Version classiqueVersion mobile

El mundo amenazado

 | 
Oscar Nudler

Parte 2: Crisis disciplinares

Capítulo 4. Crisis de la física newtoniana y primera etapa de la mecánica cuántica en la República de Weimar

Marcelo Álvarez

Texte intégral

4. 1. Introducción

1En un trabajo titulado De los espacios controversiales a los conflictos entre mundos Oscar Nudler (2014), además de presentar un resumen reelaborado de su modelo de espacios controversiales (o red de controversias interrelacionadas), retoma la metáfora de los círculos planteada por el filósofo antiguo Hierocles para describir las relaciones de un individuo con entidades sociales cada vez mayores a las que pertenece y que Nudler aplica también a las áreas de la cultura como la ciencia. Esta idea tiene relación con otro concepto desarrollado por Nudler: los mundos y las crisis de mundo. Dichos conceptos resultan una manera pertinente y productiva de modelizar las relaciones entre las diferentes dimensiones sociales. En este sentido podría decirse que, por ejemplo, el submundo de la física está incluido en mundos cada vez más amplios: el de la ciencia en general y este a su vez en otros hasta llegar a lo que se puede llamar mundo histórico. Dichos círculos o submundos interactúan, se retroalimentan y tienen sus fases. Una de dichas fases corresponde a la crisis que se produce cuando los fundamentos mismos de la vida social se debilitan y las personas ya no pueden vivir desatendiendo lo que sucede fuera de su círculo más próximo.

2En este trabajo revisaremos las crisis que sufrió el mundo de la física a fines del siglo xix y principios del xx en relación con la crisis de mundo contemporánea y en este sentido asociada, en particular, a la que se manifiesta en la República de Weimar entre 1919 y 1926.

4. 2. La crisis a fines del siglo xix y principios del siglo xx

3En función de la necesidad de plantear una breve descripción del punto de partida del proceso que indagaremos, es necesario comenzar por esbozar las características de la crisis de la mecánica newtoniana a fines del siglo xix.

  • 1 Hubo un descubrimiento particularmente interesante en este sentido: en 1845 Adams y Le Verrier, a p (...)

4Un relato simplificado de la situación de esta ciencia hacia 1900 y la posterior revolución que tendría lugar con la llegada de la cuántica y la relatividad podría resumirse así: en los últimos años del siglo xix, los físicos aceptaban la primacía del sistema newtoniano (sumando la termodinámica y el electromagnetismo de Maxwell), y solo se dedicaban a ajustar los fenómenos a este paradigma mecanicista. En términos kuhnianos sería una etapa de ciencia normal, sin avances teóricos revolucionarios, casi diríamos aburrida.1 En este marco, los físicos consideraban que su ciencia estaba básicamente completa y que quedaban solo algunos pequeños problemas por resolver. Pero estas pequeñas grietas pendientes de reparación se harían cada vez más grandes hasta que ya para el comienzo del siglo xx todo el edificio newtoniano se vendría abajo debido a la irreductibilidad de algunos fenómenos nuevos.

5Este relato soslaya las interesantes y ricas controversias cuya sumatoria e interrelación conforma, en términos de Nudler (2009), un espacio controversial que se constituyó durante los últimos veinte años del siglo xix y los primeros treinta del siglo xx y que llevaría a la física a una revolución.

6Lo que queremos plantear es que, si bien el mundo histórico de fines del siglo xix no había entrado en crisis, podemos decir del submundo de la física que este sí estaba en una crisis que pondría en duda hasta sus cimientos más preciados, incluyendo al mecanicismo que había constituido el paradigma explicativo predominante por más de doscientos años.

  • 2 Por ejemplo, los laboratorios Bell contarán con varios miles de empleados para 1920, entre investig (...)

7Por otra parte, en términos contextuales, tenemos que mencionar que las ciencias naturales a finales del siglo xix sufren una transformación en consonancia con la redefinición y consolidación de los estados nacionales que se produce en esta época. Como dice Dominique Pestre (2005), a partir de 1870 se produce una transformación profunda de las prácticas científicas, de lo que es ser científico, y emerge otra definición de la ciencia como institución social. Algunas de esas transformaciones son las siguientes: las universidades se abren a las técnicas y a la industria, los Estados empiezan a ejercer un rol mucho más proactivo en el desarrollo científico, en particular en lo relacionado con la industria bélica, y hay un cambio de escala en la forma de la práctica científica. Ya no se tratará de individuos o grupos aislados y pequeños, sino que se harán más habituales los grandes laboratorios.2

8En este mismo sentido, la física de fin de siglo se empieza a convertir en una ciencia muy asociada a la industria y al comercio. En Alemania, principalmente, en el último tercio del siglo xix, la física desarrolló la capacidad de ofrecer conocimientos teóricos y prácticos en campos como la óptica, la electricidad y la termodinámica de gran importancia para la industria (Guzmán y Cervera Jiménez, 2011).

9Otro aspecto que influyó en los cambios en el interior del mundo de la física en la última década del siglo xix es, como señalan Ricardo Guzmán y José Antonio Cervera Jiménez (2011), el surgimiento de una crisis generalizada que produce la toma de posiciones que enfatizan la intuición, la libertad y la espontaneidad de las personas. Si bien estos términos pueden dar la impresión de que se buscaba un abandono de la racionalidad, lo que en realidad una buena parte de los impulsores de estas corrientes querían era encontrar nuevas sendas para la misma.

10Como podemos observar, la confluencia de elementos de distintos orígenes (cierto clima de ideas, la dimensión social de la ciencia y las propias limitaciones de los modelos explicativos vigentes) generarán el contexto intelectual y cultural en que se desarrollará la mencionada crisis en la física.

  • 3 En 1927 se formula lo que se llamará la interpretación de Copenhague de la física cuántica. De la m (...)

11Puntualicemos ahora las controversias más importantes de la física de fin de siglo xix y principios del xx. Principalmente eran tres: la controversia entre el energetismo y el atomismo, la controversia en torno de la muerte térmica y, por último, la controversia alrededor del concepto de éter y el paradigma electrodinámico (Kragh, 2012). Ninguna de las propuestas que prometían la resolución de dichas controversias y, en consecuencia, se ofrecían como una especie de panacea para la física, finalmente, arribaron a buen puerto. La salida de la crisis que nos ocupa tendría que esperar hasta la segunda década del siglo xx y con programas que poco tuvieron en común con dichas propuestas: la relatividad y la física cuántica. Será recién en la década del 20, luego de la axiomatización de la mecánica cuántica, cuando podremos decir que la crisis ha sido superada pese a que todavía quedarán muchas cuestiones filosóficas a resolver.3

12Comencemos por examinar la controversia entre atomistas y energetistas que tendrá importancia, más allá de la discusión en sí, por su aporte al debilitamiento que produjo de la visión mecánica y materialista de la naturaleza (Moreno González, 2006).

13En 1890, algunos físicos y químicos como por ejemplo Georg Yelmo y Willhelm Ostwald promovieron la energética como un programa de investigación tendiente a ser una alternativa más fundamental al mecanicismo. La idea era que se podrían reducir las leyes de Newton y sus derivados a los principios y leyes más generales de la energía sin necesidad de recurrir a las, como las llamó Ernst Mach, ficciones convenientes de los átomos y las moléculas. Este movimiento no se restringió solo a Alemania, sino que tuvo influencias en Francia, Suecia, Italia y Estados Unidos y no se limitó solo a la física sino que también intentó ser un marco conceptual desde el cual entender fenómenos humanos como la voluntad y la felicidad, en consonancia con un espíritu de época antimaterialista. A esta visión se oponían físicos que, como Ludwig Boltzmann, la consideraban poco científica casi una ideología, o Max Planck que la consideraba una especulación diletante (Kragh, 2012). Una década más tarde esta discusión disminuiría su intensidad debido a la acumulación de evidencias relacionadas con la existencia del átomo. Pese a ello, tanto Ostwald como Mach morirían sin aceptar la realidad de la hipótesis atómica.

14La segunda discusión de fin de siglo fue la relacionada con la llamada muerte térmica del Universo que surgía como una consecuencia de aplicarle el segundo principio de la termodinámica. Algunos de los físicos que sostenían esta idea eran William Thomson y Hermann von Hemholtz. Un fuerte debate al respecto tuvo lugar entre 1870 y 1910, aproximadamente. Parte del problema de suponer un fin para el Universo tenía que ver con que entonces habría tenido un comienzo (ya que la entropía fue aumentando desde ese momento hasta ahora) y eso se emparentaba mucho con pensar en un Creador. Detrás de esta discusión, si bien centrada en lo estrictamente disciplinar, había un trasfondo de batalla cultural entre los positivistas y materialistas frente a aquellos que sostenían un orden del mundo establecido según valores religiosos y espirituales. Es así que se asoció la reversibilidad y la visión mecánica del mundo con el materialismo y el ateísmo. Los creyentes católicos adhirieron fuertemente a la muerte térmica pensando que con esto argumentaban a favor de la existencia de Dios. Es así como esta controversia jugó un papel importante en las discusiones de fin de siglo respecto de la decadencia y la degradación. De dichas discusiones no participaron muchos científicos sino más bien filósofos, críticos sociales, teólogos y aficionados. Esta controversia está relacionada con el problema de la irreversibilidad. Este problema surge a fines del siglo xix con la adopción de la teoría cinética de los gases: si un gas no es más que un conjunto de partículas en interacción, sus propiedades termodinámicas macroscópicas deberían poder explicarse, según el paradigma mecanicista dominante, como resultado de las propiedades mecánicas de sus partículas componentes. La cuestión era cómo explicar la irreversibilidad termodinámica macroscópica en términos de las evoluciones mecánicas del nivel subyacente que responde a leyes reversibles. Las formas tradicionales de salvar esta aparente incompatibilidad consistían en recurrir a la llamada interpretación subjetivista (que niega la existencia objetiva de la irreversibilidad termodinámica) o la interpretación emergentista (que plantea el carácter emergente de las variables macroscópicas). Ambas interpretaciones coinciden en adjudicar prioridad ontológica al dominio microscópico.

  • 4 En 1850 Foucault realizó un experimento crucial en el que establece que la luz se propaga a menos v (...)

15La tercera gran controversia fue, como mencionamos, la relacionada con el éter. Para los físicos de fin de siglo el éter era indispensable para explicar algunos fenómenos.4 Lo que se discutía era su naturaleza y cómo era la interacción con la materia: ¿era el éter el sustrato fundamental de la materia o solo un emergente de una substancia más fundamental? Si bien no es incompatible con la visión mecánica, la propuesta sostenía que los átomos no eran más que torbellinos en un éter continuo. La cuestión pasaba por saber si la materia era más fundamental que el éter o viceversa: Joseph Larmor declaró en su libro Éter y materia (Aether and Materia) publicado en 1900: «La materia puede ser y probablemente es una estructura en el “éter”, pero sin duda el éter no es una estructura de la materia» (citado en Kragh, 2012, p. 12). Eventualmente la teoría del éter fue perdiendo fuerza debido, por un lado, a que no había experimentos que confirmaran su existencia (aunque tampoco su inexistencia) y por otro a un ambiente que empezaba a ser muy hostil al mecanicismo. La teoría, si bien se alejaba en ciertos aspectos del mecanicismo, no se alejaba lo suficiente como requería la emancipación de la esclavitud de la materia (Kragh, 2012). El éter sirvió de modelo físico para explicar otro tipo de fenómenos. Se lo llegó a pensar como «el principal instrumento de la mente, el vehículo del alma, la morada del espíritu [y] la prenda viva de Dios» (Kragh, 2002, p. 32), es decir, tuvo su repercusión más allá de los ambientes académicos y muy en consonancia con el espíritu de fin de siglo.

16A este modelo unificador le siguió otro derivado de las leyes de Maxwell, la electrodinámica. El espíritu de fin de siglo llevaba a desechar el materialismo y a considerar a la materia como un epifenómeno de una entidad más básica, ya sea la energía o el campo electromagnético. Esta perspectiva resultó ser más fructífera que el energetismo. A fin de siglo xix y principios del xx, este programa de investigación prometía reducir todos los fenómenos a la electrodinámica, tanto en el plano ontológico como metodológico. «La materia está muerta» era un eslogan habitual. Desde esta perspectiva, masa y energía estaban intrincadas en una relación semejante a la que Albert Einstein iba a plantear en 1905. El entusiasmo por este nuevo punto de vista llevó a decir al físico francés Paul Langevin en 1904 que debido al inmenso desarrollo de la electrodinámica se hacía necesario romper con la vieja física y reconstruirla desde sus cimientos en pos de una organización más simple, armoniosa y fructífera.

17Esta visión del mundo, en un sentido más amplio y ya fuera del ámbito de la física, fue discutida y vista con simpatía por Lenin en su escrito Materialismo y empiriocriticismo de 1908. Esta obra, que más tarde pasaría a ser parte del canon filosófico del marxismo soviético, era en parte una respuesta a las posturas filosóficas de Ernst Mach. Este sostenía que lo único que verdaderamente podemos conocer es lo que nos revelan los sentidos y es así que la ciencia solo debe ocuparse de las cosas que son susceptibles de descripción a través de la percepción sensorial. Es por esta razón que se opuso de modo vehemente a reconocer la realidad objetiva del átomo. Lenin interpretó que las posturas filosóficas de Mach amenazaban las visiones materialistas, de la cual el atomismo era una de las más paradigmáticas, y que, por lo tanto, merced a un efecto dominó y del forzamiento de la interpretación, el materialismo histórico se vería amenazado.

18En suma, todas estas ideas y conceptos de fin de siglo y comienzos del xx finalmente no dieron los frutos esperados y su lugar fue ocupado por una revolución que apenas se vislumbraba y que destruiría los cimientos de la vieja física. La insatisfacción que impulsaba el ataque al antiguo marco teórico tenía la desventaja de no ofrecer un lugar claro hacia dónde ir.

4. 3. Hacia la física moderna y una nueva crisis

19Los albores del siglo xx se caracterizaron por a un clima de época que Helge Kragh (2012, p. 28) describe como conservador y a la vez revolucionario: si bien la mayoría de los físicos seguía trabajando en el marco de la mecánica newtoniana aumentaba la incomodidad con este marco, en parte debido a razones científicas (algunos fenómenos que parecían irreductibles al mecanicismo) y en parte por razones ideológicas asociadas al clima de época.

  • 5 Este concepto hace referencia a la idea de que el foco de una controversia, es decir, aquello sobre (...)
  • 6 Se llama movimiento browniano al movimiento aleatorio que se observa en algunas partículas que se h (...)

20El nuevo siglo planteó a los físicos nuevos desafíos. Las dos revoluciones que se producirían comenzaban a vislumbrarse a partir de la explicación de ciertos fenómenos como la radiación del cuerpo negro y el efecto fotoeléctrico por parte de Planck y Einstein. Esto generaría una nueva etapa más esperanzadora. Se podría decir que con los trabajos de Einstein de 1905 se produce el salto creativo que permitió una refocalización o, quizás, una disolución del antiguo espacio controversial.5 Esto es así debido a que el trabajo de Einstein sobre el movimiento browniano dejó poco margen para no aceptar la realidad de los átomos. Por otro lado en los artículos del mismo autor sobre la relatividad especial, se plantea, por lo menos desde un punto de vista teórico, la posibilidad de que la materia puede transformarse en energía, y viceversa.6 Esta última idea es una de las que lleva a la señalada disolución del espacio controversial: no hay prioridad ontológica entre la materia y la energía puesto que ambas son manifestaciones de la misma realidad.

21Pese a lo mencionado, llegar a una teoría que satisficiera a la comunidad de físicos llevaría aún bastantes años. Antes de poder resolver las incógnitas y los problemas que planteaban los experimentos y las dos nuevas teorías que surgen a principios del siglo xx (la relatividad y la cuántica) sobrevino la Primera Guerra Mundial que, naturalmente, dificultó el trabajo científico. Y, al finalizar la guerra, se generalizó en la Alemania derrotada un sentimiento de descreimiento en relación con las ciencias naturales, en particular la física. El problema es que este fenómeno se localizó en la región de Europa donde se encontraban los más renombrados científicos del momento o sea la llamada República de Weimar.

22Paul Forman (1984), en su obra Cultura en Weimar, causalidad y teoría cuántica: 1918-1927, discute la influencia del ambiente intelectual de la República de Weimar sobre el desarrollo de la temprana teoría cuántica. En la postura de este historiador de la ciencia puede observarse un ejemplo claro de la problematización de la relación entre un mundo histórico y uno de sus submundos, en este caso el de la física. Examinaremos ahora con un poco más de detalle las polémicas tesis de Forman.

23La interpretación tradicional respecto al desarrollo histórico de la teoría cuántica y, podemos agregar, de toda teoría científica sostiene que su origen se debe a los avances tecnológicos, los resultados experimentales y, en general, la propia lógica interna de la ciencia. En contraposición con esta interpretación, Forman propone que la aceptación de la acausalidad por los físicos del período entre 1919 y 1925 se debió, principalmente, a las condiciones socioculturales particulares de la república de Weimar. Para este autor, fue la presión externa ejercida desde al ambiente cultural de esa sociedad que era hostil a toda racionalidad, en buena parte, debido al espíritu de desesperanza resultante de la Primera Guerra Mundial. Este estado de ánimo fue, según Forman, lo que precipitó la adaptación al mismo de los valores tradicionales de los físicos y de la física, en particular el principio de causalidad como forma de determinismo. En este sentido, la tesis de Forman es un ejemplo claro de la relación entre la crisis en una disciplina y la crisis de mundo (en este caso la República de Weimar y Europa central).

24En primer lugar, Forman realiza una caracterización del medio intelectual en el que los físicos alemanes estaban insertos. El autor sostiene que, tras la derrota de Alemania en la Primera Guerra Mundial, la tendencia intelectual dominante en Weimar fue una filosofía de la vida neorromántica, existencialista, con un fuerte rechazo de la racionalidad y, en particular, de las ciencias exactas y naturales y sus aplicaciones técnicas. Reconoce la paradoja que surge de este análisis al remarcar que, pese a esta hostilidad, es en este lugar y época en donde tiene lugar uno de los períodos más creativos de la historia de la física y la matemática. En este punto, Forman hace una conjetura no muy fácil de sostener. Afirma que, en épocas en las que el prestigio de la ciencia es alto, los científicos tienen cierta libertad de presiones externas y solo son proclives a seguir las presiones internas propias de la disciplina, mientras que en épocas de creciente hostilidad hacia la ciencia los científicos se ven impulsados a contrarrestarla con intentos de alterar la imagen pública de su ciencia. En segundo término, Forman describe el ambiente intelectual en Weimar según el testimonio de otros observadores de la época. Encuentra que, a pesar de la diversidad de perspectivas, todos los análisis coinciden en caracterizar el medio intelectual de Weimar como de un fuerte rechazo de la razón como un instrumento epistemológico, debido a su vínculo inseparable con el materialismo-mecanicismo-positivismo. De la misma manera, la impronta cultural va en el sentido de la glorificación de la vida, la intuición, la experiencia no mediatizada ni analizada y la aprehensión inmediata de valores. Una referencia insoslayable para comprender el espíritu de la época es el libro de Oswald Spengler, La decadencia de Occidente. El libro transpira un pesimismo fatalista-relativista que era del tono adecuado para la Alemania de posguerra. Spengler, entre otras cosas, planteaba la relatividad de todas las manifestaciones culturales, entre ellas las ciencias. Desde este punto de vista, profetizaba que la ciencia occidental estaba en decadencia y había llegado al límite de sus posibilidades.

  • 7 En términos muy generales se entiende por tesis externalistas dentro de la historia de la ciencia a (...)

25El examen de la producción intelectual de la época es una fuente que usa Forman para demostrar la influencia del medio ambiente cultural en la actividad científica, sobre la visión que el científico tiene de su disciplina, sus esperanzas, temores y expectativas. Si Forman se hubiera detenido aquí uno podría inscribir su posición en el conjunto de tesis de tipo externalista, al estilo de las de Thomas Merton o de Boris Hessen.7 Pero no es este el caso porque Forman decide dar el paso más polémico y sostiene que los desarrollos internos de la física antes de 1927 no fueron suficientes para desencadenar la crisis que sufrió la temprana teoría cuántica. Lo que posibilitó el salto conceptual que significó el abandono de la causalidad fue el ansia de crisis que tenían los físicos, ansia que surgía de su adaptación a la cultura de Weimar.

26Es así que finalmente Forman concluye:

repentinamente desprovistos, debido a un cambio en los valores públicos, de la aprobación y el prestigio que habían disfrutado antes y durante la Primera Guerra Mundial, los físicos alemanes fueron impulsados a alterar su ideología e incluso el contenido de su ciencia para recobrar una imagen pública favorable. En particular, muchos decidieron que de una manera u otra, debían desembarazarse del albatros de la causalidad. (1984, p. 150)

27Y continúa:

todo lleva ineludiblemente a la conclusión de que los problemas sustanciales de la física atómica solo jugaron un papel secundario en la génesis de esta persuasión acausal, que el factor más importante fue la presión socio-intelectual ejercida sobre los físicos como miembros de la comunidad académica alemana. (1984, p. 150)

28Concluye Forman enfatizando que este abandono de la causalidad era justamente lo que se necesitaba para resolver los problemas que planteaba la antigua física cuántica.

29El trabajo de Forman ha sido ampliamente debatido en el ámbito de la historia de la ciencia. Sin duda es provocador, ya que su intención no es quedarse en expresiones vagas como por ejemplo que las circunstancias políticas prepararon el clima intelectual sino que su pretensión fue más ambiciosa. Forman pretendía que «un historiador […] debe insistir en un análisis causal, demostrando las circunstancias bajo las que, y las interacciones a través de las cuáles los científicos se ven arrastrados por corrientes intelectuales» (1984, p. 38).

30En nuestra opinión le cabe la crítica que hace Steven Shapin respecto a ciertos análisis externalistas:

En la medida en que el externismo ha sido interpretado como la influencia de lo no cognitivo en la cognición científica y sus productos intelectuales, comparte con el análisis materialista en general el problema cartesiano de explicar cómo lo intelectual puede estar determinado por aquello que de suyo no es intelectual. (1992, p. 348)

31En un sentido semejante, Hans Radder (Vitery y Valero, 2005) reprocha a Forman no haber presentado un mecanismo sociológico claro para justificar sus argumentos. Por su lado, John Hendry (Sánchez Ron, 1984, p. 29) cuestiona otro aspecto de la tesis: sostiene que la causalidad ya llevaba varios años de entredicho cuando se inició el período de Weimar. De esta manera, para Hendry, la introducción de la acausalidad en la física cuántica antes de 1926 se debería más a desarrollos internos de la propia disciplina.

32La polémica en torno a la propuesta de Forman, más allá de cuál sea la postura que se adopte frente a ella, muestra la relevancia del problema de la relación entre el mundo histórico, en este caso la república de Weimar, y el submundo de la ciencia, en este caso la física. La crisis de la república de Weimar puede considerarse una crisis de mundo, en el sentido que Nudler (2014) le da a este término: el impacto que dicha crisis tiene sobre las personas es tan grande que ya no pueden vivir desatendiendo lo que sucede fuera de su círculo más próximo. Es así como de la tesis de Forman se sigue que los físicos no pudieron mantenerse simplemente dentro de la lógica interna de la disciplina sino que se tuvieron que adaptar a la corriente cultural predominante que los arrastraba a adoptar la acausalidad.

33El trabajo de Forman, en tanto planteo externalista, es particularmente interesante ya que intenta establecer como vimos una relación entre el entorno político-cultural y el submundo de la física llegando al extremo de plantear la influencia del primero sobre el contenido mismo de la disciplina (específicamente, en el proceso estudiado a partir de la adopción de la acausalidad como presupuesto metafísico). Para este planteo es medular la noción de crisis que estructura buena parte de sus consideraciones, ya que las causas y condicionantes externos que analiza en relación con el decurso de las innovaciones en el espacio de la física abrevan en dicha noción que presenta en esa coyuntura sociohistórica un alto poder explicativo.

34Ahora bien, la invocación por Forman de la crisis como principio explicativo no resulta enteramente satisfactoria debido a que no profundiza en este concepto. En este sentido creemos que el aporte de Oscar Nudler sirve para profundizar el análisis. En efecto, la noción de crisis de mundo permite a la vez precisar el contexto invocado por Forman y establecer relaciones más productivas entre los diversos campos de conocimiento en consideración.

4. 4. A modo de conclusión

35En virtud de lo expuesto, vemos que los conceptos desarrollados por Nudler en relación a las crisis de mundo y su relación con sus submundos permiten establecer relaciones que las tesis externalistas habituales no logran capturar. En este caso, pensar el ambiente cultural de la posguerra en la república de Weimar en términos de crisis de mundo permite entender mejor por qué este puede sintonizar con una etapa particular del desarrollo de la física. O sea que este episodio de la historia de Weimar, leído en esta clave, nos permite entender mejor su impacto y su relación con la física y brinda un andamiaje conceptual para profundizar en el esclarecimiento de la opacidad de la relación entre contexto y producción científica. La relación entre un mundo histórico y sus submundos no es, como aclara Nudler, lineal como suponen los planteos externalistas ingenuos. Es una relación compleja que puede incluir, como en este caso, desfasajes temporales.

36Si bien la principal crisis de la física había ocurrido a finales del siglo anterior, no es sino hasta fines de la década del 20, en plena crisis de la República de Weimar, cuando se la va a considerar superada en virtud del establecimiento y formulación de los postulados de la mecánica cuántica. Esto fue posible tanto por la crisis interna que viviera antes la física, como gracias a una crisis político-cultural de gran magnitud que sucedió justamente en el lugar en el que confluían los más grandes científicos de la época.

Bibliographie

Forman, P. (1984). Cultura en Weimar, causalidad y teoría cuántica: 1918-1927. Alianza Editorial: Madrid.

Guzmán Díaz, R. y Cervera Jiménez, J. A. (2011). Física, cultura y sociedad en el contexto europeo de principios del siglo xx. Investigación y Ciencia, 53, 61-68.

Kragh, H. (2002). The Vortex Atom: A Victorian Theory of Everything, Centaurus, 44, 32-114.

Kragh, H. (2012). A Sense of Crisis: Physics in the fin-de-siecle Era. Recuperado de https://arxiv.org/abs/1207.2016

Moreno González, A. (2006), Atomismo versus energitismo: controversia científica a finales del siglo xix. Enseñanza de las Ciencias, 24(3), 411–428.

Nudler, O. (2009). Espacios controversiales. Hacia un modelo de cambio filosófico y científico. Buenos Aires: Miño y Dávila.

Nudler, O. (2014, 12 de noviembre). De los espacios controversiales a los conflictos entre mundos. Coloquio Controversias del Pensamiento. Conferencia inaugural. Universidad Nacional de Educación a Distancia, Madrid.

Pestre, D. (2005). Ciencia, dinero y política. Ensayo de interpretación. Buenos Aires: Ediciones Nueva visión.

Shapin, S (1992). Discipline and Bounding: The History and Sociology of Science as Seen through the Externalism-Internalism Debate. History of Science, 30, 333-369.

Vitery, F. C. y Valero, S. P. (2008). Mecánica cuántica a-causal socialmente determinada: revisión crítica. Praxis Filosófica, 27, 31-48.

Notes

1 Hubo un descubrimiento particularmente interesante en este sentido: en 1845 Adams y Le Verrier, a partir de irregularidades en la órbita del planeta Urano, predicen la existencia de otro planeta que sería observado un año después (Neptuno). Esto representó un éxito fenomenal para la teoría newtoniana.

2 Por ejemplo, los laboratorios Bell contarán con varios miles de empleados para 1920, entre investigadores, técnicos y personal de apoyo.

3 En 1927 se formula lo que se llamará la interpretación de Copenhague de la física cuántica. De la misma participan los físicos más renombrados del momento: Bohr, Heisenberg, Born y consiste en una serie de postulados, al modo de axiomas matemáticos, que harían a la teoría cuántica una teoría completa.

4 En 1850 Foucault realizó un experimento crucial en el que establece que la luz se propaga a menos velocidad en el agua que en el aire, lo que apoya la hipótesis de que la luz es un fenómeno ondulatorio. Pero, de acuerdo a las concepciones de la época, si la luz es una onda surge la necesidad de postular un medio en el cual esta onda se propague. Es aquí dónde surge la hipótesis del éter.

5 Este concepto hace referencia a la idea de que el foco de una controversia, es decir, aquello sobre lo que se discute es desplazado por un elemento que hasta ese momento pertenecía al common ground. El common ground lo componen la serie de «compromisos metafísicos, metodológicos y teóricos que los actores comparten o aceptan, ya sea de manera explícita o implícita» (Nudler, 2004, p. 12). Un espacio controversial puede, según el modelo de Nudler, sufrir una refocalización o un abandono y sustitución. En el primer caso, el foco del conflicto de desplaza hacia algún aspecto que hasta ese momento no era problemático incluso podría ser algún elemento del common ground.

6 Se llama movimiento browniano al movimiento aleatorio que se observa en algunas partículas que se hallan en un fluido, fenómeno descubierto por el biólogo Robert Brown en 1827. En 1905 Einstein publica un trabajo en el que explica matemáticamente este fenómeno a partir de la hipótesis atómica.

7 En términos muy generales se entiende por tesis externalistas dentro de la historia de la ciencia a aquellas en las que se considera que los factores externos a lo estrictamente disciplinar, como por ejemplo los sociales, políticos y económicos, influyen en el desarrollo de la ciencia misma.

Auteur

Profesor adjunto regular en el Profesorado de Física de la Sede Andina de la UNRN. Participante de distintos proyectos de investigación en el área de Enseñanza de las Ciencias Naturales desde 2002 a la actualidad. Maestrando en Ciencia, Tecnología e Innovación orientación en Historia y Filosofía de la Ciencia. Es, a su vez, coordinador del proyecto de extensión de la UNRN «Miradas al cielo», orientado a la enseñanza y divulgación de la astronomía.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search