Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Rompecabezas urbano

 | 
Joaquín Perren
, 
Fernando Casullo
, 
Nicolás Padín

Segunda parte. Sistemas urbanos

Capítulo 5. El uso del suelo en destinos turísticos de montaña con migración de amenidad y por estilos de vida.

El caso del Corredor Siete Lagos, Neuquén, Argentina

Adriana Otero et Rodrigo González

Texte intégral

5. 1. Introducción

1La movilidad de personas en búsqueda de nuevos estilos de vida en los centros de montaña de los Andes patagónicos ha ido creciendo de manera rápida desde los años ochenta. Las condiciones de falta de seguridad en los principales centros urbanos de la Argentina invitan a muchas personas a buscar entornos de vida con mayores niveles de tranquilidad para sus familias. El fenómeno de la migración temporaria de personas motivadas por valores asociados al ocio, o no asociadas a lo económico, se ha observado en muchos lugares del mundo y puede posicionarse como una forma de movilidad por estilos de vida, ya que incluye la búsqueda de un mejor estilo de vida (Benson y O’Reilly, 2009). Adicionalmente, una variedad de factores permite interpretar estos movimientos de personas, tales como el aumento de la accesibilidad y los servicios básicos, la posibilidad de tener empleos o negocios que pueden ser administrados a la distancia o la disponibilidad de renta diferencial.

2El crecimiento acelerado en los destinos turísticos en el norte de la Patagonia obliga a revisar los modelos de desarrollo del sector y del uso del suelo de estas localidades a la luz de las fuerzas globales presentes en ellas, producto de las movilidades de personas y capitales que transforman su territorio.

3Es necesario poner atención en las lógicas de crecimiento de la oferta de ocio y de las urbanizaciones en su conjunto, que en la mayoría de los casos es conducida fundamentalmente por los inversores del sector inmobiliario. Por lo que en estos pueblos donde el cambio es tan vertiginoso, los grupos de interés asociados al desarrollo turístico deben reflexionar sobre las formas que asume el negocio turístico y tener una compresión clara de la dirección de los cambios y sus implicancias.

4Este capítulo tiene por objetivo analizar las lógicas en el uso del suelo en San Martín de los Andes (sma) y Villa La Angostura (vla), producto de los procesos de migración por estilos de vida. Se propone la discusión de ciertas regularidades en el desarrollo de los destinos turísticos de montaña del Corredor Siete Lagos en la Provincia de Neuquén, donde los gobiernos locales tienen un rol cada vez menos activo en la generación de procesos de gobernanza local y, más bien, acompañan las visiones y estrategias propuestas por los desarrolladores de barrios privados en el devenir de la expansión de estos destinos. Este rol pasivo del Estado en la conformación de los destinos turísticos y en la generación de políticas públicas da cuenta de una fuerte incidencia de capitales del sector inmobiliario que llegan, en general, desde otras geografías para proponer entornos de residencia y ocio que constituyen nuevas centralidades en la periferia de estos pueblos de montaña.

5. 2. Casos de estudio

5La metodología está basada en casos de estudio de las localidades de San Martín de los Andes y Villa La Angostura realizados por el Centro de Estudio para la Planificación y el Desarrollo Sustentable del Turismo (ceplades-Turismo) en el marco del proyecto de investigación «Post-turismo y movilidades: competitividad sustentable de destinos». Ambas localidades presentan indicadores de un estadio avanzado en su evolución como destinos de migración de amenidad y por estilos de vida. El abordaje ha sido de carácter exploratorio, con un enfoque cualitativo centrado en la comprensión de las vinculaciones entre el turismo, el uso del suelo y el negocio inmobiliario. Los relevamientos se realizaron en el período 2013-2015.

6El Corredor Siete Lagos es una ruta escénica que une dos destinos de montaña icónicos de la Patagonia en la Argentina: San Martín de los Andes y Villa La Angostura, ambos en la provincia del Neuquén. Tiene una longitud total de 110 km, donde pueden disfrutarse las características típicas de la región de los Andes patagónicos: vastos bosques, montañas nevadas y lagos. El camino recorre dos parques nacionales, de norte a sur, Parque Nacional Lanín y Parque Nacional Nahuel Huapi. Estos destinos comenzaron a desarrollarse turísticamente a mediados del siglo pasado con la creación de la Administración de Parques Nacionales y ahora son objetivo de migración de amenidad (Moss, 2006) y migración de estilos de vida (Mc Intyre, 2009), lo que ha generado cambios significativos en sus patrones espaciales y sociales.

7San Martín de los Andes es un pueblo de montaña con una población aproximada de 29 400 habitantes (indec, 2010) que significa un aumento del 31,06 % en una década frente a los 22 432 habitantes (indec, 2001) del año 2001. Se encuentra en la margen norte del lago Lácar, en el suroeste de la provincia del Neuquén, 420 km al suroeste de la capital provincial. La ciudad está a 640 m s.n.m., y está rodeada por la Cordillera de los Andes. San Martín de los Andes es el destino que sirve como puerta de entrada al Parque Nacional Lanín, uno de los lugares favoritos en la Argentina para turistas, recreacionistas como también migrantes por amenidad y por estilos de vida.

8Villa La Angostura es considerada como uno de los principales atractivos de la Patagonia andina argentina. Se encuentra dentro del Parque Nacional Nahuel Huapi y es la puerta de entrada al Parque Nacional Los Arrayanes. Tiene una población de 11 998 habitantes (indec, 2010) con una tasa de crecimiento de 240,65 % en el período 1991-2010. Esta tasa de crecimiento evidencia que la población de la localidad está conformada por un alto porcentaje de inmigrantes; solo el 24 % del total de sus habitantes nació en el lugar, el resto proviene de otras provincias, particularmente, Buenos Aires (47 %) y Neuquén (9 %), y de otros países (20 %) (cfi, 2001).

9La elección de ambos destinos turísticos se fundamenta en que son ejemplos paradigmáticos de procesos de migración de amenidad en el marco del post-turismo en el norte de la Patagonia. Aunque con matices, ambos destinos presentan patrones similares en su proceso fundacional, en su evolución y actualidad turística, y en el fenómeno de migración de amenidad que vienen experimentando desde la década de los ochenta. Derivado de ello, ambos casos conforman un adecuado muestrario de las condiciones de producción neoliberal del espacio urbano en los destinos turísticos de montaña del norte de la Patagonia.

5. 3. Las movilidades del post-turismo

10Los procesos de movilidad otorgan nuevas funciones e identidades a los destinos turísticos tradicionales. También suponen una movilización de los atributos y referencias turísticas de la arquitectura, los paisajes, el patrimonio, el ocio, la sociabilidad, en la producción de áreas residenciales nuevas en zonas que no aún no tienen una tradición turística marcada. Dicho doble proceso de convergencia de turismo y desarrollo residencial es mucho más que un simple indicador de la reconversión de las zonas turísticas o agrícolas. Constituye una recomposición profunda de los acuerdos a escala mundial construidos durante el siglo xx en relación al espacio, el tiempo y las prácticas del aquí (la ciudad, lo cotidiano, el trabajo) y el allá (la naturaleza, lo no cotidiano, el ocio). Esta mutación es característica de la posmodernidad territorial, lo que produce múltiples intermediaciones y disuelve las fronteras mediante el establecimiento de continuidades e hibridaciones espaciales, temporales, culturales y funcionales que rompen las divisiones y la fragmentación que prevalecían anteriormente: la ciudad-naturaleza, cerca-lejos, dentro-fuera, natural y artificial, turístico-no turístico, trabajo-ocio, cotidianeidad-vacaciones, entre otros (Bourdeau, citado en Otero y González, 2009).

11El post-turismo en un sentido amplio implica un cambio de estatus en las áreas y en las prácticas turísticas en el contexto de la globalización y la posmodernidad –es decir, todo el fenómeno citado anteriormente del aquí/allá y la relación de intermediación entre ambos: la migración por estilos de vida y las nuevas prácticas residenciales–; la búsqueda de continuidades entre las prácticas recreativas, sociales, culturales y espaciales de las vacaciones y de la vida cotidiana; la turistificación de los lugares comunes; el turismo experiencial; el salirse de los límites tradicionales del turismo a través de prácticas híbridas que mezclen cuestiones profesionales, humanitarias y viajes, entre otras. La aceptación de un escenario de post-turismo, por lo tanto, señala lo trascendente de una visión que modifique cómo se entiende al turismo y sus prácticas cuando la sociedad y las prácticas recreativas han evolucionado.

5. 4. La lógica neoliberal del desarrollo de destinos turísticos

12El neoliberalismo y la globalización son dos caras de una reestructuración económica que introdujo enormes cambios en las condiciones generales de la política urbana y en los modos de imaginar, percibir, diseñar y gestionar las ciudades (Janoschka, 2011). El neoliberalismo ha representado la abolición de lo social, dado que independiza a los actores de todas las restricciones sociales y políticas para facilitar la maximización de la utilidad y de los beneficios de cada individuo o sujeto económico (Gough, 2002). Las consecuencias negativas, y a veces nefastas, del modelo neoliberal se pueden apreciar de forma destacada en los destinos de montaña de la Norpatagonia y con ello se explica la necesidad de generar, profundizar y difundir los elementos centrales sobre los cuáles se basa esta visión.

13David Harvey (1996) conceptualiza los espacios urbanos, los lugares construidos y las aglomeraciones en sí mismas como un resultado de las estrategias de poder, de discursos y luchas que se transmiten de forma materializada y simbólica a la vez. Así, la reproducción de la ciudad es el resultado de la articulación de tres lógicas o sentidos: la lógica de la reproducción de la vida (o de la necesidad), la lógica del Estado (o de la política pública) y la del mercado (o de la acumulación de capital) (Reese, 2012). La visión neoliberal de producción de ciudad promueve la lógica de mercado sobre la lógica de la vida y, en el contexto de los destinos turísticos estudiados, las políticas públicas no promueven una armonía entre la función social y de mercado del suelo urbano. Esto se ve claramente reflejado en la proliferación de barrios cerrados, tipo countries, como forma de desarrollar los destinos.

14La cuestión de los barrios cerrados y privados lleva a la consideración de la privatización del espacio público y de la presión ejercida sobre los bienes comunes –entendidos como bienes que se producen, se heredan o se trasmiten en una situación de comunidad–, una característica que se aprecia en los casos analizados del Corredor Siete Lagos. Entendidos como privatopías, en términos de Harvey, los barrios cerrados significan un desarrollo geográfico desigual; de acuerdo con este autor, las disparidades geográficas en cuanto a riqueza y poder aumentan hasta conformar un mundo metropolitano de desarrollo geográfico crónicamente desigual. Durante un tiempo, las zonas residenciales interiores obtenían riqueza del núcleo urbano central, pero ahora también ellas tienen problemas, aunque es allí, en cualquier caso, donde se crea la mayoría de los nuevos empleos. La riqueza se traslada, por lo tanto, hacia las afueras –a urbes exteriores que conforman áreas de exclusión que, explícitamente, excluyen a los pobres, los desfavorecidos y los marginados– o se encierra entre elevados muros, en «privatopías» residenciales y «comunidades valladas» urbanas (Harvey, 2007, p. 178).

15Los barrios cerrados son ghettos de ricos y nuevos ricos; en palabras de Harvey, son utopías burguesas que debilitan los conceptos de ciudadanía, pertenencia social y apoyo mutuo (Harvey, citado en González, 2016, p. 79). Algunas de estas utopías urbanas pueden ser fácilmente reconocibles en vla y sma, particularmente la utopía burguesa de expansión urbana y la privatopía en la forma de barrios cerrados.

16El fenómeno de los barrios cerrados hace referencia a diversas lógicas que caracterizan las ciudades contemporáneas. Setha Low (2003) sostiene que este nuevo concepto de hábitat se articula alrededor de cuatro elementos: la seguridad, la homogeneidad social, el marco legal o reglamentario y los servicios especializados. A partir de estudios realizados en gated communities de los Estados Unidos, Edward Blakely y Mary Snyder (1997) identifican tres tipologías de barrios cerrados: los lifestyle communities, que son caracterizados por ofrecer actividades deportivas o servicios especializados, lo que implica que los residentes se agrupan en función de intereses en común, creando así una identidad compartida (clubes de golf, deportes náuticos o ecuestres, entre otros); en cambio, los prestige communities son un símbolo de estatus social, estos emprendimientos son el lugar elegido por los grandes empresarios y los famosos del mundo del espectáculo, las murallas les procuran ante todo intimidad, protegiéndolos del resto de la sociedad, pero en general no tienen espacios o servicios comunes; finalmente, el tercer grupo, las security communities, reflejan, según los autores, el miedo al caos de la ciudad y un deseo de seguridad, pero también de control de los ruidos, de la contaminación, de las drogas, de la violencia, entre otros. Como sugiere Sergio Riwilis, estas tres tipologías pueden responder a un mismo objetivo: marcar el espacio para diferenciarse a partir de elementos físicos, sociales, económicos o políticos (Riwilis, citado en Otero y González, 2014, p. 5). Como se demostrará más adelante, las tres modalidades están presentes en los dos destinos citados, sma y vla, que consideramos paradigmáticos de esta problemática de las movilidades derivadas del post-turismo.

5. 5. Los efectos de la lógica inmobiliaria en los destinos turísticos de montaña

17La lógica del mercado del suelo reconoce sus propias manifestaciones y repercusiones en los destinos turísticos de montaña del Corredor Siete Lagos, que han comenzado hace unos años la aceleración de su proceso de expansión urbana. Particularmente, en sma y vla, los loteos –o sus versiones modernas de productos urbanos, los barrios cerrados o countries– dan cuenta de un crecimiento con muy bajo nivel de políticas públicas y de regulación del suelo que generan una expansión extensiva de la trama urbana. La búsqueda de maximizar las ganancias por estos productos que se ofrecen en el mercado lleva a los desarrolladores a elegir tierras en la periferia, alejadas del centro de la ciudad, donde la provisión de infraestructura y de servicios se convierte en un costoso desafío para el Estado, que terminan afrontando todos los ciudadanos.

18Las tres fases de expansión urbana que destaca Alfredo Garay (1996) se presentan en una secuencia cronológica distinguible desde mediados de los noventa que avanza rápidamente hacia la consolidación y densificación tanto en vla como en sma. En ambos casos, el proceso de expansión facilita el avance de la frontera urbana sobre áreas frágiles como las laderas de montañas y cerros, los bosques, los mallines y las riberas. Las áreas de ladera están siempre sujetas a la erosión debido a su pendiente. Las áreas de bosque colaboran con el control de las inundaciones, regulando las lluvias, ya que uno de los principales servicios ambientales que brindan es la regulación del régimen hídrico, permitiendo la infiltración del agua. Las áreas de mallines, por su parte, son grandes retenedores de agua, regulando la distribución de la misma relieve abajo (por ejemplo, en época de lluvias), con lo cual se convierten en zonas de humedales que poseen riqueza en biodiversidad. En las áreas de ribera, la expansión de urbanizaciones puede traer aparejado el hecho de que, con los pozos y cámaras sépticas (utilizados para eliminar los efluentes cloacales de cada vivienda), se pueda llegar a alterar y contaminar la capacidad natural del acuífero. Además, la instalación de urbanizaciones en cercanías a este tipo de espacio puede traer problemas a futuro, producto de crecidas en los ríos, con lo cual se pone en riesgo a quienes residen en cercanías de este tipo de área (Hurstel, citado en Otero y González, 2014, p. 6).

19Entonces, si bien no hay que considerar al mercado como un enemigo, debe tenerse en cuenta que opera bajo la lógica de maximizar ganancias; en consecuencia, de las tres lógicas analizadas es la que peor distribuye los recursos. Queda claro, así, que no hay forma de que el mercado inmobiliario funcione bien sin una importante intervención del Estado. El crecimiento de los destinos de montaña operado por las fuerzas del mercado inmobiliario redundará en una progresiva reducción del espacio público y los bienes comunes.

20El barrio cerrado como producto urbano expresa una forma de vida de autosegregación y plantea una serie de cuestiones adversas en términos de integración social y también de integración física y urbana. Su proliferación en los espacios de montaña genera una imagen urbana dispersa, antropizada, perdiendo calidad en los recursos escénicos del paisaje, sobre todo en áreas de laderas y en las áreas cercanas a cursos de agua (Otero y Gallego, 2006).

21Aquellas lógicas también llevan a la consideración de la naturaleza y el rol de los llamados bienes comunes. Se define a estos como:

Bienes que se producen, se heredan o trasmiten en una situación de comunidad. Son bienes que pertenecen y responden al interés de todos y cada uno de los integrantes de la comunidad. Son bienes que redundan en beneficio o perjuicio de todos y cada uno de estos miembros o ciudadanos por su condición de tal. Son parte de un derecho humano inalienable e inapropiable tanto para otros individuos, corporaciones y/o Estados-Nación. (Vercelli y Thomas, citado en Merlos, 2012)

22Si dichos bienes o recursos comunes se encuentran dentro del espacio público, se garantiza la accesibilidad a todos y es el Estado, propietario o que posee la facultad de dominio del suelo, quien fija las condiciones para su uso. Si, en cambio, los bienes o recursos comunes quedan dentro del territorio susceptible de apropiación privada, entra el régimen jurídico de los bienes de dominio privado, espacio donde «menos cuenta con las normas firmes y definidas de protección de los bienes de dominio público y muchas veces la protección queda sujeta a la voluntad de los mecanismos de vigilancia y control que se realicen desde el Estado» (Domínguez y Diez, citado en Merlos, 2012). Estos vacíos legales ponen en peligro el equilibrio del medio ambiente y la naturalidad de ciertos espacios ya que son susceptibles de aprovechamiento económico privado.

23Los lugares de importante valor escénico natural que se encuentran dentro de los barrios cerrados se convierten en mercancías constituyendo un abuso del derecho por la apropiación privada, excluyendo del goce de esos bienes al resto de la sociedad y valorizando la propiedad privada que se beneficia de la exclusividad de su inmueble. Puede citarse como ejemplo de esto los barrios cerrados localizados sobre las laderas del Cerro Chapelco, con vistas panorámicas de alto valor escénico.

24Garantizar y estimular la propiedad privada de estos lugares naturales de calidad ambiental y paisajística es parte de las políticas del Estado, y es una forma de acumulación por desposesión que permite comodificar, en el sentido de transformar en commodities, los recursos naturales que se consideraban parte de los bienes comunes y de los espacios públicos, que se han ido privatizando y comercializando sin restricciones de los derechos de uso público.

25El avance de la construcción de countries en los destinos de montaña –fundamentalmente dirigidos a los migrantes de amenidad y por estilos de vida– implica la comodificación del medio ambiente, en la medida en que es apropiado por parte de los desarrolladores para destinarlo a usos urbanos, privatizando las prácticas turísticas en ellos propuestas. Dado que estos productos urbanos cuentan con amenities (senderos, canchas de golf, pistas de esquí, canchas de polo, miradores, entre otros), actúan como elementos diferenciadores asociados a la venta de los lotes.

26 Si los destinos turísticos crecen bajo el funcionamiento de los mercados de la tierra urbana y la comodificación de su patrimonio natural y cultural, el producto final son lugares turísticos socialmente excluyentes, espacialmente segregados y ambientalmente insustentables.

27A partir de esta caracterización inicial, se presenta a continuación el análisis del comportamiento del mercado del suelo y sus manifestaciones en sma y vla.

5. 6. Las lógicas de uso del suelo en San Martín de los Andes y Villa La Angostura

28El mercado del suelo reconoce particularidades, pero también denominadores comunes en los dos casos estudiados. Un patrón repetido es el crecimiento urbano a partir de barrios cerrados que ofrecen entre sus elementos diferenciadores localizaciones privilegiadas con vistas panorámicas que implican una comodificación del paisaje y el cercenamiento de acceso a recursos comunes.

29La lógica de construir ciudad a partir de los proyectos de productos urbanos privados va configurando una trama dispersa, haciendo cada vez más visible la fragmentación, con parches de urbanizaciones dentro y fuera del ejido urbano, tanto de vla como de sma.

30Santiago Hurstel (2013) identificó 16 barrios cerrados en San Martín de los Andes. Luego, los clasificó a partir de la información disponible en sus páginas web utilizando la conceptualización de Blakely y Snyder (1997) sobre las gated communities. Es así como los mismos fueron agrupados del siguiente modo:

  • Clasificación de desarrollos urbanos por estilo de vida: Orillas del Quilquihue, El Desafío, Chapelco Golf & Resort, Noregón, Estancia Los Ñires, Peñón del Lolog, Altos del Chapelco, Valle Escondido y Las Pendientes.
  • Clasificación de desarrollos urbanos por prestigio: Terrazas del Chapelco Chico, Urbanización Vega Chica, Alihuen Bajo, Loteo Los Riscos, Chapelco Golf & Resort, El Desafío y Las Pendientes.
  • Clasificación de desarrollos urbanos por seguridad: Rincón Radales, Raitrai, Las Moras y Urbanizacion Vega Chica.

31La figura 1 muestra una imagen panorámica de los desarrollos seleccionados en el espacio rural de San Martín de los Andes.

Figura 5. 1. Panorámica de los barrios cerrados en el espacio rural de San Martín de los Andes en 2013

Figura 5. 1. Panorámica de los barrios cerrados en el espacio rural de San Martín de los Andes en 2013

Fuente: Hurstel (2013) a partir de datos de Google Earth

32Del análisis de las características de los desarrollos urbanos, emergen unas categorías que marcan algunas regularidades respecto de este tipo de productos urbanos en la localidad estudiada. Las Pendientes, Valle Escondido y El Desafío son los productos urbanos de mayor tamaño, localizados en los extremos del ejido de sma, más precisamente en jurisdicción que pertenece a la provincia del Neuquén. Se caracterizan por ofrecer actividades como esquí, golf y polo que, para su desarrollo, requieren grandes extensiones. Estas porciones de terreno necesarias para el desarrollo de las mismas tienen como común denominador el avance en zonas de alta fragilidad ambiental como bosques, riberas, mallines y áreas de pendiente. Otra de las características comunes de estos desarrollos es la inclusión de buenas vistas paisajísticas como elemento diferenciador de las localizaciones ofrecidas. Vistas a cerros, ríos y bosques hacen del paisaje un commodity que potencia el valor de los lotes en el mercado. Este valor inicial se combina con la oferta de instalaciones para la práctica de actividades, tales como senderos para trekking, mountain bike, accesos para la práctica de la pesca o bien con los deportes de elite, como el polo, el golf y el esquí. Esta combinación de paisaje e instalaciones para las prácticas deportivas y recreativas, sumada a la seguridad ofrecida por los barrios cerrados, hacen de estos desarrollos destinos turísticos en sí mismos. Si bien puede pensarse que ellos diversifican la oferta de sma como destino turístico, para determinados mercados pueden constituirse en una competencia muy fuerte para los procesos de desarrollo local a partir del turismo, ya que pueden ser asimilados a productos turísticos de enclave, con muy poca capacidad de potenciación del gasto turístico en la escala local. Otro elemento distintivo de la localización de los countries en estos destinos de montaña es que se ubican en los bordes de los ejidos para maximizar ganancias respecto al valor del suelo. En el caso de los productos urbanos de San Martín, según el trabajo de Hurstel (2013), la distancia mínima al casco urbano ronda entre los seis o siete kilómetros, mientras que la distancia máxima es de catorce kilómetros, aproximadamente. Esto da cuenta de una visión poco sustentable del modelo urbano en el que se inscribe la localidad de San Martín de los Andes; uno que se construye desde una lógica privada y que requiere movilidad para los traslados de los habitantes para cubrir estas distancias, cuando las tendencias actuales sobre ciudades sustentables plantean todo lo contrario: la ciudad de a pie.

  • 1 Según la Ordenanza 83/1984, artículo 15 (Normas Generales), inciso 1.1.7, «Todas las urbanizaciones (...)

33A su vez, estas distancias denotan la falta de conectividad a la red urbana de tratamiento de efluentes cloacales, un aspecto que Hurstel observó en todos los desarrollos estudiados, con lo cual cada uno de estos debe realizar su propio tratamiento mediante planta depuradora o cámaras sépticas individuales y lechos nitrificantes.1 La forma de implementación de estas obras constituye una amenaza para las condiciones del ambiente donde se desarrollan.

34La trama dispersa, los parches de urbanizaciones y la fragmentación son claramente observables en sma. Como se puede observar en la figura 1, la mayoría de los desarrollos se asientan alejados de la trama urbana existente. Queda claro entonces que en los últimos años el sector privado se ha colocado a la cabeza del desarrollo de la ciudad, marcando el ritmo por delante de la gestión pública y decidiendo los ejes del desarrollo urbano. Esto es así, fundamentalmente, porque el municipio de San Martín de los Andes no tiene aún un plan estratégico para el desarrollo del destino, por el momento solo se está conformando el cope (Consejo de Planificación Estratégica), mediante reuniones de trabajo, pero la agenda de trabajo aún se encuentra distante para poder materializar este documento, que debe aplicarse de manera inminente, como herramienta para el manejo del crecimiento de este destino turístico (Hurstel, 2013).

35Haciendo referencia a la localización –estratégica– de esta clase de desarrollos estudiados, es importante el aporte de Eduardo Reese, quien menciona que «el mercado de suelo es un mercado de localizaciones: el precio está condicionado por lo que sucede en el entorno inmediato, en el barrio y por su inserción en el contexto urbano más amplio» (2013, p. 28). Es así que el mercado orienta el crecimiento turístico (principalmente con los amenities que se ofrecen dentro de los desarrollos urbanos) y, por ende, el de este destino de montaña. Aparece así como resultado un crecimiento cada vez más fragmentario, como consecuencia de dichas ubicaciones estratégicas. Las mismas se han basado en factores asociados a crear valor agregado a la experiencia de los usuarios, pero como contraposición se encuentran alejados de la red urbana de servicios, por lo tanto, se generan incertidumbres respecto a la provisión de dichos servicios (por ejemplo, captación del agua para consumo o tratamiento de los líquidos cloacales).

36Según Hurstel (2013) el municipio local destacó que se cuenta con una ventaja respecto a la creación de esta clase de desarrollos urbanos, pues, al contar con la figura del desarrollador, es este mismo quien se encarga de la manutención interna, mientras que el municipio solo presta determinados servicios hasta la puerta/portal de acceso de cada desarrollo (alumbrado, recolección de residuos, etcétera), con lo cual le insume menos costos.

37Esta lógica del Estado –de alguna manera, permisiva– es un común denominador entre ambos casos estudiados, dando como resultado patchwork urbano donde existen grandes diferencias en cuanto a la infraestructura urbana, generando una suerte de islas, que rompen la continuidad y generan muchos conflictos sociales entre los habitantes de una misma ciudad. Es así que el post-turismo, como nueva fase de desarrollo de los destinos de montaña, plantea desafíos que deben ser resueltos en el marco de procesos de gobernanza a escala local con un fuerte protagonismo del Estado.

38Por otra parte, Villa La Angostura, por sus especiales características, fue desde siempre destino de un turismo de alto poder adquisitivo y la oferta hotelera ha estado en consonancia, con numerosas residencias de veraneo y Cumelén, el prestigioso country club ubicado en la que fuera propiedad del arquitecto Alejandro Bustillo y uno de los primeros barrios cerrados, no solo de vla, sino de la región e incluso del país. La historia de la villa proporciona muchas claves para entender el perfil de desarrollo que fue adoptando con el transcurrir de las décadas. Mónica Hunko, exdirectora de Turismo de Villa La Angostura, lo ejemplifica:

  • 2 Entrevista en profundidad realizada en el marco del proyecto de investigación «Migración de amenida (...)

La historia de Villa La Angostura está ligada a la visión country, fue durante mucho tiempo Cumelén… y el resto. La gente que vivía acá durante todo el año en el verano se empleaba como doméstica para mantener las casas de Cumelén. La gente que visitaba la villa por pesca, por ejemplo, venía porque eran conocidos de las personas que tenían casa de verano en Cumelén. (Mónica Hunko, exdirectora de Turismo de Villa La Angostura, entrevista personal, julio de 2014)2

39Así, un proyecto de club de campo para descanso de las personas adineradas –y el boca a boca de las personas que visitaban a sus amigos con residencia temporaria, y más tarde permanente, en Cumelén– dio inicio al desarrollo de vla como un destino turístico de montaña.

40En 1985 comienza la segunda etapa histórica de gran crecimiento, en coincidencia con el inicio de la pavimentación de la ruta a Bariloche. Mucha gente se radicó desde entonces, hasta llegar la población a más de 6000 habitantes. Se invirtió en la ampliación de la infraestructura urbana, como la nueva usina eléctrica o la red de gas, y en barrios de viviendas. La construcción de cabañas y edificaciones de todo tipo experimentó un auge. En esta etapa había en vla solo dos inmobiliarias, Inamot y Pincemín. En la primera mitad de los años noventa, empiezan a llegar migrantes de amenidad a la villa que, con la intención de cambiar de vida, se asientan, alquilan, algunos compran lotes y empiezan a edificar sus viviendas.

41Los imaginarios de estos migrantes de amenidad tuvieron un rol determinante para la decisión de asentarse en la villa, ya que fueron conductores del proceso de búsqueda de una nueva vida. De los cuatro idearios que menciona Daniel Hiernaux (2006), dos se presentan muy claramente: la conquista de la felicidad y un cierto regreso a la naturaleza. Ambos –ante la ausencia de investigaciones que indaguen en mayor profundidad la incidencia de los imaginarios en la construcción del espacio– pueden sintetizar la complejidad de factores motivacionales para decidir emprender esa nueva vida en las montañas en el ámbito del Corredor Siete Lagos.

42Identificada esa necesidad, el mercado inmobiliario empieza a actuar con primeras promociones masivas a partir de 1997 y, luego del estallido de la crisis en 2001, con el inicio del crecimiento explosivo de la llegada de nuevos residentes y de la construcción en la villa.

43En la actualidad, el negocio inmobiliario sigue en auge y esto se evidencia en una oferta muy amplia de venta y alquiler de propiedades, que se describe a continuación. Las mayores implicancias se advierten sobre la expansión urbana de la villa, tal como se aprecia en la figura 2, a partir de la comparación de la mancha urbana en 1989 y 2009.

44Noelia Islas (2014), en su tesis –realizada en el marco del proyecto de investigación «Post-turismo y movilidades: competitividad sustentable de destinos» (Otero y González, 2011-2013)–, desarrolló un análisis detallado de la oferta inmobiliaria, proponiendo una segmentación del producto inmobiliario de vla. El primer resultado notorio es que se identificaron –al mes de abril de 2014– un total de 831 productos inmobiliarios ofertados en el mercado inmobiliario formal, en una localidad cuya población, de acuerdo con las cifras del censo de 2010, es de 11 063 habitantes; esto representa una relación producto inmobiliario/habitante de 1/13, un producto inmobiliario cada trece personas, lo que habla a las claras del papel destacado que ocupa el negocio inmobiliario en Villa La Angostura.

45Esta relación es elocuente del peso del negocio inmobiliario en la economía local. El interés en la renta inmobiliaria, por su propio peso, acaba desplazando a otras actividades económicas productivas. La financierización de la economía, instrumentada a través de un maridaje entre los sectores financiero e inmobiliario, lleva a una producción financierizada del espacio, motorizada por la naturaleza de la renta del suelo. Resulta cada vez más seguro invertir en ladrillos que adoptar riesgos en inversiones productivas-servuctivas. En palabras de Lefebvre: «Mientras que baja la parte de la plusvalía global formada y realizada en la industria, aumenta la parte de la plusvalía formada y realizada en la especulación. El segundo circuito –especulativo– suplanta al principal –productivo–. De accidental, se transforma en principal» (Lefebvre, 1970, p. 212). La calidad de la vida urbana es transformada así en mercancía, tanto como la ciudad misma (Harvey, 2007).

Figura 5. 2. Expansión urbana en Villa La Angostura 1989-2009

Figura 5. 2. Expansión urbana en Villa La Angostura 1989-2009

Fuente: Merlos (2012)

46La segmentación realizada por Islas da cuenta de que, si bien Villa la Angostura es un destino elegido por personas con alto poder adquisitivo para vivir y para ellas se han creado loteos en sitios con alto valor paisajístico, no necesariamente todos los productos inmobiliarios son barrios privados. Los únicos legal y socialmente aceptados como tales son Muelle de Piedra y Cumelén, al que se ha sumado recientemente Selvana –muy cerca del centro de la ciudad– que, según las indagaciones realizadas oportunamente, no tendría autorizado el cambio de uso del suelo, aunque ya había sido lanzado al mercado por Inmobiliaria Inamot en 2015. El resto de los productos inmobiliarios están ofrecidos en loteos con características de barrio privado y se venden al público como tales, pero en realidad no cumplirían con el requisito de tener el acceso limitado o nulo a las personas que no son del mismo y quisieran entrar (Islas, 2014).

47Analizada la oferta inmobiliaria, es dable reconocer que en Villa La Angostura el panorama respecto a barrios cerrados es diferente al de San Martín de los Andes, ya que no se identifican en vla la cantidad de emprendimientos bajo la forma de barrio cerrado o country que sí pudieron relevarse y observarse en sma. Por ahora, el destino es incipiente en materia de barrios cerrados y eso se debe, en parte, a que existe en cierta forma todavía un compromiso tácito de mantener los espacios que existen en una ciudad tan chica. Aunque esto no exime a Villa La Angostura de los problemas de privatización de espacios comunes. En resumen: no es imprescindible tener barrios cerrados o privados para tener un espacio urbano privatizado (González, 2016, p. 213).

48La migración de las personas a vla, ya sea por estilos de vida o derivada de las oportunidades laborales que supuestamente ofrece como destino turístico, ha inducido un aumento de la demanda de productos inmobiliarios y, consecuentemente, un aumento de la oferta orientada a dar respuesta a esa demanda, y también a hacer su negocio. El aumento de oferta de casas, cabañas, lotes y fracciones ha llevado, lógicamente, a una expansión de la urbanización sobre todos los sitios posibles e incluso sobre los, en principio, no tan posibles; no solo en el centro de la villa y en urbanizaciones cerradas, sino también sobre el bosque nativo, sobre las orillas de los lagos, loteos preferenciales con vista al cerro y también en la forma de loteos sociales que terminan incorporándose al negocio inmobiliario y a su lógica. Como resultado, cada vez más lugares son urbanizados, más espacios son privatizados, se presentan más conflictos entre los antiguos residentes y los migrantes, mayor y más sostenida es la necesidad de infraestructura; todo potenciado por una expansión de la estructura urbana lineal-longitudinal conformada por varios núcleos poblacionales que se han ido consolidando a medida que se fue extendiendo la trama urbana.

49Como corolario de este proceso, Villa La Angostura evidencia muy claramente la presión sobre los llamados bienes comunes. Tal vez el caso más resonante, que ha tenido a la villa en el foco de los medios durante los últimos años, sea el intento de urbanización del Cerro Bayo y la resistencia civil comunitaria que despertó. La organización ambientalista Greenpeace denunció en junio de 2014 que la Municipalidad de Villa La Angostura propuso modificaciones a la Ley de Ordenamiento Territorial de los Bosques Nativos de la Provincia (Ley 2.780) que resultan ilegales y además ponen en riesgo el ochenta por ciento de las especies andinas patagónicas de esa localidad. Ese mismo mes, una asamblea ciudadana rechazó la zonificación de bosques propuesta por el Ejecutivo municipal y presentada a las juntas vecinales, y decidió apoyar el mapa elaborado por la Dirección de Gestión de Bosque Nativo, ya que entendían que es el que mejor representaba a la totalidad de los habitantes de Villa La Angostura (Otero y González, 2014, p. 14).

50La iniciativa –presentada por el Ejecutivo ante el Concejo Deliberante local– buscaba cambiar la zonificación originalmente establecida por la ley de bosques y pasar de dos mil a más de cinco mil hectáreas donde se permitiría desmontar con el objeto de construir. El Ejecutivo se ampara en la Resolución 089 del Ministerio de Desarrollo Territorial Provincial, que permite a los municipios realizar ajustes a la categorización de las zonas boscosas ubicadas en sus ejidos, que armonicen con su plan de desarrollo local. Sin embargo, la organización ambientalista Greenpeace advirtió que la aplicación de la ley de bosques no corresponde a los municipios, sino al Poder Ejecutivo provincial de acuerdo a lo establecido en la normativa forestal y en el Artículo 124° de la Constitución Nacional. Por otra parte, Greenpeace señaló que la modificación de las leyes ambientales no puede significar un retroceso en los niveles de protección alcanzados con anterioridad, sino por el contrario, debe incrementarlos. Todo retroceso implicaría estar atentando contra principios ambientales consagrados en la Ley General del Ambiente (Ley 25.675 de 2002).

51El desarrollo y expansión de barrios cerrados y privados también ha significado el avance privatizador sobre los recursos comunes. En ocasiones, los proyectos inmobiliarios necesitan avanzar sobre accesos peatonales y vehiculares mediante el cerramiento de servidumbres de paso que implican clausurar el acceso a lugares públicos que son recursos comunes. Son emblemáticos los casos del barrio Las Balsas y, también, del mismo Cumelén. Usualmente, estos cerramientos se dan de un modo solapado y, una vez que se instalan, se defienden en ocasiones de manera intimidatoria y hasta violenta. Con el correr del tiempo, se consolida esta práctica y hasta llega a ser aceptada socialmente a partir de la imposición (González, 2016, p. 212).

5. 7. Conclusiones

52Los casos analizados en este capítulo muestran, como común denominador, un patrón en el que cobra relevancia una intensificación del negocio inmobiliario que –bajo el pretexto de favorecer el desarrollo turístico y la captación de los flujos migratorios por estilos de vida en entornos naturales con un significativo valor paisajístico– implica la actuación de procesos que, cuando menos, ponen en tela de juicio el axioma que supone que el progreso económico compensa las repercusiones negativas que puedan acompañarlo. La investigación ha aportado evidencias de que el progreso al que se alude, en realidad, proyecta sombras que permiten el libre juego del negocio inmobiliario y dan lugar a dinámicas tendientes a la privatización de los principales beneficios económicos entre las elites y la socialización de los principales costos entre la ciudadanía.

53Se han identificado y descripto dos lógicas contrapuestas en la arena local –que tienen detrás dos tipos de rentas de naturaleza diferente–: la lógica del desarrollo turístico, basada en una renta de inversión de riesgo y en confrontación permanente, y la lógica especulativa del negocio inmobiliario, sustentada en la renta del suelo. En los casos presentados en esta investigación, pero con buenas perspectivas de generalización, prevalece la lógica capitalista económica especulativa del negocio inmobiliario. La prevalencia de esta última lógica implica, por un lado, la generación de beneficios económicos rápidos para unos pocos actores privados y, por otro lado, una degradación del entorno natural y de las condiciones laborales de la mayoría de los trabajadores implicados.

54Derivados también de las movilidades del post-turismo, la creación de burbujas de crecimiento mayormente exógeno y los desplazamientos de pobladores originarios y antiguos migrantes son otros dos patrones repetidos. El pensamiento, aún predominante en la mayoría de nuestros destinos de montaña, de que todo crecimiento es positivo incentiva una expansión continua de la frontera urbana, que acaba siendo desmedida y desproporcionada en relación con la capacidad de soporte de los territorios. Es un proceso de conquista de nuevos lugares con valor potencial, que comienza por los bienes comunes y públicos, como las costas de ríos y lagos que proporcionan vistas excepcionales y microlocalizaciones ideales para la puesta en escena del desarrollo turístico, y continúa con la conquista de otros territorios, más frágiles y vulnerables ambientalmente, como las laderas de los cerros y montañas y las áreas de mallines y humedales, sobre los que el mercado inmobiliario reconoce –siguiendo la lógica de la renta del suelo– un valor de cambio futuro nada desdeñable. Esta conquista de todos los territorios disponibles y posibles no solo conlleva el riesgo del avance descontrolado de la ciudad difusa, sino –y sobre todo– la amenaza del impacto ambiental de esta sobre ambientes frágiles y no aptos para desarrollos urbanísticos.

55La sombra del turismo (Otero y González, 2012) proporciona algunos de los slogans para promover estos desarrollos: las mejores vistas, las puertas al paraíso, la exclusividad, y para cerrar el negocio: la seguridad de inversión y las amplias posibilidades de financiamiento; todos, incentivos para las elites económicas.

56Las formas pueden variar desde los loteos exclusivos, los barrios cerrados en sus diversas modalidades, hasta verdaderas nuevas ciudades concebidas completamente como proyectos inmobiliarios –ya sea en la forma de nuevos pueblos satélites o en la forma de desarrollos exclusivos–. que terminan siendo manchones urbanos en el medio del entorno natural. Pero más allá de su forma final, todos estos desarrollos terminan siendo verdaderos oasis de diferenciación y, por tanto, de exclusión; concebidos con la intención de recrear mundos imaginados de clientes globales, conforman verdaderas islas de incomunicación que alientan la existencia de sociedades paralelas dueñas de imaginarios diferenciados y prontamente en conflicto. En todos los casos y con distintos patrones, el resultado termina siendo el mismo, con ligeras variaciones: gentrificación, desplazamientos de los antiguos pobladores y privatización de los espacios y bienes comunes, con costes que se asumen públicos para generar rentas privadas (González, 2016, pp. 225-227).

57De esta manera, en las lógicas de uso del suelo en San Martín de los Andes y Villa La Angostura, la principal presión sobre el suelo urbano es ejercida por los desarrolladores inmobiliarios, que buscan las mejores localizaciones, ya sea en función de los principales atractivos o bien de los puntos nodales del espacio urbano, como el casco histórico o el centro comercial. El desarrollo de emprendimientos urbanos, que es un buen negocio para los intereses particulares, debería serlo también para los destinos turísticos. Lejos de esta situación, los gobiernos locales –en pos del crecimiento tanto de plazas de alojamiento turístico como de obras que generen fuentes de trabajo para la localidad– no perciben que la creación de valores públicos a través del turismo responde a un esfuerzo colectivo público y privado. Desde nuestro punto de vista, estos valores son fundamentalmente apropiados de manera privada por intereses asociados a la especulación inmobiliaria. El motor del desarrollo urbano de estos destinos de montaña está conducido por intereses que, en general, no protegen los valores públicos de las comunidades asociados al patrimonio común como el bosque, las fuentes de agua potable, la belleza escénica y la conservación de la vida silvestre.

58Dicho de otra manera, los municipios no captan los valores que ellos mismo generan y promueven, sino que existe una apropiación privada de valores públicos, como el paisaje, que nadie paga. Es por eso que hablamos de la sombra que el turismo genera en estas comunidades, ya que actúa como una plataforma que promete desarrollo local en una primera fase para terminar funcionando como una apropiación privada de los elementos competitivos a escala destino.

59A escala local, resulta imperativo que las comunidades afectadas puedan establecer procesos de concientización y una agenda activa de gestión para trabajar instancias locales de manejo de este fenómeno. También sigue siendo una incógnita qué formas futuras puede adoptar la migración de amenidad o por estilos de vida, pensando en otras sombras que pueda generar y la forma de mitigar esos impactos sobre las poblaciones locales. Tanto una como otra son procesos que ofrecen demanda genuina a los desarrolladores inmobiliarios para la constitución de distintos tipos de productos urbanos. Así, estos destinos de montaña, que nacieron como turísticos, poco a poco, en el marco del post-turismo serán ciudades con un desarrollo residencial importante, lo cual nos obliga a revisar su categoría de turísticos para comenzar a verlos en su nuevo estadio y poner en discusión y revisión categorías analíticas tales como recreación, prácticas recreativas, desarrollo turístico local, atractivos turísticos y estilos de vida.

60Una conclusión que no puede soslayarse es la evidente insustentabilidad de este modelo de desarrollo, que presenta una especialización productiva del territorio en una economía especulativa, que implica riesgos para las comunidades receptoras, pues se configura alrededor de mercados con una demanda muy elástica respecto a las variaciones de la renta. Dado el carácter global de las movilidades del post-turismo, vale preguntarse si esta especialización especulativa, así como los conflictos económicos y sociales derivados, son en realidad tendencias que, en el mediano plazo, llegan para quedarse a nuestros destinos turísticos de montaña.

  • 3 Rosario es la primera ciudad de América Latina que puso límites a este tipo de urbanizaciones priva (...)

61Este escenario impone, además, pensar en un cambio del rol del Estado: de regulador a promotor del desarrollo urbano. Claro que ese rol de promotor debe basarse en supuestos de intervención inteligente en el mercado inmobiliario, con la finalidad prioritaria de generar una dinámica de la economía local que promueva equidades y oportunidades para los sectores medios y de menores ingresos, y que preserve las condiciones de vida del lugar y de su gente. Los modelos de urbanización caracterizados como ciudad difusa, que separan las distintas funciones de la ciudad, generando la fragmentación espacial, al no constituir una trama urbana continua, podrían ser desalentados por las políticas públicas locales. Son posibles las ciudades sin barrios privados. Hay ciudades que han podido prohibirlos, por ejemplo, Rosario que, desde diciembre de 2010, ha puesto límites al avance indiscriminado de barrios cerrados mediante una ordenanza del Concejo Deliberante que impide el desarrollo de nuevas urbanizaciones de este tipo, a partir de una iniciativa ciudadana nucleada en organizaciones del tercer sector.3

62Se acuerda con lo propuesto por Reese (2013) en relación con desarrollar una nueva concepción del urbanismo, no como asegurador de la renta especulativa del suelo, sino como una función pública que tiene la obligación de garantizar la defensa de los derechos y los intereses colectivos que desarrolla el principio de la función social de la propiedad. De acuerdo con este autor, el problema de nuestras ciudades no es la falta de planeamiento, sino el orden elitista actual y excluyente de las políticas del urbanismo. En este sentido, a los desarrolladores debería cobrárseles un plusvalor por el alza de precio del suelo proveniente de las obras públicas. Esa valorización inmobiliaria debería ser capturada por el Estado para hacer loteos, infraestructura y préstamos para viviendas populares. De esta manera se evitaría que los destinos turísticos se conviertan en ciudades duales con grandes inequidades sociales y espaciales a propósito de la actividad turística. Detrás del desarrollo urbano armónico que se aprecia en las principales capitales europeas hay una fuerte regulación de la propiedad privada; cuestión que es un denominador común en todos los países desarrollados.

63Dadas las características frágiles de los paisajes de montaña, es necesario diseñar medidas complementarias en cuanto a las posibilidades de urbanización respecto de los bordes de los ríos, arroyos y áreas inundables; promover la conservación por distintas medidas jurídicas de los bienes comunes, tales como reservas o parques urbanos, e implantar fuertes restricciones de uso en las áreas de pendientes y cercanas a los bosques

64Por último, consideramos fundamental el rol de la comunicación para las transformaciones sociales. En muchas ocasiones no se dimensiona lo suficiente su importancia en la gestión pública, ya que para que la gente se sienta parte tiene que conocer el para qué y el porqué, y participar en la construcción de los mismos. Si logramos comunicar mejor podremos potenciar la cadena de valor urbanística y contribuir a mejorar el acceso a lugares públicos que son recursos comunes. Son emblemáticos los casos del barrio Las Balsas y del mismo Cumelén. Usualmente, estos cerramientos se dan de un modo solapado y, una vez que se instalan, se defienden. Esto se vincula con la construcción de valores aportados por los distintos agentes intervinientes en el hacer colectivo de la ciudad. En ese marco, el territorio –síntesis de su gente y la apropiación de su patrimonio– busca formas de hacer colectivas que se potencian por sus talentos, mediante las innovaciones posibles y el aporte empresarial.

65Asimismo, es necesaria una evolución en la naturaleza de las competencias que se requieren de los ejecutores de políticas, de manera que les permita enfocar los temas estratégicos de más largo plazo sobre el desarrollo del hacer ciudad.

Bibliographie

Benson, M. y O’Reilly, K. (2009). Migration and the search for a better way of life: A critical exploration of lifestyle migration. The Sociological Review, 57(4), pp. 608-625.

Blakely, E. y Snyder, M. (1997). Divided we fall: Gated and walled communities in the United States. En N. Ellin (ed.), Architecture of fear (pp. 86-100). Nueva York: Princeton Architectural Press.

Boscherini, F. y Yoguel, G. (2000). Aprendizaje y competencias como factores competitivos en el nuevo escenario: algunas reflexiones desde la perspectiva de la empresa. En: F. Boscherini y L. Poma (comps.), Territorio, conocimiento y competitividad de las empresas. Buenos Aires: Miño y Dávila.

Bourdeau, P. (2008) Amenity migration and post-tourism: A geo-cultural approach to the alpine case. Ponencia presentada en L.A.G. Moss, R.S. Glorioso and A. Krause (eds.), Understanding and managing amenity-led migration in mountain regions. Proceedings of the Mountain Culture at the Banff Centre Conference (pp.25-32). Banff, Canadá.

Concejo Deliberante de San Martín de los Andes. (1984). Ordenanza 83 de 1984. Reglamentación sobre uso del suelo. http://digesto.smandes.gov.ar/index_digesto.htm

Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (cnucyd [unctad]). (2008). Resumen Informe sobre la economía creativa 2008. Ginebra: unctad. http://unctad.org/es/docs/ditc20082ceroverview_sp.pdf

Consejo Federal de Inversiones (cfi) (2001): Diagnostico Socioeconómico de Villa La Angostura. Informe final. Área: Financiamiento del Entorno de la Competitividad. Provincia de Neuquén.

Fonseca Reis, A. (2008). Economía creativa como estrategia de desarrollo: una visión de los países en desarrollo. São Paulo: Itaú Cultural.

Garay, A. (1996). Crecimiento urbano y consolidación. El caso Buenos Aires. Ejes para la definición de una política de gestión ambiental de infraestructura y servicios urbanos. Publicaciones del curso de posgrado gadu. Centro de Investigaciones Ambientales (ciam), Centro Experimental de la Vivienda y el Equipamiento Urbano [cevequ], Buenos Aires.

González, R. y Mendieta, M. (2009). Reflexiones sobre la conceptualización de la competitividad de destinos turísticos. Cuadernos de Turismo (23), pp. 111-128

González, R. (2016). Migración de amenidad y desarrollo turístico competitivo sustentable de destinos turísticos de montaña: Villa La Angostura y San Martín de los Andes, provincia de Neuquén [Tesis de doctorado en Geografía]. Universidad Nacional del Sur, Bahía Blanca.

Harvey, D. (2007). Espacios de esperanza. Madrid: Akal.

Hiernaux, D. (2006) Geografía del Turismo. En A. Lindon y D. Hiernaux (coord.), Tratado de Geografía Humana (pp. 401-432). México: Anthropos.

Howkins, J. (2001). The creative economy: How people make money from ideas. Londres: Penguin Books.

Hurstel, S. (2013). Caracterización de la expansión de desarrollos inmobiliarios de tipo residencial y turístico por sobre las áreas de montaña de alta fragilidad ambiental. Caso de estudio San Martín de Los Andes [Tesina de grado]. ceplades-Turismo, Facultad de Turismo, Universidad Nacional del Comahue, Neuquén.

Islas, N. (2014). Countrización en Villa La Angostura y su incidencia en la competitividad sustentable [Tesina de grado]. ceplades-Turismo, Facultad de Turismo, Universidad Nacional del Comahue, Neuquén.

Lefebvre, H. (1970). La revolución urbana. Buenos Aires: Alianza.

Lipcovich, P. (2013, 5 de abril). No hay políticas para regular el suelo. Página12. http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-217332-2013-04-05.html

Low, S. (2003). Behind the gates: Life, security and the pursuit of happiness in fortress America. Nueva York y Londres: Routledge.

Mcintyre, N. (2009). Re-thinking amenity migration: Integrating mobility, lifestyle and social-ecological systems. Die Erde, 140(3), pp. 229-250.

Merlos, M. (2012). La producción del espacio en destinos post-turísticos. Caso: Vila La Angostura [Tesina de grado]. ceplades-Turismo, Facultad de Turismo, Universidad Nacional del Comahue, Neuquén.

Moss, L. (2006). The amenity migrants: Ecological challenge to our contemporary Shangri-La. En The amenity migrants: Seeking and sustaining mountains and their culture (pp. 3-25). Oxford: cabi.

Nakayama, L. y Marioni, S. (2009). Turismo y migración de amenidad: Decisión, instalación e integración de nuevos pobladores en destinos turísticos argentinos de montaña y playa. ceplades-Turismo, Facultad de Turismo. Universidad Nacional del Comahue, Neuquén, Argentina.

Otero, A., Merlos, M., Arnaudo, L., Rodriguez, M. y Bassani, G. (2011). El Juego de las interacciones sociales en el campo del post-turismo. El caso de Villa La Angostura. Neuquén. Argentina. Ponencia presentada en el Simposio Gobernanza y Cambios Territoriales. Experiencias Comparadas de Migración de Amenidad en las Américas. Pucón, Chile.

Otero, A., Marezana, N., Molins, C., Gallego, E., Sanchez Pascal, N., Villaverde, D., Hollmann, E. y Vega, F. (2010). Pos Turismo y cambios territoriales en British Columbia y Alberta en Canadá y en el Corredor de Siete Lagos, Neuquén, Argentina. En A. Gago (coord.), Jornadas argentino-canadienses de políticas regionales. Intercambio de visiones y experiencias: Economía, Política, Cultura, Sociedad, Territorio. San Juan: Universidad Nacional de San Juan.

Otero, A. y González, R. (2009). Post-turismo y movilidades: Competitividad sustentable de destinos. Proyecto de investigación. Secretaría de Investigación. Facultad de Turismo. Universidad Nacional del Comahue.

Otero, A y Gallego, E. (2006). El Agua – variable crítica de los umbrales ambientales en destinos turísticos de montaña: El caso de San Martín de Los Andes. Neuquén. Argentina. ceplades-Turismo. Facultad de Turismo. Universidad Nacional del Comahue. Neuquén.

Otero, A. y González, R. (2012). La sombra del turismo: Movilidades y desafíos de los destinos turísticos con migración de amenidad. Neuquén: educo.

Otero, A. y González, R. (2014). Repensando el desarrollo de los destinos turísticos: del valor centrado en el uso del suelo a la valorización de la creatividad para la innovación. Ponencia en el VI Congreso Latinoamericano de Investigación Turística. Neuquén. Argentina.

Reese, E. (2013, 3 de julio) Cómo repartir con justicia el espacio: Sin techo no hay equidad. Revista Ñ. https://www.clarin.com/ideas/eduardo-reese-ley-de-acceso-justo-al-habitat_0_SyGZxp8ow7x.html

Reese, E. (2013). La agenda de las cuestiones urbanas, el mercado del suelo y las políticas públicas territoriales. Programa de Fortalecimiento Institucional de la Subsecretaría de Planificación Territorial de la Inversión Pública.

Ritchie, B. y Crouch, G. J. (2003). The competitive destination: A sustainable tourism perspective. Londres: Cab International.

Riwilis, V. (2008). Los barrios cerrados en las Metrópolis Latinoamericanas: ¿Nuevo producto inmobiliario o nueva forma de Habitar la ciudad? En Pereira, P.C.X. e Hidalgo, R (eds.), Producción inmobiliaria y reestructuración metropolitana en América Latina. Santiago de Chile: Instituto de Geografía, Pontificia Universidad Católica de Chile, p. 119-135.

Sánchez, L., González, R. y Gallego, E. (2009). Las decisiones de inversión en destinos turísticos con migración de amenidad: Implicancias en el desarrollo turístico local. Caso: Caviahue, Provincia de Neuquén, Argentina, ceplades-Turismo. Encuentro Académico Binacional Turismo de Montaña y Grandes Lagos: Implicancias para la Gestion Territorial. Universidad de la Frontera en Pucón Chile.

Notes

1 Según la Ordenanza 83/1984, artículo 15 (Normas Generales), inciso 1.1.7, «Todas las urbanizaciones deberán estar provistas de planta depuradora de efluentes líquidos, acorde a su dimensión y destino. Se admitirá la eliminación de efluentes, mediante cámara séptica y pozo absorbente individual. Únicamente en aquellos casos en que las características de la zona, aptitud del suelo y profundidad de la napa, hagan viable este sistema de desagüe a juicio del municipio y no se opongan a las reglamentaciones vigentes» (Concejo Deliberante de San Martín de los Andes, 1983)

2 Entrevista en profundidad realizada en el marco del proyecto de investigación «Migración de amenidad en destinos turísticos de montaña de la Norpatagonia: Transformaciones territoriales e innovaciones culturales», Facultad de Turismo, Universidad Nacional del Comahue.

3 Rosario es la primera ciudad de América Latina que puso límites a este tipo de urbanizaciones privadas. La ordenanza votada por el Concejo Deliberante fue impulsada por Giros, una ong territorial integrada al Movimiento Nacional Campesino Indígena. La normativa suprime la figura del barrio cerrado en todo el ejido urbano de esa ciudad santafesina y fue sancionada por el voto afirmativo de 20 de los 22 ediles el 16 de diciembre de 2010.

Table des illustrations

Titre Figura 5. 1. Panorámica de los barrios cerrados en el espacio rural de San Martín de los Andes en 2013
Crédits Fuente: Hurstel (2013) a partir de datos de Google Earth
URL http://books.openedition.org/eunrn/docannexe/image/5323/img-1.png
Fichier image/png, 490k
Titre Figura 5. 2. Expansión urbana en Villa La Angostura 1989-2009
Crédits Fuente: Merlos (2012)
URL http://books.openedition.org/eunrn/docannexe/image/5323/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 144k

Auteurs

Instituto Patagónico de Estudios en Humanidades y Ciencias Sociales (ipehcs), Argentina. Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (conicet), Argentina. Universidad Nacional del Comahue, Argentina.

Universidad Nacional del Comahue, Argentina.

Acheter