Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

De la guerra a la rebelión (Huanta, siglo XIX)

 | 
Patrick Husson

Primera parte. La Guerra de los Iquichanos

Capitulo 2. El efecto coyuntura

Texte intégral

  • 23 BONILLA, H., SPALDING, K., 1972.

1Bonilla y Spalding (1972) escriben que la independencia del Perú fue más concedida que obtenida23. En efecto es mas bien la intervención militar de los ejércitos de San Martín por el sur y de Bolívar por el norte que la acción de una voluntad popular o las aspiraciones de un sector social emergente la que impuso la independencia en esta parte del imperio colonial español.

2Esta independencia conquistada por ejércitos venidos del exterior trastornó el régimen político del Perú y marcó su futuro. La capitulación y el retiro del poder español crearon un vacío político que, durante mucho tiempo, fue llenado por la única fuerza organizada: el ejército.

  • 24 MACERA, P., 1975, p. 45.

3Sin embargo, esta importante transformación del sistema político no estuvo acompañada de ningún otro cambio en relación a la situación colonial. Como lo escribe Pablo Macera: “Cuatro años de campaña militar, cincuenta años de rebelión desde Túpac Amaru, quince años de crisis económica desde 1810... todo esto no había servido para nada. Con la victoria de Ayacucho, la República terminaba convirtiéndose en una colonia sin rey, más feudal y más colonial que nunca...”24. Pero, incluso si se admitiera que nada, o casi nada, cambió en las estructuras del Perú profundo, la Independencia del Perú fue a pesar de todo seguida por el desencanto de los amaneceres revolucionarios. Las dificultades económicas se acentuaron con y después de la guerra y dejaron un terreno fértil para la renovación de la violencia política. La guerra iquichana de Huanta fue sin duda una de estas manifestaciones.

4Pero, decir que esta guerra fue una consecuencia del acceso del Peni al estatuto de la Independencia es casi una perogrullada si no se explica por qué ésta se desarrolló aquí y no en otro lugar.

5Para llegar a esta especificidad en la explicación antes que nada era necesario pues partir de una descripción, incluso breve, de la sociedad colonial regional ya que ésta formaba por un lado el telón, el fondo material y humano de la guerra, y porque se había convertido, por otro lado, en el sistema de referencia, por no decir de sociedad ideal, que los guerreros de las punas se proponían restablecer.

1.- La sociedad regional en la época colonial: telón de fondo y sistema de referencia

a) El territorio y los hombres

  • 25 Para una información más completa sobre la instalación de las Intendencias en la América española, (...)

6Hacia 1784, la antigua organización política y administrativa del corregimiento fue reemplazada por la de la intendencia en el virreynato del Perú25. En el mes de diciembre de este mismo año, la ciudad de Huamanga se convirtió así en la capital de una intendencia compuesta de las siete provincias siguientes: Huamanga, Anco, Huanta, Andahuaylas, Lucanas, Parinacochas, Vilcashuamán o Cangallo (ver mapa).

7La guerra de Huanta no involucró al conjunto de este inmenso territorio, más vasto aún que el actual departamento de Ayacucho; las provincias meridionales de Lucanas y Parinacochas se libraron totalmente de la guerra, las de Cangallo y Andahuaylas contribuyeron solamente en la represión pero no conocieron disturbios caracterizados en su territorio. Por el contrario, las provincias de Huamanga, Huanta y Anco sirvieron, en diferentes grados, de campo de batalla a los guerreros.

8La sociedad colonial española, como todas las sociedades coloniales ulteriores, se basaba en una división fundamental entre colonizadores y colonizados. En 1802, según el intendente don Demetrio O’Higgins, la población de la intendencia de Huamanga se dividía pues de la siguiente manera:

  • 26 RIVERA PALOMINO, J., 1977, p. 7.

6 de Mayo de 1802
Demetrio O’Higgins26.

9Según las cifras del censo de O’Higgins, la provincia de Huamanga, con la única villa de la intendencia era por supuesto, la más poblada y la más blanca. Pero enseguida venía Huanta con sus treinta mil indios, lo que hacía de ella la más india de todas las provincias de la intendencia.

10Pero más que las cifras brutas, es interesante detenerse sobre la relación entre estas dos categorías en cada provincia. Convertido a porcentajes el cuadro anterior es así :

11Si nos atenemos al marco geográfico más estrecho, que se considera como el campo de batalla (provincias de Huamanga, Huanta, Anco y Cangallo), debemos pues notar ciertas diferencias locales. En efecto, en Huamanga se contaba aproximadamente un español y mestizo por un indio, en Huanta un español y mestizo por tres indios, en Cangallo, la proporción pasaba a ser un español y mestizo por casi ocho indios.

12Estas diferencias notables en lo que se podía llamar el encuadre colonial de la sociedad india desempeñaron seguramente un rol importante en el desarrollo de las luchas políticas tema sobre el cual regresaremos

  • 27 Dos especialistas en demografía histórica, Georges Kubler y Gunter Vollmer dan cifras ligeramente (...)

13Finalmente, última precisión demográfica, hay que notar que según Vollmer, la categoría españoles y mestizos comprendía en realidad a una amplia mayoría de mestizos. Para el año 1792, Vollmer da la cifra de 169 españoles en Huamanga, 219 en Huanta y 60 en Cangallo27. Esta precisión es quizás importante porque, en estas luchas políticas que giran alrededor de la Independencia del Perú, la distinción entre españoles y mestizos no es menor; la Independencia del continente hispanoamericano fue la obra de criollos y de mestizos, ahora bien, según Vollmer, en 1792 había en Huanta más españoles que en Huamanga.

14Uniendo estas dos observaciones demográficas, se llega pues a la conclusión que Huanta, a fines del siglo xviii era ciertamente la provincia de la intendencia que contaba con la más alta población india pero que era también un centro de concentración relativamente importante para la población de casta española. La población de Huanta estaba pues más polarizada que mestizada y esta característica étnica debe ser de todos modos tomada en cuenta en la explicación de los acontecimientos que nos interesan aquí.

b) Estructura y coyuntura económicas

  • 28 BONILLA, H., SPALDING, K., 1972, nota 24, p. 16.
    El Tribunal del Consulado era una institución que (...)

15Estancamiento e incluso decadencia caracterizan a la situación económica del Perú, a partir de la segunda mitad del siglo xviii. Historiadores como Bonilla y Spalding28 escriben que la economía del Virreinato: en vez de participar de la prosperidad económica del siglo xviii, entró en un período de estancamiento. Explican que la composición sectorial de la economía peruana, que se basaba casi exclusivamente en la extracción y en la exportación de metales y en el monopolio comercial ejercido por el Tribunal del Consulado, era demasiado estrecha y había provocado la fragilidad de todo el conjunto económico.

16En efecto, contrariamente a algunos otros Virreinatos que exportaban una parte de su producción agrícola, la del Perú estaba entonces destinada sólo al autoconsumo y al abastecimiento de algunos grandes centros urbanos y mineros del país. La disminución de la producción minera en el siglo xvii y la consecutiva decadencia de la mano de obra, provocó una disminución de la demanda de productos agrícolas y contribuyó pues a encerrar un poco más a la agricultura peruana en la autarquía que ya la caracterizaba. El comercio, actividad esencial para toda la población no india del Perú, y la manufactura que había conocido un desarrollo importante desde comienzos del siglo xvii estaban, por diversas razones, en dificultad desde comienzos del siglo xviii: medidas económicas autoritarias de los Borbones contra el desarrollo de las manufacturas en el imperio colonial, expulsión de los Jesuitas fuera de las colonias americanas, creciente competencia de los productos manufacturados europeos introducidos de contrabando, creación del Virreinato de la Plata que provocó la ruptura del monopolio y del circuito comercial limeño son tantos factores que contribuyeron a la decadencia comercial y manufacturera. Cuando España, en el último cuarto de siglo xviii terminó por liberar el comercio en el imperio colonial, los comerciantes del Perú no contaban ya más sino en el millón de habitantes de este Virreino (de los cuales la mayoría además apenas participaba de una economía mercantil), la manufactura local estaba desmantelada, las minas sé sofocaban y la agricultura se replegaba un poco más sobre sí misma.

17En la alborada del siglo xix, la economía peruana presentaba pues un perfil mas bien sombrío que habría sin embargo que ensombrecer aún más para describir la situación económica de la intendencia de Huamanga.

  • 29 HUERTAS, L., 1975, p. 130-158.

18Comentando un informe del intendente don Demetrio O’Higgins, el historiador Lorenzo Huertas escribe: “...tanto la mina y la manufactura como el comercio y la agricultura, todo presentaba aquí un cuadro desesperante...29

19La tristeza que caracterizaba pues la situación económica del Perú pasaba a ser desesperanza en Huamanga.

La mina:

  • 30 El fundador del latifundio Chaca, una de las más grandes propiedades de Huanta, fue, por ejemplo, (...)

20La parte norte de la intendencia de Huamanga no contenía grandes riquezas mineras y no estuvo pues directamente involucrada por la decadencia de esta industria. Por el contrario, el empobrecimiento de algunas provincias mineras de la intendencia como la provincia de Lucanas o vecinas a ésta como Huancavelica o Castrovirreyna, tuvo localmente una doble consecuencia: algunas fortunas hechas en base a la mina se cristalizaron invirtiéndose en la tierra30. El comercio, antes muy activo y próspero gracias a la actividad de estos centros mineros vecinos, declinó al mismo tiempo que estos centros, como lo veremos luego.

La manufactura:

21Hacia fines del siglo xvi, la región de Huamanga se había convertido en el centro de una importante actividad manufacturera. Los obrajes, especie de manufacturas textiles rurales, se habían multiplicado a lo largo del siglo xvii por efecto de la creciente demanda de tejidos por parte de grandes centros mineros como Huancavelica. La mano de obra de estos obrajes estaba entonces esencialmente constituida por mitayos, indios sometidos a un período de trabajo forzado más o menos gratuito, que trabajaban en condiciones muy penosas. Para facilitar el reclutamiento de la mano de obra, el obraje estaba casi siempre instalado en pleno campo (cf. los grandes obrajes regionales de Occocros y Ninabamba) pero el propietario que podía ser un particular o una orden religiosa (esencialmente la orden Jesuita en la región) vivía casi siempre confortablemente en Huamanga o incluso en Lima y le dejaba a un administrador la tarea de rentabilizar la mano de obra.

22En el siglo xviii, la manufactura regional se vino abajo bajo los efectos conjugados de los decretos reales anti-manufactureros, de la competencia de los textiles extranjeros, de la caída de los mercados mineros así como por la resistencia de los indios que se negaban cada vez más frecuentemente a venir a trabajar a estos centros. Hacia fines del siglo xviii la mano de obra reducida de los obrajes aún existentes estaba apenas compuesta por algunos esclavos negros y por reos de derecho común.

El comercio:

23Había sido floreciente en los siglos xvi y xvii gracias a la situación de esta región sobre el gran eje comercial Lima-Huancavelica-Cuzco-Potosí-La Plata. El largo viaje de las caravanas reportaba a los financistas de la región beneficios sustanciales que contribuyeron a edificar el esplendor colonial de Huamanga.

24La subasta del diezmo y del tributo por parte de las autoridades reales y eclesiásticas precedía en general la actividad comercial. Los diezmos y tributos eran los impuestos de la iglesia y del Estado recaudados a la población no india e india. La iglesia y el Estado vendían a menudo el privilegio de recaudar el impuesto a particulares que se encargaban enseguida de recogerlo, con beneficio, bajo la forma de productos que pasaban a ser mercadería para estos comerciantes. El arriendo duraba en principio dos años y su tasación era establecida sobre el valor de los cinco últimos años.

25La venta de los diezmos y tributos constituye, por esta razón, un buen indicador del estado del comercio; ahora bien, desde fines del siglo xviii, se constata que numerosos comerciantes y compradores se quejan de su muy elevado precio:

  • 31 HUERTAS, L., 1975, p. 133.

“La capital de Huancavelica -dice un comprador de diezmos a las autoridades- que en otros tiempos era consumidora de los frutos de todos los partidos por su basto giro de mineral (sic) se halla hoy -1816- en su mayor desabastecimiento por la suspensión de este único ramo de su subsistencia y por consecuencia inutilizada de realizar los expendios tanto por la migración de los operarios y vecinos como por la radicada universalmente la pobreza se hacen superfluos los frutos y de bajo precio los pocos que se pueden consumir.”31

  • 32 Sobre los disturbios provocados por estas medidas, se puede consultar entre otros trabajos: MALAGA (...)

26A estas dificultades vinieron a agregarse otras tales como el desarrollo del rol comercial de La Plata, el aumento de los impuestos sobre el comercio, derechos de alcabala y aduanas hacia 1780, que provocaron además grandes manifestaciones de descontento32.

  • 33 Para ilustrar la importancia del sector de artesanos en la vida económica de Huamanga, se puede ci (...)

27Al estancamiento de las minas, al desmoronamiento de las manufacturas, el desaliento del comercio hay que añadir la caída de la artesanía. La región de Huamanga y sobre todo la ciudad misma, tenían un gran número de artesanos que se habían instalado progresivamente, atraídos por el desarrollo económico de la región en los siglos xvi y xvii33. Privada de una gran capacidad de autonomía, esta capa urbanizada se caracterizaba sobre todo por su fragilidad ya que dependía en realidad del estado económico de los sectores que la hacían trabajar. La decadencia de éstos precipitó pues la ruina de los artesanos que se convirtieron muy rapidamente en enemigos activos del régimen colonial.

28Esta reseña sobre las dificultades económicas de los no campesinos puede explicar el ascenso del descontento político en esta fracción minoritaria de la población regional que vivía en Huamanga o dispersada en las pequeñas capitales provinciales como Huanta.

29Ahora, para terminar con este panorama económico regional nos falta examinar el sector de la producción que ocupaba a la mayoría de la población en el Perú de esa época: la agricultura y la ganadería.

El sector agro-pastoril:

  • 34 Tendríamos que comenzar citando aquí el célebre modelo de organización socioeconómica andina inclu (...)

30No podemos presentar aquí un análisis detallado de la organización agro-pastoril de la región en esa época bisagra de fin del régimen colonial y del nacimiento de un nuevo sistema; semejante objeto de estudio se bastaría a sí mismo. Por otro lado, nada particularmente notable, en relación al modelo de organización agrícola tradicional y generalizado en los Andes34, nos pareció radicalmente diferente en esta región. Unicamente dos aspectos particulares concernientes, el primero, a la naturaleza de una parte de la producción agrícola, el segundo, la forma de propiedad de la tierra parecían haber desempeñado cierto rol en el desarrollo de los acontecimientos futuros.

a) La producción agrícola regional

31Como generalmente en el Perú de esa época, la mayor parte de la producción agrícola estaba destinada a la alimentación de la región misma en cereales, tubérculos, carnes, frutas, etc. La producción era absorbida bajo la forma de autoconsumo de los mismos productores o era vendida en los mercados locales más o menos importantes.

  • 35 FAVRE, H., 1964, p. 240.

32El rendimiento agrícola de esta región no fue nunca muy alto; bastaba sin duda para satisfacer las necesidades alimentarias de la región inmediata, pero siempre fue insuficiente para subvenir a las necesidades de los grandes centros de consumo, sin embargo cercanos, tales como Huancavelica35. La productividad agrícola era pues baja y toda perturbación en este sector podía amenazar el frágil equilibrio alimentario de la región.

  • 36 SPALDING, K., 1974, p. 203.

33Parece, por otro lado, que estos mercados regionales estuvieron mayoritariamente abastecidos por los campesinos indios; en efecto, en 1743, la ciudad de Huamanga solicitó a las autoridades reales la suspensión de un decreto que gravaba la venta de los productos agrícolas indios en el mercado de esta ciudad36. La razón de esta solicitud era que los indios eran los únicos proveedores de productos alimentarios para la comunidad urbana española y que no se debía pues restringirla con el impuesto bajo pena de hambrear a la ciudad. Si los indios eran los grandes abastecedores del mercado agrícola regional, se puede uno entonces preguntar cuáles eran la naturaleza y el destino de la producción agrícola de los dominios no indios. Una parte de la producción estaba sin duda reservada al autoconsumo de los propietarios y de sus relacionados; una segunda parte iba a la alimentación de la mano de obra india dependiente del dominio en grados y según modalidades diversos (colonato, yanaconaje, mitaje, peonaje, etc.); una tercera parte era finalmente comercializada y procuraba cierta renta financiera al propietario del dominio.

  • 37 O’HIGGINS, D. en JUAN, J., ULLOA, A. de, 1918, p. 320.

34Tres tipos de cultivos comerciales, el trigo, la caña de azúcar y la coca, conocieron durante cierto tiempo un buen desarrollo. Pero la competencia del trigo chileno en los mercados peruanos en el siglo xviii fue un primer ataque a esta producción regional. El desarrollo de las plantaciones de caña de azúcar en los valles costeros, particularmente la del valle de Ica, fue progresivamente fatal para las plantaciones de Huamanga. El comercio del aguardiente de caña, muy importante para la región como lo señala el informe de don Demetrio O’Higgins37 ya que en 1804, la provincia de Anco (La Mar) importaba ella sola cerca de cuatro mil odres de cinco arrobas por año, se mantuvo pero se trataba ya del comercio de una mercadería de origen extra-regional. Unicamente los propietarios de tierras de Huanta parecen haberse provisionalmente librado, en esa época, de la decadencia general de la producción agrícola comercializada, gracias al cultivo de la coca.

  • * Las tierras realengas eran tierras vírgenes o abandonadas por los indios luego de su caída demográ (...)
  • 38 O’HIGGINS, D. en JUAN, J., ULLOA, A. de, 1918, p. 364.

35El intendente O’Higgins menciona en efecto en su informe que en las provincias de Huanta y Anco : “...hay más de setecientas haciendas cocoleras instaladas por españoles e indios sobre tierras realengas*, sin ningún título de compra a su majestad y que cada uno se ha apropiado según su propia voluntad...38.

36Las dos principales zonas de cultivo de coca eran los valles calientes (yungas) de Acon y de Choimacota que descienden de las punas de Huanta hacia el río Apurímac, situados a unos cien kilómetros al noreste de Huanta. Estas haciendas cocaleras eran en general de bastante poca extensión pero proporcionaban sin embargo a su propietario la seguridad de un ingreso financiero estable.

37El cultivo de la coca y su comercialización fueron en todos los tiempos, el principal recurso económico de la provincia de Huanta. El muy particular rol social de esta mercadería garantizó a la provincia una estabilidad económica hasta la época de las guerras de independencia que desorganizaron los circuitos comerciales como lo veremos luego.

b) La propiedad de la tierra

  • 39 HUERTAS, L., 1974, p. 105.
  • 40 Para la formación de las grandes propiedades en el Perú se puede consultar: CHEVALIER, François, 1 (...)

38Hacia fines del siglo xviii, existían ya algunos grandes dominios en las provincias de Huanta y de Huamanga; se puede citar por ejemplo la hacienda Orcasitas, que a fines del siglo xviii, cubría más de cuatrocientas hectáreas, o la hacienda Ninabamba39. Sin embargo, estos grandes dominios eran aún relativamente escasos (se multiplicaron hacia fines del siglo xix y sobre todo a comienzos del siglo xx40) y relativamente modestos en relación a las inmensas propiedades del siglo xx que concentraron a veces varios miles de hectáreas.

39La forma dominante de propiedad de la tierra era pues más bien la de la pequeña o mediana propiedad que, además, estaba muy a menudo dividida en un más o menos gran número de parcelas. Muchos títulos de propiedad, entre aquellos que hemos consultado, toman por ejemplo la siguiente forma

  • 41 Archivo General de la Nación. (En adelante: A.G.N.): Sección: Títulos de propiedad. “Títulos y com (...)

40“Agustín de Bastidas, vecino de Luricocha... declaro ser propietario deun solar y de tierras de cultivo llamadas “las capillas de San Sebastián” de una superficie de dos fanegas... de pastizales de una extensión de media fanega llamados “Cairamayo”...y de cocales situados en la región de Sigues, valle de Viscatán...”41 La propiedad de la tierra estaba pues geográficamente diseminada y ecológicamente dispersa sin duda para ofrecer la mayor variedad posible de cultivos (el proyecto de controlar un máximo de pisos ecológicos: punas, yungas, campiña, etc. con el objetivo de la autosubsistencia no era una característica específicamente india sino general en el mundo campesino andino regional).

41Esta dispersión de la propiedad que obligaba a los campesinos a efectuar numerosos y a veces largos desplazamientos (un campesino podía por ejemplo tener una parcela de tierra en la campiña de Huanta y poseer cocales en la montaña) multiplicaba seguramente los contactos y los intercambios, ampliaba la esfera de inter-conocimiento en el medio rural regional.

42Pensamos que esta dispersión de la propiedad de la tierra contribuyó, de manera por cierto indirecta, al desarrollo de la guerra de los iquichanos; la movilidad de los campesinos en sus trabajos favoreció sin duda la difusión de la propaganda; los contactos más frecuentes y más habituales entre indios y no indios pudieron, en cierta medida, reducir la distancia que los separaba y favorecer las alianzas. Precisamente, detengámonos ahora sobre el estado de la relación de fuerza que se había establecido regionalmente entre propiedad india y no india.

  • 42 (42) A título de ejemplo se puede citar, entre numerosos casos, el de la comunidad de Accocro cont (...)
  • 43 MACERA, P., 1972, pp. 71-76.

43En los archivos que hemos podido consultar parece que el fin del siglo xviii estuvo marcado por una suerte de statu quo entre propiedad india y no india. En efecto, hasta mediados del siglo xviii, los documentos referentes a conflictos entre indios y acaparadores de tierra no indios son pletóricos42; a pesar de toda la reglamentación protectora de los indios, usurpación de tierras, robos de cosecha, violencias físicas, etc. dominan las relaciones entre la sociedad india y los blancos. Por el contrario, en la segunda mitad del siglo xviii, los documentos de este tipo se tornan más escasos. La ausencia de documentos no es, claro, más que un índice de la estabilización del problema de la tierra, sin embargo otras informaciones confirman esta presunción. Así tenemos que en las listas de contribuyentes indios que mencionan la propiedad o la no propiedad de una tierra43 se puede constatar la siguiente evolución:

44En este cuadro se constata primero que en 1780, casi la mitad de la población india de Huanta sometida al tributo se encontraba ya sin tierra. Por el contrario, se nota un ligero descenso del porcentaje de indios tributarios sin tierra entre 1780 y 1815. Esto confirmaría pues que la ofensiva de los no indios sobre las tierras indias estaba provisionalmente estabilizada y que en este nivel de la relación de fuerza entre indios y no indios, la coyuntura parecía pues más favorable a los primeros que en el pasado.

45Este rápido estudio de la organización económica de la región Huanta-Huamanga nos permite sacar algunas conclusiones útiles para comprender la situación política futura.

46En términos generales, se constata pues que igual que al conjunto del Virreino del Perú, la crisis golpeaba también a la región Huanta-Huamanga hacia fines del siglo xviii. Sin embargo, se debe también notar que esta crisis económica fue sentida de manera muy diferente, primero según las categorías sociales del sistema colonial y enseguida según el peso específico de estas categorías en las diversas subregiones. La crisis golpeó sobre todo a la capa de los comerciantes y artesanos que vivían esencialmente en Huamanga, al sector popular muy variado de representantes de pequeños oficios como vendedores en los mercados, a los muy numerosos cargadores, a los obreros y los aprendices que trabajaban con los artesanos e incluso a los mendigos... Todos estos hombres que habían sido más o menos separados del campo dependían casi exclusivamente del estado de salud económico de las capas afortunadas, grandes comerciantes, obrajeros (manufactureros), altos funcionarios, grandes propietarios, etc., quienes, como lo hemos visto, se vieron involucrados por la crisis en diferentes grados y disminuyeron pues su apoyo a este sector de la población.

47Frente a esta población golpeada por la crisis y concentrada esencialmente en la ciudad de Huamanga, la población campesina de Huanta gozaba por el contrario de una relativa prosperidad, de una cierta estabilidad.

48La tierra constituía un refugio para el campesino rico que podía encontrar siempre en su propiedad con qué satisfacer sus necesidades y no cambiaba apenas la situación del campesino pobre cuya exigüidad de necesidades era sólo comparable a la parcela que cultivaba. Enseguida y sobre todo porque el principal recurso económico de la región, la coca, no conoció perturbaciones por el hecho de la escasa elasticidad de su demanda; mercadería insustituible y de primera necesidad para el indio, el comercio de la coca no podía conocer fluctuaciones.

49Estas dos características hicieron que los habitantes de esta provincia atravesaran este período sin conocer grandes trastornos en su situación. En cierta medida, parece incluso que la posición económica de una parte del campesinado local, criollo, mestizo o quizás incluso indio, relativamente acomodado, se reforzó en relación al resto de la Intendencia.

50Para concluir, se puede decir que la crisis contribuyó al surgimiento de dos corrientes políticas opuestas, una incitando al mantenimiento, otra hacia la ruptura del orden colonial, las mismas que se expresaron en las guerras civiles de la independencia. Pero el microclima económico de la región de Huanta durante este período pudo sin duda evitar la división política de esta provincia y contribuyó a convencer a los huantinos de que el sistema colonial era pues el mejor sistema posible.

2.- La polarización política : 1780-1824

51Acabamos de ver que la crisis económica del siglo xviii había golpeado más severamente a las capas urbanas, ricas y medias, de la sociedad colonial, las que, como de costumbre, intentaron descargar el peso de sus dificultades sobre los indios campesinos. A fines del siglo xviii, el clima político de la Intendencia de Huamanga se caracterizaba por cierto descontento general. Trataremos de mostrar cómo progresivamente, entre 1780 y 1824, la crisis económica y la crisis política dibujaron espacios contrastados sobre el territorio de la Intendencia.

a) Las consecuencias políticas de la rebelión de Túpac Amaru en la región Huamanga-Huanta

  • 44 CHAUNU, P., 1972, p. 127.

52Contrariamente a la visión tradicional del rol precursor de la rebelión de Túpac Amaru II en el proceso de independencia del Perú, Pierre Chaunu escribe que ésta fue más bien una de las principales causas de la lealtad de este virreinato frente a la metrópoli44. Es verdad que la amplitud del movimiento luego, sobre todo, su deslizamiento progresivo hacia la protesta racial y la afirmación de su indianidad fueron factores de cohesión de los no indios, primero divididos por la crisis económica pero luego reunidos frente al creciente peligro indio.

  • 45 HUERTAS, L., 1976, pp. 85-105.

53Militarmente, la rebelión de Túpac Amaru no alcanzó a la región de Huamanga. Un indio llamado Pablo Challco intentó sublevar a la comunidad de Chungui (provincia de La Mar) tratando de reducir a los indios con argumentos como éste : no pagar más los tributos ya que ahora no había ni curas ni corregidores y que Túpac Amaru era ahora su Rey45. Pero, a pesar de esta atrayente propaganda, Pablo Challco sólo consiguió hacerse encarcelar. La sociedad india de Huanta apenas se inflamó por la sublevación de Túpac Amaru.

  • 46 En un documento de los archivos departamentales de Ayacucho se lee el siguiente párrafo: “... En c (...)

54¿Desinterés por la revuelta o control social poderoso? Nos inclinamos más bien por esta segunda posibilidad. En efecto, a pesar de su protesta46, los campesinos de Huanta tuvieron que contribuir militarmente en la represión de la rebelión; las levas, operación de reclutamiento militar forzado, llevaron a un buen número de campesinos huantinos hasta Cuzco. El éxito de estas operaciones demuestra el poderío del encuadre colonial porque estas levas fueron siempre particularmente delicadas de efectuar, suscitando pues fuerte resistencia del lado indígena.

55Una de las consecuencias indirectas de la rebelión de Túpac Amaru sobre la sociedad india de la región fue primero la de proveer a algunos de una experiencia militar que fue quizás trasmitida y utilizada en la guerra de los iquichanos por los descendientes de estos soldados involuntarios.

  • 47 ROEL, V., 1971, p. 23.

56Por otro lado, la actitud relativamente pasiva de los indios de Huanta frente a la rebelión tuvo también como consecuencia indirecta la de proteger la organización socio-política india tradicional. La indiferencia política, o por lo menos, el no compromiso en la revuelta de Túpac Amaru, los mantuvo primero al abrigo de la represión y permitió enseguida a los caciques locales conservar oficialmente su título y su poder ya que las disposiciones tomadas por la corona para aniquilar el nacionalismo inca comprendían, entre otras medidas, la supresión de los kurakazgos excepto para aquéllos que habían combatido directamente a los rebeldes47.

  • * Esta facilidad de adaptación del poder indio a las voluntades del poder “blanco” muestra quizás la (...)

57Este decreto real no tuvo, sin duda, sino un alcance real limitado, los caciques privados de su título mantuvieron generalmente su rol en la sociedad india convirtiéndose en alcaldes por ejemplo*. Por el contrario, esta decisión podía empujar a los caciques, realmente confirmados en su título, a sostener políticamente el régimen colonial ya que éste reforzaba de alguna manera la legitimidad de su poder.

58Finalmente es difícil saber cuáles fueron las conclusiones a las que llegó la masa de reclutas indios de su experiencia pasajera en el ejército colonial. ¿La refuerza en su convicción colonial o, por el contrario, constata su vulnerabilidad?. De todos modos luego de un corto periodo de silencio la protesta campesina resurgió con fuerza en el conjunto del territorio de la intendencia de Huamanga.

59Por el lado blanco, las consecuencias políticas de la rebelión fueron mucho más importantes.

  • 48 Libro de Actas Capitulares de Huamanga - años 1771-1784, Biblioteca del Departamento de Ciencias H (...)

60La noticia de la revuelta cuzqueña tardó en llegar a Huamanga; pero apenas fue conocida, el cabildo, formado por la administración colonial venida directamente de España y por los ricos criollos de la región, adoptó inmediata y unánimemente las disposiciones necesarias de apoyo a sus semejantes del Cuzco. Sin entrar en los detalles de estas medidas48, envío de tropas, armas y dinero, éstas sirvieron para demostrar la cohesión y la solidaridad de las capas dominantes de la sociedad colonial. Altos funcionarios reales, hacendados, obrajeros, miembros del alto clero y otros notables, olvidaron todos ellos sus diferendos y todos estrecharon filas frente a la amenaza cuzqueña y su posible desarrollo local.

61Sin embargo, como en casi todas las ciudades del Perú de esa época, algunos pasquines, que atacaban al sistema colonial, aparecieron también en Huamanga. Esta tímida manifestación provenía sobre todo del sector de los pequeños comerciantes y artesanos que, sin atreverse demasiado abierta y concretamente a apoyar la rebelión, querían sin embargo aprovechar de ella para mostrar su tibieza, hasta incluso su oposición frente al régimen colonial.

62La sublevación de Túpac Amaru marca pues el punto de partida de una agitación política general en toda la región de Huamanga-Huanta que no terminó en realidad sino con la represión de los guerreros de las punas.

63En la respuesta de las repúblicas india y española a los llamados de Túpac Amaru se revela quizás ya el signo de los enfrentamientos políticos futuros ya que en efecto se puede notar :

  • Por un lado, la ruptura en la sociedad no india entre una aristocracia histórica, política y económicamente ligada al régimen colonial y unas capas urbanas diferenciadas, más recientes, más frágiles y sobre todo bloqueadas en su posibilidad de desarrollo económico.
  • Y por otra parte, una suerte de inmovilismo político o de indiferente neutralidad de la sociedad india regional frente al sistema colonial que traduce sin duda su aislamiento pero quizás también otorgándole una relativa libertad de acción interna.

64En la región de Huamanga-Huanta, la rebelión de Túpac Amaru revela pues más el agotamiento de la cohesión política de los no indios que las capacidades insurreccionales de la sociedad india. Por supuesto, la amenaza que el deslizamiento etnocidario de la revuelta hizo pesar sobre el conjunto de los no indios apaciguó temporalmente los conflictos internos de los blancos pero las razones del malestar siguieron presentes y volvieron a aparecer algunos años más tarde.

b) El primer bosquejo del frente de Huanta (1814)

  • 49 O’HIGGINS, D. en JUAN, J., ULLOA, A. de, 1918, p. 299,300, 302, 308, 325, 331, 334, 343, 347. En t (...)

65Las medidas de rectificación política tomadas por la Corona de España, particularmente la puesta en marcha de las intendencias, no pudieron resolver las dificultades y los conflictos que sacudían al imperio. Por el contrario, estas transformaciones apresuraron, en cierta medida, la ruptura entre la metrópoli y la colonia. El informe del intendente O’Higgins al Consejo de Indias ilustra particularmente bien el fracaso de esta tentativa rectificación. Ahí se constata, entre otras cosas, que la instalación de este nuevo representante de la corona, dotado institucionalmente de un gran poder político sobre la región, contrarió en realidad los intereses y las prácticas sólidamente establecidos de las autoridades coloniales anteriores. Este nuevo representante real, sobre todo cuando era íntegro, chocaba en efecto tanto con el clero como con las antiguas autoridades civiles, cuando quería, por ejemplo, denunciar algún abuso o develar algún escándalo49.

66Los medios de acción del intendente resultaron pues con mucha frecuencia ineficaces para cambiar las costumbres de dos siglos. Esta tentativa de rectificación o moralización de lo político no dio otro resultado que el de precipitar hacia la oposición a una parte del sector colonial, anteriormente partidiario incondicional y sostén de la colonia.

  • 50 CHAUNU, P., 1972, p. 147.

67Finalmente, el desconcierto político de la metrópoli española a comienzos del siglo xix al exportarse sobre el nuevo continente consumó la ruptura. El período llamado de las guerras civiles50 se abrió entre los defensores y conservadores del orden colonial y los partidiarios de un nuevo sistema.

68En la región de Huamanga-Huanta, las luchas políticas se multiplicaron desde comienzos del siglo xix.

  • 51 El 26 de mayo de 1809, la ciudad de Sucre (Charcas) destituyó al Presidente de la Real Audiencia. (...)

69En 1809, violentas manifestaciones en favor de la sublevación de La Paz51 estallaron en Huamanga.

  • 52 El cura de Cangallo Angel Pacheco, le comunicó en 1812 al obispo de Huamanga, Andrés Alarcón y Sal (...)

70Algunos años más tarde, en 1812, las indiscreciones del cura de Cangallo mataron en el cascarón una insurrección prevista en esta misma ciudad52.

71Finalmente, todos los primeros años del siglo xix estuvieron marcados en las ciudades por un muy fuerte acrecentamiento de la propaganda escrita (pasquines) de los partidarios del nuevo sistema de la cual tenemos aquí un ejemplo que ilustra no sólo el contenido ideológico de esta propaganda sino también la tibieza revolucionaría que parecía caracterizar ya a los habitantes de la provincia de Huanta.

  • 53 RUIZ CARDENAS, G., 1971, p. 7.

“De los Huamanguinos a los Huantinos
Huantinos despierten! No tengan más temor! Libérense de esta tiranía y exijan la Libertad! Terminen con todos esos ladrones, franceses y chapetones, que mueran todos!
Cangallo, Andahuaylas, Lucanas ... Todos unidos! ...No acepten más subdelegados que sólo son ladrones! No tengan más temor!”53

72La fuerza de la propaganda llegó pronto a tal punto que las autoridades coloniales de Huamanga propusieron recompensar a aquellos que denunciaran a los sediciosos en la ciudad de Huamanga. Pero como escribe Eguiguren

  • 54 EGUIGUREN, L., 1935, p. 32

“En Huamanga, no había delatores!”54.

73Paralelamente a las ciudades atravesadas y trastornadas por la agitación política, la sociedad campesina india proseguía su lucha secular contra los abusos de los blancos, sin parecer demasiado afectada por estos nuevos conflictos pero aprovechando del clima político tempestuoso.

  • 55 A.D.A - Medina - 1805, paquete n° 34 sin título.

74En 1805, los campesinos de Tiquihua, parroquia de Huayllay en la provincia de Huanta, se sublevaron contra su cura-tirano que los obligaba a injustas e inútiles compras (repartimientos) de muías y de aguardiente y los forzaba a trabajar gratuitamente sus tierras. La intervención, in extremis, de las tropas del intendente O’Higgins salvó al cura y a sus hijos...55.

75Algunos años más tarde, en 1813 los indios de las alturas (punas) de Huanta se sublevaron contra las autoridades coloniales.

76Este episodio de lucha campesina contra los abusos de los representantes coloniales es particularmente interesante porque hace ya aparecer al personaje que, algunos años más tarde, será el jefe principal de la guerra de los iquichanos. Desde ese entonces, la protesta de los indios, se organizó en efecto alrededor de Antonio Huachaca a quien las autoridades coloniales describían como :

  • 56 HUERTAS, L., 1975, p. 139

“...un hombre insultante, enrredisto y tumultuoso así con la comunidad como con los señores jueces”, y que “despreciando la recta justificación de V.S. y haciéndose juez por su propia voluntad y hablando palabras injuriosas de V.S. en la aldea diciendo si el señor intendente es Juez yo también tengo buena vara, él manda en la ciudad yo mando en mi aldea.”56

77Además de la arrogante seguridad y la cólera de Huachaca contra el intendente, incapaz de poner fin a las actividades de explotadores de todo tipo, esta frase resume sobre todo la concepción política que este intransigente e iracundo personaje tenía del régimen colonial : coexistencia separada, no ingerencia de unos en los asuntos de otros.

78Huachaca no parecía en efecto recusar el régimen colonial ni la coexistencia entre indios y no indios a condición sin embargo que el poder blanco no estorbe a su propio poder y prestigio sobre sus semejantes.

79Esta tensión política general se exacerbó finalmente con el desarrollo de la insurrección del Cuzco en 1814.

80En esta ciudad, la elección de los diputados para las cortes había provocado serios enfrentamientos entre los conservadores (a veces llamados también serviles por su sumisión a la corona) y los liberales (igualmente llamados a veces constitucionales por su adhesión a la constitución de Cádiz). Los liberales, que habían obtenido el control del cabildo del Cuzco, comenzaron entonces a oponerse a las decisiones del poder colonial del virreino y de la metrópoli (concejo de Regencia).

81De la opinión se pasó muy rápidamente a la conspiración y luego a la insurrección que estalló en esta ciudad el 2 de agosto de 1814.

82La tropa, ya trabajada por la oposición, se unió también a los insurgentes. Los miembros de la Real Audiencia fueron hechos prisioneros y se procedió a la formación de una junta de gobierno presidida por el célebre Mateo García Pumacahua.

83Esta junta afirmó primero que sólo reconocía la autoridad y la legitimidad de Fernando VII pero tuvo muy rápidamente que develar sus verdaderas intenciones de independencia ya que Fernando VII fue repuesto pronto en el trono de España. El poder virreinal no podía en adelante vacilar más y el enfrentamiento entre las tropas del Virrey Abascal y los insurgentes se hacía inevitable.

84El ejército de los insurgentes fue dividido en tres unidades : la primera marchó hacia La Paz, la segunda hacia Arequipa, la tercera finalmente se dirigió hacia Huamanga con Hurtado de Mendoza, José Gabriel Béjar y Mariano Angulo a la cabeza.

  • 57 HUERTAS, L., 1975, p. 140.

85Tan pronto como se conoció la dirección tomada por las tropas del Cuzco, las autoridades realistas de Huamanga procedieron al reclutamiento de cuatrocientos milicianos para detener la marcha de los rebeldes. Sin embargo, el 31 de agosto, el pueblo de Huamanga, todos estos pequeños comerciantes, artesanos, vendedores del mercado, cargadores, etc. se sublevó en favor de los insurgentes cuzqueños. Las arengas de la heroína huamanguina Buenaventura Ccalamaqui cristalizaron los entusiasmos y convencieron incluso a los milicianos que se pasaron entonces de lado de los insurgentes. “La casa del intendente fue asaltada y los numerosos españoles que allí se encontraban tuvieron que darse a la fuga, disfrazados de sacerdotes o de indios...57.

  • 58 Los morochucos son indios, esencialmente pastores, de la provincia de Cangallo. Al parecer de orig (...)

86La amplitud de la manifestación y la proximidad de la columna del Cuzco reforzada por los morochucos58 no dejaron otra salida, a las autoridades, a los jefes y a los soldados de los batallones realistas Húsares de Femando VII y Dragones de la Unión y a todos los defensores de la colonia, que la de huir hacia Lima, refugiándose primero en Huanta.

87Allí fue entonces que por primera vez, los adversarios políticos se distribuyeron sobre el espacio regional : los Realistas se agruparon en Huanta mientras que los partidarios de la Patria se encontraron en Huamanga. El primer frente de guerra entre Huanta y Huamanga estaba trazado, y el 31 de agosto, todos los patriotas de la intendencia, agrupados en Huamanga, abrían la ciudad a un ejército calificado demasiado tempranamente de liberador.

  • 59 Pedro José Lazón es el antecesor del protagonista principal de los sucesos de 1880-1896 que examin (...)

88En efecto, el virrey ordenó al coronel Vicente Gonzáles ir a Huanta con los ciento veinte hombres del batallón Talavera para detener allí a los insurgentes. Una vez en esta ciudad, el batallón se unió a los quinientos lanceros de una milicia ya organizada por uno de los miembros de una gran familia local, el hacendado Pedro José Lazón59.

89El 25 de setiembre se produjo en Huamanguilla el primer enfrentamiento entre las fuerzas coloniales y los insurgentes. Cinco días más tarde sucedió lo mismo en Huayhuas y finalmente, el 18 de octubre, los dos ejércitos se enfrentaron decisivamente en Huanta. Luego de un combate de siete horas, los insurgentes tuvieron que replegarse, primero sobre Huamanga, luego sobre Cangallo y Abancay y dejaron finalmente seiscientos muertos sobre el campo de batalla.

90El 10 de noviembre, el coronel Vicente Gonzáles repuso a las autoridades coloniales en Huamanga y pasó a la represión en el mes de enero de 1815.

91Los morochucos de Cangallo que se habían declarado ampliamente a favor de los insurgentes resistieron aún pero sufrieron serias derrotas en Matara Rucumachay, Atunguana y Atun Tocto; enseguida fueron objeto de una terrible represión, lo que quizás acrecentó su determinación por la futura lucha contra el ejército colonial.

92La polarización politica que había nacido de las contradicciones internas en las capas dominantes de la sociedad colonial, se inscribía también geográficamente sobre el espacio regional.

93Huanta se volvió conservadora primero por una sencilla razón de posición estratégica ya que en efecto, sobre el camino Lima-Cuzco, Huanta se encontraba de lado de la de Lima colonial mientras que Huamanga se encontraba del lado del Cuzco y de las fuerzas patriotas. Es pues entre estas dos ciudades situadas a igual distancia de Lima y de Cuzco que debía establecerse este primer frente de las guerras civiles americanas.

94Sin embargo, la situación estratégica de las dos ciudades no explica todo: los Realistas de Huamanga habían sido también ahuyentados por la cólera popular y el entusiasmo ciudadano; en Huanta, gran pueblo rural, encontraron el apoyo de una población rural tranquila y bien controlada, desprovista de sus agitadores patriotas que habían emigrado a Huamanga.

95En los años que siguieron, la fuerza y el rigor de la represión realista sólo consiguieron agravar la división política. Los próceres patriotas fueron perseguidos con ardor, encerrados, arruinados como este habitante de Huanta:

  • 60 A.D.A. - Corte superior de Justicia - (paquete n° 74) 1835 – “Testimonio de don Nicolás Jerres, te (...)

“Don Mariano Ruiz, vecino de Huanta... declara que en 1814 estalló en el Cuzco una revolución cuyo objetivo era de dar la independencia al Perú. Una pequeña división militar bajo las ordenes del general Angulo se dirigió entonces a nuestra región, y, respondiendo con amor al grito de la independencia, me enrolé en ella inmediatamente. Desgraciadamente causas imprevisibles rompieron nuestras esperanzas y tuve que soportarlos castigos más atroces de parte de los españoles.
Mi familia fue atormentada, mis propiedades fueron saqueadas y mis haciendas fueron quemadas, fui encerrado en una celda donde soporté toda la rabia de los españoles; finalmente mis propiedades, entre las cuales mis haciendas de Silco y Perascucho situadas en los alrededores de la ciudad de Huanta fueron subastadas...”60

96La ruina de los vencidos recompensó pues a los vencedores que pudieron obtener a precios bajos las propiedades que codiciaban.

97En realidad, esta política de aniquilamiento económico de los insurgentes sólo conseguía reforzarlos en la lucha política ya que este castigo no les dejaba otra salida que la de proseguir el combate.

98A pesar de la visita del nuevo Virrey Pezuela a Huamanga en 1816 y del mantenimiento de las fuerzas armadas coloniales en la región, la oposición continuó su trabajo en la clandestinidad. El clima político se pondrá incluso tan pesado que a partir de 1818, algunos españoles de la región, previendo la irreversibilidad de la situación política que se dibujaba, dejaron Huamanga y se fueron a España.

c) La polarización política : 1820-1824

99De enero a octubre de 1820, la ciudad de Huamanga vivió continuas manifestaciones anti-colonialistas. Al anuncio del desembarco de las tropas del liberador, el general Arenales, en Ica el 6 de octubre de los patriotas se hizo tan fuerte que uno de los más fieros defensores de la Corona, el obispo de Huamanga, Pedro Gutiérrez Coz, se resolvió a huir para no caer en las manos de los patriotas.

  • 61 HUERTAS, L., 1975, p. 143

100Mientras tanto, las tropas del general Arenales recorrían el camino de Ica a Huamanga sin encontrar mayor resistencia; por el contrario, “...los indios, las indias y todos los habitantes venían a ofrecer espontáneamente sus vaquitas, ovejas, papas, queso y cuanto tenían para mantención de nuestros soldados; y hay que advertir que algunas de estas ofrendas las traían a cuestas desde muy largas distancias, saludando a nuestros soldados con las palabras de patrianos, patriarcas, que sin duda creían sinónimos de patriotas...”61

101El 31 de octubre, el ejército de Arenales era finalmente acogido en Huamanga por las nuevas autoridades de la ciudad y por toda la población salvo, por supuesto, el Intendente Recabarren que había fugado hacia el Cuzco llevándose el tesoro de las cajas reales.

102La proclamación de la Independencia en Huamanga fue entonces celebrada en medio del júbilo general de la ciudad.

103El 6 de noviembre, Arenales dejó Huamanga dirigiéndose a Jauja. Al pasar por Huanta, fue recibido por algunos notables, quienes un poco antes habían desertado provisionalmente de la ciudad.

104En efecto, poco después del paso del ejército de la Independencia, Huamanga y Huanta fueron inmediatamente vueltas a ocupar por las autoridades realistas. El 23 de noviembre, las tropas del general Ricafort, lanzadas a la persecución de Arenales, instalaron su cuartel general en Huamanga y de 1821 a 1824, la región permaneció bajo el control militar de las tropas coloniales.

105Las provincias de Huanta y La Mar se mantuvieron entonces en perfecta calma y fieles durante todos estos años de guerra civil; el virrey La Serna recompensó incluso esta hermosa fidelidad acordando, el 22 de febrero de 1821, un blasón a la ciudad de Huanta que fue de ahí en adelante: la fíel e invencible ciudad de Huanta.

106La represión o la pacificación colonial se ensañó por el contrario sobre la provincia de Cangallo en donde los campesinos habían llevado a cabo una fiera resistencia contra el restablecimiento colonial. El primero de octubre de 1821, el Virrey ordenó al general Carratalá terminar con estos morochucos siempre rebeldes. El 2 de diciembre, el general Ricafort se enfrentaba a unos cuatro mil morochucos comandados por Bandera y Landes. Más de mil indios murieron en el transcurso de este combate al término del cual se contó igualmente cuarenta huantinos muertos que habían combatido del lado colonial...

107La ciudad de Cangallo fue saqueada y quemada.

108El comportamiento de los morochucos fue tal que la ciudad de Cangallo recibió, el 27 de Marzo de 1822, el título de Ciudad Heroica que, a la inversa de Huanta, le fue otorgado por el gobierno republicano.

  • 62 La más famosa heroína local, María Parado de Bellido, fue una de esas “espías” que al negarse a de (...)

109Huamanga, centro de gravedad geográfica y política de estas dos provincias enemigas, se encontraba a merced de los enfrentamientos entre revolucionarios y conservadores: los primeros vigilaban constantemente las actividades del ejército colonial y proporcionaban información a los patriotas que luchaban en el campo62, los segundos ahuyentaban a estos espías y a estos traidores al mismo tiempo que se preocupaban por el mantenimiento del ejército colonial que allí se acantonaba.

110A pesar de la heroica resistencia de la provincia de Cangallo y de una parte de la población de Huamanga, el norte de la intendencia de Huamanga siguió siendo uno de los puntos fuertes para los partidarios del régimen colonial, y no fue un azar si, el 9 de diciembre de 1824, la última gran batalla entre el ejército de la Independencia y el ejército colonial se libró a algunos kilómetros de Huamanga.

111Hemos intentado demostrar, en la páginas precedentes, que entre 1780 y 1824, toda la parte norte de la intendencia de Huamanga había vivido, como el resto del Perú, enfrentamientos entre adversarios políticos. Pero, hecho más curioso a primera vista, hemos también intentado mostrar que esta división política e ideológica se inscribió poco a poco en la geografía del espacio regional: Huanta se determinó como pro-colonial, Cangallo pro-patriota y Huamanga, muy controlada, se mantuvo durante mucho tiempo dudosa y dividida.

112Si es bastante fácil constatar esta progresiva polarización política y notar la singularidad de su inscripción geográfica, por el contrario, es mucho más difícil explicarla completamente.

  • 63 ROEL, V., 1971, p. 335.

113Una primera hipótesis se basa en la comprobación del hecho que, desde siempre, Huamanga (o Ayacucho) y Huanta estuvieron separadas por rivalidades de tipo dimes y diretes. En el momento de la Independencia, habiéndose Huamanga inclinado del lado de los liberadores, era inevitable y casi lógico que Huanta se inclinara del lado de los realistas63. Esta explicación es seguramente insuficiente pero contiene sin embargo algo de verdad.

114Aún en la actualidad, existe siempre en Huanta cierta necesidad de afirmarse frente a los ayacuchanos : ya sea en la manera de vestirse o de comportarse, en la competencia por alcanzar los mismos signos del modernismo, o, más sencillamente aún, en las rivalidades que se manifiestan, a veces muy concretamente, con ocasión de las peleas de gallos o de los partidos de fútbol.

115Por su parte, los ayacuchanos no se cansan de manifestar su superioridad sobre los huantinos, su desdeño por su provincianismo e incluso a veces se burlan de la estupidez que, según ellos, caracteriza al huantino (uno de los dichos de Ayacucho dice que una persona un poco boba es tonta como un huantino!) Esto muestra claramente el grado de estima recíproca que existe aún actualmente entre los habitantes de estas dos ciudades.

116Estas rivalidades entre capital y provincia ayudaron, quizás, a reforzar las oposiciones pero ellas solas no pueden explicarlas. Primero, Huamanga se afirmó republicana tardíamente en el transcurso de las guerras civiles y éstas no explican enseguida la oposición entre las dos provincias igualmente rurales de Huanta y Cangallo por ejemplo.

117Hay que buscar pues más lejos las causas que hicieron que la provincia de Huanta sea una plaza fuerte de los defensores del régimen colonial mientras que Huamanga y sobre todo Cangallo sean, por el contrario, focos del patriotismo.

118Según nosotros, existen tres factores que contribuyeron a hacer de Huanta el centro regional de la resistencia colonial.

119El primero fue que Huanta, a pesar de sus veleidades de urbanismo no era en realidad sino un gran pueblo rural, poblado esencialmente de campesinos relativamente prósperos y de algunos comerciantes. Ahora bien, como ya los hemos escrito anteriormente, la crisis económica del siglo xviii golpeó sobre todo a las capas no campesinas de la sociedad colonial. Contrariamente a Huamanga, la oposición de las capas urbanas al régimen colonial no era pues particularmente fuerte en Huanta.

120A este primer factor puede agregarse un segundo que se refiere a la naturaleza de la producción agrícola comercial de la provincia de Huanta. Hemos escrito anteriormente que el recurso económico principal de la región era la coca. Ahora bien ni la producción ni la comercialización de esta planta sufrieron fluctuaciones hasta el momento de las guerras civiles de Independencia. Ya sean los campesinos de Huanta que casi todos cultivaban la coca o los comerciantes de Huanta que negociaban casi todos este producto, los huantinos no padecieron pues en esta época dificultades económicas particulares, contrariamente a los ganaderos de Cangallo. Esta coyuntura económica más bien favorable no llevaba pues a los habitantes de Huanta a luchar contra el régimen colonial.

121Finalmente, el tercer factor posible reside en la composición etnohistórica de la población. Por diferentes razones (facilidades de adaptación, disponibilidad de mano de obra y de tierras, etc.) la provincia de Huanta fue un lugar privilegiado para la instalación de blancos, sin grandes fortunas, pero de origen español. Estos blancos, campesinos o comerciantes en su mayoría que, no habían, o poco, sentido la crisis, finalmente no eran favorables a las ideas liberales que les hacían correr el riesgo, entre otras cosas de privarlos o de emancipar a la mano de obra india de la que tenían necesidad.

122Estos tres factores, a los que hay quizás que agregar la rivalidad secular entre Huamanga y Huanta, contribuyeron a hacer de Huanta un feudo del colonialismo durante las guerras de liberación. La guerra de los iquichanos vendrá poco tiempo después, a confirmar claramente la orientación política de los habitantes de esta provincia.

d) La formación del foco realista de Huanta: 1824-1826

123Numerosos factores contribuyeron a la formación del foco subversivo de Huanta en los primeros años de la República. De este conjunto de diversas causas se puede extraer dos líneas de fuerza principales cuya reunión desembocó en la creación de este foco de resistencia colonial : la primera de orden económico y la segunda de orden político.

1) Una república construida sobre ruinas

124La República peruana se instaló en la región de Huamanga sobre las cenizas dejadas por la guerra. Varias razones hicieron que esta región sufriera tal vez más que otras la guerra : la última gran batalla por la Independencia se desarrolló en esta región, y a las destrucciones que ocasionaron los combates en sí, se añadieron el peso de la permanencia y del mantenimiento de los dos ejércitos, republicano y colonial.

  • 64 KIRKPATRICK, F.A., 1969, p. 306.
    * Título de la autoridad responsable de una provincia en la época (...)

125Según Kirkpatrick64 sólo el ejército colonial tenía algo así como nueve mil soldados... y bocas que dar de comer. Este excedente de población, incluso si fue pasajero, no fue sin duda despreciable.

126Por otra parte, la movilidad del frente de guerra y las tomas de posición políticas personales provocaron también la ruina de numerosos habitantes de esta región. Es así como por ejemplo, don Marcelo de Castro que había sido subdelegado * de la provincia de Huanta en 1821 exponía al gobierno realista las razones que habían provocado su ruina:

  • 65 A.G.N. - Sup. Gob. leg 37,1820-23 “Expediente promovido ante el Sup. Gob. por don juan Marcelo de (...)

“En 1821, ayudé al general Carratala en esta región proporcionandole ganado, víveres y dosmil pesos...
Más tarde, yo mismo participé en dos expediciones, la primera en Tambo, la segunda en Coscosa ... Llevé a la primera expedición más de cuatro mil montoneros y todas las armas que pude recolectar en las tres parroquias de Huanta, Luricocha y Huamanguilla. La notoriedad de mis actos llevó a los Morochucos a ensañarse conmigo, como enemigo del sistema patriótico. Al no poderse vengar sobre mi persona, lo hicieron con mis bienes.
Quemaron mi hacienda de Los Ñeques, se llevaron más de cien cabezas deganado, bovinos y ovinos y finalmente quemaron todas mis cosechas...”65

  • 66 A.G.N. - Sup. Gob. -1824 (C1503) “Gestiones realizadas por el marquéz de Valde Lirios para que se (...)
  • 67 A.D.A. - Medina - paquet n° 27 - expediente 1825 - “Expediente promovido de oficio y por mandato d (...)

127En realidad, desde 1814, las guerras civiles, encubiertas o abiertas habían engendrado poco a poco el desorden y la inestabilidad económica. Hasta 1824, el azar de los combates había lanzado a menudo sobre los caminos del éxodo a individuos cuyos compromisos o intereses eran demasiado marcados para uno u otro de los campos : hemos visto por ejemplo que en 1814 un tal Mariano Ruiz, que había tomado partido por los patriotas tuvo que huir hacia el Cuzco y dejar todos sus bienes a los realistas. Acabamos de ver el caso opuesto de Marcelo de Castro y podríamos también citar el caso del marqués de Valde Lirios quien, después de haber abandonado sus propiedades en 1820 y dejado la región a causa del paso del general Arenales, exige la restitución de sus bienes secuestrados a su regreso en 182366. Otro documento de 1825 muestra también cómo los bienes de una tal doña Francisca Brianda de Cabreras y Orcasitas pasaron a manos del célebre Juzgado de Secuestros porque ella había finalmente rugado en 1824 a Junín, luego de la derrota del ejército colonial y fue de este modo considerada como emigrada. En este documento67 se lee

“Que entre los años 1814 a 1820 a pesar del ingreso de los ejércitos cuzqueños, luego, del cuerpo de división del señor Arenales, doña Francisca permaneció tranquilamente en esta ciudad... mientras que la mayor parte de los ciudadanos había emigrado en estas dos ocasiones..”

128A las destrucciones y a las funciones de la guerra en sí vino pues a añadirse cierta inestabilidad en la propiedad de la tierra que cambiaba de mano a merced de los acontecimientos militares. Es probable que estos cambios sucesivos de propietario no favorecieron el desarrollo de la producción agrícola. Pero quizás más que estos cambios de propietarios, los movimientos de la población con todas las consecuencias que provocaron (paro de los cultivos, pillajes, etc.) fueron igualmente muy nefastos para la situación económica.

129En efecto, no solamente fueron nobles españoles como el marqués de Valde Lirios, criollos afortunados como doña Francisca Brianda o pequeños propietarios como Mariano Ruiz los que se desplazaron a merced de los acontecimientos militares, pero fue también toda una parte de la población india que desapareció en la naturaleza para escapar a los apremios y a las consecuencias de la guerra, como lo veremos después.

130Fuera del costo y de las consecuencias de la guerra civil, la provincia de Huanta tuvo además que soportar las consecuencias de su compromiso político a favor de la causa realista tomado por la mayoría de sus habitantes. En 1825, la provincia de Huanta fue condenada de este modo a pagar las consecuencias de su apego al régimen colonial.

  • 68 A.G.N. - Superior Gobierno - 1825 - “El Prefecto de Ayacucho sobre la contribución de cincuenta mi (...)

“El general en jefe del ejército de liberación decreta que la provincia de Huanta, por haberse rebelado contra el sistema de la Independencia y de la libertad, por haber recurrido a todos los medios que la sospecha y la mala fé le inspiraban y por haber protegido al ejército españól en la sangrienta batalla del 9 del mes pasado debería pagan
Una multa de cincuenta mil pesos para compensar los errores y tos males que ha hecho sufrir a nuestro ejército al destruir todos los equipos de los oficiales, entre otros crímenes.
Se tomarán todas las medidas para lograr el pago efectivo de esta suma: confiscaciones, encarcelamientos, y ejecuciones de todos los que se opusieran a esta medida tomada con toda justicia para compensar los delitos cometidos por sus habitantes...
Además deberán continuar pagando los antiguos impuestos hasta que lo decida “Su Excelencia el Libertador Dictatorial”.
Serán dispensados únicamente los pueblos Guaychán, Acosvinchos, Quinua para recompensar su buen comportamiento entre el seis y el diez del mes pasado cuando nuestro ejército se estacionó en Quinua ...
Firma : Ventura Alegre
Destinatario: Intendente de la provincia de Huanta, don Mariano Maldonado”68

131Esta sanción iba a acentuar la ya brutal ruina de esta provincia y la situación pasó rápidamente a ser desastrosa como lo demuestran varios testimonios.

132En 1825, el cura de Luricocha en un informe destinado al obispo de Huamanga escribía por ejemplo :

  • 69 Biblioteca Nacional del Perú (En adelante: B.N.L.) - sección de manuscritos -1825 - “Papeles relat (...)

“Mis propias observaciones y el rumor público, todo confirma que la devastación de esta provincia es general. Los habitantes viven de lo que pueden si se puede decir que aún existe...”69

133Las defensas del subdelegado de Huanta, don Mariano Maldonado, y las de la prefectura de Ayacucho son aún más elocuentes y más precisas en la descripción del hundimiento económico de esta provincia antiguamente próspera.

  • 70 A.G.N. - Sup. Gob. - 1825 - "El Prefecto de Ayacucho sobre la contribución de cincuenta mil soles (...)
  • 71 A.G.N., idem.

“24 de Julio de 1825
Intendencia de Huanta a Prefecto del departamento
Todos los días me choco con dificultades insuperables para el cobro de los cincuenta mil pesos.
Medidas represivas, órdenes perentorias, arrestos, encarcelamientos. Hago todo para lograr el objetivo pero todo se revela ineficaz. Hace algún tiempo le informé de la gran miseria que reina en esta provincia pero hoy en día la situación es aún peora causa de la decadencia total del único comercio de esta provincia : el de la coca.
Soy testigo de la existencia de enormes cantidades de coca que permanecen en las casas sin poder ser comercializadas...
Hasta hoy, no he podido recolectar sino cuatrocientos doce pesos haciendo uso ademas de medidas arbitrarias pero le entregaré esta suma dentro de dos o tres días para tratar de completarla hasta mil pesos. Sin embargo, tengo que advertirle que gran parte de los contribuyentes están ausentes o Juera de mi jurisdicción por lo que adjunto esta lista para el intendente de la provincia de Huamanga de manera que el también vele por el pago de esta deuda en su región...
Firma : Mariano Maldonado” 70
“7 de Agosto de 1825
El prefecto del departamento de Ayacucho al Ministro de Economía
... Como consecuencia de lo que acabo de exponerle de lo que yo mismo he podido comprobar, resulta que uno debe determinarse a destruir totalmente Huanta o a aceptar la reducción de la deuda de treintainueve mil pesos que falta pagar por las razones siguientes:
Primero, cuando su Excelencia el Mariscal de Ayacucho asignó a esta provincia la multa de cincuenta mil pesos, estimó que podía exigir esta suma porque en esa época la capital y sus habitantes eran suficientemente ricos para pagarla (el subrayado es nuestro); pero no estuvo allí cuando la columna militar destinada a la pacificación entró en Huantay su jefe ordenó saquearla. En ese momento desapareció la mayor parte de los bienes que habría podido cubrir esta asignación.
Segundo, el comercio de la coca que era el segundo recurso financiero de la provincia se vino abajo completamente primero porque los lugares donde vendían tradicionalmente la coca se abastecían ahora en Huanuco y segundo porque les hace falta bestias de carga para transportarla y los peones han huido para no pagar la parte de la deuda que les toca.
Tercero, porque finalmente, después que se fijó la parte de cada uno todo hombre que no poseía una gran propiedad ha cambiado imperceptiblemente de domicilio así que el intendente por más escrupuloso que pueda ser en el cumplimiento de su tarea no sabe ni a donde ni a quien cobrar el dinero...”71

134Incluso si estas descripciones catastróficas fueron un poco forzadas por las autoridades locales que podían sentir cierta falta de interés para aliviar a su provincia de cincuenta mil pesos para entregarlos al Estado... muestran sin embargo muy claramente las causas, la amplitud y lo súbito de la ruina de la provincia de Huanta, su descapitalización y la desorganización de sus estructuras económicas.

135Si hasta 1820 la provincia de Huanta había sido próspera, si de 1820 a 1824, los habitantes de esta provincia, con algunas raras excepciones, se libraron relativamente tanto de la crisis como de la guerra, gracias a su fidelidad al régimen colonial por un lado, y a la estabilidad del comercio de la coca por otro lado, en menos de un año, el triunfo de los partidarios de la Independencia, el cambio en la coyuntura económica al que se sumaron las sanciones económicas, provocaron la ruina de esta provincia. Primero fue la venganza de los vencedores y el castigo de los vencidos (multas, bienes secuestrados, fugas, arrestos, saqueos, etc.) a los que pronto siguió el desarrollo del centro competidor para el comercio y la producción de coca, Huánuco, que se aprovechó sin duda de la situación de Huanta para desarrollar sus propios circuitos comerciales.

2) La efervescencia política

136El saqueo de la provincia de Huanta no podía pues favorecer la incorporación de los habitantes de esta provincia al nuevo sistema político y, en las cenizas de Huanta, quemaba más que nunca el fuego de la revuelta y de la venganza.

137Paralelamente a la ruina económica, la permanencia en la provincia de los adversarios del nuevo sistema fue el segundo factor esencial para la formación del foco insurreccional.

138En efecto, la victoria de Ayacucho y la capitulación del virrey La Serna habían provocado la partida de los nobles españoles suficientemente ricos como para reinstalarse en la metrópoli sin dificultades. Pero, la mayoría de los partidarios realistas de Huanta, españoles, criollos o incluso mestizos estaban exclusivamente ligados y eran dependientes de la región, aferrados a sus tierras, sus comercios o sus funciones. Incluso si al comienzo algunos de ellos aceptaron esta República aún mal afianzada, otros la rechazaron, haciéndola responsable de su miseria.

  • 72 A.D. A. - Medina - paquete 1825-1828 “Juzgado de derecho de Ayacucho: criminal contra don José Agu (...)

139En el pueblo de Huanta, la oposición de este sector blanco, demasiado pobre para emigrar o regresar a la metrópoli, pero bastante rico como para temer y desconfiar del futuro republicano, apareció claramente con ocasión del curioso acontecimiento siguiente : en 1826 fue organizada una manifestación de mujeres para impedir la partida del subdelegado de Huanta, Mariano Maldonado, cuyas funciones terminaban. La población de la ciudad parecía estar muy encariñada con este funcionario el mismo que, entre 1824 y 1826, había defendido y protegido Huanta contra los excesos y la sospecha del poder republicano de Ayacucho muy inclinado a acusar a Huanta de anti-patriotismo (cf. la defensa de Maldonado en el asunto de los cincuenta mil pesos p. 38-39) y quien además “... daba siempre buen trato a los pobres y se interesaba en su restablecimiento administrándoles una justicia rápida y devolviéndoles sus propiedades usurpadas72.

140La partida de este subdelegado ejemplar y protector disgustó pues tanto que inquietó a buen número de huantinos quienes manifestaron entonces violentamente su deseo de conservar a esta autoridad como lo demuestra esta carta del sucesor de Maldonado dirigida al Prefecto de Ayacucho :

“Apenas comencé a ejercer las funciones de mi ministerio cuando don José Vilchez ha agriado, los primeros momentos amotinando a la gente más soez y más baja del mujerío acaudilladas por un cholo, quienes salieron al encuentro de don Mariano Maldonado -intendente cesante- que marchaba a esa -Huamanga-y deteniéndose con la mayor algazara y desorden pedían que continuase el mando ...a pocos momentos se presentó Maldonado a su casa conducido por una multitud de mujeres las más canallas del país; entonces me vi en la precisión de poner remedio a este tumulto de tanta trascendencia averiguando el origen, resultó que Vilchez desde la madrugada anduvo a caballo seduciendo a aquella gentalla y alguna parte de ella preparada ya en la esquina de la salida.
...El atentado debió ser sofocado por las bayonetas pero preferí usar la prudencia y simplemente ordené que Vilchez sea expulsado de la ciudad en el término de dos horas y vaya a presentarse ante usted. En efecto, es muy importante para la tranquilidad de esta ciudad que el denominado Vilchez sea expulsado porque ello permitirá quizá de calmar a los numerosas ciudadanos, o a la totalidad delos habitantes de esta ciudad, que se agitan ...
Firma: Solares”

  • 73 A.D.A., idem.

141En realidad, todo parece mostrar que el cariño que tenían los ciudadanos de Huanta por el subdelegado Maldonado provenía de la concordancia de puntos de vista políticos de éstos con aquél. Sucede en efecto que el subdelegado de la provincia republicana tuvo algunas fuertes inclinaciones a favor de la causa colonial como lo demuestra por ejemplo la preocupación que tenía por restituir a los legítimos propietarios las propiedades de los realistas secuestradas por la República. En el interrogatorio de José Vílchez73 se deja ver que la partida de Maldonado fue necesaria para la consolidación del apacigüamiento de una sublevación indígena. ¿El tibio subdelegado republicano Maldonado sostenía pues a los indios en la revuelta? El primer año de la República en la provincia de Huanta no estuvo en efecto sólo marcado por la oposición de los ciudadanos de Huanta sino también por una situación insurreccional intermitente en el campo desde 1825 :

  • 74 A.D.A., idem.

“En Mayo de 1825, los indios de Iquicha se sublevaron apenas tres meses después de la batalla de Ayacucho. La rebelión duró menos de quince días y no causó grandes perjuicios a causa de la rápida pacificación de los pueblos que se habían sublevado y que comprendían toda la parroquia de Caruahuarán, las Punas de Huanta y Luricocha ...
En Diciembre del mismo año, algunos indios de estos mismos pueblos trataron de sublevarse de nuevo pero este último disturbio fué muy breve gracias a las medidas tomadas por él general prefecto del departamento. Estas medidas, la falta de apoyo, de orden y de importancia del grupo de los rebeldes hicieron que nadie creyera ni pensara que la rebelión podría alcanzar más tarde tanta importancia ...”74

142Nos falta información precisa sobre este período de incubación de la revuelta en el campo pero es seguro que, durante este lapso de tiempo, soldados del ejército colonial derrotado en Ayacucho penetraron y encontraron refugio en los pueblos indios de la región medianamente devastados por la guerra y, por este hecho, muy receptivos a toda propaganda que les hablara de venganza y de botín.

  • 75 KIRKPATRICK, F.A., 1969.

143En efecto, de los nueve mil soldados del ejército colonial había apenas, según Kirkpatrick75 más de quinientos españoles. Se puede pensar que para la mayoría de estos quinientos era aún posible regresar a la metrópoli si no querían proseguir la carrera en el ejército republicano pero ¿Qué sucede con los otros que rechazaron igualmente esta última posibilidad pero que, por el contrario, no podían emigrar de ninguna manera hacia España?

  • 76 A.D.A. - Medina - paquete 1825-1828 “Juzgado de derecho de Ayacucho: criminal contra don José Agui (...)

144A estos no les quedaba sino continuar la guerra. Cierto número de ellos se dispersaron en las campiñas, cerca del último campo de batalla, y que parecían mas bien favorables al régimen colonial como la provincia de Huanta. Sobre este terreno, fertilizado por la ruina y la destrucción como lo demuestra el rechazo de Antonio Huachaca a aceptar la recaudación del diezmo en esta región porque : “...todos los naturales de estas punas están ocupados por el momento en rehacer sus casas arruinadas y sus rebaños diezmados por las tropas liberadoras...”76, la propaganda guerrera, mantenida por el fracaso económico, social e incluso moral de la República debía ganar rápidamente a toda la región.

145Una implantación española antigua y relativamente densa y una población india numerosa de la que una parte parecía gozar de cierta autonomía y libertad en las alturas, donde había sido marginalizada, formaban ya un marco poco favorable a los cambios como aquellos que necesariamente debía provocar la fundación de una República. Esta resistencia al cambio, ya confirmada con ocasión del movimiento de Túpac Amaru, se reforzó progresivamente bajo el efecto de las luchas políticas que culminaron con las guerras de Independencia y se transformó en oposición política.

146Las guerras de independencia, al destruir brutalmente esta región, precipitaron entonces en la oposición no solamente a los sectores opuestos al cambio (indios) y a la República (españoles) sino al conjunto de una población regional para la que ruina y República se convertían en sinónimo.

147La guerra de Huanta no aparece pues como un fenómeno espontáneo, como la reacción inmediata contra un cambio de regímenes, sino como el resultado de una acumulación progresiva y diversificada de factores ideológicos, políticos y económicos, propios de esta población provinciana.

148Esta coyuntura regional propicia a la oposición no basta sin embargo para explicar la guerra en sí, porque es muy verosímil que muchas otras provincias del Perú de esa época hayan conocido situaciones similares que sin embargo no desembocaron en una declaración de guerra contra la República.

149Más allá de la explicación coyuntural del movimiento teníamos que buscar en la estructura misma del movimiento para intentar comprender un desenlace tan particular.

Notes

23 BONILLA, H., SPALDING, K., 1972.

24 MACERA, P., 1975, p. 45.

25 Para una información más completa sobre la instalación de las Intendencias en la América española, se puede consultar entre otras obras: NAVARRO GARCIA, L, 1959.- Intendencias en Indias, Escuela de Estudios Hispanoamericanos de Sevilla, Sevilla; DEUSTUA PIMENTEL, C, 1959.-Las intendencias en el Perú, Escuela de Estudios Hispanoamericanos de Sevilla, Sevilla y: FISHER, J. 1981.- Gobierno y sociedad en el Perú colonial. El régimen de las intendencias, PUCP, Lima.

26 RIVERA PALOMINO, J., 1977, p. 7.

27 Dos especialistas en demografía histórica, Georges Kubler y Gunter Vollmer dan cifras ligeramente diferentes a las del censo de O'Higgins. No podemos entrar en un debate sobre estas diferencias mínimas por lo que enviamos al lector a las siguientes obras:
KUBLER, G. ,1952.- The Indian Caste of Peru, 1795-1940, U.S. Government Printing Office, Washington.
VOLLMER, Gunter, 1965.- Bevolkerrungspolitík und bevolkerrungs-struktur in Vizekonigreich Perú (1741-1821), Faculté de Philosophie, Koln, p. 261.

28 BONILLA, H., SPALDING, K., 1972, nota 24, p. 16.
El Tribunal del Consulado era una institución que controlaba el conjunto del tráfico comercial entre la metrópoli y las colonias. Se encargó poco a poco de las funciones de una administración del Estado recaudando impuestos sobre el comercio. Este monopolio del control cayó en el siglo xviii.

29 HUERTAS, L., 1975, p. 130-158.

30 El fundador del latifundio Chaca, una de las más grandes propiedades de Huanta, fue, por ejemplo, el minero Ramón Valdivia quien, en el siglo xviii, reinvirtió su fortuna en la compra de tierras, cf. DIAZ MARTINEZ, Antonio y otros, 1971.

31 HUERTAS, L., 1975, p. 133.

32 Sobre los disturbios provocados por estas medidas, se puede consultar entre otros trabajos: MALAGA MEDINA, A., 1972.- Arequipa y la rebelión de 1780, Publicaciones de la Comisión Nacional del Sesquicentenario de la Independencia del Perú, Lima, T. 2, pp. 132 y siguientes.

33 Para ilustrar la importancia del sector de artesanos en la vida económica de Huamanga, se puede citar la lista de gremios que existían en Huamanga algunos años después de la Independencia:
Gremio de zapateros: 15 maestros y 78 obreros.
Gremio de aguardienteros: 22 inscritos.
Gremio de plateros: 13 maestros y 27 obreros.
Gremio de frangeros: 4 maestros y 9 obreros.
Gremio de hojalateros: 3 maestros y 5 obreros.
Gremio de cereros: 2 maestros, 4 contratistas y 2 obreros.
Gremio de boticarios: 2 maestros.
Gremio de médicos: 1 maestro.
Gremio de relojeros: 1 maestro.
Gremio de sastres: 6 maestros y 93 obreros.
Gremio de carpinteros: 7 maestros, 38 obreros y 1 aprendiz.
Gremio de barberos: 8 maestros y 6 obreros.
Gremio de silleros: 5 maestros, 7 obreros y 2 tejedores.
Gremio de sombrereros: 25 maestros y 43 obreros.
Gremio de cigarreros: 19 maestros.
Gremio de curtidores: 30 maestros y 24 obreros.
Gremio de panaderos: 62 maestros y 43 ayudantes.
Gremio de viajeros de carne: 222 miembros.
Gremio de obrajeros e hileros: 107 miembros.
Gremio de bordadores: 5 obreros.
Gremio de botoneros: 5 obreros.
Gremio de comercio (carameleros, bodegoneros, etc.): 166 miembros.
Gremio de herreros: 6 maestros y 10 obreros.
Gremio de escultores y pintores: 8 maestros y 6 obreros.
en: MALDONADO CARRASCO, Rolando, 1976.- Movimientos sociales en Huamanga, siglo xviii, Universidad nacional San Cristóbal de Huamanga, Huamanga. (Tesis)

34 Tendríamos que comenzar citando aquí el célebre modelo de organización socioeconómica andina incluida en: MURRA, John, 1975.- Formaciones económicas y políticas del mundo andino, I.E.P., Lima.
Para el periodo colonial y postcolonial podemos citar entre numerosos trabajos el de: PIEL, Jean, 1975.- Capitalisme agraire au Pérou, Anthropos, Paris, vol. 1.

35 FAVRE, H., 1964, p. 240.

36 SPALDING, K., 1974, p. 203.

37 O’HIGGINS, D. en JUAN, J., ULLOA, A. de, 1918, p. 320.

38 O’HIGGINS, D. en JUAN, J., ULLOA, A. de, 1918, p. 364.

39 HUERTAS, L., 1974, p. 105.

40 Para la formación de las grandes propiedades en el Perú se puede consultar: CHEVALIER, François, 1966.- L’expansion de la grande propriété dans le haut-Pérou au xxe siècle, Annales, Paris, vol. 21.

41 Archivo General de la Nación. (En adelante: A.G.N.): Sección: Títulos de propiedad. “Títulos y composiciones de tierras denominadas las Capillas de San Sebastian y del sitio de Cairamayo”, 1714.

42 (42) A título de ejemplo se puede citar, entre numerosos casos, el de la comunidad de Accocro contra la hacienda Varan:
A.G.N. “Composición y confirmación de las tierras denominadas Cochani-Parco, Gonzalo Pampa, Chontaca y otras”, leg. 19, 1724.
o el del cura de Luricocha contra la comunidad del mismo nombre por una supuesta usurpación de tierras:
A.G.N., “Informe y demás papeles despachados por el cura de Luricocha contra los individuos que menciona poseedores de las tierras de cofradia”, leg. 22,1719.

43 MACERA, P., 1972, pp. 71-76.

44 CHAUNU, P., 1972, p. 127.

45 HUERTAS, L., 1976, pp. 85-105.

46 En un documento de los archivos departamentales de Ayacucho se lee el siguiente párrafo: “... En consideración de las revueltas que se desarrollan en esta provincia (Huanta) con motivo del enrolamiento de soldados para ayudar en la expedición a la ciudad del Cuzco...” en A.D.A. - Medina - paquete n° 9 “Causa criminal contra don Gregorio Talavera por los abusos que comete en los repartimientos mercantiles causando por este motivo el descontento y la insubordinación -Huanta 1781”.

47 ROEL, V., 1971, p. 23.

48 Libro de Actas Capitulares de Huamanga - años 1771-1784, Biblioteca del Departamento de Ciencias Histórico Sociales de la Universidad San Cristóbal de Huamanga.

49 O’HIGGINS, D. en JUAN, J., ULLOA, A. de, 1918, p. 299,300, 302, 308, 325, 331, 334, 343, 347. En todo su informe, el Intendente O’Higgins denuncia la insubordinación y la deshonestidad de los subdelegados de provincia, los abusos y estafas de los hacendados, la mala conducta y codicia del clero contra los indios etc…

50 CHAUNU, P., 1972, p. 147.

51 El 26 de mayo de 1809, la ciudad de Sucre (Charcas) destituyó al Presidente de la Real Audiencia. La agitación se propaga entonces muy rápidamente en La Paz donde a su vez se depone a las autoridades españolas de la ciudad y se forma una junta de gobierno. Las tropas del Virrey Abascal sólo retoman La Paz el 25 de octubre de 1809, castigando duramente a toda la población.
cf. FELLMAN VELARDE, J., 1968.- Historia de Bolivia, Editorial Los Amigos del Libro, La Paz, pp. 249-259; y HUERTAS, Lorenzo, 1974, p.136.

52 El cura de Cangallo Angel Pacheco, le comunicó en 1812 al obispo de Huamanga, Andrés Alarcón y Salazar que, bajo secreto de confesión, tomó conocimiento de un proyecto de insurrección: Venerado señor... se me ha comunicado ayer noche que el octavo día del Corpus Cristi, algunos sediciosos decidieron sublevarse y asesinar a todos aquellos que no fuesen partidarios del sistema que ellos desean y particularmente a todos los europeos... en EGUIGUREN, L., 1935.- La sedición de Huamanga en 1812, Lima: Imprenta Gil.

53 RUIZ CARDENAS, G., 1971, p. 7.

54 EGUIGUREN, L., 1935, p. 32

55 A.D.A - Medina - 1805, paquete n° 34 sin título.

56 HUERTAS, L., 1975, p. 139

57 HUERTAS, L., 1975, p. 140.

58 Los morochucos son indios, esencialmente pastores, de la provincia de Cangallo. Al parecer de origen español, tienen a veces ojos azules, cabellos rubios y son barbudos. En general, son jinetes particularmente hábiles.

59 Pedro José Lazón es el antecesor del protagonista principal de los sucesos de 1880-1896 que examinaremos en la segunda parte, cf HUERTAS, L., 1975.

60 A.D.A. - Corte superior de Justicia - (paquete n° 74) 1835 – “Testimonio de don Nicolás Jerres, teniente coronel de las milicias de infantería de este partido de Huanta”.

61 HUERTAS, L., 1975, p. 143

62 La más famosa heroína local, María Parado de Bellido, fue una de esas “espías” que al negarse a denunciar a los miembros de su grupo fue fusilada por el ejército colonial en 1822.

63 ROEL, V., 1971, p. 335.

64 KIRKPATRICK, F.A., 1969, p. 306.
* Título de la autoridad responsable de una provincia en la época colonial. Equivalente de subprefecto en la época republicana.

65 A.G.N. - Sup. Gob. leg 37,1820-23 “Expediente promovido ante el Sup. Gob. por don juan Marcelo de Castro subdeegado del partido de Huanta... defendiéndose de los cargos hechos contra él por las comunidades de indios de este partido sobre supuestos abusos en la recaudación de los tributos”.

66 A.G.N. - Sup. Gob. -1824 (C1503) “Gestiones realizadas por el marquéz de Valde Lirios para que se le devolvieran sus propiedades en Huamanga, a raíz de una disposición dictada por el gal. José Canterac...”.

67 A.D.A. - Medina - paquet n° 27 - expediente 1825 - “Expediente promovido de oficio y por mandato de su Excelencia el Consejo de Gobierno para el secuestro de las propiedades bienes que pertenecen a la emigrada doña Francisca Brianda de Cabrera. Juzgado de Secuestro año 1825”.

68 A.G.N. - Superior Gobierno - 1825 - “El Prefecto de Ayacucho sobre la contribución de cincuenta mil soles impuesta a la provincia de Huanta”.

69 Biblioteca Nacional del Perú (En adelante: B.N.L.) - sección de manuscritos -1825 - “Papeles relativos a la vicaría de Huanta”.

70 A.G.N. - Sup. Gob. - 1825 - "El Prefecto de Ayacucho sobre la contribución de cincuenta mil soles impuesta a la provincia de Huanta”.

71 A.G.N., idem.

72 A.D. A. - Medina - paquete 1825-1828 “Juzgado de derecho de Ayacucho: criminal contra don José Aguilar y Vilchez y Tomás Medina sobre el motín de mujeres en Huanta, Año 1826, quinto de la república”.

73 A.D.A., idem.

74 A.D.A., idem.

75 KIRKPATRICK, F.A., 1969.

76 A.D.A. - Medina - paquete 1825-1828 “Juzgado de derecho de Ayacucho: criminal contra don José Aguilar y Vilchez y Tomás Medina sobre el motín de mujeres en Huanta, Año 1826, quinto de la república”.

Notes de fin

* Las tierras realengas eran tierras vírgenes o abandonadas por los indios luego de su caída demográfica en el siglo xvi. Estas tierras pertenecían o correspondían a la Corona que podía venderlas enseguida. En las provincias de Huanta y La Mar, el rol de las tierras “realengas” parece particularmente importante pero no hemos podido, en el marco de este trabajo, delimitar su importancia de manera precisa.

* Esta facilidad de adaptación del poder indio a las voluntades del poder “blanco” muestra quizás la docilidad de esta “nobleza india” pero sobre todo la habilidad de su juego político.

Table des illustrations

Légende 6 de Mayo de 1802Demetrio O’Higgins26.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2120/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 298k
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2120/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 241k
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2120/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 190k

© Institut français d’études andines, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr