Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Nueva visión de San Francisco de Lima

 | 
Antonio San Cristóbal Sebastián

Introducción

Texte intégral

1La iglesia y el convento de Señor San Francisco en Lima conservan todavía con prestancia su monumentalidad y diversidad arquitectónicas, a pesar de la pérdida de alguno de sus claustros conventuales. La arquitectura de este gran complejo franciscano representa dignamente la evolución en los modelos y estructuras en parte aplicados tradicionalmente por los primeros constructores virreinales, y en parte importante creados originalmente por otros alarifes posteriores.

2Las interpretaciones formuladas por los historiadores sistemáticos convencionales sobre el conjunto monumental de San Francisco lejos de presentar la secuencia completa del desarrollo arquitectónico seguido en los variados edificios del conjunto franciscano, han limitado restrictivamente su vigencia al corto periodo de la reconstrucción de la iglesia entre los años de 1656 y 1674. Constituye, en verdad, esta etapa histórica, un momento brillante en la formación de la arquitectura virreinal limeña; aunque no pueda ser caracterizada la iglesia de Señor San Francisco como la iniciadora exclusiva y determinante del cambio hacia el barroco virreinal en Lima, ya que intervinieron también en ello otros monumentos significativos.

3Pero nos interesa destacar que aquel corto periodo de la reconstrucción de la gran iglesia tal como se inauguró en 1672, no concentra privativamente toda la evolución prolongada de la arquitectura que se cumplió en el conjunto de la iglesia misma y del convento de San Francisco. Antes y después de la etapa de la reconstrucción de la iglesia se realizó arquitectura muy destacable en los amplios edificios franciscanos limeños.

4Las investigaciones reunidas en este libro han ido apareciendo en el Boletín Archivo San Francisco desde 1994 hasta la fecha, y se ofrecen ahora juntas para presentar una visión más amplia que era difícil obtener en los números aislados del citado Boletín.

5Estas investigaciones parciales pueden sugerir la apariencia de que han sido escritas con una rigurosa intencionalidad polémica. Es cierto que rectifican críticamente algunas de las interpretaciones formuladas por los historiadores sistemáticos y por los europeocéntricos; pero se podrá observar que en el fondo este libro pretende primariamente hacer surgir una diferenciación cronológica y estilística más diversificada en el acontecer de la arquitectura franciscana que la que proponen los historiadores comunes, que solo reiteran las informaciones de segunda mano.

6La interpretación histórica convencional acerca de la iglesia y convento de Señor San Francisco trasluce las mismas limitaciones que afectan a la que venimos denominando versión histórica sistematizada de la arquitectura virreinal. Los primeros investigadores de archivo asumieron de los repositorios documentales y publicaron algunas informaciones parciales e inconexas acerca de la arquitectura virreinal peruana. Era una búsqueda de datos escuetos y simplificados, más bien a modo de anotaciones superficiales; pero no estudiaron en amplitud la documentación de que tuvieron noticia. De todos modos, ese trabajo inicial de consulta a los archivos cesó al comenzar la década de 1950.

7El libro, muy valioso en su tiempo, del Padre Benjamín Gento Sanz titulado San Francisco de Lima, que apareció el año de 1945, pertenece con propiedad a aquella primera generación de los investigadores de archivo. No puede ser considerado como definitivo, lo mismo que las publicaciones de la generación de los iniciadores de estos estudios históricos sobre la arquitectura virreinal; ya que su autor solo investigó diligentemente los documentos existentes en el Archivo del Convento de San Francisco, pero no consultó la documentación de los otros archivos con fondos virreinales, entre ellos el Archivo General de la Nación donde está conservada la documentación fundamental para el estudio de la arquitectura virreinal.

8La generación de los historiadores inmediatamente siguiente a la de los primeros investigadores de archivo no practicó la consulta directa de los documentos originales para ampliar en algo el escaso caudal de las informaciones recopiladas hasta 1950. Se limitaron aquellos historiadores a consultar los datos de segunda mano, someros e imprecisos, que estaban publicados hasta 1950. Con tan escaso aprovisionamiento de datos empíricos y superficiales, que en un cierto porcentaje eran inseguros, formularon sistemas históricos con pretensión de validez general. La historia sistematizada resultante de estos trabajos apareció obviamente como incompleta, inexacta y generalizadora, pues los sistemas propuestos desbordaban ampliamente la parquedad de las informaciones empíricas disponibles sobre la arquitectura virreinal, en que se sustentaban. Por lo que atañe al conocimiento arquitectónico sobre San Francisco de Lima, las interpretaciones ofrecidas por Wethey, Bernales Ballesteros y Rodríguez Camilloni dependían exclusivamente de los conocimientos proporcionados por los primeros investigadores de archivo, en especial lo que había publicado el Padre Gento; por consiguiente no solo no aportaron alguna información histórica nueva, por somera que fuera, sino que especialmente acabaron por recluir toda la evolución arquitectónica de la iglesia y del convento de Señor San Francisco dentro del corto periodo de la reconstrucción de la iglesia entre 1657 y 1674, como si en ese tiempo limitado se hubiera remodelado también todo el convento, cosa que no acaeció como veremos por los capítulos del libro presente.

9La única ampliación informativa a lo conocido por el Padre Gento consistió en los grabados adjuntos a la publicación de las crónicas franciscanas, dados a conocer por Sánchez Cantón y por Rodríguez Camilloni. Precisamente de estos grabados derivaron ciertas confusiones y enredos de los que nos ocupamos en el libro.

10Al menos durante el siglo xvii, los franciscanos encomendaron la administración económica de sus obras a sacerdotes diocesanos que ejercieron con amor y diligencia el cargo de Síndicos del Convento de San Francisco. Es de lamentar que no se conserven en algún archivo los libros de cuentas llevados por los Síndicos, porque en ellos se podría investigar ampliamente la historia de la arquitectura y del arte virreinal del convento e iglesia de Señor San Francisco. Pero hay otra fuente documental de gran valor: aquellos Síndicos y los mayordomos de las cofradías fundadas en la iglesia de Señor San Francisco firmaron conciertos de obra ante notario para ejecutar determinadas construcciones y reconstrucciones en la iglesia y convento; y estos conciertos están asentados en los protocolos notariales conservados en el Archivo General de la Nación. Las investigaciones sobre los conciertos notariales de obra amplían y también rectifican la historia sistematizada propuesta con el escaso caudal de informaciones conocido hasta 1950.

11Si criticamos las limitaciones de la historia sistematizada acerca de la arquitectura virreinal, no es para detenernos en las simples críticas por más certeras que sean, pues de lo que se trata fundamentalmente es de procurar ampliar en algo el conocimiento histórico acerca de los edificios de San Francisco de Lima. Tenemos reunida abundante información de conciertos notariales de obra para ensamblar retablos destinados a la iglesia de San Francisco. Pero estos datos pertenecen a la pura historia, porque la barbarie de aquel Matías Maestro arrasó los retablos barrocos franciscanos, además de los de otras iglesias limeñas, como se lamentaba el Padre Gento. Nos limitamos en este libro a analizar la documentación referente a la arquitectura de obra firme, con la que no se metió el vendaval neoclásico.

12El ritmo en la evolución arquitectónica de la iglesia y convento franciscanos estuvo marcado unas veces por las decisiones libres de los propios frailes; y otras veces por la imposición violenta e imprevista de los terremotos. Podemos distinguir, al menos, hasta cuatro grandes periodos en el desarrollo arquitectónico de los edificios franciscanos.

13El primer periodo comprende las obras primeras realizadas durante el siglo xvi. Fueron construcciones de gran sencillez, que no hacían vislumbrar el despliegue arquitectónico y artístico acaecido posteriormente. La primera iglesia se cubrió con una armadura de madera muy sencilla. Tenía aquella iglesia planta gótico­isabelina formada por una sola nave central abierta, y dos naves laterales de capillas hornacinas de habitación cerradas e incomunicadas entre ellas; y carecía de crucero propiamente dicho que no integraba ese tipo de planta. Hemos documentado el claustro primero de un solo cuerpo y el claustro de la Enfermería, que se labraron a finales del siglo xvi.

14Se realizó un segundo periodo constructivo durante la primera mitad del siglo xvii, en el que se rectificaron algunas de las sencillas construcciones primeras. Durante la segunda década de este siglo xvii introdujeron en la planta de la iglesia el gran crucero que ponderaba con admiración el Padre Bernabé Cobo en su Historia de la fundación de Lima, pero no pudo ser completado con el pleno desarrollo de la planta basilical de tres naves abiertas, debido a la cimentación poco profunda de la primera iglesia. Se introdujeron las bóvedas vaídas de crucería en la capilla de Nuestra Sra. de Aránzazu, la de San Antonio de Padua y alguna otra capilla de cofradía; las medias naranjas de madera en la capilla mayor y el centro del crucero; y la armadura de lazos sobre la nave central. Hemos documentado en este periodo la ampliación de la capilla de Aránzazu por la que se formó el crucero de cinco tramos, único en las iglesias virreinales peruanas; algunas bóvedas sepulcrales que ahora forman el laberinto de las catacumbas; la remodelación completa del claustro principal; y la colocación de los famosos azulejos en el nuevo claustro principal del convento.

15El tercer periodo fue determinado por el hundimiento de la vieja iglesia en 1656 y la construcción de la iglesia actual durante los años de 1657-1674. Se analizan ahora las dos portadas de la iglesia correspondientes a este periodo. Pertenece también a la misma época la construcción de la iglesia de La Soledad, que permitió la remodelación de la portería conventual: hemos analizado estos edificios en un artículo publicado en la revista Historia y Cultura del Museo Nacional de Historia (1993: 205-241), aunque no se trata ahora de ellos en este libro.

16Los terremotos que asolaron Lima durante el último tercio del siglo xvii abrieron forzadamente un cuarto periodo de construcciones y reconstrucciones franciscanas que abarcó todo el primer tercio del siglo xviii. El Padre Gento limitaba este periodo constructivo solamente a la edificación de la gran sacristía y del claustro llamado de San Francisco Solano. Sin embargo, se trataba de un periodo más fecundo en construcciones que modificaron ciertos componentes arquitectónicos fabricados anteriormente. Por lo pronto, se cambiaron las bóvedas iniciales de cal y ladrillo que fabricó Manuel de Escobar en la iglesia de 1657-1674 por otras bóvedas de medio cañón labradas con cerchas de madera, cañas y yeso que duran hasta nuestros días. Atribuyo además a este periodo la reconstrucción total del segundo cuerpo en el claustro principal, sustituyendo los pilares de piedra de la primera mitad del siglo xvii por una construcción de madera, cañas y yeso de gran vistosidad; la construcción de la segunda bóveda vaída de madera de estilo mudéjar sobre la gran escalera principal, ya que la anterior bóveda mudéjar había sido destruida por el terremoto de 1687. También acaeció en este periodo la remodelación del tercer cuerpo en la portada principal de la iglesia, y la remodelación del segundo cuerpo en la portada de la portería conventual que se analizan en sendos capítulos.

17Las investigaciones presentadas en el libro no agotan todo lo que aún falta por estudiar documentalmente sobre el amplio y riquísimo conjunto monumental de la iglesia y el convento de Señor San Francisco de Lima. Apenas se desbrozan en el libro las sendas de estos cuatro periodos arquitectónicos en cuyo decurso quedan por investigar otras valiosas construcciones franciscanas.

18Agradezco al Sr. Dr. Armando Borda, Director del Centro de Publicaciones del Banco Central de Reserva del Perú, y al Sr. Dr. Henri Godard, Director del Instituto Francés de Estudios Andinos, la generosa acogida que han prestado para la publicación de este libro. Merece mi reconocimiento el Dr. Tomás Santillana por su colaboración en todo el proceso de preparar este libro.

© Institut français d’études andines, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr