Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Territorios andinos: reto y memoria

 | 
Olivier Dollfus (†)

Capitulo 10. Los Andes en los estados andinos

Texte intégral

Antecedentes

1Los Andes proporcionan adjetivos que califican a los estados situados entre los trópicos y atravesados por la cordillera; los estados andinos son los descritos en este libro; a veces se les agrega Venezuela que casi no es andina o que lo es cada vez menos. Estos estados han firmado un pacto entre ellos, el “Pacto Andino”, esbozo de un mercado común. Los Andes constituyen entonces un factor común a las cuatro, o cinco repúblicas en las que las montañas andinas se encuentran presentes de manera desigual.

2En todos estos estados, los Andes no cubren sino una fracción de la superficie del país es decir un cuarto o un tercio. Luego, estos países tienen la mayor parte de sus extensiones en las llanuras, bajas y cálidas. Tanto el Perú como el Ecuador tienen un frente marítimo, Colombia posee dos, uno en el Pacífico y otro en el mar del Caribe; sólo Bolivia se ve privada de acceso al Pacífico desde la pérdida de sus provincias costeras como consecuencia de la guerra con Chile (1879-1883).

3No se trata aquí de retratar la génesis y la formación de estos estados. Sin embargo, hay que acordarse que nacieron de la disgregación de una parte del Imperio español de América en las primeras décadas del siglo xix, y que desde su origen adoptaron la forma republicana, lo cual era una relativa novedad en un mundo político resultante de las corrientes ideológicas europeas. Estas repúblicas nacieron pobres y endeudadas, pero se instauraron antes de la gran expansión del capitalismo fuera de Europa. La independencia se hizo antes de la constitución de la economía mundial, marcada por la división internacional del trabajo y los procesos de intercambio y de acumulación que resultan de ello. Es así que estos estados pudieron dotarse de una burguesía; se han justificado aplicando los principios del derecho y de la organización política salidos de Europa.

LOS ANDES EN LOS ESTADOS ANDINOS

LOS ANDES EN LOS ESTADOS ANDINOS

4A diferencia de América del Norte, y hasta de los países del Cono Sur del continente, el incremento de las poblaciones, en el siglo xix y sobre todo en el xx, se hizo a partir del stock de hombres que existía a principios del siglo xix. Es verdad que en el siglo xix se propició la inmigración de asiáticos para paliar la escasez de mano de obra, sobre todo en el momento de la construcción de los ferrocarriles. Es también cierto que hombres de negocios, algunos empresarios, vinieron de Europa después de la Independencia, pero cuantitativamente esos aportes no modificaron mucho la demografía de los países andinos. Por el contrario, en esas repúblicas, el peso de los Andes, la visión que tienen de ellos los habitantes, se ha modificado muchísimo en el curso de este último siglo.

Pesos que cambian

5El peso económico, social y político de los Andes, dentro de los estados, es muy diferente de un país al otro y se modifica con el transcurso del tiempo. La presencia o no de la capital nacional, de una gran ciudad, o de una red de ciudades importantes es uno de los factores decisivos de diferenciación; la comparación entre Colombia y el Perú es bastante esclarecedora en este sentido. En la cordillera oriental de Colombia, las ciudades, con Bogotá a la cabeza, pesan mucho por sus poblaciones y sus actividades. La situación es diferente en el Perú, donde el peso de Lima, y la fácil conexión lineal entre los oasis urbanizados, hace actualmente de ese país, una nación más costera que “andina”.

6En la Colombia contemporánea, de 18 a 20 millones de hombres viven en los Andes; la parte andina en el PBN es superior a los 3/5, o sea, unos treinta mil millones de dólares para un PBN de unos cincuenta mil millones (PBN “oficial”, fuera de los productos clandestinos, de coca en particular). En el Perú, siete millones de hombres viven en los Andes y su contribución al PBN en 1987 es del orden de tres mil millones de dólares en un PBN de 20 mil millones. En la actualidad, la relación en la creación de riquezas entre los Andes de Colombia y los del Perú es de 10 a 1 y, si la comparación y la mesura tienen un sentido, la relación en el PBA (producto bruto andino) por cabeza sería de 5 a 1 entre los dos países (en la CEE, la relación entre las regiones ricas de Alemania federal y las regiones más pobres de Grecia y Portugal son de 6,5 a 1). Un mapa de Colombia que muestra los niveles de ingresos en función de su localización no haría aparecer a los Andes en déficit, salvo en las regiones campesinas del sur; por el contrario, en los otros tres países, el ingreso en los Andes sería más bajo que el de las llanuras, donde los ingresos son más elevados. En el Perú lo ínfimo de los ingresos andinos es enmarcado por los mayores ingresos de la costa, mayoritariamenle urbana y de una muy productiva agricultura intensiva de oasis, y por la “cresta” de ingresos del piemonte andino, vinculados a la producción de coca. De una manera más general, entre los cuatro países, se tiene una gradiente decreciente de riquezas de norte a sur, las diferencias por cabeza entre las regiones más ricas del norte y las más pobres del sur, que mantienen siempre una relación probable de 10 a 1.

7En los siglos pasados estas relaciones eran diferentes. Acceder a Santa Fe de Bogotá, desde la costa del Caribe, era toda una expedición; para transportar la mercadería venida de Europa, desde la costa hasta Santa Fe, se necesitaba más tiempo que para venir de Europa a Colombia. En el Perú la elección de Lima como sede del Virreynato, muy próxima de la costa, fue con el fin de organizar un relevo entre España y las tierras recién conquistadas, pero era el interior del país andino lo que contaba para el Virreynato, por el peso de sus minas y sus hombres, menos escasos que en una costa diezmada por las epidemias. Guayaquil, hasta la época contemporánea, no era sino una aldea, un puerto-relevo en la navegación a lo largo del Pacífico, un pequeño astillero, pero también el lugar de división de la carga hacia el interior; era una aldea con una periferia poco poblada. Quito, sede de la Audiencia, y los campos y aldeas de los Andes, tenían, en la época colonial, un peso demográfico que no tiene nada en común con el de la costa, casi desierta de la época. En los Virreynatos del Perú y Nueva Granada y las Audiencias de Quito y Chuquisaca, eran importantes las tierras de las poblaciones de los Andes. Todo será muy diferente dos siglos después; los Andes colombianos escasamente poblados en la época colonial, llegaron a tener un gran crecimiento demográfico y el mayor crecimiento urbano, mientras que en el Perú el eje de gravedad del país pasó de los Andes a la costa. En la época colonial y durante toda una parte del siglo xix. El Alto Perú, es decir, Bolivia, en su parte andina, era más desarrollado que muchas otras regiones andinas situadas más al norte, incluso más que Chile.

Fronteras de los estados andinos

8En la actualidad, las fronteras de los estados andinos son estables, a excepción de algunos sectores entre el Perú y el Ecuador que son objeto de litigios. Pero su trazado actual es casi por todas partes el resultado de guerras, de conflictos que sacudieron las repúblicas andinas desde la Independencia; en cada país, las nacionalidades surgieron de enfrentamientos entre países nacidos de la desaparición del Imperio español de América.

9Como con frecuencia en el resto del mundo, las fronteras de los estados en los Andes no se apoyan prácticamente sobre los “límites naturales” ni en un río, ni en las líneas de las cimas a excepción de la frontera entre Chile y Bolivia a fines del siglo xix y la sierra de Perija entre Venezuela y Colombia. Ahora bien, al sur, la línea de la cima andina, forma la frontera entre Chile y la Argentina. Además, en América Latina, los ríos desempeñan un papel fronterizo importante, salvo en las cuencas del Orinoco y el Amazonas.

10Si el centro de los estados andinos coincide con la sede de las capitales de la América española —Lima, capital del Virrey-nato del Perú; Quito, sede de la Audiencia; Santa Fe de Bogotá, sede del Virreynato de Nueva Granada; Chuquisaca (Sucre), sede de la Audiencia de Charcas —, los límites actuales son el resultado de conflictos y arbitrajes posteriores a la Independencia. Estas fronteras presentan una relativa particularidad para América del Sur; mientras que en este continente 85% de las fronteras cortan extensiones vacías o muy escasamente pobladas (menos de un habitante/Km2.), en los Andes atraviesan regiones pobladas; las densidades y las poblaciones son las mismas alrededor del lago Titicaca en Bolivia y en el Perú, alrededor de San Antonio y de Cucuta entre Colombia y Venezuela, de Ipiales y de Tulcán entre Colombia y el Ecuador. Únicamente la frontera entre Bolivia y Chile se encuentra en un desierto de altitud.

11Las fronteras administrativas coloniales no han sido mantenidas; las de la Audiencia de Charcas estaban fijadas sobre la línea de división de las aguas entre la cuenca del Urubamba y las del Titicaca, e incorporaban a todas las poblaciones Aymara del Titicaca. La Audiencia de Quito se extendía hacia el sur hasta las cercanías de Piura y comprendía la aldea de Jaén, actualmente peruana, mientras que al norte, el Arzobispado de Quito ejercía su acción sobre Popayán, en la cordillera central de Colombia.

12El fracaso de Santa Cruz para dividir el Perú en dos —en un Alto Perú del Sur, bajo la autoridad de Chuquisaca y un Perú del Norte, dirigido por Lima— es seguido de la tentativa de Gamarra por reunificar el conjunto. Este proyecto se desmoronará con la batalla de Ingavi en 1841. Bolivia y Perú se separan y la línea de demarcación, establecida bajo la égida de Chile, corta las poblaciones aymara que quedan situadas a ambos lados de la frontera que atraviesa el Titicaca. Como lo muestra bien M.D. Démelas, la presa codiciada era la población de tributadores indios que luego se comparte; ninguno de los estados podía apropiárselos completamente ni privarse de recursos fiscales.

13En el Ecuador, el protocolo de Tulcán de 1830, fija la frontera con su vecino del norte. Por el contrario, la frontera entre el Perú y el Ecuador sigue siendo conflictiva. El Protocolo de Mosquera-Pedemonte de 1830 es cuestionado por el Perú; el conflicto de 1941 fija la frontera un poco más al norte, en la costa y sobre todo en la amazonia (Protocolo de Río de Janeiro); en 1981 un conflicto armado estalla nuevamente a causa de la delimitación de la frontera en los ramales de montañas forestales pre-amazónicos (Cordillera del Cóndor). Aún hoy, ésta es en los Andes una frontera entre los países, bajo vigilancia militar y sin buenos caminos.

14Bolivia sigue siendo la gran víctima de los conflictos entre estados. El trazado actual de la frontera con Chile es la consecuencia de la Guerra del Pacífico (1879-1883), perdida por Bolivia y el Perú. Este conflicto es provocado, como lo señala M. Foucher, “no solamente por una competencia por el acceso a las materias primas, sino también por la contradicción entre los intereses de las empresas privadas y los de los Estados preocupados por volver funcionales al fin las fronteras que hasta entonces estaban inutilizadas”. El salitre, meta final del conflicto, se encontraba en grandes cantidades en Tarapacá, peruana en ese entonces. Las empresas chilenas querían explotarlo; el gobierno peruano decide entonces expropiar las empresas extranjeras, que son en su mayoría chilenas, mientras que el gobierno boliviano, que controla el acceso al mar por Antofagasta, decide aumentar los impuestos de exportación. El rechazo de la compañía chilena a pagar los impuestos lleva a Bolivia a decidir la venta de los yacimientos explotados por ésta. El ejército chileno, que defiende los intereses de su país, ocupa Antofagasta, lo que provoca la guerra. El Perú se ve arrastrado al conflicto por su alianza con Bolivia.

15La fiscalización de la frontera inicia la guerra. Las derrotas marítimas y terrestres de peruanos y bolivianos conllevan la supresión del acceso al Pacífico para Bolivia, la anexión de las provincias de Tacna, Arica y Tarapacá a Chile. Tacna es restituida por el Protocolo de Ancón de 1929, pero Arica se queda en Chile. Este podrá sacar partido de las ganancias fiscales de la explotación del salitre, posteriormente, de los yacimientos de cobre del “Norte Grande” que comprenden la mina de Chuquicamata, una de las más importantes del país. La frontera con Bolivia es delimitada con precisión en 1904. Dos vías férreas comunican La Paz al Pacífico —además de la que viene al Perú, con trasbordo para atravesar el lago Titicaca —, éstas son las de Arica-La Paz, construidas en 1913, luego las de Antofagasta-Uyuni. El desenclave ferroviario no suprime las reivindicaciones de acceso al mar. Las Fuerzas Armadas del Perú, Bolivia y Chile se acantonan en las proximidades de la frontera: la vigilancia en los altos desiertos andinos, y bajo un implacable cielo azul, evoca la de los soldados del “desierto de los tártaros”.

16Estos conflictos a los que se agregan otros por la posesión de vastas extensiones de llanuras orientales, contribuyen a formar el sentimiento nacional, por las tensiones que provocan. Las batallas que se conmemoran en fechas regulares, y que se enseñan en las escuelas, son el crisol de las nacionalidades de los países andinos que pretenden transformarse en estados-naciones...

Las cargas de soberanía

17La soberanía del Estado, que se ejerce hasta el límite de las fronteras, consiste en garantizar la integridad del territorio, fabricar leyes y reglamentos con efectos generales. La soberanía es la competencia de las competencias, el derecho a fijar las acciones autorizadas, los comportamientos posibles o prohibidos. Para hacerlo, el Estado dispone de agentes, se dota de una Constitución que señala la división de los poderes entre el Legislativo, el Ejecutivo, el Judicial, etc. Debe también cubrir su territorio con las redes de circunscripciones administrativas para asegurar mejor el control de las poblaciones. Se organiza entonces la “geografía administrativa”. El Estado también es organizador; es el que fija las grandes elecciones en materia de infraestructura de transportes, de redes eléctricas, el que orienta las mejoras agrícolas para la irrigación, es el que puede distribuir las tierras eriazas. Se presenta como garante de los préstamos con extranjeros para financiar el costo de acondicionamientos e infraestructuras; es él quien tiene a su cargo garantizar la seguridad de los bienes y personas, hacer justicia, actuar para reducir desigualdades demasiado flagrantes como por ejemplo por medio de una reforma agraria. Puede dotarse de medios de control y de dirección de la economía (nacionalizaciones, o desnacionalizaciones de empresas), cobrar los impuestos, establecer derechos de aduana, fijar las normas para los productos, otorgar subvenciones y, sobre todo, fijar las regulaciones monetarias.

18No se trata de analizar las acciones y la eficacia de los estados andinos en estos diferentes sectores, sino el lugar de los Andes en su disposición.

19Los estados “andinos” cumplen de manera desigual las funciones nacidas de su soberanía, severamente criticadas por algunos grupos, que oponen a la violencia institucionalizada del Estado otras formas de violencia. Sería entonces conveniente ver las consecuencias de ello en la organización de los espacios, ¿cuáles son los espacios que nacen de la descomposición del Estado, en situaciones de “caos limitado” y cuándo la soberanía del Estado no logra ya ejercerse?

Una red administrativa sin rol decisivo y que no tiene sino parcialmente en cuenta a los Andes

20La observación de la cobertura administrativa de la red, nacida de las primeras divisiones del estado territorial, muestra departamentos o provincias, según la terminología de cada país, que se extienden unos, exclusivamente sobre las llanuras, otros en las montañas o, a la vez, en las planicies y en la sierra. Los límites se apoyan a veces en una línea de cumbres, como en los departamentos del Perú que se extienden en la cordillera occidental; en el interior de los Andes, el límite está constituido con frecuencia por el río al fondo de un valle profundo, difícil de atravesar; el Marañón, el Apurímac en el Perú, el Chota en el Ecuador, el Magdalena en Colombia, sirven de límites a varias unidades administrativas.

21En Ecuador, salvo la provincia de Pichincha donde se encuentra Quito, y que desborda sobre el piemonte oriental (Santo Domingo), las provincias son costeras (Esmeraldas, Manbí, Guayas, El Oro), amazónicas (Ñapo, Pastaza, Santiago, Zamora) o bien esencialmente andinas (Carchi, Imbabura, Cotopaxi, Angurahua que desborda un poco hacie el este, Bolívar, Chimborazo, Cañar, Azuay y Loja). Como en los otros países, las divisiones administrativas en las regiones de las llanuras orientales, poco pobladas, son de muy vastas dimensiones. En Colombia pueden además tener un estatuto especial (intendencias y “comisarías”).

22Algunos departamentos de Colombia se extienden en las regiones bajas y cálidas como el Choco, Córdoba, Bolívar, Atlántico, Magdalena, César, Guajira, aunque estos tres últimos comparten la Sierra Nevada de Santa Marta cuyo tope es de 5,800 m.s.n.m.; otros se sitúan en los Andes, los valles internos y los piemontes. La localización de la ciudad, y ante todo de la cabeza de valle, es un elemento esencial, pues es ahí donde se encuentra el centro de gravedad del departamento. Es andino en los dos Santander (Norte y Sur), el Boyacá, Cundinamarca, Tolima, Hui-la, Cauca, Nariño, Caldas, Riseralda. Todos estos departamentos tienen partes andinas pero poseen también tierras bajas.

23En el Perú, los departamentos cuya ciudad más importante se encuentra en la costa, son departamentos costeros, aun si una parte de sus circunscripciones comprende la vertiente occidental de los Andes; es el caso de Piura, Lambayeque, La Libertad, de los departamentos de Lima, Ica, Arequipa, Tacna y Moquegua. Por el contrario, algunos departamentos son mayoritaria o exclusivamente andinos como Cajamarca, Huánuco, Pasco y Junín, estos últimos se extienden igualmente sobre una parte del piemonte amazónico. Ayacucho y Apurímac son completamente andinos, mientras que Cusco y Puno son, sobre todo, andinos, pero tienen partes bajas al este. Arequipa se extiende de la costa a las punas y a los grandes volcanes, pero su ciudad principal, a 2,400 m.s.n.m., marca bien la posición intermedia entre el Pacífico y la alta sierra. Madre de Dios, Loreto, son completamente amazónicos mientras que los departamentos de San Martín y Amazonas se encuentran entre el piemonte y los Andes, pero las que cuentan son las regiones bajas y de colinas. En el Perú, la creación, en 1988, de regiones descentralizadas, más vastas que los departamentos, pretende ceñirse a las realidades locales, aquí el centro de gravedad estará en la costa, allá en la sierra, más allá en la selva, aun si los límites se encuentran unos en los Andes y otros en las llanuras. Como toda división, la de las regiones del Perú es el resultado de arbitrajes entre intereses a menudo divergentes.

24Bolivia tiene departamentos completamente andinos: Potosí, Oruro; el de La Paz posee elementos de altiplano, valles cálidos y llanuras de piemonte. Cochabamba, Chuquisaca y Tarija son ciudades de valles andinos, algunas de las principales ciudades de los departamentos se extienden asimismo en las planicies orientales. Santa Cruz, Trinidad y Pando son departamentos de la parte cálida.

25En realidad esta red no es fundamental en la vida de los países, en la medida en que las funciones administrativas no son sino uno de los elementos en la organización regional. Sin embargo, es frecuente, porque la ciudad ha nacido para ejercer funciones administrativas y para controlar sus alrededores, que se hayan añadido otras funciones y que se hayan tejido así las estructuras regionales. Lo que obra, en la vida de las relaciones, es el peso de la ciudad o ciudades principales. El acceso a Cajamarca, en el Perú, es singularmente difícil para las “provincias” o distritos del norte del departamento; para acceder a la capital hay que bajar a la costa, tomar la carretera Panamericana antes de volver a subir a los Andes. Otras redes, más finas (provincias, ahí donde el departamento es la unidad más importante) datan de la época en la que las relaciones se hacían a pie o a muía. Acceder a la capital de la provincia se transforma en ese caso en una hazaña; en el departamento de Lima, para llegar de Huarochirí, situado en el alto valle del Mala, a Matucana, ciudad principal ubicada en el valle del Rímac, hay que recorrer 250 Kms., 150 de los cuales por caminos inseguros y atravesar la aglomeración limeña antes de volver a subir a Matucana. El hecho de que estas redes administrativas no hayan sido modificadas muestra, a la vez, su poca importancia o hasta el poco caso que se hace de los usuarios, que son los campesinos pobres de la sierra. Esto demuestra también que en la época del “peatón” la montaña andina no constituía mayor obstáculo.

Lugar y posición de los Andes en los estados

26En repetidas ocasiones se ha observado que el peso de los Andes en los estados estaba, por lo menos en parte, ligado a la presencia de la capital y de ciudades importantes. En la época contemporánea, el peso económico es correlativamente menor cuando las poblaciones están formadas mayoritariamente por campesinos, sobre todo cuando éstos son los descendientes de los primeros ocupantes, es decir, indios. De ahí la diferencia entre los Andes del sur del Ecuador que están casi todos poblados por campesinos y por indios y los Andes al norte del Ecuador donde éstos son minoría.

27Los indios son los vencidos. Casi cinco siglos después de la Conquista, cargan todavía el peso del choque colonial. Permitieron, por el trabajo forzado, la explotación colonial de los recursos andinos. Luego de asentarlos en reducciones o resguardos, la autoridad española les había conservado una autonomía interna y local —logrando una buena administración —, para minimizar los costos del encuadramiento. Claro es que su situación, con frecuencia al borde de las posibilidades de supervivencia, no era mucho peor que la de la mayoría de los campesinos en el resto del mundo en la misma época, afectados por el hambre, las epidemias, las guerras; su productividad de trabajo se limitaba a algunos kilos de granos por día, pero en los Andes los indios cargaban el peso de la derrota.

28La Independencia, lejos de mejorar la situación de los indios, contribuyó con frecuencia a su degradación. No estando más protegidos por un encuadramiento colonial, funcionando sobre la separación y la división de la población en castas, se transformaban en los débiles, sometidos más a la ley del fuerte que a la del mercado, aunque las dos podían confundirse. De ello resulta, durante una parte del siglo xix, el mantenimiento del tributo, con otro nombre, pero también con el progresivo despojamiento de sus tierras por la extensión del sistema de la hacienda, la que se reafirmaba en su lógica territorial y en sus modalidades de explotación. Finalmente en los Andes, como en todas partes del mundo, cuando no hay movilidad en el interior de la sociedad, dividida entre una minoría que dirige y gobierna y una mayoría de pobres que la soporta, y que esta mayoría es diferente en lengua, costumbres y mentalidad, existe el desprecio del fuerte hacia el débil. El resurgimiento de los esplendores pasados, el análisis de la calidad de las prácticas agrícolas, tendiente a mostrar su buen ajuste a las condiciones de los medios, el deseo, aún afirmado, de dar cartas de nobleza a su cultura, ofrecida para el consumo de los visitantes venidos del exterior, no cambian las cosas. Asimismo, las medidas que intentaban proteger los territorios de las comunidades indígenas, como las tomadas por el presidente Leguía en el Perú de 1920, tenían mucho más como objetivo el mantener en el lugar una reserva potencial de trabajadores autoentrenándose en sus tierras, que el garantizar la identidad de un pueblo y su cultura. El indigenismo ha llenado los estantes de las bibliotecas, animado coloquios y debates, pero no ha modificado en nada la condición de los interesados. Esta se transforma, por la emigración de los lugares de origen, por el paso a través de las diferentes etapas del sistema educativo, por la mezcla permitida por la migración y la instalación en la ciudad, aunque para evitar el aislamiento en ella se agrupan y se reúnen por lugares de origen. La situación de los que se quedan en el lugar apenas cambió.

Los Andes en el Perú y Bolivia de hoy

29En las páginas y capítulos precedentes se ha mencionado cifras de población, distribución de los hombres, volumen estimado de las riquezas producidas y formas de organización de los españoles.

30En el Perú el eje de gravedad demográfica y económica se sitúa en la costa: en Lima y la treintena de oasis localizados al norte y sur de la capital. Los Andes han proporcionado, sobre todo durante el siglo xx, los hombres necesarios para el crecimiento económico y urbano, del mismo modo que proporcionan el agua, sin la cual la vida es imposible en el desierto costero, y la electricidad que ésta genera. Las inversiones para el desarrollo de la infraestructura, a menudo financiadas por préstamos del exterior, tenían como fin la construcción de ferrocarriles (a fines del siglo xix y principios del xx) para la explotación de las minas y la exportación de lanas. Los Andes, por su producción de manteria prima, contribuían al enriquecimiento de algunas familias peruanas, propietarias de minas y haciendas, de las sociedades extranjeras, mineras y comerciales, y a proporcionar divisas que permitieran importaciones. Los Andes jugaron y juegan todavía en el Perú contemporáneo el rol de una periferia en la visión más clásica del modelo “núcleo/periferia”, el centro que concentra y acumula los ingresos extraídos de una periferia dependiente. Importa poco en los Andes si el “núcleo” nacional no es sino una posta necesaria para los centros mundiales de la economía de mercado.

31Cierto es que los Andes no han sido evacuados del discurso; y no resumiremos aquí los debates sobre los Andes ni sobre el indigenismo que le es asociado con frecuencia y que continúan desde hace un siglo en el Perú. Pero la realidad de las políticas es otra. El general Odría, que ejerció el poder presidencial en el Perú de la mitad del siglo xx, construyó hospitales, carreteras y hoteles en su pequeña ciudad natal, Tarma, situada en los Andes centrales; cuidó su “patria chica”, no los Andes. Su política bastante elemental de industrialización tendió a promover una siderúrgica en la costa en Chimbote, la modernización y la apertura de nuevas minas en la sierra (obras de empresas extranjeras); estas empresas reforzaron los archipiélagos mineros sin ningún efecto de difusión —lo que además es muy difícil cuando la mina está en un desierto de altitud como en Toquepala —. Esta situación garantizaba así mejores condiciones de seguridad material y social a los empleados de las empresas, ya trabajan en la ciudad o en el sector moderno de la economía —es decir en Lima y en la costa —.

32El campesinado andino fue dejado de lado, pero, en ese momento, proporcionó los hombres necesarios para el crecimiento económico. Cuando un terremoto destruyó parcialmente el Cusco en 1950 el gobierno se vio obligado a intervenir en la reconstrucción de la ciudad y el desarrollo de la región; el financiamiento se hizo con créditos externos y con programas que no se ciñen a la realidad, el resultado fue el efecto acumulativo de inversiones deficientes: central hidroeléctrica de Machu Picchu, que produce una electricidad con la que no se sabe qué hacer, fábrica de abono de Cachimayo con tecnologías obsoletas que elaboran un producto poco utilizable en la agricultura local. Decididamente, parece que la inversión, salvo en el turismo, la minería y a veces la hidroelectricidad, no es rentable en términos de mercado en los Andes; por lo menos es lo que parece probar el ejemplo del Cusco de los años 50 y 60. Tampoco vale la pena tratar de desarrollar allí la investigación agronómica: ¡los márgenes y la economía de escala son tan mayores en la costa o. en la selva! El estudio de la agricultura andina ha sido dejada a las ciencias sociales, así como las tentativas de mejoramiento a las ONG extranjeras o nacionales, financiadas desde el exterior. El diagnóstico se hace sobre suposiciones y constataciones de fracasos de empresas mal dirigidas.

33La política del presidente Prado, entre 1956 y 1962, sigue la misma línea. El discurso del arquitecto Belaunde, Presidente del 63 al 68, evoca los Andes, pero para ponderar los méritos de autogestión de sus habitantes: “el pueblo lo hizo”. Se dan algunos “empujoncitos” para ayudar a la construcción de pistas, escuelas, es la “cooperación popular”, pero se hacen gastos públicos de inversiones sin sentido en la selva, con la inconclusa construcción de una carretera al pie de los Andes: la “marginal de la selva”, réplica de la carretera panamericana, además de abrir una nueva frontera a los peruanos en la selva del este. En cierto modo, los Andes son puestos entre paréntesis.

34El discurso nacionalista del general Velasco se traduce, en lo que concierne a los Andes, en una reforma agraria que transfiere la propiedad privada de las haciendas a las cooperativas, y la nacionalización de las minas de la Cerro de Pasco. Pero los cambios en la afectación de las tierras no modifican para nada la situación campesina. La mayoría de los minifundistas permanece fuera del proceso de reforma porque no tienen relaciones de vecindad con las haciendas. Algunos beneficiarios de la reforma agraria aparecen entonces como privilegiados en comparación a los que la reforma agraria no ha favorecido; el resultado de ello fueron los conflictos que estallaron en los años que siguieron a la cooperativización de las haciendas.

35La gestión de las empresas, sobre todo las orientadas hacia la ganadería lanar, sigue siendo más o menos la misma, de la hacienda a la cooperativa. La larga marcha campesina para recuperar las tierras no se acabó con la reforma agraria de Velasco, pero se franqueó una etapa que pemitirá posteriormente, con la descomposición de las cooperativas, la reconquista de las tierras andinas para los campesinos. Sin embargo, las desigualdades no han sido modificadas por ello, como tampoco los sistemas de producción. La afirmación de la necesidad de desarrollar en los Andes la enseñanza escolar en lenguas nativas pretende restaurar su dignidad y, consecuentemente, la de las identidades indígenas y andinas; sin embargo, no tiene resultados. El “velasquismo” mantiene la afirmación de una “criolla” pequeño burguesía, nacionalista y populista. La dirección militar expresa las ambiciones de las clases medias urbanas de la costa. La marginación de los Andes no fue atenuada.

36La segunda presidencia de Belaunde en los años 80, después de la transición de Morales Bermúdez, no se apoyó para nada sobre referencias a los Andes. Hay que hacer frente a las presiones del endeudamiento externo y del alza de la tasa de interés, a los problemas de desempleo que afectan masivamente a los jóvenes de las ciudades, sobre todo en la costa. Los ejes económicos pesan cada vez más en el país; el- de la costa, con Lima y los oasis donde se prosigue el desmantelamiento de las cooperativas agrícolas, con la formación de una clase de pequeños empresarios campesinos; el de la ceja de montaña, con el desarrollo del cultivo de la coca, de la producción de cocaína y de los flujos transnacionales que mantiene. Entre los dos, los Andes se transforman en el área de maniobra de la subversión iniciada en la región de Ayacucho por el grupo “Sendero Luminoso”, cuyas consecuencias serán analizadas más adelante, pero cuyos efectos más inmediatos son la deserción de algunas regiones afectadas por la violencia, la creciente falta de seguridad y la destrucción de las redes.

37Al principio del gobierno de Alan García, la afirmación de contribuir al desarrollo del “trapecio andino” de la pobreza (de los Andes centrales a los Andes meridionales del Perú) pretende oponerse a la acción de la subversión. Pero cómo “desarrollar”, cuando las administraciones son deficientes o no existen, cuando la pequeña burguesía local, donde recluta el APRA, se esfuerza ante todo por recuperar sus poderes sobre la masa campesina, indígena, despreciada, que se hunde cada vez más en su pobreza. La migración hacia las ciudades es cada vez más azarosa, ya que enfrenta la crisis urbana y las dificultades de empleo; la única migración posible, pero peligrosa, es hacia los campos de coca, que todavía permite algunas ganancias. Decididamente, es una lástima para el Perú urbano de fines del siglo xx que no se pueda “borrar” a los Andes, tierras peligrosas que no “reportan” ya casi nada y donde el Estado está cada vez más ausente; incluso, parte de sus tareas como promotor del desarrollo están garantizadas por los ONG, cuyas acciones localizadas siguen siendo homeopáticas.

38En Bolivia, oficialmente, el país más pobre del continente, la situación es bastante diferente. La capital política es andina. La reforma agraria, entre 1954 y 1964, se evidencia por la eliminación progresiva de las haciendas y por un encuadramiento de los campos por sindicatos agrarios. Pero con algunos desplazamientos, las formas de pobreza se mantienen como desigualdades entre los más pobres y los que lo son menos. La nacionalización de las minas confirma el poder de los sindicatos, en especial el de la COB, pero no se ha emprendido la indispensable modernización del sector minero, la productividad disminuye, los déficits se acumulan en los balances. Por el contrario, las llanuras son siempre el campo de la “libre empresa”, las explotaciones de ganado se extienden, así como también las plantaciones de caña de azúcar. La acumulación de los capitales se hace entre unos cuantos y la producción de la cocaína se vuelve el factor principal. En la época de García Meza, la articulación de los intereses entre los militares en el poder y las mafias no permite decir que la producción de la droga se desarrolle con la oposición del Estado: lo hace infiltrando y pudriendo sus débiles aparatos.

39El retorno de los civiles con Paz Estensoro, cargado de símbolos, uno de los hombres de la revolución de 1953-1954, que se torna, a partir de 1985, en el hombre del retorno a los “grandes equilibrios”y que utiliza los medios del liberalismo. El desequilibrio se evidencia por la constatación de la descomposición del sector minero estatal y el fin del poder sindical. A los Andes campesinos, estancados y miserables, tan sensibles a las sequías como a las heladas, se oponen los valles cálidos y las planicies del piemonte. Es ahí donde se explota la coca, se busca oro, se pueden realizar fructuosos contrabandos con el Brasil y la Argentina, se puede extraer petróleo y gas, vendidos en parte a los países vecinos: es ahí donde se encuentra todavía empleo, claro que de manera precaria y a menudo al precio de la enfermedad. No se pasa impunemente de los altiplanos fríos y relativamente sanos a las tierras cálidas afectadas por la enfermedad de Chagas, la uta (Ieishmaniasis), la fiebre amarilla, el paludismo. Estas enfermedades no impiden, sin embargo, la prosecución de las corrientes migratorias, y la instalación en la parte baja; es fácil la solución recomendada por las autoridades. Es conveniente deshacerse de lo que parece ser un sobrante de población en los Andes. Ahí también las acciones locales de desarrollo corren a cargo de los ONG, de programas multinacionales (PNUD, CEE) y muestran bien el abandono, de parte de un Estado frágil y sin recursos, de sus responsabilidades frente a poblaciones andinas que siguen siendo mayoritarias en el país.

Los Andes en Ecuador y Colombia

40En Ecuador, la preponderancia afirmada progresivamente, en el curso del siglo xx, de Guayaquil y de la costa, con sus sucesivos ciclos de cacao, banano y actualmente de las actividades nacidas de la producción de langostinos, se hace latente con un mayor peso económico y demográfico en Guayaquil, respecto a Quito, y una población que vive en la costa, más numerosa que en la sierra (en 1982, 4.5 millones en la costa, 4.1 millones en la sierra), frenada a pesar de todo por la función de capital de Quito. No se puede negar que los distritos que tuvieron una tasa de crecimiento anual de población superior a 7.5% por año entre 1962 y 1984 se sitúan en su mayoría en la costa, con algunos puntos en el piemonte amazónico y en los campos petroleros de la selva del este.

41La renta petrolera, importante sobre todo entre 1974 y 1980, permitió a Quito invertir en la construcción, dotar a una parte de la sierra de buenas carreteras, de establecer comunicaciones terrestres fáciles con la costa. La articulación “regional” se hace a veces a partir de Quito, otras de Guayaquil. Quito contribuye a la organización del espacio en los Andes del norte, pero también de la parte septentrional de la costa en el eje Santo Domingo-Esmeraldas y dirige el acceso al piemonte oriental. El espacio regional de Guayaquil se extiende sobre la parte sur de la costa así como también sobre la sierra de Cuenca y Loja. El “triángulo pesado” del país es siempre el comprendido entre Guayaquil, Quito y Cuenca con áreas de influencia de las dos primeras ciudades.

42El desarrollo de pequeñas empresas en la región urbana de Quito (cuyo número y jos efectivos empleados son próximos a los de Guayaquil), las transformaciones de la agricultura andina, inducidas por el incremento del consumo de Quito (productos lecheros, fruta, legumbres), no debe ocultar la pobreza y la marginación de gran parte de la población campesina, con raíces indias, que es mayoritaria en la sierra (probablemente 2,5 millones sobre 4,1), que habla sobre todo quechua. Como en los Andes peruanos, pobreza y marginación no significan ausencia de participación en la vida del país. Estas poblaciones producen para los mercados locales, proporcionan la mano de obra para los trabajos públicos, alimentan las corrientes migratorias hacia los piemontes. A excepción de Pichincha, la provincia de Quito, el saldo de la balanza migratoria es negativo para todos los departamentos andinos, mientras que es positivo para los de la amazonia y de la costa, salvo Manabí, antigua tierra india.

43¿En Colombia, existen los Andes? Esta pregunta que parece una broma no intenta negar la importancia de los relieves andinos y su rol en la articulación y la afectación de los espacios, sobre todo en función de su ecología. A diferencia del Perú, y aun del Ecuador, los Andes continúan agrupando a la mayoría de la población colombiana, urbana en sus dos terceras partes. No hay diferencias de conjunto sensibles entre el promedio de recursos producidos per cápita en las regiones bajas y en los Andes. Las dificultades de comunicación entre las diferentes zonas del territorio colombiano, que eran importantes al fin del siglo xix y a principios del xx, han sido vencidas en parte con la aviación y con la implementación de una red de caminos transitables que une las principales aglomeraciones. Esto no significa por ello que sectores enteros de los Andes no aparezcan deficitarios, si nos referimos a los niveles de desarrollo.

44Pero una vez más, estas “regiones en déficit” son las del campesinado más antiguo. Campesinado indio del sur, altos valles del Cauca y del Magdalena, sur de la cordillera central y alrededor de Pasto, cerca a la frontera ecuatoriana. Aquí nos encontramos fuera del “cinturón cafetalero”, las ciudades son más herencias de la época colonial, como Popayán, afectada recientemente por un terremoto, que centros del dinamismo económico e industrial contemporáneo como Medellín. Es un sur campesino, lejos de los centros. Pero aun en las cercanías de las ciudades industriales, la población rural se extiende; así, de un lado a otro de Medellín, en la meseta del “oriente antioqueño”, como en las descarnadas vertientes del valle del Cauca en el departamento de Antioquía. El elevado producto de este departamento, ligado a su capital, no debe hacer olvidar la pobreza de su vecindad rural. Así como en el Boyacá, en las tierras de los minifundistas afectados por la erosión, la emigración es el único recurso para poder escapar a la miseria local. El excedente de una población particularmente fecunda se vierte sobre la ciudad y en los piemontes. Pero son mucho más los flujos migratorios campo-ciudad en el interior de los Andes, que flujos de arriba hacia abajo. Finalmente, las regiones del café han sido afectadas por la “violencia” de los años 50 y durante estas dos últimas décadas, el paso de los cafetales a la sombra a la variedad “caturra” no se hizo sin dolor para numerosos explotadores que se han vuelto obreros agrícolas en sus antiguas tierras o han emigrado a la ciudad. Estas situaciones de tensión y miseria dependen más de problemas inherentes a la sociedad colombiana que de una localización andina.

45Al contrario que en el Perú o en el Ecuador, en Colombia no hay o hay apenas discurso “andino” y oposición, mencionada sin cesar, entre un espacio y una sociedad andina y un espacio y una sociedad de la costa, aunque esta dicotomía es discutible en sí, en vista de las complementariedades y de los intercambios que se establecen entre estos dos conjuntos geográficos.

Esquemas de organización en los estados andinos en la época contemporánea

46Basándose en las observaciones precedentes, algunos esquemas formalizan las posiciones de los lugares principales y permiten situar, en la época contemporánea, el lugar de los Andes en las organizaciones espaciales de las repúblicas.

Bolivia

47En Bolivia, una capital en altitud, entre los 4,100 y 3,300 m.s.n.m., instalada en un ancho valle horadado en el curso del Cuaternario, al abrigo de las frías ventiscas del Altiplano, se encuentra en situación de callejón sin salida hacia abajo. Un millón de habitantes se adhiere a las vertientes o desborda en el Altiplano, en el Alto. Para salir de ahí hay que pasar por la altura; un paso y una carretera acrobática permiten el acceso a las “yungas” y al piemonte del Beni, donde se explota oro y se produce algo de coca. Este piemonte permite el acceso a las anchas llanuras cálidas donde alternan sabanas ocupadas por grandes propiedades ganaderas, algunas de las cuales no son sino una “pantalla” de los “barones de la cocaína”, y bosques frecuentados por algunos indios cazadores o desbrozados por los colonos venidos de los Andes.

48Del Alto divergen dos carreteras, una permite el acceso al lago Titicaca, cuyas orillas están siempre muy densamente pobladas y proporcionan migrantes a La Paz y colonos a las regiones cálidas. A principios de agosto todos se reúnen en Copacabana para festejar a la Virgen. La frontera con el Perú segmenta la masa campesina. La otra ruta es el mayor eje del país, une La Paz con Santa Cruz en el piemonte, vía Cochabamba, al centro de una cuenca densamente poblada.

49Es así que en Bolivia hay una franja que, desde Santa Cruz al lago Titicaca, toma de manera oblicua una parte de los Andes y del piemonte, con La Paz al nor-oeste, en posición media Cochabamba, y al sur-este Santa Cruz cuyo peso no cesa de crecer. Pero es un alineamiento de regiones que pesan, unas por su población, otras por su tráfico, sin formar por ello un conjunto coherente y bien articulado. Un poco más alejado, al sur-este de Oruro, el distrito minero, antaño productor de estaño, que agoniza con el cierre de la mayor parte de las minas y el éxodo de sus trabajadores. Más al sur, Potosí, heredera de las riquezas pasadas que aún se ven en sus monumentos e iglesias de la época colonial y Sucre, la capital ficticia, soñando con sus recuerdos. La región minera, productora de riquezas para el mundo, ya no es ni su sombra, con sus ruinas, elementos de una arqueología minera. Es probable que una vez borradas las secuelas de la antigua explotación, vuelvan a comenzar las producciones en emplazamientos modernizados, capaces de rivalizar con los mejores yacimientos del mundo... pero todavía es sólo una hipótesis.

50La realidad actual es el dinamismo económico brutal de los empresarios de Santa Cruz; la ciudad pesa en el equilibrio boliviano, por el dinero de los nuevos ricos cuya fortuna está basada en grandes propiedades ganaderas o de caña de azúcar, el tráfico de coca, producida en parle en el Chaparé vecino y el contrabando con el Brasil, para el que Santa Cruz es el punto de partida para el control económico de las tierras bajas. Aquí se encuentra el centro de gravedad del capitalismo salvaje, nacido de todos los tráficos, y de donde, a veces, se delega dirigentes a La Paz, para gobernar el país. En el piemonte se agrega también la extracción de petróleo y gas cuyas desembocaduras naturales se encuentran en los países de La Plata. Progresivamente, estas mesetas vuelven la espalda a los Andes y se incorporan en el espacio de los países del Atlántico

51En el extremo sur del país, Tarija está unida a la provincia andina de Jujuy en Argentina... Es el encuentro de dos periferias de los estados, que en el pasado colonial fueron las etapas obligadas entre Potosí y el país de La Plata.

52Al oeste, las líneas del ferrocarril y las carreteras que atraviesan desiertos de altura para unir el Altiplano y La Paz con Chile. Se puede admirar el esplendor de los paisajes, de los inmensos salares blancos a los altos y oscuros volcanes así como las estepas de tolas y yaretas barridas por el viento.

Perú

53Lo sorprendente en la geografía del Perú contemporáneo es ante todo su configuración como peine o rastrillo, apoyado en todo lo largo del Pacífico, con un pesado núcleo al centro: Lima. El eje sigue el desierto costero con la sucesión de una treintena de oasis, con poblaciones urbanas en su mayoría, pero cuyas producciones agrícolas dependen de las irrigaciones permitidas gracias al agua de la sierra; los dientes del peine, afilados río arriba, son los valles andinos de la vertiente occidental de los Andes que unen a los pueblos de las comunidades rurales, en crisis, que han proporcionado migrantes a la costa... Los dientes del peine se redondean en sus extremidades, cuando acceden a una cuenca interna como en el norte del Perú, en Cajamarca o. se inclinan paralelamente a la costa en el Callejón de Huaylas al pie de la Cordillera Blanca. Las 2/3 pates de la población peruana vive en el “peine” y los 4/5 del PNB provienen de allí; de ahí su importancia.

54Los Andes son regiones interiores desprovistas de autonomía, que producen para la costa o la economía nacional/mundial. La región interior andina, al este de Lima, es uno de estos elementos mayores. De los Andes se extraen los minerales (plata, zinc, plomo, cobre), base de una gran parte de las exportaciones, también de las montañas proviene el agua que da vida a Lima y a la costa central, así como la hidroelectricidad que evita o que limita las importaciones de petróleo. El eje “Cerro de Pasco-La Oroya-Huancayo” es el segmento más productivo de esta región interior andina de Lima, y es también un paso hacia el piemonte amazónico; entre los demás, el valle del Huallaga es uno de los mayores productores de coca, base de los tráficos transnacionales; es una zona disputada entre las mafias, los grupos de insurrección que quieren cobrarles un impuesto revolucionario, y el Estado, débil pero asistido por la cooperación policial norteamericana.

55Al sur de Huancayo se abre el trapecio andino de las grandes pobrezas campesinas indias, que soportan las acciones de “Sendero Luminoso”, las que conjuntamente con sus estrategias serán descritas en el capítulo siguiente. Este sur del Perú actual, que pertenece al “Alto Perú” colonial, es el que en el siglo xix y a principios del xx, estaba unido más fácilmente a Buenos Aires vía Bolivia que a Lima, y ahora es una “región interior” de Arequipa. Esta ciudad, la segunda del Perú por su población que sobrepasa el medio millón de habitantes, pertenece a la costa en ciertos aspectos de su economía, al mismo tiempo que, debido a su altitud, ya forma parte de la sierra. Es esta ciudad, la que a fines del siglo xix, gracias al ferrocarril y luego a las carreteras, organizó el drenaje de las lanas y de los productos mineros de los Andes del sur. El Cusco, al extremo del eje andino del sur, vive de los recuerdos de pasadas grandezas, que atraen a los turistas. Las inversiones, después del terremoto de 1950, fueron financiadas por créditos externos y desembocaron en equipamiento mal ceñido a las realidades regionales. Los esfuerzos del Cusco, por adquirir autonomía regional, no han sido coronados por el éxito; hacen falta tanto capitales como iniciativas empresariales y sus campos forman parte del trapecio andino de la miseria e inseguridad.

Ecuador

56Por el momento, el Ecuador presenta la imagen de un aparente equilibrio entre la sierra y la costa, pero el vaivén demográfico y económico se acentúa en provecho de las regiones costeras. El área de influencia de las dos grandes ciudades se extiende a las regiones bajas y a los Andes: la de Quito, que gobierna las cuencas y las ciudades del norte de los Andes, desborda en la costa norte así como en el piemonte amazónico de los yacimientos de petróleo; el área de influencia de Guayaquil, la aglomeración más poblada del país y su primer puerto y capital de las actividades de exportación, salvo para el petróleo, es determinante en el Guayas, donde el banano y la ganadería han reemplazado al cacao que forjó la prosperidad del país a principios de este siglo, y, en el sur de la costa con Machala, sus campos de banano, pero principalmente la producción de langostinos en criaderos. La atracción de Guayaquil se manifiesta en las cuencas de los Andes meridionales, llenos de ciudades de Cuenca a Loja.

57El Ecuador tiene, a la vez, un triángulo pesado (Deler 1981), entre Quito, Cuenca y Guayaquil, y áreas de influencia de dos de las mayores ciudades que se cruzan en los Andes hacia Cuenca, en la costa, en la parte superior de la hoya del Guayas. Las periferias se localizan en las llanuras de la amazonia, fuera de las regiones petroleras, en el sur andino, en Loja, pequeña ciudad próxima a una frontera cuestionada con el Perú, en las secas colinas del Manabí, ángulo muerto de la costa y, sin embargo, antigua región de poblamiento indio. Pero las periferias no tienen el mismo sentido en un país de 284,000 Km2, —provisto de dos ciudades con un millón de habitantes, y que pudo dotarse de algunas buenas carreteras en la época del “boom petrolero”, que en los países que sobrepasan el millón de Km2, como las otras tres repúblicas andinas.

Colombia

58La situación colombiana es más compleja. Primeramente, existe el “cuadrilátero pesado” para emplear una expresión de J. P. Deler, cuyas cuatro esquinas son: al NE las ciudades del Boyacá y del Santander; al SE Bogotá, extendiéndose hacia el este, en el piemonte de Villavicencio; al SO Cali, en el valle del Cauca; al NO Medellín. Cuadrilátero pesado por el número de sus habitantes; una gran mitad de la población del país y más de las 3/4 partes de las riquezas producidas. Ahí se encuentran los servicios que dirigen el país, las industrias que producen para el mercado nacional y la exportación, así como la mayoría de las plantaciones de café... Este “cuadrilátero pesado”, esencialmente andino, aun si se incluyen segmentos de valles internos del Magdalena y del Cauca, engloba también extensiones escasamente pobladas, pobres y lugares donde reina la inseguridad; no hay una difusión generalizada del dinamismo ni una distribución igual de la riqueza. Si las conexiones aéreas son buenas entre los núcleos mayores, las comunicaciones terrestres a veces dejan que desear.

59Un eje secundario se sitúa a lo largo de la costa del Caribe, marcado por soluciones de continuidad. Comprende, al centro, Barranquilla, con un millón de habitantes: es el primer puerto del país y está flanqueado al este por Santa Marta, al oeste por Cartagena. A él se unen las grandes minas de carbón de la Guajira y las regiones bananeras del golfo de Uraba donde la inseguridad está generalizada. Este eje, abierto sobre El Caribe y el mundo atlántico, no es una periferia, tiene autonomía propia frente a Bogotá o Medellín, con sus bancos, sus diarios, sus hombres de negocios, sus mafiosos. Separado del “cuadrilátero pesado” por sus pantanos y bosques del bajo Magdalena y del Cauca; las praderas y sabanas del César son con frecuencia los dominios de grandes propietarios ganaderos así como lugares de predilección para la implantación de guerrillas; ahí el Estado, muy rara vez hace sentir su presencia.

60Las periferias comprenden todo el sur, el de los Andes, y al SE de la selva, al este, las extensiones herbáceas de los llanos y el oeste del Pacífico forestal, a los deltas ocupados por los manglares. Estas periferias tienen caracteres muy diferentes; el campesinado andino, todavía muy indio alrededor de Popayán y Pasto, es tan miserable como el de los Andes del Ecuador o del norte del Perú, la escasísima población negra de la costa del Pacífico busca a veces oro y platino, pesca un poco, pero sobre todo vive mal; los indios selváticos están condenados a huir a los bosques, que todavía no han sido desbrozados por los colonos o prospectados por los petroleros, o deben “asimilarse” aceptando los empleos más bajos de la escala; los colonos, venidos de los Andes, que han sido echados con frecuencia de sus tierras por la violencia, están acorralados en la parte baja, entre el orden “mafioso” y el de los grupos armados revolucionarios; al este, en las inmensas posesiones ganaderas de los llanos, donde los propietarios hacen reinar la ley del más fuerte, que en una época estuvo acompañada de la cacería del indio como distracción dominical.

61Estos ejemplos muestran lo difícil que es comprender las relaciones de las poblaciones entre ellas y sus vinculaciones al espacio sin tomar en cuenta las violencias y las inseguridades que las acompañan y que marcan toda la historia de los Andes.

  • 1 Los límites sólo tienen un valor indicativo. El esquema trata de hacer resaltar en cada país, los (...)

ESQUEMAS DE ORGANIZACIÓN DE LOS ESPACIOS NACIONALES DE LOS PAÍSES ANDINOS1

ESQUEMAS DE ORGANIZACIÓN DE LOS ESPACIOS NACIONALES DE LOS PAÍSES ANDINOS1

Notes de fin

1 Los límites sólo tienen un valor indicativo. El esquema trata de hacer resaltar en cada país, los espacios económica y humanamente de peso (cuadrilátero central en Colombia, triángulo principal en Ecuador, cuadrilátero central en Solivia, costa y área de influencia principal de Lima en el Perú). En contraparie señala los sectores de periferia rural pobre. Se mencionan también algunas producciones significativas: café en Colombia, petróeo en Ecuador, coca en el Perú y Bolivia. Finalmente, las áreas de mayor inseguridad, figuran las guerrillas. Pero como éstas son cambiantes no hay que ajustarse a las localizaciones que figuran en los esquemas.
Estos esquemas que presentan sólo una visión muy simplificada de los países, valorizan: el peso de las ciudades y su rol en la organización de los espacios; el rol de algunas producciones, en particular en las exportaciones; el hecho que los Estados no controlan completamente sus territorios: producciones ilícitas, contrabandos, grupos armados.

Table des illustrations

Titre LOS ANDES EN LOS ESTADOS ANDINOS
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1848/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 344k
Titre ESQUEMAS DE ORGANIZACIÓN DE LOS ESPACIOS NACIONALES DE LOS PAÍSES ANDINOS1
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1848/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 213k
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1848/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 256k
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1848/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 172k
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1848/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 231k

© Institut français d’études andines, 1991

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter