Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Jerusalén y Babilonia

 | 
Marie-Danielle Demélas
, 
Yves Saint-Geours

Conclusiones

Texte intégral

1La independencia hispanoamericana fue entendida como una ruptura con la metrópoli; habría que descifrarla también como la abolición del antiguo régimen, el encaminamiento caótico hacia un universo sin estamentos, laico, “desencantado”. Siguiendo esta otra perspectiva, nos hemos interrogado sobre las resistencias de sociedades estamentales impregnadas de religiosidad, y sobre la modernización de sus élites. Nos hemos preguntado cómo se secularizaba su visión del mundo.

2Hacia 1800, el universo aristocrático de Quito se asemejaba a los círculos reformistas españoles de las Luces; no obstante, a diferencia de estos, las tendencias seculares eran menos firmes ahí. No se observaba ninguna ruptura entre una minoría modernizadora y un “pueblo” tradicional, conservador, como la que apareció en España entre 1808 y 1814 cuando, bajo la conducción del bajo clero, campesinos y lugareños llevaban la guerrilla contra la Grande Armée, mientras que el rey José Bonaparte se rodeaba de afrancesados, esas élites españoles que habían olvidado el peso del sentimiento nacional por convicciones progresistas.

3Por el contrario, en Quito, el mismo anticonformista Espejo aceptaba la tradición, y la guerra religiosa gozaba del apoyo de las grandes parentelas cuya cultura acogía, no obstante, favorablemente a las Luces. Las élites de Quito proporcionaban el ejemplo de que la difusión de las Luces no se acompañaba fatalmente de la secularización de las representaciones, y el caso de Espejo prueba que se podían sentir cercanos a los Filósofos, rechazando el “desencantamiento” del mundo.

4Una vez fundada la República, Vicente Rocafuerte no pudo apoyarse en ningún grupo para llevar a cabo sus proyectos de modernización, rehusando aceptar que la sociedad del interior fuera aún, de la base a la cima, profundamente tradicional; él atribuía las resistencias a la ignorancia que reduciría la escuela. García Moreno debió tener en cuenta esta realidad y a pesar de su gusto por las ciencias y sus viajes, el dictador estableció sus objetivos progresistas en el marco de un Estado fundado sobre principios cristianos, llevando simultáneamente, una misión religiosa y de modernización.

5Si se le atribuye a la modernidad la creación de un universo no religioso, hay que reconocer, a través de la paradoja ecuatoriana, que ella pudo coexistir con una visión del mundo cristiano compartida en común, aunque con diferencias regionales: la religiosidad era más fuerte en la sierra que en la costa, y los sublevamientos de origen religioso no se manifestaron sino en la zona comprendida entre Riobamba, al sur, y Popayán al norte.

6Después del fracaso de Rocafuerte y del martirio de García Moreno, la laicización se estableció poco a poco, no sin lentitud y dificultad. En 1905, después de la “revolución” liberal, el caudillo Eloy Alfaro, presunto símbolo del anticlericalismo, asistía siempre a las ceremonias y servicios religiosos oficiales.

  • 1 Las ideas aquí expuestas son las de Juan Maiguashca y Liisa Nort, “Los orígenes del velasquismo. L (...)

7Más notable aún: la tradición católica se encarnó de manera original en la persona de José María Velasco Ibarra, cinco veces presidente, cuatro veces derrocado entre 1934 y 1972. Aparentemente de la familia de los líderes populistas que estuvieron tan en boga en ese entonces en América Latina, se aleja de ella por la importancia que atribuye a los principios cristianos:1 resaltan de esta importancia su visión moralizadora, unanimista también, de la sociedad, la insistencia sobre el rol del individuo en la historia, la admiración por García Moreno, cuyos pasos trata de seguir, aunque con prudencia.

8Como su modelo, en 1934 se dirige a un país en desorden, propone su unificación y su salvaguardia por el desarrollo de las infraestructuras, la difusión de la instrucción, el establecimiento de un orden moral. De las masas, de las que él desconfía, dice que ellas “tienen sed de orientaciones éticas, de perspectivas ideales, de esperanzas religiosas” y que deben ser conducidas por un gobierno constituido por “pocos hombres en beneficio de todos, ejerciendo su autoridad dentro de la conciencia del deber”. Moralidad, deber, tradición, rechazo de la división en clases de una sociedad compuesta de “ricos” cuyas obligaciones son recordadas y de “pobres” que deben recibir un “salario justo”, se trata pues de un resurgimiento del paternalismo católico. Por eso no hay que sorprenderse en absoluto de que una parte de la jerarquía eclesiástica apoyara al hombre político que sostenía semejantes razonamientos, y que publicara unas estampas que tenían al reverso slogans parecidos a éste:

9Virgen Santísima:

Ved a este tu pueblo, abatido,
humillado, ultrajado...
Despierta a las juventudes
; Ayúdanos a ser patriotas...

  • 2 Citado por Rafael Quintero, op. cit., pp. 250-251.

Para salvar a la patria y ayudar a la religión es necesario:
Inscribirse para las próximas elecciones presidenciales.
El único compatriota que, Dios mediante,
para salvar al Ecuador es
José María Velasco Ibarra.2

10Paradójicamente, el mensaje de Velasco tocó un punto sensible dentro de los diversos grupos que habían perdido sus lazos con el antiguo orden (económico, social, político) y no habían podido volver a encontrar una posición segura en el nuevo. En él veían el retorno a los valores tradicionales y que por injusto que fuera su aplicación, les parecían mejores. Dentro de esta óptica “un hombre moral” podía poner fin a lo que se percibía en esa época como el dominio de una “oligarquía depredadora” o como una “burocracia parasitaria”.

11A través del proyecto de Velasco Ibarra, pero de manera cada vez menos directa en el transcurso de las décadas, la Iglesia permanecía próxima al escenario político. Si bien hoy en día, su poder se ha mantenido superior al de las otras Iglesias andinas, un movimiento integrista parecería poco probable en el Ecuador.

12Secularizada en lo sucesivo, la vida política ecuatoriana no abandonó la herencia del siglo precedente. Las negociaciones corporativas y regionales fijadas empíricamente en el siglo xix, fueron institucionalizadas en el siglo xx, así como la conciencia del disenso han hecho del presidente y del vicepresidente de la república unos compañeros de juego en conflicto.

13Dentro de esta óptica, el estudio del modo de representación y del funcionamiento de la vida política contemporánea, sorprende al historiador respetuoso de los principios democráticos.

14En 1984, el presidente y el vicepresidente son elegidos conjuntamente, pero ese “ticket”, lejos de traducir un acuerdo profundo, no tiene otro objetivo que el de constituir una coalición; una vez adquirida la mayoría, cada uno vuelve a recuperar su independencia. Sus relaciones no dejan de ser desconcertantes, aliados la víspera, enemigos al día siguiente de las elecciones. Mucho más que ver en ello un debilitamiento del sistema, ¿no se podría interpretar este reparto agonal como un medio de dar forma a los inevitables conflictos que amenazan siempre con separar la república? ¿Las representaciones políticas contemporáneas mantendrían en nuestra época la diarquía inventada por Flores y Rocafuerte en 1833, y parecerían estar siempre marcadas por la discordia que se conjura con la alianza de los hermanos enemigos?

15Sin embargo, la vida política ecuatoriana, no es siempre bipolar, está muy lejos de ello; si el presidente y el vicepresidente encarnan una posible división, el país cuenta con una veintena de partidos, mezclados en las más variadas combinaciones.

16¿Por qué tal número? ¿Por qué tal movilidad de los elegidos y con ellos, de la opinión? ¿Por qué una vida política reducida a florentinas combinaciones sin significación frente a las divisiones sociales e ideológicas del país?

17El problema reside en la naturaleza de los partidos. A menudo reflejos de la ambición de un hombre apoyado por una clientela localizada — aunque a veces logren dejar atrás estrecho marco — rara vez benefician de una implantación a más de una región, o de un mismo grupo social; nacidos en la costa, la CFP o el FRA, si bien conquistaron votos fuera, casi no reclutaron militantes. A la inversa, la Izquierda Democrática, aparecida en Quito, se incorpora mal en Guayaquil. Un partido con su cimiento limitado y diversificado en extremo, está condenado a no representar sino a un pequeño número de intereses y a no ser otra cosa que la emanación de una débil fracción de las masas o bien de los pudientes. Además, y en cierta medida, cada porción de la oligarquía posee su partido, destinado a representar el rol de correa de transmisión o de instrumento de control y de encuadramiento popular.

18Las verdaderas instancias de la representación, son más bien para los pudientes, las cámaras de comercio y de industria, y para los trabajadores, los sindicatos (cuando están organizados, lo cual es raro) sin descuidar todas las formas de sociabilidad tradicional aún muy vivas: compadrazgo, cofradías, etc. En esas condiciones, los movimientos sociales que han acompañado las recientes dificultades económicas, han tomado un carácter corporativo y violento, no encontrando instancia política sino para controlarlos y canalizarlos, para transmitir sus exigencias pero siempre encuadrándolos.

19La rápida transformación del país es sensible en Quito y Guayaquil que llevan diez años de prosperidad petrolera. Ahora bien, su sistema político se encuentra fundado sobre elecciones ritualmente diárquicas y sobre partidos-regiones o partidos-corporaciones, sobreviviendo hasta ahora la representación que concebían los partidarios de un Estado Corporativista en el siglo xix. Incómodos por haber sabido conciliar, sin gran perjuicio, fundamentos anticuados con apariencias modernas, las élites ecuatorianas se han dedicado a fabricar una mitología más de moda: los insurgentes de 1800, se parecían a los Jacobinos, y García Moreno a un teócrata totalitario que quería obligar a sus sociedades a retroceder. En cuanto a Espejo, con la ayuda del integrismo particularista de los años 80, se ha hecho de él un Indio batiéndose por la (buena) causa étnica. Quizás estos disparates son el precio que hay que pagar por haber logrado construir un Estado, partiendo de materiales desprestigiados hoy en día.

Notes

1 Las ideas aquí expuestas son las de Juan Maiguashca y Liisa Nort, “Los orígenes del velasquismo. Lucha política y participación en el Ecuador, 1920-1972”. Cerlac-York University, en prensa en la Corporación Editora Nacional, Quito.

2 Citado por Rafael Quintero, op. cit., pp. 250-251.

© Institut français d’études andines, 1988

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540