Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

De la guerra a la rebelión (Huanta, siglo XIX)

 | 
Patrick Husson

Segunda parte. La Revuelta de la Sal

Capitulo I. Crónica de la rebelión

Texte intégral

1) La ofensiva de los campesinos

1El 25 de setiembre de 1896, unos veinte campesinos provenientes de diferentes pueblos de la provincia de Huanta se presentaron delante de la sub-prefectura y pidieron ver al sub-prefecto Julián Abad.

  • 2 CAVERO, L.E., 1953, Τ 2, p. 43.

2Esta delegación le declaró entonces que la población de los pueblos que ella representaba, se negaba a pagar el nuevo impuesto sobre la sal porque consideraba primero que la sal, producto de primera necesidad no podía ser impuesto y que además, ”...Desde los tiempos del Rey jamás habían pagado por la sal; que Dios había creado en los cerros para los pobres y que con la sal se habían bautizado... ”2

3El orden de la delegación campesina y la firmeza con la que había expresado su voluntad obligaron al sub-prefecto a responder con prudencia y moderación; primero les hizo notar a los campesinos que se trataba de una ley superior que él no podía modificar o suspender y propuso pues transmitir su solicitud a la autoridad superior, el coronel Pedro Portillo, Prefecto del departamento de Ayacucho.

4Esta proposición fue aparentemente aceptada por los campesinos y un mensajero partió inmediatamente con dirección a Ayacucho. Sin embargo, al día siguiente, la delegación reforzada esta vez por varios cientos de campesinos, se presentó de nuevo a la sub-prefectura para pedir la respuesta al trámite que había sido emprendido la víspera solamente. El sub-prefecto Abad sólo pudo, por supuesto, responder que no tenía aún noticias de Ayacucho y que debían todavía esperar un poco y sobre todo mantenerse en calma.

  • 3 CAVERO, L.E., 1953, Τ 2, p. 43-44.

5Los campesinos salieron descontentos de la sub-prefectura y algunos clamaron incluso que “...las autoridades pierolistas, bien enseñadas y de común acuerdo pretendían hacernos víctimas de engaños, so pretexto de consultas para imponemos un tributo, como si la sal fuera de la propiedad de ellos. Estos abusos contra nosotros no debemos tolerar por más tiempo... ”3

6Sin embargo, los campesinos abandonaron una vez más el centro de la ciudad y se dispersaron sobre las alturas que rodean Huanta. En efecto, desde hacía algunos días, los campesinos de toda la región de Huanta habían convergido hacia la capital provincial y se habían instalado progresivamente sobre las vertientes que dominan la ciudad. Este movimiento de la población india campesina había inquietado por supuesto a los ciudadanos, quienes en su mayoría habían prudentemente desertado la ciudad.

7La noche del 26 de setiembre fue entonces larga y angustiante para las autoridades de Huanta, la docena de guardias que formaba la guarnición y los pocos habitantes que no habían todavía huido hacia Ayacucho u otro lugar más seguro. Sin embargo todo transcurrió en calma y en la mañana del 27 de setiembre, el mensajero portador de la respuesta del Prefecto de Ayacucho llegó a la sub-prefectura acompañado de una escolta de campesinos. En su respuesta, el prefecto se escudaba él también en su impotencia en el campo legislativo pero, como signo de buena voluntad, anunciaba que iba a someter el asunto al gobierno central. Esta vez, la rabia se adueñó de los campesinos quienes acusaron directamente a las autoridades de querer, a título personal, aplastarlos con este nuevo impuesto.

8La amenaza de revuelta que, según algunos documentos anteriores, se cernía en realidad desde el 24 de setiembre, se transformó entonces en certeza. El 27 de setiembre hacia el mediodía, varios miles de campesinos descendieron por las vertientes del valle y atacaron Huanta. La ciudad sólo estaba defendida por una veintena de hombres : el sub-prefecto Abad, el alcalde Odilón Vega, algunos de sus amigos y la pequeña guarnición de policías. Frente a los avances de esta multitud de campesinos armados de hondas, de lanzas y de algunos viejos fusiles, los defensores de la ciudad, aunque estuvieron equipados con un armamento moderno y poderoso, tuvieron pronto que replegarse de las puertas de la ciudad donde se habían apostado primero, para reagruparse en la plaza central. La guarnición que ya había sufrido algunas pérdidas, se declaró derrotada y huyó como pudo. El sub-prefecto Abad, el alcalde Odilón Vega y sus amigos se encontraron pues finalmente solos y sitiados en la alcaldía donde no pudieron resistir mucho tiempo. En efecto, los campesinos dieron pronto el asalto final y mataron al sub-prefecto Abad y al alcalde Vega cuando éstos trataban de escapar.

9Una vez más Huanta cayó en manos de los campesinos después de un combate de algunas horas que causó varias muertes y heridos y provocó el saqueo de varias casas y edificios públicos.

10La invasión de Huanta por los campesinos rebeldes trastornó entonces la quietud de la capital departamental : informaciones alarmistas propagadas por los refugiados de Huanta y amplificadas por la prensa local pro-gubernamental circularon en Ayacucho. Durante algunos días, las autoridades departamentales temieron incluso que los campesinos se lancen al ataque de la capital como ya lo habían hecho setenta años antes.

11El 30 de setiembre, el Prefecto de Ayacucho, Pedro Portillo, envió al jefe del gobierno el siguiente mensaje :

  • 4 Periódico El Debate, 9 de octubre de 1896, n° 153 en CAVERO, L.E., 1953, Τ 2, p. 51-52.

“...Tengo el sentimiento de comunicar al Supremo Gobierno por el digno órgano de U.S. los desgraciados acontecimientos realizados en la Villa de Huanta el 27 de los corrientes, a consecuencia de la sublevación de los indios con motivo de la recaudación del impuesto sobre la sal.
“Los adjuntamos partes pasados a este Despacho por el Gobernador y el Jefe de la Guarnición de Huanta, que me honro elevarlos al conocimiento de U.S., persuadirán que los insurrectos para la ejecución de sus designios inventaron la estratagema de solicitar audiencia del Sub-Prefecto, después que apostaron gente armada de los suyos en los puntos más convenientes. El señor Abadusando siempre de los medios de conciliación y sagacidad y sin sospechar el lazo que le tendían les concedió audiencia y les amonestó se retirasen a sus hogares, seguros de que el Supremo Gobierno accedería a la gracia que solicitaban; la palabra persuasiva de la autoridad aquietó los ánimos y aparentando fingida tranquilidad se retiraron no para formular sino para volver enseguida con furor y zaña sobre el reducido destacamento. En efecto, a las 12.15 p.m. una turba de más de 6,000 indios provistos de armas de precisión, lanzas, palos y hondas se lanzaron en masa de improviso, a favor del ardid, sobre la guarnición compuesta de dos oficiales y once (11) soldados que sostuvieron los fuegos por más de dos horas hasta que abrumados por la superioridad numérica y por las bajas ocurridas tuvieron que declararse en derrota.
“Desde ese instante la indiada ha quedado dueña de aquella Villa donde se enseñaron el pillaje y la barbarie.
“El Sub-Prefecto D. Julián Abad, defendió su puesto con heroico valor hasta que rindió la vida. El Alcalde Municipal D. Odilón Vega se portó enérgicamente y corrió igual suerte.
Tanto los oficiales y la tropa han cumplido con su deber, lamentándose sólo la muerte de tres soldados.
“El Teniente Aréstegui y el soldado Flórez se hallan medicinándose en Huanta en casas particulares.
“Sírvase U.S. manifestarlo a S.E. el Jefe de Estado que para restablecer el orden en Huanta es indispensable elpronto envío de 500 hombres de infantería y 150 de caballería, como tengo pedido por reiterados oficios; haciéndole presente que las demás provincias del Departamento gozan de tranquilidad, pero podría alterarse el orden si de parte de sus habitantes se notase, después de los hechos ocurridos, lenidad para corregirlos”
“Dios Gue. a U.S.
(Fdo.) Pedro Portillo
“Prefecto de Ayacucho”4

12Mientras se esperaba la reacción de Lima, la prensa pro-gubernamental de Ayacucho se desató contra los rebeldes de Huanta a los que ella consideró no como simples campesinos protestando contra un nuevo impuesto, sino como irreducibles enemigos del gobierno de Nicolás de Piérola :

  • 5 Periódico El País, 8 de octubre de 1896, n°1023 en DEL PINO, J.J., 1955, ρ 128-129

“...Desde el 30 de Agosto los indios se pusieron en campaña, celebrando reuniones en las alturas con el objeto de atacar primero al señor Prefecto, en viaje hacia las montañas de La Mar, pero después, al saber su regreso antes de haber podido ejercer alguna celada contra el, siguieron lo mismo a pretexto de reclamar sobre el impuesto a la sal y el canje completo de la moneda boliviana.
Por la circular de un Marcelo Condoray, que se titula Gobernador y Comandante General de Carhuamán (a 12 leguas en las alturas) se puso en claro las ideas subversivas de que estan animados, contra el actual gobierno. Dicha circular cayó casualmente en manos del Subprefecto señor Abad, el que a su vez lo envió original al señor Prefecto.
Más tarde sus reuniones fueron realizándose a poco distancia, ya en Huayllay, Mio, y Culluchaca, lugares que estan a dos o tres leguas del pueblo.
Todos los rumores que se venían de aquellas conferencias, se acentuaban cada vez más sobre su resolución de atacar la villa.
El 26 de setiembre se presentó una comisión de 25 indios, con una solicitud para el Gobierno, respecto a que se les exonerase a pagar el impuesto a la sal y el canje de la moneda boliviana; hicieron constar de paso que su actitud era del todo areglada al orden y que así, erademás, el que los habitantes estuvieran tan alarmados.
Muy complacido por ellos el señor SubPrefecto les felicitó por su comportamiento, recomendándoles no dieran que decir en contra suya; y les ofreció remitir su demanda al punto, seguro de que serían atendidos en breve plazo. Pero tan luego que la comisión se retiró llegó un espía, refiriendo que la gente reunida en Culluchaca, esperaba sólo la comunidad de Chaca, para avanzar en son de ataque sobre el pueblo.
Con este dato apenas quedaron tiendas en pie, el acarreo de mercaderías se hizo incesante, siendo transportada a otros lugares. El sábado 26 fué de las mayores expectativas, la plaza del mercado estuvo casi desierta; y todo ese aspecto de siniestra calma, no fué sino el anuncio de la tormenta que debía desencadenarse el siguiente día domingo.
Antes de terminar esta relación hay que tener en cuenta el hecho siguiente. Un caballero amigo fiel del señor Abad trató de persuadirle (serían las doce de la noche del Sábado) sobre el inminente peligro que corría, permaneciendo aún en el pueblo haciéndole gran exigencia para su retirada; ya que contaba con 12 soldados y 20 jóvenes para su resistencia. Contestó que como estos eran buena gente y estaban bien municionados, habían resuelto arrostrar el conflicto.
Los archivos de la Municipalidad, de la Subprefectura y de la Beneficencia fueron totalmente destruidos. El mismo local del concejo ha sido destrozado no habiendo sufrido otros lugares daños de consideración.
Al presente los indios se han remontado a sus guaridas, parece que se ocupan de sembrar con toda actividad, en previsión de cualquier emergencia que pudiera sobrevenirles.
La casa del SubPrefecto no fué atacada y solo ostenta el duelo de la más triste orfandad. A los pocos días de haber perdido a su esposa, baja al sepulcro dejando cuatro hijos tiernos, al amparo de la Providencia.”5

13Los campesinos no atacaron pues Ayacucho y parece incluso que poco después de la invasión de Huanta, regresaron a sus pueblos y retomaron sus actividades. ¿ Al tomar por asalto la pequeña ciudad de Huanta, los campesinos de esta región buscaron realmente escapar del nuevo impuesto o quisieron mostrar otra cosa?

14De todos modos Huanta permaneció abandonada durante un mes hasta que el poder central hiciera escuchar su respuesta.

2) La reacción del poder

15El 5 de octubre, el gobierno por intermedio de su órgano de prensa, el diario El país n° 1023 del 8 de octubre, anunció a la nación las medidas que había tomado para restablecer el orden de Huanta.

“...Siendo necesario restablecer el orden público en la Provincia de Huanta comisiónese con tal fin al actual proyecto de la provincia Constitucional del Callao, Crel, don Domingo J. Parra, a cuyas órdenes se pondrá por el Ministerio de Guerra, una división del ejército compuesta de fuerzas de las tres armas....”

16La división pacificadora del coronel Parra fue efectivamente fuerte y particularmente bien equipada ya que contaba con ochocientos soldados de infantería armados con un nuevo fusil, el manlicher, soldados de caballería e incluso dos piezas de artillería de campaña Krupp. Este despliegue de las fuerzas armadas podía parecer muy excesivo puesto que se trataba simplemente de pacificara campesinos armados de hondas de lanzas y de algunos viejos fusiles Remington, Chassepot o Peabody, pero hay que notar que el envío de esta división pacificadora venía después de una campaña de prensa alarmista que había hecho resurgir en todo el Perú republicano el diablo del peligro indio, fénix siempre cómodo para garantizar a los gobernantes la aprobación unánime de los ciudadanos no indios. Si ese fue el proyecto secreto del gobierno en ese momento, era lógico que el poderío del ejército pacificador estuviese a la imagen del peligro que iba a enfrentar.

17Sea como fuere, la división salió del Callao el 5 de octubre. Llegó por mar a Ica el 8 y partió el 13; finalmente, después de una veintena de días de viaje para atravesar los Andes, llegó a Ayacucho el 25 de ese mismo mes.

18En esta ciudad, la división fue todavía sometida a un entrenamiento intensivo, luego llegó el día finalmente de la partida para el combate :

“ ..Llegada el 25 de Octubre a Ayacucho; pasaron seis días en preparativos para emprender el avance sobre Huanta. En los seis días practicaron ejercicios de fuego los batallones, la artillería y la caballería. ”
“A las 6 a.m. del 1° de Noviembre salió la Expedición acampando la División en Macachacra (pueblo a diez Kilómetros de Huanta) donde determinaron el plan de operaciones en este orden: una descubierta de “Carabineros de Torata N° 3” al mando del Mayorgraduado Arteaga debía tomar Urocc”; el batallón “Callao N° 5” al mando del Coronel Jara debía apoderarse de Callki (antiguo Capitolio de los guerrilleros) sirviendo el batallón “17 de Marzo N° 11” de reserva al batallón “Callao”. El Comandante General y el Jefe Mayor Regal desfilaría con la artillería a posesionarse de la lomada de “Urocc” y de allí bajaría por el camino recto a ocupar la población. Aquí organizóse la Columna Huanta y se armó. Estos jóvenes debían prestar grandes sevicios como exploradores y GUIAS.
El 2 el corneta de la Comandancia tocó atención y después tomaron rancho y después se dio la orden de marcha. Desfiló primero la Infantería, hora y media después la caballería al mando de sus respectivos Jefes. Estando en Urocc un grupo de indios les hizo algunos disparos de fusil, inmediatamente el Comandante ordenó se cañoneara ese punto. Roto los fuegos que estaban a las órdenes del Mayor Regal, recibió el grupo una granada que estalló entre ellos. ”
“A la una y media del día 2 entraron a la ciudad : 1° la caballería desplegada en guerrilla, 2° dos horas después entró el Prefecto junto con el Prefecto Portillo y el Estado Mayor. La artillería dejada en“Urocc” entró a Huanta a la 1 de la mañana al mando de Regal. Pero en el pueblo pasaba algo muy serio. Una vez que entraban al pueblo se oían tiros en todo sentido; la noche avanzaba y con la oscuridad crecía la audacia de los indios. Un Juan Sánchez capitaneando a otros tuvo la audacia de pretender tomar a viva fuerza una de las avanzadas y pereció con siete de sus compañeros en su temeraria empresa”.

  • 6 Periódico El Debate, 6 de noviembre de 1896.

“El Coronel Parra y el Estado Mayor pasaron la noche en vela.”6

19Una vez recuperada la ciudad, la división expedicionaria se instaló pues en Huanta. El acantonamiento de las tropas tomó entonces, según Luis Cavero, el aspecto de una verdadera persecución contra las familias de Huanta conocidas como favorables al partido del general Cáceres: así es como la mansión familiar de los Lazón fue requisada para alojar a los carabineros del Torata, la de los Cavero para el batallón Callao, la casa de la familia Gil para los hombres del 17 de Marzo. Unicamente el Estado Mayor fue cordialmente invitado por la familia Vega, muy favorable al nuevo gobierno de Piérola.

20Del tres al veinte de noviembre, los campesinos del valle y de las punas continuaron librando batalla contra la división pacificadora del coronel Parra.

  • 7 CAVERO, L.E., 1953, T.2, p. 86.

“.. A la aproximación de las fuerzas expedicionarias, las alturas del Este de la villa de Huanta, se encontraban coronadas por cosa de tres mil indios, sobre los que se hizo con muy buen éxito seis tiros de cañón desde las lomas de Uruk, situadas al Sur, a distancia de media legua.
En esos momentos (11 a.m. del día 2), coronaron el cerro llamado El Calvario los batallones Callao y 17 de Marzo, y el Regimiento Torata hizo su entrada en la villa a donde más tarde entraron también el Comandante en Jefe señor Coronel Parra y el señor Pedro Portillo, Prefecto del Departamento quien no obstante el estado bien delicado de salud, se dirigió el día 21 al teatro de las operaciones.
A las dos de la tarde se hizo tiros de Malingher, sobre los indios que en número de cuatro mil ocupaban el cerro Mio, al NE, a distancia considerable, llegándose a comprobar el gran poder de esa arma.
Durante la noche pequeñas partidas llegaban a hacer fuego sobre las avanzadas.
Ayer (3) seguían las alturas del Este, coronadas por los rebeldes, sobre los que iba a emprender el Coronel señor Parra, operaciones vigorosas y decisivas, las que, en concepto de persona competente y autorizada, no podrán menos de tener todo el éxito deseado, pues las que venían disponiendo el Comandante en fefe, hasta el momento en que nos comunican estas noticias, eran magníficas.”7

21Ese mismo día, el coronel Parra envió una expedición a la hacienda Mio y todas las casas de los campesinos fueron quemadas. El cuatro, en la región de Lucma Pampa y de Aragan Pata tuvo lugar un violento combate en el transcurso del cual casi todos los campesinos guerrilleros se enfrentaron al conjunto de la división Parra. El ocho fue el combate de Huaraccoyocc al término del cual cientos de campesinos fueron derrotados por los batallones callao, 17 de Marzo y la columna Huanta. La situación de los campesinos sublevados se tornó entonces desesperada:

“...Los titulados comandantes de los sublevados, han hecho circular, como de costumbre, entre las comunidades de Huanta y La Mar, órdenes terroristas para que vayan a secundar a los rebeldes; pero es evidente que este recurso no les servirá de nada ahora, pues aún los vecinos que se encontraban en la zona dominada por ellos, han optado por retirarse a otros lugares antes de comprometerse en la rebelión.”(7)

22Los alrededores de Huanta fueron pronto liberados de la presión de los campesinos pero, como lo reconoció el mismo coronel Parra, los combates habían sido violentos y difíciles :

  • 8 Periódico El País, 27 de noviembre de 1896.

“...La suerte me ha sonreído felizmente. Los indios rebeldes han sido derrotados en los siguientes pueblos : Chacca, Carhuauran, Tircos, Canrao, Marccaraccay (...)Sin embargo, no hay ninguna duda, esta gente fue muy valiente y han combatido de cumbres a colinas sin querer rendirse nunca. Confieso con franqueza que sin el “Manlicher” habría pasado sin duda por momentos difíciles porque, como tiradores, no piden el favor a nadie...
He perdido sin embargo cinco soldados del Torata a causa de su imprudencia : fueron sorprendidos en un desfile por los rebeldes y fueron muertos a pedradas. Esto constituye mi pérdida más sería. Cinco de mis guerrilleros, indios de Luricocha y traidores a la causa india, fueron también capturados y degollados por los rebeldes (...) En los combates, las mujeres se mostraron siempre tan feroces como sus maridos, alentándolos con gritos y aplausos ...”8

23Sin embargo, todas estas victorias sangrientas no parecieron bastarle al coronel Parra y la división expedicionaria permaneció en la región hasta cerca del 20 de noviembre para pacificarla más profundamente. De esta manera una parte del batallón Callao fue destacada al norte de Huanta y tomó posición en los pueblos de Huayllay, Aranhuay, Marccaraccay y Caruahuran. Unos cincuenta carabineros del Torata se instalaron en Luricocha donde formaron una compañía de contramontoneros; otra compañía se acantonó en Huaman-guilla y Pacaicasa. El batallón 17 de Marzo fue enviado a la provincia de La Mar y realizó expediciones en los pueblos de Ccano, Iquicha, Tambo y San Miguel. El comandante del 17 de Marzo organizó también en esta provincia la columna La Mar, réplica de la columna Huanta y compuesta por trescientos hombres. Finalmente, el resto de la división Parra permaneció acantonado en Huanta.

24Durante casi todo el mes de noviembre, la expedición pacificadora del coronel Parra efectuó entonces una feroz represión. Numerosos jefes de la revuelta fueron capturados y fusilados, sin o después de procesos muy sumarios; ese fue el caso de:

  • 9 Periódico Voz del Centro, 30 de junio de 1897.

“Lorenzo Gonzáles y Andrés Gonzáles, comandantes de Culluchaca
Matías Huanaco y Pablo Bautista, comandantes de Caruahuran
José Pancorbo, Comandante de San José de Secce
Mariano Quispe y Manuel Fernández, comandantes de Putis
Damaso Romani, comandante de Uchipico
Felipe Huillca, comandante de Yerbabuenayocc
Mariano Yaranga, comandante de Occocbaca
Andrés Retamoso, comandante de Cedro Pata Sucro
Manuel Cárdenas, comandante de Cedro Pata
Alejandro Serrano, comandante de Mio... ”9

25Numerosos campesinos fueron igualmente ejecutados según el método del quintado que consistía en hacer alinear a toda la población de un pueblo considerado como rebelde y fusilar a una persona sobre cinco.

  • 10 CAVERO, L.E., 1953, T.2, p. 92

26Esta represión física horrible estuvo igualmente acompañada por la destrucción sistemática de la economía campesina de la región; tanto los cultivos como los pueblos de los rebeldes fueron incendiados y la división pacificadora confiscó todo el ganado que pudo capturar; así es como “treinta mil ovinos, ocho mil quinientos bovinos, seis mil llamas, dos mil caprinos, mil doscientos porcinos y quinientas mulos y caballos”10 fueron confiscados a los campesinos y utilizados para el mantenimiento de las tropas o simplemente vendido a los comerciantes de Huancavelica, Ayacucho, Huancayo e Ica.

27Más que una campaña de pacificación, los militares del coronel Parra se entregaron pues a una verdadera guerra de exterminación física y económica y su rol sin embargo no se detuvo allí.

3) De la pacificación a la persecución política

28La división pacificadora del coronel Parra regresó a Lima en los primeros días del mes de mayo de 1897. Su presencia en la región de Huanta-Ayacucho había pues durado, en total, siete largos meses.

29No obstante, desde fines del mes de noviembre de 1896, todos los focos de revuelta, en las provincias de Huanta y La Mar, habían sido sofocados y el mantenimiento de toda una división militar en la región podía, en consecuencia, parecer superfluo. Sin embargo, esa no fue la opinión de las autoridades oficiales del departamento que estimaron que los grandes responsables de la revuelta permanecían aún en libertad y continuaban pues a amenazar la tranquilidad del departamento.

30Es conveniente entonces abrir un paréntesis en la descripción de los acontecimientos para señalar que todas las autoridades del departamento y de las provincias acababan de ser colocadas, muy recientemente, ya que su nombramiento databa sólo de la toma de poder de Nicolás de Piérola y correspondía al ballet del personal político y administrativo, tradicional en el Perú cuando hay un cambio de presidente de la República.

31Para estas nuevas autoridades pierolistas, propulsadas al poder, los verdaderos responsables de la revuelta campesina estaban pues completamente designados: se trataba de las autoridades políticas de ayer, los caceristas.

32Así es como después de haber cumplido su rol de pacificador de los campesinos sublevados, la división del coronel Parra fue encargada de una campaña de limpieza de la oposición política cuyo episodio más significativo fue sin duda el de la persecución de Miguel Elias Lazón, miembro de una antigua y poderosa familia cacerista de Huanta, que fue considerado como el principal responsable de la sublevación campesina. Se organizó entonces una verdadera cacería del hombre.

33En noviembre de 1896, el control militar de las regiones andinas de las provincias de Huanta y La Mar era prácticamente total; únicamente la región asilo de la ceja de selva escapaba aún a la vigilancia del ejército. Ahora bien, Elias Lazón conocía bien esta región ya que su familia poseía allí una hacienda y, para las autoridades políticas y militares, no había duda de ello, Miguel Elias Lazón se encontraba escondido en esta región.

34Varias expediciones militares fueron pues enviadas con dirección a la selva de Huanta. La primera expedición salió de esta ciudad el 2 de diciembre de 1896. Este cuerpo expedicionario estuvo esencialmente formado por las columnas Huanta y La Mar en las cuales la mayoría de los miembros era de la montaña, es decir conocedora de estos valles tropicales. Luego de cuatro días de marcha, la expedición llegó al valle de Acón y se instaló en la hacienda de uno de los jefes de la expedición. Algunos días más tarde, como consecuencia de un diferendo entre los miembros de la expedición a propósito de la ejecución de un indio que espontáneamente se había constituido prisionero, la expedición se dividió en dos : un primer grupo se puso bajo las órdenes de Cárdenas y se dirigió hacia el valle de Choimacota donde se hallaba la hacienda de los Lazón; el segundo grupo, comandado por Muñoz permaneció en la región y se entregó a todo tipo de exacciones sobre las poblaciones locales.

35El primer grupo llegó pues a la hacienda Arequipa, propiedad de la familia Lazón. Allí, el personal de la hacienda sometido a torturas, acabó por confesar en donde se refugiaba la familia Lazón desde el comienzo de la persecución. El grupo expedicionario se dirigió entonces a Chivivana, rincón perdido de la selva, y capturó a Dominga y Melchora Lazón, hermanas de Miguel Elias, así como a sus hijos, Aurelia Lazón de Aspur y Rosaura Guillén, esposa de Augusto Lazón pero no encontró a Miguel Elias. La hacienda fue totalmente quemada y la familia Lazón, escoltada por unos cincuenta hombres armados, fue llevada a Huanta. Después de nueve días de reclusión en esta ciudad, la familia Lazón fue transferida a Ayacucho donde permaneció encarcelada hasta el 30 de enero de 1897, fecha en que fue puesta en libertad por la presión de algunas grandes familias de esta ciudad políticamente neutras.

  • 11 Cf. registro oficial del departamento de Ayacucho, T. XXV.

36Sin embargo Miguel Elías Lazón seguía siendo inencontrable y, hacia fines del mes de diciembre de 1896, dos nuevas expediciones militares fueron enviadas al valle de Choimacota, para tratar una vez más de capturarlo. Igual que la primera expedición, las dos siguientes se saldaron en un fracaso pero por el contrario provocaron conflictos violentos y mortales con las tribus campas de la región11

37Algunos años más tarde este episodio poco glorioso de la división Parra fue inmortalizado en un huayno compuesto por la hermana de Miguel Elias Lazón, Josefina:

“-Cholo montonero ¿dónde está Lazón?
Yo no le he visto señor
yo no sé señor

¿Tú no lo ha visto
tú no sabes
que en las quebradas de la montaña
está escondiéndose?

Cuando yo miré desde el abra de Huayhuas
ví muchas banderas rojas que flameaban
y todos los montoneros se concentraban

Cholo montonero, etc.....

Cuando llegué a la esquina del Cabildo
la sangre de Abad un lago parecía
y la grasa de Vega al calor se derretía.

Cholo montonero, etc.....

¿Acaso yo le debía al Coronel Parra,
Para que mi pobre choza hiciera incendiar
y todas mis sementeras mandara voltear?

Cholo montonero, etc.....

Por qué delito el señor Piérola,
me hace buscar por todas las quebradas
por cavernas y cerros de las montañas?

Cholo montonero, etc.....

  • 12 CAVERO, L.E., 1953, Τ 2, p. 116

Pero yo sé y tengo la certeza
de que sus soldados no me fusilarán
ni las balas de Parra me matarán.
Cholo montonero, etc.....”12

38El fracaso de las tentativas por capturar a Miguel Elias Lazón es sin duda anecdótico pero ilustra bastante bien el deseo vengativo de las nuevas autoridades pierolistas por deshacerse definitivamente de los antiguos señores de la región, los caceristas.

39Las autoridades pierolistas se lamentaron pues de la partida de la división pacificadora del coronel Parra estimando que el departamento todavía no había sido perfectamente limpiado.

40Los caceristas aún válidos levantaron entonces los brazos al cielo frente a la infamia de semejante lamento:

  • 13 Periódico Voz del Centro, 30 de junio de 1897 en DEL PINO, J.J., 1955, p. 138-139.

“El Debate” en número correspondiente al 15 de mayo último registra un editorial destinado a encomiarla pacificación de Huanta y tributa alabanzas al Coronel Parra. Como algunas de las ideas expresadas en dicho artículo son antipatrióticas y desdorosas para Ayacucho, no podemos menos que formular contra ellas la más enérgica y altiva protesta en nuestra calidad de voceros de la opinión sensata del pueblo Ayacuchano.
En ese artículo se trata de hacer comprender al Coronel Parra que su misión no ha concluido con el sometimiento de los rebeldes de aquella Provincia; sino que debe dirigir sus miradas sobre Ayacucho, empleando también aquí las mismas medidas estrictamente necesarias para prevenir los acontecimientos y poner a buen recaudo los intereses de una sociedad cuya existencia está en peligro; por que según el articulista Ayacucho está en idénticas o peores condiciones en que estuvo Huanta antes de la expedición.
Creemos que sólo él encono partidarista mal reconcentrado y prevenciones personales mezquinas, han guiado al escritor de marras para afirmara la faz de la sociedad entera una cosa distinta de la realidad...
Porque ¿dónde están esos peligros con que sueña “El Debate”? ¿Dónde está esa horda de foragidos en acecho con el arma al brazo; esperando nueva ocasión para entregarse al pillaje, al asesinato y al incendio?
Colocar a Ayacucho en peor estado de desorganización que a Huanta en sus épocas fatídicas, es lanzar la más torpe y atroz injuria contra sus honrados y laboriosos hijos que en todo tiempo han dado pruebas de su patriotismo, moralidad y respeto al orden público y las autoridades legalmente constituidas.
¿De manera que hay necesidad de llevar el luto a nuestros hogares y la desolación a nuestras hermosas campiñas?
¿De manera que debe decretarse también para Ayacucho el delenda Cártago...?
¡Oh es el colmo de la iniquidad....!13

41La vindicta de las autoridades pierolistas no decayó despues de la partida de la división Parra; más de un año después de los acontecimientos, la persecución de los presuntos culpables de la revuelta de la sal continuaba no sólo en Huanta sino que se extendía a todas las provincias limítrofes:

  • 14 A.D.A. - C.S.J. - Cuaderno n° 2 “Criminal seguido de oficio contra los autores y complices de la m (...)

“...15 de Noviembre de 1897
La SubPrefectura de Huanta acaba de poner a la disposición de esta Prefectura los individuos Rosendo Cárdenas, Zacarías Anteroma, Angel Sulca, José Torres Mendoza .... que fueron entregados porla Prefectura de Huanca-bamba y que están considerados como culpables en los acontecimientos de Huanta del 27 de Setiembre del año pasado ... ”14

42Más de un año después, unos presuntos culpables eran pues detenidos en un departamento limítrofe y la cacería no había todavía terminado :

  • 15 Idem

“4 de Diciembre de 1897
La prefectura de Huancavelica... ordena la SubPrefecto de la provincia de Tayacaja seguirpersiguiendo infatigablemente los cabecillas del movimiento revolucionario de Huanta y asesinos del ex-SubPrefecto Abad....
P.S. El SubPrefecto acaba últimamente de capturar en su provincia a Florentino Ledesma, gobernador en Huanta durante el régimen Cacerista ...”15

43¿A fines del año 1897 las autoridades pierolistas perseguían todavía a los verdaderos autores y responsables de la revuelta campesina de 1896 para someterlos a la justicia o se ensañaban sobre opositores políticos aún incómodos?

44En todo caso, los diferentes aspectos de esta revuelta mostraban suficientemente que uno no se encontraba frente a un simple fenómeno de reacción violenta de un campesinado contra un exceso de opresión.

45La sola descripción de los hechos muestra ya que la revuelta de la sal podía difícilmente reducirse a un simple acto de resistencia de algunos campesinos descontentos por las medidas tomadas por un gobierno, sino que constituía un fenómeno mucho más complejo. En efecto, aunque la sublevación se presenta primero bajo la forma de una reivindicación de campesinos contra nuevas cargas fiscales, este se transforma rápidamente en represión de la oposición política regional. De este modo, la revuelta de la sal no pone solamente en escena a dos actores sociales principales (el Estado y los campesinos) sino al menos tres: indios campesinos, un sector blanco de caceristas y otro de pierolistas.

46Toda explicación de la revuelta, basada únicamente en un concepción dualista de la sociedad regional (del tipo dominador/dominado, indios/no indios, ciudad/campo...) sería en estas condiciones no sólo insuficiente sino correría el riesgo incluso de conducir a una explicación errada puesto que es evidente que todas estas categorías se mezclaron y se combinaron en los hechos. Si la revuelta de la sal no fue, según nuestra hipótesis, un simple acceso de furor campesino, teníamos que buscar en profundidad lo que había sido, lo que había traducido y lo que había significado para los habitantes de esta región.

47Retrocediendo en la historia política de esta región, se podía entonces advertir que la revuelta de la sal aparecía como una suerte de conclusión lógica y no espontánea a un largo período de conflictos de cerca de medio . Como en la guerra de los iquichanos, el efecto coyuntura, es decir la situación histórica de esta revuelta en la coyuntura que la procede, aparece como particularmente importante.

Notes

2 CAVERO, L.E., 1953, Τ 2, p. 43.

3 CAVERO, L.E., 1953, Τ 2, p. 43-44.

4 Periódico El Debate, 9 de octubre de 1896, n° 153 en CAVERO, L.E., 1953, Τ 2, p. 51-52.

5 Periódico El País, 8 de octubre de 1896, n°1023 en DEL PINO, J.J., 1955, ρ 128-129

6 Periódico El Debate, 6 de noviembre de 1896.

7 CAVERO, L.E., 1953, T.2, p. 86.

8 Periódico El País, 27 de noviembre de 1896.

9 Periódico Voz del Centro, 30 de junio de 1897.

10 CAVERO, L.E., 1953, T.2, p. 92

11 Cf. registro oficial del departamento de Ayacucho, T. XXV.

12 CAVERO, L.E., 1953, Τ 2, p. 116

13 Periódico Voz del Centro, 30 de junio de 1897 en DEL PINO, J.J., 1955, p. 138-139.

14 A.D.A. - C.S.J. - Cuaderno n° 2 “Criminal seguido de oficio contra los autores y complices de la muerte del Subprefecto don Julián Abad y otros. ”

15 Idem

© Institut français d’études andines, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540