Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Jerusalén y Babilonia

 | 
Marie-Danielle Demélas
, 
Yves Saint-Geours

Primera parte

1. Las regularidades

Texte intégral

1El período que se extiende de 1780 a 1875 abundó en sucesos caóticos. Sin embargo, este aparente desorden seguía ciertas reglas. Tres constataciones liminares que recuerdan las constantes encontradas bajo todos los regímenes, permitirán quizás resolver esta paradoja.

  1. La sociedad ecuatoriana, más sociedad estamental que sociedad de clases se estructuraba en parentelas.
  2. Hasta el siglo xx, el Ecuador formaba una sociedad de interrelaciones en la cual los lazos de hombre a hombre jugaban un rol determinante.
  3. Asimismo y a pesar de la evidente violencia de las relaciones sociales, los conflictos se resolvían frecuentemente por medio de negociaciones.

DEL LADO DE LAS MUJERES

  • 1 J.G. Periastiany (edit.), Honor and Shame, 1965, en especial la contribución de Julian Pitt-Rivers (...)
  • 2 Friedrich Hassaureck, Four years among the Ecuadorians, (1867), Londres, ed. 1967, p. 90.
  • 3 Alexandre Holinski, L’Equateur, scènes de la vie sud américaine, Paris, 1861, pp. 165-166.

2Los trabajos antropológicos consagrados a la familia mediterránea, nos ahorran extensas consideraciones sobre las familias quiteñas.1 En efecto, esta sociedad del nuevo mundo se ligaba al antiguo, particularmente por la importancia otorgada a los linajes maternos: esto permitía la participación de las mujeres en el juego de la política encontrando en él “un interés vivo, activo y a veces apasionante.”2 Conspiraban frecuentemente y por intermedio de ellas, la Iglesia mezclaba sus propósitos con la estrategia de los linajes. De este modo el retorno provisional de los Jesuítas en 1851 fue un poco su obra: “Las mujeres forzaron la mano a la Convención convocando peticiones desde todos los puntos de la República y firmando ellas mismas una petición, muy curiosa por cierto, en la que se decía que la tolerancia es una doctrina impía y funesta para los Estados católicos. El día del debate, las mujeres invadieron la sala legislativa, alentando con el gesto, la mirada, la voz, a los oradores que favorecían a los Jesuítas y lanzaron al rostro de los hombres de Estados opuestos a ellos, los epítetos de judío, hereje, ateo... El acontecimiento que ellas protagonizaron las pinta, desde un punto de vista moral, mucho mejor que cualquier análisis minucioso. Para alcanzar sus fines, las vemos intrigantes y apasionadas alternativamente. Muestran una marcada superioridad sobre los hombres a los que agitan, subyugan, ciegan..”3

  • 4 Jaime E. Rodríguez, Estudios sobre Rocafuerte, Guayaquil, 1975, p. 232. Carta de Rocafuerte a Juan (...)

3Por consiguiente, no hay de qué asombrarse ante el hecho de que Roca-fuerte hubiese tenido que expulsar, en octubre de 1835, a la antigua amante de Bolívar, Manuela Sáenz: “Mademoiselle de Staël no era tan perjudicial en París como la Sáenz lo es en Quito.”4

  • 5 Para el detalle de las alianzas de los oficiales del ejército colombianos establecidos en el Ecuad (...)

4Con frecuencia, el yerno se agregaba a la parentela de la esposa, y la carrera de numerosos dirigentes se debía en mucho a su matrimonio: J.J. Flores soldado extranjero y sin fortuna, se vuelve rico, ecuatoriano y presidente de la república por su unión con una señorita Jijón Arteta; Gabriel García Moreno, de la burguesía media de Guayaquil, adquiere fortuna y accede a la alta sociedad quiteña aliándose con los Ascázubi; el Mariscal Sucre, se tornaba “presidenciable” agregando a sus victorias un matrimonio con la marquesa de Solanda.”5

  • 6 Id., correspondencia de Guayaquil, 2 de marzo de 1843, f. 189 v.

5El destino de un político ecuatoriano dependía enormemente de la estrategia familiar; de este modo y a pesar de su juventud cosmopolita, Vicente Rocafuerte permaneció ecuatoriano por los lazos familiares. En segundas nupcias desposa a su sobrina, una huérfana; el patrimonio permanecía dentro de la familia. Tenía por sobrino al más rico negociante de Guayaquil, Manuel Luzurraga. A la maraña que le había presentado la masonería, Rocafuerte añadía las alianzas y en la escala del pequeño país, su parentela disponía de influencias y bienes considerables. Pero un linaje no actúa como una tropa a órdenes de un jefe y obedece en primer lugar al instinto de conservación. A pesar del poder de su familia, hacia el final de su carrera se encontró aislado, pues en su afán de ganar poder, ponía a los suyos en peligro. “Los actos cargados de violencia, las amenazas contra los que trataron de rehusar a plegarse ciegamente, hicieron que aun los miembros de su familia se pusieran en su contra.”6 Esta condena contribuyó sin duda a su fracaso final: a pesar de sus poderes, ningún dirigente podía actuar en contra de su parentela.

CRIOLLOS Y METROPOLITANOS

  • 7 “Informe del estado de los empleados de Quito (...) con notas exactas de la conducta que han obser (...)

6La estructura familiar y la composición del parentesco, dan cuenta igualmente del antagonismo entre los criollos y los españoles, en lo que se ha visto a veces, una causa de la independencia. En Quito, los chapetones eran pocos. No existe un censo de este período, pero cuando en 1813, el procurador Núñez del Arco establece la lista de los notables de la Audiencia implicados o no en la disidencia, no cuenta más de 40 españoles sobre 565 individuos7 y anota que si las tres cuartas partes se condujeron como “fieles realistas”, siete de entre ellos tomaron el partido de los insurgentes, o trataron de protegerlos luego del fracaso; de este modo los responsables del Tesoro habían puesto las sumas que administraban al servicio de la Junta.

  • 8 AMQ, Actas del Consejo, vol. 139, f. 12.

7Una regla administrativa - la alternativa - aseguraba un lugar importante a los chapetones a pesar de lo reducido de sus efectivos. A la cabeza de la municipalidad y de las órdenes religiosas, se debía elegir alternativamente un criollo y un español, pero en Quito, Agustinos y Mercedarios habían abandonado esta regla desde principios del siglo xviii; los provinciales de estas órdenes eran criollos. En el seno del municipio la disputa se mantuvo hasta principios del siglo xix, pero no había una lucha real entre los criollos y los metropolitanos por ocupar, rangos de prestigio; con la venida de presidentes españoles, los quiteños guardaban el puesto. En 1809, hacía ya varios años que los dos alcaldes eran de los Andes.8

  • 9 Jorge Juan y Antonio de Ulloa, Noticias secretas de América, ed. facsímil (1826, Londres), Madrid/ (...)
  • 10 Id., t. II, p. 415.

8Por consiguiente, ¿qué se puede pensar de las revelaciones, juzgadas premonitorias, de los viajeros Jorge Juan y Antonio de Ulloa, quienes señalaban en la primera mitad del siglo xviii cómo crecía el odio entre las dos comunidades?9 “No deja de parecer cosa impropia (...) que entre gentes de una nación, de una misma religión, y aun de una misma sangre, haya tanta enemistad, encono y odio, como se observa en el Perú, donde las ciudades y poblaciones grandes son un teatro de discordias y de continua oposición entre españoles y criollos. Esta es la constante causa de los alborotos repetidos que se experimentan, porque el odio recíprocamente repetido por cada partido en oposición del contrario se fomenta cada vez más, y no pierden ocasión alguna de las que se les pueden ofrecer para respirar la venganza, y desplegar las pasiones y celos que están arraigados en sus almas.”10

  • 11 Ibid.

9En el transcurso de su misión, Juan y Ulloa habían recorrido principalmente la Audiencia de Quito y su testimonio debe ser tenido como esencial. Más aún, hay que sacar curiosas conclusiones que ellos no siempre formularon: las dos naciones se encuentran ligadas entre ellas tanto como se odian, puesto que los criollos hacen desposar a sus hijas con Españoles, en cuanto tienen la posibilidad de hacerlo. Si los americanos detestaban a los metropolitanos, sus sentimientos seguían un cierto orden: el hombre recién llegado de Europa era siempre acogido favorablemente, no se tornaba hostil sino una vez integrado a la familia: “En vez de disiparse con la mayor comunicación, con el enlace del parentesco, o con otros motivos propios para conciliar la unión y la amistad, sucede todo lo contrario, pues cada vez crea más la discordia y a proporción del mayor trato cobra mayores alientos la llama de la disensión…11

10Querella de grupo que toma giros de asunto de familia, o quizás la inversa, los viajeros hacían notar además que esta paradójica división era más sensible en los lugares confinados de la sierra.

  • 12 Anthropologie de l’honneur, op. cit., p. 147, y el conjunto del capitulo V: “les lois de l’hospita (...)

11Pitt-Rivers describe en términos cercanos las relaciones agonísticas intrafamiliares establecidas en Andalucía.12

CARACTERISTICAS AMERICANAS

  • 13 Noticias secretas, op. cit., t II, pp. 489 y siguientes.

12Existían, sin embargo, profundas diferencias con la Europa mediterránea: en ésta prima el núcleo familiar y la sociedad conyugal aventaja a la sociedad doméstica, sucede a la inversa en América donde se constata una considerable importancia de la ilegitimidad (cuya causa hay que buscar quizás, en el mestizaje y en la historia del poblamiento colonial); en la mitad del siglo xix, en las ciudades “blancas” (excluyendo por lo tanto las formas matrimoniales indígenas consideradas por la Iglesia como concubinato), la tasa de ilegitimidad desciende rara vez por debajo del 50 % de los nacimientos. Por ello, se podría sugerir que existían dos formas de vínculo conyugal: una consagrada y señalada, la otra sin ritos ni nombre, pero igualmente reconocida socialmente. La primera forma concernía a las uniones igualitarias, la otra unía una pareja en la que el hombre era de “status” superior al de su compañera: era el caso de los sacerdotes y religiosos (debemos referirnos al escandalizado testimonio de Juan y de Ulloa); 13 era sobre todo el caso de las uniones interétnicas, entre blanco y mulata, blanco e india o mestiza.

13Un fenómeno tan notable, puede interpretarse como el síntoma de una profunda modificación del sentido del honor mediterráneo (de ahí el desprecio que los chapetones manifiestan frente a los americanos: la sociedad del Nuevo Mundo ignoraba sus valores esenciales) que los criollos no dejaban de mencionar, no designando el honor familiar, fundado en el reparto de roles entre los hombres y mujeres, sino más bien en la representación del hombre solo frente a sus semejantes, volviendo a poner siempre su status en la balanza.

  • 14 Julian Pitt-Rivers, op. cit., p. 65. A pesar de lo interesante del tema, no existe un estudio hist (...)

14La parentela está pues constituida por la familia legítima y las alianzas ilegítimas y coloca bajo su dependencia las formas del co-parentesco nacida del compadrazgo que unía con frecuencia un superior a los padres de un niño de “status” inferior,14 así como los lazos de constitución diversa: el padrinazgo (vínculo de estrecha dependencia entre el “patrón” y los “colonos”, indios, siervos fijos de la hacienda) y hasta 1851, la esclavitud de negros. Un poderoso linaje velaba por extender sus redes a través de todo el espacio colonial: no solamente en la Audiencia, sino en los puntos claves del imperio (Santa Fe, Panamá, Lima, México...) y en la misma metrópoli en donde era bueno tener corresponsales. Los niños enviados al Colegio de los Nobles de Madrid, se unían a la aristocracia española, etc.

  • 15 El Exmo. Sr. D. José de San Martín, capitán general y general en ¡efe del ejército libertador del (...)

15¿Qué representación se concedían para ellos mismos estos linajes? En 1821, el General San Martín dirigiéndose a la nobleza peruana a la cual quería conquistar, le ofrecía obtener un rol histórico en el Estado independiente, no habiendo sido la aristocracia colonial otra cosa que un cuerpo sin prestigio y sin meta, mantenido en el guetto de algunos privilegios: “Separados (los aristócratas) del trono español por miles de leguas, estaban reducidos a una clase inerte y sin funciones en medio de soldados que ejecutaban y un pueblo esclavo que obedecía (...) Ella (la nobleza) en fin era una corporación sin base ni lugar preciso en el cuerpo social, que, separada por el progreso de las luces del tiempo del feudalismo, sólo presentaba el escándalo de un sistema indefinible y opresor.”15 Pertinente en Lima, esta interpretación no correspondía a la situación quiteña, en la cual los linajes que velaban por ramificarse sólidamente extendían su dominio en las diferentes esferas de la Audiencia, a través de sus provincias y aun más lejos. Abolida la monarquía, desaparecida la nobleza con sus títulos, los parentescos se mantuvieron, no obstante, con menos brillo. Mientras San Martín concebía a la sociedad compuesta abstractamente por tres clases — la nobleza, el ejército, el pueblo — la aristocracia quiteña actuaba según otra imagen: redes verticales presentes en ciertos puntos del espacio nacional, rivales con frecuencia y aliados otras veces.

16¿Qué se pude deducir de esta peculiar organización de, la sociedad andina en cuanto a las formas que ahí tomaba la vida política?

171. La forma de los conflictos: el hecho de no respetar las reglas de honor mediterráneo hacía que una estructura de parentesco no implicaba en América vendetta y deuda de sangre. En caso de conflicto, esto generaba una ruptura vertical lo que los contemporáneos llamaban discordia, temiendo la guerra fratricida; pero no se puede juzgar a este “espíritu de clan” como factor de desorganización, de violencia y de inestabilidad política. La extensión del parentesco explica la forma de los conflictos mas no su causa.

182. La traición: si la lealtad cesa al exterior del marco del mismo linaje y el compromiso partidario queda en segundo término en relación a la fidelidad del parentesco, la traición siempre frecuente, pierde todo su sentido. De este modo, Roca-fuerte dejó masacrar en el campo de batalla al partido liberal del cual era cercano,’ así también García Moreno fue de la opinión de aliarse con el invasor peruano para vencer a sus adversarios. Las sospechas de responsabilidad de Flores en el asesinato del Mariscal Sucre, no le quitaron el favor de los quiteños y su carrera no se vio comprometida sino cuando apeló a España para restablecer su poder; el recurrir a la antigua metrópoli era menos tolerable.

193. La ambigüedad de las relaciones con el poder central: durante el período colonial, el poder metropolitano se dedicó a limitar el poderío de los linajes, restringiendo las posibilidades de promoción de sus miembros; impuso la “alternativa” que terminaba privilegiando a los metropolitanos en el acceso a estratos elevados. Esta tendencia se acrecienta con los Borbones, de manera notable bajo el reino de Carlos III, quien tendía a modernizar la administración del Imperio debilitando las autoridades tradicionales, contrarias al Estado. Pero el poder central sabía desde la época de la gran rebelión del siglo xvi que le era preciso contar con las potencias criollas, también deseaba ponerlas a su favor, pero guardando el monopolio de las vías de acceso a las riquezas. Algunos administradores estaban conscientes de esta estrategia y sacaban conclusiones muy justas:

  • 16 Vicente Cañete, Clamor de la lealtad americana, Lima, 1810, p. 2.

En España, había fraternidad íntima entre las familias, y entre los pueblos con ciertos lazos públicos y ocultos que los arrastraban a obrar de concierto en las necesidades, o en los negocios que eran comunes a la sociedad o a los intereses de aquellas parentelas. Allí, la monarquía era regida por los mismos españoles, y desde el trono descendían conexiones como por eslabones de una cadena, comunicándose el favor lo mismo que el fuego eléctrico de una persona a otra, para constituir un espíritu de dependencia recíproca sobre atenciones relativas, que uniendo a unos con otros, sostenían mutuamente el equilibrio de los miramientos políticos y de los intereses civiles como un patrimonio que tarde o temprano se había de repartir entre ellos mismos.
Todo lo contrario ha sucedido en la América. Cada familia se ha mirado como isla plantada en alta mar. Cada cual apenas ha podido para sí. Nadie ha tenido poder para exaltar a otro ciudadano. Los jefes y los magistrados son los únicos que han servido como canales para atraer, o para alejar las fortunas. Nació de este principio el espíritu de dominación en los últimos, y el espíritu de adulación en los primeros. Los jefes se apoderaron de los más fuertes en riquezas y en respetos para elevarse sobre la cabeza de los más débiles; y los ciudadanos prepotentes por el espíritu de adulación a los mismos jefes posternaban siempre a los más débiles a los pies de su orgullo y de su ambición”.16

  • 17 Para mayores detalles sobre esta transferencia de propiedad de importancia mayor, consultar Aquile (...)

20En la Audiencia de Quito, la expulsión de los jesuitas, en 1767, y la confiscación de sus importantes bienes, hizo recordar a las parentelas que el poder político era el principal dispensador de los recursos (o del acceso a los recursos) y atizó la competencia.17 Así pues, el mantenimiento o el acrecentamiento de una parentela estaba ligado al favor del Estado; cada cambio de régimen o de gobierno se traducía en un reparto de despojos. Marañas de prebendados lejos de burguesías audaces que sólo hubieran pedido al Estado un rol de gendarme.

21En la época colonial, la vida política se jugaba entre tres asociados (por lo menos): un representante del poder central (el presidente de la Audiencia) y de los parentescos concurrentes, que podían ser más de dos, pero que generalmente se reducían a dos campos, por el juego de las alianzas.

22Bajo la república, el hombre fuerte o soldado providencial tomó el lugar del agente del poder central. Pero, mientras los parentescos se mantenían y a pesar del baño de sangre de la guerra, proseguían con su rivalidad, la desaparición de la instancia metropolitana hacía que a la de los parentescos viniera a agregarse la competencia de los “presidenciables”. Una configuración tal no dejaba de alimentar la inestabilidad política del conjunto, ya que no existía arbitraje alguno.

  • 18 Sobre esta noción de “limited goods” cf. Georges M. Foster, Tzintzuntzan. Mexican peasants in a ch (...)

23Estas constantes no se mantenían con el mismo vigor, ni de la misma forma tanto en la costa como en la sierra. En Quito, las luchas eran tanto más vivas en cuanto los actores supieran que las riquezas a las que podían aspirar eran muy limitadas: esta sociedad estaba sometida a la molestia de la rareza y a la viva competencia que suscita este estado.18 No ocurría lo mismo en Guayaquil donde se admitía la posibilidad de superar estas trabas y ese fenómeno modificaba totalmente el tono de las representaciones y el de los debates. A pesar de las mortíferas y frecuentes epidemias, a pesar de la pobreza de sus casas construidas sobre pilotes y de las amenazas de incendios, el puerto de Guayaquil hacía malabares con el porvenir y dilatadas ambiciones.

UNA SOCIEDAD DE INTERRELACIONES

24Los lazos entre los hombres jugaban un rol determinante en las prácticas políticas y la personalización de los conflictos provenía del hecho de que todas las acciones políticas eran mediatizadas por los dirigentes tradicionales. Hasta el siglo xx, los partidos, cuando existían, no eran sino una concentración detrás de un hombre.

25El estallido de la discordia dependía así de esta proximidad de los hombres que volvía más aguda la percepción del “despotismo” de las autoridades: es más fácil odiar a un auditor de la Audiencia que a Big Brother...

  • 19 Francisco Abascal, Memorias de gobierno, Sevilla, 1944, p. 103.
  • 20 Carta del 21 de mayo de 1808, citada en Demetrio Ramos Pérez, op. cit., p. 172.

26Bajo el régimen colonial, tres poderes se repartían la administración de Quito: un presidente, los auditores de la Audiencia y el Cabildo. En 1806, la muerte del Barón Carondelet causó un gran pesar a la aristocracia quiteña, ya que se le tenía por un presidente dinámico y sensible a los intereses de su clase. Al final de 1808, lo reemplaza el conde Ruiz de Castillá. España en guerra desde hacía diez años, se preocupaba poco por la calidad de sus mandatarios. El nuevo presidente llegaba de Lima con su séquito. Tenía en su haber una larga y honorable carrera de administrador colonial; en 1780 en Huarochirí, durante la insurrección de Túpac Amaru, dirigió el Cuzco años más tarde. Tenía a su favor la experiencia de las sociedades andinas y en su contra, una edad tan avanzada que ya no era respetable. El virrey del Perú, Abascal, lo juzgaba inepto19 y antes del inicio de la insurrección, el obispo escribía a la Junta central de España: ¡ “Si V.M. supiera quienes son los magistrados que gobiernan Quito!.. El Presidente no hace otra cosa que cultivar el jardín y cocinar su comida por las mañanas. Las tardes las ocupa en el juego de suerte y azar que mantienen en su palacio...”20

  • 21 “Informe del presidente Nieto al virrey Amat sobre la conducta de los ministros de la Audiencia”, (...)
  • 22 “Oficio del presidente Castilla al virrey Amat”, 2 de octubre de 1809, en José Gabriel Navarro, La (...)

27Para paliar la incompetencia del Presidente, no se podía contar con los magistrados de la Audiencia: la justicia era pobremente administrada en Quito, por ministros a menudo indignos. El decano había sido echado en 1808 y el vice-decano confinado en Santa Fe; uno de los auditores era venal, “hombre de débil condición, adicto al interés y empeños;”21 los otros eran considerados por el Presidente como “amantes del servicio del rey”; no obstante, el uno era el yerno de un miembro de la Municipalidad y como tal implicado en las intrigas locales; otro murió pronto siendo reemplazado por el protegido del Presidente; el tercero llegando al Cuzco se reveló “caprichoso, tonto e ignorante;”22 el último, Felipe Fuentes, sobrino del virrey Amat, era cobarde.

  • 23 Francisco Tomás y Valiente, Los válidos en la monarquía española del siglo xvii, Madrid, 1963.
  • 24 “Representación del obispo...» ABCE, vol. 12, f. 157 v.
  • 25 Id., f. 15.

28En el marco de Quito, el Presidente reproducía el deterioro del poder central; desde el siglo xviii al nombre del Rey de España se unía el de un valido, el Consejero generalmente odiado, cuyo último ejemplo fue Godoy.23 Así pues, Ruiz de Castilla se ponía en manos de un favorito para ejercer su autoridad. Destacado en el Alto Perú, se había vinculado a un joven de origen oscuro, Tomás Arechaga a quien hizo instruir en el Cuzco y desde entonces lo adjuntó a su casa. Con el título de familiar lo llevó a Lima, luego a Quito. El fiscal acababa de morir, Ruiz de Castilla, contra todo derecho, colocó a su protegido quien vivía en su casa y comía de su mesa. En 1810, Arechaga se encargó de perseguir a los insurgentes de la primera Junta: la violencia del poder arbitrario se encarnaba en este hombre intrigante que se había atribuido el derecho de vida y muerte: “Quien dio un ejemplo perniosísimo y capaz de trastornar todo el orden de la sociedad fue don Tomás Arechaga.» 24 Aun los realistas compartían la opinión del obispo: el nombramiento de Arechaga marcaba el fin de la legitimidad del poder público. ¿Quién representaba el poder real ahora que la justicia no se traducía sino por la “tiranía de las pasiones de uno solo”?25 Después de 1810, la causa realista no se repuso del hecho de haber perdido sus bases.

  • 26 “Oficio del obispo al virrey” 21 de octubre de 1810, en José Gabriel Navarro, op. cit., p. 200.

29El obispo debía concluir: “Los magistrados pues, son la causa de la turbación del sosiego de un pueblo tan pacífico como este.»26

30Tanta incompetencia, corrupción e irregularidad no son solamente anécdotas; esas circunstancias desempeñaron un papel mayor en el desbarajuste que soportó la Audiencia. El estrecho universo de Quito no permitía la abstención. Los intereses se entrechocaban sin cesar; en general, la sociedad criolla sabía lo suficiente para controlar ella misma sus intereses, pero también sabía ceder respetando las formas; el ganador tenía que dejar la posibilidad de una revancha o de una compensación. La norma era agrandar o conservar su casa evitando lo irremediable. Administradores inútiles o codiciosos extendiendo sus poderes sin miramientos, pensando en hacer jugar los linajes unos contra otros, entorpecieron la balanza que regulaba el recurso a la fuerza. Más que el repudio del sistema colonial, los malos dirigentes han desencadenado el enfrentamiento de las banderías criollas.

TRANSACCION Y ENFRENTAMIENTOS

31Sin embargo, la sociedad criolla oscilaba generalmente entre estos dos polos y solamente después de haber agotado los recursos de conciliación, sus facciones pasaban a la lucha abierta.

32En la época colonial, los conflictos se manifestaban en las estructuras reconocidas, tales como el Cabildo; después de la independencia, la forma de las negociaciones se tornó más compleja, los lugares de los conflictos y lo que estaba en juego en estos conflictos se habían multiplicado, así como los actores.

33A fines del siglo xviii, la Municipalidad de Quito no aparece, como se ha dicho frecuentemente, como el órgano de una democracia local; compuesta por dos alcaldes escogidos por doce regidores, todos aliados o miembros de linajes patricios, era quizás una especie de senado y en todo caso, un lugar de prestigio y de poder, pero no representaba los intereses del conjunto de los criollos contra la autoridad colonial. Los acontecimientos de 1809-1812, mostraron que el Cabildo no conocía ni siquiera la solidaridad de grupo: se desgarraban entre ellos. Los intereses familiares primaban antes que los del grupo latente; así de este modo el marqués de Selva Alegre usaba su influencia sobre el Presidente Carondelet para imponer siempre la presencia de su hermano, de sus hijos o de él mismo en el seno del Municipio, contra la mayoría de sus miembros.

34También las tensiones entre el Presidente y la Municipalidad tomaban siempre la forma de una división en el seno de ésta: una familia o varias, era aliada del Presidente. Por consiguiente, el arbitraje era el resultado de una relación de fuerza entre dos clanes.

LA VIOLENCIA LIMITADA

35El recurso habitual a la negociación se manifestaba igualmente en la manera en que la clase política organizó, luego de la independencia, la represión de sus miembros colocados en minoría en el curso del enfrentamiento. No respetando estas reglas implícitas, los presidentes Rocafuerte y García Moreno adquirieron la reputación de dirigentes cínicos que actuaban en nombre de la razón de Estado, violando los ritos de cordial desacuerdo establecidos en el seno de la oligarquía. Rocafuerte tuvo así la reputación de hombre sin piedad, cuando su adversario, el general Flores, se jactaba de humanidad: el primero tenía sobre la conciencia varias decenas de ejecuciones y el segundo algunos millares de muertos. ¿Sus contemporáneos no sabían ver la diferencia? Se escandalizaban de que Rocafuerte transgrediera las normas de la sociedad criolla, burladas cuando el 20 de junio de 1836, hizo ejecutar a Facundo Maldonado, miembro de la buena sociedad quien había intercedido a su favor. En revancha, Flores había comprendido que la violencia era admitida en el campo, pero no concertada; las venganzas del Estado no eran permitidas; de este modo tenía mucho cuidado de matar como soldado o como particular celoso pero no como Presidente. Cuando se trataba de reprimir una sublevación de indios o de librar batalla a un ejército adverso (aunque fuera del país), la sangre podía correr, era la ley de la guerra; pero si se fusilaba a oponentes, no podía ser sino a fin de saciar odios personales. El honor mandaba que se condenara a los jefes, que se les perdonara después, para enviarlos luego al exilio. La regla era el ostracismo y la confiscación de los bienes, mientras que la violencia verbal se anticipaba al paso de los actos.

UNA IGLESIA EN EL SIGLO

  • 27 A saber: 79 Dominicos, 113 Franciscanos, 98 Mercedarios, 63 Augustinos, 23 religiosas de la orden (...)

36¿Cuáles eran los medios indirectos por los que esta sociedad se encontraba ligada al dominio religioso? En relación a los habitantes de la Audiencia, el número de clérigos era modesto; en 1833, existían 507 religiosos en el Ecuador27 y aun en la época colonial en la que el clero era más numeroso, no hubo más de 700 eclesiásticos para cerca de 500.000 habitantes. Sin embargo, casi todos estaban reunidos en Quito y en la circunscripción cercana. De este modo se confunde el plano de la insurrección religiosa de 1810-1812 con el del marco clerical de la Sierra.

  • 28 AMRE, cables políticos, Quito, tomo 1, cable del 4. II. 1844, f. 242.

37Nombrado y controlado por la corona, el clero colonial, hubiera debido hacer gala de más disciplina y docilidad de las que mostraba en Quito, donde las órdenes religiosas y el obispo perseguían ambiciones rivales y, a veces unidos, se oponían juntos a las autoridades laicas, seguros en ese caso, de ser sostenidos por el pueblo. En 1841, el Encargado de Negocios francés hacía notar lo que caracterizaba al siglo precedente: el enfrentarse al poder obtenía gran prestigio. “Muchos eclesiásticos han especulado con su rechazo a prestar juramento para adquirir la reputación de santidad que, en el Ecuador, es la única que da popularidad”.28

  • 29 Así como en los otros países andinos en la misma época: las élites eran poco numerosas y el clero (...)
  • 30 APL, Actas del senado de 1839, manuscrito, f. 177 v.
  • 31 Quizás el término es impropio pues el viernes santo es el único día del año litúrgico en el. que e (...)

38En el capítulo V se describirá cómo se traducía esta fronda religiosa en 1810-1912 en el momento de la insurrección y de la primera República de Quito. A pesar del fracaso de esta tentativa, el clero no se calmó después de la independencia; en 1839 y no obstante que un tercio de los miembros del Congreso pertenecían a la Iglesia,29 el Senador Fernández Salvador presentaba en vano un proyecto de ley con el objeto de reprimir los abusos de lenguaje de los curas: “No es lícito a los oradores sagrados mezclar en los discursos religiosos cuestiones de orden político, civil y decidirlas contra el gobierno en virtud de la autoridad del Espíritu Santo.»30 Taimadas represalias no dejaron de ejercerse contra los más rebeldes: el obispo Checa y Barba murió un viernes santo, envenenado con el vino de Misa.31

  • 32 Les catholiques dans l’Espagne franquiste, París, PFNSP, 1980, t. 1, pp. 344 y siguientes.

39Lo más notable de este estado de cosas no es tanto el antagonismo entre la Iglesia y el Estado, como el sostén popular del que gozaban los clérigos. Se podría interpretar acordando a la Iglesia de Quito una función tribunicia, semejante a la que se pudo definir aplicándola a la Iglesia española bajo el régimen franquista.32 Beneficiándose de una cierta tolerancia de parte de los gobernantes quienes, a pesar de las inquietudes (y del complejo episodio de 1810-1812), no tenían por qué temer que ella los suplantara en el poder, la Iglesia se declaraba contra el Estado en nombre de los intereses del pueblo cristiano. Pero a diferencia de la función tribunicia, correctamente entendida, se trataba de intereses espirituales: la religiosidad impregnaba la vida cotidiana.

  • 33 AMRE, cables políticos, Quito, tomo I, f. 434.

40A su marco religioso, Quito debía una originalidad intelectual subrayada por los viajeros europeos: La Condamine y más tarde Caldas, Humboldt y Bonpland; en el siglo xix, los diplomáticos anotaban “en lo referente a la juventud (...) una disposición al estudio más pronunciada que en otras partes de este continente.» En ese campo, la Compañía de Jesús representó un papel primordial que se extendió más allá de su expulsión. El primer tercio del siglo xviii, difundió las teorías cartesianas, las obras de Locke, luego las de Condillac, etc. Su biblioteca era una de las mejores del continente y el sabio Caldas se asombraba de haber podido consultar volúmenes imposibles de encontrar en Bogotá.33 En el siglo xix, formaba aún lo esencial de la Biblioteca Municipal.

41A pesar de sus proclamas liberales y de la obsesión de las novedades de su siglo, las élites del siglo xix poseían pues un mismo fondo de cultura que las del siglo precedente.

42Gracias a la influencia clerical el papel del hombre de espíritu y del hombre de letras se encontraba particularmente valorizado en el siglo xviii, sobre todo que la desavenencia se colocaba en este terreno: regla de juego heredada de una burocracia colonial. Lo que estaba escrito atañía directamente al poder; era por lo menos el caso de las rebeliones circunscritas. Testimoniando la importancia concedida a los panfletos anónimos y a las reacciones de rutina cuando se trataba de sublevaciones o de motines. En uno de los casos, los funcionarios coloniales defendían su puesto, vulnerable; en otro, servían al imperio, todopoderoso. En el transcurso del siglo xix, se estableció una evolución contraria, el estado de hecho suplantó al orden marrullero y los pronunciamientos de la soldadesca vencieron a los pasquines de las élites. Es cierto que las leyes de desamortización de los bienes inalienables habían privado en ese entonces de sus rentas a las fundaciones escolares.

Notes

1 J.G. Periastiany (edit.), Honor and Shame, 1965, en especial la contribución de Julian Pitt-Rivers, “Honor and social status” pp. 19-77. De este ultimo autor. Anthropologie de l’honneur, París 1938. Germaine Tillon, Le harem et les cousins, París 1966. Así como C. H. Breteau, C. Lacoste-Dujadin, C. Lefebure, N. Zagnoly (edit.), Production, pouvoir et parenté dans le monde méditerranéen de Sumer à nos jours, Paris, 1981.

2 Friedrich Hassaureck, Four years among the Ecuadorians, (1867), Londres, ed. 1967, p. 90.

3 Alexandre Holinski, L’Equateur, scènes de la vie sud américaine, Paris, 1861, pp. 165-166.

4 Jaime E. Rodríguez, Estudios sobre Rocafuerte, Guayaquil, 1975, p. 232. Carta de Rocafuerte a Juan José Flores, Quito, 2 de octubre 1835.

5 Para el detalle de las alianzas de los oficiales del ejército colombianos establecidos en el Ecuador, consultar AMRE, París, Cables políticos, suplemento correspondencia política, Quito, vol. 1, 1837-1847, informe del 6 de mayo de 1837.

6 Id., correspondencia de Guayaquil, 2 de marzo de 1843, f. 189 v.

7 “Informe del estado de los empleados de Quito (...) con notas exactas de la conducta que han observado durante la revolución de Quito” ABCE, “manuscritos”, vol. 10 f. 254. O sea 14 eclesiásticos, 3 militares, 17 miembros de la Audiencia, 2 corregidores y 4 miembros del Cabildo.

8 AMQ, Actas del Consejo, vol. 139, f. 12.

9 Jorge Juan y Antonio de Ulloa, Noticias secretas de América, ed. facsímil (1826, Londres), Madrid/Quito, 1982, 2 volúmenes.

10 Id., t. II, p. 415.

11 Ibid.

12 Anthropologie de l’honneur, op. cit., p. 147, y el conjunto del capitulo V: “les lois de l’hospitalité”.

13 Noticias secretas, op. cit., t II, pp. 489 y siguientes.

14 Julian Pitt-Rivers, op. cit., p. 65. A pesar de lo interesante del tema, no existe un estudio histórico consagrado al compadrazgo en los Andes. Para la época contemporánea, consultar la puntualización de Jean Pierre Lavaud, “Le compérage à la Paz”, En Cahiers des Amériques Latines, Nos. 13 -14, pp. 89 -113.

15 El Exmo. Sr. D. José de San Martín, capitán general y general en ¡efe del ejército libertador del Perú, gran oficial de la Legión del Mérito del Estado de Chile, etc., a la Nobleza Peruana, s.f. (1821), Archivo y Biblioteca de Cotocollao, “hojas sueltas”; 1809-1830.

16 Vicente Cañete, Clamor de la lealtad americana, Lima, 1810, p. 2.

17 Para mayores detalles sobre esta transferencia de propiedad de importancia mayor, consultar Aquiles Pérez, Las mitas de la Real Hacienda de Quito, 1977, pp. 141-143, así como los trabajos de Jorge Trujillo.

18 Sobre esta noción de “limited goods” cf. Georges M. Foster, Tzintzuntzan. Mexican peasants in a changing world.

19 Francisco Abascal, Memorias de gobierno, Sevilla, 1944, p. 103.

20 Carta del 21 de mayo de 1808, citada en Demetrio Ramos Pérez, op. cit., p. 172.

21 “Informe del presidente Nieto al virrey Amat sobre la conducta de los ministros de la Audiencia”, 20 de febrero de 1808, ABCE, vol. 9, f. 1-4. Señalemos que la venalidad de los jueces los colocaba en la dependencia de los linajes: quien da, compra y gana en poder.

22 “Oficio del presidente Castilla al virrey Amat”, 2 de octubre de 1809, en José Gabriel Navarro, La revolución, op. cit., p. 200.

23 Francisco Tomás y Valiente, Los válidos en la monarquía española del siglo xvii, Madrid, 1963.

24 “Representación del obispo...» ABCE, vol. 12, f. 157 v.

25 Id., f. 15.

26 “Oficio del obispo al virrey” 21 de octubre de 1810, en José Gabriel Navarro, op. cit., p. 200.

27 A saber: 79 Dominicos, 113 Franciscanos, 98 Mercedarios, 63 Augustinos, 23 religiosas de la orden de San Camilo, 131 religiosas.
En AMRE, Correspondencia comercial, Quito, vol. I, f. 434 v.

28 AMRE, cables políticos, Quito, tomo 1, cable del 4. II. 1844, f. 242.

29 Así como en los otros países andinos en la misma época: las élites eran poco numerosas y el clero constituía siempre una gran paite de ellas.

30 APL, Actas del senado de 1839, manuscrito, f. 177 v.

31 Quizás el término es impropio pues el viernes santo es el único día del año litúrgico en el. que el vino no es consagrado. Los responsables del asesinato se permitieron el homicidio, pero retrocedieron ante el sacrilegio.

32 Les catholiques dans l’Espagne franquiste, París, PFNSP, 1980, t. 1, pp. 344 y siguientes.

33 AMRE, cables políticos, Quito, tomo I, f. 434.

© Institut français d’études andines, 1988

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter