Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Territorios andinos: reto y memoria

 | 
Olivier Dollfus (†)

Capitulo 8. Espacios andinos

Texte intégral

Espacios “producidos”

1Cada sociedad humana, cada empresa o institución crea su espacio, lo “produce”, es decir, utiliza una porción de la extensión terrestre para desplegar sus actividades y vivir allí. A la vez, hay ocupación de una extensión y de sus lugares y dentro de este espacio, el establecimiento de relaciones de los lugares entre ellos, la utilización de sus propiedades y, a veces, la creación de atributos en ciertos lugares (por ejemplo la creación de una ciudad o la transformación de una selva en campo o pastizal). Todo espacio tiene una forma que permite su cartografía, y una estructura que permite su esquematización, y que está hecha de sus lugares, de las redes que los unen, de los flujos que los recorren. Cada espacio tiene una identidad y una o varias localizaciones. Un espacio puede ser continuo como discontinuo y distribuirse en un amplio territorio, es el caso de una firma que posee varias fábricas en lugares diferentes.

2Las relaciones entre los lugares se efectúan por redes que transportan flujos de bienes, productos e información. Estos flujos alimentan unos “campos” que pueden ser orientados. Un espacio dado se inscribe dentro de “campos” más vastos; la empresa lanera del altiplano lo hace dentro del campo del mercado lanero mundial, como también en el del comercio de las lanas en el sur del Perú. Esto es válido tanto para una explotación agrícola como para un Estado. Una explotación agrícola funciona por el establecimiento de relaciones de sus lugares, parcelas cultivadas, pastizales y sede de la explotación; los cultivos se organizan en función de las rotaciones necesarias y de las exigencias de la producción. Entre las parcelas hay una red de caminos de comunicación, y los caminos que unen la explotación al pueblo o a otras explotaciones. Si la explotación produce para el mercado, ella se inscribe dentro del “campo de ese mercado”, ya sea un mercado local para vender papas o maíz o uno mundial como cuando se trata del café.

3Cada espacio, sea continuo o discontinuo, está limitado de una manera más o menos neta. Las líneas de reparto entre espacios parecidos constituyen una malla. El mundo está cubierto por la frontera de los Estados territoriales, los que también están cubiertos por las divisiones administrativas que permiten el ejercicio del poder del Estado y de las colectividades locales. Los territorios de las comunas y comunidades forman otra malla.

4Para vivir, explotar, para producir, para imaginar o para creer, hay que modificar o transformar el espacio: construir una casa, apropiarse de los campos, hacer caminos, carreteras, levantar iglesias o templos donde venerar a Dios o a las divinidades; estas instalaciones, estos equipos que demandan inversiones en tiempo de trabajo o de dinero, permanecen a menudo más tiempo que los que las construyeron. Contribuyen a crear un paisaje, son una herencia que se puede modificar, y cuya presencia se impone.

5El pasado condiciona el porvenir y del pasado no se puede hacer tabla rasa, pues vivimos de herencias. El crecimiento urbano de la América andina contemporánea, en lo esencial, se hace en un semillero de pueblos, fundados durante el siglo xvi por un reducido número de españoles que realizan la conquista de un continente. Las razones de la elección de los emplazamientos eran diferentes a las que justifican el funcionamiento de la ciudad contemporánea y, sin embargo, la ciudad se mantiene ahí. El análisis de los espacios actuales no puede hacerse sin el conocimiento de la historia, sea breve o larga. Los límites entre los departamentos de Junín, Lima y Huancavelica, en los altos Andes centrales del Perú, son los de los cacicazgos preincaicos; ese segmento de la malla se ha mantenido en el curso del Imperio inca, durante el Virreynato y ha permanecido como frontera interna durante la República.

6Hay entonces en los Andes tropicales una cantidad, si no infinita, por lo menos numerosa de espacios. Espacios de cada explotación agrícola, espacios de las colectividades territoriales de base, comunidades, pueblos, distritos, espacios de las empresas así como de las producciones, espacios de las administraciones, provincias, departamentos, espacios del Estado territorial, limitado por las fronteras políticas. Si a cada nivel corresponde una red y si, con frecuencia, las diferentes redes pueden encajarse (red de los distritos, provincias, departamentos, de las regiones en el Perú), hay otros espacios, alimentando otros “campos” que vienen a cubrir los precedentes. El espacio de una empresa, por ejemplo la Cervecería del Cusco, con su fábrica, sus oficinas, su red de comunicación, de abastecimiento de la cebada que concierne a muchos agricultores del Cusco, se superpone al espacio de las pequeñas explotaciones agrícolas y al de una parte de la región creada por la ciudad. O también el espacio animado por una ciudad, sede de servicios, lugar de comercialización, de transacción, de producción; pero hay que conocer hasta dónde se extienden sus influencias, cuáles son éstas y su intensidad (comercial, de información o control y administración). Aquí no se dan los límites, el estudio es conveniente para determinarlos, pues con frecuencia son franjas que se superponen, más que fronteras netas.

7Hay también espacios ocultos, son los que permiten que las guerrillas se mantengan y ejerzan sus actividades subversivas. Los espacios imaginarios tienen asimismo sus organizaciones, sus relaciones, sus divisiones aunque éstas reposen o no en la realidad, división del territorio en dos mitades, de comunidades andinas, el alto y el bajo; división en cuatro, en dos ejes cruzándose en el Cusco del Tawantisuyu; espacios sagrados y espacios naturales se confunden a menudo en las cosmogonías; la Sierra Nevada para los Kogi, con cimas en las que aparecen los padres fundadores. Los lagos, las matrices de las madres fundadoras que son lugares donde se dialoga con los dioses, y sin los cuales no se podría ser Kogi. ¿Cómo ser Kogi más allá de la “línea negra” que delimita el territorio de los “hermanos mayores, el de los indios”?

8Espacios cambiantes, espacios ocultos según las actividades y proyectos de los grupos que los producen, rara vez son fugaces, llevan las huellas del pasado y también con bastante frecuencia son cuestionados. Hay diversos tipos de cuestionamiento; cues-tionamiento en relación a las redes, son los conflictos de fronteras: han alimentado la política externa de la mayoría de los países andinos desde su creación y con frecuencia han servido para forjar el sentimiento nacional en sus ciudadanos. Un Estado confisca a otro Estado un territorio, ya sea por razones históricas porque quiere incorporar a una población, un yacimiento o tierras. Guerras y negociaciones permiten, mal que bien, arreglar el conflicto. Existe conflicto sobre los límites de los territorios de una comunidad; la historia rural andina está llena de tales conflictos que recomienzan sin cesar. También existen conflictos ligados a la utilización de los lugares; en un lugar sagrado para unos, otros quisieran construir un hotel aquí, un derecho de utilización, allá, un lugar de pastoreo de los animales no sería más aceptado; en otro sitio se expulsa a los habitantes de sus domicilios so pretexto de una renovación. Conflictos entre una autoridad legal, un Estado, y los que trasgreden las reglas, como los traficantes que hacen cultivar plantas controladas o prohibidas como la coca. En esc caso, se incluye el espacio nacional dentro del transnacional, el de la droga, que tiene sus lugares de producción en el territorio del país, y sus conflictos por el dominio de sus territorios y habitantes.

9Para que se mantenga un espacio, que está organizado como sistema, es necesario que existan regulaciones, unas ligadas a atribuciones de soberanía del Estado, otras, las del derecho de propiedad reconocido al agricultor con sus formas de transmisión, de herencia, de venta. Otras más, las del mercado que es la instancia de regulación o una de las instancias de regulación en el espacio cafetalero en Colombia.

10No se trata en este libro de analizar todos los espacios que se yuxtaponen, pero que también se recubren y forman un mosaico de varias capas, extensiones y propiedades diferentes. Es, a partir de la localización de las poblaciones, un intento de análisis de algunos tipos de espacios, de sus relaciones y sus imbricaciones.

11Aunque las poblaciones rurales sean o se vuelvan cada vez más minoritarias en las poblaciones de las montañas y en los territorios nacionales, la mayor parte de la extensión andina está ocupada por los espacios rurales. Hasta fecha reciente, eran fundamentales dentro de las sociedades y sus economías.

Campesinos andinos e historia

12En el curso de la historia, los espacios rurales tienen y conservan una doble finalidad; asegurar, por la autosubsistencia, la reproducción del grupo, de la familia, a la comunidad y, también, proporcionar trabajo en el exterior o producir para el mercado, todo esto sitúase dentro de la doble lógica complementaria de la autonomía de la dependencia.

13Estos modos de funcionamiento (autosubsistencia y relaciones de trabajo o relaciones comerciales con el exterior) atraviesan la historia de los Andes, articulándose dentro de la familia o del grupo local. El grupo local no ha estado nunca aislado o lo ha sido excepcionalmente; prácticamente se ha inscrito siempre en los campos más vastos del Estado o del mercado.

14En los Andes tropicales, en el Imperio incaico, donde no existía la moneda, el ajuste simultáneo de las estructuras sociales y políticas (ayllu, cacicazgos, Estado) se reproducían dentro de un ajuste de los espacios. El ayllu aseguraba la continuidad del linaje, por la veneración de los lugares sagrados, donde los muertos, es decir el pasado, garantizaban el porvenir por medio de la huaca, donde eran enterrados; la vida material de sus miembros pasaba a menudo por la explotación de las posibilidades ofrecidas por los pisos ecológicos que favorecían la diversificación de las producciones, la diversidad de los topoclimas que permitían el reparto de los riesgos. Todo esto da origen a las chacras separadas unas de otras, parcelas familiares dispersadas en las chacras, pero también a la imbricación de las que pertenecen a diversos ayllus, de ahí resulta esta compleja trama, nacida del entrelazamiento de los límites. A ello se agrega un reparto de las familias entre lo alto y lo bajo, dividiendo estas oposiciones los grupos, el local y el imperial. Espacio imaginado, espacio vivido, espacio de producción, no son sino uno en la mayoría de los casos.

15Las unidades de base inscribían sus relaciones de reciprocidad dentro de los campos de los conjuntos políticos y territoriales más vastos, los que con frecuencia traducían relaciones de dependencia: trabajo de los miembros del ayllu en las tierras del Inca y del Sol, abastecimiento de productos como el maíz (almacenado en los graneros para cubrir las necesidades de las administraciones), ejércitos en desplazamiento, también trabajo para la construcción y matenimiento de las vías que cruzaban el imperio, y que permitían la comunicación entre sus diferentes partes y el pronto ejercicio de la autoridad. El ayllu se encontraba en el “campo imperial” por la reciprocidad marcada por el intercambio de divinidades, suministro de mujeres, el trabajo de los mitimaes contra la “paz inca”, más impuesta que deseada. Esta reciprocidad, dentro del intercambio desigual, era el instrumento que permitía el funcionamiento del Imperio.

16El recuerdo de algunas realidades incaicas no podría, él solo, resumir la diversidad de las situaciones andinas; las relaciones al interior de los Andes septentrionales se establecen sobre bases y a veces hasta modalidades diferentes. Las realidades andinas precolonialcs no deben ser vistas exclusivamente a través del ejemplo inca, tardío él mismo, y que ha ido cambiando con el correr del tiempo.

17Al hombre, relativamente numeroso al fin de la época precolombina (quizás una decena de millones de hombres, probablemente más, en los Andes intertropicales antes de la Conquista), le afecta la penuria que marca toda la época colonial y aún el siglo xix. El “stock” humano de los Andes durante el período colonial debió variar entre 3 a 6 millones. Por lo que, para los conquistadores, fue indispensable movilizar lo mejor posible la fuerza de trabajo, para responder a las necesidades de explotación colonial y para dominar las extensiones conquistadas. De ahí el nivel local de los agrupamientos de ayllus en las reducciones con, la mayoría de las veces, la constitución de un territorio de una sola pieza, rompiendo, a un nivel muy sutil, la “lógica del archipiélago”; la destrucción de las huacas y el traslado de los muertos a “cementerios cristianos”, vecinos de las nuevas Iglesias, debían romper los lazos con el pasado, permitiendo promover un porvenir diferente... Las “comunas de indios”, germen de las futuras comunidades indígenas y campesinas, debían asegurar la gestión de un territorio o de una chacra a las producciones modificadas por la importación de nuevos cultivos: cereales, trigo, cebada, avena, y al desarrollo de una ganadería extensiva, en pastizales sin estabulación, compuesta por animales nuevos en los Andes como los bovinos, ovinos, caprinos, los puercos, los asnos, caballos y muías.

18La extracción de la fuerza de trabajo como la del tributo implicaba grandes limitaciones; aunque la tierra no era escasa, la productividad del trabajo agrícola fue siempre la base para satisfacer las necesidades y el pago del tributo. Sin economía de escala era casi imposible separar excedentes más allá del mínimo de supervivencia. Territorios cada vez más vastos eran acaparados por el “encomendero” en provecho propio o concedidos por la autoridad española a antiguos soldados u oficiales. Se instalaba el sistema de la hacienda, con variadas modalidades y de larga duración, iniciándose la privatización de las tierras y la entrada del derecho romano en los Andes.

19La elección de las políticas y de los dirigentes de las repúblicas, nacidas recientemente del desmantelamiento del imperio español, respondían a lógicas a menudo contradictorias. En algunos libertadores, como Bolívar, había un deseo de asentar la sociedad sobre individuos, dotados de derechos iguales, lo que debía acarrear la supresión de las castas coloniales y acompañarse de la supresión de los bienes inalienables, seguida de sus divisiones en propiedades privadas. La Nación debía estar constituida por individuos iguales en derechos y, en lo posible, propietarios. A partir de estos principios, existía la posibilidad para el fuerte (es decir la élite social criolla) de apoderarse del débil o del pobre (generalmente los campesinos indios). La supresión de las barreras de la reglamentación colonial permitió, en nombre de la autonomía de los individuos y de una libertad igual para todos, asentar nuevas dependencias: así, permitió a los poderosos apropiarse de las tierras, las de la Iglesia o las de los indios, acumulando así riquezas potenciales y poderes sobre el resto de la sociedad.

20En los Andes colombianos del siglo xix, la modernización acompañó la supresión de los resguardos indígenas lo que facilitó la ley de 1850 (aunque algunos de ellos subsistieron hasta mediados del siglo xx en el Nariño y el Cauca antes de ser nuevamente consolidados por la administración de asuntos indígenas, a fines del siglo). Divididos y subdivididos, una parte de ellos fueron adquiridos por grandes propietarios, en las regiones más fértiles o cercanas a las ciudades. La desamortización de los bienes de la Iglesia tiene lugar en Colombia en 1881, con el objetivo de asegurar “la libre circulación de una gran parte de la tierra, que es la base fundamental de la riqueza pública”. La burguesía pudo adquirir esas tierras a muy bajos precios, acrecentando de este modo sus haciendas. Finalmente la venta de los terrenos baldíos, al tiempo que aseguraban unos cuantos recursos a las administraciones públicas, permitió constituirse a algunos en grandes propietarios, aunque el objetivo hubiera sido la formación de un pequeño campesinado propietario. Todo tiende a reforzar los grandes latifundios.

21Sin embargo, como todo Estado, aunque sea modesto, debe dotarse de recursos para cubrir sus gastos de soberanía y financiar su administración, se acudió al tributo pagado por las poblaciones campesinas —aunque con otro nombre — , ya que era el impuesto más cómodo, complementándose los recursos del Estado con los derechos de aduana. Esto ocasionó el problema del control fiscal de las poblaciones campesinas, y los litigios entre el Perú y la naciente Bolivia por controlar a los campesinos aymaras del altiplano del lago Titicaca. Hacia las primeras décadas del siglo xx, y debido al repunte demográfico, el hombre andino llegó a ser menos escaso en el Perú, existiendo un número limitado para cubrir las necesidades de mano de obra de una economía minera y de plantaciones en crecimiento, así como de las correspondientes infraestructuras de transporte. De esto resultaba una alternativa: ¿el hombre debía ser incorporado en las empresas que fuesen mineras o agrícolas —aunque hubiese que hacer arbitrajes entre los dos— que son arbitrajes entre la sierra y la costa? O al contrario, ¿era preferible mantenerlo, en el sitio, en territorios y explotaciones insuficientes para asegurar su subsistencia y su producción (minifundio), lo que lo obligaba a completar sus recursos trabajando en el exterior? La alternativa, resumida en algunas palabras, no era tan brutal ni tan simple; existía una gran diversidad de situaciones y estrategias.

22Empero, la elección se vio clara en la decisión del presidente Leguía, tomada en 1920, al reconocer personería jurídica a la comunidad indígena, su derecho al ejercicio eminente de la propiedad sobre su territorio y atribuirle responsabilidad sobre su funcionamiento interno. Este reconocimiento oficial, por decreto, debía acompañarse de la habilitación de los antiguos derechos que permitían la delimitación del territorio. La finalidad era la de proteger a las comunidades campesinas de la usurpación y acaparamiento de las haciendas, al mismo tiempo que aseguraba una parte de la autosubsistencia de los campesinos y la entrega de una fuerza de trabajo a un costo marginal para las minas y las haciendas.

23Esta elección, ya expresada en otros países andinos, según otras modalidades, traduce la realidad de la división en los Andes rurales entre la pequeña explotación, el pueblo, la hacienda y la gran empresa agrícola que, con todos los matices que aportan a esta división tan fuerte como esquemática, marca los espacios rurales en los Andes a la mitad del siglo xx.

Tipos de espacios rurales campesinos

24San Juan, situado en el valle del Chancay (departamento de Lima), es una pequeña comunidad campesina, heredada de una reducción, cuyo territorio está ubicado en una larga vertiente que se extiende entre los 1,600 y 4,800 m.s.n.m., en la ladera seca de los Andes. El pueblo se encuentra a 2,900 m.s.n.m. a la mitad de la falda. Reúne a unas cincuenta familias; fue reconocida oficialmente como “comunidad indígena” en 1940. Limita con otras comunidades, una de ellas, Huascoy, proporciona el agua indispensable a los campos irrigados: a los de los “corrales” que están alrededor de los 3,000 m.s.n.m. y en las proximidades del pueblo, y al de los “maizales” ubicado a 2,500 m.s.n.m. Esos pequeños caseríos (poseedores de andenes), de algunas decenas de hectáreas, se completan abajo con campos de la yunga seca — el fundo es irrigado permanentemente por las aguas derivadas del Chancay— y en las alturas, entre los 3,600 y 4,000 m.s.n.m., con las parcelas de secano, que están destinadas a los cultivos, bajo lluvia, de papa, oca y cebada, que es indispensable poner lejos del alcance del ganado voraz. Los ciclos de cultivo en las parcelas de secano son de dos a tres años, seguidos por una decena de años de barbecho pastoreado. Los pastizales son comunales, situados en inclinadas pendientes, cada vez más áridas hacia la parte baja, cubiertas por un monte de leñosos; su apertura y rotación son decididos por la comunidad. Los propietarios del ganado bovino, cuidado por las mujeres, pagan un derecho de pastoreo, por cabeza, a la comunidad. Las tierras de los caseríos irrigados, en pequeñas parcelas, se transmiten en el seno de la misma familia; no pueden ser cedidas a personas ajenas a la comunidad. El derecho al uso del agua está ligado a la pertenencia a la comunidad y su distribución se efectúa por unidad familiar y no en función de las superficies cultivadas. De este modo, el agua es un elemento regulador de la igualdad interna... a diferencia del ganado.

25El espacio interno de la comunidad es el del territorio dispuesto de forma continua del fondo del valle a las cimas. Los dos elementos integradores del sistema son: la pequeña explotación familiar y la comunidad, que otorga el acceso a la tierra, al agua y a los pastizales, que moviliza una parte de la fuerza de trabajo de los comuneros en faenas destinadas a la construcción, al mantenimiento de los canales y a la distribución del agua para la irrigación, a la construcción y mantenimiento de las pistas y caminos, de la escuela, la iglesia, etc. La tierra no proporciona alimentos en cantidad suficiente para los que la trabajan; por ello es necesario, sobre todo en la primera mitad del siglo xx, ir a buscar afuera recursos complementarios para poder continuar viviendo en el lugar; es el trabajo temporal, de relativa duración, en las minas vecinas de la sierra alta o en las haciendas algodoneras de la costa. A esto se agregan varias operaciones de trueque, que continúan desde hace siglos, con las comunidades de la puna; en noviembre, se cambia maíz por papas secas o utensilios de barro. Ahí existía el mantenimiento de la autonomía local, fundamento de la autosubsistencia y la reproducción familiar, y abastecimiento de trabajo, según la demanda y a bajos precios, en empresas inscritas dentro del marco de la economía mundial, mientras que se mantenían las tradiciones andinas de intercambios regionales, por trueque, entre la parte alta y baja. Es, por lo tanto, un espacio de autonomía relativa y de participación, por el trabajo, en producciones que se inscriben dentro de los mercados mundiales, metales no ferrosos y algodón.

26A partir de la mitad del siglo xx se modifican las situaciones y las dinámicas. Disminuye la demanda de mano de obra temporal, las minas quieren tener una mano de obra permanente y más especializada, lo mismo que las empresas agrícolas de la costa. El exceso de hombres disminuye como consecuencia de la formación educativa, con una escolarización secundaria y superior en las ciudades de la costa y en Lima, financiada por las ganancias de la ganadería campesina. El “tamiz” del colegio permite la adaptación a la ciudad antes de la búsqueda de un trabajo en zonas rurales. Este éxodo rural de los jóvenes evita la sobrecarga local pero se acompaña del envejecimiento de la población pueblerina. La monetarización pasa, a partir de los años 60, por el desarrollo del mercado y la introducción del cultivo de duraznos en los maizales. Esto viene con la apertura de una pista, construida por las comunidades a las que llega, y que se comunica con la red vial nacional por la carretera de la parte baja del valle. La difusión del cultivo de duraznos se hace por relaciones de vecindad, sin ningún seguimiento técnico oficial. En Lima, va unido a la implementación de una red de comercialización de fruta que es controlada en parte por la gente oriunda de las comunidades. El otorgamiento del tiempo de trabajo, y del agua para irrigar, se hace en beneficio de los frutales y en desmedro de los cultivos de panllevar, lo que se traduce en el abandono de tierras de secano, el regreso a parcelas eriales de los corrales, a causa de la baja productividad del trabajo dedicado exclusivamente a los cultivos de panllevar, y también como consecuencia de la falta de agua en los períodos de sequía. El declive de la ganadería, en el momento de la sequía de los años 70, es seguido por un exagerado aumento del número de animales en la primera parte de esta misma década, la que sobrepasa la capacidad de carga de los pastizales. Con esas transformaciones, se modifican las costumbres alimentarias; la población se alimenta cada vez más de fideos, de pan, hasta de papas compradas. Los duraznos necesitan abono, pesticidas, desherbantes; todos ellos productos químicos vendidos por las grandes empresas.

27La integración al mercado se torna cada vez más fuerte, a través de la compra de productos y la venta de duraznos; ésto conlleva el desarrollo del salario en detrimento de la ayuda mutua. Se descuidan las obligaciones del trabajo comunitario; las faenas son reemplazadas por trabajos de administración. El agua comunal tiende a “privatizarse” cada día más. Lógicas económica y social diferentes, en un mismo lugar, acompañándose del desplazamiento del centro de gravedad hacia los huertos, de los flujos y consecuentemente de las redes. Mucho más dinero por cierto, pero también una mayor fragilidad, sobre todo en tiempos de crisis y el acrecentamiento de las desigualdades en el interior de la sociedad pueblerina. ¿Es posible retornar a producciones de panllevar en casos de crisis, crisis del mercado y de ingresos que se han vuelto insuficientes con el aumento de insumos (abono, pesticidas, instrumentos) y a la baja del precio del producto, crisis urbana e inseguridad generalizada que conduce a un enclaus-tramiento del grupo local dentro de el mismo? ¿Cuáles son las posibilidades de remodelación de un espacio inscrito de manera progresiva dentro del campo del mercado en un espacio más autónomo, económica y socialmcnte? Se plantea la pregunta.

28El cantón de Ambana, en Bolivia, ofrece una situación diferente, pero muy difundida en los Andes campesinos: una cabeza de valle, en forma de anfiteatro, con altitudes escalonadas entre 2,000 y 4,330 m.s.n.m., con un fuerte gradiente térmico. En medio del anfiteatro, a 3,600 m.s.n.m., una antigua reducción transformada, por substitución, en un pueblo construido alrededor de la plaza y habitado por familias criollas que, hasta la reforma agraria de 1954-60, poseían las haciendas de los alrededores. Un pueblo, pero sin territorio ni caseríos. Pequeñas haciendas de unas cuantas decenas de hectáreas, situadas en los rellanos de la vertiente, entre 3,000 y 3,500 m.s.n.m., en el piso donde los cultivos, parcialmente irrigados, de maíz, trigo, alternados con arvejas y alfalfa, encuentran condiciones favorables. La tierra era cultivada por colonos que trabajaban en los campos de la “reserva” del propietario, pagando un tributo (en especies la mayoría de las veces) a cambio del uso de varias parcelas, en cultivo seco, y del derecho de pastoreo en los montes vecinos. Algunas comunidades se mantenían, pero más arriba, en altitud, al límite de las punas, con bastante frecuencia en el piso de los tubérculos cultivados en los campos de largo barbecho de los “ay-nocas”, poseían también partes de puna disputadas con las haciendas ganaderas. Cerca de Ambana, una pequeña comunidad, de reducido territorio, proporcionaba servicios a las familias criollas que habitaban el pueblo.

29Algunos recursos complementarios eran obtenidos por los comuneros que iban a trabajar algunos meses en las plantaciones de café o de coca en las yungas húmedas, muy lejos y mucho más abajo. El espacio del poder local de los hacendados criollos se extendía por el sesgo de la hacienda sobre las familias de los colonos y parcialmente sobre las de los comuneros por medio del endeudamiento. El nexo con el exterior para los comuneros era el del trabajo en las yungas, mientras que para los ricos se expresaba en relaciones con La Paz, la capital, sede del poder político.

30La reforma agraria que siguió a la Revolución de 1953-54 se llevó a cabo lentamente y de manera irregular durante una decena de años: se realizó mediante las expropiaciones de haciendas, otorgadas a los colonos, y por la transferencia temporal del poder de los hacendados a los sindicatos campesinos que encuadran a los colonos y vigilan las expropiaciones. Pero los lotes otorgados a los “derecho habientes” son de dimensiones muy desiguales y en el interior de la sociedad aymara, la que se quedará siempre pobre, la desigualdad no disminuirá, será todo lo contrario. La mayor parte de los ingresos monetarios es extraída del trabajo en las tierras cálidas, donde el desarrollo de las plantaciones de coca, con las transformaciones en la parte final de la producción, proporcionan empleos y dinero. Esta derivación hacia el exterior permite a la sociedad local, y a los paisajes que ella modela, permanecer inmóvil en apariencia durante estas últimas décadas, dentro de un mundo andino donde las cosas cambian.

31Otro ejemplo muy particular es el de los chipaya, a orillas del lago de Coipasa, en el sur-oeste del altiplano boliviano.Una población uro está instalada en esta estepa fría, seca y batida por los vientos. La sociedad está dividida en dos ayllus, en dos mitades, que se oponen y se complementan, todo a la vez; un espacio real y sagrado, cortado en cuatro partes iguales, según los cuatro puntos cardinales y, en cada punto una divinidad, un “ma-al cual se rinde ofrendas y homenajes en fechas fijas. Condiciones de producción agrícola en situación límite, con heladas, sal y sequía; los cultivos irrigados de quinua son posibles sólo después de que las tierras colectivas han sido desaladas por lavado; las largas y estrechas parcelas de los caseríos son repartidas entonces a prorrata entre las familias de cada ayllu, por sorteo para dividir los riesgos y paliar la desigualdad de los suelos. A veces, detrás de las pequeñas dunas, azotadas por los vientos, algunos campos son cultivados para sacar partido de la humedad acumulada bajo la duna. Los puercos extraen rizomas de los pastizales lacustres artificiales, mientras que algunas llamas y carneros nacen en las saladas estepas. Es una existencia de pobres, en condiciones muy rigurosas; pero a principios de los años 70, existía todavía una fuerte organización social, mantenida por los ritos y una cierta visión del mundo de los uros... Todo esto era posible sólo porque Chipaya no está lejos de la frontera chilena, y existía posibilidades de trabajo en las explotaciones agrícolas de los valles irrigados del Pacífico y oportunidades de contrabando con Chile. Estos ingresos complementarios permitían hacer frente al acrecentamiento de la población. La especificidad del espacio chipaya podía ser mantenida gracias a las posibilidades de tráfico transnacional y al trabajo en las haciendas chilenas, más allá de las fronteras.

32La introducción de unas sectas protestantes, durante el año 80, modificó el panorama; es una “revolución cultural” que contribuye a destruir la visión del mundo de los uros y por ende de algunas de sus prácticas colectivas. Esto va unido a la desaparición de especificidades chipaya. La propagación de estas sectas se hace desde Chile: es el relevo de iglesias norteamericanas. Los “campos” de la religión cambian de orientación y de contenido y modifican profundamente la sociedad y, en consecuencia, su espacio.

33Estos ejemplos nos muestran que la autonomía de los espacios locales campesinos es muy relativa y que si ésta puede, por lo menos durante un tiempo, mostrarse preservada es porque se inscribe dentro de espacios más vastos. En los Andes campesinos, a pesar de la lejanía de las grandes ciudades, las dificultades y el tiempo requerido para el transporte, el aislamiento es muy relativo y las innovaciones pueden propagarse, independientemente de las estructuras de encuadramiento oficial. Chumbilvilcas, en las “provincias altas” del Cusco, está conformada por una sociedad andina marcada durante mucho tiempo por el dominio ejercido por los gamonales locales, poseedores de haciendas y que tenían en la mano los pocos poderes de representación del Estado, justicia y policía, y en donde las prácticas de robo del ganado (el abigeato) contribuyen a desestabilizar a los pequeños ganaderos indios. Las nuevas prácticas agrícolas que asocian producción forrajera para mejorar la producción animal y el cultivo de papas para los mercados urbanos se desarrollan y las productividades se incrementan. El bloqueo sobreviene con la saturación de los mercados urbanos, ligada en parte a la pauperización de una parte de la población y a las importaciones venidas del extranjero, a bajos precios o a las producciones más rentables obtenidas en las tierras irrigadas de la costa.

© Institut français d’études andines, 1991

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540