Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Rompecabezas urbano

 | 
Joaquín Perren
, 
Fernando Casullo
, 
Nicolás Padín

Tercera parte. Encuestas y representaciones

Capítulo 7. Discursos, medios e inseguridad en Neuquén Capital

Roberto Samar

Texte intégral

7. 1. Introducción

1Cuando percibimos la realidad lo hacemos a partir de discursos hegemónicos que nos atraviesan. En ese sentido, la construcción de nuestros miedos es formada a partir de imaginarios sociales que responden a una mirada colonialista, clasista y racista. Estos discursos se refuerzan desde los medios de comunicación que ocupan posiciones dominantes, los cuales desarrollan una pedagogía de las violencias y limitan la posibilidad de pensar otros abordajes posibles de los conflictos. Esta situación no es aislada. Se inscribe en el marco de lo que Raúl Zaffaroni denomina criminología mediática mundial, que nos invita a pensar la realidad de una sociedad divida entre buenos y malos. Los malos deben ser los enemigos adecuados, con escaso poder. A ellos se los estigmatizará, pasarán a ocupar el lugar de chivos expiatorios y se propondrá que la única solución frente a ellos es la violencia.

  • 1 En este capítulo se emplea el término mapuce, en lugar del más extendido mapuche, de acuerdo con el (...)

2El discurso de la criminología mediática se reproduce en Neuquén Capital. El lugar del chivo expiatorio es ocupado por grupos históricamente vulnerados: los jóvenes en situación de pobreza, los integrantes del pueblo mapuce1 y los migrantes latinoamericanos, particularmente los chilenos. Asimismo, este discurso estigmatizante se territorializa en determinados barrios precarios del denominado oeste de la ciudad, que presentará como riesgosos. Estos discursos legitimarán situaciones de violencia institucional y prácticas discriminatorias.

3En ese sentido, en el capítulo se pregunta: ¿habría violencia institucional en los niveles actuales sin el fortalecimiento del estereotipo de ese otro como peligroso o sin los discursos de la criminología mediática?

4Con esa pregunta como punto de partida, el presente texto problematiza los discursos hegemónicos estigmatizantes y violentos de la criminología mediática que se encuentran naturalizados y se reproducen con sus particularidades en Neuquén Capital. Del mismo modo, indaga sobre la cosmovisión del pueblo mapuce que está presente en el mismo territorio y que piensa los conflictos en su contexto y busca abordar las causas de los problemas.

7. 2. Criminología mediática, el rol de los medios de comunicación y los imaginarios sociales

5Según Raúl Zaffaroni, existe una criminología mediática mundial que nace en Estados Unidos y se expande por el mundo, esencialmente a través de los medios de comunicación masiva y la industria del entretenimiento. Como ya se anticipó en la introducción, este discurso genera la idea de una sociedad dividida entre buenos y malos, pues un sector social que es representado como el mal pasa a ocupar el lugar de chivo expiatorio y se lo responsabilizará de nuestros conflictos y problemas. Sobre este sector se canalizarán los miedos y las angustias de la sociedad. En los medios de comunicación dominantes el mensaje implícito, y a veces explícito, es la exaltación de la violencia como forma de afrontar los conflictos y miedos.

6Ese lugar de chivo expiatorio será ocupado por distintos sectores según la sociedad. En Estados Unidos lo ocupan los afrodescendientes y los latinos. En Europa los inmigrantes y en América Latica los jóvenes en situación de pobreza. Para Zaffaroni, «la criminología mediática crea la realidad de un mundo de personas decentes frente a una masa de criminales identificada a través de estereotipos, que configuran un Ellos separado del resto de la sociedad, por ser un conjunto de diferentes y malos» (Zaffaroni, 2011, p. 212).

7En ese marco, los medios de comunicación construyen una realidad basada en el pánico moral. Según Cohen:

[El pánico moral] necesita que haya un enemigo adecuado, esto es, con poco poder, escasa presencia en los medios, que sea fácilmente denunciable y que no cuente con legitimidad. Además, la víctima debe ser la correcta: alguien con quien uno pueda identificarse. Finalmente, se requiere generar un consenso acerca de que no se trata de un problema aislado sino de una problemática que compete a toda la sociedad, ya que puede pasar en cualquier lado. (Aruguete y Amadeo, 2012, p. 182)

8En el mismo sentido, Zaffaroni sostiene que, para el discurso de la criminología mediática, «las garantías penales y procesales son para nosotros, pero no para ellos, pues ellos no respetan los derechos de nadie. Ellos –los estereotipados– no tienen derechos, porque matan, no son personas, son diferentes, a los pibes hay que dejarlos adentro» (Zaffaroni, 2011, p. 220).

9Los discursos que circulan en la industria del entretenimiento, producidos esencialmente en Estados Unidos, nos enseñan un modelo de seguridad y una forma de resolver los conflictos: violentamente. En las series, películas, video juegos, noticias, publicidades y los videos naturalizamos formas de ver el mundo. Según la teoría del cultivo, los medios funcionan como agentes de socialización: con el paso del tiempo sedimentan la forma de percibir la realidad. Esta teoría atribuye «al medio televisivo la función de agente de socialización, de constructor principal de imágenes y representaciones mentales de la realidad social» (Wolf, 1994, p. 97). En ese sentido, la televisión «sedimenta creencias, representaciones mentales y actitudes» (Wolf, 1994, p. 97). Y, por este motivo, los grandes consumidores de tv no solo sobreestiman la cantidad de violencia y de criminalidad y tienen más desconfianza en las relaciones interpersonales, sino que subrayan, en su mayoría, también el temor a ser víctimas de la criminalidad, la sensación de inseguridad y la petición de fuertes medidas de protección contra la criminalidad generalizada. Usemos un ejemplo para graficarlo. Un lugar común que se proyecta en películas y series es aquel que muestra a un policía bueno que tortura a un delincuente malo para recibir información y que luego mata a otros para rescatar a la mujer vulnerable. En estos discursos cargados de una pedagogía de la violencia se nos enseña varias creencias:

  • Somos una sociedad en guerra.
  • Ellos son los responsables de nuestros problemas.2
  • Ser trabajador de la policía es ser violento.
  • Mediante la violencia se resuelven los conflictos.
  • Las mujeres necesitan ser rescatadas.3
  • Los que cometen los delitos son ellos. Son no humanos o subhumanos porque no merecen las garantías que tenemos nosotros.
  • La mirada de la seguridad responde a la lógica de la psicología conductista: A mayor cantidad de violencia, menos delitos.

10La forma de resolver nuestros conflictos que propone este discurso es mediante la violencia institucional. Como la sociedad estaría dividida entre buenos y malos: cuantos más malos detengamos, cuanta mayor brutalidad les apliquemos, mejor. Como sostiene Rafael Vidal Jiménez:

Ese miedo activado en el predominio de unos patrones de conducta que cristalizan en una «inseguridad fabricada» proclive al encerramiento en la cárcel de una identidad esencializada, y al aislamiento recíproco consecuente. Estamos ante el triunfo de una cultura de las pistolas, del cerrojo y de las cámaras de vigilancia, de una multicultural de egocentrismo y etnocentrismo. (2004, p. 2)

11Estos discursos fortalecen imaginarios sobre la sociedad. Legitiman miradas, prácticas y políticas públicas. Esto se debe a que tanto los ciudadanos atemorizados que presentan denuncias, como los trabajadores de la Policía, del Servicio Penitenciario o del Poder Judicial están atravesados por estas miradas en su accionar.

12Cabe aclarar que la criminología mediática es mundial y nace en Estados Unidos para legitimar un modelo económico de seguridad/inseguridad. Porque para poder destinar los amplios presupuestos que requieren las múltiples formas de control se necesita una legitimación mediática y un discurso violento. Basta un ejemplo para ilustrar la magnitud del modelo: Según el Sistema Nacional de Estadísticas sobre Ejecución de la Pena (sneep), en 2013 Estados Unidos llegó a tener 2 217 000 personas detenidas. Es decir que, con 698 detenidos cada 100 000 habitantes, es el país con mayor cantidad de presos del mundo (2014, p. 2). Según Zaffaroni:

En América Latina no hay presupuesto para prisionizar a todas las minorías molestas –que tampoco son tan minorías– con lo cual la venganza estimulada hasta el máximo por la criminología mediática se traduce en mayor violencia del sistema penal, peores leyes penales, mayor autonomía policial con la consiguiente corrupción y riesgo político. (2011, p. 224)

13En la Argentina, en los últimos años, crecieron distintos tipos de violencia institucional, los cuales fueron legitimados por discursos que generaron un fuerte anclaje en el sentido común de amplios sectores de la sociedad:

  • Tasa de prisionalización: en el año 1996 había 25 163 detenidos y en el 2014 llegó a haber 69 060.
  • En el año 2015 se registraron un total de 1906 víctimas de torturas y malos tratos que nos permiten la individualización de un total de 5869 hechos de torturas y/o malos tratos (Procuración Penitenciaria de la Nación, 2015, p. 75).4
  • Según el informe anual de la Coordinadora Nacional Contra la Represión Institucional, en el 2016 tuvimos un muerto cada 25 horas por gatillo fácil.5

14En ese sentido, Mariano Gutiérrez sostiene que:

en sociedades muy desiguales y con la cultura del festejo de la violencia interpersonal encontramos altas tasas de delitos violentos y altas tasas de castigos. Por el contrario, en sociedades materialmente más equitativas y donde prima la cultura de la solidaridad, antes que la del individualismo, vemos bajas tasas de delitos violentos, bajas tasas de encarcelamiento y medidas penales menos severas (y más variadas). (2014, p. 4)

15A partir de lo expuesto, podemos observar que la sociedad consume un discurso mediático dominante de criminología mediática que se refleja en prácticas violentas. Asimismo, esta criminología opera en los medios de comunicación al seleccionar determinadas noticias, asignar un encuadre, nombrarlas y caracterizarlas. Es decir, inducen el punto de vista de las audiencias. De esa forma, los medios pueden fortalecer estigmas y miradas discriminatorias. Estos posicionamientos se reflejan en el lenguaje. En la mayoría de los medios a los asesinatos de determinados sectores se los denomina linchamientos. Oportunamente, Zaffaroni planteaba que «los linchamientos no son ajusticiamientos, son homicidios calificados» (Eugenio Zaffaroni: Los linchamientos…, 2014, 1 de abril).

16Claramente, hablar de homicidios calificados suena distinto, nos posiciona en otro lugar. Los medios también proponen una mirada determinada cuando se menciona como delincuente, y no como persona, a alguien de quien se sospecha que cometió un delito. Destacar que son personas, implica que les valen los mismos derechos humanos que a quienes integran los sectores dominantes. Les vale el principio de inocencia, deben ser juzgadas y luego –eventualmente, si se prueba un delito– condenadas. Asimismo, los medios hegemónicos de comunicación masiva fortalecen estos discursos racistas y violentos representando a un sector social como subhumanos.

17Pensemos en la categoría justicieros. Claudia Cesaroni sostuvo:

Aun si la pena de muerte fuera legal en nuestro país, jamás estaría prevista para quien robara un auto o un celular. ¿Entonces, de dónde sacan que matar a alguien que roba un auto o un celular puede denominarse justicia por mano propia y quien ejecuta el homicidio, un justiciero? (citada en Samar, 2016)

18Sin embargo, este discurso se reprodujo en medios nacionales y locales en relación con Lino Villar Cataldo, quien asesinó a una persona que intentaba robarle el auto: por ejemplo, el titular «El médico justiciero fue liberado: ¿tendrá custodia?» publicado en la página web del diario La Mañana de Neuquén (2016, 31 de agosto).

19¿Por qué se destaca que es médico? La profesión de una persona no modifica su estado procesal o su inocencia. Destacar determinadas profesiones que gozan de legitimidad social busca legitimar la práctica, la supuesta práctica justiciera, o sea, los asesinatos.

20Asimismo, instalar los conceptos de justiciero o linchamiento fortalece la idea de que los conflictos se deben resolver violentamente. Este discurso contiene marcas de discursos anteriores: algunos años atrás, cuando Horacio Santos asesinó a dos personas también se lo presentaba como ingeniero y como justiciero. Otra afirmación de gran impacto mediático fue la frase del periodista Eduardo Feinmann: «Uno menos, este no jode más» («Animales sueltos»…, 2016, 30 de agosto). Esta mirada reafirma la idea de una sociedad en guerra, dividida entre buenos y malos. Y quienes ocupan el lugar del mal, merecen morir.

21La criminología mediática no opera sobre una sociedad en blanco o aislada; trabaja sobre discursos anteriores, sobre el sentido común dominante de amplios sectores de la sociedad, sobre los imaginarios sociales que nos atraviesan. Para Stella Martini y Gerardo Halpern:

El imaginario es un modo (cultural) de interpretar e interpelar al mundo. Su relación directa es con la metáfora y con la proyección de sueños colectivos. Así, el imaginario permite que se hable de un nosotros (por ende, de los otros) y definir conductas en función de esas definiciones. (1998, p. 189)

22Para Martini y Halpern, «es este mismo imaginario el que opera en la construcción de estigmas, en el rechazo del otro, en la aplicación de sanciones sociales al alter» (1998, p. 191).

23Nos pensamos, miramos y vemos al otro desde una mirada hegemónica de clase media y media alta, eurocéntrica y patriarcal. Estas ideas atraviesan los imaginarios sociales mediante los cuales percibimos el mundo. Esta mirada incidirá en nuestros miedos. Cuando cruzamos la calle porque se acerca un joven en situación de pobreza, cuando interpretamos negativamente un reclamo de los pueblos indígenas o cuando asociamos el ser migrante latinoamericano al delito, lo hacemos a partir de estos discursos naturalizados. Según Julio Cesar Monasterio:

el sujeto moderno, blanco, varón, europeo, heterosexual, civilizado, desarrollado, de elite, se constituirá en oposición a ese otro, negro, mujer, no europeo, homosexual, bárbaro, subdesarrollado, popular, que debe ser invisibilizado y/o visibilizado negativamente, que aparecerá por fuera de la historia o en un estadio inferior, como en la edad de la infancia y de la ignorancia. (2014, p. 131)

24Estos imaginarios sociales, acompañados del discurso de la criminología mediática, legitiman prácticas violentas. Como sosteníamos anteriormente, esas percepciones inciden en el accionar del trabajador y de la trabajadora de la policía, el actuar del poder judicial y en el rol del personal penitenciario. Pero también en los miedos e inseguridades de amplios sectores de la sociedad que solicitarán la imposición del orden por parte del Estado y de las empresas de seguridad. Esteban Rodríguez Alzueta afirma que:

Detrás de la brutalidad policial, está el prejuicio social. Los estigmas que los vecinos van tallando cotidianamente para referenciar al «otro» como productor de su miedo no son inocentes. Están hechos de palabras negativas, filosas, que habilitan y legitiman la violencia institucional. (Entrevistado en Sinay, 2014)

25Cabe preguntarse ¿habría brutalidad policial sin el fortalecimiento del estereotipo de ese otro como peligroso? ¿Habría el mismo nivel de violencia si los medios de comunicación visibilizaran las voces de los jóvenes en situación de pobreza y de sus familias?

26Probablemente, con otros discursos dominantes tendríamos otras realidades, ya que, si alguien responde a la imagen mediática de los sectores que se colocan en el lugar de los chivos expiatorios, es más probable que sea denunciado por considerárselo peligroso, también que sea detenido como sospechoso y que se le apliquen las arbitrariedades del sistema penal. Según el sociólogo Ramón Grosfoguel, «lo nuevo en el mundo moderno-colonial es que la justificación de dicha dominación y explotación colonial pasa por la articulación de un discurso racial acerca de la inferioridad del pueblo conquistado y la superioridad del conquistador» (2007, p. 18).

  • 6 La mayoría de los detenidos en la Argentina son jóvenes, lo cual es acorde con el discurso de la cr (...)

27Este imaginario racista, colonial y clasista atraviesa particularmente al Estado cuando aplica su poder punitivo. La selectividad del sistema penal responde a los mismos discursos señalados anteriormente: una persona joven, morocha y pobre está más expuesta a ser detenida o sufrir las arbitrariedades del sistema.6

28En términos de Grosfoguel, podríamos pensar que estamos frente a un racismo estructural e institucional. Se inferiorizan determinados grupos por la pertenencia a sectores sociales que no responden al discurso hegemónico. Es racismo porque se establece una jerarquía de superioridad e inferioridad en la línea de lo humano. A ese otro la sociedad le vulnera sus derechos humanos, lo considera subhumano o no humano, y lo selecciona su sistema penal, lo detiene por suponerlo peligroso. Las prácticas racistas y discriminatorias que responden a estos imaginarios sociales son naturalizadas y nos atraviesan en distintos ámbitos. Cuando a un joven no lo dejan entrar a un boliche porque no tiene determinadas zapatillas, cuando las ambulancias no quieren entrar a determinados barrios, cuando una persona tiene que ocultar que vive en una villa de emergencia para acceder a un empleo, cuando un joven en situación de pobreza es detenido sistemáticamente, estamos naturalizando prácticas violentas que responden a miradas discriminatorias.

7. 3. Discursos, imaginarios sociales y criminología mediática en Neuquén Capital

  • 7 Durante el mundial de fútbol del 2014, en la ciudad de Neuquén, los días que jugaba la selección Ar (...)

29En Neuquén Capital también está presente el discurso de la criminología mediática que coloca a determinados sectores que no responden al discurso hegemónico en el lugar de chivo expiatorio. Este lugar es ocupado por distintos grupos históricamente vulnerados: el pueblo mapuce, los jóvenes en situación de pobreza y los migrantes, particularmente los chilenos. Asimismo, estas estigmatizaciones se configuran en una representación territorial: hay un centro seguro y un oeste peligroso. Hay usos del espacio público legítimos para determinados sectores e ilegítimos para otros.7 Hay un ideal de ciudadano modelo, un ideal de barrio y un estereotipo de peligrosidad.

30La discriminación se relaciona con los imaginarios sociales clasistas, racistas y eurocéntricos. Según el Mapa nacional de la discriminación: Neuquén del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (inadi), en Neuquén los principales tipos de discriminación experimentada son: por nivel socioeconómico, 37 %; por ser migrante, 26 %, y por color de piel, 19 % (2014a, p. 16). Cabe aclarar que, en el caso de nivel socioeconómico, Neuquén está un 10 % por arriba de la media nacional. Por lo tanto, la persona en situación de pobreza está más expuesta a sufrir vulneraciones en sus derechos que otros colectivos históricamente vulnerados. En la misma línea, en el Mapa nacional de la discriminación: Río Negro (inadi, 2014b), los datos muestran la prevalencia del nivel socioeconómico como el principal factor de experiencia discriminatoria –también registrando un nivel de respuestas sensiblemente superior a la media nacional–, seguido por el aspecto físico, la nacionalidad/ser migrante y el color de piel.

31Según el mapa de la discriminación del Neuquén, en relación con los ámbitos donde se experimentó la discriminación en la provincia, las cifras son: en el ámbito laboral, 45 %; en el ámbito educativo, 42 %; en la vía pública, 18 %; en instituciones públicas, 10 %; en la entrada de boliches, 8 %, y en el barrio, 6 %. Es decir, al integrante del pueblo mapuce, al inmigrante latinoamericano o a la persona en situación de pobreza les va a costar más ejercer sus derechos porque nuestra sociedad está atravesada por discursos discriminatorios.

  • 8 Según Diego Roldan, «la segregación es una relación social y simbólica, está marcada por la diferen (...)
  • 9 En el sur de la ciudad, la zona del bajo fue el área destinada a la mala vida, como solían denomina (...)

32Como afirmábamos anteriormente, en Neuquén la idea de peligrosidad también tiene una representación territorial: el oeste neuquino. Este sector de la ciudad sufre una segregación simbólica, ya que es un espacio territorial difuso, no delimitado pero asociado con cargas negativas.8 Podemos pensar en los siguientes barrios: Gran Neuquén Norte y Sur, San Lorenzo Norte, Hibepa, Cuenca xv, z1 y Toma Esfuerzo, San Lorenzo Sur, Villa Ceferino, Bardas Soleadas y gran parte de Islas Malvinas. Barrios habitados por personas en situación de pobreza y con un Estado precario o ausente. De hecho, los discursos discriminatorios que estigmatizan barrios se visibilizan en el gps. En él se indica como zona peligrosa a los lugares que fueron asentamientos o que tuvieron carencias en sus necesidades básicas. Cabe aclarar que la construcción de un ellos peligroso es dinámica, cambia a través del tiempo. Cuando un sector es incluido, ese estigma se traslada a un nuevo chivo expiatorio. En ese sentido, la función que cumple el oeste neuquino en la actualidad, antes la cumplía el Bajo, un sector también difuso que, en la primera mitad del siglo xx, se asociaba a la pobreza y a la peligrosidad.9

  • 10 Para ilustrarlo, podemos destacar algunas noticias: «Veinte bandas se disputan el oeste neuquino» ( (...)

33Estas miradas discriminatorias se fortalecen desde el discurso mediático local, en el que se refuerza la estigmatización de determinados territorios. El título de una noticia es lo que más define el hecho noticioso. Entonces, si se titula y se asocia un delito a determinadas zonas se refuerza el imaginario: en este caso del oeste peligroso, eso redundará en la estigmatización de las personas que viven en esos lugares.10 Como señalábamos anteriormente quienes viven en esos barrios estarán más expuestos a ser discriminados y estigmatizados. Cabe preguntarse si los medios titularían de la misma manera los delitos que ocurren en un barrio privado. Las clases altas de la sociedad neuquina consumen drogas y cometen delitos, muchas veces con consecuencias más graves. Sin embargo, esos delitos son generalmente invisibles y si cobran notoriedad, el encuadre periodístico será otro. La estigmatización recaerá sobre las personas en situación de pobreza.

34Otra característica del discurso de la criminología mediática que también repercute en nuestra región es el no respeto a las garantías penales y procesales de determinados sectores. A modo de ejemplo, se pueden leer los siguientes comentarios en la noticia «Denuncian que golpearon a un adolescente adentro de un súper» publicada en el sitio web de La Mañana de Neuquén (2015, 15 de octubre):

  • «El pendejo se quiso afanar la gaseosa, por eso le metieron un boleo en el orto y el poli, hizo lo que tenía que hacer, que hacía boludeando afuera de la escuela [sic].»
  • «Jejejejejeje pendejo chorro, está muy buena la fábula que armo el pendejo y el padre, le hacen falta un par de patadas más para que deje de robar [sic].»
  • «El pibe quiso robar no Jodamos con defender a estas lacras, además conociendo al hombre q trabaja ahí y con los años q tiene q le haya pegado. Y si fue a buscar una piedra el inocente angelito. El padre es un ingenuo total [sic].»

35De los comentarios se deduce que se invisibiliza el lugar de la víctima, que es el joven. Se responsabiliza al joven de un delito que no se probó y se justifica el ejercicio de la violencia. Asimismo, la violencia física aparece como la forma de prevenir el delito. Por otro lado, caracterizar irónicamente de «inocente angelito» al joven, nos lleva a pensar la realidad desde la dicotomía de buenos y malos, en la que los malos deben sufrir la violencia. Cabe aclarar, que el titular pudo haber sido ‘Golpearon a un joven en un súper’, dando la certeza del hecho, como probablemente hubiera ocurrido si se tratara de un joven de otro sector social. En este caso se puede ver cómo las características del discurso de la criminología mediática atraviesan a los lectores del medio. La violencia como forma de resolver la inseguridad, la dicotomía de la sociedad dividida entre buenos y malos y el no respeto de las garantías para ellos.

36En el mismo sentido, la justificación mediante el uso de la categoría justicieros aparece en las noticias locales asociando la violencia a la idea de justicia y, de esta manera, justificándola:

  • «Vecinos y clientes justicieros dieron una feroz paliza a dos motochorros.» (La Mañana de Neuquén, 2014, 7 de enero)
  • «Vecinos justicieros atraparon a dos ladrones: a uno lo escracharon, al otro casi lo linchan.» (La Mañana de Neuquén, 2016, 8 de abril)

37En relación con los migrantes chilenos, está presente el discurso violento en los siguientes comentarios en la noticia «Detienen a dos mecheros chilenos luego de que robaran una notebook de un shopping» (La Mañana de Neuquén, 2017, 8 de abril).

  • «A bueno. Chorros, ilegales, pendejos y los dejan libre déjate de joder. Hay q sacarlos cagando y los gastos q los pague el consulado de nqn. Seguro q el lunes a primera hora los tenés haciendo fila para regularizar jaja. Son ratas y no van a cambiar van a seguir robando [sic].»
  • «Tendrían que haberlos llevado gratis a la frontera y entregarlos a los "pacos" para que los amansen un poco [sic].»
  • «A patadas en el culo, junto con el barbudo de la pastoral, que defiende tanto a sus compatriotas, woon. Sacarlos del país [sic].»

38Nuevamente se destaca la estigmatización en el titular de la noticia. Recordemos que asociar en forma recurrente la nacionalidad a un delito en el título de la noticia puede reforzar la estigmatización y discriminación de un grupo históricamente vulnerado. En ese sentido, la Defensoría del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual recomienda:

Evitar la recurrente vinculación irreflexiva entre hechos policiales y la nacionalidad de los actores. Es necesario, a su vez, que, cuando se reponga información sobre el origen de la persona involucrada en los hechos que se informan, se equilibre esta información con otra socialmente relevante sobre y para personas migrantes, para evitar la ya mencionada generalización y fomentar una ciudadanía comunicacional plural y democrática. (2018)

39En los comentarios se puede observar que se vulnera el principio de inocencia, no se indaga sobre las causas de la situación y las medidas de intervención buscan la expulsión del país y la violencia física. También se puede destacar la mirada racista que califica a estas personas como ratas. Estos discursos discriminatorios excluyentes legitiman violencias cotidianas que dificultan aún más el ejercicio de derechos. Claramente, para este modelo punitivista que se instaló como discurso dominante no hay lugar para la inclusión, la reparación o el tratamiento. Es decir, en ninguno de los casos presentados se planteaba la posibilidad del tratamiento para la persona que se presuponía que cometió un error, ni una reparación para la persona que fue víctima del hecho, ni instalaba la idea de la inclusión social de los sectores más vulnerables.

40Estas formas de pensar los conflictos responden a una mirada ideológica que se encuentra naturalizada. Sin embargo, en este territorio existen otras formas de problematizar los conflictos: la cosmovisión mapuce. En ese sentido, los pueblos indígenas nos proponen una mirada distinta de la realidad. Sin embargo, estas miradas en los medios de comunicación dominantes tienden a ser invisibilizadas. Según el inadi:

Por lo general la presencia de pueblos originarios en medios de comunicación es muy escasa. Aparecen en los medios cuando hay un caso muy resonante, generalmente ligado a un conflicto de tierras con terratenientes o empresas que pretenden desalojarlos. En estos casos, no se contextualiza la problemática con sus derechos ancestrales reconocidos constitucionalmente […] Como consecuencia del despojo de sus tierras y recursos, pobre e indígena equivocadamente se convirtieron en casi sinónimos con los consiguientes atributos con los que se estigmatiza a la pobreza: vago, delincuente, ladrón, ignorante, etc. (2010, p. 6)

  • 11 Según Raúl Zaffaroni, «si alguien pretende eliminar un pueblo, una cultura, es un genocidio. Los na (...)

41En nuestra región, el pueblo mapuce, que fue víctima de un genocidio,11 sufre una triple estigmatización: por ser un pueblo originario, por estar atravesados por situaciones de pobreza y se suma el estigma del migrante. Como este pueblo –además del territorio de lo que hoy se conoce como Argentina– también habitó y habita Chile, se lo carga también con el discurso discriminatorio hacia el extranjero. Sin embargo, esta cosmovisión silenciada nos podría llevar a pensar la realidad desde una mirada no punitivista. Para ilustrarlo podemos tomar la concepción del pueblo mapuce sobre el abordaje de la seguridad y los conflictos. Según Verónica Huilipan, werken –mensajera de la comunidad– de la Confederación Mapuce, «al hablar de seguridad estamos hablando de bienestar, armonía, estamos hablando de equidad, de dualidad, de complementariedad» (2016), esta cosmovisión está basada en el kvmefelen (buenvivir). Huilipan sostiene:

Cuando alguien provocaba un desorden en la vida comunitaria, se analizaba desde su historia familiar, su historia territorial y, a partir de ahí, se hacía un proceso de indagación para saber los antecedentes históricos que esa familia ha venido desarrollando. Que puedan dar indicios de porqué se generó ese error [Y, por ese motivo, una vez analizados los antecedentes] se evaluaba la actitud que había tenido y se restablecían las condiciones para restablecer el equilibrio perdido. (2016)

42Es decir, se piensa desde las causas de los conflictos y el contexto comunitario en el cual se desarrollan, no desde lo individual. Según la werken:

Ese principio de ser mejor persona está basado en la dualidad, la complementariedad, el respeto, la solidaridad, el compromiso con nuestra identidad. Cada vez que hay un error dentro de la comunidad se indaga en la familia de la persona. Luego se indaga en la comunidad para ver la razón de la situación. Si bien la responsabilidad última la tiene la persona, esa persona tiene que comprometerse a restablecer ese equilibrio perdido, esa armonía, primero en su ámbito familiar y segundo en su ámbito comunitario. (Huilipan, 2016)

43La idea de castigo, la imposición del sufrimiento, la violencia institucional como forma de resolver el conflicto no forma parte de la cosmovisión. Para Huilipan:

La violencia institucional para generar seguridad es algo que no corresponde a nuestra lógica de vida, a nuestra forma de pensar y hacer. Nuestra forma de crecer, de desarrollar conocimiento, está dada por estar permanentemente buscando ser Kvme ce, mejor persona […] Para que ese compromiso sea fuerte y duradero. La persona tiene que aprender a sentir la vergüenza pública. Ese es el mayor de los desafíos de nuestro sistema de ordenamiento de justicia interna.

[Cabe aclarar que] a partir del proceso de colonización estructural y empobrecimiento que se han generado en las comunidades, la violencia pasa a ser una cuestión de uso cotidiano. Pero está muy atado a la colonización y el empobrecimiento» (Huilipan, 2016).

44Oportunamente, señalábamos que en la nota «Denuncian que golpearon a un adolescente adentro de un súper» (2015, 15 de octubre) podía leerse «pendejo chorro, está muy buena la fábula que armó el pendejo y el padre, le hacen falta un par de patadas más para que deje de robar». Contrariamente, desde la mirada mapuce si se sospecha que alguien ha cometido un delito, se indagaría sobre qué lo llevó a eso, qué les estaba pasando a su familia y a su comunidad en ese momento. Luego, la persona tiene que comprometerse a restablecer ese equilibrio perdido. Como los medios de comunicación son empresas que responden a discursos dominantes estas miradas son invisibilizadas. No aparecen en medios dominantes globales, nacionales, ni locales. Tampoco forman parte de las ideologías que atraviesan a la industria del entretenimiento. No forman parte del sentido común de las mayorías. La criminología mediática y la cosmovisión mapuce son dos miradas profundamente distintas de pensar la realidad. Ambas son construcciones culturales. Una legitimada desde los medios hegemónicos y otra invisibilizada.

45Los discursos dominantes se naturalizan mediante las producciones mediáticas. Sin embargo, responden a una construcción cultural, por lo tanto, pueden ser deconstruidos, problematizados. Una sociedad menos violenta, requiere cuestionar la pedagogía mediática de la violencia y comenzar a mirar desde otras cosmovisiones más inclusivas.

  • 12 Como sostiene Joaquín Perren, puede haber una dimensión positiva en la segregación urbana: «Con tod (...)

46En ese sentido, la estigmatización mediática que refuerza la segregación simbólica puede dar lugar a una resignificación positiva de los grupos históricamente vulnerados.12 El fortalecimiento de la cosmovisión del pueblo mapuce puede habilitar un empoderamiento de los grupos que no responden a las miradas hegemónicas y colaborar en la proyección de la construcción de un nosotros inclusivo.

7. 4. Conclusión

47El discurso mediático, importado de Estados Unidos, del miedo a un ellos que colocamos en el lugar de chivo expiatorio nos lleva a legitimar la violencia. De esta manera, desde los medios de comunicación y desde la industria del entretenimiento, la criminología mediática naturaliza una mirada del mundo. Lo que entendemos por seguridad, lo que nos da miedo, son construcciones culturales que responden a discursos que consumimos y a imaginarios sociales que nos atraviesan, y que podemos deconstruir, problematizar y cuestionar. Es decir, podemos dejar de pensar la violencia desde la mirada binaria excluyente, desde la lógica de amigo/enemigo, que lleva a pensar en términos morales: los buenos contra los malos.

48Otro camino podría ser pensar el vínculo comunicación/seguridad desde la perspectiva de los derechos humanos, lo cual nos lleva a posicionarnos desde aquellos sectores más vulnerables de la sociedad. Desde los sectores a los cuales les cuesta más ejercer sus derechos fundamentales por ser históricamente vulnerados. Comunicar desde el pueblo mapuce, desde las mujeres, desde las personas en situación de pobreza, desde el inmigrante latinoamericano, desde las personas detenidas, desde la diversidad sexual, desde las personas estigmatizadas.

49En la criminología mediática solo hay lugar para la mirada punitivista. No hay espacio para pensar la comunidad, las causas de los problemas, ni la búsqueda de ser mejores personas. En Neuquén esta mirada se reproduce estigmatizando a jóvenes en situación de pobreza, a migrantes de países limítrofes, al pueblo mapuce y a barrios con problemas estructurales. Con la misma matriz: se construyen chivos expiatorios que hay que enfrentar violentamente. Sin embargo, en este territorio convive otra cosmovisión. La mirada mapuce, la cual nos permitiría pensar desde las causas de los conflictos, desde la comunidad, la familia y no desde la violencia institucional. Cuestionar discursos naturalizados, deconstruir las estigmatizaciones, interpretar la realidad desde una perspectiva de derechos y contextualizar los problemas son pasos necesarios para la construcción de una sociedad menos violenta y más inclusiva. Probablemente, sin la pedagogía mediática de la violencia, no tendría legitimación en los niveles actuales la tortura en cárceles, los mal llamados linchamientos y la discriminación en las formas extremas que la padecemos en la actualidad. Como comunicadores y comunicadoras podemos fortalecer miradas inclusivas basadas en una perspectiva de derechos.

Bibliographie

«Animales sueltos»: Eduardo Feinmann, sobre el ladrón asesinado: «Uno menos, este no jode más». (2016, 30 de agosto). Clarín. https://www.clarin.com/policiales/Ferinmann-ladron-asesinado-jode_0_rJkYNe7j.html

Aranda, D. (2008, 7 de noviembre). Los pueblos originarios sufrieron un genocidio. Diálogo con Eugenio Raúl Zaffaroni. Página 12. https://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-114626-2008-11-07.html

Aruguete, N. y Amadeo, B. (2012). Encuadrando el delito: pánico moral en los periódicos argentinos. América Latina Hoy (62), pp. 177-196. https://campus.usal.es/~revistas_trabajo/index.php/1130-2887/article/view/9350/9655

Csipka, J. P. (2016, 2 de diciembre). Informe de la Correpi: Un muerto cada 25 horas por gatillo fácil. Página 12. https://www.pagina12.com.ar/6578-informe-de-la-correpi-un-muerto-cada-25-horas-por-gatillo-fa

Defensoría del Público. (2016). Tratamiento responsable de las migraciones y derechos de las personas migrantes. http://defensadelpublico.gob.ar/recomendaciones-para-el-tratamiento-periodistico-responsable-de-las-migraciones-y-los-derechos-de-las-personas-migrantes/

Denuncian que golpearon a un adolescente adentro de un súper. (2015, 15 de octubre). La Mañana de Neuquén. https://www.lmneuquen.com/denuncian-que-golpearon-un-adolescente-adentro-un-super-n490622

El médico «justiciero» fue liberado: ¿tendrá custodia? (2016, 31 de agosto). La Mañana de Neuquén. https://www.lmneuquen.com/el-medico-justiciero-fue-liberado-tendra-custodia-n524806

Eugenio Zaffaroni: Los linchamientos no son ajusticiamientos son homicidios calificados. (2014, 1 de abril). La Nación. https://www.lanacion.com.ar/politica/eugenio-zaffaroni-los-linchamientos-son-homicidios-calificados-nid1677212

Grosfoguel, R. (2007). Entrevista a Ramón Grosfoguel. https://polis.revues.org/4040

Grosfoguel, R. (2014). ¿Qué entendemos por racismo? Una visión decolonial. https://www.youtube.com/watch?v=zvBO6aDrLmI

Gutiérrez, M. (2014). La promesa punitiva y los modelos de país. http://www.pensamientopenal.org.ar/la-promesa-punitiva-y-los-modelos-de-pais-por-mariano-gutierrez/

Halpern, G. (2007). Medios de comunicación y discriminación. Apuntes sobre la década del ’90 y algo más. Boletín de la BCN: Medios y comunicación (123), pp. 151-175. https://bcn.gob.ar/uploads/Boletin-123.pdf

Huilipan, V. (2016). Entrevista del 12 de agosto del 2016 a las 16 hs, Radio Universidad Calf.

Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (inadi). (2010). Buenas prácticas en la Comunicación Pública. Pueblos indígenas/originarios. https://archivo.argentina.indymedia.org/uploads/2010/06/informes_inadi_sobre_pueblos_originarios.pdf

Inadi. (2014a). Mapa Nacional de la discriminación: Neuquén. Buenos Aires: inadi.

Inadi. (2014b). Mapa Nacional de la discriminación: Río Negro. Buenos Aires: inadi.

Martini, S. y Halpern, G. (1998). Imaginarios Sociales. Documento de la cátedra Anibal Ford [inédito]. Buenos Aires: Universidad de Buenos Aires.

Mases, E., Gentile, M. B. y Rafart, G. (2004). Neuquén 100 años de historia. General Roca: Río Negro.

Mateos de Cabo, R. (2007). La presencia de estereotipos en los medios de comunicación. Madrid: Universidad ceu San Pablo.

Monasterio, J. C. (2014). Invenciones modernas y recorridos de investigación. Astrolabio Nueva Época (13), pp. 124-145.

Mundial: ponen 350 policías para que no haya incidentes. (2014, 12 de julio). La Mañana de Neuquén. https://www.lmneuquen.com/mundial-ponen-350-policias-que-no-haya-incidentes-n229844

Perren, J. (2013). El concepto de segregación bajo la lupa. Algunas reflexiones a partir del estudio de una ciudad intermedia argentina (Neuquén, 1960-1991). Fundamentos en Humanidades, 14(28), pp. 51-76.

Perren, J. (2016). Segregación residencial en la ciudades intermedias argentinas: El caso de Neuquén. Neuquén: educo.

Procuración Penitenciaria de la Nación. (2015). Registro Nacional de casos de tortura y/o malos tratos. Informe Anual 2015.

Revelan cómo venden droga en el Oeste neuquino. (2015, 27 de marzo). Río Negro. http://www.rionegro.com.ar/policiales/revelan-como-venden-droga-en-el-oeste-neuquin-BCRN_6820427

Rodríguez Alzueta, E. (2014). Esteban Rodríguez Alzueta: Detrás de la brutalidad policial está el prejuicio social. Crimen y Razón. http://crimenyrazon.com/12237/esteban-rodriguez-alzueta-detras-de-la-brutalidad-policial-esta-el-prejuicio-social#.V9Va51vhCM8

Samar, R. (2016, 2 de septiembre). Violencia. Página 12. https://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-308366-2016-09-02.html

Sinay, J. (2014, 12 de noviembre). La gestión de la inseguridad como forma de gobierno: Detrás de la brutalidad policial está el prejuicio social [entrevista a Esteban Rodríguez Alzueta]. Blog Futuro Anterior. http://www.futuroanterior.com.ar/blog/detras-de-la-brutalidad-policial-esta-el-prejuicio-social

Sistema Nacional de Estadísticas sobre Ejecución de la Pena. sneep. (2014). Dirección Nacional de Política Criminal en materia de Justicia y Legislación Penal. Subsecretaría de Política Criminal. http://www.jus.gob.ar/media/3074134/informe_sneep_argentina_2014.pdf

Veinte bandas se disputan el oeste neuquino. (2012, 16 de enero). Río Negro. http://www.rionegro.com.ar/policiales/veinte-bandas-se-disputan-el-oeste-neuquino-MGRN_795393.

Vidal Jiménez, R. (2004). El «otro» como enemigo. Identidad y reacción en la nueva «cultura global del miedo» Revista: Nómadas.

Wolf, M. (1994). Los efectos sociales de los media. Barcelona: Paidós.

Zaffaroni, R. (2011). La cuestión criminal. Buenos Aires: Planeta.

Notes

1 En este capítulo se emplea el término mapuce, en lugar del más extendido mapuche, de acuerdo con el grafemario del escritor e investigador Anselmo Raguileo. Este grafemario es el que utiliza la zonal Xawvnko de la Confederación Mapuce de Neuquén.

2 A modo de ejemplo: «Bajo el título “La invasión silenciosa” Daniel Hadad y Luis Pazos acusaron, en el tercer número de la revista La Primera de la Semana, a los migrantes latinoamericanos del uso “ilegal” del sistema de salud, de la ocupación de los puestos de trabajo “argentinos”, de la evasión impositiva y de la “inseguridad” urbana. En la tapa se podía ver la foto de un joven, hace unos años identificado por las clases medias y altas urbanas como “cabecita negra”, acompañada por un texto xenófobo que “informaba” sobre la inmigración de Bolivia, Paraguay y Perú» (Halpern, 2007, p.13).

3 «A lo largo del tiempo se ha asociado el estereotipo masculino con valores como independencia, agresividad, competitividad, fuerza, y virilidad. Todos estos conceptos se asocian a patrones claramente masculinos. Mientras, a la mujer se la ha relacionado con conceptos como afectividad, dependencia, fragilidad y preocupación por los demás. Todas estas acepciones, en no pocas ocasiones, han contribuido a la transmisión de una realidad mermada en la que han proliferado, prácticamente en solitario, ciertos clichés como el de esposa, amante o madre. Estos estereotipos se asocian casi siempre a cualidades como la belleza, seducción o atractivo. De ahí que la mujer suela aparecer representada casi siempre como subordinada a la figura masculina». (Mateos de Cabo, 2007, p. 8)

4 En el año 2012, según un relevamiento oficial de la Procuración Penitenciaria de la Nación, la Unidad 9 de Neuquén estuvo ubicada tercera entre las cárceles federales donde más violencia se ejerce sobre las personas detenidas. En el año 2012, en la Unidad Provincial 11, Cristian Ibazeta fue asesinado mediante 24 puntazos en su celda individual mientras estaba la puerta cerrada con llave. Él había sido un testigo clave en el juicio por torturas contra 27 policías.

5 «Según computa correpi, las víctimas de la violencia institucional fueron 4960 desde diciembre de 1983. El informe señala, además, que la Ciudad de Buenos Aires encabeza el ranking de presencia policial en las calles, con 860 efectivos cada 100 mil habitantes; un policía cada 112 personas. Verdú denunció que “hay casos de hostigamiento todos los días. Algunos tienen visibilidad, como el de La Garganta Poderosa. Otros no trascienden. El año que viene seguramente sumaremos casos de 2016 que no pudimos computar. Por ejemplo, hoy se habla del gendarme que baleó en un riñón a un muchacho en Burzaco. A las pocas horas, a tres cuadras, un policía local le metió dos tiros por la espalda a un chico de 19 años. Eso no salió en ningún lado”». (Csipka, 2016)

6 La mayoría de los detenidos en la Argentina son jóvenes, lo cual es acorde con el discurso de la criminología mediática que coloca a los jóvenes en situación de pobreza de nuestra sociedad en el lugar de chivo expiatorio. Según el Sistema Nacional de Estadísticas sobre Ejecución de la Pena (2014), el 63 % de las personas detenidas tiene menos de 34 años. Asimismo, la mayoría de las personas detenidas sufrió la violencia de la vulneración del derecho a la educación. El 39 % de las personas detenidas tiene solo el primario completo y un 31 % ni siquiera logró terminarlo. Solo un 17 % tiene el secundario incompleto, un 7 % secundario completo y un 2 % accedió al terciario o universitario ( sneep, 2014, p. 11).

7 Durante el mundial de fútbol del 2014, en la ciudad de Neuquén, los días que jugaba la selección Argentina se suspendió el transporte público para evitar el traslado de personas de la periferia hacia el centro de la ciudad (Mundial: ponen 350 policías para que no haya incidentes, 2014).

8 Según Diego Roldan, «la segregación es una relación social y simbólica, está marcada por la diferencia y la separación y se configura en el espacio y a través del tiempo» (Perren, 2016, p. 9).

9 En el sur de la ciudad, la zona del bajo fue el área destinada a la mala vida, como solían denominarse en la época las prácticas del juego, baile y prostitución. Por ordenanza de 1906 se reglamentó el funcionamiento de las casas de tolerancia y su ubicación física en una especie de sub ciudad roja al sur de Perito Moreno y Ministro González. La tranquera del ferrocarril se cerraba a la hora cero, separando concreta y simbólicamente la zona de tolerancia del resto de la ciudad dormida (Debener, 2000; Mases, Gentile y Rafart, 2004). En 1932 se retiró la tranquera que dividió el Alto y el Bajo, sin embargo, la división simbólica de la ciudad permaneció.

10 Para ilustrarlo, podemos destacar algunas noticias: «Veinte bandas se disputan el oeste neuquino» (2012, 16 de enero) y «Revelan cómo venden droga en el Oeste neuquino» (2015, 27 de marzo).

11 Según Raúl Zaffaroni, «si alguien pretende eliminar un pueblo, una cultura, es un genocidio. Los nazis con los judíos cometieron un genocidio, los turcos con los armenios también; y el Estado argentino con los pueblos originarios también cometió un genocidio. El roquismo, con la figura de Julio Argentino Roca, representa el proceso de disciplinamiento, son tres décadas de avanzada militar, educativa, de romper vínculos originarios, la Bandera, el Himno, el servicio militar obligatorio; toda una ciudadanía de escritorio, una ciudadanía definida de arriba hacia abajo. En ese marco, unos “salvajes” en el sur molestaban en un país que había que poblar, donde faltaba mano de obra. Todo esto va generando un disciplinamiento, una política represiva con leyes y acciones concretas que apuestan al exterminio de un pueblo. No se puede dudar de que los pueblos originarios sufrieron un genocidio» (Aranda, 2018).

12 Como sostiene Joaquín Perren, puede haber una dimensión positiva en la segregación urbana: «Con todo, y a pesar de esta faceta negativa, no podemos dejar de hablar de una dimensión positiva cuyo contenido debería ser profundizado a futuro. Una buena cantidad de estudios ha demostrado que la concentración espacial de los pobres es un factor relevante en su “empoderamiento” (Kaztman, 2001 y Sabatini, 2003). En estos casos, la segregación actúa positivamente en la medida que, sobre la base de la organización territorial, se refuerza la capacidad de acción de quienes residían en determinadas áreas de la ciudad (Auyero, 1999)» (Perren, 2013, p. 70).

Auteur

Universidad Nacional de Río Negro, Río Negro, Argentina.

Es licenciado en Comunicación Social y licenciado en Periodismo de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora. Ha realizado estudios de posgrado en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (flacso), Argentina. Es profesor adjunto de las materias Delito y Medios de Comunicación, y Comunicación Social y Seguridad Ciudadana, en la Universidad Nacional de Río Negro (UNRN). Es docente del seminario curricular: Política, opinión pública e inseguridad en la Universidad Nacional del Comahue. Es autor del libro Política y Comunicación y compilador de Inseguridades, de Editorial EDUCO. Dirige del proyecto de extensión «Derechos Humanos y Diversidad LGTBIQ» en la UNRN.

Acheter