Versión clásicaVersión móvil
OpenEdition Books

Migraciones en la Patagonia

 | 
Ana Inés Barelli
, 
Patricia Dreidemie

Segunda parte. Configuraciones productivas, relaciones laborales y trayectorias familiares en diferentes regiones patagónicas

Mujeres centroamericanas en Bariloche. Recorridos laborales, trayectorias migratorias y maternidad

Melisa Cabrapán Duarte

Texto completo

Introducción

  • 1 Este trabajo se dio en el marco de la realización de mi tesina de licenciatura en Ciencias Antropo (...)

1En este capítulo quiero presentar las experiencias de un grupo de mujeres provenientes de Colombia, Venezuela y República Dominicana que viven y trabajan en San Carlos de Bariloche, haciendo énfasis en sus trayectorias migratorias y en las formas de inserción laboral en el lugar de destino.1 La metodología que utilicé responde a la perspectiva etnográfica que privilegia no sólo el uso del método de trabajo de campo y de las técnicas propias como la observación participante, entrevistas en profundidad, registros de interacciones y notas de campo, sino también un enfoque que intenta dar cuenta de las perspectivas de los actores en cuestión (Guber, 2011).

  • 2 Elijo utilizar el término de trabajo sexual en vez de prostitución por dos razones. En primer luga (...)

2Mi objetivo es analizar el modo en que el tema de la maternidad fue apareciendo en los discursos de las mujeres que entrevisté y cómo la categoría madre expresó y asumió sentidos particulares al estar vinculada con la experiencia migratoria y con la experiencia del trabajo sexual,2 tendiendo relaciones significativas entre ambas. De esta manera, en determinados momentos, me referiré a ellas como madres, poniendo el foco en esta autoadscripción, aunque a lo largo del texto haré mayor o menor énfasis en su vínculo con otras categorías como la de migrantes y trabajadoras sexuales, según el eje de análisis.

3Organizaré el trabajo de la siguiente forma: en primer lugar, introduciré cuáles son las discusiones actuales acerca de la migración femenina y cómo interviene el análisis del género en estos estudios. Luego, pretendo contextualizar los flujos migratorios centroamericanos en el país y en la ciudad, a partir del uso de datos demográficos y estadísticos de distintas fuentes. Luego, me centraré en los relatos de las interlocutoras para interpretar sus experiencias migratorias y laborales, y el modo en el que el aspecto de la maternidad aparece en sus discursos, en la toma de decisiones, y en el desenvolvimiento de sus prácticas. Por último, analizaré cómo el mercado sexual puede configurarse como un lugar y trabajo disponible para las centroamericanas.

Migración femenina: ¿vulnerabilidad o empoderamiento?

4Cuando nos referimos a las mujeres migrantes se nos hace indispensable traer a la discusión la perspectiva de género, no tanto porque consideramos a las mujeres como uno de nuestros actores fundamentales sino, particularmente, porque los procesos migratorios en los cuales están inmersas están atravesados por relaciones de poder donde la variable de género se resignifica y también la subjetividad de la mujer migrante.

5Landry (2012) señala que la carencia de estudios en Latinoamérica que incluyan en el análisis al género, contribuye a la invisibilización de la migración femenina y, en este sentido, la autora aboga por un enfoque y un compromiso verdadero que visibilice, disminuya la vulnerabilidad y la discriminación de la mujer migrante y contribuya al desarrollo de políticas públicas para la defensa de sus derechos. En este marco, nos encontramos con dos enfoques sobre la migración femenina. Si bien ambos se articulan con los estudios de género, poseen perspectivas distintas.

6Una es la perspectiva victimista o de la vulnerabilidad que tiende «a ver a los hombres como viajeros y aventureros que se mueven por iniciativa propia y a las mujeres como estáticas y ligadas al hogar que sólo abandonan en condiciones extremas» (Juliano, 2012, p. 530). Juliano expresa que es necesario romper con el prejuicio que subraya sistemáticamente la explotación y el engaño más que las estrategias que las mujeres son capaces de desenvolver como gestoras de sus propios proyectos migratorios. Por ejemplo, desde el discurso de distintos organismos o espacios de encuentro tanto regionales como internacionales que tratan diversos aspectos de la temática de la migración, como la Organización Internacional para las Migraciones, la Organización de Naciones Unidas, la Conferencia Sudamericana de Migraciones o el Encuentro Iberoamericano sobre Migración y Desarrollo, entre otros, las mujeres migrantes son concebidas y tratadas como grupos vulnerables (Magliano y Romano, 2011). A su vez, las autoras observan cómo a la par del discurso de la vulnerabilidad, se expresa un discurso del desarrollo: «[que se basa] fundamentalmente en una lógica costo-beneficio [y] que enfatiza las ventajas que posee la migración femenina en términos de contribución al desarrollo para los países de origen y destino, asociado principalmente a la cuestión de las remesas» (2011, p. 50).

7Así, el discurso desarrollista también da lugar a una segunda perspectiva que difunde la posibilidad de empoderamiento de las migrantes, no sólo en un nivel económico, sino en términos de prácticas y roles de género, donde la experiencia migratoria de las mujeres permite disputar las desigualdades existentes. Pero Magliano y Romano analizan cómo esta concepción de la agencia que puede llegar a adquirir el grupo femenino, está impregnada de una visión etnocéntrica y colonialista que supone que los flujos migratorios hacia los países centrales –desde los periféricos– permitirían lograr autonomía e independencia respecto del lugar de origen tradicional, atrasado y patriarcal, legitimando y reproduciendo así una estructura de poder claramente demarcada entre el centro y la periferia, entre los países desarrollados y los no desarrollados, y entre el Norte y el Sur. En este sentido, opera y se reproduce una ideología que oculta procesos de explotación, de exclusión y de dominación de las migrantes en destino basados en diferencias étnicas, de clase y también de género.

8De todos modos, más allá de la crítica, Magliano (2012) sostiene que la influencia de los estudios de género en las investigaciones sobre procesos migratorios ha permitido resignificar el papel de la mujer, discutiendo su «pasividad» y «dependencia» (en tanto «acompañante del hombre/marido» o en su condición de «madre»). Le ha otorgado a la mujer migrante un peso fundamental, no meramente por la multiplicación de emigraciones de mujeres (solas o acompañadas por sus hijos) o por el aumento de la participación femenina en estos procesos, sino también por la importancia de su rol dentro del grupo familiar en el lugar de destino como, por ejemplo, en el desarrollo de la economía doméstica.

9Así, observamos que se presentan visiones polarizadas respecto de la vulnerabilidad o del empoderamiento de las mujeres migrantes o de la mayor o menor autonomía de las mujeres que emprenden sus proyectos migratorios. La opción que propongo en este análisis es la de buscar los matices que permitan mediar entre extremos postulados como antagónicos para, de esta manera, comprender mejor las experiencias de estas mujeres.

A modo de contextualización: la migración centroamericana en la Argentina y Bariloche

  • 3 Utilizo el masculino como convención, pero refiere a hombres y mujeres.

10El último censo poblacional muestra que la población de Bariloche nacida en el «Resto de América», de «Países no limítrofes», donde podríamos ubicar a las nacionalidades colombiana, venezolana y dominicana, pero no exclusivamente a éstas, es de 613 personas. Por su parte, las estadísticas de la Dirección Nacional de Migraciones nos ofrecen un ranking de radicaciones permanentes en la Argentina, resueltas por nacionalidad, en el período 2004-2012, pero donde no hay distinción y especificación por provincia o región, por lo que no podemos conocer el impacto de esta migración en la ciudad. Sin embargo, podemos observar en estos cuadros un aumento progresivo en las radicaciones de migrantes centroamericanos,3 principalmente de colombianos y venezolanos y, en menor dimensión, de dominicanos, a nivel nacional. Cabe decir que, según esta misma fuente, el porcentaje de incremento de radicaciones de la migración colombiana le sigue al incremento de radicaciones de paraguayos, bolivianos y peruanos, lo que da cuenta de la política migratoria que tiene la Argentina con los países que forman parte del Mercado Común del Sur (mercosur) (como Venezuela) o con los que son Estados asociados al bloque regional (como Colombia). Los migrantes de estos países tienen beneficios sólo por su origen nacional para obtener la residencia temporaria de dos años, prorrogable y con entradas y salidas múltiples. La situación de los migrantes dominicanos es distinta. Si bien se aprecia también un incremento en las radicaciones de esta población en la Argentina, el porcentaje es muy bajo, y quizás podemos entender que se debe a las exigencias que presentan este tipo de trámites. Es decir, tal como se aprecia en la nueva ley 25871 de Migraciones, las categorías a partir de las cuales puede efectuarse la admisión de cualquier migrante al país presentan mayores exigencias para este grupo. Por ejemplo, para obtener la residencia permanente, la admisión se basa en: a) ser cónyuge, progenitor o hijo de argentino nativo, naturalizado o por opción; b) ser cónyuge, progenitor, hijo soltero menor de 18 años no emancipado o mayor con capacidad diferente, de un residente permanente; c) tener arraigo por haber gozado de residencia temporaria por dos años continuos o más, si fuere nacional de los países mercosur o Estados asociados y tres años continuos o más, en los demás casos; d) haberse desempeñado como funcionario diplomático, consular o de organismos internacionales, o e) tener la condición de refugiado o asilado. Otra opción es tramitar la residencia temporaria, la cual requiere, como categoría más destacada, ser «trabajador migrante». Para esto, debe acreditarse que el migrante ingresa al país para ejercer alguna actividad lícita, remunerada, con autorización para permanecer en el país por un máximo de tres años, prorrogables, con entradas y salidas múltiples y con un permiso para trabajar bajo relación de dependencia. También se le otorga esta residencia a migrantes del mercosur o de Estados asociados, beneficio que no posee la población dominicana. Por último, la categoría más común a partir de la cual pueden obtener los migrantes la residencia transitoria es en calidad de turistas y con un plazo de permanencia de hasta tres meses (dnm, 2010).

  • 4 El área de jurisdicción de la Delegación Bariloche comprende las ciudades de San Martín de los And (...)

11A nivel local también se refleja un incremento en las radicaciones de centroamericanos. El período inter-censo 2001-2010 exhibe un incremento de personas nacidas en países limítrofes (Chile, Paraguay, Bolivia y Brasil), pero también la presencia de peruanos, colombianos y venezolanos; se destaca que la composición migratoria de la ciudad ha cambiado (Matossian, 2013). Por otro lado, los registros de la Delegación Bariloche de la dnm sobre radicaciones de los últimos cuatro años en su área de jurisdicción4 señalan un total de 3269 radicaciones temporarias y permanentes de migrantes latinoamericanos.

Cuadro 1. Población latinoamericana por país de nacimiento. Área de jurisdicción de la Delegación Bariloche de la dnm, 2009-2014

Cuadro 1. Población latinoamericana por país de nacimiento. Área de jurisdicción de la Delegación Bariloche de la dnm, 2009-2014

Fuente: elaboración personal sobre la base de datos de la Delegación Bariloche, dnm

12Podemos observar que las personas nacidas en Chile (32 %), Paraguay (22 %) y Bolivia (19 %), representan la mayor cantidad de radicaciones en la zona, mientras que radicaciones de colombianos (7 %), uruguayos (4 %), brasileños (4 %), dominicanos (3 %), peruanos (3 %) y venezolanos (2 %), le siguen en número a éstas. Por último, la categoría «otros países» (4 %) refiere al conjunto representado por migrantes de Cuba, México, Ecuador, Guatemala, Costa Rica, Honduras, Nicaragua, Haití y Puerto Rico. De esta manera, la presencia de migrantes centroamericanos en la región es visible.

  • 5 Fuente: elaboración personal sobre la base de datos de la Delegación Bariloche, dnm.

13En cuanto a la distinción entre sexo de la población migrante centroamericana en la Argentina, el banco de datos del Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (celade) nos brinda cuadros de la población colombiana y venezolana en la Argentina, a partir del censo realizado en el 2001, según sexo y grupos de edad. En ellos observamos que la cantidad de mujeres de ambos grupos supera la cantidad de hombres. Esta diferencia se acentúa a partir del rango de edad 20-24, dándose una mayor concentración de mujeres, respecto de hombres, entre los 20 y 55 años. Por ejemplo, el número de hombres colombianos de entre 25 y 29 años de edad es de 158, mientras que el de mujeres es de 227. En el caso de los migrantes venezolanos de entre 25 y 29, las diferencias no son grandes entre la cantidad de hombres y mujeres pero sí empiezan a visualizarse a partir de los 30 años de edad. Por su parte, el documento de la dnm, «Estadística de radicaciones resueltas (permanentes y temporarias) por nacionalidad Período 2004-2011», destaca como dato relevante en las radicaciones de dominicanos que el 78 % del total es de sexo femenino. Por su parte, a nivel regional, también observamos estadísticamente una feminización de la migración centroamericana. Por ejemplo, del total de radicaciones de personas nacidas en Colombia, el 69 % está representado por mujeres, mientras que este porcentaje asciende al 86 % en las radicaciones de migrantes dominicanos. En el caso de Venezuela, el porcentaje de mujeres respecto del de hombres parece equipararse.5

14Lejos de pretender generalizaciones sobre la migración centroamericana con estas cifras demográficas, intento mostrar que la presencia femenina caracteriza a estos flujos migratorios en la Argentina y a nivel local. Una información cuantitativa más acabada sería de suma utilidad para conocer con mayor exactitud su dimensión, tanto en la Argentina como en la región. De todas maneras, en función de los intereses puntuales de este trabajo basta decir que esta migración se ha hecho visible en los últimos años en Bariloche, mostrando una predominancia de mujeres y acompañando claramente una mayor visibilidad en todo el país como consecuencia de un incremento poblacional real.

Experiencias en primera persona: la migración y el trabajo sexual

15En este apartado voy a trabajar con los relatos de dos mujeres migrantes centroamericanas. Cabe decir que concibo los relatos como construcciones que le dan forma a lo vivido y, en este sentido, «no remite[n] exclusivamente al individuo sino también a formas sociales, históricas, genéricas, de organización y de expresión de lo individual, pero también a dimensiones subjetivas» (Chirico, 1992, p. 20). Así, el relato se constituye como una herramienta o recurso para explorar y comprender los sentidos y representaciones que los sujetos les atribuyen a acciones, acontecimientos o procesos.

  • 6 Quiero destacar la dificultad de entrevistar a las migrantes, más aún si practican el trabajo sexu (...)

16La selección de dos historias se debe, en primer lugar, a que ambas interlocutoras accedieron a que pudiera grabar las entrevistas,6 lo que me permite traer su propia voz a este texto. Por otro lado, sus experiencias resultaron significativas ya que las dos son madres que han dejado a sus hijos en sus países de origen y ambas trabajan en el comercio sexual. Lejos de considerar sus relatos como representativos de todas las migrantes centroamericanas que se dedican al trabajo sexual, creo que estas dos historias permiten recoger subjetividades que pueden ser compartidas por otras mujeres. Como sostiene Ferrarotti, el problema de la representatividad y del número tiene poco sentido ya que «nuestro sistema social está todo entero en cada uno de nuestros actos, en cada uno de nuestros sueños, delirios, obras, comportamientos. Y la historia de este sistema está toda entera en la historia de nuestra vida individual» (Ferrarotti, 1979, en Reséndiz García, 2001, p. 144).

Dos madres, dos historias

17La primera de las entrevistadas es Ana. Es venezolana, de Caracas, y llegó a la Argentina y a Bariloche hace seis años y hace cinco que vive y trabaja en el edificio. Su primer destino migratorio fue Chile, pero cuenta que no le gustó porque la policía persigue mucho a las trabajadoras sexuales. Tiene tres hijos que quedaron a cargo de su madre en Venezuela. El mayor tiene 24 años y lo tuvo a los 15 años. Los otros dos, una mujer y un varón, tienen 22 y 11 años, respectivamente.

18La segunda es Lucía. Tiene 29 años y llegó a Bariloche hace cuatro años, directo desde Cali, Colombia. Dejó a su hijo de nueve años a cargo de la familia del padre inicialmente, pero, al momento de entrevistarla, el niño se encontraba al cuidado de su hermana. Emprendió su viaje con una amiga de la infancia y cuando le pregunté qué la motivó a venir, me contestó:

porque yo estaba con mi esposo, viste, y las cosas estaban mal. Yo tengo un hijo. Y estaban mal, estaban mal y, bueno, él no quería cambiar las cosas que él hacía. Y bueno, hasta que yo me cansé y, bueno, y dije… Y ya no daba más y para dejarme de él, porque nos dejábamos y volvíamos, nos dejábamos y volvíamos. Entonces, para que la cosa es parida aquí, me voy. Y yo, como las chicas estaban por acá, me voy, las cosas están así, así, yo me quiero ir […]. Y por qué me vine, porque, bueno, porque el alquiler en Colombia se lo come mucho a uno, viste. Y cuando uno no tiene un papá, no tiene una mamá, no tiene quién lo apoye a uno, bueno, uno tiene que salir a la aguerrida, porque a morir de hambre no. (Lucía, 2013)

19Ana, en cambio, llegó a la ciudad sola. Expresa que siempre fue independiente, y que buscando en internet surgió la posibilidad de venir a trabajar acá. Cuando hablábamos de los motivos de la migración, me contaba:

no es por el dinero directamente, es porque tu hija pudo ir a la universidad, aunque le faltó un año para terminar, ¡es un desastre ecológico mis hijos! Pero bueno, mi hijo pudo estudiar, mi hijo más chico va al colegio, tiene su transporte, viste bien […] Yo me puedo comer acá con mis amigas un buen asado, un plato de comida y yo sé que mis hijos tienen un mejor plato de comida. Todo pasa por la salud, por la educación, por todo, por vestirte, por todo. Acá podés hallar la diferencia a cambio del sacrificio de no estar con ellos. (Ana, 2013)

20Ana y Lucía expresaron ser el principal sostén económico de sus familias, ser «madre y padre de sus hijos». No sólo durante la experiencia migratoria, sino también previamente. De hecho, continúan manteniendo económicamente a la unidad doméstica de origen o colaborando en forma significativa en su manutención a la distancia. Como veíamos, ambas expresaron haber migrado sin sus hijos, dejándolos al cuidado de un pariente próximo. A eso agregaron que sólo durante algún período los hijos quedaron a cargo de sus respectivos padres, en ambos casos exparejas de las migrantes, aunque finalmente otro familiar cercano se ocupó de ellos. La percepción de que sus países o lugares de origen no les brindaron ni les brindan las posibilidades suficientes para ocupar ese rol de madre y padre, satisfactoriamente, es compartida.

21La migración, además, parece ofrecerles una mayor autonomía que asume un sentido específico cuando el aumento en sus ingresos posibilita el envío de remesas y se traduce en la oportunidad de darles mejores condiciones de vida a sus hijos, quizás mejores que las que ellas tuvieron a lo largo de sus trayectorias. Pero el aumento de poder económico de estas migrantes, que significa poder garantizar la satisfacción de distintas necesidades (las propias y las de sus hijos), también implica y exige el sacrificio de estar lejos de ellos y de ser, de alguna forma, madres a distancia. En este sentido, Lucía dice:

La mayoría que viene por acá es porque necesitan algo, que no están bien, porque si uno está bien económicamente uno pa’ qué va a venir por acá, vio. Porque algunas, porque bueno, a veces es mejor quedarse en su casa con un trabajo, con sus hijos, y todo, que venir a esta vida, salir de su país. Por qué, porque uno se pierde muchas cosas, de su hijo, de la niñez de su hijo, todas esas cosas se pierde uno, y que a veces ellos le dicen, cuando uno lo regaña, y dicen: «Qué, qué me venís a decir algo vos», o «a mí no me regañes ninguna cosa, porque vos no sos mi mamá, vos nunca estuviste aquí conmigo», todas esas cosas, viste.

22Así, la maternidad asume formas específicas al estar mediada por la experiencia migratoria, que, en algún punto, reconfigura y transforma las relaciones madre-hijo que se tenían en el país de origen. Si antes el cuidado de los hijos era una constante para las migrantes y la interacción cara a cara con ellos formaba parte de su cotidiano, como cuentan, hoy, a miles de kilómetros de distancia, verse una vez por año y comunicarse con sus hijos, constituyen eventos muy esperados por ellas. Las migrantes expresan que los reclamos de los hijos hacia ellas por su ausencia física en el hogar son frecuentes, aunque ellas dicen estar en constante comunicación con ellos y al tanto de todo lo que sucede a diario. Observo el compromiso afectivo que Lucía tiene con su hijo cuando, con ojos lagrimosos, expresa: «Me hace una falta pa’ dormir, pa’ comer, pa’ levantarlo por la mañana, llevarlo a su colegio, pa’ estar con él, pa’ pelear con él… [risas]. Ay, porque ese es más tremendo, tremendo».

23Ella le promete a su niño que va a volver pronto y que «si dios quiere» ya van a estar juntos. Que si vuelve a viajar lo llevará con ella, que no lo dejará más. Y también quiere que su hijo entienda que por él está en la Argentina, aunque el niño insiste en que él no la mandó a venir para acá y le pide constantemente que regrese de una vez por todas. Cuando la conocí a Ana, también estaba triste por sus hijos y expresó las ganas que tenía de volver a Venezuela. Su hija estaba desempleada y no tenía interés en conseguir trabajo. Ana creía que el motivo era que ella la consentía mucho porque era su única hija mujer. También se había enterado hacía un par de meses que su hijo mayor «había caído en las drogas» y esto la tenía muy preocupada, más aun estando lejos, sin poder hacer nada.

24En los relatos, tanto de Lucía como de Ana, estaba presente el deseo de traer a sus hijos a Bariloche o, en caso de realizar una nueva migración, llevárselos con ellas. La situación de Ana era más complicada por la edad de sus hijos y por la resistencia por parte de ellos a dejar su lugar de nacimiento y sus afectos. A Lucía, en cambio, no se le presentaban mayores dificultades debido a la corta edad de su hijo. Ella pretendía, en el momento en que la entrevisté, lograr una situación estable en destino, no sólo socioeconómica, sino también conyugal y sentimental, para que eso posibilitara traer al niño. Proyectaba ir a buscar a su hijo, pero el plan original fracasó cuando su pareja falleció unos meses antes de que yo la conociera.

  • 7 El artículo de Magalí Gaudio (2012) sobre la migración femenina paraguaya en el Área Metropolitana (...)

25Las lecturas acerca de la maternidad que enuncian que el ideal materno se encuentra subordinado a la clase social y a los permisos y necesidades que el estrato socioeconómico otorga (Badinter, 1981) se corresponden con la vida de las migrantes que dejan a sus hijos en el lugar de origen convencidas de que eso es lo que deben hacer para lograr una mejor calidad de vida para la familia. En este sentido, el estereotipo y mandato de que una buena madre es quien se hace cargo de forma directa de todos los cuidados y necesidades del niño, entre ellos: la alimentación, la higiene y la salud, la educación, la compañía y el afecto, no se ajusta a las circunstancias de estas madres. Como sostienen Claudia Pedone y Sandra Gil Araujo (2008), la maternidad de las mujeres migrantes se convierte en una maternidad trasnacional que implica nuevos espacios de cuidado en el lugar de origen y, por sobre todo, estrategias para sostener el vínculo en un contexto donde las relaciones madre-hijo se resignifican como producto de los desiguales accesos enmarcados, a su vez, en un mundo globalizado que ofrece o impone determinadas movilidades.7

Las formas de inserción en el trabajo sexual

26Como narra Lucía, su impulso de emigrar no estuvo acompañado por una decisión premeditada de convertirse en trabajadora sexual en el lugar de destino, sino que surgió en la ciudad receptora:

La mayoría cuando vienen saben. Bueno, yo no sabía, yo nunca había trabajado en esto. A lo primero me costó. «Uy qué vergüenza dios mío», y «no, yo me quiero ir, me quiero ir», yo decía «me quiero ir para mi casa, no, yo no soy capaz» […] Y bueno, yo a lo primero no trabajaba, porque me daba vergüenza, y yo al ver que mis amigas subían con su plata, subían contentas y todo, y yo nada, yo nada. Y me puse las pilas, me tengo que poner a trabajar, y encima que yo tengo la deuda, cuando uno deja la deuda que le emprestan a uno, vio, la plata para uno llegar hasta acá. (Lucía)

27En este sentido, cuando Lucía me habló de una deuda le pregunté de dónde provenían esos préstamos en general. Me contó que pueden ser de algún familiar o de amigos, o quizás de un prestamista privado que «no le pregunta a uno en qué va a usar la plata». Ella particularmente ya había saldado ese préstamo inicial para migrar y contaba que su deuda actual era la que tenía por la construcción de su casa y por ese motivo estaba apurada para pagarla ya que eso posibilitaría su regreso y reencuentro con su hijo. Como sostiene Laura Oso Casas (2003), el endeudamiento suele producirse para reunir el monto de dinero necesario para realizar el viaje, que puede obtenerse tanto de algún familiar, de amistades, o de agencias privadas. Este es uno de los primeros procedimientos para iniciar el plan migratorio, según la autora. Sin embargo, el préstamo también forma parte del modus operandi del reclutamiento de víctimas de tráfico y trata de personas. El estudio realizado por la Organización Internacional para las Migraciones sobre la migración, la prostitución y la trata de mujeres dominicanas en la Argentina (oim, 2003) expresa que es el reclutador (que puede ser hombre o mujer) quien se encarga de convencer a las mujeres de las ventajas de migrar a la Argentina (como la de tener sueldos en dólares y la seguridad de conseguir trabajo) y el que realiza el contacto con el prestamista para solventar los gastos. Éstos pueden ser en pasajes, papeles (carta de invitación, por ejemplo), alojamiento y comida para un mes. El reclutador también es quien ayuda a la migrante a insertarse laboralmente en el lugar de destino ya que posee los contactos. La investigación expresa que es común que las mujeres hipotequen algún bien mueble para la obtención del préstamo como una garantía y, en ese sentido, la presión de la deuda se vuelve mayor ya que en la casa permanecen los hijos y/o familiares cercanos, y la pérdida de la vivienda se convierte en una posibilidad ante el no pago.

  • 8 Pedone define cadena migratoria como «la transferencia de información y apoyos materiales que fami (...)

28Ninguna de estas situaciones han comentado las interlocutoras para emprender su migración. No han mencionado la figura de un reclutador, sino el contacto de alguna amiga o familiar que ya residía previamente en la Argentina y, específicamente, en Bariloche; exhibiéndose así un proceso de una cadena migratoria.8 Tampoco han hablado de un préstamo con el que se hayan sentido estafadas o víctimas, sino que el endeudamiento inicial era un paso necesario para poder viajar y algo que ya habían saldado durante los primeros meses de trabajo.

29Resulta complejo conocer con claridad estos mecanismos y las experiencias concretas de Ana, Lucía y de otras centroamericanas entrevistadas ya que considero que, por un lado, la investigación encuentra límites en el acceso a la cotidianeidad de las chicas o a su vida privada y, por otro, son sus narrativas las que relatan sus trayectorias. De este modo, los análisis que realizo parten de oír sus discursos y de interpretarlos. Pero lo cierto es que las entrevistas no expresan situaciones de fraude o engaño como las que se dan con el tráfico y la trata de personas. Por ejemplo, en el caso de Ana, a diferencia de Lucía, ella sabía a lo que venía, tenía claro qué tipo de trabajo realizaría. En relación a esto, me contaba la anécdota de una chica colombiana que lloraba y decía que la habían traído engañada. A Ana, esta situación le causaba gracia y le parecía absurda:

me vas a decir que vas a un país ajeno y uno va a las que sea. Si me tocó esto lo hago, si no te gusta me regreso, pego la vuelta. Los primeros días tengo el pasaje de regreso, y allá pagas la deuda. De todas maneras se paga, pero no vas a hacer algo que no te guste.(Ana)

30Así, su percepción era que nadie está obligado a nada y que si una persona no se siente cómoda con practicar el trabajo sexual, tiene la opción de no hacerlo. Cuenta que en los años que lleva en la actividad viviendo en Bariloche y en el edificio, jamás vio o escuchó que hubiera chicas trabajando en contra de su voluntad y estaba convencida de que todas tenían autonomía para continuar con el trabajo sexual o dejarlo. Sin embargo, la referencia a la chica angustiada expresa otro modo de experimentar la prostitución al resistirse a realizarla por haber sido –supuestamente– engañada. Nuevamente, estas historias forman parte del relato de Ana y es su subjetividad la que actúa como óptica para contarnos el mundo de las migrantes que se dedican al trabajo sexual.

31Por su parte, Lucía también se consideraba libre de hacer lo que quisiera, elegir trabajar o no hacerlo, irse o quedarse. Decía que se manejaba sola, que «nadie lo controla a uno porque ni en el boliche [cabaret] lo controlan a uno, nadie, nadie. Uno hace lo que le da su gana». De esta manera, conversamos sobre la trata de mujeres con fines de explotación sexual, y opinaba lo siguiente:

eso, por eso es una de las partes que yo no he salido de acá, de Bariloche, porque mis amigas, yo he escuchado que en otras partes hacen eso, viste, hacen eso. Pero acá en Bariloche, viste que acá no se escucha hablar de esas cosas, acá no. Yo he escuchado conversas, sí, viste que dicen que hay personas que hacen esas cosas, por eso es que me da miedo salir. Te imaginas que venga un fiolo a ponerlo a que trabaje, uno teniendo que mantener su trabajo, manteniendo uno a otro hombre acá. Es para que no, ¡no! No, yo no, ojalá nunca me pase una cosa de esas. (Lucía)

32Mi curiosidad estaba en qué precauciones tomaban para evitar una situación así al llegar a un lugar desconocido. Lucía me contaba que ella analiza bien los lugares a los que llega, puede darse cuenta rápido si hay «gente pesada» o no. Por otro lado, si decide irse a otra parte, avisa a un familiar de confianza y da toda la información para que no surjan inconvenientes o para prevenir ese tipo de problemas.

Sentidos y motivaciones

33Cuando conversaba con Lucía sobre qué era lo que la motivaba a migrar y, de alguna forma, trabajar en el comercio sexual, decía: « si yo no tuviera hijos, yo no estuviera por acá, yo estuviera en mi Colombia, viviendo mi vida, viste. Disfrutando. Pero no, cuando uno tiene un hijo, ya no, ya es diferente la cosa». Su percepción y conocimiento sobre otras compañeras migrantes es que: «la mayoría tiene [hijos]. Y se vienen acá por el trabajo, no es porque quieren venir, ni a coger. Porque uno para coger, coge en su país [risas de las dos]».

34Así, los hijos y el mandato de madre volvían a aparecer en sus discursos. Directa o indirectamente se convertían en la causa y justificación de sus decisiones. Pero lo que empecé a notar es que la opción de insertarse en el negocio sexual no era una práctica que valoraran positivamente. Tampoco era algo que pretendieran hacer para siempre y en cualquier lugar. Más bien proyectaban este trabajo a corto plazo o el tiempo necesario para cumplir con un objetivo específico. En el caso de Lucía, ella manifestó el deseo de que la realización del trabajo sexual fuera temporal y, de alguna manera, esto expresaba lo que éste significa para ella:

La deuda que tengo ahora es la de mi casa, que si dios quiere terminaré de pagarla. Así me voy para mi casa, si dios quiere, me permite. Quisiera, quiera que bueno, le pido mucho a dios que me ayude para yo salir de esta vida, esto no es vida igual. ¡Ay no! Esto no es vida, esto no es vida. Hay gente que dice que esta es la vida más fácil, pero ah, es la más dura.

35Por otro lado, que el trabajo sexual fuera desarrollado por las migrantes lejos de su lugar de origen no era un detalle menor. Esto refería nuevos sentidos. Cuando le pregunté a Lucía si cuando regresara a su país trabajaría en el trabajo sexual, ella exclamó firmemente que no, que volvería a los servicios domésticos, a trabajar a las casas de familia como lo hacía antes pero una vez que hubiera conseguido tener una casa propia donde vivir sin que nadie pudiera sacarla. Por su parte, Ana decía: «allá yo no trabajaba en lo mismo, allá tenía un trabajo decente, por el tema de la familia, los hijos y eso».

36Su madre y su hermano sabían en qué consistía su trabajo en la Argentina. Pero, según ella, sus hijos no, ellos nunca le habían preguntado lo que hacía en destino. La respuesta que me dio la sorprendió a ella misma e hizo que se quedara pensando en el tema. Se hizo un silencio en nuestra conversación y luego, riéndose, expresó que sus hijos tampoco estaban esperándola a ella, sino que estaban esperando que les mandara plata.

37De esta forma, la migración o el dejar el país de origen les permite a estas mujeres distanciarse de los probables juzgamientos del entorno social y familiar al que pertenecen. Como sostiene Juliano (2010), alejarse les permite el silencio y el ocultamiento de lo que hacen, generar una vida fragmentada entre lo laboral y lo familiar que vuelve inconmensurables estos aspectos de sus vidas. La autora señala que las trabajadoras sexuales deben soportar el estigma social que recae sobre ellas y, de esta manera, intentan compensar simbólicamente esa desvalorización al acentuar su rol materno o justificándose moralmente desde este lugar. Intentar ser una buena madrese conjuga con ser una mala mujer o requiere de este atributo debido a las circunstancias. Ese es el horizonte de sentido que se encuentra en el relato de estas trabajadoras sexuales migrantes: ellas emigran y trabajan en el mercado sexual por y para sus hijos.

Más que mercado étnico, mercado racializado y etnicizado

38En este último acápite quiero reflexionar acerca de cómo el trabajo sexual se convierte en un trabajo disponible para las migrantes centroamericanas, retomando las experiencias laborales en destino de Ana y Lucía y de otras dos migrantes.

  • 9 Frederik Barth (1976) discute con las teorías predominantes previas que hacen una lectura esencial (...)

39El estudio de la división del trabajo, como sostiene Narotzky, permite describir procesos de producción y distribución del trabajo y conocer los modos a través de los cuales se les asignan distintas actividades a individuos o grupos. Así, «los significados culturales asociados con determinadas tareas y con identidades colectivas tales como el género, la edad, la casta o el grupo étnico también contribuyen a configurar el proceso de trabajo» (Narotzky, 2003, p. 137). Si nos detenemos en la división étnica como organizadora del mercado laboral desembocamos en una terminología habitual donde nociones tales como mercado, economía, empresariado o enclave, entre otras, están acompañadas por la palabra étnica/co. Más allá de lo que implica cada una de estas dimensiones, todas suponen la existencia de un grupo étnico que se define –en su sentido más clásico y primordial– como un grupo donde los integrantes comparten un origen biológico, valores culturales, interactúan, se auto-adscriben y son adscriptos por otros. Sin embargo, este uso de lo étnico no cuestiona cómo se constituyen los límites de esos grupos9 y, en consecuencia, si son factores estrictamente étnicos los que hacen a la segmentación del mercado de trabajo.

40Como expresa Brah (2011 [1996]), pocas veces se han puesto en cuestión las construcciones etnicizadas y racializadas de los mercados laborales, pese a haberse incorporado al género en los estudios del trabajo como constitutivas de las relaciones laborales, a partir de la crítica feminista. Es decir, la distribución del mercado de trabajo no opera ingenuamente asignándoles determinadas tareas a determinados grupos étnicos, sino que se basa en procesos más complejos como los de racialización y etnicización. El concepto de racialización es:

[un] metatérmino útil para circunscribir analíticamente aquellas formas sociales de marcación de alteridad que niegan conceptualmente la posibilidad de ósmosis a través de las fronteras sociales, y censuran en la práctica todo intento por borronear y traspasar tales fronteras. (Briones, 2002, p. 4)

41Por su parte, la etnicización circunscribe analíticamente marcaciones basándose en divisiones en la cultura en vez de en la naturaleza y, de este modo, se contempla la desmarcación/invisibilización y se promueve la posibilidad general de pase u ósmosis. Sin embargo, como sostiene Briones, ambos procesos no operan solos, sino que actúan imbricados. De esta manera, estas categorías más que ser abordadas como cualidades tipológicas de grupos concretos que materializan a éstos en razas y/o etnias, deben servir al análisis de procesos de alterización que van desagregando otros internos dentro de formaciones sociales específicas (Briones, 2002). Es en este sentido que me pregunto cómo las migrantes centroamericanas se configuran como mano de obra para el mercado sexual trasladándose un proceso de alterización a la segmentación del mercado laboral donde el trabajo sexual se vuelve disponible para estas mujeres. Para observar cómo se manifiestan estos procesos, vayamos a la presentación de los casos.

42Luz es una mujer colombiana, oriunda de Buenaventura, que vive con su pareja barilochense con quien tiene un hijo pequeño. Cuando la entrevisté estaba estudiando para el examen final de un curso que le daría el título de Auxiliar de Farmacia. Tiene 34 años y decidió irse de Colombia porque había mucha violencia, vinculada más que nada a los conflictos políticos de las guerrillas y los grupos armados. Reside desde hace siete años en Bariloche y cuando llegó a la ciudad comenzó a trabajar en una peluquería que en ese entonces tenía su prima. Me contó que allá, en su país y alrededores, los conocimientos en peluquería son comunes, que ellas nacen en ese ambiente, aprenden a peinarse y a peinar, a hacerse extensiones, trenzas, etcétera. De hecho, ella traía un peinado con trencitas muy pequeñas teñidas de color cobre que combinaban con su piel morena. Sus experiencias laborales siempre habían estado relacionadas con la estética, inicialmente trabajando en el negocio de su prima y luego en servicios a domicilio, que dejó de hacer cuando nació su hijo. En el momento que hablábamos de las centroamericanas que viven y trabajan en el comercio sexual en el Bariloche Center, y de lo que pensaba sobre ellas, me decía:

Yo conozco a algunas chicas que viven ahí, que trabajan viste, pero bueno, esas son cosas que yo respeto. Y las veo, viste, y me saludan, yo las saludo. Eso yo lo respeto. Las saludo cuando nos encontramos, porque viste que cuando uno se encuentra entre piel negra una no anda preguntando qué haces, qué no haces. «Hola cómo andas», ya ¿me entendés? Sí, conozco muchas que viven ahí en el Center.

  • 10 Restrepo (2013), a partir de un estudio etnográfico sobre las comunidades negras en Colombia, señal (...)
  • 11 Las justificaciones que contribuyen a la omisión de los grupos afro en la Argentina se observan en (...)

43Así, si bien Luz no era trabajadora sexual, expresó que respetaba la actividad laboral que desarrollaban sus compañeras nacionales del Bariloche Center, aunque no hizo referencia al país de procedencia sino a la característica que comparten: la piel negra. En este caso, ésta se constituye como aquella marca de la naturaleza que, al mismo tiempo que opera racializando al grupo, lo etniciza haciendo de esa negritud un diacrítico de identidad.10 Éste refleja un origen similar, pero también podría estar remitiendo a trayectorias de vida parecidas y movilidades estructuradas por la raza análoga. Es decir, el ser una mujer negra en Bariloche daría lugar a una identidad compartida y quizás a experiencias sociales comunes, aunque no necesariamente en el sentido laboral. En este sentido, la referencia al contexto no es menor ya que los procesos de racialización y etnicización operan según la matriz de alteridad que intervenga. Ésta funciona a partir de la economía política de la diversidad y, como sucede en el caso argentino, esa matriz ha estado basada en una triangulación que contempla la presencia de indios, inmigrantes –europeos– y criollos, otorgándole un lugar específico a cada uno, y dándole mayor o menor visibilidad y pertenencia en la conformación del Estado-nación (Briones, 2004). Por lo tanto, la presencia de negros/as no puede más que remitir a la extranjeridad de este grupo, pese a que los afrodescendientes forman parte de la diversidad existente del país aunque hayan sido invisibilizados en la narrativa de la construcción de la nación (Bidaseca et al. 2011; Monkevicius, 2012)11.

  • 12 Si bien durante el período 2002-2008 se evidencia un balance positivo en la lucha contra la pobreza (...)

44La segunda experiencia es la de Ana. Como ya vimos, se dedica el trabajo sexual, pero cuando la entrevisté lo alternaba con el cuidado de ancianos. Esto la tenía muy ocupada ya que de día atendía a los clientes, mientras que durante la noche cuidaba a una señora mayor. Su objetivo era reunir el dinero suficiente para volver a su país, estar allá un tiempo y ver qué otro rumbo elegiría. Me contaba que la situación laboral estaba mala, que no pasaba nada, que uno de los cabarés donde trabajaba había cerrado porque tenía una mala administración y esto había hecho que sus ingresos decayeran y, sumado el encarecimiento de los dólares y el ajuste en el control de cambio, su economía no era la misma que la de hacía cinco o seis años atrás. Después de unos meses le pregunté al conserje del edificio si Ana se había ido, ya que esa era su intención. Me dijo que no y que, además, había alquilado otro departamento permanente a través de la ayuda que él le había dado. Pasado un tiempo, me crucé a una de sus compañeras y me contó que había viajado a Venezuela, pero que pensaba volver. Esta situación de Ana, la de querer regresar a su hogar pero, al mismo tiempo, no poder hacerlo aún, me llevó a pensar en las limitaciones de la estructura y en cuáles eran sus márgenes de agencia y movilidad; y me pregunté cuánto les permite a estas mujeres la migración en cuanto a la mejora de su calidad de vida, respecto de lo que les ofrece el lugar de origen.12 Es decir, los posibles condicionamientos –de género, clase o raza, entre otros– que encuentran en la sociedad de origen para conseguir un trabajo con una remuneración justa, ¿logran quedar atrás con la experiencia migratoria?, ¿o también viajan con ellas?, ¿logran resignificarse en la ciudad de destino? ¿o se suman a otras dificultades?

  • 13 María tiene tres hijos, dos varones de 15 y 10 años y una nena de siete que quedaron al cuidado de (...)

45La tercera experiencia es la de María.13 Ella es una mujer dominicana de 30 años que vive en el barrio Alto de Bariloche y que ha migrado desde Santo Domingo con una amiga y arribado a la ciudad hace dos años. Me contó que fue una buena opción venirse a trabajar a Bariloche. Actualmente realiza tareas domésticas por Los Kilómetros, un área específica de la ciudad de clase media y media-alta. También trabaja de estilista a domicilio, principalmente cuando una peluquera brasileña le pide ayuda. Cuenta que, además de eso, esporádicamente cuida a ancianos o a enfermos. Cuando yo indagaba acerca de sus tareas laborales, ella misma sacó el tema del trabajo sexual. Me dijo que, en general, ella en la noche no trabajaba, que lo hizo durante el primer año cuando llegó, pero que no era algo que le gustara y que, además, ese no era su único ingreso. Sin embargo, refirió que cuando surge la posibilidad, lo hace, no se niega, ya que este tipo de trabajo le da un ingreso más, un dinero extra para sus hijos. Expresó que tanto para ella como para las dominicanas en general, era una dificultad conseguir un «trabajo decente», lo cual dio cuenta de que si bien el trabajo sexual era algo que María realizaba, éste no representaba una opción que ella valorara positivamente, como vimos en los relatos de Ana y Lucía en el apartado anterior. En este sentido, insinuó que el trabajo sexual específicamente no era un trabajo decente, pero que se configuraba para las dominicanas como un trabajo disponible. La pregunta es ¿por qué? Veamos el último caso para luego esbozar una respuesta entre, probablemente, muchas otras.

46Cuando indagaba acerca de las opciones laborales de Lucía, además del trabajo sexual, ella me contestó:

No, no había otra posibilidad, porque si uno, un ejemplo, quiere trabajar en una casa de familia, trabajar en, cuidando a alguien, un viejito, en algo así, no le van a dar bola a uno por ser morocha viste, y así no más lo discriminan a uno. Imagínate.

47De esta manera, expresó que la inserción laboral en la sociedad receptora en otros ámbitos distintos al mercado sexual no era un problema menor para ella. Así, al igual que María, que vinculó el «ser dominicana» con la dificultad de conseguir fácilmente otro tipo de empleo, Lucía sugirió que el «ser morocha» le impedía realizar otro trabajo diferente al sexual.

  • 14 Cabe decir que estos mecanismos no son realizados solamente por quienes perciben a este grupo, sino (...)
  • 15 Esta vinculación entre el racismo y la hipersexualidad me remite al argumento de Brah, donde sosti (...)
  • 16 La autora analiza el programa de bailarinas exóticas extranjeras lanzado por el gobierno canadiens (...)

48Por lo tanto, creo que una de las causas que hace que el comercio sexual interpele a las migrantes centroamericanas negras es la alterización e hipersexualización que se produce sobre este colectivo. La primera consiste en la marcación de una otra inmigrante, mujer y negra, respecto de un nosotros argentino/a y blanco/a, mientras que el segundo proceso pone el acento en el carácter sexual de esa otredad. De esta manera, al mismo tiempo que se exotiza la identidad caribeña negra, se la erotiza.14 Resulta interesante la reflexión que realiza Rodríguez Velázquez desde su lugar de puertorriqueña negra ya que expresa sentirse hipersexualizada al transitar por las calles de la capital porteña. Sostiene que «el cuerpo de una mujer negra carga con la accesibilidad y la explotación sexual atribuida y fijada a su cuerpo […] [y esta cosificación y opresión] debe encontrar su génesis en la institución de la esclavitud africana y en el colonialismo.» (Rodríguez Velázquez, 2011, p. 154-155). De esta manera, señala que en el caso de las mujeres negras, la sexualización naturalizada que experimentan está en directa vinculación con el racismo.15 Por su parte, Díaz Barrero, a partir del estudio de casos de latinoamericanas que migran a Canadá en calidad de bailarinas o stripers y en función de eso obtienen visa y contrato de trabajo temporal, analiza cómo el mismo gobierno habilita esa figura basándose en su exotización a partir de un conjunto de representaciones. Una de ellas es la que liga a la mujer al Caribe y a la «Isla de la fantasía» retomando su pasado colonial y esclavista. El Estado construye a la migrante como una mujer servil, exótica y salvaje para el consumo: «Mujer de piel sedosa y canela con apetito insaciable para el sexo, mujer de piel oscura pero sonrisa amplia» (Díaz Barrero, 2005, p. 141)16.

49En este sentido, al proceso de racialización al que son sometidas las identidades de este grupo de mujeres centroamericanas, se le suma el de hipersexualización que las vuelve aptas para el trabajo sexual. Por un lado, se las representa como dispuestas a dar estos servicios y, por el otro, se las define como capaces de cumplir las fantasías de los clientes de manera satisfactoria, poniendo en juego sus aptitudes sexuales «naturales» –y naturalizadas–. Esto las convierte en la mano de obra ideal en un contexto etno-blanco-céntrico que, al mismo tiempo que las alteriza volviéndolas otras –raciales, nacionales, sexuales– hace uso de esa exotización para satisfacer un placer sexual que, a su vez, encarna relaciones de género patriarcales, nacionalistas, clasistas y racistas. Es en esta línea que puedo reflexionar acerca de cómo el trabajo sexual de las migrantes centroamericanas se constituye como un mercado racializado que luego se etniciza y se confunde con un mercado étnico. Es decir, el proceso consiste en que a un diacrítico racial, como el color de la piel, se le atribuyen rasgos hipersexualizados como innatos y, luego, esas características son convertidas en elementos culturales. A su vez, esa culturalización o etnicización se refleja en la segmentación del mercado donde se les asigna a las migrantes centroamericanas el trabajo sexual ya que están calificadas cultural y étnicamente para este rubro. De este modo, se invisibiliza el proceso que efectivamente las convierte en mano de obra. No niego que estén interviniendo otras construcciones en la configuración del mercado sexual de estas mujeres. Es probable que la clase también esté operando en la división del trabajo, al igual que el género y las relaciones de poder que éste manifiesta. Sin embargo, continúo sosteniendo que esas desigualdades se reducen a distinciones étnicas o a simples diferencias culturales y, de esta manera, terminan por naturalizar esa fragmentación laboral que le asigna a las centroamericanas el trabajo sexual.

50Quizás la confusión se deba a la sustitución de raza por el concepto de etnicidad que tuvo por finalidad evidenciar que las discriminaciones racistas son en realidad políticas e ideológicas más que fundamentaciones de la diferencia biológica. Como dice Stolcke, este procedimiento tendió a minimizar o esquivar el racismo realmente existente encubriéndolo con eufemismos políticamente ambiguos. En este sentido, el desafío está en «desentrañar las diferencias que son inevitables de aquellas que son elegidas y de aquellas otras que son simplemente impuestas» (2000, p. 55).

Reflexiones finales

51Como sostiene Rose (2003), la subjetividad responde a dos mecanismos: por un lado, a la relación que un sujeto establece consigo mismo a partir de trayectorias y sentidos personales o individuales y, por otro, a las formas de control y poder externos que intentan moldear esa relación. De esta manera, es posible percibir cómo la vida de las interlocutoras está claramente atravesada por esta tensión. A partir de recorrer sus relatos vimos que una de las principales y más fuertes motivaciones migratorias está constituida por los hijos. En la mayoría de los casos, éstos permanecen en el lugar de origen, pero la intención de reagrupamiento de la familia es algo presente en los discursos de las madres. Aunque el deseo de estar con ellos lo antes posible es un sentimiento compartido, se desconocen los tiempos en los que esto podrá concretarse realmente. De este modo, podemos pensar la migración de las centroamericanas como una experiencia diaspórica (Brah, 1996; Clifford, 1994), ya que no estamos hablando de una desvinculación social y menos emocional con el lugar de origen, sino que está presente la intención de retorno y de reencuentro con los hijos. El término diáspora significa «dispersar desde» y, en este sentido, supone un centro, un locus o un origen. Pero creo que en nuestro caso ese centro refiere menos al espacio físico en sí que a su connotación simbólica. Los niños y los jóvenes que estas madres han dejado representan su centro.

52Así, mientras nuestras interlocutoras venezolanas, colombianas y dominicanas se encuentran dispersas en un lugar de la Patagonia argentina, viven en la espera de un futuro que ellas sueñan como mejor. Un futuro en el que las necesidades propias y las de sus hijos están satisfechas, y donde no ingresan de ninguna forma las situaciones que hoy atraviesan ante la realización del trabajo sexual. En ese futuro está el anhelo de volver a la decencia y de volver al rol de madres que «corresponde». En ese anhelo dejan de lado las distancias, las tristezas, el sufrimiento y, sobre todo, la espera, que se proyecta a corto plazo pero que quizás no muestra límites ni posibilidades claras.

53Por lo tanto, es esa espera la que configura un lugar de transición que las vuelve liminales, en el sentido que propone Turner (1980 [1964]). La experiencia migratoria y el trabajar en el comercio sexual pueden considerarse fases liminales que suceden y anteceden dos estados determinados bien distintos: uno es un estado de pobreza material impregnado de angustias, y el otro es un estado de satisfacción que puede dar lugar a una vida mejor. En el momento en el que conocí a las chicas y las entrevisté asumí que sus proyectos en el presente y sus proyecciones para el futuro las colocaban en un proceso de cambio, en un rito de pasaje que las dotaba de cierto poder que, a su vez, producía intersticios en la estructura habilitando ciertos espacios y volviendo disponibles otras posibilidades. Sin embargo, al mismo tiempo, ese espíritu parecía impregnarse de opresiones y expresaba profundas desigualdades.

54Creo que sólo ellas y sus destinos saben y sabrán cuánto han desafiado, cuánto han logrado, y cuánto han podido cambiar.

Bibliografía

Badinter, E. (1981). La nueva madre. En ¿Existe el amor maternal? (165-195). Barcelona: Paidós.

Bárcena, A. (2010). Restricciones estructurales del desarrollo en América Latina y el Caribe: una reflexión postcrisis. En Revista CEPAL, (100), 7-28.

Bidaseca, K., et al. (2011). Para una reflexión sobre la negritud femenina latinoamericana. Voces de mujeres afrodescendientes en la ciudad de Buenos Aires. En Bidaseca, K. y V. Vázquez Laba (Comps.). Feminismos y poscolonialidad. Descolonizando el feminismo desde y en América Latina (215-259). Buenos Aires: Ediciones Godot.

Brah, A. (1996 [2011]). Raza y cultura en mercados laborales marcados por el género. Las jóvenes musulmanas surasiáticas y el mercado laboral. En Cartografías de la diáspora. Identidades en cuestión (157- 181). Traducción: Sergio Ojeda. Madrid: Traficantes de sueños.

Brah, A. (1996 [2011]). Diáspora, frontera e identidades transnacionales. En Cartografías de la diáspora. Identidades en cuestión (209-242). Traducción: Sergio Ojeda. Madrid: Traficantes de sueños.

Briones, C. (2002). Mestizaje y Blanqueamiento como Coordenadas de Aboriginalidad y Nación en Argentina. En RUNA, XXIII, 61-88.

Briones, C. (2004). Construcciones de aboriginalidad en Argentina. En Société suisse des Américanistes / SchweizerischeAmerikanisten-Gesellschaft, (68), 73-90.

Cabrapán Duarte, M. (2014). “Rica como el azúcar, rica como el café”. Las experiencias de trabajadoras sexuales centroamericanas en Bariloche. Tesina de Licenciatura no publicada. Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales, Universidad Nacional de Río Negro.

Chirico, M. (1992). El retorno de lo biográfico. En Chirico, M. (Estudios preliminares y comp.). Los relatos de vida. El retorno a lo biográfico (7-24). Buenos Aires: cedal.

Clifford, J. (1994). Diásporas. En Cultural anthropology. 9(3), 302-338.

Díaz Barrero, G. P. (2005). Stripers, bailarinas exóticas, eróticas: identidad e inmigración en la construcción del Estado Canadiense. En Cuadernos Pagú, (25), 129-152.

Gaudio, M. (2012). Mujeres paraguayas en el Área Metropolitana de Buenos Aires. Decisión migratoria, relaciones familiares y maternidad a distancia. En Revista Temas de Antropología y Migración, (3), 40-60.

Guber, R. (2011). La etnografía. Método, campo y reflexividad. Buenos Aires: Siglo XXI.

Juliano, D. (2010). Sacando adelante hijos e hijas. Migración y trabajo sexual. En Grupo Interdisciplinario de Investigador@s Migrantes (Coord.). Familias, jóvenes, niños y niñas migrantes. Rompiendo estereotipos. España: iepala Editorial.

Juliano, D. (2012). Género y trayectorias migratorias en época de crisis. En Papers: revista de Sociología, 3(97), 523-540.

Landry, V. (2012). Mujer, migración intrarregional e invisibilidad. En Revista Nomadías, (16), 99-117.

Magliano, M. J. (2012). Migración de mujeres bolivianas hacia Argentina: cambios y continuidades en las relaciones de género. En Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM, (14).

Magliano, M. J. y S. M. Romano (2011). El desarrollo y las migraciones femeninas en la agenda política sobre migraciones internacionales: universalismo etnocéntrico y colonialidad de género. En Pizarro (Comp.) Migraciones Internacionales Contemporáneas: Estudios para el debate (39-61). Buenos Aires: ciccus.

Matossian, B. (2013). Transformaciones recientes en la composición migratoria de Bariloche: del espacio fronterizo a la movilidad global. Ponencia presentada en V Jornadas de Historia Social de la Patagonia. San Carlos de Bariloche, Río Negro.

Monkevicius, P. C. (2013). No tenía que haber negros: Memorias subalternas y visibilización entre afrodescendientes e inmigrantes africanos en Argentina. En Revista Publicar, Año 10(12), 87-105.

Narotzky, S. (2003). Economía y cultura: la dialéctica de la antropología económica. En Quaderns del Institut Català d Antropologia, 133-143.

Organización Internacional para las migraciones (2003). Migración, prostitución y trata de mujeres dominicanas en la Argentina. Buenos Aires: oim, Oficina Regional para el Cono Sur.

oit (2012). Panorama Laboral 2012. América Latina y el Caribe. Lima: oit/Oficina Regional para América Latina y el Caribe.

Pedone, C. (2002). El potencial del análisis de las cadenas y redes migratorias en las migraciones internacionales contemporáneas. En García Castaño, F. J y Muriel López, C. (Eds.). Actas del III Congreso sobre la inmigración en España. Contextos y alternativas. Granada, Laboratorio de Estudios Interculturales, II, 223-235.

Pedone, C. y Gil Araujo, S. (2008). Maternidades transnacionales entre América Latina y el Estado español. El impacto de las políticas migratorias en las estrategias de reagrupación familiar. En Solé, C., Parella, S. y Cavalcanti, L. (Comps.). Nuevos retos del transnacionalismo en el estudio de las migraciones. Documento del Observatorio Permanente de la Inmigración, (19), 151-176.

Reséndiz García, R. R. (2001). Biografía: proceso y nudos teórico-metodológicos. En Tarrés, M. L. (Ed.). (2001). Observar, escuchar y comprender: Sobre la tradición cualitativa en la investigación social (135-170). México: flacso.

Restrepo, E. (2013). Introducción. En La etnicización de la negridad: la invención de las “comunidades negras” como grupo étnico en Colombia (13-28). Colombia: Editorial Universidad del Cauca.

Rodriguez Velázquez, K.Y. (2011). Entre la negación y la explotación: políticas de sexualidad sobre los cuerpos de las mujeres negras. En Bidaseca, K. y V. Vázquez Laba (Comps.). Feminismos y poscolonialidad. Descolonizando el feminismo desde y en América Latina (153-162). Buenos Aires: Ediciones Godot.

Stolcke, V. (2000).¿Es el sexo para el género lo que la raza para la etnicidad… y la naturaleza para la sociedad? En Revista Política y Cultura, (104), 25-60.

Turner, V. (1980 [1964]). Entre lo uno y lo otro: el periodo liminar en los ritos de pasaje. En La Selva de los Símbolos. Aspectos del ritual ndembu. Madrid: Siglo xxi.

Notas

1 Este trabajo se dio en el marco de la realización de mi tesina de licenciatura en Ciencias Antropológicas (Cabrapán Duarte, 2014) que consistió en conocer los sentidos y subjetividades que se articulan en torno del trabajo sexual de migrantes centroamericanas en un espacio particular, un edificio céntrico de la ciudad llamado Bariloche Center. En esta ocasión no me centraré en este espacio y en sus significados, sino en las experiencias de las interlocutoras.

2 Elijo utilizar el término de trabajo sexual en vez de prostitución por dos razones. En primer lugar, dicha práctica aparece nombrada como «trabajo» por parte de las interlocutoras, lo cual lo hace un término nativo. En segundo lugar, el carácter aparentemente voluntario le asigna a la práctica y a sus ejecutoras una mayor agencia y decisión y en ese sentido la distingue de la trata de personas con fines de explotación sexual. Por otra parte, considero que referir a trabajo sexual y no a prostitución, reposiciona la identificación de estas mujeres –por parte de otros– al no tratarlas como prostitutas, calificativo que deviene de la acción de prostituir, cuyos sinónimos son: corromper, pervertir o degradar, entre otros.

3 Utilizo el masculino como convención, pero refiere a hombres y mujeres.

4 El área de jurisdicción de la Delegación Bariloche comprende las ciudades de San Martín de los Andes, Junín de los Andes, Villa la Angostura, Bariloche, El Bolsón y Esquel.

5 Fuente: elaboración personal sobre la base de datos de la Delegación Bariloche, dnm.

6 Quiero destacar la dificultad de entrevistar a las migrantes, más aún si practican el trabajo sexual, y de grabar las conversaciones. En mi experiencia de campo, recibí más rechazos de las mujeres dominicanas que de migrantes de otros países. Posiblemente se deba a la mayor dificultad que encuentran para obtener la residencia permanente e insertarse laboralmente, a diferencia de las colombianas o las venezolanas que poseen mayores beneficios en términos migratorios.

7 El artículo de Magalí Gaudio (2012) sobre la migración femenina paraguaya en el Área Metropolitana de Buenos Aires nos aporta un panorama claro de las formas que desenvuelven estas mujeres para vincularse y re-vincularse con sus hijos que, en la mayoría de los casos, son dejados a cargo de un familiar en el país de origen. Esta situación hace, además, que se tiendan lazos de reciprocidad y que surjan distintas obligaciones y conflictos entre las madres y los cuidadores.

8 Pedone define cadena migratoria como «la transferencia de información y apoyos materiales que familiares, amigos o paisanos ofrecen a los potenciales migrantes para decidir, o eventualmente, concretar su viaje. Las cadenas facilitan el proceso de salida y llegada, pueden financiar en parte el viaje, gestionar documentación o empleo y conseguir vivienda […].También en ellas se produce un intercambio de información sobre los aspectos económicos, sociales y políticos de la sociedad de llegada». A su vez, las cadenas migratorias forman parte de las redes migratorias, que están más extendidas, afianzadas y desarrollan dinámicas propias sujetas a contextos políticos, económicos y sociales locales y/o globales (Pedone 2002, p. 4). Por otra parte, la autora sostiene que abordar el fenómeno de las migraciones internacionales en la actualidad desde la perspectiva analítica de las cadenas y redes migratorias permite recuperar la experiencia vivida por los sujetos sociales.

9 Frederik Barth (1976) discute con las teorías predominantes previas que hacen una lectura esencialista de lo étnico y propone analizar los límites étnicos como procesos de simbolización donde los grupos seleccionan culturalmente diacríticos para marcar diferencias respecto de otros grupos y, al mismo tiempo, interactuar con ellos.

10 Restrepo (2013), a partir de un estudio etnográfico sobre las comunidades negras en Colombia, señala que la negridad ingresa en un proceso de etnicización donde los grupos afro son constituidos y, al mismo tiempo, se constituyen como «grupos étnicos» a través de un proceso que no involucra meramente al Estado, a las organizaciones o a la academia, sino que son las apropiaciones locales, con sus múltiples interpretaciones, interpelaciones y rechazos, las que también hacen a la etnicización de la negridad. Ésta refiere a discursos y prácticas de lo negro, y en este sentido, el autor lo utiliza como un concepto análogo al de indianidad (Restrepo, 2013, p. 22).

11 Las justificaciones que contribuyen a la omisión de los grupos afro en la Argentina se observan en los relatos tales como «los negros iban al frente de las batallas por la independencia del país para ganar su libertad» o «el brote de fiebre amarilla en los años 20 los diezmó». Esta narrativa fue funcional al proyecto de blanqueamiento y «civilización» iniciado en el siglo xix. Sin embargo, el Censo Nacional de Población en la Argentina realizado en el 2010, donde se incorporó la pregunta por el reconocimiento afrodescendiente y el accionar de organizaciones de afrodescendientes permitió que se visibilice este grupo, conformado tanto por migrantes africanos como por afrodescendientes sudamericanos (Bidaseca et al., 2011; Monkevicius, 2012).

12 Si bien durante el período 2002-2008 se evidencia un balance positivo en la lucha contra la pobreza en Latinoamérica ya que ésta ha disminuido en países como Argentina, Venezuela, Perú, Nicaragua, Bolivia, Honduras y Brasil a largo del sexenio, el caso de la República Dominicana (junto los de El Salvador, Paraguay y Uruguay) ha registrado menores reducciones y no ha logrado disminuir la tasa de indigencia. Por otra parte, Colombia, Guatemala y la República Dominicana han registrado incrementos en la concentración del ingreso, según el índice de Gini –coeficiente que mide la desigualdad en los ingresos– (Bárcena, 2010). En segundo lugar, la tasa de desempleo de los países de donde provienen las interlocutoras durante el período 2011-2012 fueron mayores que la tasa de Argentina (7,2/7,3). Venezuela registró un índice de 8,3/8; Colombia un 11,5/11,6; mientras que la República Dominicana, un 14,6/14,3, presentando el mayor nivel de desempleo de Latinoamérica (oit, 2012).

13 María tiene tres hijos, dos varones de 15 y 10 años y una nena de siete que quedaron al cuidado de su madre en su país de origen. Dice ser «mamá y papá» de ellos y su trayectoria como madre ha sido la de una «madre soltera». Expresa que todos los días habla con sus hijos, que «si no es hoy es mañana». Y más aun con la más pequeña, que le cuenta todo lo que hizo en la escuela durante la semana. María tenía el deseo de viajar a ver a sus hijos, ya que desde que migró no ha regresado. Pero su idea no era volver a vivir en la República Dominicana, sino estar allá unos meses y luego retornar a Bariloche para trabajar.

14 Cabe decir que estos mecanismos no son realizados solamente por quienes perciben a este grupo, sino que los mismos migrantes los utilizan reapropiándoselos y resignificándolos a su favor para competir en el mercado sexual. En esta ocasión no puedo desarrollar este aspecto que trabajo en mi tesis.

15 Esta vinculación entre el racismo y la hipersexualidad me remite al argumento de Brah, donde sostiene que una forma de racismo puede articularse con otra o con otros modos de diferenciación según el contexto y las relaciones de poder.

16 La autora analiza el programa de bailarinas exóticas extranjeras lanzado por el gobierno canadiense –y su impacto– que forma parte del Programa Autorización de Empleo para el no-inmigrante, es decir, para trabajadores temporales.

Índice de ilustraciones

Título Cuadro 1. Población latinoamericana por país de nacimiento. Área de jurisdicción de la Delegación Bariloche de la dnm, 2009-2014
Leyenda Fuente: elaboración personal sobre la base de datos de la Delegación Bariloche, dnm
URL http://books.openedition.org/eunrn/docannexe/image/533/img-1.jpg
Archivo image/jpeg, 53k

Autor

Comprar

Volumen papel

amazon.fr