Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Mujeres de los Andes

 | 
Anne-Claire Defossez
, 
Didier Fassin
, 
Mara Viveros

Segunda parte. Formas de sociabilidad y de participacion

Estatus adolescente y valores asociados con la maternidad y la sexualidad en sectores populares de Bogotá

Luz Gabriela Arango

Texte intégral

  • 1 El contenido completo de los resultados de la investigación se encuentra en el informe: Socializac (...)
  • 2 Se desarrolló una metodología de análisis del material biográfico, combinando técnicas de análisis (...)

1En los últimos años, la sexualidad adolescente ha sido objeto de creciente preocupación por parte de demógrafos, educadores y estadistas. Las causas de la maternidad precoz y las prácticas anticonceptivas en esta población constituyen, en general, el centro de sus interrogantes. Interesados por una aproximación distinta a la problemática adolescente y consciente de que las experiencias de vida, sexualidad y maternidad difieren sustancialmente para adolescentes situados en distintos sectores sociales, optamos por un estudio cualitativo de las prácticas y representaciones de los jóvenes de sectores populares urbanos. El objetivo esencial era detectar la influencia de distintos agentes y espacios de socialización (familia, colegio, grupo de pares) en la configuración de determinadas experiencias frente a la sexualidad e identificar la formación de valores nuevos o la re-afirmación de valores tradicionales frente a los roles sexuales, la sexualidad y la familia1. Para ello realizamos 28 entrevistas en profundidad, 14 a varones y 14 a jovencitas de barrios populares de Bogotá, destinadas a recoger las trayectorias familiar, escolar, laboral y erótico-afectiva de los jóvenes y a conocer sus aspiraciones para el futuro, con el fin de identificar los valores y patrones culturales que los animan2.

2En el curso de la investigación se evidenció el rol fundamental de la escolarización en la modificación de los patrones culturales de los adolescentes frente a los roles sexuales. La escolaridad no sólo pretende difundir valores más igualitarios y liberales, aspecto que desde hace algunos años ha despertado el interés de estudiosos de las actitudes frente a la planificación (Atkin 1989, Rosero 1989, Moris 1989, entre otros), sino que además genera cambios en las estrategias de las familias de sectores populares, transformando paulatinamente muchas pautas de socialización, aspecto que ha sido menos considerado que el anterior. Igualmente, produce formas de sociabilidad mixta de pares, con un gran potencial transformador de los patrones culturales de los jóvenes.

3Deseamos abordar en estas líneas, las dinámicas y las contradicciones que surgen de la acción combinada de estas tres dimensiones de la escolaridad (entendida como eje de una estrategia familiar, como generadora de una sociabilidad mixta de pares y como difusora ambigua de valores igualitarios y liberales frente a la sexualidad) y la manera como se expresan en los valores y aspiraciones de los adolescentes frente a la sexualidad y la maternidad.

ESCOLARIZACIÓN Y ESTRATEGIAS FAMILIARES

4Aunque los adolescentes seleccionados provienen de cuatro barrios de zonas urbanas consideradas “marginadas” de Bogotá, las características socio-económicas, culturales y comunitarias, la relación con el resto de la urbe, el tipo de violencia y delincuencia callejera de los barrios varían sensiblemente, produciendo condiciones de vida diferenciadas, que inciden en las formas de socialización de los jóvenes. Los barrios con mayor concentración de pobreza se sitúan respectivamente en los cerros del nor-oriente de la ciudad, cerca a una zona de extracción de arena y material de canteras, y el otro en la zona periférica del municipio de Bosa. En el nor-oriente, la población está conformada en su mayoría por inmigrantes del altiplano cundiboyacense, mientras en la zona de Bosa, el origen regional es más heterogéneo y el proceso de arraigo en la urbe bogotana parece estar más consolidado. Son barrios en donde la dispersión familiar, la unión de hecho, el abandono paterno, la jefatura femenina y la violencia intrafamiliar son frecuentes. La baja escolarización de los jóvenes parece caracterizar a ambos barrios, generando sin embargo alternativas distintas en cada uno de ellos. Si bien en los dos barrios proliferan los adolescentes desempleados y desertores del sistema escolar, en el nor-oriente se encuentran con más frecuencia patrones precoces de ingreso en la edad adulta, pues los jóvenes adquieren tempranamente compromisos familiares y laborales (Ver Salazar 1990). El trabajo en construcción y en las areneras para los varones, el servicio doméstico y el trabajo en jardines infantiles para las mujeres, son las alternativas más frecuentes.

5Otro de los barrios se sitúa en el centro-oriente de la ciudad, zona caracterizada por una gran concentración poblacional, de poblamiento más antiguo, con altos niveles de delincuencia y violencia juvenil. Estos barrios son muy heterogéneos pero debido a las condiciones difíciles de acceso a ciertos sectores juveniles, nos limitamos a entrevistar a jóvenes relativamente integrados en proyectos escolares y afectados tangencialmente por la violencia o la delincuencia en el barrio.

6El último barrio se sitúa dentro de la zona periférica Rincón-Suba, en el nor-occidente de la ciudad. A pesar de que esta zona también ha conocido un proceso de incremento de la pobreza, la delincuencia y la violencia, el barrio que allí seleccionamos es el que posee, al contrario, las mejores condiciones tanto socioeconómicas como de integración familiar y escolar de los adolescentes.

7Es importante señalar, en aras a establecer algunas de las limitaciones y especificidades del estudio, que la muestra seleccionada se interesó en mayor proporción por jóvenes vinculados a algún proceso de escolarización secundaria, no necesariamente exitosa, quienes constituyen el 70% de los casos.

8En busca de un análisis de la heterogeneidad de situaciones familiares que nos permitiera diferenciar las formas de socialización de los jóvenes, caracterizamos dos tipos de estrategias con base en un criterio: la mayor o menor capacidad de la familia para implementar un proyecto consistente de escolarización secundaria de sus hijos. Se evidenció que ello determina consecuencias significativamente distintas en cuanto a las formas de socialización de los adolescentes, la percepción de la maternidad y la sexualidad.

9Existe sin duda un “umbral” de pobreza, un nivel de precariedad de la existencia, por debajo del cual la simple aspiración a la educación secundaria de los hijos resulta impensable. No sólo influye el nivel de ingresos, sino que elementos como la estabilidad del empleo u ocupación, la mayor o menor movilidad espacial, el manejo más o menos “racional” de los ingresos, la integración familiar en torno al proyecto, los recursos culturales y sico-afectivos de los padres para lograr la colaboración de los hijos en dicho proyecto, son también decisivos.

10Cuando las familias no logran superar el “umbral” que separa una “estrategia de supervivencia” de una “estrategia de movilidad social”, con base en un proyecto de escolarización prolongada de los hijos, la maternidad constituye para las mujeres el rito de paso por la excelencia —violento y doloroso en mayor o menor grado— entre la infancia y la edad adulta. Sexualidad y procreación aparecen ligadas indisolublemente. La primera experiencia sexual no constituye necesariamente un abuso, pero inscribe automáticamente la relación dentro de parámetros de desigualdad culturalmente vigentes, tolerados y determinados en gran medida por las condiciones precarias de existencia. El embarazo es en general su consecuencia inmediata y de este se deriva la definición de un “destino” para la mujer, madresolterismo, unión inestable sujeta a continuos abandonos, unión estable dentro de parámetros de violencia y dominio masculino, excepcionalmente una unión estable sin violencia. Existe cierta dosis de fatalismo en este destino cultural que las mujeres excluidas de otras alternativas de vida experimentan casi sistemáticamente.

  • 3 Esta denominación es nuestra.

11Tradicionalmente, las mujeres en sectores populares, no conocen una etapa de la vida semejante a la adolescencia escolar. Para ellas, la socialización familiar en el trabajo doméstico y/o productivo, la sumisión a la autoridad y muchas veces la violencia y el maltrato masculino de hermanos, padre, padrastros o tíos, da paso sin transición a una adultez definida por la maternidad y las obligaciones que de ella se derivan, dentro de una gama limitada de alternativas de vida. Al comparar el efecto de la actividad sexual y la procreación en las trayectorias de vida de mujeres y hombres de sectores populares, se evidencia la desigualdad de las opciones sociales y se destaca la presencia de un “estatus juvenil popular”3, reservado exclusivamente a los varones. Para ellos, en efecto, existe un corto período de transición entre la infancia y la edad adulta, caracterizado por cierta autonomía para manejar sus ingresos, una libertad de movimientos, el libre ejercicio de su sexualidad, la participación en sociabilidades exclusivamente masculinas y una relativa tolerancia social hacia la paternidad irresponsable. Nada semejante para las mujeres, quienes, una vez iniciadas sexualmente y en genera!, rápidamente embarazadas, deben asumir integralmente la responsabilidad y la carga generada por esta situación independientemente de que cuenten o no con el apoyo de un compañero.

12El caso de Celina es apenas un ejemplo: tuvo su primera relación sexual en el marco de un noviazgo fuertemente vigilado por la familia, en condiciones de abuso que le generan rechazo hacia su novio. Sin embargo, la familia, constituida por la madre, las tías y la abuela, actúa inmediatamente a favor del novio, que ofrece asumir la responsabilidad del embarazo de Celina e irse a vivir con ella. Se opera en este caso un desfase entre los sentimientos de Celina y las necesidades económicas y las pautas culturales imperantes en su medio. Para la familia, la seducción de Celina es un evento normal, que simplemente tenía que ocurrir y que señala el momento en que esta debe asumir responsabilidades adultas y de ser posible, retirarse de su hogar y formar una familia aparte. Muy pocos entienden la reacción de Celina e impera la idea de que debe sentirse satisfecha de que el muchacho “responda”:

“Entonces el muchacho me dijo que él había hecho el amor conmigo, que porque yo me había dejado, como que yo lo había llamado, pero que no fuera a decirle nada a mi mamá, que tranquila, que eso había pasado, pero que donde yo le dijera a mi mamá él no respondía. Y uno con ese miedo. Yo no le dije nada a mi mamá y así siguió pasando. Después de eso yo le cogí una bronca la tremenda porque como él abusó de mí, yo le cogí una rabia la tremenda. (...) Empecé a tener mareos, resulta que estaba embarazada. (...) En todo caso, le contaron a mi mamá y ya se armó la cuestión. Todos querían obligarme a que me fuera a vivir con él yo no quería. (...) Una tía mía llegó y dijo “que ahora como está embarazada, entonces ahí si que no sé cuanto, que se vaya a vivir con Jairo, que ese muchacho la quiere, que tiene buenas intenciones con usted”. Que yo era la que me estaba haciendo la rogada. Pero ella no sabía lo que yo sentía por dentro. No sabían nada, ni aún lo saben”. (Celina, 19 años, Bosa).

13Las reacciones familiares que acompañan el embarazo de la joven pueden variar sensiblemente, de acuerdo a parámetros culturales en donde el origen regional introduce diferencias significativas. En muchos casos, el padre manifiesta su desagrado con violencia y expulsa a la joven del hogar luego de maltratarla; en otros, la joven se va a vivir con el novio antes de quedar en embarazo, pero esto es menos frecuente. En todos ellos, queda claro que la maternidad señala el ingreso temprano de la mujer en un destino social y cultural que deja pocas opciones.

14Por ello, la inserción de las jóvenes en un proyecto de escolaridad secundaria, representa una transformación radical en los “destinos” femeninos, creando una etapa nueva en sus vidas, etapa de transición entre la infancia y la adultez, que adquiere sentido para ella y su familia, con relación a un futuro que se imagina mejor. La concreción de una estrategia de movilidad social se sostiene sobre la construcción de un “estatus adolescente” (Galland, 1990) determinado por la inserción en el sistema de educación secundaria. Existe un consenso entre los sociólogos e historiadores preocupados por el análisis del fenómeno “adolescencia” para ubicar su origen en el proceso de expansión de la escolaridad secundaria en Occidente (Aries 1973, Segalen 1981 y muchos otros), el cual entra en un proceso de consolidación en el mundo desarrollado después de la segunda guerra mundial (Galland 1990), a lo largo de las décadas del cincuenta, sesenta y setenta. En Colombia, el estudio de la adolescencia desde un enfoque sociológico, también ha considerado el origen social e histórico del fenómeno (Parra Sandoval 1985, Jimeno 1985).

15La concreción del “estatus adolescente”, etapa de preparación para ingresar en un estatus adulto, requiere un aplazamiento en el ejercicio de funciones y responsabilidades como la sexualidad, la procreación o el trabajo. Para las mujeres, una escolaridad prolongada es condición mínima para acceder a un status mejor, debido a que la estructura del mercado de trabajo sólo ofrece alternativas como el servicio doméstico para aquellas que carecen de educación secundaria. Otras alternativas de movilidad social, con base en una estrategia matrimonial o laboral, son muy improbables.

16La maternidad sufre entonces un doble proceso de idealización y rechazo. La maternidad a edades tempranas, ahora considerada “precoz”, surge como una amenaza seria para la continuidad del proyecto escolar y de movilidad social. Los padres multiplican los recursos para ahuyentarla, con estrategias que van de las amenazas violentas de expulsión del hogar a las tácticas destinadas a convencer a las jóvenes de la importancia del proyecto escolar, pasando por diversas advertencias sobre los peligros que encierra el contacto con los hombres:

“Mi mami me ha dicho que tenga cuidado, que hoy en día hay hombres corrompidos que lo suben a uno al cielo y lo bajan. Eso es lo que dice... Con cualquier cuentico lo meten a uno y ya camine que sube al cielo conmigo y baja no se sabe cómo, que yo le doy todo, que mamita, que esto, que lo otro. Y en realidad hay muchos hombres que lo hacen por diversión y por distracción y ya para la mujer sería después complicadísimo. Porque ellos hacen de las suyas con uno y ellos no son los que van a sufrir sino es uno el que va a tener una carga. A la hora de la verdad que lo dejen a uno embarazado. Uno es el que va a tener una carga y ya ni modo de lamentarse. Si la vida lo pintó así o uno quiso eso, uno no se va a lamentar porque ¿ya para qué?” (Mónica, 17 años, Rincón).

17Maternidad y sexualidad siguen estrechamente relacionadas, ante la ausencia de políticas claras y de éticas sociales integradas, con respecto a la anticoncepción juvenil. Por ello, muchas jovencitas, que asumen un proyecto escolar, deciden posponer indefinidamente el ejercicio de su sexualidad. En la base de sus reflexiones identifican la sexualidad con el riesgo de la maternidad y a esta última como a una amenaza seria para su proyecto de estudios y movilidad social.

18El contexto autoritario y represivo del sistema escolar, que castiga con la expulsión a las jóvenes embarazadas y difunde una educación sexual ambigua, en donde predominan los mensajes hostiles a la libertad sexual juvenil y especialmente, femenina, confirma estos temores. Algunas jóvenes, con fuertes ambiciones educativas y profesionales, descartan la maternidad, incluso para un futuro no muy inmediato:

“Muchas mujeres dicen que ser madre es sentirse realizada como mujer, de pronto para mí no. Yo creo que sentirme realizada como mujer es ser profesional, ser alguien en la vida, no depender de mi esposo, sino ser yo misma la que también colabore. (...) Ser madre es algo que no me llama la atención tampoco, no me llama la atención de ninguna forma. Por ahora, lo único que espero es estudiar y nada más que estudiar y aprender un poco de la vida”. (Ana María, 16 años, centro-oriente).

19Otras aspiran a retardar en lo posible la experimentación sexual y la maternidad, que aparece como su consecuencia ineludible, para prolongar al máximo su estatus de adolescente escolar, demorar la llegada de responsabilidades adultas y ampliar sus expectativas futuras:

“Yo tendré mis relaciones sexuales cuando esté más crecidita. Quien sabe, depende de cuando yo tenga mis posibilidades de pensar por mí misma, pues ahorita estoy joven y tengo que disfrutar mi vida. Es que ya lo he vivido en carne propia con unas amigas que tienen mi edad y ya tienen una niña y se ven muy amarradas. (...) Entonces yo me doy cuenta de esas muchachas tan jóvenes que se involucran con esos nenes y yo me pongo a pensar y digo ¡Son muy brutas! ¡No piensan! No tienen el mismo pensamiento que tengo yo, porque el día que yo piense una cosa de esas, estaré loca o quién sabe qué”. (Marina, 17 años, nor-oriente).

20A medida que se difunde en sectores populares el estatus adolescente generado por la escolaridad secundaria, se pospone la edad de ingreso en un estatus adulto y prácticas que eran consideradas normales como la maternidad a los 15 o 16 años, tienden a ser rechazadas. Es probable que en muchos casos, el embarazo de la adolescente despierte reacciones más violentas en sus familias y genere mayores frustraciones en las jóvenes, cuando interrumpe un proyecto escolar. El significado de la maternidad adolescente se transforma: ya no se trata de un rito de paso esperado hacia la edad adulta, sino que significa la frustración de un sueño, el fracaso de un proyecto familiar e individual, la reproducción de un “destino” que se quiere superar.

IDENTIDAD ADOLESCENTE: ESTATUS PRESENTE VS. ESTATUS FUTURO

21El estatus social de la adolescente se define por su integración dentro dé un proyecto educativo que condiciona el desarrollo del presente con relación a una meta futura. El presente escolar, con sus privilegios, sacrificios, coerciones y dependencias es el costo que hay que pagar para construir un futuro mejor. La vivencia de la escolaridad y sus limitaciones depende entonces de la credibilidad que tenga para el joven, el proyecto futuro. La tolerancia y/o adaptación del adolescente a un estatus social indefinido y dependiente como el suyo, están directamente relacionadas con la viabilidad aparente del proyecto.

22Pero ningún presente se puede vivir únicamente en función del futuro. La adolescencia escolar produce un nuevo presente, elaborado a partir de la vivencia compartida con otros adolescentes, partícipes de la misma definición social transitoria. La adolescencia se impone, no sólo como etapa de la vida entre la infancia y la edad adulta, etapa de preparación y aislamiento social relativo, sino como un momento que adquiere sentido por sí mismo. La afirmación del adolescente con respecto a un proyecto futuro y la afirmación de una existencia adolescente presente, con formas de vida y valores propios que la distinguen de otras categorías, constituyen sin duda las dos caras de la identidad adolescente.

23La inserción en el sistema escolar favorece la transformación de los valores juveniles frente a la sexualidad y la procreación hacia pautas más liberales y equitativas. Este proceso es fomentado en forma combinada por dos elementos básicos. En primer lugar, la sociabilidad mixta de pares que estimula la solidaridad, la comunicación y la reciprocidad entre los jóvenes de ambos sexos. En segundo lugar, la difusión, por parte de una institución escolar que les otorgue legitimidad, no sólo de una información sobre la sexualidad y el uso de métodos de planificación, sino también de éticas liberales e igualitarias frente a la sexualidad y la reproducción.

24Cuando hombres y mujeres se integran en una escolaridad mixta continua, con el énfasis puesto en el proyecto futuro, se crean las condiciones para una mayor equidad. Integrados a un estatus adolescente que exige postergar el ejercicio de funciones adulta como la sexualidad y por ende, la procreación, hombres y mujeres se relacionan dentro de un estatus cuyas satisfacciones, limitaciones y dependencias comparten. Surgen entonces relaciones nuevas en sectores populares, como ciertas modalidades de amistad mixta. Muchos de los noviazgos que florecen en estas condiciones, voluntariamente despojados de contenidos eróticos, responden a necesidades de solidaridad, comunicación y afecto, producidas por la experiencia compartida:

“En este momento tengo novio, llevamos como seis meses (...) Buscamos diálogo y una vez estuvimos hablando y nos dimos cuenta que teníamos muchas cosas en común, teníamos los mismos intereses a nivel de estudio. El quería terminar sexto, tener una carrera y yo quería lo mismo. (...) Yo me considero una persona descomplicada y que empiece con lo que dicen “melosiadera”, “que mi amor”, todas esas palabras, yo no sé. A mí no me gustan y pienso que a la edad que nosotros tenemos, que le digan a uno “que yo la quiero, la adoro”, eso para mí es mentira. En este momento eso no tiene nada que ver. Yo lo que busco en una situación de estas es que él aprenda un poquito de lo que yo pueda ofrecerle y viceversa”. (Ana María, 16 años, centro-oriente).
“Ahorita tengo otra novia, del otro salón. Llevamos tres meses. Esta relación ha sido mejor. Hablamos de lo que nos pasa en el colegio, en la casa. Yo le siento amor a ella, ella me quiere. Vive cerca pero casi no salimos porque ella no puede salir de la casa. Con ella cambia un poco el ritmo de la vida porque yo ya no voy a confiar solo en mi mami para contarle algo, sino voy a tener otra opinión. Hablamos de los problemas aquí en la casa, ella los sabe. Yo sé los problemas de ella”. (Wilmar, 15 años, centro-oriente).

25Para estos jóvenes, en acuerdo con los proyectos familiares y el estatus socialmente determinado del adolescente, la sexualidad y la procreación se sitúan en un futuro lejano, una vez se logre la meta educativa. El noviazgo equivale entonces a una relación de amistad des-erotizada que contiene no obstante un potencial igualitario importante para el desarrollo futuro del noviazgo de mayor contenido sexual.

26Sin embargo, el desarrollo de una sociabilidad mixta igualitaria debe enfrentar varios problemas en sectores populares. Entre menor sea el grado de integración escolar y de asimilación de un proyecto educativo como eje de la existencia, menor será el efecto homogeneizante de la sociabilidad escolar. En sectores poco integrados, la transferencia al sistema escolar de patrones culturales heredados que diferencian a hombres y mujeres, tiende a segmentar las sociabilidades femeninas de las masculinas, aún en el interior de los colegios mixtos.

27Entre adolescentes con un proyecto escolar poco consistente, la sexualidad se encuentra marcada en mayor medida por patrones tradicionales que prescriben un divorcio de lenguaje e intereses entre los jóvenes de uno y otro sexo. Nostálgicos del “estatus juvenil popular”, los varones buscan afirmar su virilidad, ejerciendo su sexualidad y relacionándose con las mujeres a partir de categorías tajantes que segregan a las jovencitas “loquitas” y “gaminas” que frecuentan a los varones, de las “sanas” y “juiciosas” que se dedican a estudiar. Aunque comparten complicidades en espacios de sociabilidad mixta, como el colegio, el barrio o la “rumba”, la “excesiva” amistad con los muchachos expone a muchas jovencitas al repudio de su grupo de edad, tanto por parte de las muchachas como de los varones:

“A mí nunca me han gustado las niñas groseras, me fastidia eso. Les gusta hablarse con gamines. Un gamín les dice a ellas: “adiós mamita y ella contesta”. A mí me fastidia mucho eso. (...) Ella tenía la maña de pasarse el descanso con los sardinos, estar fregando y estar diciendo esos chistes groseros”. (Juliana, 16 años, Bosa).
“Los muchachos son serios en eso, son muy quietos, pero a veces las peladas son fregadas, porque aquí hay muchas peladas, se dejan coger de todo el mundo y eso es feo. Es como rebajarse, es ya no tener uno una personalidad. Entonces los pelados, muchos aprovechan eso y las peladas también, porque se dejan, son bobas. Yo trato de escoger los amigos que no tengan nada de referencia al sexo. Que uno los tenga por amistad, porque lo entiendan a uno”. (Diana, 14 años, nor-oriente).
“Tengo amigas diferentes. Puede que no se comporten muy bien, así sean locas o minitequeras como dice mi mamá, yo me meto con ellas. Las minitequeras son más locas, no se la pasan en la casa. Rumbean cada ocho días, sábados y domingos. Se la pasan jugando basquetball en la cancha y así. Están mucho afuera. De pronto algunas tienen relaciones sexuales. (...) Yo tuve relaciones sólo una vez, pero eso fue después de que habíamos terminado. Lo que pasa es que ella a ratos vuelve. Se volvió toda así como malita, entonces está disponible”. (Alfredo, 19 años, centro-oriente).

28La amistad de los muchachos con ellas no cuestiona la discriminación valorativa de que son objeto.

29Algunos discursos difundidos por el sistema escolar y los medios de comunicación introducen nociones nuevas en torno a la sexualidad que la asimilan a un acto natural y placentero, disociándola de la procreación. Estos discursos han propiciado la eclosión de curiosidades en las adolescentes, que pueden mencionarse como elemento nuevo y potencialmente liberador, ya que representa una ruptura con la percepción tradicional que asocia la sexualidad con el abuso masculino.

“A mí me gusta averiguar las cosas que ellas sienten. Por ahí hay una muchacha y con ella es que hablamos. Ella me cuenta cosas, me tiene confianza y a mí me da sensación de saber lo que sienten ellas al tener una experiencia, aunque ellas como que se me disgustan. Pero yo siento que en el fondo mío, yo quisiera saber todo eso, ¿qué sienten ellas al estar en esas cosas? Ellas como que me cuentan, como que enredadito. Lo último que me dicen es “ay, pues a lo último va a tocar que usted lo intente a ver que es lo que siente, porque para contarle eso está muy cruel”. (Marina, 16 años, nor- oriente).

30Cuando estas indagaciones femeninas van más allá de las preguntas de las amigas con experiencia, —quienes en general son madres adolescentes, solteras o en unión—, la información deficiente sobre métodos de planificación y la ausencia de alternativas sociales para el ejercicio libre de la sexualidad femenina, excentas de connotaciones marginado-ras, conducen a embarazos precoces:

“Tengo otra amiga que tuvo una niña a los 13 años. Eso fue de una discoteca que pusieron aquí en el barrio, en el Codito. De ahí resultaron unas muchachas que están por ahí criando, que resultaron de esas iditas por allá. Eso dizque era (...) Lo que pasaba es que ella era muy loquita y a lo último no se dio ni cuenta de quién era el papá. “Francamente, ella no sabía y hubo un muchacho que era novio de ella y era muy decente. El dijo que él no sabía si había tenido relaciones con ella. El muchacho dijo que se iba a responsabilizar de eso, la apoyó en el embarazo y tuvo el nene”. (Marina, 16 años, nor-oriente).

31La curiosidad sexual puede llevar a algunas jóvenes a aprovechar, como lo hacen los varones, alguna oportunidad ocasional de tener un contacto sexual, que en caso de embarazo, puede desembocar en alternativas de aborto:

“Hay una compañera que nos llegó a contar que ella sí. Nos contó cómo había sido todo. Dijo que era primerazo, pero también dijo que ella no llegó a cuidarse ni nada. Fue para lo último, ya cuando íbamos a salir. Ella tenía miedo de que llegara a quedar embarazada, pero que iba a mirar a ver. O sino que la mamá la ayudaba y ella abortaba, pero que ella no se pensaba encartar ahora con un niño. Yo digo que sería mal hecho, porque ella dice “eso pasó de un momento a otro. No tuvimos tiempo de decir, “vaya compre, vaya traiga, o póngase tal cosa”.
(...) Yo digo que eso ya es irresponsabilidad de ella. (...) Claro que ella iba de visita donde la tía. De un momento a otro encontró que el primo estaba solo. Ella debió haber pensado que podía quedar embarazada”. (Marta, 17 años, Bosa).

32Si la experiencia mixta, la presencia de mensajes exaltadores de la sexualidad y el placer, la información recibida en el colegio, entre otros factores, estimulan en algunas jovencitas la búsqueda de una experimentación sexual, disociada no sólo de la maternidad, sino incluso de una relación de pareja o de noviazgo, estas rara vez emplean métodos anticonceptivos. Si algunos muchachos transitan por el barrio con un preservativo en el bolsillo, “por si se presenta una oportunidad”, las jovencitas no pueden hacer lo mismo. El asumir una actitud planificadora por fuera de una relación de noviazgo que la legitime, significa situarse de hecho en una categoría de mujeres “disponibles”:

“Entonces digo en ese momento, uno llegar y decir, “voy a utilizar métodos anticonceptivos”, ¿a necesidad de qué? digo yo, de llegar uno allá y prácticamente ofrecerle algo a otra persona que de pronto no llene los requisitos. No tendría sentido. Yo pienso que llegar a los anticonceptivos es estar uno completamente seguro de lo que va a hacer”. (Ana María, 16 años, centro-oriente).

33Las relaciones entre el grupo femenino y el grupo masculino, aún en el interior del grupo de pares, están sesgadas por la afirmación de identidades de género respaldadas por patrones culturales tradicionales de diferenciación entre los sexos. Estas dificultan la expresión de valores igualitarios ya que tiende a prevalecer la identidad de género sobre la identidad de pares. El fortalecimiento de la sociabilidad mixta de pares puede contrarrestar estas tendencias, pero por el momento, las relaciones hombre/mujer a nivel individual y muy especialmente los noviazgos escolares, son la vía más frecuente para una expresión más equitativa de las necesidades eróticas y afectivas de las jóvenes.

34Sin embargo, aún en el marco de noviazgos de pares, con un buen entendimiento, la expresión de las necesidades sexuales y la búsqueda de alternativas de planificación no es evidente. La sexualidad es el tema donde la comunicación entre los jóvenes presenta las mayores dificultades. La ambigüedad o la ausencia de mensajes éticos que caracteriza en general a la educación sexual difundida por el sistema escolar, no contribuye mucho a superarlas. Se produce en ocasiones, un verdadero diálogo de sordos, en el que las jóvenes temen que sus compañeos las consideren “niñas fáciles”, y estos a su vez, temen que sus expectativas eróticas sean malentendidas por sus novias.

“Con las sardinas ese es otro problema. A ellas se les hace raro que uno establezca algo verdaderamente serio. Porque la mayoría uno se las cuadra y es no más por goce, por el rato no más, no es algo serio. Yo tomo las cosas así, serio y esperando que las cosas, que por ahí no salga algo mal. Claro que tienen un mal concepto de todos los hombres porque dicen que todos son cortados con la misma tijera y eso está mal”. (Antonio, 20 años, Rincón).

35Si para muchos varones, la prueba de amor que le ofrecen a su novia, signo inequívoco de que la “respetan”, es abstenerse de solicitarle un contacto sexual, en otros casos la maternidad se convierte a su vez en la “prueba” que unos y otras ofrecen para garantizar la naturaleza de su relación amorosa, “purificándola” de contenidos eróticos puramente placenteros. Se difunde entonces una concepción romántica que asimila las relaciones sexuales, a una prueba de amor y conduce a nuevas formas de madresolterismo y uniones precoces entre las adolescentes escolares, con un apoyo afectivo y económico del compañero, pero con un costo muy alto para el proyecto educativo y de promoción social de las jóvenes:

“El me propuso que tuviéramos relaciones y yo le dije que yo no quería. Pero él siguió insistiendo, yo le decía cada vez que no y que no, porque me daba miedo. Entonces un día me vine para la casa y me puse a pensar en la terraza. Entonces yo dije, “pues si él me quiere y yo lo quiero, pues vamos a hacerlo”. Y así fue. Al otro día él vino, me habló otra vez y yo le dije que sí, pero que lo que pasara él tenía que responder, no fue sino mandarme a hacer el examen y ya. Le conté y él me dijo que si, que él me ayudaba”. (Cristina, 15 años, centro-oriente).

36Como Cristina, otras adolescentes, intentan conciliar sus deseos presentes de vivir plenamente sus relaciones afectivas sin desistir de su proyecto futuro educativo y profesional. El apoyo familiar y del compañero no alcanzan sin embargo a compensar el esfuerzo que muchas invierten en estudiar, trabajar y criar a sus bebés en la mejor forma posible. Es muy probable que en una mayoría de casos, el frágil equilibrio entre futuro y presente se rompa, sacrificando algunos sueños.

37Los noviazgos “serios” como los ofrece Antonio, exclusivos y románticos, pero que incluyen un manejo discreto, igualitario y no riesgoso de las relaciones sexuales en la pareja, son aún la gran excepción.

“Toda mujer piensa eso, que uno en un noviazgo va por otra cosa y no hay tal! Yo con mi novia también hablé de eso. A mí me parece que si uno la quiere no hay necesidad de que esté con ella, simplemente. Así uno esté con ella, uno la va a seguir queriendo lo mismo. A mí me parece que es la misma cuestión, eso no influye (...) Hemos estado, pero las cosas antes han mejorado, como que se ha estrechado un poco más la relación, nos hemos apegado un poquito más (...) Pues yo lo uso es como por evitarme problemas para mí y para la sardina, pero ¡hombre! Si se pudiera hacer sin preservativo, pues mejor. Ella no usa nada, siempre el que se ha preocupado por eso soy yo”. (Antonio, 20 años, Rincón).

  • 4 Cuando empleamos el término de homogeneización, nos estamos refiriendo estrictamente al estatus so (...)

38Si bien es cierto que la educación secundaria mixta genera una dinámica, que a la larga, tiende a homogeneizar las experiencias masculinas y femeninas, al propiciar una igualdad de condiciones de hombres y mujeres frente al sistema educativo, los efectos homogeneizantes4 de la experiencia escolar dependen en gran medida del equilibrio que se logre entre status presente y status futuro. La concreción de una sociabilidad mixta de pares igualitaria requiere la integración en un proyecto escolar en forma relativamente estable que permita una continuidad y una profundización de las relaciones entre los jóvenes. Las condiciones de inserción escolar que predominan en sectores populares, caracterizadas por el ingreso tardío, la repitencia, los cambios continuos de plantel, las deserciones temporales y el abandono precoz y definitivo, dificultan el desarrollo de una escolaridad estable. (Parra Sandoval 1985, Ministerio de Educación Nacional 1987). Esto se agrava con la pérdida de credibilidad del proyecto escolar como vía de acceso a un mejor estatus social.

ASPIRACIONES, SUEÑOS E IDEALES DE MATERNIDAD Y PAREJA

39Las aspiraciones explícitas de las jóvenes sobre la familia, la maternidad y la pareja que desean construir en un futuro, están estrechamente relacionadas con sus experiencias familiares de origen. Para aquellas criadas en condiciones de precariedad y violencia, con la ausencia de otras alternativas de vida, la expresión de las aspiraciones futuras rara vez supera la “corrección” de algunas de las carencias que experimentaron en su hogar. El anhelo de superar la violencia y las carencias afectivas y sobre todo, económicas, orientan las representaciones de la familia “ideal” dentro de parámetros “realistas”.

40La aspiración al matrimonio católico aparece como el recurso para contrarrestar la inestabilidad familiar. La estabilidad económica es a su vez, condición para evitar la violencia y preservar a la madre al lado de los hijos. Las adolescentes excluidas precozmente del sistema escolar aspiran como mínimo a tener un compañero que no las golpee y como máximo al matrimonio católico, la estabilidad económica y la dedicación al hogar y sus hijos, símbolos todos de un mejor estatus social. El número de hijos deseados se reduce en todos los casos:

“He pensado en tener una familia. Dos niños me gustaría nada más porque es que ahora, como está de difícil darles buen estudio, vestirlos bien. El compañero que no domine mucho, que sea serio, que respete. A mí me gusta que las personas sean sinceras, no se burlen (...) A mí no me gusta que los hombres le peguen a las mujeres, a mí no me gustaría. Casi todos les pegan a las mujeres. (...) Si se casa uno es mejor, casarse es mejor, porque dura más el matrimonio”. (Elsa, 17 años, nor-oriente).
“A mí me gustaría ser ama de casa, porque de niña a mí me ha gustado un niño, siempre me entiendo bastante con un niño. Me gustaría tener dos hijos, digamos la parejita porque eso de tener hartos es muy aburrido. Lo aburren a uno mucho, lo cansan de gritar para allá, de gritar para allí, quejas del uno, quejas del otro. Si me casara, lo que él dijera, si me quiere de ama de casa, pues de ama de casa y si no, pues trabajaríamos juntos. Claro que en esto también la opinión de la mujer cuenta. Me gustaría que mi compañero fuera comprensivo, detallista, que fuera de buen genio y no de mal genio, a tratarlo a uno a las patadas, como hoy en día se ven casos, matrimonios que llega el hombre a cascarle a la mujer sin saber por qué (...) Yo digo ojalá, si yo llegara a tener hijos nunca les llegara a cascar, para que después cuando grandecitos no dijeran: ‘ah, mi mamá me cascaba mucho por todo lo que yo hacía’. Y darles educación buena, enseñarles a ser personas de bien, cultos, respetuosos!” (Mónica, 17 años, Rincón).

41Los ideales de cambio de estatus social están presentes en estas aspiraciones familiares que esperan conformarse a un modelo de familia de clase media, donde la mujer en el hogar se dedica a los hijos, y el marido trabaja y “cumple” con sus obligaciones familiares. La reducción del número deseado de hijos, tiene que ver con aspiraciones económicas, heredadas de sus padres y proyectadas en sus hijos, buscando compensar sus propias carencias infantiles.

42Las adolescentes concentradas en un proyecto de escolaridad prolongada, manifiestan su deseo de posponer indefinidamente la conformación de una familia, una vez los requisitos de formación y empleo estén satisfechos. Surgen modelos familiares en donde las relaciones de pareja se van haciendo más equitativas. Mientras algunas aspiran a construir una familia en donde los roles segmentados, pero supuestamente complementarios del hombre y la mujer, aseguren el bienestar de la pareja y los hijos, otras conciben alternativas más igualitarias:

“Espero primero estar más capacitada, porque yo he visto unos tíos míos que se llevan bien. No hay peleas, porque más que todo aquí las peleas son por lo económico. Ellos se llevan bien, tienen un buen puesto, ganan bueno, tienen bien a los hijos y se han casado ya tarde, ya con bastante madurez se puede decir. Entonces me gustaría eso, tal vez llegar a desempeñar un buen cargo o en una buena parte trabajar, conseguir ahí mismo un compañero si lo he de conseguir”. (Marta, 17 años, Bosa).
“A mí me gustaría conseguir un hombre que de verdad lo entendiera a uno, que lo comprendiera a uno como es y que lo aceptara a uno como es. Y me gustaría tener dos niños y que mi marido fuera bien conmigo. Lo que más es que me respetara como yo soy, lo que a mí me gusta. Porque seguro que yo no resistiría que a mí me impusieran algo, por ejemplo que no tengo que trabajar. No, yo no me aguanto. Me gustaría casarme católicamente”. (Patricia, 14 años, Rincón).
“En el momento que yo diga me caso, me caso por la Iglesia y ese momento ya es porque estoy segura de que lo quiero, de que lo que yo quiero para mis hijos va a ser lo mejor. (...) Hasta hoy he pensado que la persona ideal sería una persona que en el momento que uno diga me caso, sea una persona profesional, porque yo aspiro a eso, a ser una profesional. Que congeniemos un poco en las ideas, en la forma de ver las cosas”. (Ana María, 16 años, centro- oriente).

43Los ideales de pareja y de maternidad pueden ser bastante exigentes en la medida en que no sólo requieren una situación económica favorable, sino también la satisfacción de necesidades de afecto, comunicación, respeto y fidelidad, dentro de concepciones románticas de pareja, exclusivistas y fusionales, que expresan sin duda la búsqueda de superar la desconfianza recíproca en que se desarrollan las relaciones entre los sexos.

44Del mismo modo, el ejercicio de la maternidad busca compensar carencias infantiles, donde el amor de los padres hacia los hijos se expresa en darles educación, afecto y una situación económica favorable. Lo afectivo y lo económico aparecen siempre en estrecha relación.

“El caso mío es que si yo traigo un niño aquí, tengo que ofrecerle más de lo que a mí me ofrecieron cuando niña. Entonces llegar y traerlo aquí a que tenga problemas o no pueda uno satisfacer su alimentación, su vestuario. El día que yo llegue a ser madre tengo que llenar a mi hijo completamente, que no le falte nada. Quiero lo mejor para él”. (Ana María, 16 años, centro-oriente).

45Pero si los ideales son elevados, lo más difícil es, a los ojos de las jovencitas, conseguir ese compañero soñado. De este modo, algunas adolescentes, al tiempo que manifiestan aspiraciones exigentes en cuanto a la pareja y la familia y ante la imposibilidad aparente de realizarlas, imaginan alternativas que excluyan al varón, o que al menos, les permitan evitar la dependencia:

“El madresolterismo sí me gustaría porque tal vez he visto matrimonios en que al principio se quieren mucho y después ya se disuelven totalmente, así haya niños, en matrimonio católico. Yo digo que me gustaría desempeñar una carrera, ejercer algún cargo, tener un buen empleo, y pues, a una persona que yo quiera, tener un niño de él. Ya si él no quiere responder que no responda pero que se desaparezca de mi vida y me deje mi niño o mi niña. Que yo, como ya estoy bien, en un buen puesto, criarla yo, que seamos amigas más que todo, no seamos así madre e hija sino amigas. También me gustaría por ese lado porque no hay una persona que lo moleste a uno”. (Marta, 17 años, Bosa).
“A mí no me gustaría así tener alguien, sino tal vez me gustaría ser como mi mami, que está con sus hijos, que no tiene que estar pendiente, como decía mi mami, me da mucha locha: 'que le va a lavar la ropa a un desconocido, que le va a tener que estar dando explicaciones a un desconocido, que va a tener que estar encargado de la cocina, estar cocinando’. No, un desastre. Yo he conocido grupos jóvenes, una pareja. Cada uno está en su cosa, en su rollo. De todas maneras hay comunicación, pero hay libertad. Pero no, de todas maneras no, me llama muy poco la atención”. (María Fernanda, 15 años, Rincón).

46Muchas jovencitas escolares han integrado aspiraciones nuevas y no desean reproducir una pareja en donde el hombre las domine y recaiga sobre ellas el peso de la maternidad y los oficios domésticos. Algunas rechazan la maternidad claramente porque representa fuertes limitaciones a su independencia y aspiraciones:

“La maternidad no, a mí no me gustaría. Tal vez como egoísmo, pero a mí no me gusta eso de tener que estar preocupado por alguien, tener que estar pendiente de alguien, más que de uno mismo. Tal vez más adelante. También uno piensa en los hijos porque de todas maneras uno solo no se va a quedar, pero eso yo lo veo por allá lejísimos”. (María Fernanda, 15 años, Rincón).

47También algunas niñas sin escuela prefieren la soltería, básicamente como alternativa a la violencia masculina y la opresión de la condición femenina:

“De grande quiero ser soltera como va a ser la señorita Sandra, tener novio, que lo respete y que lo respete uno también. Pero casarme sí no quiero, quiero ser soltera. Ahorita de chiquita digo, pero quien sabe de grande, no sé. Yo veo las mujeres que se casan y los hombres les pegan a las mujeres, les dan duro. Entonces yo no quiero eso, sufrir mi cuerpo, o como ha sufrido la señora Carmen. Le toca trabajar duro, cuidar niños y esto sí no quiero yo”. (Hilda, 13 años, nor-oriente).

48Algunas adolescentes, con una maternidad precoz, se esfuerzan por conservar sus proyectos escolares y profesionales e invertir además en el hijo, nuevos sueños y aspiraciones. Aunque cuentan en muchos casos con el apoyo de un compañero y buscan construir una relación de pareja romántica, el costo de la maternidad las afecta exclusivamente a ellas. Presionadas como mujeres y como madres, invierten un esfuerzo enorme al intentar conciliar sus aspiraciones futuras y sus anhelos por habitar densamente el presente:

“Me gustaría conseguir una casa bien bonita, tener de todo, poder darle a la niña de todo. Eso es lo que yo quiero, darle estudio que es lo más importante. No me gustaría casarme porque casarse es amarrarse ahí. En cambio así, como estamos ahorita es distinto. En caso de que él esté aburrido conmigo, cada uno coge su camino. Ahora quiero sacar a mi hija adelante y trabajar, voy a entrar a trabajar. Mi mamá me dijo que me cuidaba la beba. Yo voy a seguir viviendo acá mientras él viaja. Yo quiero volver a estudiar en el mismo colegio y estudiar todo el bachillerato porque así uno aprende más y puede ejercer una carrera. Me gustaría ir a la universidad también”. (Cristina, 15 años, centro-oriente).

49Tal vez la alternativa de Cristina, frecuente en sectores populares relativamente integrados en un proyecto escolar, es la que más se acerca a una búsqueda juvenil que cuestiona las pautas de inserción en la edad adulta. No sólo no acepta el aplazamiento de experiencias fundamentales como una relación de pareja intensa, libre o igualitaria o la misma experiencia de la maternidad, sino que tampoco acepta pagar el costo que socialmente se le exige, a saber, el sacrificio de sus proyectos educativos y laborales. La solidaridad familiar y del compañero son fundamentales, así como el apoyo de su grupo de pares, pero resulta claro que esta opción está expresando necesidades nuevas que cuestionan el “estatus adolescente escolar”, con su cuota de aplazamientos y dependencias, así como el estatus subordinado de la mujer. Numerosos obstáculos culturales y educativos impiden la configuración, en estos sectores, de una sexualidad juvenil, libre y experimental, disociada de la maternidad y de la inserción en roles adultos.

50La expansión de la escolaridad secundaria y del “estatus adolescente” que la acompaña está generando algunas dinámicas que tienden a introducir valores más igualitarios entre los sexos, a fomentar las aspiraciones autónomas de las mujeres y a disociar la sexualidad de la maternidad. Sin embargo, los factores que potencialmente favorecen estas tendencias están siendo contrarrestados por otros cuya importancia no es despreciable.

51El “estatus adolescente” genera dos tendencias contradictorias que se manifiestan en forma peculiar en los sectores populares. Por una parte, le otorga un peso fundamental al futuro, como proyecto que exige sacrificios presentes. Para los varones significa ante todo limitar su autonomía económica y parte de su libertad sexual. Para las jovencitas, en cambio, el “estatus escolar” significa acceder a una nueva dignidad social sobre la base de la construcción de un futuro mejor y de la superación del “destino” tradicional. Ello explica probablemente la mayor integración de las muchachas en el sistema escolar y su capacidad igualmente mayor de aceptar las coerciones y dependencias del “estatus adolescente”. En este sentido, las formas de inserción en el sistema escolar de hombres y mujeres pueden diferenciarse significativamente mientras no se alcance un nivel de integración sostenido en la escolaridad secundaria. En esas condiciones, las sociabilidades y éticas masculinas y femeninas frente a la sexualidad y los roles sexuales difieren, resistiendo al efecto homogeneizante de la escolaridad. Para una mayoría de jovencitas, inmersas en un proyecto educativo, la maternidad y la sexualidad siguen estrechamente unidas y asociadas a un status femenino dependiente y subordinado. La búsqueda de superar su condición socioeconómica y su opresión de género las conduce a enfatizar en extremo el futuro a través del proyecto escolar, y a “sacrificar” en alguna medida el presente con el aplazamiento indefinido del ejercicio de la sexualidad y la maternidad.

52Pero la inserción escolar también genera una acentuación del presente, a partir de la sociabilidad de pares y de la diferenciación social de un grupo de edad que tarde o temprano siente la necesidad de afirmarse en su existencia actual. La afirmación de una identidad adolescente propia se manifiesta en el campo de la sexualidad y las relaciones entre los sexos por la aparición de éticas juveniles que seleccionan e incorporan elementos dentro de la multitud de discursos a su alcance sobre estos temas. El nivel de integración escolar, derivado tanto de la credibilidad del proyecto educativo como de los diversos recursos familiares para sostener una estrategia educativa, va a determinar formas de sociabilidad mixtas más o menos desarrolladas. De la calidad y profundidad de estas experiencias, del impacto emocional y existencial que tengan en el adolescente, va a depender la apropiación de valores igualitarios.

53Sostenemos la hipótesis de que las relaciones de noviazgo, en el marco de una experiencia escolar continua y estable, constituyen uno de los ejes donde se producen nuevas éticas juveniles que cuestionan tanto el “estatus adolescente” con su cuota de dependencia y aplazamiento, como el estatus subordinado de la mujer. Los ideales románticos de pareja y maternidad que construyen los adolescentes expresan todos, a pesar de su variedad, una combinación de tres aspiraciones básicas: la necesidad de superar la pobreza, la búsqueda de equidad y confianza entre los sexos, la aspiración a una identidad juvenil afirmativa, sostenida sobre algo más que aplazamientos y prohibiciones. Las nuevas formas de madresolterismo, así como los escasos noviazgos en donde la sexualidad se expresa libre, equitativa y responsablemente constituyen manifestaciones de estas indagaciones juveniles.

54Entre los extremos anteriores, toda una gama de comportamientos y aspiraciones busca algún equilibrio entre la experimentación del presente y la construcción del futuro. La multiplicidad de los discursos sobre los valores asociados con la sexualidad genera a su vez una multitud de alternativas entre los jóvenes. En condiciones de baja credibilidad del proyecto escolar, el énfasis puede situarse en la experimentación placentera y la libertad sexual presente, así sea en detrimento de las aspiraciones futuras de promoción económica y de equidad entre los sexos. La disociación entre sexualidad y maternidad se ve dificultada por la ausencia de legitimación de una ética sobre la libertad sexual juvenil, recíproca y responsable, que acompañe la información sobre métodos de planificación. Esto tiene consecuencias particularmente graves para numerosas jovencitas en busca de libertad sexual conduciéndolas a una maternidad precoz que interrumpe su proyecto escolar, o marginándolas dentro de una categoría social discriminatoria, e inscribiendo sus vidas dentro de los parámetros tradicionales que se intentaba superar.

55La maternidad aparece, simultánea o alternativamente, como una experiencia que se rechaza o se exalta. De hecho inherente y fundador del estatus subordinado de la mujer, pasa a materializar el fracaso de su proyecto de promoción social, al tiempo que es exaltada como el ideal que encarna la suma de sus aspiraciones familiares de ascenso social. En alternativas nuevas, el madresolterismo surge como acto de voluntad que busca conciliar presente y futuro, cuestionar dependencias y afirmar inagotables potenciales femeninos, o como aspiración ideal de realización plena y autosuficiente de la mujer, prescindiendo voluntariamente de la presencia masculina.

Bibliographie

BIBLIOGRAFIA

aries, Ph. 1973.- L'enfant et la vie familiale sous l'Ancien Régime, Seuil, Paris, 317 p.

Atkin, L., 1989.- El embarazo en la adolescencia en America Latina y el Caribe: Causas y consecuencias psicosociales, Conferencia internacional sobre fecundidad en adolescentes en América Latina y el Caribe, Oaxaca.

Badinter, E., 1986,- L'un est l'autre. Des relations entre hommes et femmes, Ed. Odile Jacob, Parίs, 372 p.

Bertaux, D., 1980.- L'approche biographique, sa validité méthodologique, ses potentialités, Cahiers Internationaux de Sociologie, Vol. lxix, 197-225.

Chombart De Lauwe, P.H., et. al., 1976.- Transformations de l'environnement, des aspirations et des valeurs, Ed. du cnrs, Paris, 225 p.

Galland, O., 1990.- Les jeunes, La Découverte, Paris, 126 p.

Jimeno, M., 1982.- Diagnóstico nacional de la juventud colombiana, Secretaría de Integración Popular, Presidencia de la República, Bogotá.

Ministerio de Educación Nacional, 1987.- Eficiencia interna básica secundaria y media vocacional 1978-1984, Bogotá, 250 p.

Moris, L., 1989-. Experiencia sexual y uso de anticonceptivos entre jóvenes adultos en América Latina, Conferencia Internacional sobre Fecundidad en Adolescentes en América Latina y el Caribe, Oaxaca.

Parra Sandoval, R., 1985.- Ausencia de futuro. La juventud colombiana, Plaza y Janés, Bogotá, 168 p.

Rosero, L., 1989.- Sexo prematrimonial en Costa Rica: nivel, tendencias y determinantes individuales y contextuales, Conferencia Internacional sobre Fecundidad en Adolescentes en América Latina y el Caribe, Oaxaca.

Salazar, M.C., 1990.- Niños y jóvenes trabajadores, Unicef, Universidad Nacional, Bogotá, 165 p.

Notes

1 El contenido completo de los resultados de la investigación se encuentra en el informe: Socialización, adolescencia e identidad de género en sectores populares urbanos, Proyecto Colcultura-Icetex. Programa de Becas Francisco de Paula Santander, Bogotá, 1991.

2 Se desarrolló una metodología de análisis del material biográfico, combinando técnicas de análisis de contenido, el método de Bertaux sobre la “representación” del objeto (1980) y técnicas para el estudio de los valores y las aspiraciones empleadas por Chombart de Lauwe (1976).

3 Esta denominación es nuestra.

4 Cuando empleamos el término de homogeneización, nos estamos refiriendo estrictamente al estatus social asociado al sexo biológico, sin incursionar en el terreno de las diferencias de sensibdidad, expresión, emotividad, etc., aunque tenemos la firme convicción de que estas tienden a disociarse de la inscripción “genérica” del individuo, liberando progresivamente un potencial de riquezas y diversidades individuales que se manifiestan en uno y otro sexo. Ver al respecto el concepto de “androginización” de Elizabeth Badinter (Badinter, 1986).

© Institut français d’études andines, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr