Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Nueva visión de San Francisco de Lima

 | 
Antonio San Cristóbal Sebastián

Capítulo XIII. La capilla de Aránzazu

Texte intégral

Brazo del crucero del lado derecho en la capilla de Aránzazu

1Las noticias hasta ahora conocidas acerca de la capilla de la Hermandad de Nuestra Señora de Aránzazu se limitan a la descripción que de ella hace el cronista Fray Diego de Córdova y Salinas en la Crónica de la Religiosísima Provincia de los doce Apóstoles, libro III, capitulo VII; menciona allí las dos bóvedas de crucería y se detiene a ponderar la hermosura de los retablos; pero no aporta ninguna información acerca de su arquitectura ni del proceso de su construcción. El historiador de San Francisco de Lima, Padre Benjamín Gento Sanz, dependió exclusivamente de los documentos del archivo conventual, y por eso sólo reitera las descripciones aportadas por los cronistas franciscanos. La documentación conservada en otros archivos con fondos virreinales ofrece nuevos datos acerca de aquella capilla, que son de sumo interés tanto para la iglesia anterior a 1657, como acerca de la edificación actualmente existente.

2La capilla de Aránzazu como tal no formó parte de la iglesia del Señor San Francisco sino desde una época bastante tardía. Se integró en la planta de la iglesia a partir de 1620, a consecuencia de la compra de unos solares hecha al Convento de San Francisco por la Hermandad de Nuestra Señora de Aránzazu de la nación vascongada. Había comprado la Hermandad al Convento dos espacios contiguos: uno interno que era la capilla del Santo Cristo situada en el brazo derecho del crucero mirando al altar mayor, y el otro externo que consistía en una parcela alargada fuera de la iglesia integrante entonces del llamado cementerio o atrio externo.

3Antes de 1620, la capilla del Santo Cristo constituía el único tramo lateral del gran crucero, y tenía la misma profundidad transversal que todas las capillas-hornacinas de la nave lateral. Esto demuestra que la iglesia de San Francisco tenía en aquel tiempo planta rectangular perfecta, de modo que no sobresalía del rectángulo perimetral ningún ambiente o capilla.

4El día 2 de marzo de 1620 los mayordomos de la Hermandad de Aránzazu Gregorio de Ibarra y el capitán Juan de Aplaza firmaron concierto notarial de obra con el alarife Andrés de Espinosa para que éste construyera la nueva capilla de Aránzazu sobre los terrenos que habían comprado al Convento. Consistió la obra en derribar el muro testero de la vieja Capilla del Santo Cristo y en añadir a esta el espacio externo comprado en el cementerio. Dice el concierto de obra: «Se ha de quitar la pared que está a la parte del cementerio y se ha de tomar de la parte del cementerio la cantidad que se le señalare afuera... de manera que la capilla que hoy tiene dentro de la iglesia y el sitio que se tomare de la parte del cementerio se ha de hacer toda una capilla». De esta manera, el brazo del crucero, que anteriormente tenía un solo tramo, se extendió en dos tramos, el segundo de ellos adosado fuera del rectángulo perimetral, y apareció consiguientemente la planta en forma de cruz de Caravaca que todavía ostenta la iglesia franciscana.

5El concierto de obra menciona varias veces que en el lugar donde está situada ahora la capilla de San Antonio de Padua estaba entonces la capilla de la Limpia Concepción. Acaecería sin duda una permuta en el local de estas dos capillas. Suponemos, por eso, que al trasladarse la capilla de la Concepción al brazo del crucero en el lado del evangelio, se realizaría otra ampliación similar de la planta a la de la capilla de Aránzazu, de modo que se completó por aquel sector el gran crucero de cinco tramos y la cruz de Caravaca en la planta de la iglesia.

6Las obras de la capilla de Aránzazu en 1620 se hacían a satisfacción del franciscano Fray Miguel de Huerta y del maestro mayor de obras de La Catedral Juan Martínez de Arrona. Levantaron sobre los dos ambientes de la nueva capilla dos hermosas bóvedas vaídas de crucería labradas con cal y ladrillos. Excavaron además en el subsuelo «dos bóvedas para entierros que sean las mejores que diere lugar los cimientos una al altar del Santo Crucifijo y la otra a la cabecera del altar que se ha de hacer al cementerio».

7Edificaron también una sacristía sobre el solar externo situado en escuadra entre la ampliación de la capilla de Aránzazu y las espaldas del solar de la capilla de San Antonio de Padua. Existe todavía esta habitación, aunque no cuenta con la sala alta interna ni con la tribuna que desde ella salía a la capilla de Aránzazu.

8Pagaron los mayordomos de la Hermandad al alarife Andrés de Espinosa el precio de 8500 pesos de a ocho reales el peso por todas las obras de la nueva capilla. Debía cumplir el trabajo dentro de los ocho meses siguientes; pudo pues realizarlo a finales del año de 1620, antes de marcharse a Arequipa para levantar la Catedral de esta ciudad, lo que acaecería en 1621.

9Las dos bóvedas de crucería labradas por Andrés de Espinosa en la capilla de Aránzazu resistieron perfectamente cuando en 1656 se hundió el arco toral y arrastró el derrumbe de la armadura mudéjar de la nave central. De todos modos, aquellas bóvedas del gótico tardío español fueron desmanteladas para dar lugar a las bóvedas barrocas de medio cañón con lunetos dispuestas por Vasconcelos para la nueva iglesia. Se aprovechó en la construcción iniciada en 1657 el gran crucero de cinco tramos y la planta en forma de cruz de Caravaca introducida en 1620 por el alarife Andrés de Espinosa. Perduraron igualmente las dos bóvedas sepulcrales de la capilla de Aránzazu, aunque incorporadas dentro de la amplia red de las catacumbas actuales.

10Presuponen algunos intérpretes de la arquitectura virreinal que las actuales bóvedas franciscanas de madera, cañas y yeso son las mismas que dispuso Vasconcelos y labró Manuel de Escobar en la nueva iglesia de 1657-1673. Aventura el arquitecto Rodríguez Camilloni en un estudio reciente, la suposición de que Vasconcelos inventó la técnica de las bóvedas de quincha y la aplicó por primera vez en la nueva iglesia de San Francisco. Por mi parte, he demostrado documentalmente la existencia de bóvedas de quincha en Lima anteriores a la iniciación de San Francisco por Vasconcelos.

11Señalamos ahora que las bóvedas iniciales de la iglesia de 1657 no fueron de quincha , sino de cal y ladrillo. Lo acaecido en las bóvedas de la capilla de Aránzazu después del terremoto de 1687 confirma la tesis que venimos defendiendo. En efecto, las bóvedas de cal y ladrillo labradas por Manuel de Escobar en San Francisco sufrieron graves daños en aquel terremoto y en los siguientes, de modo que tuvieron que ser desmanteladas. El mayordomo de la Cofradía de Aránzazu Domingo López de Elcira firmó concierto notarial de obra el día 24 de agosto 1696 con el maestro carpintero Juan Eusebio de Espinosa por el que este artesano se comprometió a levantar nuevas bóvedas de madera, cañas y yeso en la capilla situada en el brazo del crucero de la iglesia franciscana, por el precio de 3600 pesos, dándole al pie de la obra las maderas. Consta pues, fehacientemente por este documento que las actuales bóvedas de quincha existentes sobre la capilla de Nuestra Señora de Aránzazu en San Francisco no son las iniciales de la iglesia de 1657-1673, sino otras distintas que fueron labradas casi treinta años después de la muerte de Vasconcelos, y un año y medio después de fallecido Manuel de Escobar, y después de haberse arruinado las bóvedas de cal y ladrillo que levantaron Vasconcelos y Escobar.

12No acaeció solo en las bóvedas de Nuestra Señora de Aránzazu tal reconstrucción con materiales distintos. Las bóvedas franciscanas de los otros sectores de la iglesia son acaso posteriores a las de Aránzazu de agosto de 1696, porque el Convento y las otras Cofradías contaban con menos recursos que la de Aránzazu para reconstruir las cubiertas arruinadas. Todavía a comienzos del siglo xviii continuaban en la iglesia de San Francisco las reparaciones de los daños ocasionados por los terremotos de 1687, 1688 y 1690.

13En la iglesia del Señor de San Francisco anterior al hundimiento que dio lugar a su reconstrucción total por Vasconcelos y Manuel de Escobar se pintaron algunas capillas —hornacinas con pinturas murales, muy en consonancia con la traza mudéjar y la planta gótico-isabelina de finales del siglo xvi—. El maestro dorador y estofador Mateo Sánchez recubrió por completo dos de esas capillas-hornacinas franciscanas con una decoración abundante de labores de estofado y cenefas, tarjas y dorados. La primera capilla de la que he encontrado documentación fue la de Santa Catalina mártir, cuya pintura se concertó el día 7 de febrero de 1639.

14Firmó el maestro pintor y dorador Mateo Sánchez otro concierto el día 8 de Noviembre de 1650 con los mayordomos de la hermandad de Nuestra Señora de Aránzazu para pintar las bóvedas de la capilla. El trabajo concertado seguía unos lineamientos similares al que realizó en la capilla franciscana de Santa Catalina mártir. Las molduras, arcos y nervaduras de la crucería debían quedar dorados; y los entrecascos de las dos bóvedas vaídas se recubrirían de colores. Pero el dorado de esta capilla de Aránzazu no incluía figuras de ángeles o de santos a pintar por el maestro Mateo Sánchez; solamente se recomendaba al pintor que dejara dispuesta la pared para que sobre ella pudieran ponerse ulteriormente pinturas murales: «han de ir todos los fondos de las bóvedas que tiene la crucería y blancos de ella que bajan hasta las repisas se han de dar de yeso mate de suerte que queden en disposición de poder pintar si se quisiere pintar después en ellos y de la misma suerte han de quedar los blancos debajo de los arcos del dicho yeso mate para poderse pintar lo que pareciere en ellos». Esta anotación parece indicar que las pinturas murales de santos y ángeles puestas por el mismo pintor Mateo Sánchez en la capilla franciscana de Santa Catalina no suscitaron mucho interés ni entusiasmo en los mayordomos de la capilla de Aránzazu; ya que acaso pensarían poner pinturas murales figurativas por la mano de otro pintor más diestro sobre los fondos preparados por el dorador Mateo Sánchez según este concierto de obra.

Anexos documentales

CONCIERTO DE OBRA: ANDRÉS DE ESPINOSA PARA HACER LA CAPILLA DE NTRA. SRA. DE ARÁNZAZU EN SAN FRANCISCO (Sánchez Vadillo, 1620)

15En la ciudad de los Reyes del Perú en dos días del mes de Marzo de mil y seiscientos y veinte años, ante mí el presente escribano y testigos parecieron de la una parte Andrés de Espinosa maestro albañil vecino de esta dicha ciudad y de la otra Gregorio de Ibarra y el capitán Juan de Aplaza así mismo vecinos de esta dicha ciudad y en nombre y como mayordomos de la capilla y hermandad del Santo Cristo y de Nuestra Señora de Aránzazu de la nación vascongada instituida y fundada en el Convento de Señor San Francisco de esta dicha ciudad y dijeron y otorgaron que son convenidos y concertados en que el dicho Andrés de Espinosa como tal maestro albañil se obligaba y obliga en que dentro de ocho meses que corren y se cuentan desde hoy dicho día dará hecha y acabada de todo punto y a buena perfección la obra de la capilla de Nuestra Señora de Aránzazu que está en el dicho Convento de Señor San Francisco en la forma y con las condiciones siguientes.

16Lo primero es que ha de quitar la pared que está a la parte del cementerio y se ha de tomar de la parte del cementerio la cantidad que se le señalare afuera que es conforme los títulos y patentes que tienen los dichos mayordomos y hermanos de la nación vascongada de manera que la capilla que hoy tienen dentro de la iglesia y el sitio que se tomare de la parte del cementerio se ha de hacer toda una capilla y en el cerramiento y bóveda de arriba donde había de llevar el arco se han de formar dos repisas una en cada lado para la distribución y forma y fortaleza que ha de tener la dicha obra de suerte que vaya haciendo a la parte de la calle en forma de cabecera cerrado y guarnecido lo uno y lo otro de crucería que todo ello ha de ser acabado de todo punto de crucería y los campos todo canteado y blanqueado.

17Item que en esta capilla ha de hacer dos bóvedas para entierros que sean las mejores que diere lugar los cimientos una al altar del Santo Crucifijo y otra a la cabecera del altar que se ha de hacer al cementerio de Nuestra Señora de Aránzazu todo acabado en toda perfección encalados y puestos como es de uso y costumbre y asolado de argamasa el suelo de abajo y con su pozo a la redonda o aposentos lo que ordenare Fray Miguel de Huerta y Juan Martínez de Arrona.

18Item que esta capilla perteneciente toda ella a la dicha Hermandad se ha de solar el suelo sobre las dichas bóvedas de ladrillo raspado y revocado y si dieren azulejos para solar algunos rincones en el dicho suelo los ha de asentar.

19Y así mismo se le han de dar al dicho Andrés de Espinosa los azulejos que fueren menester para guarnecer la dicha capilla y todo lo a ella concerniente hasta en campo de alto de una vara y cuarta o más conforme al padrón de los dichos azulejos y los ha de asentar bien ajustados y cortados conforme a buena obra.

20Item que en la dicha capilla como se va de la de Santa Catalina hay un pozo el cual se ha de hacer de piedra como lo que está en La Merced de remate.

21Item que en la dicha capilla ha de haber dos altares que se han de hacer de ladrillo del tamaño que dijere el Padre Fray Miguel de Huerta y el dicho Juan Martínez de Arrona y que hayan de tener sus peañas y acabados de todo punto.

22Item que si pareciere a los dichos mayordomos de que a la banda de Santa Catalina en un rincón que hace la pared hacer un arco de ladrillo para que sirva de alacena o para otra cosa lo ha de hacer del tamaño que se pidiere.

23Item que ha de hacer las ventanas que les pareciere a los dichos mayordomos y a Fray Miguel de Huerta y Juan Martínez de Arrona para la claridad y hermosura de la dicha capilla.

24Item que si pareciere a los dichos mayordomos ha de hacer el dicho Andrés de Espinosa una tribuna que salga a la sala alta que se ha de hacer de ladrillo con su arco.

25Item que ha de tener la pared del cementerio tres ladrillos de grueso que es una vara y ha de ser de ladrillo toda ella y que el cimiento de esta pared y de las demás se ha de profundar en lo firme del cascajo y ha de tener una vara y dos tercias de ancho para que quede talón una tercia a cada parte y ha de subir esta pared una vara o vara y tercia de piedra del cerro del suelo en alto de la superficie del dicho suelo y que lo que es debajo de tierra ha de ser de piedra del río.

26Item que después de hecho el dicho cimiento de vara y tercia de alto de piedra del cerro ha de ser de ladrillo toda la pared de la cabecera y los dos lados de la dicha pared porque ha de cargar sobre ella la bóveda de arriba.

27Item que ha de tener una puerta del tamaño que se le señalare para entrar en la sacristía que se ha de hacer.

28Item que la pared que va siguiendo de la del remate de la capilla hasta topar junto a la puerta de La Concepción ha de llevar los cimientos de la misma manera que la pared atrás referida y con su mampostería de vara y tercia de piedra del cerro como las demás y de allí para arriba de adobe y medio de grueso el primer cuerpo y de ahí arriba se ha de hacer de un adobe si se hubiere de subir o fenecer en el primer suelo.

29Item que la sacristía que se ha de hacer la ha de solar de ladrillo raspado y las paredes encaladas de cal y arena y blanqueado.

30Item que en esta sacristía ha de formar y hacer una escalera para el servicio de la sala alta que se ha de hacer de cal y ladrillo con sus pirlanes de madera del tamaño y ancho de la forma que a los dichos mayordomos y a Fray Miguel de Huerta y Juan Martínez de Arrona les pareciere.

31Item que el dicho Andrés de Espinosa ha de hacer unos pilares de cal y ladrillo sacando para ellos los cimientos del tamaño que fuere menester y en la forma que está dicho hacia la parte de las almenas sobre los cuales se han de hacer cuatro arcos los tres de la parte de la calle y el otro dentro en el cementerio y el pilar ha de hacer esquina para recibir dos arcos uno a cada parte y ha de tener seis pies de frente hacia la calle y el lado del cementerio ha de tener ocho pies y de la pared que remate de la esquina donde acabe la capilla nueva ha de formar una pilastra que salga tres pies afuera y tenga de frente ocho pies para en que cargue el arco que ha de tener quince pies de hueco.

32Item que los dos pilares que se han de formar entre el pilar grande que hace esquina y la pared de la capilla de La Concepción va para que tenga cuatro pies en cuadrado de grueso y una forma que sea donde ha de cargar este último arco de la pared de La Concepción bastará que tenga tres pies de fuera y cuatro de ancho y las roscas de los dichos arcos han de tener dos ladrillos y medio de peralte y de alto lo que pidiere el suelo del primer cuerpo.

33Item que así mismo ha de formar y plantar sobre los dichos arcos otro cuerpo que ha de subir el alto que conviniere de la misma forma que los de abajo con su arquería de cal y ladrillo que han de servir de ventanas correspondientes a los arcos de abajo de suerte que quede enrasado con los arcos de manera que quede parejo este edificio para poder enmaderar.

34Item que esta sala alta la ha de solar de ladrillo raspado cortado y ajustado y dando azulejos echará unos florones y de todo punto dejará acabado de blanqueado de cal y arena y dado blanco.

35Item que toda esta obra ha de ser como está dicho a satisfacción y de la manera que está referido en cada capítulo a vista de los mayordomos y Fray Miguel de Huerta y Juan Martínez de Arrona y pareciendo a los dichos quitar y poner en algún capítulo lo ha de hacer el dicho Andrés de Espinosa con que no haya de ser de más costa de una manera que otra y si fuere añadir algo se ha de compensar y satisfacer de una parte a otra lo que dijeren los dichos Fray Miguel de Huerta y Juan Martínez de Arrona.

36Toda la cual dicha obra se obligó el dicho Andrés de Espinosa a la hacer y dar bien hecha y acabada y en toda y buena perfección y en la forma y según y de la manera que dicha es dentro de los dichos ocho meses que corran y se cuenten desde hoy dos de marzo de mil y seiscientos y veinte en adelante poniendo y dando para ello oficiales peones ladrillo cal arena piedras adobes y cimbras y todo lo demás que fuere necesario para hacer la dicha obra y pagarlo todo a su costa hasta que toda la dicha obra quede hecha y acabada de todo punto excepto pirlanes umbrales enmaderado para la sala y techos puertas y ventanas porque todo esto lo han de dar los mayordomos de la dicha Hermandad y por hacer y dar acabada toda la dicha obra en la manera que dicho es se le ha de dar y pagar al dicho Andrés de Espinosa ocho mil y quinientos pesos de a ocho reales los dos mil de ellos luego de contado y los seis mil y quinientos restantes luego como se haya acabado la dicha obra excepto lo que montare la cal y ladrillo que en la dicha obra se consumiere y gastare porque el dicho ladrillo y cal lo han de pagar los dichos mayordomos a Alonso Sánchez Calero o a otra persona de quien se comprare al plazo que se concertare y habiéndose sacado todo lo que la dicha cal y ladrillo lo que restare cumplimiento a los dichos seis mil y quinientos pesos de a ocho reales se le ha de pagar al dicho Andrés de Espinosa o a quien su poder hubiere luego como el susodicho haya hecho y acabado la dicha obra de todo punto en la forma y como queda referido y de los dichos dos mil pesos de a ocho reales del pago de contado se dio de ellos por contento y entregado el dicho Andrés de Espinosa porque confesó haberlos recibido de los dichos capitán Juan de Aplaza y Gregorio de Ibarra .... y los dichos capitán Juan de Aplaza y Gregorio de Ibarra como tales mayordomos de la dicha capilla y Hermandad de la nación vascongada obligaron y a sus bienes y rentas habidos y por haber y ellos se obligaron como tales mayordomos... y los dichos otorgantes a quienes doy fe que conozco lo firmaron testigos Pedro Sánchez y Domingo Zambrano carpintero y Juan de Aplaza.

37Gregorio de Ibarra Juan de Aplaza

38Andrés de Espinosa

39ante mí derechos veinte reales

40Diego Sánchez Vadillo

41escribano público

CONCIERTO DE OBRA: MATEO SÁNCHEZ PARA DORAR LA CAPILLA DE ARÁNZAZU (Ochandiano de, 1650)

42En la ciudad de los Reyes del Perú a ocho días del mes de noviembre de mil y seiscientos y cincuenta años ante mí el escribano y testigos parecieron Mateo Sánchez maestro de dorador y estofador de la una parte y de la otra Pedro López de Gárate caballero del orden de Santiago mayordomo de la hermandad de Nuestra Señora de Aránzazu fundada en el convento de Señor San Francisco de esta dicha ciudad ambos moradores en ella a los cuales doy fe conozco y dijeron que son convenidos y concertados como por la presente otorgaron que se convienen y conciertan en esta manera que el dicho Mateo Sánchez se obliga a dorar las dos bóvedas de la capilla de la dicha hermandad de Nuestra Señora de Aránzazu en la forma y manera siguiente.

43Primeramente ha de dorar de oro bruñido cuatro impostas que se han de poner en los dos arcos en la forma que está tratado =más dorará de oro bruñido tres calados que han de orlar los dichos arcos que divide las dos bóvedas y el otro más pequeño y estos calados han de llevar sus cornisas fingidas por encima semejantes a las que están en el crucero de la capilla mayor y como allí están hechas y los calados como están aquellos y el otro pequeño ha de ir pintado y dorado por de dentro y fuera correspondiendo a la obra de los calados grandes de suerte que parezca toda una obra también toda la crucería grande y chica de las bóvedas y sus repisas han de ir doradas y metidas de colores por el dibujo que se le tiene dado al dicho Mateo Sánchez de suerte que los penachos y guardas han de ser de oro mate y los fondos y demás espacios con los colores que se le pidieren innovando si fuere necesario alguna cosa en el dicho dibujo para que mejor parezca y se prosiga la obra conforme quedare de acuerdo la muestra que se hiciere = y así mismo han de ir todos los fondos de las bóvedas que tiene la crucería y blancos de ellas que bajan hasta las repisas se han de dar de yeso mate en disposición de poder pintar si se quisiere pintar después en ellos y de la misma suerte han de quedar los blancos debajo de los dos arcos del dicho yeso mate para poderse pintar lo que pareciere y en ellos y en el que sale a la capilla mayor se han de hacer así mismo dos fajas de oro mate en cada uno por debajo que sirvan de guardas a la pintura y toda la dicha obra en la manera referida se obligó el dicho Mateo Sánchez a la dar hecha y acabada de todo punto dentro de dos meses que han de correr desde hoy dicho día ocho de noviembre y año de seiscientos y cincuenta en adelante a contento y satisfacción del dicho Pedro López de Gárate y de las personas que se hallaron al tiempo que se hizo este dicho concierto que lo entienden y si dentro de los dichos dos meses no diere acabada la dicha obra como dicho es que el dicho Pedro López de Gárate pueda llevar oficiales que la acaben a costa del dicho Mateo Sánchez el cual se obligó a pagar lo que en ellas se gastare y por el precio y valor de toda la dicha obra el dicho Pedro López de Gárate se obligó de pagar al dicho Mateo Sánchez o a quien su causa hubiere un mil y cincuenta pesos de a ocho reales los un mil pesos de ellos por la dicha obra y los cincuenta pesos restantes por otras cosas menudas demás de las referidas que se han de hacer en la dicha capilla de manera que todo quede acabado a contento y satisfacción del dicho Pedro López de Gárate y de las dichas personas que se hallaron al dicho concierto y la paga de los dichos un mil y cincuenta ha de ser esta manera...(siguen cláusulas notariales) ... y lo firmaron siendo testigos Luis de Bustamante y Antonio de Ybargoyen y Nicolás Sánchez Márquez escribano de su majestad.

44Pedro López de Gárate Mateo Sánchez

45Ante mí

46Martín de Ochandiano

47escribano público

Table des illustrations

Légende Brazo del crucero del lado derecho en la capilla de Aránzazu
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1150/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 238k

© Institut français d’études andines, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr