Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Mujeres de los Andes

 | 
Anne-Claire Defossez
, 
Didier Fassin
, 
Mara Viveros

Tercera parte. Relaciones de genero y expresiones de violencia

Violencia contra la mujer en la familia

Experiencia del centro de apoyo a mujeres maltratadas en Cali

María Teresa Arizabaleta de García

Texte intégral

  • 1 Alberto Lleras Camargo (presidente de Colombia durante el período 1958-1962).

1Antes de comenzar a hablar sobre violencia es indispensable presentar brevemente la institución en la cual trabajamos. La Unión de Ciudadanas de Colombia es uno de los grupos de mujeres más antiguos que hay en el país: cuando el Doctor Alberto Lleras Camargo1, se proponía crear el Frente Nacional y conocía un buen número de mujeres que habían luchado por el voto y que ahora estaban preocupadas por la violencia política les propuso crear un grupo de mujeres semejantes a “La liga de Mujeres Votantes de los Estados Unidos”. Así es como se crea la Unión de Ciudadanas de Colombia (UCC), entidad cívico-política no partidista, que llega a tener mucho prestigio a nivel nacional y logra en un momento de su historia tener 15 seccionales activas. Durante sus 34 años de existencia ha tenido altibajos y aunque tiene una estructura jerárquica, cada seccional tiene autonomía para desarrollar sus programas que presenta cada dos años ante la Asamblea General para la evaluación y selección del nuevo programa.

2La ucc de Cali venía estudiando el problema de la violencia, recopilando toda la información que pudo reunir cada una de las que conformaron el grupo de estudio. Este trabajo se presentó a la Asamblea General Nacional como programa de trabajo para el bienio 86-88; se escogieron los programas de Cali y Medellín, que plantean el estudio de la familia. Durante los dos años algunas seccionales investigaron en sus ciudades el problema de la violencia - encontrando aspectos muy interesantes, como por ejemplo el caso de las mujeres de la Costa que no investigaron nada, pues no querían tener problemas con sus familias (la familia de la Costa es muy distinta a la del interior).

CENTRO DE APOYO A MUJERES MALTRATADAS

3Nuestro centro de apoyo nace antes de que nosotras lo decidiéramos, pues aunque éramos conscientes que debíamos crearlo, —porque son muchas las mujeres que requieren ayuda y no existe en la ciudad quién lo haga—, considerábamos indispensable conseguir una casa, pues nuestras oficinas eran muy pequeñas. Hace dos años teníamos el programa radial, “Mujer, rompiendo el silencio” en “vivo y directo”, y los oyentes podían hacer llamadas al programa. Una radio-escucha en una ocasión nos preguntó dónde quedaba nuestra oficina, y sin imaginar la trascendencia de esta información se la dimos y desde ese mismo día comenzaron a llegar mujeres maltratadas. Han pasado cuatro años y nunca ha faltado quién las reciba; somos dos personas que trabajamos de tiempo completo y dos voluntarias, quienes las recibimos y remitimos, luego de escucharlas, a una dependencia a donde les puedan ayudar a solucionar el problema. Esta puede ser la Inspección de Policía que un día logramos crear después de conocer, por parte de la Administración y el Concejo, toda la información tomada en el Centro y en las Inspecciones Generales de Policía, en el primer semestre de 1988 (3225 denuncias de maltrato), sobre el grado de violencia ejercido contra la mujer en la familia. También remitimos a Puestos de Salud u otras dependencias privadas (manejadas por mujeres) donde se las atiende. Son muchas las que en el fondo lo que buscan es empleo y así también hemos tenido que establecer contacto permanente con senalde (Servicio Nacional de empleo), una entidad del Ministerio de Trabajo.

4El Centro ha querido conseguir una casa para organizar allí un refugio de mujeres maltratadas, pues no son pocas, aquellas que en horas de la noche son arrojadas de lá casa con sus hijos. No ha sido posible porque personas autorizadas nos han dicho, que ante el desempleo y el continuo empobrecimiento de la población esto se nos “convertiría en una institución imposible de sostener”.

LA CRISIS ECONOMICA

5Esta es una nueva fuente de violencia familiar. Afortunadamente ya pasó la década del 80, dicen muchos una década perdida, una década donde se feminizó la pobreza, una década donde la deuda externa nos asfixió con unos altibajos producidos por el capital proveniente de la droga.

6Sólo me referiré a lo que escucho en el Centro. Muchas mujeres que van a él a buscar empleo - no resisten más las discusiones por “la cuenta del arriendo”, “la del colegio”, “los servicios”, “el dinero para el mercado con el que cada semana se puede llenar menos la canasta”, dicen, “antes se llevaba la plata en los bolsillos y los mercados en las canastas, ahora es lo contrario” y quién le dice a un hombre que el aumento que hizo hace un mes hoy ya no alcanza?, eso es pelea segura”. El hombre tiene en el manejo del dinero una fuente de autoridad en la familia. Sobre el particular también he aprendido: por ejemplo, muchos hijos que en privado incluso (es decir si no está presente el padre) lo cuestionan, son solidarios incondicionales por temor a perder la mesada o la ayuda para el estudio. De otra parte, es el manejo del dinero el que da poder, que los hombres no desean compartir, algunos hasta hacen el mercado, para que ellas “no les roben”, y porque “el que paga manda”. Por eso el hombre manda a todo el mundo en la casa, porque él paga (en muchos casos). Y lo que es peor, incluso algunas mujeres que trabajan tienen que entregar su sueldo al esposo (o tienen que darle su propia herencia) porque ellos son “los que saben manejar el dinero”, pues, “eso no es para mujeres” y además la platica “es sucia”. Esta violencia de la dependencia económica también es invisible y la mujer se siente feliz de manejar unos centavitos o “caja menor” de la que muchas veces tiene que rendir cuentas, porque aún cuando se le da más dinero, tiene que justificar hasta el último centavo.

7La violencia que se ejerce con el dinero merece un capítulo aparte pues sólo en Colombia en 1932 se logró que la mujer pudiera manejar su dinero, y esto fue una lucha que libraron personas como Ofelia Uribe de Acosta, Lucila Rubio de Laverde y otras que fueron ridiculizadas al máximo. De esta violencia familiar generada por el manejo del dinero no se salva nadie, la diferencia sólo está en las cantidades de dinero que causan el conflicto, según el estrato socio-económico de la pareja. Hay que ver cuánto hay que implorar para que el padre matricule a un muchacho díscolo, algunas mujeres tienen que llegar a la humillación. La entrada al Colegio, la cuenta de un médico, o de unos remedios, son fuentes de conflicto, muchas veces esas mujeres que trabajan todo el día para economizarle gastos a su esposo, se quejan de no poder ir donde un médico, por no tener recursos y porque sienten miedo de pedir. Dicen “yo prefiero aguantar tomando aspirinas o tomarme los remedios que le dan a él en el Seguro”.

8Muchas mujeres que se quejan de esta violencia económica, nos preguntan, porqué las cosas son así en la relación de pareja? Nosotras nos preguntamos hasta cuándo las mujeres resistirán tanta violencia familiar? Pero la respuesta no se dejó esperar. El hombre recurre a la violencia hacia otros más débiles: los hijos, los ancianos, las mujeres del servicio y otras mujeres de la casa. En fin, “violencia engendra violencia” y así se crea un círculo de violencia familiar. El que maneja el dinero tiene el poder en la pareja, él representa al patrón dentro de ella y la mujer el asalariado, es la relación patrón - obrero.

HITOS EN LA DEFENSA DE LA MUJER CONTRA LA VIOLENCIA

9Limito la violencia al ámbito familiar para poder manejar el tema, porque la violencia contra la mujer se da en todos los tiempos (infinita en el tiempo) en un entorno inmediato, su familia, (porque se da en todo lugar donde ella esté). En fin, llenaríamos tantos libros como hay hoy en el mundo, pues no existe mujer, por bien que le haya ido en la vida, que en un momento no haya sido víctima de violencia por parte de sus padres, hermanos, hijos, esposo o compañero, o de sus compañeros de trabajo. Es tal la cadena de violencia, que ha logrado despertar la conciencia de algunas mujeres, que hemos tratado por todos los medios a nuestro alcance de correr el velo que se ha tendido sobre ella, porque la familia patriarcal ha luchado en forma paralela a la violencia para taparla y convertirla en algo natural (aduciendo que su fin es educar) contra la mujer, el niño y los ancianos, miembros vulnerables de la familia.

10Existen varios tipos de violencia, pero en todos, la que se ejerce en contra de la mujer constituye “capítulo aparte”, porque allí es donde se manifiesta una imaginación más aguda para la crueldad. Por eso cuando se estudia la violencia patética, se encuentran capítulos espeluznantes, donde se ve cómo se utiliza la violación como tortura. En Chile, en la Catedral, donde tenían o tienen una especie de museo de la tortura, vi el vidrio molido que le introducían a las mujeres en la vagina (porque ésta se mueve) y causa heridas. Por esta razón, en el primer encuentro continental de Mujeres de América Latina y del Caribe realizado en Julio de 1981 se decidió celebrar el 25 de Noviembre como “Día de la no-Violencia contra la mujer”, con dos objetivos: correr el velo que sobre la violencia se ha tendido y rendir un homenaje a las hermanas Miraval, víctimas de la violencia política por parte del dictador Leonidas Trujillo.

11Es interesante ver cómo la educación que recibimos desde los mensajes prenatales es violenta, pues la madre inconsciente o concientemente desea tener un hijo varón, esto es muy importante en la familia patriarcal, siendo la mujer rechazada desde el vientre. Luego, tiene que superar muchas veces el desconocimiento familiar, pues hasta su educación es discriminatoria; cuando aún no sabe leer, el abuelo o los mismos padres le cuentan un “cuento de hadas” donde siempre aparecerá un príncipe azul que la despertará del sueño y de una manera u otra se encargará de ellas y “serán felices y comerán perdices”.

12Tiene también la violencia muchos estilos y se manifiesta en diversas formas de agresión. Los eslogan, que son parte de la cultura, también son agresivos contra la mujer y la subvaloran, contra ellos también hay que luchar. Sin embargo, la situación de la mujer es tal, que primero la Organización de Naciones Unidas tiene que crear una comisión que defienda su condición jurídica y social. Se han dado algunos pasos para la defensa mundial de la igualdad sexual: en 1952, se declararon los Derechos políticos de la mujer; en 1957, se definió la nacionalidad de la mujer casada; en 1962, se legisló sobre el matrimonio legal y el libre consentimiento; en 1967, se firmó la Declaración sobre la eliminación de la discriminación de la mujer (principios que deben tenerse en cuenta, pero no entrañan obligación jurídica); en 1979, se realizó la Convención para eliminar todas las formas de discriminación contra la mujer (esto al ser ratificado por un país, conlleva obligación jurídica y controles). La comisión que se crearía, tendría que analizar los informes que sobre la mujer hagan varios de los organismos de Naciones Unidas.

13En 1982 se creó un comité para la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, cedaw, cuya función es vigilar los progresos que, a nivel estatal, alcanza la Convención de 1979. Se reúne cada dos semanas en Nueva York y dos en Viena donde funciona instrow (Instituto Internacional de Investigación y Capitación para la promoción de la mujer, de Naciones Unidas). En 1985, la onu se manifiesta concretamente en relación a la violencia contra la mujer y publica dos Resoluciones, aún desconocidas por muchas mujeres. Tenemos que conocerlas para transformar la realidad. Se requieren talleres de estudio para analizar todas estas Resoluciones y la Convención misma. Sólo conociendo el marco general en que se mueve la mujer, las conclusiones de los encuentros continentales de mujeres, se puede comprender, en parte, la causa de la violencia familiar (Circular 12 y Circular 26).

14El trabajo que algunas feministas adelantamos contra la violencia familiar es lento, difícil, y cuestionado (rechazado mediante la burla, el desprecio, y colocándonos en una situación ridicula). Durante el segundo semestre de 1987 se organizó en Bogotá un encuentro en el que se estudiaron 280 historias que habían sido recopiladas en la Casa de la Mujer de esta ciudad. Se concluyó, que la violencia genera tres clases de respuestas: el silencio y el llanto, un 33%; la agresión, 33.2%; la denuncia, el 33.8%. Estos porcentajes son muy semejantes a unos obtenidos en una rápida investigación realizada en el Centro de apoyo a mujeres maltratadas en Cali.

LA CRISIS DEL MATRIMONIO

15Parece mentira que las madres, abuelos, hermanos y los sacerdotes hayan cooperado, para que muchas mujeres soporten eternamente una vida de martirio. Alguna vez me contaba un siquiatra que “las mujeres creen que todos los matrimonios son iguales de malos, que todos se mantienen como perros y gatos o todos hacen de la mujer una víctima”, que a él le tocaba realizar una gran labor en su consultorio para acabar con ese mito del matrimonio como cruz y demostrarles a sus pacientes que sí hay matrimonios buenos, que permiten el desarrollo de sus cónyuges. Y fue así como mujeres que llevaban varios años de matrimonio, luego de una larga terapia lograron separarse.

16Las madres o mujeres mayores de la familia se oponen al divorcio, y se ponen como ejemplo, aduciendo que ellas lograron que “fulano” dejara las mujeres (cuando ya no ejerce) o que “sultano” dejara el trago (cuando estuvo al borde de la cirrosis) y citan sus casos personales concluyendo “que si no están o fueron felices por lo menos ahora están tranquilas”. Este “ahora” son los 60 años, cuando la esperanza de vida son los 63 o máximo los 70, ya para qué tranquilidad. Algunas creo que pudieron resistir una vida de maltrato, porque no tenían tiempo para nada, pues con una preferencia por los hijos varones, tuvieron varios, uno cada año. Así no tuvieron tiempo para nada más.

17La propuesta de reforma constitucional planteada por muchas mujeres, ha sido tenida en cuenta por los Constituyentes, pero ha levantado una “polvareda” dentro de la iglesia que ha puesto mesas en los atrios después de las misas, para conseguir firmas en contra del divorcio y el aborto, de la “epidemia de divorcio”, como la califica el Concilio Vaticano. Luciano de Burgo en Homilías de los Sacramentos dice: “Cualquier cosa incluso la muerte en la cruz del matrimonio, antes de la separación total, no sólo por los hijos que son realmente las víctimas inocentes, de los irresponsables divorcios sino para seguir a Cristo, que se inmoló en la cruz por su esposa la iglesia”. Este principio lo han transmitido para luchar contra la tentación del divorcio, y ha sido aceptado por muchas católicas que soportan situaciones deshumanizantes... Las madres y familiares mayores educados en estos principios hacen todos los esfuerzos porque sus hijas y parientes no se divorcien y en esta forma se explica porqué tantas mujeres soportan tanta violencia y durante tanto tiempo, en algunos casos durante toda la vida. Y por razones realmente insignificantes se forman problemas que comienzan verbalmente y terminan en golpes, involucrándose toda la familia. Algunas de tales razones son, por ejemplo, que la comida no está sabrosa, que no está a tiempo, que no está bien presentada, etc; o por la ropa, la que él quiere exactamente (el pantalón tal o cual, o la comida tal); por la forma de educar los hijos; por las salidas de la mujer, las únicas salidas que no tienen conflicto son aquellas en que la mujer va a conseguir dinero. El alcohol, la droga, el mal genio son terrenos abonados para una discusión.

18Con el fin de disminuir la culpabilidad del agresor, los defensores de la Institución Matrimonial buscan permanentemente disculpas, aduciendo que la actitud del agresor, se debe a que trabaja mucho, o a que no trabaja, a que no tiene hijos o a que tiene muchos, a que es muy sabihondo o muy ignorante, a que la mujer es “sexy” o muy desaliñada, a que ella es independiente o débil. “Palo porque bogas y palo porque no bogas”, son las causas con las que quieren justificar la furia del esposo llegando a manipular a la mujer, que termina por sentirse culpable y una vez más perdona al agresor. Otro argumento que se esgrime es el factor económico, en muchos casos cierto, pues las mujeres no reciben una educación que les permita ser autosuficientes, aunque pienso que si una mujer tiene problemas debe preparase para poderse sostener, porque es muy humillante depender económicamente de alguien que nos maltrata o a quien no queremos.

EL INCESTO

19“Anoche (Abril 15/91) participé en un grupo de ong (organizaciones no gubernamentales) que deseaba saber algo sobre la Constituyente. Había muchos abogados, y uno en especial, luego de escuchar muchos de los testimonios que les transmití, sobre cómo el incesto casi siempre va dirigido a la mujer quien se encuentra dentro de la familia en inferioridad de condiciones, pidió la palabra para informarnos que un grupo de colegas suyos importantes estaba estudiando la posibilidad de despenalizar el incesto, porque se trataba de una relación entre adultos, que si no era escandaloso (si no se conocía públicamente) no haría daño a nadie. Desconocía esta idea, pero no se me hizo raro, pues desde niña he leído cuentos que son un canto al incesto, como aquel en el que el padre al no encontrar una mujer tan linda como su esposa muerta pide a su hija que se case con él, la niña atemorizada se va. He leído otros artículos sueltos que dicen entre líneas “que quién podrá ser mejor para introducir en la vida sexual a un ser que sus propios padres”. En fin, lo que se está diciendo no es cuento, es algo que siempre ha flotado en el ambiente, lo tendremos que comenzar a estudiar por muchas razones, y tendremos que regresar a mirar la familia, la familia patriarcal, especialmente, esa que por siglos ha consagrado la obligación de obedecer al hombre como cabeza del hogar, así como Cristo es cabeza de la Iglesia.

20Pero “doctores tiene la Madre Iglesia...” que deben entrar a profundizar en todo el contenido que tiene esa relación de parentesco con relaciones económicas, afectivas, sociales y políticas. La familia humana es una superación de la familia biológica (macho, hembra, crios), sus miembros están unidos por una red precisa de derechos y prohibiciones sexuales, por derechos y obligaciones económicas y por logros afectivos, habitual-mente acompañados de lazos legales y religiosos. El amor romántico como pivote para la formación de la familia, es relativamente reciente en la historia de “la humanidad”. La realidad es que si se da esa gran dosis de violencia contra la mujer en la familia es porque en la familia se da una relación de poder que hace que quien lo ejerza es el hombre y quien lo recibe es la mujer, quien se convierte en víctima de la violencia, al ser ella quien está en contacto interno con el ser que representa el poder. Dice la Real Academia de la Lengua Española respecto al término poder: “Dominio, imperio, facultad y jurisdicción que uno tiene para mandar o ejecutar una cosa; tener expedita la facultad o potencia de hacer una cosa; capacidad, posibilidad, tener el mando, habilidad de causar o prevenir un cambio”, en fin son muchas las definiciones de poder, pero lo real es que el hombre tiene poder dentro de la pareja y como dice Max Weber, “poder significa probabilidad de imponer la propia voluntad aún en contra de toda resistencia”. Creo que esta definición o cualquier otra nos sirve para aclarar que en el incesto hay abuso de poder ejercido por el hombre sobre las mujeres de la familia, sobre los hijos, sobrinos, nietos y toda la línea de parentesco y lo peor, abuso de la inocencia infantil.

21Uno de los testimonios que he recibido y que más me impresionó fue el de una mujer de 40 años que me contaba cómo ella amaba a su tío y cómo sólo cuando fue adulta se dio cuenta de que él había abusado de ella cuando tenía 9 años y él 27; como la cuidaba, le ayudaba en las tareas, le hacía regalos, la llevaba al cine, pero también la metía entre sus piernas y la acariciaba. Ella me contaba que se sentía culpable porque sentía placer, pero que sólo denunciando todo a su madre cuando creció se pudo liberar de este complejo de culpa y pudo tener conciencia de que había sido víctima de la violencia sexual por parte de su tío, que luego había ido donde el siquiatra para poder tener una vida normal.

22Creo que hay que estudiar mucho este aspecto, pues la violencia se manifiesta en la familia contra la mujer, porque ella no tiene el poder. No se puede permitir el incesto aduciendo mayoría de edad, y mucho menos si la víctima es menor. La mujer está en inferioridad de condiciones y tiene que aceptar que el dueño del poder decida y posea su cuerpo, esto es aberrante y es importante que las feministas tomemos cartas sobre el asunto cuanto antes, porque esto significará otra transformación en la vida cotidiana, en la violencia cotidiana.

LA JUSTICIA Y LA MUJER

23Muchas congéneres que iban a nuestro Centro de apoyo a mujeres maltratadas, se quejaban de la poca o ninguna atención que recibían cuando ponían una denuncia. Esto nos hizo tomar conciencia de la urgente necesidad de crear la inspección de policía para defensa de la mujer y la familia, hoy ya tenemos dos (2) en la ciudad y tres (3) en otras ciudades, lo que nos hace pensar que a la justicia también ha llegado la desigualdad, más que todo cuando se refiere a la justicia doméstica. Si no se da en la norma sí se da en la aplicación. Hemos tenido que solicitar a la Asamblea Nacional Constituyente, no utilizar el género masculino para designar a ambos sexos, pues esto es discriminatorio. Como en este país se podía matar a la esposa “en estado de ira e intenso dolor” la aplicación de la justicia es la que muestra mayor discriminación. Afirman algunas mujeres que ante cualquier agresión, incluso la violación, se les quiere culpar por provocarla, conocemos como decíamos antes, cómo un homicidio se convierte en accidente.

24Si la mujer es golpeada, pero no se ve la lesión, o no tiene morados o hinchazón, se considera una pena menor, y si debe visitar al médico legista, durante la larga espera para conseguir cita, se borran las señales de violencia y el médico diagnostica con la mayor facilidad “pequeñas lesiones”. Dicen las mujeres que ante el médico legista se sienten otra vez violadas por las preguntas, y la forma como son tratadas. Por tal razón estamos tratando de tener un consultorio médico en la inspección donde atienda un médico legista dos tardes a la semana. Si la agresión no tiene una lesión visible, es difícil probar el hecho y el juez absuelve al agresor por “falta de pruebas o testigos”. Esto es cierto porque muchas mujeres así lo han manifestado. Nosotras hemos tratado de acercarnos porque sabemos que es indispensable explicarles a los inspectores y a los jueces de familia todo lo que representa ser mujer en estos países, explicarles qué es la familia patriarcal y cómo en ella la mujer es marginada y explotada; es indispensable que conozcan los problemas de género para aplicar la justicia, porque ellos no quieren reconocer la violencia familiar como algo propio de la familia, dirigido a la mujer. Es muy necesaria la instrucción para la gente que atiende los casos de violencia familiar, pero también la requieren las mujeres en general y las víctimas de violencia en especial, porque es importante que se sepa que la violencia familiar no es un problema privado, ya que afecta a toda la sociedad y que las mujeres dejen de pensar que ésta es “parte del matrimonio”.

25Tenemos que comenzar a crear un derecho para esta sociedad violenta pero un derecho hecho por mujeres y hombres que den respuesta a este problema. Por esto nuestro Centro atiende y remite a la inspección a las mujeres víctimas de maltrato, pero también se escuchan quejas contra los inspectores.

26Hay un fenómeno que vale la pena tenerse en cuenta. No son abogados, sino mujeres profesionales de otras disciplinas quienes hemos querido trabajar en este aspecto. Siempre esperé que fueran los abogados quienes comenzaran esta labor. Para que haya un cambio en la mujer se requiere un cambio en la justicia respecto a la violencia familiar, pues no puede ser lo mismo que un hampón en la calle nos dé una bofetada, a que sea nuestro propio compañero quien lo haga, en nuestra propia casa, casi siempre en nuestra alcoba, a veces sin que medie discusión alguna. Esta violencia es diferente, proviene del hombre a quien se ama, del padre de nuestros hijos, por lo tanto es más injusta. Siempre se ha considerado que este tipo de violencia es mucho más grave, puesto que se hace en nuestro hogar, nos coge desprevenidas, porque nunca esperamos una agresión de nuestro esposo y nos encontramos en inferioridad de condiciones por estar solas y realmente indefensas.

27Por eso, las feministas estamos tratando de que la sociedad entienda que éste no es y no puede ser un problema privado, porque es un problema que afecta a toda la sociedad y debe ser tratado como un problema público. Intentamos que en las inspecciones de policía que se están creando en el país, (Cali, Palmira, Armenia, Buenaventura) se dicten cursos a los funcionarios que van a trabajar en ellas porque tienen que tener mucha claridad sobre las injusticias que el derecho conlleva para la mujer.

LA EXPERIENCIA DE CALI

28Se investigaron 180 testimonios, recopilados en el Centro de apoyo a la mujer en los años 87 y 88 y 3.225 denuncias formuladas por mujeres en las inspecciones de policía en Cali durante el primer trimestre del 88, sobre maltrato de tipo sexual y sicológico.

29En el estudio se observó que el mayor maltrato que recibe la mujer en Cali es de hecho y presenta características muy especiales en la mayoría de los casos:

  1. Primero hay maltrato de palabra y luego de hecho. En muchos casos se procede a golpear a la mujer.
  2. El maltrato de hecho se manifiesta en cachetadas, bofetadas, y puntapiés.
  3. En un 99% el maltrato proviene del hombre, quizá porque las mujeres no denuncian por machismo. Tuvimos un sólo caso, que conocimos por casualidad.
  4. En la mayoría de los casos quien maltrata es el compañero, en segundo lugar el esposo. Esto contradice un mito que dice: “no me caso porque se daña la relación”.

30Lo anterior evidencia la necesidad de estudiar en detalle todo el problema del maltrato. El maltrato sexual representó en nuestra investigación el 2.8% y este maltrato lo causa el esposo en un 18.9% de los casos, el compañero en 8.5%. El segundo tipo de maltrato es el sicológico que representa el 6.6%, en el 39.8% de los casos proviene del compañero, es él quien siempre está diciendo: “me voy” “estoy aburrido”, “estoy harto”. En tal situación de inestabilidad, cuando no hay nada que los una, utiliza esto como chantaje para decir que se va. En segundo lugar el maltrato sicológico proviene del esposo, en un 22.8% de los casos, del suegro en un 2%, del hermano en un 7.1% y de otros en un 22%. Estos datos son importantes porque aquí comienza a aparecer el suegro, se destruyó así otro mito en el sentido de que quien más maltrata es la suegra. En la investigación ninguna se refiere a la suegra, y muchas que al suegro, quien afirma continuamente que su hijo se casó mal, que debió casarse mejor, que hará todo lo posible para que esta relación se desbarate. Luego, viene en tercer lugar, el maltrato de palabra que es bastante fuerte ya que presenta el 35.7%, de este vuelve a ser el compañero el que más maltrata, un 22.2%, el esposo, un 14.2%, el hermano un 5%, el hijo un 6.5%, el suegro un 0.5% de los casos.

31El maltrato por parte de los hijos es muy doloroso, produce una gran angustia en la madre. El tipo de maltrato que se lleva las palmas es el de hecho, representa el 54.9%, en un 38.9% de los casos, proviene del compañero, en un 23.04% del esposo, en un 28.1% de otros (por lo general son vecinos o compañeros de oficina); en un 5.8% de hermanos, 2.1% de hijos y en un 1.6% de los suegros, es decir que los compañeros son los que más maltratan en el grupo familiar, después del esposo y luego otros que muchas veces son los vecinos. Aparecen grandes problemas con vecinos y compañeros de trabajo. Sería muy interesante mostrar el mapa del maltrato del que es víctima la mujer en la familia. Tenemos uno en la oficina, en él se ve claramente cómo coincide la marginalidad urbana con la violencia. Por ejemplo en Cali, el promedio de densidad de población, de 133.83 habitantes por hectárea, coincide con la cantidad de violencia. Podemos generalizar y concluir que realmente la marginalidad urbana coincide con la violencia de que son víctimas las mujeres en la familia.

32Es importante observar que la violencia que impera en la sociedad se aprende y se enseña en la familia, por ello es indispensable que el gobierno entre a estudiar inmediatamente este problema y a intervenir en él, porque una sociedad en que se ve a un padre pegándole a la madre, a un hermano pegándole a la hermana, a un suegro pegándole a la nuera, y a unos vecinos tratando mal a la mujer, es una sociedad que está creando violencia, pues quien nace en un medio como éste será una persona violenta.

ANALISIS Y DIAGNOSTICO DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER EN LA FAMILIA

A. En el Centro de apoyo a la mujer maltratada

33Durante todo el año con excepción de los meses de Julio, la primera quincena de Agosto y Diciembre cuando no hubo atención al público, se estudiaron los siguientes casos:

  • Amenaza y maltrato por parte de esposo o compañero. 59
  • Maltrato por parte de diversos parientes, varones (hijo, nieto, sobrino). 9
  • Maltrato por parte de parientes de género femeninos. 1
  • Maltrato y/o abandono de madres a hijos y esposo. 10
  • Acusaciones sobre violaciones o intentos de violación 5
  • Intento de violación de padre a hijo 1
  • Esposo o compañero homosexual 2
  • Negativa de padre a reconocer hijo y/o comparecer 2
  • Asesorías jurídicas en proceso de separación, para recuperación, adopción o educación de hijos y para adelantar investigaciones sobre la mujer. 18
  • Necesidad de ayuda emocional (sobre sentimientos difíciles de determinar, deseo de abortar o simplemente que se les escuche). 10
  • Otros (incluye desde solicitud de dinero, empleo o vivienda hasta ayuda para conseguir cupo en algún colegio). 19
  • Hombres que acudieron al Centro (ayuda para empleo). 2

34TOTAL 138

35A partir de la información expuesta, es necesario resaltar dos aspectos fundamentales:

  • En forma directa o indirecta, de un total de 138 casos, 89 demuestran diferentes formas de violencia contra la mujer, lo cual representa un 65%. Esta proporción es mayor si tenemos presente que los 10 casos en los cuales se denuncian situaciones de violencia por parte de la mujer en especial contra los hijos, por lo general se trata de formas de reaccionar frente a la agresión de la cual ellas han sido objeto. En este caso, el porcentaje es casi del 72%.
  • Parece una cantidad poco significativa en una ciudad con cerca de dos millones de habitantes, sin embargo, hay que tener presente que el Centro no ha tenido mayor divulgación, en buena parte debido al hecho de que no cuenta con un espacio físico autónomo. Incluso el servicio telefónico pertenece a la entidad privada que cedió un espacio al Centro, lo cual, en cierta forma lo aisla de la comunidad2.

INSPECCION DE POLICIA PARA LA MUJER Y LA FAMILIA

36Con el fin de alcanzar este objetivo, la U.C.C. trabajó durante dos años y realizó las siguientes actividades:

37— Trece conferencias, 100 emisiones radiales, 25 reuniones internas, 10 reuniones en el Centro con distintos grupos de mujeres de la ciudad, 40 días recibiendo y haciendo llamadas telefónicas (motivadas por la radio) para conocer las solicitudes que las mujeres deseaban hacer a los candidatos a la Alcaldía, envío de 10 circulares nacionales a las seccionales de la ucc, 15 circulares locales, 3 circulares a los candidatos a la Alcaldía resumiéndoles las principales solicitudes de las mujeres.

38Todo esto fue el trabajo previo al primer Foro “La mujer y los Candidatos”, celebrado el Martes 16 de febrero de 1988. Hubo una concentración de mujeres sin precedentes en el Auditorio del cam (Centro Administrativo Municipal). Llenos todos los asientos y las galerías y 50 mujeres permanecieron de pie durante dos horas.

39El ejemplo de Cali ha servido para que otras ciudades del país, se preocupen por crear inspecciones de policía en defensa de la mujer y la familia. La primera ciudad en seguir nuestro ejemplo fue Pereira y lo que nosotras hicimos en casi dos años de trabajo ellas lo realizaron en seis meses, usaron nuestra metodología de investigación e hicieron un trabajo político con los Concejales, semejante al nuestro y como nosotras, lograron gran receptividad por parte del gobierno. La inspección de Pereira es un éxito. Ya cuentan con inspección de policía las ciudades de Buenaventura y hace unos 15 días inauguramos la de Palmira, simultáneamente con el consultorio jurídico de la universidad Santiago de Cali.

40En este momento desarrollamos un proyecto para crear la de Yumbo, pero lo más importante que se está haciendo es el trabajo a nivel nacional para lograr que las comisarías de familia, exigidas por el Nuevo Código del Menor, extiendan sus servicios a la mujer y a la familia. Esta labor la realiza Helena Páez de Tavera, Asesora de la Consejería presidencial para la juventud, la mujer y la familia, porque estas inspecciones aunque no son la solución para el problema de la violencia familiar, sí ayudan a controlarla.

41Somos conscientes de que nuestro trabajo ha logrado correr en parte el velo a esta violencia contra la mujer en la familia y tenemos la certeza de que atacando esta violencia se va a lograr, a largo plazo, la verdadera pacificación del país, porque comprendemos que la familia patriarcal es la mejor escuela de violencia que tiene Colombia.

LA INSPECCION SUPERIOR PARA LA DEFENSA DE LA FAMILIA

42De acuerdo con la mecánica de trabajo en la Inspección, cada abogado elabora un documento para cada caso que atiende y lo archiva por meses.

43En forma aleatoria se seleccionaron 4 legajadores de los 12 pertenecientes a cada profesional. Se analizó cada caso lo cual llevó a un total de 1.380 historias que se inician la primera vez que la persona va a entablar la denuncia y se continúa utilizando cada vez que la persona regresa para las audiencias o para exponer nuevas situaciones. Según el reporte mensual que hace la inspección a la Secretaría de Gobierno del Municipio de Cali, de la cual depende, durante 1990 se abrieron 2.606 historias. El total de historias estudiadas conforman casi el 53% de los casos presentados.

44A su vez, el análisis de cada denuncia fue catalogado de acuerdo con las siguientes variables:

  1. Maltrato sicológico, agresión física y/o amenazas de muerte por parte del esposo o compañero.
  2. Negativa de paternidad y/o negativa a suministrar apoyo económico a la esposa o compañera y a sus hijos.
  3. Maltrato y amenaza por parte de parientes de género masculino (hijos, hermanos, cuñados, suegros, sobrinos, nietos).
  4. Maltrato y amenazas por parte de parientes de género femenino (hijas, hermanas, cuñadas, suegras...).
  5. Acusaciones sobre violaciones o intentos de violación.
  6. Maltrato a hijos por parte del padre o de la madre.
  7. Acusaciones de hombres sobre abandono y/o maltrato por parte de esposas o compañeras.
  8. Otros (Asesoría para separación legal, agresión entre hermanos, agresión de vecinos...).

45Ya que la violencia por lo general no tiene una única forma de manifestarse, lo más común es encontrar en cada denuncia más de una variable.

46Por ejemplo, la lectura de una historia se sintetizó así:

47A. Esposo insulta, hace escándalo, golpea, amenaza de muerte, obliga a relaciones sexuales, no aporta para gastos.

48O así:

49B. Compañero niega paternidad, insulta y amenaza compañera e hijos, no aporta.

50De acuerdo con lo anterior el caso A se contabilizó en las variables 1, 2 y 5 y el B en 1, 2 y 6. Esto explica el hecho de que, al establecer el porcentaje correspondiente a cada aspecto, se sobrepase el total del 100%.

51Con el resultado obtenido en el análisis de las denuncias se demuestra la afirmación respecto a que la violencia familiar se ejerce fundamentalmente en contra de la mujer. Del total de 2.606 personas denunciantes. 2.338 fueron mujeres, en su gran mayoría (73%) en edades entre los 20 y los 39 años. Por otra parte, el problema de la mujer se extiende a los niños como también queda evidenciado en el estudio.

CASOS ANALIZADOS CORRESPONDIENTES A 1990

  • 3 Agrupación de barrios organizada con criterio de vecindad para facilitar la participación de sus h (...)

52En relación con el lugar de habitación de quienes acuden a la Inspección para buscar ayuda, el porcentaje promedio correspondiente a cada Comuna3 es el siguiente:

53%

54Comuna 1 2.93

55Comuna 2 1.86

56Comuna 3 2.76

57Comuna 4 3.73

58Comuna 5 1.78

59Comuna 6 6.00

60Comuna 7 4.11

61Comuna 8 5.75

62Comuna 9 2.94

63Comuna 10 5.73

64Comuna 11 4.00

65Comuna 12 5.45

66Comuna 13 12.59

67Comuna 14 3.75

68Comuna 15 3.82

69Comuna 16 4.39

70Comuna 17 1.98

71Comuna 18 5.72

72Comuna 19 2.85

73Comuna 20 17.86

  • 4 Tomado de la ponencia de la Doctora Leonor Guevara: “Violencia contra la mujer”, 1990, Cali.

74La procedencia de quienes hacen las denuncias permite observar que la violencia no es un fenómeno particular de los estratos bajos ya que, aunque el número de casos presentados por miembros de otros estratos no sea muy elevado, tampoco escapan a éste. Igual sucedió con el nivel académico de los agresores y/o de las agredidas como se puede constatar en la lectura de las historias ya que éste es otro de los datos que se registran. Aunque es un porcentaje mucho menor, es posible encontrar denuncias contra ingenieros, contadores, profesores, médicos... que no se diferencian en ningún aspecto de las que se hacen contra vendedores ambulantes, albañiles, etc. Esto sucede a pesar de que, como dice la presidenta regional de la Unión de Ciudadanas de Colombia: “en los estratos bajos, el hombre mata a la mujer pero en los altos la lleva a que ella se suicide”4.

ALTERNATIVAS DE SOLUCIÓN AL PROBLEMA DE VIOLENCIA FAMILIAR

75Son realmente pocas las alternativas de solución a corto plazo porque no son realmente soluciones sino instrumentos que permiten detener un poco el proceso de violencia contra la mujer en la familia. En la ciudad de Cali, lo primero que hicimos en 1984 fue investigar la parte teórica, buscamos toda la información que había en la ciudad sobre lo que es la violencia intrafamiliar, que por cierto fue muy poca lo que encontramos. Sin embargo, cuatro compañeras de la Unión de Ciudadanas de Colombia, durante más de un año investigamos sobre el tema. Algunas teníamos conocimiento de que existía este tipo de violencia en la ciudad. En mi caso personal este conocimiento provenía de mi trabajo en los planes de desarrollo consignados en dos publicaciones: “Aspiraciones de la comunidad” (1969) y “Planeación participante” (1979).

76En la ciudad de Cali se realizaron 800 foros y en este año, como hace diez años, volvió a surgir el problema de la inseguridad y la violencia, como uno de los más graves de la ciudad. Esto hizo que en 1980 el Municipio de Cali organizara 48 foros para conocer más profundamente este problema. Visitamos entonces, los barrios más afectados por la violencia para que sus gentes expusieran las posibles causas de este problema. No fue propiamente en los foros, sino al terminarlos en charlas informales con líderes comunales donde escuché sobre la gran violencia familiar que ellas creían “perjudicaba a sus muchachos y los volvía violentos”. Realmente esta fue la primera campanada para recapacitar sobre cómo la violencia engendra violencia.

77La violencia familiar es la causa y consecuencia de la violencia general que vive el país, la casa es la mejor escuela de violencia, por esto es necesario comenzar a crear instrumentos que permitan, a corto plazo, disminuirla. Estos instrumentos son: las Inspecciones de Policía en defensa de la mujer y la familia y las Oficinas de la Mujer dependientes de los gobiernos municipales, donde se apoyen y se coordinen las tareas de las mujeres y las feministas. Para dar estos dos pasos principales se requiere que en cada ciudad se recoja la información necesaria, que se creen los Centros de apoyo a las mujeres maltratadas, y que con esta información se entre a trabajar con el gobierno. Estas son las tareas a corto plazo.

78A mediano plazo hay que comenzar a luchar con las profesoras de escuelas primarias y secundarias por una educación que no discrimine a las personas por el sexo al que pertenecen, tratando de influir o de presionar al gobierno central, donde se toman las decisiones para que esto sea una obligación; también se debe influir o presionar a los medios de comunicación para que termine la violencia contra la mujer en ellos, en la publicidad, en las telenovelas y en todos sus programas, haciéndoles ver que son educadores importantes y que la imagen que están dando de la mujer nos perjudica a todos.

79A más largo plazo, no en su inicio sino en sus logros, debe comenzarse a cambiar la sociedad, empezando por la célula familiar, para que el padre y la madre no acentúen los estereotipos respecto a la intranscendencia de la mujer y lo trascendente del hombre, y no refuercen los roles en los hijos haciendo que la mujer deba dedicarse a la reproducción y a lo privado y el hombre a la producción y a lo público. Se debe prevenir que se cree así una gran brecha entre lo público y lo privado, haciendo que la política (el poder por excelencia) se encuentre en el campo público cuando hay muchas cosas del sector privado que son también políticas.

80En la educación familiar debe evitarse el esquema patriarcal donde el hombre representa al patrón y la mujer al obrero. En esto radica la gran lucha de este siglo porque de lo contrario la cadena de violencia que ejerce el dueño del poder, que casi siempre es el hombre, no terminará nunca y los malos tratos se seguirán dando en la familia. Si un niño y una niña son socializados en la violencia serán violentos. Es también en el hogar, donde la mujer se hace receptora de gran cantidad de violencia que ella comienza a recibir como algo natural para luego ni siquiera ser consciente de la gran cantidad de violencia que se ejerce contra ella en el hogar, en la calle, en la escuela, en el trabajo y en muchos casos, yo me he atrevido a decirlo, perder la dignidad al aceptar la violencia contra ella como una cosa natural.

81Paralelamente a esta transformación de la familia patriarcal, o mejor dicho a la desaparición de tal familia, y al surgimiento de una familia equilibrada donde la toma de decisiones se haga por parte de la pareja, debe aparecer otra transformación en la sociedad en general, donde se logre que la toma de decisiones en todos los niveles del Estado se haga por parte de hombres y mujeres, porque los dos, tienen una visión y una dimensión distintas del universo. Es en esta parte donde creo que debemos entrar a trabajar para lograr una mayor profundidad por parte de todos los profesionales que estudiamos al hombre, a la sociedad, al entorno, porque es necesario buscar elementos que nos permitan comprobar esta necesidad del manejo bisexual del universo.

82Estas “pequeñas-grandes” tareas requieren el concurso de todos y de todas porque es un gran trabajo y en él se está viviendo el cambio de todos y todas. Es un cambio que nos exige incluso una modificación personal, compleja y difícil porque requiere la construcción de un nuevo orden social en el que hay que transformar todos esos mitos y valores culturales que durante milenios nos fueron transmitidos.

83Esto puede ser una utopía o un sueño pero es importante que luchemos, así tengamos la certeza de que nosotras no veremos el cambio, pero lo verán LAS OTRAS.

Notes

1 Alberto Lleras Camargo (presidente de Colombia durante el período 1958-1962).

2 Tomado de la ponencia de la Doctora Leonor Guevara: “Violencia contra la mujer”, 1990, Cali.

3 Agrupación de barrios organizada con criterio de vecindad para facilitar la participación de sus habitantes en la administración y desarrollo de la ciudad.

4 Tomado de la ponencia de la Doctora Leonor Guevara: “Violencia contra la mujer”, 1990, Cali.

© Institut français d’études andines, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr