Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Aguinaldo para las señoras del Perú y otros ensayos

 | 
Francisco Laso

Estudio introductorio

Francisco Laso, escritor y político1

Texte intégral

  • 1 Partes de este ensayo están basados en mi trabajo, “The Creation of the Image of the Indian (...)

1Francisco Laso (1823-1869) es, probablemente, el primer pintor republicano. En un estricto sentido cronológico, lo es por pertenecer a una generación nacida con la independencia, que tuvo en sus manos la ruptura definitiva con el arte colonial. En un sentido más amplio, se reconoce su papel fundador y pionero en la creación de una iconografía nacional. Pero quizá menos evidente, Laso fue también uno de los pocos artistas peruanos que asumieron la pintura como una actividad intelectual. En su obra, críptica y compleja, de citas y contenidos velados, se refleja claramente esta dimensión. De hecho, el sentido último de su pintura no puede ser entendido sin tomar en cuenta su actividad paralela como escritor y político, un aspecto central de su biografía que es aún escasamente conocido.

  • 2 José Antonio de Lavalle y Arias de Saavedra, “Nuestros grabados [Francisco Laso]”, El Perú (...)
  • 3 [Ricardo Palma], “Lazo” en José Domingo Cortés, Diccionario biográfico americano (Paris: Tip (...)

2La trayectoria de Laso se enlaza con su participación decisiva en la dinámica de la generación liberal que forjó las bases del civilismo, con los estrechos lazos que lo unieron con los intelectuales más importantes de su época y con su extensa y activa intervención en la vida política del país. Como autor, Laso mereció el reconocimiento y el respeto de sus contemporáneos. José Antonio de Lavalle y Arias de Saavedra lo calificó como “uno de los más notables escritores peruanos”2. Para Ricardo Palma, sus artículos, “llenos de rasgos vigorosos, de verdades amargas, de pureza de estilo, de sensatez y de erudición, le señalaron un lugar prominente en la república de las letras”3. Pero este reconocimiento no se extendió más allá de su generación.

  • 4 Emilio Gutiérrez de Quintanilla, “¿Conocéis a Laso?”, y “Alcance a mi conferencia sobre Don (...)

3Es cierto que quienes han escrito sobre Laso mencionan siempre, aunque sea de paso, su actividad como ensayista y su participación en la política. Pero en realidad la fortuna póstuma de su obra escrita se reduce básicamente a tres textos: una extraña y dispersa discusión de Emilio Gutiérrez de Quintanilla, presentada en forma de una conferencia en 1920, un breve pero exhaustivo recuento descriptivo hecho por José Antonio de Lavalle y García en 1938 y los comentarios incluidos en el estudio biográfico de Juan Manuel Ugarte Elespuru4. Este virtual olvido de los escritos de Laso refleja la marginación histórica de toda una generación literaria, pero también el cuestionamiento de una etapa clave en la historia política del Perú.

  • 5 José Carlos Mariátegui, 7 ensayos de interpretación de la realidad peruana(Lima: Biblioteca (...)
  • 6 Véase en esta edición Aguinaldo para las señoras del Perú.

4Tras la derrota en la Guerra del Pacífico, desde una mirada teñida por la sensación de un fracaso nacional, los intelectuales peruanos condenaron a los primeros civilistas, esa “mesocracia” a la que, según José Carlos Mariátegui, “un complejo conjunto de circunstancias históricas no consintió transformarse en burguesía”5. No es el caso reivindicar aquí lo que ni los propios civilistas reclamaron. La generación de Laso enfrentó el caos político republicano con plena conciencia de la frustración de sus intenciones y de la fragilidad institucional en que operaba. La desesperación ante la situación del país es, además, uno de los tópicos recurrentes de la escritura de Laso, quien llegó a describir la sociedad peruana como un sonámbulo “que se dirige cantando al precipicio...”6. Sus ensayos ayudan a completar la imagen de una generación que luchó por revertir el curso de la política republicana y por plantear la posibilidad de un proyecto nacional.

  • 7 “El hombre y su imagen”. La Revista de Buenos Aires, n° 24 (1871): 278-284; La Revista (...)
  • 8 “Variaciones sobre la candidez”, en Costumbristas ysatíricos, Ventura García Calderó (...)
  • 9 “Variaciones sobre la candidez” apareció en Turismo, Lima, XIV n° 147 (julio-agosto de 1949): (...)

5Esta edición constituye la primera compilación de la obra escrita de Laso, que ha merecido hasta ahora escasa difusión. A los pocos años de su muerte apareció en La Revista de Buenos Aires el ensayo “El hombre y su imagen”, texto que fue recogido luego por los editores de La Revista de Lima en 18737. Otro de sus ensayos más conocidos, “Variaciones sobre la candidez”, fue incluido en Costumbristas y satíricos, influyente antología editada por Ventura García Calderón en 1938 para la “Biblioteca de Cultura Peruana”8. La inclusión de Laso en esta selección permitió mantener la vigencia de su obra escrita por algún tiempo, como lo demuestra la publicación aislada de ciertos textos en las décadas siguientes9. Hoy su obra es prácticamente desconocida, dispersa en folletos, revistas y periódicos de difícil acceso.

  • 10 Se excluyen los documentos manuscritos, algunas cartas publicadas en diarios y otros documen (...)
  • 11 Si bien Laso fue redactor de La América, no aparece en esta publicación texto alguno f (...)
  • 12 Véase “Crónica. Academia Nacional” El Comercio, 26 de julio de 1867 y 1 de agosto de 1 (...)

6Se incluye aquí la totalidad de los textos de Laso que fueron publicados en vida10. Es posible, e incluso probable, que su obra escrita haya sido más amplia. Carlos Alberto González menciona textos publicados en La América (1862) y José Antonio de Lavalle y García hace referencia a su colaboración con el periódico político La Tribuna11. Sabemos también que en 1867 escribió un ensayo sobre “Arqueología peruana” para ser leído en la Academia Nacional, pero no existen evidencias de que haya sido publicado12.

7La compilación sigue una secuencia cronológica, que hemos dividido en cuatro grandes apartados. El primero, se centra en uno de sus principales textos, El Aguinaldo para las señoras del Perú, publicado durante su segunda estancia en París, en 1854. En la segunda sección se incluyen los ensayos publicados en La Revista de Lima entre 1859 y 1863, quizá el conjunto más amplio y diverso de su obra, donde se perfila con nitidez su personalidad literaria. Su polémica contribución al debate parlamentario de 1867 sobre los derechos adquiridos y su defensa personal ante los ataques que entonces recibió forman la tercera sección. Hemos incluido al final las notas periodísticas que publicó en El Nacional. Aunque tienen un sentido más bien coyuntural, consideramos que ellas contribuyen a entender de una manera integral su pensamiento político y su participación en la vida pública.

  • 13 Juan de Arona [Pedro Paz Soldán y Unanuel, Páginas diplomáticas del Perú(Lima: Impren (...)
  • 14 Lavalle y Arias de Saavedra, “Nuestros grabados [Francisco Laso]”, p. 1127.

8Es indudable que el interés de estos textos reside principalmente en su contenido social e ideológico. La intensidad de sus escritos, la dureza e incluso la violencia de sus críticas, evocan el sentido de urgencia con que su generación intentó dar forma a una idea de nación. Por ello es necesario aclarar que no se trata de una obra de intención estrictamente literaria. Juan de Arona reconoció en Laso a un “insigne pensador y moralista”, pero cuestionó al mismo tiempo su “estilo pésimo y pobre”13. Y aunque Lavalle juzgó exagerada la critica de Arona, encontró en lo “desaliñado e incorrecto” de sus formas la explicación de la espontaneidad y singularidad de su escritura14.

9Anticipándose a sus críticos, el propio Laso declaró con insistencia ser un extraño a la literatura. De hecho, empezó a escribir tardíamente -tenía cerca de treinta años cuando publicó su primer ensayo-, sin haber contado antes con una formación académica. Su educación formal se limitó a sus estudios escolares en el colegio de Clemente Noel y a algunos cursos libres en el colegio de San Carlos, realizados antes de emprender el viaje a Europa en 1842. La escritura era para él una herramienta social y política, que tenía una función esencialmente instrumental.

  • 15 Luis Benjamín Cisneros, en carta a José Casimiro Ulloa, fechada en París, 31 de enero de 186 (...)
  • 16 Lavalle y Arias de Saavedra, “Nuestros grabados [Francisco Laso]”, p. 1127.

10Se ha insistido mucho en la orginalidad literaria de Laso. En 1860, al cuestionar el conservadurismo de algunos autores de La Revista de Lima, Luis Benjamín Cisneros declaró que “Sólo Laso, el original Laso, llena su deber”, y agregó “[q]uisiera que todos alcanzaran a comprender y admirar la originalidad de su talento”15. Más adelante Lavalle recordaría una anécdota de Felipe Pardo y Aliaga quien, ante un amigo que lamentaba la falta de educación literaria del pintor, habría respondido diciendo: “¡Gracias a Dios, que no la ha recibido! (...) Mete a Laso en el cartabón de Hermosilla y no sería quizá más que un escritor vulgar, mientras que abandonado a sí mismo, se ha hecho el escritor más original de América”. El propio Lavalle acotó que Laso era “único en su género”, que no podía agruparse con otros escritores y que, por tanto, ocupaba “un lugar separado y especial” en la historia de la literatura peruana16.

11La noción de originalidad que estos escritores ensayan no debe confundirse con la trillada concepción romántica de una esencia creativa. Se trata más bien de la descripción de quien practica la escritura sin sujetarse a los condicionamientos normativos de una práctica profesional. Pero este concepto también se constituye en una dificultad para trazar su filiación como escritor. Más allá de ciertas inflñuencias inconfundibles -como son la de Pardo y Aliaga y los prosistas ingleses y franceses- resulta en verdad difícil ubicar a Laso en una sola tradición literaria. Si bien Laso transita por géneros clásicos como son la crítica de costumbres, el ensayo político y la crónica periodística, otorga a cada cual un tratamiento particular.

12Finalmente es necesario aclarar que no existe analogía o correspondencia directa entre la pintura y la escritura de Laso. Quien busque en estos textos claves para facilitar la interpretación de la obra pictórica, encontrará poco que le sea de utilidad. Cada género opera independientemente, bajo sus propios esquemas y estrategias discursivas. Pero en ambos casos se puede recoger la misma obsesiva preocupación por constituir una esfera pública, por definir un discurso de nación. La práctica de la escritura representó para Laso la posibilidad de formular un pensamiento alternativo, de compensar por esa función pública que la pintura no pudo entonces asumir.

LASO Y LA GENERACIÓN DE 1848

13Laso definió su vocación por la pintura tempranamente. A los 19 años viajó a Europa para completar la formación artística que había iniciado precariamente en Lima. Entre 1843 y 1849 trabajó en el taller parisino del pintor suizo Charles Gleyre, uno de los maestros más reconocidos de su tiempo, y emprendió luego el obligado recorrido por Italia. El viaje le permitió consolidar su educación artística; de hecho, las obras creadas por esos años demuestran un claro dominio del oficio pictórico y la maduración de un estilo propio. Pero su retomo al Perú fue determinante en otros sentidos. El período entre su regreso, en 1649, y el inicio de su segundo viaje a Europa, en 1852, fue el momento en que se definieron sus amistades, sus relaciones intelectuales y las inquietudes políticas que lo acompañarían a lo largo de su vida.

  • 17 Jorge Guillermo Leguía, “Las ideas de 1848 en el Perú” en Estudios históricos (Lima: Asocia (...)
  • 18 Para una documentación exhaustiva sobre este grupo intelectual véase Oswaldo Holguín Callo, (...)

14Recién llegado de Europa, se integró al emergente círculo conformado por estudiantes o graduados recientes del Colegio de San Carlos, un grupo surgido, paradójicamente, de la reforma académica implantada por el clérigo conservador Bartolomé Herrera en la década de 1840. Clemente Althaus, Sebastián Barranca, Luis Benjamín Cisneros, Manuel Adolfo García, Numa Pompilio Liona, José Arnaldo Márquez y Ricardo Palma, quienes luego formaron el liderazgo político, literario y científico del país, se conocieron en las aulas de San Carlos. A ellos se unirían otros, más jóvenes o educados fuera de San Carlos, como Manuel Nicolás Corpancho, José Antonio de Lavalle, Manuel Pardo y José Casimiro Ulloa, igualmente identificados con las inquietudes de la llamada “generación de 1848”17. Nacidos en el período inmediatamente posterior a la Independencia, compartieron una conciencia clara acerca de su papel fundacional en la vida política y literaria del país18.

15Laso era casi diez años mayor que los jóvenes con quienes se asoció por entonces. Su taller en la calle Gremios fue un lugar de encuentro para este núcleo de estudiantes, periodistas, poetas y políticos que conformaron la primera comunidad intelectual orgánica forjada tras la Independencia. A diferencia de las tertulias literarias y políticas que les precedieron, el grupo no se reunía sólo en salones y espacios privados sino que se congregaba en público, en el teatro y en las páginas de los diarios. Es significativo que una de las primeras obras de Laso haya sido precisamente la decoración del Teatro de Variedades y que los jóvenes intelectuales se hayan integrado a la generación previa de los fundadores de la Independencia en la redacción de periódicos como El Progreso, dirigido por Pedro Gálvez, o El Correo Peruano, editado por el padre de Laso.

  • 19 “Benito Laso (Arequipa 1783 - Lima, 1862) fue uno de los primeros peruanos en adherirse a l (...)

16La figura de Benito Laso, jurista, político y periodista, posiblemente ayude a explicar el acercamiento de su hijo a la joven generación de escritores, a pesar de la diferencia de edad y de formación que los separaba. Había sido uno de los principales colaboradores de Bolívar en el Perú y uno de los líderes más destacados del primer liberalismo anticlerical19. Junto con otros liberales de su generación, como Juan Espinosa y Francisco Javier Mariátegui, el padre de Laso protegió a los intelectuales emergentes, los inició en la política y los acompañó en sus combates periodísticos.

  • 20 Alejandro Losada, La literatura en la sociedad de América Latina. Perú y el Río de (...)

17Esta “primera generación romántica”20, consolidó su presencia pública hacia 1848, año en que Corpancho, Márquez y Ulloa editaron la revista literaria El Semanario de Lima y el joven poeta español Fernando Velarde publicó Flores del desierto, reconocido por la joven generación como el texto fundacional del romanticismo literario en el Perú. Más allá de la vaga tendencia liberal que defendían en lo político, era su interés por el campo cultural lo que los definió como generación intelectual y lo que marcó su aparición en la escena pública.

18Al igual que la economía política o las ciencias modernas, las artes representaban una ruptura con las profesiones tradicionales y, en consecuencia, con la generación precedente de intelectuales peruanos. La concepción de las artes como parte de una práctica humanística y liberal no tenía verdaderos antecedentes coloniales. En 1849, a los pocos meses del regreso de Laso a Lima, el diario liberal El Progreso, prestó su apoyo a una propuesta hecha por su padre para establecer una academia de pintura. El anónimo comentarista atribuyó el retraso existente en el campo artístico a los prejuicios coloniales:

Aquí se ha considerado la pintura, escultura, o arquitectura, como oficios deshonrosos; se ha visto a un pintor cual si fuera un albañil, -y ningún joven decente, se hubiera atrevido a dedicarse francamente a las artes sin temor de descender del rango que ocupaba en la sociedad. Pero ese estado de preocupación no podía existir toda la vida, y alguno debía romper ese dique que se oponía a nuestro progreso.

  • 21 “De las artes” El Progreso, n. 16, 17 de noviembre de 1849, pp. 7-8.

19Laso era uno de aquellos que había entendido que “más vale ser un buen artista, que un mediocre abogado, médico o eclesiástico...” y que, por tanto, estaba llamado a “propagar el arte con toda la fe con que propagaron el evangelio los primeros apóstoles”21. La figura del artista como apóstol de una nueva fe revela el lugar de privilegio otorgado a las artes y el sentido de misión con que la generación de 1848 enfrentó su papel social.

  • 22 Véase Ricardo Palma, “La Bohemia de mi tiempo,” en Tradiciones peruanas completas,E (...)
  • 23 T. J. Clark, Image of the People. Gustave Courbet and the Second French Republic (Green-wi (...)

20Ricardo Palma los definió como “la primera bohemia peruana”22, pero el término puede prestarse a confusión. La bohemia francesa radicalizada de la década de 1840 y 1850 ocupaba una posición particular en un orden social totalmente distinto. Eran, en palabras de T.J. Clark, “burgueses que jugaban a ser burgueses”, que remedaban los ideales de su propia clase social y de sus certidumbres de progreso. Su “estilo bohemio” podía funcionar sólo dentro de un orden capitalista que se mitificaba a sí mismo y creía en su futuro23. Los intelectuales de la generación de 1848 pudieron adoptar ciertos gestos del modelo bohemio; pero no eran figuras marginales sino parte de una elite educada y prominente, consciente de su papel como figuras ejemplares del modelo republicano que intentaban representar. Su programa apostaba por alcanzar precisamente ese orden burgués que en Europa empezaba a ser cuestionado desde dentro.

21El propio Laso deja clara muestra de esta diferencia en “Un recuerdo”, ensayo en que esboza una definición de la bohemia francesa. Al evocar a su amigo, el pintor francés Eugène Daméry, modelo del verdadero artista, Laso opuso su seriedad y superioridad moral al frivolo y hasta ridículo “mundo literario y artístico” de París. Criticó las pretensiones de los poetas, la artificialidad de la prosa, los excesos realistas y las pueriles diversiones de los pintores. Sobre todo, cuestionó el carácter moral de la bohemia francesa: ni su manera fácil ni sus gestos reales o pretendidos de marginalidad podían servir de modelo a los intelectuales peruanos.

  • 24 Losada, La literatura en la sociedad de América Latina, p. 52 ss.
  • 25 Un periodista anónimo refiere haber visto el retrato en el taller de Laso en 1852. Véase An (...)
  • 26 Holguin Callo, Tiempos de infancia y bohemia, p. 186 ss., p. 453ff., 458, n. 15.
  • 27 En marzo de 1852 le fue otorgada la pensión para estudiar en Europa y una licencia de dos a (...)

22De hecho, su ubicación como grupo dirigente se iría poniendo gradualmente en evidencia. El Estado peruano los fue incorporando en un intento consciente por formar a una nueva elite política. Alejandro Losada señala que tan pronto aparecieron en la esfera pública, los miembros de la generación de 1848 fueron rápidamente incorporados a la burocracia estatal24. En este proceso fue fundamental la figura de Miguel del Carpio y Melgar (1795-1869), poeta aficionado que promovió activamente a los jóvenes escritores y a quien Laso retrató poco antes de emprender su segundo viaje a Francia25. Como ministro de Ramón Castilla y luego como vicepresidente del Consejo de Estado en el gobierno de José Rufino Echenique, del Carpio utilizó su influencia para obtener cargos públicos para varios de los jóvenes escritores. Palma, Corpancho, y Márquez se incorporaron como oficiales del Cuerpo Político de la Armada, entidad que acogía a civiles para cargos administrativos en el ejército26. El propio Laso recibió apoyo de Echenique para viajar a Europa, gracias a la amistad que unía a su padre con el presidente27.

23Esta posición ambigua, de reformadores sociales y a la vez protegidos del poder político, definió su difícil inserción en la vida pública. La generación de 1848 no llegó a constituirse en un partido ni a definirse bajo un único programa político. Aunque la mayoría adoptó una postura liberal, sus posiciones alternaron entre el radicalismo socialista y el liberalismo conservador. Tampoco mantuvieron una causa política homogénea e incluso se encontraron luchando en campos opuestos durante el ciclo revolucionario de la década de 1850. Pero coincidieron en criticar el caos generalizado de la temprana república, el peso del militarismo en la política y las costumbres coloniales que aún persistían en la sociedad peruana.

EL AGUINALDO PARA LAS SEÑORAS DEL PERÚ

24Resulta difícil evaluar la temprana posición política de Laso, ausente del país entre 1852 y 1856, precisamente los años cruciales de la contienda liberal. Este segundo viaje a Europa, sin embargo, no significó su apartamiento de los debates locales, sino todo lo contrario. En París se vinculó con Manuel Pardo y con José Casimiro Ulloa, amistades que se extendieron a la vida pública y se estrecharon aún más en las luchas políticas de la década de 1860. Pero también fue en Paris donde Laso escribió su primer ensayo de crítica social. A fines de 1853 publicó el Aguinaldo para las señoras del Perú, bajo el seudónimo de “El Barón de poco me importa”. El texto marca el inicio de su carrera pública; define su ubicación en las márgenes de la práctica literaria y al centro mismo de una generación intelectual que iba forjando su acceso a la esfera pública.

25El Aguinaldo presentaba una dura critica a la sociedad peruana. Siguiendo uno de los tópicos recurrentes del costumbrismo peruano, Laso cuestionó el sistema educativo que producía jóvenes frivolos y débiles, sin patriotismo ni espíritu público. La renovación moral debía surgir de la esfera privada, de la educación y los principios impartidos en el hogar. Por ello, dedicó su Aguinaldo a las señoras de Lima, a quienes exigió la reforma de la educación en el Perú. En su texto, Laso trazó la historia de un niño de clase alta, a quien bautizó con el muy limeño diminutivo de Manongo. En el relato, los talentos innatos y el buen carácter del niño gradualmente se ven destruidos en el proceso de crecer en una sociedad inmoral y decadente.

26Años más tarde, Laso recordaría el contexto que motivó la escritura de su texto:

  • 28 “Derechos adquiridos,” en esta edición.

... los peruanos que residíamos en París en cada viaje recibíamos las noticias mas tristes de la patria. Por una parte se decía que el Ecuador nos había humillado de la manera más cruel a consecuencia de la expedición Flores... A semejantes noticias se agregaban las historias de la Consolidación. Esas historias que de por sí eran de gran bulto, llegaban a París aumentadas. Omitiré repetir las cosas que entonces se comentaban; pero solo diré que la colonia peruana en París estaba atónita con lo que se decía pasaba en esos momentos en estos mares, y los jóvenes del cuartel Latino expresaban su desesperación a gritos.28

  • 29 [José Casimiro Ulloa], El Perú en 1853. Un año de su historia contemporánea (Paris: Imp. d (...)

27Según propio testimonio, es la contienda política la que cristaliza el proyecto crítico del Aguinaldo. Los últimos meses de 1853 marcan, precisamente, un punto de inflexión en el desencanto liberal con la presidencia de Echenique; el entusiasmo con que los jóvenes intelectuales habían recibido su gobierno empezaba a resquebrajarse. Pocos meses antes de la aparición del texto de Laso, Ulloa, entonces estudiante de medicina en París, había publicado un virulento ataque al gobierno bajo el título E¡ Perú en 1853. Dedicado a Francisco Bilbao, el texto recoge el espíritu anticlerical y republicano del radical chileno; cuestiona duramente la corrupción fiscal, el militarismo, la fragilidad de la comunidad intelectual, la explotación del indio y la persistencia de la esclavitud29.

  • 30 Leguía, “Las ideas de 1848 en el Perú,” pp. 117-119.
  • 31 Policía. Pasaportes presentados”, ElComercio, 6 de diciembre de 1850.

28Este ideario refleja claramente la influencia que, a partir de 1850, ejerció sobre los jóvenes intelectuales la presencia en Lima de un significativo grupo de emigrados latinoamericanos, entre ellos Juan María Gutiérrez de Argentina, Julio y Sergio Arboleda, Manuel María Mallarino y Vicente Cárdenas, de Nueva Granada30. La mayor influencia la ejercieron, sin embargo, los chilenos, que llegaron en diciembre de 185031, tras el fracaso del ensayo revolucionario de la “Sociedad de la Igualdad” contra el gobierno de Manuel Montt. Los primeros emigrados, entre los que se encontraban José Victorino Lastarria, Federico Errázuriz y los hermanos Javier, Antonio y Santiago Arcos, permanecieron poco tiempo en el Perú, mientras que Benjamín Vicuña Mackenna y los hermanos Francisco y Manuel Bilbao, fijaron por un tiempo su residencia en Lima y tomaron parte activa en el proceso político iniciado en 1855 tras la victoria de Castilla en La Palma.

  • 32 “Lima en 1850” en Viajeros, en el Perú republicano, Alberto Tauro, ed. (Lima: Universidad N (...)
  • 33 Aunque desconocemos el paradero actual de estos lienzos, los menciona Lavalle y Aria (...)

29Laso mantuvo una estrecha relación con los chilenos. Lastarria le dedicó frases elogiosas32 y se sabe que pintó los retratos de Federico Errázuriz y de los hermanos Arcos33. Pero el auge del modelo radical chileno vendría en 1854, cuando Francisco y Manuel Bilbao movilizaron a los jóvenes intelectuales peruanos para exigir la reforma liberal. Una nueva reglamentación, que declaró el sufragio directo y eliminó buena parte de las restricciones que habían limitado hasta entonces la participación política, convirtió a la convocatoria a elecciones para la Convención Nacional de 1855 en un verdadero experimento político. Este interludio liberal duró poco y tras un breve período de auge, Castilla terminó por dar la espalda a los jóvenes revolucionarios. El Aguinaldo aparece en el momento expectante de las aspiraciones liberales, antes de la guerra civil y del decepcionante desenlace castillista.

  • 34 El texto apareció bajo el mismo seudónimo en El Comercio, 24 de abril de 1854, p. [3 (...)
  • 35 Zenón de Eleas [José de los Heros], “Comunicados. Al Barón de poco me importa”, El Comercio (...)

30De cierto modo, la verdadera historia del Aguinaldoempieza en abril de 1854, cuando su inserción en las páginas de El Comeráo permitió la confrontación directa con el público de Lima34. La reacción fue inmediata. Antes incluso de que se imprimiera la última entrega del ensayo, apareció una agresiva crítica de José de los Heros35. Ofendidos por las opiniones de Laso y por el tono cáustico del folleto, los críticos del Aguinaldo iniciaron un intenso debate público que acaparó las páginas de El Comercio durante varias semanas.

  • 36 Teles [Telésforo Llerena], “Comunicados. Aguinaldo”, El Comercio, 2 de mayo de 1854, p. [4].
  • 37 Teles [Telésforo Llerena], “Aguinaldo para las señoras del Perú”, El Comercio, 29 de abril (...)
  • 38 “Comunicados. Señor Laso”, El Comercio, 1 de mayo de 1854, p. [3].
  • 39 El Licenciado Vidriera [José Antonio Barrenechea], “Comunicados. El Aguinaldo”, El Comercio (...)
  • 40 El mismo [Benito Laso], “Comunicados. Aguinaldo”, ElComercio, 2 de mayo de 1854, p. [4]; (...)

31Telésforo Lleren calificó al Aguinaldo de “libelo” que “ataca (...) nuestro honor nacional”36y acusó a Laso de ser un “salvaje (...) en guerra contra la civilización”37. Un crítico anónimo lo declaró “infame profeta contra su patria”, lamentando que quedaría para la posteridad” “el recuerdo triste de que un peruano haya escarnecido a los hijos del Perú delante del imperio francés”38. Otras criticas fueron menos virulentas. José Antonio Barrenechea cuestionó la exageración y el tono de Laso y, aunque defendió los contenidos, concluyó finalmente que el texto no podia “merecer la aprobación completa de nadie”39. Pero también sus amigos cuestionaron el tono y las formas del Aguinaldo. Benito Laso, quien salió en defensa de las intenciones de su hijo, prefirió no discutir los contenidos “del folleto cuyos defectos conoce”, y Juan Espinosa también optó por defender sólo el carácter y la honorabilidad del autor40.

  • 41 Medicis, “Comunicados. El Aguinaldo”, El Comercio, 1 de mayo de 1854, p. [4]. José A (...)

32Los defensores de Laso criticaron a sus críticos. “[E]n vez de estudiar en el retrato sus defectos para corregirlos”, escribía Medicis, “rompen el cuadro; como una mujer defectuosa rompiera el espejo que le muestra su fealdad”41. En la susceptibilidad de los limeños Medici encontró incluso la prueba del mérito de su ensayo y comparó la recepción de las obras de Laso con los ataques que habían recibido en su día los escritos de Felipe Pardo y Aliaga.

33La comparación con Pardo no se justifica únicamente por la reacción que suscitaron sus escritos, sino además por constituirse como uno de los principales modelos de Laso. Salvando las distancias literarias y la diferencia de géneros, muchos de los tópicos dominantes de comedias como Frutos de la educación -en particular el del joven criollo, engreído, frivolo y decadente-reaparecen en el Aguinaldo.También puede encontrarse parecido con la obra de autores costumbristas como Manuel Ascensio Segura y Ramón Rojas y Cañas. Pero afinidades aparte, el texto de Laso no opera dentro del esquema del tradicional cuadro de costumbres sino del ensayo de critica social. La diferencia se encuentra en el tono severo y moralista, en la ausencia de una vocación descriptiva y en la franca toma de posiciones respecto de la sociedad que retrata.

  • 42 Las cartas de Manuel Nicolás Corpancho y José Casimiro Ulloa, precedidas de una nota (...)

34En su defensa del Aguinaldo, tanto Corpancho como Ulloa argumentaron que Laso no había intentado escribir una obra literaria. “En el lenguaje del Aguinaldo”, explicaba Ulloa, no debía “verse mas que un artificio retórico, cuyo mal gusto puede criticarse, si se quiere, pero no la oportunidad”42. El sentido instrumental que Laso otorgó a la palabra escrita se revela en la respuesta que ofrece a Corpancho:

  • 43 “La causa de la juventud”, en esta edición.

U. sabe que mi intención no ha sido ni será dedicarme a la literatura. Yo no tengo tiempo ni humor para divertirme fabricando frases elegantes que se las lleva el aire. Si he tomado la pluma ha sido por desesperación, y ya que abrí la boca debí gritar con todas mis fuerzas para señalar el peligro, y para que aquellos que tienen corazón, despierten y acudan a salvar el país.43

35En el Aguinaldo Laso se dirige a las “señoras de Lima” y les habla con la familiaridad de quien asume claramente su filiación social. Pero si Laso apela a la identificación con sus lectores, el tono que utiliza impone una clara distancia frente a ellos. La polémica que suscitaron sus escritos no puede explicarse sólo por el contenido de su discurso critico, sino también por la retórica empleada para darle forma. Como el propio Laso explicó en su defensa del Aguinaldo, “para hacerse oír es preciso el sarcasmo o los planazos”. Pero el sarcasmo no sólo define el énfasis que requiere para hacer calar sus críticas sino que establece abiertamente la confrontación; impone una distancia frente a la sociedad que retrata. Y fue precisamente por esto que su descripción de la sociedad limeña fue sentida como una agresión, como una imperdonable intrusión en la vida privada.

LA REVISTA DE LIMA, 1859-1863

36El Aguinaldo señala el inicio de un proceso que llevará a Laso gradualmente a abandonar la pintura en favor de la escritura y de la actividad política. Entre 1855 y 1860 produjo lo mejor de su producción pictórica, incluyendo obras fundamentales como El habitante de la cordillera, la Santa Rosa de Lima, El Canto llano y Las tres razas. Pero este intenso período de creación se detuvo casi totalmente a inicios de la década de 1860, cuando su creciente participación en la política y en proyectos editoriales como La Revista de Lima, lo fueron apartando de su trabajo en el campo de la pintura. Resulta difícil evaluar las razones que fueron determinando esta opción. Pero lo cierto es que si su trayectoria como pintor estaba definida por el aislamiento que le imponía la fragilidad institucional de las artes plásticas, su participación en las iniciativas de la generación de 1848 lo ubicaba ante la posibilidad de formar parte de una verdadera comunidad intelectual. Su vinculación con La Revista de Lima(1859-1863), de la que fue miembro fundador, contribuyó a fortalecer su participación en la vida pública y representó el paso previo a su dedicación a la política en los años siguientes.

  • 44 Esta insatisfacción se expresa con elocuencia en la correspondencia entre Luis Benjamín Cis (...)

37Fundada por José Antonio de Lavalle y Arias de Saavedra, La Revista de Lima puede ser leída como una respuesta generacional a la desilusión política con que cerró la década de 1850. No es casual que haya aparecido tras el doble fracaso que significó la derrota del experimento liberal de la Convención Nacional (1855-1857) y de la revolución conservadora de Manuel Ignacio de Vivanco en Arequipa. La victoria sobre Vivanco en 1858 obligó a Castilla a buscar un nuevo consenso; derogó la constitución de 1856, disolvió la Convención Nacional y se apartó de sus antiguos aliados liberales. Todo ello condujo a la Asamblea de 1859 y a la conservadora constitución de 1860. Para los integrantes de la generación de 1848, la nueva carta política reflejaba el fracaso de una legislación ineficaz y de un sistema democrático dominado por el militarismo y los intereses personales44.

  • 45 En carta a Ulloa, Corpancho escribió: “Le he escrito a Lazo pidiéndole noticias exactas de (...)
  • 46 El 6 de setiembre Laso escribió a un amigo, no identificado: “Yo creí ser el portador de la (...)
  • 47 Laso había anunciado su intención de abandonar Arequipa en setiembre y se encontraba ya en (...)
  • 48 Laso escribió: “Si la revolución triunfa (ahora tiene posibilidades) no le deberá a este hé (...)

38Laso viajó a Arequipa al poco tiempo de estallar la revolución vivanquista en noviembre de 1856. Había pasado a esa ciudad para cumplir con un encargo del cabildo catedralicio, bajo la protección de su obispo conservador, Juan Manuel de Goyeneche. Laso sirvió entonces de intermediario entre Toribio Pacheco y Manuel Nicolás Corpancho, quienes se encontraban combatiendo en campos opuestos45. Aunque sabemos que Laso simpatizó con la rebelión e incluso colaboró con algunas de las juntas locales46, al parecer se mantuvo al margen de la contienda, como lo demuestra el hecho de que haya regresado a Lima antes de que finalizara el sitio47. Y si bien expresó su admiración por el fervor popular generado por la revolución, mantuvo una posición crítica frente a Vivanco48. Varios amigos suyos, como José Casimiro Ulloa y Luis Benjamín Cisneros, asumieron también una postura distante frente a estos hechos, que veían como la inexorable continuación del caos político republicano.

  • 49 El cuerpo de redactores estuvo integrado además por Emilio Althaus, Pedro José Saave (...)
  • 50 También colaboraron Francisco García Calderón, José Antonio García y García, Próspero Perei (...)

39La Revista de Lima refleja el giro conciliador que marcó la política peruana a partir de la derrota de Vivanco. Frente al entusiasmo revolucionario de 1854, la revista planteaba una política del justo medio. Como escribió La valle en el prospecto, la publicación no era “un periódico con bandera ni de sistema”; no era “conservadora ni liberal, romántica ni positivista, proteccionista ni abolicionista”. Así, pudo incorporar a escritores como Corpancho y Palma, que hablan luchado en bandos opuestos en 1857, y reunir a conservadores como Lavalle con intelectuales liberales como Juan Espinosa. Entre el cuerpo de redactores se encontraban varios de los amigos más cercanos de Laso, incluyendo a Mariano Álvarez, José Casimiro Ulloa, Manuel Pardo, Toribio Pacheco y Narciso Alayza49. Tuvo además como colaboradores a un grupo amplio y diverso, que incluía a figuras representativas de la primera generación liberal, como Benito Laso, a escritores consagrados como Felipe Pardo y Aliaga y a jóvenes autores como Pedro Paz Soldán y Unanue50.

40La Revista intentaba construir un espacio de discusión que pudiera servir como sustento de la reforma política. Era un foro de civiles que buscaba oponerse al caudillismo, promover la participación civil en política y generar un espacio para el debate público. Su formato, modelado en la Revue des Deux Mondes, favorecía la reflexión metódica sobre temas de fondo; se incluían piezas literarias, estudios históricos y discusiones sobre temas económicos y científicos.

  • 51 “Carta de Luis Benjamín Cisneros a José Casimiro Ulloa, París, 31 de enero de 1860. Transcr (...)

41Los doce ensayos que Laso publicó en La Revista de Limaforman el conjunto más significativo de su obra escrita. Se trata de un cuerpo diverso, donde predomina la línea crítica iniciada con el Aguinaldo pero donde aparecen también varias piezas de intención claramente literaria. El tono abierto y combativo de sus escritos iniciales se volvió a expresar en varios de los ensayos que escribió para La Revista. Laso explicaba el caudillismo, el fracaso de las instituciones republicanas y la fragilidad democrática como producto de la descomposición moral de la sociedad peruana. Luis Benjamín Cisneros defendió textos como “La paleta y los colores” -una extendida analogía entre la diversidad racial y los colores del pintor- aduciendo que Laso había “proclamado ciertas verdades que sólo con mucho arrojo pueden decirse entre nosotros”, y añadió: “Soy partidario de esa claridad”51.

42Salvo por “Un recuerdo”, ensayo dedicado a la memoria de su amigo el pintor francés Daméry sólo “Algo sobre bellas artes” está dedicado a la pintura. Pero incluso en este texto se impone un profundo pesimismo acerca de las posiblidades de las artes. Su sentencia, que “Cuestión de arte en el Perú es cuestión de otro planeta”, demuestra las razones por las que este ensayo no abre sino que más bien da por clausurado el tema artístico en la escritura de Laso.

43Pero si Laso abandona progresivamente la pintura a favor de la política, no pierde por ello su identidad como pintor. En sus ensayos para La Revista asocia constantemente el acto de escribir al de pintar. El reiterado uso de la palabra “croquis” en los títulos de sus ensayos y las continuas metáforas pictóricas, dejan muy en claro cuál es su oficio principal. En la introducción a su “Croquis sobre las elecciones”, por ejemplo, Laso insiste:

Y si a un cohetero le es lícito el arengar en pleno club ¿por qué, en materia de elecciones, un dibujante no tendrá derecho para trazar sus croquis con su pluma?

44Si la crítica y la confrontación definieron el tono de muchos de sus escritos, el intimismo y la evocación personal conformaron también una parte significativa de su obra. Este matiz es el que imprime a sus textos ese carácter particular que los diferencia del tenor de géneros comunes como el discurso político, la denuncia periodística, o incluso el sentimentalismo codificado del discurso literario. Artículos como “El hombre y su imagen”, dedicado al narcisimo y a la vanidad, “Croquis sobre la amistad”, “El vividor”, “Croquis sobre los bien-aventurados en la tierra”, o “Variaciones sobre la candidez”, nos remiten a un género inusual en la escritura peruana de la época. Se trata de “divagaciones”, como el propio Laso las describió en uno de sus ensayos, sobre el carácter moral y la naturaleza humana.

  • 52 También en su ensayo “Croquis sobre el carácter peruano”, Laso escribía: “Se dice, generalm (...)

45No es casual que si su primer ensayo en la revista estuvo dedicado a la pintura el último sea el más claramente político. “Croquis sobre las elecciones. Indirecta para los ricos, en particular, y para todo hombre de orden, en general”, uno de los últimos textos que Laso publicó en La Revista de Lima, puede ser leído como una declaración de sus principios políticos, de su motivación para ingresar a la vida pública y como fundamento de la temprana ideología civilista. Laso insta a la “gente de orden” y a la “gente importante” a participar en las elecciones y explica los desórdenes que empañaban cada elección por el egoísmo y la falta de civismo de las clases altas peruanas. Dejada a personas de “menor importancia”, la democracia participativa no podría establecerse. Pero su invocación a la participación política no fue hecha a todos los ciudadanos por igual; estuvo dirigida específicamente a la”“gente decente”, a una élite social, a quien pedía tomar el espacio que hasta entonces habla estado en manos de los sectores medios52.

46En términos generacionales La Revista señala un hito significativo en el desarrollo político de la generación de 1848. El cambio de tono ubicaba a los jóvenes poetas, periodistas y revolucionarios en una nueva posición. Los jóvenes dejaban de serlo para asumir el papel para el que se habían ido preparando: serian los nuevos estadistas, los encargados de imponer nuevas formas de hacer política. Para Laso también la experiencia de La Revista de Lima significó el espacio de maduración que facilitó la transición de la palabra a la acción, del discurso escrito a la participación directa en política.

EL CAMINO CIVILISTA. LA PARTICIPACIÓN POLÍTICA, 1865-1869

47Para la década de 1860, la generación de 1848 alcanzaba madurez política. Sus miembros, entrenados bajo el amparo del Estado y apoyados por la generación precedente de intelectuales, ocupaban ahora posiciones de liderazgo en el gobierno y en la administración pública. A lo largo de la década lucharon por imponer el dominio civil sobre la tradición militar, proceso que culminarla con la elección de Manuel Pardo como primer presidente civil del Perú en 1871. El largo proceso que supuso la formación de un grupo político cohesionado se inició en realidad con la primera presidencia de Mariano Ignacio Prado (1865-1868). La llamada “Dictadura” aglutinó a los nuevos reformistas y operó como el laboratorio político que permitió la consolidación del Partido Civil en la década siguiente.

  • 53 Carmen McEvoy, Un proyecto nacional en el siglo xix. Manuel Pardo y su visión del Perú (Li (...)

48El gobierno de Prado logró convocar a los más destacados integrantes de la generación de 1848 en torno a un proyecto definido de reforma económica e institucional. Desde la precariedad de un sistema político atravesado por el clientelismo y el faccionalismo regional, los liberales agrupados por Prado intentaron negociar las leyes que pudieran definir un nuevo pacto social. Las reformas tributarias y económicas que propiciaron buscaban instaurar una disciplina fiscal que pusiera freno al uso político de los fondos públicos. Sus propuestas de reforma jurídica estaban destinadas a desarticular las relaciones de poder que sustentaban el autoritarismo presidencial del “Estado guanero”53. Aunque Prado terminaría por ser derrocado precisamente por el caudillismo regional que buscaba enfrentar, el programa de su gobierno sentó las bases de un renovado proyecto liberal.

  • 54 La larga lista de redactores de la revista incluía a los más importantes intelectuales (...)

49Laso fue uno de los colaboradores más activos y visibles de Prado. De hecho, su carrera pública se inicia formalmente en 1865, momento en que su amigo asume la presidencia. La victoria pradista sobre Juan Antonio Pezet se había fundado en el creciente descontento frente al dudoso manejo político del conflicto con España. Una ola de sentimiento americanista congregó entonces a los principales intelectuales peruanos en torno a La América, periódico político, consagrado a la defensa de la autonomía de las naciones americanasfundado en 1862 y que apareció intermitentemente hasta 1865. Laso integró la plana de redactores de la revista, dirigida por Francisco Javier Mariátegui y José Casimiro Ulloa54. Surgida inicialmente para protestar contra la invasión francesa de México, se constituyó luego como eje de la oposición contra Pezet, lo cual condujo al cierre del periódico en 1864. La revista volvió a aparecer brevemente cuando Prado asumió el poder en noviembre de 1865.

  • 55 Es probable que el autor de la nota se estuviera refiriendo a la recién fundada Escuela de (...)
  • 56 Véase El Peruano, vol. 50, n° 1, 2 de enero de 1866, p. 1.
  • 57 “Crónica interior”, El Comercio, 27 de diciembre de 1865. En las elecciones del 6 y 7 de en (...)
  • 58 Como Teniente Alcaldes estuvieron José Bresani y Pablo de Vivero y como segundo Síndico Aug (...)
  • 59 “Instalación de la nueva Municipalidad” Eí Comercio, 8 de enero de 1866.
  • 60 Mayores detalles sobre la actividad de Laso como Síndico en la “Crónica local” de El Nacion (...)

50Al igual que otros colaboradores de La América, Laso se encontró entonces ante la posibilidad de una intervención directa en política. Su nombre empezó a barajarse en los medios de prensa; se propuso primero que fuera nombrado a la dirección de la Escuela de Arte55 y al poco tiempo Prado lo incorporó a la Junta Censora del Teatro56. Entonces también su nombre apareció acompañando la candidatura de Antonio Salinas a la Municipalidad de Lima57. Elegido con una de las votaciones más altas, en enero de 1866 asumió funciones como Síndico del municipio58. Incorporado a la Comisión de Ornato y Obras Públicas y a la de Instrucción, Beneficencia y Redacción59, Laso supervisó el control de los precios del agua, buscó formalizar el servicio doméstico, promovió la modernización urbana y se involucró en una agresiva campaña de moral pública que combatió el juego ilegal y logró el cierre de varios fumaderos de opio60.

  • 61 “Bomberos de la Municipalidad de Lima” Centro de Estudios Histórico Militares del Pe (...)

51En la Municipalidad, Laso se encargó de organizar la compañía municipal de bomberos formada para enfrentar la agresión española. A principios de 1866 el gobierno de Prado había emprendido preparativos diplomáticos y militares para la inminente guerra con España. Cuando el 31 de marzo las fuerzas españolas iniciaron el bombardeo del puerto chileno de Valparaíso, el municipio de Lima tomó medidas para prevenir un ataque similar al puerto del Callao. Laso fue uno de los principales promotores de esta iniciativa y como capitán de la compañía de bomberos, lideró a un cuerpo de doscientos artesanos voluntarios en el combate del 2 de Mayo de 1866, en que las fuerzas peruanas repelieron el ataque de la marina española61.

  • 62 “Crónica local. Premios”, El Nacional, 14 de julio de 1866.

52La voluntad política por formar modelos de ciudadanía se volvió a poner de manifiesto en la organización de las fiestas cívicas por la celebración de la Independencia en julio de 1866. El acto organizado por Laso se inició en el sitio de la puerta hacia el Callao, donde se formó una procesión en torno al “árbol de la Libertad”. Las diversas corporaciones, incluyendo la Sociedad de Fundadores de la Independencia y la Sociedad de Artesanos, marcharon hacia la estatua de Bolívar en la plaza de la Inquisición y se reunieron luego en la plaza de armas, donde se otorgó premios a los mejores artesanos de la ciudad y al soldado más heroico en la guerra con España62. La celebración formaba parte del intento del gobierno por ampliar la participación popular en la vida pública, algo que cobraría nueva vigencia en torno a las elecciones de 1866.

  • 63 El pueblo, “Candidatura popular”, ElNacional, 31 de agosto de 1866. Véase también (...)
  • 64 “Crónica local. Nuevo club eleccionario”, El Nacional, 4 de diciembre de 1866; “Crónica (...)

53El 28 de julio de ese año Prado convocó a elecciones presidenciales y congresales con el fin de legitimar su poder. Ya en agosto, E! Nacional, periódico surgido en apoyo a la Dictadura, publicó una “candidatura popular” para el congreso que incluía los nombres de Francisco de Paula González Vigil, Antonio Salinas, Manuel González Lacotera y Francisco Laso. La candidatura de Laso fue apoyada también por otros periódicos; la prensa defendió su honestidad, sus cualidades ciudadanas y sobre todo, el lugar prominente que ocupaba “entre las figuras más notables del partido liberal”63. Laso no tuvo dificultad en lograr el respaldo de algunas de las principales sociedades electorales, como la que congregaba Pedro Paz Soldán64, pero debió buscar ampliar su base de apoyo también entre otros sectores de la población.

  • 65 Paul Gootenberg,Imagining Development. Economie Ideas in Peru's “Fictitious Prosp (...)

54Los grupos artesanales cobraban por entonces una importancia inusitada en el escenario político65. Tras las revueltas artesanales de 1858 los artesanos se habían convertido en una verdadera fuerza política. La Constitución de 1860 les otorgó por primera vez el derecho al voto en elecciones nacionales y Prado buscó atraerlos. Se daba así un cambio radical frente a la década anterior, cuando los gremios habían sido considerados como rezagos de la economía colonial y verdaderos obstáculos al progreso y al desarrollo de una economía de libre cambio.

  • 66 Crónica local. Club Progresista”, El Nacional, 11 de octubre de 1866; “Crónica local. Club (...)

55El trabajo de Laso en la Municipalidad y, sobre todo, su liderazgo de la compañía de bomberos facilitó el acercamiento a los artesanos limeños. Su candidatura recibió el apoyo del “Club Progresista”, una sociedad electoral de artesanos liderada por José Gregorio Paz Soldán66, así como del club eleccionario “La Unión”, donde fue aclamado por su fama como pintor y por su “aplicación al trabajo de los gremios”. Invitado a participar en una sesión del Club de la Unión, Laso se dirigió a los artesanos:

Os felicito porque habéis tomado una parte activa en las presentes elecciones, pues habéis cumplido con el deber de buenos ciudadanos. Nada es más provechoso para un estado, que el que los hombres de trabajo tomen parte en los comicios, así como nada es más funesto para una república que el egoísmo y la indiferencia política de sus hijos.

  • 67 “El señor Lazo, que después de haber recibido una educación científica y esmerada, h (...)

56Laso cerró su discurso apelando directamente una identificación con los artesanos: “Siendo representante de los artesanos”, pronunció, “conservaré mi honor para no deshonrarlos”67. El pintor, que no había tenido nunca una vinculación gremial y cuya definición de la pintura como práctica liberal concien temen te buscaba distanciarse de cualquier identificación con el trabajo artesanal, terminó como representante de los artesanos de Lima.

  • 68 Los resultados de las elecciones se publican en la sección “Crónica local” en El Nacional, (...)
  • 69 “Crónica local. Constitución de 1823”, El Nacional, 7 de marzo de 1867.

57Al obtener la mayoría de votos para ocupar la representación por Lima al Congreso Constituyente de 1867, Laso debió abandonar su cargo en el municipio68. Su participación en el Congreso fue controvertida. Su primera propuesta, desde la Comisión de Constitución, de imponer el tercio de los votos como quorum, fue ampliamente rechazada. Un editorial de El Nacional calificó la propuesta como autocrática y acusó a Laso y a otros representantes del gobierno de “pseudo-liberales”. Se circularon copias de la Constitución liberal de 1823 para que pudiera ser comparada con el proyecto “ultraconservador” presentado por la comisión. Laso parece haber estado en desacuerdo con el proyecto, pero terminó votando a su favor69. Laso participó también en la Comisión de Obras Públicas, que sentó las bases de algunos de los más importantes proyectos ferroviarios de la década siguiente. Los congresistas de Prado perfeccionaron el género de pragmatismo político que luego caracterizaría el gobierno de Pardo.

  • 70 Véase Diario de los debates del Congreso constituyente de 1867, 3 vols. (Lima: [186 (...)
  • 71 Ibid.

58Este nuevo pragmatismo se reveló claramente en el debate en torno a la tolerancia de cultos. Laso estuvo entre quienes se opusieron a su inclusión en la nueva constitución. Al emitir su voto, Laso justificó su decisión aduciendo que, para él, se trataba de una cuestión “exclusivamente política”70. El tema era sensible; había sido la principal causa de los levantamientos contra la Constitución de 1856 y suscitaba temores de que pudiera dar pie a un nuevo ciclo de inestabilidad política. Como declaró un congresista: “No quiero que los laureles del 2 de Mayo se marchiten con una guerra civil”71.

59Los liberales no aceptaron fácilmente esta nueva posición. En sus “Semblanzas” de los constituyentes de 1867, publicadas en La Campana,Ricardo Palma se ocupó de cuestionar el giro político del grupo liberal. Laso no escapó a sus sarcásticos ataques:

  • 72 Ricardo Palma, “Semblanzas”, La Campana, 7 de julio de 1867.

Don Francisco Lazo
(Representante por Lima)
Fuera preocupación!
Nos gritaba desde Francia –
Vino a ilustrar la nación,
Y luego al primer tapón
Votó por la intolerancia72.

  • 73 “Si para ser buen liberal es indispensable llevarse mas de los “prospectos” sin aplicación (...)

60En su defensa, Laso respondió diciendo que, como representante del pueblo, debía obedecer los deseos de la mayoría de sus constituyentes y servir el interés público, aún si ello implicaba renegar del título de liberal73.

  • 74 Sobre la rebelión de Huancané, Emilio Vásquez, La rebelión de Juan Bustamante (Lima (...)

61El debate en torno a la contribución personal también generó una división en el frente liberal. El tema se empezó a tratar en el Congreso en el momento preciso en que “el problema del indio” volvía a instalarse en el debate político a raíz del ciclo de revueltas iniciadas en el sur andino. Los disturbios habían empezado como reacción a los impuestos extraordinarios decretados por Manuel Pardo desde la Secretaría de Hacienda en octubre de 1866. En junio de 1867 una división militar a cargo del General Baltazar Caravedo logró apaciguar la rebelión, pero en cuanto las fuerzas del gobierno abandonaron Puno en octubre, la aparente calma se disipó. Las autoridades de Lampa se unieron a la campaña que Pedro Diez Canseco lideraba desde Arequipa contra el gobierno de Prado. Desde Puno, Juan Bustamante organizó la defensa del gobierno; el 30 de diciembre tomó la ciudad pero debió retirarse hasta Pusi en enero de 1868, donde fue derrotado y ejecutado. Las violentas represalias incluyeron una serie de masacres contra las comunidades y una dura represión militar que continuó hasta bien entrado el año74.

  • 75 Manuel Pardo, Algunas cuestiones sociales con motivo de los disturbios de Huancané. Al (...)
  • 76 Véase “contribución” y “tributo” en Francisco García Calderón, Diccionario de la le (...)
  • 77 Véase la transcripción de los debates en el congreso incluidos en Marcelo Sánchez Es (...)

62Este clima definió el debate en torno a la contribución personal. El argumento a favor se sustentó inicialmente en un extenso texto de Manuel Pardo quien, contra la opinión generalizada, explicó que había sido precisamente su abolición en 1854 lo que había llevado al estancamiento económico de las provincias del interior. Su tesis, de que los indios carecían del “instinto del progreso” y que el tributo constituía una motivación para el trabajo, estaba teñida de antiguos prejuicios coloniales sobre el carácter indolente del indio75. Francisco García Calderón ofreció los argumentos políticos y jurídicos, aduciendo que, mientras el tributo había sido símbolo de vasallaje, la contribución personal no implicaba tal sumisión; era tan sólo el símbolo de participación equitativa en el conjunto de la nación76. Para Ulloa, también, la contribución era una forma de hacer entender a los indios que eran “ciudadanos y hombres libres”. La mayoría, sin embargo, expresó su acuerdo con estos principios, pero se negaron a seguirlos por miedo a que la medida pudiera exacerbar las tensiones sociales77. Así, aunque recibió el apoyo de Prado y sus seguidores, incluyendo a Laso, la propuesta terminó por ser derogada.

63La posición de Laso a favor de la contribución se ajustaba a la línea que había definido en sus ensayos. Al igual que otros políticos de su generación, Laso imaginó la futura des-indianización del Perú. Es significativo que no haya integrado la Sociedad Amiga de los Indios y que siempre se haya referido a la población indígena en contextos más amplios o comparativos. En “Croquis sobre el carácter peruano”, alabó el carácter resignado, sobrio y trabajador del indio, y lo defendió contra las acusaciones de ociosidad, cobardía, ingratitud e inferioridad; pero lo hizo en un ensayo en que también abordó el carácter de otros grupos étnicos y sociales. En este y en otros escritos, Laso atacó abiertamente el determinismo racial. Se negó a hablar del indio como si fuera un grupo separado y lo incorporó a su discurso como parte integral aunque desfavorecida de la nación peruana.

64Laso rara vez tomó la palabra en el pleno. Su única intervención en el congreso, un discurso que dedicó a los “derechos adquiridos” fue, sin embargo, una de las acciones más controvertidas de su carrera. Su dificultad para hablar -Laso era tartamudo- lo llevó a publicar primero su discurso en varios diarios limeños, para luego solicitar que fuera leído ante el congreso.

  • 78 Véase “Derechos adquiridos. Apreciaciones generales”, El Nacional, 13 de febrero de 1867.
  • 79 McEvoy, Un proyecto nacional en el siglo xix, pp. 54-63; 220-221.

65El debate sobre los “derechos adquiridos” se había iniciado en febrero, cuando empezó a circular un proyecto de ley promovido por el diputado Ignacio Gárate78. La propuesta buscaba anular los efectos de un decreto dado por la Dictadura con el fin de reducir el gasto público en materia de pensiones, cesantías y montepíos. El decreto de 19 de diciembre de 1865 formaba parte del programa reformista lanzado por Pardo durante su breve paso por la Secretaria de Hacienda. Pardo intentó racionalizar el gasto público como solución al grave desequilibrio fiscal que se iba agudizando por la caída de los ingresos generados por el guano; pero los intereses creados impidieron que prosperara la iniciativa de reforma79.

  • 80 “Derechos adquiridos”, en esta edición.
  • 81 Intervención de Carlos M. Elias, publicada en el Diariode los debates del Congreso consti (...)
  • 82 La sombra de Miguel Ángel, “El discurso del Diputado canario”, El Comercio, 7 de ma (...)

66En apoyo al programa de austeridad iniciado por Pardo, Laso atacó la propuesta de Gárate, criticó la excesiva burocracia estatal y señaló los abusos que se hacía contra los recursos del Estado80. A diferencia de otros congresistas, no entró a discutir las implicancias jurídicas sobre las que se había asentado el debate, sino que atacó directamente el problema de los intereses políticos en conflicto. La agria discusión que el discurso suscitó se centró principalmente en la “sarcástica elocuencia” de Laso y en el tono del texto, “bueno, si se quiere”, decía Carlos M. Elias, “para un artículo de periódico, pero no para la tribuna de un parlamento”81. Los detractores de Laso publicaron entonces la reedición del Aguinaldo, con notas que intentaban cuestionarlo, y varios comunicados anónimos aprovecharon para atacar abiertamente al que llamaron el “Diputado canario”82:

  • 83 “Comunicados. Intereses generales. El Barón de Poco Me Importa o el Canario Mudo”, El Comer (...)

Canario es demócrata y fue uno de los gritadores para que se estableciera el gobierno absoluto; es amigo del pueblo y votó por la subsistencia del tributo personal; es liberal y votó por la intolerancia; es acérrimo enemigo de los empleados y no ejerce ningún género de industria, comercio o trabajo; arregla sus brochas y pinturas por que el oficio de pintor no es aristocrático. En fin “El Barón de Poco me Importa” es un incomprensible, un animal mordedor y venenoso. Después que muerde y ofende pide perdón83.

  • 84 Carmen Me Evoy,La utopía republicana. Ideales y realidades en la formación de una (...)

67Pero tras el encono hacia Laso se escondía la reacción contra una medida que afectaba numerosos intereses. De hecho, el ataque a la “empleomanía” significaba un duro golpe al status quo, pues ponía en peligro las bases clientelistas de lo que Carmen McEvoy ha llamado el “Estado patrimonial castillista”84.

  • 85 McEvoy, Un proyecto nacional en el siglo xix,pp. 65-66, p. 68. Laso también fue no (...)

68La reacción conservadora terminó con las reformas iniciadas por Prado, pero la caída de su gobierno no cerró la carrera política de Laso. En diciembre de 1867, Manuel Pardo fue elegido presidente de la Sociedad de Beneficencia Pública de Lima y Laso se incorporó al consejo directivo de la institución. Pardo dio un nuevo impulso a la Beneficencia al prestar su apoyo a una serie de proyectos modernizadores: fundó la Caja de Ahorros para promover la instrucción popular en temas económicos, inició la construcción del hospital 2 de Mayo, fomentó proyectos educativos y formó una comisión especial para brindar apoyo a la ciudad de Arequipa tras el terremoto de 186885. Pero lo que le valió el mayor reconocimiento fue la eficiencia que demostró para combatir la epidemia de fiebre amarilla de 1868, que causó más de cuatro mil muertes en la capital. Los miembros de la Beneficencia no sólo organizaron grupos de apoyo, sino que además participaron directamente ayudando a los enfermos y enterrando a los muertos. Los civiles organizados demostraron una mayor eficiencia en el control de la epidemia que el propio Estado. Así, la administración de la Beneficencia fue el verdadero trampolín político para Pardo y sus seguidores.

  • 86 El anuncio del inicio de la labor de Laso como cronista se hace a fines de febrero. (...)
  • 87 “Crónica local. Bazar semanal.” El Nacional, 3 de abril de 1869.

69A fines de febrero de 1869 Laso empezó a escribir para El Nacional, diario fundado por Juan Francisco Pazos en apoyo de la Dictadura, que luego se constituyó en el principal órgano de la corriente civilista. Desde allí, promovió la labor de la Beneficencia y criticó duramente la inacción del municipio y del gobierno. Sus colaboraciones con el diario se habían iniciado en febrero de 1869, con un artículo sobre el pueblo costeño de Huacho, a donde había viajado para reponerse de la enfermedad que lo afectaba. Al poco tiempo asumió la redacción de la crónica semanal del diario, en reemplazo de Mariano Amézaga, quien había pasado a redactar una revista quincenal sobre instrucción pública. Los cinco artículos que Laso escribió en la sección titulada “Bazar semanal”86, forman el último conjunto de su obra escrita. Sus crónicas evaden el tono formal y monótono que solía caracterizar a los resumenes de los acontecimientos de la semana. En ellas vuelve a demostrar el sarcástico sentido del humor que recorre toda su obra escrita. Sus comentarios revelan también, claramente, su lealtad a la figura de Pardo. Pero a comienzos de abril ya “la sensible enfermedad del señor Laso” impidió que continuara su columna87. Moriría poco después en el pueblo de San Mateo, camino de Jauja, a donde viajaba para reponer su salud.

  • 88 La carta de aceptación de Laso en El Peruano, 56, n° 69, 23 de marzo de 1869, p. 273

70La estrecha colaboración política con Pardo continuó hasta el final de su vida. En 1869, tras la anulación de las elecciones municipales por el Congreso, el Presidente José Balta nombró a Laso miembro de la “Junta de Notables” que asumiría la responsabilidad por los asuntos municipales y la elección del alcalde de Lima. El 19 de marzo de 1869 Laso aceptó el nombramiento como Vocal de la Junta Municipal que eligiría a Manuel Pardo como nuevo alcalde de la ciudad88. Era el paso definitivo hacia la consolidación del Partido Civil. La prematura muerte de Laso, el 14 de mayo de 1869, truncó su carrera política, pero no queda duda de que había tenido una participación decidida en la definición del proyecto civilista.

EL FRACASO DE LA ESFERA PÚBLICA

71En la medida que la carrera pública de Laso se va consolidando, decae notablemente su actividad pictórica. Su trayectoria traza una línea clara que va del discurso pictórico al escrito y de allí a la participación política directa, una progresión que señala la ruta de un gradual desencanto frente a las posibilidades públicas de la pintura y, en menor medida, incluso de la escritura.

72En su obra, Laso había pretendido crear símbolos públicos, imágenes que pudieran representar y constituir a la nación. Pero el deseo de apelar a un público amplio es constantemente contradicho por su práctica, por su comprensión aristocrática de la pintura y por su escepticismo acerca de las posiblidades de forjar un público de arte en el Perú. Al rechazar las tradiciones pictóricas coloniales y transformar el estatuto social de la pintura, los artistas de la generación de Laso eliminaron los fundamentos en que hasta entonces se había asentado la práctica artística. Romper con la tradición colonial significó sacrificar los circuitos y lenguajes pictóricos que les hubiera permitido alcanzar a un público más extenso. La pintura se iba convirtiendo en una profesión aristocrática y a la vez marginal en la sociedad peruana.

73En “Tiempos pasados”, una evocación de sus años en Europa, Laso imaginó que sólo en un futuro distante, “cuando la América sea tan civilizada como la Europa”, el Perú podría ser “la Grecia y la Italia de las generaciones venideras”. “Pero mientras venga esa época de esplendor, de grandeza y de fuerza,” escribía, “hablar de artes es predicar en desierto, y hablar de los artistas es menos aun que hablar de los orangutanes de África o de los habitantes de la luna”.

74La ambición pública de la pintura de Laso se vió frustrada por esta percepción. En “Algo sobre bellas artes”, Laso evocó la colonia como una época generosa con los artistas. El pintor enfatizaría constantemente la necesidad de un mecenazgo oficial. Su desdén por el patrocinio privado, limitado principalmente al género del retrato, deja entrever su interés por alcanzar a un público amplio. Sólo la estructura institucional del Estado y de la Iglesia-mecenas ausentes del escenario republicano-podía ofrecer un marco para que la pintura adquiriese un peso significativo en la vida pública.

75La comunidad intelectual formada por la generación de 1848 estaba regida por la palabra escrita. Aunque la literatura era todavía una institución frágil, el escritor era respetado y contaba con una infraestructura sólida de imprentas, y, finalmente, con una lectoría respetable. La profusión de diarios, revistas, folletos y libros en estos años da cuenta de la intensidad del debate público y de los intercambios cotidianos que permitían pensar en la existencia de una comunidad intelectual. Esta situación orientó a Laso hacia la política y el comentario escrito. En 1854, con ocasión de la publicación del Aguinaldo, Corpancho intentó explicar las razones que habían llevado a su amigo a presentar sus ideas a través de un texto escrito y no de una pintura:

La muchedumbre de nuestra patria no está todavía bien educada para juzgar de los trabajos artísticos, le falta la aptitud necesaria para apercibirse de las finezas del arte de Miguel Anjel y Rafael, y un cuadro de pintura aún no tiene toda sus significación en el Perú. Era indispensable pues que el señor Lazo se privase de su instrumento más poderoso para lanzar su idea al alcance de las masas, ensayandose en un género de trabajo que no le son profesionales.

76La generación del ‘48 entendía su misión como la de transformar a la población civil en un público informado. Mas ésta era una tarea de largo plazo, cuyos resultados sólo serían apreciados por generaciones futuras. Todo ello explica las contradicciones que atraviesan el discurso político y cultural de la generación del ’48 y en particular en los intentos de Laso de crear una obra que pudiera tener un impacto público.

77En sus ensayos Laso apela constantemente a sus lectores, asumiendo siempre que se dirige a un grupo limitado. En’“Un recuerdo”, escribiría:

Muchas veces a mis solas he preguntado ¿qué fuera de los redactores de la “Revista” si ellos entre sí no se leyesen y elogiasen mutuamente?—Tal vez los artículos de la “Revista” solo serian leídos por los del “Progreso Católico” por el interés de tomar en comiso alguna impiedad que quisiese pasar por contrabando.

  • 89 Jürgen Habermas, TheStructural Transformation of the Public Sphere. An Inquiry in (...)
  • 90 Geoff Eley, “Nations, Publics, and Political Cultures: Placing Habermas in the Nine-teenth (...)

78Modelada en la esfera pública burguesa que Jürgen Habermas describió para Europa-un espacio de debate abierto entre la sociedad civil y el Estado-la esfera pública imaginada por los intelectuales peruanos fue significativamente diferente89. No se formaría a través de un claro deslinde entre la sociedad civil y el Estado, sino por la incorporación de propietarios educados a las estructuras estatales. De cierta manera, el control oligárquico del Estado parecía ser el paso previo a la constitución de la esfera pública. Por todo ello resulta válido utilizar el término de Habermas en un sentido bastante amplio y conscientemente impreciso. Geoff Eley recuerda que el ideal político liberal de la esfera pública se convirtió en un concepto tangible en Europa del Este mucho antes de que se diera en esos países los procesos sociales que sustentan la existencia de la esfera pública burguesa90. Igual ocurrió en países como el Perú, donde la esfera pública es asumida como un modelo político en una sociedad escasamente preparada para concretarla.

79De hecho, las formas burguesas no aseguraban la existencia de una burguesía. La ausencia de estructuras sociales definidas, de una clase media educada y de instituciones capaces de articular todos estos factores en la constitución de un espacio público forma el eje a partir del cual se va forjando el debate político. Si esto resulta cierto con respecto a la esfera pública política, lo es aún más con respecto a la esfera pública de la pintura.

  • 91 “Proyecto de Constitución de La Academia Peruana”, El Progreso,16 de marzo de 1867. (...)
  • 92 Sobre la Academia véase: “Proyecto de Constitución de La Academia Peruana”, El Progreso, 16 (...)

80Quedaba la ilusión que a través del Estado se pudiera establecer la infraestructura requerida para forjar un debate intelectual. La participación de Laso en el intento por establecer una Academia Nacional desde el Congreso en 1867 revela el interés por asegurar la participación de una elite intelectual en el gobierno. Tomando como modelo la Academia Francesa, la Academia Nacional de Ciencias y Bellas Letras, instalada en el Congreso, se definía como un órgano supervisor y director de todos los establecimientos científicos y literarios asociados al Estado91. Destinada a consolidar un círculo intelectual y científico al servicio del gobierno, la Academia tenía como parte de sus fines formar un censo nacional y promover la educación a través del estudio de la historia nacional92. Pero la Academia había operado como un anexo del Congreso y cuando a fines de año la reacción contra Prado terminó en guerra civil, no pudo sobrevivir a la coyuntura política.

  • 93 Una crítica que cristalizaría primero en la obra de Manuel González Prada y luego en (...)

81El Civilismo surgió con la ambición de ampliar la base social de la política peruana; pero aún en sus inicios estuvo marcado por un tinte aristocrático. La sensación de un vacío social determinó la formulación de discursos tentativos y contradictorios. A diferencia del populismo que había dominado la escena política durante la década de 1850, buscaron la reforma desde arriba: sólo un liderazgo ilustrado podía asegurar la gradual incorporación de un público más amplio a la vida política. Para convertir a las clases populares en ciudadanos ejemplares la elite intelectual debía imponerse como clase dirigente. No debe sorprender que hacia el fin de siglo, el Civilismo se haya definido como el movimiento oligárquico y aristocrático que los historiadores contemporáneos condenan93.

82Finalmente, toda la obra de Laso se va configurando a través de la apelación a un discurso ausente y a un público inexistente. Igual sucedería con la experiencia política del proto-Civilismo: constituida a partir de un deseo expreso de forjar una esfera pública y, al mismo tiempo, entrampada en la imposibilidad de alcanzarla. Este es, sin duda, el eje que define las contradicciones del discurso civilista en formación, la paradoja de buscar un público al momento mismo de negar su existencia.

LA FUNCIÓN DE LA AUTOBIOGRAFÍA

  • 94 . “Crónica de la capital. Cuadros de pintura”, El Comercio, 15 de abril de 1859.

83En abril de 1859 Laso presentó dos lienzos recientes, La lavandera y Las tres razas en las vidrieras de la tienda de su amigo el litógrafo Emilio Prugue en la calle de Plateros de San Pedro. En esa ocasión, un comentarista del diario El Comercio describió sucintamente Las tres razascomo un lienzo que “… representa á un niño que, en compañía de una chola y una zamba, juegan a la baraja; tres tipos enteramente distintos que el señor Lazo ha sabido demarcar diestramente...94”.

  • 95 Véase la reseña sobre esta muestra “Esposicion de pinturas (sic)”, El Comercio, 15 de agost (...)

84El lienzo hace evidente el interés de Laso por proponer una obra de clara significación pública. Su extrema simplicidad compositiva le presta una legibilidad inmediata. Quizá por ello, los críticos que alguna vez la han mencionado han ignorado su evidente carga alegórica, insistiendo sobre el carácter anecdótico de la composición. Cuando fue exhibida en la primera exposición nacional de 1860, un critico la describió como un “bonito cuadro de costumbres”95; pero la lectura del lienzo no se agota con la comprensión del título didáctico o la convención alegórica que describe. La composición hierática, la solemnidad de las poses y la seriedad de los rostros, unidos al ambiente de quietud que domina la escena, sugieren otras lecturas.

  • 96 “Nuestros grabados [Francisco Laso)”, p. 1127.

85Aunque se conoce generalmente como Las Tres Razas, en un texto biográfico escrito años después de su muerte, José Antonio de Lavalle mencionaba que Laso en realidad había titulado el lienzo La Igualdad ante la ley96. Hay una insinuación irónica en este título, pues el grupo es presentado en el contexto de un interior limeño, el cual no sólo no se niega sino que se enfatiza la jerarquía social. El grupo evoca, directamente, la relación feudal entre familia y el servicio que se establecía en el interior doméstico y, al hacerlo, apela a la problemática que Laso había confrontado en sus escritos. La composición entera se activa por medio de este contraste, entre el ideal igualitario que el título plantea y la difícil realidad de la vida cotidiana que se presenta en la pintura. Laso presenta aquí un interior doméstico y, al igual que en sus escritos, penetra agresivamente en el espacio privado.

86Las tres razas forja, precisamente, un punto de encuentro entre su actividad como ensayista y hombre público y su actividad como pintor. En 1859, el mismo año en que exhibió por primera vez el cuadro, Laso publicó en La Revista de Lima, La Paleta y los colores”, en que ataca abiertamente el racismo peruano. “Los estadistas peruanos” decía, “opinan de un modo fatal que el país no puede constituirse: para esto dan mil y mil razones, y la primera, su caballo de batalla, es la diversidad de razas. Los sabios ya han fallado de un modo inapelable y han proclamado la heterogeneidad de los ciudadanos de esta gran República, es decir, que han declarado a nuestra sociedad una verdadera olla podrida”. Para atacar este racismo, Laso optó por una ingeniosa analogía con la pintura:

Según el arte, no hay color que sea superior al otro. El blanco, el amarillo, el rojo y el negro son igualmente útiles: bien combinados formarán un cuadro armonioso, pero empleados torpemente sin tino, sin discrecion harán un conjunto detestable, en el cual el blanco será tan perjudicial al rojo, como el negro al blanco. Y en el gran taller de la tierra, en el cual Dios todo omnipotente y sabio ha colocado razas de diversas índoles y diferentes colores, ¿porqué estos colores no han de ser útiles los unos a los otros modificándose en sus propiedades para llegar a la perfección en el cuadro de la humanidad?

87Las tres razas responde a estos ideales igualitarios. La manera misma en que representa a los personajes que aparecen en el lienzo refleja el sentido de vindicación que subyace a su pintura. La pose erguida y hasta altiva de la joven negra y el gesto digno y solemne de la niña indígena enfatizan el sentido de nobleza que Laso imprimió a sus personajes, de manera semejante a lo que había hecho antes en su Habitante de la Cordillera de 1855. Pero la vindicación social no es lo único que vincula este lienzo con la escritura de Laso.

88Aunque Laso nunca escribió una autobiografía existe una narración autobiográfica que recorre todos sus textos y gran parte de sus lienzos. Entre sus escritos hay varios ensayos en los que convierte su propia vida en material de la ficción. En “Un recuerdo” describió su amistad con el pintor francés Daméry y en “Tiempos pasados” construyó una narrativa ficticia de sus viajes por Europa. En el Aguinaldo, la voz del autor se interpone también repetidamente en el texto, estableciendo opiniones personales e insertando sueños y viñetas personales en la narrativa. Así, mientras Laso critica al niño Manongo de su historia, entra, recurrentemente, en gestos autocríticos que llegan a un grado extremo de agresión. Pero si la historia del niño Manongo es la narración de la pérdida de la inocencia, la “Historia de la Manuquita”, un breve pero significativo capítulo que Laso inserta en su Aguinaldo, describe una experiencia real y concreta tomada de la biografía del autor. Este testimonio de parte permite abordar de manera directa los sentimientos de culpa frente al racismo, rara vez expuestos en público, y lo hace en una forma absolutamente inusual.

  • 97 Sebastián Lorente, quien ofrece uno de los testimonios más puntuales sobre este tema (...)

89Basada en los recuerdos de su niñez, la narración se centra en la figura de una joven niña india que servía en su casa y cuya situación Laso describió con ironía: “La pobre Manuquita era una indígena poco mas o menos de mi edad, a quien yo quería mucho... Era un mueble o animal que undiputado o subprejecto había regalado a mi hermana. Creo que fue de una hacienda que la arrancaron del seno maternal”. Laso critica así una práctica generalizada en el XIX: la utilización de niños indios para el servicio doméstico. Sustentado por una creciente demanda urbana y tácitamente avalado por las autoridades provinciales, el tráfico de niños indígenas se había convertido en un severo problema social que los escritores liberales criticaron duramente desde los diarios de Lima97.

90En “La Historia de la Manuquita” Laso narra cómo un amiguito suyo había robado el rosario de su hermana, amenazándolo para que guarde el secreto de su falta. Convertido en cómplice del robo y temiendo tanto la venganza del amigo como el posible castigo que recibiría, Laso decide guardar silencio. Pero una vez descubierto el hecho y al no encontrar un culpable, la Manuquita terminó de chivo expiatorio. La narración sobre la visita del agente fiscal, sobre los golpes que recibió la niña, y de su confesión forzada, dejan traslucir los sentimientos de culpabilidad que asedian al autor.

91Obligada a confesar un robo que no había cometido, la niña debe asumir las consecuencias del silencio de Laso. Finalmente, el padre de Laso perdona a la Manuquita, quien, a pesar de eso, deberá cargar con la reputación de ladrona mientras que Laso permanece impune y nunca llega a confesar la verdad sobre el hurto. En el texto Laso presenta el incidente como uno de los hechos determinantes de su vida:

Dicen que las primeras impresiones son las que no se borran: estoy por creerlo, pues el primer robo que vi cometer y en el que fuí tambien cómplice pasivo, es el que siempre me atormenta y el que jamás puedo olvidar.

¡Miserable que fui! es cosa que jamás me la perdono; y esa confesion pesa sobre mi como fatal sentencia....

92Es inevitable asociar a la sirviente indígena que aparece en Las Tres Razas con la Manuquita del Aguinaldo. La niña está ubicada en una posición privilegiada: forma el ápice de la pirámide imaginaria que estructura la composición e incluso las lineas ortogonales marcadas por los tablones del piso convergen en un punto ligeramente por encima de su cabeza. No es casual que sea ella la que esté aguardando la jugada del niño para echar su carta sobre la mesa. Significativamente, el único elemento que destaca en su atuendo es el rosario que cuelga de su cuello. Este rosario establece el nexo más evidente que permite vincular el interior doméstico representado en el lienzo con la historia narrada en el Aguinaldo.

  • 98 “Castigo sin culpa; culpa sin castigo”, en Racismo y mestizaje (Lima: SUR, Casa de E (...)

93Así, Las tres razas puede ser interpretado como un tributo a la Manuquita, la pequeña amiga de su niñez. Laso confronta directamente sus sentimientos desde la experiencia de la clase dominante, desde el campo opuesto al de la víctima, desde la culpabilidad que acompaña la experiencia del individuo en una sociedad atravesada por el racismo. El caso recoge lo que, en otro contexto, Gonzalo Portocarrero ha descrito como el patrón de dominación social en el Perú, “un castigo que busca una culpa que lo explique y de una culpa que no encuentra el castigo que cree merecer”98. Si Laso utilizó el texto escrito como confesionario, el acto de pintar se convierte aquí en una forma de expiación. La pintura es, pues, mucho más de lo que aparentemente representa; trasciende el carácter anecdótico del costumbrismo, e intenta resolver, sobre la superficie del lienzo, las contradicciones de la sociedad en que vivía. De alguna manera, lo que Laso había condenado en sus escritos se ve resuelto en su pintura.

  • 99 La obra fue adquirida por el Museo de Arte de Lima en 1998.

94Pero la narrativa autobiográfica que estructura la composición no es del todo aparente. Finalmente, las referencias veladas resultan imperceptibles para el espectador común. Así, las alusiones personales que Laso inscribe en sus pinturas no parecen haber sido dirigidas al posible público de sus obras. Son perceptibles sólo cuando el trabajo retrospectivo del investigador reúne evidencias que no habrían estado a disposición de los contemporáneos del pintor. A lo sumo, estas referencias quizás hubieran sido percibidas por un pequeño grupo de amigos y conocidos. ¿Para quién pinta entonces Laso sus obras? Ante la ausencia de encargos oficiales, de un mercado y de una crítica de arte es obvio que el pintor pinta por una motivación propia, sin expectativas reales de entablar una comunicación directa con un sector amplio de la población. Es significativo que Laso haya optado por regalar este cuadro a su amigo Mariano Alvarez y que el lienzo no haya vuelto a la luz pública hasta hace pocos años99.

95Quizás podamos decir que el pintor se convierte en su propio interlocutor, que, de alguna manera, pinta para si mismo. Si Laso personaliza convenciones alegóricas comunes, si inserta testimonios personales en sus obras es también porque, como en Las tres razas, la pintura le ofrece un espacio de redención. La propia precariedad de la actividad pictórica en la sociedad republicana la liberaba de las exigencias puntuales que se imponían sobre otros géneros como la literatura. Por ello, la marginalidad de la práctica artística y la ausencia de una crítica de arte deja abierto un espacio que el pintor asume para sí, encontrando en el espacio ideal de la pintura una alternativa personal. Las pinturas de Laso definen un compromiso con los problemas de la sociedad en que vivía, pero, como una práctica marginal definida por ideales utópicos, la pintura también le permitió la posibilidad de resolver un conflicto social, de imaginar un orden distinto de las cosas.

96Al volcarse hacia la escritura, Laso había pensado contar con una herramienta que, a diferencia de la pintura, le permitía intervenir con cierto grado de eficacia en su entorno. A través de sus ensayos creyó encontrar la posibilidad de entablar un diálogo social o, al menos, de forjar una vía de comunicación con algo que pudiera simular una comunidad nacional. Pero fueron finalmente sus pinturas las que pudieron constituirse en elementos significativos de identificación nacional, en las imágenes simbólicas que lograron establecer los signos de identidad de las generaciones siguientes.

Bibliographie

BIBLIOGRAFIA DE FRANCISCO LASO

[El Barón de Poco Me Importa]. Aguinaldo para las señoras del Perú. París:
Imprenta de Maulde y Renou, 1854; reproducido en El Comercio, 24 de abril de 1854, p. [3], 25 de abril de 1854, p. [3], 26 de abril de 1854, pp. [2-3]. Segunda edición: El Aguinaldo. Colección de recriminaciones, ultrajes y denuestos, inferidos al Perú y a su sociedad, según pública voz por el Ciudadano Don Francisco Lazo diputado por Lima al congreso constituyente. Hallándose en Europa viviendo y educándose á espensas de la Nación. Dado a la prensa por unos patriotas en las actuales circumstancias para que se conozcan de todos los indignos manejos de este Representante. Lima: Imprenta de “El Liberal”, 1867.

[Francisco Laso]. “La causa de la juventud”. El Comercio, 5 de febrero de 1855; reproducido bajo el título “Carta a Manuel Nicolás Corpancho” en Península (Callao), 7 (julio-septiembre de 1965).

[F Laso]. “Algo sobre bellas artes”. La Revista de Lima 1, n° 2 (15 de octubre de 1859): 75-82.

[F Laso]. “El hombre y su imagen”. La Revista de Lima1, n° 4 (15 de noviembre de 1859): 176-180; reproducido en La Revista de Buenos Aires, n° 24 (1871): 278-284, y La Revista de Lima, 1er período, Año 1, vol. 1 (3a entrega, 1873): 205-208.

[F Laso]. “La paleta y los colores”. La Revista de Lima 1, n° 5 (1 de diciembre de 1859): 230-237.

[F Laso]. “Croquis sobre la amistad”. La Revista de Lima 1, n° 8 (15 de enero de 1860): 380-388.

[Francisco Laso]. “El vividor”. La Revista de Lima 1, n° 10 (15 de febrero de 1860): 470-472.

[Francisco Laso]. “Croquis sobre el carácter peruano”. La Revista de Lima 2, n° 7 (1 de octubre de 1860): 303-315.

[Francisco Lazo]. “Un recuerdo”. La Revista de Lima3, n° 6 (15 de marzo de 1861): 203-218.

[Francisco Laso]. “Variaciones sobre la candidez”. La Revista de Lima 3, n° 12 (15 de junio de 1861): 496-507; reproducido en Costumbristas y satíncos, Ventura García Calderón, ed., pp. 32-43; Biblioteca de Cultura Peruana, n° 9, vol. 2, París: Desclée de Brouwer, 1938; y en Turismo14, n° 147 (julio-agosto 1949): s.p.

[Francisco Laso]. “Tiempos pasados”. La Revista de Lima 4, n° 2 (15 de julio de 1861): 49-59.

[Francisco Laso]. “Tiempos pasados (continuación)”. La Revista de Lima 4, n° 5 (1 de setiembre de 1861): 185-204.

[Francisco Laso]. “Tiempos pasados. Segundos amores de Mercato”. La Revista de Lima 4, n° 8 (15 de octubre de 1861): 324-337.

[Sin firma al pie]. “Mi cumpleaños”. La Revista de Lima 6, n° 2 (15 de julio de 1862): 68-75.

[Francisco Laso]. “Croquis sobre los bien-aventurados en la tierra”. La Revista de Lima 6, n° 11 (1 de diciembre de 1862): 422-429.

[Francisco Laso]. “Croquis sobre las elecciones. Indirecta para los ricos, en particular, y para todo hombre de orden, en general”. La Revista de Lima 7, n° 3 (1 de febrero de 1863): 97-107.

[Francisco Laso]. “Derechos adquiridos. El diputado por Lima que suscribe a sus comitentes”. El Nacional, 27 de abril de 1867; El Comercio, 29 de abril de 1867; El Progreso, 29 de abril de 1867. También publicado como suelto bajo el título Discurso leido por Laso en el Congreso, suplemento de El Comercio, 29 de abril de 1867 y en el Diario de los debates del Congreso constituyente de 1867, 3 vols. Lima: s.e., [1867], vol. I, pp. 217ss.

[Francisco Laso]. “Derechos adquiridos”. E! Comercio, 22 de mayo de 1867; El Nacional, 22 de mayo de 1867.

[F L.] “Huacho a vuelo de pájaro”. El Nacional,13 de febrero de 1869.

[F L.] “Bazar semanal”. El Nacional, 27 de febrero de 1869.

[Sin firma]. “Bazar semanal”. El Nacional, 6 de marzo de 1869.

[Sin firma]. “Bazar semanal”. E! Nacional, 13 de marzo de 1869.

[Sin firma]. “Bazar semanal”. El Nacional, 20 de marzo de 1869.

[Sin firma]. “Bazar semanal”. El Nacional, 27 de marzo de 1869, ed. de la tarde.

Notes

1 Partes de este ensayo están basados en mi trabajo, “The Creation of the Image of the Indian in 19th Century Peru. The Paintings of Francisco Laso (1823-1869),” tesis doctoral (Austin: Universidad de Texas en Austin, 1995).

2 José Antonio de Lavalle y Arias de Saavedra, “Nuestros grabados [Francisco Laso]”, El Perú Ilustrado, Año 3, semestre II, n° 137 (21 de diciembre de 1889): 1127.

3 [Ricardo Palma], “Lazo” en José Domingo Cortés, Diccionario biográfico americano (Paris: Tipografía Lahure, 1875): 274.

4 Emilio Gutiérrez de Quintanilla, “¿Conocéis a Laso?”, y “Alcance a mi conferencia sobre Don Francisco Laso”, publicados en Conferencia del Sr. Emilio Gutiérrez de Quintanilla leída en la Federación de los Estudiantes del Perú(Lima: Librería Francesa y Casa Editora E. Rosay, 1920); José Antonio de Lavalle y García, “La extraordinaria personalidad de Francisco Laso”, Expresión, año I, vol. 1, n° 1 (1938): 17-26; Juan Manuel Ugarte Elespuru,Ignacio Merino. Francisco Laso, Biblioteca Hombres del Perú, XXXIII (Lima: Editorial Universitaria, 1966).

5 José Carlos Mariátegui, 7 ensayos de interpretación de la realidad peruana(Lima: Biblioteca “Amauta”, 1928): 184.

6 Véase en esta edición Aguinaldo para las señoras del Perú.

7 “El hombre y su imagen”. La Revista de Buenos Aires, n° 24 (1871): 278-284; La Revista de Lima, Año 1, 1er período, vol. I, 3aentrega (1873): 205-208.

8 “Variaciones sobre la candidez”, en Costumbristas ysatíricos, Ventura García Calderón, ed., pp. 32-43. Biblioteca de Cultura Peruana, 9, vol. 2 (París: Desclée de Brouwer, 1938): 31-43. Los versos de “La oración de Jeremías” de Benito Laso, atribuidos por error a su hijo, se incluyen también en esta antología. Ibid., pp. 43-47.

9 “Variaciones sobre la candidez” apareció en Turismo, Lima, XIV n° 147 (julio-agosto de 1949): s.p.; “La causa de la juventud” fue publicado bajo el titulo “Carta a Manuel Nicolás Corpancho” en Península, Callao, n° 7 (julio-septiembre de 1965): s.p. Por último, extractos de algunos de sus ensayos fueron publicados por Carlos Alberto González, “Francisco Laso” enAntología histórica de Tacna, 1732-1916 (Lima: Imp. Colegio Militar Leoncio Prado, 1952): pp. 46-50.

10 Se excluyen los documentos manuscritos, algunas cartas publicadas en diarios y otros documentos oficiales que, aunque relevantes para su biografía, no contribuyen a comprender su obra escrita.

11 Si bien Laso fue redactor de La América, no aparece en esta publicación texto alguno firmado por él. De otro lado, tampoco hemos podido ubicar hasta ahora un ejemplar de La Tribuna, diario que no se encuentra ni en el catálogo de la Biblioteca Nacional ni en el de las demás bibliotecas que hemos podido consultar. González, “Francisco Laso”, p. 45; Lavalle y García, “La extraordinaria personalidad de Francisco Laso”, p. 26.

12 Véase “Crónica. Academia Nacional” El Comercio, 26 de julio de 1867 y 1 de agosto de 1867. La lectura del texto fue anunciada y luego pospuesta y, al parecer, nunca llegó a ser hecha pública. Véase “Crónica. Academia Nacional” El Comercio, 9 de noviembre de 1867, 14 de noviembre de 1867, 17 de diciembre de 1867.

13 Juan de Arona [Pedro Paz Soldán y Unanuel, Páginas diplomáticas del Perú(Lima: Imprenta de la Escuela de Ingenieros, 1891): 222.

14 Lavalle y Arias de Saavedra, “Nuestros grabados [Francisco Laso]”, p. 1127.

15 Luis Benjamín Cisneros, en carta a José Casimiro Ulloa, fechada en París, 31 de enero de 1860. Véase Luis Benjamín Cisneros, Obras completas de Luis Benjamín Cisneros, 3 vols. (Lima: Librería e Imprenta Gil, 1939): II, 401-402.

16 Lavalle y Arias de Saavedra, “Nuestros grabados [Francisco Laso]”, p. 1127.

17 Jorge Guillermo Leguía, “Las ideas de 1848 en el Perú” en Estudios históricos (Lima: Asociación Cultural Integración, 1989): 107-131.

18 Para una documentación exhaustiva sobre este grupo intelectual véase Oswaldo Holguín Callo, Tiempos de infancia y bohemia. Ricardo Palma (1833-1860) (Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, Fondo Editorial, 1994): 139-196.

19 “Benito Laso (Arequipa 1783 - Lima, 1862) fue uno de los primeros peruanos en adherirse a la lucha por la Independencia; combatió al lado de Mateo García Pumacahua en 1814 y fue uno de los más activos colaboradores de los ejércitos independentistas en el sur peruano. Se inició en la política republicana como diputado por Puno en 1825. Fue también diputado por Huancané en la Convención Nacional (1833-1834), Ministro de Gobierno y Relaciones Exteriores bajo Gamarra (1839), miembro del Consejo de Estado (1839-1845) y Ministro de Instrucción y Negocios Eclesiásticos (1842-1843). Como jurista, fue elegido vocal de la Corte Superior de Arequipa en 1826, fue vocal de la Corte Suprema de Justicia entre 1839 y 1858 y llegó a ser presidente del Tribunal Supremo entre 1850 y 1854. En 1846 participó en la célebre polémica con Bartolomé Herrera en torno a la soberanía popular. Su vasta labor en el periodismo, iniciada en el Cusco en 1825 con la fundación de El Censor Eclesiástico, conluyó en 1858 con ElConstitucional, que defendió la carta liberal de 1856. Véase Guillermo Zegarra Meneses, Benito Laso. Prócer de la Independencia y la República(Arequipa: El Deber, 1957) y Mario Vargas Llosa, “Benito Laso. Hombres, libros, ideas”, Cultura peruana XVII, ns. 106 - 108 (abril, mayo, junio de 1957): s.p.

20 Alejandro Losada, La literatura en la sociedad de América Latina. Perú y el Río de la Plata 1837-1880, Editionen der Iberoamericana, Reihe II, Monographien und Aufsátze, 9 (Frankfurt: Verlag Klaus Dieter Vervuert, 1983).

21 “De las artes” El Progreso, n. 16, 17 de noviembre de 1849, pp. 7-8.

22 Véase Ricardo Palma, “La Bohemia de mi tiempo,” en Tradiciones peruanas completas,Edith Palma, editora (Madrid: Aguilar, 1964): 1293-1321.

23 T. J. Clark, Image of the People. Gustave Courbet and the Second French Republic (Green-wich, Connecticut: New York Graphic Society, Ltd., 1973): 34.

24 Losada, La literatura en la sociedad de América Latina, p. 52 ss.

25 Un periodista anónimo refiere haber visto el retrato en el taller de Laso en 1852. Véase Anch'io son pittore! “El taller del pintor” E! Comercio, 27 de febrero de 1852. El lienzo, que entonces se encontraba en la Biblioteca Nacional, fue exhibido en la exposición organizada por José Flores Araoz en 1939. Es posible que haya sido destruido en el incendio de 1943.

26 Holguin Callo, Tiempos de infancia y bohemia, p. 186 ss., p. 453ff., 458, n. 15.

27 En marzo de 1852 le fue otorgada la pensión para estudiar en Europa y una licencia de dos años de la Academia Nacional de Dibujo. Véase el decreto de 8 de marzo de 1852, AGN, O.L. 371-55. En sus “Derechos adquiridos” Laso admitió que Echenique le habria ofrecido también un nombramiento como Cónsul en Roma, cargo que habría rechazado.

28 “Derechos adquiridos,” en esta edición.

29 [José Casimiro Ulloa], El Perú en 1853. Un año de su historia contemporánea (Paris: Imp. de Maulde y Renue, 1854). El folleto, que apareció sin firma, ha sido alguna vez equivocadamente atribuido a Laso.

30 Leguía, “Las ideas de 1848 en el Perú,” pp. 117-119.

31 Policía. Pasaportes presentados”, ElComercio, 6 de diciembre de 1850.

32 “Lima en 1850” en Viajeros, en el Perú republicano, Alberto Tauro, ed. (Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 1967): 90-91.

33 Aunque desconocemos el paradero actual de estos lienzos, los menciona Lavalle y Arias de Saavedra, “Nuestros grabados [Francisco Laso], p. 1127.

34 El texto apareció bajo el mismo seudónimo en El Comercio, 24 de abril de 1854, p. [3], 25 de abril de 1854, p. [3], 26 de abril de 1854, pp. [2-3].

35 Zenón de Eleas [José de los Heros], “Comunicados. Al Barón de poco me importa”, El Comercio, 26 de abril de 1854, p. [3]

36 Teles [Telésforo Llerena], “Comunicados. Aguinaldo”, El Comercio, 2 de mayo de 1854, p. [4].

37 Teles [Telésforo Llerena], “Aguinaldo para las señoras del Perú”, El Comercio, 29 de abril de 1854, p. [3]

38 “Comunicados. Señor Laso”, El Comercio, 1 de mayo de 1854, p. [3].

39 El Licenciado Vidriera [José Antonio Barrenechea], “Comunicados. El Aguinaldo”, El Comercio, 29 de abril de 1854, p. [4]. Véase también, del mismo autor, “Comunicados. Aguinaldo para las señoras del Perú”, El Comercio, 28 de abril de 1854, p. [4].

40 El mismo [Benito Laso], “Comunicados. Aguinaldo”, ElComercio, 2 de mayo de 1854, p. [4]; El P Anselmo [Juan Espinosa], “Comunicados. ¡Pobre mi amigo Lazo!”, El Comercio, 28 de abril de 1854, p. [4); El Comercio, 29 de abril de 1854, p. [4[.

41 Medicis, “Comunicados. El Aguinaldo”, El Comercio, 1 de mayo de 1854, p. [4]. José Antonio Barrenechea respondió con otro artículo bajo el seudónimo de El licenciado Vidriera, “Comunicados. El Aguinaldo”, El Comercio, 2 de mayo de 1854, p. [4].

42 Las cartas de Manuel Nicolás Corpancho y José Casimiro Ulloa, precedidas de una nota de Ricardo Palma, se publicaron bajo el título “Aguinaldo para las señoras del Perú. Folleto por el Bachiller de 'Poco me importa' (Don Francisco Laso],” en E! Comercio, 10 de setiembre de 1854.

43 “La causa de la juventud”, en esta edición.

44 Esta insatisfacción se expresa con elocuencia en la correspondencia entre Luis Benjamín Cisneros y José Casimiro Ulloa, reproducida en Obras completas de Luis Benjamín Cisneros, vol. Il, pp. 387-443.

45 En carta a Ulloa, Corpancho escribió: “Le he escrito a Lazo pidiéndole noticias exactas de Arequipa y ya para que vea a Pacheco en mi nombre solicitando para mi un salvoconducto a fin de verlo y conferenciar sobre los medios de un arreglo. Si lo consigo marcho a Arequipa y si no viene, quedo persuadido de que el odio es general y profundo”. Véase “Correspondencia interceptada”, Alcance al Regenerador, n. 56, 6 de agosto de 1857.

46 El 6 de setiembre Laso escribió a un amigo, no identificado: “Yo creí ser el portador de la presente, pero el haberme metido con una junta me tiene en este Sebastopol, como gato encerrado en un castillo de cuetes” Carta interceptada por las fuerzas de Castilla y publicada en la sección “Correspondencia interceptada” E!Comercio, 18 de setiembre de 1857.

47 Laso había anunciado su intención de abandonar Arequipa en setiembre y se encontraba ya en Lima a comienzos de enero de 1858, aunque es probable que haya regresado incluso antes.

48 Laso escribió: “Si la revolución triunfa (ahora tiene posibilidades) no le deberá a este héroe por fuerza que el haberla expuesto a fracasar varias veces” Véase “Correspondencia interceptada”, El Comercio, 18 de setiembre de 1857. En su “Croquis sobre el carácter peruano”, Laso escribiría: “Sólo la toma de Arequipa bastaría para desvanecer la injusta idea de que el Indio peruano es cobarde. Los pobres y despreciados Indios, se batieron allí como franceses, sólo porque conocían a su general y sabían que este estimaba al soldado, es decir, al Indio”

49 El cuerpo de redactores estuvo integrado además por Emilio Althaus, Pedro José Saavedra, Luis B. Cisneros, Manuel Irigoyen, Felipe Barriga, Luciano Benjamín Cisneros, Pedro Calderón, Juan Vicente Camacho, Antonio Florez, Manuel A. Fuentes, Evaristo Gómez Sánchez, Alfredo Leubel, Felipe Masías, Ignacio Noboa, M. M. Rivas y José Simeón Tejeda.

50 También colaboraron Francisco García Calderón, José Antonio García y García, Próspero Pereira Gamba, Juana Manuela Gorriti, Trinidad Fernández, Carlos y Modesto Basadre, Lorenzo García, Juan Espinosa, Arnaldo Márquez, y Carlos Augusto Salaverry.

51 “Carta de Luis Benjamín Cisneros a José Casimiro Ulloa, París, 31 de enero de 1860. Transcrita en Obras completas de Luís Benjamín Cisneros, vol. II, pp. 401-402.

52 También en su ensayo “Croquis sobre el carácter peruano”, Laso escribía: “Se dice, generalmente, que en el Perú nadie sabe obedecer; pero nosotros creemos mas justo el decir que ‘en el Perú no hay quien sepa mandar’. Por esto, todos los males del país han venido y vienen de arriba para abajo, y no de abajo para arriba.”

53 Carmen McEvoy, Un proyecto nacional en el siglo xix. Manuel Pardo y su visión del Perú (Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, 1994): 205-209, 258-277.

54 La larga lista de redactores de la revista incluía a los más importantes intelectuales peruanos, como Juan Vicente Camacho, Juan Espinosa, Francisco García Calderón, Francisco de Paula González Vigil, Ignacio Noboa, Mariano Felipe y José Gregorio Paz Soldán y Santiago Távara. Entre sus agentes en el exterior se econtraban Ricardo Palma (entonces en Valparaíso), Abigail Lozano y Benjamín Vicuña Mackenna.

55 Es probable que el autor de la nota se estuviera refiriendo a la recién fundada Escuela de Artes y Oficios. Véase “Comunicados. La Dictadura”, El Comercio, 5 de diciembre de 1865.

56 Véase El Peruano, vol. 50, n° 1, 2 de enero de 1866, p. 1.

57 “Crónica interior”, El Comercio, 27 de diciembre de 1865. En las elecciones del 6 y 7 de enero Laso obtuvo 46 votos, ocupando el segundo lugar tras Ramón Montero, quien obtuvo 49 votos. Véase “Crónica interior” y “Crónica local. Municipalidad”, El Nacional, 8 de enero de 1866.

58 Como Teniente Alcaldes estuvieron José Bresani y Pablo de Vivero y como segundo Síndico Augusto de Althaus. Pedro M. Cabello, Guía política, eclesiástica ymiüíar del Perú para el año de 1866 (Lima: Imprenta de la Guía, 1866): 105.

59 “Instalación de la nueva Municipalidad” Eí Comercio, 8 de enero de 1866.

60 Mayores detalles sobre la actividad de Laso como Síndico en la “Crónica local” de El Nacional de 1866, donde se publicaban regularmente las actas de las sesiones municipales.

61 “Bomberos de la Municipalidad de Lima” Centro de Estudios Histórico Militares del Perú, doc. 51, leg. 14, año 1866. Véase la sección “Crónica local” de ElNacional, 21, 25 y 27 de abril de 1866.

62 “Crónica local. Premios”, El Nacional, 14 de julio de 1866.

63 El pueblo, “Candidatura popular”, ElNacional, 31 de agosto de 1866. Véase también en apoyo de Laso: “Comunicados. Candidaturas”, El Nacional, 4 de setiembre de 1866; Patriotas, “Comunicados. Candidatura”, El Nacional, 5 de setiembre de 1866; “Comunicados. Elecciones”, El Nacional, 7 de setiembre de 1866, “Comunicados. Elecciones”, El Nacional, 7 de setiembre de 1866; El pueblo, “Comunicados: ¡Alto ahí!”, El Nacional, 10 de setiembre de 1866.

64 “Crónica local. Nuevo club eleccionario”, El Nacional, 4 de diciembre de 1866; “Crónica local. Asociación electoral”, El Nacional, 8 de octubre de 1866; “Crónica local. Asociación electoral” El Nacional, 9 de setiembre de 1866.

65 Paul Gootenberg,Imagining Development. Economie Ideas in Peru's “Fictitious Prosperity o (Guano, 1840-1880(Berkeley, Los Angeles y Londres: University of California Press, 1993): 143, 150.

66 Crónica local. Club Progresista”, El Nacional, 11 de octubre de 1866; “Crónica local. Club Progresista” El Nacional, 15 de octubre de 1866. Este nuevo interés se revela claramente en un comunicado publicado en El Nacional, que ponía el apoyo a la candidatura oficial en boca de los artesanos. Según el articulista, su texto era copia fiel de “la escena que no ha mucho presencié entre unos laboriosos artesanos, de lo cual se puede inferir sin temor a equivocarse, que tal es la mente del pueblo...” Véase Un quidan, “Comunicados. Un Taller”, El Nacional, 16 de agosto de 1866.

67 “El señor Lazo, que después de haber recibido una educación científica y esmerada, ha querido tener, como tenéis vosotros, un oficio en las artes, es un pintor filosófico qe ha enriqecido con sus obras los museos y los grandes salones de esta capital. Aquí lo tenéis modesto y distinguido siempre por la pureza de su vida, por su patriotismo y por su aplicación al trabajo de los gremios.” “Comunicados. Club de la Unión. Acta”, El Nacional, 22 de octubre de 1866.

68 Los resultados de las elecciones se publican en la sección “Crónica local” en El Nacional, 23 y 31 de octubre de 1866 y 6 de noviembre de 1866. Véase también Manuel Talavera, “Comunicados. Elecciones” El Nacional, 27 de noviembre de 1866.

69 “Crónica local. Constitución de 1823”, El Nacional, 7 de marzo de 1867.

70 Véase Diario de los debates del Congreso constituyente de 1867, 3 vols. (Lima: [1867]): l.p. 217.

71 Ibid.

72 Ricardo Palma, “Semblanzas”, La Campana, 7 de julio de 1867.

73 “Si para ser buen liberal es indispensable llevarse mas de los “prospectos” sin aplicación que de la conveniencia pública, entonces los señores que me critican pueden guardarse sus títulos de” “liberal” para envolverlos con su” “patriotería...”. Véase “Derechos adquiridos”, en esta edición.

74 Sobre la rebelión de Huancané, Emilio Vásquez, La rebelión de Juan Bustamante (Lima: Librería-Editorial Juan Mejía Baca, 1976): 312-313. Véase también “Indio y nación: una lectura política de la rebelión de Huancané”, en Forjando la nación. Ensayos sobre historia republicana (Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú y The University of the South, Sewanee, 1999): 61-118.

75 Manuel Pardo, Algunas cuestiones sociales con motivo de los disturbios de Huancané. Al Soberano Congreso (Lima: J. M. Monterola, 1867): 11-12.

76 Véase “contribución” y “tributo” en Francisco García Calderón, Diccionario de la legislación peruana, 2a ed. rev. (Lima y Paris: El autor y Laroque Jeune, 1879).

77 Véase la transcripción de los debates en el congreso incluidos en Marcelo Sánchez Espinosa, “La abolición de la contribución personal por el Congreso Constituyente peruano de 1867”, Revista de historia de América 18 (diciembre de 1944): 348.

78 Véase “Derechos adquiridos. Apreciaciones generales”, El Nacional, 13 de febrero de 1867.

79 McEvoy, Un proyecto nacional en el siglo xix, pp. 54-63; 220-221.

80 “Derechos adquiridos”, en esta edición.

81 Intervención de Carlos M. Elias, publicada en el Diariode los debates del Congreso constituyente de 1867, p. 333. Sobre el debate en tomo al discurso de Laso véase Diario de los debates del Congreso constituyente de 1867, pp. 319ss.; “Derechos adquiridos”, E! Comercio, 30 de abril de 1867; “Derechos adquiridos”, El Nacional, 1 de mayo de 1867; Otro diputado amigo de la justicia, “Intereses generales. “Derechos adquiridos”, El Comercio, 3 de mayo de 1867; “Derechos adquiridos”, El Nacional, 4 de mayo de 1867.

82 La sombra de Miguel Ángel, “El discurso del Diputado canario”, El Comercio, 7 de mayo de 1867; Mr. Revancha Le sot, “Discurso de un zambullo representante”, El Comercio, 8 de mayo de 1867.

83 “Comunicados. Intereses generales. El Barón de Poco Me Importa o el Canario Mudo”, El Comercio, 7 de mayo de 1867.

84 Carmen Me Evoy,La utopía republicana. Ideales y realidades en la formación de una cultura política peruana (1871-1919) (Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, Fondo Editorial, 1997): 43.

85 McEvoy, Un proyecto nacional en el siglo xix,pp. 65-66, p. 68. Laso también fue nombrado inspector del Asilo de Mendigos. Véase “Crónica local. Beneficencia” El Comercio, 5 de enero de 1869.

86 El anuncio del inicio de la labor de Laso como cronista se hace a fines de febrero. Véase “Crónica local. Bazar semanal” El Nacional, 27 de febrero de 1869.

87 “Crónica local. Bazar semanal.” El Nacional, 3 de abril de 1869.

88 La carta de aceptación de Laso en El Peruano, 56, n° 69, 23 de marzo de 1869, p. 273.

89 Jürgen Habermas, TheStructural Transformation of the Public Sphere. An Inquiry into a Category of Bourgeois Society, trad., Thomas Burger con ayuda de Frederick Lawrence (Cambridge, Massachusetts: MIT Press, 1991).

90 Geoff Eley, “Nations, Publics, and Political Cultures: Placing Habermas in the Nine-teenth Century”, en Craig Calhoun, ed., Habermas and the Public Sphère (Cambridge: The MIT Press, 1992): 305.

91 “Proyecto de Constitución de La Academia Peruana”, El Progreso,16 de marzo de 1867. Véase también “Academia Nacional. Discurso de instalación...” El Progreso, 23 de marzo de 1867 y “Crónica. Academia Nacional”, El Comercio, 27 de junio de 1867.

92 Sobre la Academia véase: “Proyecto de Constitución de La Academia Peruana”, El Progreso, 16 de marzo de 1867 y “El Día”, El Progreso, 30 de abril de 1867; “Estatutos de la Academia Nacional de la República del Perú”, El Progreso, 5 de abril del867. Véase también “Crónica. Buena idea”, El Comercio, 6 de marzo de 1867.

93 Una crítica que cristalizaría primero en la obra de Manuel González Prada y luego en José Carlos Mariátegui. Cecilia Méndez ha acertado en criticar la historiografía del civilismo, cambios que afectaron al Partido Civil a lo largo del último tercio del XIX. Véase la reseña del libro de Efraín Kristal The Andes Viewed From the City en Revista andina, 10, n° 1 (julio de 1992): 253-254.

94 . “Crónica de la capital. Cuadros de pintura”, El Comercio, 15 de abril de 1859.

95 Véase la reseña sobre esta muestra “Esposicion de pinturas (sic)”, El Comercio, 15 de agosto de 1860.

96 “Nuestros grabados [Francisco Laso)”, p. 1127.

97 Sebastián Lorente, quien ofrece uno de los testimonios más puntuales sobre este tema, definiría al “cholito” como “... el indio esclavizado casi al salir de la cuna.” Véase Pensamientos sobre el Perú [1855], nota preliminar de Alberto Tauro, Comentarios del Perú, 8 (Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 1967): 29.

98 “Castigo sin culpa; culpa sin castigo”, en Racismo y mestizaje (Lima: SUR, Casa de Estudios del Socialismo, 1993): 90.

99 La obra fue adquirida por el Museo de Arte de Lima en 1998.

© Institut français d’études andines, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr