Version classiqueVersion mobile

El mundo amenazado

 | 
Oscar Nudler

Parte 1: Marco conceptual

Capítulo 1. De las crisis de mundo a las crisis del mundo

Oscar Nudler

Texte intégral

1. 1. Introducción

1A partir de la segunda década del siglo xx se han desencadenado y extendido por el mundo guerras y crisis que han tenido un fuerte impacto sobre las distintas dimensiones de la vida humana. En relación con la dimensión económica y social se ha producido, por un lado, un crecimiento del desempleo, una precarización del trabajo y un aumento de la pobreza y la indigencia que alcanza a vastos sectores de la población mundial y, por otro lado, una concentración inédita de la riqueza en manos de una reducida elite. En la dimensión política se verifica, especialmente en los países periféricos, un divorcio entre el poder real y la política y, en todas las regiones, una destrucción o degradación de la democracia. En cuanto a la dimensión ambiental, el cambio climático se aproxima peligrosamente, según advierten reiteradamente los expertos, a un punto en que se torne irreversible. Todo este panorama configura un presente cargado de sombras y un futuro amenazante.

2No todas las regiones sufren la crisis con igual intensidad, incluso algunas escapan transitoriamente a sus efectos. Digo transitoriamente porque en un mundo interconectado como el actual, no hay crisis puramente locales. Existe una enorme literatura sobre cada una de las áreas críticas mencionadas, desde informes técnicos hasta ensayos y artículos periodísticos. Sin embargo, hay una crisis, o un aspecto de la crisis, mucho menos abordado, cuya indagación es un propósito central de este ensayo: la crisis de construcción de sentido. Me refiero a una crisis experimentada en un plano subjetivo, desde el punto de vista de la conciencia de los individuos que realizan acciones dentro de una realidad social dada. Si bien la pregunta por el sentido o el significado se refiere primariamente al lenguaje, a los enunciados o proposiciones, también puede ser una forma de hacer referencia a las acciones (implícitamente equivale a por qué o para qué alguien hizo o dejó de hacer algo). Por último, la pregunta por el sentido puede referirse también a la vida entera de un individuo dado o de la vida humana en general.

3Como es sabido, las religiones y las ideologías han sido a lo largo de la historia la fuente primordial de respuestas a estas preguntas. Si bien sobre todo en Occidente han perdido en general ese papel, especialmente en las sociedades desarrolladas, las religiones continúan teniéndolo en vastas zonas del mundo que incluyen, por ejemplo, el interior de Estados Unidos.

4Dedicaré la próxima sección a describir sucintamente el equipaje conceptual con que analizaré estas cuestiones. En particular, exploraré las analogías y diferencias entre los conceptos de crisis de mundo y crisis del mundo. Para ello, me centraré primero en sus conceptos componentes –mundo y crisis– y aludiré a su significado según distintas orientaciones filosóficas y sociológicas. En la segunda sección, analizaré el vínculo entre las crisis del siglo xx y el proceso de globalización. En la tercera sección, introduciré un esquema para reconstruir la historia del proceso de globalización de acuerdo con el cual este es visto como la resultante de la composición de tres fuerzas históricas, dos horizontales y una vertical. Finalmente, en la última sección abordaré, sobre la base de los desarrollos precedentes, un aspecto de las crisis de carácter subjetivo y vivencial que considero fundamental: las crisis del sentido.

5En relación con dicha crisis focalizaré sobre el mecanismo de manipulación masiva de las creencias, deseos y emociones del público formulado en la década del veinte del siglo pasado y acoplado sucesivamente años después con las nuevas tecnologías de información y comunicación, como la televisión primero e internet después, en especial las redes sociales.

1. 2. De las crisis de mundo a la crisis del mundo

  • 1 La teoría del sistema-mundo o de economía mundo fue desarrollada por Immanuel Wallerstein en una va (...)

6Si algo ha caracterizado el siglo xx ha sido la aparición, por primera vez en la historia, de crisis mundiales. Y, en lo que va del siglo xxi, ya ocurrió la crisis que estalló en el año 2008. Con anterioridad al siglo xx también hubo crisis que afectaron a distintas sociedades o mundos. La diferencia es que cuando estas crisis ocurrían en un mundo dado, por ejemplo en Europa, los otros mundos, por ejemplo China, no registraban ningún impacto. A partir del siglo xx, ninguna región deja de sentir los efectos de la crisis que se produce en otra. Para diferenciar ambos tipos de crisis, denominaré a las primeras crisis del mundo (o crisis mundiales)1 y, a las segundas, crisis de mundo. La transformación de las crisis de mundo aisladas en crisis mundiales es, como se verá más adelante, no solo de escala sino que se extiende también a otros aspectos. De todas maneras, hay al mismo tiempo un conjunto de rasgos de las crisis anteriores que subsistió después de iniciado el siglo xx. Por tal razón, aunque nuestro objetivo sea ocuparnos de las crisis mundiales del siglo xx, no nos desviamos de este objetivo al iniciar nuestro recorrido aludiendo a esas crisis históricas precedentes.

7¿Qué entendemos por crisis de mundo? Para responder a esta pregunta veamos primero por separado el significado de mundo y de crisis en este contexto.

8Siguiendo un uso extendido a través de distintas orientaciones filosóficas y de las ciencias humanas durante el siglo xx, un mundo no es una entidad independiente de un sujeto dado sino siempre un mundo de un sujeto, individual o colectivo. En cuanto al sujeto, a diferencia del racionalismo y del empirismo clásico, tampoco es considerado como una realidad independiente del mundo en que está inserto. Por el contrario, el sujeto se constituye como tal en un mundo preexistente que, en el proceso de su constitución como sujeto, se convierte en su mundo. Una propiedad definitoria del mundo así entendido es que constituye la fuente que permite al sujeto otorgar sentido a las acciones, tanto propias como ajenas.

9El concepto de mundo que estamos delineando lo considera como formado por zonas más cercanas y más alejadas en el espacio y el tiempo de la conciencia subjetiva de los actores de su entorno. Hay también otro rasgo del concepto de mundo que nos interesa destacar. Se trata de la idea de que la interiorización de las reglas que rigen el comportamiento de los sujetos dentro de un mundo dado no se lleva a cabo mediante el pensamiento sino a través de la acción o, según se lee en On Certainty de Ludwig Wittgenstein, el modo de actuar (1969, p. 110). El sujeto no es según esto un pensador cartesiano, un espectador (Dewey) que contempla la escena desde afuera sino un actor metido en ella desde el vamos. Es un actor que no ha sido previamente consultado si acepta desempeñar el papel, simplemente se encuentra desempeñándolo (arrojado en el mundo, según la metáfora heideggeriana).

10En suma, el uso que le damos aquí al término mundo pretende recoger las notas señaladas hasta aquí: su fundamento en la realidad vivida por el sujeto pero, a la vez, su división en zonas más próximas y más distantes del aquí y ahora del sujeto; la inseparabilidad de la relación sujeto-mundo y la constitución del sujeto, a través de la acción, en un mundo social que lo precede y que se presume continuará después de su muerte.

  • 2 Esto no implica que esos mundos, como en el caso de la astronomía, no hayan tenido separadamente un (...)

11Así caracterizado, un mundo resulta una estructura compleja que contiene dentro de sí mundos. La base del sistema está anclada en el mundo de la vida y la unidad mayor, que engloba a todas las demás, es lo que denominamos mundo histórico, aludiendo así a su temporalidad o historicidad. Las unidades intermedias y más acotadas (las que Schutz, 1959, denominó zonas limitadas de sentido) son los submundos contenidos en su respectivo mundo histórico. Por ejemplo, dentro del mundo europeo del siglo xvii se constituyó el mundo de la ciencia moderna y, a partir de entonces, se fueron constituyendo los mundos de las distintas disciplinas científicas particulares.2

12Para visualizar esta relación entre un mundo histórico y los submundos que contiene, tomaré una metáfora que aparece en un fragmento atribuido a un oscuro filósofo del siglo ii llamado Hierocles. En consonancia con la escuela estoica a la que pertenecía, el propósito de este fragmento es defender el cosmopolitismo. Hierocles representa a los individuos como situados en el centro de círculos concéntricos. El primer círculo es la mente individual, luego sigue la familia, la comunidad local, la comunidad de ciudades vecinas, la nación y finalmente la humanidad. La tarea de un cosmopolita es, afirma Hierocles, llevar los círculos más externos hacia el centro, de modo que la humanidad forme parte de nuestra mente y de nuestra preocupación.

  • 3 Ambos caminos, como no podría ser de otro modo, confluyen ya que sociedad y cultura son dos caras d (...)

13Como puede verse, la metáfora de los círculos concéntricos es aplicada aquí a las relaciones de un miembro cualquiera de la sociedad con entidades sociales cada vez mayores hasta llegar a la humanidad en su conjunto. También podríamos partir, en lugar del individuo y de los círculos sociales en que se inscribe, de un área de la cultura. Por ejemplo, tomando como base el área de la cultura recién mencionada del mundo de la ciencia tendríamos, por un lado, los círculos que engloba, o sea, las distintas ciencias particulares, y, por otro, los círculos que la rodean hasta llegar al círculo máximo, el del mundo histórico correspondiente.3

14Ahora bien, estas entidades que denominamos mundos no permanecen estáticas. A medida que transcurre el tiempo pasan por distintas etapas o fases, desde su formación hasta su desaparición. Puede haber períodos de expansión, de estancamiento, de crisis, etcétera. Un punto que quisiera subrayar aquí es que, a diferencia de autores tan diversos como Marx o Spengler que asignaban un carácter fijo, determinista, a la secuencia de fases por las que atraviesa un mundo histórico, la ocurrencia de las distintas fases, salvo las de formación y desaparición, es a mi juicio contingente.

15Finalmente, no podemos dejar de mencionar otro rasgo importante del concepto de mundo. Es el hecho de que el mundo al que originariamente pertenecen es percibido por sus miembros como mi o nuestro mundo. En ese mundo se han constituido como personas. Dicho de otro modo, ese mundo sirve de anclaje básico a nuestra identidad. Por ejemplo, si estamos en un lugar donde se habla otra lengua, solemos volver al lenguaje materno en situaciones que experimentamos como emocionalmente cargadas. Por otra parte, solo reconocemos que nuestro mundo es uno más entre otros al enfrentar la realidad de que existen mundos distintos al nuestro.

  • 4 Para una reconstrucción de la historia del concepto de crisis véase especialmente Koselleck, R. (20 (...)

16Pasemos ahora al concepto de crisis. Este concepto tiene una larga y curiosa historia en cuyos detalles no es posible entrar aquí.4 Solo recordaré algunos pocos hitos de esa historia. El término krisis fue introducido por la antigua escuela de medicina hipocrática para designar una fase decisiva del desarrollo de una enfermedad en que se define si el enfermo recuperará la salud o morirá. La enfermedad, a su vez, era entendida dentro de la visión naturalista de esa escuela médica como un desequilibrio entre los humores o fluidos del organismo enfermo. Tucídides extrapoló en su Historia de la guerra del Peloponeso, especialmente en el libro vii, este concepto médico a la historia y la política. La derrota de Atenas fue así según él resultado de una enfermedad a la que es proclive la naturaleza humana que afectó a los atenienses después de la muerte de Pericles. Esa enfermedad del alma consiste en un sentimiento de soberbia (hybris) junto a una desmedida ambición de poder y riquezas, lo cual llevó a los atenienses a emprender acciones absurdas dado su riesgo extremadamente alto, en particular la invasión de Sicilia cuyo final desastroso fue el principio del fin del imperio ateniense (Kallet, 1999).

17Luego de permanecer por mucho tiempo en la sombra (excepto en la medicina), este concepto antiguo, orgánico de crisis fue retomado con fuerza a partir del siglo xix hasta llegar a convertirse en uno de los conceptos más vastamente utilizados en las más diversas áreas de las humanidades y las ciencias sociales, desde la economía y la demografía hasta la historia y la filosofía de la cultura. Pensadores situados en puntos tan distantes del espectro ideológico como Karl Marx y Jacob Burckhardt coincidieron en la utilización de la noción de crisis. Así Marx habla de las crisis recurrentes del capitalismo, cuya causa no es una escasez debida a factores externos como en las sociedades tradicionales (sequías, inundaciones, etcétera) sino un desequilibrio producido por una superabundancia de bienes que no pueden ser absorbidos por la demanda. Burckhardt, por su parte, compara lo que denomina crisis históricas a «un expediente de la naturaleza parecido a la fiebre». Y así como Marx tenía una visión positiva de las crisis, aún a pesar de los sufrimientos que provocan, porque a la larga conducirán inexorablemente –según afirmaba– al fin del capitalismo, también Burckhardt las elogia: «las crisis allanan el camino. Nos desembarazan de una infinidad de formas exteriores desprovistas de vida hace mucho tiempo, y que, en razón de su derecho histórico, habría sido imposible hacer desaparecer de otro modo» (1982, p. 110).

18Lo que denomino crisis de mundo es, en definitiva, un desequilibrio generalizado, una enfermedad que aqueja a un mundo histórico. A menudo una crisis de mundo sigue a una fase de expansión del mundo respectivo en todos sus órdenes. La crisis de la democracia ateniense, por ejemplo, fue precedida por el llamado siglo de Pericles, tal vez el período más influyente de florecimiento de un mundo histórico en la historia de Occidente.

  • 5 El término Mitteleuropa no es, como lo muestra claramente el libro de Friedrich Naumann publicado c (...)

19Otro ejemplo notable en el mismo sentido (sobre el cual se focalizan los estudios que integran este volumen) es el de la Europa del primer tercio del siglo xx, período en que se produce, como mencioné antes, el pasaje de las crisis de mundo a las crisis del mundo. En la región noroccidental de Europa, incluida también la zona de influencia alemana conocida como Mitteleuropa,5 había a principios del siglo xx un crecimiento acelerado nunca antes visto, desde la producción y el consumo de bienes materiales hasta el de bienes culturales provenientes del progreso de las ciencias, la tecnología y de la innovación en las artes y las humanidades. Esto no solo abarcó, como en etapas anteriores, a una elite relativamente pequeña sino que transformó la vida de grandes sectores de la población. Como dice el historiador Norman Stone:

Las maravillas tecnológicas se sucedían y la generación de mediados del siglo xix a la que pertenecía la mayoría de los generales que lucharon en la primera guerra mundial vivió el mayor salto cuántico de la historia: dieron sus primeros pasos entre caballos y carromatos y acabaron, allá por 1900, rodeados de teléfonos, aviones y automóviles. (2013, p. 5)

  • 6 Esta crisis marcó la transición de la que hablábamos al principio de una crisis de mundo a una cris (...)

20No es de extrañar entonces que reinara en esa época la creencia en un progreso indefinido no solo de la ciencia y la tecnología sino también, y en buena medida gracias a ellas, del bienestar general y las formas civilizadas de vida. Pero, esta ilusión de un progreso indefinido se derrumbó con la guerra de 1914-1918, hundida en las trincheras en que murieron veinte millones de hombres.6

21Volviendo al concepto de crisis de mundo, agreguemos que estas provocan una generalizada incertidumbre y un acentuado pesimismo en grandes sectores de la población afectada. Recordemos, por ejemplo, cómo describe el historiador inglés Hugh Trevor-Roper la crisis europea del siglo xvii:

Al menos desde 1618 ya se hablaba de la disolución de la sociedad o del mundo, y la difusa sensación de pesimismo que percibimos constantemente en esos años a veces hallaba justificación en reinterpretaciones de las Escrituras, y otras veces en nuevos fenómenos celestes [referencia a las interpretaciones de la aparición del cometa Halley en 1618]. (1967, p. 60)

22Asociada a esta incertidumbre, suele extenderse socialmente una sensación de pérdida de legitimidad y autoridad del orden político e institucional establecido. Aunque persistan ritualmente por un tiempo las formas deslegitimadas, estas adquieren una fragilidad que hace que puedan desaparecer sin dejar rastros, como señalaba Burckhardt en la cita precedente.

23Finalmente, otra característica saliente de las crisis de mundo es una creciente intolerancia a la diversidad. El odio y la violencia se desatan en contra de los que tienen alguna característica que los diferencia de los sectores dominantes o que pertenecen a estratos sociales débiles y vulnerables. Frecuentemente, se inventan delitos inexistentes para justificar el castigo a individuos o grupos culpables de propiciar con sus actos, su prédica, o aun con su mera existencia, el debilitamiento del orden establecido.

1. 3. Crisis y globalización

24Históricamente las crisis de mundo siempre tuvieron un fin. Terminaron o bien con una superación de la crisis y un regreso en lo esencial al estado anterior o bien, más frecuentemente, en una desintegración, más o menos abrupta, del mundo en crisis y su sustitución por un mundo nuevo. Así, por ejemplo, sucedió con la crisis de mundo del siglo xvii en Europa, sustituido en el siglo siguiente por el mundo de la Ilustración, o, como enseguida veremos, con la crisis del Imperio romano del siglo iii y comienzos del iv. También hubo casos parecidos en el siglo xx, como lo ilustra la caída de la Unión Soviética, la del Imperio austro-húngaro o la del Imperio otomano.

25La sustitución de un mundo por otro conlleva la sustitución de un mecanismo de construcción del sentido por uno nuevo. Veamos, por ejemplo, cómo describe el historiador ruso Mijail Rostovtzeff esta sustitución en su clásica historia de Roma, en el capítulo dedicado a la crisis del Imperio romano durante el siglo iii y comienzos del iv:

La victoria de la cristiandad señala una ruptura con el pasado y un cambio de actitud del pensamiento humano. Los hombres estaban cansados y no querían seguir buscando. Se volcaron con avidez hacia un credo que prometía calmar la mente atormentada, que podía dar certeza en lugar de duda, una solución final para una multitud de problemas, teología en vez de ciencia y lógica. Incapaces de dirigir su propia vida interior y, además sin voluntad de hacerlo, estaban dispuestos a entregar el control a un ser superior, incomparable con ellos. La razón no daba ni prometía felicidad al hombre, pero la religión, en especial la cristiana, aseguraba al hombre la felicidad más allá de la tumba. Así, el centro de gravedad se desplazó y las esperanzas y deseos de los hombres se transfirieron a esa vida futura. Estaban satisfechos con someterse y sufrir en este mundo, para encontrar la verdadera vida en el más allá. Tal actitud mental era enteramente extraña para el mundo antiguo, incluso para las primeras naciones de Oriente, para no hablar de Grecia y Roma […]. El comienzo del siglo iv es una página absolutamente nueva en la historia de la humanidad. (1960, p. 98)

26Podría leerse esta crisis como la derrota definitiva de la Ilustración antigua que floreció en las ciudades-estado griegas, en particular Atenas, en el siglo v a. C. y continuó en algunos lugares durante el helenismo y también en Roma. Un aspecto nuclear de la Ilustración antigua era una concepción terrenal de la existencia humana. Esta caracterizó el pensamiento político y social grecorromano, aún en pensadores antiilustrados en otros aspectos. Empezó a debilitarse por obra de distintos factores, entre ellos concepciones procedentes de las sectas religiosas del cercano y medio Oriente. La alianza del cristianismo con el Imperio romano terminó de inclinar la balanza en favor de aquellas dando lugar, como señala Rostovtzseff, a un mundo nuevo centrado en la vida ultra terrena.

27Ahora bien, el mundo nuevo puede estar presente y ser visible bastante antes de que el viejo desaparezca o pierda su hegemonía. Este fue el caso de la crisis del Imperio romano que acabamos de mencionar o de la crisis europea del siglo xvii. Pero el mundo por venir puede no estar a la vista, excepto para la mirada de algún pensador o, más frecuentemente, un artista visionario. Frecuentemente la reflexión y la potencia analítica, por más poderosas que sean, exhiben una llamativa ceguera en relación con el futuro, aun el próximo. Aristóteles, por ejemplo, en su Política daba por sentado que la ciudad-estado era el locus natural de la vida política, algo que relativamente pronto dejaría de ser así. Para dar un ejemplo opuesto, recordemos la conocida anécdota de Diógenes de Sínope, según la relata Diógenes Laercio, al ser preguntado de qué ciudad provenía, en lugar de responder que era Sínope, dijo «soy un ciudadano del mundo (cosmopolitês)».

28Si volvemos ahora la mirada al campo artístico y literario, los ejemplos de una visión anticipatoria son, en cambio, abundantes. El siglo xx es notable en este sentido, con nombres como los de Aldous Huxley, George Orwell y muchos otros, entre ellos una pléyade de autores de ciencia ficción. Pero, tal vez, el ejemplo más emblemático de visión anticipatoria sea el de Franz Kafka. Entre otros relatos salidos de su pluma, se destaca en este sentido la novela El Proceso (2014). En el año 1914, en medio de una entusiasta movilización colectiva para la guerra, Kafka imagina un mundo nuevo emergiendo desde el subsuelo del mundo ordinario y que, solo quince años más tarde, ya fallecido, su visionario profeta se convertiría en la terrible realidad del nazismo en el poder. En ese mundo kafkiano, Josef K. es procesado, condenado y ajusticiado sin ser jamás informado de qué se lo acusaba ni poder acceder para defenderse al invisible tribunal que lo juzgaba. A pesar de no haber cometido delito alguno, al menos según el examen que había hecho de su vida hasta ese momento, es considerado, sin invocar ninguna prueba, como indudablemente culpable. No se trata, pues, de un tipo ordinario de culpa. Es una culpa que he denominado ontológica porque es la culpa de ser lo que se es, independientemente de lo que se hace o se deja de hacer. Ser judío (religioso o no), negro, gitano, homosexual son tomados no como causas sino como signos de la presencia de la culpa ontológica. Incluso puede, como en el caso de Josef K., no haber ninguna característica tan reconocible como estas, no obstante lo cual su estigma no deja de ser percibido por los demás. Nada puede hacer el individuo culpable en este sentido para redimir su culpa, por ejemplo, un judío que se convierta al cristianismo. Es como si pretendiera algo tan imposible como cambiar su código genético. En el mundo anticipado por Kafka, la división entre los ontológicamente puros y los impuros es constitutiva. Si en la Alemania nazi no hubieran existido judíos hubieran tenido que inventarlos.

1. 4. La globalización en tres movimientos

29El mundo en que hoy vivimos es un mundo globalizado en que, como señalamos antes, las crisis que se inician en una región suelen irradiar hacia las demás, convirtiéndose así en crisis mundiales. El proceso de globalización puede verse como la resultante de tres grandes movimientos históricos. En primer lugar, un movimiento de expansión desde un centro –durante varios siglos Europa– hacia su periferia. Ha sido una expansión económica, política, cultural y, hasta el siglo xix inclusive, de ocupación del territorio. Esta expansión comenzó hace cinco siglos y se fue intensificando hasta abarcar, con la formación de los grandes imperios coloniales, una gran parte del planeta. El ulterior proceso de descolonización que tuvo lugar en Asia y África durante el siglo xx no frenó este movimiento de expansión. Lo que sucedió fue un cambio en la naturaleza de esa expansión: en lugar de ser territorial pasó a ser financiera. Las consecuencias de este cambio fueron enormes y de todo tipo. Solo podemos aludir aquí a algunas de ellas. En la esfera política, dio lugar a lo que suele denominarse una separación entre el poder de carácter global, en buena medida en manos de grandes corporaciones trasnacionales, y la política confinada esencialmente dentro de los límites del Estado-nación, excepto en el caso de las potencias hegemónicas. Cuando alguno de esos estados desafía el orden global es objeto de una poderosa campaña destructiva para concluir con ese desafío.

30La aludida separación del poder y la política ha sido un factor fundamental en la desaparición o degradación de la democracia. La base de este cambio fue la movilidad del capital, susceptible de ir de un lugar a otro del planeta con solo apretar un botón en una computadora.

31En la esfera de la cultura, la globalización ha producido un mundo cada vez más homogéneo. Los distintos ámbitos de la vida han sido crecientemente vaciados de sus contenidos culturales tradicionales y reemplazados por contenidos nuevos, en buena medida diseñados por expertos en marketing comercial y político (dos actividades que se ha vuelto difícil distinguir). Junto a una pérdida acelerada de la biodiversidad, asistimos a una pérdida creciente de la diversidad cultural. En algunos puntos del planeta pareciera no ser así, pero esto, en muchos casos, es solo una apariencia artificialmente creada por las agencias de turismo con el fin de tentar a potenciales clientes ofreciendo viajes a lugares caracterizados como exóticos en que las culturas tradicionales se han aparentemente conservado.

32En el curso de la expansión del poder que hoy gobierna el mundo fueron cambiando sus actores centrales y periféricos. Sin embargo, la homogeneidad cultural del centro del sistema se mantuvo a través de estos cambios. El hecho de que Estados Unidos reemplazara al Reino Unido como potencia hegemónica no modificó mayormente esta situación. Pero la irrupción de China como actor central bien podría tener consecuencias culturales que es difícil, si no imposible, predecir.

33Un segundo movimiento, que va en la misma dirección horizontal que el anterior, pero en sentido inverso, o sea, de la periferia al centro, consiste en el traslado masivo de poblaciones que huyen de las guerras o la miseria extrema que se abate sobre ellas en las regiones donde viven. A diferencia del movimiento anterior, este movimiento tiende a producir heterogeneidad cultural en los países de llegada de los inmigrantes. El fenómeno migratorio no es por supuesto nuevo, signó toda la historia humana. Sin embargo, a diferencia de olas migratorias anteriores, reguladas por los gobiernos, especialmente a partir de la última década del siglo xx se ha intensificado un desplazamiento no deseado por los países centrales, a pesar de ser en gran medida responsables del caos producido en regiones periféricas como el Medio Oriente, África o Asia Central. A fin de hacer frente a esta ola inmigratoria se han multiplicado las barreras y los controles para impedir o reducir el ingreso de los nuevos inmigrantes. El Mediterráneo o la zona fronteriza entre Estados Unidos y México se han convertido en fosas comunes que albergan una parte de los contingentes trasladados precariamente por los traficantes de mercancía humana. En el caso de aquellos que logran llegar a algún punto de la costa europea sobre el Mediterráneo, por ejemplo, se han erigido alambradas y opuesto contingentes armados para impedirles proseguir su camino. Y los que llegan a la tierra prometida se enfrentan con el odio y la violencia de sectores atizados por partidos y líderes políticos de la derecha xenófoba, tanto europea como estadounidense. Los inmigrantes son falsamente considerados culpables de los problemas que aquejan a esos sectores, como el creciente desempleo o la caída del poder adquisitivo de los salarios. Pero se los acusa de algo aún más grave: pretender destruir el mundo histórico al que pertenecen los nacidos y formados en él, sus valores, sus tradiciones y, en general, su cultura. Antes de lo que consideran esta nueva invasión de los bárbaros, si un europeo quería ver personalmente mujeres con burka u hombres con turbante, ser testigo de sus hábitos y formas de vida, debía emprender un viaje más o menos largo. Pero ahora no necesita viajar, le basta con caminar por las calles de su propia ciudad para encontrarse con lo ajeno y, además, según cree, peligroso. Esta intolerancia se acentúa notablemente, por cierto, en épocas de crisis.

34Tenemos finalmente un tercer movimiento histórico presente en el proceso de globalización, en este caso un movimiento de orientación vertical de abajo hacia arriba. Este movimiento consiste en una transferencia de ingresos desde la parte inferior de la pirámide social hacia los sectores ubicados en el vértice. Al día de hoy, un puñado de personas poseen tanta riqueza como la mitad más pobre de la población mundial, es decir, tres mil quinientos millones de personas. No ha sido este un movimiento continuo. Especialmente en Estados Unidos y Europa, un gran sector de la población vio aumentar considerablemente su bienestar económico durante las dos primeras décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial. Pareció entonces que se tendía a una sociedad más igualitaria pero este fue solo un paréntesis relativamente breve de la tendencia de largo plazo al aumento de la desigualdad, tendencia que se aceleró considerablemente a partir de fines de los años setenta del siglo pasado.

35Asimismo, otros mecanismos coadyuvaron a esta obscena concentración del poder y la riqueza en pocas manos como, por ejemplo, la aparición de los llamados paraísos fiscales. Estas verdaderas guaridas financieras no solo han servido para la evasión de impuestos, sino también para el lavado de dinero procedente de actividades como el tráfico de drogas, de armas, las redes de prostitución, etcétera.

1. 5. Crisis en la construcción de sentido

36Los mundos son, como hemos dicho, una fuente del sentido que atribuimos a las acciones propias o de otros y a nuestras vidas o a la vida humana en general. En una crisis de mundo esa fuente de sentido tiende a perder su papel estructurador del horizonte de expectativas. Los sujetos quedan, por decirlo así, a la intemperie. Cuando reflexionan sobre el asunto, no le encuentran sentido ni a sus propias acciones ni a las de otros, salvo como medios para alcanzar fines que, a su vez, carecen de sentido. La vida entera aparece como desprovista de sentido. La reflexión que hace Macbeth en la tragedia shakespeareana al enterarse del suicidio de su esposa, inspiradora y guía de sus actos, es una formulación concisa del nihilismo o extremo pesimismo acerca del sentido de la vida en que puede caer alguien que sufre de pronto una grave crisis: «la vida es un cuento contado por un idiota lleno de ruido y furia que no significa nada».

37Sin embargo, las crisis del sentido pasadas, por más socialmente generalizadas que hayan sido, tendieron a superarse (como fenómeno mayoritario) en la medida en que las crisis de mundo respectivas terminaban y desembocaban en un mundo nuevo. Volvamos, a título de ejemplo, al mundo de la Ilustración del siglo xviii, que sucedió a la crisis del siglo xvii a la que hicimos referencia anteriormente . En ese mundo ilustrado, el sentido de la vida humana estaba depositado ya no en el más allá sino en la Historia, concebida como una lucha entre la oscuridad provocada por las supersticiones y la ignorancia promovidas por castas sacerdotales que se beneficiaban de ellas y la luz de la razón. El sentido último de cada vida humana (y de las acciones individuales y colectivas) estaba ligado a dicha lucha en favor del triunfo de la razón. Immanuel Kant acuñó al respecto la célebre divisa de la Ilustración: ¡sapere aude! (atrévete a pensar por ti mismo). Algo similar puede decirse, mutatis mutandis, de otras narrativas historicistas, por ejemplo, el marxismo. ¿Qué ocurrió en el siglo xx y su mundo globalizado con este modo de construir el sentido? Más allá de la crítica de los filósofos posmodernos a las metanarrativas, lo que ocurrió, a mi juicio, fue la desaparición de la pregunta misma por el sentido. ¿Cómo y por qué sucedió esto? A continuación, trazaré algunas líneas en busca de una respuesta.

38Especialmente a partir de los años 20 del siglo pasado, comenzó una nueva forma de manipulación masiva de las creencias, los deseos y las emociones a fin de lograr exactamente lo opuesto al ideal kantiano: anular el pensamiento autónomo. El propósito era dirigir la conducta de los individuos en la dirección deseada por los expertos en las técnicas de manipulación. Edward Bernays fue el primer y más destacado especialista en el diseño y aplicación de dichas técnicas. Bernays era un emigrado austríaco en los Estados Unidos que estaba bien al tanto de la obra de su tío Sigmund Freud, así como la de Gustave Le Bon, estudioso del comportamiento de las multitudes. Bernays se veía a sí mismo no en el rol de su tío, como terapeuta de individuos afectados por una patología psicológica, sino como terapeuta de corporaciones en dificultades. Dos de sus obras publicadas en la década del veinte del siglo pasado fueron muy influyentes: Crystallizing Public Opinion (1923) y Propaganda (1928). Bernays fundó con ellas dos nuevas disciplinas: las relaciones humanas y los estudios de opinión pública. Se basó en la concepción del ser humano de su tío Sigmund como un ser que, lejos de su definición clásica como animal racional, es movido por impulsos irracionales inconscientes cuya meta es la satisfacción de deseos libidinales. El papel de la razón queda confinado en esta visión al de disfrazar, ante uno mismo y los demás, esos deseos inconscientes y procurar canalizarlos hacia objetos socialmente aceptables. Asimismo, Bernays creía como Le Bon en la mentalidad de rebaño de las masas y, por tanto, en su proclividad a ser llevadas a comportarse de un modo no elegido por ellas sino por otros. Decía en este sentido:

Aquellos que manipulan el mecanismo oculto de la sociedad y constituyen nuestros gustos son un gobierno invisible que es el verdadero poder que gobierna nuestro país. Somos gobernados, nuestras mentes moldeadas, nuestras ideas sugeridas mayormente por hombres de los que nunca hemos oído hablar. Esto es un resultado lógico de la manera en que está organizada nuestra sociedad democrática […] En casi cualquier acto de nuestras vidas, sea en la esfera de la política o de los negocios o en nuestra conducta social o en nuestro pensamiento ético, estamos dominados por un número relativamente pequeño de personas que entienden los procesos mentales y los patrones sociales de las masas. Son ellos quienes manejan los hilos que controlan la opinión pública […] Si entendiéramos el mecanismo y las motivaciones de la mentalidad de grupo, ¿no sería posible controlar y conducir a las masas de acuerdo con nuestra voluntad y sin que se dieran cuenta de ello? La práctica reciente de la propaganda ha probado que es posible. (1928, p. 16)

39Bernays no hablaba de esta manipulación con un propósito crítico sino todo lo contrario, era según él la que aseguraba la estabilidad social. Denominó el conjunto de técnicas usadas con esta finalidad de manipulación como ingeniería del consentimiento. La efectividad de esta ingeniería fue probada por él mismo a través de varias campañas publicitarias de resonante éxito, encargadas a su empresa por corporaciones globales que formaron fila para engrosar su cartera de clientes tales como Du Pont, Shell Oil, Standard Oil, Procter & Gamble, Boeing, Monsanto, Dow Chemical, General Motors, Goodyear, etcétera. Para dar un ejemplo de su efectividad, con una campaña hecha por encargo de la American Tobaco Co., productora de los cigarrillos Lucky Strike, logró, asociando el fumar con la libertad femenina y mostrando fotografías de mujeres bellas y famosas fumando felices, que una gran masa de mujeres que hasta entonces no tenían el hábito de fumar lo adquiriese. También fue el responsable de la implantación del típico desayuno americano, con tocino y huevos fritos. Bernays aplicó similares técnicas publicitarias en el dominio de la política, como fue el caso de su campaña en favor de la United Fruit Co. La campaña denigratoria que lanzó en contra del gobierno democráticamente elegido de Jacobo Arbenz por haber afectado los intereses de la United Fruit Co, dueña de enormes plantaciones de bananas en Guatemala, preparó el terreno para el golpe de estado que lo derrocó poco después. Retrocediendo unos años, en la década del 30, para consternación del mismo Bernays, más aún por su condición de judío, alguien que leyó con mucho interés sus libros y aplicó sus técnicas fue nada menos que Josef Goebbels, el tristemente célebre ministro de propaganda de Hitler, autor entre otras de la conocida frase «miente, miente, miente que algo quedará» y tantas otras que parecen de rigurosa actualidad como «la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales; se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas».

40De todos modos, puede decirse que tanto en las democracias de la época de Bernays como en los regímenes totalitarios, la maquinaria de manipulación masiva aún estaba en su infancia. El nivel de penetración que iría alcanzando a medida que se fueron utilizando nuevas tecnologías de comunicación ha sido cada vez mayor. La televisión y luego internet, especialmente la creación en 1991 de la World Wide Web 2.0, y la de las redes sociales en los primeros años del siglo xxi, contribuyeron decisivamente al aumento de esa penetración.

41Pero no nos adelantemos. Recordemos, por ejemplo, el clima social imperante en Francia después de la derrota de la revolución del 68 y sus consignas antisistema como «la imaginación al poder». Los valores tradicionales de la sociedad moderna –el individualismo y el consumismo– volvían a dominar plenamente la escena. En ese clima, en 1970 el joven filósofo Jean Baudrillard publicó el que sería el mejor de sus libros: La sociedad de consumo. Baudrillard era discípulo de Roland Barthes, autor de numerosos estudios sobre los mitos de la sociedad moderna. Pertenecía como su maestro a la tradición estructuralista francesa que retomó la concepción de Ferdinand de Saussure del lenguaje. Para Saussure la lingüística, si pretende ser una ciencia, debe tener como objeto de investigación la lengua, un sistema universal formado por un conjunto de reglas que subyace a los distintos lenguajes. El lenguaje es comparado así por Saussure con el ajedrez. En ambos existe un conjunto único de reglas y un número potencialmente infinito de partidas que siguen esas reglas. Saussure planteó, también, aunque él no llegó a desarrollarla, la idea de una ciencia general de los signos que denominó semiología. Varias décadas después esta idea fue retomada y aplicada en diferentes áreas como la antropología (Lévi-Strauss), el estudio de la moda (Barthes), el análisis literario (Julia Kristeva), etcétera.

42Baudrillard también fue influido por la tradición de crítica social norteamericana que tuvo como notable precursor a Thorstein Veblen, autor de Teoría de la clase ociosa de fines del siglo xix, y que había florecido en los Estados Unidos en la década del 50. El foco dentro de esa tradición no estaba, a diferencia tanto del liberalismo como del marxismo, en la producción sino en el consumo, lo que dio lugar a una mejor comprensión de la cultura contemporánea.

  • 7 En lugar de necesidades imaginarias he preferido hablar en mis estudios de las necesidades humanas (...)

43Ya al comienzo de La sociedad de consumo, Baudrillard apuntaba a la transformación antropológica producida por dicha sociedad al sostener que su implantación implicaba una «mutación fundamental en la ecología de la especie humana» (2009, p. 3). Creía que la sociedad de consumo se montaba sobre un nuevo tipo de ser humano, un ser en que la relación entre el consumo y sus necesidades se había alterado radicalmente. En lugar de detener el consumo cuando esas necesidades son satisfechas, sigue deseando consumir a fin de satisfacer, dice, necesidades imaginarias que surgen incesantemente,7creadas por la publicidad y la emulación de las pautas de consumo de estratos socialmente superiores a los que aspira a parecerse. De ahí el estado perpetuamente insatisfecho del consumidor moderno, su incapacidad para alcanzar la ansiada felicidad total mil veces prometida y mil veces postergada. Esta prórroga indefinida está asociada, por obra de la misma publicidad, a la constante aparición de nuevos objetos del deseo. Para Baudrillard, el consumidor moderno se caracteriza por un pensamiento mágico comparable con el de los hombres primitivos. También podría hablarse de una ausencia de pensamiento. En efecto, el consumidor es inducido por la publicidad a asociar de forma inconsciente un determinado producto o marca con valores o rasgos que aprecia como la salud, la juventud, la belleza, la sexualidad y el poder o con actividades que admira como los deportes de alto riesgo. Se trata, por supuesto, al menos en la abrumadora mayoría de los casos, de asociaciones que no resisten el menor análisis. Hay, pues, un proceso cotidiano de anulación del pensamiento que se refleja, por ejemplo, en la elección automática que hace el consumidor frente a la góndola de un supermercado de un producto de determinada marca que nunca ha probado pero que es muy publicitada.

44Volvamos ahora al tema del peculiar lugar que ocupan las redes sociales entre las técnicas de manipulación masiva. Las redes son un medio de comunicación alternativo a los medios tradicionales: el público, en manos del Estado, y el privado, en buena medida en manos de las corporaciones. Las redes eran, al menos cuando comenzaron, un medio que funcionaba exclusivamente por la cooperación desinteresada de sus usuarios. El ejemplo paradigmático en este sentido fue, y continúa siendo, Wikipedia. Por otra parte, un papel de las redes sociales, también asociado con la cooperación horizontal, ha sido y continúa siendo el de servir de medio para organizar manifestaciones y movimientos de protesta social y política como, por ejemplo, el de los indignados o la llamada primavera árabe. Sin embargo, la falta de canalización de esos movimientos en estructuras de poder que pudieran competir con el aparato propagandístico y represivo del poder establecido hizo que esos movimientos se fueran diluyendo.

45Ahora bien, a poco de aparecer, las redes atrajeron el interés de poderosas corporaciones como Google, que se adueñó por ejemplo de You Tube, en su origen un medio de intercambio de música y películas que funcionaba en un garaje. Todas las principales redes –Facebook, Twitter, Instagram, entre otras– fueron creadas o pasaron a ser controladas por grandes corporaciones. Lo peculiar y a la vez engañoso del caso es que si bien su interés excluyente al hacerlo es, como el de todas las corporaciones, el lucro, continuaron usando la retórica de la cooperación desinteresada. La reconocida investigadora de las redes sociales José van Dijck reconstruyó la historia de cada una de las grandes redes entre los años 2007 y 2012 a la luz de esta paradoja. Entre sus conclusiones señala que, efectivamente, bajo una apariencia de participación en una comunidad de pares, corporaciones como Google o Facebook obtienen «un valioso subproducto que los usuarios a menudo no han tenido intención de brindar: información acerca de su comportamiento y sus preferencias» (2013, p. 29). Uno de los ejemplos que menciona es el botón «me gusta» en Facebook. Al presionarlo se desencadena automáticamente un algoritmo que ubica al usuario en cierta categoría. Se delinea así su perfil como consumidor y comienza a recibir numerosas y variadas sugerencias de viajes, electrodomésticos, cosméticos, etcétera, adaptadas a su perfil. Y agrega van Dijck:

El término conectividad proviene de la tecnología, donde denota transmisiones por medios informáticos. En el contexto de las redes sociales rápidamente adoptó la connotación de un proceso por medio del cual los usuarios acumulan capital social, pero en realidad el término cada vez hace más referencia a los propietarios de las plataformas que amasan capital. (2013, p. 35)

46Para concluir, el avance de las tecnologías de la información y su uso para la manipulación masiva han contribuido de modo decisivo a enfrentar la crisis reforzando paradójicamente los elementos que son partes de ella: el avance del neoliberalismo en lo económico, la correlativa degradación de la democracia y el aumento del odio y la violencia en lo político, el incremento de la desigualdad en lo social, la destrucción de los ecosistemas terrestres en lo ambiental. Pero el orden así creado es altamente inestable de modo que las luchas en favor de un orden más justo y sustentable no cesan de crecer y articularse entre sí. Estas luchas incluyen el objetivo de que las tecnologías de la información, en lugar de ser en buena medida un instrumento de manipulación masiva, se pongan al servicio de la libertad y la dignidad humanas.

Bibliographie

Bernays, E. (1928/2008). Propaganda. Madrid: Melusina.

Burckhardt, J. (1979). Reflections on History, traducción de M. D. Hottinger. Indianapolis: Liberty Fund.

Kafka, F. (2014). El Proceso, traducción, introducción y notas a cargo de Isabel Hernández. Madrid: Cátedra.

Kallet, L. (1999). The Diseased Body Politic, Athenian Public Finance, and the Massacre at Mykalessos (Thucydides 7.27–29), American Journal of Philology, 120(2).

Nudler, O. (1980). Human Needs: A Sophisticated Holistic Approach. En K. Lederer (Ed.) Human Needs. A Contribution to the Current Debate. Cambridge: Oelgenschlager, Gunn & Hain Publishers.

Nudler, O. (2007). Ontologías políticas modernas. Del individuo desincorporado al zoon cosmopolitikon. En G. Hurtado y O. Nudler (Comps.), El mobiliario del mundo. Ensayos de ontología y metafísica. México: unam.

Nudler, O. (2011). Controversy Spaces. The Dialectical Nature of Change in the Sciences and Philosophy. En O. Nudler (Ed.), Controversy Spaces. A Model of Scientific and Philosophical Change. Amsterdam and Philadelphia: John Benjamin Publishing Co.

Rostovtzeff, M. (1928). A History of the Ancient World. Volume II (Rome). New York: Galaxy Books.

Schutz, A. (1959). Le problème de l’intersubjectivité chez Husserl. Paris: Minuit.

Stone, N. (2013). Breve historia de la primera guerra mundial. Madrid: Ariel.

Trevor-Roper, H. (1967). La crisis del siglo xvii. Buenos Aires/Madrid: Katz editores.

Van Dijck, José (2013). The Culture of Connectivity. A Critical History of Social Media. New York: Oxford University Press.

Wittgenstein, L. (1969). On Certainty, edición a cargo de G. E. M. Anscombe y G. H. von Wrigth. Oxford: Blackwell.

Notes

1 La teoría del sistema-mundo o de economía mundo fue desarrollada por Immanuel Wallerstein en una vasta obra, especialmente en su libro The Modern World-System, cuyo tomo iv apareció en 2011. Wallerstein remonta los orígenes del sistema-mundo a las ciudades italianas del Renacimiento y luego va siguiendo su desarrollo hasta la actualidad. Esta teoría o, más precisamente, este enfoque del sistema-mundo ha hecho sin duda un aporte substancial al estudio de las crisis mundiales. Sin embargo, en mi opinión, ha descuidado la dimensión cultural y simbólica, así como la subjetiva de las crisis, dimensiones que juegan un papel clave en el estallido y evolución de dichas crisis.

2 Esto no implica que esos mundos, como en el caso de la astronomía, no hayan tenido separadamente una larga historia anterior.

3 Ambos caminos, como no podría ser de otro modo, confluyen ya que sociedad y cultura son dos caras de la misma moneda.

4 Para una reconstrucción de la historia del concepto de crisis véase especialmente Koselleck, R. (2006).

5 El término Mitteleuropa no es, como lo muestra claramente el libro de Friedrich Naumann publicado con ese título en 1915, un término exclusivamente geográfico (Europa Central) sino que tiene una clara connotación política y cultural relacionada con la hegemonía de Alemania en ambos sentidos sobre un vasto territorio situado entre el mundo eslavo y Europa occidental.

6 Esta crisis marcó la transición de la que hablábamos al principio de una crisis de mundo a una crisis del mundo o crisis mundial. Fue así como la guerra de 1914-1918 fue la primera guerra mundual.

7 En lugar de necesidades imaginarias he preferido hablar en mis estudios de las necesidades humanas de deseos alienados, o sea, deseos que no corresponden a necesidades. Véase Nudler, O. (1980, pp. 131-150).

Auteur

Doctor en Filosofía por la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y posdoctorado por el Departamento de Filosofía de la Universidad de Harvard. Es Investigador Principal del CONICET y profesor consulto de la Universidad Nacional de Río Negro (UNRN), Sede Andina. A su vez, es profesor visitante de la Universidad George Mason (Virginia, USA), Universidad Complutense de Madrid, Universidad de Barcelona, Universidad de Valencia, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Universidad de Campinas, entre otras. Organizó diez ediciones del «Coloquio Internacional Bariloche de Filosofía». Fue premiado con el Diploma al Mérito Konex y el Konex de Platino. Publicó y editó varios volúmenes en español e inglés y más de sesenta artículos en revistas especializadas. Sus áreas de trabajo son la epistemología, la historia intelectual, las controversias científicas y filosóficas y las crisis disciplinarias. Es autor del modelo de los espacios controversiales, aplicado por varios investigadores en estudios de casos en distintas disciplinas científicas y filosóficas.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search