Vous l’avez sans doute déjà repéré : sur la plateforme OpenEdition Books, une nouvelle interface vient d’être mise en ligne.
En cas d’anomalies au cours de votre navigation, vous pouvez nous les signaler par mail à l’adresse feedback[at]openedition[point]org.

Précédent Suivant

Capítulo 9. Un primer análisis comparativo del peso del turismo y los servicios intensivos en conocimiento en San Carlos de Bariloche: ¿una ciudad monoproductiva turística?

p. 229-256


Texte intégral

9. 1. Introducción

1Desde de las primeras décadas del siglo xix, y en particular a partir del proyecto de desarrollo turístico impulsado por Exequiel Bustillo, se ha asociado a San Carlos de Bariloche (scb) con la imagen de ciudad turística. Al mismo tiempo, se le ha atribuido a esta actividad el carácter de monoproducción (Rey, 2004; Nuñez y Fuentes, 2005; Navarro Floria y Vejsberg, 2009; Niembro, 2011; Oglietti y Colino, 2015). Pero además de contar con una importante infraestructura turística, scb ha sido el sitio de desarrollo de un entramado de actividades científico-tecnológicas que hoy cumplen un importante rol tanto a nivel local como nacional e internacional (Lugones y Lugones, 2004). Si bien se han realizado algunos trabajos cualitativos sobre este complejo, estos datan de más de una década, por lo que no pueden dar cuenta de la evolución más reciente del sector (Lugones y Lugones, 2004; Kozulj y otros, 2006; Kozulj y Lugones, 2007). Por otra parte, el imaginario de ciudad turística responde a discursos que se han ido autovalidando (por los propios investigadores) con el paso del tiempo, en paralelo a la ausencia de datos claros y concretos sobre el peso relativo de los diferentes sectores en la estructura productiva de la ciudad. Los pocos trabajos empíricos sobre la actividad económica de la localidad también se encuentran desactualizados (Kozulj, 1995; Monasterio y otros, 2009) y, si bien han hecho un análisis general de los diferentes sectores y estimado un Producto Bruto Geográfico (pbg), no han abordado particularmente al complejo de Servicios Intensivos en Conocimiento (sic) ni comparado su participación con respecto al sector turístico.

2Por ello, este trabajo tiene como objetivo hacer un aporte al debate acerca de la imagen de scb como ciudad monoproductiva turística a través de un ejercicio metodológico que permitirá identificar y delimitar los sectores de interés bajo un marco de comparabilidad internacional. Posteriormente, se expondrá un análisis empírico sobre la relevancia del sector turístico en relación al creciente y dinámico sector de servicios intensivos en conocimiento. Se desarrollará un trabajo metodológico para el que se deben atravesar dos retos: 1) definir, delimitar y cuantificar al sector turístico; y 2) hacer lo propio para el sector de sic (especialmente para las ramas de alta tecnología o high tech). Esto permitirá calcular la participación de cada uno de estos dos entramados en la actividad económica privada en la localidad (expresada en el nivel de ventas) y realizar una comparación relativa entre ambos. El trabajo tiene como hipótesis que, por la importancia creciente de las actividades de sic-high tech y las diversas problemáticas que ha atravesado el sector turístico durante los últimos años, el primero puede tener un peso significativamente mayor al que la comunidad (incluso la académica) le asigna.

3Para la delimitación y caracterización de ambos sectores, se recurrirá a abordajes metodológicos estipulados y reconocidos internacionalmente. De esta forma, serán cruzadas estas clasificaciones con la información que recogió, entre 2006 y 2019, la municipalidad de scb (mscb) a partir de la Tasa de Inspección, Seguridad e Higiene (tish). Cabe destacar que este es un tributo que alcanza a la totalidad de las actividades productivas, comerciales y de servicios registradas en la localidad.

4A continuación se presentarán brevemente los antecedentes de este trabajo, incluyendo la definición de los sic y algunas discusiones sobre el rol del turismo como motor económico de la ciudad. Luego se tratarán las cuestiones metodológicas que abarcan tanto a la definición de las actividades y su identificación en la información provista por la mscb, como también al tratamiento de esta última, destacándose además algunas particularidades, limitaciones y posibles sesgos que esta pueda introducir en el análisis. Finalmente, en la sección de resultados, se presentarán las series elaboradas, así como breves conclusiones acerca del comportamiento de la actividad económica local en comparación con aquella de la provincia de Río Negro (medida a través del Producto Bruto Geográfico) y el Valor Bruto de Producción para la Argentina. Además, se esbozarán algunas reflexiones y conclusiones generales sobre el trabajo realizado.

9. 2. Sobre los sectores en discusión y los antecedentes de este trabajo

9. 2. 1. Rol del turismo en el desarrollo (de scb)

5En el caso de scb, el turismo acompañó el desarrollo de una colonia dedicada principalmente al autoabastecimiento a través de la producción ganadera, agrícola, forestal y la explotación de una red comercial establecida con otras regiones cercanas, tanto del lado argentino como del lado chileno de la cordillera de Los Andes. Luego, hacia la segunda década del siglo xx, diversas políticas aduaneras restrictivas y el inicio de la Primer Guerra Mundial, con sus consecuentes dificultades comerciales, fueron debilitando y atacando a la sustentabilidad del entramado productivo-comercial original. De esta forma, hacia la década de 1920, el turismo dio sus primeros pasos como actividad en la localidad, presentándose como una alternativa frente a la crisis que atravesaba la economía local. No obstante, en sus inicios, esta actividad se mostró como un servicio reservado a una pequeña elite (Rey, 2004; Navarro Floria, 2008; Niembro, 2011).

6Hacia la segunda mitad del siglo xx, scb comenzó a mostrar también los rasgos que se veían en otros destinos turísticos a nivel mundial. Con la llegada del peronismo, la ciudad se benefició del turismo de clases medias y ya no solamente de elites (Núñez, 2004; Niembro, 2011). Este aumento significativo en el volumen de visitas interno acarreó la ampliación continua de la infraestructura turística y terminó de transformar a scb en ciudad turística. Así, para las décadas de 1970 en adelante, el turismo se percibía como la actividad que traccionaba a scb, siendo la mayor generadora de empleo y de efectos redistributivos sobre el resto de las actividades llevadas a cabo en la localidad (Kozulj, 1995).

9. 2. 2. Acerca de los sic y su importancia para el desarrollo productivo

7Son definidos como sic todas aquellas actividades que puedan clasificarse como servicios y que, a la vez, tengan un contacto muy cercano con la creación, el uso y o la transmisión y difusión de conocimiento, sirviendo como sus facilitadores (Miles y otros, 1995; Den Hertog, 2000; Bettencourt y otros, 2002). Entre ellos se pueden citar actividades dedicadas o vinculadas a la informática, el desarrollo de hardware y software, las telecomunicaciones, la investigación y el desarrollo experimental, la ingeniería de procesos, como así también diversas actividades vinculadas a la consultoría en actividades productivas y de servicios que precisen de la utilización y/o de información compleja.

8Las empresas de sic pueden cumplir tres roles vinculados al conocimiento; estos son el de ser, a la vez, fuente, portadores y facilitadores de conocimiento. Por un lado, favorecen el desarrollo productivo en tanto aumentan la productividad en el propio sector sic por la continua ampliación del horizonte técnico. Por otro, impactan de manera fundamental sobre la productividad en los demás sectores clientes al condensar y ampliar continuamente la base de conocimiento de la economía, pudiendo dar con procesos innovadores de mayor envergadura y significancia que los que se darían en ausencia de agentes de estas características (Uppenberg y Strauss, 2010; Muller y Zenker, 2001; Bettencourt y otros, 2002; Strambach, 2008).

9. 2. 3. Antecedentes similares para la ciudad de Bariloche

9Con excepción de Roberto Kozulj (1995, 2015), Hugo Monasterio y otros (2009) y Monasterio (2017), los análisis del sector científico-tecnológico son todos de carácter cualitativos, destacándose el de Manuel Lugones y Gustavo Lugones (2004). En cuanto a los trabajos de corte empírico de Kozulj (1995, 2015) y Monasterio y otros (2009) y Monasterio (2009), podemos destacar la inclusión y el cálculo de un peso relativo del sector científico-tecnológico dentro del cual se situarían los sic-high tech aunque no utilizan esta categoría. El trabajo de Kozulj (1995) constituye el primero en esta línea al realizar una estimación del Valor Bruto de Producción (vbp). Luego, en el año 2015, el mismo autor repite un análisis similar al anterior con información para los años 2013, 2014 y 2015. Por otro lado, Monasterio, en sus trabajos de los años 2009 y 2017, realiza un análisis de la estructura económica de scb y de sus diferentes actividades, entre ellas Turismo y conexas y Complejo de ciencia y técnica, para los años 2005, 2006 y 2007, mientras que en el más reciente hace lo propio para el año 2015. El trabajo de mayor envergadura, realizado en el año 2009 para el Consejo Federal de Inversiones (cfi) de Río Negro, aborda un análisis integral de la actividad económica de scb, que tiene como resultado la estimación del Producto Bruto Regional (pbr) de scb, de acuerdo a la metodología de Valor Agregado de los diferentes sectores.

10Si bien ambos autores discriminan un sector turístico y de actividades conexas y otro en representación del entramado de ciencia y técnica, no recurren a métodos de clasificación establecidos y/o consensuados internacionalmente, sino que engloban una serie de empresas públicas y privadas que consideran a priori dedicadas a actividades vinculadas a estos rubros. Adicionalmente, estos trabajos no cuentan con una descripción detallada del abordaje metodológico y de la adaptación de la información, de forma tal que no se puede reproducir ninguno de estos ejercicios. En contraposición, este trabajo busca definir en forma clara y precisa el abordaje metodológico, utilizando no solo clasificadores internacionales, sino también categorizando y agrupando las actividades a estudiar en función de criterios consensuados internacionalmente, aportando así un marco metodológico unívocamente definido y novedoso para la localidad de scb.

9. 3. Datos y metodología

9. 3. 1. Base de datos: la Tasa de Inspección, Seguridad e Higiene (tish)

11Como hemos mencionado, la información primaria sobre la que se sustenta este trabajo surge de la base de datos de la tish generada por la mscb. Según la elaboración en diferentes ordenanzas fiscales a lo largo de los años, la tish se ha consolidado como el principal tributo que realiza todo contribuyente que desarrolle actividades productivas, comerciales o de servicios en el ejido urbano de la mscb. Su base imponible está constituida por el monto total de los ingresos brutos devengados por las actividades productivas, comerciales y de servicios durante el período fiscal (mensual). En particular, se comprenden los ingresos totales producto de la venta habitual de bienes, la remuneración por prestación de servicios u otro tipo de remuneración en retribución de una actividad gravada, sin contemplar tanto impuestos internos como el Impuesto al Valor Agregado (iva) y los impuestos sobre los combustibles líquidos y gas natural. El cálculo del monto a tributar por cada contribuyente se determina a partir de una fórmula que utiliza varios coeficientes de corrección en función del monto mensual de ingresos brutos devengados en el mes inmediatamente anterior, el número de empleados a cargo de la empresa, como así también la actividad y la zona donde se desempeñe.

12En este trabajo, se dispone de información acerca del nivel de ventas por rubro de actividad, en función del Clasificador Nacional de Actividades Económicas (clanae) del año 97.1 Este se basa, a su vez, en la Revisión 3 del Código Industrial Internacional Uniforme (ciiu), elaborado por el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas en el año 1989 (referencia internacional en cuanto a criterios de clasificación de actividades productivas, comerciales y de servicios). Por ello, y como detallaremos luego, esta información tuvo que ser reclasificada a los fines de poder abordar el objetivo planteado en este trabajo.

9. 3. 2. Criterios metodológicos y adaptaciones

13Para abordar cualquier análisis de esta índole, es necesario contar con clasificadores para los cuales se conozcan sus criterios metodológicos, además de información necesaria para la homogeneización entre clasificadores diferentes a través de criterios de conversión. Dadas esas circunstancias, un primer paso fue hallar trabajos en los cuales se adoptara una clasificación de las actividades de sic-high tech y de turismo según nomencladores aceptados internacionalmente. Una nomenclatura que, además, cumpliera con las condiciones de transparencia metodológica para posibilitar la correcta clasificación de la actividad en casos donde la correspondencia no pudiese ser identificada en función de los códigos únicamente. En esta línea, existe consenso acerca de la utilización de la clasificación realizada por eurostat (2008a)2 para los distintos grupos de sic (Muller y Doloreux, 2009; Doloreux y otros, 2008; López y Niembro, 2017), por lo cual se optó por esta clasificación para el sector de sic-high tech. En cuanto al sector turístico, se eligió tomar como referencia el trabajo de clasificación realizado por la Organización Mundial del Turismo (omt, 2008), que realiza una detallada clasificación de todas aquellas actividades turísticas en función de la versión más reciente del ciiu, la Rev. 4 (Naciones Unidas, 2007).

14Cumplidas las dos condiciones remarcadas al comienzo, estas clasificaciones permiten homogeneizar las diferentes fuentes de información en función de un único nomenclador. Dado que el ciiu Rev. 4 del 2008 es la versión más reciente del nomenclador más usado a nivel mundial, y además se cuenta con una amplia serie de cuadros de correspondencia definidos por la propia institución (unstat), se ha decidido homogeneizar las diferentes clasificaciones en función de este.

15El abordaje metodológico del trabajo consiste en adoptar criterios para discriminar las actividades turísticas y las de sic-high tech dentro del universo de actividades registradas por parte de la mscb. Dado que las tres clasificaciones (de tish, de sic-high tech de eurostat y de turismo de la omt) se sustentan en nomencladores diferentes, se precisó de la unificación de todos ellos en un único nomenclador, el ciiu Rev. 4. Debido a que la clasificación de las actividades turísticas ya se encuentra definida en función del ciiu Rev. 4, se tuvo que convertir la información contenida en la base de tish-mscb como así también la clasificación de las actividades sic-high tech (en nace Rev. 2), para luego proceder a identificar estas actividades dentro de la base tish (en clanae-97, a su vez, basada en ciiu Rev. 3). La conversión de nace Rev. 2 a ciiu Rev. 4 se realizó siguiendo las tablas de correspondencia acordadas por unstat y eurostat (2008c) en conjunto. En cuanto a la identificación de estas actividades (definidas homogéneamente en ciiu Rev. 4) en la base tish, fue necesario realizar una conversión en dos pasos: en una primera instancia, de ciiu Rev. 4 a ciiu Rev. 3.1; y luego, de esta a ciiu Rev. 3.

16Cada rubro perteneciente a los sectores turístico y sic-high-tech debió ser identificado en los diferentes nomencladores y realizar una conversión en cada paso como se resume en la figura 9. 1.

Figura 9. 1. Esquema de conversiones realizadas para homogeneizar los nomencladores

Image

17Dado que la adaptación argentina del ciiu Rev. 3 (clanae-97) consiste solamente en la adición de un quinto dígito, y la municipalidad ha agregado dígitos adicionales, pero que computa todos homogéneamente a seis, de eliminarse los últimos 2 dígitos, se pierde información acerca de la desagregación pero se obtiene el clanae-97/ciiu Rev. 3, cuya coincidencia para los rubros de interés es total. No obstante, la mscb les asigna a los contribuyentes una actividad en función del sexto dígito y existen, por errores informáticos en los sistemas que resguardan esta información, leves diferencias entre las ventas registradas a cada dígito. Por ello, lo más apropiado fue retrotraer la información de seis a cuatro dígitos, nivel en el que se trabajó aquí. Una vez realizada esta tarea es posible identificar con precisión todas aquellas actividades turísticas y de sic-high tech en función de ciiu Rev. 4 (4 dígitos) dentro de la base tish-mscb.

18Este ejercicio de reducir la base tish-mscb de 6 a 4 dígitos debió ser realizado para un total de 28 rubros para el caso de los sic-high-tech y de 149 en el caso de las actividades turísticas. En el caso del sector turístico, se eligió a modo de excepción incluir la clase Elaboración de cacao y chocolate y de productos de confitería a ciiu Rev. 4, 4 dígitos (Elaboración de cacao, chocolate y productos a base de cacao, en ciiu Rev. 3 a 6 dígitos) a pesar de no encontrarse entre los rubros definidos por la omt como turísticos, dado que es característico del consumo turístico en la ciudad. Además de ello, se recurrió al manual que acompaña a los diferentes nomencladores a los fines de resolver casos de conflicto como la superposición de actividades o correspondencias no claramente definidas en las adaptaciones locales de los criterios internacionales. En este caso, se debieron eliminar las clases 6111-Servicio de transporte marítimo de carga; 6121-Servicio de transporte fluvial de cargas; 6210-Servicio de transporte aéreo de cargas; 7513-Servicios para la regulación de la actividad económica; 8532-Servicios sociales sin alojamiento; y 9220-Servicios de agencias de noticias. Para el caso de las actividades de sic-high tech, según nomenclador, le corresponde la clase 2211-Edición de libros, folletos y otras publicaciones, cuya descripción de clase no coincide con el concepto de sic-high tech y, por ende, no fue tenida en cuenta. Para el resto de los códigos, tanto de las actividades turísticas como de sic-high tech no existen contradicciones entre el código según conversión de nomencladores y su descripción en la base tish-mscb. Estas clases eliminadas a posteriori se encuentran tachadas en las tablas 9. 1 y 9. 2. A su vez, aquellas clases identificadas entre paréntesis hacen referencia a clases que son incluidas en los respectivos sectores según los criterios internacionales, pero que no son utilizadas por la mscb.

19Una vez definidas todas aquellas actividades que componen ambos sectores, se procedió a sumar las ventas pertenecientes a cada uno de los rubros que componen estas actividades. Este cálculo se hizo para todos los meses desde el año 2006 hasta 2019 inclusive. Además de ello, se calculó el volumen total de ventas registradas por todos los establecimientos registrados en la mscb, de forma de poder obtener el peso relativo de ambos sectores respecto del total.

Tabla 9. 1. Actividades turísticas según omt, en ciiu Revisiones 3, 3. 1 y 4 y clanae-97 (4 dígitos)

CIIU Rev. 4Clase CIIU Rev. 4CIIU Rev. 3.1CIIU Rev. 3ClaNAE-97 (TISH-MSCB)
Actividades de deporte y recreación
7721Alquiler y arrendamiento de equipo recreativo y deportivo713071307130
9329Otras actividades de esparcimiento y recreativas9219, 9241, 92499219, 9241, 92499249
9321Actividades de parques de atracciones y parques temáticos92199219, 9241, 92499219, 9241, 9249
9319Otras actividades deportivas92419241, 92499219, 9241, 9249
9311Gestión de instalaciones deportivas92419241, 92499241, 9249
9200Actividades de juegos de azar y apuestas924992499241, 9249
Actividades culturales
9103Actividades de jardines botánicos y zoológicos y de reservas naturales923392339233
9102Actividades de museos y conservación de lugares y edificios históricos923292329232
9000Actividades creativas, artísticas y de entretenimiento9214, 9219, 92209214, 9219, 92209214, 9220, 9219
Servicios de agencias turísticas
7990Otros servicios de reservas y actividades conexas6304, 7513, 9214, 9219, 92416304, 7513, 9214, 9219, 9241, 92496341, 6342, 6343, 9214, 9219, 9241, 9249
7912Actividades de operadores turísticos6341, 6342, 63046341, 6342, 63046341, 6342, 6343
7911Actividades de agencias de viajes6341, 6342, 63046341, 6342, 63046341, 6342, 6343
Actividades inmobiliarias
6820Actividades inmobiliarias realizadas a cambio de una retribución o por contrato7020, 75147020, 75147020
6810Actividades inmobiliarias realizadas con bienes propios o arrendados7010, 75147010, 75147010
Servicios de comida y bebidas
5630Actividades de servicio de bebidas55205520, 85325521, 5522, 8532
5629Otras actividades de servicio de comidas55205520, 85325521, 5522, 8532
5610Actividades de restaurantes y de servicio móvil de comidas55205520, 85325521, 5522, 8532
1073*Elaboración de cacao y chocolate y de productos de confitería154315431543
Alojamiento turístico
5590Otras actividades de alojamiento5510, 55125510, 55125511,5512
5520Actividades de campamentos, parques de vehículos recreativos y de parques de caravanas5510, 55125510, 55125511,5512
5510Actividades de alojamiento para estancias cortas5510, 55125510, 55125511,5512
Transporte
5110Transporte de pasajeros por vía aérea6210, 62206210, 62206220, 6210
5021Transporte de pasajeros por vías de navegación interiores612061206122, 6111, 6121
5011Transporte de pasajeros marítimo y de cabotaje61106110(6112)
4922Otras actividades de transporte por vía terrestre6021, 6022, 92416021, 6022, 9241, 92496022, 9241, 9249
4911Transporte interurbano de pasajeros por ferrocarril60106010(6012)
7710Alquiler y arrendamiento de vehículos automotores711171117111

Tabla 9. 2. Actividades de sic-high tech en nace Rev. 2, 2 dígitos, ciiu Revisiones 3, 3.1 y 4 y clanae-97 (4 dígitos)

NACE Rev. 2NACE Rev. 2Grupo CIIU Rev. 4Clase CIIU Rev. 4Clase CIIU Rev. 3.1Clase CIIU Rev. 3ClaNAE-97 (TISH-MSCB)
59Cinematográfico, producción de video y programas televisivos, grabación de sonido y actividades de publicidad de música591 5925911 5912 5913 5914 59202213 7240 9211 9212 92132211 2213 7240 9211 9212 9213 92312211 (2213) 7240 9211 9212
60Programación y actividades de radiodifusión601 6026010 60207240 92137240 92136420 9213
61Telecomunicaciones611 612 613 6196110 6120 6130 619064206420 93096420 6422 6429
62Programación de software, consultoría y actividades vinculadas6206201 6202 62097210 7229 7230 72907210 7220 7230 72907210 7220 7290
63Actividades de servicios de información631 6396311 6312 6391 63997230 7240 7499 9213 92207230 7240 7499 9213 92207230 7240 (7499) 9220

9. 3. 3. Limitaciones de la base tish-mscb y posibles sesgos en el análisis

20La información en la que se sustenta la base tish proviene de las declaraciones de ingresos brutos realizadas por los diferentes establecimientos comerciales-productivos registrados por la municipalidad. La base cuenta con el registro de aproximadamente 5000 establecimientos que, a su vez, son clasificados según su actividad en 694 rubros para los años 2006 a 2019. Estas declaraciones no siempre se condicen con la realidad y pueden estar subdeclaradas, por el motivo que fuere. Esta práctica implica una forma de evasión fiscal que, a su vez, puede distorsionar la información que resulta de estas declaraciones.3

21Además, dadas las posibles equivocaciones al momento del empadronamiento de los establecimientos de acuerdo a su rubro de actividad, pueden surgir errores en la categorización de las actividades. Por último, un mismo establecimiento puede dedicarse a diferentes actividades, pero no presentarlas por separado en la declaración jurada, lo cual impide asignar el monto exacto de ventas realizado en cada rubro de actividad en el cual se desempeña la empresa. Como consecuencia de estas limitaciones, los resultados podrían presentar algunos sesgos, en función de las posibilidades de comercios no registrados, declaraciones subdeclaradas, como así también de establecimientos que no desagreguen correctamente su facturación de acuerdo a los diferentes rubros de actividad en los que se desempeñan.

22Es razonable suponer que las limitaciones que presenta la información con la que se ha trabajado no afectan en forma igual a los dos sectores de actividad que se pretende estudiar y que exceden, además, las limitaciones recién mencionadas. Esto se debe, primeramente, a la forma en la que se organizan, estructuran y llevan adelante estas actividades. Además, en esta instancia aún no se ha procedido a diferenciar el consumo residente del turístico dentro de las propias actividades vinculadas al turismo. Esto, claramente, conlleva a que ciertas actividades turísticas, especialmente aquellas vinculadas al expendio de comidas en restaurantes, heladerías y afines estén sobreestimadas por contener un componente de consumo residente que no se ha aislado del resto. La elaboración de una metodología que permita realizar precisamente estas discriminaciones quedará para futuros trabajos. En definitiva, lo que queremos destacar es que ambos sectores a estudiar se ven afectados en forma diferente por las limitaciones y los sesgos a los que está sujeta la información de la base tish de la mscb, lo cual buscamos resumir en la tabla 9. 3. La cantidad de signos aplicados en cada categoría representa únicamente una aproximación a la sub o sobreestimación que podría haber en ambos sectores según las características.

Tabla 9. 3. Limitaciones de la base tish-mscb y posibles impactos sobre la estimación de ambos sectores

Impacto sobre los resultados de
LimitacionesTurismoSIC-High Tech
No discriminación de consumo de turistas y residentes de productos turísticos (con excepción de actividades de inmobiliarias)++++No afecta
Informalidad – actividades no registradas en la base TISH-MSCB- - --
No inclusión del Sector PúblicoNo afecta- -
Cálculo en función de Ventas y no de Valor Agregado localmente+++
Errores de clasificación de las actividadesIndefinido
Actividades inmobiliarias+No afecta
Compras minoristas de turistas (supermercados, kioscos, productos regionales)- -No afecta

23A su vez, el criterio establecido por la omt para las actividades turísticas, como bien puede inferirse por las clases que la componen a 4 dígitos en ciiu Rev. 4, está pensado de forma genérica para actividades turísticas a nivel mundial. No obstante, parece estar enfocado en turismo principalmente de ciudad, con fuerte presencia de actividades culturales y demás, lo cual puede presentar una discrepancia adicional con respecto al turismo en scb.

9. 4. Resultados

24El trabajo metodológico realizado permite comparar ambos sectores en función de su aporte relativo al nivel total de ventas registradas para los años 2006-2019 y establecer un marco metodológico claro para futuros trabajos en la localidad. Los resultados observables en la figura 9. 2 muestran que el sector turístico en promedio se ubicó en torno al 21 %, mientras que el sector de sic-high tech se sitúa alrededor de una media del 11 %.

25En el gráfico puede apreciarse una caída en la participación del sector en los años 2010-2013. No obstante, al complementarse la información con las tablas 9. 4 y 9. 5, el análisis cambia al observarse un sector estancado entre los 400 y 450 millones de pesos constantes al año 2006. Excepto para los años 2011 y 2012, donde sufre una caída atribuible a la erupción del volcán Puyehue que provocó el cierre del aeropuerto internacional durante la temporada invernal 2011 y de verano en 2012.

26El sector sic-high tech, a su vez, muestra valores promedios cercanos al 8 % para los años 2006 a 2009, con tasas de crecimiento interanuales cercanas al 14 %, antes de registrar un aumento superior al 100 % en el año 2010, alcanzando un peso relativo del 18,4 %. Complementando el gráfico con las tablas 9. 4 y 9. 5, se puede afirmar que el sector se estabiliza hasta 2014 en una facturación cercana a los 300 millones de pesos constantes al año 2006. En 2015, comienza una abrupta caída del sector pasando a vender poco más de 200 millones de pesos constantes hasta llegar al 2019 facturando menos de 100 millones de pesos constantes, siendo este el peor año de la serie observada.

27El resultado más llamativo del análisis es que el sector de sic-high tech, en el año 2010 los sectores son prácticamente iguales y llega a superar al sector turístico en 2011 por 2 puntos (16,7 vs. 14,7 %, respectivamente), permitiendo la comparación entre un año débil del turismo y uno relativamente fuerte del sic-high tech.

Figura 9. 2. Peso relativo de los sectores de sic-high tech y turismo en la economía local, 2006-2019

Image

Tabla 9. 4. Ventas de los sectores de la economía de Bariloche en millones de pesos constantes de 2006. Años 2006 a 2019

Image

Nota: Ante la inexistencia de índices de precios propios de cada sector se recurrió a elaborar un deflactor con base enero 2006 utilizando el ipc indec y el ipc 7 provincias durante los años de intervención de la institución.

Tabla 9. 5. Ventas de los sectores de la economía de Bariloche en números índices. Base 100=2006

Image

Figura 9. 3. Ventas de la economía de scb vs. indicadores de actividad económica nacional y provincial

Image

28La figura 9. 3 demuestra una dinámica que tiene como objetivo abrir interrogantes para futuros trabajos que estudien en profundidad sus causas. De este modo, en esta figura puede observarse el crecimiento de la ciudad de scb (interpretado como las ventas totales registradas a través de la tish) en comparación a la dinámica de crecimiento del Valor Bruto de Producción a nivel nacional según indec y el pbg de Río Negro para los años 2006-2017, según es informado por la Dirección de Estadística y Censos de la provincia. De acuerdo con estos datos, se puede observar que las ventas locales registran una dinámica similar a aquella exhibida especialmente por el vbp a nivel país hasta el año 2010; momento en el cual la dinámica local se distancia significativamente de la nacional producto de la fuerte contracción en la actividad económica local por la erupción del volcán Puyehue. Luego, en 2013, con la recuperación de la actividad local, se acerca a números similares al vbp nacional hasta disociarse nuevamente, especialmente en su pronunciada contracción en los años 2018 y 2019. En términos generales, estos datos muestran una dinámica económica marcadamente volátil para la ciudad de scb, en contraste con aquella de las economías nacional y provincial.

29Dada la trascendencia de invap en el sector de sic-high tech se puede situar este fenómeno dentro de la teoría de los polos de crecimiento (en este caso, polo tecnológico) (Perroux, 1970). Es así que la localización de las actividades nucleares en la ciudad de scb proviene de una decisión exógena tomada por el Estado nacional, que posteriormente recurrió a ciertos recursos disponibles a nivel local y a la vez atrajo recursos, especialmente humanos, de otras regiones (Lugones y Lugones, 2004). A inicios de los 2000, estos autores destacaban que las empresas basadas en el conocimiento localizadas en la ciudad eran cerca de 30, y que a su vez representaban el 70 % de las firmas, el 90 % de las ventas y el 80 % del empleo en actividades intensivas en conocimiento a nivel provincial.

30Asimismo, en ese entonces solamente invap daba cuenta ya del 70 % de las ventas realizadas por empresas de este tipo en la provincia (Lugones y Lugones, 2004), situación que suponemos incluso puede haberse acentuado en los últimos años. Para ilustrar, se puede agregar que la planta de personal de invap rondó las 350 personas entre 1992 y (al menos) 2004 –según la información recabada en Lugones y Lugones (2004) y Gaussmann (2016)–, pero en función de las Memorias del Balance 2014 había trepado ya a 1144, lo que representa un crecimiento del 227 %. Es difícil esperar que el resto de las empresas del sector hayan podido acompañar este crecimiento, más aún en el contexto de competencia por los recursos humanos. Asimismo, se observan rasgos de aglomeración a nivel local en términos de lo planteado en el contexto de la teoría de la «causación circular acumulativa» (y también de la nge) (Myrdal, 1974; Krugman, 1991), al recurrir a trabajo altamente calificado.

31El sector y además su principal empresa dependen fuertemente de lo que suceda en la esfera político-económica nacional e internacional siendo que la evolución del sector y su aumento en el peso relativo a nivel local se debe, en gran parte, al aumento en los proyectos realizados para la nación en los últimos años. Por ejemplo, el 2010 fue un año record para invap y allí se pueden destacar el desarrollo de los satélites arsat 1, arsat 2 y saocom, la construcción de diez radares secundarios rsma Serie i para el seguimiento de aeronaves, así como la fabricación de 25 radares rasit para el Ejército argentino (La enciclopedia de ciencias y tecnologías en Argentina, 2018). Por otro lado las políticas de desfinanciamiento a la ciencia y tecnología sumado aplicadas del 2015 al 2019 provocan un fuerte declive del sector.

32El turismo, por su parte, constituye una actividad clásica de exportación y se sitúa dentro de la Teoría de la Base de Exportación (North, 1970). En este sentido, los trabajos previos sobre el sector buscan precisamente ver cuál es el impacto multiplicador que esta actividad tiene sobre la actividad residente no estrictamente vinculada a ella. Así, los impactos exógenos son muy pronunciados en esta actividad, mostrando en la época de la convertibilidad, por la consiguiente pérdida de competitividad de la industria, un fuerte retroceso del sector a nivel local (Bosch y otros, 2004).

33El impacto de la crisis internacional de las hipotecas subprime se evidencia en la figura 9. 3 en los años 2009 y 2010 con la caída en la afluencia de turistas, seguido por la erupción del volcán Puyehue en 2011 provocando una fuertemente contracción en la actividad turística (con mayor potencia, para la temporada invernal) de ese año (Niembro, 2011). Otra variable macroeconómica exógena que influye de forma significativa en el desempeño de esta actividad es el nivel del tipo de cambio, el cual afecta la capacidad de extranjeros de hacer turismo en scb. Un ejemplo más reciente muestra que, durante la temporada invernal del año 2015, a raíz de la devaluación de la moneda brasileña, la llegada de turistas brasileños se vio reducida en un 22,7 % interanual para los meses de junio, julio y agosto.4,5

Figura 9. 4. Afluencia de turistas, ventas totales del sector y de la economía de scb 2006-2019

Image

34Resulta interesante contrastar los resultados obtenidos en el marco de este trabajo con aquellos vistos en otros similares que le anteceden cuyas características, y especialmente abordajes metodológicos, fueron antes mencionados. En los trabajos de Monasterio (para los años 2005-2007 y 2015), el Turismo y actividades conexas representan un valor cercano al 45 % de la actividad económica local. Esto puede deberse, por falta de capacidad de discriminación en función de los datos disponibles, a la errónea inclusión de actividades comerciales no necesariamente turísticas dentro de este sector. Esta falencia metodológica y su resultado en términos del peso relativo del sector conducen fácilmente a ubicar a scb como ciudad monoproductiva-turística.

35En contraste con ello, los valores obtenidos en este trabajo, en función de un abordaje metodológico más preciso (pudiendo discriminar entre 694 actividades diferentes y utilizando un criterio metodológico consensuado académica e internacionalmente), sitúan al turismo como una actividad muy importante, pero más distanciada de valores que pudieran contextualizarse dentro del marco de una ciudad casi exclusivamente dedicada a la actividad turística. A su vez, el presente trabajo obtiene valores más similares a los que obtuvo Kozulj (1995), cercanos al 18 %, considerando también los efectos multiplicadores dentro del universo económico local.

36En cuanto a las actividades de sic-high tech, los resultados obtenidos por Monasterio ubican el aporte relativo del sector de Ciencia y tecnología (incluyendo el sector público) en torno al 10 %, siendo el promedio anual obtenido en el marco de este trabajo sin incluir al sector público. Esto, probablemente, se deba a que han dejado afuera actividades de sic que se contemplan en este trabajo por haber diferencias significativas entre los métodos de clasificación utilizados.

9. 5. Reflexiones finales

37Este trabajo se enfocó en cubrir un vacío metodológico y para ello se realizó la identificación y delimitación de ambos sectores recurriendo a criterios de clasificación consensuados y utilizados internacionalmente. En base a la información contenida en la tish pudimos realizar dicha tarea con éxito y computar los volúmenes de ventas (y su peso relativo sobre las ventas totales) para ambos sectores para el periodo 2006-2019.

38Si bien las dinámicas de los dos sectores presentan cierta volatilidad, según los resultados cosechados, las tendencias son más bien opuestas a las que podrían esperarse en función de la imagen instalada acerca de la estructura productiva local: una expansión de los sic-high tech frente a un decrecimiento del sector turístico. En el caso de los sic se observa un crecimiento sostenido hasta 2009 y un salto de nivel a partir del año 2010 (para luego fluctuar en torno a ese nuevo nivel los restantes 4 años). El sector turístico, en cambio, muestra un leve decrecimiento continuo durante los primeros cinco años, donde la problemática vinculada a la erupción del volcán Puyehue a mediados de 2011 conduce al nivel mínimo de actividad en el periodo. Aunque el sector comienza a recuperarse de forma paulatina a partir de allí, su participación sobre la actividad económica local en 2014 resulta menor al peso relativo que tenía en 2006.

39Lo novedoso de este trabajo también está en los resultados. La participación relativa de los sic-high tech en sus mejores años del período no es muy distante a la del turismo y se situó en torno a niveles que permiten cuestionar la imagen instalada de scb como ciudad puramente turística. Adicionalmente, los resultados permiten plantear la importancia de los sic (particularmente de los de carácter high tech) dentro de la estructura productiva local, un conjunto de actividades que había quedado en un segundo o tercer nivel de importancia en las mediciones anteriores acerca del sector científico-tecnológico. En este sentido, el sector de sic-high tech no cuenta con el mismo grado de visibilidad que el sector turístico tradicional. Es así que la comunidad local como también el sector político están usualmente pendientes de los vaivenes de la actividad turística, mientras que no sucede lo mismo en el caso del sector sic-high tech, cuyos ciclos (y especialmente, sus quiebres y crisis) no acaparan el mismo grado de atención de la comunidad local o de intervención por parte del sector público.

40Desde el punto de vista de las políticas públicas, el trabajo demanda una reconfiguración de algunos imaginarios sobre la actividad económica local. Por ejemplo, una recomendación típica de trabajos previos, a raíz de la supuesta monoproducción turística, era la de promover la diversificación productiva, para evitar a su vez la volatilidad de los ciclos del turismo. Los datos permiten sugerir que la estructura de producción de scb ya presenta un grado interesante de diversidad para una supuesta ciudad turística, si bien nuevamente sería recomendable facilitar una expansión de las dinámicas de crecimiento señaladas. Sobre este punto, vale destacar que buena parte del devenir del turismo y de los sic depende de factores exógenos a la ciudad y/o de políticas y medidas que se toman en otras esferas, como la nacional (por ejemplo, régimen cambiario, política de compras estatales, entre otras). Las autoridades locales y provinciales debieran entender que así como cuando «al turismo le va mal, a Bariloche le va mal», algo similar ocurre con los sic (y algunas empresas insignia del sector), lo cual demanda de un abanico de acciones mucho más amplio del que se ha venido utilizando hasta el momento.

41Ante el encarecimiento del suelo a partir de la especulación inmobiliaria, la literatura propone, además del establecimiento de mecanismos de regulación que permitan gravar debidamente a la actividad turística y generar un esquema de transferencias hacia las actividades relegadas, fomentar actividades de alto valor agregado, como son los sic-high tech. Estas actividades no precisan de un uso tan intensivo del suelo y además pueden, dados sus niveles de productividad, soportar los niveles de salarios consistentes con el costo elevado de la canasta de consumo de la población residente (Oglietti y Colino, 2015). No obstante, fomentar las actividades sic-high tech requiere, a su vez, otros esfuerzos a nivel institucional, social, político y económico. Por ejemplo, la capacitación de la población residente para poder ser empleada en actividades sic-high tech o similares requiere de planes de formación y capacitación costosos y prolongados en el tiempo, por lo cual difícilmente puedan producirse cambios de corto plazo en este sentido (Niembro, 2011).

42El abordaje esencialmente empírico y metodológico de este trabajo permite, desde las limitaciones enfrentadas en el transcurso de su producción, reflexionar acerca de posibles herramientas que puedan aumentar la precisión y amplitud de futuros trabajos. En este sentido, la base tish dispone de un gran volumen de información que, sin embargo, no es fácil de verificar, como sí se podría hacer de tener acceso a otra fuente de información adicional que posibilitara cruces de datos a los fines de contrastar lo contenido en la base tish. En esta línea, sería muy enriquecedor tener acceso a las bases de datos de la afip, como aquellas de Seguridad Social de la anses, que podría proveer información acerca del empleo registrado, lo cual permitiría estimar de forma más precisa la volatilidad en los diferentes sectores de la economía, tomando la evolución del empleo como proxy de la actividad, y realizando los ajustes pertinentes en la base tish. A su vez, la información de afip permitiría analizar el peso relativo de estos sectores en función de su aporte en términos de valor agregado a nivel local y no simplemente de ventas.

43Retomando nuevamente la importancia del enfoque del desarrollo económico local y de los actores locales en el proceso de desarrollo, parece necesario abrir un espacio para la discusión sobre el patrón productivo, actual y deseado de la ciudad, junto con sus impactos socioeconómicos y ambientales. A pesar de sus más de veinte años, las palabras de Abalerón (1995) siguen vigentes, pero merecen ya superarse:

La de San Carlos de Bariloche es una historia de desencuentros: entre aquellos que querían y quieren un pueblo de postal y otros que pretenden una ciudad «moderna»; entre aquellos que deseaban el ferrocarril y otros que lo negaban. Es también una crónica de decisiones y omisiones tomadas y dejadas de tomar a la distancia: el damero nos fue impuesto; las parcelas eran otorgadas por la Dirección de Tierras (luego Parques Nacionales). Es, además, una secuencia propia de una población mayoritariamente sin raíces, con acciones a corto plazo, preanunciando un pronto retorno al lugar que, por otro lado, no existe más: valen el ahora y el yo, pocas veces el mañana y el nosotros, aunque en el discurso cotidiano prevalezca lo último. (p.70)

Bibliographie

Lista de referencias documentales

Bariloche cada vez más lejos para los brasileños. (2015, 25 de septiembre). Diario Río Negro. https://www.rionegro.com.ar/bariloche/bariloche-cada-vez-mas-lejos-para-los-brasilenos-CCRN_7948910

Bariloche: Detectan comercios no registrados y millonaria evasión impositiva. (2015, 5 de febrero). Diario ADN. https://www.adnrionegro.com.ar/2015/06/bariloche-detectan-comercios-no-registrados-y-millonaria-evasion-impositiva/

Resolución General 485/99 (1999, 9 de marzo). Buenos Aires. http://servicios.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/55000-59999/56455/norma.htm

Lista de referencias bibliográficas

Abalerón, Carlos Alberto. (1995). Difusión espacial de la pobreza y destrucción del patrimonio natural: las dos caras de una misma moneda. Revista Latinoamericana de Estudios Urbano Regionales. 21, 64, Santiago de Chile.

Bettencourt, Lance y otros. (2002). Client co-production in knowledge-intensive business services. California Management Review, 44(4), pp. 100-128.

Bosch, José Luis, Carolina Merli y Matías Villalba. (2004). Los problemas que inciden en la construcción de la imagen de San Carlos de Bariloche como destino turístico. Anuario de Estudios en Turismo, 4(iii). Facultad de Turismo, Universidad Nacional de Comahue, Neuquén.

Den Hertog, Pim. (2000). Knowledge-intensive business services as co-producers of innovation. International journal of innovation management, 4(4), pp. 491-528.

Doloreux, Doloreux, Nabil Amara y Réjean Landry. (2008). Mapping regional and sectoral characteristics of knowledge‐intensive business services: evidence from the province of Quebec (Canada). Growth and Change, 39(3), pp. 464-496.

EUROSTAT (2008a). Nace Rev. 2, Statistical classification of economic activities in the European Community. Methodologies and Working Papers. ISSN 1977-0375. http://ec.europa.eu/eurostat/documents/3859598/5902521/KS-RA-07-015-EN.PDF.

EUROSTAT (2008b). Glossary: Knowledge-intensive services (KIS). https://ec.europa.eu/eurostat/statistics-explained/index.php?title=Glossary:Knowledge-intensive_services_(KIS)

EUROSTAT (2008c). Correspondence Tables. Nace Rev. 2-ISIC Rev. 4. https://ec.europa.eu/eurostat/ramon/relations/index.cfm?TargetUrl=LST_LINK&StrNomRelCode=NACE%20REV.%202%20-%20ISIC%20REV.%204&StrLanguageCode=EN

Gaussmann, Ricardo. (2016). Asociación de tenedores de bonos: participación de los trabajadores para la continuidad de invap (1985-2004). [Tesis de grado]. Universidad Nacional del Comahue, Facultad de Humanidades, Sede crub.

Kozulj, Roberto. (2015). Aproximaciones a la identificación de la actividad económica de San Carlos de Bariloche años 2014-2015. Documento de trabajo.

Kozulj, Roberto. (1995). Análisis de la actividad económica global de San Carlos de Bariloche: Segundo informe.

Kozulj, Roberto y Manuel Lugones. (2007). invap y el desarrollo de una trama de base tecnológica: evolución histórica y situación actual. En Delfini, M.; Dubbini, D., Lugones, M. y Rivero, I. (eds.). Innovación y empleo en tramas productivas de Argentina. Prometeo, pp. 323‐347.

Kozulj, Roberto, Marisa García, Manuel Lugones y Ailín Reising. (2006). Complejo tecno-industrial nuclear y satelital. Anexo 3 del Proyecto: Sistema nacional y sistemas locales de innovación: Estrategias empresarias innovadoras y condicionantes meso y macroeconómicos. Observatorio Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.

Krugman, Paul. (1991). Desarrollo, geografía y teoría económica. Antoni Bosch.

La enciclopedia de ciencias y tecnologías en Argentina. (2018). INVAP. https://cyt-ar.com.ar/cyt-ar/index.php/INVAP#2009-2010.

López, Andrés y Andrés Niembro (2017). La heterogeneidad de los servicios intensivos en conocimiento en Argentina: Una tipología empírica a partir de fuentes impositivas. Asociación Argentina de Economía Política. lii Reunión Anual, Noviembre 2017.

Lugones, Gustavo y Manuel Lugones. (2004). Bariloche y su grupo de empresas intensivas en conocimiento: realidades y perspectivas. Documento de trabajo 17.

Miles, Ian, Nikos Kastrinos, Rob Bilderbeek, Pim den Hertog, Kieron Flanagan, Willem Huntink and Mark Bouman. (1995). Knowledge-intensive business services: users, carriers and sources of innovation. European Innovation Monitoring System (eims) Report.

Monasterio, H., Barbieri, A., Carrá, C., Costa, J. E. (2009). Hacia la formulación de un plan estratégico para el desarrollo sustentable de San Carlos de Bariloche. Base diagnóstica expeditiva de las dimensiones económica y social, provincia de Río Negro. Consejo Federal de Inversiones.

Muller Emmanuel y David Doloreux. (2009). What we should know about knowledge-intensive business services. Technology in society, 31(1), pp. 64-72.

Muller, Emmanuel y Andrea Zenker. (2001). Business services as actors of knowledge transformation: the role of kibs in regional and national innovation systems. Research Policy, 30(9), pp. 1501-1516.

Myrdal, Gunnar (1974). Teoría económica y regiones subdesarrolladas (pp. 188). Fondo de Cultura Económica.

Naciones Unidas. (2007). International Standard Industrial Classification of All Economic Activities (ISIC) Rev.4, Annex 3, explanatory notes. http://cf.cdn.unwto.org/sites/all/files/pdf/inroute_hb_annex_03.pdf

Navarro Floria, Pedro y Laila Vejsberg. (2009). El proyecto turístico barilochense antes de Bustillo. Entre la prehistoria del Parque Nacional Nahuel Huapi y el desarrollo local. Estudios y Perspectivas en Turismo, 18, pp. 414-433.

Niembro, Andrés. (2011). El desarrollo (pendiente) de Bariloche: Reflexiones a cien años de la comisión de estudios hidrológicos. Revista Pilquen. Sección Ciencias Sociales, xiii(14).

North, Douglass. (1970). Location theory and regional economic growth. Regional economics: theory and practice. En David McKee, Robert Dean, William Leathy (ed.). The Free Press, (pp. 29-48). Collier-Macmillan Limited.

Núñez, Paula. (2004). Un municipio alejado, una actividad tangencial y los efectos de un profundo cambio institucional. San Carlos de Bariloche 1958-1970. Cuadernos del Sur, Historia, (33).

Nuñez, Paula y Ricardo Fuentes. (2005). Heterogenidad material homogeneidad simbólica. El caso de San Carlos de Bariloche. x Jornadas Interescuelas/Departamentos de Historia. Escuela de Historia de la Facultad de Humanidades y Artes, Universidad Nacional del Rosario. Departamento de Historia de la Facultad de Ciencias de la Educación, Universidad Nacional del Litoral, Rosario.

Oglietti, Guillermo y Evelin Colino. (2015). La cepa turística de la enfermedad holandesa. Razones económicas subyacentes al declive de un destino turístico. Revista Teuken Bidikay, Revista Latinoamericana de investigación en organizaciones, ambiente y sociedad, 6.

Organización Mundial del Turismo. (2008). International Recommendations for Tourism Statistics 2008. Department of Economic and Social Affairs. Statistics Division. Studies in Methods. Series M No.83/Rev.1. https://unstats.un.org/unsd/publication/seriesm/seriesm_83rev1e.pdf

Perroux, François. (1970). Note on the concept of growth poles. Regional economics: theory and practice. En David McKee, Robert Dean y William Leathy (ed.). The Free Press (pp. 93-103). Collier-Macmillan Limited.

Rey, Héctor. (2004). El destino de tres actividades económicas en el Nahuel Huapi a principios del siglo xx: forestal-maderera; cerealera-derivados; turística. Revista Pilquen. Sección Ciencias Sociales, vi(6).

Strambach, Simone. (2008). Knowledge-intensive business services (kibs) as drivers of multilevel knowledge dynamics. Int. J. Services Technology and Management, 10(2/3/4).

Uppenberg, Kristian y Hubert Strauss. (2010). Innovation and productivity growth in the eu services sector. European Investment Bank, Luxembourg.

Annexe

Tabla A. 9. 1. Ventas por rubro del sector turístico en millones de pesos constantes de 2006

Image

Nota: Ante la inexistencia de índices de precios propios del sector turismo se recurrió a elaborar un deflactor con base enero 2006 utilizando el ipc indec y el ipc 7 Provincias durante los años de intervención de la institución.

Tabla A. 2. Ventas por rubro del sector SIC-high tech en millones de pesos constantes de 2006

Image

Nota: Ante la inexistencia de índices de precios propios del sector turismo se recurrió a elaborar un deflactor con base enero 2006 utilizando el ipc indec y el ipc 7 Provincias durante los años de intervención de la institución.

Notes de bas de page

1 Resolución General 485/99, Buenos Aires, 9/3/99.

2 Para mayor información acerca de la metodología del nace Rev. 2, se puede consultar con EUROSTAT (2008a), como así también el Glosario para SIC según la UE (eurostat, 2008b).

3 Para ampliar, véase «Bariloche: Detectan comercios no registrados y millonaria evasión impositiva» (5 de febrero de 2015).

4 Para ampliar, véase: «Bariloche cada vez más lejos para los brasileños» (25 de septiembre de 2015).

5 Datos obtenidos de la Encuesta de Coyuntura Hotelera (ech) de la Secretaría de Turismo de la mscb.

Précédent Suivant

Le texte seul est utilisable sous licence Licence OpenEdition Books. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.