Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Aguinaldo para las señoras del Perú y otros ensayos

 | 
Francisco Laso

Ensayos en La Revista de Lima, 1859-1863

El hombre y su imagen*

Texte intégral

I

  • * * “El hombre y su imagen”. La Revista de Lima 1, n° 4 (15 de noviembre de 1859): 176-180.

1Así como hay personas que principian sus escritos asegurando no saber qué decir por no tener materia de que tratar, nosotros también diremos, siempre, en nuestros artículos, que estamos seguros de que nadie nos ha de leer. Es más que probable que digamos la verdad; porque en Lima es muy difícil que se lea lo que no está en el “Comercio” y mucho menos se leerán artículos de personas, como nosotros, que carecemos de un diploma de abogado, de ese utilísimo rollo de pergamino, vara mágica que da la ciencia infusa al que lo obtiene.

2Bien pues: si nadie nos ha de leer, o si solo escribimos para algunos amigos que se creen por amistad en el deber de recorrer nuestros renglones, nos encontramos, en este caso, como quien está solo en su cuarto o en amistosa plática con gente de confianza.—Por consiguiente, aprovechando del sans façon que debe reinar entre personas íntimas, daremos puerta franca a las ideas que quieran salir a luz.

3Queremos hablar, en esta vez, sobre la necesidad que tiene el hombre civilizado de ver y contemplar su imagen.—Cuestión retratos.

II

4Dios, como es forzoso convenir, es tan excelente artista, que cuando lanza al mundo algún ser, lo hace tan cabal, que no tiene necesidad de retocarlo. Sabido es que los animales racionales e irracionales que se embarcaron a bordo de la arca de Noé se han reproducido hasta el día exactamente como fueron entonces.—¿Quién puede poner en duda de que el manso y filósofo jumento, que salvó del Diluvio, rebuznaba ni más ni menos como nuestros borricos contemporáneos y compatriotas?—¿Quién no creerá, como artículo de fe, de que el gallo de la pasión le cantó a San Pedro en el mismo tono que el gallo que cualquiera tiene en su corral? Así, el hombre desde que salió tan grande ¡tan sublime! de un pedazo de barro es, desde entonces, igual en vicios y virtudes al que ha tenido la felicidad de alcanzar al tan nombrado siglo xix

5Tomemos pues, para nuestro objeto, al hombre en su punto de vista verdadero y diremos: que, después del egoísmo, la cualidad que más lo distingue de todo ser que respira es la vanidad. El hombre está tan contento, tan satisfecho de su persona, que vive, desde que nace hasta que muere, enamorado de si mismo.—Muchos hay que envidian los honores y riquezas de su prójimo, pero no hay un solo individuo que quiera cambiarse por otro; pues siempre supone que solo le falta el oro y el incienso para ser completo.

6Bien, pues—siendo el hombre civilizado igual al salvaje en su ridícula vanidad, principiaremos por los bárbaros para acabar con los civilizados.

7El salvaje fue el primero (después de Adán, se entiende) que descubrió el espejo. Es más que probable que quien no sabía hacerse un vestido, no supiese labrar una copa que contuviese el agua que mitigara su sed; por consiguiente, tenía que tenderse a orillas de una fuente y beber como el Tigre o la Pantera: pero, al aproximar su rostro a la superficie reluciente del agua, ve reflejarse otro salvaje que ejecuta el mismo movimiento.—Se espanta o no se espanta de este primer percance—pero al día siguiente vuelve, con su compañera, a la misma fuente y entonces son dos salvajes, hombre y mujer, los que los remedan. La mujer exclama, señalando la imagen de su marido—¡Ese, es otro tú! Y el varón responde—¡Pues esa mujer también es igual a ti!—Y ese árbol también es igual al otro árbol, esa nube también es igual a la nube del cielo y el ave que está volando en el agua también es la misma que voltejea en el aire.—El salvaje desde entonces se conoce, el salvaje va con frecuencia a la fuente para mirarse y el salvaje es el primer Narciso.

III

8Cuando los pueblos se han civilizado, una de sus primeras y principales ocupaciones ha sido la de buscar espejos. Se sabe que los Egipcios, Fenicios, Cartajineses, Griegos y Romanos tuvieron planchas bruñidas que los reflejaban. Si en tiempo de Julio César se hubiesen inventado los espejos de azogue, el presumido y ambicioso dictador habría dividido la mitad del mundo conocido con el inventor de tan asombrosa maravilla.

9Si las invenciones del vapor y la aplicación de la electricidad son las más útiles para el género humano, la invención de los espejos azogados ha sido la más agradable para el hombre.

10El espejo, dicen, que es el mejor amigo: aseguran que es el símbolo de la verdad, porque refleja con exactitud lo que se le pone al frente. Todo esto es muy cierto, pero en nada es más exacto el espejo que en reflejar la necedad humana. El espejo es la piedra de toque de la humanidad: ante un espejo, todo hombre, sin excepción de edad ni categoría, es un niño. ¿Para qué hablar de las niñas bonitas? ¿Para qué hablar de las que no lo son? ¿Para qué culpar a las pobres mujeres, cuando en punto a espejos, hombres y mujeres somos exactamente iguales? Los jóvenes que tienen el heroísmo de dormir con un beefsteak en la cara para conservar la tez, ¿son acaso menos presumidas (sic) que las niñas? ¿Podrían vivir esos Adonis sin espejos?

11Una señorita decía que la única ventaja que tenía la mujer sobre el hombre, era el derecho de poder manifestar su miedo. Con respecto al derecho que tiene la mujer sobre el hombre para coquetear ante el espejo, podríamos decir lo mismo, si no fuese más fácil ocultar el miedo que la vanidad. ¿Quién, por cobarde que sea, no tiene un momento en que es indiferente al peligro? Pero ¿cuántos serían los que pasando por delante de un espejo no lanzasen, siquiera, una furtiva mirada para saborear su adorable imagen?… Es más difícil pasar por delante de un espejo sin mirarse, que el no volver la cara cuando lo llaman a uno por su nombre y apellido—más difícil aún, que no voltear el cuerpo al ruido del dinero que se deja caer en el suelo. La joven que se conoce hermosa, engreída consigo misma, va francamente al espejo; allí se mira y remira y tomándose los hombros con las graciosas manos, se mece y acaricia. La vieja coqueta es la esclava del espejo y, aun para presentarse, siempre toma la precaución de colocar su poltrona al frente del objeto que refleja su imagen. ¿Quién no sabe que en un salón cuando se baila una cuadrilla, el primer sitio que se ocupa es el que está vis-a-vis del espejo? ¿Quién no se ríe de la gravedad con la cual el filósofo se aproxima al espejo, para ver si los ojos están o no biliosos, y que permanece largo rato delante de su imagen, para sacar consecuencias sobre los estragos del tiempo? ¿Quién no ve al anciano que, con el pretexto de divertir al nieto, también se mira y se contempla?

12El espejo es la piedra de imán que atrae a la humanidad—y si el imán marca siempre el norte, el espejo señala la niñería humana.

IV

13Ya es pues una cuestión sabida que la humanidad gasta mucha parte de su tiempo en el espejo; pero esto aun no le basta. El hombre quiere tenerse siempre presente, quiere mirarse estando sentado, de pie y acostado: por esto inventó el retrato.

14No sabemos quién fue el hombre ingenioso que descubrió el modo de fijar la figura humana en una superficie opaca; pero, según nos cuentan, fue una mujer, grabando en la pared la sombra de su amante que proyectaba la lámpara.

15Para satisfacer la vanidad humana, el retrato en tela, papel o marfil, tiene ciertas ventajas sobre el espejo. Si el espejo nos proporciona una cantidad de goces representándonos todos los días, cuando y como querramos, tiene el grave inconveniente de que quitándonos de su frente se borra nuestra querida imagen—mientras que el retrato nos graba para siempre y permite que gocemos, de nosotros mismos, solos o con los amigos: podemos, aún más, gozar mandándonos de polo a polo, y lo que es superior a todo, podemos inmortalizarnos transmitiendo la idea de nuestras preciosas personas a las generaciones venideras… En suma: vivir del espejo es una imprudencia—es vivir de su capital—pero tener su retrato, es consolidar su vanidad para vincularla a las generaciones futuras.

16Como el retrato no solo lo hacemos para nuestro propio deleite, sino que, como buenos cristianos, queremos dividir este placer con nuestros prójimos presentes y venideros, tenemos, al mandarlo hacer, el cuidado de que sea el retrato mucho más agradable que nosotros: por esto somos tan ridículamente exigentes que, puede decirse, no quedamos contentos con nuestras copias, sino cuando ya no se parecen a los originales—pero, una vez parecido el retrato al gusto del retratado, es el objeto más precioso que pueda tener un ser viviente en su cuarto.

17¿Qué placer puede haber mayor que el estar mirándose cómodamente arrellanado en una poltrona, o tendido en la cama, y entablar de allí diálogos interminables con su retrato? La joven presumida se extasía ante sí misma; y, hablando con su retrato, se siente el alma en expansión, como nunca la sintió con la amiga más querida.—La vieja también tiene momentos de felicidad, ratos de dulces deliquios al contemplar su retrato de medio siglo atrás; y cuando los hombres tributan alabanzas a esa hermosa de otro tiempo, la anciana, sincopando los años, retrocede a esos tiempos felices y acepta la lisonja como si realmente la mereciera.—El guerrero, el hombre de estado y el filósofo sueñan despiertos ante sus retratos… cada uno de ellos ve desfilar las generaciones venideras por delante de su imagen para rendir a su memoria el tributo de admiración y respeto.

18Si Dios alguna vez quisiera castigar a la humanidad, como en otros tiempos al Egipto, Sodoma y Gomorra, tal vez sería más severo si de repente quitase al hombre los medios de verse y admirarse… ¿Qué haría la pobre humanidad, si una mañana amaneciesen los espejos opacos, las aguas turbias, que los retratos se borrasen, que el Sol y la vela no proyectasen sombra, y, en fin, que no quedase nada que reflejase al hombre?… La consternación se esparciría en la tierra—los pueblos atribulados elevarían en masa fervientes plegarias al Todo Poderoso, para aplacar la ira de Dios… El hombre puede consolarse de la muerte de un amigo, puede sobrellevar, con filosofía, la pérdida del padre y del hijo, pero nunca podría conformarse con perderse a sí mismo, no volviéndose a ver.

19El hombre está tan contento consigo mismo, se cree tan bueno, tan hermoso y tan perfecto, que si Dios no se hubiese anticipado en hacer al hombre a su semejanza,—el hombre habría tenido la necia pretensión de hacer a Dios igual al hombre.

Notes

* * “El hombre y su imagen”. La Revista de Lima 1, n° 4 (15 de noviembre de 1859): 176-180.

© Institut français d’études andines, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr