Versión clásicaVersión móvil
OpenEdition Books

El INTA en Bariloche

 | 
Silvana López

Capítulo 2. La instalación de la eera inta Bariloche

Texto completo

Creación del Centro Regional Patagónico, la eera inta Trelew y la aer inta Río Limay en San Carlos de Bariloche

1La creación del Centro Regional Patagónico en Bariloche se enmarca en una institucionalización de ámbitos de desarrollo científico vinculados a la planificación estatal, con claros antecedentes en la segunda presidencia de Juan Domingo Perón. De hecho, a comienzos del segundo gobierno peronista, en 1950, fue creada la Comisión Nacional de Energía Atómica (cnea). Más adelante, en 1968, durante el onganiato, y asociado a esta línea de investigación, se creó el Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas de las Fuerzas Armadas (citefa). Ambos se dedicaron al desarrollo de temas estratégicos vinculados al sector energético y militar.

2Estos hechos comenzaron a mostrar que el lugar de la producción de conocimiento no estaba restringido únicamente a las universidades. De esta manera, la Argentina se adecuaba al diseño que se estaba adoptando en los países centrales respecto de los mega-proyectos financiados por los Estados, y que enfocaban los esfuerzos en determinados sectores de interés (Hurtado, 2010; Vara, 2011).

3Estas iniciativas, si bien tangenciales al desarrollo agropecuario, son centrales en lo que respecta a la relevancia científica del espacio de Nahuel Huapi. Como vimos en el capítulo anterior, a partir de los desarrollos en física, San Carlos de Bariloche se instala como destino de investigaciones en clave de Big Science (Capshew, 1992; Galison, 1992). Con el golpe militar que depuso al gobierno de Perón en septiembre de1955 continuó el proceso de reordenamiento de los espacios de producción de conocimiento.

4De acuerdo a esto, en el período que va desde 1956 a 1958 fue creada una serie de instituciones de carácter científico-tecnológico que se enfocó en la demanda de algunos sectores considerados estratégicos por el Estado nacional. En este sentido, el inta (creado en 1956) y el inti (creado en 1957) enfocaron sus actividades de investigación y desarrollo en dos grandes sectores de la economía argentina, el agropecuario y el industrial, respectivamente.

5El conicet, creado en 1958, completa la estructura en este escenario, instituyéndose en la base de una red tecno-científica de profunda incidencia en la planificación nacional, en articulación con la estructura de producción de conocimientos ya existente. El objetivo principal del conicet fue fortalecer la investigación en las universidades, lo que planteaba una condición de posibilidad para la organización de la comunidad científica a escala nacional (Vara, 2011).

  • 1 La investigación básica, en este contexto, tenía como objetivo la obtención y recopilación de infor (...)

6En este marco, el inta inicia sus actividades concentrándolas en los institutos de investigación básica,1 por especialidad y por demanda de carácter nacional. El punto nodal de esta institución era el Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias (cnia), ubicado en la localidad de Castelar, en la provincia de Buenos Aires.

7La importancia de la institución, así como su relevancia en el país, se debió fundamentalmente a la organización de parte de sus actividades de investigación, y de casi la totalidad de la experimentación y difusión del conocimiento, en torno a las demandas agropecuarias regionales reales, preconcebidas en clave productiva. En este sentido, y siguiendo a Yoguel (2000), la capacidad científica de los agentes reunidos, el grado de desarrollo tecnológico disponible y su inserción en una red productiva de conocimiento fueron circunstancias clave para desarrollar competencias y crear ventajas competitivas en diferentes esferas. Se incluye también en estas actividades a las Estaciones Experimentales Regionales (eer) ubicadas a lo largo de todo el país (Linzer, 2008; Losada, 2005), configurando así una red nacional que tendrá un rol destacado en el emergente desarrollo regional.

  • 2 Condiciones referidas al ambiente ecológico, integrado por suelo, agua, clima y vegetación (López, (...)

8El carácter regional de las agencias del inta buscó dar respuesta a las necesidades de la producción agropecuaria en una gran variedad de paisajes y condiciones edafoclimáticas;2 de allí la amplitud de su área de influencia. Si observamos fuentes del período como Papadakis (1951) o Rodríguez Meitin (1960), la descripción ambiental, al menos en la norpatagonia, arrojó resultados tales que ocultaron prácticas socio-productivas alternativas, debido a que las investigaciones sobre la naturaleza de las regiones en el espacio de secano que nos ocupa, estaban sustentadas en una perspectiva que legitimaba los órdenes económicos existentes, aun cuando estos órdenes implicaran situaciones de enorme desigualdad. Así, las características geográficas se presentaban como la causa objetiva del orden social existente.

9La estructura organizacional de la institución buscó proyectar el desarrollo rural en todo el mapa nacional. El inta tenía como principal objetivo impulsar, vigorizar y coordinar el desarrollo de la investigación y la extensión agropecuarias, a partir de la introducción y la difusión de las tecnologías disponibles en pos del mejoramiento de la empresa agraria y la familia rural. Desde este fortalecimiento se planteaba alcanzar productos de calidad competitiva, tanto para el mercado interno como para el externo (Losada, 2005).

10Este amplio objetivo se materializó a través del armado de la infraestructura y la formación y contratación de recursos humanos, así como también a través de la elaboración y puesta en marcha de agendas de investigación, que contemplaban las actividades de estudio adaptadas a la necesidad y características productivas, sociales y ambientales consideradas de cada una de las regiones del territorio nacional. Por ello, en la etapa inicial del inta, las actividades de extensión tuvieron un rol central para la difusión e incorporación de las nuevas tecnologías, concebidas como una necesidad de la ruralidad nacional (Alemany, 2003). Destacamos especialmente esta idea de extensión, dado que en el área de Bariloche aparece con una forma propia que, más que a las familias, va a fortalecer la estructura de los establecimientos productores existentes.

11Vale mencionar que la instalación de agencias del inta en el territorio nacional implicaba la presencia del Estado nacional en esos espacios. Esto significaba que, además del incremento de la productividad como objetivo principal, se intentaba favorecer el desarrollo económico local, es decir, la producción, el comercio externo y la incorporación de insumos y bienes de capital a través de diversas políticas favorables a la iniciativa privada (Linzer, 2008).

12Así, el Estado nacional facultó al inta para la participación directa en el mercado a través de la generación y difusión de nuevas tecnologías para el sector agropecuario. De allí que se ampliaran las capacidades de gestión e intervención del inta a través de la instalación e incorporación de nuevas agencias: Estaciones Experimentales Regionales Agropecuarias (eera), Estaciones Experimentales Agropecuarias (eea), Agencias de Extensión Rural (aer), Chacras y Campos Experimentales.

Fig. 6. Estructura Institucional del inta en las décadas del sesenta y setenta

Fig. 6. Estructura Institucional del inta en las décadas del sesenta y setenta
  • 3 En referencia a las tecnologías propias de cada región están las respuestas que se esperan de la in (...)

13Las actividades institucionales buscaron afianzar la generación de tecnologías3 propias para cada región porque entendían que el cambio favorable se daría a partir del fortalecimiento tecnológico en cada espacio. Dada la importancia de los insumos y bienes de capital canalizados a través de inta, estos impactaron en el incremento de la productividad agropecuaria, lo que a su vez hizo necesaria la implementación de instrumentos de regulación que sirvieran de parámetro en cuanto al precio, la calidad y la difusión geográfica, por parte de cada uno de los grupos interesados –pequeños, medianos y grandes productores agropecuarios– a quienes estaba dirigido. En relación a esto, se iniciaron tratativas para la incorporación de varias tecnologías que podían ser importadas o producidas nacionalmente a partir de modelos extranjeros, con el objeto de incrementar la eficacia productiva en ecosistemas nacionales (Linzer, 2008).

  • 4 Fuente: resolución nº 119, acta nº 144, del 19 de marzo de 1962, archivo de la Secretaría de la Di (...)

14En este marco, el presidente del Consejo Directivo del inta, René Delpech, resolvió crear el 1º de marzo de 1962 el Centro Regional Patagónico, con dependencia provisoria en la eea inta Trelew, con lo cual se estableció el inicio institucional del reconocimiento de la producción patagónica en este esquema. Junto con la Regional Patagónica también se creó la Agencia de Extensión Rural Río Limay con asiento provisorio en la ciudad de San Carlos de Bariloche,4 cuyos objetivos se definían en base a las evaluaciones de la Estación Experimental Agropecuaria de Trelew. Puede considerarse esto como la piedra fundamental del espacio que ocupa a la presente tesis.

El origen de la eera inta Trelew

15Los orígenes de la Estación Experimental de Trelew se remontan a la iniciativa del Ministerio de Agricultura y Ganadería de la década del cuarenta que, a partir del reclamo de productores lanares, diseñó un espacio para tratar las problemáticas particulares de la región en pos del mejoramiento de la producción agropecuaria. Por entonces, la crisis del régimen agroexportador de la Patagonia se percibía en la caída del precio de la lana y de la carne ovina, lo que llevó a revisar la lógica productiva del espacio.

Acta de creación e instalaciones de la Estación Experimental Regional Trelew en 1962.

Acta de creación e instalaciones de la Estación Experimental Regional Trelew en 1962.

Fuente: Archivo fotográfico de la Estación Experimental Agropecuaria inta Chubut

16Vale señalar que los espacios de producción diferentes, como fue el alto-valletano de los territorios de Neuquén y Río Negro, no se consideraron en la evaluación que reconoció en Trelew un espacio de referencia de los procesos a resolver. La Patagonia sur, así como toda el área de estepa, se entiende como ovina desde finales de siglo xix (Coronato, 2010). De acuerdo con esta mirada que liga el desarrollo productivo patagónico a las ovejas, en la década del cuarenta, el Ministerio de Agricultura y Ganadería decidió abrir la Estación Experimental de Cañadón León con sus respectivas dependencias en Gobernador Gregores, territorio nacional de Santa Cruz.

17Una de las cuestiones más llamativas de la historia del desarrollo en la Patagonia durante estos años es porqué se instala el acompañamiento técnico. Las respuestas que se encuentran no se desprenden de los documentos escritos, en los que la crisis y la importancia de la nueva mirada se presentan como auto-evidentes a un Estado que unilateralmente decide intervenir. Pero las memorias y los testimonios orales recuerdan las demandas de los grandes productores en la base de la toma de decisiones (entrevista al ingeniero Ernesto Domingo, enero de 2011).

18Serán estas demandas las que abran el reclamo por el acompañamiento que no sólo llega desde inta. Las memorias de los primeros trabajadores rurales coincidieron en que el modo de trabajo de las estancias enfrentaba ciertos problemas estructurales. Entre los principales desafíos se recuerda que el producto lanar no alcanzaba una calidad competitiva y esto se reflejaba en un muy bajo precio de modo que, en un escenario de precios limitados, la obtención de mejores animales resultaba central para la actividad en el comercio internacional. Los testimonios insisten en la necesidad de un acompañamiento técnico que se presentaba como urgente (entrevista al ingeniero Jorge Vallerini, abril 2010-febrero 2011; ingeniero Ernesto Domingo, enero 2011).

19De allí que, desde los grandes productores regionales, se promoviera la llegada de las instalaciones técnicas. De acuerdo a esto, los investigadores de inta justifican su trabajo porque encuentran una buena recepción de sus ideas y sus iniciativas en estos grupos de grandes productores. Así, en la red tecno-científica asociada al inta en la Patagonia, no solo debe contarse a los especialistas que desarrollan su trabajo dentro de la institución, sino también a los productores que son reconocidos como portadores de la voz legítima en cuanto a los problemas locales.

  • 5 Vale señalar que las referencias personales se deben a que, en el recorrido documental, el peso de (...)

20Entre los principales espacios que se articulan con esta iniciativa se encuentra la ciudad de Trelew, en el entonces territorio nacional de Chubut. Aquí se instaló e inició sus actividades el Laboratorio Regional de la Patagonia, también dependiente del Ministerio, a cargo de Eduardo Mettler.5 A modo ilustrativo: José Lesjack menciona que el funcionamiento de este laboratorio dio lugar a un mejoramiento sanitario del ganado ovino y vacuno de la región (Rodríguez, 1982).

21En 1960, cuando comienzan las actividades del inta en la Patagonia, en la localidad de Trelew se habilitó una Estación Experimental Agropecuaria ubicada a ocho kilómetros de la ciudad. Desde allí se esperaba cubrir las necesidades de un área de influencia que abarcaba la región de Patagonia Sur (provincias de Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego). Sus trabajos estaban orientados mayoritariamente a la ganadería ovina y en menor medida a la agricultura de regadío, por ello se incorporaron a su dependencia la pionera Estación Experimental de Cañadón León y las Agencias de Extensión de Río Mayo, Gaiman, Esquel y Colonia Sarmiento en la provincia de Chubut.

22Cabe señalar que, desde la década del cuarenta, estas agencias dedicaron esfuerzos a la realización de ensayos en la implantación de pasturas exóticas para la estabilización de médanos; también habían avanzado en la adaptación de diferentes variedades frutales y hortícolas; todo esto aun cuando su foco de investigación era la ganadería ovina. Estos antecedentes permiten observar en las nuevas agendas de investigación del inta un giro importante con una fuerte proyección a la producción lanera en respuesta a las diferentes iniciativas procedentes del sector productivo.

23El sitio de instalación de las diferentes agencias del inta no solo se decidía desde un criterio interno de la institución, sino que también consideraba el mapa de la Argentina y especialmente el de la Patagonia, que se estaban reconfigurando con nuevas lógicas de valoración regional. La década del sesenta será, en este sentido, un punto de inflexión en el modo de considerar la región a partir de los trabajos ya citados sobre las Bases para el Desarrollo Regional que se elaboraron desde el Consejo Federal de Inversiones (cfi).

24Recordemos que en este período, en el ordenamiento territorial, adopta una relevancia económica prioritaria el plan de desarrollo nacional sobre la región denominada Comahue, de la cual Río Negro formaba parte y la ciudad de San Carlos de Bariloche era considerada centro en el marco desarrollista. Consideramos que desde esta perspectiva, esa ciudad resultaba atractiva para el establecimiento de núcleos de investigación.

25Un trabajo del cfi de 1964 titulado «Entes Regionales de Fomento» señala que son considerados centros aquellas ciudades que ofrecen gran capacidad de vías de comunicación, infraestructura comercial y buen desarrollo de la actividad económica. Los centros tienen además la característica de tener alta demografía. Las teorías de polos de crecimiento o desarrollo presentadas por Perroux (1955) –y llevadas al terreno espacial por Boudeville (1961; 1968)– posiblemente hayan tenido una gran influencia en la nueva configuración del planeamiento regional del país. Y para los planes del cfi, como puede verse aquí:

en las Bases para el Desarrollo Regional argentino se han hecho varias consideraciones, sobre la división del país en distintas regiones económicas, fundamentalmente se ha dicho que el desarrollo económico nacional debe lograrse a través del impulso de los distintos “Polos de crecimiento” situados en el territorio nacional. (cfi, 1964, p. 1)

26Desde esta perspectiva se establece que los centros con cierto grado de industrialización impulsarían la actividad económica a un área más amplia. Recordemos que otra influencia significativa provino de la Comisión Económica para América Latina (cepal) y los estudios sobre desarrollo económico realizados por el cfi, cuya incidencia permitió dividir el territorio nacional en ocho regiones, localizándose en cada una de ellas un Centro Regional.

27De acuerdo a estos criterios, posteriormente se refirieron espacios donde reubicar algunos Centros Regionales que operaban en las Estaciones Experimentales Agropecuarias de inta en el espacio patagónico. De allí que podamos reconocer el carácter provisorio de la Estación Experimental Regional inta Trelew, pues esta ciudad no fue considerada un centro en la modelización territorial ideada. Esto auguraba un cambio a corto plazo que se vinculó directamente con el proceso de conformación institucional que aborda esta tesis.

  • 6 Entrevistas a Jorge Vallerini (abril de 2010, febrero de 2011); Ernesto Domingo (enero de 2011); Ar (...)

28Los testimonios6 que refieren las causas de la elección de San Carlos de Bariloche para la instalación del inta señalan que se debió a sus paisajes y servicios, condiciones que la hacían un centro natural y, por tanto, ideal. Sin embargo, estas condiciones no variaban gran cosa respecto de Trelew, mucho menos de Comodoro Rivadavia, con el proceso petrolero. Sin contar que Bariloche no es un espacio estepario, propio de la explotación ovina, sino un ecotono que reúne una geografía mucho más variada. Además, con una historia productiva propia y singular, a la que se le suma otra esfera social representada en las instituciones científicas instaladas durante la década del cincuenta dedicadas a una actividad muy diferente, como es la del desarrollo atómico (Hurtado, 2010; López Dávalos y Baudino, 1994), pero presente en el imaginario como centro de desarrollo científico.

El origen de la aer inta Río Limay en San Carlos de Bariloche

29San Carlos de Bariloche, como espacio de intervención del inta, no fue en el inicio una Estación Experimental Regional Agropecuaria (eera), sino una aer. El cnia tenía a su cargo las investigaciones básicas y el desarrollo de programas de investigación nacional. El Centro estaba integrado por institutos que funcionaban coordinadamente. Su equivalente en el resto del país eran los Centros Regionales que funcionaban en las eera y que tenían a su cargo la organización y la coordinación de la investigación de los problemas agropecuarios regionales y de los respectivos programas de extensión. De cada Centro Regional dependían las Estaciones Experimentales y las Agencias de Extensión Rural desde las que se divulgaban las mejoras técnicas a los productores.

30De acuerdo a esto, en el marco del auge desarrollista y desde la planificación estatal, se planteaba la necesidad de llevar a cabo relevamientos en las regiones que forman el territorio nacional. Este conocimiento permitiría la instalación de polos de desarrollo, tal como obra en las fuentes del cfi, donde se subraya la importancia de un análisis que amplíe detalladamente las diferentes situaciones a lo largo del variado espacio nacional, para avanzar en el potencial de las vinculaciones interregionales:

surge la necesidad de adoptar un enfoque que obvie las limitaciones del análisis económico puntual, es decir basado en los conceptos de la teoría económica espacial. Este enfoque nos sugiere analizar causas de la situación actual de estancamiento que padece el país y nos impulsa a determinar, con la ayuda de técnicos de análisis y programación interregional, cuál debe ser la organización de la sociedad. (1966, p. 1)

31En esta línea, los recursos naturales que se reconocieran serían decisivos en la definición de las acciones a seguir. Losada (2005), quien analiza los antecedentes del inta en sus primeros años, refiere una gran cantidad de estudios de este tenor. El análisis del tipo de tareas desarrollado evidencia que el estudio de los recursos naturales fue vital para el proyecto que se iba a llevar a cabo. Para ello, se realizaron diferentes planes de trabajo a través de convenios de vinculación tecnológica entre el Ministerio de Agricultura y Ganadería y las universidades estatales nacionales, principalmente la Universidad de Buenos Aires (uba) y la Universidad Nacional de La Plata.

  • 7 Durante el gobierno de facto en 1957 se hizo un llamado a elecciones en el que la ucrp estaba a fav (...)

32Este proceso no estuvo exento de tensiones. Durante la gestión de Horacio Giberti (quien ejerció el cargo de presidente del inta desde 1958 a 1962) se recibieron los fondos del Estado nacional para poner en funcionamiento al instituto. Esta acción trajo diferencias con algunos sectores de la uba, como así también críticas de la Sociedad Rural Argentina y del presidente Arturo Frondizi;7 por ello Giberti decidió entregar los fondos al conicet, presidido por Bernardo Houssay, quien a su vez los confió al investigador y decano de la Facultad de Agronomía y Veterinaria de la uba, Héctor Camberos. De allí que pueda suponerse que durante su gestión como decano de la Facultad de Agronomía y Veterinaria (1958-1862) se dirigió parte de estos fondos a los programas de investigación de esa facultad, lo que propició la realización y puesta en marcha de diferentes proyectos de investigación, algunos articulados con los planes de trabajo que se realizaban en los institutos del inta del cnia en Castelar (Losada, 2005).

  • 8 El que hoy es el Instituto de Recursos Biológicos (irb).

33Las tareas de investigación básicas se concentraban en el cnia de Castelar, que pertenece al inta desde 1956. Allí se reunían investigadores de diferentes instituciones. Entre ellos se encontraba la doctora en Ciencias Naturales, Maevia Correa, quien se desempeñó como técnica investigadora del Ministerio de Agricultura y Ganadería en el cnia entre 1956 y 1959. Dentro del cnia, Correa trabajaba en el Instituto de Botánica Agrícola,8 que formaba parte del Centro de Investigación de Recursos Naturales (cirn) que en 1958 pasa a depender del inta.

  • 9 Tanto Böelcke como Correa compartían esta pasión, por ello elaboraron herbarios destinados a la fac (...)

34Desde este espacio, Correa inició el relevamiento de la flora patagónica. Estas investigaciones, que estaban orientadas al conocimiento botánico, fueron parte de la base de información de recursos naturales de la región. En el transcurso de dicho estudio fue necesario realizar más de doscientos viajes de recolección de especímenes de la flora patagónica argentina y también del sur de Chile. Estos viajes los realizó junto a su cónyuge, el ingeniero Osvaldo Böelcke,9 quien era investigador de la uba y tenía a su cargo la cátedra de Botánica Agrícola de la facultad de Agronomía en esta universidad. Por otra parte, algunos alumnos de la cátedra de Böelcke realizaban relevamientos de los pastizales naturales de la zona cordillerana de la norpatagonia. Entre ellos se encontraba el estudiante Jorge Vallerini, quien fue el primer extensionista del inta en Bariloche. Es desde esta estructura, ubicada en el centro más relevante del inta, el cnia de Castelar, que se va presentando Bariloche como un destino de intervención.

35En una entrevista realizada durante el año 2010, Jorge Vallerini relata lo siguiente:

Durante 1958 éramos un grupo de estudiantes que todos los veranos veníamos mochila en mano para hacer relevamientos y control de pastizales en mallines, que tenían en ese momento tratamientos de fertilización con agroquímicos, los mismos se encontraban en establecimientos productivos ovinos. Nosotros hacíamos los cortes, y los acondicionábamos para luego en el laboratorio de la facultad de agronomía de la uba practicarles las determinaciones químicas pertinentes.

36En su reflexión indicó que los ensayos tenían diferentes ubicaciones: uno de ellos estaba en la Estancia San Ramón, a 30 km de Bariloche, en el departamento de Pilcaniyeu, provincia de Río Negro; y otro en la Estancia Fortín Chacabuco (propiedad de la familia Böelcke), ubicada a 23 km de Bariloche y 14 km del río Limay, en la provincia de Neuquén.

  • 10 A través de la resolución 119 (1º de marzo 1962) y el acta n° 144, el Consejo Directivo del inta re (...)

37A partir del relato de Vallerini entendemos que los vínculos familiares y las relaciones personales emergen como parte de las explicaciones para ver los sitios que se toman como inicio de las actividades. Asimismo, y por el modo en que conectan estas actividades con su uso posterior, las tareas realizadas por Vallerini mientras fue estudiante han sido sin duda el antecedente de algunas de las líneas de trabajo de la Agencia de Extensión Rural del inta con sede en San Carlos de Bariloche, creada en 1962.10

38Jorge Vallerini se recibió de ingeniero agrónomo en 1962; por estos años realizaba algunos trabajos en el Instituto de Botánica de Castelar junto a Correa y Böelcke. Es entonces cuando se hace la apertura del concurso de búsqueda de personal para cubrir diferentes puestos de trabajo en las nuevas agencias que abría el inta en el territorio nacional, que Jorge Vallerini decidió presentarse.

39En sus memorias, Vallerini recuerda que los preparativos para la apertura y búsqueda del agente estatal que cubriera el puesto de jefe de agencia demoraron unos meses. Durante marzo de 1962 recibió la noticia de haber sido favorecido en la elección del cargo de jefe de agencia. La resolución de algunos detalles, como la entrega de un vehículo para realizar sus trabajos de investigación y extensión, postergó la partida hacia San Carlos de Bariloche. Con el otorgamiento del vehículo, en mayo del mismo año, el joven ingeniero se instaló en Bariloche y abrió al público las puertas de la Agencia de Extensión Rural del inta.

40Esta agencia tuvo un funcionamiento de carácter informal que evidenciaba la falta de infraestructura. En sus comienzos funcionó en el domicilio de Vallerini, hasta 1963 ubicado en la calle 20 de Febrero n° 808, y luego en la calle Tiscornia n° 569, donde permanecería hasta 1965. Vallerini eligió el nombre de esta primer aer junto a su profesor y colega Böelcke. Inspirados por la belleza del lugar y el entorno donde realizaban la mayor parte de las actividades, llamaron a la Agencia de Extensión, Río Limay.

41Las tareas que realizaba Vallerini en la Agencia eran variadas, aunque en su mayoría orientadas a seguir con la investigación en pastizales naturales, en continuidad con los trabajos de sus épocas de estudiante. En su función de extensionista brindaba recomendaciones a los medianos y grandes productores de lana, quienes conformaban el grupo que mayormente demandaba asistencia técnica. También atendía diferentes consultas de vecinos barilochenses sobre cultivos de frutales o animales de granja. A estas tareas de extensión se sumaba la recepción de alumnos universitarios de las carreras de Agronomía interesados en hacer pasantías en los temas relacionados con las líneas de trabajo e investigación de la agencia.

42Como se mencionó antes, la aer Río Limay dependía de la eera Trelew, que se encontraba a más de 800 kilómetros de distancia, de rutas precarias e inclemencias clímáticas. No sorprenden las referencias a la soledad y el aislamiento como parte de las características del trabajo que allí se desarrollaba.

43Señalamos antes que las prácticas de extensión incluían la atención a todas las personas que se acercaban. Sin embargo, Vallerini menciona como sitios de diálogo permanente aquellos donde focalizó sus primeras investigaciones como estudiante, que contenían a los actores con los cuales sentía mayor afinidad. Los sitios concretos donde Vallerini realizó las tareas de extensión conjuntamente con las de investigación en estos primeros años fueron la Estancia San Ramón, Estancia Fortín Chacabuco, Estancia El Cóndor, Estancia Pilcañieu y Estancia Rayhuao, muchas de ellas dedicadas a la producción ovina y a la producción mixta (ganadería vacuna y ovina). Estas estancias, en general, se caracterizaban por ser establecimientos productivos medianos o grandes. En la figura 7 puede verse el mapa con la ubicación de estos establecimientos productivos.

Fig. 7. Mapa con la ubicación de las estancias mencionadas

Fig. 7. Mapa con la ubicación de las estancias mencionadas

Fuente: elaboración de Umaña Fernando, Laboratorio de Teledetección y sig, eea inta Bariloche

44En una entrevista, Adolfo Sarmiento (técnico del inta en la región) refiere una serie de datos que dan cuenta de la importancia reconocida a estos emprendimientos en la zona y que vuelven presentes a los actores productivos más visibles para el inta:

  • La Estancia San Ramón contaba por estos años con 30 000 ha. La hacienda ovina rondaba las 15 000 cabezas, su dueña era la Inversora Roland. Antiguamente esta estancia había pertenecido a la familia Lahusen.
  • La Estancia El Cóndor contaba con 50 000 ha y manejaban 20 000 cabezas de ovinos, su dueña era la familia Tanke, oriunda de Alemania.
  • La Estancia Fortín Chacabuco era de los parientes directos de Böelcke, tenía 10 000 ha y contaba con un volumen de animales variable entre 4000 y 5000 cabezas.
  • La Estancia Pilcañieu contaba con 40 000 ha. Su volumen de ganado ovino era de aproximadamente 25 000 cabezas. Esta estancia pertenecía a la Compañía Sudamericana de Tierras.
  • La Estancia de Rayhuao, la más lejana, disponía de 10 000 ha y manejaba un volumen de ganado ovino de aproximadamente 4000 cabezas. Pertenecía, y pertenece en la actualidad, a la familia Canesa.

45En este contexto, la región era entendida como área ecológica potencialmente productiva, por lo que profundizar en el conocimiento de los recursos naturales que la conformaban resultaba vital para establecer un manejo productivo eficiente (López, 2000). En este período la mirada y la demanda adquieren un carácter variado con la escucha a actores ajenos al ámbito científico, más allá de las limitantes humanas y de infraestructura para planear resoluciones.

46En este escenario, la institución concebía el territorio como la región que abarcaba el Centro Regional Patagónico, el cual era dividido en áreas: Precordillerana, Meseta, Costa y Valle. Desde esta perspectiva, el inta consideraba el área Precordillerana como formada por la franja oriental ubicada al pie de los Andes que comprende desde el norte de Neuquén hasta la Isla de Tierra del Fuego, incluyendo todo el sur de la provincia de Santa Cruz; de modo que las jurisdicciones provinciales quedaban desdibujadas (inta, 1970).

47Esto no es menor, pues estamos en un proceso donde las provincias patagónicas buscaban configurarse como instituciones autónomas gestoras de la organización de sus territorios, en línea con los procesos de provincialización que se habían iniciado formalmente en 1958. De allí que, además de referir a los procesos internos del inta, las iniciativas de la agencia científica deban considerarse a la luz de las propuestas de organización de las provincias afectadas. Nuestro texto va a reparar en el detalle del complejo proceso rionegrino, asociado a la producción particular que se busca fortalecer desde la agencia científica.

De aer a eera inta Bariloche. El peso del contexto internacional, las nuevas agendas de investigación y la tecnificación productiva ovina

48El paso de la aer Río Limay a eera inta Bariloche, entre 1962 y 1965, estuvo marcado por un escenario nacional de inestabilidad política y económica que incluyó un profundo proceso de modernización del Estado. Allí, la planificación del desarrollo regional fue un factor de peso en el traslado del Centro Regional Patagónico de Trelew a Bariloche. Esto nos lleva a revisar las políticas de desarrollo que afectaron a la Patagonia en la segunda mitad del siglo xx, y el particular modo de reconocer los diferentes espacios en tensión.

49El período que va desde 1955 hasta 1973 se caracterizó políticamente por la proscripción del peronismo. Las presidencias constitucionales de Arturo Frondizi (Unión Cívica Radical Intransigente, 1958-1962) y de Arturo Illia (Unión Cívica Radical del Pueblo, 1963-1966) intentaron impulsar el desarrollo nacional (Rapoport, 2007; Romero, 2010), con interrupciones institucionales que afectaron el modo en que se concebía este desarrollo. Sin embargo, a lo largo del territorio, el presidente Arturo Frondizi resultó una figura central en la redefinición del espacio nacional (Romero, 2010). En 1957, Frondizi dejaba plasmado en su libro Industria Argentina y Desarrollo Nacional las ideas respecto del desarrollo que se plantearían como políticas públicas para nuestro país:

Nuestra generación advierte que todos los países del mundo situados en la periferia económica procuran activamente su desarrollo económico y que los pueblos latinoamericanos y las naciones asiáticas están realizando ingentes esfuerzos para integrar sus estructuras productivas. Puede sostenerse que el gran problema de este momento histórico es, precisamente, el “desarrollo de los pueblos no desarrollados”. Desarrollo que no quiere decir mero aumento de la producción primaria, sino diversificación interna de la producción total. (p. 20)

50Ya siendo presidente, en enero de 1959, Frondizi visitó los ee. uu., y el 28 de marzo de 1959, el presidente Dwight Eisenhower correspondió con un viaje a la Argentina. El encuentro de ambos presidentes fue en la ciudad de San Carlos de Bariloche, donde se firmó un Tratado sobre la Protección de Parques Nacionales con la intención de promover un mejor nivel de vida para los países americanos (Núñez, 2003).

51Jáuregui (2013) señala que a pesar del discurso desarrollista, el gobierno prestó poca atención a la planificación a largo plazo. El autor concluye que esto fue así porque estaba condicionado por los problemas políticos y económicos de la coyuntura, y que esta falta de visión a largo plazo fue evidente en la falta de sincronización entre la política de estabilización y las de desarrollo. La integración territorial en un dinamismo que superara las históricas asimetrías puede asociarse a la misma falencia. De hecho, en estos años, antes que en reflexiones internas, debemos reparar en el peso del contexto internacional. Vale mencionar, como uno de los hitos para comprender el tema que nos ocupa, la Revolución cubana de 1959 que, a pesar de su distancia, aparece como una referencia asociada al modelo de desarrollo que se va a desplegar sobre el territorio.

52La línea de vinculaciones que podemos seguir es la siguiente: a partir del proceso cubano, desde ee. uu. se indujo una política continental para canalizar eficazmente la llegada de fondos norteamericanos destinados al desarrollo, a través del programa de ayuda económica denominado Alianza para el Progreso. A partir de aquí, la planificación nacional estuvo muy vinculada a ee. uu. y las concepciones desarrollistas transmitidas por la cepal. Rapoport (2007) señala que la gestión de Arturo Frondizi buscó propender al desarrollo económico en cada una de las regiones que conformaban el territorio nacional. En un escenario de apertura a la influencia de agencias internacionales, se avanzó en la organización del territorio, que entonces resultó afectado por estas tendencias. De acuerdo a lo mencionado, el contexto fue favorable a las inversiones de origen estadounidense, por lo que entre 1958 y 1962 se llegó al máximo de inversiones extranjeras en el país.

  • 11 El programa de ayuda económica para América Latina denominado Alianza para el Progreso fue anunciad (...)
  • 12 La Conferencia de Punta del Este celebrada en Uruguay en agosto de 1961 y en el marco de la Reunión (...)

53En 1961, cuando John Kennedy lanzó la Alianza para el Progreso,11 el presidente Frondizi estuvo de acuerdo con muchos de los puntos que se dieron a conocer a través de la Carta de Punta del Este.12 La importancia de dicha carta se evidencia por el reconocimiento que tuvieron los desarrollos regionales en el contexto de ideas del momento, por ello destacamos y citamos los siguientes puntos:

n° 3: Lograr una diversificación equilibrada en las estructuras económicas nacionales, en lo regional y en lo funcional, y alcanzar una situación que dependa cada vez menos de las exportaciones de un reducido número de productos primarios, así como de la importación de bienes de capital, al par de conseguir estabilidad en los precios o en los ingresos provenientes de esas exportaciones.

n° 4: Acelerar el proceso de una industrialización racional para aumentar la productividad global de la economía, utilizando plenamente la capacidad y los servicios tanto del sector privado como del público, aprovechando los recursos naturales del área y proporcionando ocupación productiva y bien remunerada a los trabajadores total o parcialmente desocupados. Dentro de este proceso de industrialización, prestar atención especial al establecimiento y desarrollo de las industrias productoras de bienes y de capital.

n° 5: Aumentar considerablemente la productividad y producción agrícola y mejorar asimismo, los servicios de almacenamiento, transporte y distribución.

n° 6: Impulsar dentro de cada país, programas de reforma agraria integral orientada a la efectiva transformación de las estructuras e injustos sistemas de tenencia y explotación de la tierra donde así se requiera, con miras a sustituir el régimen de latifundio y minifundio por un sistema justo de propiedad, de tal manera que, mediante el complemento del crédito oportuno y adecuado, la asistencia técnica, y la comercialización y distribución de los productos, la tierra constituya para el hombre que la trabaja, base de su estabilidad económica, fundamento de su progresivo bienestar y garantía de su libertad y dignidad. (Alianza para el Progreso, 1962, p. 15)

54Estos puntos resumen el tratamiento que debía considerarse para el crecimiento económico con base en la producción agropecuaria. En los puntos 11° y 12° de dicha carta se promueve la creación de un mercado común latinoamericano que se amplíe y diversifique en los países que conforman la región para propender al tan ansiado crecimiento económico. El punto 12° pone énfasis en el desarrollo de programas cooperativos para regular y facilitar el acceso de las exportaciones latinoamericanas a los mercados internacionales, situando el tema de la producción y la reforma del agro como parte de la agenda pública.

  • 13 La incorporación de sistemas mecanizados, experimentación con semillas transgénicas, desarrollos de (...)

55Rapoport (2007) sostiene que, a pesar de los esfuerzos de tecnificación y de creación de espacios de investigación y de extensión agropecuaria como el inta en los años 1955-1956 y 1962-1963, las producciones agropecuarias aún estaban estancadas. Únicamente se observó un incremento en la producción del sector cerealero, gracias a las nuevas tecnologías13y las mejoras en las condiciones climáticas que permitieron entre 1963 y 1964 obtener mayores beneficios.

56Sin duda, los cambios tecnológicos configuraban el escenario del grado de desarrollo del capitalismo en aquellos países donde se estaba dando este cambio. En nuestro país podemos observarlo en la producción agropecuaria, dado que fue posible visualizar que una mayor inversión de capital por unidad de superficie elevaba correlativamente los rendimientos ganaderos y agrícolas (Guerchunoff, 2010).

57Esta información fue parte de los estudios regionales que realizaba el cfi por estos años, tomando como base de cálculo el método desarrollado y aplicado en «Bases para el desarrollo regional Argentina 1953-1959». Estos informes, que se realizaron para las diferentes regiones del país, se llevaron a cabo entre 1960 y 1976 y configuraron la base de datos para la toma de decisiones de la Argentina en relación con el desarrollo agropecuario, frente a las diferentes agencias de la onu como la fao, agencias multilaterales de financiamiento como el Banco Interamericano de Desarrollo, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (pnud), entre otras; todas ellas encargadas de materializar la ayuda económica, dentro de las lógicas de crecimiento promovidas en el marco de la Alianza para el Progreso.

  • 14 El conade estaba orientado a las relaciones económicas con los ee. uu., especialmente para canaliza (...)

58En 1961 la Comisión Nacional de Administración del Fondo de apoyo al Desarrollo Económico (cofade) se transformó en Consejo Nacional de Desarrollo (conade)14, dando un carácter más determinante a las iniciativas de desarrollo y solapando el origen de los fondos que sustentaban los planes que se llevaron adelante. Asimismo, este proceso se vincula con el acuerdo establecido en la Conferencia de la oea de Punta del Este. Consideramos que esta conferencia fue clave para impulsar la planificación nacional como un instrumento destinado a canalizar la ayuda proveniente del programa de la Alianza para el Progreso (Jáuregui, 2013).

59De este modo, las instituciones se adaptaron a las nuevas modalidades de desarrollo, y establecieron un punto de partida para iniciativas de cambio que redundarían en la redefinición del territorio productivo. Su mirada estaba anclada en los valores del comercio internacional que se promovía en las agencias internacionales lideradas por ee. uu. en el marco de la Guerra Fría, presente en los argumentos que fundamentaban los documentos del desarrollo.

60Frondizi impulsó una política exterior especialmente activa en términos de apertura internacional. Como presidente, realizó numerosos viajes con el propósito de favorecer el ingreso de capitales internacionales. Al respecto, cabe destacar que inició una vía de desarrollo que tuvo incidencia en la producción agropecuaria del contexto que trascendió su propio gobierno. Esta vía se enmarca en los valores, conceptos y modalidades que se definen en el frondizismo en clave internacional, y resulta el marco donde podemos proyectar la apertura de una aer del inta en San Carlos de Bariloche. También el anclaje para entender su cambio a eera. Este contexto se afianzó en las gestiones que lo sucedieron.

61Volviendo a los contextos políticos, el 29 de marzo de 1962 un golpe militar destituye a Frondizi de su cargo y coloca en su lugar al presidente provisional José María Guido, quien va a gobernar entre 1962 y1963. En 1963 se convoca nuevamente a elecciones con proscripción del peronismo. En ellas salió favorecido el doctor Arturo Illia de la Unión Cívica Radical del Pueblo, quien asumió la presidencia el 12 de octubre de 1963.

62La creación del conade encuentra sus orígenes en este contexto. Se retoma así una línea de trabajo que Jáuregui (2013) evalúa como marginal en las gestiones de Frondizi y Guido, pero que resulta un antecedente que se profundizará durante la presidencia de Illia, cuyo trabajo fue más técnico y adquirió un rol central en la administración.

63Siguiendo a Jáuregui (2013), vemos que a través del decreto 7290 (1961), con el que se creó el conade, se especificaron los objetivos a largo plazo del proceso de desarrollo nacional. También se elaboraron programas de desarrollo de plazo intermedio y se prepararon programas a corto plazo, que estarían sujetos a inversiones de los sectores básicos en función de los objetivos de la política de desarrollo. De este modo, adquieren relevancia los programas de cooperación nacional, en materia económica y técnica, en función del desarrollo explícito en los objetivos de la Carta de Punta del Este.

64A diferencia de Frondizi, Illia estableció un tipo de política económica con una fuerte impronta industrialista y proteccionista. Hubo una búsqueda de ordenamiento del sector público y de disminución de la deuda pública (Gerchunoff, 2010). Rapoport (2007) señala que el escenario internacional dejó su marca en la Argentina, dado que los países europeos ya mostraban un amplio crecimiento económico, como así también grandes volúmenes exportables de sus productos manufacturados. Por otra parte, influyó el proteccionismo que presentó la Comunidad Europea de acuerdo a la Política Agrícola Común (pac); mientras, ee. uu. también se mostraba restrictivo ante los productos primarios argentinos. Por ello, la exportación de las producciones agropecuarias argentinas era un problema.

65Sin embargo, los países del este europeo comenzaron tímidamente a abrirse al mercado internacional y llevaron a cabo convenios de intercambio con la Argentina. Así, en 1964, se intercambiaron 400 000 toneladas de nafta por productos primarios argentinos; a fines de 1965 un nuevo convenio permitió intercambiar 1 000 000 de toneladas de trigo por 750 000 toneladas de gasoil soviético. También se exportaron granos a la República Popular China. Esta apertura se completó a través de la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio (alalc), que produjo un claro incremento que permitió balancear las dificultades planteadas por las limitantes comerciales desde la cee y ee. uu.

66Este comercio supuso algunos resquemores con ee. uu., sobre todo con las empresas de capitales trasnacionales. A las dificultades observadas por estos grupos, podemos sumar las políticas de tipo proteccionistas que implementó el gobierno, y que se materializaron en la anulación de contratos petroleros, la instauración de la Ley de Medicamentos y la regulación de la industria automotriz.

67Este conjunto de acciones fue entendido, al interior de las empresas de capitales extranjeros, como una clara intervención del Estado nacional en la actividad económica privada (Gerchunoff, 2010). La gestión de Illia reunió el avance en el acuerdo internacional de la financiación del desarrollo y, al mismo tiempo, la incertidumbre sobre el disciplinamiento económico previsto en el contexto de la Guerra Fría. Esas tensiones son el marco del traslado de la eera desde Trelew a Bariloche.

68Este contexto nos permite comprender las acciones que desde el Ministerio de Economía se llevaron a cabo para gestionar los recursos dinerarios con organismos internacionales, necesarios para la instalación de la Estación Experimental Regional Agropecuaria Bariloche, y poner en marcha un programa de tecnificación de la producción ovina en la región patagónica, a través de un pedido concreto de cooperación y de asistencia técnica internacional.

El rol de la fao en la creación y la instalación de eera inta Bariloche

69Las agencias internacionales no son ajenas al mencionado proceso de Big Science que, desde finales de la década del cincuenta, se asocia a la creación de la estructura científico-tecnológica argentina. La producción y la transferencia de conocimiento se gestionan y diseñan a partir de las lógicas transmitidas desde esferas internacionales, con el objetivo de impulsar el desarrollo argentino. De allí que la referencia a los debates en torno a los modelos posibles sea un elemento a considerar. Losada (2005) señala que desde los días de la creación del inta, el Ministerio de Agricultura y Ganadería estuvo muy ligado –sobre todo en la última mitad de la década del cincuenta– a modelos de desarrollo socio-económicos aplicables a la población rural, inspirados en la escuela estadounidense Land Grant College creada hacia finales del siglo xix. En estos modelos, la universidad de la zona rural es el núcleo de los servicios de extensión, investigación y docencia.

70También se reconoce la influencia del Institut National de Recherche Agricole (inra) de Francia y del Instituto Interamericano de Ciencias Agrícolas (iica), creado en 1942 en Costa Rica. Estas son instituciones que impulsaron el desarrollo rural con base científico-tecnológica, y configuran otro de los antecedentes centrales en este estudio.

71En un contexto de intercambios internacionales crecientes, funcionarios reunidos en la Dirección de Investigaciones Agropecuarias del Ministerio de Agricultura y Ganadería de la Nación y equipos de investigación mantenían vínculos con miembros de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (fao) y del iica. En estos organismos internacionales se realizaban reuniones sobre los problemas científico-tecnológicos en el ámbito rural mundial que daban lugar a fuertes debates sobre las acciones a seguir. En estos encuentros se propiciaba la creación de instituciones que permitieran promover la investigación, la experimentación y la extensión científica y tecnológica entre los productores agropecuarios, alcanzando como propósitos no solo una mayor productividad, sino también el bienestar de la familia rural (Losada, 2005).

72Desde el inta se promovieron las reuniones con ejecutivos de la fao, iica y con funcionarios del Ministerio de Agricultura y Ganadería de la Nación. Hacia 1962 encontramos que los actores relacionados a este proceso son Norberto Reichardt (director general de Fomento Agrícola del inta) y Ubaldo García (director General de Investigaciones Agrícolas inta). Ambos habían sido agentes del Ministerio de Agricultura y Ganadería de la Nación y, una vez creado el inta, pasaron a formar parte de sus recursos humanos (Losada, 2005).

73En 1962, cuando se crea el Centro Regional Patagónico con la eera de Trelew, se nombra como director a Antonio López Arias, quien había sido jurado de las exposiciones de la Sociedad Rural de Comodoro Rivadavia. López Arias tenía una amplia trayectoria en la explotación ovina y en el reconocimiento de los problemas de esta producción en el espacio patagónico desde la perspectiva de la Sociedad Rural con la que dialogaba.

74En este sentido, creemos que es posible que el acercamiento de López Arias a esta organización social pudo haber tenido incidencia en el énfasis puesto en la promoción de la tecnificación aplicada a la producción ovina en la región patagónica, que de hecho terminó materializándose como el principal programa de investigación de esta Agencia del inta (Rodríguez, 1982). López Arias fue quien alcanzó a iniciar las tramitaciones de solicitud de asistencia técnica para la producción ovina en la Patagonia, con los representantes de inta que se reunían con miembros de la fao. Dicha gestión fue finalizada por José Lesjack, dado que López Arias falleció en 1963. El ingeniero José Lesjack asumió la dirección del Centro Regional Patagónico y de la eera inta Trelew, donde avanzó con la generación del proyecto de investigación en producción ovina y las tramitaciones con el fondo de Naciones Unidas. En todo momento, las reuniones fueron realizadas con el acompañamiento de los directivos del inta Ubaldo García y Norberto Reichart (Rodríguez, 1982).

75Las agencias de inta en la Patagonia aparecen así ligadas a un proyecto de vinculación tecnológica con organismos internacionales como la fao, que se fundaba en la investigación sobre la producción ovina en la zona, y que se materializó a través del Proyecto de Asistencia Técnica nº 146 y el Programa nº 39 inta/fao (Brun, 1970). Sin embargo, el programa gestado en la eera de Trelew se traslada a Bariloche cambiando el centro del manejo territorial del inta en la Patagonia sur. Los motivos de este cambio son difusos, en general las referencias dan cuenta del atractivo de la infraestructura ya existente en San Carlos de Bariloche.

76Sin embargo, las redes construidas en este proceso tenían un antecedente: un circuito preexistente entre investigadores y extensionistas con alto poder de decisión, que encontraban en la región de Bariloche un anclaje para el novedoso modelo de alta influencia internacional. Y allí se instaló en un espacio sin muchos antecedentes locales en la investigación sobre este sector productivo y, a su vez, alejado de los enclaves ovinos.

77En una entrevista realizada por Rodríguez (1982), Lesjack señala que los trabajos realizados por Böelcke y Soriano fueron una base de información muy importante para la elaboración del proyecto que termina con la instalación de la eera inta Bariloche. Estos trabajos avanzan sobre temas relacionados con las pasturas naturales y la ganadería patagónica, éstos fueron profundizados por el ya mencionado discípulo de Böelcke y primer extensionista e investigador, Vallerini. Por ello, Lesjak hizo hincapié en los trabajos realizados por estos profesionales, que operaron como pioneros en la inmigración de técnicos a la Patagonia y ubicaron Bariloche a la cabeza (Rodríguez, 1982).

78En los años que van desde 1962 a 1965 muchos de los trabajos de investigación realizados por Vallerini fueron considerados de importancia para este organismo, por el aporte al conocimiento de los pastizales naturales como recurso natural del norte de la Patagonia y, por ende, el acceso a su conocimiento para poner en producción la región. Sin embargo, en este proceso de cambio, en Bariloche se pierde la idea de extensión. De hecho, la Agencia de Extensión en Bariloche deja de existir a partir del establecimiento de la eera. El limitado ejercicio de escucha a los productores locales se restringió aún más a la demanda y acercamiento de los propios productores a la infraestructura que se estaba creando en Bariloche.

79Vallerini, con el transcurrir del tiempo y siendo personal profesional de la eera inta Bariloche, llevó a cabo varios trabajos solicitados por el cfi. Los trabajos realizados durante la primera mitad de la década del sesenta quedaron mayormente circunscriptos al Plan de Investigaciones sobre Producción Ovina en la Patagonia, cuyo objetivo fue:

El estudio coordinado de los principales factores que coadyuvan al estancamiento de la producción ovina en la región, poniendo especial énfasis en el mejoramiento de los pastos, en el control de la erosión de los suelos, el ordenamiento y manejo de los recursos forrajeros y los aspectos nutricionales, zoogenéticos y sanitarios de la crianza ovina. Asimismo, se considera como objetivo primordial el entrenamiento del personal técnico argentino y el montaje y puesta en funcionamiento de laboratorios y equipos especializados para cumplir las metas actuales y la proyección del trabajo a futuro, por ello, en definitiva, se busca por medio de la investigación, la demostración y posterior extensión, llegar a prestar una adecuada asistencia técnica a la producción ovina, principal rubro agropecuario de la Patagonia. (Brun, 1970, p. 1)

80Entonces, el establecimiento de la Estación Experimental Regional Agropecuaria inta Bariloche está ligado a un contexto donde la problemática ovina se asume como foco de la producción patagónica pero sin referencia a la particularidad misma de la zona andina de la provincia de Río Negro, con valles productivos como los de la zona de El Bolsón, que quedan fuera de esta descripción. La ovinización se descubre entonces relacionada a una mirada específica sobre cómo afianzar el desarrollo en la Patagonia, y con una predefinición de los productores, cuya valoración se había establecido en los intercambios desde los que se demandó el acompañamiento técnico.

81En relación a lo institucional, la firma del plan de operaciones para llevar a cabo el proyecto de cooperación técnica entre las Naciones Unidas–Fondo Especial y el gobierno argentino tuvo lugar el 15 de febrero de 1966 y designó como organismos ejecutivos a la fao (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) por las Naciones Unidas – Fondo Especial, y al inta por el gobierno argentino. El director designado por la fao fue el doctor H. T. Carroll, quien junto al co-director ingeniero Jorge Brun por la Argentina, se abocó a la tarea de poner en funcionamiento el proyecto.

El programa n° 39 inta/fao y la creación de la eera inta Bariloche

  • 15 En esta resolución se establece el área de influencia del flamante Centro Regional Patagónico y la (...)

82El traslado de la eera inta Trelew a Bariloche evidencia que la ubicación de la Estación Experimental Regional Agropecuaria inta Trelew era provisoria. En el escenario descripto, y a partir de las vinculaciones personales e institucionales, se define un nuevo centro para el estudio de la Patagonia en clave ovina: la localidad de San Carlos de Bariloche. El 7 de septiembre de 1965, por resolución nº 575 del Consejo Directivo del inta, acta nº 293,15 se creó la Estación Experimental Regional Agropecuaria (eera) inta Bariloche.

83Durante un breve período este centro funcionaría en dos sitios de la ciudad de San Carlos de Bariloche: las oficinas administrativas en la calle John O’Connor al 700 y los laboratorios, improvisados en los galpones de la estación de servicios ypf del Ñireco, en la esquina de las calles 12 de Octubre y Remedios de Escalada. Estas instalaciones pertenecían a Carlos Böelcke, hermano de Osvaldo Böelcke, referente excluyente de este proceso de investigación (entrevista a Jorge Vallerini, abril de 2010).

  • 16 La compra de la fracción de tierra se realizó a través de la Compañía de Tierras del Ñirihuau Soci (...)

84En 1969, tras haberse concretado la compra de terrenos que hoy contienen a la eera inta Bariloche en la calle Modesta Victoria 4450, a orillas del Lago Nahuel Huapi,16 comenzaron las obras de la Estación Experimental. Esto implicó la relocalización de recursos humanos desde la eea inta Trelew; entre los que se encontraba el flamante director de la eera inta Bariloche y del Centro Regional Patagónico, José Lesjack.

85El área de influencia de la Estación Experimental Regional Agropecuaria inta Bariloche comprendió gran parte de lo que se denomina la Región de la Patagonia, esta comprende las provincias de Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y el territorio nacional de Tierra del Fuego. En los mapas que describen el territorio se descubre el modo en que la interpretación geográfica proyectada induce un destino. Queremos destacar especialmente la forma en que se subdivide la Patagonia en relación a los planes de desarrollo ideados entre los años sesenta y setenta.

86A la zona de influencia de la eera inta Bariloche debe restársele la superficie del valle del río Negro y la cuenca del río Colorado. Esta pertenece a la jurisdicción de la denominada Región Rionegrense, donde se encuentra la eera Alto Valle, ubicada en Roca (Rodríguez, 1982), que hacia 1963 se establece adoptando un área de influencia conformada por las áreas irrigadas de los valles Alto y Medio del río Negro y los valles Alto y Medio del río Colorado, es decir, de las cuencas de los ríos que conforman la Región Comahue (como se ha explicado en el capítulo 1).

87El mapa que muestra el área de influencia de la Estación Experimental Regional Agropecuaria inta Bariloche (ver Figura 8) permite recrear con mayor claridad esta diferencia en cuanto a las concepciones constructivas del ordenamiento territorial de la década del cincuenta. Cabe mencionar que la elección del territorio de trabajo no termina de clarificarse en las fuentes escritas. El territorio se asume como autoevidente y el paisaje se presenta como el argumento de los planes que ponen de manifiesto que la posibilidad de desarrollo se agota en torno a una única producción (la ovina) sumando tecnología a la producción tradicional y ampliando la frontera de presencia nacional en este espacio de secano ligado a modelos tradicionales.

88A diferencia de la perspectiva de la eera inta Bariloche, el modelo de desarrollo alto-valletano, asociado al plan de obras previsto en el proyecto Comahue, y en diálogo con la eera inta Alto Valle, ponía énfasis en el riego.

Fig. 8. Mapa Área de influencia de la eera inta Bariloche

Fig. 8. Mapa Área de influencia de la eera inta Bariloche

Fuente: Rodríguez, 1982, p. 53

89Incluso se puede pensar en un recorte que va a sacar a las áreas que, desde todas las perspectivas presentes, se toman como de riego. Azcoitía y Núñez (2013) recogen de la prensa alto-valletana del período el modo en que argumentan las provincias de Río Negro y Neuquén sus consideraciones sobre el modelo hidroeléctrico que se propone desde la Nación. En Río Negro se va a encontrar una fuerte tensión intra-provincial que descubre proyectos regionales antagónicos, también asociados a las diferencias entre la ucr y ucrp (Abel, 2011). En Neuquén se busca fortalecer el riego del Alto Valle poniendo el énfasis en asociar la obra de Chocón a la de Cerros Colorados, de modo de asegurar un mejor riego a la principal zona frutícola de la provincia.

90La mirada sobre los mapas nos pone frente al impacto en la construcción de la idea de la provincia. Si superponemos los mapas de sofrelec-italconsult de 1961 y 1962 sobre este espacio marcado como propio de la eera inta Bariloche, como se hace en la Figura 9, podemos ver la espacialidad de un plan nacional recortado sobre el otro.

Fig. 9. Planes de desarrollo eera inta Bariloche y Región Comahue superpuestos

Fig. 9. Planes de desarrollo eera inta Bariloche y Región Comahue superpuestos

91El reconocimiento de lo provincial se concentra en el área de irrigación; y aparece atravesado por la definición de desarrollo modelada desde la Nación. De acuerdo a esto, es interesante mencionar el modo en que se describe el territorio estepario aledaño a la eera Bariloche. Las menciones de las necesidades y las ausencias son permanentes, apelando así a una intervención estatal con un diálogo más centrado en las precondiciones y supuestos de los acuerdos internacionales que en la voz de la población local. Los testimonios son claros en esto: los interlocutores del territorio reconocidos por el inta son los dueños o gerentes de las grandes estancias, caracterizadas como «estancias inglesas» por su orden y su compromiso respecto de la prosecución de los estudios.

92El mapa del área de influencia de la eera inta Bariloche deja en claro que la zona del Alto Valle de Río Negro y el Valle de Neuquén forman parte de lo que se denomina Región Comahue y, como tal, este mapa responde a la regionalización que se ha propuesto desde el cfi, la cual puede verse como contradictoria respecto del criterio de regiones productivas. Esto muestra una paradoja, observamos dos criterios que son fundamento de las decisiones que tomó el Estado nacional: por un lado, el criterio ecológico y espacial establecido desde el Ministerio de Agricultura y Ganadería de la Nación en la década del cincuenta, materializado en el mapa ecológico de 1951, elaborado por el ingeniero agrónomo Juan Papadakis; y, por otro, lo establecido en el decreto 1907 (1967), reglamentario de la ley nacional 16 694 (1966), que se implementó durante la gestión de la autoproclamada Revolución Argentina.

93El paso de uno a otro se da en el contexto del desarrollismo. Podemos decir que la ecología se ordena en función de los modelos de crecimiento y con una mirada anclada en metodologías provenientes de las ciencias naturales que, a pesar de todas las influencias presentes, se asume como objetiva. El área ecológica, según los técnicos del inta Bariloche, corresponde a lo que se denomina la precordillera, que abarca la franja junto a los Andes desde el norte de Neuquén hasta la Isla de Tierra del Fuego, incluyendo todo el sur de la provincia de Santa Cruz. Los valles andinos, con una característica muy diferente, quedan dentro de una mirada que en estos años va a concentrar la atención en la estepa.

94El argumento de peso para estas consideraciones espaciales radica en que la zona cuenta con precipitaciones pluviales superiores a los 300 mm anuales. Siguiendo este criterio, los sitios topográficamente accesibles del espacio patagónico fueron los considerados aptos para la producción de carne, aquellos que dieron lugar a una alternativa más a la empresa ganadera (vacuna y ovina). La proximidad a las altas cumbres fue relacionada a la posibilidad de un mejor balance hídrico, por lo que se pensaba que el área ofrecía mejores condiciones para introducir tecnologías en manejo de aguas superficiales, implantación de pasturas, uso de fertilizantes y, en algunos valles, producción de granos forrajeros (inta, 1970, p. 5).

  • 17 La isoyeta es una línea que, en un plano cartográfico, une los puntos que presentan la misma precip (...)

95La zona denominada meseta se sitúa al este de la isoyeta17de los 300 mm, y contó en casi todas las ocasiones estudiadas con precipitaciones pluviales inferiores a esa cantidad. Este sitio se caracteriza por sus abundantes altiplanicies escalonadas afectadas por fuertes vientos. Aquí es donde se consideró factible desarrollar la mono-producción lanera. La escasa disponibilidad de agua restringe las posibilidades de tecnificación en el manejo de los pastizales y de las haciendas, por ello adquieren tanta importancia los trabajos sobre la flora y su dinámica a diferentes presiones de pastoreo que realizaron Böelke y Vallerini.

96La zona denominada costa es similar a las condiciones de la meseta, sin embargo, la proximidad del mar disminuye la evapotranspiración y facilita una mejor composición de los pastizales, en algunos sectores es factible realizar labores agrícolas con modalidad de secano.

97Por último, los valles son una zona factible que, para este contexto, careció de relevancia frente al total de la región, y las pocas referencias indican que podría proyectarse la producción forrajera a partir de un manejo racional de dicho ambiente (inta, 1970, p. 6), omitiendo los antecedentes hortícolas y trigueros tanto en la evaluación como en la planificación.

98Brun (1970) marca el territorio de mayor relevancia para la eera inta Bariloche. Indica que la superficie del área en la que se trabajó es de 700 000 km2, y es su zona más susceptible de mejoras aquella en la que las precipitaciones sobrepasan los 250 mm. Por ello se designó a la franja paralela a la cordillera de los Andes, que comprende desde el paralelo 37° hacia el sur y que, pasando el río Santa Cruz en la provincia homónima, se ensancha hacia la costa Atlántica e incluye el territorio nacional de Tierra del Fuego como el área con mayor prioridad para los trabajos (Brun, 1970). El punto notable es que el objetivo de esta demarcación era confeccionar un informe acerca del proyecto de investigación sobre producción ovina. Así, el territorio se presupone desde la ovinización antes que desde las potenciales particularidades ecológicas.

99Hay que señalar que ese informe hizo hincapié en que la región descripta como franja paralela a la Cordillera ofrece mayores posibilidades productivas que la zona árida, y la estableció primera en orden de prioridades. La zona árida se proyecta para trabajos futuros. En este plan de operaciones se decidieron los siguientes lineamientos que determinaron las agendas/líneas de investigación de la eera inta Bariloche:

  • Estudios ecológicos del suelo y la vegetación de la Patagonia, que incluían sus micro-zonas más productivas, y las estribaciones andinas (región de la precordillera), con particular referencia al manejo y remediación de los suelos erosionados por exceso de pastoreo.
  • Estudios del mejoramiento de los pastizales, que incluían la evaluación de métodos de estimulación mediante la aplicación de fertilizantes, la introducción de especies exóticas adaptadas y la recuperación de las especies forrajeras de importancia para la producción ovina, con especial atención a las zonas favorables para la obtención de una mayor productividad.
  • Estudios de regulación de la densidad de pastoreo y métodos de ordenación ovina como parte integral de los esfuerzos tendientes a mejorar los pastizales y a contener la erosión del suelo; incluían estudios sobre las exigencias y deficiencias nutricionales, así como las necesidades y métodos de proporcionar forrajes complementarios y suplementos minerales.
  • Estudios comparativos de razas ovinas y de los cruzamientos que demostraron adaptarse mejor a los ambientes ecológicos de Patagonia.
  • Estudios sobre bajos índices de parición, elevado coeficiente de mortalidad de corderos, pérdidas de lana y calidad inferior de la misma, debido a deficiencias nutricionales y posibles causas patológicas.
  • Estudios sobre parasitosis y otras enfermedades que menguan considerablemente el rendimiento económico de la industria ovina. (inta, 1970, p. 22)

100Estos lineamientos precedieron la apertura y puesta en marcha de la eera inta Bariloche. Observamos que se supuso que los conocimientos técnicos de los profesionales argentinos serían escasos frente a los lineamientos del proyecto, por lo que se determinó que éstos trabajasen junto a una comitiva de expertos internacionales para propiciar la correcta capacitación. A esto se sumó la asignación de becas de formación profesional, para que el personal seleccionado se capacitase en el exterior en las especialidades contempladas por el Programa 39 inta-fao. En esta iniciativa participaron cuarenta y seis técnicos argentinos y quince expertos internacionales.

101Podemos mencionar que al menos la mitad de los técnicos intervinientes recibió capacitación superior en el exterior. Esto, para 1971, daría lugar a uno de los mayores logros obtenidos por la institución local, como fue la creación del Laboratorio de Lanas, asociado a los estudios realizados por los técnicos del inta en Australia, Nueva Zelandia y ee. uu.

102En julio de 1968, en función de algunos datos obtenidos del trabajo inicial, se realizaron ajustes al Plan de Operaciones original y se extendieron los criterios a un campo interdisciplinario. En este sentido se decidió incorporar expertos en economía que aportaron un análisis de la empresa y estudios de mercado y comercialización de lanas. También, el tema de los predadores naturales, presente en la producción ovina, fue algo a resolver, por lo que se decidió incorporar un experto en fauna silvestre que trabajaba conjuntamente con el experto en ecología (Brun, 1970, p. 3).

103Una vez realizada la revisión de los problemas regionales en clave ovina, se organizó el programa en secciones o grupos de trabajo. Cada uno abarcaba una disciplina o problema que concernía al tratamiento de la producción ovina de la Patagonia (Brun, 1970, p. 7). Asimismo, cada sección era dirigida por un experto que, a lo largo del trabajo, capacitaba al personal técnico, el cual una vez finalizado el proyecto continuaría con las agendas de investigación de esta eera (Brun, 1970, p. 10).

104Durante 1968 la provincia de Río Negro donó 9000 ha que conformaron el campo anexo Pilcaniyeu, ubicado aproximadamente a 80 km de la eera inta Bariloche. Allí se realizaron las experiencias de campo (inta, 1970, p. 12). Esta iniciativa parece mostrar el acompañamiento de la provincia respecto de los programas de desarrollo e investigación.

105El Programa 39, en su etapa inicial, se desarrolló en un ciclo económico favorable en la Argentina que finalizó aproximadamente en 1973, cuando sobrevino otro ciclo de contracción económica que afectó la eficiencia de los trabajos por falta de recursos dinerarios (Rodríguez, 1982, p. 37). Este quiebre responde a un contexto internacional crítico que puso en entredicho la financiación inmediata del desarrollo en el mundo. Estos factores afectaron la recepción de fondos a partir de 1973.

106Pero el peso del contexto internacional no solo afectó los dinamismos de crédito: este programa fue implementado de la misma forma, es decir, con el mismo esquema, en España, y materializado a través del Comisión Económica para Europa (cepe) (entrevista a Celso Giraudo, marzo de 2013). De acuerdo a esto, consideramos que es posible relacionar la creación de esta agencia en la región patagónica con la base de modelos internacionales trasladables de producción, acordes a los ideales desarrollistas promovidos por la cepal de los años setenta. Éstos propendían al crecimiento económico a través del conocimiento de las bases económicas, fundado en la mirada específica de reconocimiento de recursos naturales.

107De esta forma, la eera inta Bariloche se instaló en San Carlos de Bariloche con el objetivo de aumentar y mejorar la producción ovina en la Patagonia de secano. Entendemos a la Patagonia como el territorio que se despliega al sudoeste de la Región Comahue, asimilado a modelos como los de Australia y Nueva Zelanda, exitosos en sus espacios originales de aplicación.

108El objetivo fundamental del Proyecto de Asistencia Técnica del Fondo de las Naciones Unidas se centró en la asistencia técnica a la producción ovina de la Patagonia por asumir que era su única posibilidad productiva. Se trataba de una inversión en clave tecnológica, que introdujo la investigación, poniendo especial interés en el mejoramiento de los recursos naturales, como pasturas naturales y el control de erosión del suelo. También tuvo en cuenta aquellos aspectos zootécnicos pertinentes a la producción ovina, enfocados en su principal producto, la lana, pero sin reparar en las relaciones de producción como parte de las variables a considerar, o en posibles actividades alternativas.

109El trabajo de Brun (1968) es especialmente clarificador en este punto:

la instalación de las oficinas centrales del proyecto en la ciudad de San Carlos de Bariloche, provincia de Río Negro, lugar donde funcionarían los laboratorios y servicios que cubrieran toda el área de trabajo durante la ejecución del proyecto [de ovinización] y con proyección a futuro. (p. 5)

110De aquí también destacamos la estructura territorial que menciona para llevar a cabo el proyecto, formada por el Campo Anexo de Pilcaniyeu Viejo, provincia de Río Negro, campo experimental Río Mayo, provincia de Chubut, junto con las Agencias de Extensión Rural de Esquel, Chubut, Río Gallegos en la provincia de Santa Cruz, y Río Grande en el territorio nacional de Tierra del Fuego (inta, 1970, p. 2).El documento muestra además las líneas de investigación orientadas a la producción ovina cuyo producto lanar tenía como destino la exportación, y que fueron dirigidas por un experto de la fao (Brun, 1970), lo que refuerza la idea de que este desarrollo se hace sobre la transferencia de un modelo foráneo, a través de la asistencia técnica a los técnicos argentinos del inta, que trabajan en clave de la articulación científica-técnica internacional.

Instalación, estructura, objetivos y área de influencia de la eera inta Bariloche

111Con la inauguración de las instalaciones de la Estación Experimental Regional Agropecuaria inta Bariloche en junio de 1971, comenzó a funcionar la estructura que se implementó a partir de lo proyectado en el Programa nº 39 de asistencia técnica. De acuerdo a sus objetivos, fueron armados los equipos de trabajo (recurso profesional) y se organizaron los espacios de trabajo. También se instalaron laboratorios que conformarían la infraestructura con el empuje necesario para materializar el proyecto de producción ovina en la Patagonia.

112A partir de esta inauguración, se establecieron los planes de trabajo según los lineamientos ya descriptos en el Plan de Operaciones del Programa nº 39 que determinó las siguientes secciones y sus respectivos planes:

  • 18 En este contexto, se considera área piloto a los sitios que permiten establecer su potencialidad pr (...)

-Sección Relevamiento Ecológico: relevamiento ecológico en áreas piloto18 de la Patagonia.

-Sección Suelos: influencia de los factores formadores en los distintos grupos de suelos. Relevamiento edafológico como base para otros planes de trabajo. Caracterización agroclimática de las áreas de trabajo en la Patagonia. Relevamiento de áreas erosionadas en la Patagonia y perfeccionamiento de técnicas para su estabilización y recuperación. Fertilización de pasturas naturales en la Patagonia. Evaluación de la disponibilidad de nutrientes en suelos mediante ensayos de invernáculo. Evaluación de la producción forrajera de mallines a través de producción animal. Construcción de camellones para concentrar agua de lluvia sobre plantaciones arbóreas y arbustivas de la Patagonia. Estudios de las relaciones entre cantidad e intensidad de lluvia caída, escorrentía y humedad del suelo en pequeñas cuencas y su vinculación con el problema de la erosión. Construcción de pequeños embalses o tajamares para irrigar pasturas especiales y para regulación de agua en mallines.

-Sección Pasturas: efectos de diferentes tratamientos de inter-siembra en el establecimiento de especies exóticas sobre pasturas nativas. Ensayo de establecimiento de especies leguminosas forrajeras en Patagonia. Estudio de crecimiento, persistencia y comportamiento de gramíneas y leguminosas introducidas en la Patagonia. Evaluación de pasturas a través de la producción animal en la zona de Esquel (Chubut).

-Sección Manejo de fauna silvestre: en los planes de trabajo se enfocó al conocimiento de un predador natural de los ganados ovinos como el zorro colorado.

-Sección Nutrición y fisiología animal: estudio fisiológico y nutricional sobre preñez y lactancia de ovinos en pasturas nativas. Relevamiento sobre el comportamiento de majadas en la Patagonia. Estudios sobre proporción de parición, señalada en majadas, de la Patagonia. Efectos de la suplementación con vitaminas A y D en la producción de los lanares en la parte sur de la Patagonia.

-Sección Genética de lanas: ensayos de selección de rebaños ovinos cerrados. Presencia de halo al nacimiento y su relación con la pérdida de corderos en la Patagonia. Ensayos relativos a cobertura de cara, pelo corporal y fertilidad. Selección hacia el incremento de fertilidad en ovinos. Relaciones entre arrugas y producción de corderos y lana con ovinos de raza merino. Ensayo sobre época de parición y destete en pasturas nativas y mejoradas.

-Sección Parasitología: efectos económicos de los endoparásitos en animales de la Patagonia.

-Sección Economía: Los planes de trabajo de esta sección aparecen con el objetivo de configurar un análisis de la situación económica, costos de producción, etc., de la empresa productora de lana, sistemas de comercialización de la lana en sus distintos niveles. Desde aquí se plantearon sistemas de evaluación y métodos de análisis para establecer las condiciones económicas de la empresa lanera.(inta-fao, Programa n° 39 «Investigación sobre la producción ovina de la Patagonia», 1967, p. 15)

113El complejo de disciplinas intervinientes en estos estudios da cuenta tanto de la escasa información sobre la región patagónica con la que se contaba por aquellos años, como también de la permanencia del modelo de producción de los grandes establecimientos ovinos clásicos de la región de Patagonia sur, específicamente Chubut y Santa Cruz, que desde mediados del siglo xix llevaban adelante la producción ovina en la región. Esto permite inferir que la relación que hubo entre la elección de las áreas piloto estuvo asociada a los actores que intervinieron en este proyecto.

  • 19 Entrevistas realizadas al ingeniero agrónomo Jorge Vallerini, jefe de Agencia de Extensión Rural Rí (...)

114En las entrevistas realizadas al personal técnico19 de la época surgió también la perspectiva que apoya el enfoque del proyecto sobre la producción lanera. Algunas respuestas de los técnicos especializados en el tema nos señalan que la producción por aumento del plantel de lanares (es decir, que buscan el aumento en la cantidad de animales) resulta muy costosa y en muchas ocasiones es difícil de llevar a cabo en zonas de condiciones edafo-climáticas adversas, como son las de la Patagonia de secano. Por lo tanto, en los inicios del proyecto, se apuntó a la producción de lana debido a que tiene un impacto mayor, no solo desde el punto de vista económico, sino también porque resulta menos dificultoso obtener buenos resultados, los que fueron fácilmente demostrables y visibles (entrevista al ingeniero Joaquín Müeler, noviembre de 2013).

115Por otra parte, consideramos que otro factor a favor de este proyecto fue la mejoría del precio internacional de la lana para el período 1960-1970, que favoreció en general la producción local exportable. Después de esta etapa, el precio fue en franco decaimiento, lo que dio lugar a un largo período de estancamiento (Figura 10).

Fig. 10. Variación del precio internacional de la lana 1880-2000

Fig. 10. Variación del precio internacional de la lana 1880-2000

116Un dato no menor es que, al tiempo que se daba este estancamiento, se observaba que la mayor concentración de ganado ovino, expresado en más del 55 % de las existencias nacionales, se concentraba en Santa Cruz, Chubut, y en menor proporción, en Neuquén, Río Negro y Tierra del Fuego (Blanco, 2010).

117En 1971 se termina el tiempo estipulado por el Proyecto 39. Desde esta fecha queda armada la estructura de la eera inta Bariloche, adoptando el área designada por Baum (1970), esto es, los 700 000 km2 de la franja que va desde el paralelo 37º hacia el sur y que pasa el río Santa Cruz en la provincia homónima, y se ensancha hacia la Costa Atlántica incluyendo el territorio nacional de Tierra del Fuego. Los objetivos puestos en la promoción y tecnificación de la producción de ovinos continuaron siendo, al menos hasta entrada la década del ochenta la actividad principal de la agencia que nos ocupa (entrevista a Celso Giraudo, abril de 2013).

118Cabe mencionar que en los inicios de la eera inta Bariloche la relación con la provincia de Río Negro no fue cercana. Antes que con este centro, se observan acercamientos, en 1961, entre las esferas gubernamentales de la provincia y el inta de eera Alto Valle, en consonancia con la propuesta sobre desarrollo económico para la Región Comahue y la implementación del programa de desarrollo económico pro-5 1960-1964, elaborado por el gobierno rionegrino.

119Este aspecto de la vinculación de la agencia del inta en Bariloche con la provincia de Río Negro mostró una clara diferencia en relación con las provincias de Chubut y Santa Cruz, donde se elaboraron convenios de asistencia técnica con un vínculo más fuerte y una fluida dinámica de trabajo. Los convenios de asistencia técnica que se llevaron a cabo entre los gobiernos de Chubut, Santa Cruz y la eera inta Bariloche dieron lugar a una vinculación significativa, que se materializó a través de la articulación de instituciones como el Instituto Argentino para el Desarrollo de las Economías Regionales con sede en Chubut y el Consejo Agrario Provincial en Santa Cruz (inta, 1970, p. 28).

  • 20 Esto se realizó con el aporte del gobierno de Chubut que fue de $ 106 000 (pesos ley 18 188) y por (...)

120El trabajo articulado conjuntamente entre las instituciones, los gobiernos y el personal técnico del inta dejó equipos de trabajo armados, con iniciativas productivas. Una de ellas fue la construcción de una planta peletizadora de alfalfa de secado a campo en la eea inta Trelew,20 que permitió acopiar el alimento para el ganado ovino de una forma más conveniente. También hemos observado la operacionalización de los recursos profesionales y dinerarios que instauraron la formación específica para esquiladores a través de un sistema de becas cuyos fondos provenían del programa de vinculación entre el inta Bariloche y la provincia de Chubut, con transferencia tecnológica.

121Por otra parte, el Consejo de Tecnología de Chubut, también en diálogo con la eera inta Bariloche, prosiguió los trabajos de fijación de médanos en las localidades de Sarmiento, Río Mayo y Ricardo Rojas, completándose las 1100 ha. En este marco también se avanzó en obras de riego que, junto con la participación de Vialidad Nacional, canalizaron el río Mayo para que sus afluentes pudieran dirigirse a los sectores con implantación para fijación de médanos y, de esta forma, revertir la grave situación provocada por las condiciones climáticas de la localidad de Ricardo Rojas.

122Este Consejo de Tecnología también recomendó seguir con la capacitación para los productores laneros y con las obras de fijación de médanos y canales de riego que permitieron el autoabastecimiento de las semillas y un excedente para la venta. Por otra parte, también elaboró una línea de créditos para la adquisición de campos, que fueron aprobados por el Banco Nación Argentina. Esta acción, según se indica en inta (1970, p. 34), se dirigía a evitar la subdivisión de predios en casos de sucesiones o a facilitar las adquisiciones de campos anexos para hacer más productiva la explotación a través de la concentración de la tierra. Cabe señalar que el mismo documento menciona que el Banco Nación extendió esta línea de crédito a la provincia de Chubut, con la diferencia de que en Santa Cruz la aprobación de los créditos se realizó a través del Consejo de Tecnología Agropecuaria, para derivar la responsabilidad a una subcomisión.

123Otra línea de créditos que se cita, asociada a las iniciativas del inta, fue la de proagro, ejecutada desde la aer Río Gallegos. A partir de este crédito se pudo finalizar con la preparación de la tierra y la siembra de 1500 ha de pasturas artificiales en la zona este y sur de la provincia de Santa Cruz, lo cual se efectivizó en diez establecimientos productores demostradores. El avance de los métodos de intervención productiva ideados desde el inta Bariloche o los establecimientos de influencia, fue fortalecido a través de otras líneas de crédito del Banco Nación. A partir de todo este acompañamiento, se logró ampliar el área implantada a 5500 ha.

124A través de créditos del proagro también pudieron ponerse en producción 3500 ha de pasturas en diferentes campos de Tierra del Fuego. Allí, la asistencia técnica estuvo a cargo de la aer Río Grande. Estos avances en la siembra y la cosecha de pasturas evidenciaron un mejoramiento en la carga animal, que aumentó de cuatro ovinos en pasturas naturales a seis ovinos en pasturas artificiales, también permitió optimizar la explotaciones pecuarias mixtas, es decir, de vacunos y ovinos (inta, 1970, p. 37).

125Del análisis de documentos de trabajo y memorias del inta, así como de la información obtenida a través de las entrevistas a personal técnico de aquella época, puede señalarse que los límites del proyecto de producción ovina en la Patagonia estuvieron dados básicamente por la elección de tres áreas piloto que se establecieron en las siguientes provincias: la primera en Río Negro y Neuquén, la segunda en Chubut y la tercera en Santa Cruz. Esto fue así porque la red de actores involucrados solo permitió relacionar a los grandes productores que se hallaban particularmente en las provincias de Chubut y Santa Cruz.

126De esto inferimos que la dinámica de las relaciones sesgó el reconocimiento y acompañamiento de las prácticas productivas, en parte por la falta de conocimientos que se tenía de la región, y en parte por el valor de la red de relaciones apoyada en una escala productiva de exportación lanera, que permitió materializar lo que para el contexto significó el desarrollo económico regional. Podemos concluir que la agencia del inta en Bariloche en este período tuvo un grado de incidencia mayor en las provincias de Chubut, Santa Cruz y en el territorio nacional de Tierra del Fuego, debido a que esos fueron espacios que se construyeron en función de su incorporación al circuito económico del régimen agroexportador (Coronato, 2010). Por ello, las explotaciones ovinas se constituyeron como uno de los elementos que movilizaron la economía de dichos espacios y que, al configurarse una red productiva, tenían al inta como elemento integrador.

Notas

1 La investigación básica, en este contexto, tenía como objetivo la obtención y recopilación de información con el propósito de ampliar la base de datos ya existente. Así, la articulación de estos institutos (el cnia y el inta) ampliaron dicha información para la investigación aplicada, cuyos objetivos se enfocaban en la solución de problemas específicos (Losada, 2005, p. 20).

2 Condiciones referidas al ambiente ecológico, integrado por suelo, agua, clima y vegetación (López, 2000).

3 En referencia a las tecnologías propias de cada región están las respuestas que se esperan de la institución para la resolución de problemas y necesidades en pos de la propensión del desarrollo económico, que se materializó en bienes y servicios (instalaciones de infraestructura adecuada para la investigación, como laboratorios y equipamiento) como también el desarrollo de métodos o procesos como principales productos (Linzer, 2008).

4 Fuente: resolución nº 119, acta nº 144, del 19 de marzo de 1962, archivo de la Secretaría de la Dirección Nacional inta Central, calle Rivadavia 1439, caba.

5 Vale señalar que las referencias personales se deben a que, en el recorrido documental, el peso de las personalidades y sus relaciones interpersonales emerge como una variable central para entender el modo en que se desarrollaron este tipo de instituciones. De allí que se introduzca el detalle de títulos y nombres de las personas a cargo de estos procesos.

6 Entrevistas a Jorge Vallerini (abril de 2010, febrero de 2011); Ernesto Domingo (enero de 2011); Arrigo Marcolín (noviembre de 2010, abril de 2011).

7 Durante el gobierno de facto en 1957 se hizo un llamado a elecciones en el que la ucrp estaba a favor de la creación del inta, mientras que la facción ucri del doctor Arturo Frondizi manifestaba que «dejarían sin efecto a ese monstruo burocrático creado por el gobierno de la Revolución Libertadora». En marzo de 1958 Frondizi gana las elecciones y a pesar de su oposición se organiza la institución de manera que el flamante gobierno no la pueda desarticular. La principal oposición de Frondizi radicó en que no debía destinarse dinero a una institución que manejara sus fondos en forma autárquica (Losada, 2005, p. 30).

8 El que hoy es el Instituto de Recursos Biológicos (irb).

9 Tanto Böelcke como Correa compartían esta pasión, por ello elaboraron herbarios destinados a la facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires, los que hoy se encuentran en el herbario Gaspar Xuarez creado en 1962 por el ingeniero agrónomo Lorenzo Parodi.

10 A través de la resolución 119 (1º de marzo 1962) y el acta n° 144, el Consejo Directivo del inta resolvió crear el Centro Regional Patagónico en la Estación Experimental Agropecuaria inta Trelew, en la misma acta también se decidió crear una Agencia de Extensión Rural con asiento en San Carlos de Bariloche y dependencia del área de influencia de la misma Estación.

11 El programa de ayuda económica para América Latina denominado Alianza para el Progreso fue anunciado por el presidente John Kennedy el 13 de marzo de 1961. Su creación radicó en el establecimiento de un nuevo organismo económico-social destinado a reforzar las relaciones hemisféricas, mejorar la situación económica de América Latina y, como corolario, combatir las posibles amenazas del comunismo internacional, con Cuba como más cercana (Alianza para el Progreso, Documentos Básicos, «Discurso del presidente J. F. Kennedy con motivo del primer aniversario de la creación del Programa Alianza para el Progreso», p. 39-41).

12 La Conferencia de Punta del Este celebrada en Uruguay en agosto de 1961 y en el marco de la Reunión Extraordinaria del Consejo Interamericano Económico y Social (cies), a la cual asistieron los mandatarios de todos los países latinoamericanos, incluía en el temario de la reunión: a) planes para el Desarrollo Económico y Social; b) integración económica para América Latina; c) problemas de los mercados de productos de Exportación; d) examen anual; e) formación y relaciones públicas (Alianza para el Progreso, Documentos Básicos, «Objetivos de la Alianza para el Progreso», p. 14).

13 La incorporación de sistemas mecanizados, experimentación con semillas transgénicas, desarrollos de sistemas de inseminación artificial y de técnicas sanitarias en la ganadería de cría, etcétera (Rapoport, 2007).

14 El conade estaba orientado a las relaciones económicas con los ee. uu., especialmente para canalizar la ayuda gubernamental norteamericana, aunque los fondos estaban fuertemente orientados a la industria, por ello en la Argentina se han destinado muchos de ellos al sector agropecuario, ya que fue considerada, en este contexto, la industria de mayor importancia en el país (Jáuregui, 2013).

15 En esta resolución se establece el área de influencia del flamante Centro Regional Patagónico y la designación del ingeniero agrónomo José Lesjak como director de la eera inta Bariloche. Aquí también estuvo previsto el traslado de personal de la eea de Trelew afectado a la nueva eera inta Bariloche. Fuente documentación institucional, Dirección Nacional, oficina de la Secretaría de la dn, calle Rivadavia 1479, caba.

16 La compra de la fracción de tierra se realizó a través de la Compañía de Tierras del Ñirihuau Sociedad de Responsabilidad Limitada, ubicada en Capital Federal, y la parte vendedora fue la Compañía Ganadera El Cóndor Sociedad Anónima, su costo fue de 3 921 435 pesos moneda nacional. Tomo 447, folio 205, 24 de octubre de 1973.

17 La isoyeta es una línea que, en un plano cartográfico, une los puntos que presentan la misma precipitación en la unidad de tiempo considerada. Así, para una misma área, se puede diseñar un gran número de planos con isoyetas; como ejemplos, las isoyetas de la precipitación media de largo período del mes de enero, de febrero, etcétera, o las isoyetas de las precipitaciones anuales (Recuperado de http://es.wikipedia.org/wiki/Isoyeta).

18 En este contexto, se considera área piloto a los sitios que permiten establecer su potencialidad productiva. Para ello es necesario reconocerlos, clasificarlos, y mapearlos, con el fin de obtener una guía que sirva para el planeamiento regional. Esta información se utilizaba además para extrapolar los resultados experimentales y analizar otros casos (inta, 1970).

19 Entrevistas realizadas al ingeniero agrónomo Jorge Vallerini, jefe de Agencia de Extensión Rural Río Limay, técnico de la institución desde 1962 a 1976 (la primera realizada en abril y la segunda en octubre de 2011); al licenciado en Geología Arrigo Marcolín, técnico jubilado de la Estación Experimental Regional Bariloche en el período 1959-2006 (la primera realizada en noviembre de 2010 y la segunda en abril de 2011); al técnico de laboratorio Luis Cohen en enero de 2011; al ingeniero agrónomo Ernesto Domingo, que ocupó el cargo de director de la eea Bariloche entre diciembre de 2006 y febrero 2010 (realizada en enero de 2011), entre otros.

20 Esto se realizó con el aporte del gobierno de Chubut que fue de $ 106 000 (pesos ley 18 188) y por parte de inta de $ 70 000 (pesos ley 18 188) (Memoria inta, 1970).

Índice de ilustraciones

Título Fig. 6. Estructura Institucional del inta en las décadas del sesenta y setenta
URL http://books.openedition.org/eunrn/docannexe/image/615/img-1.jpg
Archivo image/jpeg, 46k
Título Acta de creación e instalaciones de la Estación Experimental Regional Trelew en 1962.
Leyenda Fuente: Archivo fotográfico de la Estación Experimental Agropecuaria inta Chubut
URL http://books.openedition.org/eunrn/docannexe/image/615/img-2.jpg
Archivo image/jpeg, 60k
Título Fig. 7. Mapa con la ubicación de las estancias mencionadas
Leyenda Fuente: elaboración de Umaña Fernando, Laboratorio de Teledetección y sig, eea inta Bariloche
URL http://books.openedition.org/eunrn/docannexe/image/615/img-3.JPG
Archivo image/jpeg, 54k
Título Fig. 8. Mapa Área de influencia de la eera inta Bariloche
Leyenda Fuente: Rodríguez, 1982, p. 53
URL http://books.openedition.org/eunrn/docannexe/image/615/img-4.jpg
Archivo image/jpeg, 115k
Título Fig. 9. Planes de desarrollo eera inta Bariloche y Región Comahue superpuestos
URL http://books.openedition.org/eunrn/docannexe/image/615/img-5.jpg
Archivo image/jpeg, 128k
Título Fig. 10. Variación del precio internacional de la lana 1880-2000
URL http://books.openedition.org/eunrn/docannexe/image/615/img-6.jpg
Archivo image/jpeg, 16k

Comprar

Volumen papel

amazon.fr