Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Jerusalén y Babilonia

 | 
Marie-Danielle Demélas
, 
Yves Saint-Geours

Primera parte

2. Una evolución regresiva

Texte intégral

1Cuando se funda el Ecuador, una división administrativa del Imperio se transforma en Estado soberano. Aprovechando la vacancia del poder central, las parentelas que vivían de su favor, entablaron el proceso que, al cabo de veinte años de luchas, llevaría a la independencia y a la creación del Ecuador. Por lo cual, fue preciso definir las partes que constituían el Estado y mantener su cohesión, afirmar una autoridad central contra las fuerzas centrífugas, inventar reglas y prácticas jurídicas y administrativas. Pero el surgimiento de una estructura política central no se estableció sin dificultad y el Estado ecuatoriano ha estado con frecuencia a punto de disolverse; es así como las guerras de 1833, 1845.1851 y 1859 hicieron estallar al pequeño país.

2La formación de un centro tropezó con la dificultad de definir la independencia nacional y la de establecer la legitimidad de nuevas estructuras estatales y sociales. Estuvo igualmente acompañada de un retroceso de las instituciones y de las “tecnologías” políticas, administrativas, y de socialización; si bien la prensa hace su aparición, el sistema escolar se derrumba, la Iglesia está en crisis y ¿qué decir de la formación militar?

  • 1 Citemos como representantes de esta corriente a los historiadores pertenecientes a la Iglesia, tal (...)
  • 2 H. Bonilla, y otros, La Independencia del Perú, IEP, Lima 1970. Cf., igualmente el viejo pero siem (...)

3La tradición republicana y liberal alega que el siglo xix fue un período de ruptura radical - entendamos por ello, positiva - puesto que puso fin al antiguo régimen colonial.1 Pero recientemente, ciertas corrientes críticas han tratado más bien de poner en evidencia algunas continuidades coloniales: el predominio de las estructuras agrarias, la persistencia de la servidumbre india, la ausencia o el estancamiento del mercado nacional, la inexistencia de la democracia, etc.2

4Enunciaremos que el siglo xix fue un siglo de cambios y de trastornos, frecuentemente dramáticos, pero también una época de inventiva: se ha llegado rápidamente a la conclusión que las repúblicas sudamericanas fracasaron porque no se adaptaron a sus instituciones concebidas por y para Europa. Ahora bien, América hizo suyas estas instituciones antes que Europa. El error, si hubo, no fue debido a la imitación, sino a una ilusión vanguardista que consistía en querer imponer estructuras modernas a sociedades tradicionales, aún poderosas como para oponerse a los proyectos liberales.

Los repliegues

  • 3 Nick D. Mills y Gonzalo Ortiz C, “Economía y Sociedad en el Ecuador post-colonial, 1759-1859”, in (...)

5Las guerras de independencia se pagaron con recursos y hombres. La población de la Audiencia estimada en 600.000 en 1810, no era sino de 480.000 en 1825.3 Por cosechas y el ganado requisados, el dinero atesorado desaparecido en las contribuciones forzadas y los pillajes, los habitantes vivían al día. Después de la independencia, la sierra no era solamente el centro del poder político del nuevo Estado, sino también, y por mucho tiempo más, la zona más poblada del país con casi dos tercios de la población nacional. Cualquiera que fuere la importancia y el impacto de las transformaciones que se producían en otros lugares, es en este espacio donde se jugó el porvenir del país. Así pues, y bajo todo punto de vista, en el año 1830, la situación de la región era catastrófica: la crisis económica del siglo xviii, las guerras, calamidades, la habían alcanzado y todas las estructuras de la economía y de la sociedad regional, eran cuestionadas en ese entonces.

6La región que antaño era parte de un conjunto articulado en la escala continental y que tenía, no obstante las dificultades del siglo xviii, una cierta funcionabilidad, se encontraba brutalmente reducida a un espacio restringido. Durante los disturbios, los flujos tradicionales se agotaron, cada pequeña entidad local fue “atomizada” y empezó a funcionar como una estructura cerrada en la que el autoconsumo de los productos agrícolas y artesanales jugaban un gran rol. En este contexto, un sistema de producción centrado en la hacienda se fortificó progresivamente, no tanto una hacienda “conquistadora” como una hacienda “refugio”.

7En Quito estaban instaladas las familias con dimensión al menos regional, y que dominaban la vida política nacional. Se encontraban los Ascázubi, Gangotena, Gómez de la Torre, Fernández Salvador, Montúfar, Aguirre. . . Hasta la independencia, esas grandes familias no estaban acantonadas en la región. Su visión y su fortuna eran continentales. Su horizonte se había reducido drásticamente por la disminución de sus rentas, lo cual los forzó a hacer componendas y alianzas con los representantes del “militarismo extranjero”. Pero disponiendo de propiedades en el conjunto de la sierra, habían fundado en ellas las bases de su poder nacional. De este modo, en el plano político e ideológico, la sierra representaba una estructura coherente y original que la diferenciaba de las otras zonas, encontrando en ese grupo una unidad nacional que se acostumbra llamar clase terrateniente serrana, una clase dominante, dotada de una visión “aristocrática” del mundo, que consideraba la sociedad como un conjunto jerarquizado que respondía al orden natural de las cosas. Ni en la costa, ni, en menor grado, en el sur, se encontraba una situación semejante.

Una sociedad dramática

  • 4 Rosemary D.F. Bromley, “Urban-rural demografie contrast in highland Ecuador: town recession in a p (...)
  • 5 Ibid.
  • 6 Michael T. Hamerly, “Historia social y económica de la provincia de Guayaquil, 1763-1842”, Guayaqu (...)

8En 1797, el sismo que destruyó Riobamba, dejó 12.000 muertos según el censo de la época, de los cuales 4.877 en la ciudad o sea el 6 o/o de la población total (según una estimación de 1780),4 las catástrofes se sucedieron en Cayambe. en 1859, en Imbabura en 1869 (más de 10.000 muertos), en Latacunga en 1876. Las calamidades tuvieron ciertamente un impacto demográfico, causando una re-distribución de tierras y un esfuerzo de parte de los propietarios por controlar la mano de obra, luego de la muerte de numerosos peones. Conviene en fin, señalar que la guerra acarreó una supermortalidad masculina, como lo indica el “sex-ratio” de 67,3 o/o y 61,8 o/o en Latacunga y Riobamba según el censo de 1825, mientras que fue de 87,4 o/o y 70,5 o/o en 1880.5 En total, si nos referimos a las evoluciociones más serias, las de los historiadores Michael T. Hamerly o a R.D.F. Bromley. constatamos que la sierra conoció un nadir demográfico entre 1825 y 1830.6

La ruralización

  • 7 Rosemary F. Bromley, “The functions and development of colonial towns: urban change in the central (...)

9Una de las principales consecuencias de esta decadencia y que tuvo capital importancia en el asentamiento de las estructuras económicas y sociales, fue la crisis urbana y la partida de un gran número de habitantes hacia el campo. El armazón urbano de la sierra era bastante sólido al igual que una rítmica sucesión de ciudades en las cuencas. Así pues las ciudades se despoblaron. Quito que contaría con 25.000 habitantes en 1780, no tenía más de 20.000 en 1840, en el momento en que la situación ya se había mejorado. De 1780 a 1825, Ambato pasaba de 4.000 a 2.200 habitantes, Latacunga de 3.600 a 2.200 y Riobamba de 7.600 a 2.500, para volver a subir a 3.600 en 1836.7

10De manera palpable, fueron las ciudades las que soportaron mayormente la crisis: los hombres eran enrolados en los ejércitos o se refugiaban en el campo para evitar la conscripción; en el momento de los sismos, grandes edificios se desplomaron sobre la población, las ciudades constituían focos de epidemias y se transformaron en las presas de los combates por el control de los territorios. ..

11Todo ésto no dejó de afectar al sistema urbano que, en tiempos de la colonia, era bastante parasitario. En esas condiciones, el campo veía aumentar de manera relativa su peso demográfico, se presentaba entonces como una estructura de amparo en un ámbito hostil y a pesar de la presencia de grandes haciendas, ciertas zonas alrededor de Otavalo, Cotacahi o Ambato, por ejemplo, contaban con infinidad de pequeñas propiedades. Los propietarios trataban por todos los medios de fijar o de controlar a esos campesinos libres. Las ciudades no habrían perdido en absoluto sus funciones, pero no ejercían más la misma influencia. En una economía transformada, el campo tenía menos necesidad de ellas.

  • 8 Archivo del Ministerio de Finanzas, catastro de contribución, Pichincha, 1874.

12Con algunas variantes según las zonas, las haciendas estaban presentes en todas partes. Pertenecían a la clase dominante del interior a la cual hay que agregar el clero: en aquel entonces éste era el principal propietario de la región. En 1874, en la provincia de Pichincha, de un valor global estimado en 8,3 millones de pesos que agrupaban 236 propiedades que valían más de 10.000 pesos, la Iglesia poseía el 13,8 o/o, o sea una fortuna de 1’147.000 pesos, de los cuales 500.000 solamente para el fundo del Pesillo que comprendía 6.000 siervos indios, y 200.000 para Santo Domingo.8

  • 9 In W. Loor, Cartas de García Moreno, vol. IV, Quito, 1966, pp. 512-514.

13El clero y los grandes hacendados laicos eran, con mucha frecuencia, propietarios ausentes que arrendaban sus tierras, estando a cargo del arrendatario el sacar provecho de ellas. De este modo Gabriel García Moreno, que administraba varias haciendas, Guachala entre otras - uno de los más bellos fundos del país - podía escribir a su hermano que ese era un buen medio de enriquecerse.9 Haciendo el balance de su gestión después del contrato, hacía notar la diversidad de la producción de la hacienda: granos, animales (productores de carne y leche), textiles, etc.. .

  • 10 Manuel Chiriboga, Jornaleros y gran propietarios en 135 años de exportación cacaotera (1790-1925), (...)

14Pero eran raras las propiedades que podían alcanzar una diversidad tal, obtenida gracias al control de los diferentes niveles ecológicos, desde las cuencas donde se sitúan las mejores tierras y cuyas haciendas se esforzaban en desalojar a los indios, hasta la zona árida de las estepas de altura, los páramos. Anunciando que entregaba una hacienda con cien peones más, García Moreno mostraba también que la lógica del sistema era aumentar todo lo posible el número de conciertos a fin de apropiarse de una parte de su trabajo.10

15Lo esencial eran los indios, la masa de esos campesinos, conciertos en las haciendas, jornaleros o bien campesinos libres propietarioso artesanos, a loscuales el hacendado como el comerciante descontaban una parte del trabajo. Así pues, durante los primeros decenios de la independencia, los campesinos-artesanos, cuya existencia era difícil, libraron un desequilibrado combate contra los grandes propietarios. Parece que entre 1830 y 1870 aproximadamente, se estableció un sistema cuyo motor era el productor de mercaderías simples, un artesano que se encontraba frecuentemente en competencia con la hacienda; su antagonismo no excluía por lo demás, una cierta funcionabilidad.

  • 11 F. Hassaureck, op. cit., p. 171.

16Disponiendo de todo el aparato coercitivo del Estado, los propietarios trataban de controlar en todo lo posible la mano de obra y endeudándoles de por vida, lograban extraer una parte de su trabajo. Controlando el mayor número posible de campesinos, podían preservar su capacidad de compra de productos importados, siempre manteniendo y reforzando su poder extra-económico. El mecanismo de este control bastante conocido, tomaba la forma de un dispositivo legislativo: prisión por deudas, leyes contra la vagancia y la mendicidad; conservación del tributo, luego creación de la contribución general, trabajos forzados, pago de diezmos y tasas en las transacciones de tierras, leyes sobre el cercado de las propiedades a fin de impedir a los campesinos el libre acceso a los pastizales, leyes sobre las tierras eriazas, sobre la adjudicación de las tierras embargadas, el enrolamiento militar. .., toda la legislación iba en el mismo sentido. No obstante, no habría que creer que estas decisiones eran aplicadas fácilmente. El mismo hecho de que fueran revocadas con frecuencia, demostraba su limitada eficacia. Por otra parte los campesinos habían aprendido a resistir: por ejemplo podían jugar con la rivalidad entre los propietarios para venderse al “mejor postor. ”11 La resistencia podía ser también pasiva y la rentabilidad del trabajo era sin duda limitada. En fin, encontraban un apoyo involuntario del lado de las plantadores y de los comerciantes de la costa que defendían la libertad del trabajo.

  • 12 Gaceta del Ecuador, 2, 3, 4, septiembre de 1843.

17Hubo sin embargo, dos momentos en los que el rechazo tomó una forma más violenta y desembocó en los levantamientos contra el poder central y la legislación. En 1843, por ejemplo, la revuelta (que no concernía solamente a los indios) contra la ley de contribución general, se extendió a toda la sierra. Marcada por el asesinato del propietario de Guachala, Adolfo Klinger, fue finalmente ahogada en sangre luego de exonerar del impuesto a los blancos.12 En 1868, al terremoto de Ibarra siguió un sublevamiento contra los propietarios que estaban ávidos por reemplazar a sus peones desaparecidos por el “concertaje”. En fin, en 1871, tuvo lugar la gran rebelión del Chimborazo contra el trabajo forzado que García Moreno utilizó mucho para la construcción de caminos. Dirigida por Fernando Daquilema, la sublevación amenazó la ciudad de Riobamba y fue duramente reprimida. Estos movimientos estaban específicamente ligados a la lucha entre grupos opuestos y en 1875, los campesinos-artesanos no estaban vencidos todavía.

LA FUNDACION DEL ECUADOR

18Hasta el siglo xviii, la Audiencia de Quito dependía de Lima, luego pasó a Bogotá. Entre 1815 y 1822, fue una Capitanía General, autónoma. De 1822 a 1830, la zona constituyó el distrito sur de la Gran Colombia. En el Estado ecuatoriano establecido en 1830 contra la voluntad de sus vecinos, las provincias trataron de hacer secesión hasta el fin del siglo xix: se creería hacer la historia de una república sin razón de ser.

  • 13 Sobre este tema, cf. Demetrio Ramos López, Entre Bogotá y la Plata, cuatro claves de la independen (...)

19Al inicio de su historia, el Ecuador perseguía la misma meta que la Audiencia de Quito, emanciparse de Lima y de Bogotá.13 El río Juanambu y el desierto de Sechura como límite septentrional y austral; al este, las llanuras de la selva indefinida: he aquí cómo se concebía en el siglo xviii la entidad ecuatoriana. Sin embargo, fue necesario un siglo para que el Estado del Ecuador congregara países diversos y rivales al interior de sus estrechas fronteras.

20El espacio nacional ecuatoriano fue ante todo deseado e inventado por las élites coloniales españolas. Inmediatamente después de la insurrección de 1810-1812, apenas pacificada la Audiencia, el presidente Montes obtuvo lo que ya había deseado anteriormente el barón Carondelet; en 1815, se encontraba a la cabeza de una Capitanía General, independiente de Lima y de Santa Fe, y el puerto de Guayaquil le fue devuelto. Habiendo sacado partido hábilmente del eclipsamiento del Virrey Amat y de la excesiva ambición del Virrey Abascal, quien no podía dominar a Chile, a Charcas (la actual Bolivia) y a Quito, Toribio Montes puso coto al proceso de desmembramiento de la zona, que por primera vez dependía únicamente de Madrid.

21De 1822 a 1830, la Audiencia de Quito se convirtió en el distrito sur de la Gran Colombia. Los habitantes de la latitud cero justipreciaron durante poco tiempo el hecho de haber sido bautizados Distrito del Sur. Inmediatamente después de la victoria del Pichincha que unía Quito a la Gran Colombia independiente, un impertinente escribió sobre las paredes de la ciudad:

  • 14 Relatado por Demetrio López Ramos, op. cit., p. 360.

“Ultimo día del despotismo
y primero de lo mismo”.14

22El ejército separó a las provincias ecuatorianas que se encontraban incorporada a los Estados del Norte por la guerra.

23En febrero de 1829, el ejército peruano se desbarató; ya no había más amenaza limeña, faltaba emanciparse de Colombia. El 13 de enero de 1830. Venezuela hizo secesión. Ante la Constituyente de Bogotá,el 20 de enero, Bolívar reconocía el fracaso de la unidad y su desesperanza. En mayo, el distrito sur juzgó oportuno el momento para declararse independiente y en septiembre, escogió al general Flores como Presidente. Los dos más grandes capitanes sancionaron esta fundación con su muerte: en junio, Sucre fue asesinado en el camino que lleva de Bogotá a Quito. En fin, el 17 de diciembre, Bolívar se extinguía. La “balkanización” de América hispana se había tornado irreversible.

LOS INVENTOS

Las debilidades del ejército

24A la inversa de la situación boliviana y peruana, donde las tropas colombianas habiendo sido expulsadas, el ejército se volvió autóctono rápidamente, esto fue percibido en el Ecuador como un cuerpo foráneo, dirigido por extranjeros (Flores, Wright. . .) cuya presencia, mal aceptada, se traducía en la instalación de colonos en la tierras confiscadas.

25Los hombres acontonados en el Ecuador no fueron más de 4.000: en una zona debilitada hasta ese punto y cuyos cuadros superiores habían desaparecido, ese número bastaba sin embargo para imprimir la marca militar al país. No es que el Ecuador se hubiese acuartelado, pues la disciplina no caracterizaba a esas tropas, sino que le debía la incertidumbre de sus asuntos, la brusquedad de su historia. La obediencia de los soldados era caprichosa y sus sueldos pagados rara vez, bastaba con algunos agitadores del partido adverso para desbandar al mejor regimiento en un mes. Las operaciones militares también debían ser rápidas: el destino de una causa se jugaba en una batalla; o se ganaba todo en un instante, o igual se lo perdía.

  • 15 D.F. O’Leary, Memorias, Caracas, 1952, Tomo III, p. 446.

26En 1828 se enfrentaron la Gran Colombia y el Perú: Lima quiso anexar Guayaquil y las provincias del Azuay. Los jefes colombianos parecen desamparados: el distrito sur - el Ecuador - a pesar de estar directamente amenazado por el conflicto, rechaza la batalla; los oficiales no se entienden y las tropas, mal pagadas, no estarán leales durante mucho tiempo. El 21 de febrero de 1829, el edecán de Bolívar, Daniel O’Leary escribe: “Nuestra única esperanza (. . .) consiste en un trastorno político en Lima. ”15 El 27 de febrero en Tarqui, las tropas colombianas aplastan al ejército peruano quien regresa a sus fronteras con sólo la cuarta parte de sus efectivos, la mayoría había muerto, muchos estaban heridos y otros habían desertado para engrosar las tropas de bandidos que patrullaban a lo largo del camino entre Guayaquil y Quito.

27Sin embargo, el ejército no constituía solamente un factor de inestabilidad. Al cabo de quince años de guerra, los mejores oficiales solo soñaban con instalarse como nuevos barones en sus tierras conquistadas. El ejército continental se había fraccionado debido a la obediencia de sus miembros: seguían a un jefe, y el valor o la ambición de éste hacía de sus hombres soldados al servicio de un partido, o la soldadesca, a la búsqueda de una mala causa. En el espíritu de los capitanes, el proyecto continental se traducía en la fundación de una especie de principados territoriales.

  • 16 Vicente Rocafuerte, carta F. de P. Santander, Quito, 10 de noviembre de 1835, in Esrudios sobre Ro (...)

28Los oficiales vencedores tenían gran interés en inventar un ordenamiento a fin de gozar de su nueva fortuna. Los disturbios venían de los desafortunados carentes de recursos al finalizar la guerra: “Nuestros revolucionarios son incorregibles; entran en toda clase de conspiraciones para salir de un estado de pobreza y satisfacer sus vicios bajo el manto de la libertad; ya es una especulación lucrativa sin la cual no pueden vivir, y menor dolor los causa morir peleando contra su patria que morirse de hambre arrastrando la cadena de la miseria en extraños lugares (...). Son proletarios, hombres destituidos de medios de existencia, sin influjo, sin consideración social y sin esperanza de fortuna. ”16

29A pesar de todo esto y no obstante los reveses que habían sufrido, las antiguas parentelas no habían abdicado: los soldados sin sueldo entorpecían el juego de los oficiales aliados a los grandes linajes. En los albores de la República, la vida política del Ecuador combinaba de este modo las prácticas del flamante ejército y las viejas familias, dudando siempre entre el enfrentamiento y la transacción. Su alianza concluyó con la fundación del Ecuador, en forma de un Estado con dos cabezas.

La Diarquía

30Entre 1830 y 1861, se designaba bajo el nombre de Estado a una asociación con representación igual en tres departamentos que correspondía a las regiones controladas por Quito, Guayaquil y Cuenca. Quito y Guayaquil se disputaban por la primacía, Cuenca arbitraba. Los debates parlamentarios hacían recordar en ese en tonces a aquellos del Cabildo colonial, un sindicato de co-propietarios suspicaces que amenazaban con la secesión.

  • 17 Según AMRE, Correspondance commercial, Guayaquil, vol. I, 1835-1860, cables del 4 de mayo de 1843 (...)

31Evidentemente, los tres departamentos signatarios del pacto de gobierno, eran vistos por sus habitantes como Ciudades-Estados, y el Estado ecuatoriano se fundaba en un “pactismo” cuidadoso de las formas. Si las constituciones sudamericanas parecen a veces establecidas para ser violadas, en el Ecuador se les otorgaba cierto valor, no tanto institucional cuanto moral. En mayo de 1843, el “pueblo” de Guayaquil - las élites - reunido en la catedral, guarda silencio, a pesar de las órdenes del Gobernador, en el momento de prestar juramento a la Constitución. Cuando años más tarde la ciudad se subleva, el texto de su “pronunciamiento” enuncia: “No debemos sentirnos ligados a ningún lazo que esté relacionado al estado de cosas actual, puesto que es notorio que ningún ciudadano prestó juramento a la última Constitución, a pesar de las invitaciones apremiantes del Gobernador. ”17

  • 18 Cf. en particular, la polémica que siguió a la publicación en Guayaquil, en 1822, de El Amigo de l (...)

32A partir de 1820, Guayaquil, hasta entonces célebre por su puerto, sus astilleros y los piratas que cruzaban sus aguas, jugó un rol político de primer orden y tuvo la tentación de ser ciudad hanseática;18 si quería comerciar por todos los mares, el puerto soñaba con la independencia. El proyecto acariciado entre 1820 y 1822, fracasó por la forzada incorporación a la Gran Colombia, pero en cada crisis la ciudad supo reavivar sus amenazas para reforzar su capacidad de negociación.

33El general Flores, primer presidente del Ecuador, residía en Quito y se había aliado con las familias de la aristocracia del interior; desde 1833, Rocafuerte supo sacar provecho de esta localización exclusiva, que era un error; proclama la ruptura del pacto social seguida de la independencia de Guayaquil del cual se torna jefe. A esto sigue una guerra civil que él pierde. Pero la lección había sido aprendida. Flores acepta la alternancia entre el ejercicio del poder y la preeminencia de las ciudades. Rocafuerte, Presidente de 1835 a 1839, residía en Quito, mientras que Flores se instalaba en una propiedad que había adquirido cerca a Guayaquil. Las funciones y las residencias fueron invertidas de 1839 a 1843.

34Después de esta fecha, los compañeros de juego, consideraron anacrónica la diarquía: Rocafuerte quiso la totalidad del “imperium” y prefirió el ostracismo antes que pasar a segundo plano, mientras que Flores se perpetuaba en el poder nombrando en Guayaquil a un hombre de paja. La ciudad se sublevó y entabló una guerra de varios meses, durante la cual Flores gozó del apoyo indefectible del ejército e infligió severas pérdidas a sus adversarios. Sin embargo, como diez años antes, el vencedor militar era perdedor en política. Flores tuvo que exiliarse. El país conoció diez años de crisis del sistema diárquico y no recobró su equilibrio sino con la toma del poder por García Moreno, venido de Guayaquil y aliado de Quito.

35El funcionamiento del Estado ecuatoriano dependía entonces de negociaciones entre regiones para llegar a la definición, no tanto del espacio nacional como del “pueblo” y de la “nación” formados por un pacto entre ciudades. La sutileza del juego entre Quito y Guayaquil llegaba a crear un Estado bicéfalo, y la sucesión de los dirigentes dependía de la posibilidad de un acuerdo entre un “presidenciable” de Guayaquil y un “presidenciable” de Quito, para crear un orden de precedencia. La guerra civil estallaba cuando las élites dirigentes encargadas de la negociación no lograban llegar a un acuerdo.

Notes

1 Citemos como representantes de esta corriente a los historiadores pertenecientes a la Iglesia, tales como el jesuíta Rubén Vargas ligarte, y al arzobispo l’edcrico González Suárez. Esta jerarquía católica que los “progresistas” han calificado de revolucionaria, se muestra de un republicanismo patriotero y tiene cuidado en fustigar los “excesos” del clero colonial, silenciando las tendencias y los movimientos integristas populares. De esta manera, González Suárez da una de las interpretaciones más seculares que hayan aparecido sobre la insurgencia de Quito.

2 H. Bonilla, y otros, La Independencia del Perú, IEP, Lima 1970. Cf., igualmente el viejo pero siempre sugestivo artículo de Pierre Chaunu, “Interprétations de l’indépendance de l’Amérique Latine” in Tilas, IV año, n. 8, 1963, pp. 5-23.

3 Nick D. Mills y Gonzalo Ortiz C, “Economía y Sociedad en el Ecuador post-colonial, 1759-1859”, in Cultura, Quito, vol. II, n. 6, p. 139.

4 Rosemary D.F. Bromley, “Urban-rural demografie contrast in highland Ecuador: town recession in a period of catastrophe, 1778 - 1841”. Journal of Historical Geography. 5. 3.

(1979), p. 293.

5 Ibid.

6 Michael T. Hamerly, “Historia social y económica de la provincia de Guayaquil, 1763-1842”, Guayaquil, p. 80.

7 Rosemary F. Bromley, “The functions and development of colonial towns: urban change in the central highlands of Ecuador, 1698 - 1940”, Transactions, new series, vol. 4 (1), 1979, p. 36.

8 Archivo del Ministerio de Finanzas, catastro de contribución, Pichincha, 1874.

9 In W. Loor, Cartas de García Moreno, vol. IV, Quito, 1966, pp. 512-514.

10 Manuel Chiriboga, Jornaleros y gran propietarios en 135 años de exportación cacaotera (1790-1925), Quito, 1980, p. 73.

11 F. Hassaureck, op. cit., p. 171.

12 Gaceta del Ecuador, 2, 3, 4, septiembre de 1843.

13 Sobre este tema, cf. Demetrio Ramos López, Entre Bogotá y la Plata, cuatro claves de la independencia ecuatoriana, Valladolid, 1977.

14 Relatado por Demetrio López Ramos, op. cit., p. 360.

15 D.F. O’Leary, Memorias, Caracas, 1952, Tomo III, p. 446.

16 Vicente Rocafuerte, carta F. de P. Santander, Quito, 10 de noviembre de 1835, in Esrudios sobre Rocafuerte, Guayaquil, 1975, p. 235.

17 Según AMRE, Correspondance commercial, Guayaquil, vol. I, 1835-1860, cables del 4 de mayo de 1843 (f. 141 y siguientes), y del 14 de marzo de 1845 (f. 211-212).

18 Cf. en particular, la polémica que siguió a la publicación en Guayaquil, en 1822, de El Amigo de los Pueblos de Roca.

© Institut français d’études andines, 1988

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540