Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Aguinaldo para las señoras del Perú y otros ensayos

 | 
Francisco Laso

Artículos en El Nacional, 1869

Bazar semanal*

Texte intégral

  • * * El Nacional, Lima, 13 de marzo de 1869.

1La confirmación por el Tribunal Supremo de la pena capital recaída sobre Martín Lavalle y José Núñez, ha producido gran sensación en el público. No siendo juristas nos abstenemos de discutir sobre la materia.

2A este respecto, hemos notado un hecho curioso. La mayor parte de los hombres con quienes hemos hablado, están porque no se ejecute la sentencia, y la mayor parte de las mujeres no se conforman con solo la pena de penitenciaría para los reos. El temor de que les suceda lo que al infortunado Ayulo, les extravía sus sentimientos naturalmente compasivos.

3La fiebre avanza aun cuando sea con paso lento, pero de repente puede desarrollarse con fuerza. Bueno sería que el gobierno se apresurase a formar una municipalidad, cualquiera que sea, para que ella tome medidas precautorias y preste servicios en caso que se extienda el mal. El señor ministro de gobierno merecerá pues, la censura pública, si continúa por más tiempo en esa apatía tan nociva para el bien de la población de Lima. Esperamos que en la semana entrante estará zanjada esta cuestión.

4La cuaresma se va pasando del modo más entretenido posible para la gente piadosa y para la que no lo es tanto. Las ferias están muy concurridas por las devotas y devotos: muchos de estos asisten también al circo Chiarini y a las representaciones de los chinos, también hay promiscuación en materia de diversiones, entre lo divino y lo humano.

5El teatro se puede decir que ha revivido en estas últimas noches con la exhibición de la señorita Marchetti en las óperas la “Norma” y el “Trovador.” Esta cantatriz ha gustado al público por su fresca y extensa voz de soprano, por su buen cuerpo y por cierta desenvoltura, que siempre agrada a los hombres de la platea.

6Los vencedores que en el 2 de Mayo se hallaron en baterías o abordo de los buques de guerra, están con las caras muy alegres por el último decreto del gobierno, por el cual se les reconoce la clase efectiva inmediata en que concurrieron al combate.

7Para no ser enteramente un eco monótono de la crónica local, relatando lo que ya todos conocen, hablaremos de otra cosa, por ejemplo, sobre el viaje del Presidente al Sur.

8Hace poco tiempo que un amigo nuestro, de carácter cuitado y que tiene terror pánico a las revoluciones, como si no fuera peruano, vino hacia nosotros con aire desolado para entablar el siguiente diálogo:

  • ¡Sabrán UU. que el Presidente se va a pasear al Sur!
  • ¿Y qué más tiene que dirija sus pasos por Cocharcas o por Guía?
  • No señores; la cosa es muy grave. Abandona la capital para visitar los departamentos del Sur; se lleva a todos sus ministros y parte de su ejército, ¿comprenden UU. el peso del argumento?
  • Sí; el asunto no deja de tener tres bemoles, pero cuando S.E. ha resuelto dar ese gran paseo, debe ser conveniente a la salud del Estado ese cambio de temperamento. Tal vez es consejo de los médicos.
  • No señores: son por el contrario los enemigos del orden los que le han sugerido esa idea para echarlo al suelo, se la quieren jugar. Mientras S. E. esté en algún departamento de la sierra, preguntando si hay huevos, otros se meterán en la esquina de Desamparados y de allí le sacarán la lengua; y entonces adiós tranquilidad. Otra vez tendremos derramamiento de sangre, se derrocharán los millones, la anarquía será inevitable y el diablo se llevará a este desgraciado país.

9La paz pues, está en peligro y es necesario que todos los que no especulamos con revueltas, los hombres de orden, conspiremos para que no se mueva de Lima el Presidente. Es conveniente que todos le hablemos—que se escriba en los periódicos para disuadirlo de esa locura. UU. también como patriotas deben hablar sobre el asunto, ¿no es cierto?

  • Pero señor: U. parece que se asusta antes de tiempo y tal vez sin razón. Puede ser que el viaje no sea más que un proyecto en embrión, y en caso que se realice, S.E. ya tiene edad y cinco consejeros para saber lo que hace, y no pertenece a nosotros el meternos en camisa de once varas contrariando proyectos dictados tal vez por la más alta de las políticas.
  • No señores. Por favor les pido siquiera un rasgo,una palabra sobre el asunto y les quedaré muy reconocido.
  • Bien señor. Daremos a U. gusto a medias, contando en público una historia que si no es de mil y una noches, es de mil y un idas.
  • Gracias caballeros.
  • No hay por qué.

10Cumpliendo pues con la promesa, relatamos la siguiente historia.

11Parece que un rey de uno de tantos reinos que se suponen en el Oriente, se encontraba descansando en un bosque después de haber abatido a un soberbio ciervo, cuando se le presentó un mágico muy renombrado. El rey para divertirse le dijo que le hiciera alguna prueba y el brujo le prometió resucitar al ciervo haciendo que su alma se introdujese en el cuerpo del animal muerto. En efecto, el mágico hizo ciertos ademanes, recitó ciertas palabras y quedó tendido en el suelo sin movimiento alguno, y en el mismo instante el ciervo se levantó, principió a hacer mil cabriolas, a arrodillarse ante Su Majestad y después de hacer otras maravillas, deja el cuerpo del animal para recuperar el suyo.

12El rey, sorprendido, boqui-abierto, pregunta al mago si podría comunicarle la misma virtud y le ofrece en pago de tan gran servicio todos los tesoros de su reino. El brujo acepta y repitiendo las mismas palabras y gestos cabalísticos, comunica su poder al neófito rey. El soberano no pierde tiempo y dejando su cuerpo pasa su espíritu al cuerpo del animal y, ya de ciervo, principia a dar saltos que era un contento.

13Pero el brujo, que no era muy católico, cuando vio al rey convertido en ciervo, dejó inmediatamente su cuerpo y ocupó el del soberano y ordenó a las guardias que matasen al ciervo. El rey, aun cuando ya era animal, oyó las órdenes y se puso en fuga por los bosques en donde fue perseguido como a bestia feroz por los perros y los hombres. Ya iba a ser el rey presa de sus perseguidores, cuando por fortuna suya, vio en el suelo un ruiseñor muerto y en el momento, mediante la lección del mago, deja su cuerpo de cuadrúpedo y se convierte en avecilla.

14El rey ya ruiseñor, emprende el vuelo hacia su palacio y ¡oh desgracia! el mago impostor se había hecho dueño de todo, haciéndose dueño de su cuerpo.

15El ruiseñor real fue a los departamentos de la reina y desde una claraboya le dirigió a su consorte los más tiernos y sentimentales trinos para expresarle su desgracia: y al fin se lanza para posarse en el hombro de su amada y allí redobla sus lamentos.

16La reina, sorprendida al ver tanta mansedumbre y habilidad en el ruiseñor, se enamora de él y le cobra entrañable amor: y aun más gracia le hacía a la soberana ver que el ruiseñor, que tanto la quería, se pusiese furioso cuando veía al rey, es decir al impostor, a quien se dirigía para picarle los ojos.

17La reina como la mayor parte de las mujeres engreídas y ociosas pero de buen corazón, era muy afecta a los animales, y entre estos el ruiseñor y una perrita de faldas eran sus predilectos. El verdadero rey tenía pues el consuelo de participar con una perra el amor de su esposa. Favor que muchos maridos no suelen alcanzar.

18Una mañana la reina, al despertar, escucha los acentos de su ruiseñor pero no siente el saludo de la perrita que siempre acostumbraba brincar al lecho y acariciar a su ama. La reina se informa de la ausencia de su dije y ¡oh dolor! la perra había muerto por la noche. Tal vez el rey no sería tan llorado como fue la perra. Y como la aflicción de la reina no tuviera consuelo, el impostor que quiso agradar a la soberana, le dijo que le haría resucitar a su perrita. En efecto, dejando su cuerpo prestado, se metió en el del animal. El rey ruiseñor no dejó perder la ocasión: abandonó inmediatamente el cuerpo del pájaro y recobrando el suyo mató al usurpador como debía, es decir como a perro.

19En el Perú si se quiere, casi todos somos magos que estamos acechando el momento que deje algún empleado su puesto, para meternos en él. Por ejemplo, un alto empleado deja su destino interinamente porque se va a pasear por cuenta del Estado, inmediatamente se agitan las turbas de patriotas para llenar esa vacante, aun cuando no sea más que por poco tiempo. Un día que sea, afianza los derechos adquiridos para toda la vida. Si un gran empleado promete morirse, esa es una delicia, sobre todo si ocupa una vocalía en cualquier tribunal, una canonjía cualquiera, un puesto en la aduana del Callao, que por insignificante que él sea, siempre es reputado como el mejor negocio. Esto no quiere decir que estos empleados no son buenos, conocemos algunos muy honrados, aun entre los vistas. Qué interés despliegan los mil pretendientes por la salud del enfermo: qué pasos no se dan para que el gobierno los tenga presentes. Un grupo de gallinazos no se agita tanto en derredor de un borrico moribundo, como los pretendientes en torno del empleado agonizante.

20Si cualquier puesto es apetecible por cuanto reditúa, ¿cómo no será envidiable el puesto de presidente de la República, que es el que más reditúa legalmente y que todavía debe redituar? ¿Cuántos magos, pues, no están siempre en acechanza para ocupar ese puesto?

21Cuando una revolución triunfa, se puede decir que ha habido una gran peste que ha derribado de sus puestos a miles de empleados, los cuales son reemplazados inmediatamente por otro nuevos que estaban a la caza de sus respectivos puestos. Verdad es que nadie pierde en estos cambios sino la nación, porque los congresos se encargan de pagar a propietarios e intrusos, a caídos y levantados, a los vivos y difuntos.

  • 1 Laso se refiere a la victoria de José Balta y Pedro Diez Canseco sobre Mariano Ignacio Prado (...)

22Si consideramos al destino como el cuerpo del negocio y al empleado como el alma, el mes de enero de 18681 fue el mes más célebre en las transmigraciones y también fue una especie de juicio final. ¡Cuántos huesos inservibles no se alzaron para tomar su antigua forma! ¡Cuántos animales no ganaron ocupando puestos que debieron ocupar los hombres! ¿Y cuántos ilustres ciudadanos no perdieron, descendiendo de jefes de zapatería a oficiales de ejército? (Este es plagio). Lo cierto es que esa época fue muy interesante, como han sido todos los primeros meses en que se han presentado triunfantes las revoluciones desde el 54. Si esas comedias no costasen tan caro al país, no hubiera espectáculo que más hiciera reír.

23Pero volviendo al proyectado paseo del presidente, por dar gusto a nuestro amigo, divagaremos brevemente sobre sus consecuencias. Para esto consideraremos a S. E. como el alma del gobierno y a la capital como su cuerpo, en donde reside seguro, hasta cierto punto, como el marisco en su concha. Si abandona su casco, según el sistema de la metempsicosis criolla, muchos mágicosprocurarán meterse en su lugar por salvar a la patria; ¡y hay tantos patriotas! Si se va S. E., según el amigo Pedro Grullo, habrá o no habrá revolución en Lima. Si todo anda tranquilo, no se habrá ganado otra cosa, sino mayores gastos para la nación; porque un presidente del Perú no es tan modesto para viajar como el buen rey de Iveto, que solo llevaba por toda escolta un perro. Pero si mientras el presidente está contemplando las ruinas de Arequipa o admirando el lago Titicaca, alguien se mete en el palacio de Lima y se alza con el santo y la limosna, bonito quedaría S.E. y más bonito quedaría el Perú.

24¿Ganaríamos algo con el cambio? Lo dudamos.

25Aun cuando en el Perú no hay cálculo posible, hay sin embargo un punto ñjo e invariable hasta aquí, y es:—que a un presidente militar que se derriba, otro presidente militar tiene que reemplazarlo. Y como casi todo militar es déspota por naturaleza, amén de otras virtudes que ostentan muchos de los presidentes en infusión, tendríamos pues casi la certidumbre de cambiar al coronel Balta que dicen que es medio fogoso pero muy honrado, por otro que sea además de fogoso, tal vez un saqueador de los bienes del Estado. Y si se suma los gastos de una guerra civil en suministros, empréstitos, vales emitidos y el aumento de una doble lista militar y civil, ya podemos calcular lo que nos costaría el cambio de un militar que ya se conoce que es honrado, por otro que sea tal vez derrochador de los tesoros públicos y desmoralizador de la sociedad.

26En materia de revoluciones, ya tenemos alguna experiencia. También hemos sido revolucionarios de buena fe: es decir que hemos deseado que se derriben los abusos y que se establezcan las reformas necesarias para que el Perú pudiera desarrollarse según le permitían sus grandes recursos y según lo exigían la justicia y la civilización del siglo; pero ya sabemos a qué atenernos sobre el asunto. Durante la administración del coronel Prado y en su caída, hemos conocido que toda revolución para mejorar no es sino una quimera, porque nuestro patriotismo está dirigido por nuestro bolsillo, como al marino lo dirige la brújula; y sin patriotismo desinteresado nada se puede hacer de bueno. La administración Prado intentó reformar muchos abusos y crear al Estado cierto modo de vivir seguro, pero como este medio prudente afectaba un poco las rentas de algunos particulares para el bien común, todos se sublevaron por el tanto por ciento que se les quitaba. Tal vez hubo algunos que tuvieron la fe constitucional hasta en los tuétanos; pero en general, casi todos fueron enemigos del coronel Prado y de las reformas, por un miserable interés personal. Si el coronel Prado hubiera reconocido todos los empleados y grados concedidos por el general Pezet y no hubiera disminuido sueldos, Prado habría sido para todos el hombre del siglo y las viudas se habrían enamorado del dictador. Entonces no habrían sonado las campanillas ni se hubiera invocado el nombre de la santa religión para encubrir el ruin interés personal. Todo era pues, cuestión de bolsillo. Pero dejemos en paz a los vencidos: recitemos un responso para el que quiso enderezar entuertos; pero ya que viene al caso, también nos quitaremos el sombrero, para saludar al que siquiera tuvo buenas intenciones por reformar su patria y al que fue el principal autor del 2 de Mayo. La justicia exige que demos al César lo que le pertenece.

27Como decimos, pues, ya conocemos lo que son las revoluciones y a la mayor parte de nuestros patriotas, y por esta razón hemos llegado a concebir desconfianza y aun odio para toda revolución. Pero no por esto nos convertiremos en incensarios del poder. Si el gobierno se conduce mal lo censuraremos, y lo aplaudiremos siempre que ejecute algo que sea digno de alabanza. Nuestras apreciaciones creemos que sean imparciales, porque jamas serán dictadas por el interés ni por el odio.

Notes

* * El Nacional, Lima, 13 de marzo de 1869.

1 Laso se refiere a la victoria de José Balta y Pedro Diez Canseco sobre Mariano Ignacio Prado, quien debió renunciar a la presidencia de la república el 8 de enero de 1868. Ed.

© Institut français d’études andines, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr