Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Guayaquil: Arquitectura, espacio y sociedad, 1900-1940

 | 
Marie Sophie Bock

2. Estudio macro-espacial de la arquitectura y de la sociedad guayaquileñas (1900-1940)

Texte intégral

1En este primer capítulo, presentamos la distribución de los testimonios arquitecturales del período 1900-1940, insistiendo en la evolución de los materiales de construcción. Este enfoque general nos permite realizar un estudio comparativo de una manzana característica del centro y de un tipo de distribución parcelaria lineal al Norte de la ciudad. Finalmente presentamos algunos ejemplos detallados de los edificios públicos y privados de la época en el contexto de la evolución de las corrientes arquitecturales de 1900-1940.

LA DISTRIBUCION ESPACIAL DE LOS TESTIMONIOS ARQUITECTURALES DURANTE EL PERIODO 1900-1940

Cartografía de los testimonios arquitecturales

2Se representaron cartográficamente (figuras 3 y 4) las características de los edificios construidos entre 1900 y 1940. Estos edificios, en número de 167 para el período 1900-1940, fueron extraídos de la obra de Pablo Lee y Florencio Compte (1987) testimonios arquitecturales que aún existen actualmente, a fin de estudiar su distribución en el espacio en función de su asignación social y económica.

3Las primeras conclusiones que podemos sacar de esos mapas son las siguientes: dispersión de los edificios en el seno del espacio urbano; ausencia de un centro histórico con límites claramente definidos. Los grupos de construcciones caracterizados por especificidades arquitectónicas comunes y que influyen de manera importante en la configuración urbana son muy escasos y están dispersos geograficamente; sin embargo, se pueden identificar algunos conjuntos urbanos homogéneos en función de su fecha de construcción (figura 5) (Lee, P.; Compte, F.; Peralta, C, 1989).

4El primer conjunto corresponde a los edificios construidos antes de 1925; ocupa espacialmente tres sectores: el barrio de Las Peñas al Norte, los grupos de manzanas que forman el paseo del río y están situados proximos al Municipio y a la Gobernación en las parroquias de Bolívar y Rocafuerte, así como el conjunto urbano de la parroquia Carbo alrededor del mercado Norte. Estos dos últimos constituyen lo que se puede llamar la «vieja» Guayaquil, anterior al gran auge cacaotero pero muy marcado por él. Constituye la simbiosis comercio-servicio-residencia representativa del marco de vida de la burguesía de la época.

5El segundo conjunto, posterior a 1925, está constituido por el sector periférico situado al Oeste de la parroquia Rocafuerte y por el barrio del Centenario. Es particularmente significativo del crecimiento espacial de la ciudad en el contexto de la prosperidad cacaotera y corresponde a un intento de respuesta a la crisis, al buscar las clases burguesas nuevos barrios residenciales distintos al viejo centro y al instalarse las clases medias bajas en los terrenos aún no lotizados.

6El tercer conjunto, en donde se mezclan los dos períodos arquitecturales, es un sector intermedio situado a lo largo de la avenida 9 de Octubre, segundo eje principal de la ciudad después del Malecón Simón Bolívar.

7La figura 4 presenta las residencias, las residencias-comercios y los comercios y permite detallar este estudio de distribución. En efecto, estos edificios de tres funciones diferenciadas representan la mayoría de los testimonios arquitecturales inventariados. Las construcciones que albergaban servicios o equipamientos, ahora anticuadas, fueron a menudo reemplazadas progresivamente por nuevos edificios, más modernos y más funcionales. Es por ello que no quedan sino pocos edificios de interés histórico destinados a estas actividades y el mapa que podríamos haber elaborado de ellos no habría sido suficientemente representativo.

8El más característico de los conjuntos es el situado en las parroquias Bolívar y Rocafuerte, al borde del río Guayas; corresponde a la zona de poblamiento y de desarrollo urbano más antiguo de la ciudad y en ella se concentran una cantidad de testimonios particularmente importante. La figura 6 permite poner en evidencia la jerar-quización de la distribución espacial de tales testimonios en franjas paralelas con relación a un eje estructurante de actividades formado por los muelles del Malecón Simón Bolívar.

9Este conjunto urbano se caracteriza por una gradiente Este-Oeste que pone en evidencia la disminución del número de edificios destinados a comercios o servicios «exclusivos», situados proximos al Malecón, eje principal de las actividades más importantes. Hacia el Oeste, estas actividades centrales declinan en favor de las actividades de barrio, complementarias a la función residencial. Se trata de una estructura en franjas, de media manzana, de un lado y otro de las calles ubicadas al interior del perímetro limitado por el Malecón Simón Bolívar al Este, la calle 10 de Agosto al Sur, la avenida Chile al Oeste y la calle Víctor Manuel Rendón al Norte.

10La primera franja está exclusivamente vinculada a las actividades portuarias que ocupan un espacio relativamente extenso. En esta parte de la ciudad, el Malecón está reservado casi exclusivamente a las actividades ligadas al embarque y al transporte del cacao. La vía pública, está ocupada por secadores de cacao, derecho de los cacaoteros que nadie cuestiona; los granos son empacados en sacos, cargados a las espaldas por hombres, hasta los barcos atracados a lo largo de los muelles. La actividad portuaria es intensa:

...alrededor de la aduana, la profusión de barcos, las pilas de cajones, entre las cuales se agita la cuadrilla de cargadores, da una idea de la renta enorme que produce al Estado la importación de mercancías por el puerto principal de la república (Boloña Rodríguez, E., sin fecha, p. 117).

Figura 3: DISTRIBUCIÓN DE LOS TESTIMONIOS ARQUITECTÓNICOS IDENTIFICADOS EN GUAYAQUIL EN 1987 (Período 1900-1940)

Figura 3: DISTRIBUCIÓN DE LOS TESTIMONIOS ARQUITECTÓNICOS IDENTIFICADOS EN GUAYAQUIL EN 1987 (Período 1900-1940)

Fuentes: Rojas, M.; Villavicencio, G., 1988.
Lee, P.; Compte, F., 1987. Elaboración: M. S. Bock.

Figura 4: DISTRIBUCIÓN DÉ LOS TESTIMONIOS ARQUITECTÓNICOS RESIDENCIALES Y COMERCIALES IDENTIFICADOS EN GUAYAQUIL EN 1987 (Período 1900-1940)

Figura 4: DISTRIBUCIÓN DÉ LOS TESTIMONIOS ARQUITECTÓNICOS RESIDENCIALES Y COMERCIALES IDENTIFICADOS EN GUAYAQUIL EN 1987 (Período 1900-1940)

Fuentes: Rojas, M.; Villavicencio, G., 1988.
Lee, P.; Compte, F., 1987.
Elaboración: M. S. Bock.

Figura 5: DISTRIBUCION DE LOS CONJUNTOS HOMOGENEOS DE LOS TESTIMONIOS ARQUITECTONICOS

Figura 5: DISTRIBUCION DE LOS CONJUNTOS HOMOGENEOS DE LOS TESTIMONIOS ARQUITECTONICOS

Elaboración: M. S. Bock

11La segunda franja está constituida por las manzanas que dan al Malecón; predominan los edificios que albergan a las casas importadoras y exportadoras y sus bodegas (fotografía 1).

12La tercera franja, situada de un lado y otro de la calle Pichincha, reúne las actividades complementarias a la anterior; constituye el espacio de los comercios minoristas de lujo, de los grandes almacenes (fotografía 2) que ofrecen una gran variedad de mercaderías nacionales y extranjeras, de establecimientos financieros y de algunas residencias. La calle Pichincha, antigua calle del Comercio, es «la más comercial y concurrida después del Malecón» (Boloña Rodríguez, E., sin fecha, p. 118). El variado origen de los productos y la gran diversidad de los comercios hacen de ella un sector particularmente atractivo; si bien es frecuentada por todas las clases sociales, se encuentra en ella más particularmente a «los clientes del sexo femenino que aprovechan para exhibir sus vestidos y sombreros y asimismo establecer una especie de paseo romántico con los jóvenes que también recorrían ese trayecto de Norte a Sur.» (Bolofla Rodríguez, E., sin fecha, p. 136).

Figura 6: JERARQUEACION DE LOS TESTIMONIOS ARQUITECTONICOS EN FUNCION DE SU ASIGNACION (parroquias Bolívar y Rocafuerte)

Figura 6: JERARQUEACION DE LOS TESTIMONIOS ARQUITECTONICOS EN FUNCION DE SU ASIGNACION (parroquias Bolívar y Rocafuerte)

Elaboración: M. S. Bock

Fotografía 1: EL MALECON EN LA ESQUINA DE LA CALLE BOLIVAR EN LOS AÑOS 20

Fotografía 1: EL MALECON EN LA ESQUINA DE LA CALLE BOLIVAR EN LOS AÑOS 20

Fuente: El Ecuador en el Centenario de la Independencia de Guayaquil, sin fecha, p. 116.

Fotografía 2: LA CASA FRANCESA EN LA CALLE PICHINCHA EN LOS AÑOS 20

Fotografía 2: LA CASA FRANCESA EN LA CALLE PICHINCHA EN LOS AÑOS 20

Fuente: El Ecuador en el Centenario de la Independencia de Guayaquil, sin fecha, p. 249.

13Finalmente, la cuarta franja, situada de un lado y otro de la calle Pedro Carbo, reúne esencialmente a las residencias de la burguesía a las cuales están ligadas algunas actividades de barrio. En efecto, los portales de las casas facilitan la instalación de los servicios cuotidianos — talleres de pequeños artesanos, carpinteros, herreros, zapateros quienes en esa época, realizaban no sólo la reparación del calzado sino también la confección de zapatos a medida, etc.— y de los comercios de alimentos — tiendas cuyos propietarios son casi siempre de nacionalidad ecuatoriana.

Declinación de los materiales tradicionales en favor de los materiales modernos

14El análisis del inventario de la arquitectura de Guayaquil permitió la elaboración del cuadro 1 que revela las corrientes arquitecturales y las modas de construcción, significativas de una evolución de las tendencias. La clasificación de los datos por períodos nos llevó a eliminar los correspondientes a 1900-1910 en el que el número muy reducido de testimonios no era representativo. Para las tres clases escogidas, se definieron cuatro rubros particularmente representativos del contenido arquitectural de los testimonios: la estructura, las paredes, el techo y las puertas y ventanas. Al interior de cada una de estas categorías, se agruparon los tipos de materiales más frecuentemente utilizados a fin de elaborar los ejes comparativos pertinentes. Dichos ejes en cada período y de los diferentes materiales de las cuatro categorías presentadas anteriormente nos permitió elaborar la figura 7 que pone perfectamente en evidencia, al menos en lo que respecta a la estructura y las paredes, el paso, durante el período 1911-1940, de los materiales tradicionales a los materiales modernos, signo de una inversión de las tendencias de construcción.

Estructura y paredes: confirmación de la inversión de las tendencias

15Los materiales utilizados para la construcción de la estructura y las paredes de los edificios inventariados destacan tres períodos de evolución.

16De 1911 a 1920, se constata una gran preponderancia de las estructuras de madera (76,3 %); este tipo de construcción está a menudo acompañado de paredes igualmente de madera (47,6 %) o que asocian la madera y el ladrillo (31,6 %). Estas características son particularmente claras en las parroquias urbanas más antiguas de la ciudad, como Rocafuerte, Bolívar y Carbo; es el caso de todas las residencias, de algunos comercios tradicionales y servicios (botica del Comercio, Casa Frugone y Cía., Banco de Descuento). El cemento casi no es utilizado en esa época (5,3 %) pero se observa la presencia de una tendencia intermedia caracterizada por la utilización mixta de madera y ladrillo (18,4 %) en las parroquias Rocafuerte y Bolívar, lo cual tiende a probar un proceso de consolidación.

Cuadro 1: DISTRIBUCION DE LOS MATERIALES DE CONSTRUCCION EN GUAYAQUIL ENTRE 1900 Y 1940

Cuadro 1: DISTRIBUCION DE LOS MATERIALES DE CONSTRUCCION EN GUAYAQUIL ENTRE 1900 Y 1940

Fuentes: Lee, P.; Compte, F., 1987.
Elaboración: M. S. Bock.

Figura 7 a: DISTRIBUCION DE LOS MATERIALES DE CONSTRUCCION EN GUAYAQUIL, PERIODO 1911-1940

Figura 7 a: DISTRIBUCION DE LOS MATERIALES DE CONSTRUCCION EN GUAYAQUIL, PERIODO 1911-1940

Fuente: Lee, P.; Compte, F., 1987
Elaboración: M.S. Bock.

17El período 1921-1930 es significativo del inicio de la inversión de la tendencia anterior: el número de edificios de estructura de hormigón aumenta (58,3 %) — la fábrica de cemento Rocafuerte es construida en 1932 pero no puede satisfacer toda la demanda de la ciudad, por lo que parte del cemento (Portland) es importado de los Estados Unidos—y el de los edificios de estructura de madera disminuye (20,8%). Si bien en esa época el ladrillo es el material más utilizado en la construcción de las paredes (42,7 %) comienza a aparecer el uso de hormigón (22,6 %). Por otro lado, la combinación madera-ladrillo disminuye y aparecen nuevas asociaciones de materiales —madera y cemento (5,6%) diversos materiales «duros» (5,6 %)—. Las estructuras de hormigón, casi siempre acompañadas de paredes de ladrillo en el caso de las residencias, predominan en las parroquias Rocafuerte, Bolívar y Carbo. Las paredes de hormigón son más bien características de las construcciones que albergan a servicios o equipamientos como colegios, cuarteles de bomberos, bancos, hoteles, mercados y edificios administrativos. Si bien se pueden observar algunos ejemplos en la periferia urbana, 4a tendencia general sigue siendo la consolidación de los barrios centrales.

Figura 7 b: DISTRIBUCION DE LOS MATERIALES DE CONSTRUCCION EN GUAYAQUIL, PERIODO 1911-1940

Figura 7 b: DISTRIBUCION DE LOS MATERIALES DE CONSTRUCCION EN GUAYAQUIL, PERIODO 1911-1940

Fuente: Lee, P.; Compte, F., 1987.
Elaboración: M. S. Bock.

18Finalmente, entre 1931 y 1940, se afirma la tendencia iniciada durante el período anterior. Las estructuras de hormigón representan el 80 % de las construcciones y las de madera el 4,4 %. Predominan las paredes de ladrillo (71,1 %) mientras que el cemento registra una importante disminución (13,4 %) y la madera tiende a desaparecer (2,2 %). Las parroquias más representativas son Rocafuerte y Carbo en su parte Oeste, que corresponden a uno de los sectores de rápido crecimiento de la ciudad, cuyas residencias son, en esa época, prácticamente todas construidas con materiales «duros»; la parroquia Ximena sigue ese modelo así como el barrio del Centenario que acoge a las clases sociales acomodadas que abandonan progresivamente el centro.

Techos, puertas y ventanas: ligeras variaciones en la utilización de los diferentes materiales

19En lo que respecta a los techos, el zinc sigue siendo, en razón de su bajo costo, el material más utilizado, aunque las lozas de cemento experimentan un crecimiento regular, principalmente en los barrios residenciales.

20En cuanto a las puertas y ventanas, la madera y la combinación madera-hierro, rudimentarios y específicos de las casas de ventanas con celosías de inicios de siglo, desaparecen casi totalmente en el último período de estudio en favor de la utilización de las ventanas de madera, hierro o vidrio o de otros varios materiales «duros».

21Es interesante subrayar el caso de la parroquia Rocafuerte que, en su parte oriental, ofrece un ejemplo de consolidación progresiva de las construcciones durante el período 1931-1940, mientras que durante el mismo período, en su parte occidental, sector de crecimiento reciente de la ciudad, desarrolla una arquitectura que utiliza únicamente estructuras de hormigón.

INTENTO DE PERCEPCION. DE LA PARCELA Y DE LA MANZANA GUAYAQUILEÑAS

22La manzana «es la unidad del espacio urbano más pequeña, enteramente delimitada por calles» (Merlin, P.; Choay, F., 1988, p. 349). Esta constituye un eslabón de la composición espacial del tejido urbano. En numerosas ciudades sudamericanas, las manzanas son muy regulares puesto que están integradas al sistema del plano reticular. En ese caso, la percepción de la manzana se revela relativamente fácil puesto que constituye un espacio fácilmente legible en el plano de la ciudad. Comprender la manzana es estudiarla en tanto que es el espacio estructurado que forma una parte del territorio urbano, basado en una relación dialéctica entre la calle, los edificios y las parcelas construidas que lo constituyen. Esta relación es sumamente importante puesto que determina la tipología de los edificios en función del ancho de las calles, de la forma y del tamaño de las parcelas — construcciones de alto y alineadas en parcelas estrechas y casas individuales rodeadas de jardines o que dan a patios en el caso de las parcelas más grandes y regulares (Panerai, P. R.; Castex, J.; Depaule, J.-C.,1986,pp. 173-174)—.

23Por otro lado, en la parte más antigua de la ciudad, el barrio Las Peñas, en donde está ausente el plano reticular, ya no se trata de manzanas sino de calles en las que se alinean parcelas rectangulares y perpendiculares a la vía de comunicación. Es por ello que nos pareció importante analizar ejemplos específicos a fin de destacar las dos estructuras de la división parcelaria que existía en Guayaquil entre 1900 y 1940.

El centro: un «modelo» de manzana densamente construida y funcionalmente diversificada

24El conjunto arquitectural urbano situado a lo largo del río Guayas y formado por manzanas ocupadas por el Municipio y la Gobernación, así como por algunas manzanas adyacentes, data de inicios de siglo y fue declarado Patrimonio Cultural Nacional en julio de 1982 (figura 8). Aparte de los edificios públicos citados, existe un agrupamiento de construcciones civiles en la manzana limitada por las calles Clemente Bailen, Pichincha, 10 de Agosto y Pedro Carbo, la misma que comprende ocho casas: el antiguo Gran Hotel, que actualmente alberga a la Empresa Municipal de Agua Potable de Guayaquil, el antiguo banco La Previsora, ahora oficinas del Banco Central, y seis casas particulares de las cuales cuatro pertenecen a la familia Achi.

25Estas manzanas escaparon a los incendios del 12 de febrero y del 5 y el 6 de octubre de 1896. Aparte del Gran Hotel y el edificio del banco La Previsora construidos en hormigón, los otros son de madera y datan de inicios de siglo.

26La manzana que escogimos estudiar (figura 9) presenta un tejido denso, caracterizado por edificios adosados que constituyen grupos continuos, ubicados al borde de las calles. Esta manzana es particularmente representativa de las manzanas que constituyen el centro a inicios del siglo xx. El tamaño, en general bastante reducido, de las manzanas centrales, permite una estructura interna relativamente homogénea que se refleja en el recorte parcelario.

27La división parcelaria de la manzana es característica de todo el centro guaya-quileño. Las parcelas son en su mayoría rectangulares, de tamaño idéntico, al menos en lo que respecta a los lotes residenciales. La forma de ellas implica un plano interior específico de las casas constituido de piezas alargadas, de la fachada hacia el interior. En cuanto a las dos parcelas que albergan equipamientos o servicios, su superficie es mayor y su forma más masiva (figura 9 a). Es necesario destacar que los terrenos situados en el ángulo de las manzanas permitieron la construcción de casas esquineras que desarrollan una gran superficie de fachada, mientras que los que se encuentran en el centro de la manzana no permiten sino la construcción de una pequeña fachada, lo que explica, en gran parte, el mayor número de tragaluces situados en el techo (figura 9 c) antiguos patios que frecuentemente han desaparecido en las casas de las manzanas del centro en razón de la especulación sobre el suelo urbano; las galerías periféricas han sido igualmente suprimidas a fin de incrementar la superficie habitable. Es conveniente subrayar también que cada casa ocupa la totalidad de la superficie de la parcela.

28Esta manzana es particularmente interesante puesto que permite confrontar las diferentes corrientes arquitecturales: la de los modelos clásicos, a partir de los años veinte, y la de las reminiscencias coloniales presentes en las construcciones de madera que datan del período republicano (figura 9 b). Estas últimas son el ejemplo mismo de casas cuyos volúmenes arquitecturales destacan las relaciones calle-fachada mediante las ventanas con celosías y el corredor delimitado por los soportales; por otro lado, una parte de la vida, en los espacios reservados a los servicios, está casi únicamente orientada hacia el interior alrededor de los tragaluces.

Figura 8: AGRUPAMJENTO DE CONSTRUCCIONES DE INTERES HISTORICO EN CUATRO MANZANAS DEL CENTRO (parroquia Bolívar)

Figura 8: AGRUPAMJENTO DE CONSTRUCCIONES DE INTERES HISTORICO EN CUATRO MANZANAS DEL CENTRO (parroquia Bolívar)

Fuente: Lee, P., 1987, p. 31.
Elaboración: M. S. Bock.

Figura 9: UNA MANZANA DEL CENTRO

Figura 9: UNA MANZANA DEL CENTRO

Fuentes: Levantamiento realizado por E. M. Silvestre, Arquitecta.
Lee, P.; Compte, F., 1987.

29Es interesante observar que, en este ejemplo preciso, los progresivos cambios operados en el perfil urbano no alteraron la relación existente entre los edificios públicos y los privados; además, la unidad general del conjunto arquitectural se conserva mediante el sistema de soportales que se yuxtapone a la gran diversidad de elementos de detalles decorativos en las fachadas, connotaciones simbólicas de la pertenencia de estas casas a la burguesía (figura 10). El ritmo de los portales impone singularmente un ritmo de las fachadas que «trasciende» en parte la evolución de la decoración sin por ello ocultarla: presencia de una ventana entre cada pilar o de dos ventanas agrupadas con un balcón individual o común.

Figura 10 : FACHADA DE LA CALLE PEDRO CARBO

Figura 10 : FACHADA DE LA CALLE PEDRO CARBO

Fuente: Lee, P.; Compte, C, 1989, p. 93.

La calle Numa Pompilio Liona: un «modelo» de parcelización excepcional y exclusivamente residencial determinado por las limitaciones topográficas

30En el siglo xvii, el borde oriental de la colina de Santa Ana estaba ocupado por residencias de tamaño reducido habitadas por pescadores. Durante el siglo xviii, la calle Numa Pompilio Liona fue ensanchada y se transformó en el lugar de residencia privilegiado de las familias acomodadas que construían grandes y costosas viviendas habitadas especialmente en invierno, estación más cálida y húmeda, a fin de aprovechar de la brisa que sopla en ese barrio. Los propietarios apreciaban las pendientes asoleadas de la colina que constituían un verdadero islote de verdor (fotografía 3):

La ondulosa colina que Umita el extremo norte de la ciudad estaba cubierta de verdes arbustos matizados de flores amarillas, por manera que parecía alfombrada de verde con estrellas de oro. Los bosques de palmeras, que, a trechos, sombreaban la población, estaban animados por gran número de verdes pericos (Avendaño de J., 1985, p. 81).

31Las casas rodeadas de jardines en los cuales se construían especies de piscinas que se llenaban y se vaciaban según el ritmo de la marea, dominaban el río.

32Es en esa época que el conjunto urbano de Las Peñas comienza a constituirse más o menos como aparece ahora. Estas construcciones del siglo xviii fueron destruidas sistemáticamente por los sucesivos incendios. A partir del 1896, se reconstruyeron las casas con ligeras modificaciones de detalles conservando al tiempo el esquema general propio de los edificios anteriores (Ferretti Zurita, G., 1979, p. 10).

33La parcelización de este barrio está condicionada por las limitaciones topográficas (figura 11). La presencia de la colina Santa Ana explica la irregularidad de los terrenos, la alineación y la densidad de las construcciones de un lado y otro de la calle N. P. Liona. En efecto, al momento de la fundación de Guayaquil, se escogió ese lugar como sitio defensivo ideal y la población se instaló, en el desarrollo inicial de la ciudad, en las vertientes de la colina. La extensión espacial orientada escencialmente hacia el Sur explica la relativa declinación del barrio de Las Peñas y su rápida transformación en barrio popular, en razón de la deficiencia de las infraestructuras, con excepción de la calle N. P. Liona.

LA ARQUITECTURA GUAYAQUILEÑA DE 1900 A 1940: DE LA TRADICION A LA MODERNIDAD. ESTUDIO DE CASOS

34Los años 1900-1925 corresponden al período de gran desarrollo de la economía agro-exportadora de cacao en el Ecuador durante el cual Guayaquil aprovecha su supremacía económica y política y ve desarrollarse una arquitectura tradicional de madera. Este período de prosperidad es seguido de un período de crisis y de recesión (1925-1940) durante el cual aparecen tendencias arquitecturales intermedias — estilo neoclásico con variantes locales y estilo Art Nouveau — y luego una arquitectura de estilo neoclásico fuertemente influida por los modelos europeos que desemboca en la afirmación del movimiento racionalista.

Fotografia 3: BARRIO DE LAS PEÑAS: CALLE NUMA POMPILIO LLONA EN 1925

Fotografia 3: BARRIO DE LAS PEÑAS: CALLE NUMA POMPILIO LLONA EN 1925

Fuente; Estrada Ycaza, J., 1985, p.14.

Figura 11: LA CALLE NUMA POMPILIO LLONA : DISTRIBUCION DE LA PARCELEACION EN FUNCION DE LAS LIMITACIONES TOPOGRAFICAS

Figura 11: LA CALLE NUMA POMPILIO LLONA : DISTRIBUCION DE LA PARCELEACION EN FUNCION DE LAS LIMITACIONES TOPOGRAFICAS

Fuentes: Lee, P.; Compte, F., 1989, p. 88.
Levantamiento: E.M. Silvestre, Arquitecta.

Una arquitectura de madera heredada de las tradiciones coloniales

35En la mayor parte del litoral ecuatoriano, la utilización de la madera para la construcción de las casas es una tradición de origen precolombino. En Guayaquil, la arquitectura de madera encuentra su origen en la construcción naval cuyos carpinteros de ribera eran en gran parte indígenas o negros; los españoles eran poco numerosos. Por otro lado, la construcción de casas era un producto de la interacción de las influencias indias y españolas, y el uso de tablas de madera para la construcción de casas en Guayaquil es un aporte hispánico. El resultado de esta interacción ha determinado una arquitectura que no siguió ni el esquema europeo ni los modelos autóctonos, constituyendo así una especie de estilo híbrido (Estrada Ycaza, J.; Holm, O.; Nurnberg, D., 1982, p. 20). Esta arquitectura predomina en el puerto ecuatoriano durante los primeros años del siglo xx, testimonio de lo cual son las viviendas construidas por la burguesía del período cacaotero. Estos carpinteros de ribera forman un cuerpo de oficio muy importante:

Unos se dedican a embarcaciones y navios, se llaman De Ribera y los menos fabrican armazones urbanas. El método de construcción es simple; se rellena el subsuelo con estacas de madera; otras se plantan y unen, hasta formar una malla Luego viene el techo que protege del sol al maestro constructor y a los operarios; para terminar con las paredes, pisos y corredores, las ventanas casi no se utilizan (Pérez Pimentel, R., 1986, p. 192).

36Estos edificios son fácilmente identificables gracias a ciertos elementos arquitectónicos específicos como las ventanas con celosías, los patios, los tímpanos de las ventanas y los porches, las galerías interiores o los espléndidos cielos rasos y cornisas. Estos elementos son directamente extraídos de la arquitectura civil colonial tradicional. La arquitectura residencial guayaquileña, en relación estrecha con la calle, se reparte según tres tipos volumétricos:

  • una arquitectura de casas sin soportales como la del barrio Las Peñas;
  • una arquitectura con soportales que comprende edificaciones de uno o dos pisos y que caracteriza a la mayoría de las construcciones del plano reticular;
  • una arquitectura de quintas, situadas en la periferia y rodeadas de jardines, que ocupan a menudo una manzana entera y que no dan a la calle a diferencia de las otras dos.

Las casas sin soportales del Norte de la ciudad

37Los únicos testimonios de esta arquitectura se encuentran en la calle N. P. Liona del barrio de Las Peñas, cuyas casas están, ya sea situadas al borde del río Guayas, permitiendo así una doble relación de sus habitantes con el río y la calle, o adosadas a la colina, en donde la comunicación se establece únicamente con la calle, a la cual da la fachada y la entrada de la construcción. Es el caso de la casa de Eva Calderón la cual, según los archivos, fue construida entre 1900y 1930; la estructura, las paredes, las puertas y ventanas son de madera y los pisos de tierra o de madera; estos elementos nos permiten afirmar que data de inicios de siglo e incluso que es anterior a 1910. El edificio está construido en dos pisos (fotografía 4); el segundo, saledizo sobre la calle, reposa sobre el primero por medio de pilastras de madera tallada. El interés arquitectónico de la fachada reside, por una parte, en el trabajo decorativo general, y por otra, en el marco de las ventanas con pilastras de estilo toscano.

Fotografía 4: FACHADA DE LA CASA EVA CALDERON (calle Numa Pompilio Llona)

Fotografía 4: FACHADA DE LA CASA EVA CALDERON (calle Numa Pompilio Llona)

Foto: M. S. Bock

38La mayoría de las casas situadas en la calle N. P. Liona poseen patios interiores, contrariamente a las de las manzanas del centro (figura 12). Las casas con patio, originarias de las antiguas civilizaciones orientales, constituyen uno de los primeros indicios de la influencia europea durante el período colonial. El patio, presente en la ciudad de Ur en Mesopotamia y en Bagdad, se extendió al mundo mediterráneo en donde toma el nombre de peristilo, de atrio o de claustro. Norbert Schoenauer (1984, p. 241) subraya que el concepto oriental de casa-patio se convierte en una norma en el mundo occidental; a partir de España, el patio es trasladado a América Latina por medio de la conquista y puede así sobrevivir en Occidente, en las casas españolas, portuguesas y latinoamericanas. En efecto, la colonización española impone un modelo de casas con patio central más por razones culturales que para aportar una solución a problemas climáticos. Es así como se convierte en uno de los elementos de la arquitectura colonial, tanto en Guayaquil como en Quito.

Figura 12: PLANO DEL SEGUNDO PISO DE UNA CASA DEL BARRIO DE LAS PEÑAS

Figura 12: PLANO DEL SEGUNDO PISO DE UNA CASA DEL BARRIO DE LAS PEÑAS

Fuente: Lee, P.; Compte, F.; Peralta, C, 1989, p. 63

Las casas con soportales del centro

39«Las ciudades guardan signos propios que las marcan» subraya Balseca en un artículo reciente sobre la vieja Guayaquil (Balseca, F.; Hunter, P., 1987, p. 7). En este caso preciso, es la presencia de numerosos soportales la que confiere su originalidad a la ciudad. Sirven a la vez de vestíbulo a la casa y de zaguanes exteriores cubiertos y sostenidos por pilares. En razón del plano reticular de la ciudad y de la construcción de casas en medianería, los soportales no son únicamente un elemento arquitectónico típico sino que se convierten en un elemento funcional permanente de Guayaquil. Existen en todo el centro de la ciudad y son considerados como un elemento indispensable para la circulación peatonal, protegiendo al transeúnte del sol o de las lluvias tropicales. Por otro lado, se mantienen a lo largo los siglos mediante una serie de medidas municipales que tienden a imponer normas de construcción para permitir la preservación de la homogeneidad arquitectural. A partir de los años 1880, el porche reviste una gran importancia y en 1895, se dictan medidas que reglamentan las normas de altura (3,5 metros) y de ancho (3 metros); se prohiben las ventanas saledizas. En 1889, ninguna casa se construye sin soportales e incluso los terrenos a construirse están provistos de ellos, lo cual demuestra la importancia de su uso por parte de la población en general, y por parte del peatón en particular, como lo señala Barbosa:

...el tráfico a pie se hace por los portales de las casas, entablados o adoquinados, de tres metros de ancho, que todos los propietarios están obligados a dejar en servicio público, por una ordenanza municipal. Merced a estos portales, no son necesarias las aceras y se camina a cubierto, defendiéndose el transeúnte en mucha parte de los ardores del sol y de las lluvias torrenciales en la estación invernal... (Barbosa, J., 1907, p. 36).

40La figura 13 permite ilustrar este tipo de construcción específica de la arquitectura guayaquileña de inicios de siglo. En los dos casos, el clima tropical húmedo ha influido en gran medida en el esquema general de la construcción y esta influencia es particularmente notable a nivel de ciertos detalles arquitecturales. Los dos elementos que más se destacan son, por un lado, los soportales — ya insistimos en su papel y sus características arquitecturales en el centro — y, por otro lado, las ventanas con celosías que permiten una aeración y una protección del sol permanentes. Las casas García y Achi poseen ventanas de celosías enteramente de madera y adornadas con pequeños balcones voladizos de balaustres tallados; la casa Achi posee, por otra parte, ventanas de vidrio de tipo clásico, enmarcadas por pilastras y rematadas por un frontón triangular o un dintel. El ritmo de los pilares es respetado en los dos casos y es interesante señalar que en la casa García, la esquina está adornada con una ventana redondeada que corresponde a un pequeño salón.

41La figura 14 que representa los planos de las dos casas revela algunas diferencias debidas al tamaño y a la forma de las parcelas. La casa de Arturo García está construida en un terreno de forma cuadrada y su superficie es inferior a la de la casa de Michel Achi en la cual, gracias a la forma rectangular de la parcela, es posible una repartición espacial menos estrecha de las piezas; los. espacios de circulación, a menudo decorados con muebles de esterilla, son menos importantes en la casa García; por este hecho, numerosas piezas se comunican entre ellas y los espacios asignados a los servicios y a los empleados domésticos son mucho más reducidos. En la casa Achi, las piezas, casi siempre de forma alargada, están dispuestas de un lado y otro del gran corredor interior que permite acceder a ellas. Fuera de las habitaciones, por lo demás numerosas, existen a menudo en las casas de esa época varios salones de diferentes tamaños:

Muchas casas de postín teman doble sala para ser usadas según la clase de visita que se recibiera. Si era una comadre, antigua empleada o persona de regular condición, se la recibía en la sala de confianza, amoblada con sillas de esterilla barnizada o con mecedoras de Viena; pero si la persona era de gran copete o mucha etiqueta, hubiera sido una grosería no recibirla en el salón principal donde eran infaltables los muebles Victorianos o Luis XV, abroquelando las paredes los macizos trumeau traídos de París, llenos de mármol, espejo, oro y coronaciones talladas en caprichosos racimos de frutas o plumas, que formaban retorcidos penachos. El jarrón de Sévres era de ley, así como también la fina escupidera de porcelana inglesa adornada con flores multicolores. Un burropié para las señoras de edad completaba el mobiliario (Pérez Pimentel, R., 1986, pp. 258-259).

Figura 13: CASAS CON SOPORTALES DEL CENTRO: ESTUDIO DE FACHADAS

Figura 13: CASAS CON SOPORTALES DEL CENTRO: ESTUDIO DE FACHADAS

Dibujo: E. M. Silvestre
Casa Arturo García
Parroquia Carbo
Calle Imbabura 238-240
(1900-1925)
Estructura madera
Paredes madera/caña
Techo zinc
Puertas/ventanas madera

Foto: M. S. Bock
Casa Michel Achi
Parroquia Bolívar
Calle Pedro Carbo 801 -807
(1920-1925)
Estructura madera
Paredes madera/ladrillo
Techo zinc
Puertas/ventanas madera/hierro

Figura 14 a: CASAS CON PORTALES DEL CENTRO: ESTUDIO DEL PLANO INTERIOR DE LA CASA ARTURO GARCÍA

Figura 14 a: CASAS CON PORTALES DEL CENTRO: ESTUDIO DEL PLANO INTERIOR DE LA CASA ARTURO GARCÍA

Fuente : Lee, P.; Compte, F.; Peralta, C, 1989.
Lee, P.; Compte, F., 1987.
Levantamiento realizado por E M. Silvestre, Arquitecta

42Por otra parte, es interesante observar que en los dos ejemplos escogidos, los espacios comunes están situados por debajo de los tragaluces, permitiendo una circulación de aire permanente y una iluminación natural mínima en las partes de la casa que no tienen ventanas. La planta baja de las casas del centro está casi siempre destinada, al menos durante la época cacaotera, al secado y almacenado del cacao antes de su exportación, y a los almacenes.

Figura 14 b: CASAS CON SOPORTALES DEL CENTRO: ESTUDIO DEL PLANO INTERIOR DE LA CASA MICHEL ACHÍ

Figura 14 b: CASAS CON SOPORTALES DEL CENTRO: ESTUDIO DEL PLANO INTERIOR DE LA CASA MICHEL ACHÍ

Fuente: Lee, P.; Compte, F.; Peralta, C, 1989.
Lee, P.; Compte, F., 1987.
Levantamiento realizado por E. M. Silvestre, Arquitecta

Las quintas

43La quinta Piedad (figura 15) fue construida en la parroquia Carbo en un terreno que, a finales del siglo pasado, formaba parte de la quinta Pareja y constituía uno de los límites urbanos de Guayaquil. Este sector estaba ocupado por numerosos barrios populares que se extendían hasta el cementerio. Es la primera residencia construida en esos terrenos hacia 1900-1905; su plano y su construcción fueron realizados por arquitectos italianos. Es una casa de «estilo solariego» rodeada de jardines y que pertenecía a una de las familias más ricas de la ciudad, la familia Madinyá, durante la época cacaotera. La arquitectura general de esta vivienda es similar a la de ciertas casas de hacienda encontradas en las provincias vecinas; recuerda igualmente la de las plantaciones del Sudeste de los Estados Unidos o incluso la de los hoteles particulares de la época neoclásica europea.

44Construida de madera, está cubierta de un techo de zinc y tiene dos pisos. La entrada magistral de estilo neoclásico está constituida por una escalinata semicircular y el porche está flanqueado por cuatro columnas — de las cuales ahora no subsisten sino ciertas reliquias — rematadas por capiteles de estilo corintio que sostenían un balcón con cubierta de cristal y hierro, ahora desaparecido. Este edificio, de influencia neoclásica, conserva sin embargo las tradicionales ventanas con celosías, coronadas por frontones rectangulares decorados con motivos en bajo relieve y adornadas con balcones de balaustres de madera esculpida. Contrariamente a los ejemplos anteriores, la planta baja está reservada a las piezas principales como el salón, la sala de música, la sala de estar, en donde se desarrollaba la vida social; el primer piso está ocupado por las habitaciones, a las que se accede por una escalera de madera de doble entrada. La construcción reposa sobre un sótano destinado a bodegas.

Figura 15: LA QUINTA PIEDAD

Figura 15: LA QUINTA PIEDAD

Fuente: Lee, P.; Compte, F.; Peralta, C, 1989, p. 64

45La arquitectura de madera de tipo tradicional es sobre todo representativa de un gran número de residencias de inicios de siglo; sin embargo, se mantiene en algunas construcciones de tipo comercial o público durante los años 1900-1915. Dos ejemplos nos permiten ilustrar esta tendencia arquitectónica: la botica del Comercio y la Sociedad de Artesanos.

Edificios comerciales y de servicios

46Entre los diferentes tipos de comercios, el de las boticas se desarrolla rápidamente a fines del siglo xix e inicios del siglo xx en razón de la elevada tasa de mortalidad en la ciudad que acarrea una creciente demanda de productos farmacéuticos provenientes de Europa en general y de Francia en particular. Uno de las más antiguas y reputadas de la ciudad en esa época es la botica del Comercio, fundada en 1868 por el francés Payeze. El edificio actual de la botica del Comercio data de los primeros años del siglo y está situado en la parroquia Rocafuerte.

47La Sociedad de Artesanos es fundada en 1878 con fines educativos por un grupo de artesanos. El primer edificio, construido, entre 1893 y 1898, por carpinteros de ribera especializados en construcciones navales, en un terreno situado en la parroquia Bolívar, es reemplazado en 1904 luego de un incendio. Hacia 1918, la capacidad del edificio se toma insuficiente y se decide construir un piso adicional que es terminado en 1921.

48La figura 16 permite destacar el estilo arquitectural idéntico de los dos edificios que sin embargo presentan algunas variantes de detalle. Se trata de dos construcciones mixtas: la botica del Comercio posee una estructura de madera y de ladrillo cubierta enlucido, mientras que la Sociedad de Artesanos está construida de madera, estando las fachadas cubiertas de zinc al interior, como lo exigían las ordenanzas municipales de la época, a fin de evitar la propagación demasiado rápida de los incendios. Las fachadas de los dos edificios están ritmadas por pilastras que, en el caso de la botica del Comercio, constituyen la prolongación de la arquería y están rematadas por capiteles; las de la Sociedad de Artesanos se apoyan en un falso soportal en el primer piso y en un entablamento en el segundo.

49Las ventanas de los dos edificios en arcos de medio punto están coronadas de bajos relieves en la botica del Comercio y de un tímpano calado en la Sociedad de Artesanos. Forman módulos simétricos situados entre las pilastras y están adornadas con balcones voladizos con relación al plano de la fachada, de hierro forjado en el primer caso y de madera con balaustradas en el segundo.

50La botica del Comercio, ocupaba, en una primera instancia, todo el edificio; la planta baja estaba destinada al local comercial accesible a los clientes, el laboratorio central y las bodegas; en el primer piso estaban instaladas las oficinas administrativas, dos laboratorios complementarios y bodegas diversas. Posteriormente, es transformada en edificio mixto — residencia-comercio — estando el comercio situado en la planta baja y viviendo los propietarios en el primer piso. La Sociedad de Artesanos transfiere progresivamente las salas de clase al piso superior mientras que la planta baja es reacondicionada para acoger a los locales comerciales que permiten a la sociedad disponer de ingresos complementarios.

Figura 16: EDIFICIOS COMERCIALES Y DE SERVICIOS: ESTUDIO DE FACHADAS

Figura 16: EDIFICIOS COMERCIALES Y DE SERVICIOS: ESTUDIO DE FACHADAS

Foto M. S. Bock
Botica del Comercio
Parroquia Rocafuerte
Calle Luque 130-134
(1900-1910)
Estructura madera
Paredes madera/ladrillo
Techo zinc
Puertas/ventanas madera/hierro

Foto: M. Paolinelli
Sociedad de los Artesanos
Parroquia Bolívar
Calle 10 de Agosto 654
(1905)
Estructura madera
Paredes madera/zinc
Techo zinc
Puertas/ventanas madera/hierro

Adopción de tendencias arquitecturales intermedias importadas y espacialmente puntuales

51Dos tendencias arquitecturales puntuales se desarrollaron en Guayaquil durante el período 1900-1940. Se trata primeramente, a inicios del siglo xx, de la arquitectura metálica, utilizada exclusivamente en las construcciones que albergan servicios o equipamientos públicos y de los cuales estudiaremos el ejemplo del mercado Sur. Más tarde, entre 1920 y 1930, aparecen indicios del movimiento Art Nouveau bajo la forma de elementos decorativos puntuales y aislados en las fachadas neoclásicas de ciertas residencias o de comercios, en el seno del contexto urbano.

El mercado Sur: ejemplo de modelo arquitectural directamente importado de Europa

52El mercado Sur es el único edificio de estructura metálica aún en pie en la ciudad y data de inicios de siglo (figura 17); constituye el único testimonio de ese estilo. Las estructuras metálicas presentan, en efecto, dos ventajas: por una parte, son fáciles de ensamblar; por otra, las diferentes piezas pueden ser más delgadas que las construidas en madera o en piedra; finalmente, permiten una mejor iluminación.

Figura 17: EL MERCADO SUR CORTE TRANSVERSAL

Figura 17: EL MERCADO SUR CORTE TRANSVERSAL

Fuente: Lee, P.; Compte, F.; Peralta, C, 1989, p. 22

53El mercado está construido en un terreno situado en el barrio del Astillero, al borde del río, en el extremo del Malecón Simón Bolívar. Luego de una licitación internacional, el proyecto es realizado por los ingenieros Francisco Manrique y Carlos Van Ischot, a partir de julio de 1905; la empresa Verhaeren Ca. de Jager, Ingenieros Constructores de Bruselas, suminístralas piezas metálicas del edificio. El mercado, cuya estructura es enteramente de hierro, es inaugurado en enero de 1908. La superficie de 2.796 m2 permite albergar doscientos puntos de venta (El Universo, 20 dic. 1981). Originalmente, estaba formado por una planta baja con un pabellón central y dos laterales, pero en 1941, el Concejo Municipal, frente a la falta de espacio, decide construir un piso de lozas de cemento. El mercado Sur es parecido, aunque de tamaño diferente, a los mercados construidos en Europa en el siglo xix.

54Este tipo de estructura fue adoptada igualmente en numerosas ciudades latinoamericanas y es interesante citar el ejemplo del mercado mayorista construido en 1889 en Argentina y realizado por la empresa Pedro Vasena reputada por sus construcciones metálicas hasta 1914 (Gutiérrez, R., 1983, pp. 462-463).

Indicios del movimiento Art Nouveau

55Se pueden citar dos ejemplos de arquitectura de fachadas neoclásicas adornadas con decoraciones Art Nouveau. Se trata, por una parte, de la casa de la familia Guzmán Aspiazu, una de las más poderosas durante el boom cacaotero y cuyos miembros eran banqueros, propietarios de plantaciones e importadores-exportadores, la misma que hizo construir, entre 1927 y 1929, por Francisco Maccaferri una residencia, situada en la esquina de las calles Panamá e Imbabura, en la parroquia Carbo; el segundo ejemplo es el Cuerpo de Bomberos n° 15, construido en 1934.

56Estos dos edificios, cuya concepción arquitectural general sigue siendo típicamente clásica — presencia de pilares y portales, etc. — (figura 18) no son identificables en el estilo Art Nouveau sino por la cantidad nada despreciable de motivos decorativos exteriores emparentados con esa corriente. Los balcones curvilíneos de hierro forjado del segundo piso de la villa Aspiazu y aquellos en forma de arabesco del Cuerpo de Bomberos constituyen uno de los elementos más representativos. Los motivos florales en bajo relieve que decoran la comisa, la base de los balcones del segundo piso y las cornisas de las ventanas laterales de la casa Aspiazu, los pilares enteramente decorados que sostienen a la fachada del Cuerpo de Bomberos, son otros tantos detalles de esa corriente arquitectural.

Supremacía de la influencia de la corriente arquitectural neoclásica

57A partir de los años veinte, la aplicación del repertorio arquitectónico de tradición clásica se basa en un regreso a los modelos de la arquitectura antigua (greca y romana) y a la racionalidad de las formas de los elementos arquitectónicos tradicionales (columnas, cornisas, tímpanos, etc.) que son integrados a las construcciones de esa época. Resulta de ello un estilo arquitectural, llamado neoclásico, que no es otra cosa que una asociación del gusto por las «cosas» clásicas de una sociedad o de un grupo homogéneo que forma parte de ella en un momento determinado y de una práctica de construcción de la época que coresponde al inicio de la utilización del hormigón armado, técnica introducida en el Ecuador por las empresas de construcción italianas. Por otro lado, la ausencia de un «movimiento» arquitectural propio de Guayaquil es en parte debida a la inmigración de numerosos artistas, ingenieros y arquitectos extranjeros como Fontana, Maccaferri, Ries, etc., lo que refleja esa dependencia cultural. Es importante subrayar, por ejemplo, el renombre del arquitecto italiano Francisco Maccaferri quien, considerado como uno de los profesionales de gran prestigio en la ciudad, llega a Guayaquil en 1923, con la Compañía Italiana de Construcciones, e instala la «Oficina Técnica y Artística de Proyectos y Construcciones» (Lee, P.; Compte, F.; Peralta, C, 1989, p. 73). Sus realizaciones, en el campo arquitectural tanto privado (casas de Walter Guzmán Aspiazu, del Dr. Carlos Coello o de Rodrigo Icaza Cornejo) como público (el Municipio de Guayaquil) demuestran las posibilidades y la evolución creadoras de este artista durante el período 1920-1935.

Figura 18: INDICIOS DEL ESTILO ART NOUVEAU

Figura 18: INDICIOS DEL ESTILO ART NOUVEAU

Dibujo: Inventario P. Lee
VülaGuzmán Aspiazu
Parroquia Carbo
Calles Panamá e Imbabura
(1935)
Estructura hormigón
Paredes ladrillo
Techo zinc
Puertas/ventanas madera/hierro/vidrio

Foto: M. S. Bock
Cuerpo de Bomberos, Compañía Independencia n° 15
Parroquia Carbo
Calle Rocafuerte 600
(1934)
Estructura hormigón
Paredes madera/ladrillo
Techo zinc
Puertas/ventanas madera/hierro

58Por otro lado, no se debe olvidar que la burguesía guayaquileña, en razón de sus contactos permanentes con el extranjero — numerosos inmigrantes que representan el 10 % de la población en 1910 y viajes de estudios, de trabajo o de turismo de ecuatorianos — adopta rápidamente nuevos estilos arquitecturales.

59Esta influencia marca tanto a la arquitectura privada como a la pública. En el caso de las residencias, es importante destacar, por una parte, que el estilo neoclásico adoptado tiene numerosas connotaciones de variantes locales mientras que en el caso de los edificios públicos, el neoclasicismo «puro» es respetado; por otra parte, el movimiento coincide con el período de recesión que sigue a la crisis. Esta corriente ideológica corresponde igualmente al abandono progresivo de la madera en favor de la adopción de materiales de construcción «duros».

Neoclasicismo tradicional de los edificios que albergan servicios o equipamientos

60Los edificios que escogimos para ilustrar esta tendencia fueron construidos entre 1928 y 1934. Tienen todos la misma característica: dar una cierta imagen de las diferentes funciones de Guayaquil, que se trate de la función administrativa (municipio) de la función financiera (banco La Previsora) o de la función de representación (el Gran Hotel). Este fenómeno demuestra el contenido simbólico y social acorde con el estilo arquitectural escogido por la sociedad burguesa guayaquileña que detenta el poder en esa época.

61Por otro lado, todos esos edificios fueron construidos por compañías italianas lo que tiende a demostrar la fuerte influencia en este campo de Europa en general y de Italia en particular de 1920 a 1930. Cada edificio, sin excepción, está influido por un modelo europeo (figura 19). El Municipio de Guayaquil, de lejos el testimonio arquitectural más valioso del estilo neoclásico, realizado por la Compañía Italiana de Construcciones, a partir de los planos del arquitecto Francisco Maccaferri y construido entre 1924 y 1928, sigue un plano idéntico al de la Galería Víctor Emmanuel II de Milán — plano cuadrado dividido en dos partes simétricas por un paso central que une a las dos calles principales que lo enmarcan: el Malecón Simón Bolívar y la calle Pichincha —. Por otra parte, el edificio es realzado por cúpulas esquineras que acentúan la pertenencia de este edificio al estilo neoclásico, recordando las de San Pedro en Roma o el Panteón en París.

62El banco La Previsora, construido entre 1920 y 1928 por la Compañía Técnica Fénix y decorado por el arquitecto italiano Hugo Paggioni, es el único testimonio de sede bancaria que pertenece a esta comente arquitectural clásica; este edificio marca claramente la ruptura con los estilos anteriores; en efecto, los bancos guayaquileños, de 1880 a 1915-1920, presentan un estilo heredado de las tradiciones arquitecturales coloniales como el banco Territorial, el banco Comercial y Agrícola, etc. A partir de los años veinte, la arquitectura bancaria sigue esquemas clásicos particularmente influidos, en cuanto a la organización espacial interior, por los numerosos establecimientos bancarios construidos a inicios de siglo en Europa; el modelo de referencia es aquí el Crédit Lyonnais en París (1908) (Pevsner, N. 1979, p. 251). El espacio interior es caracterizado por una ocupación de doble altura en la parte central que permite a los dos pisos comunicarse visual y espacialmente.

63Finalmente, el Gran Hotel, construido por la Compañía Italiana de Construcciones entre 1928 y 1930 y decorado por el italiano Emilio Soro, presenta una arquitectura de conjunto influida por los principios clásicos — homogeneidad de las fachadas moduladas por una serie de pilastras rematadas con capiteles de volutas decorados con hoja de acanto, simetría de alineación de las ventanas que ofrecen particularidades de detalle, etc. — que recuerdan las construcciones del siglo xix de Regent’s Street en Londres (Benévolo, L., 1980, p. 68). El espacio interior, dividido por una serie de portales, está enteramente cubierto por una estructura de hierro y vidrio según las técnicas arquitectónicas de ciertos pabellones de exposición de Londres en 1851 o de París en 1855 (Benévolo, L., 1980, pp. 135-159).

Neoclasicismo de variantes locales en ciertas residencias

64La casa del Dr. Carlos Coello, situada en la parroquia Rocafuerte y cuyo proyecto fue presentado por Francisco Maccaferri en 1931, es un ejemplo típico del estilo neoclásico, tanto en el plano estructural como en el plano decorativo, totalmente adoptado en Guayaquil y que conserva variantes locales arquitectónicas y de ocupación del espacio (fotografía n° 5). Tiene tres pisos: la planta baja, asignada originalmente a un consultorio médico, desarrolla el sistema tradicional de portales típico de Guayaquil pero decorado con elementos arquitectónicos claramente neoclásicos—arcos centrales de medio punto que se asientan sobre columnas coronadas por capiteles corintios y porches rectos. La fachada principal está adornada con balcones voladizos en cada extremo que se apoyan en ventanas saledizas por arcos de medio punto. Los cuatro ventanales centrales están rematados por frontones triangulares; el primer piso de la construcción está reservado a la función residencial. La distribución de los diferentes espacios se efectúa según los esquemas tradicionales de inicios de siglo, a partir de un corredor lineal que desemboca en un gran salón cuya ventana está adornada por un balcón voladizo de forma prismática. Los espacios de servicio están relegados a la parte sur de la casa, tanto en la planta baja como en el primer piso y están unidos entre ellos por una escalera particular. Sin embargo, las áreas sociales y de reposo ocupan mucho menos espacio en comparación con las de las casas de inicios del siglo. Las razones de ello son las siguientes: por una parte, el precio de los terrenos aumentó considerablemente entre 1900 y 1940 y el costo de las construcciones en materiales «duros» es más elevado; por otra parte, el país se encuentra en pleno período de crisis y la burguesía soporta los efectos de manera más o menos marcada; finalmente, el modo de vida se modificó considerablemente desde inicios de siglo. La recreación y las distracciones «se exteriorizan». Las reuniones ya no tienen lugar sólo en los salones de las casas particulares; los adultos y los adolescentes se reúnen en el American Park — creado en 1924 al Oeste de la ciudad, al borde del Estero Salado:

Los chicos de entonces morían por ir al American Park, donde se podía ver películas mudas de Chaplín en unos aparatitos metálicos que uno mismo manejaba con manivela. También había una redoma metálica con colaciones y una grúa accionada a mano los tomaba para el auditorio infantil. El juego de Béisbol era otra de las atracciones. De una maquinita salía la bola y un jugador con el bate le pegaba fuerte. Otra máquina tenía dos boxeadores que se daban a matar, hasta que uno caía al suelo, rendido. Los domingos se llenaba el American Park de bañistas que iban a refrescarse en las dos piscinas de agua salada, pura y cristalina y aún no contaminada o en la playa que daba directamente al estero (Pérez Pimentel, R., 1988, pp. 147-148).

Figura 19: NEOCLASICISMO TRADICIONAL DE LOS EDIFICIOS QUE ALBERGAN SERVICIOS

Figura 19: NEOCLASICISMO TRADICIONAL DE LOS EDIFICIOS QUE ALBERGAN SERVICIOS

Foto: M. S. Bock
Municipio
Parroquia Bolívar
Malecón Simón Bolívar (1927)

Foto: M. S. Bock
Banco La Previsora
Parroquia Rocafuerte
Avenida 9 de Octubre 110-118 (1925)

Foto: M. S. Bock
Gran Hotel
Parroquia Bolívar
Calle Pichincha 602
(1929)

Fotografía 5: CASA DEL DR. CARLOS COELLO

Fotografía 5: CASA DEL DR. CARLOS COELLO

Foto: M. S. Bock

Afirmación de la corriente racionalista

65Las primeras casas que adoptaron esquemas racionalistas o funcionalistas son construidas en el nuevo barrio residencial del Centenario, a partir de 1925-1930, por arquitectos e ingenieros italianos. Si bien esas casas conservan algunos elementos clásicos, es evidente que la arquitectura residencial se orienta hacia una simplificación de las formas y hacia un intento de composición volumétrica que modifica totalmente el aspecto de las fachadas.

66Entre esas construcciones, una de las más características es la de Rodrigo Icaza Cornejo (fotografía 6) situada en la parroquia Ximena, obra de Francisco Ma-ccaferri en 1933. La casa, construida en forma de rombo, abandona definitivamente los esquemas tradicionales; se entra por una doble escalinata bajo un pórtico sostenido por dos columnas simples y la fachada está totalmente desprovista de adornos. Los tres pisos, subsuelo, área social, área de reposo, determinan la diferenciación funcional. El espacio está organizado según un esquema vertical y no horizontal como en las casas tradicionales de inicios de siglo. A pesar de su organización simétrica original, el diseño interior confiere al conjunto una gran flexibilidad espacial. Las piezas principales, de tamaño relativamente grande con relación a los modelos estudiados anteriormente, están repartidas alrededor de un módulo central, vestíbulo en la planta baja y sala de reunión en el primer piso. El área de servicio es muy reducida. Este fenómeno se explica ya sea por el empleo de personal únicamente durante el día, o por la presencia en el jardín de una construcción independiente de la casa en donde viven los empleados.

Fotografía 6: CASA DE RODRIGO ICAZA CORNEJO

Fotografía 6: CASA DE RODRIGO ICAZA CORNEJO

Foto: M. S. Bock

67En la época de su construcción, esta casa es probablemente una de las primeras en intentar aplicar normas arquitectónicas racionalistas. De otro lado, constituye una de las facetas desconocidas del arquitecto Francisco Maccaferri, más conocido por sus realizaciones de tipo clásico y monumental como el Municipio de Guayaquil.

68Los ejemplos precisos presentados en esta primera parte permiten elaborar una tipología evolutiva de las residencias burguesas en Guayaquil (figura 20). Toda tipología simplifica y la que presentamos intenta, a partir de testimonios arquitecturales que existen aún actualmente, definir algunos sistemas arquitectónicos, la movilidad y la evolución de los espacios y de la distribución de las piezas en función de las diferentes clases sociales que las habitan durante ese período.

69Uno de los elementos más característicos de la repartición social en el seno del espacio habitado es el de la segregación. Esta discriminación social existe no sólo a nivel de la superficie habitada por cada categoría social, sino también a nivel de su localización en el espacio de la casa. Está claro que el personal doméstico dispone de muy poco espacio para vivir y la relación entre la superficie reservada a los propietarios y la atribuida a los empleados varía, en promedio, de la 6ala8 — el cálculo de la superficie de los diferentes espacios a partir de los planos de las casas que hemos presentado, permite llegar a estas conclusiones — a todo lo largo del período estudiado. Los espacios asignados al servicio están siempre localizados en los lugares menos atractivos de la casa con mala iluminación y poca ventilación y lo más lejos posible de los espacios sociales y privados de los propietarios. Es el caso de las casas tradicionales de inicios de siglo en donde los empleados domésticos están confinados bajo los tragaluces mientras que las piezas situadas alrededor del patio constituyen un espacio en donde se desarrollan las principales actividades de la casa y las relaciones sociales. A lo largo de los años, la adopción de nuevos «modelos» interiores ha engendrado modificaciones de distribución espacial de las diferentes clases sociales, y los esquemas verticales reemplazan a los antiguos esquemas horizontales, permitiendo a menudo la repartición de las áreas de servicio en dos niveles, en general en ángulo y en la parte trasera de la casa.

70Finalmente, la figura 20 destaca la imagen y su evolución que la casa, en tanto que elemento arquitectural significativo de una clase social determinada, debe representar. Las diferenciaciones arquitectónicas de las fachadas de las residencias burguesas juegan un papel importante en la expresión del gusto de los propietarios y en su voluntad de afirmarse, por ese medio, como la clase dominante de ese período. Tal segregación arquitectural es igualmente notable en ciertos edificios que pertenecen a los «gran cacao», como los bancos que imponen su poder financiero en todo el país.

71La crisis económica que impera a partir de 1925 y que provoca una crisis política, incide en los conceptos de la arquitectura residencial; se inicia una búsqueda de nuevas formas arquitectónicas. En consecuencia, se adoptan sucesivamente dos tendencias: por una parte, la construcción privada residencial de los años treintas está marcada por el abandono progresivo de los materiales tradicionales en favor de nuevos materiales «duros»; por otra parte, el estilo arquitectural no se modifica de manera brutal, pero transita por esquemas neoclásicos que comportan variantes locales o indicios Art Nouveau antes de adoptar formas arquitectónicas puramente racionalistas. Finalmente, de 1930 a 1940, las construcciones tanto privadas como públicas son definitivamente el reflejo del abandono de lo «tradicional», en cuanto a los materiales y al estilo arquitectural, en favor de lo «moderno» que tiende a desarrollarse principalmente en la periferia en lo que se refiere a los edificios privados; mientras, lo «tradicional» en cambio intenta sobrevivir en el centro en donde el paisaje arquitectural cambia progresivamente con la construcción de nuevos edificios más modernos.

Figura 20: EVOLUCIÓN TIPOLÓGICA DE LAS RESIDENCIAS BURGUESAS EN GUAYAQUIL DE 1900 A 1940

Figura 20: EVOLUCIÓN TIPOLÓGICA DE LAS RESIDENCIAS BURGUESAS EN GUAYAQUIL DE 1900 A 1940

Table des illustrations

Titre Figura 3: DISTRIBUCIÓN DE LOS TESTIMONIOS ARQUITECTÓNICOS IDENTIFICADOS EN GUAYAQUIL EN 1987 (Período 1900-1940)
Légende Fuentes: Rojas, M.; Villavicencio, G., 1988.Lee, P.; Compte, F., 1987. Elaboración: M. S. Bock.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2013/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 648k
Titre Figura 4: DISTRIBUCIÓN DÉ LOS TESTIMONIOS ARQUITECTÓNICOS RESIDENCIALES Y COMERCIALES IDENTIFICADOS EN GUAYAQUIL EN 1987 (Período 1900-1940)
Légende Fuentes: Rojas, M.; Villavicencio, G., 1988.Lee, P.; Compte, F., 1987.Elaboración: M. S. Bock.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2013/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 700k
Titre Figura 5: DISTRIBUCION DE LOS CONJUNTOS HOMOGENEOS DE LOS TESTIMONIOS ARQUITECTONICOS
Légende Elaboración: M. S. Bock
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2013/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 196k
Titre Figura 6: JERARQUEACION DE LOS TESTIMONIOS ARQUITECTONICOS EN FUNCION DE SU ASIGNACION (parroquias Bolívar y Rocafuerte)
Légende Elaboración: M. S. Bock
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2013/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 276k
Titre Fotografía 1: EL MALECON EN LA ESQUINA DE LA CALLE BOLIVAR EN LOS AÑOS 20
Légende Fuente: El Ecuador en el Centenario de la Independencia de Guayaquil, sin fecha, p. 116.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2013/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 294k
Titre Fotografía 2: LA CASA FRANCESA EN LA CALLE PICHINCHA EN LOS AÑOS 20
Légende Fuente: El Ecuador en el Centenario de la Independencia de Guayaquil, sin fecha, p. 249.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2013/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 292k
Titre Cuadro 1: DISTRIBUCION DE LOS MATERIALES DE CONSTRUCCION EN GUAYAQUIL ENTRE 1900 Y 1940
Légende Fuentes: Lee, P.; Compte, F., 1987.Elaboración: M. S. Bock.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2013/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 280k
Titre Figura 7 a: DISTRIBUCION DE LOS MATERIALES DE CONSTRUCCION EN GUAYAQUIL, PERIODO 1911-1940
Légende Fuente: Lee, P.; Compte, F., 1987Elaboración: M.S. Bock.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2013/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 140k
Titre Figura 7 b: DISTRIBUCION DE LOS MATERIALES DE CONSTRUCCION EN GUAYAQUIL, PERIODO 1911-1940
Légende Fuente: Lee, P.; Compte, F., 1987.Elaboración: M. S. Bock.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2013/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 141k
Titre Figura 8: AGRUPAMJENTO DE CONSTRUCCIONES DE INTERES HISTORICO EN CUATRO MANZANAS DEL CENTRO (parroquia Bolívar)
Légende Fuente: Lee, P., 1987, p. 31.Elaboración: M. S. Bock.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2013/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 195k
Titre Figura 9: UNA MANZANA DEL CENTRO
Légende Fuentes: Levantamiento realizado por E. M. Silvestre, Arquitecta.Lee, P.; Compte, F., 1987.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2013/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 309k
Titre Figura 10 : FACHADA DE LA CALLE PEDRO CARBO
Légende Fuente: Lee, P.; Compte, C, 1989, p. 93.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2013/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 101k
Titre Fotografia 3: BARRIO DE LAS PEÑAS: CALLE NUMA POMPILIO LLONA EN 1925
Légende Fuente; Estrada Ycaza, J., 1985, p.14.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2013/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 263k
Titre Figura 11: LA CALLE NUMA POMPILIO LLONA : DISTRIBUCION DE LA PARCELEACION EN FUNCION DE LAS LIMITACIONES TOPOGRAFICAS
Légende Fuentes: Lee, P.; Compte, F., 1989, p. 88.Levantamiento: E.M. Silvestre, Arquitecta.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2013/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 474k
Titre Fotografía 4: FACHADA DE LA CASA EVA CALDERON (calle Numa Pompilio Llona)
Légende Foto: M. S. Bock
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2013/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 135k
Titre Figura 12: PLANO DEL SEGUNDO PISO DE UNA CASA DEL BARRIO DE LAS PEÑAS
Légende Fuente: Lee, P.; Compte, F.; Peralta, C, 1989, p. 63
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2013/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 125k
Titre Figura 13: CASAS CON SOPORTALES DEL CENTRO: ESTUDIO DE FACHADAS
Légende Dibujo: E. M. SilvestreCasa Arturo GarcíaParroquia CarboCalle Imbabura 238-240(1900-1925)Estructura maderaParedes madera/cañaTecho zincPuertas/ventanas madera
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2013/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 170k
Légende Foto: M. S. BockCasa Michel AchiParroquia BolívarCalle Pedro Carbo 801 -807(1920-1925)Estructura maderaParedes madera/ladrilloTecho zincPuertas/ventanas madera/hierro
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2013/img-18.jpg
Fichier image/jpeg, 217k
Titre Figura 14 a: CASAS CON PORTALES DEL CENTRO: ESTUDIO DEL PLANO INTERIOR DE LA CASA ARTURO GARCÍA
Légende Fuente : Lee, P.; Compte, F.; Peralta, C, 1989.Lee, P.; Compte, F., 1987.Levantamiento realizado por E M. Silvestre, Arquitecta
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2013/img-19.jpg
Fichier image/jpeg, 185k
Titre Figura 14 b: CASAS CON SOPORTALES DEL CENTRO: ESTUDIO DEL PLANO INTERIOR DE LA CASA MICHEL ACHÍ
Légende Fuente: Lee, P.; Compte, F.; Peralta, C, 1989.Lee, P.; Compte, F., 1987.Levantamiento realizado por E. M. Silvestre, Arquitecta
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2013/img-20.jpg
Fichier image/jpeg, 178k
Titre Figura 15: LA QUINTA PIEDAD
Légende Fuente: Lee, P.; Compte, F.; Peralta, C, 1989, p. 64
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2013/img-21.jpg
Fichier image/jpeg, 187k
Titre Figura 16: EDIFICIOS COMERCIALES Y DE SERVICIOS: ESTUDIO DE FACHADAS
Légende Foto M. S. BockBotica del ComercioParroquia RocafuerteCalle Luque 130-134(1900-1910)Estructura maderaParedes madera/ladrilloTecho zincPuertas/ventanas madera/hierro
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2013/img-22.jpg
Fichier image/jpeg, 257k
Légende Foto: M. PaolinelliSociedad de los ArtesanosParroquia BolívarCalle 10 de Agosto 654(1905)Estructura maderaParedes madera/zincTecho zincPuertas/ventanas madera/hierro
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2013/img-23.jpg
Fichier image/jpeg, 256k
Titre Figura 17: EL MERCADO SUR CORTE TRANSVERSAL
Légende Fuente: Lee, P.; Compte, F.; Peralta, C, 1989, p. 22
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2013/img-24.jpg
Fichier image/jpeg, 180k
Titre Figura 18: INDICIOS DEL ESTILO ART NOUVEAU
Légende Dibujo: Inventario P. LeeVülaGuzmán AspiazuParroquia CarboCalles Panamá e Imbabura(1935)Estructura hormigónParedes ladrilloTecho zincPuertas/ventanas madera/hierro/vidrio
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2013/img-25.jpg
Fichier image/jpeg, 113k
Légende Foto: M. S. BockCuerpo de Bomberos, Compañía Independencia n° 15Parroquia CarboCalle Rocafuerte 600(1934)Estructura hormigónParedes madera/ladrilloTecho zincPuertas/ventanas madera/hierro
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2013/img-26.jpg
Fichier image/jpeg, 212k
Titre Figura 19: NEOCLASICISMO TRADICIONAL DE LOS EDIFICIOS QUE ALBERGAN SERVICIOS
Légende Foto: M. S. BockMunicipioParroquia BolívarMalecón Simón Bolívar (1927)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2013/img-27.jpg
Fichier image/jpeg, 252k
Légende Foto: M. S. BockBanco La PrevisoraParroquia RocafuerteAvenida 9 de Octubre 110-118 (1925)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2013/img-28.jpg
Fichier image/jpeg, 250k
Légende Foto: M. S. BockGran HotelParroquia BolívarCalle Pichincha 602(1929)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2013/img-29.jpg
Fichier image/jpeg, 180k
Titre Fotografía 5: CASA DEL DR. CARLOS COELLO
Légende Foto: M. S. Bock
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2013/img-30.jpg
Fichier image/jpeg, 290k
Titre Fotografía 6: CASA DE RODRIGO ICAZA CORNEJO
Légende Foto: M. S. Bock
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2013/img-31.jpg
Fichier image/jpeg, 209k
Titre Figura 20: EVOLUCIÓN TIPOLÓGICA DE LAS RESIDENCIAS BURGUESAS EN GUAYAQUIL DE 1900 A 1940
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2013/img-32.jpg
Fichier image/jpeg, 297k
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2013/img-33.jpg
Fichier image/jpeg, 301k

© Institut français d’études andines, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter