Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Jerusalén y Babilonia

 | 
Marie-Danielle Demélas
, 
Yves Saint-Geours

Tercera parte

12. La subida al martirio

Texte intégral

  • 1 AMRE, Correspondance Politique, vol. 8, 1875, folio 70.
  • 2 Foto reproducida en Wilfrido Loor, García Moreno y sus asesinos, Quito, 1966, 2da. edición.

1“Expuesto sobre un estrado, con uniforme de general, coloreadas las mejillas y la frente, el cuerpo putrefacto del Presidente, presentaba un horrible espectáculo... ”1 Así describe las exequias el Cónsul general de Francia. Otros elementos nos ayudan a imaginar las circunstancias extraordinarias del homicidio y las ceremonias fúnebres: la camisa ensangrentada, piadosamente conservada en el Museo de Cotocollao, con otros recuerdos del mismo género, una vieja foto sepia2 en la cual se ve el cadáver embalsamado, vestido de etiqueta con la gran banda (sobre la cual, como un exorcismo, se entiende la divisa: “Mi poder en la Constitución”), sentado en su sillón presidencial y rodeado de cinco granaderos napoleónicos portando el mandil de zapador, el macabro relato de los funerales: guantes blancos, sombrero de pluma, condecoración papal en el pecho, está sentado ahí frente al público, ante el altar, en la Catedral. Es él quien preside: ¿a qué tradición se vincula esta increíble presencia física del difunto, como si a través de la muerte, encarnara aún el poder? Recordamos que en Francia, hasta Enrique II, un maniquí, simbolizaba la continuidad de la monarquía en el interregno.

  • 3 Foto reproducida en Imágenes de la Vida politica del Ecuador, Publicación del Banco Central del Ec (...)

2El 9 de agosto de 1875, tres días después del drama, el Gobierno, el Congreso, los Cuerpos Constituidos están ahí para la Misa oficiada por el Obispo de Rio-bamba, Ignacio Ordóñez, el hombre del Concordato. El arzobispo de Quito, monseñor Checa y Barba está ausente: envenenado en 1877 con el vino de Misa, un Viernes Santo, fue el último en ser honrado del mismo modo que García, embalsamado, revestido de sus atributos episcopales, la mitra sobre la cabeza y la cruz en la mano.3

  • 4 Sobre el descubrimiento de los restos y lo que siguió, ver Severo Gómez Jurado, S.J., Vida de Garc (...)

3Pero una vez terminada la ceremonia, el misterio se apodera del gran hombre. Salida la multitud, algunos fieles ocultan el cadáver; extraña precaución que dice mucho de los temores de sus partidarios frente al sentimiento popular. Y García desaparece definitivamente hasta ese día de abril de 1975 (para el centenario) en el que fue vuelto a encontrar e indentificado en el convento de Santa Catalina (las religiosas detrás de los muros de ese convento-fortaleza, habían sabido guardar el secreto durante un siglo).4 Con gran pompa, los restos fueron depositados en la Catedral, al lado de Sucre y de Flores, y la ceremonia dio lugar a una gran concentración “conservadora” en las calles de la capital.

  • 5 Alejo Carpentier, El Recurso del Método, México, 1974, Gabriel García Márquez, El Otoño del Patria (...)
  • 6 El lector nos perdonará este fácil juego de palabras.

4Lo “real maravilloso” de los romanceros latinoamericanos de hoy, tan en boga en París, dio una nueva dimensión a nuestra percepción del dictador: el Recurso del Método o el Otoño del Patriarca han descrito bien a los occidentales este horror barroco, esta atmósfera y estas referencias exóticas y familiares a la vez.5 ¿Osaremos decir al término de este relato que nuestro “héroe” tuvo una vida y una muerte tan romanescas que Gabriel García... Márquez carece de imaginación?6 Pero quizás para hacer más convincente esta ocurrencia, sería preciso regresar al personaje mismo del dictador, a su manera de encarar la vida, a su muerte futura, en resumen a su destino.

1. EL DRAMA DE LA EXISTENCIA HISTORICA

  • 7 Montesquieu, L’Esprit des Lois, III, 8, citado por Albert O. Hirschman, Les passions et les intére (...)
  • 8 Proclama al pueblo, del 17 de enero de 1869. citada en M. Pólit Laso, op. cit.

5En el Espiritu de las Leyes, Montesquieu define como “príncipe que hace actuar” el gobierno monárquico, el honor, este honor aristocrático, exigencia completamente individual que coloca al individuo noble por encima de los otros y que, pasión particular, “hace mover todas las partes del cuerpo político de tal manera que se encuentra que cada uno va hacia el bien común, creyendo ir hacia sus intereses particulares”.7 No se trata aquí del honor de la familia o del clan, sino de un sentimiento, de una necesidad personal. Más concretamente, su principal manifestación es la palabra de honor, que compromete al hombre frente a la sociedad. Así es que el Presidente menciona con frecuencia su “palabra de honor jamás violada”8 y que le ata. Asimismo, estima que le han afectado el honor en 1868 y anuncia su candidatura (finalmente da un golpe de Estado) en estos términos:

  • 9 Declaración de candidatura, citada en A. Berthe, op. cit., t. II. p. 106, retraducido del francés.

Finalmente, un motivo de honor viene a corroborar los que me inspiran mi fe religiosa y mis convicciones políticas. Atacado diariamente, perdono a mis enemigos, sin embargo creo que ha llegado el día en que el pueblo (...) debe pronunciarse entre mis calumniadores y yo (...) Es la justicia del pueblo la que invoco. Si me retirase de la lucha, no dejarían de decir que eludo la sentencia porque me creo culpable. No puedo atentar contra mi propio honor.9

  • 10 Carta a Rosa de Ascásubi, 24 de agosto de 1859, citada en W. Loor, op. cit., t. II. p. 128.

6La actitud es bastante banal, pero como es muy frecuente, pinta bastante bien a nuestro personaje quien, frente a su “traición” de 1859, cuando hace un llamamiento al Perú, vacila un momento y escribe a su esposa que “yo por mi honor no debo mandar después de haber solicitado para libertar el país el auxilio peruano”.10 Los actos del hombre político no parecen estar siempre penetrados de esta visión muy tradicional de los valores individuales, en una sociedad de estructura moral y aristocrática, a pesar de todo, y aún más si ello no excluye los principios democráticos.

7Una segunda característica de la percepción de su destino por un hombre como García Moreno, es la continua dramatización de la existencia histórica. Si como hemos dicho ya, el Ecuador es un decorado de teatro, los personajes del juego político son los actores de una pieza con final trágico, la mayoría de las veces, y en la cual ellos tienen la impresión que ya ha sido representada, por los numerosos que son las referencias a la antigüedad o a los grandes acontecimientos del pasado (Felipe II o la Revolución Francesa). Las peripecias de la historia romana no tienen secretos para el asiduo lector de Tácito que es García, además tan asiduo que busca la misma concisión en el estilo de sus discursos o mensajes y proclamas. Nuestro hombre se proyecta también en el escenario y cumple con su destino de gran hombre, pues a no dudarlo, él se considera como un hombre de excepción. Pero, a diferencia de sus predecesores, se ve menos demiurgo que instrumento de Dios.

8Parece que García Moreno, ambicioso por cierto, y ávido de poder absoluto, casi no desea el poder como un fin en sí: se entiende mal entonces esta obstinación en decir que no lo desea, que no será candidato, que renunciará cuando el país esté estable. En 1861, no siendo de su agrado la Constitución, dijo claramente no desearlo y parece sincero. En 1869, necesita mucha persuasión para hacerle dar marcha atrás en su promesa (palabra de honor) de abandonar el gobierno una vez “salvada” la patria... ¿Habilidad, se podría replicar? Nada es menos seguro; García es el hombre de Dios y de una visión preestablecida de la ciudad. Como dice en varias ocasiones, primero hay que seguir los mandamientos divinos y todo lo demás viene por añadidura. Es esta la única ocasión de establecer Jerusalén. ¿Es el hombre providencial, el único que puede hacerlo en el Ecuador? No es seguro que él lo creyera así, salvo quizás al final, cuando pensaba de manera constante en consolidar su sistema. Cuanto más precisamente se siente investido de esta misión es cuando más se percibe como el infeliz instrumento de los designios divinos.

2. EL “SIERVO SUFRIENTE” 11

  • 11 Marcel Simon, André Benoit, Le judaime et le christianisme antique, París, PUF, Nouvelle Clio 10.
  • 12 Carta a su madre, Mercedes Moreno, del 16 de marzo de 1859, citada por Severo Góme; Jurado, op. ci (...)
  • 13 Prefacio de la Imitación de Cristo, París, 1983, p. 7.
  • 14 Algunos títulos de capítulo 3on elocuentes: que el amor de sí mismo es el mayor obs táculo que imp (...)
  • 15 Por ejemplo los métodos de respiración adaptados a la pl

9Estas palabras de Isaías para definir al Mesías esperado, se adaptan a la visión que paulatinamente tiene García de sí mismo. La ascesis, las prácticas mortificadoras, se habían apoderado poco a poco de él, a tal punto que en la única carta que se haya encontrado dirigida a su madre, en exilio en Paita, escribía: “Estoy tan bien de salud, que ayuno la cuaresma tomando te por la mañana y comiendo a las cinco de la tarde. Parece que la persecución solo sirve en mí para dar más robustez a mi cuerpo y mayor energía a mi alma”.12 La humildad ante el Altísimo, Jesús, la Virgen, se tornan en una actitud sistemática, reforzada por las enseñanzas sacadas de Tomás A. Kempis, pues la Imitación de Cristo, escrita para el uso de los monjes, por “un monje angustiado en un mundo atroz”13 tendía a la interiorización, a la lucha cotidiana contra las tentaciones, hacia la purificación.14 De una manera algo diferente, Ignacio de Loyola podía inspirarle, pues la práctica que relatan los Ejericicios Espirituales había sido ante todo de mortificaciones y conducidas por la Devotio moderna, a punto de transformarse en una disciplina física al uso de la espiritualidad.15 Pero, del fundador de los jesuitas también había retenido el espíritu ofensivo del combate por la religión. En resumen García tiene siempre tendencia a atribuir a la gracia y a la misericordia divinas, los éxitos que obtiene y los del Ecuador. El se eclipsa.

  • 16 APL, F1 Nacional, I4 de agosto de 1875.

10Los testimonios de una actitud semejante son muy numerosos: elijamos solo uno, el más patente, el del párrafo final del último mensaje en e! cual pide perdón por sus faltas (es la única vez que se expresa de este modo en sus discursos y sitúa su obra como el único resultado de la fe). “Si he cometido faltas, os pido perdón mil y mil veces, y lo pido con lágrimas sincerísimas a todos mis compatriotas seguro de que mi voluntad, no ha tenido parte en ellas. Si al contrario creéis que en algo he acertado, atribuidlo primero a Dios y a la Inmaculada dispensadora de los tesoros inagotables de su misericordia, y después a vosotros, al pueblo, al ejército, y a todos los que en los diferentes ramos de la administración me han secundado con inteligencia y lealtad a cumplir mis difíciles deberes”.16 Situándose de esta manera, García hace un acto de contrición. Pero va aún más lejos, quiere sacrificar su existencia por la causa divina y realizar así el voto del católico ferviente.

3. EL MARTIRIO PROFETIZADO

Conozco, sí, la suerte que me aguarda:
Présago, triste el pecho me la anuncia
En sangrientas imágenes que en torno
Siento girar en agitado ensueño.
Conozco, sí, mi porvenir, y cuántas
Duras espinas herirán mi frente;
Y el cáliz del dolor, hasta agotarle,
Al labio llevaré sin abatirme.
Plomo alevoso romperá, silvando,
Mi corazón tal vez; mas si mi Patria
Respira libre de opresión, entonces
Descansaré feliz en el sepulcro.

  • 17 Es el título de un libro del padre Severo Gómez Jurado que consagra su existence instrucción del p (...)
  • 18 Mensaje a las Cámaras legislativas de 1873. Quito, Imprenta Nacional.

11(García Moreno, fin de la oda a Fabio. febrero de 1853). Esas son las primeras manifestaciones, en García Moreno de la vocación de mártir, en una identificación con el recorrido terrestre del Cristo. La muerte está presente con frecuencia en el “sufriente servidor” como una convergencia lógica en la lucha del bien y del mal. Sus turiferarios, partidarios de la beatificación, y aun de la canonización do su “Hércules Cristiano”17 han mostrado esas profesías como tantas pruebas maravillosas del carácter sobrenatural de nuestro héroe: los ejemplos abundan. Frecuentemente menciona la sangre vertida (así describe su muerte) como la conclusión de su combate, pues dice: “más, feliz yo si merezco además el odio, las calumnias y los insultos de los enemigos de nuestro Dios y de nuestra fe”18 “Dulce el decorim est pro patria mori” nos recuerdan las páginas rosadas del diccionario.

  • 19 Es el título del libro panfleto de Juan Montalvo aparecido justo en ese momento. Este escribió poc (...)
  • 20 Carta del 3 de julio de 1875 a Mariano Barona, citada en W. Loor, García Moreno y sus asesinos, op (...)
  • 21 Carta del 10 de julio de 1875 a Mariano Barona, citada en W. Loor, García… op. cit. p. 221.
  • 22 Carta del 13 de julio de 1875, a Juan Villavicencio, citada en W. Loor, García... , op. cit., p. 2 (...)
  • 23 Carta a Pedro Pablo, citada en W. Loor, Cartas... , op. cit,, t. IV.

12En 1875, las cosas se precisan y la profecía, la espera de un desenlace fatal, aparecen en su pluma en numerosas cartas enviadas a sus amigos. Es cierto que la reelección por seis años suplementarios desespera a sus opositores quienes, como Montalvo, denuncian “La tiranía perpetua”19 y que por consiguiente, el peligro se torna real. Desde el principio del mes de julio, escribe a sus fieles que “preparan algo” y para “pronto”20 que “algo va a pasar y hay que prepararse”.21 La muerte prematura de su hija en esos días, le parece un signo: ella va a interceder por él.22 En la obstinación de García por ser candidato, por ser reelegido, por permanecer en el poder, aparece como una voluntad de “llevar a cabo hasta el final su propia profecía”. Sus amigos no le aconsejan una prolongación que va en contra de las tradiciones políticas de un país en el que la no-reelección inmediata era, hasta en 1869, considerada como una garantía de alternancia entre facciones, clanes y regiones en el poder. Pero responde a su hermano que le suplica encarecidamente el retirarse: “te pones cobarde con la edad”.23 Como una ascensión al Gólgota, es una marcha hacia el calvario asumida como tal.

13Esta apropiación de lo religioso, esta identificación, tan individual, puede sorprender en América Latina. Parece marcar una ruptura: aun ahí la fe es vivida mucho más colectivamente. Sin quitarle la marca a esta tradición, pues García vuelve a activar la devoción popular, hace renacer con honores las procesiones, poniéndose a la cabeza y portando una cruz en ellas... hay en él una interiorización que parece bastante original en el continente, por lo menos en los hombres públicos.

  • 24 Carta a Pío IX del 17 de julio de 1875, citada en W. Loor, García… op. cit., pp. 221-222.

14El 17 de julio, en su carta dirigida al Papa con ocasión de su reelección, el presidente prevé claramente el desenlace fatal. “Ahora que las logias de los países vecinos, instigadas por las de Alemania, vomitan contra mí toda especie de injurias atroces y de calumnias horribles, procurando sigilosamente los medios de asesinarme, necesito más que nunca de la divina protección para vivir y morir en defensa de nuestra Religión Santa y de esta pequeña República que Dios ha querido que siga yo gobernando. Qué fortuna para mí, Santísimo Padre, la de ser aborrecido y calumniado por causa de Nuestro Divino Redentor; y qué felicidad tan inmensa sería para mí, si Vuestra Bendición me alcanzara del Cielo el derramar mi sangre por el que siendo el Dios, quiso derramar la suya en la cruz por nosotros”.24

  • 25 Carta a Juan Aguirre, citada en W. Loor, García… op. cit., p. 222.

15Hemos pasado de la profecía al llamamiento del martirio. No queda otra cosa que esperar la voluntad de Dios: los días 4 y 5 de agosto, García menciona nuevamente su muerte, esta vez, aseverando: “Voy a ser asesinado soy dichoso de morir por la Santa Fé. Nos veremos en el cielo”25 ¿Qué es en el fondo esta muerte anunciada sin cesar?

  • 26 Rene Girard, Des choses cachées depuis la création du Monde, París, 1978.

16Más allá del cumplimiento del destino individual, parece definirse como una especie de acto redentor por la Nación, como si para existir, la Patria tuviera, de alguna manera, necesidad de esta sangre vertida, tributo dado a la lucha del Bien contra el Mal. Nos atrevemos a decir, simplificando al máximo ideas expuestas por otros26 que esta“ víctima propiciatoria” deseaba ser más que “redentor” fundador de la Nación? Por consiguiente, la sangre vertida debía sellar la existencia misma del Ecuador. Se puede percibir de esta manera, en la muerte de García, además de la evidente dimensión religiosa, una dimensión nacional algo diferente y que en suma, nos regresa a nuestra problemática general.

4. EL SACRIFICIO

17“Hay conjuraciones santas: “el que al frente de una vasta porción de ciudadanos, se lanza hacia el tirano apellidando libertad y le mata con su mano a mediodía y en la plaza pública no es asesino; será conspirador, en buena hora pero gran conspirador, benefactor de la especie humana... ” (Juan Montalvo, El Cosmopolita, Tomo 1, libro III, p. 340).

18El viernes 6 de agosto de 1875, día de la Transfiguración, García acude desde las seis de la mañana a la Misa. Comulga, es su pan cotidiano, luego regresa a su casa y trabaja hasta mediodía, hora en la cual sale con su esposa y su edecán, pasa una hora en casa de su cuñada, y finalmente llega al palacio hacia la una y media. Es atacado por los conspiradores al final de la escalera. El relato del asesinato ha sido hecho ya miles de veces: cuatro hombres, Faustino Rayo el primero, Roberto Andrade, Abelardo Moncayo y Manuel Cornejo, lo atacan con machete y pistola. Después de una breve lucha, el Presidente cae de lo alto del peristilo sobre la Plaza de Armas. Es llevado ya sin vida a la catedral mientras que su principal agresor, Rayo, es ejecutado inmediatamente y que los otros logran huir. ¿Quiénes eran estos homicidas?

  • 27 Es el autor de García Moreno y sus asesinos, Quito, 1967.
  • 28 Idem, p. 276. Se notará que entre sus asesinos había dos antiguos jesuitas (Polanco, Moncayo) y do (...)

19En su mayoría, hombres de buena familia, antiguos partidarios de García (el abogado Manuel Polanco, organizador del atentado, por ejemplo) un antiguo jesuita (Moncayo) uno o dos militares. El personaje de Rayo parece el más enigmático: siendo bien conocido por el Presidente, había conversado con él la mañana misma al salir de la Misa, acerca de una silla de montar que le había encomendado pues era talabartero. García no parecía desconfiar de esos hombres. ¿Eran liberales decididos a terminar con el tirano? Algunos quizás, como Manuel Cornejo, actuaron según los ideales de un Brutus: lo ejecutaron el 27 de agosto. ¿Todos? es muy discutible. Una inagotable literatura apareció sobre el asunto. De la cual no se puede deducir a nuestro modo de ver, nada en concreto aunque, para los fieles del mártir no haya ninguna duda sobre el origen del crimen: la masonería internacional, con el dinero alemán en la época del Kulturkampf, pasando por Lima, plataforma giratoria hacia los Andes y lugar de organización del conflicto. Por lo menos esa es la tesis del libro más completo sobre la cuestión: “García Moreno y sus Asesinos” aparecido en 1967. Sin embargo, muchos puntos permanecen oscuros: la rápida ejecución del homicida principal, luego la de un militar que no parecía haber tomado parte directamente en el complot (Gregorio Campuzano), la debilidad de la persecución contra los conspiradores, la extrema eficacia hacia otros, el hecho de que se haya hablado mucho de complots paralelos, las numerosas ambigüedades de la actitud del poder político: para asegurar el orden público, se hizo arrestos preventivos; el mismo Wilfrido Loor27 se sorprende de que se trate exclusivamente de convictos partidarios de Garcia. cuando se deja escapar a los verdaderos sospechosos.28

20Digan lo que digan, no eran solamente los masones los que estaban interesados en la desaparición del gran hombre. Quizás este ensayo haya sugerido algunos posibles culpables. Las declaraciones muy posteriores al homicidio, hechas por los criminales que habían escapado a la justicia, no nos aclaran tampoco mucho más. Además es bastante verosímil que un buen número de ellos fueran manipulados. Salvo quizás para los hagiógrafos, el misterio perdura, y es mejor así.

  • 29 Idem., p. 52.
  • 30 BAEPC. “Autopsia de García Moreno”, p. 2.

21Sobre el cadáver mutilado del Presidente, encontraron el famoso mensaje maculado de sangre y la Imitación de Cristo, llena de piadosas anotaciones hechas por García Moreno o más bien completada por ejercicios espirituales fabricados por él mismo: “He de meditar en la noche y dos veces al día sobre las postrimerías: muerte, juicio, infierno y gloria. En las dudas y tentaciones me he de preguntar: ¿qué pensaré sobre esto en la hora de la muerte?”29 En la autopsia, llevada a cabo por Etienne Gayraud. decano de la Facultad de Medicina, se encontró en el cuerpo: dos escapularios ensangrentados. Uno del Corazón de Jesús, y el otro llamado de las Misiones... una medallita con el busto de Pío IX... y al reverso un bajo relieve que representaba el Concilio Ecuménico de 1869, y un relicario de plata, que dejaba ver a través de un vidrio, una crucecita blanca sobre un fondo rojo”.30 El Corazón de Jesús, las Misiones, el Papa y la cruz. No faltaba nada.

5. ¿ Y DESPUES?

22Con el hombre moría el régimen. Sin embargo, la caída no fue inmediata. Si bien nuevamente se produjeron con mucha rapidez; la desaparición del tirano, no provocó seguidamente el desmoronamiento del sistema. Los conjurados esperaban seguramente que la muerte de García, tuviera como consecuencia directa el levantamiento del pueblo y en el ejército. No pasó nada de eso. Si los soldados del cuartel, muy próximo al palacio, no se movieron para defender al Presidente durante el asesinato, los gritos de “Libertad”, de “Muerte al tirano”! no suscitaron ningún entusiasmo, y en Cuenca, en Guayaquil, en Quito, no hubo pronunciamiento. Extraño complot que no había previsto la continuación.

  • 31 BAEPC. Hoja suelta.

23A menos que justamente, se esperaba que no hubiese transformación global. Después de un breve interim del Ministro del Interior quien, a partir del 6 de agosto en la noche, apelaba por medio de afiches a los “propietarios”, artesanos y hombres honorables” a ayudarle, Manuel de Ascázubi, se encargó del poder ejecutivo durante algunas semanas antes de que se llevaran a cabo las elecciones.31 Los que sí fueron alejados muy rápidamente fueron los fieles a García (la familia Salazar, los Ascázubi) en beneficio de otra fracción del partido católico, pero mucho más moderado. Al final de ese año fue elegido Antonio Borrero, católico de Cuenca, que se había opuesto a García a propósito de los “Derechos del Hombre” y del respeto a la ley... después de haber sido partidario suyo durante los primeros años. Amplia y democráticamente elegido (no había habido candidato oficial), no se mantuvo en el poder sino algunos meses pues, ni liberal, ni conservador, ni de Quito, ni de Guayaquil, no podía ser, a pesar de su prestigio personal, sino el hombre de un compromiso precario y pasajero.

  • 32 K, Marx, Le 18 brumaire de Louis Napoleón Bonaparte, París, Editions sociales, 1969. p. 15.
  • 33 Sobre esc tema ver Rafael Quintero, El mito del populismo en el Ecuador, Quito, 1980.

24Finalmente, es interesante el constatar que los acontecimientos que siguieron fueron titubeos de algunos de los años pasados, algo como lo expresado humorísticamente por Marx en El 18 brumario de Louis Bonaparte.32 “Hegel hace en alguna parte de su obra esta observación: que todos los grandes acontecimientos y personajes históricos se repiten dos veces. Ha olvidado agregar que la primera vez como tragedia y la segunda como farsa... ” Veintemilla, triste epígono de García procedente de los conservadores, se viste de liberal y se alia con Urbina para tomar el poder. Algunos años más tarde, lo derrocó una guerra civil con la cual el país se vio amenazado de estallar nuevamente, y durante algún tiempo esto dio como resultado el retorno al poder de los conservadores moderados y legalistas. Es Antonio Flores, hijo de Juan José y embajador de García, quien fue el personaje más eminente de ese movimiento que se llama en el Ecuador el “progresismo” y que habría que estudiar con esmero. El período fue considerado más bien como una restauración que como un nuevo régimen. Esta vez es con una revolución, netamente liberal de la costa, por la costa y para la costa, como tuvieron lugar las restauraciones hacia un Estado “burgués” y “laico”.33 Pero a pesar de las apariencias, García había dado los primeros pasos.

6. “DIOS NO MUERE” O DEL MARTIRIO AL MARTIROLOGIO

  • 34 R.P.A. Berthe, Garcia Moreno, vengeur et martyr du droit chrétien, Paris 1888, 2 vol.

25¿Quién recuerda hoy en Francia a García Moreno?: Nadie o casi nadie. Aún ahora pues están tan en boga “los tiranuelos de todas las razas y de todos los colores” (como decía Bolívar) no han sacado a la luz al dictador ecuatoriano. Quizás ya es hora de hacer la historia de esos hombres, ahora que la literatura los ha vuelto familiares. Hubo una época en que su nombre atravesó las fronteras del Ecuador y aun las de América del Sur. Sabemos por ejemplo que la primera biografía que, (recordémoslo) fue escrita por el francés Berthe se vendió34 a partir del primer, año en cerca de 20.000 ejemplares. En efecto, la aventura de nuestro héroe pareció ejemplar en el combate del siglo, en un momento en el que la Iglesia Católica se sentía atacada por doquier por la escalada del liberalismo y de los socialismos. Por cierto, la muerte trágica del Presidente fue ante todo la muerte ritual del fundador del movimiento conservador que tuvo así su santo y mártir, su inspirador, su héroe casi epónimo. Pero, más allá, todas las Iglesias “perseguidas” en América o en Europa pudieron apelar: la República francesa, bien pronto radical, el Kulturkampf, América liberal, Italia reunificada en detrimento del poder temporal del Papa, eran otros tantos regímenes o movimientos que pudieron suscitar un espíritu de resistencia simbolizada por García.

  • 35 Idem., t. II. p. 52.

26Los ultramontanos de toda calaña, se apoderaron de los despojos e hicieron con sus reflexiones cantidades de slogans de combate. Algunos como: “Libertad por todo y para todos salvo para el mal y los malignos” estuvieron muy en boga en ese entonces en el mundo católico. Pero hay una máxima que fue la preferida y que se propaló como una señal de adhesión. En repetidas ocasiones García había dicho: “No hay hombre necesario. Dios no muere”, queriendo ilustrar al mismo tiempo que “obraba para largo tiempo” como se diría hoy, pero también que no era sino el humilde instrumento de los designios divinos. Se relatará también que este “Dios no muere” fueron sus últimas palabras, balbuceadas en la agonía. La primera parte de la frase desapareció y la fórmula fue algo desviada de su sentido. Por sus palabras, sus actos, su destino, García podía entrar al panteón, pero él que no se había presentado nunca como el hombre providencial, prefiriendo la oscuridad del siervo sufrido, fue colocado desde entonces entre el número de los elegidos: “Bienaventurada la Nación que reconoce al elegido de Dios! Bienaventurado también ese elegido de Dios si es lo bastante inteligente para comprender su misión, lo bastante valeroso para llenarla”.35

  • 36 Mensaje a Monseñor Pólit Laso, del 21 de noviembre de 1921 en el Boletín Eclesiástico de la Arquid (...)

27Un elegido, un santo, un mártir, he aquí lo que era sólido, sobre todo en una época en la que ese tipo de individuo se “reclutaba” más bien en los pueblitos o en las misiones. Pero García valía más, era un político. El molde de ellos parecía haberse roto. En 1921, centenario de su nacimiento, el episcopado francés envió un largo y detallado mensaja al arzobispo de Quito: Comparaba a García con Juana de Arco (que acababa de ser canonizada y cuya estatua había sido instalada, justo después de la derrota de 1870, en la plaza de las Pirámides): “La pastora de Domrémy es llamada por vocación milagrosa a liberar su país del enemigo externo, a fin de restituirlo a sí mismo y a su destino, es decir a Jesucristo, del que ella es el soldado. El estudiante de Guayaquil es preparado visiblemente por circunstancias providenciales para liberar su patria de las facciones internas, de tal manera que el Ecuador, en la conciencia del deber y de la seguridad del orden, realiza un modelo de nación católica”.36 Estas declaraciones son esclarecedoras. Muestran bien que a García se le asocia a toda una corriente de resistencia y de reconquista. La Iglesia se siente como una ciudadela sitiada, muy poderosa aún, pero a la defensiva. García es un hombre de cruzada.

  • 37 Ver notas del capítulo 1.
  • 38 John Charles Moran, In Memoriam García Moreno (1875-1975), Saint-Paul (Minnesota) 1976.
  • 39 Louis Veuillot, L’Univers, 27 de septiembre de 1875.

28Es difícil de imaginar la cantidad de obras que, a partir de la del padre Berthe, se ha escrito sobre el asunto en todos los idiomas; hemos encontrado por lo menos treinta37 desde 1887 sin contar a los Ecuatorianos. Se podría pensar aún que hoy en día existen grupos de sectarios, por ejemplo en Nashville (Tennessee) la Gabriel García Moreno Memorial Association que escriben, publican y que continúan aportando documentos al proceso de beatificación.38 Claro es que no son sino algunos extraviados en el siglo; en el occidente cristiano nadie se expresa más en esos términos. Pero cuando García murió, no era el momento de los matices. Louis Veuillot, en Univers del 27 de septiembre de 1875, presenta el problema tal como lo percibían los católicos ultramontanos evocando el viaje del ecuatoriano a Francia: París cristiano... “y al mismo tiempo bárbaro y salvaje, ofrece el combate de los dos elementos. Hay escuelas de santos y de mártires, es una vasta fábrica de anticristos, de ídolos y de verdugos. El futuro presidente y el futuro misionero del Ecuador, tenía ahí ante sus ojos, el bien y el mal... Cuando regresa a su lejano país, la elección estaba hecha... ”39

  • 40 Ibid.

29Sin embargo en esta visión maniquea, simple y para uso de la cristiandad combatiente, es en el fondo en la modernidad del personaje donde residía toda su fuerza. En cierto modo, estaba adaptado al mundo en el que vivía. En efecto, él había mostrado a los católicos que un Estado contemporáneo era capaz de realizar el “reino social de Jesucristo” como le decían. Sobre todo, había establecido que un Estado clerical podía ser republicano o que un Estado republicano podía ser clerical. Louis Veuillot lo decía bien: era el “más antiguo de los modernos”.40

Notes

1 AMRE, Correspondance Politique, vol. 8, 1875, folio 70.

2 Foto reproducida en Wilfrido Loor, García Moreno y sus asesinos, Quito, 1966, 2da. edición.

3 Foto reproducida en Imágenes de la Vida politica del Ecuador, Publicación del Banco Central del Ecuador, Quito, 1980.

4 Sobre el descubrimiento de los restos y lo que siguió, ver Severo Gómez Jurado, S.J., Vida de Garcia Moreno, t. XII, Quito, cap. IV, pp. 67-94.

5 Alejo Carpentier, El Recurso del Método, México, 1974, Gabriel García Márquez, El Otoño del Patriarca, Barcelona 1975. Citemos también: Miguel Angel Asturias, El Señor Presidente, 1946, y Augusto Roa Bastos, Yo, el Supremo.

6 El lector nos perdonará este fácil juego de palabras.

7 Montesquieu, L’Esprit des Lois, III, 8, citado por Albert O. Hirschman, Les passions et les intérets, París, 1980, p. 14. Ver sobre este tema el fino análisis de Louis Althusser, Montesquieu, La Politique et l’histoire, París, 1959, pp. 77-80.

8 Proclama al pueblo, del 17 de enero de 1869. citada en M. Pólit Laso, op. cit.

9 Declaración de candidatura, citada en A. Berthe, op. cit., t. II. p. 106, retraducido del francés.

10 Carta a Rosa de Ascásubi, 24 de agosto de 1859, citada en W. Loor, op. cit., t. II. p. 128.

11 Marcel Simon, André Benoit, Le judaime et le christianisme antique, París, PUF, Nouvelle Clio 10.

12 Carta a su madre, Mercedes Moreno, del 16 de marzo de 1859, citada por Severo Góme; Jurado, op. cit., tomo XI, 1975, p. 161.

13 Prefacio de la Imitación de Cristo, París, 1983, p. 7.

14 Algunos títulos de capítulo 3on elocuentes: que el amor de sí mismo es el mayor obs táculo que impide al hombre llegar al Bien soberano, que hay que renunciar a sí mis mo para conseguir la libertad del corazón, que el hombre no tiene nada bueno por sí mismo ; no puede glorificarse de nada.

15 Por ejemplo los métodos de respiración adaptados a la pl

16 APL, F1 Nacional, I4 de agosto de 1875.

17 Es el título de un libro del padre Severo Gómez Jurado que consagra su existence instrucción del proceso de beatificación.

18 Mensaje a las Cámaras legislativas de 1873. Quito, Imprenta Nacional.

19 Es el título del libro panfleto de Juan Montalvo aparecido justo en ese momento. Este escribió poco tiempo después del homicidio: “Mi pluma lo mató” pero parece que los conspiradores no hubiesen tenido un conocimiento profundo del libro antes de su acto.

20 Carta del 3 de julio de 1875 a Mariano Barona, citada en W. Loor, García Moreno y sus asesinos, op. cit. p. 221.

21 Carta del 10 de julio de 1875 a Mariano Barona, citada en W. Loor, García… op. cit. p. 221.

22 Carta del 13 de julio de 1875, a Juan Villavicencio, citada en W. Loor, García... , op. cit., p. 221.

23 Carta a Pedro Pablo, citada en W. Loor, Cartas... , op. cit,, t. IV.

24 Carta a Pío IX del 17 de julio de 1875, citada en W. Loor, García… op. cit., pp. 221-222.

25 Carta a Juan Aguirre, citada en W. Loor, García… op. cit., p. 222.

26 Rene Girard, Des choses cachées depuis la création du Monde, París, 1978.

27 Es el autor de García Moreno y sus asesinos, Quito, 1967.

28 Idem, p. 276. Se notará que entre sus asesinos había dos antiguos jesuitas (Polanco, Moncayo) y dos antiguos alumnos de los jesuitas (Cornejo, Campusano).

29 Idem., p. 52.

30 BAEPC. “Autopsia de García Moreno”, p. 2.

31 BAEPC. Hoja suelta.

32 K, Marx, Le 18 brumaire de Louis Napoleón Bonaparte, París, Editions sociales, 1969. p. 15.

33 Sobre esc tema ver Rafael Quintero, El mito del populismo en el Ecuador, Quito, 1980.

34 R.P.A. Berthe, Garcia Moreno, vengeur et martyr du droit chrétien, Paris 1888, 2 vol.

35 Idem., t. II. p. 52.

36 Mensaje a Monseñor Pólit Laso, del 21 de noviembre de 1921 en el Boletín Eclesiástico de la Arquidiócesis de Quito, año 1922, p. 49.

37 Ver notas del capítulo 1.

38 John Charles Moran, In Memoriam García Moreno (1875-1975), Saint-Paul (Minnesota) 1976.

39 Louis Veuillot, L’Univers, 27 de septiembre de 1875.

40 Ibid.

© Institut français d’études andines, 1988

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter