Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

De la guerra a la rebelión (Huanta, siglo XIX)

 | 
Patrick Husson

Primera parte. La Guerra de los Iquichanos

Capitulo 4. Interpretaciones

Texte intégral

  • 113 Un primer gran proyecto de estudio de los movimientos campesinos fue iniciado en el Congreso Inter (...)

1El capital histórico del Perú es enorme en revueltas, rebeliones, insurrecciones y otras manifestaciones violentas de la sociedad india campesina. Por otro lado, el interés de los investigadores en ciencias sociales por este tema es tan reciente113 que muchos casos permanecen todavía poco trabajados y algunos incluso están sin duda ya totalmente olvidados.

  • 114 Los trabajos sobre la insurrección de Túpac Amaru son tan numerosos que nos contentaremos con cita (...)
  • 115 Contrariamente a la insurrección de Túpac Amaru, existen pocos trabajos consagrados a la rebelión (...)
  • 116 REYNA, E., 1930; PIEL.J., 1973; VALLADARES, M.; PIEL, J., 1977.
  • 117 FIORAVANTI, E., 1974; HOBSE-AWM, E., 1965.
  • 118 ALBERTI, G.¡ SANCHEZ, R., 1974.
  • 119 Se puede citar entre otros: NEIRA, H., 1968; BEJAR, H. 1969.

2En cuanto a la guerra de los iquichanos, incluso si no alcanza el interés histórico que se le da por ejemplo a la revuelta de Túpac Amaru114, si intriga menos que la de Juan Santos Atahualpa115 o despierta menos pasiones que la de Atusparia116, si, finalmente, suscita menos el compromiso político que los movimientos contemporáneos de La Convención117, del Mantaro118 y muchos otros aún119, no está sin embargo totalmente olvidada por la historiografía peruana a pesar de su carácter pro-colonial, a veces difícilmente reconocible por algunos.

3En efecto, por un lado la guerra de los iquichanos aparece en muy escasas obras de historia general del Perú y por otro lado algunos historiadores oriundos o especialistas de esta región le han prestado una atención más detallada. Al examinar estas referencias o estos estudios, fue interesante comprobar que cada uno de ellos daba en realidad una explicación más o menos diferente de la guerra y teníamos pues que presentarlos antes de exponer finalmente la nuestra.

1) Un ejemplo de las dificultades del constitucionalismo liberal

4La guerra de las punas no podía, por supuesto, escapar a la atención histórica minuciosa de Jorge Basadre. En el capítulo sobre el constitucionalismo liberal y nacionalista de 1827-28 de su monumental Historia de la República del Perú, Basadre consagra en efecto media página de su obra a la guerra de las punas que él resume así :

  • 120 BASADRE, J., 1968, T. 1, p. 292.

“Hallábanse en actitud de rebeldía los indígenas de Iquicha, en la provincia de huanta, departamento de Ayacucho, al mando de algunos jefes y oficiales españoles y del cabecilla José Antonio Navala Huachaca, que se había iniciado como comandante de guerrillas en 1814 combatiendo contra los patriotas. Nominalmente seguía obedeciendo a Femado VII y estaban en armas contra la causa separatista. El terrorismo que ejercían en el departamento originó la intervención oficial. El gobierno se dirigió al Congreso pidiendo una medida salvadora. El Congreso, calificando de “infortunio” la actitud de estos rebeldes, dictó la ley de 14 de Julio de 1827, que ordenaba al prefecto de Ayacucho y al intendente de Huanta, les hicieran entender lo sensible que había sido la triste suerte que les afligía y les prometiesen la reedificación de sus pueblos, la entrega de semillas herramientas y la auto-elección de municipalidades. La Mar les dirigió les dirigió una proclama eximiémdoles del pago de las contribuciones atrasadas y las actuales así como del servicio militar. La respuesta fue el asalto y la captura de Huanta por los iquichanos (12 de Noviembre de 1827) y el avance amenazador sobre Ayacucho, que fue contenido por el prefecto Domingo Tristán. Cuatrocientos indios prisioneros en un combate en Ayacucho fueron dados de alta en el batallón que mandaba el coronel Vidal. Entre marzo y mayo de 1828, otras cruentas operaciones de guerra acabaron con la amenaza iquichana” 120

5La naturaleza de la obra de Basadre no le permitía, por supuesto, detenerse a analizar lo que él llama el territorio indígena. Sin embargo, esta breve referencia permite situar bien la guerra en el contexto nacional complejo de los años que siguieron a la independencia. Permite sobre todo desprender el hecho de que el desarrollo y la radicalización del conflicto latente que, desde 1824, oponía a iquichanos (es decir españoles e indios) y patriotas, sobrevinieron en uno de los raros momentos de equilibrio, en la historia del poder político en el Perú, entre el ejecutivo y el legislativo. La fragilidad de este equilibrio, debido en gran parte a la personalidad misma de La Mar, fue rápidamente percibida e interpretada como debilidad del poder por algunos que aprovecharon de esta coyuntura para realizar sus proyectos. La guerra de Huanta fue tal vez uno de esos proyectos.

2) La excepción que confirma la regla

6En su obra Los Libertadores, Virgilio Roel hace alusión a la guerra de las punas en un párrafo consagrado al rol de los indios en el proceso de independencia del Perú :

  • 121 ROEL, V., 1971, p. 335.

“Por causas locales, algunas poblaciones de mestizos y de indios se encontraron del lado español como fue el caso de los huantinos separados de los huamanguinos por profundas rivalidades. Los colonialistas supieron sacar un máximo provecho de estos rencores sobre los cuales se basaron para llevar a cabo sus acciones militares. Sin embargo esto fue nada más que la excepción que confirma la regla.”121

  • 122 cf. por ejemplo, ROEL, V., 1980.

7La orientación política personal de Virgilio Roel no está por supuesto ausente de esta interpretación de los hechos en la cual se reconoce ya al fiero defensor de la indianidad122. La interpretación de Virgilio Roel trata por supuesto de disculpar y de minimizar el rol de los indios acentuando primero la parte de los mestizos en este asunto. Enseguida insiste sobre la falta manifiesta de solidaridad de los mestizos, ilustrada por la ingenuidad, hasta incluso la estupidez de las guerrillas entre huantinos y huamanquinos (es decir entre mestizos) lo que permitió a los españoles ejecutar su proyecto.

  • 123 Sobre este tema se puede consultar: HILTON, R., 1979, p. 5-22.

8Si no aceptamos el disimulo del rol propio de los indios en este asunto y si no estimamos tampoco que la principal causa de la guerra de Huanta resida en la manipulación de los mestizos y de los indios por parte de los españoles, tenemos que conceder a Virgilio Roel el mérito de poner en evidencia el rol de la oposición o más bien de la competencia entre Huanta y Ayacucho. No insistiremos sobre este factor, secundario según nuestro punto de vista, en la guerra de Huanta (cf.p. 70-71) pero su presencia es útil para mostrar cuan difícil es llegar a dar una explicación total de un fenómeno como esta insurrección cuya causalidad se pierde en la multiplicidad de los factores.123

  • 124 PAZ SOLDAN, F., 1868, T. 2.

9Para terminar con las cortas referencias a la guerra de Huanta que hemos encontrado en las obras generales sobre la historia del Perú, nos falta finalmente mencionar la de Mariano Felipe Paz Soldán en su Historia del Perú independiente124

3) Ideología política y determinismo geográfico

10Para Mariano Felipe Paz Soldán, la guerra de Huanta, que él caracteriza como esencialmente india, fue en parte posible no solamente gracias sino en parte a causa de ciertas particularidades ecológicas regionales.

  • 125 PAZ SOLDAN, F., 1868, T. 2, p. 12.

“En el interior se conmovía el orden público, aunque aisladamente, por los indígenas de la Provincia de Huanta, en el Departamento de Huamanga (Ayacucho). La naturaleza montañosa de su territorio. La facilidad que tienen para atender a su subsistencia por su inmediación a los bosques, lo escabroso de sus caminos y la gran distancia que los separa de la capital del Departamento han creado en ellos un espíritu de independencia y absoluta libertad que los ha hecho indomables. Durante la dominación española se encontraban en absoluta libertad, no porque se la concediera la Metrópoli sino por total prescindencia que se hacía de ellos; tal fué el origen del apego que tenían al sistema colonial y por lo que durante la lucha de la Independencia se plegaron a los españoles. Después de la derrota de Ayacucho varios jefes y oficiales españoles lograron infundir confianza a los indígenas y ejercer sobre ellos gran poder e influencia; y como estaban provistos de armas que recogieron en los distintos combates realizados en las Provincias inmediatas, aquellos jefes los ejercitaban de tiempo en tiempo en su manejo. En varias ocasiones acometieron a los pueblos vecinos y al ser rechazados se refugiaron en sus páramos a donde no se les pudo perseguir. El General Santa Cruz logró, en 1826, seducir por la persuacióny halagos a Pascual Arancibia, indígena, uno de los primeros cabecillas; pero el segundo cabecilla Antonio Huachaca, fué indomable”125

11Es difícil negar aquí que el encadenamiento de las causalidades establecido por Paz Soldán no es completamente plausible pero falta saber si este determinismo geográfico fue realmente una causa y no sólo una condición favorable entre tantas otras. La relativa libertad de la que gozaban los iquichanos (cf. la forma de la protesta de Huachaca contra los funcionarios reales p. 33-34) durante el período colonial pudo sin duda ser una de las causas de su apego al sistema colonial, pero para explicar la guerra habría todavía que mostrar lo que la República, en los pocos años de existencia que tenía entonces, había concretamente cambiado en la situación de los iquichanos.

4) Guerra y salvajismo: las explicaciones por la naturaleza

12Hemos agrupado las dos obras de los historiadores y eruditos locales Juan José del Pino y Luis E. Cavero en el mismo párrafo porque, por un lado, la documentación importante que ofrecen tanto uno como otro resulta ser en parte idéntica y porque, por otro lado, las explicaciones que dan de la guerra de las punas son igualmente muy cercanas una de otra. Estas dos obras que presentan la ventaja de proporcionar informaciones muy preciosas sobre la región, pecan desgraciadamente de falta de profundidad de la explicación.

  • 126 DEL PINO, J.J, 1955, p. 169.

13Juan José del Pino, en su capítulo sobre las causas de las sublevaciones indígenas, se basa primero en la descripción de un alma colectiva caracterizada por la impulsividad, la versatilidad y la falta total de sentido crítico de las muchedumbres. Desarrolla enseguida el papel de la presencia de los españoles, del ejército real que no sólo entrenaron militarmente a los iquichanos sino “explotaron su credulidad (natural nda) anunciándoles el retomo de la monarquía ...y despertando en ellos el deseo del botín, garantizándoles la impunidad por los pillajes e inspirándoles el espíritu de venganza medíante el fuego y el asesinato ...”126

  • 127 CAVERO, L.E., 1953, p. 178.

14Para Luis E. Cavero, defensor de su región natal, la explicación de la guerra pasa primero por la exposición de los orígenes y de las cualidades específicas de los habitantes de su región. Basándose en un estudio del arqueólogo Luis Carranza publicado en el Boletín de la Sociedad Geográfica de Lima, Luis E. Cavero afirma que “Es un hecho comprobado que Huanta y La Mar estuvieron poblados por los Pokras y Huamanes, tribu de la raza Chankay acaso los Iquichanos, barbaros que forman una comunidad especial entre Huanta y La Mar sean los representantes de los antiguos Pokras.127 Si resumimos ahora esta primera parte de la argumentación explicativa de Cavero se puede llegar al siguiente encadenamiento: los iquichanos por ser los descendientes directos e intactos (cultural y psicológicamente) de los pokras, y habiéndose los pokras, en la época pre-colonial, afirmado como particularmente combativos contra los incas (cf. las luchas Inca/Chanka), la naturaleza de los iquichanos era particularmente belicosa y fue una de las primeras causas de la guerra de las punas.

15Finalmente, para resumir brevemente la segunda parte de la argumentación de Cavero, diremos solamente que ésta consiste en enlazar enseguida esta característica étnica a la presencia y a la manipulación de los soldados españoles derrotados en Ayacucho que aprovecharon la lealtad combativa de los iquichanos para lanzarlos a la guerra.

16Estos dos estudios publicados en los años 1950 están por supuesto impregnados de cierto chauvinismo regional y reflejan las preocupaciones de las investigaciones históricas regionales de la época. Sin embargo, si se deja de lado el aspecto explicación de los hechos por la inmortal naturaleza del huantino y del iquichano, la dimensión étnica promovida por estos estudios constituye, desde nuestro punto de vista, una orientación que hay que profundizar. En efecto, aunque el particularismo étnico no nos parece totalmente convincente a nivel de una explicación de los acontecimientos, hemos mencionado anteriormente la hipótesis según la cual una de las razones de la limitación geográfica de la guerra era quizás la imposibilidad de movilizar a la población más allá de una zona de relaciones tradicionales de intercambios económicos, rituales, de parentesco, etc. que pudo efectivamente corresponder en el pasado a tal grupo, cacicazgo o tribu. El etnohistoriador debería poder darnos una respuesta a esta hipótesis.

5) El complot internacional y la contrarrevolución

  • 128 HUERTAS, L., 1975, p. 180-181.

17Nos detendremos más prolongadamente sobre la tesis del historiador Lorenzo Huertas128 Las luchas sociales en Ayacucho 1700-1940. En efecto, este estudio, a pesar de la amplitud del período histórico considerado, proporciona un nuevo esclarecimiento sobre la guerra de la Huanta basado en la presentación de nuevos documentos.

18En su capítulo sobre la rebelión de las punas de Iquicha, después de haber mostrado el rol y el poderío que los feudales españoles habían conservado en esta región de Ayacucho, Lorenzo Huertas escribe :

  • 129 Idem.

“Como se observa, este movimiento se gestó para defender los intereses de los feudales, y, como también hemos visto no se trata de un movimiento aislado del contexto nacional e internacional, sino que, por el contrarío, está ligado a la política antiburguesa de la Santa Alianza y de los señores feudales del Perú, pues formó parte de un plan que se gestaba desde afuera, y combinaba la acción de varios departamentos : Ica, Lima, Pasco, Junín, Huancavelica y Ayacucho”.129

19Esta interpretación reposa esencialmente sobre un documento que hemos igualmente podido consultar y que relata el interrogatorio de Juan Ramos, primer teniente de la sexta compañía del segundo batallón del regimiento Pichincha, nacido en Lima, de 26 años. En su interrogatorio, se puede efectivamente notar la siguiente declaración :

  • 130 A.D.A. - Medina - "Cuaderno n° 2, año 1828, septimo de la república. Juzgado de derecho de Huamang (...)

“Que igualmente le contó Viera -misterioso personaje-al confesante Juan Ramos que en un navio francés que llegó a Lima habían venido seis espías de la Santa Alianza, los que recibieron con todos los capitulados que se hallaban en la capital y tratar de hacer una revolución del modo siguiente : sublevar Huancavelica, Ica, Aymaraes, Cerro de Pasco y que los capitulados prometieron borrar la mancha comprometiendose a sostener la revolución de Iquicha y operar en combinación con los demás como en efecto se concedió y mandó por la ruta de Ica hasta Quicamachay... Que en Ica se habían reunido los capitulados para operaren acuerdo... que su esperanza mayor estaba cifrada en la expedición que venía de España, pero que querían ellos tener el mérito de sublevar al Perú, con anticipación“. Que al Cerro de Pasco habían dirigido comunicaciones... dando noticias del número de tropas que se dirigían de la península a la costa firme, los generales que venían... que ellos estaban ciertos de que lograrían sus intentos porque todos los capitulados estaban de acuerdo con muchos vecinos de los pueblos de Huanta, Huancayo y Huamanga, y mucho mas por la conducta que observaba el gobierno Patriota, agraviando a la religión y a los hombres, quitando la plata labrada de las iglesias y embargando sus rentas que eran indicios de abandonar la religión católica por lo que fué la plebe estaba desengañada del actual gobierno...”130

20La declaración de Juan Ramos es por cierto muy interesante ya que presenta a la guerra de las punas como formando parte de un vasto proyecto contrarrevolucionario, organizado por España y las potencias de la Santa Alianza, y sostenido sobre el terreno por una oposición de la República casi general de la población.

21En realidad, es difícil saber con certeza si primero este plan correspondía a una acción concreta de la metrópoli y de sus aliados (nada lo prueba en los acontecimientos) o si se trataba sólo de un cuento preparado por los realistas (capitulados) para convencer y sublevar a la población. Hemos visto ya varias veces en la documentación surgir a este ejército realista fantoche para activar y reforzar a los rebeldes en su acción sin que por ello exista un sólo signo de su realidad.

22Para hablar con certeza de la existencia concreta de un complot real de España y de la Santa Alianza contra el Perú republicano, habríamos tenido que esclarecer el origen y el rol de Riera o Rivera, uno de esos personajes misteriosos que aparecen esporádicamente en la documentación pero cuyas funciones reales en la guerra permanecen muy imprecisas.

23Desgraciadamente, hemos encontrado poca información sobre este individuo; en el testimonio de un tal Juan Heredia, hecho prisionero después de la primera rebelión de los iquichanos, se puede leer la siguiente declaración:

  • 131 Idem.

“Preguntado que personas le prestaron auxilio para escalar las paredes de la carcel de esta ciudad donde estuvo preso en setiembre anterior por sindicado en la rebelión de Iquicha
Dijo... que cuando en ella se hallaba D. Sebastián Rivero procesado por haberse querido meter a los Iquichanos, que entonces este le contó que realmente había venido de Lima por Ica con este objetivo y que su intención no era otra que levantar allí doscientos hombres, tomar Huanta y esta ciudad, lo cual contó a un español, que con el se acompañó de Ica a Quicamachay, quien con verdad lo denunció a la prefectura. Que por varias ocasiones le propuso al declarante huir de la carcel para irse a Iquicha diciéndole que formaría allí doscientos (hombres) y tomaría Huanta y Ayacucho degollando a los vecinos de esta por que eran malos, y que sucedido esto se levantarían luego Lima e Ica donde tenía muchos amigos más no le expresó quienes eran, y que para escalar la carcel tenía una soga. Que allílo visitaba de continuo Zoregui quien recorría siempre con plata, y en una ocasión le contó Riera que por consideración a este, y por que no lo persiguiera no se había ya fugado ...”131

24El misterioso Riera estaba pues en relación con Soregui pero por el contrario nada indica en la documentación que Riera actuase por cuenta de una autoridad superior. Evidentemente se puede suponer que Riera era un personaje importante y tal vez un espía ya que fue transferido a la prisión de Lima en donde le perdimos el rastro. ¿ Quizás el proceso (si tuvo lugar) de Riera continúa durmiendo en algún archivo de esta ciudad ?

  • 132 Nada prueba con certeza que este posible complot proviniese de la Santa Alianza. En efecto las con (...)

25¿ Hubo o no hubo complot internacional contra la joven república peruana desde su Independencia ? Lorenzo Huertas parece admitirlo totalmente, en cuanto a nosotros, dejaremos cernir la incertidumbre sobre esta interpretación de todos modos muy seductora.132

6) Conclusiones

26La serie de interpretaciones que acabamos de presentar ilustra bien toda la complejidad del problema socio-histórico que constituye el estudio de las revueltas indias campesinas. La pluralidad de las interpretaciones de un mismo acontecimiento muestra primero hasta qué punto es difícil sacar a la luz simplemente la totalidad de los factores que concurren a la producción del hecho sociológico en sí. Enseguida, la diversidad de su contenido muestra que es más difícil aún destinguir, dentro de este conjunto de factores, lo principal de lo secundario, lo causal de lo condicional, lo objetivo de lo subjetivo. Por esta razón, antes de lanzarnos en esta búsqueda aventurada de una ideal objetividad histórica, teníamos primero que definir lo más claramente posible el objeto mismo de la investigación.

27Si escogimos el título de guerra de los iquichanos y, a veces, utilizamos guerra de Huanta, para exponer estos acontecimientos no fue simplemente por efectos de estilo, ni porque este episodio nos sugiriese siempre con fuerza aquel que, en la historia francesa, fue llamado guerra de Bretaña y Vendée o guerra de los Chouans.

  • 133 FAVRE, H., 1971, p. 269.

28En realidad, nos pareció imposible ligar completamente estos acontecimientos a una de las categorías sociológicas tradicionales para este tipo de estudio. Primero, nosotros no hemos querido esquivar la dificultad clasificando la guerra de los iquichanos, en la categoría tan cómoda como indefinida de movimientos campesinos. Por otro lado, esta guerra no podía reducirse a la categoría de rebelión la que, según Henri Favre, puede definirse como “...una reacción directa, inmediata y espontánea a un vejamen preciso y cuya característica esencial ...es que al no ser nunca premeditada, organizada, sometida a una dirección o a un control, la rebelión permanece tan localizada en el espacio como limitada en el tiempo, sea cual fuere ademas el grado de violencia que pueda alcanzaz133. La guerra de las punas estuvo por cierto limitada en el espacio pero ninguna otra de las características de la rebelión le conviene.

29Había pues que colocar estos acontecimientos en la categoría de las insurrecciones ya que, a toda vista, no habían tampoco alcanzado el estadio de una revolución o de una contrarrevolución.

  • 134 Idem.

30Sin embargo aquí también, aunque la guerra de los iquichanos pudiese corresponder “...a una reacción a un estado de crisis general134 y aunque pudiese inscribirse también en el marco de una reestructuración social que podía desembocar en una redefinición y una reorganización de la sociedad india, ciertos aspectos estructurales, y coyunturales le daban una dimensión diferente de las otras insurrecciones. La guerra de Huanta, por su situación en el transcurso del tiempo, aparecía primero como una suerte de episodio tardío de las guerras civiles de la independencia en el cual el ejército republicano hubiera triunfado sobre el último pálido reflejo de un ejército colonial y sobre el mito de su retorno.

31Por otro lado, la dimensión casi exclusivamente política y la naturaleza de la organización del movimiento y de sus componentes daban a este último un perfil un poco diferente del modelo tradicional de la insurrección. Finalmente, si se tuviese también en cuenta el hecho de que la guerra de Huanta no fue sino el primer episodio de una larga resistencia de los iquichanos contra el Estado peruano y que ésta se acabo provisionalmente sólo con la forma de un verdadero tratado de paz entre la República y los iquichanos en 1839, se hacía entonces evidente que la insurrección de 1826-28 debía llevar otro nombre. La guerra de los iquichanos había sido por cierto sociológicamente una insurrección pero insurrección tan particular que uno se puede permitir de llamarla así. Si definimos enseguida la insurrección como una reacción violenta y regionalmente localizada frente a una situación de transformación o de reordenamiento a nivel nacional, se comprueba entonces que la explicación del fenómeno pasa entonces por dos niveles, el primero referente a las condiciones externas y generales que provocan y permiten a la vez la insurrección, el segundo referente a las causas internas y particulares que desembocan en la explosión de la violencia.

32Al comienzo de este estudio hemos visto que, en el Perú, el acceso a la independencia apenas tuvo como otras consecuencias la del reordenamiento de la clase política provocado por la ruptura violenta de sus antiguos componentes. Pero en el Perú, la relativa cohesión de la clase política obligó a los minoritarios partidarios de la ruptura a pasar por la guerra y la intervención militar exterior. Esta ruptura provocada y acelerada habiéndose terminado en la partida de una parte de la antigua clase política, su reordenamiento se hacía pues particularmente difícil. Esta ruptura en parte forzada de la clase política y de las capas dominantes que presentaba, las dificultades y la fragilidad de su reordenamiento posterior constituyen desde nuestro punto de vista la primera condición de la insurrección.

33Falta comprender ahora cómo y porqué esta transformación que no debía en realidad atañer sino a las capas dominantes de la sociedad, tocó más particularmente a una región (Huanta) y a capas sociales (indios, mestizos o pequeños españoles) que, dada su posición en el conjunto social, deberían haber permanecido indiferentes al conflicto que surgía del reordenamiento de la clase política y de las capas dominantes ligadas a ella. El problema principal planteado por la guerra de los iquichanos nos ha parecido ser el del traslado de un conflicto propio de las capas dominantes hacia las capas sociales que en principio no tenían que estar concernidas por el conflicto.

  • 135 Henri Favre ha desarrollado la definición de este concepto. (FAVRE, H., 1978, p. 69-82).

34Este problema de traslado de conflicto de nacional a nivel regional y de una elite al pueblo podía, desde nuestro punto de vista, resolverse en parte mediante el examen del rol fundamental de la dualidad: manipulación -alienación135

35Hemos visto anteriormente que las diferentes interpretaciones de la guerra de Huanta se basaban, en diversos grados, en la manipulación de los indios por parte de los españoles quienes les habrían hecho creer en el retorno de un poderoso ejército colonial, habrían utilizado el apego místico de los indios hacia la religión, al mismo tiempo que les describían al patriota como un hereje o aún más, insistiendo en el respeto casi religioso que todos le debían al Rey de España. Parece en efecto que la alianza de los indios y de los españoles (que no lo eran todos, de lejos) fue concebida por estos últimos como una simple utilización militar de los primeros, con fines que no les concernían absolutamente. Es por esto quizás que se puede hablar de manipulación en la guerra de Huanta. Sin embargo habría tal vez que agregar, según nosotros, lo recíproco porque en qué medida Huachaca no utilizó a los blancos para su propio proyecto... tal vez la guerra de los iquichanos formó también parte de un complot mucho más vasto (nacional e internacional) y, en este caso, la manipulación habría sido el hecho de agentes exteriores (nacionales e internacionales) y se habría basado en este caso no sólo en la Utilización de los indios sino en el conjunto de una población regional lista para entrar en el complot. Luego, si se puede hablar de manipulación verosímil de agentes extranjeros, por un lado hay que admitir que ésta se dirigió al conjunto de la población, india y no india, y que esta población regional debió haberse distinguido con anterioridad por ser capaz de aceptar y de apoyar el complot. Entonces aquí interviene un factor fundamental en la explicación de esta insurrección: la alienación. Henri Favre, en su articulo A propos du potentiel insurrectionnal de la paysanerie indienne define la alienación en las sociedades indias campesinas como:

  • 136 FAVRE, H., 1978, p. 70.

“La sobreadaptación de un individuo o grupo a las condiciones de existencia que son determinadas por el sistema social. Esta sobreadaptación limita la aptitud del sujeto a concebirse en otras condiciones que aquellas en el interior de las cuales está colocado y que le parecen normales y justificadas. Se traduce por una incapacidad de imaginary de definir alternativas sociales reales. Tiene como consecuencia mantener las aspiraciones en el más bajo nivel. Como está sobreadaptado, el alienado está amputado de la dimensión del proyecto social.”136

36Esta nueva perspectiva de explicación del fenómeno insurreccional en el campesinado andino nos ha parecido particularmente pertinente en el caso de la guerra de los iquichanos. En efecto, aunque es difícil aplicar este concepto a las masas por falta, de información, nos ha parecido por el contrario evidente que el concepto se aplicaba perfectamente no sólo a los jefes indios sino al conjunto de los individuos indios o no indios que asumieron alguna responsabilidad en esta guerra. Además fue sorprendente encontrar la confirmación de esta idea en las declaraciones de don Euzebio Mendizábal, cura de la parroquia de San Miguel, de quien se sospechaba que tenía algunas simpatías por los insurgentes de las punas y que justifica del siguiente modo su posición:

  • 137 A.D.A. - Medina - Carta de don Euzebio Mendizabal al Prefecto de Ayacucho -paquete 1827.

“Toda la base de esta acusación viene del hecho de que me decían apegado a los españoles. Es verdad que lo fuí, prisionero de un error invencible; en efecto, educado dentro de los principios de una teología feudal, acostumbrados a considerar como sacrilegios imperdonables todas las insurrecciones contra el Rey incluso si el hubiese sido un tirano porque nuestros abuelos y nuestros maestros nos habían pintado su autoridad como emanando del cielo y que la justificaban por violentas y falsas interpretaciones de los textos sagrados; no pudiendo además acceder a los medios que nos habrían dado conocimiento de nuestros imprescriptibles derechos y a causa del interés que los tiranos de España tenían en mantenemos sometidos e ignorantes para tenemos en la esclavitud y el vasallaje; no habrá pues por qué asombrarse de la existencia de esta ilusión común y general en toda América y en la cual fuí yo mismo envuelto ... ”137

  • 138 FAVRE, H, 1978.

37La fuerza y la función de ideología colonial y sus consecuencias sobre la sociedad no pueden estar más claramente expuestas que en estas confesiones de un pequeño cura rural. Parece pues quese puede admitir, ya se trate del caso de los sacerdotes, de los antiguos soldados españoles e incluso en menor medida tal vez de los pequeños propietarios de tierras o de los pequeños comerciantes, que la penetración de la ideología colonial (como sistema de legitimación de la sociedad colonial en su conjunto) mediante la formación religiosa, militar o incluso la simple educación, desembocaba en la racionalización de la situación colonial que aparecía entonces como norma y legitimidad, y conducía a la amputación “de la dimensión del proyecto social138 ya que la sociedad colonial aparecía como único sistema legítimo posible. Sin querer retomar aquí el conjunto de las declaraciones de los acusados (todos blancos) se ha podido, muy generalmente, comprobar en ellos una suerte de incapacidad para explicar claramente su participación en la insurrección. Era un poco como si ellos no hubiesen podido comprender y asimilar el proyecto social que se presentaba a ellos (el reordenamiento político republicano) y que, en lo inmediato, sólo les traía desorden y miseria. El retorno a la estabilidad no podía pues ser percibido por ellos sino por el retorno al antiguo sistema, la monarquía.

38Esta alienación social que, desde nuestro punto de vista, podía caracterizar a la situación de los blancos se veía por otro lado singularmente confirmada por la brutal caída económica de la región de Huanta justo después de las guerras de independencia.

39Como conclusión se puede pues decir que el compromiso directo de una minoría y el acuerdo tácito de una mayoría de la población de Huanta en la insurrección de las punas pueden explicarse en gran parte (y quizás en su totalidad si se excluye la hipótesis del complot) por el estado de alienación social que caracterizaba muy generalmente a la categoría de los blancos sin gran fortuna en esa época pero que, en Huanta precisamente, fue alimentada por la brutal caída económica que sobrevino después de la independencia. La superposición de esta crisis económica casi súbita a una situación de anomia cultural y política no podía desembocar sino en la participación activa de esos blancos más temerarios (y más alienados?) o pasiva de los más prudentes en la guerra de Huanta.

40La explicación de la participación de los indios en esta guerra procede, desde nuestro punto de vista, de un esquema un poco diferente, debido por un lado a la posición de los indios en la vida económica y, por otro lado, a la estructura misma de la sociedad india regional durante este período. La participación india en la insurrección parece primero íntimamente ligada a la presencia y a las decisiones de los jefes, y en particular Antonio Huachaca.

41En el artículo anteriormente citado, Henri Favre indica que uno de los signos mediante el cual es posible aprehender la alienación del campesinado indio reside en su “tendencia a la restricción del campo de la conciencia social”. El escribe que :

  • 139 Idem.

“La conciencia social del indio no ha cesado de reducirse como una piel graneada, a medida que se corroía las estructuras sociales que la subtendían ...la dinámica del sistema colonial que tendía a nivelar todas las diferencias sociales y culturales de los indios provocó pronto el desplazamiento de los jefes que por todo lado estaban en vías de reabsorberse rápidamente en la masa campesina hacia fines del siglo xviii.”139

  • 140 Esta idea del encierro de la sociedad india en el marco de las comunidades fue utilizada por CHASS (...)

42Por el contrario, cuando por una u otra razón aparece de nuevo un jefe capaz de hacer salir al indio de su encierro140 cada vez más estrecho y de volver a abrir en él el campo de su conciencia social precisamente, el estado de alienación en el cual se encontraba puede entonces transformarse en un seguimiento ciego respecto al jefe y en un respeto incondicional a sus decisiones. El caso de Huachaca y de la población india de los alrededores de Huanta parece ilustrar perfectamente esta tendencia y su inversión.

  • 141 FAVRE, H., 1978, p. 74.

43Falta entonces explicar porqué Huachaca decidió combatir el nuevo régimen y arrastrar detrás de él a toda la población india. Sin retomar aquí la biografía de Huachaca, se ve muy claramente que éste representaba como un modelo casi ideal del indio sobreadaptado al régimen colonial, incluso cuando lo critica. No olvidemos en efecto que Huachaca había comenzado su carrera de jefe como comandante de las guerrillas del ejército colonial y que incluso después fue nombrado general. Por otro lado, su prestigio y su poder en su propia sociedad provenían en realidad de su actividad y de su lealtad hacia la corona. Los signos y las distinciones que el régimen colonial había entregado a Huachaca le habían hecho recorrer “la distancia social que lo separaba del misti141 confiriéndole al mismo tiempo y por esta misma razón un estatuto de jefe en su propia sociedad. La decisión de Huachaca aparecía pues claramente, tenía que defender un sistema que los había hecho y combatir cualquier otro que no podía sino cuestionar su posición.

44Finalmente, como otro signo de aprehensión de la alienación del campesinado indio, Henri Favre señala “la simbiotízación de la relación con el dominante”(142) y escribe “para el indio, el no indio es positividad perfecta. Es depositario de todas las virtudes y cualidades que el indio no posee pero que admira. Bello, inteligente, es sobre todo omnipotente”. Para la población india, el hecho de tener un jefe que era a la vez étnicamente como ellos y socialmente como los blancos, de tener de su lado no indios todo poderosos sólo podía reforzarla y confortarla en su acción.

45La guerra de las punas pone en evidencia toda la complejidad del fenómeno insurreccional en el campesinado andino. Sin duda no hemos llegado a sacar a la luz la totalidad de los factores que pudieron entrar en juego en esta insurrección pero esperamos haber dado una orientación de investigación que falta aún profundizar. Más allá de la insuficiencia de la explicación, la guerra de los iquichanos nos parece particularmente interesante y problemática ya que no responde, o poco, a los móviles que tradicionalmente son enunciados para explicar tal o cual insurrección; aquí, no hay problema de tierras, poco o ningún problema de impuestos, los mecanismos explicativos de la insurrección mediante la explotación de las masas no funcionan bien. La guerra de los iquichanos aparece ante todo como una reacción ideológica y política. Muestra entre otras cosas la fuerza y el peso ideológicos de la dominación colonial capaz de convencer a los indios del buen fundamento de su dominación y de hacerlos combatir casi voluntariamente para conservarla. Es verdad que los años que siguieron a la guerra de las punas apenas mejoraron su condición e incluso hasta lo contrario ...¿La guerra de Huanta no fue finalmente menos conservadora de lo que parecía? ¿El futuro sombrío de los indios no dio finalmente la razón a estos guerreros de las punas?

Notes

113 Un primer gran proyecto de estudio de los movimientos campesinos fue iniciado en el Congreso Internacional de Ciencias Históricas en Viena en 1965. Se continuó en Perú en 1967. MATOS MAR, J. ; COTLER, J.; BONILLA, H. ; MILLONES, L. ; PIEL, J., 1967.- Proyecto de estudio de: Los movimientos campesinos en el Perú desde fines del siglo XVIII hasta nuestros días, IEP, Lima.

114 Los trabajos sobre la insurrección de Túpac Amaru son tan numerosos que nos contentaremos con citar algunos:
VALCARCEL, C. D., 1947.- La rebelión de Túpac Amaru, Fondo de Cultura Económica, México; LEWIN, B., 1967.- La rebelión de Túpac Amaru y los orígenes de la independencia hispanoamericana, Buenos Aires; FLORES GALINDO, A. (compilador), 1976.- Túpac Amaru II-1780, Retablo de Papel, Lima, y: O'PHELAN, S. Un siglo de rebeliones anticoloniales. Perú y Bolivia 1700 -1783- CBC, Cusco.

115 Contrariamente a la insurrección de Túpac Amaru, existen pocos trabajos consagrados a la rebelión de Juan Santos Atahualpa, pero muchos hacen referencia a ella. Entre ellos:
VARESE, S., 1966.- La rebelión de Juan Santos Atahualpa: un movimiento mesiánico del siglo XVII en la selva peruana. Actas del XXXVIII Congreso Internacional de Americanistas, Mar del Plata; ALVAREZ, R., 1973 - Les Piros, EPHE, Paris. (Tésis)

116 REYNA, E., 1930; PIEL.J., 1973; VALLADARES, M.; PIEL, J., 1977.

117 FIORAVANTI, E., 1974; HOBSE-AWM, E., 1965.

118 ALBERTI, G.¡ SANCHEZ, R., 1974.

119 Se puede citar entre otros: NEIRA, H., 1968; BEJAR, H. 1969.

120 BASADRE, J., 1968, T. 1, p. 292.

121 ROEL, V., 1971, p. 335.

122 cf. por ejemplo, ROEL, V., 1980.

123 Sobre este tema se puede consultar: HILTON, R., 1979, p. 5-22.

124 PAZ SOLDAN, F., 1868, T. 2.

125 PAZ SOLDAN, F., 1868, T. 2, p. 12.

126 DEL PINO, J.J, 1955, p. 169.

127 CAVERO, L.E., 1953, p. 178.

128 HUERTAS, L., 1975, p. 180-181.

129 Idem.

130 A.D.A. - Medina - "Cuaderno n° 2, año 1828, septimo de la república. Juzgado de derecho de Huamanga; Causa criminal contra el Francés don Nicolás Soregui, los Españoles capitulados don Francisco Garay y don Juan Fernandez, los curas don Manuel Navarro y don fray Francisco Pacheco y los paisanos don Bacilio Navarro y don Antolin Cardenas y don José Urribarren diacono sobre que son revolucionarios de Iquicha".

131 Idem.

132 Nada prueba con certeza que este posible complot proviniese de la Santa Alianza. En efecto las conspiraciones entre 1823 y 1827 fueron numerosas en el Perú. Se puede suponer que se trataba también de maniobras emprendidas por Riva-Agüero desde Europa. Cf. BASADRE, 1968, p. 62-63.

133 FAVRE, H., 1971, p. 269.

134 Idem.

135 Henri Favre ha desarrollado la definición de este concepto. (FAVRE, H., 1978, p. 69-82).

136 FAVRE, H., 1978, p. 70.

137 A.D.A. - Medina - Carta de don Euzebio Mendizabal al Prefecto de Ayacucho -paquete 1827.

138 FAVRE, H, 1978.

139 Idem.

140 Esta idea del encierro de la sociedad india en el marco de las comunidades fue utilizada por CHASSIN, J., DAUZIER, M., 1977.

141 FAVRE, H., 1978, p. 74.

© Institut français d’études andines, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540