Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Aguinaldo para las señoras del Perú y otros ensayos

 | 
Francisco Laso

Ensayos en La Revista de Lima, 1859-1863

Croquis sobre la amistad*

Texte intégral

I

  • * * “Croquis sobre la amistad”. La Revista de Lima 1, n° 8 (15 de enero de 1860): 380-388.

1La amistad es casi tan antigua como el amor y en todos tiempos se ha ensalzado a ese afecto tan sublime por ser desinteresado. La historia nos señala hechos heroicos de abnegación de un amigo para con otro amigo. Los Griegos nos presentan como tipos de amistad a Orestes y Pilades. En los tiempos caballerosos de la edad media no escaseaba la amistad leal. En la moderna civilización, el hombre culto, lejos de negar la amistad la proclama a cada instante aun cuando no la practique. También entre nuestros indios el compadrazgo, que es la consagración de la amistad, impone obligaciones que son estrictamente observadas.

2No haremos ninguna disertación sobre la excelencia de la amistad: no manifestaremos la necesidad que tiene el hombre de hallar en la tierra una alma que sea el eco de su alma; de contar con un apoyo en caso de desfallecimiento; de tener reservada una urna en donde pueda depositar sus secretos; de encontrar, en el vía crucis de la vida, la mano fiel que le enjuague el rostro bañado por el sudor y el llanto.

3Nosotros, pobres artistas, no tenemos la pretensión de fundar teorías sobre la amistad; pero, haciendo uso del derecho que tenemos de mirar lo que vemos y copiar las cosas según la impresión que nos hacen, daremos, pues, nuestra pincelada para trazar la amistad como se nos presenta.

II

4El sentimiento de la amistad, según dicen algunos, nace con el hombre: y el espíritu de la fraternidad no debe ser malo, puesto que Jesu-Cristo y sus discípulos no cesaban de predicar “amaos los unos a los otros”. Parece sin embargo que el amor puro y desinteresado (la amistad) que se le tiene al prójimo sufre sus épocas de mengua; y, sin temor de equivocamos, podemos asegurar que en el siglo de las luces, en todo lugar en donde se da dinero a interés, la amistad es excesivamente escasa.—La amistad está como las bestias feroces, en razón inversa de la civilización.

5Para divagar mejor sobre nuestro tema, dividiremos la amistad en tres clases—amistad de igual a igual; de superior a inferior y de inferior a superior.

6No siendo la amistad, en nuestros días, si no un contrato o una compañía comercial, la unión que preste más reciprocidad será la más durable. Dos individuos, sea cual fuese su posición social, tendrán buena armonía mientras la situación del uno sea equivalente a la del otro; pero la amistad o compañía se disuelve si las circunstancias hacen perder el equilibrio social, o si la conveniencia de un socio exige la separación del otro.

7El hombre, como rapaz usurero, avalúa al amigo y sabe, de un modo exacto, el valor que le puede confiar, considerándolo como hipoteca. Así, un amigo sirve al amigo, en tanto cuanto el otro puede servirlo a su turno; rara vez pasará el límite que le señala el egoísmo.

8Dos hombres de elevada posición social, sobre todo en política, pocas veces podrán tener amistad franca, leal y durable.—Los grandes están unidos cuando la conveniencia lo requiere, pero siempre viven en la ase-chanza y atisbando el momento de dañarse.

9Dos individuos de igual fortuna serán íntimos mientras dure la igualdad de capital; pero si la desgracia reduce al uno a la pobreza, se pierde entonces el equilibrio y la compañía se disuelve. La vida del uno ya no puede ser igual a la del otro; no pueden habitar los mismos palacios; no pueden comer los mismos manjares; no pueden rodar coches con iguales caballos; no pueden hablar ya de sus rentas en efectivo y en perspectiva y, sobre todo, ya no pueden enseñorearse, a dúo, despotizando a las clases pobres.—El rico mira con lástima y desconfianza a su ex-amigo caído, y el empobrecido mira al rico con rencor, porque la suerte no lo arrastró también a la indigencia.

  • 1 No hemos podido traducir en español la palabra francesa parvenu, que expresa también el hombre que (...)

10Dos pobres serán verdaderamente amigos, mientras el uno parta la mitad de su pan para alimentar al compañero que no tiene con qué comprar un mendrugo. Hoy da uno y mañana da el otro.—Los dos pobres se quieren, porque se necesitan mutuamente para ayudarse a llevar el pesado fardo de la miseria; pero si la fortuna favorece a uno, se pierde entonces el equilibrio y se disuelve la amistad. El parvenu1 rara vez tiene la nobleza de alma de acordarse con orgullo de su origen: casi nunca tiene la generosidad de tender una mano protectora al infortunio. El parvenu hinchado, como estúpido pavo, menosprecia a sus compañeros de pobreza: la vista del amigo en desgracia le causa fastidio, le sirve de tormento, porque es un testimonio vivo de su antiguo baldón. El pobre a su vez, se cree ofendido, hasta por Dios, viendo en la holganza a su camarada, mientras que él permanece aún esclavo de la miseria. Creo que su amigo que participa con el de la pobreza, lo roba, lo saquea, no dándole una parte de su fortuna.

11Si es verdad que no hay ser más tontamente aristócrata y que desprecie más al pobre que el parvenu, también es cierto, que el pobre daría con gusto su vida, si con este sacrificio se arruinase el que supo conseguir fortuna.

III

12La amistad de superior a inferior es la compañía en la cual los que mandan, los grandes y los ricos ponen el capital y los inferiores ponen la industria.

13Los grandes, tanto en lo público como en lo privado, tienen necesidad de agentes para la marcha política como para la realización de goces mate-riales. Los ricos también necesitan de brazos auxiliares para el aumento de la fortuna; y si son espléndidos necesitan un tren de amigos como le son indispensables los lacayos, los caballos &.

14El jefe de un estado atiende, halaga, favorece con su amistad a los hombres que le sirven de pedestal; eleva muchas veces de la nada a un favorito y lo sienta en los primeros puestos con asombro de la multitud—todos se admiran de tal favor, de tan grande amistad; pero, casi siempre se opera una de esas metamorfosis, porque el que manda ha reconocido en el favorito las dotes necesarias para su servicio, ya sea en la política, en la realización de sus placeres inocentes o en sus vicios...Pero el favor, generalmente, dura mientras el favorito está en servicio activo. Un buen teniente, mutilado por el sable y la metralla, si queda inservible, se expone a quedar arrumado como mueble inútil, a no tener más jefe consolador que Dios, ni más apoyo que sus muletas... Más duradera es la amistad para con los compañeros de vicios, porque hay menos riesgo de perder sus funciones en campañas nocturnas y combates gastronómicos: pero también el favorito más mimado quedará sin valer, si pierde el estómago o si una parálisis le impide el servicio activo en los recreos del protector.

15La amistad del superior al inferior se pierde cuando el último ya no puede servir. La compañía se disuelve por falta de equilibrio. Al que no presta su industria no se le conceden capitales.

IV

16En la amistad del inferior para con el superior existe, más que en las otras, la compañía mercantil. Los que no tienen riqueza ni posición social ponen la industria y los que tienen fortuna o valer, ponen el capital. Esta clase de amistad es la explotación del que tiene por el que menos posee.

17Hay en la masa común de los hombres un sentimiento de codicia que los impulsa a buscar al pudiente, como la necesidad del hambre obliga al niño a correr detrás del que va masticando por la calle.—Hay también en el alma del hombre civilizado un instinto bajo de cobarde adulación, que lo constituye en lacayo nato del que manda o del rico.—También es cierto que la adulación y la bajeza instalan su asqueroso poder en las clases superiores, pues se ve con frecuencia al rico besar respetuosamente el pie del que gobierna, y al que manda se le mira complaciente, bajo y ruinmente adulón hacia el que tiene dinero.

18Por el impulso interesado y servil, los hombres civilizados buscan con afán la amistad de los grandes y ricos: pero ninguna relación es más precaria, ningún afecto tiene menos solidez que la amistad para con los pudientes; por esto cuando se les eclipsa la fortuna, la mayor parte de los amigos de bonanza son fríos espectadores de la desgracia, cuando no se con-viertan en crueles y tenaces enemigos.

19Casi todo el que entra en el servicio, en la amistad, en la confianza del grande o rico, parte del principio de que esa amistad le tiene que ser lucrativa.—Con el rozamiento y unión del pudiente cree, el que pretende, que debe convertirse, sino en oro macizo al menos en plaqué.

20En general, la amistad del inferior al superior, es el culto rendido a la posición y no a la persona. Cuando el que tiene no distribuye los beneficios según las exigencias del que espera, se hace odioso, es juzgado como egoísta e ingrato.—Entonces el rencor se añade al rencor y se acecha con ansia el momento de la venganza.

21El hombre civilizado pocas veces se satisface con lo que se le da, aunque no merezca lo que se le concede. Por esto, no siempre basta hacer bienes a ciertos amigos para tenerlos contentos; es preciso que los beneficios se repitan aumentándose en progresión creciente...Hay amigos que por recibir una negativa, después de muchos servicios, se convierten en enemigos implacables. Los antiguos favores quedan cancelados con la última ofensa.

22Si la amistad en este siglo es rara, la gratitud es más escasa.—¡Ay del benefactor si pide alguna vez el amparo del ingrato!

23La amistad, pues, de inferior a superior se anula cuando el que tiene no puede o no quiere contribuir.—Pocos son los que sirven sin esperanza de recompensa.

V

24Nosotros no somos misántropos: no somos pesimistas hasta el punto de pensar que la humanidad sea detestable, que cada hombre sea un vampi-ro. Por el contrario, creemos que el hombre en general es bueno; que su alma, como emanación de Dios, en su origen es pura y que solo se corrompe con el contacto de la gente gangrenada por el vicio.—Nosotros no solo con-cedemos la virtud a esos tiempos felices que llaman patriarcales, sino que, estamos persuadidos, de que en los nuestros se practican aún buenas acciones; también nos complacemos en confesar que, en medio de la gran civilización, se encuentran leales y desinteresados amigos, dignos de los tiempos heroicos, pero insistimos siempre, y muchos convendrán con nosotros, en que la verdadera amistad es en extremo rara.

25La amistad es y tiene que ser rara en los tiempos resplandecientes de la gran civilización, porque la amistad es una gran virtud que contiene en sí muchas virtudes, como una gran bola China de marfil contiene, en su interior, muchas bolas pequeñas (que se nos perdone la comparación)—Y bien; en tiempos tan civilizados como el actual, la práctica de muchas virtudes es difícil por ser a veces contraria al progreso individual.

26Cada siglo, cada época tiene una fórmula, una palabra que lo representa.—El go a head (sic) de los Yankes (sic) es la voz del siglo xix. La sociedad grita; ¡adelante! Infeliz el que se detenga por escrúpulos de conciencia.—La consecuencia en la amistad también pudiera serle funesta...adelante.

27En el zafarrancho moral en que se encuentra la sociedad civilizada, muchas veces las virtudes son cadenas y grillos que dejan estacionario al que las practica.—La senda de la virtud es tortuosa y escarpada.—La civilización ha allanado el camino de la vida plantando rieles para los carros de la inmortalidad:...¿qué hacer? Embarcarse en el wagon para hacer viaje pronto y feliz, para vivir alegremente de festín en festín, de honor en honor o pasar los días bajo la modesta capucha de la virtud en el silencio, en la miseria, para morir descarnado como un santo.

28Nosotros, los que escribimos estas líneas, no tenemos pretensiones catonianas: no siendo poetas no apostrofamos con lágrimas ni suspiros a la sociedad civilizada: nosotros nos lavamos las manos como Pilatos—Dios que es el origen del bien sabrá refrenar el mal—nosotros, en esta vez, somos como el estoico pintor que embarcado en un navío, en medio de horrible tempestad, sube a la cofa para copiar lo que ve—nuestro oficio no es de conjurar sino de copiar.—Por consiguiente, sigamos con el croquis.

VI

29El amor y la amistad tienen por base la virtud.—El amor y la amistad son modestos, reservados y parece que solo se dilatan en el silencio, en la oscuridad.—El amor y la amistad, con tanta luz del siglo, se encuentran como el murciélago a la luz del día,—no saben a dónde dirigirse, aletean, caen.

30Mas el progreso se encarga de remediarlo todo: ya la civilización colecta el amor y para su expendio instala casas, con patente del gobierno.— Ya hay en Europa agencias para contratar matrimonios.

31Para la amistad aún no hay oficinas porque cada hombre se cree, y con razón, el mejor agente para su negocio.

32En el mundo civilizado, para el comercio de la vida, por hallarse escasa la moneda de buena ley que se llama amistad, se emiten vales con valor nominal y moneda falsa, con el mote de “amistad” por ambas caras.— Así el hombre primitivo, el hombre ingenuo, de corazón sencillo, que no conozca la moneda en circulación, será la víctima.

33Si en la edad media los hombres viajaban con lanza celada y cota de malla para atacar y defenderse, ahora los hombres se cubren la cara con la máscara de Momo y el pecho con la malla de disimulo: la arma común es la espada de dos filos de la mala fe:—el estandarte que guía a las masas ya no es la santa cruz, sino el arpón de la codicia.

34En los combates singulares y torneos de la sociedad, el más diestro en engañar es el que vence.

35En esta lucha caballerosa (de industria) el hombre ingenuo y virtuoso se hallará completamente vulnerable e indefenso.—En el primer choque será derribado y será, además, el ludibrio de la multitud.

36¿Quién no ha sido abatido muchas veces en la vida? Las desesperaciones experimentadas, los rudos golpes que sufre el hombre en el comercio de la vida lo convierten, muchas veces, de un ser franco y espontáneo, en un ente desconfiado y cauteloso.

37La dura experiencia enseñará al hombre desengañado a valorizar si la mano que se le tiende es la mano laxa de la indiferencia, la mano esqueletizada del egoísmo, la mano repelente del traidor, o la mano franca del verdadero amigo.

38El hombre prudente, como soldado en campaña, al aproximarse un individuo, se dará el grito de alerta para reconocerle y evitar una sorpresa.

39El hombre cauteloso, al establecer nueva amistad, arrestará el corazón prohibiéndole todo movimiento espontáneo—porque quizá la dura experiencia le ha enseñado que, muchas veces, un amigo presente es un espía para el porvenir, y que los secretos confiados, en momentos de pueril expansión, sirven para formar el cuerpo de delito que deba arruinarlo más tarde.

40El hombre cauteloso y desconfiado emplea para tratar con ciertos amigos, las mismas precauciones que emplea para servirse de la navaja de barba—como a instrumento útil, pero que si se maneja con descuido corta o degüella.

VII

41Nosotros principiamos este artículo como pintores o fotógrafos, mas vemos que el asunto nos convierte, sin saber cómo, en cirujanos. Para no ir más adelante en la autopsia, que nos es repugnante, abandonaremos la tarea; pero antes de arrojar la pluma, repetiremos, que no hacemos más que copiar lo que vemos; que no tenemos pretensiones de fiscales para acusar a la civilización de ciertas faltas.

42Nosotros somos tolerantes por convencimiento y no tenemos nada que hacer con las piruetas que ejecute el mundo. Cada cual puede hacer de su capa un sayo: pero también, cada pintor puede copiar lo que ve.

43Nosotros al pintar al rapaz y carnívoro lobo, a la zorra llena de astucia y a la culebra rastrera, no tenemos pretensiones de críticos ni, mucho menos, de enderezadores de entuertos. Del mismo modo, al copiar ciertos flancos de la sociedad; al trazar a ciertos personajes no tenemos más idea que cumplir con nuestro oficio “pintar”.

44Con respecto a la amistad, diremos también que no tenemos nada que hacer con los hombres egoístas, que no tienen más amor que el interés, ni con los desengañados que viven mártires atrincherados en la erizada des-confianza: nosotros los artistas invocando la protección de Dios, nos cubrimos con el manto de la estoica resignación; no temiendo la traición no somos esclavos del cauteloso temor—así, venga todo el que quiera aunque sea para engañarnos y, no siendo un tonto empalagoso, estará seguro de encontrar en nosotros el fondo de una amistad leal.

Notes

* * “Croquis sobre la amistad”. La Revista de Lima 1, n° 8 (15 de enero de 1860): 380-388.

1 No hemos podido traducir en español la palabra francesa parvenu, que expresa también el hombre que saliendo de la nada llega a tener alta posición.

© Institut français d’études andines, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr