Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Nueva visión de San Francisco de Lima

 | 
Antonio San Cristóbal Sebastián

Capítulo VIII. El claustro de la enfermería

Texte intégral

Vista de la escalera principal del claustro de la enfermería

1La lectura atenta del grabado de Fray Juan de Benavides dibujado en 1673 con la perspectiva general del Convento e Iglesia ofrece la vista de la multiplicidad de claustros en el área extensa del Convento de San Francisco. Aparece algún tanto irregular la distribución de los claustros, que no se acomodan a una disposición cuadriculada muy estricta, debido acaso a la amplia disponibilidad del terreno. Por contraste con el de San Francisco, el plano de Meléndez sobre el Convento de Santo Domingo muestra una más apretada y compacta urbanización claustral dentro de un espacio más reducido y estrictamente rectangular.

2En el grabado de Benavides, todos los claustros franciscanos, con la excepción del principal, contaban entonces con un solo cuerpo o planta. Aparece situado entre la portería y la iglesia de La Soledad la parte remanente del claustro en el que el Padre Cervela hizo tapiar las ventanas de las celdas abiertas hacia la calle; y que además fragmentó para permutar la parte de la esquina con el solar de la primitiva capilla de La Soledad. La edificación del segundo cuerpo de celdas en otros claustros franciscanos comenzaría a resultas del traslado forzoso de los frailes que habitaban el claustro entregado a la Cofradía de La Soledad para levantar en él su capilla.

3Los claustros conventuales de la Enfermería solían tener menores dimensiones que los de celdas por tratarse de un servicio comunitario transitorio. Es posible que el del Convento de San Francisco haya sido uno de los más tardíos entre los claustros franciscanos en levantarse; lo cual no implica que no existiera en el Convento desde antiguo una cómoda y acogedora enfermería. Sucede que las arquerías y los corredores que conforman la arquitectura del claustro suelen ser construcciones posteriores a las habitaciones o dependencias localizadas en su perímetro externo. Formaron estos ambientes conventuales un cuadrado abierto a manera de plaza urbana. Dentro del espacio libre delimitado por las habitaciones se introducían después los cuatro lados o «ángulos», como entonces se decía, de las arquerías y se cubrían los pasadizos formados entre ellas y el perímetro murario circundante.

4Conozco algunos conciertos notariales de obra para construir en diversos Conventos y Monasterios los ángulos de arquerías dentro del perímetro de un cuadrado de habitaciones previamente existente. En algún caso, como en el colegio franciscano de Guadalupe, se construyeron los lados de arquerías gradualmente, no todos al mismo tiempo, pues el claustro que conoció iniciado el cronista Cobo hacia 1630, lo llegó a terminar el alarife Manuel de Escobar bastantes años después.

5He descubierto en el Archivo General de la Nación el concierto notarial de obra para fabricar las arquerías del claustro de la Enfermería en el Convento de San Francisco. El historiador franciscano Padre Benjamín Gento Sanz sólo describe la ornamentación de este claustro; pero no narró su historia, ya que sólo contó para escribir su libro con la documentación existente en el archivo del Convento, pero no recurrió a otros repositorios documentales externos.

6Firmó el concierto notarial del día 20 de agosto de 1597 el Síndico del Convento Juan López Altopica con los oficiales de albañilería Lucas Altamirano y Pedro Gallego. Se obligaron ellos a hacer «el claustro de la Enfermería que se ha de hacer en el dicho Convento que son cuatro lienzos de cinco arcos en cada lienzo». Ofrece el concierto la descripción de su ambientación arquitectónica: «ha de ser hecha de obra toscana y han de llevar dos hiladas de plinto y un bocel y media escocia encima su capitel buces y cornisa toscana con su coronita cuadrada y ha de ir todo encalado de blanco». Era una obra estrictamente renacentista conforme al estilo de la época.

7Cobraron los albañiles por su trabajo 450 pesos de a 9 reales el peso; y el Convento daba los materiales para la obra. Se debía terminar para el día de Pascua de Navidad del mismo año de 1597.

8Los oficiales de albañilería labraban sólo el cuadrado de las arquerías internas. Después entraban a trabajar los carpinteros para cubrir con cuartones y tablas los corredores entre las arquerías y las habitaciones perimetrales. Esta segunda obra se realizaría durante el siguiente año de 1598. Acompañamos el concierto notarial de obra de este claustro.

CONCIERTO DE OBRA PARA EL CLAUSTRO DE LA ENFERMERÍA (Gómez de Baeza, 1597-1598)

9En la ciudad de los Reyes del Perú en veinte días del mes de agosto de mil y quinientos y noventa y siete años ante mí el presente escribano y testigos de suso escritos parecieron presentes Lucas Altamirano y Pedro Gallego oficiales de albañilería residentes en esta ciudad ambos juntos y cada uno de ellos por sí in solidum y de mancomún ... otorgamos que somos convenidos y concertados con Juan López Altopica Síndico del Monasterio de Señor San Francisco de esta cuidad que está presente en que se obligan de hacer el claustro de la Enfermería que se ha de hacer en el dicho Convento que son cuatro lienzos de cinco arcos en cada lienzo la cual dicha obra del dicho claustro ha de ser hecha de obra toscana y han de llevar dos hiladas de plinto y un bocel y media escocia encima su capitel buces (sic) y cornisa toscana con su coronita cuadrada y ha de ir todo encalado de blanco tres de cal y una de arena y cinteada y raspada y las basas y capiteles y la cornisa blanqueada sin cinta y todo ello bien hecho y bien acabado a vista de oficiales que lo entiendan y nos obligamos de comenzar luego a hacer la dicha obra y darlo todo hecho como está dicho y acabado de todo punto para el día de Pascua de Navidad primera venidera de este año en que estamos de la fecha y por su trabajo se les ha de dar y pagar por el dicho Síndico cuatrocientos y cincuenta pesos de plata corriente de a nueve reales el peso pagados por esta orden que luego se les ha de dar cien pesos cincuenta pesos a cada uno y mediada la dicha obra de allí adelante otros cien pesos a cada uno la mitad y después de acabada la dicha obra como la vayan haciendo les han de ir dando plata de manera que estando acabada se han de acabar de pagar los dichos cuatrocientos y cincuenta pesos = y confesaron estar contentos y pagados de los dichos cien pesos por cuanto los recibieron del dicho Juan López Altopica cada uno de ellos cincuenta pesos en presencia de este escribano y testigos de que doy fe y se obligaron de no alzar mano de la dicha obra y de no faltar de ella hasta la dar acabada de todo punto y si alguno faltare algún día en la dicha obra ha de poner y meter otro oficial en su lugar que sea tal y tan bueno y si ambos faltaren de la dicha obra y no la dieren acabada al dicho plazo que el dicho Síndico o el Guardián del dicho Convento puedan poner y meter otros oficiales que acaben la dicha obra de la manera que dicho es y si más costaren del precio en que están concertados lo pagarán por sus personas y bienes la averiguación de lo cual dejan diferido en sólo la declaración con juramento de los dichos Síndico y Guardián o de cualquiera de ellos y prometieron de no decir ni alegar cosa alguna que lleva provecho so pena de no ser oídos ni admitidos en juicio ni fuera de él estando presente el dicho Juan López Altopica Síndico aceptó esta escritura en su favor y del dicho Convento según dicho es y se obligó de dar y pagar a los susodichos los dichos pesos que así se les restan debiendo a los dichos plazos con las costas a cada uno la mitad según dicho es y han de dar a los dichos oficiales todos los materiales que fueren necesarios para que la dicha obra no pare y a ello sea apremiado por todo rigor y para ello todas las dichas partes obligaron sus personas y bienes habidos y por haber y dieron poder cumplido a las justicias de su Majestad de cualesquier parte que sean a cuyo fueron se sometieron y renunciaron el suyo propio y la ley Sic convenerit de iurisdictione omnium iudicum para que a ello les apremien como por sentencia definitiva pasada en cosa juzgada y renunciaron todas y cualesquier leyes fueros y derechos de su favor con la que prohíbe la general renunciación de leyes y el dicho Juan López Altopica lo firmó de su nombre y por los oficiales dos testigos a los cuales yo el escribano doy fe que conozco siendo testigos Juan Altamirano y Francisco Hernández Segura y Domingo Alonso residentes en esta cuidad.

10Juan López Altopica

11Por testigo Francisco Hernández Segura

12Por un otro testigo Juan Altamirano

13Ante mí

14Rodrigo Gómez de Baeza

15Escribano

Table des illustrations

Légende Vista de la escalera principal del claustro de la enfermería
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1145/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 200k

© Institut français d’études andines, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr