Desktop versionMobile Version
OpenEdition Books

Aguinaldo para las señoras del Perú y otros ensayos

 | 
Francisco Laso

El Congreso Constituyente, 1867

Derechos adquiridos. El diputado por Lima que suscribe a sus comitentes*

Volltext

  • * * Transcrito de: “Derechos adquiridos. El diputado por Lima que suscribe a sus comitentes”. El Naci (...)

1Respetabilísimos Señores:

2Apenas principiaron las juntas preparatorias del actual Congreso, noté que la capital iba a quedar muy deslucida, por la parte que a mi me concierne, en las luchas parlamentarias. Ya se sabe que, cuando los ciudadanos elijen un diputado es para que perore en la tribuna, como, cuando compran un canario, es para que cante en la jaula. Diputados y canarios mudos hacen triste papel, y aun parece que el animalito cometiera un robo a su patrón comiéndole en silencio la mostaza, como también el diputado que solo se pone de pie y se sienta, parece que robara sus dietas al Estado. Y sin embargo, ¡cuánto mejor sería para el pueblo si en los Congresos se charlara menos!

3A pesar del buen ejemplo que me daban algunos diputados, que ufanos pronuncian repetidos, largos y descosidos discursos para que la humanidad entera los escuche; no estando mi pobre persona organizada por la Divina Providencia para hablar en público, resolví, mal de mi grado, guardar el más riguroso silencio. Verdad es que, muchas veces, juzgué preferible la triste nota de diputado mudo, al ridículo papel que representa el diputado que larga en la tribuna más disparates que razones.

4Pero muchos de mis comitentes me reconvienen por mi falta de palabra, casi todos mis amigos me reprenden con dureza por mi total silencio, sin acordarse de que mi voz es debil y que mi lengua es por naturaleza algo trabada. Sin estos inconvenientes tal vez habría podido complacer a todos, porque componiendo un discurso en mi casa, limándolo y relamiéndolo por todas sus faces, lo habría improvisado en una gran sesión, para recibir también coronas de flores o de cuernos.

5Mas, como en el Congreso se van a tratar ciertas cuestiones serias, en las cuales, a pesar de mi incapacidad, quisiera tomar parte, he apelado a un medio que me permite discutir en público, salvando las dificultades orgánicas que tengo para hablar.

6Recordando que en Francia y en Bélgica, algunos diputados que no pueden hablar, como yo, imprimen los discursos que debieran pronunciar y los reparten a los demás representantes; así yo también imprimiré mis discursos y los soltaré a luz cuando convenga. Y, si en la Cámara se charla para que esa charla se publique en los periódicos ¿por qué no publicaré primero mi charla en los periódicos para que de allí vaya al seno del Congreso? Todo camino conduce a Roma.

7Muy pronto se va a ver en la Cámara la cuestión “Derechos adquiridos”; y como esta cuestión afecta al pueblo, porque todo lo que sea aumentar empleos y sueldos redunda en perjuicio del hombre que tiene alguna industria, voy a tomar la defensa del pueblo combatiendo la cuestión “derechos adquiridos”. —Allá va pues mi primer discurso, tal cual debiera repetirse en la tribuna:

8Excmo. Señor:
No tengo la costumbre de hablar en público, y sobre todo, carezco aun de la locuacidad necesaria para expresar mis sentimientos: atendiendo pues a estas razones, os ruego, señor, que disimuléis todas mis faltas de oratoria.

9Por otra parte, el asunto que voy a tratar es demasiado ingrato y sé que mis palabras serán desapacibles para muchas personas que las escuchen, porque ellas no halagan los intereses de ciertas clases privilegiadas.

10En verdad, mejor es poder complacer que disgustar. Es preferible merecer aplausos, recoger flores y aun palomas, que escuchar murmullos de la gente ofendida; pero también deben recibirse con resignación y aun con placer los insultos de las enojadas turbas, cuando uno cumple con lo que le ordena su deber. Voy pues, a entrar en la cuestión que se debate.

11El proyecto del coronel Gárate y los dictámenes de las comisiones por donde ha pasado, abogan, aun cuando de un modo encubierto, porque se establezca otra reparación igual a la que hubo después de la Palma: digo mal, no igual sino más gravosa aún, porque el número de servidores de la patria es mayor ahora que entonces: los derechos adquiridos, pues, son mayores, y mayor será el gasto para el Estado. En vano se habla de fechas en el proyecto y en los dictámenes, porque esas fechas solo servirán de trámites para llegar a poner las cosas como estaban el 5 de Noviembre de 65. Si hoy se aprueba el proyecto Gárate, mañana se propondrá a la Asamblea, por otro coronel generoso o por algún juez compasivo, que se borren todas las fechas para dejar a todos los empleados pasados, presentes y futuros con todos sus derechos adquiridos y su correspondiente reparación. Si hoy se aprueba, repito, el proyecto que ahora se discute, también se aprobará el que venga después y no habrá, señor cuándo cortar los abusos que se practican a la sombra de eso que se llama “derechos adquiridos”.

12Una de las medidas prudentes y económicas tomadas por la Dictadura, ha sido, sin duda, la reducción de los haberes de los servidores que no sirven.—Téngase entendido que la Dictadura no ha suprimido sino disminuido los sueldos correspondientes a indefinidos, jubilados y cesantes: que esta medida ha sido dictada por la necesidad y aun por la inflexible lógica de la aritmética. Las rentas nacionales, como se sabe, ya no alcanzan para satisfacer los sueldos de los innumerables empleados civiles y militares. Los empleados se aumentan en mayor proporción que las rentas del fisco, luego hay que hacer el cálculo siguiente: Si el divisor (que son los empleados) se aumenta no variando el dividendo (que es la renta pública), claro es que el cuociente (que son los sueldos) tiene que ser menor que antes. Y esta demostración no es un sofisma: esta es la verdad. Hasta aquí se ha estado haciendo un cálculo engañoso: se ha dado un cuociente que no solo no pertenecía a las rentas ordinarias, sino también a empréstitos tomados a las entradas de los años venideros. Pero, señor, todo tiene un plazo, un término fatal: ha llegado el caso que ya no hay de dónde sacar un dividendo para continuar dando el antiguo cuociente. La reducción de pensiones es una necesidad, y cualquier gobierno previsor y racional tiene que ponerla en práctica. La Dictadura, pues, obró bien a este respecto. Esta es la opinión de los individuos que no viven de las rentas del Estado, es decir, de las únicas personas imparciales en la materia.

13Mas, parece que hubiera entre nosotros un plan preconcebido para abolir las medidas económicas iniciadas por el gobierno dictatorial; y lo que más me sorprende, es ver que los coroneles Gárate y Herencia Zeballos, fundadores de la Dictadura, para que esta cortase abusos y estableciese reformas, sean los primeros en deshacer con los labios lo que fundaron con las espadas. Estos señores, apoyados por los honorables miembros de las comisiones, por compasivos para con una secta que se llama “servidores de la patria”, no quieren que se tomen medidas para salvar el resto de los peruanos: quieren que la secta de los servidores consuma más de lo que produce el huano; quieren, por consiguiente, que los empleados civiles y militares chupen la sangre y el sudor del pueblo, en la forma de contribuciones.

14La verdadera y legitima compasión, es la que debe tenerse para con la mayoría de los ciudadanos que carecen del bienestar que les pertenece, y a cuya mayoría se abruma con impuestos, para sostener a una minoría insaciable que con nada se satisface.

15La gran falange de servidores de la patria es un torbellino que todo lo devasta: es una plaga que todo lo consume; y triste y doloroso es decir que esa plaga se hace inextinguible, porque son los mismos servidores los que dan las leyes y son servidores los que las ejecutan.—Creo que la verdadera y más lucrativa fracmasoneria (sic), es la de los servidores, cuyos miembros están distribuidos en los tres poderes del Estado para repartirse entre sí cuanto encuentran a la vista y a la mano. Entre hermanos gobernantes y hermanos congresantes se han sorbido todos los recursos del país. Con el pretexto de filantropía, de cumplir estricta justicia, se practican actos del más refinado egoísmo, se conceden y aseguran mil derechos personales, aun cuando estos precipiten al país a una desastrosa ruina. Verdad es que el servidor es, en general, un ser egoísta que está persuadido de que las rentas nacionales no deben tener más objeto que pagar empleados. ¿Qué le importa al servidor de la patria que no haya escuelas para ilustrar al pueblo? ¿Qué le importa que haya o no caminos para la prosperidad de la agricultura y el comercio? Con tal que se paguen los sueldos, con tal que se gasten millones de millones en satisfacer los derechos adquiridos, bien pueden arruinarse los demás ciudadanos que no han tenido la fortuna de ser beneméritos servidores de esta desventurada patria.

16Las turbas de servidores que moran en las innumerables oficinas del Estado: las turbas de servidores sin ocupación, pero con sueldo, que revolotean en los portales, calles y plazas: los sabios servidores, que mientras más dinero tienen más gruñen, lanzan con admirable candor teorías que pueden ser muy serias para el ejercito de empleados, pero que dan risa a todo el que no se llame servidor de la patria.—Las mismas comisiones repiten con imperturbable seriedad, que entre el empleado al ofrecer sus servicios y la nación al aceptarlos, hay un contrato tácito que no puede romperse.

17Pero examinemos primero cómo se realiza, entre el servidor y la patria, este contrato tácito. En primer lugar diremos, que la patria no llama a nadie o son tan raras las personas a quienes obliga a servir, por ser necesarios sus servicios, que casi no merecen indicarse esos casos. Pero el método ordinario es que el servidor impone sus servicios a la patria, aun cuando esta no los necesite ni los quiera. El servidor es tan tenazmente patriota, que quiere prestar sus servicios a la patria por la razón o la fuerza. Si el mérito personal no basta para ser atendido: si los empeños, la adulación o la intriga no son suficientes para coger un puesto, quedan los pronunciamientos que brotan, como en la sierra con la lluvia brotan sapos, centenares de coroneles, de vocales y jueces, y de miles de empleados subalternos que se aferran de lo primero que encuentran. Lo que quiere el servidor, es obtener de cualquier modo un puesto público, aun cuando sea este insignificante, como el jesuita que pretende clavar una estaca en una casa para quedarse con ella. Luego que el servidor asegura su puesto, es decir, luego que ha celebrado el contrato tácito ¡qué sarcasmo! se juzga acreedor a un mayorazgo. -Inmediatamente principian los derechos adquiridos. La nación tiene que mantener hasta el fin de los siglos al empleado, a su viuda, a los hijos y a los nietos de sus nietos. A tan sagrado objeto es necesario que el Estado aplique todas sus rentas; si no le alcanzan las entradas naturales es preciso que la nación se endrogue para que vivan tranquilos los servidores de la patria; y si no hay quien le preste más dinero al Perú, es indispensable que se pongan contribuciones al agricultor, al propietario, al laborioso artesano de la costa y hasta al infeliz indio de la sierra: es necesario que todos los peruanos sean tributarios de sus amos los servidores, como lo fueron antes de su amo el rey de España; y si alguna vez un gobierno prudente quiere reducir los gastos, reduciendo empleos y disminuyendo un poco los sueldos, los patriotas servidores se encrespan como gatos monteses y maúllan por todas partes por sus derechos adquiridos.

18Y lo que hay de más serio o de más ridículo en el asunto de derechos adquiridos es, que, en el gran ejército de servidores, hay muchos centenares que no merecen en justicia, las pensiones que se les conceden, porque de nada han servido al país. El coronel Gárate sabe perfectamente, que por un militar que ha prestado leales servicios, “durmiendo en colchones de agua, con mantas de nieve y exponiendo su vida en los combates”, como lo dijo en la tribuna, hay lo menos tres servidores que apenas habrán hecho servicios parecidos a los guardias nacionales, y que no han olido más pólvora que la de los fuegos artificiales en las fiestas.—Los honorables miembros de las comisiones saben, también, que por un buen empleado civil hay tres innecesarios, tres que no hacen más que fumar y hablar de política. Y, aun cuando fumando se pueden desarrollar pensamientos utilísimos a la patria, creo que todavía no estamos en el sistema de Fourrier (sic), para pagar a soñadores de profesión.—Y, sin embargo, el Perú paga lo mismo al útil que al inútil. Y, sin embargo, el que menos sirve es, muchas veces, el que más exige a esta patria, que ya no puede soportar tanto derecho a cuestas.

19Verdad es que todas las naciones necesitan cierto número de empleados; pero estos se toman solo en el número necesario para el buen servicio y en ninguna parte del mundo se tienen empleados tan exigentes como los nuestros. Por más sabiduría que posean nuestros sabios y grandes servidores, creo que no tendrán la necia pretensión de juzgarse superiores, en calidad de empleados, a los que sirven a la Francia, Béljica, Prusia o a los Estados Unidos: compárense los sueldos, las cesantías, los montepíos y demás pensiones que pagan otros países con los que abona el Perú y se notará una enorme diferencia. En ningún país del mundo hay el abuso que en el nuestro, ni podía ser que una nación civilizada gastase todos sus recursos en mantener empleados, porque las naciones de gran cultura tienen otras obligaciones, otros gastos que les impone la misma civilización, y no podrían resolverse a ser únicamente nodrizas de sus empleados; como lo es en el Perú que gasta toda su fuerza, toda su savia, solo en engordar servidores. Si a Francia e Inglaterra les costasen tanto como al Perú los servicios de sus hijos, preferiría, sin la menor duda, tener suizos para tener servidores menos exigentes y menos voraces. Al menos, los suizos no tendrían la sempiterna cantinela de los “derechos adquiridos”, que tienen nuestros patriotas servidores, cuando apelan al contrato tácito.

20El contrato tácito es el caballo de batalla de los servidores, y suponiendo que ese contrato existiese, ¿no podría romperse jamás? ¿La nación siempre sería esclava de sus servidores? Yo no soy sabio como algunos defensores de los derechos adquiridos, para citar doscientas leyes, quinientos ejemplos de la historia y millares de textos latinos en favor de ese escandaloso abuso; pero tengo dos leyes poderosas y un ejemplo para combatirlo. Solo presentaré la ley implacable de la necesidad y la ley de la conveniencia pública, ley que aun cuando aparece despótica, es, a veces tan necesaria como justa. El Estado, en la actualidad, se encuentra en la misma situación de un capitán de buque en alta mar, quien no teniendo los suficientes víveres para dar a su tripulación las raciones ordinarias, se ve obligado, por la ley de la necesidad, a reducir el pan y el agua a su gente para salvarla y salvar la nave. ¿Quién seria el insensato que no conviniese en que esa reducción de alimento era una medida necesaria, prudente, justa y salvadora? Así pues; el Gobierno de la Dictadura se vio, como se verá todo Gobierno que desee marchar de un modo racional, obligado por la necesidad a reducir las raciones de los servidores, que son los tripulantes porque esos mismos servidores se han comido y bebido casi todas las raciones ordinarias; y esta medida, que fue impuesta por la ley de la necesidad, debe ser sostenida por la ley de la conveniencia, que permite conservar a los mismos servidores una subsistencia segura, aun cuando no sea tan cómoda como antes.

21Por otra parte: según las leyes de la necesidad y de la conveniencia, la nación tendría derecho, si necesario fuese, para romper con todos los derechos adquiridos de los servidores, como tendría el derecho de romper con el derecho divino de sus reyes, si los tuviera, tanta razón hay para que un pueblo rompa todo vínculo con un monarca tirano que lo saquea, como para romper toda obligación con una secta privilegiada, con un cuerpo de servidores que lo tiraniza y devora. La revolución francesa nos ofrece un magnífico ejemplo. La Francia se sacudió a la vez del derecho divino de sus reyes, y de todos los derechos adquiridos de sus servidores; y no eran esos derechos adquiridos en diez años, sino heredados de diez siglos. La Francia después de sacudirse de la tiranía de los derechos adquiridos, creció y fue la maestra del mundo: imitémosla también en sus arranques ya que somos sus monos en la ropa.

22Y qué ¿no habrá en esta Asamblea como en la francesa, convencionales que depositen en aras de la patria sus privilegios, sus derechos adquiridos?

23El Congreso, pues, obrando en favor de este pueblo tiranizado y devorado por los servidores, debe sostener la medida impuesta por la Dictadura y desechar los dictámenes de las comisiones y por consiguiente, el proyecto del coronel Gárate.

24Insisto, señores, en suplicaros que cortéis de raíz, si es posible, los abusos que complican las dificultades del Estado, que aumentan los embarazos en su marcha política y social. La teoría de los derechos adquiridos no solamente tiende a convertir al Perú, esto es a un país que hace alarde de ser republicano, en un feudo de sus empleados, sino que aplicada esta teoría en toda su latitud, y la justicia y la lógica exigirían que así fuese, podría llevarnos al coloniaje. Proclamad, señores, la justicia de los derechos adquiridos, y decidme ¿en qué os fundareis para rechazar el derecho de reivindicación de los reyes de España? La idea del coloniaje os parecerá absurda, y en efecto lo es, porque tiene un absurdo por base que es la teoría de los derechos adquiridos.

25Antes de terminar este larguísimo discurso, pero que es muy corto para lo que tendría que decir, debo dar una satisfacción a los coroneles Gárate, Zeballos y a los honorables miembros de las comisiones; y a mi vez, también les haré un cargo con la franqueza que debe tener un Diputado que cree defender los derechos de la Nación, que son los derechos adquiridos del pueblo. No pienso, ni por un instante, que esos señores hayan defendido en los derechos adquiridos sus propios intereses. El coronel Gárate tiene un carácter heroico; por consiguiente, debe ser superior a toda idea mezquina. El coronel Herencia Zeballos ha dado demasiadas pruebas de desinterés para que pueda sospecharse de su desprendimiento; pero temo, y aun creo, que son estos señores demasiado susceptibles de dejarse seducir de los halagos de la multitud, tal vez comprometiendo los verdaderos intereses de la República.

26Con respecto a los señores de las comisiones, también repito, que abrigo la mejor idea de sus sentimientos generosos. No creo que defiendan lo que se ha dado en llamar derechos adquiridos, porque ellos o sus deudos sean o esperen ser empleados. ¡Dios me guarde de tener tal pensamiento! Tal vez esos señores tengan más razón que yo en pensar como piensan: el Congreso lo decidirá desechando o aprobando los dictámenes; pero también el pueblo fallará sobre si el Congreso del 67 es o no tan derrochador de las rentas públicas, en favor de muchos diputados, como fueron los Congresos anteriores.

Anmerkungen

* * Transcrito de: “Derechos adquiridos. El diputado por Lima que suscribe a sus comitentes”. El Nacional, 27 de abril de 1867. Apareció también en El Comercio, 29 de abril de 1867; El Progreso, 29 de abril de 1867. También publicado como suelto en bajo el título Discurso leido por Laso en el Congreso, suplemento de El Comercio, 29 de abril de 1867 y en el Diario de los debates del Congreso constituyente de 1867, 3 vols. Lima: s.e., [1867], vol. I, pp. 217ss.

© Institut français d’études andines, 2003

Nutzungsbedingungen http://www.openedition.org/6540

Kaufen

Printversion

amazon.fr