Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Territorios andinos: reto y memoria

 | 
Olivier Dollfus (†)

Capitulo 3. Los medios naturales como soporte de las actividades humanas

Texte intégral

Algunas combinaciones de variables que intervienen en la definición de los medios naturales

1Las diferencias entre las grandes unidades naturales se rigen por: 1. Su pertenencia a determinada zona climática; 2. Sus temperaturas, ligadas a su localización en la zona climática y a su escalonamiento altitudinal; 3. El valor de la humedad en el aire y en el suelo, que está en función del lugar en la zona climática, de la disposición del volumen montañoso, de la altitud y de los factores topoclimáticos. Pero este valor de la humedad en el aire y sobre todo en el suelo está en función de los ritmos y frecuencias pluviométricas, anuales, y de sus variables interanuales; 4. El sustrato geológico: las herencias paleogeográficas se expresan en forma de depósitos y suelos; 5. La cubierta vegetal, que depende a la vez de factores precedentes y de los stocks biológicos autóctonos e importados, así como de los efectos de la intervención y acondicionamiento de los hombres; 6. Las acciones humanas, que pueden ser más o menos antiguas, más o menos potentes, desigualmente repartidas y constantes tanto en el espacio como en el tiempo.

2Cada grupo de variables se combina con todas las otras para formar unidades sistemáticas, reconocibles por su fisonomía.

El papel mayor de la gradiente térmica en la cordillera y por consiguiente del escalonamiento

3En todas las cordilleras, una vez definidos los caracteres ligados a su situación dentro de una zona climática (por ejemplo montaña tropical, montaña de latitudes medias), interviene el escalonamiento regido por la baja de las temperaturas promedio en función de la altitud. La baja de la presión atmosférica con la altitud (a 3,000 m.s.n.m. la presión atmosférica equivale a los dos tercios de la presión a nivel del mar y a 5,000 m.s.n.m. a la mitad) actúa directamente sobre las otras variables físico-químicas, la disminución del número de moléculas de aire limita las posibilidades de calentamiento, y en consecuencia disminuye el calor específico de la atmósfera; la disminución es aún más rápida por la tensión en el vapor de agua (a 2,000 m. esta tensión es la mitad de lo que es a nivel del mar, y a 4,000 m. equivale a un cuarto, lo que posibilita el rápido paso de la saturación a situaciones de aire seco); ello permite también un aumento de la intensidad de las radiaciones solares, sobre todo en las azules, violeta y ultravioleta.

4La disminución de las temperaturas es la variable mayor que rige los elementos bióticos el escalonamiento en la cordillera. A principios del siglo xix, Humboldt vuelve a emplear en su Geografía de las Plantas los términos españoles utilizados en las cordilleras americanas de “tierra caliente, tierra templada, tierra fría y tierra helada”. Como las temperaturas de base son elevadas en las cordilleras tropicales (del orden de 24° a 26°C) y que el promedio de las bajas de temperatura varían entre 0.5° y 0.7°C por franjas de 100 m., las posibilidades de actividad biológica, por lo menos en las plantas, se desarrollan en una vasta gama de altitudes. Si el 0°C de temperaturas medias anuales (isotermo de 0°) en las regiones trópico-ecuatoriales se mantiene generalmente entre 4,800 y 5,000 m., el isotermo de 6°C se encuentra en promedio entre 4,100-4,200 m., lo que constituye un límite para los cultivos sin abrigo de diferentes plantas cultivadas, tubérculos en especial.

5Es así que en esta gran cordillera intertropical en la que se tienen todas las transiciones del frío al calor, de la aridez extrema a la hiperhumedad, del suelo desnudo, mineral, a la densa selva, de las paredes verticales a las superficies horizontales, el número de las combinaciones geosistemáticas es muy superior al de una cordillera de las latitudes medias como los Alpes, y a fortiori, de una cordillera de las altas latitudes donde el hielo permanente “homogeneiza” los medios naturales.

6Por otro lado, en las combinaciones de geosistemas, un factor puede pesar mucho más que los otros. Acabamos de ver que con el frío la aridez impone también su marca. En las transiciones de los desiertos tibios a los desiertos fríos, como en el sur del Perú o el norte de Chile, una parte de los caracteres del escalonamiento desaparece con la presión de la aridez, que marca los paisajes de una manera determinante. Del mismo modo, pero esta vez gracias a una humedad constante y abundante durante todo el año, en las laderas orientales húmedas de los Andes se pasa sin solución de continuidad de la selva ombrófila caliente a la selva fresca de altura, “selva nublada”.

7Rara vez en el mundo se agrupan tantas posibilidades de explotación, ligadas a medios naturales diferentes y en tan cortas distancias. En un centenar de kilómetros se puede pasar de zonas cálidas a zonas frías, con toda la gama intermedia de zonas templadas, más o menos húmedas. Rara vez también una gran cordillera presenta tantas zonas utilizables por la agricultura, desde el nivel del mar a 4,000 m.s.n.m. y más. La ganadería es posible hasta el límite superior de la vegetación, entre 4,600 y 4,800 m., y se abre minas a más de 5,000 m.s.n.m.

8La extensión de las superficies planas, con frecuencia vecinas de las horizontales, entre 3,500 y 4,500 m.s.n.m. constituye en los Andes tropicales del sur otro elemento favorable en la utilización de la cordillera. De este modo los Andes presentan una gran “habitabilidad” potencial. En este aspecto la diferencia es sensible con las grandes cordilleras de Asia central o aun del macizo alpino donde, a más de 2,400 m.s.n.m., la cordillera casi no es habitable de manera permanente, a causa del frío invernal y la nieve.

Adaptación y adaptabilidad de los organismos vivientes a la altura

9Las adaptaciones vinculadas a la altura no son debidas a las mismas variables cuando se trata de las plantas o de los mamíferos.

10En las plantas interviene la baja de la temperatura, ligada aquí a la altura, y a la cantidad y distribución anual de las precipitaciones; también intervienen el aumento de las radiaciones solares (las luces del azul al ultravioleta son menos favorables a la fotosíntesis), el viento y la rapidez de las variaciones hídricas y térmicas, particularmente acentuada en altitud. En cambio, en los vegetales no interviene la disminución del oxígeno del aire. Las plantas deben encontrar respuestas fisiológicas adaptando su aparato aéreo al stress vinculado al frío y a la sequía así como a las radiaciones UV; de ahí provienen las hojas de cutícula gruesa, con pelos y espinas, con estomas reducidas, mientras que el sistema raciniano, en las zonas frías como en los medios secos, es desarrollado, profundo, y con frecuencia pivotante. Esto permite evitar en la altura las consecuencias de las variaciones diurnas de temperatura, no sentidas en la profundidad, y sacar el agua de la profundidad en las zonas secas o en la estación seca gracias a fuertes presiones osmóticas. Las plantas están ligadas a su lugar de implantación y por lo tanto dependen estrechamente de las condiciones mesológicas.

11En los hombres como en los animales de sangre caliente, que conservan una temperatura constante gracias a su metabolismo, el parámetro mayor es la presión parcial del oxígeno. La temperatura no es sino un factor secundario, que en el hombre puede ser modificado por prácticas y técnicas culturales (vestidos, habitat, etc.). Sería conveniente hacer la distinción entre la adaptabilidad de un individuo y la de una población a las condiciones del medio.

12La adaptabilidad es la posibilidad de un organismo de responder a ciertas presiones del medio y cambiar sus reacciones en función de medios diferentes. En la alta cordillera, la hipoxia, es decir la falta de oxígeno, es el problema mayor. No se manifiesta en los sujetos que viven a nivel del mar, en buenas condiciones físicas, sino a partir de los 3,000-3,500 m.s.n.m. La primera reacción del organismo es acelerar el ritmo cardíaco y las respiraciones pulmonares, para mantener en la sangre el mismo abastecimiento de oxígeno por medio de una respiración pulmonar mejor y un ritmo cardíaco más acelerado. Esta reacción es rápida, lo cual no impide que el individuo colocado bruscamente a 6,000 m.s.n.m. pierda el conocimiento. La segunda reacción toma más tiempo (varios días): es la fabricación de glóbulos rojos de menores dimensiones, que permiten tener mejores intercambios gaseosos (es la policitemia de altura, con un número de glóbulos rojos por mm3 que pasan de 4.5 millones a 6 millones). La ausencia de “reacción” provoca dolores de cabeza, vómitos: es el soroche, el mal de las montañas (mal de altura). Algunos individuos, afectados por el soroche, se acostumbran a la altura después de algunas horas o de algunos días, otros no, pero recuperan su estado normal bajando de altura. En algunos casos, esas malas adaptaciones se transforman y conducen a complicaciones mayores, pudiendo acarrear la muerte; son los edemas pulmonares o edemas en el cerebro, caracterizados por una infiltración anormal de agua dentro de esos órganos. Las formas más graves del mal de las montañas están siempre vinculadas a tres tipos de circunstancias generalmente asociadas: la persona sube demasiado rápido, demasiado alto, se ha aclimatado a una altura insuficiente, o ha permanecido demasiado tiempo a demasiada altura.

13Con frecuencia se observa dificultades de reproducción en la altura en los mamíferos nacidos en la planicie; esto se ha observado en los hombres así como en los bovinos y ovinos. Finalmente, casi no hay nacimientos viables posibles por encima de 4,800-5,000 m.s.n.m.; lo que no constituye un mayor freno; sólo algunas minas, en los Andes, se encuentran a alturas superiores. Sin embargo, en todos los lugares en los que la agricultura y la ganadería son posibles, la reproducción humana ha estado asegurada en el transcurso de la historia.

14Dentro de una perspectiva neodarwiniana, la adaptación resulta de las transformaciones por selección genética de una población a lo largo de varias generaciones, algunos caracteres se conservan y otros desaparecen. En el curso de siglos y milenios, se seleccionan rasgos, actitudes, de este modo las poblaciones ay-mara del altiplano que viven desde hace milenios a más de 3,500 m.s.n.m. se caracterizan por tener una fuerte capacidad respiratoria, un potente músculo cardíaco, elementos favorables a los esfuerzos en altitud. Las llamas tienen hematíes de pequeña magnitud, lo que favorece los intercambios de oxígeno.

15En los Andes la adaptación no se da sino en las poblaciones de la puna y del altiplano, mientras que casi no actúa en los grupos que viven por debajo de 3,500 m.s.n.m. Debemos, además, observar que en los Andes, desde el inicio de la ocupación humana, por lo menos hasta el límite superior de la vegetación, la altura no ha frenado mucho la presencia humana; las limitaciones están mucho más ligadas a las posibilidades de ejercer actividades productivas. Por el contrario, las zonas de altura protegen, en alguna medida, a las poblaciones de ciertas actividades bacterianas y virales nocivas; lo que origina una acrecentada sensibilidad, debido a una disminución de defensas inmunitarias a las agresiones bacterianas y virales de las zonas cálidas. Las poblaciones que migran de las alturas hacia las partes bajas pueden ser más sensibles que otras, sin embargo, esta sensibilidad puede también estar vinculada a deficiencias y carencias alimentarias; encontramos entonces que los problemas son mucho más de pobreza que de altura. No se migra siempre impunemente de la altura hacia abajo ni tampoco en sentido inverso. En conclusión, se debe señalar algo importante: hasta los 4,600-4,800 m.s.n.m. la altitud no ha constituido un freno para los desplazamientos, migraciones y ciertas actividades humanas. Luego, las sociedades han estado siempre en capacidad de explotar las posibilidades nacidas de un escalonamiento bioecológico desarrollado en los Andes sobre los 4,500-5,000 m.s.n.m. Es por eso que es importante hacer el análisis de los diferentes ecosistemas en función de su escalonamiento.

Clasificación de los medios naturales andinos

16Como lo recuerda J.C. Thouret, “el escalonamiento de los paisajes vegetales de los ecologistas corresponde a un corte climático altitudinal basado en criterios fisionómicos y pluviométricos relativamente estáticos a escala regional y apoyándose en la descripción de agrupamientos vegetales caracterizados por uno o dos fanerófitos. Se puede enriquecer el modelo tomando en cuenta variables físicas como la posición en relación a los flujos atmosféricos que regulan la humedad y la sequía, el declive de la pendiente y la exposición, la topografía y el sustrato edáfico”.

17La importancia de los frentes montañosos, expuestos a las masas de aire húmedo, que al enfriarse provocan precipitaciones, es conocida y caracteriza especialmente la ceja de montaña. Así como las localizaciones en posición de abrigo respecto a la circulación del aire, que descendiendo por las laderas de la montaña se comprime y al calentarse se torna más seco, son características de las cuencas internas, aun en la ladera oriental de los Andes, como en Huánuco en el Perú central, en las unidades regionales, como en la ladera del lado del Pacífico de los Andes peruanos.

18La exposición interviene menos en las latitudes intertropicales que en las medias, donde la oposición entre las vertientes sur y norte es bien marcada. No obstante, se puede distinguir las pendientes al este, que reciben el sol en la mañana y se calientan más rápidamente que las orientadas hacia el oeste, que no lo reciben sino en la tarde, cuando está velado por las nubes. El modelado y la topografía intervienen: en el fondo de los valles, en altitud, el aire frío más pesado se acumula (lo que ocasiona una inversión de la temperatura) sobre todo en tiempo calmo, al final de la noche y muy temprano en la mañana, cuando la radiación nocturna del suelo provoca temperaturas más bajas en aire estable. Las heladas son más frecuentes o intensas, por encima de los 3,000 m.s.n.m., en las cuencas que en las pendientes. La amplitud térmica en los valles pequeños es menor, la humedad es más constante que en las crestas a la misma altura, lo que ocasiona que en el límite de la selva los árboles remonten hasta ellas. Las condiciones del sustrato edáfico (formación superficial y suelo) intervienen igualmente: textura que rige la permeabilidad y la porosidad, composición química y capacidad de intercambio del complejo absorbente, descomposición de la materia orgánica y calidad del humus. La acumulación del humus pasa por un máximo en el piso del nebelwald (en Colombia y Ecuador).

19Cierto es que en función de los criterios asumidos, los que varían según las disciplinas, las clasificaciones no serán las mismas, ya que no hay una clasificación universal, válida y aceptable para todos. Para los botanistas, los límites de los ecosistemas reposan sobre los criterios térmicos acumulados que rigen la fenología de las especies vegetales. En las montañas tropicales, en las que la temporalidad térmica es limitada, los límites son más claros que en las latitudes medias en las que se puede utilizar la suma acumulada de las temperaturas estivales. Es también sabido que aun en lo concerniente a las plantas de los medios fríos, la vegetación no crece sino cuando las temperaturas son superiores a cinco grados, sobre todo en el suelo a nivel de las raíces: éste es más o menos el límite de la vegetación en los Andes. Para los pedólogos, los límites entre pisos ecológicos son graduales y basados en el tipo de evolución de la materia orgánica que mejor integra las variables mesoclimáticas y bióticas. Pero si para la investigación pedológica el escalonamiento debe ser tomado en cuenta, la unidad de referencia es la toposecuencia, que integra los procesos de erosión y acumulación superficiales como el lavado, la lixiviación en los suelos y sustratos. Para la explicación de los fenómenos son fundamentales las modalidades de la circulación del agua en la vertiente.

20Lo que le interesa al agrónomo es el límite de ciertos cultivos con los sectores que aparecen como óptimos para las producciones agrícolas. En este caso intervienen las prácticas y técnicas agrícolas, las modificaciones varietales y las decisiones económicas.

21Se deben hacer varias observaciones: las plantas cultivadas y los animales domésticos tienen una gran gama de posibilidades altitudinales: las papas pueden ser cultivadas en los oasis de la costa peruana y también hasta más de 4,100 m.s.n.m., el maíz puede cultivarse tanto en la selva amazónica como en las vertientes andinas hasta los 3,500 m.s.n.m., y aun a 3,800 m.s.n.m. (en condiciones de abrigo excepcionales, como en la isla Taquile, al centro del lago Titicaca), los bovinos pacen en los pastos de la amazonia y en las punas a 4,400 m.s.n.m. Otras plantas y animales tienen menos posibilidades ecológicas; el camote como el algodón o el café no son cosechables por encima de los 2,000 m.s.n.m., mientras que las alpacas viven con dificultad en los Andes tropicales por debajo de 3,500 m.s.n.m. Decir que en los Andes tropicales existe un “piso de la papa y de los tubérculos andinos (oca y olluco) ” como también el “piso del maíz”, alrededor de los 2,000-2,500 m.s.n.m., es una realidad, pero es también una generalización un poco abusiva.

22Los límites varían. Si se pone aparte las condiciones edá-ficas y los topoclimas particulares, por ejemplo, en una vertiente bien expuesta y abrigada al mismo tiempo, los límites varían, en una misma especie, en función de las variedades y de los objetivos de producción o de la rentabilidad requerida. Por razones rituales, se cultivaba maíz en la isla Taquile, lo cual no quiere decir que éste se encuentre en buenas condiciones en el altiplano. Los bovinos “chuscos” o de raza criolla, es decir animales de gran rusticidad, livianos (150 kgs. en las vacas adultas, 250 kgs. en los toros), pacen en las faldas, con inclinaciones de 30 grados, de mediocre producción forrajera (sería imposible que las charolesas que pesan 600 kgs. pudieran vivir en las mismas condiciones). La duración del período vegetativo del maíz es 2 veces más largo en los Andes a 3,000 m.s.n.m. que en las regiones bajas más cálidas. También, con insumos semejantes, los rendimientos de una misma planta son generalmente inferiores en altitud y los cultivos ocupan el suelo durante más tiempo. Pero algunas seleciones varietales pueden modificar los límites de los cultivos, tanto hacia la parte baja como a la alta, hacia la parte seca como a la húmeda; un maíz crece en el Choco donde cae 10 m. de lluvia por año y donde la temperatura oscila entre 22° y 30°C y otras variedades hasta a 3,500 m.s.n.m. Finalmente observamos durante los años 80, tanto en Ecuador como en Colombia, un desarrollo del cultivo de la papa en los páramos, los rendimientos son generalmente buenos pues la materia orgánica es abundante, y los parásitos, en particular los nemátodos no abundan. Pero esto es sólo una etapa provisoria, a veces se trata de preparar el terreno para, después de dos o tres cosechas, sembrar los pastos de especies forrajeras para alimentar el ganado fino. De este modo las clasificaciones de pisos hechas por los agrónomos son muy dependientes de una sociedad o de un momento dado. Un agrónomo que hubiese trabajado en los Alpes en la mitad del siglo xix, habría indicado que el límite del trigo se encontraba entre los 2,000 y 2,200 m.s.n.m. Este límite carece de significado en los Alpes de fines del siglo xx, pues ya no se cultiva trigo.

23Si para el agrónomo la significación de límites es relativa, hay algunos umbrales importantes, pero éstos no son los mismos en los diferentes sistemas agropecuarios; en el altiplano, donde la producción agrícola reposa en gran parte en la papa, los momentos importantes del año son las fechas de las primeras lluvias que permiten la siembra; la ausencia de heladas en el momento de los primeros brotes y de la floración, y también tener suficiente cantidad de agua en el suelo durante el período vegetativo.

24Por el contrario, los grandes fríos, durante la estación seca, no tienen ninguna consecuencia cuando no hay cultivos, pero si este campesino fuera también agricultor y si cayera en julio-agosto un “surazo” acompañado de nieve, éste podría acarrear la muerte de los corderos recién nacidos. De este modo los umbrales son a la vez espaciales y temporales, relativos a una situación específica. El estudio de riesgos, que se hará en el capítulo siguiente, responde a la misma lógica. Estos se dan solamente en función de una situación determinada, pero de esta observación resulta consecuentemente otra; en la “memoria de la naturaleza” de los Andes, cada uno se esfuerza por extraer la información que le es útil. En un mismo clima, en una misma secuencia anual, los elementos que aparecen como importantes para unos no lo son para los otros. Por ejemplo, en el mes de noviembre, en el Cusco, el turista tratará de conocer la posibilidad que tiene de contar con días bellos, soleados, con un cielo despejado, mientras que el campesino se preocupará por la importancia de las precipitaciones que le permitirán sembrar o levantar las plántulas y mirará con temor el tiempo despejado susceptible de originar heladas nocturnas.

25Algunos medios pueden adquirir importancia con el tiempo; en el Virreynato de Nueva Granada, en Santa Fe de Bogotá, el nivel tibio y húmedo entre los 1,000 y 2,000 m.s.n.m. no tenía importancia estratégica; además, estaba muy poco poblado y casi completamente cubierto de selva. A mediados del siglo xx, juega un rol central en la economía colombiana; el nivel de sus cafetales aseguraban la mayor parte de las exportaciones colombianas y actualmente es allí donde viven varios millones de colombianos; por ello el interés hacia el clima, a sus suelos y a las erosiones a las que pueden ser susceptibles.

Ejemplos de clasificaciones de los medios naturales

26Cuando uno se esfuerza en clasificar a los medios conviene también saber cuáles son los objetivos perseguidos. Cuando Javier Pulgar Vidal, durante la década de los años 40, trató de definir una regionalización basada en los nombres dados por las poblaciones de lengua quechua a los grandes medios naturales, tomando la clasificación hecha por el padre Cobo hacia el siglo xvii, quiso demostrar que la sabiduría popular es viable para una regionalización andina. Pulgar Vidal nos muestra así que los Andes peruanos pueden ser divididos en regiones naturales, ampliamente regidas por el escalonamiento. Las “yungas”, piso tibio, con las “yungas húmedas” del este, las “yungas secas” al oeste; el piso “quechua”, templado, sede de una gran parte de los pueblos andinos y cuya planta cultivada preferida sería el maíz; la “región suni, ya fría pero en la que se cultivan tubérculos andinos y quinua; las “punas”, estepas frías de altura, camino de rebaños, de camélidos andinos, llamas y alpacas, de carneros venidos con la colonización; la “jalca, tierra ya muy fría, con una vegetación rala antes de los nevados. Esta clasificación contiene sus límites en sí misma. Los términos no son aceptables sino en los Andes ocupados por poblaciones de lengua quechua y son difícilmente utilizables en los Andes ecuatoriales; definen a grandes medios en función de una utilización campesina, en un momento dado de la historia.

27Para los Andes colombianos, Guhl escoge las terminologías coloniales señaladas anteriormente por Humboldt y basadas en características térmicas (pisos caliente, tibio, frío, páramo). Aquí sabemos que puede haber correspondencia con una formación vegetal, un cultivo privilegiado, en el piso tibio, el café. Y en las mismas montañas húmedas, el botanista J. Cuatrecasas se basa en la naturaleza de las selvas (selva neotropical hasta 1,000 m.s.n.m., selva subandina entre los 1,000 y 2,300-2,400 m.s.n.m.; selva andina hasta los 3,600-3,800 m.s.n.m.; páramo entre la selva andina y el nivel de las nieves, sin vegetación por encima de los 4,800 m.s.n.m.: aquí no hay presencia humana). La clasificación con pretensiones ecológicas, efectuada durante los años 50 por Holdridge y vuelta a usar después en los mapas ecológicos en pequeña escala, toma en cuenta algunos criterios térmicos y pluvio-métricos cuya combinación debe proporcionar la clave de las formaciones vegetales. El método que debía ser utilizable en todos los Andes se basa en promedios, lo cual puede ser aceptable en la zona intertropical para las temperaturas, pero estos promedios son medidos rara vez, por falta de equipos. Con frecuencia se trata de formaciones vegetales imaginadas o inventadas, más que de reales; con frecuencia también se hace figurar formaciones que no existen ni han existido en los lugares en los que son localizadas en los mapas.

La localización y la determinación de los límites

28Cualquiera que sea el criterio elegido, la dificultad real es siempre la determinación de los medios naturales asumidos. Algunos aparecen claramente en los paisajes, ya sea porque corresponden a una variable dominante que imprime su marca sobre uno de los componentes del medio, como por ejemplo las cotidianas heladas nocturnas y la temperatura media inferior a 4°C que impide el crecimiento de la vegetación; esto ocasiona el límite entre el suelo desnudo, cotidianamente afectado por la gelifracción superficial y un suelo cubierto (de lo que resultan procesos geomorfológicos diferentes, y por lo tanto sistemas diferentes para ambos lados del límite), o cuando el límite es fabricado por la acción humana, como la de un perímetro irrigado en un desierto. Asimismo, la homogeneización del paisaje está ligada con frecuencia a una presión particularmente fuerte; lo hemos visto en el hielo cotidiano o en la temperatura media anual de 0°C; otras son la aridez así como la fuerte humedad. En el norte de Chile el escalonamiento térmico desaparece en parte en los paisajes del flanco occidental de los Andes como consecuencia de la aridez que impone su marca. Igualmente, cuando la humedad y la aridez son continuas contribuyen a la homogeneización de algunos segmentos del flanco oriental de los Andes; ciertamente que las especies y asociaciones florísticas que cambian de 500 a 3,000 m.s.n.m., ya no son las mismas selvas, sino que son selvas densas, siempre verdes y sumamente húmedas. Aquí todo está en transición: los límites netos no son discernibles al interior de los ecosistemas forestales.

© Institut français d’études andines, 1991

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540