Versión clásicaVersión móvil
OpenEdition Books

Un sistema de producción andino

 | 
François Greslou
, 
Bertrand Ney

Capitulo I. El marco general de las unidades de producción de San Juan y Huascoy

Texto completo

I.– LA MICRORREGION

1.– BREVE PRESENTACION GENERAL

1El valle del Chancay, uno de los 52 valles costeños, está ubicado a setenta kilómetros al norte de la ciudad de Lima. Este valle que corresponde a la cuenca del río del mismo nombre, está ubicado en la parte central de la costa y de la vertiente occidental de los Andes peruanos, entre la cuenca del Chillón al sur y la de Huaura-Sayán al Norte. Desde los 11°00´ a los 11°40´ de latitud y desde los 76°28´ a los 77°20´ de longitud, la cuenca se extiende sobre una superficie de 3,279 Km2. (Ver mapa No. 1).

2Subiendo la cuenca, desde la desembocadura del río en el Pacífico, cerca de la ciudad de Chancay, hasta su nacimiento en los Andes, el valle se encuentra dividido en tres zonas ecológicas bien diferenciadas.

3La primera, que corresponde a la zona costeña del valle, se extiende desde el litoral hasta la altura de San Miguel, ubicado a 600 m.s.n.m. y a unos 45 Kms. del mar. Regada por las aguas del río Chancay esta zona de llanura fértil estaba aprovechada por unos 25 fundos o haciendas donde se cultivaba principalmente algodón y cítricos; grandes propiedades que, desde la aplicación de la ley 17716 de Reforma Agraria del Gobierno del General Velasco, han sido transformadas en Cooperativas Agrícolas de Producción (EGUREN, Fernando. 1975) y han ¡do diversificando sus producciones principalmente con los cultivos de maíz, legumbres, menestras, hortalizas. Es en esta zona donde se encuentra la mayoría de la población urbana del valle en las dos ciudades de Huaral y Chancay.

MAPA I. VALLE DE CHANCAY

MAPA I. VALLE DE CHANCAY

4En la parte media, donde se encuentran las comunidades campesinas de San Juan y Huascoy coexisten dos tipos de asentamientos rurales. En el fondo del valle, aprovechando las terrazas aluviales del río Chancay, pequeños propietarios se dedican al cultivo de frutales entre los cuales predominan los manzanos. En cambio, desde siglos se han mantenido sobre las vertientes de la quebrada formada por el río Chancay entre 2,000 y 3,500 m.s.n.m., varias comunidades campesinas que, utilizando para regar las aguas de los diferentes afluentes del Chancay y aprovechando la verticalidad ecológica del medio, practican un sistema de producción mixto: agricultura y ganadería.

5Por fin, en la parte alta de la cuenca se encuentran comunidades campesinas de altura en las cuales la actividad ganadera se vuelve predominante, la altura y el clima, en particular las heladas, limitan la actividad agrícola. En esta zona se desarrolló y se sigue manteniendo una actividad minera.

6La carretera, Huaral-Cerro de Pasco, que cruza toda la microrregión costeando el río Chancay y con la cual cada pueblo o cada comunidad puede comunicarse por intermedio de una trocha, favorece una cierta cohesión microrregional alrededor de su principal centro urbano, Huaral.

7Esta unidad microrregional no estaba respetada en cuanto al punto de vista político-administrativo se refiere. La parte costeña que comprende los distritos de Chancay, Huaral, Aucallama y Huari, distrito de la parte serrana, formaba parte de la Provincia de Chancay, cuya capital es la ciudad de Huacho, del valle de Huaura-Sayán. En cambio, la zona serrana pertenecía a la Provincia de Canta, cuya capital del mismo nombre, está ubicada en el valle de Chillón. Recién en 1976 satisfaciendo las aspiraciones de sus habitantes, se cambió la situación político–administrativa y sobre la base de la microrregión del valle de Chancay se creó la Provincia de Huaral.

8La nueva Provincia tiene como capital la ciudad de Huaral y comprende los distritos serranos de Atavillos Alto, Atavillos Bajo, Huari, Lampián Pa-caraos, Acos, Santa Cruz de Andamarca, Sumbilca y 27 de Noviembre.

9Por su ubicación en el cruce de las carreteras Panamericana Norte y de penetración en el valle, Huaral se convirtió en pascana obligatoria de aquellos habitantes del valle que quieren viajar a Lima o al Norte del país, además por su vocación tradicional de plaza comercial. Ahora su función específica de capital político-administrativa de la provincia coadyuva todavía más al desarrollo de esta ciudad como polo de dominio de la microrregión.

10Según los datos proporcionados por los Censos, el total de la población de la microrregión que alcanzaba 58,884 habitantes en 1961, aumentó para llegar en 1981 a 97,343 habitantes. En 1961, de esta población 35,173 habitantes (59.7%) viven en la zona rural y 23,711 (40.3%) lo hacen en los pueblos o zona urbana; o sea que hace unos veinte años la microrregión era predominantemente rural. En 1981, la situación es inversa; la población urbana que cuenta con 68,727 habitantes representa 70% de la población total mientras que la población rural, a pesar de haber aumentado un poco en valor absoluto (28,616) ya no representa más que 31% del total.

2.– RESEÑA HISTORICA RESUMIDA1

  • 1 Ver: Los varios estudios etnológicos del valle de Chancay IEP (Biblio). LOCKER, H. 1979. PIEL J. 1 (...)

11– De los Ayllus a las Reducciones.

12En la época prehispánica, dos etnias se reparten en el valle de Chancay, la de los Pircas que ocupan la parte serrana del margen derecho del ríо y la parte alta del valle, y la de los Atahuallas que está instalada en el margen izquierdo del río, donde se encuentran actualmente las comunidades de San Juan y Huascoy. Esta división inter-étnica entre derecha e izquierda (Ichoc-Allauja) del río Chancay se acompaña de una división entre la parte alta (Hurin) y la parte baja (Hanan) que subsistió hasta ahora con la existencia de los dos distritos de Atavillos Alto y Atavillos Bajo.

13Una serie de fortalezas, ubicadas en sitios estratégicos entre los 3,500 y 3,800 m.s.n.m. permitía controlar el valle y defenderlo contra la agresión de otras etnias. Solamente en el margen izquierdo, se encuentran todavía los vestigios de siete fortalezas entre las cuales Chiprac, la más grande (de 1 km. de largo y hasta 100 m. de ancho) domina el pueblo actual de San Juan. Al pie de estas fortalezas y en la puna, los Atahuallas habían formado más de 40 ayllus que agrupaban algunas 4,000 personas.

14Tal era la región que conquistó por los años 1450, el Inca Pachacutec Yupanqui, al volver de una expedición contra los Huancas de Jauja. La organización incaica no parece haber modificado grandemente el estilo de vida de los Atavillos, los caciques perdieron su libertad de decisión y dependieron desde entonces del Cusco y de la capital de su provincia, situada en Bombón, hacia la cual se llevaban los tributos.

15Menos de un siglo después, en 1534, o sea un año antes de la fundación de Lima, Nicolás de Rivera el Mozo, por encargo de Pizarro, exploró sistemáticamente la zona para investigar las posibilidades de establecer colonizadores. Los Atahuallas y los Pircas se convierten en tributarios del Virreinato colonial español del Perú.

16Más que un interés militar, la región interesa a Pizarro como reserva potencial de mano de obra y de víveres para Lima, que acababa de fundar. Además, la presencia en la parte alta del valle vecino del Chillón de reservas mineras, plata y mercurio, interesa a los colonizadores españoles y desde 1535, para explorar estas reservas, Pizarro fundó la ciudad de Canta y dividió la zona en 3 encomiendas. En esta repartición Pizarro se atribuyó la encomienda más rica y más poblada, o sea la que corresponde a la margen izquierda del Chancay, donde viven los Atahuallas o Atavillos. Los Ayllus, repartidos en encomiendas, son en seguida, sometidos a las obligaciones tributarias españolas; la mita, o sea los trabajos forzados que debe efectuar cada uno de los miembros de los Ayllus en las minas de Canta o de Cerro de Pasco y el tributo anual, impuesto pagado en especies, productos agropecuarios y artesanales como ganado, ropa, maíz, papa y luego aves de Castilla.

17Esta organización administrativa y económica va a ser completada por la política del Virrey Toledo que desde 1570, va a juntar los ayllus para formar las reducciones de Indios. Es así como en la margen izquierda del Chancay, los 40 ayllus Atavillos han sido agrupados en 12 reducciones alrededor de San Pedro de Pallac que era la cabeza de repartimiento. Entre estas 12 reducciones están San Juan de Ichoc-Huánuco y San Cristóbal de Huascoy.

18– De las Reducciones a las Comunidades Campesinas.

19A pesar de esta división en reducciones, durante por lo menos dos siglos, las solidaridades étnicas van a subsistir porque es de manera colectiva que los Atavillos debían pagar los tributos y cumplir las mitas. Estas reducciones, que al principio no eran más que un agrupamiento artificial de ayllus relativamente solidarios, progresivamente van a individualizarse para formar el germen de lo que es actualmente la comunidad campesina.

20La disminución considerable de la población que debe ser atribuida a las epidemias, al trabajo en las mismas y a la migración, a los obrajes y a la presión fiscal cada vez más aplastante, han llevado a los habitantes de las reducciones a abandonar definitivamente la esperanza de volver al sistema anterior del ayllu precolombino, más bien se van organizando, reducción por reducción, para pagar el tributo a la administración española (en 1688 en San Juan, para una población de 130 habitantes, no había más que 26 tributarios). Durante este período empiezan los conflictos entre pueblos, creados por los españoles, para el control y la posesión de mayores recursos naturales: tierra y agua, y se rompe definitivamente la antigua unidad étnica de los Atavillos.

21Con la introducción del ganado bovino para utilizar los pastizales de altura donde, además, con largos períodos de descanso, se cultivan tubérculos, era indispensable deslindar exactamente el territorio de cada pueblo. De igual manera, el piso ecológico 2,000 a 2,500 m.s.n.m. apropiado para el cultivo del maíz, había sido abandonado al momento de la conquista por motivos religiosos, efectivamente el maíz era destinado al culto de divinidades (Huancas), y al prohibir los sacerdotes españoles, estos cultos paganos, se dejaron de utilizar las tierras del maizal. La creciente demanda (tributo) en maíz ha llevado a los habitantes de estos pueblos a utilizar de nuevo las tierras de cultivo de este piso ecológico. Por fin, en el caso de San Juan y Huas-coy, otra fuente permanente de conflictos entre ambos pueblos, ha sido y sigue siendo el hecho que para regar deben repartirse las aguas de un mismo río, el Mihua. Todos estos conflictos para el control del agua y el deslinde del territorio de cada pueblo han marcado la historia de dichos pueblos y paralelamente han permitido la cohesión de la comunidad aldeana. Durante este período, progresivamente, se han forjado las identidades comunales y desarrollado formas de organización comunal con los principales y los “cabildos” encargados de cuidar los intereses del grupo.

22La independencia y la instauración de una república criolla anti-india señala el fin del régimen de las reducciones españolas. Las leyes de Bol ívar contribuyen a disolver la comunidad. Durante este período, la historia de estas comunidades está marcada por la defensa del patrimonio comunal frente a las ofensivas de personas que, respaldadas por las leyes, quieren apropiarse de los recursos de la comunidad, tratándose de personas ajenas a ésta, por ejemplo, un hacendado vecino o comuneros que se vuelven gamonales.

23La ofensiva de los hacendados para apropiarse de tierras de la comunidad, –hecho fundamental del mundo andino durante este período– no ha afectado o muy poco, las comunidades de San Juan y Huascoy (tal vez por la falta de atractivos económicos de estas tierras áridas y con fuerte pendiente). Solamente algunas zonas de pastizales de puna y parcelas de fundo (las terrazas aluviales del río Chancay) han sido reivindicadas por grandes propietarios vecinos que, a fin de cuentas, no alcanzaron su meta por la reacción decidida y violenta de los comuneros. En cambio, el peligro de desestructuración comunal vino más bien del interior. La nueva estructura regional va a trastornar las relaciones comunales de producción, la apertura e integración progresiva al mercado van a acelerar este fenómeno, que permitió la aparición de gamonales. Generalmente son comuneros que, ligado a su poder económico, gozan de prestigio o influencia de tal manera que desplazando a las autoridades tradicionales, logran apropiarse algunos recursos comunales: tierras o agua.

24En 1920, la nueva Constitución reconoce la existencia legal de las comunidades ofreciéndoles personería jurídica de derecho privado. Para poner término a las amenazas, tanto exteriores como interiores, las comunidades emprenden el trámite para hacerse reconocer como Comunidades Indígenas. Para eso San Juan y Huascoy deben ponerse de acuerdo entre ellos, y con las demás comunidades vecina, sobre los linderos de sus territorios respectivos y sobre la utilización de las aguas del río Mihua. Resueltos estos litigios a través de acuerdos bilaterales, es solamente en 1941 que San Juan, con 197 habitantes (50 comuneros) y Huascoy con 240 habitantes (75 comuneros), han sido reconocidas o inscritas como Comunidades Indígenas.

II.– LAS COMUNIDADES CAMPESINAS DE SAN JUAN DE UCHUCUA-NICU Y DE HUASCOY

25No se trata, en esta parte, de hacer un estudio completo de estas comunidades: solamente tocaremos los aspectos cuyo conocimiento y análisis son indispensables para comprender el funcionamiento y la dinámica de las unidades de producción. En cierta medida se trata en este párrafo de analizar el sistema agrario, entendido como el conjunto de las relaciones que se establecen entre una sociedad dividida en unidades familiares de producción y el territorio en donde le tocó vivir y eso es una perspectiva de desarrollo.

3.– EL MARCO NATURAL

26El territorio de las comunidades de San Juan y Huascoy, ocupa una porción de 2,000 y 2,200 hectáreas, respectivamente, de la vertiente izquier da del río Chancay. Los límites de este territorio son los siguientes: al Norte, el río Chancay que sirve de frontera, la altura promedio alcanza 1,650 m., de allí el territorio cubre la vertiente hacia el Sur-Este hasta una línea divisoria de las aguas cuya cumbre es el cerro Mango que alcanza 4,906 m.s.n.m. La altura promedio de esta línea divisoria se ubica alrededor de 4,600 m.s.n. m. Al Sur-Oeste la comunidad de San Juan se encuentra colindante con la comunidad de Pampas-La Florida y al Nor-Este la de Huascoy colinda con la comunidad de Cormo. (Ver mapa No. II).

27Cabe señalar que existe una gran diferencia entre los territorios de ambas comunidades. Mientras que San Juan dispone, en la parte baja, de un Fundo –la orilla del río Chancay– bastante largo para terminar en punta en la puna, el territorio de Huascoy tiene una disposición inversa, o sea que la punta del triángulo corresponde al Fundo y se va abriendo hasta la puna (Fig. I).

28Además, por su ubicación bajo el 11avo. grado de latitud Sur, este territorio estará sometido a las vicisitudes de un clima tropical.

29En consecuencia, fuertes limitaciones topográficas, debidas a la pendiente, o hídricas, debidas al clima árido, van a caracterizar el medio físico de estas comunidades.

3.1. La pendiente

303,000 m. de desnivel sobre una distancia horizontal de más de 4 kilometros determinan pendientes fuertes que en promedio alcanzan 25–300. Esta limitación ha sido parcialmente superada, para permitir las actividades agrícolas, con la construcción de andenes, algunos de los cuales son muy antiguos. En la zona de cultivos con riego, o sea por debajo de los 3,200 m.s.n.m., estos andenes han permitido mantener suelos livianos que provienen de la desagregación de rocas volcánicas (Formación Calipuy, terciario inferior) como las andesitas y las rio-litas, y rocas plutónicas como las dioritas y granodioritas, elementos principales del substratum. En estas terrazas, el espesor y la textura de la capa arable son muy variables desde el borde interno con una capa reducida y arenosa hasta el borde externo donde es más profunda y limosa. Entonces la circulación del agua en el suelo y los rendimientos podrán ser muy variables, incluso, en una misma parcela. La fuerte inclinación del territorio limita el ancho y, por ende, la superficie de las parcelas que, como se verá posteriormente, puede variar de 100 hasta 500 m2. según las zonas.

MAPA II. LAS COMUNIDADES DE HUASCOY, SAN JUAN Y LA FLORIDA – PAMPAS

MAPA II. LAS COMUNIDADES DE HUASCOY, SAN JUAN Y LA FLORIDA – PAMPAS

Figura I. CROQUIS DE LOS TERRITORIOS DE SAN JUAN Y HUASCOY

Figura I. CROQUIS DE LOS TERRITORIOS DE SAN JUAN Y HUASCOY
  • 2 Análisis efectuado en 1978 en la U.N.A. La Molina (B. BEZEAUD); en 1979 en el Centro de Investigac (...)

31Gracias a algunos análisis de los suelos2, se puede tener una apreciación de la calidad de los suelos de temporada –suelos de las parcelas de altura donde se practica el cultivo de secano de tubérculos con largos periodos de descanso– y del maizal–suelos de andenes dedicados al cultivo, con riego, de maíz o de melocotón.

32En cuanto a la textura o composición granulométrica, los suelos de San Juan y Huascoy, en el horizonte de cultivo presentan una textura entre franco arenoso y franco limoso con un porcentaje de arcilla incluido entre 8 y 23%. La arena gruesa –granos entre 2 y 0.2 mm.– constituye la fracción granulométrica dominante, 30%; eso favorece la penetración del agua, del aire y de las raíces. En cambio la reducida capacidad de retención del agua de estos suelos constituye una limitación tanto más importante si tenemos en cuenta que los recursos hídricos del medio son escasos.

  • 3 Resultados complementarios referentes a la estructura de los suelos:
    – C/N entre 8 y 1 2 correspond (...)

33En cuanto a la estabilidad estructural que caracteriza el estado físico de los suelos, ella depende de la cantidad y de la forma de la materia orgánica presente la que a su vez esta muy ligada a la actividad biológica. Los suelos del maizal son bastante pobres en materia orgánica, entre 0.9 y 3.7%. En cambio los suelos de temporada tienen una tasa de materia orgánica más elevada, entre 3.5 y 12.8% mientras que los porcentajes de arcilla son bajos entre 8 y 23%3.

34La estructura de los suelos de San Juan y Huascoy (suelos de terrazas con riego) se ubica entre una estructura de tipo granular que se explica por la presencia de arena gruesa y una estructura migajosa en la cual el complejo arcillo-húmico no se encuentra suficientemente abundante y floculado. Los agregados tienden a desagregarse si no se incorporan con regularidad y en cantidades suficientes materias orgánica fácilmente descomponibles.

35En cuanto a la fertilidad de los suelos, el estatus químico de los de San Juan y Huascoy es muy favorable desde el punto de vista agrónomico. Las tasas de fósforo y de potasa son muy satisfactorias en la mayoría de los casos.

36Para resumir, las fuertes pendientes de los territorios de estas comunidades y las características del substratum tienen como consecuencias las siguientes:

  • La no utilización de la mayor parte del territorio comunal para la actividad agrícola, ésta última está condicionada por la presencia de andenes.
  • Por su textura y frágil estructura, los suelos ubicados en las pendientes son muy sensibles a la erosión.
  • Finalmente, para los suelos de las terrazas, sometidos a una explotación intensiva, el problema esencial proviene de la conservación indispensable del stock de materias orgánicas. La sucesión de cultivos tiene por consecuencia la baja de la estabilidad estructural de los suelos si no se acompaña de un proceso de restituciones orgánicas. Como veremos más adelante, existe un problema agudo en cuanto a la fertilidad orgánica de los suelos.

3.2. El clima

37Los efectos limitantes, de la pendiente y de los suelos, en lo que a la actividad agrícola se refiere, se encuentran acentuados por otro factor, el clima.

38Haciendo la síntesis de los datos climáticos recogidos durante cinco años (1976-80), trataremos de definir el clima de la zona de San Juan y Huascoy.

39Las precipitaciones constituyen el factor que caracteriza mejor el clima de esta pequeña región. La figura No. II y el cuadro No. 1 muestran que existen dos estaciones bien diferenciadas, en cuanto a la repartición de las lluvias durante el año: Una estación húmeda, período de lluvias desde el mes de diciembre hasta el mes de abril (5 meses) y otra estación seca desde el mes de mayo hasta el mes de noviembre (7 meses).

Figura II. TEMPERATURES Y PRECIPITATIONES

Figura II. TEMPERATURES Y PRECIPITATIONES

40El promedio de precipitaciones totales anuales para estos 5 años alcanzó solamente 258 mm. Hay que señalar que desde 1977, en esta zona, como en varios otros sectores del país, empezó un período de sequía que duró hasta 1982. En tiempos normales las precipitaciones totales anuales llegan aproximadamente a 500 mm.

41Además, las precipitaciones están repartidas de manera muy irregular durante el período de lluvias. El máximo de las precipitaciones medias mensuales ocurre en marzo, o sea casi al final de la estación húmeda, mes en el cual cae el 30% de las lluvias. La mayor cantidad de lluvias caen entre el 15 de febrero y el principio del mes de abril, pudiendo alcanzar 30 mm. en 24 horas. Estas lluvias torrenciales tienen efectos desastrosos, en particular, sobre los suelos por la erosión que provocan. En cuanto a las temperaturas, con la estación meteorológica instalada en San Juan se han establecido (Ver cuadro No. 2) las medias térmicas. La temperatura media anual en San Juan (3,000 m.s.n.m.) se ubica alrededor de 13°C. Encontramos de nuevo (Ver fig. No. II) la alternación de dos estaciones:

  • Una estación relativamente caliente –desde mayo hasta noviembre– que corresponde a la estación seca y que se caracteriza por una variedad térmica diaria elevada: de 10 hasta 15°C.
  • Otra estación más fría que corresponde al período de lluvia y que se debe principalmente a la disminución de las máximas medias mensuales, mientras que las mínimas medias mensuales se mantienen casi constantes (Ver cuadro No. 2). Este fenómeno está provocado por una fuerte nebulosidad en la temporada húmeda que impide el calentamiento del aire durante el día.

Cuadro No. 1. Precipitaciones medias mensuales en San Juan - 1976 - 1980 (en mm.)

Cuadro No. 1. Precipitaciones medias mensuales en San Juan - 1976 - 1980 (en mm.)

Cuadro No. 2. Temperaturas en San Juan Período 1976 -1980 (Altura: 2900 m - Latitud: 11° 14´ 48n)

Cuadro No. 2. Temperaturas en San Juan Período 1976 -1980 (Altura: 2900 m - Latitud: 11° 14´ 48n)

42La humedad relativa media del aire, reducida durante la estación seca puede llegar hasta 70% durante el período de lluvias principalmente en razón de la persistente neblina. (En promedio: 100 días de neblina por año). (Ver cuadro No. 3). Cabe señalar un fenómeno importante: la existencia de una baja muy acentuada de la humedad relativa durante el día, principalmente durante la temporada seca. Se registra humedad relativa inferior a 20% debida al efecto de vientos ascendentes cálidos que acentúan más la aridez del clima y pueden tener consecuencias sobre el comportamiento y el crecimiento de los cultivos (cierre prolongado de los estomas durante el día).

Cuadro No. 3. Humedad relativa media mensual en % en San Juan - Período 1976 - 1980

Cuadro No. 3. Humedad relativa media mensual en % en San Juan - Período 1976 - 1980

43Algunos datos recogidos en 1975 y 1976 en Chiprac (3,600 m.s.n.m) y en el fundo de Huascoy, permiten elaborar el cuadro No. 4 en el cual se ve cómo en función de la altura, las temperaturas van bajando mientras que las precipitaciones aumentan.

Cuadro No. 4. Variación de las temperaturas y precipitaciones según la altura de San Juan

Cuadro No. 4. Variación de las temperaturas y precipitaciones según la altura de San Juan

44El declive y la aridez son las trabas mayores para el desarrollo de la actividad agropecuaria en este vertiente donde viven los comuneros de San Juan y Huascoy, pero la falta de agua, principalmente durante esta época de sequía, constituye el principal factor limitante del medio físico; basta observar el número importante de terrazas que los comuneros han tenido que abandonar por falta de riego.

45En cambio, y lo veremos más adelante, los comuneros supieron aprovechar el declive para, según los pisos altitudinales, diversificar su producción tanto vegetal como animal (verticalidad ecológica).

46Por otra parte, un factor del clima, la reducida variación de las temperaturas de una estación a otra, permite que los cultivos puedan realizarse en cualquier momento del año y así, en una misma parcela, se puede conseguir dos cosechas por año. Esto supone, claro, que la fertilización y el riego puede seguir este ritmo.

4.– LA SOCIEDAD

47Los integrantes de la sociedad rural que viven y trabajan en estas vertientes son, a la vez, ciudadanos de la República Peruana y miembros de una comunidad campesina.

48Como ciudadanos, los habitantes de San Juan y Huascoy pertenecen desde el punto de vista político-administrativo, al distrito de San Miguel de Acos, cuya capital, el pueblo de Acos, esta ubicada a 1570 m. de altura en el fondo del valle y reúne más de 400 habitantes (LAUSENT, Isabelle. 1980). Este distrito pertenece a la nueva provincia de Huaral, creada en 1976, que viene a ser la octava Provincia del Departamento de Lima. Entonces, según el carácter del servicio público que requiera, el ciudadano de San Juan o Huascoy tendrá que viajar a Acos (25 km. o 4 horas de caminata ida y vuelta), a Huaral (80 km.) o a Lima (150 km). El único servicio público que llega hasta los mismos pueblos es el Ministerio de Educación con la presencia de una escuela primaria en cada uno de ellos.

49Los viajes frecuentes de los habitantes de San Juan y Huascoy hacia las ciudades de la costa, las visitas de los hijos que estudian en Huaral o Lima, la introducción generalizada de los receptores de radio, permiten, en alguna medida, superar el aislamiento político de estos pueblos. Es notable el grado de “politización” de estas personas que siguen, se interesan y debaten la coyuntura política nacional aún que, salvo algunas excepciones, eso no significa todavía una inscripción y una militancia en un partido político.

50En cambio, los habitantes de San Juan y Huascoy, se han quedado al margen de los movimientos sindicales campesinos que han surgido durante los años del régimen militar. Como se ha señalado en la reseña histórica, la identidad de las comunidades de San Juan y Huascoy no se ha forjado a partir de conflictos en contra del (o de los) hacendado vecino y del grupo de poder local al cual pertenecían, sino sobre la base de luchas entre comunidades. En concreto, el movimiento sindical actual que quiere defender las realizaciones y los resultados de la Reforma Agraria de 1969 no concierne directamente a los campesinos de San Juan y Huascoy que no se han beneficiado de esta reforma; no habían haciendas cerca y ninguna tierra ha sido adjudicada a estas comunidades. Por las mismas razones la otra corriente sindical que se ha desarrollado alrededor de la recuperación de las haciendas y de la contestación de las empresas colectivas instaladas por la Reforma, no interesa, tampoco, directamente a los campesinos de San Juan y Huascoy.

51Este pasado de luchas “fratricidas” ha dejado huellas profundas y actualmente es clara la dificultad que tienen estos campesinos para ubicar los problemas internos de su comunidad en un contexto más amplio, primer paso indispensable para alcanzar un nivel de organización intercomunal.

52De todas maneras, por varias razones, los habitantes de San Juan y Huascoy se sienten más comuneros –o sea miembros de una comunidad campesina– que ciudadanos. Esta forma de organización social de la producción está actualmente y desde 1970 reglamentada oficialmente por el Estatuto de las Comunidades Campesinas del Perú (D.S. 3720A del Gobierno del General Velasco). Este Decreto Supremo precisa y unifica criterios para hacer de las comunidades campesinas (antes comunidades indígenas) instituciones reconocidas como tal, con existencia legal y personería jurídica de derecho privado.

53Existen ya muchos estudios sobre la naturaleza y el funcionamiento de esta organización social que constituye la comunidad andina (Para San Juan: H. LOCKER, 1979. Para Huascoy: J. A. BENAVIDES, 1980), y solamente insistiremos en los aspectos comunales que tienen un grado de influencia sobre el proceso de producción del comunero. Efectivamente, las comunidades que podemos asimilar al sistema agrario constituyen el marco general (físico e institucional) en el interior del cual se desenvuelve y se desarrolla la actividad productiva de las familias campesinas, bajo la responsabilidad del jefe de familia: el comunero.

54En San Juan y Huascoy la organización comunal se manifiesta y se mantiene bajo varios aspectos:

55– Los recursos naturales fundamentales para la producción y la reproducción de la población: tierra, agua y pastos se encuentran bajo la gestión y el control de la comunidad. La propiedad colectiva del territorio y de sus recursos naturales constituye la base material de esta organización y un factor de solidaridad e identidad comunal. En lo que se refiere al agua de riego –que representa el recurso natural limitante porque es el más escaso, y aún más en este período de sequía– la organización comunal de San Juan como la de Huascoy, lograron mantener un sistema de distribución igualitaria entre todos los comuneros. Esto quiere decir que al contrario de lo que pasa en algunas comunidades vecinas, como Huayopampa, el agua no está distribuida por la autoridad comunal a cada uno de los comuneros en función de la superficie que posee sino que cada comunero tiene derecho a la misma cantidad de agua. Tierras y agua disponible están para los comuneros de San Juan y Huascoy, totalmente disociados.

56En cuanto a la tierra las diferentes etapas históricas han llevado, desde el ayllu donde la propiedad de la tierra era colectiva, hasta una situación actual compleja. La comunidad actualmente conserva un grado de control diferente, según los sectores, lo que permite al comunero un derecho más o menos amplio de disponer de sus tierras.

57De todas maneras el espacio territorial de la comunidad es inalienable y no puede ser hipotecado. Las parcelas de cultivo se heredan de generación en generación y si no hay descendiente, aún para las parcelas cuya tenencia se asemeja a la propiedad, es la comunidad, en asamblea general, la que decide quien será el beneficiario. Los pastos naturales de la parte alta del territorio comunal pertenecen a la comunidad, y están alquilados a los comuneros a prorrata según el número de animales que harán pastar.

58Además, el gobierno comunal, junta de administración de 8 miembros elegidos y renovados cada año, debe controlar y administrar los bienes comunales (locales, caminos y carretera, infraestructura de riego, etc.) y los servicios públicos alcanzados por iniciativa local: luz eléctrica, agua potable, transporte, tiendas comunales.

59– La organización y el control de los recursos sociales son fundamentales para la reproducción del conjunto, se trata de la fuerza de trabajo y de las relaciones sociales entre los miembros. El gobierno comunal organiza faenas –utilización colectiva y sin remuneración de la fuerza de trabajo del conjunto de los comuneros para realizar obras de interés comunal y para mantener la infraestructura, bienes y servicios de la comunidad. Como ejemplo, en San Juan, en 1976, se han cumplido 37 días de faena (LOCKER, H. 1979): 16 dedicados a trabajos habituales que se repiten cada año, –mantenimiento y limpieza de los canales y estanques, reparación de los cercos para proteger los cultivos y refacción de los corrales en las Moyas (pastizales de altura)– y 21 días para trabajos excepcionales, construcción de un nuevo local comunal. Además de este aspecto, fuerza de trabajo, la organización comunal se encarga también del control de las relaciones sociales entre los miembros de la comunidad de tal manera que acepten y cumplan un conjunto de normas y “leyes” comunales.

60– También la organización comunal cumple funciones de identidad, representación y defensa. El hecho de pertenecer a un grupo social, de compartir la misma historia, la misma cultura, las mismas costumbres constituye el cimiento de la cohesión y de la identidad de la comunidad. El gobierno comunal desempeña un papel de representación y de defensa de los comuneros frente al mundo exterior.

61Volviendo a los derechos y obligaciones del comunero, cabe señalar los más importantes:

62Entre los derechos del comunero citaremos: poder gozar de un turno de agua, o sea disponer de la misma cantidad de agua de riego que los demás, poder criar sus animales en las zonas de pastizales de la comunidad, recibir en usufructo, por parte de la comunidad, algunas parcelas de cultivo, poder participar con voz y voto en las asambleas generales –máxima autoridad de la comunidad– y ser representado y defendido como miembro de la comunidad, etc.

63Entre las obligaciones tenemos: participar con su fuerza de trabajo en las faenas organizadas por el gobierno comunal; asistir a las asambleas generales, aceptar los cargos administrativos y ceremoniales que puede confiarle la asamblea, respetar los acuerdos y las decisiones comunitarias, etc.

64Para terminar este aspecto sobre la sociedad rural que nos interesa, presentaremos algunos datos demográficos.

65Según los datos del último Censo (1981), San Juan tiene 157 habitantes y Huascoy 219 (ver cuadro No. 5). En los 40 años, o sea entre la fecha de reconocimiento oficial (1941) y la del último censo, la población total de San Juan ha disminuido en 40 personas y la de Huascoy en 21. Lo que representa un decrecimiento promedio anual de 0.5% y 0.2% respectivamente. En cuanto al número de comuneros, o sea el número de unidades familiares, no ha variado, o muy poco, durante este período: San Juan: 50 comuneros en 1941 – 50 en 1980 (Arch. Com. San Juan). Huascoy: 75 comuneros en 1941 - 74 en 1980 (Arch. Com. H.).

66Eso quiere decir que los recursos naturales disponibles, más especialmente el agua de riego, han alcanzado un máximo de uso y de reparto. La comunidad ya no tiene, y desde hace tiempo, la posibilidad de recibir a nuevos comuneros a los cuales tendría que adjudicar tierras y sobre todo un turno de agua. Su potencial en recursos naturales –entre los cuales el agua de riego es el más limitante– está utilizado al máximo. Por ende, esta pequeña sociedad rural ya no es capaz de ofrecer, en su territorio, un porvenir para todos sus descendientes. Si es cierto que antes, una mortalidad infantil elevada limitaba el número de éstos, actualmente en San Juan como en Huascoy, cada familia tiene en promedio 4.5 hijos, entre los cuales teóricamente sólo uno tendrá la posibilidad de quedar o de volver a la comunidad para heredar la unidad de producción de sus padres, los demás tendrán que migrar.

Cuadro No. 5. Distribución de la población de San Juan y Huascoy según edades y sexos (en 1981)

Cuadro No. 5. Distribución de la población de San Juan y Huascoy según edades y sexos (en 1981)

67La pirámide de edades (ver figura III) confirma este fenómeno y muestra que, en estos pueblos, hay pocos jóvenes; las únicas categorías bien representadas son los niños con menos de 12 años de edad y los adultos con más de 40 años. Los jóvenes, después de haber terminado sus estudios primarios, en la escuela del pueblo, han salido a Huaral o Lima para seguir estudios secundarios y eventualmente superiores. Este fenómeno demuestra la preocupación de los padres por facilitar a sus hijos un nivel de instrucción y de formación que les permita encontrar un empleo o desarrollar una carrera en la ciudad, en vista de que la comunidad no podrá acojerlos como comuneros.

68También el hecho que el número de comuneros no haya disminuido en 4 décadas constituye una muestra de la fuerza de la administración comunal que logró controlar el uso y el reparto de los recursos entre los comuneros y así evitar un proceso de acaparamiento por parte de una minoría de ellos. Efectivamente, si algunos comuneros hubieran logrado, por encima de la organización comunal, apropiarse más tierras, acaparar más turnos de agua, el número de comuneros, o sea de unidades de producción habría bajado.

69Mientras el comunero pueda trabajar, es considerado como tal por la asamblea general. Es así que la edad promedio de los comuneros de San Juan y Huascoy es bastante avanzada: 54 años. En San Juan el comunero más joven tiene 33 años y no hay más que 5 comuneros que tienen menos de 40 años. En ambas comunidades 36% de los comuneros tienen más de 61 años (ver cuadro No. 6). En concreto eso quiere decir que el hijo de un comunero al momento de tomar la sucesión de su padre, tendrá ya más de 35 años.

70Entre la población de estas comunidades, el analfabetismo ha desaparecido casi por completo (5%) y más del 60% de los comuneros han terminado la primaria (ver cuadro No. 7).

71Por su relación estrecha con el “Perú de la Costa”, el uso del quechua ha desaparecido hace por lo menos, dos generaciones y los habitantes de estas comunidades no hablan más que un idioma, el castellano.

72El envejecimiento de los comuneros y el éxodo de los jóvenes podrían llevar a la conclusión que estos pueblos están en vía de desaparición. En los hechos varios fenómenos ponen en duda esta afirmación: los jóvenes que han migrado, quedan muy vinculados con su comunidad, en Huaral como en Lima, se organizan para mantener su patrón cultural y poder aportar un apoyo a su comunidad. Las dificultades que encuentran algunos de ellos y cada vez son más numerosas, para vivir y trabajar en la ciudad (situación de crisis: sub-empleo y desocupación) hacen que actualmente exista una reserva de “comuneros potenciales” que esperan su turno para poder volver a trabajar en su comunidad. La fruticultura constituye un atractivo para estos comuneros potenciales que saben muy bien que con esta producción se puede conseguir ingresos monetarios tan interesantes como los que pueden alcanzar en la ciudad y además el costo de vida no es el mismo en San Juan y en Lima.

Figura III. PIRAMIDES DE EDADES DE LA POBLACION DE SAN JUAN Y HUASCOY (1981)

Figura III. PIRAMIDES DE EDADES DE LA POBLACION DE SAN JUAN Y HUASCOY (1981)

Cuadro No. 6. La edad de los padres (comuneros y esposas)

Cuadro No. 6. La edad de los padres (comuneros y esposas)

Fuente: Elaborado a partir de las encuestas realizadas por Adela BARRIOS y Nancy TARAZONA.

Cuadro No. 7. Grado de Instrucción de los comuneros

Cuadro No. 7. Grado de Instrucción de los comuneros

Fuente: Encuestas mencionadas anteriormente.

5– USO DE LOS RECURSOS NATURALES Y “VALORIZACION” DEL ESPACIO

73En este medio natural caracterizado por su aridez y su declive, se mantuvo y –sigue viviendo– la sociedad rural que acabamos de presentar, gracias a una adecuada utilización de los recursos naturales que ha permitido la explotación y el aprovechamiento del espacio disponible.

74Antes de entrar, de lleno, en el tema, es menester hacer una breve descripción del paisaje agrícola tal como lo observamos en 1980.

5.1. El paisaje agrícola

75Por un lado, los límites topográficos (declive) y climáticos (aridez) y por otro, la necesidad de aprovehcar al máximo los recursos naturales y humanos disponibles han determinado que los territorios de San Juan y Huascoy sean divididos a lo largo de la vertiente en varias zonas bien diferenciadas.

76Desde la parte baja del territorio, o sea la orilla izquierda del río Chancay, se puede, para cada comunidad, (ver figura No. IV) caracterizar las zonas siguientes:

77– El Fundo (1,550 - 1,750 m.s.n.m.)

78Esta zona pertenece al piso Yunga (PULGAR VIDAL, Javier, 1946), cuyo clima cálido y seco, impide la agricultura sin riego. Las parcelas de cultivo están ubicadas sobre las terrazas aluviales, a lo largo del río Chancay donde hay posibilidad de riego durante todo el año por derivación de las aguas de este mismo río. Plantaciones de árboles frutales, principalmente manzanos y cultivos de alfalfa, caracterizan el uso de este piso ecológico.

79Encima del fundo, la vertiente se encuentra demasiado abrupta y seca para ser utilizada y sólo algunas plantas espinosas y algunos cactus logran vencer las rocas de esta zona desértica. Sin embargo, en el territorio de San Juan, a los 1700 m. de altura, existe un pequeño oasis, llamado Cutpay Jirca donde un manantial y algunos andenes permiten cultivar alfalfa y plantar melocotoneros.

80– El Maizal (2,300 - 2,700 m.s.n.m.)

81Ubicado en el límite de los pisos Yunga y Quechua este sector que comprende varios centenares de pequeñas parcelas instaladas sobre andenes, goza de un clima seco también, pero más templado. Como su nombre lo indica, el cultivo de esta zona es el maíz que tradicionalmente entraba en rotación con el alfalfa, los cereales y la papa, pero desde los años 50, se ha plantado melocotoneros que actualmente cubren la mitad de las parcelas (56% en San Juan y 49% en Huascoy), reduciendo el número de alfalfares, suprimiendo el cultivo de papa y desplazando el cultivo principal, el maíz. La actividad agrícola en esta zona seca es totalmente tributaria de las disponibilidades en agua de riego que provienen principalmente del río Mihua, afluente del río Chancay, pero también de algunos manantiales y fuentes que restituyen aguas infiltradas. El conjunto de las parcelas está cercado por una pared de piedra para proteger los árboles y los cultivos de los animales.

Figura IV. EL PAISAJE AGRICOLA

Figura IV. EL PAISAJE AGRICOLA

82Encima de esta zona existe una franja muy pendiente, que no está cultivada y sirve de pastizal durante la temporada de lluvias.

83– Los corrales (2,800 - 3,200 m.s.n.m.)

84Es en esta zona del piso Quechua que se encuentran los pueblos de San Juan 2.950 m.s.n.m. y de Huascoy 3.100 m.s.n.m. donde, en el caso de San Juan están concentradas todas las casas vivienda y casas depósito de los comuneros; para Huascoy, como su maizal está bastante alejado, algunas casas depósito se encuentran en Parantana. Las parcelas instaladas sobre terrazas están agrupadas en 3 y 5 sub-sectores, respectivamente, bien delimitados por cercos de piedra (de allí el nombre de corrales) y están dedicadas a los cultivos de pan llevar: papa, maíz, cereales, arveja, frijol, etc. En cada sub-sector se aplica una misma rotación trienal de los cultivos, con un año de diferencia de un sub-sector a otro, lo que permite a los comuneros disponer en el curso de un mismo año del conjunto de los productos agrícolas. En San Juan, después de la cosecha, todas las parcelas de un determinado sub-sector estarán abiertas para los animales que, colectivamente, aprovecharán los residuos de los cultivos y la vegetación espontánea de los taludes que separan las parcelas. En esta zona más lluviosa, el riego indispensable durante la temporada seca y complementario al principio y al final de la estación de lluvias, proviene también del río Mihua, pero por la competencia que ejercen los frutales muchas parcelas están abandonadas.

85– Los corrales de temporada y las Moyas (3,200 - 4,200 m.s.n.m.). Esta zona inmensa cubre los pisos Quechua, Suni y Puna; el clima se vuelve más frío y húmedo con la altura. Entre 3,500 a 4,000 m.s.n.m. las precipitaciones son suficientes para permitir cultivos de “temporada” o de secano, en cambio, el frío frena la descomposición de la materia orgánica y la restitución de fertilidad es muy lenta lo que impone una rotación de cultivos con largo tiempo de descanso. Tradicionalmente, después de un primer año con el cultivo de papa, un segundo con un tubérculo andino (oca u olluco) la parcela entrará en descanso durante 8 a 10 años. Las parcelas en descanso y los pastizales adyacentes están divididos en Moyas, subsectores territoriales delimitados por cercos de piedra que permiten una rotación y una concentración de los animales que pastan en ellas durante la mayor parte del año.

5.2. El uso del agua

86Los recursos en agua de estas dos comunidades, provienen de las precipitaciones que caen en cantidades mucho más abundantes en los territorios de altura que en el fondo del valle. Estas alimentan el río Mihua cuyas aguas derivadas permiten regar las parcelas de cultivo de ambas comunidades. Este río nace de la laguna Cancau a 4600 m. de altura y son pocos los meses durante los cuales las aguas llegan hasta el río Chancay por ser utilizadas totalmente por los regantes. Su caudal es muy variable según la estación; muy reducido durante la temporada seca (13 1/s. en Julio, 7 1/s. en Octubre) y relativamente elevado durante el período de lluvias (unos 80 1/s).

87La profundidad reducida de los suelos favorece la resurgencia de aguas de lluvia o de riego infiltradas. En efecto, la poca frecuencia de los riegos lleva a que las cantidades de agua esparcidas sean importantes y en muchos casos superiores a la capacidad de retención de los suelos. Este fenómeno de resurgencia dificulta las posibilidades de evaluar los recursos en agua de riego.

88La infraestructura de riego consiste en una red apretada de canales y estanques que llevan el agua del río Mihua y de las fuentes hasta las parcelas cultivadas (ver mapa No. III). El agua captada del Mihua se reparte entre 2 estanques principales: Chumpa, para Huascoy y mucho más abajo (casi 3 Km.) Huacta, para San Juan. El primero, que data de la época precolombina, está construido con piedras y el segundo, mucho más reciente, con hormigón. De estos estanques principales el agua es llevada por intermedio de grandes canales que, en su gran mayoría, no están todavía revestidos de cemento, hasta las zonas de los Corrales y del Maizal de ambas comunidades. Además, existe una docena de estanques secundarios que reciben el agua de los manantiales con la cual se puede regar pequeños lotes de parcelas. El cuadro No. 8 trata de dar una estimación de los recursos en agua, de la comunidad de San Juan, durante los diferentes meses de la temporada seca.

Cuadro No. 8. Evaluación de los recursos en agua de riego en San Juan (En 24 horas)

Cuadro No. 8. Evaluación de los recursos en agua de riego en San Juan (En 24 horas)

Notas: – Con referencia al estanque de HUACTA que recibe las aguas del río MIHUA no se puede hablar de caudal sino de capacidad (volumen total de agua almacenada en 24 horas).
– Para los demás estanques, la primera cifra representa el caudal promedio de la fuente y la segunda el volumen de agua almacenada en 24 horas.
– Los recursos totales de agua están sobre evaluados por que no se toma en cuenta su proveniencia (una parte del agua de las fuentes proviene de las aguas infiltradas).
– Estos recursos permiten regar las parcelas de los corrales y el Maizal, salvo del sector de Cutpay-Jirca.

MAPA III. INFRAESTRUCTURAS DE RIEGO EN SAN JUAN Y HUASCOY

MAPA III. INFRAESTRUCTURAS DE RIEGO EN SAN JUAN Y HUASCOY

89El alejamiento de los puntos de alimentación, hasta las parcelas que es preciso regar, implica una infraestructura importante y difícil de mantener porque ningún canal está revestido con cemento.

90Esta falta de revestimiento ocasiona grandes pérdidas por infiltración a las cuales hay que añadir las pérdidas por evaporación. Para tratar de evaluar estas pérdidas se ha medido el caudal en dos puntos del canal, para, por diferencia, tener una idea de la cantidad de agua perdida. Este método de evaluación empírico permite proponer como resultados, destinados a subrayar la importancia de estas pérdidas, los siguientes:

  • 18% de pérdida en la bocatoma: El desvío de las guas del río Mihua se hace obstruyendo el lecho del río con piedras.
  • 60% de pérdida por kilómetro del canal recorrido.

91Si estimamos que en San Juan, hay más de 7 kilómetros de canales principales –para repartir el agua desde la bocatoma hasta los sectores de Corrales y del Maizal– las pérdidas alcanzarían el muy elevado porcenje de 60%. Sin embargo, hay que señalar que toda esta agua no está definitivamente perdida porque una parte del agua filtrada reaparece más abajo. En Huascoy, donde las parcelas de cultivo están relativamente más cerca de la bocatoma, las pérdidas serían algo inferiores (50%). La organización del riego es muy compleja. En primer lugar, para poder solicitar su reconocimiento oficial, en 1941, las dos comunidades, han tenido que firmar un acuerdo que norma la repartición de las aguas del Mihua entre ambas. Huascoy recoge las aguas del río para llenar su estanque principal desde las 12 hasta las 24 horas, y San Juan, para llenar Huacta, su estanque principal, lo hace desde las 0 hasta las 12 horas. En concreto, todas las noches, los regantes de turno de San Juan tienen que subir hasta la bocatoma (una hora y media de caminata) con radio, para tener la hora exacta, y desviar las aguas hacia Huacta. Luego, pasan la noche cuidando el canal, para estar seguros que los comuneros de Huascoy no “roben” el agua. Cuando los estanques están llenos, en estos años de sequía no llegaban a hacerlo, cada comunidad puede regar su territorio respectivo.

92Desde el mes de diciembre hasta el mes de abril, período de lluvias, hay agua en abundancia y entonces no hay turno de riego. Los pocos comuneros que desean regar sus parcelas utilizan el agua como quieren. En cambio, desde abril hasta diciembre no hay lluvia; las dificultades y los conflictos aparecen y van creciendo en la medida que avanza la temporada seca. Es durante este período que el gobierno comunal ejerce un control muy estricto, estableciendo para cada comunero un “turno de agua”.

93En Huascoy, el estanque principal, Chumpa, se va llenando desde las 12 horas y casi en seguida el grupo de regantes de turno va regando las parcelas de sus Corrales, más o menos a las 18 horas el estanque está vacío y los regantes de turno dejarán que se llene de nuevo hasta las 24 horas. Al día siguiente, por la mañana, el agua acumulada servirá para regar sus parcelas del maizal. De abril hasta julio el caudal del agua es, en general, suficiente para que el grupo de turno comprenda 6 comuneros, de agosto a noviembre solamente 4 comuneros podrán regar diariamente. Esto quiere decir que le toca a cada comunero un turno de agua cada 12 días durante el primer período y cada 18 días durante el segundo.

94En San Juan, el riego de las parcelas de los Corrales y del Maizal no está separado como en Huascoy; mientras el comunero de turno riega las parcelas del Maizal, su esposa debe, casi simultáneamente, regar las parcelas de los Corrales. En abril y mayo, Huacta puede llenarse, o casi, dos veces por día, existe suficiente agua para que llegue hasta el Maizal y para que 6 familias puedan beneficiarse diariamente del turno de agua. El agua va disminuyendo a medida que avanza la temporada seca, el número de familias que constituyen el grupo de regantes baja a 5 de junio a setiembre y a 4 en octubre y noviembre. La frecuencia del turno para cada comunero pasa entonces, sucesivamente, de 8 días, a 10 días para terminar en 12 días. Cabe señalar además que en estos años de sequía, el agua disponible para cada regante de turno no alcanzaba cantidades suficientes para regar todas las parcelas, dando prioridad a sus parcelas de melocotoneros (maizal), mientras algunas parcelas de los Corrales debían esperar 2 turnos (24 días) para ser regadas.

95Aprovecharemos la oportunidad para describir un tipo de ayuda mutua (ayni) que las mujeres de San Juan aplican para poder llevar a cabo el riego de las parcelas de los Corrales durante la temporada seca. Cada día 6, 5 ó 4 mujeres, según el período, están de turno y en razón de la escasez de este elemento vital, se va estableciendo entre cada mujer, una fuerte competencia para controlar la mayor cantidad posible de agua. Sola, la mujer de turno no puede, por un lado, regar sus parcelas o sea repartir el agua en cada uno de los surcos y por otro lado, controlar el canal que va desde el estanque hasta su parcela. Para evitar que las demás mujeres de turno desvíen el agua, cada mujer de turno (“dueña”) tiene entonces que constituir un grupo de ayuda, llamada “Wallpo” que comprenda 2 ó 3 mujeres “ayudantes” cuyo papel será cuidar el canal mientras que la dueña pueda regar sus parcelas sin preocupación. Entonces, cada día, entre 15 a 18 mujeres se encontrarán en los corrales, para participar de este trabajo de riego. La buena cohesión del grupo de Wallpo es esencial para este “combate” por el agua; razón por la cual estos grupos están formados en base a relaciones de parentesco reales o espirituales.

96Volviendo a la organización del riego, hay que considerar ahora el papel de los estanques secundarios (Ver mapa No. III), que según su modalidad de uso, pueden ser clasificados en 3 categorías:

  1. Un estanque común para San Juan y Huascoy; lilac que permite regar algunas parcelas de ambos Corrales. Cada Comunidad lo utiliza por turno de 15 días.
  2. Los estanques controlados por la comunidad: En San Juan, Huayllur Ucuntay y Llipa, en Huascoy, Shacsha y Cuxllo; cuyas aguas están repartidas de la misma manera que la de los estanques principales. Sin embargo, la menor cantidad de agua que pueden retener hace que los grupos de turno comprendan solamente 2 comuneros.
  3. Los estanques privados, o sea los que han sido atribuidos a los antepasados de algunos comuneros al momento del reparto de las tierras de la comunidad. En San Juan sólo existen 3 estanques privados: Paco, Pate y Cutpay, de los cuales 2 estaban secándose. Por su menor importancia la comunidad no ha recuperado el control de estos manantiales y estanques.

97El fin buscado por la comunidad, con la organización de estos turnos de agua, es la distribución igualitaria de un recurso natural escaso, entre todos los miembros de la comunidad. Estas disposiciones estrictas podrían sin embargo, ser violadas por posibles intercambios o compra de los turnos. En la práctica, los intercambios de turno son bastante escasos y la compra no existe porque no hay vendedores.

98Desde el punto de vista técnico, un estudio, llevado a cabo principalmente en San Juan, sobre la eficiencia y los resultados de esta modalidad de riego permite sacar las conclusiones siguientes:

99La dosis de agua esparcida en cada parcela parece desproporcionada por dos razones: cualitativamente, el agua chorrea sobre la parcela llevando con ella buena cantidad de elementos finos del suelo que se acumulan en la parte baja de la parcela. Cuantitativamente, se está despilfarrando agua porque, como los suelos tienen una textura arenosa y son pobres en materia orgánica, una parte de la voluminosa dosis esparcida se pierde por filtración. Eso deja temer un proceso de lixiviación de los suelos y, por ende, un efecto desfavorable en cuanto a su fertilidad. Sin embargo, en las parcelas de los Corrales después del riego se ha observado, sacando muestras de suelo en varias alturas, tres niveles de humedad relativa (ver figura V); una primera capa (0 - 40 cm.) húmeda, una segunda (40 - 70 cm.) seca y una tercera, a partir de los 70 cm. de profundidad –hasta la roca madre– que es de nuevo húmeda. Esta capa húmeda en profundidad, la existencia de manantiales, más abajo en el Maizal y la presencia de una roca madre poca profunda coadyuvan a la conclusión que debe existir a nivel de los Corrales una circulación de agua sobre la roca madre.

Figura V. NIVELES DE HUMEDAD PONDERAL PROMEDIA (CORRALES QUIRUPAMPA)

Figura V. NIVELES DE HUMEDAD PONDERAL PROMEDIA (CORRALES QUIRUPAMPA)

Marie Dominique LATAILLADE

100Esta circulación de agua no muy profunda podría, en muchos casos, estar al alcance de las raíces de las plantas cultivadas en los Corrales y detenida por un afloramiento de dicha roca madre en la altura del Maizal, provocando la aparición de manantiales que permiten complementar el riego de este piso ecológico.

101En conclusión, la organización del riego en ambas comunidades, bajo el control comunal, tiene la gran ventaja de respetar la igualdad en lo que a derecho de uso se refiere, entre todos los miembros de la comunidad. En cambio, técnicamente, esta organización rígida puede ser cuestionada porque no permite tomar en cuenta las necesidades reales de los cultivos instalados, y más aún tratándose de los cultivos del Maizal.

5.3. El uso de la tierra

102El recurso tierra, de las comunidades de San Juan y Huascoy, está encerrado en sus territorios respectivos, bien delimitados y bastante extensos: 2200 Hás. para Huascoy y 2000 Hás. para San Juan. Las condiciones del medio natural, altura, declive, suelos, clima, no permiten la utilización de todo el territorio para las actividades productivas. En San Juan, se cultivan solamente 63 Hás. y en Huascoy, 57 Hás. en 1980. Entonces, este recurso tierra, está fuertemente sub-explotado; como hemos visto, el agua constituye el factor limitante principal para la explotación de los pisos Yunga y Quechua, en donde el riego es indispensable. Y en los pisos de cultivo de temporada (quechua y suni) es, como lo veremos más adelante, la fuerza de trabajo el principal factor limitante.

103Las infraestruturas de este recurso tierra son de dos tipos: los declives fuertes que implican la instalación de parcelas sobre terrazas, utilizadas actualmente, en número bastante reducido en comparación con el número de terrazas existentes, lo que demuestra que hubo épocas en donde la extensión de tierras cultivadas era mucho más importante. Los cercos de piedra, que permiten aislar de los animales las zonas de cultivo o que facilitan el pastoreo rotante, constituyen la otra infraestructura de este recurso que, a diferencia del anterior, está bien conservado gracias a las faenas anuales organizadas por el gobierno comunal.

104En cuanto a la tenencia de este recurso tierra la situación actual es el resultado de una compleja evolución histórica (J. PIEL y H. LOCKER).

105Durante la época republicana, los comuneros de San Juan y Huascoy, se han repartido las tierras e incluso es probable que se haya repartido también el agua de riego. El hecho que algunos comuneros de San Juan sigan siendo actualmente propietarios de manantiales confirma este reparto. El comunero se vuelve entonces dueño de la tierra y teóricamente de sus medios de control. Sin embargo, dos tendencias se enfrentan: el individualismo provocado por la privatización de los recursos comunales y la solidaridad comunal necesaria para la lucha contra las comunidades vecinas para preservar la integridad territorial. La segunda habrá probablemente frenado a la primera y las comunidades no se desestructuraron completamente porque lograron reaccionar colectivizando el Fundo, los pastizales y el agua con el fin de detener las tentativas de acaparamiento. En conclusión, actualmente la comunidad ejerce sobre las tierras del comunero algunos controles más o menos estrictos, según la ubicación de éstas, que limitan al comunero en su derecho de propiedad. Este control de la tierra, impuesto por la comunidad al comunero, induce niveles intermediarios entre la posesión y la propiedad, según la ubicación de las parcelas en el territorio comunal.

106En el Fundo, ubicado a orillas del río Chancay, la presión social ejercida por el factor “agua de riego” casi no existe. Hay dos categorías de parcelas en lo que a tenencia se refiere: las que pertenecen a algunos comuneros, vestigio de tentativas logradas de acaparamiento de tierras y las tierras comunales. Para las primeras, los comuneros que poseen parcelas gozan de una forma de tenencia que es la más cercana a la propiedad. El comunero puede disponer de sus tierras como quiere (no depende del control comunal en cuanto al uso del agua de riego) salvo el hecho que no puede vender sus parcelas a alguien que no sea comunero. En cuanto a las tierras comunales, por decisión de la asamblea general, ellas son alquiladas con prioridad a los comuneros. En el Maizal conviene distinguir dos categorías de parcelas, según si el agua de riego proviene de estanques comunales o privados. Las parcelas cuyo riego depende de un estanque privado, pero que son cada vez más escasas, gozan del mismo tipo de tenencia que las del Fundo. Las demás la gran mayoría, están sometidas a la organización comunal de distribución del agual. El derecho del comunero de disponer como quiere de sus parcelas se encuentra limitado por las decisiones de la colectividad. La tenencia de estas parcelas se aleja de la propiedad para acercarse a la posesión.

107En los Corrales de San Juan, además del control comunal del agua de riego como en el Maizal, el pastoreo colectivo que se lleva a cabo en ciertas épocas del año restringe todavía más el derecho del comunero a disponer de sus" parcelas. Esta decisión comunitaria de abrir las parcelas de los Corrales al pastoreo colectivo después de la cosecha impone al comunero limitantes suplementarias (fechas de sembrío, tipos de cultivo) en cuanto al uso de sus parcelas.

108Es bastante significativo observar que el comunero no toma en cuenta las parcelas que posee pero que no puede regar. Se sabía por los trabajos de H. Locker, que los comuneros poseían, en 1976, parcelas en los Corrales de Palatrume y Pictoma en San Juan. En 1980 en la encuesta realizada entre casi la totalidad de los comuneros (A. BARRIOS y N. TARAZONA) no mencionan estas parcelas; este “olvido” de una parte de sus recursos tierra, demuestra que, si bien es cierto que los comuneros son dueños de más parcelas, éstas no cuentan si no pueden regarlas. En las parcelas de Temporada, el agua de riego no desempeña ningún papel. El pastoreo colectivo y la decisión comunitaria en cuanto a los terrenos que deben ser cultivados constituyen las dos limitantes principales. Las parcelas, una vez cosechadas, están abiertas al pastoreo lo que implica que los comuneros deben sembrar y cosechar al mismo tiempo en las zonas designadas por la asamblea general.

109Existe entonces una gradiente vertical de la tenencia de la tierra (ver figura No. VI), desde las zonas bajas en donde rige una modalidad de tenencia de tipo propiedad hasta las partes altas donde la tenencia no es más que una posesión.

110Para terminar con este aspecto de la tenencia de la tierra se tiene que describir los intercambios que existen entre los diferentes “dueños” de la tierra: comunidad, comunero, miembro de la comunidad que ha emigrado, hermandad y personas ajenas a la comunidad.

111Los pastizales y la mayoría de las parcelas del Fundo son propiedades de la comunidad. En San Juan, los alfalfares del Fundo están alquilados a algunos comuneros, pero son personas “ajenas” a la comunidad que alquilan las parcelas con frutales. En Huascoy, todas las parcelas del Fundo tienen frutales y están alquiladas a algunos comuneros, salvo una, que recientemente alquiló un joven comunero de San Juan. En cuanto a los pastizales de altura, no se puede decir que están alquilados a los comuneros sino que ellos deben pagar un “impuesto” proporcional al número de cabeza de ganado que han pastado en esta zona. Cabe señalar que en Huascoy, los pastizales de la parte más alta del territorio están alquilados a un pastor de Huaroquín, comunidad vecina que se dedica más a la ganadería. Recordando las tentativas de acaparamiento de estas tierras del Fundo, con gran valor comercial, los comuneros habían tomado medidas preventivas para evitar que se repitan y en este sentido las tierras debían ser alquiladas de preferencia a los comuneros y los contratos (5 a 7 años) no podían ser renovados. Pero muchas veces las ofertas de los agricultores de fuera son tales que ningún comunero puede competir y la comunidad tiene que transgredir los acuerdos para firmar el contrato de alquiler con personas ajenas a la comunidad. Un caso merece ser señalado: en 1973 un productor de Acos logró, gracias al monto de alquiler propuesto, convencer a la comunidad para que le den en alquiler una de las más grandes parcelas del Fundo (2,000 manzanos en producción) y en 1980 este mismo productor ofrece un millón de soles por año (o sea US$ 3.300 dólares) o la cuota inicial para comprar un camión, para renovar el contrato de alquiler para un nuevo período de 8 años. Después de múltiples y animados debates los comuneros aceptaron la segunda propuesta.

Figura VI. VERTICALIDAD DE LA TENENCIA DE LA TIERRA

Figura VI. VERTICALIDAD DE LA TENENCIA DE LA TIERRA

NOTAS. (1). OTROS FACTORES: Para los cultivos de temporada, la comunidad ejerce un control coń elección del lugar y de la fecha del sembrío.
(2). La intenaldad del color corresponde al poso de la propiedad estriota (ningun control comunal solvo la no posibilidad de vender a un foráneo), color blanco, a la posesión cuando el control comunal es mas fuerte, color oscuro.

112Sólo las hermandades de Huascoy poseen todavía tierras que están alquiladas por turno (contrato de 2 años) a los socios de la hermandad y el monto del alquiler sirve para sufragar los gastos ocasionados por la fiesta del santo Patrón de la Hermandad.

113La tierra se transmite por herencia, en partes iguales, entre los hijos e hijas del comunero. Vimos ya que la unidad de producción ha alcanzado su tope de divisibilidad y sólo uno de los hijos podrá quedar en la comunidad, los demás dejarán sus tierras en alquiler o usufructo a su hermano. En caso de alquiler, el contrato es generalmente tácito; el comunero mandará, de vez en cuando, una parte de la cosecha a sus hermanos emigrados a Huaral o a Lima. Al morir un comunero, sin dejar descendencia, la comunidad tiene que intervenir para transar entre todos los postulantes que, de una manera u otra, pueden justificar su derecho a la sucesión.

114Algunos casos de alquiler se dan entre comuneros, es el caso en particular de los comuneros viejos o de las viudas que como no pueden trabajar todas sus parcelas, alquilan sus huertos; se da también el caso de que un comunero pueda canjear una parcela por un turno de agua de riego (estanques secundarios). Por fin las transacciones de compraventa entre los comuneros prácticamente no existen. En este caso es el “Juez de Paz” que evalúa y fija el precio de la tierra puesta en venta. En 1980 hubo un caso en Huascoy, en donde un joven comunero compró una parcela con 30 melocotoneros de 12 años, por un valor de S/. 40,000 (US$ 134 dólares) sea US 5,600 dólares la hectárea.

115Ahora que se tiene una idea de los recursos, de la infraestructura y de la tenencia de la tierra, veamos cómo está utilizada.

116Las tierras agrícolas se reparten a lo largo de la vertiente entre 4 zonas diferenciadas que, por las condiciones naturales inherentes a cada una, permiten una diversificación de las producciones agropecuarias. Casi todas las unidades de producción disponen de parcelas ubicadas en cada zona, salvo en el Fundo, donde como vimos, solamente algunos comuneros tienen acceso a ciertas parcelas. La superficie cultivable de estas diferentes zonas ha sido evaluada en base a levantamientos topográficos en vista que no existe todavía plan catrastal, dando como resultado lo consignado en el cuadro No. 9. Encuestas realizadas en 1980 entre 42 comuneros de San Juan y 54 comuneros de Huascoy (A. BARRIOS y N. TARAZONA) permiten dar una ¡dea de la utilización agrícola de estas zonas. Esta utilización varía en el año según el tipo de rotación de los cultivos, o sea, según las temporadas (ver cuadro No. 10). En el piso más alto, el de los cultivos de temporada, en San Juan, se cultivan la papa (67% de las parcelas) y la oca (33%); mientras que en Huascoy, todas las parcelas están cultivadas con papa. Si pasamos a las parcelas de los Corrales, en temporada de lluvias en San Juan y Huascoy predomina el cultivo de maíz duro con 36% y 42% respectivamente (para San Juan, hemos considerado el maíz en asociación): la diferencia principal reside en el hecho de que los comuneros de San juan dedican más parcelas al cultivo de la arveja (14%); mientras que los de Huascoy prefieren la oca (21%) y el trigo (12%). En la temporada seca los comuneros de San Juan dedican 28% de sus parcelas al cultivo de papa con riego, 28% al maíz choclo, quedando 44% en descanso; mientras en Huascoy por falta de agua de riego– que está dirigida de preferencia a los frutales– los comuneros decidieron abandonar el cultivo del maíz choclo; sigue sin embargo el cultivo de papa (23% de las parcelas) lo que permite dejar en descanso 73% de las parcelas. En las parcelas del maizal, los comuneros de San Juan adelantan ligeramente a los de Huascoy en lo que concierne a los frutales: los huertos ocupan respectivamente 56% y 49% de las parcelas.

117Además de los frutales y de los alfalfares, en San Juan, el resto o casi, de las parcelas están con maíz durante la temporada de lluvias. Por fin en el Fundo, en Huascoy todas las parcelas están dedicadas a los manzanos mientras que, en San Juan, las parcelas se reparten de manera igual entre alfalfa y manzanos.

118En conclusión la utilización de la superficie cultivada no es fundamentalmente diferente entre las dos comunidades. Sin embargo pareciera que, en parte por la disposición de sus territorios respectivos (ver figura I), Huascoy tiene los rasgos de una comunidad más “serrana” y “tradicional” que San Juan. Su amplia zona de pastos naturales dispensa a los cumuneros de plantar tanta alfalfa; la oca, destinada al autoconsumo, tiene todavía su importancia mientras que en San Juan ha sido reemplazada por la arveja, con fines más comerciales; y la “invasión” de los frutales no ha sido tan importante como en San Juan.

119Fuera de estas tierras agrícolas, el territorio de la comunidad está utilizado como zona de pastoreo colectivo, salvo la franja desértica ubicada justo encima del Fundo. Hay que diferenciar dos sectores en esta zona, la parte alta encima de los 3000 m. (en la práctica es la carretera que sirve de frontera) hasta el límite superior del territorio comunal que es el sector de las Moyas.

Cuadro No. 9. Areas cultivables por zonas (en condiciones del año 1980)

Cuadro No. 9. Areas cultivables por zonas (en condiciones del año 1980)

Cuadro No. 10. Porcentaje de las parcelas ocupadas por un cultivo en las diferentes zonas de San Juan y Huascoy

Cuadro No. 10. Porcentaje de las parcelas ocupadas por un cultivo en las diferentes zonas de San Juan y Huascoy

Leyende : T=temporades, C=corrales, M=maizal, F=fundo, SJ=San Juan, H=Huascoy, E=menos de 1%.

120El otro sector, o sea la parte baja del territorio comunal (por debajo de los 3000 m.s.n.m.) se cubre durante la estación de lluvias de una más o menos, –segun los años– escasa vegetación espontánea que servirá de forraje para el ganado durante los dos o tres últimos meses de la temporada de lluvias. El uso de la zona de pastoreo está bajo el control de la comunidad.

121Tal era la utilización del espacio agrícola de las comunidades de San Juan y Huascoy en 1980. Falta ahora reubicar esta fotografía de la situación en la evolución y dinámica de estas comunidades cuyos motores principales son los frutales y la sequía.

5.4. Utilización del espacio agrícola: evolución y dinámica

122Dos factores han influido sobre la situación de las comunidades en lo que a modalidad de utilización y explotación del espacio agrícola se refiere. Cronológicamente se trata de la introducción de los frutales por los años 1950 y de la aparición de un período de relativa sequía que empezó en 1977.

123Los primeros melocotoneros introducidos en San Juan y Huascoy, por ciertos comuneros hace unos 30 años, venían de la comunidad de Huayopampa. Este pueblo era, en esta época, la capital del distrito que debían visitar los comuneros de San Juan y Huascoy para cumplir sus deberes cívicos. Los logros que empezaba a alcanzar la fruticultura en Huayopampa (F. FUENZALIDA y otros, 1968) incitaron a los comuneros de San Juan y Huascoy a comprar plantones para instalar de manera empírica huertos en sus parcelas de Maizal. Hace solamente unos 15 años que se empezó a difundir la técnica del cultivo, pero esta vez no vino de Huayopampa, sino de la comunidad vecina de “La Florida Pampas” ubicada a 8 Km. de San Juan (En 1965, se terminó la apertura de la carretera Acos – La Florida – San Juan – Huascoy).

124Unos diez años después de la introducción de los primeros melocotoneros y siguiendo el ejemplo de los productores de Acos, los comuneros de San Juan y Huascoy empezaron a plantar manzanos en los alfalfares de sus Fundos respectivos.

125Desde estos años –1950 para los melocotoneros y 1960 para los manzanos– el número de los árboles ha ido aumentando, según un proceso evolutivo similar, en ambas comunidades. (Ver figura No. VII). Sin embargo, en San Juan como en Huascoy, esta evolución creciente del número de frutales se paró a partir de 1978, o sea cuando se hacen notar los efectos de la sequía. Se puede suponer que este estancamiento es solamente temporal y que, con un régimen de precipitaciones normales, los comuneros seguirán plantando frutales.

Figura VII. EVOLUCION DE LA PLANTACION DE MELOCOTONEROS

Figura VII. EVOLUCION DE LA PLANTACION DE MELOCOTONEROS

126En 1980, el número de frutales está evaluado en 13,400 en San Juan o sea una superficie plantada con melocotoneros (7300) de 6 Há. y con manzanos (6100) de 5 Há.

127En Huascoy la situación era la siguiente en 1980: 10,300 melocotoneros, o sea 8.5 Há. y 2,900 manzanos, o sea 2.5 Há.

128La reducción del régimen de precipitaciones que empezó desde el año 1977 ha determinado una situación de sequía que ha afectado, principalmente, las producciones tradicionales de los comuneros: la ganadería, por falta de pastos y los cultivos de pan llevar por falta de riego.

129Para el ganado vacuno vemos, en los cuadros No. 11 y 12, como el número total de reses alcanza, para ambas comunidades, su máximo en 1977 (en San Juan 655 cabezas y en Huascoy 997), para luego caer de manera catastrófica hasta 1980; en San Juan no quedan más que 267 cabezas, lo que representa una baja de 60% y en Huascoy que es una comunidad más ganadera, la baja también ha sido importante, pero menor que en San Juan, 45% (ver figura No. VIII). Para la unidad de producción promedio de San Juan, esto quiere decir que de las 13 cabezas que en 1977 conformaban su hato de vacunos, en 1980 no tenían más que 5.

130Por un lado, la sequía ha tenido repercusiones inmediatas sobre el número de animales que, por falta de pastos y de forraje, se han ¡do muriendo de hambre, o han sido vendidos a cualquier precio para evitar una pérdida total. Por otro, la falta de pastos y de forrajes ha reducido tanto la producción lechera que, salvo en algunas grandes unidades ganaderas de Huascoy, ya no se puede producir queso. Cabe mencionar que, hasta 1977, en ambas comunidades seguían funcionando las “Vaquerías”; lugares diseminados en las diferentes Moyas, en donde se realiza el ordeño gracias a la instalación de algunos corralitos que permiten juntar las vacas y aislar las terneras. Son las esposas de los comuneros quienes se dedican a esta actividad del ordeño y de la fabricación del queso. Para esto, se han constituido en grupos de ayuda recíproca (ayni) llamados “grupos de vaquería” que comprenden desde 4 hasta 8 familias ligadas en general por relaciones de parentesco reales o espirituales. En este caso, no es el excedente de trabajo el que motiva la formación de este grupo de ayni, –caso del “Wallpo” (ver párrafo 5.2.) sino lo contrario, o sea, en cierta medida, la insuficiencia de trabajo. Efectivamente, cuando los animales están pastando en las Moyas, lo que quiere decir que se encuentran en lugares alejados del pueblo (varias horas de caminata), no es preciso que todas las mujeres suban diario para ordeñar sus 3 ó 4 vacas, cuando una o dos, por turno, pueden ordeñar ai conjunto de vacas perteneciente al grupo de vaquerías y fabricar los quesos. Luego se reparten los quesos entre los diferentes miembros del grupo de vaquerías en función del número de vacas de cada uno, número que por el caracter de ayni de este grupo (ayuda recíproca) es parejo entre las familias que conforman un mismo grupo de vaquería.

Cuadro No. 11. Evolución de los efectivos animales en San Juan

Cuadro No. 11. Evolución de los efectivos animales en San Juan

Fuente: Archivos de la comunidad. 50

Cuadro No. 12. Evolución de los efectivos animales en Huascoy

Cuadro No. 12. Evolución de los efectivos animales en Huascoy

Fuente: Archivos de la comunidad.

Figura VIII. EVOLUCION DE LOS EFECTIVOS BOVINOS

Figura VIII. EVOLUCION DE LOS EFECTIVOS BOVINOS

131La producción diaria de varios quesos, durante 7 a 8 meses del año, destinados al mercado de Acos o Huaral proporcionaba un ingreso significativo para las familias comuneras.

132Por último la sequía tuvo repercusiones sobre la cantidad de agua disponible para el riego. Los comuneros que deben repartirse una cantidad menor de agua priorizan el riego de las parcelas con frutales por mantener su “capital” y poder conseguir ingresos, a expensas de las parcelas de pan llevar cuyo producto sirve principalmente para el auto-consumo familiar. En San juan, datos proporcionados por un estudio anterior (1976) (H. LOCKER, 1979) permiten evaluar la importancia de este fenómeno; considerando las 42 unidades familiares encuestadas en 1980 podemos constatar que en 1976 estas familias utilizaban 716 parcelas para cultivos de pan llevar, repartidas en el maizal, los corrales y las de temporada, o sea un promedio de 17 parcelas por unidades de producción. En 1980 estas mismas unidades familiares, por falta de riego, no pudieron cultivar más de 525 parcelas, o sea 12 de promedio para cada una.

133En Huascoy, no tenemos los datos para hacer el mismo tipo de comparación, pero el hecho ya señalado, que por decisión comunitaria se tuvo que abandonar el cultivo de maíz choclo durante la temporada seca, para desviar el agua de riego devenida escasa, hacia los frutales, prueba que sucedió el mismo fenómeno.

134En conclusión, el desarrollo rápido de la fruticultura, se hizo en cierta medida a expensas de las producciones tradicionales. Los árboles arrebataron parcelas, agua de riego y un poco de guano de corral a los cultivos de pan llevar, también quitaron alfalfa y residuos de cosecha (principalmente chala) a los animales. La sequía que se presenta muchos años después no hace más que acelerar el proceso evolutivo iniciado por la introducción de los frutales, restándole todavía más agua de riego a los cultivos de pan llevar y más forrajes a los animales. Sin embargo, de seguir así, este período de sequía estaría trabando la expansión de la fruticultura.

Notas

1 Ver: Los varios estudios etnológicos del valle de Chancay IEP (Biblio). LOCKER, H. 1979. PIEL J. 1975 en boletín IFEA.

2 Análisis efectuado en 1978 en la U.N.A. La Molina (B. BEZEAUD); en 1979 en el Centro de Investigación Agronómica Antillas Guayana - CRAAG. (J. SERVANT) y en 1980 en la U.N.A. La Molina (M. D. LATAI LLADE).

3 Resultados complementarios referentes a la estructura de los suelos:
– C/N entre 8 y 1 2 corresponde a una materia orgánica bien descompuesta.
– Complejo absorbente tiene una capacidad de intercambio incluida entre 6 y 13 meq/100 g. pH entre 5.1 y 7 (promedio 6.5).

Índice de ilustraciones

Título MAPA I. VALLE DE CHANCAY
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1535/img-1.jpg
Archivo image/jpeg, 794k
Título MAPA II. LAS COMUNIDADES DE HUASCOY, SAN JUAN Y LA FLORIDA – PAMPAS
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1535/img-2.jpg
Archivo image/jpeg, 650k
Título Figura I. CROQUIS DE LOS TERRITORIOS DE SAN JUAN Y HUASCOY
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1535/img-3.jpg
Archivo image/jpeg, 297k
Título Figura II. TEMPERATURES Y PRECIPITATIONES
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1535/img-4.jpg
Archivo image/jpeg, 538k
Título Cuadro No. 1. Precipitaciones medias mensuales en San Juan - 1976 - 1980 (en mm.)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1535/img-5.jpg
Archivo image/jpeg, 105k
Título Cuadro No. 2. Temperaturas en San Juan Período 1976 -1980 (Altura: 2900 m - Latitud: 11° 14´ 48n)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1535/img-6.jpg
Archivo image/jpeg, 249k
Título Cuadro No. 3. Humedad relativa media mensual en % en San Juan - Período 1976 - 1980
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1535/img-7.jpg
Archivo image/jpeg, 108k
Título Cuadro No. 4. Variación de las temperaturas y precipitaciones según la altura de San Juan
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1535/img-8.jpg
Archivo image/jpeg, 206k
Título Cuadro No. 5. Distribución de la población de San Juan y Huascoy según edades y sexos (en 1981)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1535/img-9.jpg
Archivo image/jpeg, 231k
Título Figura III. PIRAMIDES DE EDADES DE LA POBLACION DE SAN JUAN Y HUASCOY (1981)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1535/img-10.jpg
Archivo image/jpeg, 348k
Título Cuadro No. 6. La edad de los padres (comuneros y esposas)
Leyenda Fuente: Elaborado a partir de las encuestas realizadas por Adela BARRIOS y Nancy TARAZONA.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1535/img-11.jpg
Archivo image/jpeg, 249k
Título Cuadro No. 7. Grado de Instrucción de los comuneros
Leyenda Fuente: Encuestas mencionadas anteriormente.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1535/img-12.jpg
Archivo image/jpeg, 183k
Título Figura IV. EL PAISAJE AGRICOLA
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1535/img-13.jpg
Archivo image/jpeg, 489k
Título Cuadro No. 8. Evaluación de los recursos en agua de riego en San Juan (En 24 horas)
Leyenda Notas: – Con referencia al estanque de HUACTA que recibe las aguas del río MIHUA no se puede hablar de caudal sino de capacidad (volumen total de agua almacenada en 24 horas).– Para los demás estanques, la primera cifra representa el caudal promedio de la fuente y la segunda el volumen de agua almacenada en 24 horas.– Los recursos totales de agua están sobre evaluados por que no se toma en cuenta su proveniencia (una parte del agua de las fuentes proviene de las aguas infiltradas).– Estos recursos permiten regar las parcelas de los corrales y el Maizal, salvo del sector de Cutpay-Jirca.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1535/img-14.jpg
Archivo image/jpeg, 233k
Título MAPA III. INFRAESTRUCTURAS DE RIEGO EN SAN JUAN Y HUASCOY
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1535/img-15.jpg
Archivo image/jpeg, 1,0M
Título Figura V. NIVELES DE HUMEDAD PONDERAL PROMEDIA (CORRALES QUIRUPAMPA)
Leyenda Marie Dominique LATAILLADE
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1535/img-16.jpg
Archivo image/jpeg, 344k
Título Figura VI. VERTICALIDAD DE LA TENENCIA DE LA TIERRA
Leyenda NOTAS. (1). OTROS FACTORES: Para los cultivos de temporada, la comunidad ejerce un control coń elección del lugar y de la fecha del sembrío.(2). La intenaldad del color corresponde al poso de la propiedad estriota (ningun control comunal solvo la no posibilidad de vender a un foráneo), color blanco, a la posesión cuando el control comunal es mas fuerte, color oscuro.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1535/img-17.jpg
Archivo image/jpeg, 1023k
Título Cuadro No. 9. Areas cultivables por zonas (en condiciones del año 1980)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1535/img-18.jpg
Archivo image/jpeg, 231k
Título Cuadro No. 10. Porcentaje de las parcelas ocupadas por un cultivo en las diferentes zonas de San Juan y Huascoy
Leyenda Leyende : T=temporades, C=corrales, M=maizal, F=fundo, SJ=San Juan, H=Huascoy, E=menos de 1%.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1535/img-19.jpg
Archivo image/jpeg, 482k
Título Figura VII. EVOLUCION DE LA PLANTACION DE MELOCOTONEROS
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1535/img-20.jpg
Archivo image/jpeg, 175k
Título Cuadro No. 11. Evolución de los efectivos animales en San Juan
Leyenda Fuente: Archivos de la comunidad. 50
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1535/img-21.jpg
Archivo image/jpeg, 795k
Título Cuadro No. 12. Evolución de los efectivos animales en Huascoy
Leyenda Fuente: Archivos de la comunidad.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1535/img-22.jpg
Archivo image/jpeg, 190k
Título Figura VIII. EVOLUCION DE LOS EFECTIVOS BOVINOS
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1535/img-23.jpg
Archivo image/jpeg, 124k

© Institut français d’études andines, 1986

Condiciones de uso: http://www.openedition.org/6540

Comprar