Versión clásicaVersión móvil
OpenEdition Books

Migraciones en la Patagonia

 | 
Ana Inés Barelli
, 
Patricia Dreidemie

Segunda parte. Configuraciones productivas, relaciones laborales y trayectorias familiares en diferentes regiones patagónicas

Tendencias de la movilidad poblacional en la cordillera neuquina: la constitución de mercados de trabajo en torno al turismo

Verónica Trpin y María Daniela Rodríguez

Texto completo

Introducción

1El artículo propone presentar una caracterización de la movilidad poblacional constituida por argentinos y argentinas y por migración de origen limítrofe en la cordillera neuquina, específicamente en la localidad de Villa Pehuenia, a partir de la inserción de trabajadores y trabajadoras en actividades vinculadas al turismo. Se mostrará la migración interna y de origen chileno y paraguayo en dicha región de la provincia de Neuquén, que se emplea en la construcción y en los servicios hoteleros.

2Se presentan algunas discusiones sobre la movilidad de la población, con el propósito de realizar un aporte a la descripción de mercados de trabajo segmentados, atendiendo a sus singularidades. La reconstrucción de la movilidad de estos trabajadores, provenientes de Chile y de Paraguay, compone una oportunidad para acercarnos a debates teóricos y aportes interdisciplinares que ofrecen claves para analizar ciertos circuitos laborales de alta demanda de mano de obra en una región específica de Argentina.

3Se considera que diferentes contribuciones de investigadores en el estudio de la movilidad de las poblaciones abarcan actualmente un abanico de opciones temáticas, disciplinares y metodológicas. Una de ellas está relacionada con el abordaje de los territorios, analizados como una construcción de los grupos migrantes y no como definiciones provenientes exclusivamente de los Estados nacionales.

4La circulación de población chilena en la Patagonia es fiel reflejo de estas tendencias: la cordillera de los Andes no ha constituido una barrera y menos aún los controles fronterizos. La presencia de chilenos y chilenas ha configurado parte de la población en el sur de la Argentina y se renueva al compás de nuevas posibilidades laborales (Baeza, 2006; Matossian, 2013; Perren, 2007; Trpin, 2004).

5El trabajo de campo en territorios vertebrados por el turismo en Neuquén permite sumergirnos en trayectorias laborales de migrantes de origen limítrofe, insertos en la construcción de alojamientos turísticos y en los servicios hoteleros. Este artículo propone exponer la configuración de circuitos a partir de nichos laborales específicos, teniendo en cuenta la particularidad regional y los debates actuales en los que asoma la inquietud de problematizar las vinculaciones entre las desigualdades de género, clase y etnia, clasificaciones presentes en el mundo laboral abordado.

La cordillera como territorio de circulación de población vertebrado por el turismo

6El proceso de penetración del Estado-nación a partir de la conquista militar de la sociedad indígena en territorios patagónicos fue lento y continuado. En esta época, las relaciones económicas entre la sociedad mapuche y la hispano-criolla fueron fluidas y basadas en la ganadería (cría de animales vacuno, ovino y caprino), actividad principal de la época (Bandieri, 2006). Según la autora, la ganadería patagónica se diferenció en un área andina que comercializaba vacunos para satisfacer a mercados chilenos y un área atlántica que comercializaba lana y carne ovina a frigoríficos chilenos o a puertos patagónicos. No obstante, las relaciones de esta actividad fueron pasando de un vínculo basado en el trueque, a una penetración capitalista de los sectores dominantes –con la atlantización de la economía y ruptura de la economía regional con Chile– (Bandieri, 2006). Este proceso se desarrolló en conjunto con una política de ocupación de capitales extranjeros en el marco de la estrategia de inversión regional de origen inglés, germano y por último de Chile, acompañada por el despojo violento de la tierra y la reducción de población nativa.

  • 1 En Neuquén, el Estado provincial reconoce las comunidades mapuches y sus territorios mediante los (...)

7En la cordillera, entrado el siglo xx con la creación del Parque Nacional Lanín (pnl) en 1934, se delimitó su jurisdicción y la efectivización de la presencia estatal en la zona. La creación implicó la política de ocupación y reparto de las tierras más fértiles. Nuevamente, esta política impactó en las comunidades mapuches directamente con el desplazamiento de sus asentamientos a zonas marginales.1

8Con la provincialización de Neuquén (1955), el Estado comienza a diseñar y ejecutar políticas públicas en consonancia con el desarrollo económico y el crecimiento poblacional, priorizando actividades económicas como la minería, los hidrocarburos (gas y petróleo) y en menor medida la ganadería, la forestación y el turismo. Estas actividades constituyen la matriz productiva de la provincia con preponderancia de cada una en las diferentes zonas en relación a sus potencialidades y productividad.

9En relación a la actividad turística, su interés estatal como actividad económica de servicios se expresó en proyectos del Consejo de Planificación y Acción para el Desarrollo (copade, 1964) que fomentaron la expansión del turismo –por ejemplo la creación de hoteles y hosterías en lugares agrestes de la provincia como nodos para el impulso de la actividad–, en consonancia con un interés nacional previo.

  • 2 En esta área se desarrolla la investigación «Configuraciones socio-territoriales y migración en ár (...)

10Estas tendencias de promoción del desarrollo a través del turismo y de la disputa de territorios mapuches –que cobraron valor paisajístico– se reflejan en el departamento de Aluminé, en el centro oeste de la provincia del Neuquén. Este departamento se caracteriza por la conflictividad y complejidad relacionadas con el dominio del territorio y su uso. Éste está constituido por una zona rural donde se asientan, en su mayoría, comunidades indígenas y criollos; el pueblo de Aluminé a pocos kilómetros de la cordillera de los Andes; y una zona recientemente urbanizada a partir de la creación de Villa Pehuenia, la villa turística en la que se realiza actualmente el trabajo de campo y que es el foco de análisis de este artículo.2

11Con la intervención del Estado, este departamento se caracteriza históricamente por una conflictividad creciente ante el despojo violento de tierras comunitarias, el dominio y uso del territorio por parte de agentes privados, estatales (nación, provincia y municipio) y la definición de tierras de jurisdicción inter-estadual (compartidas de manera desigual entre nación, provincia y comunidades mapuches). Según Nievas, en 2007,

en el Departamento Aluminé el 32 % de la superficie es de propiedad privada, el 7 % corresponde a las reservas de ley –dominio en propiedad comunitaria o con derecho de uso sin escritura– el 13 % corresponde a jurisdicción de Parques Nacionales y el 48 % al fisco provincial. (2012, p. 47)

  • 3 El empleo resulta significativo en localidades pequeñas. En el caso de Villa Pehuenia a partir de (...)

12De esta manera, las políticas estatales vigentes en este territorio tienen como prioridad habilitar la inversión de capitales regionales y nacionales en áreas cordilleranas con alto valor rentístico, lo cual afecta a las comunidades indígenas. Por otro lado, nuevos sujetos asentados en sectores urbanizados de Villa Pehuenia complejizan esta dinámica, al tratarse de grupos migrantes que llegaron centralmente en la última década para emplearse. Además, en este área, la actividad turística resulta actualmente la más importante por fuera del empleo público.3 La inexistencia de un plan productivo estatal de diversificación de la economía regional, sumada a una decisión política estratégica de fomentar el desarrollo del turismo en áreas cordilleranas como actividad económica y única opción alternativa, genera problemas de rentabilidad económica y subsistencia en la población indígena a mediano plazo. Esta dificultad está dada por varios factores, entre ellos la concentración de los servicios turísticos, las tensiones territoriales vinculadas a la tierra y en consecuencia al desarrollo de la actividad y también a la estacionalidad que caracteriza al turismo en la cordillera neuquina.

13A continuación, el siguiente cuadro expresa el aumento poblacional del departamento y la localidad en función de los censos nacionales realizados en el país.

Tabla 1. Cantidad de habitantes

Cantidad de habitantes según censos nacionales Localidad de Villa Pehuenia Departamento Aluminé
1991 155 [1] 4946
2001 743 [2] 6308
2010 *[3] 8306

Fuente: elaboración propia a partir de datos suministrados por la Dirección Provincial de Estadística y Censos de la provincia del Neuquén en base a los Censos Nacionales de Población, Hogares y Viviendas 1991, 2001 y 2010, Instituto Nacional de Estadística y Censos (indec).
[1] Para 1991 incluye además La Angostura y Lago Aluminé.
[2] La información censal corresponde a un área aproximada a la del ejido debido a que la delimitación de éste es posterior a la segmentación realizada para el censo nacional 2001.
[3] No se encontraron datos oficiales del censo nacional 2010.

14En la localidad en la que se focaliza el estudio se evidencia un significativo crecimiento de población que coincide con un período de expansión del turismo. El dinamismo poblacional ha sido registrado en el trabajo de campo desde la observación de la circulación de trabajadores, especialmente relacionados a la construcción de alojamientos turísticos. En general, la mano de obra de este tipo de actividades es ofrecida por sujetos foráneos, a partir de ello se reconoce la existencia de grupos migrantes limítrofes (paraguayos y chilenos) y regionales (con mayor énfasis migrantes de las ciudades de Rosario y Posadas y localidades de la provincia de Neuquén).

15En este sentido se construyen circuitos de migrantes para el mercado de trabajo que no se satisface con la mano de obra local. Es decir, la actividad turística se constituye como un nicho demandante de mano de obra en la construcción de cabañas, hosterías y complejos, así como en diversos tipos y modalidades de tareas propias del servicio turístico.

16La relación entre migración y mercados de trabajo se entreteje en este territorio determinado y definido no sólo por políticas públicas, sino también a partir de la configuración de espacialidades protagonizadas por hombres y mujeres que se movilizan en busca de trabajo. Los grupos migrantes –internos y limítrofes– confluyen en el territorio y complejizan las relaciones sociales preexistentes entre comunidades indígenas y Estado.

La constitución de mercados de trabajo en el territorio cordillerano

  • 4 En la región cordillerana neuquina determinados programas fomentaron el turismo en manos de comuni (...)

17Inicialmente, el mercado de trabajo turístico y de la construcción comienza a constituirse con mano de obra local,4 así como plantea Karasik en otra región argentina «ese proceso se apoyó en sus comienzos en la incorporación de mano de obra aborigen ligada a formas de vida en parte mercantiles, delineando mercados de trabajo con rasgos que pueden caracterizarse como étnicamente tipificados» (2013, p. 232). No obstante, estos mercados fueron aumentando su demanda de mano de obra, y los migrantes se conformaron en la alternativa de consolidación de nichos laborales.

18De esta manera, la histórica presencia de población chilena en la zona cordillerana expresó, como plantea Karasik (2013), una «diferenciación funcional entre migrantes y nativos»: sectores poblacionales heterogéneos se presentan en los mercados de trabajo marcados por la precariedad de las condiciones de cada sector. La población indígena se visibiliza en la cordillera y en algunos empleos marcada por la historia de despojo territorial, mientras que, para los trabajadores migrantes, el despojo se expresa a partir de su fragilidad social. Según Pedreño Cánovas (2012) «este régimen –de explotación de población migrante– no sólo opera en las fronteras del Estado nacional, sino hacia el interior del espacio nacional» (Karasik, p. 234).

19En la región neuquina de estudio, los migrantes constituyen parte de la mano de obra estacional vinculada a la temporalidad de la actividad turística (con fluctuaciones de mayor dinamismo según la época del año) y a la discontinuidad de las posibilidades laborales que ofrece la construcción de alojamientos turísticos, dadas las características climáticas de la cordillera.

20Los migrantes constituyen movimientos que se renuevan y flujos que transitan por el territorio y la frontera, sujetos que construyen relaciones interétnicas, que están atravesados por marcas nacionales, étnicas y económicas. La reciente presencia de diversos migrantes puede agruparse de acuerdo a su posición en la estructura social, origen, motivaciones de la migración, entre otras. Se identifican migrantes internos y limítrofes que trabajan en Villa Pehuenia de manera temporaria y permanente, así como inversores que llegaron a vivir a la villa.

21Las posibilidades laborales que ofrece la expansión del turismo se reflejan en el aumento de la oferta de alojamientos. Según el último informe de la Subsecretaría de Turismo (2012 y primer semestre 2013), Villa Pehuenia y su área de influencia –comprendida por las zonas de Moquehue y Pulmarí–, poseen una capacidad total de establecimientos y campamentos turísticos habilitados para 1300 personas, lo que representa el 5,18 % del total de la oferta habilitada provincial. Asimismo, de la capacidad total se desagregan dos grandes categorías: establecimientos y campings turísticos. Los establecimientos están representados por el 78,15 % y los campings por el 21,85 % del total de la capacidad ofrecida habilitada.

  • 5 Hacia el interior de esta categoría se diferencian seis hosterías, un hotel, quince cabañas, tres (...)
  • 6 Un albergue turístico y quince viviendas de alquiler turístico.

22Según este informe respecto de la oferta de alojamiento en Villa Pehuenia, se reconoce que el total de establecimientos de alojamientos es de 44, de los cuales se diferencian 28 establecimientos categorizables5 y 16 de categoría única.6 Asimismo, en los datos brindados por el organismo provincial se identifica que el tipo de alojamiento más desarrollado es la cabaña y hacia el interior de este tipo de alojamiento, la categoría de cabañas de tres estrellas. Por otro lado, la capacidad total de plazas es de 792, de las cuales las cabañas constituyen 319 plazas en capacidad de turistas alojados. Lo que implica, en valores porcentuales, que el tipo de alojamiento cabaña es el que tiene la disponibilidad de albergar el 40 % de las plazas que se ofrece en la localidad. Este dato se relaciona con las posibilidades de absorción de mano de obra. La expansión de cabañas en relación a otros tipos de alojamiento implica en su funcionamiento menos mano de obra permanente en la atención y el servicio en relación a otras tipologías y mayor variación en la frecuencia de solicitud de servicios. Sin embargo, genera una dinámica y activación mayor en el mercado de la construcción.

23De esta manera se puede observar la variación creciente que registra la localidad respecto de unidades y plazas en los últimos años. Este cuadro muestra el aumento de alojamientos entre los años 2008 y 2012.

Tabla 2. Evolución de la oferta de alojamiento por plazas y establecimientos habilitados entre los años 2008 y 2012 en la localidad

Año Variación
V.A. %
2008 +86 +18,53
2009 +48 +8,73
2010 +228 +38,13
2011 -44 -5,33
2012 +10 +1,28

Fuente: Subsecretaría de Turismo de la provincia de Neuquén (2013).

Evolución de la oferta de alojamiento por plazas y establecimientos habilitados entre los años 2008 y 2012 en la localidad

Evolución de la oferta de alojamiento por plazas y establecimientos habilitados entre los años 2008 y 2012 en la localidad

24Por otro lado, se presenta la variación en ascenso de manera continua que han tenido las camas y los establecimientos habilitados en Villa Pehuenia en los últimos cinco años. Esto representa un aumento considerable en mano de obra para la construcción de nuevos alojamientos, así como para la atención en el servicio turístico de pernocte.

25En el trabajo se campo se observa que las tareas en alojamientos y en la construcción no son resueltas por trabajadores y trabajadoras de la zona, sino por migrantes. La migración hacia Villa Pehuenia tiene una composición heterogénea: algunos y algunas migrantes venden su fuerza de trabajo en forma fluctuante y se consideran trabajadores temporarios que se insertan en diferentes mercados de trabajo sin una residencia definitiva en la villa. Otros y otras, en cambio, migran por una mejor calidad de vida, generalmente desde grandes núcleos urbanos del país y optan por permanecer en forma definitiva. Esta es una principal división de los migrantes que llegan a Villa Pehuenia, la mayoría llega como mano de obra, sin embargo hay migrantes que eligen la localidad para invertir y residir en forma permanente.

26Se observó que en esta localidad aparecen nichos productivos en función de la actividad central (turística) y actividades vinculadas, básicamente la construcción de hosterías y cabañas, como se mencionó anteriormente. La mano de obra de este tipo de actividades está compuesta por sujetos migrantes de origen interno y limítrofe. En el caso de las migraciones limítrofes, predominan personas de origen chileno y paraguayo. A pesar de que estas migraciones se caracterizan por no estar programadas por el Estado, en este espacio el Estado no es un actor ajeno a la dinámica del turismo, ya que es un agente central de la actividad turística y de esta manera contribuye a la reconfiguración y expansión del mercado de trabajo.

27A continuación se presenta un cuadro que expone la cantidad de población de países limítrofes en el departamento Aluminé (dentro del cual se localiza Villa Pehuenia) diferenciada por cantidad de varones y mujeres.

Tabla 3. Población nacida en el extranjero proveniente de países limítrofes en el departamento Aluminé de la provincia de Neuquén

PoblaciónPaíses limítrofes Varones Mujeres TOTAL
Bolivia 6 4 10
Brasil 1 - 1
Chile 134 104 238
Paraguay 9 2 11
Uruguay 6 5 11
TOTAL 156 115 271

Fuente: elaboración propia en base al Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2010, indec.

28En el departamento es notoria la cantidad de migrantes chilenos en el territorio en relación a otras nacionalidades, así como la importante cantidad de mujeres chilenas. Posteriormente se ejemplificará con mayor detalle la población chilena y paraguaya en relación a la edad y el sexo.

Tabla 4. Población chilena y paraguaya por sexo y edad en el departamento Aluminé en la provincia de Neuquén

Población por sexo y edadPaíses limítrofes Varones Mujeres
0-14 15-64 65 y más 0-14 15-64 65 y más
Chile 3 117 14 8 79 17
Paraguay - 9 - - 2 -
TOTAL 3 126 14 8 81 17

Fuente: elaboración propia en base al Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2010, indec

29Particularmente, los migrantes chilenos tienen una histórica presencia en la zona. La frontera argentino-chilena en la provincia de Neuquén ha sido muy permeable en décadas anteriores, y este poblado, con un paso fronterizo a 12 km, ha sido parte de un circuito para el ingreso de migrantes chilenos de manera temporaria y permanente. En general, estos migrantes se han insertado tempranamente en las actividades vinculadas al turismo en los puestos más precarios, informales y menos visibles. Concretamente, tareas del servicio turístico, como por ejemplo mucama, cocinera, mantenimiento de los hospedajes e instalaciones han sido realizadas por hombres y mujeres chilenas. En el caso de la construcción, actividad donde trabajan predominantemente hombres, se trata de migrantes que llegan solos o en duplas y que trabajan durante la temporada de septiembre a abril (momento en que el clima posibilita este trabajo). La tendencia observada es que se emplean durante la semana y el fin de semana regresan a Chile. Centralmente provienen de localidades cercanas como Melipeuco, Cunco, Curacautín y Lonquimay, zona rural limítrofe a Argentina y, en algunos casos, de ciudades cercanas de mayor dimensión como Villarrica y Pucón. Un grupo de ellos permanece durante la temporada.

30Los migrantes paraguayos, en cambio, resultan un nuevo grupo que se observa en los últimos años, a partir de la expansión de la oferta de infraestructura de alojamiento y la necesidad de mano de obra para la construcción, llevada a cabo por empresas constructoras.

31Este mercado de trabajo vinculado directamente al crecimiento del turismo presenta algunas particularidades en esta localidad. Las temperaturas y el clima constituyen una limitante para un trabajo estable: los meses más cálidos representan la temporada favorable para dicha actividad. El reclutamiento de hombres de origen limítrofe es temporario y en algunos casos los circuitos laborales son Buenos Aires-Villa Pehuenia a partir de intermediarios regionales. La llegada es individual con contactos previos con capataces o constructoras, pero en la villa suelen residir en un mismo predio donde alquilan habitaciones de manera grupal, para regresar a sus lugares de origen u otros destinos una vez finalizadas las obras de construcción para las cuales los contrataron.

32La caracterización de esta migración está atravesada por dinámicas particulares orientadas por la expansión de la demanda laboral y los requerimientos diferenciados de mano de obra en función de la consolidación de nichos laborales atravesados por pertenencias étnico-nacionales, aspectos que serán profundizados en próximos estudios.

33Por su parte, los migrantes internos o nacionales también responden a flujos poblacionales relativamente recientes: hay quienes inicialmente obtienen trabajos temporarios para luego obtener empleos de mayor calificación y continuidad que les permiten asentarse en la villa de manera permanente. A diferencia de los migrantes limítrofes, llegan en familia o pareja.

34En función de la calificación personal y épocas del año las actividades rotan, desde mantenimiento y jardinería, hasta administración hotelera. Los trabajadores y las trabajadoras argentinas suelen ocupar cargos en los que se relacionan cara a cara con los y las turistas, en los que se requiere, según las empresas de recursos humanos, «buena presencia». Por esto, los orígenes en términos étnicos y nacionales definen posibilidades de circulación en el mercado de trabajo y mayores proyecciones de movilidad social determinados por el turismo y las exigencias simbólicas acerca de lo que se puede mostrar y no de un destino turístico.

35Los migrantes internos arriban desde ciudades de la provincia de Neuquén (Zapala, San Martín de los Andes, Junín de los Andes) aledañas a Villa Pehuenia y Aluminé, así como también del Gran Buenos Aires, Capital Federal, Rosario (Santa Fe) y Posadas (Misiones).

Movilidad y segmentación en el mercado de trabajo de Villa Pehuenia

36La movilidad poblacional a partir de los mercados de trabajo turístico y de la construcción en Villa Pehuenia está trazada por diferencias y desigualdades, ya que refleja segmentaciones por el origen de los trabajadores y las trabajadoras. Al visibilizarse la movilidad poblacional, se evidencian las diferencias y las desigualdades y con ellas el lugar étnico en el que son colocados los migrantes en el mercado de trabajo.

37La diversidad de origen de los actores sociales presentes en la actividad turística en Villa Pehuenia está marcada por la movilidad de población, especialmente la referida como migración laboral. Según Pedreño Cánovas (2005), los flujos migratorios sólo pueden comprenderse en el marco de la fragmentación de las sociedades capitalistas, en las que es cada vez más frecuente la presencia de sectores subalternizados en los cuales la etnicidad se constituye en un marcador de posibilidades y de posiciones en la distribución de recursos. Por ello, las categorías migratorias no contienen a todos los sujetos de igual modo en la circulación inter-fronteriza o dentro de un Estado nacional: los que representan al capital y los trabajadores tendrán destinos diferenciales (Pizarro, 2011). En palabras de Sassen «no es solo la transmigración de capital la que tiene lugar en esta grilla global, sino también la de las personas, tanto ricas –la nueva fuerza de trabajo profesional transnacional– como pobres –la mayoría de trabajadores migrantes–» (2003, p. 31), tendencias que se reflejan en el espacio estudiado.

38La relación entre migración y mercado de trabajo se entreteje con un territorio determinado y definido no sólo por políticas públicas, sino también a partir de actores que interactúan de maneras diferenciales en la disputa de poder y de los recursos disponibles. Por ello, la importancia de conocer y comprender la construcción social del territorio como «la expresión de la sociedad y su trabajo en un contexto determinado refleja usos, identidad, relaciones de poder, en el que se inscriben objetos materiales e inmateriales […]». El territorio es considerado desde la geografía crítica como fuente de recursos al tiempo que es incorporado a la lucha entre clases sociales y en la relación capital/trabajo, como producto de la división territorial del trabajo (Radonich, Trpin, et al. 2012, p. 239).

  • 7 En estos términos es definido el turismo en los últimos años luego de debates y posicionamientos r (...)

39En Villa Pehuenia se observa una dinámica económica basada en el turismo que conlleva la activación de la construcción. Tal como fue descripto, las posibilidades de insertarse en dichas actividades no son ajenas a las disputas territoriales de este espacio. Históricamente los pueblos originarios ocuparon los puestos de empleo precarizados y de poca calificación y valoración; y constituyen una novedad de los últimos años los emprendimientos turísticos organizados y gestionados por las comunidades mapuches, sin que ello modifique totalmente la amplia fragmentación social que, en los términos señalados por Cánovas, se trasluce en una fragmentación étnica. Según este investigador «la etnicidad […] se convierte en un instrumento de cierre de las posibilidades de movilidad, y de segmentación de la fuerza de trabajo» (2011, p. 10). Sin embargo, las opciones laborales gestadas como parte del turismo con identidad7 y la expansión sin precedentes del turismo privado ya no ubica a los miembros de las comunidades mapuches como la exclusiva mano de obra precarizada del turismo y la construcción, sino que la demanda incorpora la circulación de trabajadores y trabajadoras migrantes. Es decir que los trabajos precarios no son realizados por indígenas solamente, y a esta situación se le reconocen dos causas. En primer lugar se debe a que la actividad se expandió y la demanda no logra satisfacerse con los nativos. Y en segundo lugar, los nativos comenzaron a tener otras opciones laborales vinculadas a la autogestión de emprendimientos turísticos.

40En el mercado de trabajo de la actividad turística y de la construcción, los grupos migrantes –internos y limítrofes– confluyen en el territorio estudiado y complejizan las relaciones sociales preexistentes entre comunidades indígenas, Estado y privados, definidas en términos étnicos. Nuevos grupos se insertan en una trama de relaciones de poder y de disputas por la tierra en las que la actividad se expande y ofrece trabajo a costa del avance sobre el territorio indígena. A su vez, los migrantes expresan la desigual distribución social y espacial del capital y del trabajo, en tanto se presentan conflictividades sociales y espaciales. En palabras de Courtis y Pacecca (2008), hay diferencias en la migración en función de la situación del país de origen y de la accesibilidad a los mercados de trabajo.

41La migración contemporánea –a partir de la idea de movimiento de flujos– adopta formas: desde la migración de mano de obra en carácter de obreros/as, pasando por especialistas calificados o inversores económicos de mediana y gran escala. En Villa Pehuenia, los nuevos sujetos de origen limítrofe paraguayo e interno resultan de migraciones recientes; mientras que la de origen chileno es más antigua y arraigada, en relación a la cercanía de los pasos fronterizos y la histórica relación de las poblaciones de un lado y otro de la cordillera. También se reconoce, retomando a Guarnizo (2010), un grupo de migrantes de tipo empresarial, es decir, representa inversores en la localidad de origen argentino que optaron por invertir y/o vivir en la villa o emprender la construcción de alojamientos. Tales migraciones vinculadas a las inversiones de capital han sido promovidas y alentadas por el Estado provincial.

42Por su parte, las migraciones limítrofes se caracterizan por no estar planificadas por el Estado y por la búsqueda de nichos laborales considerados de poco prestigio, colocándose en una situación subordinada en relación a migrantes de otros orígenes. De igual manera, expresan Trpin y Vargas (2004) que las relaciones sociales a partir del trabajo involucran una variedad de actores que representa a diferentes sectores de diverso origen nacional. Tomando a Guarnizo se puede considerar que «el modo de incorporación específico que el migrante experimenta está determinado por sus conexiones a las redes sociales relacionadas con las migración, a sus características personales y recursos materiales y a la estructura de oportunidades» (2010, p. 56).

Reflexiones finales. Apertura de desafíos

43El trabajo de campo realizado en Villa Pehuenia ha permitido indagar en la dinámica y expansión del turismo, en los últimos años, promovido por el Estado provincial e inversores privados en el marco de disputas territoriales con comunidades mapuches. En la última década emergen como experiencias novedosas, en la zona, la gestión de un parque de nieve (Batea Mahuida) y el emprendimiento Kechulafken en territorio mapuche, bajo la premisa de construcción de un turismo con identidad.

44En el abordaje de la actividad turística se visibilizó la presencia de población migrante que circula desde países limítrofes y de diferentes zonas de la Argentina, al compás del crecimiento sostenido de la construcción de alojamientos turísticos, lo cual genera demandas en ese sector y luego en tareas de servicios, mantenimiento y atención de los hospedajes. La ampliación de nichos laborales precarios y temporarios, antes cubiertos exclusivamente por población mapuche, comienza a demandar mano de obra migrante.

45La novedad de este proceso en la zona conlleva a una profundización e indagación etnográfica de la configuración y complejidad de esos circuitos migratorios temporarios que involucran a mujeres y varones de Chile, Paraguay y diferentes zonas de la Argentina. Las primeras observaciones permitieron, en este trabajo, sostener algunas aproximaciones que habilitan desafíos de nuevas indagaciones.

46En primer lugar se observa que los migrantes calificados como internos –es decir, provenientes de distintas provincias de la Argentina– suelen ocupar puestos laborales de mayor visibilidad y exposición del cuerpo en la relación con los turistas: en los alojamientos son recepcionistas, promotores/as de destinos turísticos y excursiones o administran hoteles u hosterías, mientras que en los restaurantes son los o las chef reconocidos o valorados por su prestigio. El turismo se muestra como una pieza con población nacional en un área de frontera con Chile y de disputa territorial con mapuches, como un modo de promocionarse en un territorio en el que el Estado ve la necesidad de reafirmarse en términos nacionales. Es decir que el turismo funciona como una herramienta que acentúa la consolidación del Estado-nación iniciada hace más de un siglo en territorio patagónico.

47Por otro lado, los trabajadores y las trabajadoras que realizan tareas desvalorizadas, fluctuantes y precarizadas son migrantes chilenos y chilenas, paraguayos o población mapuche. Los cuerpos que no se ven en la cocina, en la limpieza, en el mantenimiento de los jardines o las instalaciones, circulan silenciosamente y no se relacionan cara a cara con los y las turistas. Los trabajadores y las trabajadoras migrantes limítrofes (sean chilenos o paraguayos) regresan a sus lugares de origen, su escasa visibilidad a partir de la no permanencia en la villa todo el año los sitúa en condiciones laborales de mayor vulnerabilidad, dada la informalidad que predomina en este tipo de vínculos sin control del Estado o de los sindicatos. En estos circuitos las posibilidades de movilidad social son estrechas, a diferencia de los migrantes nacionales que, al contar con puestos laborales de mayor valoración y visibilidad, aspiran a asentarse en la localidad y pueden proyectar cierta movilidad social.

48La fragmentación y subalternización étnica tiene una larga historia en esta zona desde el despojo territorial indígena, la privatización de la tierra pública y la conformación de la nueva estructura de la tenencia. A las clasificaciones sociales presentes en el territorio se suma, en la última década, la presencia reciente de migrantes limítrofes integrados como mano de obra en los mercados de trabajo descriptos. Según Bruno (2011), la estrechez sectorial en el acceso al mercado de trabajo y la informalidad de las relaciones laborales se conciben como plusvalía étnica: «Ese grado avanzado de extracción del plusvalor (lógica económica) se explica por la construcción de identidades (lógica cultural), fusionándose ambas esferas analíticamente y expresadas empíricamente en la noción de “etnización de las relaciones de producción”» (Halpern, 2005, en Bruno 2011, p. 3). En términos de Bruno, la asociación de la condición migratoria con actividades de la construcción responde a construcciones de identidades vinculadas a adscripciones étnicas y posicionamientos laborales subalternos.

49En resumen, los procesos de formación de clase y etnicidad se cruzan en el territorio y en la conformación de un sujeto. Se ponen en juego las corporalidades hegemónicas a la hora de seleccionar trabajadores y trabajadoras en determinados puestos laborales vinculados al mercado turístico. Aquí emergen criterios étnico-nacionales dominantes en área de frontera y de presencia indígena, los cuales operan como clasificatorios de la mano de obra. Por su parte, en la actividad de la construcción, los patrones de corporalidad que se expresan se relacionan con marcas que dan cuenta de la fuerza y el sostenimiento del trabajo pesado. Tal como señala Gabriela Karasik en relación a los trabajadores y las trabajadoras en Jujuy, «la segmentación laboral y el conjunto de desplazamientos ligados a la pobreza […] se asocian con marcas ancladas en la corporeidad que articulan orígenes socio-geográficos y formas culturales, trayectorias y posiciones de clase» (2013, p. 251).

50Consideramos que observar la presencia de los trabajadores y las trabajadoras migrantes en la dinámica del turismo y la construcción implica continuar profundizando la propia historicidad de las condiciones en las que los trabajadores y las trabajadoras se insertan. Ser un trabajador de la construcción o una trabajadora en un alojamiento turístico involucra establecer relaciones sociales con la patronal, con otros trabajadores, con agentes estatales y sindicales y con turistas. Dichas relaciones deben enmarcarse en las actuales dinámicas de la actividad, al tiempo que observarse las experiencias y prácticas que los trabajadores y las trabajadoras transitan como pertenecientes a una clase social en diferentes momentos y espacios de su circulación migratoria.

51En este sentido, para abordar la construcción de lo que implica ser un trabajador o una trabajadora migrante como perteneciente a una clase, no pueden desconocerse los aportes que E. P. Thompson (1979, 1989) realizó desde la historia al desestructurar la categoría de clase y usarla en diálogo con la cultura. Aunque las reflexiones de Thompson fueron realizadas para el siglo xix en Inglaterra, no dejan de inspirar a las investigadoras que buscamos incorporar la tensión entre las estructuras, la acción cotidiana de los sujetos y las experiencias. En este sentido, Claudia Fonseca sostiene que «colocar la experiencia en el meollo de la teoría de la cultura es una manera de introducir no solamente carne y hueso sino, también, conflicto, movimiento, ambivalencia dentro del análisis. En suma: presentar diferencias sin reificarlas» (2005, p. 133).

52Desde la antropología son varios los investigadores y las investigadoras que rescatan el uso de la categoría clase social para pensarla en relación con otras clasificaciones como género, étnica y generación (Grimson, 2004; Karasik, 2013; Smith, 1984; Wallman, 1979). Esta perspectiva permite analizar cómo se constituyen sistemas combinados que definen identidades y relaciones de desigualdad enmarcados históricamente. Las clasificaciones no se conciben como categorías per se, sino como punto de partida para rastrear «la mutabilidad de las estructuras ideológicas de dominación que se construyen a partir de estas distinciones» (Briones, 1998, p. 41).

53Los diálogos interdisciplinares abren así la posibilidad de observar la conformación de las clases desde la perspectiva etnográfica, atendiendo esa «sensuous human praxis, con sus luchas y contradicciones implícitas» (Fonseca, 2005, p. 133), involucrando la interlocución de una variedad de actores sociales. Esta mirada en torno a, tanto lo que la gente hace para reproducir y confrontar las relaciones sociales en las que se inserta como trabajadores y trabajadoras, así como a las configuraciones de territorios definidos por la movilidad laboral, permite indagar sobre las formas de movilidad, negociación y organización que construyen los trabajadores y las trabajadoras, anclados en las particularidades que presenta la dinámica de la actividad turística en este territorio de frontera y de presencia indígena.

Bibliografía

Baeza, B. (2006). Chilenos y bolivianos en Comodoro Rivadavia (Chubut). En Grimson, A. y Jelin, E. Migraciones regionales hacia la Argentina. Diferencia, desigualdad y derechos. Buenos Aires: Prometeo.

Bandieri, S. (2006). La Patagonia: mitos y realidades de un espacio social heterogéneo. En Jorge Gelman (Comp.) La Historia Económica Argentina en la encrucijada: Balances y perspectivas. Buenos Aires: Asociación Argentina de Historia Económica-Prometeo Libros.

Bandieri, S. (primer semestre de 2006). Del discurso poblador a la praxis latifundista: la distribución de la tierra pública en la Patagonia. En Mundo Agrario. Revista de Estudios Rurales, 6(11). [En línea]. cehr-Universidad Nacional de La Plata. Recuperado en http://www.scielo.org.ar/pdf/magr/v6n11/v6n11a01.pdf

Briones, C. (1998). La alteridad del “Cuarto Mundo”. Una deconstrucción antropológica de la diferencia. Buenos Aires: Ediciones del Sol.

Bruno, S. (2011). Migrantes paraguayas y el servicio doméstico en Buenos Aires. Diferencias y desigualdades. Ponencia presentada en XI Jornadas Argentinas de Estudios de Población. Neuquén.

Courtis. C. y Pacecca, M. I. (2008). Inmigración contemporánea en Argentina: dinámicas y políticas. Santiago de Chile: cepal.

Fonseca, C. (Abril de 2005). La clase social y su repercusión etnográfica. En Revista Etnografías Contemporáneas. Año 1(1).

Grimson, A. (2004). Etnicidad y clase en barrios populares de Buenos Aires. Ponencia presentada en el Congreso Argentino de Antropología Social, Córdoba.

Guarnizo L. (2010). Notas sobre la movilidad contemporánea del capital y del trabajo. En Lara Flores, S. (Coord.) Migraciones de trabajo y movilidad territorial. México: conacyt.

indec. Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2010. Instituto Nacional de Estadística y Censos de la Nación Argentina.

Informe de Villa Pehuenia. (2012 y primer semestre 2013). Subsecretaría de Turismo. Ministerio de Desarrollo Territorial. Provincia del Neuquén.

Karasik, G. (2013) (Comp.) Migraciones internacionales. Reflexiones y Estudios sobre la movilidad territorial contemporánea. Buenos Aires: ciccus.

Matossian, B. (2013). Condición migratoria y desigualdades residenciales en San Carlos de Bariloche (1970-2010). Ponencia presentada en las V Jornadas de Historia de la Patagonia. Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco. Comodoro Rivadavia.

Nievas, G. (2012). Diferenciación social: estrategias de reproducción social en la comunidad Puel. Tesis de Maestría. Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. UNCo.

Pedreño Cánovas, A. (2005). Sociedades etnofragmentadas. En Pedreño Cánovas, A. y Hernández Pedreño, M. (Coords.). La condición inmigrante. Exploraciones e investigaciones desde la Región de Murcia. Murcia: Universidad de Murcia.

Pedreño Cánovas, A. (2011). La condición inmigrante del trabajo en las agriculturas globalizadas. En Lara Flores, S. (Coord.). Los “encadenamientos migratorios” en espacios de agricultura intensiva. México: Porrúa.

Perren, J. (2007). Hacer la América en la Patagonia. Los migrantes bajo la lupa de la comparación (Neuquén: 1980-1991). En Mases, E. y Gallucci, L. Historia de los trabajadores en la Patagonia. Neuquén: educo.

Pizarro, C. (2011). Migraciones internacionales contemporáneas. Estudios para el debate. Buenos Aires: ciccus.

Sassen, S. (2003). Los espectros de la globalización. México: Fondo de Cultura Económica.

Smith, R. (1984). Anthropology and the concept of social class. En Annual Review ok Anthropology. Annual Review Inc. 13, 467-94.

Thompson, E. P. (1979). Tradición, revuelta y conciencia de clase. Estudios sobre la crisis de la sociedad preindustrial. Barcelona: Editorial Crítica, Grupo Grijalbo.

Thompson, E. P. (1989). La formación de la clase obrera en Inglaterra. Barcelona: Editorial Crítica, Grupo Grijalbo.

Trpin, V. y Vargas, P. (2004). Migrantes y trabajadores en la Argentina: la etnicidad como recurso. En Anuario de Estudios en Antropología Social, Buenos Aires: ides-Antropofagia.

Trpin, V. (2004). Aprender a ser chilenos. Identidad, trabajo y residencia de familias migrantes en el Alto Valle de Río Negro. Buenos Aires: ides-Antropofagia.

Wallman, S. (Edit.) (1979). Social Anthropology of work. London: Academic Press.

Notas

1 En Neuquén, el Estado provincial reconoce las comunidades mapuches y sus territorios mediante los decretos 737/1964, 1608/1964 y 1039/1966 en el marco de la incorporación del espacio indígena a la potestad de los Estados nacionales. Por medio de dichos decretos otorga reservas de tierras a favor de 23 comunidades –legalmente reconocidas por el régimen de personas jurídicas de la provincia.

2 En esta área se desarrolla la investigación «Configuraciones socio-territoriales y migración en áreas turísticas: trabajadores y trabajadoras en la cordillera neuquina» de Daniela Rodríguez y dirigida por Verónica Trpin, en el marco de una Beca Tipo I de conicet y el Doctorado en Ciencias Sociales en la Universidad Nacional de Quilmes.

3 El empleo resulta significativo en localidades pequeñas. En el caso de Villa Pehuenia a partir de la inserción en entidades como la escuela, el Banco Provincia, el municipio, el hospital y el vivero provincial.

4 En la región cordillerana neuquina determinados programas fomentaron el turismo en manos de comunidades indígenas, pero no compiten con las actividades privadas y no absorben trabajadores migrantes.

5 Hacia el interior de esta categoría se diferencian seis hosterías, un hotel, quince cabañas, tres apart hotel y tres dormis.

6 Un albergue turístico y quince viviendas de alquiler turístico.

7 En estos términos es definido el turismo en los últimos años luego de debates y posicionamientos respecto de la actividad. Las comunidades mapuches ubicadas en la Cuencas Quillen, Ruca Choroy y Puel –asentadas en el actual Departamento Aluminé– consideran al turismo como la forma que éste adquiere en relación al resguardo territorial.

Índice de ilustraciones

Título Evolución de la oferta de alojamiento por plazas y establecimientos habilitados entre los años 2008 y 2012 en la localidad
URL http://books.openedition.org/eunrn/docannexe/image/531/img-1.jpg
Archivo image/jpeg, 58k

Autores

CONICET-GESA-UNCO

CONICET-GESA-UNCO

Comprar

Volumen papel

amazon.fr