Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Nueva visión de San Francisco de Lima

 | 
Antonio San Cristóbal Sebastián

Capítulo XI. Evolución en las cubiertas de la iglesia

Texte intégral

Bóvedas altas de la nave central

1Han sido las cubiertas que cerraban las iglesias virreinales limeñas la parte del edificio que experimentó las más frecuentes renovaciones, como efecto unas veces de la reconversión de la planta, y con mayor frecuencia por las ruinas causadas por los terremotos. Las cubiertas superpuestas a la iglesia de Señor San Francisco no han sido precisamente una excepción entre las de las otras iglesias limeñas, a pesar de que algunos expositores han atribuido a las bóvedas labradas en 1657-1672 la durabilidad absoluta hasta nuestros propios días, lo que no corresponde a la verdad histórica.

2La evolución en las cubiertas de la iglesia de Señor San Francisco ilustra el desarrollo de estos componentes en la arquitectura virreinal limeña. El estudio de las cubiertas eclesiásticas pone de manifiesto los cambios acaecidos en los estilos clásicos de la arquitectura virreinal; y además muestra las diversas conformaciones estructurales derivadas del cambio realizado en los materiales de la construcción. Este segundo aspecto reviste especial importancia, sobre todo en la evolución de las cubiertas franciscanas, a las que algunos intérpretes han atribuido la jerarquía de iniciadoras de un nuevo sistema constructivo y estilístico, según lo analizaremos a continuación.

3Dio a conocer el arquitecto Harth-Terré en el Prólogo al libro del Padre Benjamín Gento el concierto de obra firmado el día 21 de mayo de 1560 por los maestros carpinteros Juan de Grajales y Francisco de Juara con el Padre Provincial y el Padre Guardián de San Francisco para entablar la armadura de la primera iglesia que tuvo el Convento de San Francisco en Lima (Ruiz, 1557-1563; véase Harth-Terré, 1945: VI).

4Se deducen del análisis de este concierto de obra varios detalles importantes acerca de aquella primera iglesia franciscana completa. La anchura de la iglesia en el sector de la nave central y de las naves laterales no ha variado desde entonces hasta nuestros días, porque en la reconstrucción de 1657 no se cambiaron ni se trasladaron de lugar los muros perimetrales de este sector central, y se puede decir que conserva la misma planta en cuanto al perímetro externo, salvo en el crucero de cinco tramos. Aquella iglesia de 1560 tenía también la misma longitud por la parte de la capilla mayor; porque aunque el concierto menciona el crucero, no se trataba de un crucero propiamente dicho, es decir de una nave transversal de la misma anchura que la nave central, sino del arco toral que separaba la capilla mayor de la nave central. La planta del crucero que todavía existe en la iglesia actual fue introducida en el primer tercio del siglo xvii, pero dentro de la misma longitud total de la iglesia, sin aumentar nada en ella, como se analizará después.

5Los maestros carpinteros Grajales y Juara no labraron las cubiertas de la iglesia, simplemente se concertaron para clavar las tablas en la armadura que el Convento de San Francisco debía dar asentada sobre los muros. El concierto no describe la conformación de la armadura, pero deducimos que, de acuerdo a la gran anchura de la nave central, se trataba de una armadura de par y nudillo, por el estilo de las muchas que todavía se conservan en iglesias rurales virreinales peruanas. El plazo de cuatro meses establecido en el concierto de obra para dar acabada de todo punto y en toda perfección la obra denota que sólo correspondía a un trabajo muy simple. Por tener un punto de referencia, el carpintero mudéjar Alonso Velázquez se comprometió a labrar la armadura de cinco paños para la iglesia del Monasterio de La Limpia Concepción en el plazo de un año y nueve meses, a pesar de que la iglesia concepcionista era mucho más pequeña que la del Convento de San Francisco. Los carpinteros Grajales y Juara pusieron las tablas «de grosor cada una de un dedo poco más o menos», los maestros y oficiales, sus manos, y la clavazón; y por todo ello recibieron el pago de «dos mil pesos de buena plata corriente», lo que patentiza la simplicidad del trabajo que realizaron. Las tablas de la armadura quedaron del color natural, sin recibir pintura, y por supuesto sin el dorado de los lujosos alfarjes mudéjares labrados en Lima durante la primera mitad del siglo xvii. La remota iglesia franciscana de 1560 estaba a tono con la sencillez de toda la arquitectura virreinal de Lima hasta finalizar el siglo xvi, que tuvo un carácter provisional. No existían en 1560 las otras grandes iglesias conventuales, y ni siquiera la segunda iglesia Catedral de Lima del tiempo del Arzobispo Loayza.

6En el primer tercio del siglo xvii emprendieron los frailes franciscanos la reforma sistemática y continuada de la iglesia simplicísima de mediados del siglo xvi. Constituyó la base para todas las transformaciones la incorporación de un crucero abierto en el año 1613, que ponderó por su amplitud el cronista Bernabé Cobo. Los historiadores mencionan esta reforma, pero no han explicado en qué manera afectó a la planta gótico-isabelina de la iglesia de mediados del siglo xvi.

7En realidad, la formación del gran crucero que alababa Cobo se realizó en dos etapas consecutivas e independientes. Se cumplió la primera etapa el dicho año de 1613 del siguiente modo: «se ha alargado el crucero de la capilla mayor poniendo la reja del arco toral más hacia el cuerpo de la iglesia» (A.C.S.F., registro 31, número 4). La apertura inicial del crucero no modificó en algo la planta de la iglesia gótico-isabelina, ni tampoco alteró su longitud, que ha permanecido estable hasta nuestros días. Contaba la iglesia con una nave central abierta y con dos naves laterales de capillas-hornacinas cerradas. Para formar el crucero de 1613, dejaron libre y despejado el espacio de las segundas capillas laterales a partir de la capilla mayor; de tal forma que la capilla mayor se amplió con un segundo espacio tomado de la nave, además del que tenía de antiguo; y el crucero que entonces sólo tenía tres tramos, se intercaló entre las dos primeras capillas-hornacinas, que eran la de San Antonio de Padua y la de San Buenaventura, y las restantes capillas-hornacinas del cuerpo de la iglesia. El crucero de 1613, sólo ocupaba una parte del espacio de todo el crucero ampliado posteriormente.

8La segunda etapa en la formación del crucero que alababa Bernabé Cobo fue iniciada el año de 1620 por los mayordomos de la cofradía de Aránzazu, que ampliaron su capilla institucional situada en el brazo del crucero del lado de la epístola, mediante la compra de un terreno externo tomado del cementerio de la iglesia; con lo cual añadieron otro tramo a su capilla e iniciaron el crucero de los cinco tramos que todavía perdura en la planta de la iglesia franciscana. Se completó todo el crucero de los cinco tramos realizando otra obra de ampliación similar en el lado opuesto al de la capilla de Aránzazu.

9Los cronistas franciscanos Córdova y Salinas, Rodríguez Guillén y Rodríguez Tena ponderan la planta de cruz de Caravaca en la iglesia de Señor San Francisco, que estaba conformada por dos cruceros contiguos a continuación de la capilla mayor: un crucero de tres tramos, y otro de cinco tramos. Apareció establecida esta planta de cruz de Caravaca cuando los vascongados ampliaron su capilla en 1620,con lo que se transformó el crucero de tres tramos abierto por Fray Miguel de Huerta en 1613 en otro crucero de cinco tramos; y además cuando las capillas antes cerradas de San Antonio de Padua y de San Buenaventura fueron relacionadas para formar el segundo crucero menor de los tres tramos adjunto al de los cinco tramos. Aunque la planta de cruz de Caravaca perdura en la iglesia de 1657-1672, ella procede de las reformas introducidas durante el primer tercio del siglo xvii en la primera iglesia de 1560.

10Esta reconversión interna acarreó la modificación de la armadura simplísima de par y nudillo entablada por Grajales y Juara en 1560. Aquella armadura de aspecto rural se extendía por toda la nave central alargada; pero al menos el nuevo crucero de los cinco tramos discontinuaba su trayectoria continua por el sector cercano a la capilla mayor. Toda la extensa nave central de 1560 vino a quedar fragmentada en dos partes que requerían distinta clase de cubiertas. Para todo el largo espacio entre el nuevo arco toral y la puerta de la calle se cambió la armadura ordinaria de par y nudillo por otra armadura mudéjar más vistosa, a la que aludía el cronista Bernabé Cobo en un texto muy citado y conocido: «y se ha renovado el enmaderamiento del techo cubriéndolo de lazo y artesones dorados».

  • 1 Sobre este ensamblador de armaduras mudéjares puede verse San Cristóbal Sebastián, 1997.

11Atribuyó el Padre Benjamín Gento a Fray Miguel de Huerta además de la apertura del crucero en 1613, el ensamblaje de la armadura mudéjar sobre la nave central recortada (Gento Sanz, 1945: 119). Debo anotar que no considero en modo alguno plausible que Fray Miguel de Huerta ensamblara aquella armadura de lacería mudéjar, ya que era una labor artesanal muy especializada. Por el tiempo en que se ensambló aquella armadura tan grande y ornamentada, no pudo ejecutarla en Lima otro artesano más que el carpintero mudéjar Alonso Velázquez, que había realizado otras armaduras del mismo estilo en las iglesias1.

12El segundo sector fragmentado en la antigua nave central se extendía desde el nuevo arco toral hasta el muro testero de la capilla mayor. Según informaba el cronista franciscano Fray Diego de Córdova y Salinas, el Comisario General Padre Fray José Cisneros (1638-1645) hizo labrar durante su período de gobierno «las dos medias naranjas cubiertas del crucero y capilla mayor de nuestra iglesia de Lima de arquitectura ensamblaje y talla» (Cordova y Salinas, 1651: 557). La calificación empleada por el texto de «ensamblaje y talla» alude evidentemente a una construcción de madera, que tendría menor peso que si aquellas medias naranjas hubieran sido de cal y ladrillo: esto era de gran importancia en una iglesia que adolecía de tener cimientos poco profundos. No fueron las dos medias naranjas de la iglesia de Señor San Francisco las únicas medias naranjas mudéjares labradas con madera que existieron por aquellos tiempos en Lima. He documentado la obra realizada por el carpintero Alonso Velázquez para la iglesia jesuítica del Noviciado de San Antonio Abad, acerca de la que especifica el concierto de obra lo siguiente: «el crucero con media naranja con sus pechinas ni más ni menos y de la suerte y manera que la capilla de la iglesia del Convento de Monjas Descalzas excepto que no ha de ser de lazo sino de artesonado» (San Cristóbal Sebastián, 1988: 186).

13La tercera clase de las cubiertas correspondientes a este período del primer tercio del siglo xvii son las bóvedas vaídas de crucería que se labraron con cal y ladrillo para la capilla de Nuestra Señora de Aránzazu en el brazo del lado del crucero a mano derecha; y que también se construyeron después en el otro brazo extremo del mismo crucero de los cinco tramos en la capilla de La Limpia Concepción.Este hermoso conjunto gótico-isabelino y mudéjar de la primera mitad del siglo xvii se perdió por el hundimiento del arco toral de la iglesia franciscana en 1656.

14Durante la reconstrucción interna total de la iglesia de San Francisco por los años de 1657-1672 fueron introducidas en la nave central, los brazos del crucero y la capilla mayor las bóvedas de medio cañón con lunetos. Está claramente determinada la morfología de las nuevas bóvedas en la iglesia reconstruida; pero los historiadores sistemáticos han suscitado algunos problemas en cuanto a la interpretación histórica y a los materiales con que se labraron las bóvedas que inauguraron la iglesia franciscana en 1672, cuando la bendijo el obispo don Manuel de Mollinedo y Angulo antes de pasar a su diócesis del Cuzco.

15El primer problema se refiere a la originalidad histórica de las bóvedas de medio cañón labradas en la iglesia de San Francisco. Atribuyó don Emilio Harth-Terré a los constructores de San Francisco la iniciativa de haber introducido por vez primera en la arquitectura virreinal peruana las bóvedas barrocas de medio cañón. Escribía así Harth-Terré en el Prólogo a la obra del Padre Gento: «El sentido artístico del artífice lusitano Constantino de Vasconcelos y luego del limeño (¿?) Manuel de Escobar se han hecho patentes en esta obra. La novedad de las bóvedas de cañón corrido se aplican por primera vez ...»; «Así pues a San Francisco de Lima corresponde la iniciativa de las bóvedas a la romana, de cañón corrido» (Harth-Terré, 1945: XII-XIII).

16Para fundamentar su tesis contraponía Harth-Terré las bóvedas de la iglesia de San Francisco con las de la tercera iglesia jesuítica del Colegio de San Pablo (hoy San Pedro), que eran bóvedas vaídas de crucería del último gótico español. Pero resulta que entre las bóvedas jesuíticas de la década de 1630 y las bóvedas franciscanas de la década de 1660 intercedieron en Lima otras construcciones de bóvedas de las que no hizo mención Harth-Terré; y ellas amplían y diversifican el panorama histórico de la construcción de bóvedas de medio cañón en Lima. El alarife Domingo Alonso construyó en su planta actual la iglesia de La Vera Cruz junto al Convento e Iglesia de Santo Domingo hacia 1650, según lo he analizado en el libro Fray Diego Maroto alarife de Lima (1996a). El plano del convento e iglesia de Santo Domingo incluido en la obra del Padre Meléndez Tesoros verdaderos de las Indias, publicada en 1686, antes del terremoto de 1687, contiene también la planta de la iglesia de La Vera Cruz; y por ella se aprecia claramente que la nave y la capilla mayor estaban cubiertas con bóvedas de medio cañón. Consiguientemente, estas bóvedas de medio cañón fueron labradas antes del hundimiento de San Francisco, y antes de que Vasconcelos y Escobar pudieran pensar en proyectar las bóvedas franciscanas a partir de 1657. El mismo Manuel de Escobar había labrado bóvedas de medio cañón antes de completar las de la nueva iglesia de Señor San Francisco de Lima. Por el concierto notarial de obra del día 17 de abril de 1664 ejecutó Manuel de Escobar, natural de Gorgor en la provincia de Cajatambo, un largo cañón de bóveda para el Hospital de Señor San Bartolomé (Muñoz, 1644-1655).

17Otra iglesia limeña cubierta con bóvedas de medio cañón fue la del Hospital de San Diego o de San Juan de Dios en la que trabajó Manuel de Escobar antes de terminar la iglesia franciscana limeña. Esa iglesia hospitalaria de San Juan de Dios fue reconvertida a planta basilical con bóvedas de medio cañón desde 1657. Por el concierto notarial de obra del día 3 de diciembre de 1657, el alarife Francisco de Ibarra comenzó la reconversión de la iglesia juandediana, que después terminó de labrar Manuel de Escobar (Carvonero de Alva, 1657).

18Así mismo, el maestro mayor de fábricas Fray Diego Maroto había preparado el proyecto para construir la iglesia del Sagrario de La Catedral de Lima desde 1663, empleando en ella las bóvedas de medio cañón. Las controversias posteriores con el Deán y Cabildo de La Catedral no invalidan el hecho de que Maroto tenía proyectado cubrir esa iglesia con las bóvedas de medio cañón.

19A mediados del siglo xvii se vivía en Lima un ambiente arquitectónico de cambio de las antiguas cubiertas gótico-isabelinas y mudéjares por las bóvedas barrocas de medio cañón con lunetos. El hundimiento y la posterior reconstrucción de la iglesia de Señor San Francisco coincidieron ocasionalmente en pleno proceso general de la introducción de esta clase de bóvedas barrocas; y ambos alarifes constructores de San Francisco se acomodaron a la tendencia que de todos modos se hubiera impuesto en la arquitectura virreinal limeña de mediados del siglo xvii. Lo cierto es que a continuación de la iglesia de La Vera Cruz dirigida por Fray Diego Maroto, mostraron el nuevo rostro de las cubiertas barrocas al mismo tiempo otras cinco iglesias limeñas: La Soledad, San Juan de Dios, Los Desamparados, la capilla de San Pedro Mártir de la Inquisición, y la del Sagrario de la Catedral, cuya terminación se retrasó a causa de las pugnas entre los eclesiásticos atizadas solapadamente por Vasconcelos y Escobar contra Maroto.

20El segundo problema suscitado por los historiadores sistemáticos se ocupa del material con que fueron construidas las bóvedas de Señor San Francisco entre 1657-1672. En realidad, no es un problema erudito y circunscrito sólo a la iglesia franciscana, sino que repercute sobre la interpretación general del sistema constructivo de las bóvedas empleado en Lima durante la segunda mitad del siglo xvii.

21Defendió en solitario don Emilio Harth-Terré que las bóvedas franciscanas de 1657-1672 fueron labradas con cal y ladrillo (Harth-Terré, 1945: XII); pero no especificó en qué tiempo se cambiaron en San Francisco las bóvedas pesadas de cal y ladrillo por las posteriores ligeras de madera, cañas y yeso; pues sólo anotó Harth-Terré en general y en abstracto que «la adopción de materiales flexibles sobreviene definitivamente después del terremoto de 1746». Desde luego, no consta que las bóvedas de San Francisco se hubieran hundido en 1746, y que se rehicieran seguidamente. Parece que nadie se enteró de esta opinión de Harth-Terré, porque las interpretaciones de los historiadores se enderezaron por otras sendas.

22Desde la publicación del libro del Padre Benjamín Gento Sanz en 1945, ha prevalecido entre los historiadores sistemáticos la creencia ingenua en la perdurabilidad ininterrumpida de las primeras bóvedas franciscanas de medio cañón labradas en 1657-1672 hasta nuestros mismos días; de tal modo que hubieran resistido incólumes todos los terremotos acaecidos en Lima en tan largo período de tiempo. Todavía más, puesto que las bóvedas que ahora existen en la iglesia de Señor San Francisco de Lima están formadas de madera, cañas y yeso, deducen los historiadores sistemáticos que la técnica de los materiales flexibles de la madera, las cañas y el yeso, o sea la popular quincha, fue introducida por vez primera en las bóvedas franciscanas de 1657-1672. Infieren también, pero no demuestran documentalmente, los historiadores sistemáticos que las bóvedas de quincha de San Francisco inicialmente asentadas en la iglesia resistieron todos los terremotos de 1687, 1688, 1690 y 1746; y que por consiguiente el éxito de estas presuntas bóvedas determinó la generalización del sistema constructivo de la quincha para la construcción y reconstrucción de las iglesias limeñas desde el último tercio del siglo xvii. Profesó primeramente la tesis así esbozada el clásico Wethey; la reiteró Jorge Bernales Ballesteros; y el arquitecto Humberto Rodríguez Camilloni progresó más adelante aún hasta atribuir a don Constantino de Vasconcelos la invención de la técnica de la quincha aplicada supuestamente por vez primera en las bóvedas de la iglesia franciscana y en la reconstrucción del segundo cuerpo del claustro principal.

23He revisado críticamente estas interpretaciones de los historiadores sistemáticos en dos estudios basados en la documentación de archivo e histórica, que no conocieron ni usaron los defensores de la hipotética perdurabilidad indefinida de las presuntas bóvedas iniciales de San Francisco labradas con la quincha. Estos estudios, a los que remito, son los siguientes: San Cristobal, 1994a; 1997b.

24Los dos artículos demuestran históricamente que Vasconcelos y Manuel de Escobar cubrieron la iglesia de Señor San Francisco que reedificaban con bóvedas rígidas labradas con cal y ladrillo. La serie de los terremotos finiseculares dañaron irreparablemente aquellas bóvedas rígidas de materiales pesados, y fue necesario rehacerlas integralmente, lo que se realizó desde finales del siglo xvii con los materiales de la madera, las cañas el yeso. Ni Vasconcelos, que había fallecido en 1668, ni tampoco Manuel de Escobar fallecido en 1695 intervinieron para nada en la sustitución de las bóvedas franciscanas de cal y ladrillo que ellos construyeron por las posteriores bóvedas flexibles de la quincha. El cambio se realizó después de la muerte de los dos constructores de San Francisco. La variación de las sucesivas bóvedas franciscanas construidas con distintos materiales se inserta en el proceso más amplio del enfrentamiento entre los dos alarifes más representativos de la segunda mitad del siglo xvii, Manuel de Escobar y Fray Diego Maroto, los que profesaron técnicas diferentes para construir y reconstruir las bóvedas limeñas.

25Labró Manuel de Escobar en algunas iglesias bóvedas con los materiales pesados de la cal y el ladrillo. Consolidó con estos materiales las bóvedas de crucería en la iglesia dominicana de La Venturosa Magdalena. En base a esta experiencia satisfactoria, se encargó de reforzar la bóveda vaída de crucería de cal y ladrillo en la capilla mayor de la iglesia del Monasterio de Santa Catalina después del terremoto de 1678. Había construido Escobar las bóvedas nuevas de cal y ladrillo en las iglesias de San Juan de Dios, San Francisco y Los Desamparados, todas ellas anteriores al terremoto de 1687.

26Por su parte, el dominico Fray Diego Maroto labró unas bóvedas de cal y ladrillo en la iglesia de su Convento de Santo Domingo; pero ellas fueron derruidas por el terremoto de 1678. Debido a este fracaso, diseñó Maroto una nueva técnica de labrar bóvedas con madera, listones de cedro y yeso, la que aplicó en otras bóvedas sustitutorias de las hundidas en 1678 para la misma iglesia de Santo Domingo, y también en la iglesia del Sagrario de la Catedral antes del terremoto de 1687.

27Este era el panorama constructivo vigente en Lima antes del terremoto de 1687. La serie de los terremotos subsiguientes a este año de 1687 puso a prueba la resistencia de los dos sistemas empleados por Escobar y por Maroto. Resultaron gravemente dañadas e inservibles las bóvedas rígidas del cal y ladrillo construidas por Manuel de Escobar; mientras que resistieron en pie incólumes las bóvedas de madera labradas por Fray Diego Maroto.

28En la consulta que promovió el Virrey a los alarifes de Lima para que emitieran pareceres sobre la reconstrucción de las bóvedas de la Catedral dañadas en 1687 y 1688, propuso Fray Diego Maroto que se labraran con maderas y yeso porque las bóvedas que él había construido en la iglesia de su Convento de Santo Domingo resistieron sin daños esos terremotos; por otro lado opinó en solitario Manuel de Escobar que las bóvedas catedralicias se rehicieran con cal y ladrillo, pero no pudo vanagloriarse de que las bóvedas franciscanas por él labradas resultaran indemnes en esos terremotos. El Virrey aceptó el parecer de Fray Diego Maroto sobre la opinión solitaria de Manuel de Escobar. Me remito al libro sobre La Catedral de Lima (1996b), en el que he estudiado documentalmente este proceso. Pero hay otro hecho que no mencionan los historiadores sistemáticos: Maroto, Escobar y otros alarifes de Lima recorrieron las iglesias después del terremoto de 1687 en compañía del escribano Fernández Montano, que levantó acta de las inspecciones y de las opiniones de los alarifes limeños. Escobar no pudo por menos de reconocer entonces que las iglesias de Santo Domingo y de la Compañía de Jesús no habían sufrido daño en sus bóvedas; pero que la iglesia de San Francisco que él había cubierto con bóvedas rígidas de cal y ladrillo estaba arruinada y abandonada por los franciscanos.

29La técnica de las bóvedas de madera diseñada por Fray Diego Maroto, que he expuesto en el libro sobre La Catedral de Lima, resultaba muy costosa y compleja de aplicar; y sólo fue empleada personalmente por el mismo Fray Diego Maroto en las bóvedas de Santo Domingo, El Sagrario de La Catedral y las de la misma Catedral. Para la reconstrucción de las bóvedas en las otras iglesias limeñas, con menos recursos técnicos y económicos, recurrieron los carpinteros limeños posteriores a 1687 a la tradicional técnica de la quincha, por ser más económica y fácil de ejecutar, además de que se venía empleando en Lima para iglesias menores al menos desde 1657, según tengo documentado. Tal fue el caso de las bóvedas franciscanas que se volvieron a labrar después de 1687 con distinto material que las precedentes labradas por Vasconcelos y Escobar.

30En definitiva, han existido en la iglesia de Señor San Francisco reconstruida entre 1657-1672 dos clases de bóvedas de medio cañón: las de cal y ladrillo que sólo duraron hasta el terremoto de 1687, y las de la quincha que perduran desde el comienzo del siglo xviii hasta nuestros días.

Anexo documental

CONCIERTO DE OBRA: JUAN DE GRAJALES Y FRANCISCO DE XUARA PARA ENMADERAR LA ARMADURA DE SAN FRANCISCO (Ruiz, 1557-1563)

31En la ciudad de los Reyes del Perú en veinte y un días del mes de mayo de mil y quinientos y sesenta años estando dentro en el Monasterio de Señor San Francisco de esta dicha ciudad en presencia de mí el escribano y testigos de esta carta parecieren Juan de Grajales y Francisco de Xuara carpinteros y estantes en esta dicha ciudad y ambos a dos juntamente y de mancomún a voz de cada uno de ellos... otorgaron y concertaron que se obligaban y obligaron de cubrir de tablas de roble de grosor de cada una de un dedo poco menos que en más limpias y bien acepilladas las tres naves de la iglesia nueva del dicho Monasterio de San Francisco de esta dicha ciudad y hemos de clavar sobre el armazón de madera que el dicho Convento diere puesto sobre la dicha obra lo cual han de entablar bien por todo desde del crucero en adelante hasta la puerta mayor todo bien hecho y acabado y a vista de maestros que de ello sepan puestos por nuestra parte uno y por la parte del dicho convento otro poniendo para ello las tablas y clavazón con manos de maestros y oficiales lo cual han de comenzar a hacer desde primero día del mes de junio primero venidero de este presente año y lo darán acabado en toda su perfección dentro de cuatro meses cumplidos primeros siguientes desde el dicho día primero de junio en adelante y a lo más largo para el día del Señor San Francisco de este dicho año y por razón de todo ello así de manos como de tablazón y clavazón se ha de obligar la parte del dicho convento a darles y pagar cuatro mil pesos de buena plata corriente ...

32Fray Francisco de Morales Fray Juan de Padilla

33Provincial Guardián

34Juan de Grajales Francisco de Xuara

Notes

1 Sobre este ensamblador de armaduras mudéjares puede verse San Cristóbal Sebastián, 1997.

Table des illustrations

Légende Bóvedas altas de la nave central
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1148/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 210k

© Institut français d’études andines, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr