Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Nueva visión de San Francisco de Lima

 | 
Antonio San Cristóbal Sebastián

Capítulo IX. El claustro de San Francisco Solano

Texte intégral

Claustro de San Francisco Solano

1La magnificencia y la grandilocuencia de la nueva iglesia de Señor San Francisco sobresale de tal modo que ha opacado otras obras también de gran importancia arquitectónica realizadas en el mismo convento franciscano. Acaso ha contribuido a ello sin proponérselo y también sin preverlo, la ponderación que prodigaron los cronistas contemporáneos de la fábrica de la iglesia al Padre Fray Luis de Cervela magnánimo promotor de la terminación del templo; mientras que los superiores que impulsaron las obras conventuales subsiguientes no aparecen ponderados por otros cronistas con la misma ampulosidad gongoriana de la época.

2Distinguimos dos períodos sucesivos de notable actividad constructora en el convento de Señor San Francisco: la etapa de la segunda mitad del siglo xvii concentrada en la obra magna de levantar la gran iglesia; y otro segundo período en la primera mitad del siglo xviii dedicado a promover obras notables en el interior del convento. Corresponden a esta segunda etapa dieciochesca obras tan destacadas como la gran sacristía, la reconstrucción de la cúpula mudéjar sobre la escalera conventual, el claustro de San Francisco Solano, el claustro de San Buenaventura, y también el segundo cuerpo actual del claustro principal. El historiador de San Francisco de Lima, Padre Benjamín Gento Sanz apenas ha dedicado las páginas 154 y 306-307 del libro a mencionar someramente algunas de estas obras ejecutadas en la primera mitad del siglo xviii.

3Durante todo el siglo xvii solamente el primer claustro del convento de Señor San Francisco, situado al costado de la magna iglesia, se alzaba en dos cuerpos o pisos, mientras que los otros claustros y patios franciscanos no contaban más que con el primer cuerpo de arquerías. El grabado de Fray Juan de Benavides, que es contemporáneo de la terminación de la iglesia en 1673, representa con toda claridad el segundo claustro situado a continuación de la iglesia alzado entonces en un solo cuerpo de arquerías de medio punto. Este era el claustro sobre el que se construiría después el segundo cuerpo trilobulado que recibió la denominación de San Francisco Solano.

4El historiador Padre Benjamín Gento Sanz dedica estas líneas escuetas a historiar el claustro de San Francisco Solano: «el provincial Fray Gonzalo de Herrera, religioso emprendedor, laborioso y artista en sumo grado, levantó en honor del Santo un claustro compuesto de cuatro galerías, altas y bajas, adornando sus paredes con lienzos de la vida del santo» (Gento Sanz, 1945: 154). Esto y sólo esto es lo que comenta sobre este claustro de San Francisco Solano, y aunque publica una foto anterior al terremoto de 1940, no hace ningún análisis arquitectónico sobre tan bella y original obra franciscana.

5Por toda exposición acerca de este original claustro, el Padre Gento transcribía el pasaje de la crónica de Fray Pedro Rodríguez Guillén, contemporáneo de la terminación del claustro, en que lo describe con el lenguaje gongorino tan característico de las épocas: «Es un claustro compuesto de altos y bajos, con más de veinte y cuatro celdas capaces para la decente habitación de sus moradores: obra que en pocas veces se habrá visto lo que en ella, que es verse hermanadas la robustez con la preciosidad: obra toscana y dórica, consistente y pulida. Los pilares apartando —compitiendo— con los mármoles y los bronces; y unos arcos compitiendo entre sí mismos, tan industriosamente realzado de labores, que parece de alcorza a la vista, o que los labraron aguijones de abejas y asentaron los bailejos en cándida y dócil cera con todas las molduras de frisos, plintos, y medias cañas que pide el arte, ilustrándose sus ángulos altos con toda la milagrosa vida de Solano distribuida en lienzos de más de dos varas» (Gento Sanz, 1945: 305-306; véase Rodríguez Guillén, 1735: 49).

6El clásico Wethey señalaba la contraposición entre los arcos de medio punto sobre pilares de obra firme en el primer cuerpo, y los arcos trilobulados con modillones en las enjutas labrados con caña y yeso en el segundo cuerpo (Wethey, 1949: 90, 261). Por su parte, don Enrique Marco Dorta se limitaba a escribir lo siguiente: «el arco de tres lóbulos, sobre falsos pilares de sección cuadrada, se empleó en el claustro de San Francisco Solano en el convento de San Francisco (Marco Dorta, 1957: 14).

7En otros artículos anteriores he atribuido la construcción de este claustro de San Francisco Solano al alarife Francisco de Sierra, que por aquellos años ejercía el cargo de maestro mayor de obras del Convento de Señor San Francisco. Se había formado este alarife como maestro del oficio de albañilería en la escuela de aprendices que mantenían los franciscanos en el periodo de la construcción de la iglesia. Trabajó en la reconstrucción de la iglesia del monasterio de Santa Catalina de Sena, y cerró las bóvedas sobre la capilla de La Penitenciaría junto a la iglesia de San Pedro. Me remito a los estudios antes publicados.

8Analizamos ahora este claustro franciscano tal como se construyó y como aparece en las fotografías antiguas. La reconstrucción posterior al terremoto de 1940 no se ha adecuado fielmente al original.

9Los trabajos realizados en el claustro en la década de 1730 consistieron en añadir el segundo cuerpo de arquerías sobre el cuerpo primero que databa del siglo xvii. No era necesario modificar sustancialmente el primer cuerpo, por cuanto estaba formado por gruesos pilares labrados con cal y ladrillo, lo mismo que los paneles de las arquerías; estas estructuras podrían resistir encima un segundo cuerpo fabricado con los materiales ligeros de las maderas, las cañas y el recubrimiento de yeso. Durante la primera mitad del siglo xviii se añadieron segundos cuerpos de arcos trilobulados sobre los claustros de un solo cuerpo en otros conventos limeños, como el de San Agustín y el de Santo Domingo. Este claustro de San Francisco Solano reiteraba la misma tendencia que los otros claustros menores en los conventos limeños.

10La obra realizada en este segundo claustro franciscano no se redujo solamente a formar las arquerías superiores en los cuatro lados o «ángulos» como decían los alarifes virreinales limeños, ya que comprendió también la labor de construir el perímetro cuadrado de celdas para la vivienda de los frailes. Las arquerías externas servían como de adorno y de protección a los corredores por los que transitaban los frailes para entrar y salir a sus celdas simétricas abiertas hacia el cuadrado de los corredores con frente a las arquerías. No se trataba, pues, de una simple obra ornamental, sino de ampliar notablemente el sector de la vivienda habitada por los frailes franciscanos.

11Para levantar el segundo cuerpo de las arquerías trilobuladas aprovecharon los arcos del primer cuerpo que procedía del siglo xvii, pero introdujeron en ellos algunas modificaciones ornamentales de acuerdo a las nuevas tendencias del siglo xviii. Los pilares iniciales del primer cuerpo parecen haber sido semejantes a los del cuerpo bajo en el claustro principal del mismo convento franciscano: tendrían planta rectangular suficientemente larga como para recibir las roscas completas de cada dos arcos continuos, marcadas por sus archivoltas de molduras salientes. Estos pilares franciscanos semejan pilares dobles adosados; y parecen haber sido el tipo usual en los claustros del Convento de Señor San Francisco, porque además de este claustro de San Francisco Solano y del claustro principal existieron también en el claustro desaparecido de San Buenaventura. Todos estos pilares de los claustros franciscanos difieren de los pilares en el primer claustro principal del convento de Señor Santo Domingo que tienen planta estrictamente cuadrada, y que por consiguiente no sustentan el ancho de las roscas de cada dos arcos contiguos, sino que las enjutas sólo están ocupadas por el adorno triangular denominado «albanega» con el lado superior recto y los dos lados curvos inclinados convergentes en el vértice inferior a modo de delimitantes parciales e incompletos de las roscas de los arcos asentadas sobre el pilar conjuntamente.

12Los pilares en el claustro inicial existentes en el siglo xvii tenían planta rectangular con las esquinas formando un ángulo recto y su arista vertical. Cuando hacia 1733 labraron encima el claustro de San Francisco Solano, modificaron aquellos pilares rectangulares, recortando las esquinas en chaflán por un corto plano recto, que viene a disminuir la anchura de la cara externa del pilar mirando hacia el espacio abierto del claustro. Este recorte chaflanado de los pilares no se ha transmitido ni a las esquinas del entablamento superpuesto al pilar, ni tampoco a las aristas angulares de las roscas de los arcos trilobulados. Constituye una anomalía irregular, porque en los otros claustros en los que también se han recortado en chaflán las esquinas angulares de los pilares se continúa el chaflán desde un pilar al otro contiguo a través de los cubos de entablamento sobre los pilares y de las aristas recortadas de los arcos, como se puede observar en el primer cuerpo de los claustros principales de Señor San Agustín y de La Merced. Notemos también que el chaflando de las esquinas de los pilares no estaba todavía en uso durante la primera mitad del siglo xvii cuando se construyó este primer cuerpo del claustro llamado después de San Francisco Solano.

13Por efecto del recorte de las esquinas, han resultado más cortas las planchas del almohadillado superpuestas a los pilares. Se observa que tienen mayor anchura las planchas situadas en el intradós de los arcos que las de la cara lateral de los pilares; aunque inicialmente serían similares las planchas de las dos posiciones ahora indicadas.

14Consistió la segunda modificación realizada en 1733 en anteponer unas estrechas pilastras con las esquinas laterales también recortadas en chaflán en la cara externa de los pilares del primer cuerpo inicial. Ellas se prolongan en lo alto por otras pilastrillas almohadilladas que conforman a manera del alfiz enmarcando los arcos, es probable que existiera el alfiz en el primer cuerpo de este claustro labrado en el siglo xvii; con la peculiaridad de que en la ampliación del siglo xviii se han completado estas pilastrillas antepuestas en las enjutas de los arcos con una gran ménsula superpuesta sobre el entablamento que cierra el primer cuerpo. Se produce así en este entablamento una expansión volumétrica alternada rítmicamente. No estaban en uso estas ménsulas y su volumetría en los claustros limeños labrados en el siglo xvii, y de hecho no aparece en esta posición en algunos de los claustros limeños completados con el segundo cuerpo de arcos trilobulados existentes en los otros conventos de Señor San Agustín y de Señor Santo Domingo; y tampoco se encuentra en el primer cuerpo del segundo claustro de La Merced llamado de Los Doctores, labrado por el alarife Manuel de Escobar el año de 1662.

15Encontramos una composición similar de pilastras a modo de alfiz de los arcos y de ménsulas salientes adosadas sobre el entablamento en el frente interno de la Galería Superior del segundo cuerpo sobre la escalera en el claustro principal del mismo convento de Señor San Francisco; aunque en ella no se anteponen las pilastras a la cara externa de los pilares, y tampoco se recortan en chaflán las esquinas de los grandes pilares sustentantes de los arcos.

16El nuevo segundo cuerpo de este claustro de San Francisco Solano es sumamente original en su composición. Tanto los pilares como los paneles de las arquerías son mucho más delgados que los del primer cuerpo en el mismo claustro. Las notables diferencias en cuanto al grosor han sido salvadas colocando sobre el entablamento del primer cuerpo unos gruesos y anchos basamentos de cierta altura que sirven para la sustentación de los pilares propiamente dichos; ellos hacen la transición entre la distinta apariencia visible de los dos cuerpos. Desde un basamento a otro se tiende una balaustrada de madera para la protección de las personas. Los basamentos reducen directamente la altura de los pilares en este segundo cuerpo. Asientan directamente los pilares sobre una basa gruesa y escalonada, compuesta por un alto plinto rectangular y otras molduras descendentes.

17Por los tiempos en que se labró el segundo cuerpo de San Francisco Solano ya estaban en uso las columnas de madera como soportes de las arquerías trilobuladas, según aparece en otros claustros conventuales limeños; pero en este de San Francisco Solano introdujeron los pilares cuadrados, lo mismo que en el claustro dedicado ahora a galerías comerciales del convento de Señor San Agustín que parece haber sido el claustro de la enfermería.

18La baja altura de los pilares en el segundo cuerpo de San Francisco Solano solo permite recibir dos planchas rectangulares de almohadillados en cada una de sus cuatro caras. Terminan los pilares en una gruesa plataforma de cornisa que recibe inmediatamente la rosca de los arcos trilobulados: es similar a la basa de los pilares, pero puesta en posición invertida.

19Los arcos trilobulados guardan la más estricta regularidad en sus componentes: el arco central de medio punto se extiende en media circunferencia; y los dos lóbulos laterales son de un cuarto de circunferencia. Tienen marcada la rosca de los arcos; y se adornan con el almohadillado de planchas tanto en la rosca, como en el intradós, al igual que los pilares de sustentación.

20En las enjutas de los arcos trilobulados están incorporados los clásicos modillones de volutas enrolladas, sobre los que asienta una corta pilastrilla que hace quebrarse en saliente al entablamento terminal del segundo cuerpo. Constituye la estructura ornamental de más plena actualidad en los claustros limeños trilobulados que se labraron durante la primera mitad del siglo xviii.

21La superposición escalonada de los gruesos cubos de entablamento sobre los pilares del primer cuerpo, las ménsulas antepuestas al entablamento terminal del cuerpo primero, los pedestales gruesos, los capiteles bajos salientes de los pilares del segundo cuerpo, y los modillones de volutas con sus pilastrillas encima en las enjutas de los arcos trilobulados conforman uno de los conjuntos más notables de expansión volumétrica plasmados en toda la arquitectura virreinal limeña en el frente exterior de los claustros conventuales.

Table des illustrations

Légende Claustro de San Francisco Solano
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1146/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 280k

© Institut français d’études andines, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr