Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

La descentralización en Colombia

 | 
Jean-Michel Blanquer
, 
Dario Fajardo Montaña

Conclusión

Texte intégral

1Una descentralización efectiva debe conducir a un fortalecimiento real de las regiones y de los municipios, en términos económicos, políticos, culturales y sociales. Esto no puede lograrse solamente con acciones dirigidas a la dotación de servicios básicos. Es preciso incorporar otras áreas estratégicas de intervención del Estado, como son el acceso a los recursos productivos (tierras, crédito, tecnologías), condiciones de intercambio y la institucionalización y protección de la libre representación política.

2En consonancia con ella, es condición indispensable entonces, para el avance de cualquier proceso de renovación política, comprendiendo dentro de ella la descentralización y la participación comunitaria, la pacificación del país.

3Hasta ahora, la Reforma descentralizadora presenta un balance bastante positivo aun cuando se revelen algunos efectos perversos. Se puede mejorar el proceso con nuevas orientaciones y nuevas medidas.

4Sin embargo, ante todo, hay que cumplir con las leyes ya existentes lo cual exige que el Estado respete y haga respetar las propias normas que dicta. Exige también una racionalización de la actividad normativa ya que muchas entidades, sobre todo los municipios, viven en la ilegalidad por no poder conocer todas las reglas producidas en el sector central o por no poder aplicarlas.

5Es necesario igualmente evitar la demagogia, que se utiliza de manera muy corriente cuando se trata de descentralización. Entre otros numerosos ejemplos, la propuesta de entregar a los municipios el 100 % del IVA constituye una típica propuesta irresponsable que tendría, con total seguridad, efectos contraproducentes.

6Una vez formuladas estas reservas, quisieramos resumir aquí, bajo la forma de recomendaciones, las principales orientaciones que desarrollamos en nuestra investigación.

7Ellas tienen que ver esencialmente con el aspecto político-institucional de la descentralización puesto que es el motor indispensable de la Reforma.

1. Coherencia y Claridad institucional

8La definición de políticas, programas y proyectos de descentralización no debe pasar por alto los efectos que, a todos los niveles de las relaciones Estado-comunidad, tiene el modelo centralista.

9En consecuencia es preciso considerar que la descentralización debe venir acompañada de una reestructuración global del Estado, comenzando por el nivel nacional, para continuar con el regional, departamental y finalmente el municipal.

10Por esto, se puede recomendar lo siguiente:

  • Homogenizar el proceso descentralizador a través de una entidad coordinadora y evaluativa. Tal entidad podría ser una dirección en el ministerio de Gobierno transformado en un "ministerio para las colectividades locales".
  • Fomentar la redistribución a favor de las regiones más desfavorecidas a través de la consolidación de los Corpes, de la planificación regional, y de una política contractual con las entidades locales.
  • Fortalecer el nivel departamental para hacer del departamento un instrumento eficaz de asistencia técnica del municipio. Esto requiere una redefinición de la función de Gobernador; no parece adecuado elegirlo. Al contrario, se debe despolitizar esta función lo que se puede lograr a medio plazo con la creación de un cuerpo de funcionarios locales y con un sistema de carrera capaz de garantizar independencia respecto al poder político.
  • "Profesionalizar" la función pública local con una formación adecuada, distinta de la capacitación de los responsables locales. Esto requiere un fortalecimiento y una extensión de la ESAP para que pueda cumplir tal tarea, así como intercambios con otros países.
  • Fortalecer la justicia administrativa, financiera y constitucional para dotar el país de reguladores institucionales independientes.

2. Profundización de la descentralización política

11La descentralización política sólo puede desarrollarse en un contexto institucional bien determinado.

12En este ámbito, no parece que quedan muchos mecanismos por inventar sino más bien modalidades de apoyo a lo que ya existe teóricamente pero que no se puede cumplir por falta de medios y apoyo:

  • Prolongar el mandato del Alcalde hasta cuatro años y posibilitar su reelección.
  • Fortalecer las JAL, fijando el día de sus elecciones el mismo día de las elecciones de Alcaldes y dándoles la posibilidad de manejar un presupuesto.
  • Fomentar los contratos entre municipios y entidades cívicas a través de ayuda financiera para estos tipos de contratos.
  • Concretizar la participación comunitaria en los servicios públicos con la implantación de la elección directa de los delegados por los usuarios.
  • Ampliar los temas que puede abordar un referendum local y fijar una tasa mínima de participación para que el voto sea considerado válido.
  • Mejorar la información ciudadana a través de un apoyo departamental a los municipios, para cumplir con su deber de publicación y de comunicación con la ciudadanía.

13La actual etapa de descentralización es fundamental en la medida en que está en juego la confianza del pueblo en la capacidad que tiene el Estado de reformarse.

14Para un Estado la tentación de hacer lo mínimo para mejorar la gestión y salvar las apariencias es demasiado atractiva. Sin embargo, la máquina de la descentralización ya está en marcha y es poco probable que alguien o algo pueda impedir su propia lógica de desarrollo.

© Institut français d’études andines, 1991

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540