Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Aguinaldo para las señoras del Perú y otros ensayos

 | 
Francisco Laso

Artículos en El Nacional, 1869

Bazar semanal*

Texte intégral

  • * * El Nacional, Lima, 27 de marzo de 1869, segunda edición.

1En los tiempos en que la humanidad conservaba la fe viva y robusta para todo lo que concernía al Cristo Salvador, se conmemoraban con sublime tristeza los actos que precedieron al martirio del Redentor del Mundo. Aún hoy, en algunas de nuestras ciudades del interior, las funciones de Semana Santa, tienen un extraño carácter, un aspecto de unción mística e ingenua, un aire serio y semi-salvaje que impresiona al que por primera vez contempla esas ceremonias, porque, sin quererlo, uno se transporta a los primitivos tiempos del cristianismo. Pero en Lima, por la esplendidez que se ostenta en los templos, por el lujo que despliegan las señoras y, más que todo, por la índole alegre e indolente que predomina en sus habitantes, las funciones de la Semana Santa siempre han tenido una fisonomía pagana o teatral, más bien que el severo aspecto religioso que se conmemora.

2Mas en esta vez, en esta Semana Santa, Lima se presenta silenciosa. Las calles casi desiertas, los semblantes de sus hijos se manifiestan serios, y aun los templos se encuentran menos concurridos que en otros años en iguales fiestas, ¿y cuál es la razón de tal recogimiento? Es que el ángel de la muerte ha hecho resonar de nuevo su trompeta, y por medio de la fiebre amarilla, que a tantos amigos y deudos arrancó de nuestros brazos en el año anterior, hoy extingue también interesantes existencias para la sociedad, utilísimos ciudadanos para esta patria tan escasa de gente.

3Parece un sueño lo que ha sucedido en el Callao el día 23 del presente, el Martes Santo.—Murió el pintor Luis Montero. El artista fue víctima de la fiebre amarilla, casi en el mismo día que debió emprender su viaje a Europa para continuar sus estudios; pero el destino le hizo cambiar de rumbo, y en vez de ir a Florencia cargado de trofeos compuestos de laureles y oro que le concedió el Congreso Nacional, vuela su espíritu al otro mundo, a la eternidad, dejando en las playas nativas a su cuerpo, a su fiel compañera en los tiempos del hambre, y a su fortuna, que aún no le había servido para compensar la amarga escasez en que vivió tantos años.—¡Esa sí que parece una burla del destino! Cuando Montero estaba, se puede decir, casi en marcha, para alcanzar la felicidad, la muerte con su arpón lo arrancó de la nave para sepultarlo en las entrañas de la tierra.

4¡Pobre Montero! ¡Cuántas ilusiones no retozarían en su mente cuando preparaba su equipaje para el día 22 de Marzo, víspera de su viaje eterno! Sin duda pensaba abrazar gozoso a los amigos y compañeros de arte y contarles la inesperada fortuna que encontró en su patria. Ya se vería trabajando con tranquilidad en su taller, sin los tormentos de la miseria; ya contemplaría a su esposa feliz, mejor vestida que antes y libre de la tristísima angustia que encubre un rostro sereno, pero que denuncia el furtivo suspiro o la lágrima que solo empaña la pupila; ya, en fin, se imaginaría estar de regreso a su patria para adquirir otras recompensas del Congreso. Pero todas esas ilusiones desaparecieron con la muerte, como se extingue la luz de una vela con el soplido del hombre.

5¿Hasta cuándo no cesarán los males con que Dios aflige a esta infeliz república? Ya en el año 68, de fatal memoria, desaparecieron de nuestra vista muchos y muy queridos amigos. El Perú perdió a miles de utilísimos extranjeros que enriquecían nuestro suelo con su industria, y a muchos ciudadanos eminentes que fácilmente no reemplazará. Solo la muerte del malogrado Toribio Pacheco, fue una gran pérdida nacional.

6En esta nueva visita de la fiebre, Montero ha sido la víctima más notable, y su muerte también una pérdida para el Perú, porque cualquier ciudadano que se distingue en alguna profesión, siempre es útil al país que lo vio nacer.

7A las pocas horas que desapareció el artista, murió otra persona distinguida. La señora del coronel D. Pedro Balta, prefecto del departamento, en muy poco tiempo de enfermedad también fue víctima de la fiebre amarilla, y aun se asegura que dos de sus hijos están amenazados de seguir igual suerte. Quiera Dios contener y extinguir para siempre la plaga de la peste, para que no lloremos mañana sobre las tumbas de muchos amigos que hoy hablan y ríen con nosotros.

8Como el espíritu casi siempre se armoniza con la atmósfera que lo circunda o ve las cosas tristes o alegres según el prisma por donde las mira, hoy, ya sea porque haya tristeza pública, o porque nuestro ánimo haya amanecido con cierto tinte de melancolía, la pereza nos domina y nuestra mano se resiste a manejar la pluma. De buen grado habríamos cerrado el Bazar en esta vez, si a pesar de ser artistas no tuviéramos la pretensión de procurar ser exactos con nuestros compromisos, como lo puede ser un buen inglés.

9En verdad, con lo que llevamos escrito, podíamos chancelar (sic) con los señores editores de “El Nacional” y soltar la pluma hasta el próximo sábado, pero habiendo un asunto muy interesante para el país, a lo menos en concepto nuestro, no queremos que pase la oportunidad de tratarlo, y haciendo un esfuerzo emprendemos la tarea. Queremos hablar acerca del decreto de 19 de Marzo, por el cual se ordena que se aumente al soldado veinte centavos, sobre el haber que actualmente disfruta, para que con esos dos reales se le tenga rancho preparado por sus jefes.

10Nos declaramos partidarios del aumento de sueldo al soldado, pero también seremos siempre enemigos de que los jefes se hagan los fonderos de su tropa. Los considerandos nos parecen buenos, pero la disposición del rancho, en nuestro concepto, desvirtúa la medida que se ha creído hallar buena para beneficiar al soldado.

11No nos ocuparemos de la cuestión legal ni económica de la medida que nosotros la juzgamos redentora del indio, mientras no se promulgue una ley de conscripción militar. Nosotros no somos de los rigoristas que exclaman: “Que se salve el principio, aun cuando desaparezca la República”. Nosotros, tal vez, no siendo tan buenos replicamos, por humanidad decimos: “Que se libre a seis mil ciudadanos de la flagelación inicua y de la cárcel perpetua de los cuarteles, aun cuando desaparezcan todos nuestros Congresos, que no hacen otra cosa que aniquilar las rentas nacionales. Y a buen seguro que la mayoría de los peruanos tienen igual pensamiento al que expresamos, porque nuestros soberanos congresos están de tal modo desprestigiados, que es necesario tener la fe del carbonero en la República, como la tenemos, para no convertirse en monarquistas absolutos, con tal que se supriman los congresos, al menos mientras tengamos mayoría de legisladores tan pródigos con los bienes fiscales y tan amigos de su conveniencia particular. El último congreso, en materia de despilfarras, ha sido el más espléndido; él ha reconocido todos los ascensos posibles, legales e ilegales, ha aumentado los sueldos y montepíos, sin necesidad, ha tenido un vértigo derrochador, como el que tendría un niño travieso, que encontrando abierta la caja del padre saca a manos llenas el dinero para regalar monedas a los criados, a los vecinos y aun tirar en la calle por lo alto los soles y pesetas para que los recojan los que pasan. Y aun cuando la soberanía nacional del 6 8, contemporánea del cataclismo y de la peste, hizo creer al principio que iba a seguir con la reforma del antiguo régimen, esos pasos para la economía fueron el paso atrás que da el carnero para dar un salto mortal hacia los despilfarras. Solo en un punto se manifestó mezquino, y fue precisamente en lo que debió ser generoso, y fue, en negar al gobierno el aumento de sueldo, mientras no hubiera una ley de conscripción.

12Tal vez al contemplar los rudos golpes que recibe la Patria, nuestro lenguaje sea acre, aun cuando sea justo. Tal vez algunos legisladores púdicosse ofendan y nos acusen. Sea en buena hora. No tenemos a este respecto ningún peligro, porque ante el gran jurado, leyendo el diario de los debates, relataríamos ciertos hechos y sumaríamos los millones con que se ha recargado inútilmente al Estado, y los jueces, indignados, arrojarían del tribunal a nuestros acusadores, como el Cristo arrojó del templo a ciertos traficantes. Mas dejemos a un lado al último Congreso, porque, según costumbre, tal vez sea santificado por el que venga después. Pasemos ahora a discurrir con el gobierno sobre el rancho, que es materia muy importante para nosotros.

13En verdad, no comprendemos cómo S. E. y el Ministro de Marina, cuyo objeto es aliviar de tal modo la suerte del soldado, quecualquier sirviente o artesano que se aliste voluntariamente en las filas del ejército, hayan creído mejorar la situación del soldado quitándole de la mano la peseta de aumento, para dársela al coronel que debe prepararle su rancho.

14Tampoco comprendemos cómo el Presidente y el Ministro de la Guerra, que tienen carácter austero y que fueron testigos de los abusos que se cometieron por ciertos jefes que se enriquecieron con el rancho a expensas del estómago del infeliz soldado, den tal vez ocasión para que se renueven esos hechos, como en los tiempos del general Gamarra, y aun en el periodo del general Echenique, en que se alimentaba bien el soldado, los jefes economizaban del ranchoquinientos, ochocientos y aun mil pesos mensuales, y esta suma se reservaba para fondos del cuerpo. Este manejo sin duda era muy decente, pero siempre era una usurpación al soldado, quien era dueño de ese dinero.

15Se dirá que los jefes que ahora mandan cuerpos no serán tan rapaces como los de otros tiempos; convenimos en esto, ¿pero los jefes decentes que están al frente de sus batallones, no pueden ser cambiados por otros que no sean ni tan delicados ni tan humanos como los actuales? ¿El señor Ministro de la Guerra está seguro de no ser reemplazado por otro que sea menos escrupuloso que él, en materia de plazas supuestas? ¿Y quien abusa en plazas supuestas, no abusará con el rancho del soldado, que es operación más cómoda y menos peligrosa?

16Pero suponiendo que los jefes sean siempre los honrados y que, por consiguiente, el soldado esté bien mantenido, el soldado con el rancho pierde,y el gobierno conseguirá menos voluntarios de este modo que dejando las cosas como están. Pero si se da a cada soldado sus dos reales de aumento, entonces la cuestión es distinta y hasta tentadora.—Veamos.

17Partiendo del principio de que cualquier jornalero de la costa puede ganar un peso diario, pero gastando de su sueldo en casa, vestuario y alimento, y que cualquier mayordomo tiene por salario veinte o treinta pesos, pero que también tiene que vestirse por su cuenta, pueden el jornalero y el sirviente hacer el cálculo siguiente: “Si el gobierno me diera en la mano esa peseta de aumento, tendría veinticinco pesos en plata, más el vestuario y la casa, para el jornalero, que equivale a diez duros, luego tendría treinta y cinco pesos, luego ganaría más dinero con menos trabajo; porque, suponiendo que ya tengo la peseta de aumento, con esta como con mi rabona y me quedan libres, en el bolsillo, diez y siete pesos, cosa que no puedo conseguir como jornalero ni como sirviente. Voy pues a estar mejor que un celador, que tiene que gastar en uniforme, y como todos quieren ser celadores porque es buen negocio, muy tontos serán los que no prefieran ser soldados”.

18Examinando el decreto con el rancho, dirá el mismo individuo: “Ser soldado con rancho no me conviene, porque solo recibo diez y siete pesos, y como el coronel se hace competidor de mi rabona, esta ya no puede mantenerse y yo tengo que sacar de mi cuatro dos reales diarios (sic) para que coma mi mujer, y si no se consienten rabonas en el cuartel, tendré también que gastar seis pesos más en alquilar un cuarto a la mía, luego solo me quedan tres pesos: por tres pesos no estoy para pasar malas noches y exponer mi piel. Que se guarde pues su rancho el gobierno para que otro lo sirva”.

19La peseta en mano del soldado es un aliciente, pero no lo es si esos dos reales pasan por la mano del jefe para convertirse en el rancho del soldado.

20Se dirá tal vez, que esa idea de dar rancho es precisamente una idea sublime, por la cual se consigue moralizar al soldado, quitando de los cuarteles a la rabona y darle un alimento sano y nutritivo que lo robustezca. Pero examinando la índole de nuestros indios, todas esas teorías, hasta aquí, son quimeras. Cámbiese la educación de nuestras masas y entonces se pondrá en planta la teoría del celibato para los Quispes y Mamamanis (sic); pero mientras nuestros soldados sean los indios de la sierra, toda reforma a ese respecto será pura teoría. Es demasiado sabido que los jefes españoles trataron en vano de suprimir del ejército a la rabona. El general Salaverry también intentó esa reforma, y al fin españoles y Salaverry tuvieron que ceder: l° porque se convencieron que sin rabona no hay soldado posible, porque se deserta aun cuando sepa que lo fusilan, y 2 o porque también se convencieron que la rabona, mujer extraordinaria y solo peculiar al Perú, como lo es la alpaca y la vicuña, en nada perjudica para la marcha de los ejércitos, porque la rabona es el cuerpo de vanguardia que se anticipa en la marcha para preparar el rancho del soldado. Por el contrario, en un país como el nuestro, en donde no hay depósitos militares en las rutas, las rabonas son utilísimas. En muchos casos, ¿cuál sería la suerte de los soldados, jefes y oficiales, si no existiese ese cuerpo que es la providencia del ejército en campaña?

21Suprimir del ejército a las rabonas, por ahora, es perjudicial y lo que es más, es un imposible.

22Con respecto a la alimentación sana y nutritiva del soldado, ese punto también es paradójico. Ya sabemos poco más o menos cual será el rancho del soldado: consistirá en un pan y arroz con caldo, en donde nadarán yucas, papas y algunos pedazos de carne. Este alimento será abundante y de buena calidad cuando el jefe quiera a sus soldados y que no guarde mucho para fondos del cuerpo u otros destinos que no nos importa saber. Pero si se encuentra un jefe económico y que quiera economizar mucho para fondos, entonces a medida que se alargue el brazo que echa al perol el agua, se encogerá el brazo que deba echar las presas de carne, y entonces adiós robustez del soldado si no apela a sus antiguos cuatro reales, para comer algo más en la fonda del chino o en una picantería, ya que no habrá quien guise en el cuartel. Pero aun suponiendo que siempre se dé al soldado el sempiterno monótono rancho en abundancia y compuesto de buena came, de excelentes yucas de la costa y de exquisitas papas en la Sierra, siempre el soldado buscará en la calle el sabroso picante con que ha vivido, al cual se le considera como el veneno que destruye al soldado, salvo que se añada en el decreto del rancho, un artículo por el cual el soldado que tenga puerta franca lleve mordaza, para que no tome su trago ni coma picante fuera del cuartel. Solo de este saludable modo, se conseguirá que nuestros guerreros estén siempre a dieta.

  • 1 Evaristo Gómez Sánchez Benavides (Lima, 1826-¿?), diplomático encargado del Ministerio de Go (...)

23Pero examinando el decreto en cuestión y convencidos, como estamos, que tanto el presidente como el ministro de la guerra saben perfectamente lo que les corresponde en materia de aliviar al soldado, sospechamos que se ha dado al decreto citado una forma un tanto jesuítica para esquivar las interpelaciones que hagan algunos representantes en el próximo Congreso. Por esto el señor don Evaristo Gómez Sánchez1 comprendió al vuelo el espíritu del decreto en la Comisión Permanente.

24Cuando se acuse al gobierno de haber aumentado sueldos, contra el tenor expreso de la ley, su señoría el ministro dirá: No, Excmo. Señor. Se ha dado rancho al soldado, pero no sueldo. Por aquí no pasó, como dijo otro Santo.

25Por más vueltas que dé el gobierno en el asunto, por más giros a la Loyola con que se envuelva el decreto del 19, siempre será dictatorial, y si se ha dado ese paso porque se ha creído necesario, valía más ser franco y exponer francamente las razones que han apremiado al gobierno. Más nos hubiera gustado si el decreto hubiese estado concebido en los siguientes términos:

26Jose Balta &. &

27Considerando:

  • Que ningún Congreso ha querido dar una ley de conscripción para que todo ciudadano tenga la obligación de servir a su patria en el ejército, cuando le toque en suerte.
  • Que siendo hasta aquí el pret (sic) del soldado inferior al que se paga al jornalero o criado más inexperto, no encuentra quien quiera servir en el ejército como voluntario.
  • Que siendo indispensable tener ejército para conservar el orden público, el gobierno se ve en la dura necesidad de mandar cazar por las calles y cumbres de los cerros a hombres pacíficos y honrados padres de familia, como si fuesen bestias feroces o criminales para encerrarlos en unas cárceles que llaman cuarteles.
  • Que a un Presidente de una república y de sentimientos cristianos, no le es permitido esclavizar a los ciudadanos, y por el contrario, está en la obligación de libertar a sus semejantes siempre que se pueda, porque así lo ordena imperiosamente la ley de la humanidad, de la libertad, de la igualdad y fraternidad—es decir, la ley de Dios; y
  • Que no se puede tener hombres libres para que reemplacen al soldado esclavo, sin que el sueldo de este no se eleve siquiera al que goza un mayordomo de segunda clase en servicio de los particulares.

28Decreto:

  • Mientras el Soberano Congreso no dé una ley de conscripción, se concede al soldado que sirve a la República el sueldo de 25$ mensuales.
  • Desde el l.° de Abril la tesorería de la República abonará ocho pesos mensuales para cada soldado, sobre el haber de diez y siete pesos que actualmente disfruta.
  • El Ministro de Guerra y Marina queda encargado de la ejecución de este decreto, del que dará cuenta a la próxima Legislatura.

29Este decreto seria la verdad. ¿Y qué haría el Congreso? Como los Congresos tienen la invariable costumbre de santificar cuantos abusos se cometen por los gobiernos arbitrarios y por las más desastrosas revoluciones, la próxima Legislatura no podría menos que dar su aprobación a una medida que aun cuando no la ha dictado un Congreso, habrá servido para libertar de la esclavitud a cuatro o seis mil ciudadanos. La medida es cara sin la menor duda, pero se gastaba más en la edad media para librar del poder de los moros a los cautivos cristianos.—Sobre todo, si alguna vez quiere el Congreso ser económico, que dicte cuanto antes una ley de conscripción para que el servicio militar cueste menos.

30No sé por qué tenemos el presentimiento que antes del l° de Abril, S. E. el Presidente y su Señoría el Ministro de la Guerra, habrán suprimido el rancho para dar directamente al soldado los veinte centavos de aumento. Salvo que insistan imitando a D. Por lo mismo. Si suprimen el rancho, recibirán las bendiciones de la Sociedad de los Amigos de los Indios; pero si insisten en su propósito, no habrán conseguido más que gravar inútilmente al Tesoro público.

Notes

* * El Nacional, Lima, 27 de marzo de 1869, segunda edición.

1 Evaristo Gómez Sánchez Benavides (Lima, 1826-¿?), diplomático encargado del Ministerio de Gobierno durante la presidencia de Juan Antonio Pezet, era entonces senador por Arequipa e integraba la Comisión Permanente del Poder Legislativo (1868-1872). Ed.

© Institut français d’études andines, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr