Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

De la guerra a la rebelión (Huanta, siglo XIX)

 | 
Patrick Husson

Segunda parte. La Revuelta de la Sal

Capitulo IV. Interpretación y conclusión

Texte intégral

1Como la guerra de las punas, la revuelta de la sal no escapó a la atención minuciosa de algunos historiadores, especialistas del siglo xix o de los movimientos campesinos. Todas las interpretaciones dadas a esta revuelta contienen también una parte de verdad pero la complejidad del fenómeno y la pluricausalidad de los factores que concurren en su producción hacen que ellas sean siempre parciales o parcializadas cuando privilegian tal o cual causa.

1. Política nacional y particularismo provincial

2En su monumental Historia de la República del Perú, Jorge Basadre menciona bien evidentemente la revuelta de la sal.

  • 87 BASADRE, J., 1968.

“Huanta, altivo pueblo de gallarda historia, había sido escenario de luctuosos acontecimientos en 1890 cuando querellas familiares y lugareñas estallaron al amparo de las elecciones presidenciales de ese año. Los reos y condenados de 1890 obtuvieron cargos públicos después de 1895, entre ellos Julián Abad, nombrado sub-prefecto. Cuando en setiembre de 1896 se publicó un bando sobre el estanco de la sal, los comandantes de guerrillas se apersonaron ante la subprefectura a declarar que no estaban dispuestos a pagarimpuesto sobre una materia alimenticia de primera necesidad. También pidieron la circulación de la moneda boliviana. Los indígenas se sublevaron el 27 de setiembre en número de 2,000 contra 25 hombres y mataron al sub-prefecto Abad.
A principios de octubre fue nombrado como comisionado para restablecer el orden público en Huanta elprefecto del Callao, coronel Domingo J. Parra. La división expedicionaria con 800 hombres salió de ese puerto el 5 de octubre con rumbo a Pisco en el crucero Lima y los transportes Santa Rosay Chalaco. De Pisco pasó a Ica y de allí a Ayacucho a donde llegó el 25 de octubre, era creencia en las esferas oficiales que la revuelta de Huanta obedecía a una inspiración cacerista, de acuerdo con la filiación de las mayorías populares en ese departamento. ”
87

3El proyecto de Basadre no fue, por supuesto, el de profundizar el tema específico de las revueltas indias y campesinas.

4Sin embargo el simple hecho de mencionar esta revuelta local dentro del marco de una difícil reconstitución de la historia nacional, da ya una primera clave; en efecto, permite situar este acontecimiento local dentro del marco nacional del gran reordenamiento fiscal emprendido por el gobierno de Nicolás de Piérola y ligar así esta revuelta con las dificultades de una coyuntura nacional particular. Sin embargo, Basadre no se consagra a un análisis detallado de la revuelta en sí y no da pues realmente una interpretación completa de ella.

2. “Los indios, protagonistas de vendettas feudales en la Sierra”88

  • 88 PIEL, J., 1973.
  • 89 Idem.
  • 90 Idem.

5En su artículo sobre las rebeliones agrarias del siglo xix; Jean Piel se ocupa en mostrar que “..directa o indirectamente, los movimientos de rebelión son el resultado de la permanencia y del fortalecimiento del latifundismo en tanto que institución hegemónica en el seno del organismo peruano...”89. Después de haber examinado el banditismo rural en los esclavos de las haciendas costeñas, examina enseguida la relación que se puede establecer entre las rebeliones anti-fiscales indígenas y las vendettas provincianas. Hace notar que la imposibilidad de distinguir las revueltas indígenas de las vendettas feudales es característica de la continuidad de las estructuras neocoloniales en el seno de la sociedad agraria andina... 90. Después de haber estudiado el caso de la revuelta anti-fiscal y neocolonial de Atusparia, Jean Piel procede a hacer un muy rápido examen de la agitación en Huanta:

  • 91 Idem.

6En los andes entre fines del siglo xix, hubo numerosas rebeliones antifiscales del tipo de la de Atusparia. De 1887 a 1892, las provincias de Ayacucho, Huantay Castrovirreyna se sublevan contra la “contribución personal”.
Durante el gobierno de Piérola, las provincias de llave, Huanta, Huancané, Azángaro, La Mar, etc.....se insurreccionan contra el impuesto sobre la sal o contra los abusos de los trabajos gratuitos ejecutados en beneficio de las autoridades oficiales. Siempre como en el caso de la rebelión deAtusparia, estos movimientos anti-fiscales obedecen a motivos más complejos.... Así es como las venganzas políticas en el seno del mundo criollo y mestizo peruano desempeñan un rol en las “rebeliones indígenas” del siglo
xix. Si existe una provincia en la que este caso se ha verificado de manera muy particular es el de Huanta...a fines del siglo xix... Detrás de ellos (los indios) actuaban, una vez más los agentes del general Cáceres que habían sido destituidos por Nicolás de Piérola....”91.

7La interpretación de la revuelta de la sal por Jean Piel reside pues en la utilización y la recuperación de la violencia campesina suscitada y liberada por una medida opresiva particular, por un sector no indio (en este caso los caceristas) para arreglar un conflicto extraño al mundo indio campesino. Estamos de acuerdo con Jean Piel en reconocer que estos movimientos antifiscales presentan una complejidad cierta engendrada por la pluralidad y la diversidad de los intereses que allí se enfrentan. Sin embargo, el problema permanece intacto si no se define precisamente, por un lado la naturaleza de estos intereses y las razones de su enfrentamiento, y si no se analiza más profundamente por otro lado, la articulación de estos diferentes conflictos entre ellos. La interpretación de Jean Piel es semejante pues en cierta medida a todas aquéllas que se basan en el concepto de manipulación, concepto que quedaría aún por explicitar.

3. La revuelta de la sal : Una entre tantas otras revueltas anti-fiscales

  • 92 KAPSOLI, W., 1977.

8En su libro Los movimientos campesinos del Perú de 1879 a 196592 Wilfredo Kapsoli señala bien evidentemente la revuelta de los campesinos de Huanta contra el nuevo impuesto sobre la sal.

  • 93 Idem, p. 32-33.

“Huanta 1896. Cuando en setiembre de aquel año se publicó el bando sobre “El Estanco de la sal”, los comandantes de los guerrilleros se apersonaron ante la subprefectura de Huanta a declarar que no estaban dispuestos a pagar impuestos sobre una materia de primera necesidad.
Tres meses después, más de dos mil indígenas tomaron el pueblo de Huanta resguardado por 25 gendarmes. Huanta “era una pequeña,
рею bonita, ciudad habitada por pocas familias respetables a consecuencia del terror que tenían a los belicosos indios de las alturas”. La toma delpueblo fue violenta. Dieron muerte al Suprefecto Julián Abad y a varios comerciantes, saqueos e incendios fue otra de las notas características del movimiento. Y es que “el carácter belicoso de los hijos de Huanta es tradicional y casi no hay lugar de la ciudad donde no se haya realizado algún asesinato, pues ni el templo se ha salvado de estos actos de salvajismo.
La represión del movimiento estuvo a cargo de Domingo Parra, Prefecto del Callao, quien al mando de 800 hombres provistos delas mejores armas de la época, recuperó Huanta el 2 de noviembre. Los sublevados “ocuparon los cerros cercanos y lo defendieron cumbre a cumbre sin rendirse”. Las mujeres tan valientes como sus maridos, los alentaban con gritos y aplausos. El corolario del movimiento fue teñido de “confiscaciones de ganado, cupos, saqueos, incendios, flagelaciones y fusilamientos”. Huanta “quedó devastada y sus hijos sufrieron quebranto físico y moral”
93

9El libro de Wilfredo Kapsoli censa a un muy gran número de movimientos campesinos que trata de clasificar según su naturaleza; así es como la revuelta de 1896 en Huanta figura en la categoría de las revueltas anti-fiscales. El lugar de esta revuelta en la categoría de las revueltas anti-fiscales es evidentemente reductor de la complejidad de este fenómeno y muestra el lado aleatorio de semejante tipología.

4. Conclusión

  • 94 VARESE, S., 1972.
  • 95 BASADRE, J., 1968.

10Las breves interpretaciones que acabamos de mencionar están de acuerdo en considerar al impuesto sobre la sal como la causa principal de la revuelta. No negamos que esta nueva reglamentación del Estado referente a un producto que fue siempre esencial y altamente valorizado94 en la sociedad campesina y mas aún por los criadores de ganado, haya podido generar un descontento verdadero en estos últimos. Por otro lado, en una economía tan escasamente monetarizada como la de los campesinos indios en esa época, todo nuevo impuesto, por mas módico que sea, podía constituir siempre un recargo insoportable, ser la gota que hace rebalsar el vaso. Sin embargo, hay también que recordar que poco tiempo antes de la publicación de los decretos sobre la sal, Nicolás de Piérola había abolido una carga fiscal que pesaba gravemente sobre los campesinos, la contribución personal95. Esta desgravación fiscal compensaba ampliamente al nuevo impuesto sobre la sal y debilitaba pues en cierta medida la explicación según la cual la opresión fiscal había sido la causa de la revuelta. Por lo demás, como en casi todos los casos de revueltas campesinas, el problema esencial no es tanto encontrar y aislar tal o cual causa para explicar la sublevación, sino más bien comprender por qué un mismo factor de descontento desemboca en tal región particular, en una revuelta de campesinos pero no se generaliza al conjunto de la sociedad campesina que sin embargo se encuentra sometida a la misma presión.

11Explicar igualmente la revuelta de la sal por la única y supuesta manipulación de los campesinos indios por los caceristas no indios contra los pierolistas nos parece también insuficiente, si primero no se explicita la naturaleza de la oposición entre caceristas y pierolistas. Pero sobre todo, ¿Se puede hablar de manipulación en el sentido común del término, cuando se trata de maniobrar a la población india no de una o incluso de varias haciendas, sino de enviar al combate a toda la población campesina de una región? La historia pasada y presente de las sociedades campesinas tienden más bien a mostrar que mas allá de las relaciones imterpersonales, éstas no son tan fácilmente influenciables.

12La explicación de la revuelta de la sal no puede pues, según nosotros, limitarse ni al aumento de la presión fiscal ni al complot vindicador de algunos no indios, la revuelta de la sal provino de un mecanismo mucho más complejo que trataremos ahora de resumir.

13La revuelta de la sal apenas desbordó los límites de una provincia; su explicación debía pues necesariamente pasar por la búsqueda y la puesta en evidencia de ciertas condiciones históricas, económicas, sociales o políticas que crearon en esta provincia una situación particular, y que hicieron que la revuelta estallara allí y no en otro sitio. La primera de estas condiciones residió, según nosotros, en la forma que tomaron los conflictos y las oposiciones de la sociedad blanca y dominante.

1. Los conflictos de la sociedad regional no india

14La segunda mitad del siglo xix estuvo marcada en el Perú por la penetración y el desarrollo del capitalismo occidental. Sin embargo, este desarrollo sólo alcanzó primero a ciertas capas de la población pero sobre todo sólo concirnió a ciertas regiones del Perú interesando al capitalismo de exportación. Esta especificidad del sistema engendró desigualdades económicas entre las regiones y produjo una suerte de subdesarrollo interno de algunos de ellos como Huanta. Hemos tratado de demostrar que para luchar contra esta decadencia, las aristocracias terratenientes provincianas no encontraron primero otro remedio que el de destrozarse mutuamente para acrecentar su capital de tierras y ocurrió en Huanta lo que hemos llamado El combate de los Caciques.

15Este combate de Caciques duró casi hasta el fin del episodio trágico de la guerra del Pacífico cuyo resultado político dió finalmente a uno de los clanes una victoria completa y entera. Durante diez años el clan vencedor ejerció un dominio económico y político completo sobre la región, arrojando en la oposición y en la miseria a una mayoría creciente de mestizos excluidos de la única fuente de riqueza: la tierra.

16Sin embargo para mantener esta muy desigual relación de fuerza numérica entre este clan monopolizador del poder y de la fortuna y el resto de una población numerosa y pauperizada, los caceristas tuvieron constantemente que apoyarse en la fuerza que les había dado en parte la victoria: la sociedad india campesina. ¿Por qué y cómo la sociedad india campesina de Huanta asumió la función un poco paradójica de mantener en el poder y defender a una minoría de grandes terratenientes? Este aspecto contribuyó sin duda a una segunda particularidad de esta 'provincia.

2. Las ilusiones de la sociedad india campesina

17De 1860 a 1883, la sociedad india campesina fue arrastrada en el combate que se libraba entre la aristocracia terrateniente regional. Los primeros años de la guerra del Pacífico no parecieron cambiar gran cosa en la situación de los campesinos de Huanta, a no ser, un cierto aumento de las presiones sobre su economía. Pero, en 1883, la presencia del general Chile en el Perú se tornó concreta para los indios campesinos de Huanta con la llegada de la expedicion Urriola. No retomaremos aquí todo el camino que condujo a lo que hemos llamado la cacerizacion del campo, pero formularemos algunas hipótesis sobre las consecuencias que ella pudo tener. Hasta 1883, la sociedad india campesina de Huanta había estado excluida de toda decisión referente a la región. Luego, de repente, en esta fecha, se encontró comprometida enteramente en la vida política y en la defensa militar de la región. Proporcionó un ejército y jefes que fueron oficialmente reconocidos por la sociedad blanca; se dio el derecho de hacer justicia ella misma ejecutando en 1890 a los asesinos de su jefe Miguel Lazón, sus jefes mantuvieron incluso correspondencia con las autoridades departamentales e incluso con el jefe supremo de la nación, Cáceres.

18¿Por qué, en estas nuevas condiciones, la sociedad india, no habría creído tener también el derecho de manifestar su descontento frente a un nuevo impuesto tanto más cuanto los nuevos detentores del poder político no tenían a su modo de ver, ninguna legitimidad y les parecían incluso usurpadores?

19Sugerimos pues que una de las causas de la sublevación de los indios campesinos de Huanta residió en las ilusiones que éstos, y más particularmente su elite, se forjaron durante los diez años en que participaron activamente en la vida política: ilusiones de inclusión en la sociedad blanca por haber adquirido ciertos derechos (de opinión política por ejemplo) y por gozar de una cierta estabilidad social que, hasta ahí, habían sido siempre negados a los excluidos. Al ver llegar al poder político regional a los hombres conocidos, por la sociedad india campesina, por su deseo de hacerla regresar a su lugar de silencio, al ver caer políticamente a los hombres que ella había servido, que la habían reconocido y que la protegían, ¿la sociedad india no debía inquietarse y aprovechar la primera ocasión para romper su angustia? ¿El impuesto sobre la sal no ofrecía esta ocasión?

La revuelta de la sal o el ilusorio cambio social

20Al golpear a la vez a los indios campesinos y a las familias terratenientes de la región, la represión no se equivocó sobre la naturaleza real del conflicto social en el cual el nuevo impuesto había desempeñado a lo sumo el rol de pretexto o de chispa en la explosión de la violencia.

21La revuelta de la sal se nos muestra pues en realidad como el desenlace de una situación explosiva engendrada por la incapacidad de una sociedad a adaptarse a las nuevas condiciones que ella misma había creado. Esta sociedad que se puede calificar de tradicional u holista en la medida en que ella se componía de dos herederos directos del sistema colonial (la sociedad india y la aristocracia terrateniente criolla) prolongó su existencia en esta región gracias, según nosotros, a la solidez de la alianza de sus dos componentes cuya expresión política del momento fue el cacerismo. Esta alianza, celebrada entre dos sectores, empero antes antagonistas, se realizó sobre la base de una lucha común contra un sector social nuevo, no integrable y que amenazaba el antiguo orden social: el sector mestizo y sus caudillos sin caballo y sin tierra.

22En 1895, la expresión política de esta alianza se vino abajo a nivel nacional. La caída del cacerismo provocó entonces, a nivel regional, el fin de la legitimidad del antiguo orden económico y social pero marcó sobre todo el comienzo de una nueva relación de fuerza en el cual el nuevo poder político central iba a pesar con todo su peso.

23La revuelta de la sal puede aparecer entonces como el gesto irreflexivo de una vieja sociedad petrificada atemorizada por el cambio y destinada a desaparecer.

24El feudalismo agrario heredero directo de la sociedad colonial debía, con esta revuelta, ceder su lugar al gamonalismo algunos años más tarde.

25La revuelta no había finalmente llevado sino a un cambio en la terminología para designar a la explotación campesina. Los campesinos retornaron efectivamente a su lugar de silencio y los terratenientes cambiaron simplemente de nombre. La revuelta de la sal no había sido sino una voltereta trágica de la sociedad sobre ella misma.

Notes

87 BASADRE, J., 1968.

88 PIEL, J., 1973.

89 Idem.

90 Idem.

91 Idem.

92 KAPSOLI, W., 1977.

93 Idem, p. 32-33.

94 VARESE, S., 1972.

95 BASADRE, J., 1968.

© Institut français d’études andines, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr