Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Nueva visión de San Francisco de Lima

 | 
Antonio San Cristóbal Sebastián

Capítulo II. El tercer cuerpo de la portada

Texte intégral

Portada principal en el tercer cuerpo superior

1La portada principal de la iglesia de Señor San Francisco es uno de los problemas irresueltos y más arduos de la historia de la arquitectura virreinal limeña. No se han encontrado hasta el presente fuentes documentales de archivo que manifiesten quién fue el autor de la traza o siquiera el ejecutor material de esta portada. Solo sabemos indirectamente, por el testimonio de Mugaburu, que en el año de 1672 la portada estaba inconclusa, aunque parece que la terminaron de labrar antes de regresar a España el Padre Cervela. Dejamos de lado las especulaciones de Wethey acerca de la vinculación de un tal Carlos Pavía, ciertamente inexistente, o de su taller, con esta portada, por la sencilla razón de que no existió en Lima ningún alarife o ensamblador de tal nombre; a pesar de la opinión en contra del Padre Vargas Ugarte que atribuyó indocumentadamente al tal Carlos Pavía el retablo catedralicio de La Concepción, cuyo autor documentado es Asensio de Salas.

2Prestan valiosa ayuda para estudiar esa portada franciscana principal los dos grabados contemporáneos de la terminación de la iglesia hacia 1674: el del mercedario Pedro Nolasco, y el del franciscano Fray Juan de Benavides. Suponen los intérpretes que Nolasco representó en su grabado un proyecto general de la iglesia diseñado por Vasconcelos, y que fue modificado en la obra finalmente realizada; en cambio, es patente que el grabado de Benavides corresponde a la iglesia tal como se terminó. Consideran también los comentaristas que las notables diferencias entre los dos grabados atañen solo a la ornamentación de las torres, y a la altura correlativa de la portada respecto de las dos torres, pues en el grabado de Nolasco la portada se eleva hasta la terminación del segundo cuerpo de las torres, mientras que en el grabado de Benavides la misma portada alcanzó solo la altura actual hasta la terminación del primer cuerpo de las torres. Afirman además todos los intérpretes que los dos grabados representan fielmente el diseño de la portada, sin variación alguna entre ellos y la obra realizada y existente.

3En realidad, el atento examen de los dos grabados revela algunas diferencias importantes acerca de la portada, tanto entre los grabados entre sí como entre ambos y la portada tal cual está ejecutada.

4En el grabado de Pedro Nolasco las tres hornacinas del segundo cuerpo de la portada asientan al mismo nivel, y ocupan toda la anchura del muro entre las dos torres; además las linternas laterales aparecen colocadas a los lados del tercer cuerpo. El grabado de Benavides adecua todos los detalles a la conformación definitiva de la portada tal cual existe en su mayor parte, y parece como si este dibujante franciscano se hubiera esmerado en reproducir con toda fidelidad la obra ejecutada en los dos primeros cuerpos hasta el momento de ejecutar su dibujo; incluso traslada las linternas desde el tercer cuerpo donde las colocaba Nolasco hasta los lados del segundo cuerpo donde quedaron en la parte definitiva.

5Concuerdan los dos grabados en la representación de todo el sector superior al segundo cuerpo, excepto en el detalle ya anotado de la colocación de las linternas; y ambos grabados difieren conjuntamente de la traza definitiva que aparece en la portada actualmente existente en el sector del tercer cuerpo. Los dos grabados representan en el centro del tercer cuerpo el ventanal ovalado abierto para la iluminación del coro alto de los frailes; pero todo el espacio circundante de este vano carece de los elementos arquitectónicos, como las pilastras o columnas, las cornisas, algún entablamento terminal o frontones; y por consiguiente, no logra una conformación estructural equiparable a la armoniosa distribución de los dos primeros cuerpos. A falta de una organización integrada por elementos arquitectónicos, los dos grabados rellenan totalmente la parte superior de la portada con follaje ornamental de tallos curvilíneos; pero no dibujan alguna composición orgánicamente arquitectónica dispuesta con los elementos indispensables en una portada propiamente dicha.

6La falta de información histórica nos impide determinar cuál haya sido la traza o diseño plasmado inicialmente en la portada principal franciscana. Cabe aceptar la suposición de que los dos grabados hubieran sido dibujados antes de iniciarse el tercer cuerpo de la misma portada, por cuya razón no pudieron representarlo fielmente. Pero también es plausible suponer que la portada fuera terminada con el tercer cuerpo que representan los dos grabados, y que fue cambiada posteriormente para introducir la conformación actual en una época posterior que habrá que determinar.

7De hecho, aunque no lo hayan observado los estudiosos, es patente que el tercer cuerpo actualmente existente en la portada principal de Señor San Francisco difiere totalmente del que dibujaron al unísono los dos grabados de Pedro Nolasco y de Fray Juan de Benavides. Pero es que además disuena con relación al despliegue arquitectónico tan racional en los dos primeros cuerpos. Los dos grabados representan sin diferencia apreciable un tercer cuerpo a manera de un gran panel decorativo desprovisto de todo componente arquitectónico exceptuando el ventanal.

8A diferencia de ello, el tercer cuerpo actual carece del follaje de libre disposición circundante del ventanal ovalado que representan los dos grabados de 1673. Este tercer cuerpo aparece ahora conformado por elementos arquitectónicos en lugar del follaje. Sobre el segundo entablamento muy claramente resaltante asientan dos frontoncillos semicirculares en el eje de las columnas externas; y una venera mayor sobre el arco de la hornacina central. Se superponen a estos tres elementos decorativos unos cortos trozos de cornisa horizontal que se abren en los arcos verticales clásicos del barroco virreinal peruano, con grandes róleos superpuestos a los arcos flanqueantes del ventanal. A los lados del ventanal ovalado se alzan unas anchas pilastras acanaladas con modillones en lo alto a modo de capitel, a la manera limeña. Recubre el sector central integrado por el vano y las pilastras un gran arco de cornisa. El tercer cuerpo no tiene anchura homogénea en toda su altura; porque su mitad superior muestra menor anchura que la mitad inferior del mismo cuerpo; mientras que los dos grabados representaron el follaje del tercer cuerpo con la misma anchura en todo lo alto.

9El historiador del Convento de San Francisco, Padre Benjamín Gento Sanz, que no conoció los dos grabados publicados con posterioridad a la aparición de su libro en 1945, reconocía que el tercer cuerpo actual de la portada franciscana principal «acusa exceso de decadencia e intromisión de churriguerismo insignificante»; y añade que, «a pesar de esta diferencia de estilo, afirmamos que los tres cuerpos fueron ejecutados en la misma época». Supone también que «los terremotos de 1687 y 1746 no han hecho gran mella en el conjunto del imafronte».

10Aunque el arquitecto Humberto Rodríguez Camilloni conoció y publicó los dos grabados de Nolasco y Benavides, y los confrontó con la composición de los tres cuerpos de las torres y el almohadillado de las mismas torres; no ha advertido ninguna diferencia entre la representación que ofrecen los dos grabados del tercer cuerpo de la portada, y la conformación actualmente existente en este sector superior.

11No se puede negar que la portada principal de Señor San Francisco fue labrada inicialmente hacia 1673 con tres cuerpos; pero el problema se reduce a precisar si la conformación del tercer cuerpo ahora existente es la misma históricamente que se labró hacia 1673-1674, o es distinta del original y ha sido añadida en algún tiempo posterior a la terminación de la misma portada principal. Si damos fe a la representación que ofrecen los grabados del tercer cuerpo, la segunda alternativa ahora apuntada sería la correcta; y ello deja abierta la pregunta acerca de cuándo se labró el tercer cuerpo actual y diferente del que representan los grabados.

12Tomamos en cuenta ahora otro tercer factor no menos decisivo: el tercer cuerpo actual difiere de los dos cuerpos inferiores en grado notable y ostensible en cuanto a la estructuración, el diseño, los motivos ornamentales y la técnica del tallado de la piedra, que manifiestamente no pudo ser diseñado ni ejecutado por el autor de los dos primeros cuerpos de la misma portada ahora existentes, los que guardan entre ellos la más plena armonía en lo tocante al estilo, la traza y el tallado de la piedra. Baste notar cómo las pilastras estriadas que flanquean el ventanal ovalado y su modo vulgar de conexión con el arco terminal de cornisa superpuesto al ventanal ovalado desentonan de la finura de las columnas y del entablamento del primer cuerpo. El entablamento del segundo cuerpo, los arcos de cornisa flanqueantes del ventanal y el arco de cornisa que corona toda la portada actual muestran una tosquedad de ejecución y una anchura desmesurada, que contrastan netamente con la finura con que se ha ejecutado el primer entablamento y sus arcos abiertos de cornisa.

13Anotamos de pasada que la atribución del diseño de la portada principal franciscana a Constantino de Vasconcelos y la ejecución de ella a Manuel de Escobar, propuesta por algunos intérpretes, no cuenta con el menor respaldo documental que la avale, y no pasa de ser una mera suposición empírica, que por lo demás tampoco resuelve el problema ahora planteado acerca del tercer cuerpo actual de la portada.

14Creemos que hay que revisar la evaluación de los daños sufridos por la iglesia de Señor San Francisco en el terremoto de 1687 y en los terremotos complementarios de 1688 y 1690. Las únicas bóvedas de madera y yeso labradas en las grandes iglesias de Lima antes de 1687 fueron las de la iglesia del Convento de Señor Santo Domingo y las de la iglesia del Sagrario de La Catedral, construidas según la técnica especificada por el alarife dominico Fray Diego Maroto y empleada después en la reconstrucción de las bóvedas de La Catedral de Lima. A diferencia de ellas, he demostrado cómo el alarife Pedro Fernández de Valdés cubrió la nueva iglesia de La Soledad junto a San Francisco con bóvedas de cal y ladrillo entre los años de 1669 y 1674, que resultaron hundidas en el terremoto de 1687. De igual modo, el alarife Manuel de Escobar cubrió por los mismos años la iglesia reconvertida del Hospital de San Juan de Dios con bóvedas labradas con los materiales pesados de la cal y el ladrillo. Con estos mismos materiales ejecutó el mismo alarife Manuel de Escobar las bóvedas primeras de la nueva iglesia de Señor San Francisco. En modo alguno se labraron tales bóvedas franciscanas iniciales con la madera, el yeso y las cañas.

15Aquellas bóvedas labradas con cal y ladrillo por Manuel de Escobar en San Francisco resultaron dañadas irreparablemente en el terremoto de 1687 y en los terremotos sucesivos; y tuvieron que ser cambiadas por otras bóvedas posteriores que se fabricaron con la madera, las cañas y el yeso. Discrepamos totalmente de la opinión de los expositores que consideran las bóvedas actualmente existentes en la iglesia de San Francisco como las mismas que levantó Manuel de Escobar antes de 1673.

16Hemos formulado esta digresión acerca del cambio de las bóvedas franciscanas después de 1687, porque ello nos ayuda a explicar la modificación sufrida por el tercer cuerpo de la portada principal labrada entre 1672-1674. La ruina de las bóvedas de cal y ladrillo situadas detrás de la portada principal dejaría muy maltrecho el tercer cuerpo de la misma portada; y es muy posible que arrastraran consigo al suelo la parte alta del muro de los pies donde estaba la portada nueva. Por consiguiente, deducimos que las reconstrucciones de la iglesia de Señor San Francisco posteriores a los terremotos finiseculares debieron incluir el levantamiento de un tercer cuerpo nuevo para la portada principal franciscana. La reconstrucción superior de la portada acaecería lo más pronto posible durante el primer tercio del siglo xviii.

17El artífice de la reconstrucción de la parte superior de la portada, lejos de rehacer el trazado original que tuvo esa parte dañada antes de 1687, cualquiera que hubiera sido la disposición del primer estado de la portada en el tercer cuerpo de acuerdo a los dos grabados antes analizados, y de tratar de acomodar el tercer cuerpo nuevo a la traza, tallado y ornamentación de los dos cuerpos inferiores, introdujo otra obra de estilo heterogéneo y distinta de la apariencia que mostraba inicialmente la portada. Esto explica la disonancia total entre el actual cuerpo tercero y los dos cuerpos inferiores que no necesitaron ser reconstruidos después de 1687.

18Podrá alegar algún lector que el presente razonamiento está basado en simples suposiciones, y que no hemos aducido alguna documentación de archivo probatoria de lo que afirmamos. Creemos, sin embargo, que no se pueden soslayar estos hechos evidentes que no han sido advertidos o tomados en cuenta por los historiadores sistemáticos.

  • Los dos grabados contemporáneos de la terminación de la portada principal representan el tercer cuerpo de modo totalmente distinto del actual.
  • La composición y el tallado del tercer cuerpo de la portada actual difiere radicalmente del diseño, la ornamentación y el tallado de los dos primeros cuerpos en la misma portada actual.
  • Las bóvedas iniciales de la iglesia de San Francisco labradas por Manuel de Escobar eran de cal y ladrillo, y en manera alguna de madera, cañas y yeso.

19A partir de estas tres premisas objetivas y comprobadas, cobra coherencia la interpretación que proponemos, según la cual el tercer cuerpo actual de la portada no es obra original del siglo xvii, sino que fue reconstruido en el primer tercio del siglo xviii.

Table des illustrations

Légende Portada principal en el tercer cuerpo superior
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1139/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 251k

© Institut français d’études andines, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr