del Partido Conservador se acaba de desprender Andrés Pastrana para lanzar una nueva fuerza democrática.

51Al lado de estas cuatro agrupaciones quedan los restos de la Unión Patriótica, el Partido Comunista-A luchar — muy cercano a la guerrilla E.L.N. —, el Movimiento Nacional Cristiano (protestante) y otras agrupaciones étnicas o sectoriales.

52A pesar de sus esfuerzos el Partido Liberal apenas existe como partido. Sus candidatos andan en una dispersión total, cazando los residuos del sistema proporcional, y prácticamente sólo el que encabeza sus listas busca seriamente la elección. No ha formulado un programa (tampoco lo han hecho las otras candidaturas) y acepta las coaliciones más extrañas siempre que le signifiquen votos. Fracasaron las tentativas del expresidente López de introducir orden en este avispero. De todas formas obtendrá una buena proporción de votos en octubre porque todavía maneja una buena proporción del voto amarrado.

53El Partido Social Conservador está haciendo agua y la tentativa de Andrés Pastrana busca rejuvenecerlo, en particular con aportes de votación urbana.

54El Movimiento de Salvación Nacional reposa en buena parte sobre la habilidad del político experimentado que es Alvaro Gómez y sus tenientes conservadores de siempre. Ha sabido, sin embargo, atraer y promover algunas figuras nuevas en política que le dan una imagen distinta, en particular entre los sectores medios urbanos. Ejerce curiosamente cierta influencia intelectual sobre el dirigente del M-19, Antonio Navarro. En efecto, Alvaro Gómez fue secuestrado durante varios meses por el M-19, y su caso sería una ilustración al revés del síndrome de Estocolmo. Aunque disciplinado, el MSN parece sin embargo estancado.

  • 1 En los buenos resultados de 1990 pesaron la novedad, las garantías dadas por el gobierno, la finan (...)

55La Alianza Democrática M-19 reposa sobre el carisma de Antonio Navarro y sobre unos cientos de cuadros forjados en la experiencia de la guerrilla, cuya experiencia política es, por cierto, muy limitada. Cuenta con el apoyo de intelectuales de izquierda venidos de otras agrupaciones.1 No tiene organización y no se le ve ideario propio fuera de la influencia que sobre él ejerce la social democracia, en particular la española. Navarro parece dar prioridad a la campaña presidencial para 1994, donde sería candidato, subestimando las elecciones de 1991 y 1992. Sus decisiones tácticas, las incorporaciones de figuras controvertidas en sus listas, las alianzas departamentales con intereses del latifundismo beligerante hacen murmurar a sus tenientes. Pero quien se ganó la legitimidad en el M-19 es él y no ellos. El M-19 ha anunciado y postergado varias veces su intención de transformarse en partido.

56Lo que llama la atención en esta rápida descripción de las opciones políticas es la tendencia a la sustitución de los partidos por movimientos. Estos, además, son difíciles de interpretar: aparecen fuertemente cohesionados por jefes indiscutibles y pretenden representar nuevas tendencias de la opinión pública. Vagos en sus enunciados programáticos, se consideran llamados a barrer con el antiguo bipartidismo, creando uno nuevo: MSN-M-19. No se han consolidado lo suficiente como para que podamos decir cuál sería su futuro y, en particular, si son pre-partidos, como lo afirma Navarro y lo niega Gómez. Este último se inscribe nuevamente en una corriente que cree, a través de la desideologización, en la desaparición de los partidos. Las nuevas opciones políticas, en todo caso, no logran representar una ampliación de la participación política, lo que en sí mismo es ya una mala señal.

57De ser respetadas las reglas electorales, mucho más modernas y democráticas, se puede producir una liberación del electorado, pero esto tal vez no sea una realidad inmediata.

58Las dificultades del M-19 pueden abrir un espacio político de izquierda hoy no denifido, pero en el cual podrían asomarse las agrupaciones guerrilleras que actualmente negocian con el gobierno. Los acontecimientos de Moscú dificultan en Colombia, como en otras partes, la formulación de tal proyecto. Sin embargo, estas agrupaciones son conscientes que con la nueva Constitución se abre una nueva etapa política y que no acudir a la cita del 27 de octubre es quedar fuera del arco iris constitucional colombiano.

59Como se ve, si bien tenemos elementos para analizar el sistema de partidos en Colombia, es mucho más difícil comprender hacia dónde se dirige. Los dos viejos partidos tienen dificultades. No es la primera vez. Los movimientos se relacionan con tendencias internacionales a la sustitución de los viejos partidos, más o menos ideologizados, por “catch-all” partidos. Las nuevas reglas democráticas cambian también las condiciones de la evolución política. Pero la dificultad para conseguir una plena integración política de los colombianos subraya la volatilidad del sistema.

Notes

1 En los buenos resultados de 1990 pesaron la novedad, las garantías dadas por el gobierno, la financiación oficial y el uso de la televisión. ¿Se repetirán las mismas condiciones esta vez?

© Institut français d’études andines, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540