Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Aguinaldo para las señoras del Perú y otros ensayos

 | 
Francisco Laso

Artículos en El Nacional, 1869

Bazar semanal*

Texte intégral

  • * * El Nacional, Lima, 27 de febrero de 1869.

1Ya que los SS. EE. de “El Nacional” nos hacen el altísimo honor de juzgarnos dignos de colaborar con ellos en su periódico, nos resolvemos a ello no sin salvar mil escrúpulos de conciencia, por que aún nos queda algo de niñería tan embarazosa y perjudicial en los modernos tiempos.

  • 1 Referencia a Monsieur Jourdain, figura central de la comedia de Molière, Le Bourgeois Gentilhomme (...)

2¡Y cómo no arredrarse al esgrimir la pluma cuando no hay derecho para tan noble empresa, puesto que ni somos doctores, ni coroneles, ni arequipeños! Con cualquiera de estos títulos todo se puede hacer y decidir en el Perú. Pero, reflexionando que en nuestro país de cucaña todo peruano es o debe ser un portento de habilidad, puesto que el primero que pasa por la calle es apto para desempeñar cualquier puesto en la República y aun para representarla en el extranjero, dijimos: Nosotros también somos peruanos, luego también podemos ser escritores y nos resolvimos a ser hombres de pluma, ya que los RR. de “El Nacional” nos hacen creer que podemos serlo. Somos, pues, una segunda edición de Mr. Jourdans1 (sic) con solo la diferencia que el buen bourgeois escribía en prosa sin saberlo; nosotros, como algunos de nuestros altos personajes, sabiendo que no sabemos nada, también escribiremos en prosa. ¿Y qué más tendrá que nosotros, otro pobre Diablo que solo por tener insolencia en lugar de ciencia, dé tajos y reveses en toda materia y que a fuerza de petulancia y de bajezas consiga apoderarse de una curul en el senado, de purpúrea poltrona en un ministerio y asegurar para sí y su quinta generación una gran renta que debe ir aumentándose a medida que se vayan sucediendo los congresos? Nosotros, menos exigentes pero más modestos, solo pretendemos un hueco en Melchor-malo y solo aceptamos un taburete de paja criolla en la redacción de “El Nacional”, y no para recibir órdenes impuestas de nuestros jefes, que son nuestros amigos, sino conservando nuestra plena libertad para escribir lo que mejor nos plazca.

3Otra razón poderosa nos induce también a aceptar las ofertas que se nos hacen, y es la del interés; puesto que parece que hasta el aire silbara por todas partes la máxima Yankee para hacer fortuna. Y a fe que hay muchos sectarios de ese sistema, porque si bien es cierto que muchos de nuestros ricos improvisados han adquirido sus fortunas en legal comercio, y en la nobilísima tarea de cultivar la tierra, hay sin embargo algunos que no teniendo profesión ni renta conocida, gastan crecidas sumas en festines, juego, caballos y otras cosas. Y aun hay otros individuos más milagrosos puesto que no teniendo más que un sueldo limitado, de repente, de la noche a la mañana, de pobres que eran salen comprando fincas rústicas y urbanas, jugando rocambor de ocho soles apunte y dando espléndidos banquetes. Y nótese que todos estos milagros se efectúan pura y simplemente con las economías de su reducido sueldo. Este fenómeno servirá un poco para explicar de algún modo la muy avanzada teoría del señor ministro de hacienda; porque nada de extraordinario tiene que el hombre más endrogado inspire más confianza para prestarle dinero, si el que más derrocha y despilfarra para llevar cómoda la vida en este valle de lágrimas, sea el que más economías alcance.

4Nosotros pues, siguiendo el impulso general, el contagio de adquisibilidad, queremos reunir dinero, honradamente y acumular cuantas pesetas nos vengan por la pluma y por otro instrumento que a la vez manejamos. Nuestras ganancias no serán muy pingües, pero ganaremos algo porque el trabajo siempre produce, aun cuando no sea más que el beneficio de la calma refrigerante que baña el espíritu cuando se ha llenado bien la tarea del día. Con poco nos conformamos, seremos como Diógenes que se puso a rodar su tonel por las calles avergonzado de su inactividad, viendo que todo el pueblo de Atenas presuroso trabajaba en su defensa contra Filipo. Nuestros esfuerzos no importarán gran cosa para alcanzar fortuna, pero rodaremos pipa para hacer algo que esté en armonía con la actividad codiciosa de nuestro siglo. Si todos los peruanos moviesen un tonel por cuenta propia, de un modo independiente del Estado, el tesoro público no sería como lo es ahora, el tonel de las Danaides.

5A lo que salga de nuestra pluma le daremos el título de “Bazar”. No porque nuestras ideas se puedan comprar por el primero que abra su bolsa, sino porque en esta sección habrá de todo, como en botica, según esté el humor. Las drogas que se den al público serán malas, pero no tan caras como las que venden nuestros boticarios.

6En todo conservamos nuestra libertad, hasta en no cumplir en el plazo señalado para nuestros artículos; pero entonces, a fuer de hombres honrados, devolveremos la cuota señalada a nuestro trabajo, aun cuando el Congreso nos decretase lo contrario en una ley de reparación, porque si es justo recibir recompensa por su trabajo, es un abuso, y aún un robo, cobrar por el tiempo que uno está tendido a la Bartola. Hablamos en contratos particulares, que con respecto a servicios hechos al Estado, es muy distinto, porque ni a un cocinero le parece pecado robar a su patrón; ni a la mayor parte de los peruanos les parece una falta arrancar a la Nación el doble o el triple de lo que merecen. Esta es una costumbre vieja, y la costumbre se ha hecho ley sancionada por todos los Congresos.

7Sobre las bases anteriores los editores del “Nacional” tendrán todas las semanas el “Bazar” abierto, y el respetable público paseará por él sus miradas, si lo tiene a bien, y si no, paciencia; que mientras vivamos, no faltará quien nos lea.

8Hoy era el día señalado para principiar nuestras tareas. Debimos, pues, presentar este artículo con las dimensiones y en la forma que deberán tener los que le sigan; pero una reciente enfermedad nos obliga a ser lacónicos en la materia y desaliñados en la forma; porque, la vista empañada y trémula la mano, no nos permite trazar en el papel lo que la imaginación ha formulado en la mente. Nos reservamos, pues, cumplir nuestro compromiso desde la semana entrante, esto es, si hasta entonces no ha ayunado Gálvez.

9El trabajo de hoy no es sino la voz de presente que da el que llega a tiempo; pero de cualquier modo que sea ya, estamos instalados en la redacción del “Nacional” y aseguramos no llevar encubiertos, ni microscopio para ver las faltas de nuestros colegas del “Comercio”, ni escalpelo para rasgar la piel de nuestros semejantes. Lo mismo nos sucedería si perteneciésemos a la redacción del “Comercio”, pues no concebimos ni aprobamos que entre personas casi idénticas en talento, principios y aspiraciones, se destruyan en guerras pueriles, o mas bien femeninas, que no producen más resultado que el mutuo desprestigio. ¡Oh manes del virtuoso y sesudo Monterola! Venid a calmar el ímpetu fogoso de la juventud, a inspirarle tolerancia y caridad para las pequeñas faltas, constancia y energía para combatir los grandes vicios.

Notes

* * El Nacional, Lima, 27 de febrero de 1869.

1 Referencia a Monsieur Jourdain, figura central de la comedia de Molière, Le Bourgeois Gentilhomme (1670). Ed.

© Institut français d’études andines, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr