Version classiqueVersion mobile

Mujeres de los Andes

 | 
Anne-Claire Defossez
, 
Didier Fassin
, 
Mara Viveros

Primera parte. Cuerpo enfermo, cuerpo reproductor

El embarazo en mujeres aymaras migrantes. Un estudio en zonas urbanopopulares al oeste de La Paz

Elvira Llanos Cervantes

Texte intégral

1El presente trabajo quiere aportar al conocimiento de las concepciones y prácticas tradicionales que sobre el embarazo existen en las mujeres aymaras que migran a la ciudad de La Paz.

2La experiencia del Centro Comunal “El Carmen”, en los últimos años, se ha desarrollado con mujeres que alcanzan, en nuestra zona de trabajo, al porcentaje más elevado de migrantes de provincias y regiones aymaras del departamento de La Paz. Las mismas, mantienen en su vida cotidiana, en su relacionamiento grupal, en sus prácticas de trabajo y en su concepción sobre los procesos de salud-enfermedad una lógica propia que proviene de su identidad y cultura aymaras, pese a los años de permanencia en la ciudad y a la influencia citadina que reciben a través de diversos medios.

3Las mujeres, que participaron en el estudio, viven en la ladera sudoeste de la ciudad de La Paz, en las zonas más marginadas: Pasankeri, Las Lomas y Llojeta.

CARACTERÍSTICAS GEODEMOGRÁFICAS GENERALES DEL PAÍS

4El territorio de Bolivia es de 1.098.591 kilómetros cuadrados y se distinguen tres grandes zonas ecológicas: el Altiplano, al oeste del país, que ocupa el 16% del territorio, los Valles, en la región central, ocupan el 19% del territorio y, por último, en la región norte y oriental, los

5Llanos constituyen la región más extensa del país y abarcan el 65% del territorio (endsa 1989:1).

6Según proyecciones del Instituto Nacional de Estadística, la población boliviana alcanzó en 1989 a 7.322.462 de habitantes y para el año 2.000 se estima que llegará a 10 millones (Iriarte 1989:312), con un crecimiento poblacional de 2,8%.

7La densidad poblacional alcanza a 10 habitantes por Km2, concentrándose la mitad de la población en el Altiplano, es decir en los departa-mentos de La Paz, Oruro y Potosí que constituyen el occidente boliviano (Iriarte 1989:315).

8Del total de la población de Bolivia, el 50,71% corresponde al sexo femenino y el 49.29% a la población masculina. La población boliviana es joven: 53% tiene menos de 19 años y 63% menos de 25 años (Iriarte 1989:320)

9En cuanto al nivel educativo, se observa una tasa neta de analfabetismo que alcanza al 18,9 % de la población para 1988. El análisis comparativo por sexos muestra que el número de mujeres analfabetas es de 4.7 y 2.25 por cada hombre analfabeto, en las áreas urbana y rural respectivamente. Las tasas de analfabetismo para el sexo femenino en general son 2.5 veces más altas respecto a las tasas de varones (Muñoz 1989:4).

10Además de una diversidad ecológica, Bolivia se caracteriza por su diversidad étnica y lingüística: Más del 50% de la población es bilingüe y un mayor número de personas habla el quechua, así, de cada 100 personas, 26 hablan ese idioma y 18 hablan el idioma aymara.

11El área Aymara actual se extiende hacia el sur hasta aproximadamente el Salar de Uyuni. Existe también gente de habla Aymara en Perú y Chile. La lengua Aymara es hablada por cerca de dos millones de bolivianos, que conforman la tercera parte de la poblacion total. Más de tres cuartas partes de los aymaras bolivianos viven en el departamento de La Paz, incluido más de medio millón en las ciudades de La Paz-El Alto, que son la principal concentración aymara-urbana (Libermann, Godinez y Albó 1989:18).

12Sobre el mundo Aymara, uno de los antropólogos más destacados de Bolivia dice: “El mundo Aymara, parte del mundo Andino, es uno de los pueblos testimonio que mejor ha conservado su vitalidad. Pese a los procesos de desestructuración y desculturización que, como todos ha sufrido, su pueblo y su cultura siguen vivos. Su situación actual es obviamente muy distinta de lo que fue y también de lo que ahora sería, de no haber mediado una conquista y una opresión multisecular. Pero, transformado y deteriorado, el pueblo Aymara es un pueblo sin ganas de morir” (Albó 1988:22).

13Debido a la crisis económica por la que atraviesa el país, las condiciones de salud de la población de Bolivia han empeorado dramáticamente en las últimas décadas y muestran índices altos de mortalidad.

14La mayoría de la población tiene una baja expectativa de vida como vemos en los datos del cuadro siguiente:

Cuadro 1 Bolivia: Perfil Demográfico

Cuadro 1 Bolivia: Perfil Demográfico

Fuente: (a) Banco Mundial, World Development Report 1988.
(b) INE, diversas publicaciones.
(c) Morales y Rocabado, 1988.
En: Políticas para la incorporación de la mujer en la estrategia de desarrollo, 1990:56.

15La mayoría de estos datos, ordenados recientemente en una publicación de la Coordinadora de la Mujer en Bolivia (1989), demuestran la cruda realidad del país. En los párrafos siguientes vamos a desmenuzar algunos aspectos para comprender esa realidad.

Fecundidad

16Existe una relación mutua entre el nivel de desarrollo de un país y su tasa de fecundidad. Otros dos elementos que caracterizan la demografía de un país son la mortalidad infantil y las migraciones. Un fenómeno que vemos en Bolivia y que determina su estado de pobreza es el ritmo de crecimiento de su economía (2,5%), que es inferior al crecimiento poblacional (Iriarte 1989:314).

17A nivel nacional, se encontró una tasa global de fecundidad (tgf) de 5 hijos por mujer. Sin embargo, se observa en áreas rurales del país una tasa mayor: 6,7. Otros elementos, además del lugar de residencia, que influyen sobre la tasa de fecundidad, son las condiciones económicas y el nivel de instrucción de la mujer (Morales y Rocabado 1988:164-165).

  • 1 Rutuchi. Nombre del rito del primer corte de pelo de un niño. Este rito se realiza generalmente cu (...)

18Con base en la Encuesta Nacional de Demografía y Salud, CONAPO elaboró las tasas de fecundidad según las características de la mujer (Morales y Rocabado 1988:167). Los autores señalan que, sobre todo en áreas rurales, las mujeres declaran la existencia de un hijo nacido vivo solamente cuando éste ha llegado a los 2 años de edad. Ese acontecimiento, que refleja el miedo a la muerte, es festejado, con el corte de cabello, o rutuch1 en compañía de familiares, amigos y de la comunidad (Morales 1980:167). La tasa global de fecundidad “extra-oficial” puede llegar entonces a un índice mayor.

Mortalidad infantil

19Algunos especialistas en la materia afirman que el hecho de tener muchos hijos aumenta los riesgos para la salud y vida de todos los niños de la familia y otros argumentan que la alta fecundidad responde a una especie de estrategia de supervivencia de los sectores pobres frente a la muerte y a la opresión económica, social y cultural (Rance 1990:57).

20Si comparamos las tasas de mortalidad infantil en algunos países latinoamericanos, vemos que Bolivia tiene el índice más alto. Se encontró una tasa de 124 niños fallecidos por cada mil nacidos vivos en menores de 1 año (Morales y Rocabado 1988:63).

21A nivel nacional, la tasa de mortalidad en niños de 0 a 5 años muestra un índice de 147 niños que mueren por cada 1000 nacidos vivos (1986). Una de las causas más predominantes es la diarrea. El hecho de que mueran más niños despues del primer año de edad, tiene que ver con el período de “destete”, es decir cuando las madres dejan de dar leche materna a sus hijos y los niños pierden esa protección justamente a la edad en que inician un mayor contacto con el medio ambiente.

22En un estudio realizado en el Alto (ciudad satélite de La Paz donde se asentaron muchos migrantes de las zonas rurales) se da un índice de 360 muertos de 0-5 años por cada 1000 nacidos vivos (Sandoval 1989:54).

  • 2 Susto. por muchas razones el hombre puede dejarse asustar. Tras de esto están generalmente, los es (...)
  • 3 El khari-khari es un personaje legendario, a menudo imaginado como un sacerdote o monje que vagabu (...)
  • 4 El rayo. Una persona puede asustarse y enfermarse o morir por varias causas: puede ser que le haya (...)

23En una encuesta (1990) que hicimos en Pasankeri, entre 900 familias, se han podido captar algunas percepciones culturales de los padres de familia relacionadas con la muerte de su hijo. La mayoría de los fallecidos se registró en la edad de 0-14 años. Las causas señaladas como motivo de muerte tienen una dimensión cultural muy diferente a lo común (Musch 1990:6). Así se habló mucho de la muerte por susto2, por khari-khari3or el rayo4, “porque el diablo lo llevó, porque el gusano le ha raspado, porque le han embrujado, por pena”.

24Estas percepciones, están muy arraigadas en la cultura aymara de nuestro país y están basadas en una visión de la vida y la muerte distinta de la occidental: la visión de la integración del cuerpo y espíritu (el ajayu). La muerte o la enfermedad son percibidas como un desequilibrio y los tratamientos buscan la reintegración de lo físico y lo psíquico. Estas percepciones coinciden en muchos de los casos con las de otros grupos étnicos, como los Quechuas.

Mortalidad materna

25El índice de mortalidad materna en Bolivia —480 por 100.000 nacidos vivos— contrastado con el de los países desarrollados - 10 a 20 por 100.000, tiene sus raíces en las pésimas condiciones, socio-económicas vigentes en el país y en la sistemática postergación de la mujer desde su nacimiento. Las niñas tienden a recibir menos alimentos que sus hermanos varones, es menor el acceso a la atención médica y a la educación. Esta discriminación agrava aún más las desventajas propias de la pobreza (Rance 1990:52).

26El desgaste físico que sufre la mujer desde temprana edad se acentúa cuando entra a su edad reproductiva. La mujer joven enfrenta un riesgo mayor de enfermarse o de morir en el embarazo o el parto, ya que su cuerpo no ha adquirido la madurez necesaria para producir y alimentar un nuevo ser. En Bolivia, entre 9% y 10% de los nacimientos se producen en adolescentes. A nivel mundial, el embarazo es la principal causa de muerte entre las mujeres de 15-19 años (Rance 1990:53).

27Otra causa de muerte materna son las complicaciones que se pueden presentar durante el parto mismo. En la zona de Pasankeri se registró un 27 % de madres fallecidas durante el parto, del total de madres fallecidas en la zona en los últimos años. Los vecinos hablan de 7 casos de madres fallecidas por khari-khari en el último año.

28En un estudio realizado en 1990 en el Centro Comunal “El Carmen”, se encontró que del total de madres de familia (248) que visitaron el Centro para un control de sus hijos pequeños, el 45 % ha dejado la escuela por embarazo (Evaluación de “Crecimiento y Desarrollo”, 1990).

29En cuanto a la nupcialidad, otra estadística de nuestro Centro, muestra que un 54 % de las madres se juntaron por primera vez cuando eran adolescentes (Cuadro 10. del Equipo de Trabajo Social, 1990). Ese inicio temprano de la nupcialidad es seguido por un alto número de embarazos sin un espaciamiento que permita la recuperación del cuerpo de la madre (Rance 1990:54).

30Los porcentajes de defunciones maternas, se deben en gran parte al aborto inducido y mal practicado. Llegando a un 30 hasta 50 % de fallecimientos (Ranee 1990:47).

Contracepción

31Un tema fundamental en el debate sobre la salud reproductiva es la anticoncepción. Según la Encuesta de Demografía y Salud, se incrementó el uso de los anticonceptivos en los últimos años. El total de usuarios es de 30 %, compuesto de: un 18 % que utiliza métodos tradicionales y un 12% que recurre a métodos modernos.

32Según los resultados de una investigación de Pooley y Belmonte (1983), hay una relación fuerte entre la tasa de mortalidad infantil y el uso de métodos anticonceptivos. Se observa, que la tasa de mortalidad infantil en niños de madres que no usan ningún método anticonceptivo es 1,8 veces mayor a la observada en los infantes de madres que utilizan métodos modernos (Wolowyna y Pinto 1990:148).

Planificación familiar

33La planificación familiar en Bolivia tiene un contenido político muy marcado. Las políticas poblacionales del Estado hasta no hace mucho se caracterizaban más por un control inducido desde arriba que por una planificación familiar libre y voluntaria. El tipo de control natal, practicado por algunos gobiernos anteriores, está basado en la idea que el control natal puede solucionar la pobreza.

34La realidad es otra, y vemos que el seguir teniendo más hijos puede en cierta medida ser parte de una estrategia de sobrevivencia de los sectores pobres: si de los 10 hijos nacidos vivos, se mueren 3, la lógica de tener el mayor número de hijos posibles es comprensible.

35Rance destaca (1990), tres momentos principales que han creado una susceptibilidad respecto a los programas de Planificación Familiar.

36El primero fué en el año 1968, con la difusión de la película “Yawar Mallku” (la sangre de cóndor) basada en la esterilización de mujeres campesinas, sin su conocimiento ni consentimiento, por equipos de salud asesorados por el Cuerpo de Paz norteamericano.

37El segundo momento tuvo lugar bajo el régimen del general H. Banzer, en 1975, cuando la Iglesia Católica denunció la existencia de un programa nacional de salud de la mujer que incluía servicios de planificación familiar.

38En la presente década, las denuncias surgieron nuevamente en marzo de 1988, luego de hacerse público un documento del Banco Mundial que recomendaba la amplia difusión de servicios anticonceptivos con el fin de bajar las tasas de fecundidad y reducir la presión demográfica sobre los servicios sociales y el empleo.

39A pesar de esa susceptibilidad surgida a raíz de los programas descritos, queda la interrogante sobre la relación entre la población y los servicios disponibles. Sin duda la salud reproductiva de la población no es de las mejores, por no contar con los servicios necesarios, lo que sin embargo no constituye un argumento a favor del control natal impuesto. Apoyamos más bien la posición de incrementar el presupuesto en salud y de esta manera poder cubrir la demanda, mejorando así las condiciones de vida de la población.

40Lo más fundamental en este debate sobre planificación familiar o control natal, es que hay que partir de la opción libre de la población, respetar el derecho de decidir sobre su propia fecundidad. Podemos constatar, sin embargo, que los sectores más empobrecidos del país son privados de ese derecho.

LA MUJER AYMARA DURANTE EL EMBARAZO, EL PARTO Y POSTPARTO

41Para poder comparar las concepciones sobre embarazo, parto y postparto de la mujer aymara rural con las de la migrante aymara en la ciudad, hicimos un estudio con los grupos de mujeres migrantes en la ciudad de La Paz confrontando nuestros hallazgos con los datos sacados de una revisión bibliográfica.

42Si bien hay una influencia citadina fuerte en casi todas los aspectos de la vida, se observa la persistencia de prácticas tradicionales en relación al embarazo.

43En cuanto al comportamiento reproductivo de la mujer rural, algunas investigaciones en comunidades rurales constatan que las mujeres durante su vida fértil (15 a 45 años) pueden quedar ernbarazadas unas diez veces. De estos embarazos la mayoría termina en un aborto espontáneo o en la muerte del niño (Hatch 1982:337).

44El embarazo puede haber progresado uno, dos o tres meses, antes de ser confirmado definitivamente ya sea mediante el cese del flujo menstrual, el engrose del abdomen y de los senos o la aparición de mirk'a (manchas en la cara) (Carter y Mamani 1982:141; Izko, Molina y Pereira 1986:248 y Martínez 1976:110).

45Se indica tambien que la mayoría de las mujeres fija la fecha de nacimiento de acuerdo a festividades religiosas; por ejemplo: una futura madre podría decir que se embarazó alrededor de la Natividad, fiesta del 8 de septiembre, y que dará a luz para la fiesta de la Cruz del 3 de mayo (Carter y Mamani 1982:141; Martínez 1976:110).

Algunas características del grupo de las mujeres migrantes

46En nuestro trabajo de salud y educación con grupos de la población migrante de escasos recursos económicos en la ciudad de La Paz, percibimos que se conservan aún las raíces culturales, expresadas entre otras en las diferentes concepciones sobre la vida y la muerte. Para poder sistematizar mejor estas concepciones, realizamos algunos estudios, uno de ellos dirigido exclusivamente a la vivencia de la mujer migrante durante su embarazo.

47Para tal fin, se aprovecharon diferentes circunstancias, como las reuniones de grupos de mujeres en las zonas y las visitas de ellas al Centro Comunal. Y aplicamos un cuestionario a 22 mujeres, todas madres de familia, que forman parte de 3 grupos de receptoras de alimentos. Pensamos que esta muestra representa el total de las mujeres migrantes que acude a nuestro Centro, ya que durante los años de trabajo empírico con los grupos en las zonas, hemos podido ser testigos de prácticas tradicionales en salud que muchas veces muy poco tienen que ver con la práctica “occidental”.

48Se tomó un grupo de mujeres con características diferentes en cuanto a la edad y tiempo de residencia en la ciudad, con el objetivo de encontrar diferentes conceptos y prácticas. Sin embargo, lo que llama mucho la atención es que en cuanto a fecundidad, embarazo y parto, hay una transferencia de conocimiento muy marcada de la zona rural a la citadina, que sobrepasa las variables ya indicadas. Este es el caso sobretodo en las zonas más marginadas de la ciudad de La Paz, donde se han asentado la mayoría de los migrantes del campo y donde los barrios todavía tienen características semi-rurales.

49El 63% de las mujeres del grupo estudiado vive en Pasankeri, el 27% en Llojeta y el 10% en Las Lomas. Su edad fluctúa entre 20 y 60 años y el 50% ellas tiene menos de 30 años. En cuanto a su procedencia, se encontró que el 82% ha nacido en alguna provincia del departamento de La Paz (Camacho, Omasuyos, Inquisivi, Loayza, Ingavi, etc), el 14% en la ciudad de La Paz y el 4% en la provincia Arani del departamento de Cochabamba. Los años de permanencia en la ciudad de las que migraron del campo varían de 4 a 20 años, teniendo el 53% una permanencia alrededor de 13 años. La mayoría llegó sola a la ciudad para trabajar como empleada doméstica. Algunas muy niñas (6, 7 años) y otras un poco más grandes (13 a 15 años). Muy pocas se trasladaron a la ciudad acompañando a sus padres sin tener un trabajo propio.

50En la muestra se confirma la tendencia que señalamos en el capítulo anterior sobre el inicio temprano de la mujer boliviana adolescente a la nupcialidad: aquí se trata del 64 % del grupo de estudio. En cuanto a su fecundidad se registró un número de 5 hijos por mujer, teniendo el 59% más de tres hijos y el 60 % de las mujeres sufrieron la muerte de por lo menos un hijo.

La dicotomía “calor” y “frío”

51Un concepto fundamental tanto en la cultura aymara como en la quechua es el equilibrio que producen las fuerzas contrapuestas en el universo. Se hace referencia a la existencia de dos fuerzas o corrientes que producen la estabilidad en el mundo. De ahí que el bien se contrapone al mal; el día a la noche; la salud a la enfermedad; la integración a la desintegración; el calor al frío (Oblitas Poblete 1963:50).

52En la concepción Aymara, para que la persona se encuentre en buen estado de salud, es necesario que haya un equilibrio entre las cualidades junt'u (calor) y thaya (frío), puesto que usu (la enfermedad) se caracteriza por el predominio de una de estas cualidades.

53También los tratamientos tradicionales y el uso de yerbas medicinales están basados en contrapuestos. Entre las yerbas tenemos las que curan enfermedades del frío y otras del calor. El acierto en los tratamientos depende de la buena elección de las yerbas (Oblitas Poblete 1963:51).

54Veremos en los siguientes acápites que las recomendaciones que recibe la usur warmi (mujer embarazada) están sustentadas por el concepto del equilibrio entre cuerpo y espíritu. Las plantas medicinales, utilizadas por las mujeres durante su embarazo parto y post-parto, procuran encontrar sobre todo un estado de estabilidad, ya que durante el embarazo el cuerpo es percibido como “cálido” y durante el parto como “frío” .

Las costumbres traídas del campo

55Cuando un campesino aymara llega a la ciudad sus adaptaciones al medio urbano serán progresivas, de lo más superficial a lo más íntimo. Cambiará más rápidamente su indumentaria y hasta su forma de hablar, que sus creencias. (Albó, Greaves y Sandoval 1983:71).

56Muy pocos alcanzan una trasculturación exitosa en que adoptan definitivamente la lengua y las maneras de ser de la ciudad occidental, repudiando por completo su mundo aymara. Esto se explica porque en el fondo, dentro del residente, están en pugna dos actitudes contrapuestas: la de ser y vivir a lo aymara, y la de escaparse de dicha realidad. Se podría añadir que el residente se siente aymara sobre todo al nivel vivencial, pero desearía ser otra cosa al nivel de status social y en su actividad pública y formal. (Albo, Greaves y Sandoval 1983:13).

57Sin duda, tanto en el campo como en la ciudad, la etapa del embarazo, está rodeada de un sinnúmero de creencias, mitos y prácticas señaladas por varios autores (Izko, Molina y Pereira 1986:98; Carter y Mamani 1982:141; Martínez 1976:114; Paredes Candia 1963:151).

58Los términos aymaras de usur warmi (embarazada) y de usuchasiña (dar a luz o como dicen las mujeres: enfermarse) emparentan el embarazo y el parto a una categoría de usu (enfermedad). A la mujer embarazada no se la aisla físicamente de la comunidad, pero sí se la considera como sujeto con estado anormal, y por ello tiene que protegerse de las amenazas desequilibradoras que la rodean mediante ritos de protección (Portugal Michaux 1987:357).

59Sobre la fecha del probable parto, algunas comentan:

  • 5 Perder el ánima. El ánima es un alma humana de menos importancia que el ajayu y da el impulso de v (...)
  • 6 Kuka uñaña. Leer en coca, verbo utilizado para indicar la actuación de los especialistas religioso (...)

“Se me pierde mi sangre, y si pasa así dos meses, ya digo estoy enferma y empiezo nomás a contar nueve meses, así pues yo sé cuando va a nacer mi wawa” (término aymara para bebé). Una mujer recordando su primer embarazo: “en mi primer embarazo pensé que estaba mal, porque mi ánimo(a)5 se había escapado, pero mi suegro me lo ha visto en coca6 y recién he sabido que estaba embarazada”.

60Una vez que saben de su embarazo, el 82% de las mujeres cuentan lo que le sucede a su esposo, porque “está conmigo”, “a él siempre se avisa, pues, a quién más”, “porque él es mi compañero”. Entre las razones para que avisen al esposo y no a otra persona están el miedo y la vergüenza que sienten: “me da vergüenza porque mi wawa chiquitita todavía está; saben hablarse, se miran, se critican, —ya está otra vez enferma— así saben decirse, por eso no sé contarme siempre”. Casi nadie comunica de su embarazo a otro familiar u otra persona por el miedo de que “un espíritu maligno puede enterarse y hacer dañø a la madre o al niño”.

61El tiempo que transcurre hasta comentarlo con su esposo varía: así el 64% de las mujeres lo hace entre el primero y segundo mes de embarazo, 27% a partir del tercer y cuarto mes y el 9% de las mujeres recién lo hace a partir del quinto mes, por no recibir comentarios negativos del marido “acaso has dormido conmigo, así me dice mi marido”.

62En cuanto a las actividades que desarrolla la mujer en la zona rural durante su embarazo, se encontró que la mayoría de las mujeres continúa desempeñando sus labores como de costumbre hasta que su embarazo está ya avanzado. A partir de entonces recibe la ayuda del esposo en algunas tareas, como la de levantar cosas pesadas y el cuidado de los animales. Esta colaboración va disminuyendo en cada embarazo, en el primer embarazo será mayor que en los subsiguientes (Izko, Molina y Pereira 1986:98; Carter y Mamani 1982:141).

63La ayuda que recibe la mujer migrante del esposo se limita a traer agua, lavar ropa o cocinar en pocas ocasiones. Comenta una mujer: “El primer mes me ayuda, porque mal siempre me pongo”, otra dice: “Recién en el último mes , cuando no puedo agacharme me ayuda a lavar”. La tercera parte del grupo no recibe ningún tipo de ayuda “no me ayuda mi marido, porque trabaja pués. Y los fines de semana tampoco, porque se va al fútbol”.

64Debido a la aguda situación socioeconómica del país, muchas mujeres con embarazos ya avanzados, ya sea en el área rural o en la ciudad, continuan desempeñando las labores en el hogar a la par de actividades fuera de él (venta de diversos productos en ferias o en las calles).

65Cuando se trata de dar consejos para tener un buen embarazo y evitar un parto difícil, surgen cantidad de concepciones y prácticas que se dan con mínimas variantes tanto en el área rural como en la ciudad. La futura madre puede recibir las siguientes recomendaciones, de parte de la madre, suegra, o de otra familiar o vecina durante su embarazo. De una manera general, durante el embarazo la mujer tiene que escoger el medio templado, mediador entre los extremos que son el frío y el calor (Portugal Michaux 1987:357).

66Así, algunas recomendaciones se refieren a los agentes cálidos y fríos que podrían alterar aún más el equilibrio interno corporal, además de otros consejos tales como:

  • No debe exponerse al lupi (sol), pués este la quemaría adentro mismo de su cuerpo.
  • No debe exponerse al frío, pues originaría una “bola en el vientre” de la mujer embarazada, alterando la circulación corporal (Portugal Michaux 1987:367).
  • No debe sentarse con la espalda al sol, porque la placenta puede pegarse a la pared del útero.
  • Hay que cuidar de no quemar la comida para que la placenta no se pegue a la espalda.
  • Debe evitar caminar sola por quebradas, para no ser agredida por los espíritus malignos: saxra7, 8lari-lari9 y wayra10.
  • No debe ver cadáveres de personas o animales para que su hijo no nazca larphata, afectado por anemia (Van den Berg 1985:109).
  • No debe quedarse sin hacer nada, porque el niño puede ser vago.
  • No debe sentarse mucho, para que la cabeza del feto no crezca demasiado.
  • Debe reducir al mínimo la preparación de la ropa del niño, en la creencia de que el niño nacerá muerto o morirá pronto.
  • Si la embarazada se antoja de alguna comida, debe ser satisfecha, ya que de lo contrario podría sufrir un aborto.
  • No debe hilar, en el caso que tenga que hilar, debe hacerlo al revés, así evitará que el cordón umbilical del niño se enrede alrededor del cuello.
  • No debe alzar cosas pesadas o calientes en la espalda, para no dañar al feto.
  • Si la futura madre no se alimenta adecuadamente durante su embarazo, podría retrasarse el parto causándole dolores intensos.
  • No se debe tocar a los recién nacidos, para evitar el t'isi (moco).

67Todas las migrantes recibieron por lo menos tres de las recomendaciones descritas arriba y trataban de cumplirlas, aunque en algunos casos les resultaba difícil. Ellas cuentan: “saben decirse, no vas a ver perros muertos, pero por donde vivimos hay cenizales y a la fuerza vemos animales muertos. Yo saludando, sé pasar y nada pasa también”. Otra comenta: “Dicen que no hay que hilar, pero a mí me llega sueño y para no dormir tengo que hilar”.

  • 11 Phasa. Tierra que contiene silicato de aluminio, con cualidades curativas (Martínez 1976, p.l 11).

68Al referirse a la alimentación de la mujer embarazada en el campo, algunos autores señalan que la embarazada por lo general come lo mismo que el resto de la familia: papa, ch'uñu (papa deshidratada), haba, tunta, pan, quinua, arroz, sultana, cebada. Toma también agua de phasa11, de vez en cuando leche de vaca o de oveja —una dieta pobre en proteínas— debido a que la carne, huevos y queso están destinados a la comercialización (Carter 1982:142; Martínez 1976:111). Algunos de estos alimentos son preferidos y recomendados a la embarazada, por su reputación de ser neutros, como el ch'uñu (Portugal Michaux 1987:357).

69Otros autores hacen referencia al concepto de la sangre de la embarazada, que es asociada a la substancia vital para nutrir el embrión. Por eso se le aconseja ingerir una serie de alimentos para mejorar su alimentación como caldos de quínua, gallina, cordero, frutas, verduras. Existen algunos alimentos y bebidas que deben evitarse: ají, alcohol, chicha. Entre las mujeres embarazadas en el campo se da un amplio rechazo a la carne y una marcada preferencia por las frutas (Izko, Molina y Pereira 1986:98).

70En el grupo de mujeres migrantes planteamos la pregunta sobre qué tipo de alimentos prefieren, y cuáles rechazan durante el embarazo. Hemos podido constatar que en la ciudad son sobre todo las condiciones económicas las que determinan la dieta de la mujer embarazada: “Eso nomás como, cuando tengo, como mejor también”, “cuando mi marido trabaja, sabe traer platita, frutita compramos y comemos pero si no hay, a veces con matecito... así nomás estamos”. Sin embargo vemos una preferencia (antojo) por las frutas: 30 % del grupo; 20 % se antojan de ensaladas y 14% consumen más carnes de vaca o de pollo.

71La explicación que dan para no ingerir algunos alimentos en su mayoría es porque no les gusta, o les provoca náuseas y en algunos casos vómitos. Así, no comen fideo o arroz, pescado, ají o condimentos: “ajo no como, sabe hacerse secar la leche”; 14% no comen verduras o cebollas, otro 14% no toma café “vuelve negro a la wawa y a uno también” y otro 14% no se sirven cereales o algunas leguminosas.

72Con referencia a los mareos, las náuseas y el malestar general durante el embarazo, para la mayoría de las mujeres, se deben a un susto o alguna herida interna causada por el trabajo físico realizado (Carter y Mamani 1982:142). Puede ocurrir también por pena o debilidad.

Tratamientos prenatales

73Estos tratamientos prenatales nos están mostrando que la medicina tradicional no solamente es curativa sino también es preventiva.

74Por eso, cuando la embarazada en el campo presenta dolores inesperados, consulta con el yatiri (adivino), el qulliri (curandero) o la usuym (partera). Generalmente el diagnóstico se hace a través de la lectura de coca y de acuerdo al resultado , se tratará a la persona con mates de yerbas, ofrendas a los espíritus ofendidos o simplemente se darán recomendaciones sobre su cuidado personal durante los meses restantes del embarazo. (Carter y Mamani 1982:142; Martínez 1976:112).

75Todas las mujeres del grupo migrante, creen tener esas molestias debido a que el feto está en mala posición o por que se “enfriaron” y el 55% de ellas procede a friccionarse o pide que lo haga su esposo, con mentisan, belladona, con la saliva producto de la masticación de la coca, o toma algún mate de manzanilla o coca.

76El 14% fué donde el adivino y siguió sus recomendaciones, una de ellas nos dijo: “él me lo ha mirado en coca, —maldición es— me ha dicho, que me bañe con unas yerbas el martes en la tarde”. Otras (el 14%) acudieron donde la partera, quien utilizó como tratamiento en un caso el qaqtapi y en los otros el taltapi (ver más abajo).

77Casi ninguna de las mujeres hace control prenatal en una posta o centro de salud cercano, eso se demuestra en el hecho de que solo el 17% del grupo acudió a la posta de su zona cuando los dolores eran intensos “a la posta de Las Lomas he ido, y el doctor una pildorita nomás me ha dado”.

78Aquí no influye el costo de la consulta ya que es un servicio gratuito en la mayoría de los centros. Lo que prima sobre todo es la confianza en sus propias prácticas tradicionales.

79A pesar de que existen centros hospitalarios, en la región son excepcionales las mujeres que acuden a una consulta: la mujer aymara no cambia por nada el trato personal en la seguridad de su casa, la conversación en su propia lengua y la comprensión y la importancia que le da a su mundo espiritual el especialista local (Carter y Mamani 1982:143). Ella evita así la vergüenza de los exámenes vaginales, la posición incómoda para dar a luz en el hospital, las prácticas de higiene rigurosas que contradicen a la prescripción tradicional del baño parcial sólo después de una semana o el baño completo luego de un mes, además del gasto que significa llegar al hospital (Hatch 1982: 337).

80Al respecto, una promotora del programa de embarazadas del Ministerio de Salud nos comentaba: “Por los alimentos más que todo iban desde el tercer mes de embarazo, en el cuarto, quinto mes ya sacaban alimentos”. Respecto a los médicos señala: “Felizmente buenos nomás me han tocado”. Algunas dicen nos lastima al tocarnos y el médico dice cuando sus maridos les tocan no les lastiman? a sus maridos no les dice nada..nos ha tocado no más buenos médicos. “Las señoras tienen miedo de ir al hospital, a los médicos “por ahí me hacen mal, se equivocan, hasta en análisis se equivocan. Sería bueno seguir con medicinas caseras eso no nos hace daño”.

81Se conocen dos tratamientos prenatales tradicionales:

  1. El taltapi o manteo. Cuando la madre se queja de dolores se supone que se debe a una mala posición del feto y la partera ya sea sola, o con la ayuda de cuatro personas procederá a realizar el taltapi. Este tratamiento consiste en lo siguiente: una vez tendida la mujer embaraza en un poncho o en una frazada, deberá cambiar de posición (adelante, costado derecho, costado izquierdo, de espaldas con la cara hacia abajo) de acuerdo a las instrucciones que le dá la partera, mientras ésta sacude suavemente de ambas esquinas el poncho. Todo esto con el propósito de acomodar al bebé correctamente de manera que el nacimiento sea fácil. El tratamiento concluye con breves masajes de ambos costados del abdomen con el zumo de la coca en forma de saliva.( Carter y Mamani 1982:142, Martínez 1976: 112). Ocho días después se realiza la misma operación para “reacomodar” los órganos de la madre y prevenir futuras complicaciones”(Portugal Michaux 1987: 358).
  2. El qaqtapi, consiste en un masaje a la embarazada cuando sufre de dolores en el cuerpo, estos masajes se los hace con una pomada preparada con cebo de vacuno negro mezclado con hierbas molidas como el molle, romero, chacataya, solda que solda o jamillo (Carter y Mamani 1982:142). Todas estas plantas son de naturaleza cálida ya que se supone que la causa de los dolores se deben a un “enfriamiento” del cuerpo de la embarazada.

82Estos tratamientos tradicionales son conocidos por las 22 mujeres, muchas de ellas en el primer parto recurrieron a una partera, para posteriormente ser ellas o algún familiar quién lo haga. El 77% de las mujeres utilizaron alguno o ambos tratamientos. De este porcentaje, al 41% le hicieron el tallapi, “en poncho negro saben sacudirme, mi esposo nomás, me duele cuando camino mucho por eso me hago sacudir”, al 31% le hicieron el qaqtapi poco antes de tener al bebé, “con grasa de oveja me saben friccionar y con trapo negro me saben envolver” y el 5% utilizó ambos tratamientos, “mi papá sabe mascar coca y con su saliva, con eso me fricciona, me sacude también para que se arrecte la wawa”.

El parto

83En un estudio sobre el lugar de parto según la zona, el año anterior en zonas objeto de nuestro estudio y sobre un subtotal de 98 partos en las zonas de Pasankeri, LLojeta y Las Lomas, 82% fueron partos domiciliarios; de este porcentaje la atención estuvo a cargo de un familiar en el 72% de los casos, 8% de los partos fueron atendidos por una partera y 2% de los partos por un profesional. El 18% restante fueron partos hospitalarios (Informe de actividades 1990 c.c.c., cuadro 17).

84Al considerar que durante el parto se enfría el cuerpo, el lugar preferido para dar a luz es la cocina, por lo caliente que es, ya que se piensa que si durante el parto se recibe una corriente de aire se puede estancar y podrir la sangre. Durante el parto pueden ayudar la madre, la usuyiri, el esposo, la suegra. En algunos casos la mujer tiene el bebé sola.

85Para que se expulsen coágulos de sangre, se le ofrece a la parturienta mate de sanu-sanu o itapallo (Carter y Mamani 1982:143, Martínez 1976: 119).

86Durante el embarazo, para facilitar el parto y después del parto, ya sea en el campo como en la ciudad, la mujer recibe una serie de mates de yerbas “cálidas” o “frías” en busca de mantener su equilibrio corporal. Las plantas nombradas en algunos libros (Carter y Mamani 19 82:142-43, Martínez 1976:119) mas las citadas por las mujeres nos sirvieron de base para el cuadro 2:

87En el grupo de estudio, el 55% de las mujeres, al sentir los dolores y para facilitar su parto, tomó entre una a tres tazas de mates, ofrecido en la mayor parte de los casos por el esposo, algún familiar, la partera o una vecina.

Cuadro 2. Plantas usadas durante el embarazo, durante o después del parto

Cuadro 2. Plantas usadas durante el embarazo, durante o después del parto

Fuente: elaboración propia con base en datos de estudio de BASTIEN 1982. Calidad de las plantas señaladas por las señoras.

88A medida que los dolores van aumentando se le va dando otros mates, como la manzanilla con poco azúcar, o bien un masaje por todo el cuerpo, con alcohol tibio, prestando especial atención a los músculos de la región baja posterior y del abdomen.

89El 18% toma una pastilla que la partera o algún familiar le proporciona “un pujante han comprado de la farmacia y eso he tomado para tener la wawa”.

90Un 9% recién tomó mates después del parto.”Después del parto saben darme mate de hojas de higo para limpiar dice”; “me saben dar mate de perejil o de Q'uwa, “apura a que baje toda la sangre y limpia hasta el mes y si no tomara dice que se me puede juntar la sangre”.

91El 18% restante realizó diferentes prácticas. Tomar lo siguiente: “pelo o cuero de vicuña retostado, en caso de cuero la parte del cuello que todavía tenga sangre”. Otra dice: “En mi primer hijo toda clase de mates he tomado y todo lo vomitaba y entonces me han dado una sopa de carne fresca con orégano y así más fácil he tenido, eso nomás hago ahora”. Otra señora: “Antes, mate de manzanilla y otras cosas, pero el doctor me ha dicho que peor es y ahora una taza de chocolate nomás tomo”. “Yo ensalada me pido pepino, lechuga con harto aceite y así tengo”.

Soluciones en un parto difícil

92Cuando un parto es difícil, buscan las causas que producen tal hecho, entre otras, las actitudes de la madre durante el período prenatal. Si la madre ha tejido o hilado durante la espera, entonces agarran cualquier prenda tejida y la empiezan a desatar o empiezan a hilar a la inversa porque piensan que el cordón umbilical puede estar enredado como los hilos del tejido y al hacerlo en forma invertida creen que se solucionará el problema. Si se sospecha de una maldición se prepara una ch'iqa ch'ank'a (hilos preparados a la izquierda) de lana negra de llama, y se la va arrancando en pedazos, con una oración, por encima del cuerpo de la parturienta.

  • 12 Kupala. 'Copal', árbol grande que brota en regiones selváticas tropicales. La resina extraída de e (...)

93Luego se lleva a la persona a la braza juntamente con kupala12 (copal) para. sahumar y finalmente la mujer sopla una botella vacía lo que simboliza la expulsión del niño (Carter y Mamani 1982:143).

94Si todo esto no da resultado, la persona que atiende el parto se lava las manos con agua tibia y jabón, mezclado con aceite comestible para introducir la mano a la vagina y sacar al niño a la fuerza. Una vez que nace el niño, le frotan a la madre con sebo caliente de toro, y le hacen tomar mate caliente de coca y orégano, manzanilla con unas cuantas gotas de aceite.

95Al ser consultadas sobre si tuvieron o no un parto difícil, el 82% indica haber tenido por lo menos un parto difícil y que para ayudarle, ya sea la partera o su familia hizo lo siguiente: desatar en sentido invertido alguna prenda que la madre había tejido para el niño, pensando asi desenredar el cordón umbilical del cuello del niño, “en mi hija Genara, camisita me lo han desatado”; ofrecer mates, “han desatado, hilado, me han friccionado y nada siempre, entonces pepas de zapallo restostado me han dado y como café he tomado”; efectuando el taltapi, “me han sacudido, me han agarrado de aquí (axilas) y me han movido así (de izquierda a derecha)”.

  • 13 Sajraña. Peines de raíces de Bromeliaceae, pequeñas escobas de 10 a 15 cm de largo y 6 a 8 cm de d (...)

96Otras prácticas a las que se recurrió para solucionar la dificultad consistió en lo siguiente: “la escoba ponen en cruz y hay que pasar por los cuatro lados”, “han sahumado el cuarto para que no venga el saxra, cebolla caliente debajo de la cama saben poner, para tener fácil”, “comer, caminar y sahumar eso me ayuda”, “yo ya no me acuerdo... como muerta me habían llevado al hospital”. “Con algo me han raspado mi espalda, cuchara de palo me parece”, “Sí, con sajraña13 se saben raspar la espalda”.

97Durante el trabajo de parto el 64% de las mujeres recibió la colaboración de algún familiar, sobre todo del esposo, luego de la suegra y si no estaba ninguno de los dos la ayuda fué de otro familiar; el 18% prefiere tener al bebé sola, “solita nomás, porque si están me asustan y me suspende dolor, nace la wawa recién entra mi marido”; “antes me ayudaba la partera pero aquí, como el doctor cobran, 50 cobran si es mujer y 70 si es varoncito, por eso, solita nomás tengo; con el doctor no, “He ido una vez... me sabe lastimar, se llorarme siempre, por eso no quiero ir”.

98Finalmente el 14% de las señoras recibió la ayuda de una partera, además de un familiar o vecina.

99Cuando se les preguntó quien les ayudó más durante el parto y cómo, obtuvimos las siguientes respuestas: El 60% de las mujeres indica que las personas que más les ayudaron fueron: el esposo, en algunas casos acompañado con la suegra o la madre de la parturienta; la ayuda recibida consistía en fricciones, agarrarle la mano, hablarle, agarrar a cabeza, realizar el manteo “Mi marido me agarra de la cintura y me sacude”. El 40% señala que la persona que le ayudó más fué la hija mayor o algún otro familiar, en particular dándole mates.

100Lo importante para las mujeres es tener algún familiar antes, durante o después del parto, de no estar sola, a no ser que así lo solicite ella. Todos estarán atentos a cualquier pedido que haga ella. El rechazo a una atención hospitalaria viene de que este apoyo no se da en una institución.

La importancia de la placenta

101Para los Aymaras, la placenta o wawa iqиiñа tiene gran importancia etiológica y viene a conformar parte del vasto mundo de lo sagrado, proporcionando explicaciones fáciles para los infortunios de la vida. Es por eso que será un anciano quien se ocupe de lavar bien la placenta, extrayendo toda la sangre de todas las venas para que la cara del niño resulte simpática y no llena de mochos. Una vez lavada, en algunas comunidades, la queman echando luego las cenizas en el techo y en otras comunidades la entierran en el patio. Si no se deshacen de ella correctamente, tanto la madre como el hijo están en peligro, se llega incluso a decir que el niño no se criará sano ni fuerte y aún, probablemente muera. Si en el futuro el niño presenta algunos defectos físicos, o anda siempre sucio, se atribuye también al hecho de no haberse lavado bien la placenta. Si cuando adulto es alcohólico, se dice que cayeron unas gotas de alcohol en la placenta (Carter y Mamani 1982:145; Martínez 1976:122).

102Los datos que recogimos en la ciudad sobre las actitudes tomadas con la placenta nos muestran la importancia que tiene para las mujeres el destino de ésta. Más de una de las entrevistadas preguntaba “Y en el hospital, qué hacen con la placenta, la botan nomás no ve”.

103Todas las mujeres han enterrado o guardado la placenta, alguna recordando un parto anterior (tomamos para el estudio el último parto), “en mi Eduardito, sí en él, lo hemos botado nomás por eso pienso que se ha muerto, por eso no se bota hay que guardar”.

  • 14 K'ara. Pelado, sin nada, sin bienes materiales (entrevista mujeres migrantes La Paz 1991).

104En el 36% de los casos, luego de lavar bien la placenta, la enterraron en el cuarto donde viven, en el patio y en un caso en el río. Otro 36% luego de lavar la placenta la enterró o guardó en un pedazo de papel, de saquillo (envase para alimentos de tela de algodón crudo), en sombrero viejo, con chuño, quinua, trigo, papa, haba, arveja, etc. “El abuelo sabe lavar y en papel sabe guardar, quinua, chuño, granos, alimentos todito, de todo, cuando va ser gente toda cosa va ha tener, para que no falte, sino k'ara14 puede ser”.

105Como se puede apreciar, el 72% de las mujeres procedió a lavar la placenta y un 5% se pisó la placenta para sacar toda la sangre. La persona encargada para esto generalmente es el abuelito, si él no está lo hace el esposo para que la cara de la wawa sea limpia “se lava bien, hay que sacar bien toda la sangre, carita limpia, en mi hijita no han debido lavar bien, fea vena en el pie tiene”.

106En 23% de los casos proceden a enterrarla sin lavar, “se entierra para que el perro no se lo coma; sino el cuerpo como mordido aparece”. Otros conceptos vertidos durante la conversación son: “No se bota sagrado no ve es, hay que limpiar bien la sangre para que la cara de la wawa sea limpia, para que la cara de la mamá no se quede manchada”; “No se tira al río porque el frío pasa y la wawa se enferma y la madre tiene dolor de espalda”, “se aprovecha para ver la suerte, se agarra y se apreta, si sale sangre negra mal te va ir, sinó si la sangre es clarita es buena suerte”, “El cordón se corta con loza, si se corta con cuchillo o tijeras, ladrón puede ser dicen, cómo será?”, “Cortito nomás hay que cortar el cordón para que no sean de vida licenciosa”.

Cuidados en el post-parto

107Los Aymaras en el campo muestran una gran preocupación por la madre, ya que es atendida por el esposo, la suegra, la partera o algún otro pariente. Ella permanecerá en la cama durante tres o cuatro semanas en el primer parto y varios días en los siguientes. Para evitar que haya hemorragias, la madre es envuelta fuertemente con un chumpi, lo que también evita que su matriz vacía sufra un desgarramiento.

108Al considerarse que durante el parto todos los poros del cuerpo se han abierto, lo que significa un grave peligro, pues la madre al estar simbólicamente “abierta”, está expuesta a cualquier agresión. Por eso tiene prohibido tocar agua: no puede bañarse ni lavar ropa, ni bañar a su hijo por espacio de tres semanas a un mes, al término del cual tomará un baño de romero. Este baño además de ser benéfico por sus cualidades antisépticas y tonificantes del romero, tiene un aspecto simbólico importante, ya que permite al cuerpo terminar su proceso de reconstitución. De no cumplir dicha prescripción se corre el riesgo de que sobrevenga el “sobreparto”. Este estado llamado “sobreparto” parece ser causado por un desequilibrio térmico corporal, provocado por un exceso de frío —comidas frías o agua fría— o de calor —no se debe mirar al sol (Portugal Michaux 1987:360-361).

109En el grupo se confirma lo señalado ya que el 59% no lava, el 18% no sale del cuarto y otro 18% se protege del frío; además comentan: “Sopla el frío, se hincha uno y eso es sobreparto, te pones completamente mal”,

  • 15 Mikhi. Espíritu maligno imaginado como una mujer con una luz entre las piernas que vagabundea por (...)

110“me cuido del sobreparto, dicen que es peor que el parto, como? no tomar agua cruda ni refrescos en botella, no tejer porque, los palillos son fríos y las manos se rajan en si es, todo el cuerpo queda como carne de un recién nacido, no hay que sentarse de lado nomás para que salga toda la sangre”. “Con el gato, perro o la gallina no hay caso de hacer ver a la wawa de sus ojitos legañas salen mikhi15 dicen, no ve”.

111La dieta de la madre es especial, sobre todo le dan alimentos cálidos, evitando los fríos (papa, quinua, kañawa). Las mujeres recuerdan su parto por la cantidad de carne que consumieron. Algunas recordaron así, que durante el primer parto comieron dos corderos y en el segundo uno; reciben en este período cuatro comidas al día, entre las comidas , se prepara la ropa del niño, no habiéndolo hecho antes debido a la creencia de que un exceso de preparativos puede causar la muerte del niño (Carter y Mamani 1982:147; Martínez 1976:124).

  • 16 Chairo. Sopa típica del Departamento de La Paz con extensión en el Altiplano y Valles de Bolivia. (...)

112En la muestra, el 55% se sirve un caldo de cordero con chuño y arroz, la cantidad varía entre 2 a 4 platos diarios, constantemente recuerdan que antes, durante un mes podían servirse este alimento, pero que ahora por la situación social y económica en la que se encuentran, a veces solo reciben este alimento durante una semana. Algunas señalaban que preparan la sopa con la rabadilla (corte de carne que corresponde al lomo posterior a la cintura de la espalda del cordero) “La rabadilla del cordero hay que comprar y preparar la sopa así el cuerpo vuelve a su lugar”; también un 18% de las mujeres indica que continua sirviéndose comida corriente, “no hay plata pues para comer otras cosas”. Otro 14% se sirve chairo16, “chairito me sirvo unos 15 días si come comida corriente se le puede hinchar el estómago”; el 14% come sopa de carne de vaca con arroz y chuño, “caldo de carne fresca, eso como”.

113Cuando preguntamos qué tipo de alimentos no se sirve y las razones, obtuvimos los siguientes datos: el 41% no come cebollas y da una serie de explicaciones para no hacerlo, “el cuerpo está abierto, como si nuestro cuerpo estuviera lleno de agujeros como colador y el frío puede entrar”, “no se come cebolla ni hay que tomar agua fría porque se levanta sobreparto”, “cebolla no, tiene llaga nuestro vientre y lo malogra más, no hace que se vuelva a lo normal”; el 27% indica que no se sirve ya sea frutas o verduras o pescado porque son alimentos frescos y por eso hacen daño; “nada frío hay que comer ají no, cebolla, queso, huevo, hay que abrigarnos el parto frío, es no ve”. Otro 27% no come sal, “la madre (útero) como herida está, por eso sin sal se come yo un mes sin sal cocino” y otros condimentos porque le hace mal, “yo he comido queso humacha y como tiene ají, mal me ha hecho, mi matriz fuerte me ha dolido me daba ganas de pujar nomás”; “Sin ajo sé comer, seca la leche pués”. Las mujeres que son parteras coincidieron señalando que el consumo de cebolla después del parto produce cáncer porque el cuerpo está bien delicado.

114El siguiente aspecto fue comentado por una de las mujeres: “después de mi parto, mi marido sabe ir a comprar cosas para cocinar y me deja sola, me trae espejo, tijera, cuchillo, para que no entre el sajra, no te vas a dormir me dice; me sabe querer vencer el sueño grave siempre , pero no sé dormir hasta que llega mi marido”.

  • * Agradezco el apoyo del Centro Comunal “El Carmen”. Especialmente la colaboración en la elaboración (...)

115A lo largo de este artículo hemos tratado de rescatar y explicar algunas de las numerosas concepciones de la cultura aymara en Bolivia sobre el embarazo. Reconocemos que falta profundizar muchos aspectos, sin embargo creemos haber aportado al conocimiento y análisis de algunos puntos claves. Queda demostrado en este pequeño estudio que las mujeres aymaras migrantes conservan todavia muchas de sus tradiciones culturales en salud a pesar de haber estado por varios años bajo la influencia citadina*.

Bibliographie

BIBLIOGRAFIA

Albo, X., 1988.- Raíces de América: El mundo Aymara. UNESCO, Alianza Editorial, Madrid, 607 p.

Albo, GREAVES & SANDOVAI., 1983.- Chukiywu, la cara aymara de La Paz (III). Cabalgando entre dos mundos. Cuaderno de Investigación cipca (La Paz), No. 26.

Bastien, J.W., 1987.- Healers of the Andes: Kallawaya Herbalist and their Medicine

Plants, University of Utah Press, Salt Lake city, 198 p.

Bastien, J.W., 1982.- Pharmacopoeia of Qollahuaya, Journal of Etnopharmacology Elsevier Scientific Publishers, Ireland.

Cárdenas, M., 1989.- Manual de plantas económicas de Bolivia, Editorial Los Amigos del Libro, 2a. ed. La Paz-Cochabamba, 333 p.

Carter, W., Mamani, M., 1982.- Irpa Chico Individuo y Comunidad en la Cultura Aymara, Juventud, La Paz, 460 p.

Conapo, 1988. - Mujer, trabajo y Reproducción Humana en tres contextos urbanos de Bolivia. 1986-1987; La Paz.

Costa Arduz, R., 1988.- Compilación de Estudios sobre Medicina Kallawaya, Instituto Internacional de Integración Convenio Andrés Bello, La Paz.

Equipo crecimiento y desarrollo, 1990. - Informe de Actividades de la Gestión 1990, Informe mimeografiado, Centro Comunal El Carmen, La Paz.

Franqueville, a., aguilar, G., 1988. - El Alto de La Paz: Migraciones y Estrategias Alimentarias en Bolivia, inan/orstom, La Paz, 163 p.

Hatch, J.K., 1982. - Nuestros Conocimientos. Prácticas Agropecuarias Tradicionales en

Bolivia, Vol. ii Región de Valles Templados. Un texto escrito por familias campesinas,

Ministerio de Asuntos Campesinos y Agropecuarios, La Paz, 450 p.

Instituto nacional de estadística (ine), 1990.- Encuesta Nacional de Demografía y Salud 1989 (endsa), Ministerio de Planeamiento y Coordinación, La Paz, 138 p.

Iriarte, G., 1989. - Análisis crítico de la realidad. Esquemas de Interpretación, senpas-CEB, La Paz, 666 p.

Izko, J., Molina, R., Pereira, R., 1986. - Tiempo de Vida y Muerte, Estudio de caso en dos contextos andinos de Bolivia, CONAPO, ministerio de Planeamiento, CHD-Canadá, La Paz, 318 p.

Kroeger, A., Ruiz Cano, W., 1988.- Conceptos y tratamientos populares de algunas enfermedades en Latinoamérica, Centro de Medicina Andina, Cuzco, 229 p.

Libermann, K.., Godinez, A., Albo, X., 1989. - Mundo Rural Andino, en: Para comprender las culturas rurales en Bolivia: 18-156; mec-cipca-unicef, La Paz.

Martínez, J., Odera & Mari, 1976.- Matrimonio y familia en Bolivia. Estudio comparativo del matrimonio y vida de familia en el altiplano, los valles y el trópico, Los Amigos del Libro, La Paz-Cochabamba, 272 p.

Morales, R., Rogabado, F., 1988.- Los grupos vulnerables en las economías en desarrollo. El caso Boliviano, Ministerio de Planeamiento y Coordinación, La Paz, 422 p.

Muñoz Vera, C, 1989.- Perfil de la Mujer Boliviana, CIDEM, La Paz.

Musch, M., 1991. - Pasankeri. El desafío de una zona en construcción, Centro Comunal El Carmen, La Paz, 102 p.

Oblitas Poblete, E., 1963.- Cultura Callahuaya, Talleres Gráficos Bolivianos, La Paz, 507 p. 190,1969.- Plantas medicinales de Bolivia, Los Amigos del Libro, La Paz, 520 p.

Paredes, R.M., 1983.- Mitos, supersticiones y supervivencias populares de Bolivia, Isla, 3a. edición, La Paz, 309 p.

Portugal Michaux, J., 1987.- Embarazo y parto en el norte de Pacajes. Reunión Anual de Etnología: 355-362; La Paz.

Quiroga, A., 1990.- Salud y Mujer, en: Políticas para la incorporación de la mujer en la estrategia de desarrollo (Coordinadora de la Mujer, ed.): 55-84, La Paz.

Rance, S., 1990.- Planificación familiar se abre el debate, conapo, La Paz, 192 p.

Van Den Berg, H., 1985.- Diccionario religioso Aymara (II), ceta-idea, Iquitos, 280 p.

Wolowyna, O., Pinto Aguirre, G., 1990.- Sobrevivencia infantil en Bolivia, Conapo, La Paz, 262 p.

Notes

1 Rutuchi. Nombre del rito del primer corte de pelo de un niño. Este rito se realiza generalmente cuando un niño tiene entre uno y dos años de edad y marca la transición de la infancia a la niñez. Los padres escogen padrinos para esta ceremonia. El niño está sentado solo sobre un awayu (tejido) al lado de un plato con tijeras. Primero corta el padrino, llevando junto con las tijeras un billete. Después le siguen todos los presentes (Van de Berg, 1985:132).

2 Susto. por muchas razones el hombre puede dejarse asustar. Tras de esto están generalmente, los espíritus malignos. El efecto es, casi siempre, que se sale el alma del cuerpo y que se enferma. Se habla de la enfermedad del susto (Van de Berg 1985:180).

3 El khari-khari es un personaje legendario, a menudo imaginado como un sacerdote o monje que vagabundea en las noches oscuras por los caminos del campo. Adormece a los transeúntes solitarios, les corta la carne y extrae grasa de sus cuerpos para hacer velas. La víctima muere más tarde (Van de Berg 1985:101).
Los Quechuas hablan de kharisiris o lik'ichiris. Algunos médicos que analizaban este fenómeno identifican la enfermedad atribuida al khari-khari a la anemia, a veces combinados con infecciones de ganglios. Otros la identifican con la fiebre tifodea y los cuadros de abdomen agudo (Musch 1990:68).

4 El rayo. Una persona puede asustarse y enfermarse o morir por varias causas: puede ser que le haya caído el rayo, que esté con pena, etc.

5 Perder el ánima. El ánima es un alma humana de menos importancia que el ajayu y da el impulso de vida del hombre. También el ánima puede perderse y salir del cuerpo, pero su pérdida no puede causar la muerte. (Van der Berg, 1985 p. 25).

6 Kuka uñaña. Leer en coca, verbo utilizado para indicar la actuación de los especialistas religiosos que diagnostican enfermedades por medio de las hojas de coca.(Van den Berg, 1985 p.96). El término botánico de Coca es Erythroxillum Coca.

7 Saxra. Nombre genérico de los espíritus malignos dependientes supaya (8). Los espíritus malignos son numerosos y vagan por todo el territorio de los Aymaras. Actuan principalmente de noche, más en especial aún en la medianoche, causando en las personas humanas la pérdida del alma y enfermedades. (Van de Berg 1985:173).

8 Supaya. Originalmente un espíritu ambivalente, maligno y benévolo, que por influencia del cristianismo ha sido degradado e identificado con Satanás. Actualmente el supaya ocupa el puesto más alto en la jerarquía de los espíritus malignos (Van de Berg 1985:179).

9 Lari-lari. Espíritu maligno que tiene la figura de un animal. (Van den Berg, p. 109).

10 Saxra wayra. 'Viento maligno' (saxra: maligno, espíritu maligno; wayra: viento). Un viento dominado por espíritus malignos que causa ciertas enfermedades. (Van de Berg 1985:174).

11 Phasa. Tierra que contiene silicato de aluminio, con cualidades curativas (Martínez 1976, p.l 11).

12 Kupala. 'Copal', árbol grande que brota en regiones selváticas tropicales. La resina extraída de este árbol es colocada en las ofrendas como don olfatorio para los seres sobrenaturales y sirve también para sahumerios. (Van Den Berg, 1985, p. 98).

13 Sajraña. Peines de raíces de Bromeliaceae, pequeñas escobas de 10 a 15 cm de largo y 6 a 8 cm de diámetro, destinadas a desenmarañar los cabellos muy apelmasados Se las fabrica también de las raices tiesas y duras de varias Puyas de altura. (Cárdenas, M., 1989, p. 216).

14 K'ara. Pelado, sin nada, sin bienes materiales (entrevista mujeres migrantes La Paz 1991).

15 Mikhi. Espíritu maligno imaginado como una mujer con una luz entre las piernas que vagabundea por las chacras y trata de destruir los cultivos. Es capaz también de perjudicar la salud de las crías de los animales pequeños y causarles la muerte. (Van den Berg,1985 p. 122).

16 Chairo. Sopa típica del Departamento de La Paz con extensión en el Altiplano y Valles de Bolivia. El caldo se prepara con carnes frescas o secas a las que se añade chuño molido o picado, papa y/o haba, arvejas, y/o trigo mote o pataska, hierba buena, y que al momento de servir se espolvorea con perejil picado. (Franqueville y Aguilar, 1988, p. 154).

Notes de fin

* Agradezco el apoyo del Centro Comunal “El Carmen”. Especialmente la colaboración en la elaboración de la primera parte de Mirjam Musch (investigadora social del Centro Comunal hasta 1991) y de dos colegas, Eulogia Mejía por la corrección final y Martha Lima por el apoyo en el Aymara durante las entrevistas.

Table des illustrations

Titre Cuadro 1 Bolivia: Perfil Demográfico
Légende Fuente: (a) Banco Mundial, World Development Report 1988.(b) INE, diversas publicaciones.(c) Morales y Rocabado, 1988.En: Políticas para la incorporación de la mujer en la estrategia de desarrollo, 1990:56.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2046/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 93k
Titre Cuadro 2. Plantas usadas durante el embarazo, durante o después del parto
Légende Fuente: elaboración propia con base en datos de estudio de BASTIEN 1982. Calidad de las plantas señaladas por las señoras.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2046/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 170k

© Institut français d’études andines, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search