Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Nueva visión de San Francisco de Lima

 | 
Antonio San Cristóbal Sebastián

Capítulo XVIII. El franciscano Fray Luis de Espinosa (arquitecto-ensamblador)

Texte intégral

Portada de la sacristía

1En el ambiente artístico de mediados del siglo xvii no era infrecuente encontrar algunos religiosos que ejercían las artes al lado de los más destacados artífices seculares. Unos profesaron la arquitectura de manera sobresaliente, como el dominico Fray Diego Maroto, maestro mayor de fábricas y maestro mayor de obras de La Catedral, que dominó la escena de la construcción de obra firme desde 1650 a 1695 en que murió; otros como el mercedario Fray Cristóbal Caballero, nacido en Lima, labró un grupo notable de retablos y actuó algún tiempo como maestro mayor de obras de La Catedral de Lima.

2Durante mis lecturas de los protocolos notariales del Archivo General de la Nación, he descubierto algunas referencias documentales acerca del franciscano Fray Luis de Espinosa, que unas veces figuraba como «ensamblador», y otras veces firmaba como «maestro arquitecto». Los ensambladores Mateo de Tovar y Asensio de Salas ostentaban el título de «arquitectos»; lo que indicaría que era esa la profesión del franciscano Fray Luis de Espinosa. Pero, al añadir el calificativo de «maestro», manifestaba al menos implícitamente que había cumplido las etapas profesionales de aprendiz y de oficial en el arte de ensamblador; aunque no he encontrado documentación suya acerca de estos dos períodos del aprendizaje profesional.

3En los documentos compulsados no figura Fray Luis de Espinosa como autor de algún retablo, acaso por la imposibilidad que, como a religioso franciscano, le impedía poder firmar conciertos notariales de obra con las obligaciones económicas que ello conllevaba. Hay que tener presente que por aquellos tiempos los franciscanos en el Perú sólo administraban la economía de sus obras mediante el «síndico», que solía ser algún eclesiástico del clero secular competente en la contabilidad. Pero, en cambio, aparece Fray Luis de Espinosa en los conciertos notariales de obra firmados por otros artífices para ensamblar retablos, y en ellos figura con el encargo de hacer la tasación de los trabajos, o de otorgar la conformidad de obra antes de que se completaran los pagos estipulados en el concierto; lo que evidentemente manifiesta que Fray Luis de Espinosa poseía suficiente competencia profesional que le habilitaba para evaluar los trabajos cumplidos por los artífices más reputados del medio.

4El ensamblador Mateo de Tovar perteneció a la generación de ensambladores inmediatamente siguiente a la de los postores a la sillería del coro de la Catedral de Lima. Con la actividad profesional de estos artífices, nacidos algunos en el Perú, como Mateo de Tovar y Tomás de Aguilar, y desde luego, formados todos en el ambiente artístico local, comenzó a diferenciarse la arquitectura virreinal de los retablos respecto de los modelos españoles que habían cultivado los ensambladores precedentes. Concertó Mateo de Tovar con los mayordomos de la Cofradía de San Juan Capistrano fundada en la iglesia de Señor San Francisco, el día 3 de septiembre de 1640, la hechura del retablo para el altar de la Cofradía en la iglesia franciscana. Es posible que los mayordomos recurrieran a Fray Luis de Espinosa como persona competente en el arte de ensamblar en busca de asesoramiento técnico acerca de la traza propuesta para su retablo. Lo cierto es que el Padre Fray Luis de Espinosa firmó como testigo ese concierto notarial de obra (Rodríguez de Limpias, 1639-1640).

5Concertaron los canónigos del Cabildo Metropolitano de Lima con el maestro carpintero Diego de Medina el día 11 de marzo de 1643 la obra de las cubiertas planas de madera para la sala del Cabildo y la de la Contaduría de los diezmos, además de un corredor volado de madera (Figueroa, 1643). Aquel local fue demolido en tiempo posterior para dejar libre el solar sobre el que se levantaría la iglesia del Sagrario de La Catedral, que tantos disgustos le ocasionó a Fray Diego Maroto. Después de terminadas las obras de carpintería labradas por Diego de Medina, los canónigos encomendaron a Fray Luis de Espinosa y al jesuita Hermano Francisco Lázaro que examinaran los trabajos y que dictaminaran si estaban conformes a las especificaciones consignadas en el concierto notarial de obra. Los dos religiosos dieron fielmente la conformidad de obra el día 16 de septiembre de 1644, que se incluye en la anotación marginal del concierto de obra.

6Mantuvo Fray Luis de Espinosa una íntima y prolongada amistad personal con el gran ensamblador Asensio de Salas. Aunque el Padre Vargas Ugarte atribuyó la hechura del retablo de la capilla de La Limpia Concepción en La Catedral de Lima a un tal Carlos Pavía, inexistente como artífice ensamblador, consta por los documentos que he descubierto y publicado que ese retablo catedralicio fue ensamblado por Asensio de Salas según el concierto notarial de obra firmado el día 17 de junio de 1654 (Figueroa, 1654). Autorizaban los canónigos en el concierto a Asensio de Salas para que añadiera «demasías» o mejoras con tal de que no sobrepasaran el valor de 500 pesos de a ocho reales. Como efectivamente se hicieron tales «demasías», nombraron los concertantes dos tasadores, por cada parte el suyo, para tasar las añadiduras introducidas por Asensio de Salas: los canónigos designaron al dominico Fray Diego Maroto, maestro mayor de obras de La Catedral, mientras que Asensio de Salas otorgó su representación al franciscano Fray Luis de Espinosa. Ambos peritos hicieron la tasación fiel y lealmente, con notable capacidad profesional, la que se incorporó como anotación marginal en el texto del concierto notarial de obra. Se encargó Asensio de Salas de entallar la sillería del coro para el Monasterio de Santa Catalina de Siena, la que todavía perdura en el lugar en que se colocó por el ensamblador Salas. Acompañó también a Asensio de Salas en la firma del concierto notarial de obra el día 25 de mayo de 1662 su amigo el franciscano Fray Luis de Espinosa (Figueroa, 1662), lo que infundiría confianza a las religiosas dominicas catalinas. En el folio 2155 vta figura como testigo del concierto de obra el franciscano Fray Luis de Espinosa.

7Estuvo aún más responsablemente vinculado Fray Luis de Espinosa con el ensamblador Asensio de Salas en el concierto notarial del día 22 de mayo de 1664 para entallar el gran retablo del altar mayor en la iglesia del Monasterio de Nuestra Señora de La Encarnación de las monjas agustinas (Medina, 1664-1665). Esta vez, el franciscano Fray Luis de Espinosa figura como «maestro arquitecto», y en condición de tal firmó la memoria descriptiva del retablo para garantía del cumplimiento de las condiciones concertadas. En el concierto notarial del día 8 de mayo de 1665, firmado por el ensamblador Diego Agnes, que usaba pomposamente el título de «don», cosa inusual entre los de su oficio, con el inquisidor don Esteban de Ibarra para ensamblar el retablo del altar mayor de la capilla de San Pedro Mártir, por valor de 6.000 pesos de a ocho reales el peso, leemos esta condición «el cual dicho retablo se ha de hacer a toda costa hasta dejarlo dorado y asentado en su lugar con perfección en todo a ley de buena obra que han de ver y reconocer los Padres Fray Luis de Espinosa y Fray Diego Maroto maestro mayor de fábricas» (Figueroa, 1665).

8Valoramos especialmente la relación de amistad existente entre Fray Luis de Espinosa y el ensamblador Asensio de Salas. Han advertido los historiadores del arte virreinal la semejanza entre los ejes de tres columnas en cada eje en el retablo de La Limpia Concepción de La Catedral y los bloques triples de columnas en el primer cuerpo de la portada principal de la iglesia de Señor San Francisco. No se conoce hasta ahora quién haya sido el autor de la traza y montea para labrar la portada principal de la iglesia de San Francisco. Por nuestra parte, nos atrevemos a suponer que viviendo por aquellos años en el mismo convento de San Francisco de Lima el religioso Fray Luis de Espinosa, calificado con el título de «maestro de arquitectura», no dejaría éste de tener alguna intervención en cuanto al diseño de la portada principal franciscana, al menos en lo que concierne a la aprobación de su diseño. Su relación de amistad con el ensamblador Asensio de Salas pudiera ayudar a seleccionar las características de la nueva portada principal que guarda notoria semejanza ornamental con las obras talladas por el mismo Asensio de Salas.

9Con lo expuesto no prejuzgamos que el «maestro arquitecto» Fray Luis de Espinosa, solo o en colaboración con su amigo Asensio de Salas, hayan sido los diseñadores de la portada principal de San Francisco. Recordamos tan sólo el hecho cierto de la amistad entre el franciscano y el ensamblador, del que pudiera deducirse algún indicio que en su ulterior desenvolvimiento aportara alguna luz sobre el hasta ahora oscuro problema del autor de la portada. Creo que, por lo menos, hay que reconocer al maestro arquitecto Fray Luis de Espinosa alguna participación como asesor en cuanto a la selección y aceptación definitiva de la traza y diseño para la portada principal franciscana. El vínculo más natural y obvio entre el estilo de los retablos tallados por Asensio de Salas y la portada principal de San Francisco parece ser el de la amistad entre Fray Luis de Espinosa, fraile conventual por aquellos años en el Convento Grande de Jesús, y el ensamblador Asensio de Salas.

10Solo hemos querido llenar con esta nota histórica una notoria laguna informativa sobre la que ha sobrepasado el historiador del Convento de San Francisco Padre Benjamín Gento Sanz, que no menciona para nada en su valioso libro el nombre de Fray Luis de Espinosa.

Table des illustrations

Légende Portada de la sacristía
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1155/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 215k

© Institut français d’études andines, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr