Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Jerusalén y Babilonia

 | 
Marie-Danielle Demélas
, 
Yves Saint-Geours

Tercera parte

11. Un Estado nacional, civil... laico

Texte intégral

1Autoritariamente, García Moreno quiso organizar el Estado-Nación sobre las bases de la catolicidad, a la vez cimiento ideológico y columna vertebral del sistema, con la mediación de la Iglesia. Habría aún que explicar al servicio de qué proyecto, de qué eficacia práctica, fueron colocadas esas estructuras. Y para comprender esta construcción, conviene sin duda preguntarse qué tipo de Estado alberga el gobierno de García.

1. ¿TIRANO, DICTADOR O DESPOTA ILUSTRADO?

a. ¿Qué tipo de autoritarismo?

  • 1 Hannah Arendt, Le système totalitaire, París, 1972. La reflexión sobre el dictador ha sido desarro (...)
  • 2 Enrique Ayala, en Critica y Utopia, Latinoamericana de Ciencias Sociales, n. 5, Dictaduras y Dicta (...)
  • 3 Hannah Arendt, op cit., p. 39. Esta concepción es cuestionada hoy en día. Ver Pierre Birnbaum, “Mo (...)
  • 4 Carta a Pedro Pablo, in W. Loor, op. cit., vol. IV.

2A partir de Aristóteles, el pensamiento político se ha interrogado a gusto sobre el poder absoluto. Hoy en día, la reflexión sobre el nazismo y el estalinismo ha concluido en el concepto de “sistema totalitario” como el descrito por Hannah Arend,1 pero querer vincular a él el régimen de García, como se ha hecho recientemente,2 puede ser discutido. En efecto, si la Iglesia pudo, a grosso modo, servir de base ideológica oficial, excluyendo a las demás, y hacer las veces de “partido único” existiendo un monopolio estatal de la difusión de ideas, un control policial terrorista, un dominio del Estado sobre las fuerzas armadas, no parece nada pertinente el asimilar estructuras y coyunturas tan diferentes. Se puede admitir que, como en los sistemas totalitarios, la política de García conducía a la atomización de la sociedad;3 en repetidas ocasiones, se declaró en contra de la antigua sociedad de órdenes con sus cofradías, sus instancias representativas de indios, sus comunidades, sus entidades regionales o locales, consideradas como otro tanto de fuerzas centrífugas. El quiere reducir todo esto a un juramento de fidelidad al Estado. Pero evidentemente, se trata de un proyecto liberal en el que el individuo sería la base del cuerpo político. Y un individuo cristiano! De la misma manera por cierto, el régimen no tuvo sucesor ni formado ni previsto. Desde su retiro en 1865, el antiguo Presidente tropieza con epígonos que no le convienen; después de su retorno en 1869, no se habla más de sucesión y en 1875, responde a su hermano que trataba de disuadirle de volverse a presentar: “debo gobernar durante 25 años para consolidar mi sistema”.4 El individuo y el régimen están ligados únicamente al destino del dictador. Pero, más allá del Reich que debía durar mil años, ¿no es también lo propio de un gran número de regímenes autoritarios, sin que sean por ello totalitarios? Además, esta identificación del dirigente con el régimen, así como la ausencia de un verdadero partido contrarrevolucionario, son también debidas al hecho de que, a pesar de las consideraciones de diplomáticos como el Francés Amédée Fabre, quien descubrió la formación de un “partido” aristócratico alrededor de García, no había ninguna identidad de opiniones e intereses entre hombres que de grado o por fuerza, lo sostenían. Una vez desaparecido el jefe, la alianza se hizo trizas rápidamente, antes de desmoronarse en 1878. Quito versus Guayaquil, proteccionismo o libre-cambio, “orden moral” u orden laico, los debates partidarios resurgieron enseguida. A pesar de algunas apariencias, la comparación no lleva muy lejos, por lo grandes que son las diferencias de naturaleza, de tipo de movilización política: para hacer un Estado totalitario, es preciso que el Estado exista de antemano en su forma democrática.

  • 5 H. Carrère d’Encausse: Staline.
  • 6 Tomamos esas “definiciones” de la obra de Robert Mandrou, V Europe absolutiste, París, 1977, Intro (...)

3Entonces, ¿dictador, tirano, García Moreno? Aristóteles describe al tirano como un hombre que no puede tolerar en sus sujetos la libertad de pensar por ellos mismos, ni la posibilidad de vivir en un clima de confianza recíproca.5 En eso García Moreno fue un tirano. Pero no es suficiente. Parece ser más fecunda la asimilación al “despotismo ilustrado” que era también la emanación de la antigua sociedad tendiente a abolir de ella las distinciones y los cuerpos para el mayor poderío del Estado. Modernizador, fue el artífice de todos los cambios. La renovación necesaria debía hacerse por lo alto, y todas las reformas debían ser conducidas simultáneamente.6 En el caso ecuatoriano, la soberanía popular no impide la forma absolutista de un Estado, no dinástico, pero reservando un rol eminente al déspota-demiurgo. Sin embargo, esta semejanza como las otras, tiene sus límites, se tropieza con el impase de la cuestión religiosa, considerada como esencial: los déspotas ilustrados no eran nada religiosos.

  • 7 El iniciador de este tema fue Juan Linz, a propósito de España: “An Authoritarian re-gime: Spain”, (...)
  • 8 Seguimos en eso los análisis de Ignacio Sotelo, “Modeles d’explication du Militarisme Latino-Améri (...)

4Ni el pasado lejano, ni los debates en curso sobre el autoritarismo, que buscan vanamente una misma y única definición para caracterizar a Turquía, Chile o algunos regímenes africanos, nos permiten aclarar nuestro propósito.7 Otra tentativa de definición teórica que se aplica exclusivamente esta vez a la América Latina del siglo xix, es el caudillismo: el caudillo sudamericano fue a la vez el producto del vacío político nacido de la independencia, de la transferencia de poder de la ciudad al campo, de la ineficiencia de las instituciones políticas injertadas artificialmente y del hecho de que el ejército hubiese sido en ese entonces, la única fuerza social más o menos organizada.8 Pero, como lo veremos al final del capítulo, el régimen de García no sabría definirse solamente por su relación con el ejército.

5Por lo tanto, ¿la dificultad es infranqueable? Sin duda no, si se considera que la irreductible originalidad del régimen de García viene de su relación particular con la Iglesia católica. Es la clave de este autoritarismo, por consiguiente muy cercano a otra dictadura del mundo hispánico, el franquismo. Esta comparación, discutible desde el punto de vista metodológico, permite sin embargo aproximaciones.

b. El Caudillaje: un paralelo al interior del mundo hispánico y católico9

  • 9 No hay que confundir el “caudillismo” y el “caudillaje”, término que emplearemos para caracterizar (...)

6Comparemos entonces a Gabriel García Moreno con Francisco Franco. Para ello nos apoyaremos en las obras de los politólogos españoles, algunos de los cuales estuvieron muy próximos al franquismo, tales como Javier Conde quien decía haber concebido su Contribución a la doctrina del Caudillaje (Madrid 1941) como un moderno “espejo del Príncipe”. Según Conde, el caudillaje se establece en el transcurso de una crisis e interviene como el único recurso para resolverla; el caudillo goza de la confianza de una parte de la población; su destino parece confundirse con el del país. Si los dos últimos puntos, laboriosamente inspirados en el modelo de “legitimidad carismática” de Weber, se aplican fácilmente a todas las dictaduras, la primera característica debe ser retenida, sobre todo cuando se coloca paralelamente la proclamación de Franco el 18 de julio de 1936 y el discurso de Cámara de García Moreno en 1869.

71. García Moreno y Franco tienen en común:

  1. un mismo modo de establecimiento en el Poder (golpe de Estado militar en una situación de debilidad extrema del gobierno legítimo e intensas tensiones sociales y regionales). En los dos casos, la conquista del poder era una Cruzada (Franco fue Caudillo de España y de la Cruzada).
  2. experimentaban las mismas repulsiones: contra la demagogia de la democracia mal entendida, la licencia confundida con la libertad, el desorden satánico, la disolución de los vínculos sociales, la gangrena de la sociedad. El mórbido empleo de la metáfora corporal se manifiesta en los dos hombres.
  3. el mismo modo de legitimación y los mismos principios de acción a fin de establecer la forma política de una sociedad verdaderamente cristiana, en vías de secularización y que había que volver a sacralizar.10 Principios agustinos: la referencia es la misma.11 García Moreno habría juzgado digna de él, esta declaración de un inspirador de la reacción franquista Maetzu (1934); “La patria terrestre con su unidad de conciencia y de materia, de historia y de sociedad, de tradición y de esperanza, viene después de la religión que es nuestra patria espiritual”.12
  • 13 Recristianización de todos los contenidos y valores que el mundo moderno ha secularizado” in Juan (...)
  • 14 “Allende el horizonte del Estado moderno, inscribiéndose resueltamente en el horizonte cristiano” (...)

8En este punto del paralelo, es preciso introducir la pertinente observación de Juan Fernando Badia13 que distingue “el caudillaje” de la dictadura, siendo esta última “un régimen transitorio para regresar a la normalidad” que corresponde en “derecho romano a “una legalidad extraordinaria”. En cambio el caudillaje, siendo instaurado para durar, su problema esencial es ciertamente la sucesión: “se sabe quién gobierna, pero se ignora quien posee el derecho de gobernar”.14 Mientras que Franco tuvo la posibilidad de “restaurar” el régimen monárquico en España, García Moreno, decididamente republicano, no pudo encontrar otra solución que la de ofrecerse en víctima propiciatoria, para asegurar el porvenir de su causa.

92. La comparación diverge sin embargo, cuando se trata de poner en perspectiva el funcionamiento de los dos regímenes:

10– las relaciones ejército-Estado: ninguna comparación es posible entre las pobres tropas no profesionales de García Moreno y el cuerpo todopoderoso en el cual se apoyaba el Generalísimo (ver infra).

11la vigilancia del cuerpo social: el Ecuador no tenía policía, no tenía una censura realmente eficaz (de qué serviría en un país en su mayoría analfabeto?). El control social había sido atribuido a la Iglesia por García Moreno, una Iglesia que no tenía los medios de ser inquisitorial.

12– el modo de gobierno del caudillo:

13El Ecuador no conoció la “polisinodia” comparable a la de España en la que el caudillo se rodeaba del Consejo del Reino, del Consejo Nacional del Movimiento, de las Cortes... Quizás es ese, el rol de la camarilla que rodeaba a García Moreno y a su parentela, pero su presencia no tenía nada de institucional.

  • 15 Miguel Herrera de Miñón, El principio monárquico, Madrid, 1972, pp. 36-37.
  • 16 Idem., p. 41.

14– las relaciones Parlamento-Caudillo: en España, el caudillo posee él solo toda la soberanía nacional, mientras que las Cortes “no participan del imperium que manifiesta la soberanía” y por lo tanto son tachadas de “no representatividad nacional” o lo que viene a ser lo mismo, representación de sectores particulares”.15 como lo confirmaba Franco en su discurso del 22 de noviembre de 1966: “Las Cortes españolas creadas en 1942 (...) gracias a vosotros, a vuestro celo y a vuestra competencia, vuestra lealtad a la nación y a los legítimos intereses que representa cada uno de vosotros (...) reúnen la rica variedad de las funciones sociales”. De este modo, las Cortes podían ser consideradas ante la Constitución de 1978 como “un órgano del Estado y no de la representación nacional”.16

  • 17 Idem, especialmente, p. 56.

15Mientras que Franco, cuando ejercía un poder absoluto, no era “responsable” sino ante Dios y la historia, García Moreno reconocía la sanción del sufragio universal. De esta manera, aunque el Parlamento Ecuatoriano se encontrara reducido al rol de cámara de registro, la legitimidad de García Moreno era la del elegido por el pueblo, y no la de un hombre providencial. No obstante, tanto Franco como García Moreno recomendaron el “referendum”, y si el jefe de Estado ecuatoriano no ocultaba su admiración por Napoleón III. los teóricos del franquismo no disimularon tampoco lo que le debían al “cesarismo plebiscitario”.17

16– Como en todo poder personal, las convicciones del caudillo desempeñan un papel mayor; por consiguiente hay que recalcar que Franco, a pesar de sus declaraciones a posteriori, era un católico bastante tibio, “político” y “conformista”, sin ninguna comparación posible con el profundo misticismo de García Moreno. Aun como jefe de la Cruzada, Franco, no trató de presentar la muerte del almirante Carrero Blanco como un martirio, como la obra de un partido satánico. La España de los años 1970 estaba mucho más avanzada en la secularización que el Ecuador de 1875.

17Así, a pesar de sus límites, la comparación no carece de valor, porque coloca el régimen de García Moreno en el lugar en el que realmente se sitúa, en la línea recta de la tradición hispánica y dentro de su marco político.

18De las vacilaciones del análisis nace una visión más precisa de una estructura irreductible a los patrones acostumbrados del término “transitorio” tan trillado. El Estado de García Moreno es a la vez democrático y exclusivo, conservador y liberal, republicano y absolutista, en pocas palabras contradictorio, y por lo mismo, incapaz de permanecer funcional después de la desaparición de su tutor. En cambio, lo que se puede dar como seguro, es que Estado, hubo uno! Lo cual no era tan evidente en 1859.

2. EL ECUADOR CONTRA LAS REGIONES

  • 18 Carta a Nicolás Martínez, 25 de marzo de 1863, citada por b. Carrión, op. cit., p. 612.

19Las primeras Constituciones de la nación independiente habían instituido la división del Ecuador en tres partes; algunas provincias quienes, a pesar de la desigualdad de su población, habían sido puestas en un pie de igualdad política puesto que elegían el mismo número de diputados y de senadores. Este “trípode” no había hecho otra cosa que frenar temporalmente los conflictos interregionales que amenazaban, cada vez más, la integridad misma del país. El momento más dramático se sitúa sin duda, cuando en 1859, el Ecuador pareció disolverse con el sitio de Guayaquil por el peruano Castilla, que Loja hacía secesión en el extremo sur y que por lo menos dos gobiernos rivales se enfrentaban. La guerra civil, que vio la victoria final de García, fue durante mucho tiempo indecisa y sabemos a qué precio (alianza con el Perú, reconciliación con Flores) debió pagarla. Pero, a pesar de esos reveses, García experimentó siempre una gran repugnancia hacia el hecho de considerar la fusión de su país en un Estado federal: “La unión con la Nueva Granada en el estado en que está la inmoralidad y la miseria y bajo la forma federal fraccionaria, tan propia de la anarquía, sería la mayor y la última calamidad que pudiera sobrevenir al país”.18 escribía a un íntimo en 1863. Responde a la oferta de unión presentada

  • 19 Carta a Antonio Ferro, encargado de negocios de Colombia, el 19 de agosto de 1864, citada por Mich (...)
  • 20 APL: Mensaje a la legislatura de 1863; Carta a Flores. 28 de may o de 1862. citada por B. Carrión, (...)

20por su vencedor, el Colombiano Mosquera, con una elegante desestimación de la demanda y apela a los Libertadores para afirmar que “la independencia es un depósito sagrado que nos han confiado nuestros padres y que tenemos el deber de guardar indemne”.19 Reacio a toda reconstitución de la Gran Colombia, salvo en los momentos ya evocados de desaliento y de traición, García no imagina que al final pudiese integrar el Ecuador a un conjunto más vasto, ni siquiera que le fuese posible crear en la América andina, una dinámica que terminara en la constitución de grandes Estados católicos. Apenas si entrevé (y con qué ceguera) esta posibilidad gracias a una victoria duradera de los Franceses en México.20

  • 21 Carta a Pedro Carbo. del 6 de octubre de 1860. citada por Robalino Dávila. op. cit.. p. 233.

21Así pues, para él, lo esencial no está ahí; le toca a él vencer los Andes para fundar la Nación. Vencerles por los caminos, por supuesto, pero también obtener una victoria política. A partir del debate posterior a la guerra civil, marca sus preferencias por un sistema unitario que terminará con la tripartición tradicional. Responde sin ambages al federalista Pedro Carbo, gobernador de Guayaquil: “Mi opinión como miembro del gobierno, como ciudadano y guayaquileño, de que la república debe considerarse como una sola familia; que es de primera necesidad borrar las demarcaciones de los antiguos distritos, para hacer imposibles las pretensiones provincialistas; que el sufragio debe ser directo y universal con las garantías necesarias de inteligencia y moralidad, y que el número de representantes debe corresponder al número de electores representados” y añade: “es la igualdad de la desigualdad de derechos la consagración de antagonismos locales, la violación de la justicia, el gérmen de la discordia y la proclamación de la anarquía”.21

22Se objetará que esta actitud permitía a la sierra central y septentrional más poblada, obtener ventaja cuando era ella la que sostenía a García: sin embargo, por primera vez proponía un verdadero proyecto unificador. Obtuvo además un sistema bicameral en el que, si eran elegidos dos senadores por provincia, se designaba un diputado por cada treinta mil habitantes. Por otra parte, se sabe que el sufragio había sido ampliado considerablemente.

  • 22 Esta desenvoltura hacia lo que se volvería uno de los elementos fundadores de la conciencia nacion (...)
  • 23 APL, Mensaje al Congreso de 1875. El Nacional, 10 de agosto de 1875.
  • 24 La crisis mundial (principio de una fase B de Kondratieff 1873-1895) repercutió inmediatamente.
  • 25 AMRE, Correspondance politique, vol. 5, 1861.

23La creación de nuevas provincias (Tungurahua). y sobre todo de nuevos cantones y de nuevas parroquias, como la de nuevas diócesis (Loja. Riobamba. Ibarra, Portoviejo) iban también en el sentido de una estructuración más grande de un espacio todavía mal asegurado. Hay algo de jacobinismo en esta política que consistía en dividir el país en unidades más pequeñas, en nombrar a la cabeza hombres-ligios, menos fieles a los poderosos de la región que al jefe supremo de Quito, también íntegros como lo exigió en repetidas ocasiones García Moreno. Sin ocuparse en absoluto de las fronteras – pues uno no se ocupa del cerco mientras la casa no esté contruida — velaba también por la organización de los territorios amazónicos, gracias a las órdenes religiosas.22 Además con el mejoramiento global de la situación económica, un aparato de Estado pudo ser colocado progresivamente en su sitio, sobre todo cuando en la segunda presidencia, en que las rentas del país se duplicaron, pasando de 1’451.711 pesos en 1868 a 2’944.647 pesos.23 Además, la ausencia de todo conflicto externo permitió separar considerables sumas para la administración y los trabajos públicos, cuando, de manera paradógica, el país tenía dificultades comerciales desde 1873.24 En esta época se puede situar razonablemente las primeras tentativas reales de un serio control del sistema fiscal y del presupuesto. Control imperfecto por lo demás, pues respondiendo a Fabre que le solicitaba una evaluación precisa de las riquezas del país, del movimiento comercial, y de los ingresos del Estado, García respondía que en ausencia de toda estadística sólida, no se hallaba en condiciones de proporcionar tales informes.25 Paralelamente, con las primeras manifestaciones del boom del cacao, Guayaquil se dotaba de un aparato bancario y financiero que a fines del siglo, se contaría entre los más modernos del mundo, a pesar de las casas de madera, los esteros y los hedores tropicales.

3. LOS CAMINOS, UN MERCADO NACIONAL, LOS BANCOS

24Parodiando a Lenín y reduciendo el socialismo a los “soviets y a la electrificación”, se podría decir que el proyecto político de García se resumía así: “Iglesia y caminos” pues el poner en contacto las diversas unidades geográficas del país parecía más importante que todos los decretos, como lo expresaba su ministro del Interior, fiel entre los fieles, Rafael Carvajal:

  • 26 Informe del Ministro del Interior, citado por Wilson Miño, García Moreno, Consolidación del Estado (...)

Con seductoras teorías y lujosas doctrinas se os habrá indicado otras veces muchos medios para sacar nuestra industria del atraso en que se encuentra: yo creo deciros todo lo que hay que hacer en favor de nuestro progreso industrial con una sola palabra: CAMINOS. . .26

  • 27 El camino del Pailón que desembocaba cerca de Esmeraldas.
  • 28 Mientras que la exportación era de alrededor de 100.000 quintales de libras (43 kg.) en los años 1 (...)

25Por eso a partir de 1861, García obtenía del Congreso los medios para abrir carreteras o vías ferroviarias y ante todo para unir Quito a Guayaquil. Hizo venir de Francia a su amigo y maestro Sebastián Wiesse y en 1864, toda la parte de la capital a Riobamba fue terminada. Al mismo tiempo pone en marcha un camino de Quito a la costa por el norte, a fin de evitar el paso obligado por Guayaquil.27 En cuanto al tren, su desarrollo fue lento, pues solamente se habían abiertos 40 kilómetros en 1875, a partir del gran puerto y gracias al dinero (200.000 pesos) “suplidos” por los propietarios de las plantaciones de la costa quienes podían así comunicar sus explotaciones. La prosperidad costera, ligada a la explotación del cacao cobró un gran auge.28 Pero, por supuesto, era ante todo en la sierra donde debía hacerse sentir el efecto del desarrollo, de manera menos espectacular, pero también real.

  • 29 M. Chiriboga, op. cit. cuadro 22, pp. 70-71.
  • 30 AMRE, Correspondance Consulaire et Commerciale, Ouito, vol. 6, folio 91.
  • 31 R.D.F. Bromley, “The Debate on Sunday Markets in Nineteenth century Ecuador”. Journal of Latin Ame (...)

26Durante este período, es difícil decir si la producción agrícola progresó considerablemente: pareció aumentar hacia 1850, pero los diezmos percibidos entre 1865 y 1875 muestran que este acrecentamiento de la producción fue de corta duración.29 Las técnicas de producción permanecían absolutamente arcaicas, como lo indicaban los gobernadores de provincia en sus informes, y en 1868 el Cónsul francés: “Algunos propietarios han hecho traer arados de Europa. Pero los cultivadores prefieren su manera de arar, que es agotadora. Introducen en la tierra un palo curvo que tiene a un lado una punta de fierro y en el otro un puño también encorvado. Apoyan el vientre sobre este puño y forman los surcos levantando penosamente los pedazos de tierra... ”30 Sin embargo, a partir de esta época, aparece de manera muy clara que la ganadería es más remuneradora siempre que haya un mercado para absorber los productos. Este mercado estaba formado por los habitantes de las ciudades, pero también por el extranjero, en lo referente a los cueros. La evolución hacia las actividades ganaderas se hizo lentamente, con el desarrollo de un mercado nacional, mientras que las actividades agrícolas tradicionales se modernizaban también. Ahora bien, ese mercado nacional se inició con el gobierno de García Moreno. La construcción de carreteras, la racionalización de los transportes, la reorganización completa de los mercados en el centro de la sierra, muestran la instalación de una estructura diferente a partir de 1867. “De esta manera, se pasó de un sistema caracterizado por un cierto número de pequeños mercados dominicales a un sistema en el cual los mercados fueron no solo más importantes y más numerosos sino también repartidos en los distintos días de la semana”.31 Si es difícil calcular los progresos obtenidos de esta manera, se puede decir que los cambios no se hicieron sin dificultad. En efecto, la construcción de carreteras tropezó con la oposición de los propietarios de las haciendas, preocupados por la idea de verse privados de sus peones, pero también inquietos de ver en retirada su influencia local por el poder central. Desenclavando los diversos valles, el Estado entraba en rivalidad con los grandes hacendados! En cuanto a la transformación de los mercados, fue combatida por los campesinos e incluso por el clero. No obstante, los cambios fueron impuestos y a partir de 1872, el mercado tenía lugar el sábado en Latacunga y Riobamba, el lunes en Ambato, el jueves en Saquisilí. Por otra parte la misma naturaleza de los mercados fue transformada, se diferenciaban el mayorista, el minorista, la especificación por producto, conduciendo a un aumento del número de comerciantes y a una diversificación de sus actividades. El movimiento de los hombres y de los productos, vuelto más activo por el crecimiento de la población, por la política del Estado, por la expropiación de los pequeños campesinos-artesanos, constituye un elemento esencial de la transformación de la sierra, tanto en el plano económico como en el social. Se volvió más permeable a los impulsos venidos del exterior y en particular de la costa donde se situaba entonces el polo principal del desarrollo.

  • 32 M. Chiriboga, op. cit., “Pago de la alcabala”, cuadro 22, pp. 70-71.

27El desarrollo de las actividades agro-pastoriles y del comercio iba a dar un fuerte impulso al mercado de la tierra, cuyo monto del impuesto sobre la venta de los bienes raíces da índices para la provincia del Pichincha a partir de los años 1860.32 Comenzaba así una valorización real de la tierra, limitada al principio, a los alrededores de la capital.

28En el mismo momento, los campesinos-artesanos soportaban francas dificultades, en particular a partir de 1870. En efecto, en esta época, la artesanía local entró en competencia directa con los productos importados, sobre todo con los textiles ingleses. Si algunas manufacturas parecían poder resistir, no pasaba lo mismo con los trabajadores independientes, sobre todo en lo concerniente al algodón (una parte de la materia prima venía del valle del Chota). Los productos de lana importados eran puestos a la venta a precios todavía muy elevados para ser amenazadores, lo mismo que el calzado. Por otra parte, la exportación hacia Colombia, incluyendo el contrabando, se volvía más difícil. Esta crisis, agravada por las continuas dificultades monetarias, se agregó a todas las razones evocadas antes, para socavar el sistema: obligado a abandonar su tierra o su taller, el campesino-artesano tuvo que transformarse en concierto o irse a la costa.

29De este modo, el período fue decisivo. La sierra estaba relativamente encerrada en ella misma, antes de la apertura que siguió. Fue el teatro de un conflicto entre dos sistemas, la hacienda y el campesino-artesano: un combate que no había concluido a la muerte de García Moreno. Este acrecentó sin duda el poderío de los propietaros de la sierra, tanto en el plano económico como en el político, instalando un poder que era el suyo ideológicamente. Pero, al mismo tiempo, minaba la base de su posible hegemonía desenclavando la región e introduciendo las condiciones de la libertad de intercambio.

  • 33 Carta de Benigno Malo a García Moreno, citada en W. Loor, op. cit., tomo IV, pp. 170-171.
  • 34 Idem, pp. 171-172.
  • 35 Benigno Malo: “Exposición ante la Convención de 1861”, en Escritos y Discursos, Quito tomo I, p. 2 (...)
  • 36 APL, Mensaje al Congreso de 1875, El Nacional, 14 de agosto de 1875.

30Un solo ejemplo nos permite juzgar la apertura de la carretera de Cuenca a la costa. García respondió a Benigno Malo, gran lugarteniente de la región, que protestaba contra la utilización del trabajo forzado de “sus obreros”, “sus peones” sacados de sus fábricas de textiles para ser transformados en peones camineros33 y anunciaba en consecuencia su próxima ruina; “la carretera se hará a pesar de Ud. que tanto teme la concurrencia de los artefactos extranjeros similares y de las nuevas fábricas a que la carretera abrirá paso; y se hará porque Cuenca la necesita para salir de su atraso y miseria”.34 A pesar de todo lo que hicieron los hacendados o los industriales de la sierra, no obtuvieron medidas proteccionistas: en 1861, el mismo Benigno Malo declaraba que “la ley aduanera era el sacrificio más grande el Interior a la Costa, la más escandalosa desigualdad, el privilegio más irritante”.35 García no cambió nada o casi nada. Al contrario, hizo bajar algunos derechos sobre el comercio exterior (derecho de faro) y suprimir otros (fondeo de barcos, tonelaje).36 Al final de su vida, llegó a pedir al Congreso la abolición de todos los impuestos a la importación de productos y de máquinas de los Estados Unidos.

  • 37 E. Ayala, op. cit., p. 128.
  • 38 En 1875, García Moreno había logrado terminar con la deuda llamada “Mackintosh” y “Angloamericana” (...)
  • 39 Carta a Antonio Flores, 20 de julio de 1862, en Epistolario Diplomático, op. cit., p. XXIV.

31Por consiguiente, no cabe duda que García no era el hombre de las haciendas “arcaicas” de la sierra sino de una manera muy relativa. Se presenta más bien como el hombre del libre comercio, cuando es del comercio exterior de donde el Estado naciente saca desde ese momento lo esencial de sus recursos. En efecto, se ha hecho borrón y cuenta nueva con la abolición del tributo indígena y una reforma fiscal con miras a reorganizar los impuestos, parte de los cuales sería percibida por las provincias o las ciudades, teniendo cada unidad administrativa su propia imposición. “Las regiones menos ricas y menos productivas estaban muchas veces más gravadas económicamente. Cada ingreso descentralizado suponía el funcionamiento de una “Junta”, con sus aparatos burocráticos. En buena parte de los casos, el objeto encomendado a ellas, normalmente obras públicas, no se cumplía porque era preferible usar el dinero como mecanismo de control político sectorial y medio de presión frente al gobierno central”.37 No sin dificultad, García puso fin a ese sistema, obtuvo cuentas más claras, aprovechó de la coyuntura (del cacao) y se dedicó a establecer un presupuesto que fuera algo más que una lista de gastos a medida que ingresaban los impuestos. Esta racionalización dio al Estado un cimiento financiero y solidez política. La escasez se esfumó, el Ecuador pagó sus deudas38 y volvió a tener crédito interno y externo al punto de que “ningún comerciante, por rico y honorable que sea puede competir con él”.39

  • 40 ABCF, Fondo Jijón y Caamaño, vol. 46 (1859-1861), folio 297.
  • 41 ABCF, ídem. vol. 46. (1859-1861) folio 367. Es en Guayaquil y en ningún otro sitio donde se podía (...)
  • 42 El Banco obtuvo el privilegio de emisión por un período de 20 años. Fue constituido gracias al cap (...)
  • 43 Habiendo perdido el peso el 60 o/o de su valor, en relación al dólar, García tuvo que prohibir por (...)

32Los progresos de la acumulación y la apertura del Ecuador al mercado mundial, necesitaban por otra parte, de la existencia del sistema bancario, tanto más cuanto que los problemas monetarios eran un mal endémico de la República (falta de liquidez, moneda falsa... ). Durante la guerra civil, García había tenido que imponer la circulación forzosa de los billetes del Banco Luzurraga.40 Enseguida se dedicó a la creación de una caja de amortización de esos billetes,41 luego de un verdadero banco que se creó con el nombre de Banco del Ecuador y que como instituto de emisión mantuvo desde entonces relaciones orgánicas con el Estado.42 En efecto, el gobierno empezó a pedir préstamos masivos y a depender muy estrechamente del Banco cuya ley no había fijado las tasas de cobertura de la circulación sino a 33 1/3 o/o, y que dieron lugar a crisis inflacionistas como en 1874.43 No hay ninguna duda que por el juego de los adelantos al Tesoro, el capital de Guayaquil obtuvo progresivamente un derecho de fiscalización sobre la política gubernamental. Paralelamente, en la sierra, se fundaban bancos menos poderosos (Banco de Quito en 1868) o Cajas de Ahorro.

33Libertad de cambio, progreso económico, esta disgresión no nos aleja del tema porque habremos comprendido que el proyecto político no es disociable de este desarrollo.

34No estaba de acuerdo con su embajador Flores quien no pudo obtener créditos externos, pues García se rehusaba a pagar la deuda. Decía preferir que “el tren y los otros trabajos que pide el bienestar de la República se hagan en la medida en que la protección divina y la más severa economía nos darán los medios para acabarlos”. Citado por E. Ayala, op. cit., p. 130.

4. PUESTA EN VEREDA DE LA POBLACION: LA IGLESIA AL SERVICIO DEL PROYECTO NACIONAL

a. La educación

  • 44 BAEPC, García Moreno, Defensa de los Jesuitas, op. cit., p. 75.
  • 45 APL, Mensaje al Congreso ordinario de 1871, p. 5.,
  • 46 Citado en Richard Pattee, García Moreno y el Ecuador de su tiempo, México, 1962, p. 325
  • 47 APL, Mensaje al Congreso ordinario de 1871, p. 5.
  • 48 Ibidem.
  • 49 Ibidem.

35Desde la Defensa de los Jesuitas que en el fondo es su primer programa de gobierno, García subrayaba que: “En ninguna forma de gobierno es tan importante la instrucción pública como en la democracia; porque si el pueblo es corrompido, su soberanía es la omnipotencia del mal; y si es ignorante, su libertad es una quimera peligrosa, es la libertad de un ciego que camina a la aventura al borde de un abismo”.44 No cesaba de plantear el asunto desde un doble punto de vista: ante todo evangelizar de la manera más tradicional, a fin de establecer las condiciones necesarias para la expansión del pueblo cristiano, enseguida procurar que el principio democrático, que él no rechazaba a priori, pudiera coexistir con la primera exigencia. Por eso el razonamiento y la acción de García presentaban siempre esas dos facetas: una enseñanza cristiana, una enseñanza “democrática” y modernizadora, “condición esencial de la civilización y de la libertad del país”.45 Pero ahí también el proyecto era un signo del despotismo ilustrado pues se trataba, por lo alto, de alfabetizar al pueblo, si era necesario “por la fuerza; pero para que el uso de ésta sea lícito, es necesario, primero que la justicia lo dirija y segundo que no quede otro medio que hacer el bien”.46 Hasta entonces, la educación elemental y primaria dependía de las provincias y de las ciudades “quienes a pretexto de una falsa y necia economía”47 cerraban muchas escuelas. Las que quedaban no eran a los ojos de García, sino escuelas “de atraso e ignorancia” y los alumnos que salían de ellas, estaban “con la cabeza vacía de ideas útiles y con el corazón dañado por ejemplos perniciosos”.48 En fin, tal vez más de “la mitad de los niños” no recibía ninguna enseñanza, “por falta de escuelas o por la increíble resistencia de sus padres”.49

  • 50 Citado en Richard Pattee, op. cit., p. 326.
  • 51 Carta al Dr. Nicolás Martínez, citada por L. Robalino Dávila, op. cit. p. 262.
  • 52 APL, Mensaje al Congreso de 1875, El Nacional, 14 de agosto de 1875.

36A partir de 1869, el Presidente obtuvo del Congreso que la escuela primaria fuera de incumbencia del Estado... quien se la encargara a la Iglesia, pero sobre todo a la Iglesia importada en la persona de los Hermanos de las Escuelas Cristianas y de las hermanitas del Sagrado Corazón para las niñas. De esta manera fueron creadas decenas de escuelas, mientras que los colegios fueron puestos más bien en manos de los Jesuitas españoles. Para “convencer” a los padres de familia, y en particular a los indios de poner a sus hijos en el colegio, fueron previstos multas y diversos castigos, o al contrario primas para los más empeñosos. El mismo Presidente dio el ejemplo abriendo una escuela en una de las haciendas que dirigía y exonerando de ciertas tareas a los peones que enviaban a su progenitura. Nuevamente tropieza con los hacendados que trataron de sustraerse a la ley: “La justicia exige que se haga respetar y obedecer la ley por los más poderosos, por los habituados a violarla, es decir, los ricos y propietarios. Principie, pues, por estos, amenazándoles con la multa si no enseñan o hacen enseñar a los hijos de sus peones”.50 Señaló que al fin de un primer mandato, en el transcurso del cual no había logrado imponer sus puntos de vista que “la reforma de la instrucción pública, sin la cual el país será siempre lo que es, es decir nada, escolló porque tuvieron miedo de que yo hiciera estudiar a las generaciones nuevas”.51 Pero en 1875, el éxito podía parecer clamoroso, puesto que el número de niños escolarizados, había sido multiplicado por tres en menos de diez años.52

  • 53 Julio Tobar Donoso, García Moreno y la Instrucción Pública, Quito, 1940.

37El Presidente se interesó en la enseñanza superior y quiso depurar los contenidos considerados como inútiles y peligrosos. La Universidad Central, foco de “rojos” (los liberales) fue cerrada en 1869 (de la que había sido él mismo rector en 1857) y García se dedicó a desarrollar las enseñanzas científicas y técnicas. Para fundar la Escuela Politécnica, acogió a los Jesuitas alemanes expulsados por el Kulturkampf: entre 1870 y 1875, noventisiete alumnos siguieron los cursos.53 Además hizo venir a médicos e ingenieros franceses para dirigir la Facultad de Medicina y crear el Observatorio Astronómico... Claro es que la enseñanza del Derecho, de las ciencias políticas, tan apreciadas hasta entonces, fue descuidada y en todo caso muy controlada. Preocupado así por la enseñanza técnica, por la alfabetización, como por el catecismo, García puso a la Iglesia al servicio del proyecto educativo nacional, colocado bajo la autoridad de un “Consejo General de Instrucción Pública” por la reforma de 1869, y cuyo tutor exclusivo era el Ejecutivo. Obligados a someterse a las exigencias del dictador, los sacerdotes siguieron un terrible programa a marcha forzada, haciendo doble jornada de trabajo. ¿Lo soportaron realmente?

b. “El orden moral”

  • 54 APL, Mensaje al Congreso de 1865, p. 5.

38“Es tiempo de que los malos tiemblen y de que los buenos se regocijen”, pudo decir Luis Napoleón una vez que los últimos movimientos revolucionarios fueron dominados en Francia. Estas declaraciones no hubieran estado fuera de lugar en el Ecuador: reprimir, encerrar, eliminar los libros malos, clausurar las logias masónicas y... hacer retornar al camino recto a las ovejas descarriadas, he aquí suprograma. Además de las ejecuciones ya mencionadas, la persecución de los mal pensantes, se hizo con mucha eficiencia, terminando las más de las veces en un exilio acentuado por maquinaciones subversivas (Urbina) o por escritos incendiarios (sobre todo Montalvo). Pero los criminales de derecho común también fueron perseguidos según el principio de que “la compasión por los criminales es la mayor crueldad contra los ciudadanos honrados y pacíficos. Más horrible que el crimen es la impunidad del delincuente (...). Un castigo ejemplar deja satisfecha la justicia, fortificada la moral, consolidado el orden público y afianzado por largo tiempo el imperio de las leyes y de la voluntad del pueblo. Nuestras fuerzas son la única garantía contra hombres sin Dios ni ley. En el sistema republicano la fragilidad de las instituciones y de las leyes, la inestabilidad de los gobiernos y la frecuencia de los trastornos, dejan a la sociedad indefensa a merced de pasiones sin freno”.54

  • 55 Citado por Robalino Dávila, op. cit. p. 632.

39Además de la eliminación de los inoportunos y de la intolerancia más absoluta, aunque justificada por el rechazo a Satanás, se trataba de establecer una sociedad patriarcal en cierto modo, con un poder “verdaderamente paternal muy tranquilo”.55 Más allá de la represión que fue, como lo deseaba García, “pronta, enérgica y terrible” que la segunda presidencia no dio lugar sino a muy poca violencia, se trataba de redimir y de moralizar.

  • 56 A propósito del código penal, citado por M. Olsina, op. cit. p. 664.
  • 57 Ibid., p. 664.

40Si la construcción de un “panóptico” en Quito, según los preceptos de Bentham (cuyo utilitarismo había sido denunciado tantas veces) terminado en 1875, emanaba de un espíritu de modernidad, las medidas tomadas dependían en general de los métodos más tradicionales del “gran encerramiento”: hospicios para los borrachos que “serían sometidos ahí a un régimen de higiene y de trabajo agrícola”,56 un hogar para la rehabilitación de las mujeres de la vida, que por otro lado, eran acosadas. La política que se seguía (un nuevo Código Penal) evolucionaba de este modo entre “la extinción del pauperismo” y la imposición de un orden moral que ilustran maravillosamente por un lado la censura de las costumbres y las ideas y por el otro la austeridad y el ascetismo de la vida del presidente. Como buen “positivista”, él consideraba que los individuos podían progresar, y como buen católico, que podían ser redimidos y “regresar a Dios”.57

5. EL CIVILISMO DE GARCIA

  • 58 Idem, p. 730.

41Si al inicio de este capítulo nos interrogamos sobre la naturaleza del régimen autoritario de García, dejamos de lado lo que, para muchos, definió en gran parte las índoles de un poder dictatorial, las relaciones entre el Estado y el ejército. Alcázar o Tapioca, el caudillo es familiar para los lectores de Tintin: mediocre, zopenco, ave de rapiña, borracho, prontamente derribado antes de complotar para nuevamente ganar, se sienta como un militar que ha anexado un Estado. Ahora bien, el caudillo no corresponde en nada a la visión tradicional del dictador engalanado de nuestras historietas, por el contrario, como lo hemos mostrado al principio del capítulo, es el producto de una situación particular nacida de la independencia y se define por las relaciones que mantiene con los que lo protegen: “Las relaciones de dependencia personal, netamente patriarcales, que dominan en la hacienda, determinan el modelo de las relaciones sociales en las otras esferas e instituciones... (así)... las relaciones entre el jefe y la tropa son definidas por vínculos personales de lealtad y de protección mutual (personalismo patricarcal)”.58 Así pues, mientras no existan realmente ejércitos profesionales (jerarquía, cuerpo de oficiales disciplinados y formados, plan de carrera...) el caudillo, aun si es general, no corresponde a una visión militarista. Un jefe local puede convertirse en general de un día para otro, y un general en caudillo.

  • 59 Alexandre Holynski, L’Equateur scènes de la vie sud-américaine, Paris, 1861, p. 210.
  • 60 Proclama al pueblo del 17 de enero de 1869, citada en M. Pólit Laso, García Moreno, Escritos y Dis (...)

42Cómo ocurre en el Ecuador: ”No se podría imaginar espectáculo más extraño, más colorido, más harapiento, que un destacamento de tropas ecuatorianas en marcha. Los hombres están armados de cualquier manera, vestidos con casi todas las modas. Unos llevan fusiles, los otros lanzas... La mitad de la banda estará cubierta por abrigos grises, la otra mitad sin ninguna clase de uniforme, tener zapatos será privilegio de unos pocos, caminar descalzo el destino de la gran mayoría... ” como la paga de los soldados es siempre “recortada, malversada, retardada” “intercambian su equipo militar, venden lo que pueden y enseguida, roban”.59 Esta pintoresca descripción data de 1851, en plena guerra civil: el ejército de ese entonces no era otra cosa que un conglomerado de hombres, mulatos la mayor parte de las veces, (los Indios están exentos en teoría) reclutados por la fuerza o por vínculos pesonales. Por supuesto que los antiguos oficiales de la independencia desempeñaban todavía un papel esencial en ello, como Flores o Urbina. En cuanto a García, tomó la espada, como los otros claro está, dirigió las campañas durante la guerra civil, obtuvo victorias (Jambelí) en combates que no ponían jamás algo más de unos centenares de soldados, fue también vencido contra Colombia. Pasó sin verdadera interrupción de lo civil a lo militar, considerando siempre que la “insuficiencia de las leyes” podía llevarle a tomar las armas. Pero el recurrir al ejército no es sin duda sino una ultima ratio: “Después de agotar todos los esfuerzos posibles para que el Presidente (...) librara a la República del peligro inminente de ser presa otra vez de sus irreconciliables enemigos, he tenido que ponerme a la cabeza del Ejército para evitar que el país sea inundado de sangre, esquilmado por la guerra y devorado por la anarquía”.60 Si era un caudillo en el sentido en que lo hemos definido, no instaló al ejército en el poder. En efecto, otra vez el proyecto nacional, la fundación del Estado se oponen a dicha instalación. Hasta entonces, extranjeros o nacionales, los militares se habían apoderado del gobierno. Así como había “despolitizado” a la Iglesia, García Moreno se dedicó a despolitizar el ejército.

  • 61 Es decir los sublevamientos locales, con la ayuda de bandas más o menos organizadas, alrededor de (...)
  • 62 APL, Mensaje al Congreso ordinario de 1871, p. 5.
  • 63 APL, El Nacional, Mensaje al Congreso de 1875, 14 de agosto de 1875. El lector perdonara el caráct (...)

43De tres maneras: Primeramente, eliminando en todo lo posible, toda veleidad de pronunciamiento de algún cacique local, toda guerrilla, todo “montonerismo” 61 enseguida, esforzándose por suprimir las tentaciones caudillistas: Urbina había suscitado en los soldados ese tipo de adhesión personal, y aún más, había permitido a ciertos sectores populares el participar en el juego político por el medio indirecto del ejército. Una sólida depuración puso fin a todo esto. Finalmente, modernizando, y sobre todo, profesionalizando el ejército: la reforma militar redujo el número de soldados pero aseguró la paga, elevó la instrucción, perfeccionó el armamento gracias a las compras hechas en Europa. Siguiendo el modelo de Saint-Cyr, creó una escuela de cadetes, fundó una Caja de Dotación (Asignación de Créditos) para controlar el reclutamiento, puso fin al enrolamiento forzado. Por cierto no olvidó las cualidades morales del combatiente que apoyó con capellanes. De esta manera, transformó esos batallones de ocasión en un instrumento eficaz, destinado, principalmente a la represión. General en jefe en 1869, pudo constatar con satisfacción, dos años más tarde: “Nuestro ejército, pequeño en número, disciplinado, sufrido, leal y valeroso, merece la estimación y la gratitud de la Repúbüca... ”.62 En su último mensaje de 1875, “el Ejército sigue siendo baluarte del orden y distinguiéndose por la moralidad y disciplina”. Al mismo tiempo y siempre a la vanguardia, agregaba que le era necesaria una nueva organización que estuviera en “armonía con el nuevo sistema de combate moderno”.63

44Más allá del carácter represivo de García, vemos asomar, sin cesar, la misma preocupación: el Estado, siempre él, como un principio superior.

Notes

1 Hannah Arendt, Le système totalitaire, París, 1972. La reflexión sobre el dictador ha sido desarrollada por H. Carrère d’Encausse: Staline.

2 Enrique Ayala, en Critica y Utopia, Latinoamericana de Ciencias Sociales, n. 5, Dictaduras y Dictadores, p. 159.

3 Hannah Arendt, op cit., p. 39. Esta concepción es cuestionada hoy en día. Ver Pierre Birnbaum, “Mobilisation, structures sociales et types d’Etat”, in Revue française de Sociologie, XXIV, 1983, p. 435. En el nazismo, sería la atomización que resultaría del sistema y no el sistema de la atomización.

4 Carta a Pedro Pablo, in W. Loor, op. cit., vol. IV.

5 H. Carrère d’Encausse: Staline.

6 Tomamos esas “definiciones” de la obra de Robert Mandrou, V Europe absolutiste, París, 1977, Introducción, pp. 25-31.

7 El iniciador de este tema fue Juan Linz, a propósito de España: “An Authoritarian re-gime: Spain”, in Allardt E. y al., Cleavagesm ideologies and party systems, contribution to comparative political sociology, 1964, pp. 201-341. En este artículo define el autoritarismo de esta manera (p. 297): “un sistema político de pluralismo limitado y no responsable, desprovisto de ideología directora elaborada (pero fundado sobre un cierto tipo de mentalidades), que no recurre a una movilización política intensiva o extensiva (salvo en ciertos momentos de su desarrollo) y en los cuales el líder (u ocasionalmente un pequeño grupo) ejerce el poder dentro de límites mal definidos pero previsibles sin embargo”. He aquí todas las restricciones y excepciones que dan a esta definición un valor heurístico cuestionable. Se puede poner en duda lo bien fundado de ciertas afirmaciones: ¿es posible llegar a la conclusión de que la ideología fascista era más “elaborada” que la doctrina franquista? ¿Qué valor reconocer a una noción que recurre a “un cierto tipo (cuál?) de mentalidades”, que evoca una movilización que se revela a veces intensiva, a veces extensiva, que acaba definiendo el poder autoritario como desprovisto de límites pero del que sin embargo se puede prever los lindes?

8 Seguimos en eso los análisis de Ignacio Sotelo, “Modeles d’explication du Militarisme Latino-Américain, une interprétation historique”, in Critique, n. 363-364, agosto-septiembre 1977, p. 729.

9 No hay que confundir el “caudillismo” y el “caudillaje”, término que emplearemos para caracterizar el régimen de Francisco Franco.

10 Francisco Javier Conde, Representación política y régimen español, Madrid, 1945, p. 91.

11 Idem., p.97.

12 Citado por Guy Hermet, Los católicos en la España franquista, París, 1980, tomo 1, p. 96

13 Recristianización de todos los contenidos y valores que el mundo moderno ha secularizado” in Juan Fernando Badia, Teoría de la instauración monárquica en España, Madrid 1975, p. 36.

14 “Allende el horizonte del Estado moderno, inscribiéndose resueltamente en el horizonte cristiano” Id., p. 20.

15 Miguel Herrera de Miñón, El principio monárquico, Madrid, 1972, pp. 36-37.

16 Idem., p. 41.

17 Idem, especialmente, p. 56.

18 Carta a Nicolás Martínez, 25 de marzo de 1863, citada por b. Carrión, op. cit., p. 612.

19 Carta a Antonio Ferro, encargado de negocios de Colombia, el 19 de agosto de 1864, citada por Michèle Olsina: L’ère garciana dans l’Histoire de l’Equateur, tesis de 3er ciclo. Nanterre, p. 712.

20 APL: Mensaje a la legislatura de 1863; Carta a Flores. 28 de may o de 1862. citada por B. Carrión, op. cit.. p. 548.

21 Carta a Pedro Carbo. del 6 de octubre de 1860. citada por Robalino Dávila. op. cit.. p. 233.

22 Esta desenvoltura hacia lo que se volvería uno de los elementos fundadores de la conciencia nacional le fue reprochada. Ver sobre este tema Jean-Paul Deler e Yves Saint-Geours, “Etat et Frontières en Equateur”, in Pluriel Débat, Paris 1982, pp. 175-178.

23 APL, Mensaje al Congreso de 1875. El Nacional, 10 de agosto de 1875.

24 La crisis mundial (principio de una fase B de Kondratieff 1873-1895) repercutió inmediatamente.

25 AMRE, Correspondance politique, vol. 5, 1861.

26 Informe del Ministro del Interior, citado por Wilson Miño, García Moreno, Consolidación del Estado Nacional y una alternativa del Partido Aristocrático, Quito, Facultad de Economía de la Universidad Católica del Ecuador, 1976, p. 19.

27 El camino del Pailón que desembocaba cerca de Esmeraldas.

28 Mientras que la exportación era de alrededor de 100.000 quintales de libras (43 kg.) en los años 1830-1840, pasa alrededor de 200.000 en los años 1870, antes de alcanzar 500.000 en 1900 y 1 millón en 1914. Ver Manuel Chiriboga, Jornaleros y Propietarios enl35 años de Exportación Cacaotera (1790-1925), Quito, 1980.

29 M. Chiriboga, op. cit. cuadro 22, pp. 70-71.

30 AMRE, Correspondance Consulaire et Commerciale, Ouito, vol. 6, folio 91.

31 R.D.F. Bromley, “The Debate on Sunday Markets in Nineteenth century Ecuador”. Journal of Latin American Studies, vol. 7, no. 1, p. 96.

32 M. Chiriboga, op. cit., “Pago de la alcabala”, cuadro 22, pp. 70-71.

33 Carta de Benigno Malo a García Moreno, citada en W. Loor, op. cit., tomo IV, pp. 170-171.

34 Idem, pp. 171-172.

35 Benigno Malo: “Exposición ante la Convención de 1861”, en Escritos y Discursos, Quito tomo I, p. 299.

36 APL, Mensaje al Congreso de 1875, El Nacional, 14 de agosto de 1875.

37 E. Ayala, op. cit., p. 128.

38 En 1875, García Moreno había logrado terminar con la deuda llamada “Mackintosh” y “Angloamericana” pero no había podido renegociar el conjunto de la deuda externa.

39 Carta a Antonio Flores, 20 de julio de 1862, en Epistolario Diplomático, op. cit., p. XXIV.

40 ABCF, Fondo Jijón y Caamaño, vol. 46 (1859-1861), folio 297.

41 ABCF, ídem. vol. 46. (1859-1861) folio 367. Es en Guayaquil y en ningún otro sitio donde se podía encontrar el dinero.

42 El Banco obtuvo el privilegio de emisión por un período de 20 años. Fue constituido gracias al capital peruano y guayaquileño, en particular por el del peruano Aníbal González, la creación tuvo lugar en el consulado del Ecuador en París.

43 Habiendo perdido el peso el 60 o/o de su valor, en relación al dólar, García tuvo que prohibir por decreto del 6 de junio de 1874, toda exportación de dinero.

44 BAEPC, García Moreno, Defensa de los Jesuitas, op. cit., p. 75.

45 APL, Mensaje al Congreso ordinario de 1871, p. 5.,

46 Citado en Richard Pattee, García Moreno y el Ecuador de su tiempo, México, 1962, p. 325

47 APL, Mensaje al Congreso ordinario de 1871, p. 5.

48 Ibidem.

49 Ibidem.

50 Citado en Richard Pattee, op. cit., p. 326.

51 Carta al Dr. Nicolás Martínez, citada por L. Robalino Dávila, op. cit. p. 262.

52 APL, Mensaje al Congreso de 1875, El Nacional, 14 de agosto de 1875.

53 Julio Tobar Donoso, García Moreno y la Instrucción Pública, Quito, 1940.

54 APL, Mensaje al Congreso de 1865, p. 5.

55 Citado por Robalino Dávila, op. cit. p. 632.

56 A propósito del código penal, citado por M. Olsina, op. cit. p. 664.

57 Ibid., p. 664.

58 Idem, p. 730.

59 Alexandre Holynski, L’Equateur scènes de la vie sud-américaine, Paris, 1861, p. 210.

60 Proclama al pueblo del 17 de enero de 1869, citada en M. Pólit Laso, García Moreno, Escritos y Discursos, tomo II, p. 26, Quito, 1923.

61 Es decir los sublevamientos locales, con la ayuda de bandas más o menos organizadas, alrededor de un cacique.

62 APL, Mensaje al Congreso ordinario de 1871, p. 5.

63 APL, El Nacional, Mensaje al Congreso de 1875, 14 de agosto de 1875. El lector perdonara el carácter embrionario de estas reflexiones. Se necesita investigar.

© Institut français d’études andines, 1988

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter