Desktop versionMobile Version
OpenEdition Books

Nueva visión de San Francisco de Lima

 | 
Antonio San Cristóbal Sebastián

Capítulo XV. La sacristía

Volltext

Vista general de la sacristía

1Cuenta la iglesia de San Francisco con una de las más esbeltas y bellas sacristías de los conventos limeños. Su amplio salón rectangular está circundado internamente en parte de su perímetro interno por los respaldares de los tableros tallados que se alzan al fondo de la gran cajonería adecuada al servicio de la comunidad franciscana numerosa en frailes conventuales. Se cubre con bóvedas de medio cañón con lunetos, similares a las de la iglesia y al igual que ellas labradas con maderas, cañas y yeso.

2Aún cuando ha sufrido algunas reconstrucciones que afectaban especialmente a las bóvedas, mantiene esta sacristía franciscana las características arquitectónicas de su primera construcción. Por eso deducimos en base a su apariencia actual que la gran sacristía franciscana fue labrada con el propósito manifiesto de armonizarla con la iglesia terminada bajo el gobierno del comisario Fray Luis de Cervela. Sin embargo de ello, esta sacristía no fue labrada simultáneamente con la iglesia, pues no en vano intercedieron los terremotos de 1687, 1688 y 1690 entre el periodo intenso de los trabajos promovidos por el eficientísimo Padre Cervela y el levantamiento posterior de la nueva sacristía franciscana.

3Nos planteamos en primer lugar el problema histórico de la relación entre la primera sacristía de la iglesia existente hasta 1656 y la sacristía actual labrada en el siglo xviii. La primera sacristía inicial sirvió a la iglesia anterior a su derrumbamiento a mediados del siglo xvii, y también a la iglesia terminada por el Padre Cervela en 1672, perdurando hasta los años de 1727-1729 en los que fue sustituida por la segunda sacristía que es la actualmente existente en el mismo lugar.

4Citaba el historiador del Convento de San Francisco Padre Benjamín Gento Sanz el testimonio del cronista franciscano Fray Pedro Rodríguez Guillén en que afirmaba lo siguiente acerca de la construcción de la nueva sacristía: «desbaratando la primera sacristía y levantando en el mismo sitio otra tan espaciosa, realzada y pulida, que admira la consideración de que en sitio tan pequeño como el que ocupaba la antecedente se construyera otra tan magnífica y relevada» (Gento Sanz, 1945: 238).

5En realidad, el texto citado está sugiriendo implícitamente que la sacristía actual, además de tomar el espacio de la primera del siglo xvii, se amplió con algún otro terreno adicional y distinto del de aquella. Es posible que la primera sacristía ocupara solo una parte del espacio presente, y que estuviera orientada en otra posición más contigua a la iglesia. Se alza la segunda sacristía del siglo xviii sobre un lado completo del claustro llamado de San Francisco Solano, y está incluida entre el corredor del claustro mencionado y el muro testero de la iglesia en la capilla mayor. Por eso, la entrada desde la sacristía hacia la iglesia ha quedado algo distanciada, con la interposición de otros ambientes intermedios, como el que puede ser considerado como la antesacristía.

6Se conoce por un texto referente a la construcción de una capilla en la iglesia de San Sebastián cómo estaba cubierta la primera sacristía del convento de San Francisco. Por el concierto notarial de obra firmado el día 19 de agosto de 1657, el maestro ensamblador Mateo de Tovar se comprometía a labrar la capilla de Nuestra Señora de La Piedad situada en la iglesia de San Sebastián, cubriendo las bóvedas de los dos ambientes de esa capilla «de yeso y caña brava fundada sobre madera mulata de roble semejantes a las que están hechas en la sacristía de Señor San Francisco» (López Varela, 1657).

7Obviamente, se refería este texto a la sacristía franciscana anterior a la iglesia terminada en 1672, y de ella afirmaba que estaba cubierta con bóvedas, no precisamente con alguna armadura plana de madres y cuartoncillos, o con algún alfarje mudéjar de tres paños. No precisaba este documento qué clase de bóvedas cerraban la sacristía franciscana; pero lo más interesante es que ese texto certificaba que las bóvedas de la sacristía franciscana eran de quincha: «de yeso y caña brava fundada sobre madera mulata de roble». No sabemos si por aquel tiempo temprano existieron en Lima otras bóvedas de quincha; pero de todos modos las de la sacristía franciscana primera eran las más antiguas documentadas hasta ahora que empleaban estos materiales ligeros de las cañas, el yeso y la madera mulata.

8Había preparado el alarife dominico Fray Diego Maroto en 1655 las condiciones y especificaciones para reconstruir la capilla de San Pedro Mártir de La Inquisición, y establecía en ellas que la capilla mayor se cubriría «con caña de Pisco cortada en menguante limpia y partida por medio con su yeso de tres dedos de grueso poco más o menos». Se justificaba aquella bóveda de La Inquisición encañada y con yeso «según se practica en otras iglesias y capillas de igual porte»; una de las cuales era ciertamente la sacristía antigua de San Francisco.

9Consta por diversas fuentes documentales que intervino en la construcción de la segunda sacristía de San Francisco el hermano lego franciscano Fray Nicolás del Pozo. Así lo confirmaba el historiador de San Francisco de Lima el Padre Benjamín Gento (Gento Sanz, 1945: 238). Acerca de estas informaciones hay que especificar que el franciscano Fray Nicolás del Pozo actuaba solamente como «obrero mayor», que era un cargo distinto del de alarife, y consistía en el oficio de administrador económico de todos los gastos ocasionados en la construcción. En las obras conventuales, lo mismo que en todas las obras en general, participaba un alarife propiamente tal, además del obrero mayor, cada cual con sus propias atribuciones.

10Intervino como alarife en la construcción de la nueva sacristía franciscana el maestro albañil Francisco de Sierra, que por aquellos años dirigía todas las obras realizadas en el convento de Señor San Francisco de Lima, y que se titulaba como «maestro mayor alarife» del mismo convento. El alarife estaba encargado de preparar la planta y la traza de las obras, dirigía y maestraba los trabajos de los oficiales y de los peones, y respondía del aprovisionamiento de los materiales.

11Por estas razones técnicas y profesionales he atribuido al maestro alarife Francisco de Sierra las obras que se realizaron por aquellos años en el convento de Señor San Francisco de Lima, entre ellas la misma sacristía nueva, la ampliación del segundo cuerpo de arquerías trilobuladas en el claustro de San Francisco Solano, y la reconstrucción de la segunda cúpula mudéjar de madera sobre la gran escalera conventual, ya que la primera cúpula había sido destruida por el terremoto de 1687.

12El alarife Francisco de Sierra estuvo vinculado a los franciscanos desde los primeros tiempos de su formación como aprendiz del oficio de albañil. Con fecha de 15 de Mayo de 1666 se había asentado como aprendiz del oficio de albañil con el Síndico del Convento de San Francisco, para que los maestros que estaban haciendo las obras de la iglesia franciscana le enseñaran este oficio, sin ocultarle cosa alguna (García, 1666). Durante el aprendizaje, el joven aprendiz recibía la vivienda, la comida, algún vestido nuevo y zapatos, y las herramientas del oficio. Los franciscanos habían establecido una verdadera escuela de aprendices en el oficio de albañilería en las obras de la construcción de la nueva iglesia, pues consta documentalmente que otros varios jóvenes se asentaron igualmente con el Síndico del Convento como aparece por los conciertos notariales de aquellos años.

13Parece que a consecuencia de los destrozos causados por los terremotos de finales del siglo xvii, retornó el alarife Francisco de Sierra a trabajar con los franciscanos, y de hecho llegó a ser el alarife encargado de las reconstrucciones y nuevas construcciones realizadas en la iglesia y el convento de Nuestro Padre San Francisco durante el primer tercio del siglo xviii. Era ya un alarife destacado, que además había realizado trabajos importantes en el Monasterio de Santa Catalina de Sena, y construyó la capilla de la Penitenciaría en el Colegio jesuítico de San Pablo (denominado ahora San Pedro) (véase San Cristóbal Sebastián, 1996-1998).

14La sacristía franciscana nueva construida por Francisco de Sierra en los años 1727-1729 conserva sus características originales, no obstante que las bóvedas han tenido que ser repuestas hace algunos años, ya que fueron arruinadas por el terremoto de 1940. Para la sustentación del peralte de los arcos fajones de la bóveda de medio cañón empleó el alarife Francisco de Sierra en la sacristía nueva franciscana un sistema similar al que se venía empleando en las iglesias gótico-isabelinas limeñas que cambiaron los alfarjes mudéjares del siglo xvii, destrozados por el terremoto de 1687 y los siguientes, por las bóvedas de medio cañón con lunetos. Los muros laterales de estas pequeñas iglesias carecían de pilastras adosadas a la cara interna de los muros, porque eran innecesarias para sustentar las armaduras mudéjares de cinco paños; y por tal razón las suplieron con grandes ménsulas antepuestas sobre el entablamento terminal de los muros, de modo que sirvieran como base de sustentación para los arcos fajones de las nuevas bóvedas de medio cañón. De este modo habían sido reconstruidas las cubiertas después de 1687 en las iglesias de Nuestra Señora del Prado, en la de Santa Catalina de Sena y en la de Nuestra Señora de Copacabana. En la nueva sacristía de Señor San Francisco eliminaron las pilastras adosadas a los muros laterales internos que entonces se construían, con la finalidad de poder anteponer directamente a los muros lisos y continuos los paneles ornamentales de la gran cajonería; y de este modo hicieron estribar los arcos fajones de la bóveda sobre las ménsulas salientes superpuestas a los entablamentos, tal como se puede observar actualmente.

15Además de ello, incorporaron otras grandes ménsulas ornamentales en los sectores de entablamento comprendidos entre los arcos fajones, las que sirvieron como base de las ventanas de los lunetos de la bóveda. Estas ménsulas conforman una notoria volumetría elevada resaltante en el arranque de las bóvedas que cierran la nave de la sacristía franciscana. El mismo sistema volumétrico de las ménsulas antepuestas a los entablamentos había sido iniciado en la arquitectura virreinal limeña por la iglesia de La Merced reconstruida a principios del siglo xviii; y se propagó por las nuevas iglesias levantadas en Lima en el primer tercio del mismo siglo, como la de Santa Rosa de las Monjas, la de Las Trinitarias, y la de Nuestra Señora del Carmen Alto reconvertida a la planta de cruz latina.

16Al asumir esta volumetría elevada, la nueva sacristía de Señor San Francisco evolucionó estilísticamente sobre la iglesia del mismo convento terminada hacia 1673, porque ella carece de las ménsulas antepuestas a los entablamentos de las naves y de las medias naranjas, y permanecía anclada en el planismo característico del siglo xvii.

17Esta segunda sacristía de Señor San Francisco influyó notoriamente sobre la sacristía similar en la iglesia de Nuestro Padre San Agustín de Lima. La primera sacristía agustiniana, que había sido construida en la década de 1640 por el alarife Luis Fernández Lozano y cubierta con alfarjes mudéjares por el carpintero Diego de Medina, logró resistir la serie de los terremotos de finales del siglo xvii, pero sus hermosas cubiertas fueron destruidas finalmente por el terremoto de 1746. En la reconstrucción posterior de la sacristía agustiniana imitaron fielmente los ambientes, las bóvedas, y la sustentación de los arcos fajones sobre ménsulas antepuestas a los entablamentos, según se habían ejecutado anteriormente en la gran sacristía franciscana de 1727-1729. Tampoco emplearon en la sacristía nueva de San Agustín las pilastras adosadas a la cara interna de los muros laterales, y en cambio recurrieron al sistema franciscano de las ménsulas sustentantes del peralte de los arcos fajones, y también de las ménsulas más anchas adosadas en los entablamentos como base de las ventanas de los lunetos.

18Las bóvedas iniciales de la segunda sacristía de Señor San Francisco de 1727 fueron labradas con los materiales ligeros de las maderas, las cañas y el recubrimiento de yeso, con la clásica torta de barro y paja adosada al extradós de las cubiertas para protección contra la humedad del ambiente limeño. Sabemos que las bóvedas labradas en la iglesia de Nuestro Padre San Francisco por el alarife Manuel de Escobar hasta 1672 no pudieron influir en modo alguno sobre los materiales de las bóvedas nuevas en la sacristía franciscana, porque como hemos demostrado históricamente en otros estudios publicados anteriormente, las bóvedas iniciales de San Francisco fueron labradas con los materiales firmes y rígidos de la cal y los ladrillos, y por eso fracasaron en los terremotos de finales del siglo xvii. Las siguientes bóvedas franciscanas que duran hasta nuestros días se labraron a principios del siglo xviii con los materiales de la popular quincha. Consiguientemente, para cubrir las bóvedas de la nueva sacristía franciscana de 1727 no recurrieron a las primeras bóvedas de la iglesia labradas con cal y ladrillo y que para entonces ya estaban hundidas, sino a las siguientes bóvedas de la iglesia franciscana de materiales ligeros y labradas a comienzos del siglo xviii.

19Luce la nueva sacristía franciscana unas bóvedas esbeltas con el perfil del medio punto en su medio cañón, que realza su altura. Difieren estas bóvedas de la sacristía franciscana respecto de las que cubren la sacristía agustiniana, y las de la Sala Capitular del convento de Señor Santo Domingo, que fueron labradas después del terremoto de 1746; y que para su seguridad no solo se fabricaron con los materiales ligeros de la madera, las cañas y el yeso, sino que además de ello rebajaron su perfil a la forma de arco carpanel, por lo que lucen algo aplanadas en lo alto de sus bóvedas.

20Incorporaron en las bóvedas de la nueva sacristía franciscana los mismos adornos de la yesería mudéjar empleados en la iglesia cercana. Los esgrafiados en las bóvedas del sotacoro franciscano están formados con yeso sobre ladrillos; mientras que los de las bóvedas en la sacristía consisten en listones de cañas clavados sobre las cañas que recubren el intradós de las bóvedas y de los arcos fajones. En el dintel interior de las dos puertas y del vano donde se aloja la pileta del lavatorio para los celebrantes de la santa Misa, han incorporado unas grandes veneras. Aunque era un adorno común en la misma posición de las puertas de entrada a muchas iglesias limeñas, en esta sacristía franciscana adquieren notable volumen semicircular; mientras que las de las puertas de las iglesias comunes son largas y aplanadas. Esta ampulosa conformación influyó sobre la de las veneras similares en el convento de Señor San Agustín, y sobre las de la Sala Capitular del convento de Señor Santo Domingo, todas las cuales fueron labradas después del terremoto de 1746.

21Se antepone a la puerta de la sacristía franciscana hacia su antesacristía la portada que es una de las más bellas y originales entre las construidas durante la primera mitad del siglo xviii. Puede calificarse como una portada semi-retablo incompleta, porque no desarrolló el diseño integral de su segundo cuerpo. A los lados de la puerta se alzan columnas lisas antepuestas a una serie de traspilastras escalonadas que descienden por ambos lados de cada columna; ellas sostienen los robustos brazos abiertos de cornisa cóncavo-convexos que apuntalan entre sus límites superiores las pilastras asentadas sobre modillones e incorporadas a los lados de la pequeña hornacina con la imagen de Señor San Francisco. A su vez estas pilastras intermedias estriban sobre ellas otros arcos abiertos de cornisa menores que los externos e inferiores de las columnas laterales de la puerta. Sobre el extradós de los arcos grandes de cornisa asientan unos pedestales con pináculos en forma de pequeñas urnas. También en este sector superior se extienden lateralmente las pilastrillas descendentes en escalonamiento de planos quebrados. Los pequeños espacios libres de la portada están recubiertos con decoración vegetal tallada.

22Señalaba el clásico don Enrique Marco Dorta como característica general de toda la arquitectura barroca peruana lo siguiente: «en contraste con la profusión decorativa, los elementos constructivos se disponen en general en un solo plano, sin buscar efectos de profundidad» (Marco Dorta, 1957: 7). Esta opinión de Marco Dorta no corresponde en absoluto a la arquitectura limeña del siglo xviii; por ejemplo, la portada de la sacristía franciscana muestra una rotunda y desmesurada expansión volumétrica en la secuencia de los planos quebrados descendentes a los lados de las columnas laterales de la puerta, en el robusto grosor de los grandes arcos abiertos de cornisa sobre esas mismas columnas, y en los flancos de los pedestales superiores. La volumetría de la portada en esta sacristía franciscana no fue un caso aislado en la arquitectura limeña de la primera mitad del siglo xviii, porque el mismo tipo de volumen se reitera en otras portadas limeñas del mismo tiempo, como por ejemplo la principal de Las Trinitarias.

23Se plantea un problema histórico acerca de la portada en esta sacristía de San Francisco. El cronista franciscano Rodríguez Guillén describía así la portada de la sacristía en su crónica publicada en 1735: «La portada de bien labrada piedra a lo Toscano que acompaña todo el alto de la antesacristía hasta tocar en el perfil de la media naranja, con un bulto-estatua tallado en el medio punto del arco de la puerta de Nuestro Padre San Francisco, colocado en su nicho» (Rodríguez Guillén, 1735: 41).

24La definición de «piedra a lo Toscano» empleada por este cronista franciscano en 1735 solo corresponde propiamente a las columnas lisas de la portada; pero no a lo restante de la distribución general del diseño y de la volumetría, ni mucho menos a la decoración que la recubre. Por este motivo suponemos que hasta el año de 1735, al menos, existía en esta puerta otra portada distinta de la actual, labrada con piedras, y desprovista de los componentes volumétricos, de los gruesos arcos de cornisa cóncavo-convexos, y de las pilastras almohadilladas a los lados de la hornacina central, así como de la decoración tallada. Posteriormente, de aquella portada de piedra aprovecharon el arco de la puerta con el almohadillado de planchas cuadradas, las columnas lisas toscanas y la hornacina con la imagen de Señor San Francisco; y en base a estos elementos labraron la portada posterior que ahora existe, con la volumetría de las traspilastras, los gruesos arcos de cornisa cóncavo-convexos en las dos posiciones, las pilastras sobre modillones a los lados de la hornacina y la decoración vegetal tallada en los espacios planos libres.

25Esta segunda portada así ensamblada sería posterior al año de 1735; y por este motivo no pudo ser conocida por el cronista Rodríguez Guillén antes de publicar su crónica en este año. Esta portada decorativa y volumétrica ahora existente sería la obra del alférez Lucas Meléndez, que la labraría algún tiempo después de terminada la sacristía por el franciscano Fray Nicolás del Pozo y por el alarife Francisco de Sierra por los años de 1727-1729.

Abbildungsverzeichnis

Bildunterschrift Vista general de la sacristía
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1152/img-1.jpg
Datei image/jpeg, 237k

© Institut français d’études andines, 2006

Nutzungsbedingungen http://www.openedition.org/6540

Kaufen

Printversion

amazon.fr