Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

De la guerra a la rebelión (Huanta, siglo XIX)

 | 
Patrick Husson

Segunda parte. La Revuelta de la Sal

Capitulo II. El efecto coyuntura

Texte intégral

1Aunque el siglo xix fue, tal vez, el siglo de la formación o del bosquejo de la formación del Estado peruano, no fue, con seguridad, el de la constitución de una nación. Sin querer entrar aquí en una discusión sobre la relación entre Estado y nación, queremos simplemente expresar por ello que si el siglo xix estuvo efectivamente marcado por la organización y la consolidación de un poder político de Estado centralizado, o por lo menos, de algunas de sus funciones, también estuvo marcado por una diferenciación cada vez más profunda de la población que nominativamente, debía constituir la nación peruana.

2Esta contradicción entre el desarrollo de un poder de estado centralizado, muy a menudo autoritario, y el proceso de fragmentación de una población en unidades regionales muy diferentes y muy a menudo opuestas entre ellas, fue quizás una de las causas de los muy numerosos conflictos sociales que marcaron este siglo y entre los cuales figura la revuelta de la sal.

3Desgraciadamente, la región andina del Perú en el siglo xix está aún, de manera general, recubierta por una suerte de silencio de la historia. Sucede un poco como si la atención de los historiadores se hubiese sobre todo fijado en las transformaciones resonantes de la región costera del Perú de esa época y hubiese dejado de lado a los Andes, relegando así la vida social de esta región en un inmovilismo más supuesto que realmente comprobado.

4En efecto, aunque es verdad que la penetración de una economía capitalista afectó primero, y con lógica, a la región costera del Perú, también es verdad que la región andina, a pesar de conservar sus viejos rasgos coloniales fue también trastornada por los cambios que afectaban a su vecina.

5A pesar de la insuficiente información e investigación sobre esta época, el proceso conflictual de la propagación de las transformaciones económicas y sociales de la región costera hacia la región andina nos parece esencial para explicar la revuelta de la sal. Bajo la aparente inmovilidad de esta región andina en la segunda mitad del siglo xix, teníamos pues que buscar y localizar todos los movimientos que habían podido sacudirla en profundidad.

1) La sociedad regional en la segunda mitad del siglo xix: inmovilismo económico y frustración social

a) El territorio y los hombres

6Sin querer ni poder, por falta de confiabilidad de los datos, entrar en un debate demográfico, conviene sin embargo revelar que entre 1850 y 1900 la región de Ayacucho-Huanta parece haber conocido importantes transformaciones socio-demográficas.

7En 1850, a pedido del ministerio de finanzas, se hizo un censo de la población del Perú. En el departamento de Ayacucho este censo dio los siguientes resultados :

8Departamento de Ayacucho: 130,070 habitantes

9Provincia de Huamanga: 29,617 habitantes

10Provincia de Huanta: 26,358 habitantes

  • 16 RIVERA PALOMINO, J., 1977.

11Seguían en seguida, por orden de importancia: Cangallo con 20,176 habitantes, Parinacochas: 19,334 habitantes, Andahuaylas: 19,184 habitantes y Lucanas con 15,401 habitantes16.

12El origen fiscal de este censo fue sin duda un factor de sub-estimación de la población contrariamente al censo siguiente de 1862 que fue realizado durante el segundo mandato presidencial de Castilla, con un objetivo, esta vez, electoral. Este último censo proporcionó las siguientes cifras :

13Departamento de Ayacucho: 236,577 habitantes

14Provincia de Huamanga: 44,898 habitantes

15Provincia de Huanta: 33,165 habitantes

  • 17 La provincia de La Mar se creó en 1861 a partir de los distritos de las provincias de Huanta y Hua (...)
  • 18 Idem.

16Provincia de La Mar17: 19,666 habitantes18

  • 19 RIVERA PALOMINO, J., 1977, p. 53.

17En realidad hay que esperar el censo de 1876 para tener un cuadro demográfico19 más o menos confiable de la región :

18Desgraciadamente no hemos encontrado información demográfica concerniente al último cuarto de siglo xix. El censo más cercano a este fin de siglo data de 1913 y da los resultados siguientes :

19Provincia de Huamanga: 56,800 habitantes

20Provincia de Huanta: 43,180 habitantes

  • 20 Idem.

21Provincia de La Mar: 25,250 habitantes20

22Si confiamos en estos censos, la provincia de Huanta, entre 1850 y 1913 habría pues pasado de una población de un poco más de 26,000 habitantes a una población de un poco más de 50,000 habitantes en medio siglo. Singular crecimiento de la presión humana sobre tierras no extensibles!

  • 21 KUBLER, G., 1952, p. 35.

23Por otra parte, se puede notar después de Kubler21 que la población de la provincia de Huanta apareció, por primera vez en 1876, como mayoritariamente mestiza. Por el contrario se comprueba que la provincia de Huamanga se convertía, en la misma época, en la más indiadél departamento de Ayacucho. Se llega pues así a la sorprendente conclusión de que en 1876, la provincia más urbana del departamento de Ayacucho era también la más india, mientras que la provincia de Huanta, esencialmente rural se convertía en la más mestiza. Se puede entonces emitir la hipótesis de que en el transcurso del siglo xix tuvo lugar un doble movimiento de población: mestizaje del campo como en la provincia de Huanta, e indianización de las ciudades como en el caso de Ayacucho.

24¿Estas dos trasformaciones del paisaje social (aumento de la población, vale decir aumento de la presión humana sobre las tierras, e intromisión de un sector blanco pobre en el campo) no iban a amenazar a los dos principales detentores del capital agrario: Los grandes propietarios de tierras y los indios campesinos? ¿Esta inquietud común no favoreció la alianza de estos dos sectores tradicionales contra el enemigo común: el blanco en vias de ruralizacíón? En las páginas que siguen trataremos de examinar esto.

b) El estancamiento económico

25Hemos encontrado muy poca información precisa, y aún menos estudios sobre la evolución económica de las provincias de Huanta y La Mar entre 1830 y 1900. Hemos tenido que satisfacernos con algunos paisajes muy generales cuya impresión dominante es la del inmovilismo.

  • 22 BLANCO, J.M., 1974, T. 1, p. 44-46.

26La primera descripción remonta al año 1834 y fue escrita por José María Blanco, acompañante del Presidente de la República Orbegoso en su viaje al sur del Perú22

“... Toda la Provincia de Huanta está compuesta de gente industriosa. En toda ella se cría y se conserva la cochinilla, y se cosecha el trigo, la cebada, el maíz, las papas y todas las menestras, raíces y hortalizas, que se recogen en las regiones meridionales. Cultivan la caña, las uvas, la coca, cuyo producto asciende anualmente a 150,000 pesos. Tiene muchos árboles frutales con que proveer a su regalo y provecho.
No carece tampoco de minerales. A distancia de cuatro leguas, en la Villa Rica de Oropesa deHuaillay, pueblo deLuricocha, se hallan las ricas minas que trabajaron en la antigüedad, y en donde el Rey tenía las ricas cajas....
Villa de Huanta
La Villa de Huanta está situada en un valle frondoso y ameno, bañado por el mediodía por el río llamado de la Pongora, que hacia el occidente se reúne con los ríos de Cachi y el Urubamba, en cuya confluencia está formado el gran puente de mimbres y sogas, para comunicar esta villa con las de Huancavelicay Tayacaja. Este mismo río como a una legua más abajóse reúne con el río de Mayoc y con el gran caudal de agua entra majestuoso en la montaña a precipitarse con el Marañan (46E) en la mar.
Está la villa rodeada de cerros llamados: el Calvario, el Pultunchacra, que cae al norte, sirviendo de fortaleza a los pueblos iquichanos, elMiocbula, el Puchas, Gualguas y Alao.
Tiene dos calles principales y otras muchas transversales, empedradas, anchas y muchas de ellas regadas por grandes acequias de agua. En ellas hay algunas casas aseadas y muchas caídas y en escombros, a causa de haber sido incendiado el pueblo por los iquichanos...
La plaza es bastante grande y despoblada y cubierta de escombros. Hacia el occidente están las casas municipales sin acabarse, y hacia el norte la iglesia de la parroquia, llamada de San Pedro de Huanta.”

  • 23 Es interesante comparar esta descripción con la de BANDERA, D. de la, 1881.-Relacion general de la (...)

27En esta época, nada o casi nada en esta descripción parecía haber fundamentalmente cambiado en relación a la época colonial23; Huanta seguía siendo, sin que sus habitantes parezcan además sufrir por ello, un pueblo de provincia, que se beneficiaba por cierta dulzura en el vivir, más o menos aletargado en actividades agrícolas tradicionales.

28Cuarenta años más tarde, en 1874, la situación económica concreta parecía no haber cambiado si confiamos en el informe del sub-prefecto de la provincia de La Mar, dirigido al gobierno.

  • 24 El Peruano, Año 32, 2do semestre, n° 13, 15 de julio de 1874.

“El gobierno supremo, lejos del teatro de las necesidades, no podría nunca extender su benéfica influencia sobre los habitantes si las autoridades locales no le proprocionan las informaciones necesarias. Muy conciente de esta necesidad y de mi deber, tengo el honor de hacer de su conocimiento el resultado de la visita que he efectuado a todos los pueblos de mi provincia. Encontrará consignadas todas las necesidades que, de manera urgente, deben ser satisfechas para que la provincia pueda caminar sobre la vía del progreso. Para ello, tiene esencialmente necesidad de la ayuda del gobierno para que sus inmensas riquezas que se encuentran aún en estado virgen y encerradas en sus montañas y sus bosques, puedan ser explotadas en bien de toda la república porque no es imposible que éstas puedan hacer incluso competencia al guano...24

29Estas primeras líneas del informe del sub-prefecto ilustran bastante bien el cambio que, entre 1834 y 1874, se había producido no en la realidad de la economía regional sino en la mentalidad de los habitantes. Estos continuaban, por cierto, como a comienzos de la conquista, creyendo que vivían sobre un tesoro (capaz de reportar tanta riqueza como el guano mismo!) pero agregaban también en 1874, que no podían explotarlo sin la ayuda del gobierno.

30Esta certeza (siempre de actualidad además) de vivir en un El Dorado potencial cuya explotación no dependía sino de la buena voluntad de un gobierno estuvo quizás en el origen del interés extremo y a veces incluso extremista que la población regional tuvo por la política del gobierno central. Pero cerremos por el momento este paréntesis y prosigamos, ahora con la descripción de la provincia de La Mar en 1874:

  • 25 Idem.

“... San Miguel es la capital de la provincia... la construcción de las casas no sigue ninguna regla de arquitectura y hay cerca de quinientas.... En este distrito existen siete haciendas de policultivo cuyo valor puede estimarse en once mil soles - una plantación de caña de azúcar llamada Ninabamba estimada en ochenta mil soles. Los habitantes cultivan todos los tipos de cereales de las zonas templadas y frías, y también coca, café, caña de azúcar y algodón en la región tropical del distrito. Todos estos cultivos son de pequeña escala...
En esta región existen minas de oro, de plata y de níquel...que no son explotadas...(sigue una larga lista de pedidos al gobierno que van desde el envío de 25 gendarmes para hacer respetar el orden público y las decisiones de justicia, hasta la cosntrucción de un colegio de mujeres).
Distrito de Tambo...hay seis haciendas de policultivo cuyo valor acumulado puede alcanzar quince mil soles. La capital tiene cerca de trescientas casas y la actividad principal de sus habitantes radica en la agricultura... cultivan todo tipo de cereales y coca, café y caña de azucárenla montaña...
Distrito de Anco.,.existen una plantación de caña de azúcar, recientemente creada, llamada Sarabamba que puede ser estimada en cuatro mil soles, tres haciendas de policultivo cuyo valor puede alcanzar cinco mil soles. La principal actividad de los habitantes es la agricultura... También existen minas de oro y de plata que no son explotadas...
Distrito de Chungui...tiene tres plantaciones de caña de azúcar cuyo valor acumulado puede alcanzara seis mil soles y dos haciendas de policultivo.. Allí se cultivan todo tipo de cereales y en la “montaña” coca, café, caña... La capital del distrito tiene doscientas casas de paja construidas sin ningún orden...25

31Finalmente para terminar con este rápido cuadro económico de la región, añadamos esta última información, desgraciadamente incompleta :

  • 26 MACERA, P., 1976, p. 21.

“CUADRO DE LA POBLACIÓN RURAL EN HACIENDAS (1876)”26

“CUADRO DE LA POBLACIÓN RURAL EN HACIENDAS (1876)”26
  • 27 La hacienda de Ninabamba, en la provincia de La Mar, puede ser considerada por ejemplo como una gr (...)

32Este cuadro (aunque incompleto) muestra, comparándolo con otras provincias peruanas de la misma época, que el sistema de haciendas no estaba particularmente desarrollado en la región Huanta-La Mar ya que apenas un quinto de la población rural trabajaba entonces dentro de este marco. En los años 1870, la estructura de tierras dominante en estas dos provincias era siempre la de la pequeña y mediana propiedad, con algunas excepciones27. Esta división del terreno, lo repetimos aquí, no significa sin embargo que no existan propietarios de tierras acomodados, y Huanta contaba en esa época con cinco o seis grandes familias criollas cuya reputación de riqueza no estaba por hacerse. Estas familias, aunque no poseían grandes haciendas, se encontraban sin embargo a la cabeza de un capital de tierras sustancial que habían constituido acumulando parcelas de tierra dispersas en la región.

  • 28 Cf. Primera parte.

33Finalmente, se puede estimar que el perfil de la vida económica regional apenas cambió durante toda la primera mitad del siglo xix28; sucedía como si las estructuras económicas de la época colonial se hubiesen mantenido en esta región, sin cambios fundamentales.

34Sin embargo, este apacible y aparente inmutable equilibrio económico provincial se trastornó en la segunda mitad del siglo xix.

  • 29 BONILLA, H., 1974.

35El primer signo de crisis de la economía regional en la segunda mitad del siglo xix tiene en realidad su origen en el exterior de la región en sí y golpeó esencialmente a la pequeña aristocracia de la provincia. En efecto, el boom financiero del guano29 provocó, eso se sabe, el enriquecimiento rápido de una fracción de la burguesía comercial y de la aristocracia terrateniente de la costa peruana y de Lima. Una de las consecuencias del despegue financiero de este grupo de privilegiados fue entonces la de distanciarse económica y socialmente de las pequeñas aristocracias terratenientes del interior del país, las mismas que vieron entonces no sólo declinar su rol político en la nación sino que se encontraron igualmente fuera de su clase económicamente frente a esta naciente oligarquía financiera.

36En la región de Huanta, las pocas antiguas familias terranientes acomodadas se vieron de este modo en la obligación de hacer frente a este movimiento de marginalización económica y política. Para luchar contra esta tendencia, la única arma disponible que quedaba a estas familias provincianas era acrecentar su capacidad económica, es decir su capital en tierras. Pero, las tierras, en Huanta, habían sido, desde hacía mucho tiempo ya, repartidas entre éstas últimas y la única solución que se les presentaba era, como lo veremos, destruirse mutuamente para permitir a las más fuertes o a las más hábiles de mantenerse a flote despojando a las más débiles. Esta difícil reestructuración del poder económico regional iba a tomar la forma de un violento combate político, en el interior de esta aristocracia provinciana, y duró hasta 1890.

37Luego, parece que en los alrededores de esta fecha, se asistió entonces a un cambio en la naturaleza del conflicto que se había desarrollado hasta entonces en la región. De una lucha que oponía entre ellos a algunas familias poderosas por mantener su posición y estatuto a nivel nacional, se pasó a un enfrentamiento entre el grupo vencedor del conflicto precedente, y que había acaparado todos los recursos económicos regionales, y todo un sector popular nuevo (cf. crecimiento demográfico de fines del siglo xix) mestizo y totalmente desprovisto del medio principal de existencia: la tierra.

38¿Qué conclusiones se pueden sacar de esta muy breve descripción socioeconómica de la provincia de Huanta en la segunda mitad del siglo xix? Se nota primero que la vida económica de esta región permaneció mayormente en la hora colonial, apartada de los booms económicos y financieros que colmaron a la oligarquía costera y limeña sin estar por ello libre de las consecuencias desastrosas que resultaron a veces de ello (episodio de la guerra del Pacífico). La economía de Huanta se provincializó con gran daño para sus patrones que no encontraron otra solución para paliar esta decadencia económica y social que la de destruirse unos a otros para sobrevivir mejor. Como segunda conclusión notamos que, aunque encerrada dentro de sus límites regionales, la economía de Huanta tuvo a pesar de todo que sufrir el choque destructor de la guerra del Pacífico. Fue pues sobre esta base económica bloqueada por la antigüedad de sus estructuras y arruinada en parte por la guerra que se desarrolló una población mestiza cada vez más pobre y hambrienta, solicitante de tierras y por consiguiente contestataria del poder en ejercicio.

39Examinemos ahora cómo esta coyuntura económica catastrófica se transpuso a nivel de la vida política y social de la región.

2) La polarización política: 1856-1890

40La secuencia histórica que vamos a recorrer recubre, en general, toda la segunda mitad del siglo xix. El escogimiento de esta secuencia no es fruto del azar sino corresponde al nacimiento, al desarrollo y a la extinción de una forma de poder regional cuya última manifestación desesperada fue, precisamente, la revuelta de la sal.

A) Nacimiento y apogeo de un gamonal provinciano

  • 30 Idem, p. 31.

41Entre 1850 y 1860, surgió un fenómeno nuevo en el Perú: “...la clase de los grandes terratenientes y comerciantes sale de su estado de postración económica gracias, primero a las especulacionesfinancieras realizadas por la consolidación y la conversión de la deuda interna, luego gracias a las consignaciones del guano por Gran Bretaña así como a los beneficios obtenidos por el renacimiento de la producción algodonera y azucarera... ”30

42No es nuestro propósito analizar la emergencia y el destino de esta capa social súbitamente enriquecida, pero hay que notar que este despliegue económico y financiero sólo benefició a un grupo reducido de privilegiados de la costa y de Lima. Las aristocracias tradicionales del interior del país, que no se beneficiaron, o poco, con esta coyuntura, se vieron declinar económicamente y salieron de su clase socialmente en relación a sus semejantes de la costa o de Lima.

43En la región de Huanta, la adaptación de la aristocracia provinciana a su nueva situación en la nación comenzó primero por su revuelta unitaria para luchar contra su decadencia.

1) La unidad política regional: la sublevación Vivanquista de 1856

  • 31 ) BASADRE, J., 1968, T. IV, p. 160.

44En Arequipa, hacia fines del mes de octubre de 1856, el general Manuel Ignacio Vivanco se puso a la cabeza de una sublevación contra el presidente de la República de ese momento, Ramón Castilla. Podemos caracterizar brevemente este movimiento citando una frase del historiador Jorge Basadre “...En 1856, no encamaba ya Vivanco, como en su mocedad de caudillo, la reacción de las clases cultas contra el predominio de los ineptos, sino la reacción de las fuerzas tradicionales contra un liberalismo audaz y contra el enérgico caudillaje de Castilla... ”31

45Algunos días después, esta sublevación de las fuerzas tradicionales del Perú detrás de Vivanco encontraba un eco favorable y unánime en Huanta.

46En efecto, el 20 de noviembre de 1856, un grupo de habitantes, aprovechando la ausencia del sub-prefecto, atacaba y deshacía a la pequeña guarnición militar de Huanta y luego explicaba ante la población que:

  • 32 Registro oficial del departamento de Ayacucho, n° 27.

“...Los motivos que han dado lugar al movimiento de anoche son: la oposición a la Constitución promulgada el día de ayer contrario a los intereses de la mayoría de la República, siendo ella no admisible por el pueblo; no ser el Subprefecto actual D. Manuel Santillana de la confianza del pueblo y subrogarlo con otro individuo a satisfacción del mismo pueblo...”32

47Una reacción brutal, y torpe del Prefecto de Ayacucho aceleró entonces la incorporación de la mayoría de los huantinos al grupo de los primeros insurgentes. Más de doscientos notables o personalidades de Huanta redactaron y firmaron la siguiente declaración :

  • 33 Periódico El Regenerador, diciembre de 1856, n° 1,

“ACTA DE LA VILLA DE HUANTA”
“En la heroica Villa de Huanta, a los dieciseis días del mes de diciembre de mil ochocientos cincuentiseis: reunidos espontáneamente en la Casa Consistorial los ciudadanos que suscriben, en uso de su soberaníay en ejercicio de los derechos que el Autor de la Naturaleza les ha concedido y que la ilustración del siglo ha proclamado y reconocido como sagradas e imprescriptibles para constituirse del modo que más convenga a su felicidad y libertad; expusieron:
“1o- Que habiendo el General D. Ramón Castilla, héchose indigno de la confianza pública por haber traicionado los santos principios que la Nación en masa proclamó el año 54 y burlado sus más caras esperanzas;
“2o- Que las reformas que ha hecho como Dictador, no han sido las que los pueblos se propusieron en sugloriosa revolución que desgraciadamente sólo ha servido para agravar sus males, para hacer más necesaria la continuación de sus sacrificios, para satisfacer odios y mezquinas pasiones, con descrédito de la misma revolución y para el engrandecimiento y soberbia del General Castilla y de su aciago círculo;
“3o- Que el Presidente Provisorio lejos de rodear por su parte a la Convención Nacional del acatamiento y prestigio que fueron necesarios para la más feliz realización de las reformas que de ella se esperaban, la humilló, la desacreditó y la fraccionó con el fin de abrir el campo a las revueltas para perpetuarse en el mando y disponer de nuestros destinos y del tesoro público como de cosa propia, con cuyo objeto desacreditaba la Constitución al mismo tiempo que la recibía siempre con la mira de realizar sus proditorios planes, su antiguo sistema de conspiración contra todo orden de cosas en que el no sea el primero o que estrecha el límite de su autoridad;
“4o- Que el mismo Presidente Provisorio, no pudiendo desconocer que los resultados no han correspondido a la esperanza popular y manifestando su disgusto ya con sus propias palabras y ya con las que ha hecho escribir en el “Periódico Oficial” ha inducido a los pueblos a la rebelión, haciéndoles consentir que favorecería sus resistencias a jurarla Constitución aunque en la equivocada creencia de que refluirían en su provecho, ha reconocido de antemano la justicia con que los pueblos podían reasumir sus derechos y su soberanía:
“5o- Que la proclamación en Arequipa, del ilustre General Vivanco por Jefe Supremo Regenerador, no puede desvirtuarla justicia de nuestra causa, ni desacreditar el voto nacional, sino por el contrario, enaltecer el buen sentido de los pueblos que honran justamente su nombre esclarecido, que lleva tras de silos antiguas incontrastables simpatías del pueblo peruano, que era libre de toda coacción, ora anonadando la fuerza que se oponga a sus justos deseos, se hecha en los brazos de su más predilecto compatriota con la segura confianza de que sus reconocidos talentos y virtudes, servirán eficazmente para levantar a la república de la postración en que se halla y remediar el continuo malestar que ocasiona su constante y universal descontento;
“6o Que el General Castilla, aspirando siempre a conservarse en el mando y manejar el país sin más ley ni sistema que el despotismo, la arbitrariedad y el caos no ha querido ser más que el Jefe de un Partido, fomentando las banderías políticas, las odiosidades y las persecuciones;
“7o- Que la hacienda pública ha sido derrochada y entregada al monopolio y agio de los adeptos del General Castilla, haciendo irrisoria, en todo sentido, la decantada moralidad, que ciertamente, es una de las aspiraciones de los pueblos;
“8o- Que traicionando así a la Patria en su honor y sus caros intereses, ha hecho el General Castilla necesaria la continuación de los sangrientos sacrificios que debe fertilizar definitivamente el campo de las reformas razonables y convenientes que los pueblos se propusieron y desean;
“Por estos fundamentos y debiendo hacernos justicia a nosotros mismos en uso de nuestra soberanía, acordamos a ejemplo de la heroica Arequipa y demás pueblos del Sur, nuestros hermanos, negar nuestra obediencia la Gobierno del General Ramón Castilla, y retirarle por nuestra prte la autoridad que en nombre de la Nación ha ejercido: que reconociendo en el ilustre General don Manuel Ignacio Vivanco, la personificación de la probidad y haciendo justicia a su alta inteligencia, cuyas cualidades aseguran las mejoras y progresos a que aspira el país y en fin encontrado a su ilustrado patriotismo y en la nobleza de sus sentimientos todo género de garantías lo proclamamos: Supremo jefe regenerador del Perú, cuyo título lo llevará adelante los principios proclamados en la Revolución del 54 y le concedemos por nuestra parte todas las facultades que fueran necesarias, debiendo respetar ante todo la religión de Nuestro Señor Jesucristo, la dignidad del clero, la emancipación de la raza peruana, la libertad de los manumitados, y la inviolabilidad de la vida humana, para que todos sean útiles a la Patria que reconoce sus derechos; haciendo efectiva la fraternidad y la moralidad que tanto interesan al honor, al progreso y al reposo de la patria. Con tales objetos, los Huantinos ofrecen sacrificar sus intereses y sus vidas.
“Asimismo reconociendo patriotismo honradez y decisión por la causa que invocamos en los ciudadanos Benemérito señor Coronel don Manuel Santiago Gómez y don José Antonio del Hierro, nombramos al primer Comandante en Jefe de las Fuerzas Regeneradoras de esta Villa y al segundo Subprefecto e Intendente de policía de la Provincia concediéndole las facultades que exigen las circunstancias hasta la aprobación del Supremo Regenerador.”33

  • 34 El Peruano, Año 15, 2do. semestre de 1857.

48Los insurgentes de Huanta que contaban con “cuatrocientos hombres armados con fusiles y una inmensa tropa de indios”34 fueron vencidos finalmente el 23 de marzo de 1857 por la División Pacificadora del Centro, compuesta por mil doscientos soldados y comandada por el general Diez Canseco.

49Lo que conviene relevar sobre todo aquí es la demostración de la cohesión política de la sociedad provinciana alrededor de su élite, unida en esa época.

50Esta insurrección de notables contra el gobierno central y sus representantes locales tuvo sin duda como origen la decadencia económica que, en esa época, había golpeado a las aristocracias provincianas del interior del país, y había creado en ellas un sentimiento de frustración y de rencor frente a esta burguesía financiera y comercial costera la que, en el mismo momento, se veía colmada por la fugaz prosperidad ligada al boom del guano.

51En 1856, las capas dominantes de Huanta, unidas por sus dificultades económicas y su amargura común contra un gobierno que las descuidaba y favorecía a algunos privilegiados de Lima, pensaban poder todavía encontrar en su alianza, la fuerza de coaccionar e incluso de hacer caer el poder político central. La victoria rápida y aplastante de este último les demostró lo contrario.

2) El combate de los caciques provincianos (1860-1882)

52El fracaso de la insurrección de 1856 había convencido a la aristocracia provinciana de la inutilidad y de la ineficacia de su unión frente a la organización y al poderío del poder central. Cada familia o clan de la élite provinciana tuvo entonces que buscar una solución individual para tratar de hacer frente a sus dificultades económicas y para mantenerse socialmente frente a las pretensiones de la oligarquía costera y metropolitana recientemente formada.

53La conquista y el control del poder político regional se convierten entonces, por varias razones, en el objetivo principal de cada familia.

54En efecto, para tratar de eliminar la brecha económica que se ahondaba entre la nueva oligarquía y las antiguas familias tradicionales del interior, la única solución que se les presentaba a estas últimas era la de acumular el principal factor de riqueza local: la tierra. Sin embargo la antigüedad de las estructuras agrarias había bloqueado desde hacía mucho tiempo toda posibilidad de transformación legal y pacífica a este nivel, tenían pues que llegar al postrero y eterno recurso: la violencia. El enfrentamiento político se convirtió entonces en el medio disimulado para legitimar la violencia implicada por la lucha de tierras. En caso de victoria, la lucha política podía, además, poner a la disposición del clan vencedor el uso de los instrumentos de la violencia legal para destruir mejor a su adversario y enriquecerse con sus despojos. Finalmente, la infausta experiencia de 1856 había mostrado también que más valía tratar de ganarse individualmente los favores del poder central que arriesgarse a recibir colectivamente su cólera.

55Los combates políticos que se desarrollaron entonces en la región de Huanta se articularon a los que estallaron a nivel nacional; cada clan de la élite provinciana se unió a la clientela de tal o cual caudillo nacional esperando recibir en cambio el reconocimiento concreto (nombramientos, ayuda del Estado para obras de interés privado...) del vencedor. La primera manifestación objetiva de esta ruptura interna en la aristocracia provinciana apareció con ocasión de las elecciones para el Congreso de 1860; en efecto, en esta ocasión se comprobó que :

  • 35 Periódico La Aurora del Porvenir, 14 de enero de 1860, n° 38.

“...Han terminado ya las elecciones de todas las provincias del departamento.....En las provincias de Huanta y Lucanas se ha fraccionado el Jurado Electoral; pues en Huanta una fracción del Jurado se reunió en Huamanguilla y proclamó diputado a don Manuel Santillana, otro en la villa de Huanta y proclamó a don Enrique A rías. Los presidentes de los distritos de Tambo y San Miguel no concurrieron a ninguna de las fracciones del Jurado, y sólo han remitido a la prefectura sus actas correspondientes de las que aparece nombrado diputado propietario el Dr. D. fosé María Jauregui y suplente D. Bacilio Cordero...”35

56La provincia de Huanta que sólo podía elegir a un diputado para el Congreso, se encontraba pues finalmente con tres diputados electos!...

57Para ilustrar aún más el clima de violencia en el cual se desarrollaron estas luchas políticas y mostrar la amplitud que tomaron en la población regional nos hemos detenido sobre algunos artículos del periódico El Patriota de Ayacucho.

  • 36 A.D.A. - Corte Superior de Justicia. (En adelante: C.S.J.) - Juicio criminal: Denuncia por don Agu (...)

“...Remijio Jauregui, vecino del pueblo de San Miguel en la provincia de Huanta, ante US., respetuosamente expongo que habiéndose lanzado de meses atrás don Agustín Carrasco y don Manuel Carrasco, hermanos, de candidato el primero de diputado al Congreso por aquella provincia, y el segundo de Alcalde municipal de aquel distrito de San Miguel, me creyeron su antipoda y concibieron desde entonces un odio mortal contra mi. Según días, su odio iba en proporción creciente hasta que sabiendo don Agustín haber rehusado yo abiertamente la diputación a que me invitaban de un modo exigente hombres sensatos desde esta misma ciudad, y los más prohombres de los distritos de Huamanguilla, Tambo y San Miguel, aún así, creyéndome con aspiraciones a la alcaldía, en su mismo odio que se desborda de los límites de un farisaico disimulo que guardaban hasta entonces, sabiendo por noviembre último que mi sobrino el Dr. don José María Jauregui se había exhibido de candidato para Diputado de Huanta, por suponerme seguramente su agente y que daría impulso en las elecciones en su favor mediante mis muchas amistades en aquellos distritos...
Mí sobrino el Dr. Jauregui triunfó en las elecciones de Pacaicasa para diputado al próximo congreso; en las de Tambo obtiene también un más completo y esplendido triunfo sobre los esfuerzos Jigantescos de don Agustín.
Entonces se exaltó su furor y la de sus agentes el Español don Juan José Abad, primo hermano político de aquel, el mal ordenado presbítero don Pascual Roca y otros reptiles aventureros que pululan en aquellos desgraciados pueblos... Este precisamente como candidato derrotado y tiranuelo sin nombre de Ninabamba o Carivana...espidió orden sobre orden a Ninabamba a fin de que en el acto se presenten sus colonos o esclavos. Es de notar que en estos mismos momentos, ya cruzaban en San Miguel de 8 a 10 Ninabambinos que alentados con el licor subministrado por una muger de la casa de don Agustín amenazaban, insultaban y echaban voces de exterminio contra mi y el párroco. Según he sabido después, don Pedro Sánchez y varias personas bien intencionadas hacen presente a don Agustín lo ríesgoso para el pueblo de hacer venir a los Ninabambinos propensos por esencia y hábito al pillaje, sobre un vecindario tranquilo. Nada hace meüa en el obstinado ánimo de don Agustín y a eso de medio día, ven los San Miguelinos entrar a un grupo de 40 carives...
Los precitados Carives entran y salen en la casa de don Agustín; ya ebrios insultan y desafían a varios vecinos y entre ellos al Sr. Párroco don Mariano Luciano de Valdivia en plaza pública del modo mas grocero y le amenazan descargar un nudoso palo sobre su cabeza...
Ligeramente he espuesto mis pérdidas, pero entre ellas debo contar una cual es la de haber dejado continuar labrando la hacienda de la Colpa que tengo locada y no tomaba a mero censo como Ninabamba, rodeada de Carives que intentaron beber mi sangre.
...No me contento con lo espuesto, sino tengo que entender mi acusación a otras cosas bonitas pero muy criminales como la de carcel reservada y privada mejor que las de las Casas de Inquisición y que hasta ahora se hace uso en Carivana o Ninabamba...” (Sigue una larga lista de acusaciones contra el “usurpador” de la hacienda Ninabamba)36

58A partir de los años 1860, todos los períodos electorales o los pronunciamientos militares ganados o perdidos a nivel nacional dieron lugar, en Huanta, a verdaderas guerras civiles provincianas : acabamos de describir brevemente las elecciones de 1860, pero habría que detenerse también sobre los disturbios ocasionados en la región por la toma de poder de Prado en 1865, por la sublevación del general Diez Canseco en 1868 y la de los hermanos Gutiérrez en 1872.

59En la década de 1870, el conjunto de los múltiples conflictos que oponían a los miembros de la pequeña aristocracia provinciana de Huanta se concentró y se limitó finalmente al duelo de las dos más poderosas familias rivales de Huanta: los Arias y los Lazón.

60Este duelo por la conquista del poder político (y económico) regional duró hasta la guerra del Pacífico, coyuntura que dio finalmente la victoria a uno de los dos clanes.

61El jefe del clan Arias, Salomé, había nacido el 15 de abril de 1843. Era el nieto del general José Félix Iguain, célebre huantino cuya carrera militar y política fue un poco agitada. Luego de estudiar primaria y secundaria en Lima, Salomé obtuvo el título de abogado en la Universidad de San Marcos. Casado con Eduarda Gil, hija de una rica familia terrateniente de Huanta, ejerció luego su profesión en esta ciudad al mismo tiempo que se ocupaba del patrimonio de tierras familiar. En 1870, bajo la presidencia de Balta, fue elegido diputado por Huanta y murió en esta misma ciudad en 1883.

62El jefe del clan Lazón, Miguel, había nacido en 1825 en Huanta, de un padre capitán del ejército español y de una madre de la alta sociedad cuzqueña. Hizo estudios primarios y secundarios en el Seminario San Cristóbal de Huamanga, luego se dedicó a la explotación de las propiedades en tierras familiares (hacienda Huayllay en Luricocha, Arequipa en el valle de Acón, etc.). Fue, para la región de Huanta, el representante tipo de las grandes familias terratenientes. Fue elegido diputado civilista en 1876 y ocupó el centro de la vida política hasta 1890, año en el que murió con ocasión de un último enfrentamiento político.

  • 37 BASADRE, Jorge, 1968, T. VII, p. 214.

63Sin entrar en el análisis de las violentas luchas políticas nacionales que, a partir de 1870, vieron enfrentarse porun lado a las capas dominantes del Perú divididas entonces entre “...los que habían especulado sobre las consignaciones del guano y otras ganancias bancarias (...)y los que especulaban entonces con las operaciones del Ministerio de Economía y con las obras públicas...37, y por otro lado, el conjunto de estas capas dominantes contra las masas populares urbanas pauperizadas por el alza rápida del costo de vida durante esos años, examinemos más en detalle lo que se produjo entonces en la región de Huanta, con ocasión, por ejemplo, de las elecciones de 1875.

  • 38 BASADRE, Jorge, 1968, T. VII, p. 22 y siguientes.

64En esta fecha, el mandato presidencial del civilista Manuel Pardo llegaba a su fin. El partido civilista (nacido oficialmente en 1872 y emanación política de la oligarquía financiera limeña) al no tener candidato susceptible de triunfar en las elecciones, después de muchos titubeos escogió apoyar la candidatura del general Mariano Ignacio Prado contra la del almirante Montero cuyo compromiso era demasiado incierto, y esperaba sobre todo de este modo hacer frente a la posición casi insurreccional de Nicolás de Piérola en esa época38.

65En Huanta, este período electoral dio lugar a violentos enfrentamientos entre los dos clanes rivales.

66Según un informe del secretario de la Sub-Prefectura de Huanta, las elecciones se desarrollaron de la siguiente manera :

  • 39 A.D. A. - C.S.J. - Juicio criminal seguido por Manuel Lazón, Casimiro Gómez, Justo Pastor Espino, (...)

“Sr. Crnel. Prefecto
Para dar el debido cumplimiento al superior decreto que antecede me permitiré recorrer brevemente aunque con sentimiento la sangrienta historia de las últimas elecciones de esta provincia en la que para la representación suya en el Congreso le firmaron dos candidatos: Arias y Lazón.
Después de un difícil arreglo para las funciones de las leras mesas preparatorias, en las que, aunque ambos partidos funcionaron lado a lado en el corredor del cavildo, por haberse reconocido oficialmente la dualidad, no dejaron de provocarse con palabras ofensivas, a causa de las que y quisa por motivos indiferentes en la cuestión, se supo el 9 de octubre del 75 que en la noche elpartido Lazón atacaría a mano armada la casa del Sr. Santularia, en defensa de la que acudieron Dn. Enrique Arias, Dn. Francisco Cervantes y unos cuantos amigos y parientes de la familia proporcionándose armas para la resistencia. Como en efecto a las nueve más o menos de la noche se realizó con gritos y algajara selvática el ataque a la casa por una treintena de hombres alcoholisados y armados capitaneados por Dn. Miguel Lazón y su hierno Pedro Vega, Manuel Guerra y otros... los atacadores se retiraron a las cuatro de la mañana del 10, llevándose a dos heridos suyos.
Dicho día continuaron los 2 bandos armados y lucharon en las calles de la población la que tuvo que lamentar una víctima y otro herido del partido Arias.
Desde entonces las pasiones se enconaron y se hicieron intransigentes los dos partidos, se procuraron nuevos amigos y mejores elementos bélicos y a no ser por lo eficas e infatigable intervención mía en procurar un arreglo cualquiera entre ellos, el 15 de octubre habríase consumado un combate en mayor escala.
Llegó el 15 de Noviembre, día señalado para la reunión de los colegios electorales; poco después de haber amanecido tan aciago día los partidarios de Lazón, en número de setenta y tantos muy bien armados con un trapo blanco de insignia en los sombreros, se presentaron en la población y diseminándose en grupos de 10 y de 12 hombres tomaron posesión de las bocacalles que dan a la plaza, donde está situada la casa de la familia Arias, como también de la parte trasera de esta, trabándose incontinenti un otro combate a muerte que duró todo el día. Tan salvaje atentado de veinte y tantas víctimas inmoladas en un capricho, y treinta y tantos heridos de ambas partes.
Desde aquesta fecha principió el vía crucis o semana de pasión de todos y cada uno de los vencidos, sin consideración ni miramiento a la edad, ni al sexo, por la persecución, ultrajes y vejámenes de parte de la insolencia de los vencedores, sin que la fuerza moral de la autoridad que yo investía, ni la permanencia de la gendarmería que la prefectura me enviaba en todas las ocasiones... pudiesen garantizar los derechos hollados de los vencidos ni la tranquilidad delpueblo, desde entonces también data el incalificable cinismo de los vencedores en presentarse armados y juntos para cualquier novedad, ocasionando a la población una alarma incesante...
Los Lazonistas fuertes en su unión han buscado siempre pretextos para ultrajar y maltratara todos los que creen de opinión contraria...”39

67De 1875 hasta que el Perú entró en guerra contra Chile en 1879, la lucha de los clanes Lazón y Arias mantuvo la forma que había tomado desde el comienzo: las medidas de intimidación personal o económica de los adversarios se tornaron quizás un poco mas violentas, seguidas en ello por el tono de la prensa partidaria que no escatimaba en emplear el insulto más o menos calumnioso :

  • 40 A.D.A. - C.S.J. - Periódico La Restauración, publicación libre n° 21, Ayacucho, 16 de mayo de 1877

“Actualidad de la ciudad de Huanta
...los denominados Azpur y Arias, el primero candidato al Senado, el segundo a la diputación por esta provincia pretenden negar con su odiosa alianza la elección determinada de los habitantes de Huanta en favor del Dr. don Rafael Gabán y de don Miguel Lazón, empleando la fuerza pisotean escandalosamente la soberanía popular en sus derechos políticos (...) Por defender sus nefastas pretensiones ya han sacrificado a muchos honestos habitantes en sufusilería del quince de noviembre último...En el mes de mayo último prepararon a un gran número de montoneros quienes saquearon las tiendas de varios comerciantes a quienes consideraban como opuestos a sus bastardas aspiraciones. En realidad, estos dos individuos que quieren hacerse elegir senador y diputado no tienen otros méritos ni otras virtudes cívicas que la de la presión de las armas y de las municiones traídas desde Ayacucho por este funesto Dr. Azpur quien, gracias solamente a la clemencia y a la piedad de algunos señores sensibles a su situación, no ocupa aún un lugar en una celda de la penitenciaría ya que pesan sobre él muchos otros crímenes en Ayacucho (...) Por esta razón el Concejo Provincial de Huanta solicita que el Congreso Soberano y su Excelencia el Presidente de la República no tomen en cuenta las pretensiones de los Drs. Azpur y Arias, y solicita que se les retire las Junciones de jueces que ejercen en esta provincia (...) Firma:
El Concejo Provincial”40

  • 41 A.D.A. - C.S.J. - Expediente de quejas interpuesta por Miguel Lazón diputado de la provincia de Hu (...)

68Los dos clanes, los Lazón disponían de la diputación y de la sub-prefectura y los Arias-Azpur del Juzgado de Paz, utilizaron lo mejor que pudieron los cargos de que disponían; así es como en 1877 se encuentra una queja de Miguel Lazón contra el juez Azpur41 porque éste dejaba en libertad a personas (opuestas a él por supuesto) que según él debían encontrarse en prisión.

  • 42 A.D.A. - C.S.J. - Queja del juez de primera instancia contra los procedimientos de subprefecto.
  • 43 A.D.A. - C.S.J. - paquete n° 54 “Juicio criminal seguido de oficio contra Julián Abad, José Chávez (...)

69Por su lado el juez Azpur presentaba una queja contra el sub-prefecto de Huanta que permitía a los amigos de Lazón alterar la calma de la ciudad y no respondía a sus convocaciones42. Cuando estas querellas entre poderes no bastaban más, cada clan enviaba a la gente de que disponía para arreglar el conflicto por las armas como lo muestra, por ejemplo, este ataque contra la hacienda de Ramón Guillen (pro-lazonista) por una tropa de los Arias-Azpur dirigida por Julián Abad, el futuro Sub-Prefecto de Huanta en 189543

B) Gloria y muerte de un gamonal provinciano: 1882-1890

1) El Cacique triunfante

70El 5 de abril de 1879, Chile declaraba la guerra al Perú. El giro de los acontecimientos militares, el resultado final de la guerra y sus consecuencias en la vida política del país contribuyeron entonces a afirmar la victoria del cacique Miguel Lazón sobre su adversario Salomé Arias. Este período, favorable al sable, terminó así por dar a Miguel Lazón el monopolio del poder provincial y puso fin al enfrentamiento entre caciques locales. Sin embargo, las consecuencias políticas y económicas de esta guerra, las transformaciones demográficas que parece haber conocido la región en el último cuarto del siglo xix, y el control total de las estructuras económicas que la victoria del cacique Lazón iba a afirmar durante algunos años, hicieron nacer en la región una oposición política de diferente naturaleza: la de una población mestiza empobrecida por la guerra y bloqueada en su posibilidades de desarrollo económico (vale decir su acceso a la tierra) por el control despótico del cacique victorioso Miguel Lazón y de su clan.

71En efecto, el 16 de abril de 1879, Miguel Lazón era nombrado por el presidente Mariano I. Prado coronel y jefe del batallón Libres de Huanta.

  • 44 CAVERO, L.E., 1953, T.1 p. 251.

72El 29 de abril de 1879, el Concejo Provincial de Huanta, bajo la presidencia de su alcalde don Ramón Guillen (pro-lazonista) aprobaba por unanimidad una resolución que preveía : “Primero, la apertura de una suscripción en favor del esfuerzo de guerra (...), segundo, la participación del Concejo Provisional en los gastos de guerra mediante la entrega de una mensualidad de cien soles mientras dure la guerra...44

73Paralelamente a esta contribución financiera de la provincia en el esfuerzo de guerra, Miguel Lazón organizaba a la guardia nacional y, el 17 de diciembre, decretaba la movilización general: “Miguel Lazón, coronel y jefe de la guardia nacional (...) decreta que el domingo 21 de Diciembre será organizada la guardia nacional.

  • 45 CAVERO, L.E., 1953, T.l, p. 252.

En consecuencia, todos los ciudadanos de diez a sesenta años deberán inscribirse en el secretariado del Concejo provincial para retirar allí su papeleta... bajo pena de ser considerados como enemigos de la Patria...”45

74Sin embargo, el peso de estos sacrificios hizo, poco después del comienzo de la guerra, vacilar el patriotismo de algunos. Así es como el cura de Luricocha, Eusebio Cancho, movilizó desde 1880 a los indios de Chaca, Pallca, Huaccachanca y diversos otros pueblos para resistir a la requisición de ganado por la Sub-Prefectura; declaró entonces que:

  • 46 A.D.A. - C.SJ. - Huanta 1880 “Juicio criminal contra el párroco de Luricocha, Eusebio Cancho, y có (...)

“...En vez deponerse del lado de esos ladrones que seproclaman generales o defensores de la Patria como Cáceres y otros y que arruinan y roban a los habitantes, estaríamos mejor con los chilenos... ”46

75Fuera del aspecto un poco loco de este cura (que se obstinó en hablar en latín durante su interrogatorio) hay que retener sobre todo aquí la existencia de una oposición, para contribuir a los esfuerzos de guerra, proveniente de la sociedad india. En efecto, las mismas autoridades de los pueblos encontraban a menudo dificultades para satisfacer las exigencias de la Sub-Prefectura, como por ejemplo en Aranhuay donde :

  • 47 A.D.A. - C.S.J. - Huanta 1881 “Juicio criminal seguido por don Juan Quintanilla contra don Fermín (...)

“...Todos los subalternos de esta subprefectura encuentran grandes dificultades en todos los pueblos de las punas cuyos habitantes medio salvajes llevan el epíteto de Iquichanos, cuyo malcrédito conoce Us. así como su barbaridad, que solo cuando les conviene prestan obediencia a las autoridades, y cuando no demuestran claramente su indocilidad salvaje. Así es que hasta sus propias autoridades nada pueden hacer, no obstante de ser de su propia raza y condiciones... mi autoridad sin la fuerza de las bayonetas es ilusoria, y esta mismafuerza será siempre nula como ha sucedido ya otras veces en las expediciones que se han hecho contra tales Iquichanos, si no se llevase a cabo una nueva conquista contra ellos, y funcionando aquella raza indómita con otra más dócil y racional...”47

  • 48 CÁCERES, A.A., 1973, p. 150.
  • 49 A.D.A. - C.SJ. - “Juicio criminal seguido contra el párroco Eusebio Cancho y cómplices por insurre (...)

76Con el año 1882 comenzó el segundo período de la campaña de los Andes y el milagro de la reorganización del ejército de Cáceres en Ayacucho48. Este milagro fue, por supuesto, el fruto de una chupada de sangre de la región y, en abril de 1882 el siempre muy activo cura de Luricocha, Eusebio Cancho, sublevó de nuevo a los indios de la hacienda Huayllay, propiedad de Miguel Lazón, (colmo de la ironía de la suerte para el coronel de la guardia nacional) y de la hacienda vecina Chaca, propiedad de don Salomé Arias, adversario del anterior, quienes atacaron a un destacamento militar encargado de requisar ganado49

77Sin embargo, en 1882, aprovechando de los disturbios ocasionados por una parte de la población india, se vio resurgir por última vez el viejo conflicto entre los caciques locales; el clan Lazón beneficiaba ya del apoyo militar y de la legitimidad de Cáceres en esta parte de los Andes, mientras que el clan Arias se veía reforzado por una población mestiza cansada de soportar el peso de la guerra. Es por lo menos lo que se sobreentiende de una de las últimas cartas del obispo Polo a su amigo, el prefecto de Ayacucho, Morales Bermúdez :

  • 50 A.D.A. - C.S.J. -1883 – “Juicio criminal seguido de oficio contra el autor o autores de la muerte (...)

“..Me permití indicar a Ud. el vemos a mi regreso de la provincia de La Mar, que parlaríamos sobre la necesidad que había en las provincias del Departamento de hacer respetar la autoridad política, hoy desconocida, burlada, perseguida y hasta atacada escandalosamente por un populacho ignorante, diariamente embriagado é inmoral y que dividido y conducido por 2 o 3 caudillos de la antigua anarquía, se desborda con frecuencia cometiendo horribles atentados... si para esto como para todo, los subprefectos no fuesen paisanos, ni vecinos de la provincia en que ejercen autoridad, sino militares honrados, inteligentes y enérgicos, que dispusieran a los menos de 30 hombres armados. Por hoy y a Ud. le consta sin duda, esta necesidad es imperiosa, urgente en las provincias de La Mar y Huanta.”50

78Este punto de vista personal del obispo Polo se reveló tristemente justo para su causa ya que el dos de noviembre pereció en un combate generalizado en la ciudad de Huanta del cual presentaremos un resumen según la versión del Sub-Prefecto.

  • 51 Idem.

“...Profundamente inpresionado aun por los desgraciados acontecimientos que el 2 del actual ha tenido lugar en la capital de esta Provincia y sobreponiéndome, además, a mis dolencias físicas ocasionadas por los mismos acontecimientos, cumple con el penoso deber de dar a U.S. parte de ellos con la veracidad que requiere la gravedad de los hechos.
Conoce U.S. que varios vecinos de aquella población excitados por varios vecinos de aquella población excitados por nefandas y disociadoras pasiones políticas, como por miras personales, habían recurrido al medio ostensible de formular calumniosas acusaciones contra mi y solicitar mi destitución, con el oculto fin de que separado de esta Provincia, no habría para ellos obstáculos que les impida llevar adelante sus siniestros propósitos de transtomar el orden constitucional, prometiéndose con tal cambio, más que objetos políticos, toda clase de ventajas y provechos personales. Consecuentes a tal idea y halagando con el saqueo y el robo, lograron seducir a una parte del pueblo que encabezada por ellos mismos vinieron a realizarlos deplorables sucesos de que me ocupo, del modo como paso a relatar.
A las 7. m. ungrupo crecido de hombres compuestos en mayor parte de las haciendas de Pedrohuerta, Ñahuinpuquioy Mio, cuyos arrendatarios son don Feliciano Urbinay don Salomé Arias, se presentaron en el punto denominado Callqui situado a un cuarto de legua de la población, ostentando una bandera colorada y en actitud hostil del que tiene la resolución de ofender. Permanecieron allí comiendo y bebiendo costeados por don Francisco Rondinel, fosé María Cárdenas Narvaez, Vidal Vega y su hermano Julio, como hasta las 11 y media del día, hora en que reunidos en mayor número con los indios de todas las haciendas inmediatas, me intimaron que desocupara la provincia en los términos más infamantes y ofensivos, al que no contesté porque no era decoroso y a fin de que esa porción de sediciososcomprendieran que no era ese el medio racional de entrar conmigo en tratados. A las 12, poco más o menos, esagente embriagada ocupaba la esquina llamada Cruz-verde situada a una cuadra y un poco más de la casa donde habito y principiaban a dar de balazos sobre ella mientras tanto que los demás atacaban mi casa por distintos puntos, haciendo caer sobre ella una lluvia de piedras, lo que me obligó a ordenar a la fuerza de mi mando conpuesta de diez y siete hombres, diesen tiros al aire a fin de intimidar a los invasores; pero como esta medida solo sirviese para alentarlos, redoblando sus ataques e hiriendo gravemente a un paisano en la puerta de mi casa, fué preciso sostener con ellos un fuego nutrido no sólo en la casa sino en las calles, el que duró hasta las tres y media de la tarde poco más o menos.
Alarmando sin duda el Iltm° Sr. Obispo con los fuegos que se habían roto y animado del evangélico, anhelo de evitarla efusión desangre, había salido de su casa a caballo, dirigiéndose por la misma calle donde estaba comprometido el combate; pero desgraciadamente en el momento en que aquel dignísimo Prelado llenaba su noble benéfico propósito, el fuego que hacían a la tropa de la Cruz-verde era tan nutrido, que indudablemente uno de los proyectiles disparados de aquel lugar, vino a cortar la preciosa existencia de tan virtuoso como patriota y abnegado personaje sin que la fatal caída de tan ilustre víctima hubiera podido calmar el inmotivado furor de los invasores que sobre su mismo cadáver han llevado adelante su inicuo fin de realizar tantos excesos, sin que los esfuerzos de la tropa que me estaba subordinada, y que como oficial que la comandaba, han sabido colocarse a la altura de su deber, hubiera podido moderar la saña de aquellos energúmenos que se han entregado a toaos los excesos inimaginables, ya en número crecidísimo que se reunió al toque de arrebato, para el saqueo incendio y matanzas. ”51

  • 52 ARIAS, S., 1882.
  • 53 A.D.A. - C.S.J. -1883 – Juicio criminal seguido de oficio contra el autor o autores de la muerte (...)

79El combate había causado cuarenta muertos y decenas de heridos. El líder de la oposición Salomé Arias dio por supuesto una versión diferente de los hechos52 en la cual los indios de las haciendas circunvecinas no aparecen más y en la que sólo figura la cólera legítima de los honestos habitantes de Huanta contra el comportamiento despótico de un Sub-Prefecto. La justicia republicana dio esta vez pruebas de cierta imparcialidad puesto que declaró colectivamente culpables de homicidio en la persona de Monseñor don juan José Polo a todos los habitantes de Huanta así como a todos los policías que estaban acantonados allí53.

80Los acontecimientos de 1882 muestran pues que en esa fecha el combate de los caciques no estaba totalmente apagado pero también muestran que el conflicto tendía a cambiar de naturaleza : la lucha entre dos aristócratas provincianos por conquistar el poder desbordaba sobre las masas empobrecidas por la guerra y que luchaban contra la dictadura de un clan súbitamente promovido al poder por esta misma guerra.

81Pero en 1882 igualmente el general Miguel Iglesias lanzó en Cajamarca un llamado en favor de la paz, el famoso manifiesto de Montan. Al comienzo poco tomado en consideración incluso por los chilenos, esta solución del conflicto se reveló pronto como la más satisfactoria para muchos, excepto para Cáceres que seguía ocupando la sierra. Había pues que tratar de terminar con la resistencia andina antes de que se abrieran las negociaciones internacionales sobre la paz el 20 de octubre de 1883 en Ancón. Una expedición chilena comandada por el coronel Martiniano Urriola se dirigió entonces hacia la sierra en persecución de Cáceres. El 13 de setiembre llegó a Huancayo y luego partió en dirección de Huanta y de Ayacucho.

82La situación se tornaba critica para los habitantes de Huanta una parte de los cuales, ante la amenaza de destrucción que representaba el paso de la división chilena, se reunió en consejo y adopto la siguiente posición :

  • 54 CAVERO, L.E., 1953, T.l, p. 253.

“PRIMERO.- Adherirse incondicionalmente al tratado de paz que se ajustaba entre el Gobierno Regenerador de Montan y los Chilenos.
SEGUNDO.-Desconocerla autoridad del Sub-prefecto de la Provincia don Federico Arias Ayarza nombrado por el general Cáceres como Jefe Superior, Político y Militar de los Departamentos del Centro, exigiendo en su lugar a José María Cárdenas.
TERCERO.- Votarla cantidad necesaria de los fondos municipales para atender los gastos que demandase para la recepción de la fuerza chilena.
CUARTO- Firmar el Acta por duplicado para remitir un ejemplar al general Miguel Iglesias y otro al Comandante General de las Fuerzas expedicionarias Coronel don Mariano Urriola”54.

83El 25 de setiembre una delegación conducida por Feliciano Urbina salió de Huanta para recibir a la expedición chilena pero fue entonces atacada por indios comandados por los partidarios de Cáceres en la región de Chancaray y obligada a volverse atrás:

  • 55 CAVERO, L.E., 1953, T.1, p. 255.

“Una vez que los indios rompieron las hostilidades, afluyeron a los extramuros de la población y la circundaron por todas parles.
Alas 12 m. los indios después de lanzar vivas estrepitosas por Cáceres, rompieron el fuego porcuatro puntos : por Verde-cruz, Perascucho, Pomacasca y San Sebastián, inmediatamente fueron contestados por los blancos, (bando adicto a los chilenos) comprometiéndose de este modo un serio y reñido combate. El combate duró hasta las 5 p.m.
En las filas indiadas durante el combate cayeron muertos más de 30 individuos y muchos heridos; en el bando opuesto 10 muertos, poco más o menos y algunos heridos...55

84Al día siguiente, mientras que la expedición chilena continuaba su progresión, los indios marchaban en dirección de Huarpa para oponerse a su avance.

  • 56 Periódico La Opinión Nacional, 9 de diciembre de 1896.

“Al rayar la mañana del 27 los guerrilleros huantínos estaban en sus puestos de combate, que se extendía desde la mitad de la bajada de Marcas bástala ciudad de Huanta armados de rifles, escopetas, rejones, hondasypalos encabezados por sus respectivos Comandantes en defensa del honor y la soberanía del Perú.
A las 7 a.m. comenzó la lucha tocando a los guerrilleros el honor de haberla iniciado-, cada trecho del camino, cada recodo del trayecto de Huarpa hasta Huanta fueron defendidos con incomparable audacia y arrojo. Fué un solo combate de todo un día, sin interrupción desde las siete de la mañana hasta las seis de la tarde que el ejército chileno tuvo que salvarla distancia de DOCE KILOMETROS.
Esta inesperada resistencia de los guerrilleros despertó la ira del Jefe Chileno, quien después de un día de descanso de sus tropas en la ciudad ordenó a varias Compañías de los Batallones ”3° de línea” y el famoso “Miraflores” para vengarse contra los patriotas Huantinos que se obstaculizaron su arrogante marcha triunfal y por el hecho de haber dado a susaliados una lección modelo de civismo. Los chilenos recorrieron la Campiña incendiando las casas, matando a los animales domésticos y cometiendo todo género de depredaciones.
Y después de una permanencia de tres días en Huanta, los invasores continuaron la marcha hacia la ciudad de Ayacucho y el 1° de Octubre entraron a ese pueblo sin disparar un sólo tiro de fusil porque no había un solo hombre dispuesto a oponer resistencia al paso del conquistador. Allí permanecieron 40 días gozando de descanso en un ambiente de calma y seguridad personal...”56

85En realidad, el mes de octubre había sido utilizado por los caceristas para organizar la resistencia en el campo y, a fines de mes, toda la región de Huanta, a excepción de la ciudad misma, estaba cubierta por los guerrilleros indios caceristas como lo muestra esta...

  • 57 CAVERO, L.E., 1953, T.l, p. 260-61.

“NOMINA DE LOS JEFES DE GUERRILLAS DE LA PROVINCIA DE HUANTA
COMANDANTE EN JEFE DE LAS GUERRILLAS DE LA PROVINCIA
Coronel Don Luis Miguel Lazón
“COMANDANTES DISTRITALES
“De LURICOCHA D. Femando Sinchitullo - De HUAMANGULUA
D. Lucas Huaillasco
“COMANDANTES DE PAGOS
Pagos de Seccttasy Ccoljana
1er Jefe D. Celedonio Varas
2o id. D. Isidoro Vargas
“Hulluy Munaypatay Pata-suero:
1er Jefe D.
2o id. D.
“Llanza, Ocana, Pampa y Paccaybualcco:
ler Jefe D.
2o id. D.
“Occocbaca, Coaccanany Uyuvira:
ler Jefe D.
2o id. D.
“Puca-raccay y Cedro-pata:
ler Jefe D.
2o id. D.
“Pultunchacra, Uchcomarca y Ccanas:
1er Jefe D.
2o id. D.
3o id. D.
“Maynay, Ayaorccoy Pampachacra:
ler Jefe D.
2o id. D.
3o id. D.
“Pakloc, Ccochabamba y Mosocpampa:
ler Jefe D.
2o id. D.
3o id. D.
“Chancaray, Ccocba, Palacctayy Rimay-pampa
1er fefe D.
2o id. D.
3o id. D.
“Soccosccocba, Callqui y Pariaccacca:
1er fefe D.
2o id. D.
3o id. D.
“Marccaracay:
ler fefe D.
2o id. D
“Culluchaca:
1er Jefe D.
2o id. D.
3o id. D.
Ccolipa-pata y Espíritu Santo:
1er Jefe D.
2o id. D.
Andahuaylas Octubre 31 de 188357

86El 12 de noviembre, la expedición chilena, frente a la amenaza que el ejército de Cáceres, reconstituido en Andahuaylas, hacía pesar sobre ella, decidía retirarse y dejaba Ayacucho. Luego de una primera jornada de marcha sin incidentes, la expedición llegaba por la tarde a Pacaicasa.

  • 58 CAVERO, LE., 1953, T.1, p. 265.

“Día 13- Alas 5 AM. nos pusimos en marcha siempre por las alturas, Habiéndole tocado al “Miraflores” ir de vanguardia. Sabíamos que los indios estaban listos, principalmente los titulados libres Iquicbanos, para estorbar por empinadas cumbres de tremendas cumbres y cordilleras”
“Cuando ya divisamos las goteras de Huanta, 4.30 PM. principiaron a sentirse muchos tiros de indios (...) por todos lados se veían numerosos grupos de indios con lanzas, banderas, biombos y pitos con una gritería infernal. Cuando estábamos a tres kilómetros de Huanta se sintió mucho fuego y bien sostenido por parte de los indios...
“A las 6 P.M. entramos a la plaza del pueblo después de haberse hecho las siguientes bajas en la indiada rebelde. La 1a mató 17, la 2a 6, la 4a 29 granaderos a puro sable, mandados por el bien esforzado Teniente Balbomtín 22, la artillería 31 y la Compañía de Barahona como 9. Por nuestra parte tuvimos 3 soldados muertos a bala”
“Día 15- Empezamos a desfilara las 4 A.M. con todas las precauciones del caso, por que los indios en número de 8 a 10,000 coronaban las alturas armados con lanzas, rifles, escopetas y hondas harían resistencia...
“A las 5 A.M. marchaba la división majestuosamente; pero al mismo tiempo comenzaron los porfiados indios a molestarnos con sus tiros sin que nosotros contestáramos, eso sí apuramos el paso para salir del espeso bosque y ver claro el asunto...”
...”Mientras tanto la división pasaba el puente (de Huarpa) bajo una lluvia de balas en que tuvimos que lamentar la muerte de dos soldados, un carabinero herido y un sargento de la 6a que estaba al lado del Coronel Urriola, y que fué atravesado de un balazo en las dos piemos”.
A las 4.15 PM. llegó el fefe de Estado Mayor y mandó al Teniente Lucho Lynch a ver si habían tomado el puente Máyocc, pero en este momento venían a avisar que el referido puente estaba ya cortado. Con esta noticia tan mala la cosa se puso seria y peligrosa”58

87En 1896, el periódico La Opinión Nacional escribía:

  • 59 Periódico La Opinión Nacional, 9 de diciembre de 1896.

“Llegó a Huancayo la División chilena con menos de mil plazas; había sufrido en el interior más de quinientas bajas. Esto en cuanto al número de sus pérdidas personales pues, respecto a la condición de la tropa sabemos por referencias autorizadas que muchos soldados regresaron sin kepi, sin calzado, sin armas y lodos en lamentable estado de postración y desaliento.”59

88El 26 de noviembre, Cáceres enviaba mensajes de felicitación al coronel Lazón así como a los guerrilleros, en el mensaje dirigido a estos últimos se podía leer:

  • 60 DEL PINO, J.J., 1955, p. 84.

“Elpueblo de Huanta, cuyo arrojo es tradicional, ha dado en esta ocasión la medida de su pujanza y también de su buen sentido. Es el único pueblo que no ha permitido inpunemente al invasor pisar su suelo sino después de grandes esfuerzos a favor de sus grandes elementos bélicos, y sobre montones de cadáveres.
Mañana que la historia consagre los esfuerzos y sacrificios de cada pueblo, Huanta tendrá una página especial y muy gloriosa. Los sacrificios de hoy son la gloria de mañana. En la situación en que está usted y en cualquiera otra a que lo obligue las circunstancias, debe usted sostenerse cuanto se lo permitan los elementos de defensa con que cuenta y cuando ya sea imposible toda resistencia, retírese Ud. con todas sus fuerzas en el mayor orden, a las alturas más convenientes, y allí dispóngase a volver de nuevo al campo del honor y del deber, tan luego como tenga noticia de mi aproximación: pues, mañana sin falta salgo con el ejército”60

89Las consecuencias del conflicto peruano-chileno en la región fueron pues muy importantes y determinaron en gran parte su situación política y social en la década que siguió.

90En efecto, el conflicto había primero puesto fin a lo que hemos llamado el combate de los caciques locales por el control del poder político. Sin entrar en el detalle de los acontecimientos, es evidente que la instalación de Cáceres en el poder nacional iba a provocar, a nivel regional, la aplastante victoria del cacique constitucionalista Miguel Lazón y la derrota definitiva de su adversario Salomé Arias.

91Por otra parte, la participación activa de los indios campesinos al lado de los caceristas en la resistencia tuvo como consecuencia de ligar a éstos con aquellos con una relación durable en la cual la fidelidad política de los indios les garantizaba, como contrapartida, la protección del poder blanco que era muy útil en este período de desastre y de desorden económico.

92En efecto, la última consecuencia del conflicto peruano-chileno fue la pauperización de un amplio sector blanco. Estas capas aldeanas, pequeños comerciantes, artesanos, pequeños funcionarios o minifundistas, cuya situación económica era muy precaria y muy dependiente de la coyuntura, fueron las primeras afectadas por la guerra y sus consecuencias. Por otro lado, su recuperación económica en el período después de la guerra se encontró severamente bloqueada por la hegemonía política y el control de tierras que ejercieron entonces los caceristas y sus aliados indios. La oposición de este sector mestizo hambriento y numéricamente creciente sucedió pues al combate de los caciques.

2) La muerte del gamonal

93El ejército de ocupación chileno dejó progresivamente el Perú en el transcurso del año 1884 y en agosto el territorio estaba totalmente liberado de la presencia chilena.

94De 1884 a 1885 el Perú se encontró entonces frente a una situación de poder político bicéfalo : por un lado Iglesias con su gobierno oficial establecido en Lima, por el otro Cáceres quien, luego de una primera derrota frente a la capital, había reconstituido sus fuerzas en la sierra y volvió a atacar Lima en noviembre de 1885. La destrucción económica del país y la perspectiva de verlo caer en un estado de guerra civil llevaron entonces a Iglesias a presentar su dimisión el 2 de diciembre de 1885. Desde entonces Iglesias no volvió a aparecer en la escena política.

95Tuvieron lugar elecciones en 1886; Cáceres y su nuevo partido Constitucional fueron apoyados en esta ocasión por el partido Civilista que antes había sido su peor enemigo pero que buscaba ante todo contener la oposición popular que sostenía al nuevo partido Demócrata de Piérola. El 2 de junio de 1886, Cáceres era elegido Presidente de la República y por su carisma y su autoridad iba a mantener una suerte de tregua social y política hasta 1890.

96El éxito del partido cacerista a nivel nacional confirmó sólidamente la victoria de Miguel Lazón y de su clientela en Huanta. Sostenido hasta 1887 por refuerzos, de gendarmería, el clan vencedor monopolizó pues todos los puestos de poder en la región y durante algunos años ejerció allí un control casi absoluto.

97La oposición que había aparecido en los años 82-83 fue entonces amordazada y obligada a soportar la altivez y las novatadas de los vencedores.

98Así es como, en la época de las elecciones de 1886, la residencia de un notario de Huanta, Victoriano Tutaya, fue saqueada por hombres al servicio del Sub-Prefecto de Huanta, Mariano Cavero, porque, escribirá él :

  • 61 A.D.A.- C.SJ. Huanta 1897 “Juicio criminal seguido por Victorino Tutaya contra el subprefecto don (...)

“... debo decir que el verdadero motivo para tal persecusión ha sido no haber opinado ni menos haber dado mi humilde voto por las personas a quienes favorecía con una protección abierta como su hermano el Dr. Don Salvador Cavero por senador del departamento y a su pariente Dn. Miguel Lazon para diputado”61

99Un año más tarde, el juez adjunto de Huanta, Feliciano Urbina tuvo que protestar contra una campaña calumniosa lanzada contra él por su tío Miguel Lazón:

  • 62 A.D.A. - C.SJ. - Huanta 1888 “Juicio seguido por Felicia Urbina contra Miguel Lazón por calumnia.”

“... el referido Sr. Lazón desde tiempo va siguiendo los impulsos de su pasión sin haber motivo que justifique sus procedimientos; después de haber atentado por mucho tiempo y de diversos modos contra mi existencia...y alentado por la impunidad de sus actos se ha lanzado a arrebatarme la honra y aunque los antecedentes del Sr. Lazón funestamente célebres en esta provincia y en el departamento son suficientes para no apreciar las acusaciones que nacen de el... este señor en varias tiendas de comercio ha manifestado que soy ladrón y prevaricador...”62

100En enfrentamiento entre el antiguo cacique Miguel Lazón y el nuevo líder Feliciano Urbina había comenzado.

101El triunfo político de Miguel Lazón garantizó a sus amigos, y entre éstos, a los indios guerrilleros de 1883, cierta estabilidad y cierta comodidad en un período de marasmo económico que se tornaba cada vez más difícil de soportar por una mayoría de excluidos. Sin embargo, la dictadura provincial de Miguel Lazón terminó pronto por vacilar.

102En 1888, apareció en Huanta una oposición políticamente aún informe pero empujada por las dificultades económicas y reanimada por la partida de los refuerzos de gendarmería. Un informe del Prefecto de Ayacucho al ministerio da cuenta en efecto de la existencia de una especie de bandolerismo social en la región:

  • 63 B.N. - Sección manuscritos - 1888 “Expediente seguido por el Prefecto de Ayacucho sobre desórdenes (...)

“... tengo que informarle que la inmoralidad de la población de Huanta ha llegado a tal extremo que grupos de treinta a cuarenta hombres montados, provistos de fusiles y bien aprovisionados lanzan expediciones en todas las provincias del departamento; roban los habitantes, asaltan los viajeros y alientan las masas a no pagarla contribución personal...Los partes que acompaño del Alcalde Municipal y gobernador del distrito de la provincia de Tambo del distrito de La Mar harán ver al Supremo Gobierno que existe bandolerismo y es probable que dentro depoco cuando... desaparezca en esta capital la policía armada, se vean los caminos invadidos por los malhechores ocupados en asaltar los transeúntes y causado gravísimos males al comercio...”63

  • 64 Algunos ejemplos: B.N. - Sección manuscritos -1887 exposición del prefecto de Ayacucho al Ministe (...)

103¿La oposición política se escondía detrás de este bandolerismo social ? nada permite afirmarlo pero es sin embargo cierto que la pauperización de las capas populares mestizas alimentó el fenómeno, como que también alimentó los muy numerosos conflictos a propósito de tierras o de ganado en este período de relativa calma política64

104Las elecciones de 1890 provocaron la transformación del descontento social latente en una oposición política organizada.

105En efecto, la protesta social de los blancos pobres que hasta esa época no había podido manifestarse abiertamente a causa del control político severo de los caceristas, encontró en las elecciones la oportunidad de hacerlo. Es así como todos los descontentos se agruparon detrás del demócrata Feliciano Urbina quien, a causa del encarcelamiento del líder nacional Piérola (y por este hecho la ausencia de un candidato demócrata en las elecciones) a la desesperada hizo campaña por los candidatos del partido civilista Francisco García Calderón y Francisco Rojas, contra el candidato constitucionalista el general Morales Bermúdez. El enfrentamiento político comenzó con una campaña de prensa desenfrenada por parte de la oposición. A través de algunos extractos trataremos de mostrar cual era su preocupación estratégica esencial : la neutralización de los guerrilleros indios :

  • 65 Periódico El Debate, n° 62,19 de octubre de 1889 en DEL PINO, J.J., 1955, p. 90-91.
  • 66 A.D.A. - C.S.J. - Huanta 1889 “Juicio criminal seguido por el subprefecto de Huanta don Mariano Ca (...)

“...S.E. el Grol. Cáceres dirigió con fecha 24 de Junio último una carta circulara los ex-comandantes de los guerrilleros de Huanta, de las cuales tenemos algunas a la vista, pues los cabecillas a quienes están dirigidas nos las han remitido, como la mejor prueba de la lealtad con la que se han afiliado al partido político, cuyos intereses defendemos, porque están estrechamente vinculados con los del país.
En dicha carta...el mandatario sagaz que rige los destinos de la Nación... después de recordarles sus servicios, recomienda a los huantinos el orden, el trabajo, el respeto a las autoridades, la tranquilidad de los vecinos y el cumplimiento de las leyes.
Pero los nobles propósitos del Jefe de Estado han sido cruzados y sus legítimas esperanzas defraudadas por los verdaderos malos elementos que todo lo explotan en la vecina provincia, en beneficio desús mezquinos intereses personales.
El acápite que copiamos enseguida, de la carta que nos sirve de tema, ha sido torcidamente explicado y con refinada malicia a los ignorantes guerrilleros... con el plan preconcebido de servirse de arma mortífera en la lucha eleccionaria que ya se ha iniciado.
Dice el acápite aludido:
“Desgraciadamente no faltan allí malos elementos que ustedes lo conocen bien, que con el propósito de desquiciar el orden y desprestigiar al pueblo Huantino, pretenden engañosamente inculcarle ideas disociadoras, para este caso les recomiendo que piensen con juicio y lejos de escuchar sus instigaciones las combatan y si es posible las denuncien ante la autoridad competente, como perturbadores del orden público”.
En este acápite han encontrado los malos hijos de Huanta y sus paniaguados... corno el único, el verdadero mal elemento un rico filón que en vano han intentado explotar contra el ilustrado y laborioso Dr. Feliciano Urbina y sus correligionarios políticos.
Felizmente los guerrilleros de Huanta menos insensatos de los que los supusieron los solicitadores de la Circular de S.E. no han prestado oídos a las sugestiones de estos y viendo en el Dr, Urbina, el filántropo Director de Beneficencia, al conjuez probo y diligente, al educador del pueblo que ha fundado la Sociedad de Instrucción y fomenta una escuela gratuita dominical, al buen vecino que está empeñado en construir un cementerio, consagrando a esta obra no solo su tiempo sino también parte de sus recursos, viendo en fin al hombre que haciendo tantos beneficios vive honradamente de su profesión y de sus rentas han dicho: no es este ni son sus colaboradores aquellos malos elementos de que nos habla nuestro Gral., no son estos, no pueden ser los que señaláis con el dedo como las víctimas necesarias..”65
“...Después de las dolorosos convulsiones que sufrió el país y especialmente esta provincia durante la guerra nacional y civil, cuando la paz volvió al Perú, la tranquilidad, todos los pueblos trabajaban sin cesar por conseguir su porvenir...
Mas en Huanta se realizaba todo lo contrario, se trata de la construcción de una obra pública, el Sub-prefecto don Mariano Cavem es el primer obstáculo por su indiferencia punible y su oposición tácita...
Si hay un elemento desmoralizador puesto en detención mediante el esfuerzo de los vecinos, la autoridad política otorga la libertad...
Es un elemento de desorden porque al practicarse la distribución de cargos del Concejo Provincial, la mencionada autoridad, alegando tener órdenes superiores, impone con violencia a ciertos concejales pobres de espíritu...y aún más trata de provocar en la provincia un conflicto social, inculcado a las masas ideas falsas y temerarias, el referido Sub-prefecto y los inhábiles concejales, siguiendo las órdenes de su maestro el señor Lazón, han hecho bajar de sus lugares a algunos ex-comandantes de guerrillas, a quienes les han significado que los diez concejales protestantes y el vecindario que también ha contribuido a la protesta son enemigos del gobierno y que han comprometido la Provincia a favor del señor Rosas que es un extranjero y que les causaría muchos males a los guerrilleros...
Honor a los ex-guerrilleros de Huanta que sin escuchar las seducciones de sus instigadores, permanecen dedicados a la labor de sus propiedades, obedeciendo las órdenes de S.E. el jefe de la Nación D. Andrés A. Cáceres...”66

106Sin embargo, la lucha política no podía quedarse en el nivel del simple combate verbal y periodístico. En efecto el 3 de diciembre de 1889 fue atacada la casa de Miguel Lazón :

  • 67 A.D.A. - C.S.J. - Huanta 1889 “Juicio criminal seguido contra los autores y cómplices del homicidi (...)

“...La noche del 3 de los corrientes a la 1 a. m. fue el Señor D. Miguel Lazón atacado en su casa por más de cuarenta hombres armados encabezados por el doctor D. Feliciano Urbina, comenzaron a hacer un nutrido fuego de fusilería a la casa del citado Sr. Lazón, quien anoticiado poco antes del suceso del intento del Dr. Urbina, reunió en su casa a ocho amigos que resistieron el ataque hasta la madrugada, hora en que los atacadores fueron puestos en derrota.
Del combate resultaron muertos: Hipólito Ludeña y Marcos Riveros, partidarios de Urbina. Fueron hechos prisioneros por el Sr. Lazón el joven Juan Manuel Urbina primo del mismo, que fueron puestos en libertad a las seis a. m. del mismo día.
Desde que se dio principio a los fuegos de fusilería los partidarios del Dr. Urbina invadieron el campanario de la Iglesia y tocaron a rebato con el intento de amotinara todo el pueblo con el señor Lazón, lo que no sucedió, pues nadie se prestó a secundarlas miras del Sr. Urbina.
La noche del día 4 fué la cárcel de esta villa invadida por gente armada de los partidarios del Dr. Urbina y encabezado por Manuel Vargas, Comandante de la guwerrillas de Seccllasy N. Cerván que amedrentando al Alcaide, pusieron en libertad a todos los presos que unidos sus libertadores fueron en número de cinco criminales a engrosar sus filas.
Es probado señor Prefecto la saña de Urbína contra las autoridades y no esquiva medio para sublevar al pueblo rodeándose de los peores elementos para llevara cabo sus continuas miras de desorden, so pretexto de tener que vengar ultrajes que ha recibido del señor Lazón y haciendo comprender al pueblo que la autoridad unida al Sr. Lazón, trabaja por privar a pueblo de sus intereses, proyectando apoderarse de sus propiedades, influyendo además en el Supremo Gobierno para que preste elementos que hagan efectivo el cobro de la contribución personal y que todo esto se puede evitar sólo deponiendo a la autoridad y expulsando del pueblo al Sr. Lazón.
Todos los sometidos a la acción de la Justicia y que estaban prófugos han rodeado libremente al Dr. Urbina en los dios del tumulto y es de notarse muy especialmente, el que Eloy Navarro, que no hace muchos días victimó al joven Cometió Palomino, estuvieron junto con el Dr. Urbina, que como Conjuez de la provincia y por excusa del Juez de Primera Instancia, entiende de la causa.
Cumplo con informar a US. que los escandalosos desórdenes de que continuamente doy parte, pueden tener término sólo cuando el Supremo Gobierno quiera mandar fuerzas suficientes, que garanticen la vida e intereses de los vecinos de este desgraciado pueblo, pongan coto a tan vergonzosos abusos que por desgracia toman de día en día mayores proporciones..”67

107La iniciativa de la violencia parecía pues haber pasado ahora de lado Urbína y este primer intento de asesinato político fue muy rápidamente seguido por otro el 25 de diciembre :

  • 68 Idem.

“..Ayera h. 4 p.m. se notó gran conmoción en el pueblo, a consecuencia de que más de 25 hombres armados de rifles y a órdenes del Dr. Feliciano Urbina perseguían a un joven partidario del Sr. Lazón y no consiguiendo capturarlos recorrían las calles lanzando contra éste gritos de amenaza y propalando a voz en cuello que en la misma noche se haría escarmiento con él, en castigo de una correspondencia sobre los sucesos ocurridos en esta Villa, que se publicó en el último número de “Eco del Pueblo”, editado en esa ciudad y que atribuyó al Sr. D. Miguel Lazón.
Antonio Huamán, agente del Dr. Urbina, pretendió acuchillara un hombre del pueblo y costó trabajo el que fuera desarmado.
Glicerio Lazón y Ely Navarro, a su vez amenazaban públicamente al señor Lazón (D. Miguel) y habiendo intervenido el Párroco D. Pedro f. C. Betalieluz a calmarlos le faltaron de palabra.
A las 8 de la noche se oyeron tres disparos de rifle acompañados de “mueras a Lazón”. A las 10 y media fué circundada la casa del señor Lazón por más de 50 hombres armados, que después de cantos obscenos hicieron descargas de fusilería sobre ella durante hora y media.
El señor Lazón permaneció impasible al ataque hasta que por parte de los agresores subieron a los techos de la casa vecina desde donde hacían fuego al interior de la casa de Lazón obligando a los amigos de este que en número de veinte se encontraban con el a que se pusieran en actitud de defensa los que sólo hicieron cinco disparos porque en ese momento se retiraron los agresores.
Es de notarse que por parte de los motinistas, hicieron teatro de su vandálica hazaña, de la puerta de mi alojamiento, desde donde hacían fuego a la casa atacada, que está a dos tercios de cuadra de la que ocupo.
De los agresores sólo pude reconocer a Glicerío Lazón, Eloy Navarro, Antonio Huamán y al presbítero Pedro Cervantes (mas conocido con el apodo de Yaya Ucucba, enespañol: “Padre Pericote”) У esto porque estuvieron muy cerca de mi alojamiento y dejaron percibir clara y distintamente su voz.
Ignoro si el Dr. Urbina Feliciano encabezó personalmente el ataque рею es cosa averiguada que de su casa salieron ebrios los agresores.
En virtud de estos atentados, que escarnecieron mi autoridad sin que me sea posible contenerlos por carecer de medios y haciendo uso de la autorización de US. en su oficio de 18 del próximo pasado, me retiro con esta fecha al distrito de Huamanguilla en donde espero las órdenes de US.”68

108El Sub-Prefecto, representante de la autoridad nacional, abandonaba pues el terreno, tanto más desesperado e impotente cuanto este segundo ataque sobrevenía después de una especie de tratado de no agresión organizado por la Prefectura, el Sub-Prefecto y el cura, y que había sido firmado por ambas partes. Nada, incluso ni la palabra dada, parecía poder detener la violencia y el primer acto del desenlace tuvo lugar el 14 de enero de 1890 :

  • 69 Idem.

“...De 1 a 2p.m. del día mencionado, se sintió una gran alarma en la población causada poruña serie de disparos de rifle hacia el barrio donde está situada la casa de D. Miguel Lazón, me constituí allí inmediatamente a fin de averiguarlos motivos determinantes del desorden, y me impuse de que grupos de gente armada se habían situado en la calles adyacentes a dicha casa y en los techos inmediatos a ella, dirigiendo sus juegos hacia el interior, de donde se sostenía un nutrido juego de fusilería. En los primeros momentos del combate sucumbió Eloy Navarro y después de el Abdón Azcarsa, que tomaron parte entre las turbas que asaltaron la casa.
“Ya entrada la noche se derribó a hachazos la puerta de calle de la mencionada casa, en la cual penetraron los asaltadores en número de doscientos hombres, más menos, y la saquearon por completo, incendiándola enseguida con tarros de petróleo que derramaron sobre el techo.
“Como tuve noticia de que se trataba de perseguirme, y como por otra parte mi presencia no habría bastado para contener el desenfreno popular, no me constituí en el lugar de los sucesos sino al siguiente día, habiéndome enterado de ellos, especialmente de los que ocurrieron en el interior de la casa, por informes fidedignos. Aparece de ellos que D. Miguel Lazón murió de un balazo en la tetilla derecha; que también murió dentro de la misma el joven Abelardo Vega Mendiolaza, nieto del citado Sr. Lazón, y Antonio Elizarbe, resultando herido D. Manuel María Medina (que y a falleció) y Salvador Lazón, que recibió dos balazos, siendo el estado de su salud demasiado grave. Además perecieron fusilados tres muías y un caballo de estimación, que se encontraban en el pesebre. La casa es un montón de ruinas y de ceniza y no se encuentran en ella ni los restos del menaje. pues como repito, ha sido totalmente saqueada. De parte de los agresores se sabe que han salido 15 heridos.
“En cuanto al origen de tan deplorable suceso, US. lo conoce mejor que yo. Antiguos rencores de familia entre D. Miguel Lazón y el Dr. Feliciano Urbina, han venido enconándose con provocaciones recíprocas hasta estallar en actos de violencia, como aconteció el 3y 25 de Diciembre último, y el 14 del mes en curso en que fué atacada la casa del Señor Lazón por la gente armada que hace meses mantiene a sus órdenes el Dr. Urbina.
“A la causa mencionada se agrega el antagonismo político de los dos bandos en que está dividida la provincia, encabezado uno de ellos por el finado Sr. Lazón, que proclamaba la candidatura del Coronel Morales Bermúdez a la Presidencia de la República; y el otro, cuyo caudillo es el Dr. Urbina, que sostiene en esta Provincia la candidatura del Dr. Rosas.
“Puede decirse que la situación de esta Provincia es ahora más grave que nunca, por los peligros que envuelve contra la vida y la propiedad, la actitud de numerosas comunidades de las alturas de la población que se han sublevado con el fin devengarlos ultrajes inferidos al Sr. Lazón a cuyo partido estaban afiliados.
“Mi presencia en Huanta lejos de ser útil no hace otra cosa que exponer mi autoridad a los ultrajes de las turbas armadas que obedecen al Dr. Urbina y que en número de 80 a 100 hombres, que en su mayor parte tienen rifles de presidan, se aprestan a resistir a sus adversarios, levantando trincheras y parapetos. Por es tas consideraciones he determinado retrirarme de esta Provincia renunciar al cargo que ejerzo, como en efecto lo hago, a fin de no comprometer la vida e intereses de mi numerosa familia, en una situación que pudiera ocasionar los más graves peligros.
“Concluiré este PARTE comunicándole que D. JULIÁN ABAD, D. Bonifacio y Abdón Ascarza, D. Glicerio Lazón, D. Daniel Barrón, D. Antonio Mendoza, D. Antonio Huamán, D. ODILON VEGA, D. Manuel Urbina, D. Manuel Isidoro Vargas, han sido los agentes principales de los sucesos del 14 del mes en curso, pues armados de rifles atacaron PERSONALMENTE LA CASA DEL Sr. LAZON, teniendo a sus órdenes a las turbas que la invadieron.”69

109Inmediatamente después, la noticia del asesinato de Lazón se propagó en los pueblos indios de los alrededores y, a medida que la noticia se difundía, la población india tomó posición alrededor de Huanta; en cuestión de días varios miles de indios rodearon la ciudad.

110Frente a esta amenaza, un grupo de notables, entre los menos comprometidos en el conflicto, trató de evitar la catástrofe dirigiéndose a los indios el 17 de enero :

  • 70 ídem.

“..A los Comandantes don Pascual Villanueva, don Tomás Quispe, don Lino Castro, Don Andrés y Lorenzo Gomales.
“Los vecinos que suscribieron a nombre del pueblo de Huanta nos dirigimos a UU. que las desgracias del día martes y el fallecimiento de Don Miguel Lazón (Q.E.P.D.) han sido motivados por la imprudencia de un soldado del señor Lazón llamado Elizarbe y la muerte del joven Eloy Navarro. El pueblo no es responsable de estos hechos, y Uds. no tienen porque atacar al pueblo, en caso de que ataquen serán responsables ante Dios, la Patria y el Gobierno por las muertes y robos que haya; necesario es que como hijos de un mismo pueblo, después de llorar nuestras desgracias nos unamos y vivamos todos en armonía, sin ofendemos, procurando el bienestar de nuestro pueblo; la resistencia será fuerte y sus consecuencias graves. Vean lo que hacen. Nosotros como Párroco y vecino deseamos el bien de todos, les aconsejamos haciéndolos responsables de todo.
“Los vecinos de esta no pretenden atacarlos, al contrario como paisanos y hermanos desean la tranquilidad; repetimos pues vean lo que hacen UU. y se llevan de nuestros consejos; porque por honra y dignidad de nuestro pueblo debemos evitar derrame de sangre humana.
“Repetimos que los vecinos de Huanta no les ofenderán en nada, pero si UU. atacan tendrán que defenderse y habrá desgracias que como paisanos y cristianos deseamos evitar.
“Los de aquí llevándose de nuestros consejos nos obedecen y esperamos que UU. también nos obedezcan y vivamos como hermanos, es lo que deseamos vuetros paisanos y Capellán SS. Pedro J. Cabrera Betalleluz, etc..70

111La respuesta de los guerrilleros fue la siguiente:

  • 71 Periódico El País, n° 1035.

“...Señor Doctor Pedro J. Cabrera Betalleluz, Simón Gil, Pedro Cabrera, Mariano Fajardo y demás.
“Contestamos a la intimación de UU. haciéndole saber respetuosamente que nuestro objeto al reunimos en este lugar, no es el robo ni la matanza, sino el devolverá la provincia, el orden y la tranquilidad que ha perdido, debido a los crimínales que rodean a don Feliciano Urbina, quienes desde ahora tiempos tuvieron resuelto el asesinato del señor Miguel Lazón y el exterminio de toda esa honrada familia. Con este fin atacaron antes de ahora en dos ocasiones la casa de este señor y el 14 del actual viendo que se encontraba solo entre los miembros de su familia y en vísperas de ausentarse a su hacienda Huaillay, el señor Urbina y los suyos han tenido la barbaridad de asaltarlos en número de más de 40 armados con rifles y 60 puñales y lo que es más temerario han tenido el incalificable valor de ultimar al señor Lazón y a su nieto don Abelardo a puñaladas y a hombres inermes, indefensos y heridos. Los cadáveres de éstos han visto UU. acribillados a puñaladas.
“Es falso que el infeliz individuo Elizarbe hubiera cometido imprudencias pues éste ha sido asesinado en el interior de la casa del Señor Lazón; el asesino de Luricocha Eloy Navarro ha muerto asaltando esa casa. Así es que no pesa sobre el infortunado señor Lazón ni sobre los suyos la más leve responsabilidad y es extraño que UU. hombres serios, circunspectos apelen a la falsedad para encubrirlos espantosos crímenes que exclusivamente pesan sobre Urbina y los suyos.
”Ya que en ese pueblo se han constituido una horda vandálica, entre los que se encuentran los asesinos incendiarios de otra épocas constituyendo una amenaza constante al vecindario honrado de esta Provincia; ya que no hay Sub-prefecto ni autoridad alguna a quien no se le ultraje, convirtiendo a Huanta en lugar de cita para toda clase de crímenes, y ya que la Prefectura del Departamento se ve inpotente para restablecer el orden y devolver la tranquilidad entregando a la acción de la justicia a esa horda vandálica, nos hemos reunido aquí para protestar de tanto crimen y capturar a esos criminales capitaneados por Urbina, entre los que descuellan elfamoso bandido Glicerio Lazón que en la mañana del 15 ha tenido el incalificable avance de patear los cadáveres de los señores Lazón y Nieto, que se encontraban tendidos, expulsando a candelerazos a las pocas personas piadosas que fueron a prenderle una vela acompañando con las palabras más groseras las infames acciones referidas; los ya renombrados asesinos Bonifacio Ascarza, Julio Vega, Julián Abad, incendiarios también de Luricocha, los famosos Daniel Barrón, Vargas Huamán, notorios malhechores y los demás asaltantes de la casa del señor Lazón.
Si UU. por amor a la Justicia por honra a nuestro pueblo propenden con nosotros al castigo de los criminales por medio de la Justicia, poniéndolos a disposición de la Prefectura, habrán evitado las degracias que UU. preveen pues nosotros estamos prontos a retiramos a nuestros hogares, si dentro del término de 4 días salen presos de la población sobre Ayacucho esa turba de bandidos que tan cruelmente han cometido los atentados del 14.
“Nosotros no atacaremos al pueblo, buscaremos a los delincuentes, a lo que estamos resueltos en defensa de nuestros hogares y de nuestras personas; pues saben y oyen UU. que los bandidos en medio de sus orgías, nos llenan de injurias a gritos, y nos amenazan para exterminamos.
“Sentimos que UU. en medio de sus buenos sentimientos, por la paz y la tranquilidad quieren sustraer con afán, del castigo que merecen tan avezados criminales, que desde años atrás vienen vistiendo de luto muchísimos hogares y es preciso que tenga término tanto crimen que se consuma diariamente con el apoyo de la parte llamada sensata de este pueblo.”71

112Urbina y sus partidarios no aceptaron, por supuesto entregarse a los indios guerrilleros y:

  • 72 A.D.A. - C.S.J. - Huanta 1896-97 “Juicio criminal seguido de oficio contra Miguel lazón y cómplice (...)

“..El 24 alas 6 a.m. empeñó el combate por parte de las guerrillas que rompieron los fuegos por todas direcciones.
“A las 12 m. derrotados los que se defendían en la población, fué la plaza ocupada por los vencedores que se entregaron a toda clase de desórdenes victimando a muchos de los que habían sido de las filas del Dr. Feliciano Urbina.
“El 25 a horas 11 a.m. fueron sacados de la Iglesia, a donde se habían refugiado el Dr. Urbina, Alejandro Villar y Antonio Huamán, que fueron asesinados, el lo en las inmediaciones de Huanta-Chaca y los dos últimos a pocos pasos de las de la puerta falsa de la indicada iglesia.
“Fueron hechos prisioneros 25 a 30 individuos más, sacados del mismo templo los que no corrieron la misma suerte que el Dr. Urbina y sus dos compañeros a merced de la intervención de los presbíteros que residen en esta capital y el Sr. Simón Gil y otras personas, que con mil esfuerzos, consiguieron que fueran puestos en libertad.
“Fueron también victimados por los montoneros el joven Juan Manuel Urbina, hermano del Dr. Urbina, Manuel Urbina, primo del mismo, Vidal Betalleluz, Seferino Ruiz, Calixto Girón, Daniel Torres y nueve heridos de los que el 14 del que cursa atacaron y victimaron al Sr. Miguel Lazón.
“Es de notarse que entre las furiosas montoneras, había parte de más de 25 leguas de esta capital y aún habían venido de la vecina Provincia de Tayacaja. El origen de la reunión de los montoneros, es el que ya conoce US. por el oficio que me dirigió el Parroco Dr. Betalleluz, y que tuve el honor de elevar al despacho de US.
Estos son los datos más exactos que he podido averiguar y sólo me resta poner en conocimiento de US., que hoy la población está algo tranquila, aunque ni faltan desórdenes, рею que ya ni tienen carácter general como los anteriores.”72

113Al día siguiente del ataque, los guerrilleros retomaron el camino de las alturas.

114Casi todos los testimonios afirmaron entonces que Miguel Elias Lazón, el hijo de Miguel, había sido el cabecilla de los montoneros.

115Los acontecimientos de Huanta fueron, por supuesto, ampliamente comentados y utilizados por la prensa regional y nacional en las elecciones presidenciales y legislativas que tuvieron lugar ese mismo año y que dieron la victoria a Morales Bermúdez y al partido Constitucional.

116El doctor José Salvador Cavero, huantino de origen y cacerista fue elegido finalmente diputado por la provincia. La victoria nacional de Morales Bermúdez en 1890 y la intervención local de los guerrilleros indios habían permitido pues a los caceristas de Huanta conservar el poder político regional por algunos años más. La élite cacerista volvió a encontrar su posición política predominante y la situación económica y social de toda la región se mantuvo sin trastornos importantes hasta que se desencadenó la guerra civil de 1894-95.

117El triunfo de Piérola en esta guerra y su instalación presidencial en 1895 provocaron entonces la caída política de los caceristas de Huanta que fueron reemplazados en el poder regional por los demócratas y, entre ellos, los líderes sobrevivientes de la oposición de antaño, Julián Abad y Odilón Vega.

118¿Los caceristas de Huanta podían, tan democráticamente, ceder el poder a sus enemigos de antes?

119¿Los guerrilleros indios podían, sin inquietud, verse privados de sus protectores políticos?

120¿Los demócratas podían ejercer simplemente sus funciones políticas sin codiciar las riquezas de los caceristas?

121¿La revuelta de la sal no aparece entonces como la respuesta negativa a este conjunto de preguntas?

Notes

16 RIVERA PALOMINO, J., 1977.

17 La provincia de La Mar se creó en 1861 a partir de los distritos de las provincias de Huanta y Huamanga. Cf. FOWLER, L., 1924, p. 229.

18 Idem.

19 RIVERA PALOMINO, J., 1977, p. 53.

20 Idem.

21 KUBLER, G., 1952, p. 35.

22 BLANCO, J.M., 1974, T. 1, p. 44-46.

23 Es interesante comparar esta descripción con la de BANDERA, D. de la, 1881.-Relacion general de la disposición y calidad de la provincia de Guamanga, y de la vivienda y costumbres de los naturales del año 1557 en Relaciones Geográficas, T. 1, p. 96-103. Madrid.

24 El Peruano, Año 32, 2do semestre, n° 13, 15 de julio de 1874.

25 Idem.

26 MACERA, P., 1976, p. 21.

27 La hacienda de Ninabamba, en la provincia de La Mar, puede ser considerada por ejemplo como una gran propiedad

28 Cf. Primera parte.

29 BONILLA, H., 1974.

30 Idem, p. 31.

31 ) BASADRE, J., 1968, T. IV, p. 160.

32 Registro oficial del departamento de Ayacucho, n° 27.

33 Periódico El Regenerador, diciembre de 1856, n° 1,

34 El Peruano, Año 15, 2do. semestre de 1857.

35 Periódico La Aurora del Porvenir, 14 de enero de 1860, n° 38.

36 A.D.A. - Corte Superior de Justicia. (En adelante: C.S.J.) - Juicio criminal: Denuncia por don Agustín Carrasco sobre varios artículos publicados en los periódicos “Patriota de Ayacucho” y “Aurora del Porvenir”. Exhibidas las garantías resultan autores don Remigio Jauregui, don Pedro Sánchez y don Wenceslao Divisa.

37 BASADRE, Jorge, 1968, T. VII, p. 214.

38 BASADRE, Jorge, 1968, T. VII, p. 22 y siguientes.

39 A.D. A. - C.S.J. - Juicio criminal seguido por Manuel Lazón, Casimiro Gómez, Justo Pastor Espino, Manuel Casafea, Francisco Martínez, José Oré, Jesús Chávez, Calixto Girón, Avelino Velarde y otros contra Manuel Lecuona, Juana Urribarri y otros por los sucesos del 25 de diciembre de 1875.

40 A.D.A. - C.S.J. - Periódico La Restauración, publicación libre n° 21, Ayacucho, 16 de mayo de 1877.

41 A.D.A. - C.S.J. - Expediente de quejas interpuesta por Miguel Lazón diputado de la provincia de Huanta contra el juez de la misma don Justo Azpur por abuso de autoridad.

42 A.D.A. - C.S.J. - Queja del juez de primera instancia contra los procedimientos de subprefecto.

43 A.D.A. - C.S.J. - paquete n° 54 “Juicio criminal seguido de oficio contra Julián Abad, José Chávez y cómplices por homicidio frustado de Ramón Guillen y familia en la quebrada de Acón” o “Juicio criminal seguido por Mariano Urribarri contra demás don Julián Abad, José Chávez, Daniel Carpo, Antonio Palomino y demás cómplices por homicidio frustrado, robo, allanamiento de domicilio a mano armada y lesiones graves”.

44 CAVERO, L.E., 1953, T.1 p. 251.

45 CAVERO, L.E., 1953, T.l, p. 252.

46 A.D.A. - C.SJ. - Huanta 1880 “Juicio criminal contra el párroco de Luricocha, Eusebio Cancho, y cómplices por instigar a sus feligreses para el asesinato de Manuel santos, José Obregón, Leandra Palomino.”

47 A.D.A. - C.S.J. - Huanta 1881 “Juicio criminal seguido por don Juan Quintanilla contra don Fermín Vidal y Braulio Romani y demás colindantes por el delito de homicidio frustrado, lesiones graves, asonada, saqueo y otros.”

48 CÁCERES, A.A., 1973, p. 150.

49 A.D.A. - C.SJ. - “Juicio criminal seguido contra el párroco Eusebio Cancho y cómplices por insurrección, rebelión, motín contra el orden público en Huayllay, distrito de Luricocha 1882.

50 A.D.A. - C.S.J. -1883 – “Juicio criminal seguido de oficio contra el autor o autores de la muerte del obispo Dr. Juan José Polo.”

51 Idem.

52 ARIAS, S., 1882.

53 A.D.A. - C.S.J. -1883 – Juicio criminal seguido de oficio contra el autor o autores de la muerte del obistpo Dr. Juan José Polo.”

54 CAVERO, L.E., 1953, T.l, p. 253.

55 CAVERO, L.E., 1953, T.1, p. 255.

56 Periódico La Opinión Nacional, 9 de diciembre de 1896.

57 CAVERO, L.E., 1953, T.l, p. 260-61.

58 CAVERO, LE., 1953, T.1, p. 265.

59 Periódico La Opinión Nacional, 9 de diciembre de 1896.

60 DEL PINO, J.J., 1955, p. 84.

61 A.D.A.- C.SJ. Huanta 1897 “Juicio criminal seguido por Victorino Tutaya contra el subprefecto don Mariano Cavero y complices por el delito de homicidio frustrado, maltratos, atentado contra la libertad de sufragio, violación de domicilio.”

62 A.D.A. - C.SJ. - Huanta 1888 “Juicio seguido por Felicia Urbina contra Miguel Lazón por calumnia.”

63 B.N. - Sección manuscritos - 1888 “Expediente seguido por el Prefecto de Ayacucho sobre desórdenes de 30 a 40 bandoleros armados de la provincia de Huanta.”

64 Algunos ejemplos: B.N. - Sección manuscritos -1887 exposición del prefecto de Ayacucho al Ministerio de gobierno.”
“... el 15 de julio hay un robo en las alturas de Apacheta de veinte bestias... En Toccto asalto en despoblado, once bestias y veinte crías perteneciente al cura Flores y pobladores de Tambo... once de julio son asaltados y robados quince burros, dos bestias cargadas...”

A.D.A. - C.S.J. - Medina - 1887 “Juicio civil iniciado por Doña Catalina Flores contra José Ananos sobre robo de vacas”
A.D.A. - C.S.J. -1888 “Andrea Mendoza contra Constantino y Fidel Zagastizabal, don José Navarro juez de Paz del distrito de Huamanguilla y demás cómplices por asalto a mi propiedad raíz de Acopampa a mano armada y con más circunstancias agravíente del asesinato en la persona de mi mayordomo don Nicanor Galindo.”

65 Periódico El Debate, n° 62,19 de octubre de 1889 en DEL PINO, J.J., 1955, p. 90-91.

66 A.D.A. - C.S.J. - Huanta 1889 “Juicio criminal seguido por el subprefecto de Huanta don Mariano Cavero contra el responsable del libelo ”El Debate“ por calumnia.”

67 A.D.A. - C.S.J. - Huanta 1889 “Juicio criminal seguido contra los autores y cómplices del homicidio de don Miguel Lazón.” en CAVERO, LE., 1953, T.2, p. 20-21.

68 Idem.

69 Idem.

70 ídem.

71 Periódico El País, n° 1035.

72 A.D.A. - C.S.J. - Huanta 1896-97 “Juicio criminal seguido de oficio contra Miguel lazón y cómplices por la muerte del subprefecto de Huanta don Julián Abad y otros.”

Table des illustrations

URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2126/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 144k
Titre “CUADRO DE LA POBLACIÓN RURAL EN HACIENDAS (1876)”26
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2126/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 290k

© Institut français d’études andines, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr