Versión clásicaVersión móvil
OpenEdition Books

Fronteras conceptuales / Fronteras patagónicas

 | 
Paula Núñez

Capítulo 4. La Patagonia en clave ecofeminista. Tierras, poblados, habitantes y paisajes como inapropiables

Paula Núñez

Texto completo

Introducción

1La Patagonia es un enigma. Transmite una sensación de amplitud inabarcable que se profundiza cuando, desde sus particulares espacios urbanos, se avanza hacia los espacios abiertos de la estepa o las montañas. Lo humano se presenta mínimo en las extensiones donde los cielos parecen determinar las posibilidades de acción. La Patagonia es un enigma posiblemente porque se la ha reconocido desde lo que no es: desierto, vacío, promesa. Porque pensada desde un centro exógeno aparece permanentemente incompleta.

2La desazón y la tragedia se vinculan con esta perspectiva que instala en la poética de la región un destino de catástrofes permanentes. Vale como ejemplo una cita del conocido poeta regional Elías Chucair (2004)

Todos los años pasa algo que nos perjudica… cuando no es un invierno muy bravo, es una primavera de sequías… llega un momento en que uno no sabe pa qué lao agarrar… les garanto que esto acobarda al mas pintao… si hasta parece que el tiempo se juntara con el gobierno pa ponerse de punta contra los que tenemos poco y terminar con los pobres…! (p. 78)

3La conjunción entre clima y política pública parece atada al paisaje. La Patagonia, desde esta perspectiva, podría pensarse como una experiencia corporal, una evasión de las palabras; y, sin embargo, su reconocimiento, paradójicamente, queda atado al discurso sobre el desierto que la reduce a lo que no es: no-desarrollo, no-civilización.

4La reflexión que se presenta trata de evidenciar esta idea de enigma aun en las fuentes que han pretendido abarcarla en sus explicaciones y propuestas (Willis, 1915, 1943; Sarobe, 1935; Ygobone, 1945, 1946, 1964; Bustillo, 1946, 1968). También se evidencia esa noción en los diversos planes de desarrollo que redujeron esta complejidad a la idea de recursos al servicio de un bien que siempre estaba afuera (Sofrelec-Italconsult, 1961, 1962; gprn, 1960, 1963, 1973). Y, finalmente, se la encuentra de igual manera en los textos que apelan a la construcción de una poética del paisaje (Bachelard, 2010) como referencia al establecimiento de un destino predeterminado (Chucair, 2013, 2004, 2004; Casamiquela, 2006; GPRN, 1965; Entraigas, 1968).

5Desde este cruce de corpus documentales, se busca avanzar en dos sentidos. Por una parte, en el carácter inacabado de la interpretación territorial y, por el otro, en la relevancia y complejidad de los sentidos otorgados al paisaje, pues se tornan luego en la referencia obligada de la política pública. La hipótesis que guía esta aproximación es que la observación del valor sobredeterminado de la geografía da pistas acerca de la escasa audibilidad de una vasta diversidad de voces y memorias presentes en el escenario.

6Las herramientas conceptuales para abordar esta complejidad parten de la noción de inapropiables de Donna Haraway (1999), para avanzar en una reflexión que permite develar esencialismos en el discurso sobre la Patagonia, abriendo el reconocimiento de voces y miradas múltiples. Las claves interpretativas sobre las fronteras, debatidas desde autores como Agamben (2006), Balibar (2005) o Bhabha (1990, 2002) se ponen en diálogo con los debates sobre la interpretación del espacio situado en el sitio de la diferencia. Desde este entramado, la descripción y valoración de lugares, poblaciones y paisajes resultan susceptibles ser ubicados en la trama discursiva como categorías políticas antes que como referencias a la materialidad.

7Recordemos que Donna Haraway (1999), en su reflexión sobre las promesas incumplidas de la modernidad, propone una sugerente mirada desde la cual apela a borrar los límites entre lo humano y lo no-humano, pero sobre todo, invita a pensar en las hibridaciones que surgen desde lo que denomina fronteras desestabilizadas. Ella plantea desmantelar el imaginario de orden de la modernidad desde aquellos/as que no pudieron ser ordenados, es decir, sujetos-agentes que no se corresponden con la organización taxonómica de los discursos hegemónicos, que denomina los/as otros/as inapropiables/inapropiadas. Así, propone una zona de reflexión desde las particularidades que escapan al orden establecido como sitio legítimo para el análisis. La Patagonia, espacio permanentemente fronterizo a la Nación y a la modernidad, con un lugar subsidiario en las políticas de desarrollo nacional (Navarro, 2010; Núñez, 2014; Azcoitia y Núñez, 2014) parecería poder inscribirse en esta mirada que escapa a las categorías fijas.

8Lo colonial en general puede pensarse como inapropiable, dado que se establece en el sitio de la permanente excepcionalidad (De Oto y Quintana, 2010) y que escapa, desde su inadecuación, a los modelos normativos que le son impuestos siempre en forma incompleta y violenta. La incorporación de la Patagonia desde dinámicas coloniales ha sido evidenciada en la obra de Pedro Navarro Floria, quien se refiere a las mismas como colonialismo interno (Navarro, 2007; Navarro y Núñez, 2012) para dar cuenta de la resignificación nacional de las dinámicas de integración territorial diferenciada.

9Pero la inapropiabilidad, que se desprende de la magnitud del discurso de la diferencia no se nutre solo de la debilidad y subalternidad. Hay espacios de emisión de sentidos que exceden y trascienden la retórica del sometimiento, desde los cuales se asienta el camino hacia el diseño de una política más equitativa. Asimismo, hay espacios de colonizadores, es decir, de sectores internos que se benefician de la dinámica asimétrica. Es más, el discurso de la Patagonia promesa contiene elementos de emancipación potencial ya en tempranas obras de referencia, como lo es el texto de José María Sarobe, en el que se indica:

las mil quinientas leguas cuadradas de riquísimas praderas que contienen los valles argentinos de Los Andes serán, no hay que dudarlo, el asiento de la provincia más rica y poderosa de nuestro país, el día en que el tren pesado corriendo a 80 km por hora hasta el puerto atlántico más inmediato, con el mínimum de flete, traiga a nuestros grandes centros los productos industrializados por la hulla blanca que corre por doquier en aquel país de ensueño. (1935, p. 10)

10Estas expectativas, presentes en numerosos trabajos sobre la Patagonia (Navarro, 2007), no se han materializado, pero se mantienen presentes en el imaginario y como referencia de lo posible. Sin embargo, y en esto hay un fuerte carácter paradójico, muchos de los elementos retóricos del discurso de Patagonia promesa se han deslizado hacia los fundamentos de discursos de desarrollo que, en un giro argumental, defienden desde la propia potencialidad el sitio de la natural subordinación. La importancia de la Patagonia radica, desde esta perspectiva, en el valor de su servicio al país, que no necesariamente se alinea con el crecimiento regional. Un relato que ejemplifica lo anterior es el realizado por el primer director de la Dirección de Parques Nacionales, quien al reflexionar sobre el sentido de la existencia de parques nacionales en la Argentina, indica:

la conservación debe ser regulada de acuerdo con el interés nacional que, a veces, más que con un respeto religioso del paisaje, puede coincidir con la explotación de una mina, el aprovechamiento industrial de una caída de agua y hasta la radicación de propietarios dentro del perímetro, si hay en ello un beneficio superior para la Nación… Los Parques Nacionales [son] una realización práctica de goce colectivo, que apartándose en lo mínimo de la naturaleza, cuya majestad procura en lo posible mantener, sirven en cambio a la comunidad en el doble aspecto social y económico. (Bustillo, 1946, p. 5-6)

11La Nación es la referencia última del sentido y, en el caso de los Parques Nacionales de la Patagonia, este sentido cobra un matiz xenófobo, proyectado en la política institucional (Bessera, 2011). Ello puede observarse en la siguiente afirmación del mencionado primer director de Parques Nacionales: «para mantener despierto y alerta el espíritu argentino, para eso y nada más que para eso, Dios ha colocado entre los peligros de la frontera las grandes bellezas de nuestra tierra» (p. 26).

12En la década del sesenta, algunos trabajos técnicos avanzaron en la transformación de la región en el área de producción de energía hidroeléctrica y riego. Una de las características de tales trabajos es la desestimación de las voces de las poblaciones directamente afectadas por esos cambios, pues las reconocen como demográficamente débiles y ubicadas en espacios históricamente marginales. Esa situación lleva a que se considere a las poblaciones desde un sitio de desestimación en cuanto a sus prácticas, habilitando así una intervención desde arriba como estrategia para asegurar vías de desarrollo. Es interesante que estos planteos se realizaran en un marco en el que se proponía un crecimiento armónico e integral de toda la región (Sofrelec-Italconsult, 1961, p. 4), cuando el beneficio, supuesto incluso para los propios habitantes afectados, se resolvió sin consulta directa a los mismos.

13El programa de desarrollo para Río Negro PRO-5 vincula la armonía del desarrollo con la articulación entre la propuesta provincial y el plan nacional, estableciendo un procedimiento que concentró el noventa y tres por ciento de los recursos disponibles en el noreste de la provincia. Esto se planteó como un crecimiento equitativo, a pesar de las llamativas diferencias que dejaron de lado las regiones centro y suroeste. Resulta de interés que en la reflexión sobre la efectiva constitución de este plan económico se refiera a la histórica discriminación de la zona sur de la provincia y se plantee que es un plan en el que «un sentido neto de equidad, debía ser privativo de la acción oficial» (ME RN, 1961, p. 35). Ahora bien, este sentido de equidad comienza a mostrar sesgos en cuanto a que la zona de regadío se concentra en el «valle del río Negro» (p. 42) y en las obras ubicadas en el Valle Inferior (p. 43-44), con gestiones sobre el Valle Medio (p. 45). En estas iniciativas se supone que se materializa el «espíritu hondamente rionegrino, puesto en la empeñosa labor, por todos, con sentido colectivo e individual, para dejar el camino abierto a las más grandes realizaciones» (p. 45).

14La desigualdad estructural de las decisiones de financiamiento, que vuelven a dejar de lado las áreas menos consideradas, no se menciona, sino que se toma como natural. Así, dentro de esta mirada, la zona sur aparece como la más afectada por el ocultamiento en las consideraciones, ya que la zona oeste se reconoce por el paisaje, a pesar de que no se lo hace con el financiamiento. Pero el espacio más sometido a la desigualdad es la región sur, como se indica en la documentación oficial:

Las concentraciones humanas más numerosas, son acusadas por las localidades del Alto Valle, San Carlos de Bariloche y Viedma, y el crecimiento vegetativo se pronuncia en ellas en acentuado contraste con otros sectores de la Provincia, que se mantienen estacionarios o semidesérticos […] la pujanza de las poblaciones valletanas, tiene su oposición en aquellas que surgieron a la llegada del riel en desarrollo hacia el Lago Nahuel Huapi y luego quedaron como anquilosadas, marginando las paralelas de acero que llevan su aliento de progreso discriminativo (ME RN 1961, p. 35)

15Sin embargo, los espacios marginados, al menos por esos años, no eran vistos como ligados a un destino de pobreza, sino que, a pesar de que no se planificaba, se consideraban potencialmente desarrollables en tanto y en cuanto se llevaran los recursos destinados a tal fin. Así, en una obra de geografía oficial de 1965, se indica:

Subiendo desde la baja zona del litoral atlántico, las mesetas escalonadas se adueñan de la Provincia y la cubren casi por completo. Sus cerros y lomadas comúnmente son de cima aplanada; otras veces, fuertes y bruscas depresiones marcan la iniciación o terminación de una meseta y los encajonamientos que son los valles o mallines.

Generalmente está cubierta por una vegetación xerófila, por mantos de piedra o de tierras coloreadas en arco iris, así las tenemos rojas, amarillas, naranjas, verdes, azulinas, ocres, grises, etc.

Tiene su particular encanto, y su frialdad es ahuyentada por los bellos valles y mallines, que albergan su mejor vegetación, signo de que la tierra no es estéril, sino que le hace falta la hermana agua y la mano del hombre que la haga fecunda. (p. 7)

16Las memorias productivas, de cultivos y sobre todo de grandes haciendas, son recurrentes en los cuentos que rememoran el espacio en las primeras décadas del siglo veinte (Chucair, 2004, 2005, 2013; Martínez, 2007). Crónicas similares, que recuerdan iniciativas productivas muy anteriores a la presencia del Estado nacional, totalmente desvinculadas del tren, pero asociadas a otros dinamismos de intercambios, también se rescatan en las reflexiones que anteceden las tareas actuales de pequeños productores (Núñez, 2014). Esto, sin embargo, no impactó en la posibilidad de planificar el espacio considerando el potencial, como de hecho sí se realizó en otras áreas de la provincia.

17Este crecimiento desigual parece haber tenido otra consecuencia. En 1973, frente a la recuperación de la democracia, el gobierno rionegrino volvió a trazar un plan de crecimiento equitativo, en nombre de la justicia social que levantó como bandera. Sin embargo, en relación con la específica valoración del espacio históricamente más discriminado, indica:

Zona Centro Sur - Ganadería ovina

Nuestra provincia, al igual que las que componen la región patagónica debe necesariamente orientar extensas áreas de su territorio a la explotación ganadera ovina.

Las características climáticas, ecológicas, la pobreza de los campos en íntima relación con la escasez de lluvias de toda la zona ubicada al sur del río Negro, exceptuando el área de valles, el departamento de Adolfo Alsina y la región andina, permiten calificar a las mismas como zonas desérticas o semidesérticas.

Esta realidad impide a la llamada zona sur alternativas de producción distinta a la que se está desarrollando actualmente: es decir la cría del ovino (me rn, 1974, p. 166)

18El texto muestra la aridez, y no el crecimiento diferenciado, como responsable del destino de subalternidad. El paisaje se torna en fatalidad como argumento para sostener la concentración de recursos en otras áreas. Esta referencia al paisaje como sustento de predestinación de un orden social obliga a pensar en una clave que no se acota a iniciativas exclusivamente humanas, sino que avanza en revisar los vínculos entre lo humano y lo no-humano. Por ello, la mirada apoyada en Haraway (1999), facilita el reconocimiento de la agencia hacia ámbitos no humanos y su vinculación con lo que la antropología simétrica sostenida por la autora entiende como acciones de sujetos inapropiables.

19Tanto la noción de agencia como la de sujetos inapropiables merecen una introducción. La autora norteamericana, en su crítica a la dualidad antagónica moderna entre sociedad (o cultura) y naturaleza, propone una perspectiva de vinculaciones permanentes y límites difusos. En tanto nos reconocemos con estos dinamismos, que otorgan sentido y agencia a otros con los que nos vinculamos, nos tornamos inapropiables en la mirada moderna de las categorías fijas. Este carácter inapropiable, el discurso de la modernidad, ha llevado a la descripción de esos otros/as desde sus falencias. Esto es, desde lo que haría falta para que se terminaran de homologar al ideal erigido como modelo.

20Haraway va a llevar estos debates al problema del reconocimiento de las agencias no humanas, refiriendo a las apropiaciones coloniales como un ejemplo de construcción de discursos que legitiman apropiaciones instrumentales, en tanto no tienen lugar para descripciones complejas de los seres presentados como diferentes, sean humanos, animales o paisajes.

21La existencia de esos inapropiables/inapropiados es, desde esta perspectiva, paradojal, pues están atrapados/as en un discurso que no nos contiene. Y esta idea permite el tránsito hacia otros niveles de solidaridad en el ejercicio de impugnar que lo diferente sea homologado a lo subalterno y con ello la revisión de los avances coloniales en los sentidos más amplios.

22La experiencia colonial ha sido reconocida por Jacques Derrida en esta misma clave, cuando da inicio a El monolingüismo del otro con la anécdota de un franco parlante que se acerca y le dice «No tengo más que una lengua. No es la mía» (1997, p. 13), frase a partir de la cual genera la siguiente reflexión:

Soy monolingüe. Mi monolingüismo mora en mí y lo llamo mi morada; lo siento como tal, permanezco en él y lo habito. Me habita. El monolingüismo en el que respiro, incluso, es para mí el elemento. No un elemento natural, no la transparencia del éter, sino un medio absoluto. Insuperable, in-dis-cu-ti-ble: no puedo recusar lo más que al atestiguar su omnipresencia en mí. Me habrá precedido desde siempre. Soy yo. Ese monolingüismo, para mí, soy yo. Eso no quiere decir, sobre todo no quiere decir –no vayas a creerlo–, que soy una figura alegórica de este animal o esta verdad, el monolingüismo. Pero fuera de él yo no sería yo mismo. Me constituye, me dicta hasta la ipsidad de todo, me prescribe, también, una soledad monacal, como si estuviera comprometido por unos votos anteriores incluso a que aprendiese a hablar. Ese solipsismo inagotable soy yo antes que yo. Permanentemente. Ahora bien, nunca esta lengua, la única que estoy condenado así a hablar, en tanto me sea posible hablar, en la vida, en la muerte, esta única lengua, ves, nunca será la mía. Nunca lo fue, en verdad. (Derrida, 1997, p.13-14)

23Como indican María Luisa Femenías y Paula Soza Rossi (2011), es una ubicación desidentificada y autodesplazada, que en tanto nos identifiquemos con las marcas prohibidas u ocultas, nos constituye sin darnos el sitio de ser eso que queremos significar. Haraway abre puertas al debate en torno al determinismo leído en el paisaje y el clima. A su vez, establece vínculos con la interpelación a la política pública, apelando a la necesidad de la afectividad como base para dinámicas de emancipación. Como señala María Luisa Femenías (2011, p. 125) ser inapropiable no significa estar en un sitio especial de reserva, o instituirse en lo auténtico esencial e intocable. Inapropiable es capacidad de crítica, de reconstrucción y de propuestas estratégicas de supervivencia de los otros en términos de sujetos políticos, incluso en permanente movilidad y reconstrucción.

24La Patagonia puede pensarse como un espacio donde diferentes agencias disputan sentidos, donde la propia geografía resulta cautiva de la rivalidad de miradas de dominio en contienda. Aquí el sitio de lo inapropiable permitiría comenzar a desmantelar las referencias naturalizadas de la interpretación del espacio y, por ende de los juicios sobre sus variados poblamientos, dinámicas relacionales y lógicas de subalternización existentes. El poder, interpelado desde su proyección trans-humana, permite ser considerado en clave de bio-poder y las políticas ser problematizadas a partir de la politización de lo vivo como conjunto.

Voces y miradas sobre-desde la Patagonia: Patagonia-desierto, Patagonia-frontera

25Las ideas de desierto y de frontera parecen solaparse en el discurso de formación del Estado argentino, forjando la matriz desde la cual la Patagonia se ubica en la exterioridad que requiere ser disciplinada para ser incorporada. El emblemático texto de Domingo Sarmiento, Facundo: civilización o barbarie, editado a mediados del siglo xix, instala en la Argentina la dicotomía entre una condición que puede considerarse ambiental, el desierto, y una característica cultural, la civilización entendida como la modernidad occidental.

26En el texto de Sarmiento, la barbarie se asocia con el desierto, al punto de nutrirse de los elementos ambientales para justificar la imposibilidad del avance de la civilización. El desierto no es el desorden, es un orden antagónico y poderoso, por ello debe ser destruido y dominado. Sarmiento ve en lo que denomina desierto un estilo de vida que solo es posible incorporar luego de haberlo aniquilado. Es en este punto, donde la biopolítica emerge como un enfoque de indagación, pues no solo se trata de una política de aquello a ser ordenado, sino de la intervención sobre el control político de la vida orgánica. De esta manera, no todo ser humano se reconoce como persona-ciudadano, en gran parte por su ligazón al paisaje.

27El modo en que Sarmiento vincula estas variables es ilustrativo de los deslizamientos que nos proponemos revisar. Sarmiento no habla de la Patagonia, pero describe el desierto con un carácter político ineludible que va a mostrar en disputa la posibilidad de modernización y democratización del territorio. Así, indica que

La inmensa estension de pais que está en sus estremos, es enteramente despoblada, i rios navegables posee que no ha surcado aun el frájil barquichuelo.

El mal que aqueja a la República Arjentina es la estensión: el desierto la rodea por todas partes i se le insinúa en las entrañas: la soledad, el despoblado sin una habitación humana, son, por lo jeneral, los límites incuestionables entre unas i otras provincias. Allí la inmensidad por todas partes: inmensa la llanura, inmensos los bosques, inmensos los ríos, el horizonte siempre incierto, siempre confundiéndose con la tierra, entre celajes i vapores ténues, que no dejan, en la lejana perspectiva, señalar el punto en que el mundo acaba i principia el cielo. Al sud i al norte aséchanla los salvajes, que aguardan las noches de luna para caer, cual enjambres de hienas, sobre los ganados que pacen en los campos, i sobre las indefensas poblaciones. … Si no es la proximidad del salvaje lo que inquieta al hombre del campo, es el temor de un tigre que lo acecha, de una vívora que puede pisar. Esta inseguridad de la vida, que es habitual i permanente en las campañas, imprime, a mi parecer, en el carácter arjentino cierta resignación estoica para la muerte violenta, que hace de ella uno de los percances inseparables de la vida, una manera de morir como cualquiera otra; i puede quizá esplicar en parte la indiferencia con que dan i reciben la muerte, sin dejar, en los que sobreviven, impresiones profundas i duraderas. (Sarmiento, 1875, p. 22 -23)

28A partir de este fragmento se observa que el desierto no se vincula con un carácter ambiental sino con una observación de despoblamiento. Pero tal despoblamiento está habitado por pocos hombres de campo y salvajes, que no son humanos porque previamente el autor alude al despoblado, sin una habitación humana y hace otras referencias cuya no-humanidad es menos llamativa, como las llanuras, bosques y ríos. Es en esta indiferencia al valor de la vida en la que Sarmiento justifica el antagonismo entre la forma de vida como él la describe y la necesidad del desarrollo, que, por cierto se presenta sin contradicciones ubicado en las ciudades. Así, justifica la muerte de aquellos a quienes no les importa morir, en nombre de la vida ordenada.

29El ejemplo en torno al modo de considerar los ríos, vistos como los ejes navegables de integración, es por demás ilustrativo. En relación con la valoración de los cursos de agua, el sanjuanino señala que «el favor más grande que la Providencia depara a un pueblo, el gaucho arjentino lo desdeña, viendo en él más bien un obstáculo opuesto a sus movimientos» (p. 23).

30De este modo, la posibilidad de modernidad aparece como despreciada naturalmente por este gaucho de humanidad incompleta. Construye, así el autor, desde estos antagonismos, su valoración sobre el modo en que el espacio nacional se fue estructurando. Al respecto, menciona que «los progresos de la civilización se acumulan en Buenos-Aires sólo: la Pampa es un malísimo conductor para llevarla i distribuirla en las provincias» (p. 24).

31Desde estas consideraciones, Sarmiento abre el carácter político del paisaje en una lectura que acompaña el reconocimiento del espacio y la fundamentación de la territorialización desigual. Más adelante afirma también que

las llanuras preparaban las vías al despotismo, del mismo modo que las montañas prestaban asidero a las resistencias de la libertad… Así es como en la vida arjentina empieza a establecerse por estas peculiaridades el predominio de la fuerza brutal, la preponderancia del más fuerte, la autoridad sin límites i sin responsabilidad de los que mandan, la justicia administrada sin formas i sin debate. (Sarmiento, 1875, p. 25)

32En este pasaje se observa cómo la llanura pampeana descripta por Sarmiento, por su característica, es la base a la política que debe ser desmantelada. Es interesante que en el texto se apele a un territorio generalizado en la continuidad de un terreno sin variaciones, ignorando referencias a los accidentes geográficos que el sanjuanino conoce bien precisamente por ser originario de una provincia cordillerana con muchas de las montañas más altas de país. De este modo, en el relato se omite la base física de la geografía, que contiene importantes cadenas de cerros a lo largo del territorio, situando en esa idea de llanura la responsabilidad por el destino de barbarie. El ejercicio de ocultamientos y deslizamientos se establece en un control sobre la vida que, para poder ser llevado adelante, implica un dominio-destrucción sobre los habitantes del espacio. Es destacable que en el proceso de conquista de esa amplia vida ligada a la idea de desierto, el propio carácter ambiental de aquello que se busca dominar se pierde como referencia, dejando el sentido de la descripción del espacio circunscripto al presupuesto de la necesidad del control político.

33Ya retornando a la Patagonia, Estanislao Zeballos, en 1878, editó una de las obras más emblemáticas en cuanto a la justificación del avance militar que se planeaba a través de la denominada Conquista del Desierto; el texto se titula La conquista de quince mil leguas. El punto que llama la atención es que la campaña a un supuesto desierto, desde el inicio se plantea como incorporando «quince mil leguas de tierra en una de las regiones más fértiles y encantadoras del planeta» (Zeballos, p. 5). El sitio y la característica de aridez e improductividad que permite la metáfora del desierto se diluyen en esta aseveración. No se trata de un tema de precipitación o de calidad del suelo, sino de valoraciones y reconocimiento a prácticas socio-ambientales y culturales, en las que lo salvaje continúa solapado en ese horizonte abierto.

34Alejandro De Oto y María Marta Quintana (2010) llaman la atención sobre las actuales reflexiones en torno al «gobierno sobre las poblaciones» y la política de lo vivo. Así, señalan que las actuales teorizaciones relacionadas con la indagación de la biopolítica como característica de la gobernamentabilidad vigente, no terminan de considerar la particularidad de los regímenes coloniales que involucran los territorios latinoamericanos. Al presentar este planteo tienen en vista, principalmente el texto de Georgio Agamben (2010), que por el modo en que incorpora la Patagonia, nos permite vincularlo con la indagación sobre los sentidos del territorio sureño.

35En un espacio donde pobladores, humanos y no-humanos, se confunden en el mismo paisaje, la política de lo vivo apela a la necesidad de la destrucción como intervención. Ello nos sitúa en el sitio de la excepcionalidad que propone el italiano en su reflexión, desde el lugar de la nuda vida. Esta mirada permite reconocer que la Patagonia se ubica en los márgenes de diferentes formas. Ya desde Sarmiento, el desierto se descubre como la frontera de la civilización y, como indican Das y Poole (2008), los márgenes o las fronteras no son los espacios donde los controles estatales se debilitan, por el contrario, «las prácticas y políticas de vida en estas áreas [marginales] moldean las prácticas políticas de regulación y disciplinamiento que constituyen aquello que llamamos “el Estado”» (p. 19).

36Esa idea nos lleva a otra reflexión, que ubica las valoraciones decimonónicas del desierto en una arena de sentidos abiertos. Un concepto similar de frontera, elaborado a fines del siglo xx, se reconoce en la influyente mirada de F. J. Turner (1893). El norteamericano, imbuido en el más ortodoxo espíritu de modernidad plantea casi una antítesis de Sarmiento. Turner entiende la frontera norteamericana como el escenario de la lucha de los pioneros contra una naturaleza hostil y concluye que este vínculo contribuyó al desarrollo del individualismo, la iniciativa personal y la capacidad de improvisación en la organización de la nueva sociedad. El desierto norteamericano aparece en esta perspectiva como un ambiente de libertades, algo similar a lo que Sarmiento reconoce en las montañas europeas. Una primera y rápida conclusión es la carga política de la interpretación del ambiente. Otra, más sutil, es la desarrollada en la compilación de Dani Trejo (2011), que pone a la luz que, tras la construcción de la idea de desierto para las zonas áridas de América Latina, se establecieron políticas de concentración y apropiación de recursos escasos tras un argumento organicista que justificaba en el paisaje la violencia de un orden desigual.

37El desierto puede entonces pensarse como una frontera constitutiva de dinámicas generales, pero donde cada caso abre consideraciones diferenciadas. En el caso de Turner, en el epílogo del siglo xix, la tesis es que el continuo avance de los colonos sobre las tierras aparentemente baldías del oeste, habría jugado un rol crucial en el desarrollo del sistema democrático norteamericano y que eso fue un factor determinante en la formación del carácter nacional. La reflexión del norteamericano, largamente revisada y tomada como modelo de estudios (Zusman, 2001), vuelve a presentarse desde el espacio constitutivo de los fenómenos marginales. Pero la frontera ya no aparece como lo abierto, donde se resuelve la emergencia del espíritu de la democracia y la república, sino como modelador de los propios límites de la estatalidad.

38Detengámonos en este punto. Etienne Balibar (2005) llama la atención sobre la multiplicidad de sentidos y significados que pueden evidenciarse en los sitios de frontera y apela a conceptualizaciones de gran interés para pensar la conformación del territorio patagónico y las valoraciones que le fueron asignadas. El francés nos recuerda que las fronteras son instituciones históricas. Es decir, que su definición jurídica y su función política determinan las modalidades de su trazado, reconocimiento y franqueo, con sus ritos y formalidades prescritos en puntos de pasaje determinados, que han sido ya transformados muchas veces en el curso de la historia. En contra de una consideración esencialista de la frontera, el francés plantea que no existen en ninguna parte ni han existido jamás fronteras naturales. Todo es histórico, señala, hasta la misma configuración lineal de las fronteras trazadas sobre los mapas y, en la medida de lo posible, marcadas sobre el terreno.

39Balibar también indica que, si las fronteras son instituidas, deben asimismo ser consideradas como instituciones-límites, pues ellas representan un caso extremo de la institución. Puesto que, en principio al menos, será necesario que se mantengan estables mientras que todas las otras instituciones se transforman. Será necesario que las fronteras den al Estado la posibilidad de controlar los movimientos y las actividades de los ciudadanos sin ser ellas mismas objeto de ningún control, pues no cambian. En suma, ellas son el punto donde, aun en los Estados más democráticos, el estatus de ciudadano se debilita. Ellas son la condición absolutamente no democrática, o discrecional de las instituciones democráticas. Y es como tales que son aceptadas frecuentemente, aun santificadas e interiorizadas (Balibar, 2005). Esto se podría vincular con el carácter abierto de las definiciones políticas de áreas cuya particularidad queda fuera de la agenda pública, precisamente por este carácter fronterizo que las sobredetermina en sus posibilidades. Siendo históricas, las fronteras y espacios fronterizos se presentan como fijos.

40La mirada de Balibar resulta provocativa en la consideración de la Patagonia como ámbito donde el tiempo no parece pasar, donde los cambios no tienen lugar en un desarrollo que no se concreta en modernización del espacio. Su sitio, como la frontera, se ha argumentado desde referencias geográfico- materiales específicas, como las montañas, o el propio desierto, que vistas desde esta perspectiva, emergen como categorías políticas antes que ambientales o físico-geográficas que operan dando la referencia de estabilidad por fuera del entramado socio-político. La marca de la frontera sobre un territorio es, entonces, el resultado de una construcción estatal que ha confundido el ejercicio del poder soberano con la determinación recíproca de los territorios. En esta tarea de demarcación, el Estado se atribuye una suerte de derecho de propiedad eminente sobre las poblaciones o sobre sus movimientos. Y esta idea de propiedad aleja a la población como referencia última de la constitución de los poderes políticos. Así, el contrato social parece desdibujarse en las áreas fronterizas.

41La normalidad de la exclusión que se establece en lo edificado como marginal, nos vuelve a traer hasta el autor de Homo Sacer y a la relevancia de considerar la biopolítica como clave interpretativa. Michel Foucault (2000) es quien toma este término como base de la interpretación de la política de la modernidad, indicando que la anátomo-política que reconoce en períodos previos, en los umbrales de la modernidad deviene en biopolítica. Foucault sostiene que en la modernidad se llevó adelante un cambio fundamental, en el que el poder dejó de referenciarse en su capacidad de dar castigo a los cuerpos, para redefinirse a partir de su capacidad de cuidar la vida. No obstante, las lógicas del cuidado no son independientes de las de dominio, e incluso pueden pensarse como la forma pública en que se explicitan estas prácticas de control. Foucault entiende que la soberanía pasa de legitimarse en cuidar la muerte a cuidar la vida. El disciplinamiento, que hasta el siglo xviii se aplicó al cuerpo del individuo, en el siglo xix, se aplicó a la sociedad en su conjunto. De modo que la política dirigida a la anatomía cambió su dirección hacia la especie, orientándose a ciertas aplicaciones que incidieran en algunas referencias estadísticas –por ejemplo, la tasa de nacimiento, de mortandad, de reproducción– con las que se medía el éxito o el fracaso de las acciones en términos numéricos. Así, el poder se presenta como biopoder. El ser humano, en tanto organismo vivo, encuentra así su propia supervivencia en términos de una cuestión de Estado.

42Agamben (2010) lleva este reconocimiento a un concepto que extrae del derecho arcaico romano, la nuda vida ya mencionada, que se incluye en el orden jurídico solo en términos de exclusión. Es en el sitio de lo excepcional, en el que las posibilidades de destrucción y control se abren por fuera de los límites de los sitios reconocidos como norma. La biopolítica se inscribe en ese ámbito de excepcionalidad, de forma tal que aquello demarcado como nuda vida «en la esfera política constituye el núcleo originario –aunque oculto– del poder soberano» (2010, p. 15-16). Desde este reconocimiento, Agamben lleva mucho más atrás que Foucault las valoraciones biopolíticas, pues las ubica en los ámbitos de excepcionalidad de los distintos poderes soberanos a lo largo del tiempo.

43De Oto y Quintana (2010) critican en esta perspectiva la falta de referencia a la colonia, sitio de excepcionalidad por excelencia, que permite la referencia a la agencia de la frontera como ámbito de diseño de la política estatal, en línea con la propuesta de Das y Poole (2008). Nancy Fraser (2003) suma otra impugnación, haciendo la genealogía del pensamiento de Foucault, tensiona las dinámicas del poder reconocidas por el francés en el Estado de Bienestar y en el contexto neoliberal. Desde esa tensión, evidencia que la mirada de Foucault se posa en un cierto momento, principalmente relacionado con un ordenamiento disciplinar inscripto en una delimitación nacional. El poder soberano no es cualquiera, es el de los Estado-nación modernos, ese poder, a pesar de la construcción de la excepcionalidad, se sostiene desde un discurso universalista. El objeto del control y la política no es solo el cuerpo individual, es el bienestar de la población. Hay una normativa disciplinar ligada al biopoder que proyecta sincronización y homogeneidad nacional lograda, como recuerda Fraser, ocultando y negando la desigualdad de colonizados y sometidos.

44La actualidad, ya desde hace décadas, no reconoce este dinamismo. Por el contrario, Fraser indica que se establecen segmentaciones para establecer perfiles poblacionales «en nombre de la eficiencia y la previsión del riesgo». Y continúa afirmando que «Al separar al trigo capaz y competitivo del bagazo incapaz y no competitivo, la política de bienestar posfordista construye cursos de vida diferentes para cada uno» (2003, p. 31).

45Un tono similar de crítica se reconoce en el artículo de Gayatri Spivak (1998) «¿Puede hablar el sujeto subalterno?». Cuando repasa críticamente la propuesta de Foucault en torno al poder, se detiene en su reconocimiento sobre los nuevos mecanismos tal como los presenta el francés. Así, afirma que dado que el poder depende más de los cuerpos y de lo que hacen, que de la tierra, sus productos y su geografía (1998, p. 23), todo el problema del imperialismo se desdibuja en esta perspectiva. De este modo, critica el análisis de Foucault sobre los acontecimientos de la segunda mitad del siglo xx, en los que se desconoce el crecimiento de la interdependencia económica articulado con nuevos ejes de imperialismo en clave anticomunista. En este punto es interesante el reparo que Spivak introduce entre las nuevas dinámicas de control imperial y las estrategias del surgimiento de los Estados Unidos como nueva metrópoli, en diálogo y adaptación a las «pretensiones residuales imperialistas de los franceses e ingleses» (p. 24). Desde una lectura poscolonial, Spivak argumenta en contra de explicaciones eurocentradas, que se contienen completamente ignorando lo constitutivo del proceso imperialista, gestado desde la propia expansión:

Algunas veces parecería que la llamativa brillantez del análisis de Foucault acerca de varios siglos de imperialismo europeo produjera una versión en miniatura de ese fenómeno tan heterogéneo: la ocupación del espacio, pero llevada a cabo por los doctores; el desarrollo de la administración, pero dentro de los hospicios; las consideraciones de la periferia, pero en términos que dan el protagonismo a los locos, los prisioneros y los niños. Así, la clínica, el hospicio, la prisión, la universidad, todos parecen ser territorios de alegorías-biombo que ocultan la lectura de los relatos más amplios del imperialismo. (1998, p. 24)

46Así, la mirada decolonial y la historia llaman la atención sobre los sesgos que subyacen en algunos de los pensadores más significativos en esta clave. Teniendo en cuenta estos aspectos, y de la mano de la metáfora agraria del control social referida por Fraser, enfrentamos los desafíos de la comprensión en clave de biopoder. Planteamos esto porque, si bien merece atención la referencia amplia de politizar lo vivo a la que apela Agamben, no merece menos atención la particular consideración sobre lo vivo, incluso en un sentido mucho más amplio que las originales definiciones. Todo lo cual nos vuelve a traer hacia la biopolítica en clave de Haraway y su reclamo por la elaboración de conocimientos situados.

47La subalternidad/colonialidad de la Patagonia, con sus particularidades, puede aportar a revisar entonces la dinámica en la construcción de jerarquías, trascendiendo incluso la observación de lo humano y abriendo el diálogo al sitio de inapropiable –que permite avanzar desde límites abiertos y valoraciones siempre incompletas–. De hecho, la genealogía de las monstruosidades desde Focault y Haraway inaugura otro ámbito de discusión política desde los cuales se puede volver a llenar de significado el espacio.

Lo monstruoso en el orden establecido

48Es interesante cómo la perspectiva en clave biopolítica se liga a una reflexión en la que la problematización de la monstruosidad forma parte de una nueva ontologización del mundo en términos relacionales. Esto permite una matriz explicativa en la que los seres no existen como entes autónomos a sus vínculos y se muestran como siempre incompletos y abiertos. Se asumen también constituidos unos con otros sin demarcaciones claras que los delimiten de entidades previas a la relación, en la cual juegan las marcas de la diferencia con la ilusión artificial de una trascendencia solo anclada en el discurso relacional.

49Lo monstruoso es precisamente la marca de aquello que queda fuera del orden, de la diferencia que se condena. Andrea Torrano (2009), desde una genealogía del término, reconoce que en lo monstruoso se puede inferir el señalamiento de una ruptura, una transgresión o una excepción a la normalidad y a la norma. Esta investigadora argentina, indica que en lo monstruoso hay dos valoraciones que se entrecruzan. Por un lado lo estético y por otro, lo moral. De hecho, recorre en Foucault dos claves para reconocer la monstruosidad, desde la Edad Media al siglo xviii se considera incluido en esa categoría a todo aquello que viola la naturaleza y la normativa, es decir que biología y ley se reconocen atacadas desde una ruptura que transgrede límites en ambos ámbitos. Desde el siglo xviii, lo monstruoso apela al comportamiento y a las desviaciones, tomando un cariz moral que se vincula con ciertos tipos de criminalidad, particularmente la criminalidad política forma parte de los desórdenes de lo monstruoso. En el siglo xix, el término se liga con la anormalidad, pero arrastra el carácter político disruptivo precedente como riesgo de esa monstruosidad.

50Las herramientas de resistencia a las prácticas disciplinares del biopoder se ubican en estos sitios de monstruosidad. Es más, ver reconociendo la monstruosidad es la propuesta de Haraway (1999), quien desde su antropología simétrica plantea la figura del cyborg. El reconocimiento de los límites ambiguos y las constituciones relacionales le permiten poner a la luz la artificialidad del cuerpo social y sostener el sitio de la inapropiabilidad como emancipador. La identidad unitaria y fija ni es propia ni es buscada por este cyborg, para la autora norteamericana las personas somos la máquina y las vinculaciones con las externalidades ahora constitutivas de los nuevos cuerpos son la apertura a la construcción de nuevos colectivos. Lo monstruoso, de un origen permanentemente ilegítimo, se reconvierte en la propuesta de Haraway en espacio de autonomía política. En este sentido, afirmamos que la Patagonia está llena de monstruos y es un monstruo en sí misma. Con solo recorrer la literatura, la monstruosidad aparece en distintas formas ligada a la poética que se inscribe. En el caso que nos ocupa, remitimos al ámbito de mayor monstruosidad o excepción, que es la zona de estepa.

51Martínez (2007), periodista rionegrino nacido en Maquinchao, muestra la distancia en la racionalidad en clave de chanza y de tragedia. El chiste y el sacrificio son testimonio de una racionalidad diferente, un razonamiento menos valioso, donde/cuyos valores y reconocimientos siguen trayectorias alternativas. El reconocimiento al baqueano en el Facundo de Sarmiento se inscribe en una consideración similar.

52En el texto de Martínez estos elementos se inscriben en una cotidianeidad que busca relatar un asombro permanente, apelando muchas veces al humor, como el caso del policía a quien se le pide que detenga a determinada persona con el mayor sigilo e informa que se ha realizado la detención pero que no se conoce el paradero del mayor Sigilo. O el gaucho que entra a un negocio, donde acaba de llegar un maniquí, a quien saluda como si fuese un vecino y se queda con tres dedos en la mano. En las memorias de Martínez sobre Maquinchao el esfuerzo desconocido es el otro gran elemento, los maestros, los médicos y todo tipo de profesionales ubicados en un espacio rural que demanda un esfuerzo que nunca se presenta como valorado. Y la tragedia, como moneda común de pobladores permanentemente anclados en el desamparo, que se canta con el peso de lo cotidiano asociado a la desventura. En los poemas que Martínez destaca, así como en las anécdotas que relata de los pobladores que van a los centros urbanos para reclamar tierras usurpadas, la frecuencia de estos problemas los ubica en el sitio de lo permanente, justificando en la raza el origen del malestar y la debilidad:

¡Pobres indios de mi tierra!

Parias en su propio suelo;

Cuyos bienes, cuya hacienda

Han pasado al bolichero

[…]

No tienes ruca ni hacienda.

El campo extenso no es tuyo

Con la venia del gobierno

Todo absorbe el latifundio

(p. 70)

53Chucair, otro relator que funda su mirada como poblador de la zona, parece remitir al espacio, a la amplitud y a la libertad los anclajes de esta excepcionalidad que en muchos casos ubica en la violencia. En general sus numerosos textos son evidencia de la marca de desenfreno en un territorio con escasas leyes. Pero su obra La inglesa bandolera cruza el paisaje, el género y la violencia en la figura de una mujer investida de profunda excepcionalidad:

Desde muy pequeño oía hablar con mucha frecuencia a mi padre y a viejos pobladores de la zona, de las hazañas de una mujer inglesa, de su extraordinaria puntería para el uso de las armas de fuego y de su coraje para cuatrerear y enfrentar el peligro; como así también, del temor que le llegaron a tener algunos hombres considerados como guapos y de agallas. […]

Coincidieron todos en que aquella mujer escondía su sexo y su delgada figura en ropas de varón, generalmente de cuero. Usaba breches y botas altas. Bajo el ala de su sombrero negro escapaban fragmentos de su cabello muy rubio y no la abandonaba nunca un pocho «Castilla», seguramente traído de Chile… y siempre andaba acompañada de un revolver por lo menos y un Winchester en la montura (Chucair, 2005, p. 7-8)

54En el fragmento se observa cómo las sucesivas actividades delictivas se cruzan en un territorio amplio, con cuerpos policiales escasos y una muy importante actividad ganadera que permitía los sucesivos ataques al ganado y la posterior comercialización. Asimismo, la puntería es vista como capacidad propia; la actividad delictiva, como el resultado entre la oportunidad y la falta de cuidado general.

55Hudson, en una referencia al paisaje que data de 1870, traslada esta imagen de mujer indómita al paisaje en general:

Es duro vivir en el seno de una Naturaleza indomada o sometida a medias, pero hay en ello una maravillosa fascinación. Desde nuestro confortable hogar en Inglaterra, la Naturaleza nos parece una paciente trabajadora, obedeciendo siempre sin quejarse, sin rebelarse nunca y sin murmurar contra el hombre que le impone sus tareas; así puede cumplir la labor asignada, aunque algunas veces las fuerzas le fallen. ¡Qué extraño resulta ver esta naturaleza, insensible e inmutable, transformada más allá de los mares en una cosa inconstante y caprichosa, difícil de gobernar; una hermosa y cruel ondina que maravilla por su originalidad y que parece más amable cuanto más nos atormenta… A veces es presa del furor que le causan las indignidades a que la sujeta el hombre podando sus plantas, levantando su suelo blando, pisoteando sus flores y su hierba. Entonces adopta su más negro y temible aspecto, y como una mujer hermosa que en su furia no tiene en cuenta su belleza, arranca de raíz los más nobles árboles y levanta la tierra esparciéndola por las alturas… (Hudson, 1997, p. 78-79)

56Así el territorio, pensado y poetizado como mujer indómita, nos ubica en las fronteras y excepcionalidades de todos los órdenes, justificando en esta marginalidad sostenida en la geografía limitaciones y derechos vulnerados como propios de la historia del territorio presentada en clave de tragedia. O como parte de la inapropiabilidad del discurso propuesto por Haraway.

57Una de las perspectivas que nos resulta de interés en este cruce del reconocimiento y la racionalidad, es la antropología simétrica propuesta por Bruno Latour (1993) y su noción de a-modernidad. En el texto Nunca fuimos modernos, el autor revisa la idea de modernidad reconociendo dos conjuntos de prácticas que podrían pensarse como mutuamente excluyentes, pero que en su dinámica operan como mutuamente constitutivas. El primero refiere a un conjunto de prácticas, que nombra como traducción, cuya característica es la mezcla de géneros y categorías a partir de dinámicas vinculares cada vez más profundas. El segundo, a un conjunto de prácticas que denomina purificación, según el cual se elabora un discurso de separación ontológica entre lo humano y lo no-humano trascendente. Respecto de este último, destaca un ejercicio asociado de diferenciación que supone delimitaciones absolutas y cuyas tensiones se ocultan tras presupuestos de autoevidencia. Es en este último conjunto de prácticas donde ubica la declamación de la crítica que diferencia lo moderno de lo que no es moderno.

58Desde la perspectiva de Latour, rápidamente se llega a que las poblaciones en general nunca fueron modernas, en el sentido presupuesto por esta crítica. Pero su análisis no termina allí. Supone algunas hipótesis para indagar los inevitables cruces entre ambos tipos de prácticas. De hecho, indica como un presupuesto a discutir que el trabajo de purificación exacerbó la traducción, es decir que «cuanto más se prohíbe un pensar los híbridos, más posible se vuelve su cruce: ésa es la paradoja de los modernos que al fin permite captar la situación excepcional en que nos encontramos» (Latour, 1993, p. 29). Además, señala que cuanto más se pensaron los híbridos más se prohibió su proliferación en nombre de los principios de la purificación. Y en este punto abre el reconocimiento al establecimiento de monstruos híbridos, intermedios desde los cuales se evidencia la necesidad de nuevas formas de regulación y de prácticas democráticas más abarcadoras de la diversidad. Como indica Haraway, lo amoderno, que es la línea de reflexión que la une a Latour,

hace referencia a una visión de la historia de la ciencia como cultura que insiste en la ausencia de principios, iluminaciones y finales: el mundo siempre ha estado en el medio de las cosas, en una conversación práctica y no regulada, llena de acción y estructurada por un conjunto asombroso de actantes de colectivos desiguales conectados entre sí. (p. 131)

59Esta perspectiva tiene un color particular en la Patagonia. Podemos pensar que donde se construyó marginalidad en clave de modernidad, se materializó la excepción. En nombre del capitalismo internacional, la Patagonia nunca fue moderna y la poética revisada repite una y otra vez la distancia entre la práctica instalada en la tierra y el sitio del progreso.

60Jorge Muñoz (2010) desarrolla el concepto de modernidad contaminada para explicar el desarrollo en el sur de Chile en los primeros años del siglo pasado, donde la innovación en clave técnica era acompañada por el deterioro de las condiciones laborales y de vida en general. Enrique Aliste (2012, 2013) –en línea con las asimetrías que Muñoz reconoce a principios del siglo xx– revisa, también del otro lado de la cordillera, las paradojas de la industrialización que no solo impactan en el deterioro del ambiente, sino en la profundización de la desigualdad social. Fabián Almonacid (2009a, 2009b) completa la visión de la Norpatagonia chilena evidenciando el sitio de subalternidad de la producción rural característica de la zona a lo largo de todo el siglo xx.

61En el lado argentino, sin embargo, encontramos otro proceso. Tempranamente los territorios continentales de la Patagonia se asociaron con la producción ovina como parte de la resolución de la barbarie en clave productiva. Fernando Coronato (2010) recorre este proceso encontrando que la distribución de tierras en grandes estancias en los territorios de Santa Cruz, Chubut y parte de Río Negro se asoció con un acuerdo entre el gobierno nacional e industrias y empresas de productores ovinos británicos establecidos en las islas Malvinas. La modernidad, desde esta perspectiva, se resolvía en la isla europea mientras que la materia prima se concentraba en grandes porciones de territorio, que se suponía deshabitado y donde los pobladores-omitidos se incorporaban al sistema como mano de obra siempre precaria en derechos laborales, con acceso restringido a la tierra o a los derechos ciudadanos.

62Las imágenes de las ovejas se multiplican en el espacio, su asociación con los procesos de desertificación son una referencia común.

Foto gentileza Silvana López

63Pero su vínculo con el paisaje y las dinámicas productivas reconocidas como las únicas posibles es una apelación que parece ligar el paisaje a un destino de miseria. Lo único posible de hacer es el desierto porque la apertura del territorio y el vacío se vinculan a un trabajo siempre duro y precario, que permanece a pesar de que la introducción de las ovejas se observaba como el motor de la modernidad en la región.

Foto gentileza Silvana López

64Lo moderno, como se lo aplicó en Patagonia, construyó permanencia. Esto no es solo un argumento que se desprende de la baja demografía o limitación de vías de comunicación de todo tipo que generan un desolador horizonte de aislación. Es un argumento que se reconoce hasta en las definiciones económicas.

65Siguiendo el trabajo de Coronato, podemos ver cómo la construcción territorial de gran parte de este espacio fue perdiendo sentido económico en términos de comercio internacional, sin que ello incidiera en el agregado de mano de obra al producto lana o que se potenciara el mercado interno. En este punto, la lana de la Patagonia se asocia con otro ámbito históricamente inscripto como territorio nacional, el tanino. Su explotación también se asoció con un mercado exclusivamente externo, con el empobrecimiento ambiental de la zona y con la precarización de las relaciones laborales en áreas que parecen inscriptas como el aspecto externo de la modernidad en nombre de la cual se las afecta (Zarrilli, 2008).

66Pero el trabajo de Coronato llega hasta la década del cincuenta. Cuando seguimos avanzando encontramos un proceso particularmente interesante para indagar estos dinamismos. Se trata de la provincialización de la Patagonia continental. Hasta la década del cincuenta casi la mitad de la Argentina se gobernaba con la figura de territorio nacional, esto es, sin derechos a la elección de gobernadores propios o de representantes en los poderes nacionales. Las actuales provincias de Misiones, Chaco, Formosa, La Pampa, Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego, así como un espacio del noroeste argentino denominado territorio de los Andes estaban en esta categoría bajo el argumento de que la demografía era la medida para evaluar la capacidad de una población a decidir por sí misma. Durante la década del cuarenta y sobre todo en los tempranos cincuenta, las dos primeras presidencias de Juan Domingo Perón tuvieron, entre otras características, la vocación de ampliar los derechos civiles. Tempranamente, en 1943, el territorio de los Andes se dividió entre las provincias de Jujuy y Salta. En 1951, se firmó la provincialización de los territorios de Chaco y La Pampa; en 1953, la de la provincia de Misiones y, en 1955, se provincializaron en conjunto Formosa, Neuquén, Río Negro, Chubut y Santa Cruz. Esta diferencia progresiva en el avance hacia la autonomía organizativa ha sido vinculada de diferentes formas con las resistencias de estos últimos espacios con la política nacional (Ruffini, 2005; Iuorno, 2008; Arias, 2010). Pero más allá de las complejidades políticas, en los territorios afectados a la cría ovina, se destaca la permanencia de la precariedad hasta la institucionalización de las provincias, en las que el límite aparece como un límite al cambio mismo. La frontera como institución límite se presenta materializada en este imaginario en su forma más literal.

67La provincialización efectiva se llevó adelante en la Patagonia a partir de 1958, porque de 1955 a 1958 la organización estatal estuvo afectada por un golpe de Estado. Desde 1958, la Argentina se sumó a lo que se conoce como políticas desarrollistas que, en nombre de la industrialización, buscan promover una relación más equitativa norte-sur, tomando en buena medida muchas de las argumentaciones desarrolladas por la cepal (López, 2014; Bielschowsky, 1998). A modo de ejemplo, la provincia de Río Negro se adhirió a los discursos y propuso un plan de desarrollo en línea con la concreción de un desarrollo más armonioso en el interior de la provincia, que permitiera superar las diferencias históricas. Sin embargo el área más abandonada, la vinculada a la producción ovina de estepa, casi no recibió fondos. La armonía se resolvió en ampliar ciertas zonas de riego, asociadas con obras nacionales en el noreste del espacio provincial, dejando más de la mitad del espacio con un escaso siete por ciento de los fondos para desarrollo.

68En la documentación de la década del sesenta, durante el establecimiento de la provincia como órgano administrativo autónomo, se fue consolidando un determinismo geográfico como argumento de planificación. Desde esa perspectiva, el cambio y el progreso parecían escapar de ciertas regiones, simplemente por el paisaje. Así, el espacio se constituyó dentro del propio orden provincial, como una frontera, con toda la carga de paradojas ya reconocidas en la definición. De este modo, se observa la permanencia territorial de la excepcionalidad, enmascarada una y otra vez en promesas de cambio.

69No hay lugar para pensar otra posibilidad más que lo establecido, la tragedia no es el desafío a modificar sino el destino irreversible. La humanidad establecida aquí, en este espacio, nunca terminará de completarse, pues está fuera del sitio del cambio. Humanidad y naturaleza se funden en una nueva monstruosidad conceptual, como argumento de la falta de fondos e iniciativa en el desarrollo del espacio. Así volvemos a una dicotomía que se tensiona sin resolución, el sitio de las contradicciones de la modernidad, el argumento de Latour por el cual se niega la posibilidad de división ¿dónde comienza lo humano y termina lo animal?

Ecofeminismos, Agamben y lo abierto

70Desde fuentes geográficas y temporalmente alejadas al caso patagónico, el filósofo italiano focaliza este problema sobre una base de fuentes cristianas, a partir de las cuales se plantean cambios en el modo de considerar las relaciones entre humanos y animales en el fin de los tiempos. Aquí vale una aclaración, animales y no humanos no son necesariamente conjuntos equivalentes, pero vale el agruparlos como un punto de partida para pensar en el tema que nos ocupa. Ya De Oto y Quintana (2010) han llamado la atención sobre el eurocentrismo de las reflexiones de Agamben, que llevan a que el italiano pierda como eje referencial que la valoración biopolítica generó que la política moderna emergiera como una política de la raza, claramente asociada con un manejo territorial más amplio en las áreas coloniales, donde los paisajes mismos son atravesados por estas tensiones. En la perspectiva de Agamben, es interesante el punto de donde ancla la animalidad, como la pasiva aceptación de la segunda guerra mundial.

En 1939, cuando la guerra era ya inevitable, una declaración del College de Sociologie […] [denuncia] la pasividad y la ausencia de reacciones ante la guerra como una forma de masiva «desvirilización», en la que los hombres se transforman en una especie de «ovejas conscientes y resignadas de ir al matadero» […] «ahora los hombres se habían convertido verdaderamente en animales». (Agamben, 2006, p. 19)

71Esta reflexión, que abre su referencia al modo en que se constituyó la escisión entre humano y animal, tiene varios puntos a considerar. Por ejemplo, está omitiendo la enorme carga de modernidad en el diseño de la guerra, en la que la violencia parece reducirse a ese sitio de irracionalidad que se buscó separar en esas iniciativas que Latour presentaba como trabajo de purificación. La animalidad, desde esta perspectiva, permite continuar con el imaginario de un progreso armónico sin reparar en los sucesivos silenciamientos. Es más, la crítica pareciera proyectarse sobre una sociedad civil que, sin mencionarse, corresponde a los sectores sin poder político de decisión, soslayando una (des)valorización en términos de clase. El otro punto aún más llamativo, es que en la frase la animalidad se asocia con la desvirilización, con lo cual, tornarse animal es necesariamente tornarse femenino. Así, que con esta simple mención, podemos pensar que media humanidad ya había quedado fuera de la posibilidad de ser humano, se esté o no en un escenario de conflicto. Nada de esto se referencia en Agamben. Etnia, clase y género quedan en las sombras de la humanidad incompleta, situando el eje en el hombre (varón, europeo, ilustrado) que se reconoce con imagen del éxito de la escisión de la animalidad.

72El trabajo reflexivo de Agamben apunta al corazón del pensamiento occidental en el estudio de esta última separación. Es decir, en la idea de una escisión trascendente que, por su propio planteo, nunca se reconoce como global al homo sapiens. El italiano busca deshilvanar el modo en que se fue estableciendo en la filosofía esta tradición de separación indicando que

el permanecer humano del hombre supone la supervivencia de los animales de la especie homo sapiens [...] [pero] el hombre no es […] una especie biológicamente definida ni una sustancia dada de una vez y para siempre; es más bien, un campo de tensiones dialécticas ya cortado por censuras que separan siempre de él […] la animalidad «antropófora» y la humanidad que se encarna en ella. El hombre existe tan solo en esta tensión (Agamben, 2006, p. 27-28)

73Hay un animal con forma de humano que no termina de serlo, el animal antropóforo que debe trascenderse y escindirse de su animalidad para llegar a la humanidad. Pero en los territorios y las prácticas que exploramos, los hombres y mujeres parecen estar lejos de superar esta animalidad. Esto no los ubica en el sitio ineludible de la subalternidad, sino en el espacio de lo inapropiable, en las referencias que se escapan y desde las cuales se puede interpelar a esa matriz de sentidos que las presenta como incompletas. Las referencias poéticas y las menciones a racionalidades alternativas, prácticas de violencia o formas vinculares diferentes presentes en los múltiples discursos sobre la región son argumentos de humanidad limitada y de la naturalización en el acceso desigual a derechos y recursos.

74Agamben recorre el pensamiento de la base de legitimidad para lo que él considera el máximo estado de excepcionalidad, es decir, los campos de concentración nazis. Es interesante que refiera como fundamento de los mismos la biología alemana, sin revisar la adscripción política de los autores que asocia a este imaginario, a los que ubica como una referencia tangencial en su argumento. Toma, más bien, la construcción de conocimiento desde estos ámbitos porque los entiende como yendo al corazón del entendimiento entre lo humano y lo animal, marcando la ausencia de una posible delimitación absoluta entre humano y animal en términos biológicos.

75El supuesto de una posible diferenciación radical, largamente discutido en la obra, es reconocido en el corazón del nazismo. En la perspectiva de Agamben, no es tan obvia ni tan detallada, sin embargo, su asociación con la constitución misma de la modernidad. Es este un aspecto que autores/as como Carolyn Merchant (1980) o Susan Bordo (1986) han revisado hace décadas. Merchant, por ejemplo, reconoce el modo en que las vinculaciones afectivas se fueron recortando del modo de construir conocimiento. En sus estudios encuentra que aún en los siglos xvi y xvii la imagen del cosmos era orgánica, pues se lo visualizaba como una mujer viva, una madre nutricia cuyo cuidado estaba en directa relación con la suerte de sus habitantes. Con la modernidad, se fue perdiendo el carácter de naturaleza viva del mundo en la medida en que la visión mecánica impuso una noción de naturaleza muerta o pasiva, susceptible de ser dominada y controlada por los seres humanos. Así, se pasó de mujer-madre a mujer-sometida. Susan Bordo (1986), por su parte, avanza sobre esa idea y expone el modo en que la mirada cartesiana removió el carácter femenino del mundo, que se había consolidado en la Edad Media y el Renacimiento. Para esta autora, el objetivismo cartesiano fue una respuesta que se opuso a la noción de naturaleza-madre, a la que denuncia como una agresión intelectual que, al confiar en el ideal positivo de la nueva epistemología, arrasa lo femenino, diferente o colonial. Desde esta perspectiva, el cartesianismo refunda y reimagina el conocimiento y el mundo como masculino, en línea con la mirada crítica de Spivak. La metáfora del Collège de Sociologie de 1939, que liga la virilización con la humanidad, puede ser tomada como una evidencia del modo en que esta perspectiva se fue naturalizando en la construcción de conocimiento en general.

76Así, aún cuando nada en la biología permite suponer la separación humanidad/animalidad, la dinámica misma de investigación precisa de este presupuesto para avanzar. De este modo, en su lógica de dominio (Horkheimer y Adorno, 1997), el avance de la organización moderna en todos los planos genera la excepcionalidad en todo lo recortado como no-humano. Así, espacios coloniales, poblamientos étnicos, poblaciones urbanas empobrecidas o las mismas mujeres sin mayores diferencias, se subsumen en una animalidad insuperable.

77Aquello evidente para el animal, la cadena alimenticia, la vinculación necesaria en términos de su posibilidad de subsistencia, a través de la cual su mundo de sentidos se torna en práctica, es lo que, a entender de Heidegger en la lectura de Agamben, se pierde en el humano con su llegada a la humanidad. La emoción se erradica de la posibilidad de vinculación, es el aburrimiento lo que le permite al humano des-animalizarse y conectarse con el sentido de las cosas. Desde esta perspectiva, desapasionarse es necesario para tornarse viril y humano. En lo moderno se diluye el ejercicio animal-emocional como parte constitutiva de la evidencia. El dominio, como construcción racional, se presenta como parte de la capacidad humana de evaluar por fuera de la pasión como la única evaluación legítima; como si el dominio y el control no incorporaran sentimientos y pasiones.

78Resulta de interés retomar el debate biológico sobre la separación entre humanidad y animalidad a la luz del dominio que supone la posibilidad de escisión. Como ya se indicó, nada de lo animal observado permite plantear esta separación. Nada nos hace exclusivos excepto la creencia de tener una forma correcta y escindida de ser humanos que nos torna trascendentes. Una anécdota llamativa al respecto es la contraargumentación adjudicada al biólogo evolucionista John Haldane a los creacionistas:

en respuesta a la pregunta de un estirado teólogo que quería saber qué se podía deducir, a partir del estudio de las formas de vida, acerca de la naturaleza de Dios. Haldane respondió: «Solo una cosa: que posee una desmedida afición por los escarabajos.» La leyenda cuenta que Haldane continuó argumentando que Dios debía tener forma de escarabajo, ya que había puesto tanto empeño en llenar el Mundo de pequeñas copias fabricadas a su imagen y semejanza. (Wangensteen, 1999)

79Esa es una de las frases más conocidas sobre la valoración biológica de la trascendencia, que claramente deja de lado las presunciones de grupo superior por algo más allá que el convencimiento. Los estudios del comportamiento animal tensionan desde otros lugares la certeza de la escisión, en la que lenguaje y aburrimiento distan cada vez más de ser atributos meramente humanos.

80A ello se agrega que el convencimiento purificador de la separación, por otro lado, establece como parte del argumento de la modernidad el instrumentalismo como modo privilegiado de vinculación. Val Plumwood (1996) ha recorrido este problema postulando argumentos a favor de una epistemología relacional. La australiana entiende que, desde la valoración jerarquizada en estos términos, cualquier humanidad que abra al debate los supuestos fue ubicada de modo de ignorarla, silenciarla o someterla con distintas estrategias. La monstruosidad, que se escapa por las fisuras del discurso de la modernidad, se instala como ejemplo de la excepcionalidad constitutiva. Alicia Puleo (2011), Bina Agarwal (2003); Bárbara Holland Cunz (1996); Vandana Shiva (1998) son algunas de las gestoras de una larga tradición de reflexiones que repara en las consecuencias biopolíticas del supuesto de escisión entre humanidad y animalidad, así como entre humanidad y naturaleza, dos separaciones que, aunque conectadas, no refieren a lo mismo.

81Agamben recorre el modo en que el pensamiento occidental divide lo humano de lo animal. No obstante, no toma la reflexión ecofeminista como antecedente sobre el punto, a pesar del peso de estas pensadoras en la clave de análisis a la que refiere y a sus aportes en la comprensión (y desmantelar) del origen de la jerarquía y dominio que se establece.

82Lo humano, desde las reflexiones ecofeministas, se presenta como un modo de ser animal, que además dista de tener una forma fija (Puleo, 2011). La división con carácter trascendente es solo el asentamiento de la legitimación de la dinámica de dominio establecida en la modernidad. En su dialéctica del iluminismo, Max Horkheimer y Theodor Adorno (1997) presentan esta idea desde un ángulo diferente, cuando mencionan que las vacas conocen la modernidad al entrar al matadero. Para aquellos ubicados, por la valoración que fuere, como ajenos de esa humanidad cuasi inaccesible, el sitio del matadero nos vuelve a ubicar en la excepcionalidad legitimadora de la violencia sin resguardo de legalidad, la nuda vida anclada en una cotidianeidad mucho más cercana que Auschwitz.

83Un punto a considerar en este ejercicio de divisiones es que a pesar de decir sostenerse en una argumentación biológica, la biología moderna nunca fue soporte de este discurso. Esto se evidencia en las referencias de Agamben pero también fue presentado por Stephen J. Gould (1997) en su emblemático texto La falsa medida del hombre. Allí argumenta en contra de la valoración del coeficiente intelectual como medida última de la inteligencia y de la consideración que merece la vida humana.

84El argumento científico juega, en este punto, un rol ambiguo, como hacedor de la diferencia, porque no la sostiene, pero opera como estamento de referencia técnica que habilita la construcción de diferencias. En el caso que nos ocupa que sitúa nuestra reflexión en la Norpatagonia andina vinculada a la localidad de San Carlos de Bariloche, algunas agencias científicas que operan en el espacio han cumplido con un rol similar. Así, un preconcepto sobre el entorno es la base de avances de diseño de manejos e investigaciones que, con sus resultados, parecieran investir de verdad al preconcepto inicial. Los casos de Parques Nacionales o inta son particularmente claros en cuanto a la construcción de fronteras y de naturalización de desarrollos desiguales en la región (Bessera, 2011; Núñez y Núñez, 2012; López, 2014).

85La originariamente denominada Dirección de Parques Nacionales (dpn), después renombrada como Administración, es un organismo emblemático en este sentido. El carácter político de la instalación de un área de naturaleza presupuesta como vacía de humanidad e intocada (Diegues, 2005) es explícito en las reflexiones de su primer y más emblemático director, Exequiel Bustillo, como ya referimos.

86Las imágenes de las guías de la dpn en su gestión inicial (1934-1944), son por demás emblemáticas (Picone, 2012). Primeramente, el Parque Nacional Nahuel Huapi se muestra mucho más al sur que su establecimiento físico y sin conexión con el espacio trasandino, donde en lugar de poblaciones se ubica el mar (ver Figura 1). Lo chileno y, en directa relación, lo mapuche u originario se presume como ajeno al espacio de naturaleza que se está preservando.

Fig. 1. Mapa elaborado desde la Dirección de Parques Nacionales, en su gestión inicial (1934-1944), para explicar cómo llegar al área del Nahuel Huapi

Fig. 1. Mapa elaborado desde la Dirección de Parques Nacionales, en su gestión inicial (1934-1944), para explicar cómo llegar al área del Nahuel Huapi

Fuente: Guía turística editada por la Dirección de Parque Nacionales, 1938, «Parque Nacional Nahuel Huapi: Su historia». Archivo Museo de la Patagonia. Intendencia Parque Nacional Nahuel Huapi, Bariloche

87Es interesante cómo la construcción de lo mapuche como foráneo se institucionaliza a través de organizaciones intermedias entre la dpn y la sociedad local. Méndez y Podlubne (2008) recorren un proyecto educativo conocido como Ayekan Ruca, llevado adelante por la Asociación de Amigos de Parques Nacionales con el propósito de dar al nuevo espacio que se estaba gestando una sociedad que le correspondiera. El objetivo que se desprende de las memorias de esta institución es intervenir en la cuestión social, claramente desigual, con la intención de acabar con:

tugurios miserables en los suburbios de San Carlos de Bariloche: moradas todas excesivamente difundidas en todo el país: expresiones objetivas de holganazería, de incuria inveterada –a menudo más que de pobreza– en una proporción grande de nuestra población […] Bariloche, en la cuenca lacustre andina, aparece como un contrasentido vivo: en ambientes físicos y naturales similares, en Suiza, Suecia, Noruega, Finlandia, dominan en medida uniforme razas y poblaciones activas, progresistas, laboriosas y cultas; no ocurre igual cosa en Bariloche [...] En la población estable de Bariloche hay un sector culto y progresista, pero contrastando con él, buena parte del vecindario restante se caracteriza por la forma miserable en que viven, así como su ignorancia y atraso. (Asociación Amigos de los Parques Nacionales, 1943, citado en Méndez y Podlubne, 2008)

88La obra patriótica, que se busca acompañar, reconoce el conjunto poblacional ubicado como extranjero, chileno o mapuche, en el sitio de lo extraño al paisaje. Sus diferencias son caracterizadas como al margen de la vida civilizada. Ignorancia, atraso, malos hábitos, desgano, holgazanería, familias numerosas, analfabetismo, afecciones parasitarias, desnutrición, tuberculosis, entre otras, son los términos de una descripción solo anclada en problemas justificados en los accionares individuales, sin otro tipo de responsabilidad más que la personal. Así se instalan motivos de descrédito para la sociedad y se entienden como un problema a resolver no tanto por razones de cuidado de la vida, sino porque atentan contra el prestigio de la Nación.

89Frente a esta realidad, el principal objetivo de la creación del Centro Social de Bariloche fue educar como forma de combatir la ignorancia y la miseria de aquellos grupos ubicados en la excepcionalidad. Se trató de, «Atraer, a niños, jóvenes y adultos de ambos sexos a un plan integral de actividades en el ámbito no formal, con el fin de educar recreando» (Asociación Amigos de los Parques Nacionales, 1943, citado en Méndez y Podlubne, 2008).

90Los cuerpos y las prácticas sociales se disciplinan, desde esta perspectiva, con lógicas asociadas. El paisaje, hasta hacía unos años visto como escenario de intercambios binacionales y producción agrícola, giró hacia un nuevo sentido que imprimió vacío y extrañamiento a poblaciones largamente instaladas en la región. Geografía, biología y política se confunden en una trama de argumentaciones que imprime en estos paisajes la carga propia de las regiones de frontera.

Fig. 2. Imagen aérea de la ciudad de San Carlos de Bariloche en 1960

Fig. 2. Imagen aérea de la ciudad de San Carlos de Bariloche en 1960

Fuente: Archivo de la municipalidad de San Carlos de Bariloche

91Ahora bien, si contrastamos la imagen del relato, redactado en 1943, con la mirada aérea de 1960 de la ciudad (ver Figura 2), cabe preguntarnos por el sitio de esos tugurios. La imagen, que evidencia una concentración urbana de pocas cuadras, da cuenta de un enorme territorio, con casas dispersas, en el extenso tejido urbano de Bariloche. Los suburbios de Bariloche no se asemejan, en esta imagen, al de los grandes centros urbanos, ni parecen contener a la mayoría de la población. El sesgo, contra la imagen, adquiere un cariz de artificialidad, en el que el discurso, antes que a una evaluación material, apela a una construcción de sesgos diferenciadores desde los cuales construir la ciudad.

92Resulta de interés el hecho de que poco más de treinta años después de la llegada de Parques Nacionales a la cordillera patagónica, otra agencia científica, el inta, ubicara también en Bariloche el centro de investigación desde el cual pensar el desarrollo rural de la Patagonia, en una clave casi opuesta a la del organismo de preservación, la práctica ovina en gran escala. Silvana López (2014) recorre los motivos por los cuales esta agencia se instaló en la localidad y muestra que no se vinculan con la producción de la zona, sino con los intereses de los grandes grupos ganaderos ubicados más al sur. Paradójicamente, el centro de la actividad de investigación, financiada por organismos internacionales, se relaciona con la red científica ya instalada, asociada al plan de desarrollo nuclear y no con la particularidad del espacio. Así, a seiscientos kilómetros de sus principales áreas de influencia, el centro de Bariloche tuvo un diálogo casi inexistente con los gobiernos locales e incidió para que las relaciones sociales profundizaran aún más los patrones de jerarquías ya heredados de los años previos. La práctica científica, sin contener los fundamentos de la separación, operó en la construcción de la desigualdad en tanto se estableció como mediadora con la sociedad que la contiene. Los animales que observa no son todos, son las ovejas merino, así la animalidad valorada se pre-establece en función del modelo económico antes que de variables ambientales.

93Estos casos muestran que la escisión humanidad/naturaleza o humanidad/animalidad, o incluso las separaciones dentro de la animalidad/ambientalidad, solo resultan plausibles de encontrar referencias en el entramado discursivo y en un ejercicio político de la diferencia. Ahora bien, en el soporte del discurso también hay que tener en cuenta la discusión sobre el modo en que se fijan ciertos términos, que soslayan vinculaciones jerárquicas. Judith Butler (2007) ilumina en este reconocimiento a partir de su problematización del género. La construcción cultural que la norteamericana entiende como género, se estabiliza a partir de ubicar, en lo prediscursivo, el sexo como dual. La autora evidencia como género y sexo son construcciones culturales, pero en la segunda, la ilusión biologicista determinante opera como cristalización de normas culturales.

En algunos estudios, la afirmación de que el género está construido sugiere cierto determinismo de significados de género inscritos en cuerpos anatómicamente diferenciados, y se cree que esos cuerpos son receptores pasivos de una ley cultural inevitable. Cuando la «cultura» pertinente que «construye» el género se entiende en función de esa ley o conjunto de leyes, entonces parece que el género es tan preciso y fijo como lo era bajo la afirmación de que «biología es destino». En tal caso, la cultura, y no la biología, se convierte en destino (Butler, 2007, p. 57)

94Esta mirada sobre el género trae reminiscencias sobre la base de una biología más ideológica que científica, mediando en la comprensión del territorio patagónico. Parafraseando a Butler, podemos pensar que, el paisaje se establece como paisaje natural cuando se forma y establece como prediscursivo, anterior a la cultura, en una superficie supuesta como políticamente neutral sobre la cual actúa la cultura. Lo que se adjudica al paisaje es la jerarquía social que queda en el sitio de lo indiscutible.

95Ahora, esto que se torna indiscutible, tiene además una jerarquía de sonoridad en el reconocimiento de la voz que se emite. En este punto, Haraway critica el sitio de representación, o en sus términos la doctrina de la representación o la política semiótica de la representación, que observa por debajo de discursos y prácticas científicas. Haraway indica que la ciencia habla en nombre de la naturaleza, se constituye en su representante declamado un discurso experto despolitizador. Ahora, para representar es necesario silenciar a eso que se representa, pues en esto se funda la necesidad de representación. Y, volviendo a lo que destacábamos en Butler, la efectividad de la representación «se basa en operaciones de distanciamiento. Lo representado debe retirarse de los nexos discursivos y no-discursivos que lo rodean y lo constituyen y resituarse en el dominio autoritario del representante» (Haraway, 1999, p. 138).

96Aquello ubicado en el lugar de lo pre-lingüístico es, así, fundamento de representación. Haraway continúa reconociendo en los científicos a los representantes ideales, los actores por excelencia desde su rol de ventrílocuos. Lo situado en el lugar de la naturaleza es lo mudo por excelencia, lo humano es aquello a lo que se concede la voz propia, de allí las jerarquías implícitas en el ordenamiento. Spivak (1998) centra su reflexión en el debate sobre la representación, criticando la teoría de Foucault y Deleuze, precisamente, por negar este ejercicio. La teórica indo-norteamericana reconoce dos sentidos en la representación «“representación” en el sentido de “hablar por otro” (como se da a nivel socio-político) y de “re-presentación” (como se utiliza el término en arte y filosofía)» (Spivak, 1998, p. 6). La negación de ese rol de representación, que quita la palabra en favor de un orden establecido, es observada por Spivak en las herencias del positivismo que atraviesan las teorías postestructuralistas. Pero, volviendo al tema de la Patagonia, resulta asociado al fortalecimiento de dinámicas paternalistas que quiebran posibilidades de organización en la medida que cercenan el sitio de la palabra propia. En la pregunta por la posibilidad de habla del sujeto subalterno se introduce la posibilidad de las acciones y reivindicaciones, ligadas a esa palabra mediada y muchas veces negada. La tradición histórica es uno de los grandes fundamentos de esta negación a la palabra propia del sujeto subalterno y, por ello, es fundamental su problematización. La problematización de la economía y sus diferentes modos de tornarse en práctica, las dinámicas disciplinares del imperialismo y, como enfatiza al final del artículo, los condicionamientos en clave de género, resultan vías para evitar la complicidad en la «persistente constitución del Otro como una sombra de sí mismo» (p. 27). Afirma también la autora que

Entre el patriarcado y el imperialismo, entre la constitución del sujeto y la formación del objeto, lo que desaparece es la figura de la mujer, pero no esfumada en la Nada prístina, sino que ella sufre un violento traslado basado en una figuración desplazada de «la mujer del Tercer Mundo» atrapada entre tradición y modernización. (1998, p. 41)

97En síntesis, la artificialidad de las diferencias –que arrastra en la separación de la humanidad y la animalidad a toda subalternidad– se agudiza frente al reconocimiento de que, en definitiva, lo humano es lo que se relata como tal, a partir de diferenciaciones excluyentes. Desde un sentido antagónico, Haraway (1999) llega a la misma conclusión sobre la idea de naturaleza

La naturaleza no es un lugar físico al que se pueda ir, ni un tesoro que se pueda encerrar o almacenar, ni una estancia que salvar o violar. La naturaleza no está oculta y por lo tanto no necesita ser develada. La naturaleza no es un texto que pueda leerse en códigos matemáticos o biomédicos. No es el «otro» que brinda origen, provisión o servicios. Tampoco es madre, enfermera ni esclava; la naturaleza no es una matriz, ni un recurso, ni una herramienta para la reproducción del hombre.

Por el contrario, la naturaleza es un topos, un lugar, en el sentido de un lugar retórico o un tópico a tener en cuenta en temas comunes; la naturaleza es, estrictamente, un lugar común. (p. 122)

98Es lo que se inscribe y refiere como tal, en directa relación con lo que se construye como humanidad. De allí que, con Latour podamos decir que no solo nunca hemos sido modernos, sino tampoco humanos. De este modo, y aún más en los sitios de colonialidad o situados como márgenes, la interioridad y exterioridad de lo humano y animal se confunden, instalando la excepcionalidad como norma.

99Aquí, la discusión de límites conceptuales se proyecta en un mapa más extenso. El afuera se evidencia como constitutivo del adentro, una idea que podemos asociar con la mirada de Homi Bhabha, quien nos retorna a la problematización de situarse o ser reconocido como frontera. Bhabha (1990) avanza en esta consideración ambivalente señalando que la frontera tiene rostro de Jano. El problema del adentro/afuera es un proceso de hibridación, de monstruosidad política, un espacio de incorporación de nuevos pueblos en relación con el cuerpo político, no importa si estuvieran o no, como en el caso de Bariloche, son nuevos/diferentes a partir de la mirada institucional que refiere el margen al diseño político central. En este proceso, inevitablemente se generan otros espacios de significado que, inevitablemente, impactan en el proceso político, promoviendo sitios desguarnecidos de antagonismo y fuerzas impredecibles para la representación política. Lo monstruoso se crea y se condena, con diferentes dinamismos de disciplinamiento.

100Desde estas consideraciones, Bhabha propone tomar la nación como narración, de modo tal que los relatos que se entrelazan en el cuerpo político inevitablemente resultan constituidos desde los márgenes. Este pensador propone entender las fronteras y límites como espacios in-between, a través de los cuales los significados de autoridad cultural y política son negociados. Esta idea de en-entre se propone como un intermedio que no solo se reduce a su incompletitud, sino que ofrece el potencial de un espacio mediador, en el que los sentidos son pactados. De aquí, la referencia de Das y Poole al modo en que el Estado resulta modelado desde sus márgenes, tiene anclajes en la propuesta de Bhabha. Los márgenes son necesarios para el Estado, como los estados de excepción. El límite es el sitio, incluso del origen mítico, y su caracterización como lo extraño y salvaje a civilizar, el argumento de la reinvención permanente del propio Estado.

101En El lugar de la cultura, a la complejidad del espacio indefinido el autor suma el reconocimiento de temporalidades ambivalentes del espacio-nación. Así, afirma que «El lenguaje de la cultura y la comunidad está equilibrado sobre las fisuras del presente transformándose en las figuras retóricas de un pasado nacional» (Bhabha, 2002, p. 178). La nación es una representación temporal que no siempre se termina de reconocer. Y en este punto el apelativo a la geografía nos reubica en los debates sobre la Patagonia. Bhabha indica que la metáfora recurrente del paisaje como paisaje interior de la identidad nacional subraya la construcción de la visibilidad en la retórica colectiva de la afiliación nacional.

102Paisaje y tiempo se transforman en referencias de la autoevidencia de la Nación. El tiempo nacional se vuelve concreto y visible a partir del establecimiento de «La necesidad del pasado y la necesidad de su lugar en una línea de desarrollo continuado [...] y el pasado en su vínculo con el fututo necesario» (Bhabha, 2002, p. 179). De modo que el relato nacional, o la nación como relato se inscriben en esas referencias que se invisten de permanencia. El sitio de la referencia simbólica de los paisajes ha sido estudiado especialmente durante el período peronista (Carreras, 2010; Torncoso y Lois, 2004), pero las apelaciones a imaginarios específicos sobre la interpretación del entorno –que apelan a supuestos biológicos como un ocultamiento de la intensión social– son previos y posteriores al período (Núñez y Núñez, 2012)

103Hay algo más en relación con esta construcción de frontera y es que, en tanto institución límite que nos remite a las referencias de Balibar, Bhabha reconoce dos construcciones temporales referidas en la frontera. Así, sostiene que «Las fronteras de la nación […] se enfrentan constantemente con una doble temporalidad: el proceso de identidad constituido por la sedimentación histórica (lo pedagógico), y la pérdida de identidad en el proceso significante de la identificación cultural (lo performativo)» (Bhabha, 2002, p. 189).

104Es decir, la designación de la variedad de situaciones que se inscriben en la idea de pueblo o Nación, no solo remite a la narración devenida en educación (pedagogía), sino también devenida en práctica (performatividad). Los actos del habla, para Bhabha, no son expresiones de la voluntad individual de una persona, sino que más bien son acciones repetidas y reconocidas por la tradición o por convención social. Las expresiones performativas remiten siempre a una convención, a un patrón de comportamiento autorizado que permite que las palabras y las acciones tengan el poder de transformar la realidad. El Ayecán Ruca se asocia con un relato, fuera del cual no tiene sentido.

105La existencia de las fronteras refuerza la ilusión de la separación posible. Los dos trabajos de Latour retornan desde este lugar. De aquí que la Patagonia, como margen material de la excepcionalidad, se presenta inabarcable, permanentemente incompleta en un modo que, por un lado ha sido justificación de su subalternidad y, por otro la encuadra en el potencial emancipatorio del sitio de lo inapropiable.

Humanidad y naturaleza en la Patagonia

106No es menos pensar en la Patagonia en esta clave biopolítica, ya que una red de relaciones se teje en este espacio donde humanidad y naturaleza no terminan de separarse, como prueba de su incompletitud. Hay relatos, que podemos ubicar en los mitos de origen, que ponen en evidencia esta idea. Por ejemplo, el poblamiento galés de la Patagonia está acompañado de una de las anécdotas más claras en este sentido. Los galeses llegaron a la región atlántica de la Patagonia central hacia mediados del siglo xix. De allí se trasladaron progresivamente hacia el oeste, llegando a formar un poblado en la cordillera andina, en la localidad que hoy se conoce con el nombre de Trevelin. Esta población es particularmente emblemática en el tema que nos ocupa, pues reconoce como uno de sus principales héroes a un caballo, el Malacara, figura fundamental del relato de origen del asentamiento (Evans, 1994).

107El asentamiento de Trevelin estuvo plagado de peripecias. Las primeras instalaciones fueron acordadas con el gobierno argentino y se efectuaron sobre la costa chubutense. Desde allí, estos pobladores fueron remontando el río Chubut hasta establecerse en el paraje cordillerano. En uno de los viajes de exploración, un grupo de galeses fue atacado por un grupo de indígenas. En el trasfondo de este encuentro se presenta un Estado nacional argentino que estaba llevando adelante la ya mencionada Campaña del Desierto. La caracterización de la población originaria como extranjera contrasta con el reconocimiento que hacía el mismo Estado que expulsaba población y avalaba el asentamiento de una corriente migratoria recién llegada. La clave racial de modernización vuelve a evidenciarse en este imaginario.

108Si bien los exploradores galeses no formaban parte de los avances del ejército argentino, tenían vinculaciones con el gobierno, el cual visualizaba en estos inmigrantes europeos una población culturalmente más apropiada para el desarrollo de una nación moderna. Raza y cultura aparecen como sinónimo y fundamento de la apropiación espacial. El orden simbólico desde el cual se subestimaba a los pueblos originarios tuvo siempre el horizonte de la cultura occidental como modelo. Un pasaje del escrito de Hudson de 1870 es particularmente claro al respecto.

Durante esta investigación traté algunas veces de imaginarme algo referente a la vida espiritual y material de los habitantes desaparecidos hacía tanto tiempo. Los pieles rojas de hoy pueden pertenecer a la misma raza y tener la misma sangre; en una palabra: pueden ser los descendientes directos de los que trabajaban piedras en Patagonia; pero, sin duda, están tan cambiados y han perdido a tal extremo sus características que sus progenitores no los reconocerían ni los aceptarían como sus parientes. Allí, como en la América del Norte, el contacto con una raza superior los ha rebajado […] Algo de su sangre salvaje continuará corriendo por las venas de los que han tomado su lugar; pero como raza tendrán que desaparecer de la tierra. (p. 42)

109Los galeses que llegaron a Chubut en el siglo xix no escaparon a la construcción de desigualdades que atravesó este período y se enfrentaron a los habitantes que oficialmente se debía someter. Aquí nace el mito del caballo-héroe, porque solo uno de los exploradores se salvó del ataque, el que logró escapar porque su caballo, el Malacara, saltó hacia el fondo de un barranco al que lo habían llevado los indígenas con la esperanza de acorralarlo. La capacidad física del caballo no solo le permitió saltar, sino que logró caer sin mayores lastimaduras, reincorporarse y emprender la huida con su jinete sin que los indígenas tuviesen oportunidad de bajar hacia donde se encontraba. El jinete proyectó en la acción del caballo su propia intención por sobrevivir y, desde allí, fundamentó un vínculo de amistad con el animal que lo invistió con un carácter de par antes que de no-humano. Esta consideración sobre el caballo cobra un sentido social, porque el escape permite salvar la vida de quien sería el fundador de la colonia galesa en la cordillera. De allí que se lo presente como actor fundamental de la historia que se cuenta y que se le levante un monumento.

110La humanidad animalizada de los pobladores originarios y los gauchos ya había sido recorrida en los textos de Sarmiento y Zeballos. Este relato agrega la humanización del animal, actor fundamental en la tragedia de instalación. Resulta de interés que la épica se reduzca a esta tragedia cuando, poco tiempo después del ataque en las márgenes del río Chubut, el ejército argentino encarceló a los indígenas que poblaban la cordillera y reclutó como exploradores a algunos pobladores galeses. Los pobladores originarios, susceptibles de ser asesinados, apropiados o encarcelados por su mera condición racial e historia, no son ni la tragedia ni la épica. Tampoco lo son el puma que ataca niños y que resulta cazado ni cualquiera de los fenómenos ambientales que pasan a formar parte del relato heroico en tanto son vencidos.

111Un segundo conjunto de relatos llamativos son los que refieren a la agricultura, pues ineludiblemente, en el marco del proyecto agroexportador que se estaba instalando, la agricultura aparece como uno de los objetivos de la apropiación de la Patagonia y de la expulsión de pobladores. Ahora bien, desde hacía más de un siglo se tenían conocimientos sobre cultivos en la zona andina, con claras referencias en el período en que el Estado argentino avanza en el espacio.

En donde vive Huentrupan [valle del Lácar], que se siembra y cosecha, ya no es lo mismo, las ideas de propiedad comienzan a diseñarse. Un día, preguntando al compadre Pulqui, cuya niña bauticé en Huechuhuehein [arroyo Pocahullo], cómo se alimentaban los que no sembraban, me contesto «a punta de manzanas». (G. Cox, 1862, p. 234-235, citado en Pérez y otros, 2013, p. 128)

112Francisco P. Moreno, durante su misión exploratoria de 1897 observa:

Shaihueque y Ñancucheuque me habían dicho más de una vez que al pie de la Cordillera, en el paso a Chile, había caciques que cultivaban la tierra y uno de éstos era Curruhuinca. Las familias indígenas agrupadas a su alrededor cultivaban toda la tierra: los trigales que veíamos atestiguaban su industria; además, las mujeres tejen, y con todos los recursos de esta colmena humilde comercian con Junín de los Andes y con Valdivia. Supe que toda la verdura que se consumía en Junín procedía de las chacras de la gente de Curruhuinca, de las vegas de Trumpul y de Pucará, inmediatas al lago Lácar situado a unos doscientos metros de los ranchos y a cuya orilla arreglamos campamento bajo un bosque de manzanos centenarios. (citado en Perez y otros 2013, p. 128-129)

113Y así sigue, con numerosas fuentes que evidencian el reconocimiento de estas prácticas agrícolas en el espacio, con anterioridad a la llegada del ejército. Incluso la planificación de aprovisionamientos de la campaña militar, tenía en cuenta la existencia de prácticas ganaderas y agrícolas en el espacio (Raone, 1969).

114En nombre del avance de la civilización en clave agroexportadora, se desarticulan prácticas productivas. Es notable que la agricultura y la ganadería corran la misma suerte que la conceptualización del desierto, es decir, están referidas a consideraciones políticas de coyuntura antes que a conceptos descriptivos. El relato sobre la Norpatagonia y las prácticas de sus pobladores hizo permanentemente referencia a las costumbres de saqueo y destrucción. Los pueblos originarios, ubicados en el sitio de salvajes antagónicos, no se consideran ni aún llevando adelante las actividades en nombre de las cuales se organiza la campaña, como ya citamos en la referencia de Zeballos.

115Los pueblos originarios que se atacan son aquellos que son contrarios al modelo agroexportador nacional. Los pueblos originarios que quedan fuera de esta consideración, porque de hecho llevan adelante prácticas agroganaderas, son considerados chilenos y expulsados por ser invasores.

Así como muchos aspectos de la vida material y simbólica de los pueblos originarios han sido descritos y caracterizados de acuerdo al interés de los emergentes estados nacionales de Chile y Argentina, el componente productor de alimentos o agricultor de los nativos orientales cordilleranos ha sido enmascarado, tergiversado su verdadero significado económico y su rol identitario en favor de los intereses de las clases dominantes. Otorgándole a los pobladores agricultores el carácter de «extranjeros», justificación para su expulsión del territorio, la reubicación de sus poblaciones, y la negación de reclamos y derechos, hasta la actualidad. (Pérez y otros, 2013, p. 134)

116Por acción o por omisión, se trata de una humanidad incompleta. Algo similar se encuentra en el texto de Sarmiento, que niega la existencia de cualquier tipo de industria en el desierto, con la excepción de las iniciativas de organizaciones en manos femeninas, a las que desestima simplemente por el género, sin mayor análisis. No se trata de un argumento, sino de una decisión preestablecida por situar un orden que, en nombre de argumentos trascendentes, fija una práctica arbitraria. La animalidad de esa humanidad incompleta, de uno u otro modo, se instala en el justificativo del dominio.

117El lenguaje del colonizador, como parte de su argumento de dominio, animaliza al colonizado sistemáticamente, como ya Fanon (1983) recorrió. Los colonos son otra especie de hombres y mujeres respecto de los colonizadores, más humanos, más racionales, más situados naturalmente en el sitio del dominio.

Esa demografía galopante, esas masas histéricas, esos rostros de los que ha desaparecido toda humanidad, esos cuerpos obesos que no se parecen ya a nada, esa cohorte sin cabeza ni cola, esos niños que parecen no pertenecer a nadie, esa pereza desplegada al sol, ese ritmo vegetal, todo eso forma parte del vocabulario colonial. (Fanon, p. 21)

118En el lenguaje del bestiario se inscribe la práctica colonial, en el vínculo con las bestias se reconoce el vínculo colonial. Las variadas jerarquías sociales, se homologan de una u otra forma con aquello considerado como naturaleza o animal, y el vínculo, extractivo y destructivo que se plantea con el entorno, unifica en el mismo sometimiento a poblaciones humanas y no-humanas. La vida nuda, lo natural reconocido como no-humano, queda entonces más profundamente subordinado en ese estado de excepción. Es esta modernidad la que silencia la diversidad de la Patagonia en múltiples sentidos.

119Este silenciamiento y animalización es propio del pensamiento constitutivo de nuestro país, ya Eugenio Cambaceres, en 1887 apela a este sentido común en su novela En la sangre, pero no en relación con una diferenciación en clave étnica, sino de clase. Sus animalizados son los migrantes italianos pobres llegados a Buenos Aires.

De cabeza grande, de facciones chatas, ganchuda la nariz, saliente el labio inferior, en la expresión aviesa de sus ojos chicos y sumidos, una rapacidad de buitre se acusaba […]

De vez en cuando, lentamente paseaba la mirada en torno suyo, daba un golpe –uno solo– al llamador de alguna puerta y, encorvado bajo el peso de la carga que soportaban sus hombros: «tachero»... gritaba con voz gangosa, «¿componi calderi, tachi, siñora?». 
Un momento, alargando el cuello, hundía la vista en el zaguán. Continuaba luego su camino entre ruidos de latón y fierro viejo. Había en su paso una resignación de buey. 
Alguna mulata zarrapastrosa, desgreñada, solía asomar; lo chistaba, regateaba, porfiaba, «alegaba», acababa por ajustarse con él. […]

 la existencia errante, sin freno ni control, del muchacho callejero, avezado, hecho desde chico a toda la perversión baja y brutal del medio en que se educa. […] 

El zaguán, más tarde, los patios de las imprentas, el vicio fomentado, prohijado por el ocio, el cigarro, el hoyo, la rayuela y los montones de cobre, el naipe roñoso, el truco en los rincones. 

(Cambaceres, p. 3 )

120A partir de estos fragmentos se observa cómo genética y ambiente se cruzan en una novela, en la que las acciones del protagonista están afectadas por el comportamiento que su origen predetermina. Hay un nivel de humanidad restringido, una animalización que en este caso se asocia con la falta de sensibilidad y a las prácticas de violencia como ajenas a la cultura. Resulta de interés que ubique este proceso en un ámbito urbano; en Cambaceres la barbarie está en la sangre y no en el desierto. Las fronteras se instalan en lo urbano.

La Patagonia de las ovejas: la modernización desde lo animal y la animalización de la población

121En la confusa interacción entre naturaleza, humanidad y animalidad, la Patagonia se fue presentando como un escenario de mezclas e hibridaciones. El enorme conjunto poblacional y paisajístico ubicado en el sitio de lo inanimado como susceptible de ser usado, se reconoce en el tono casual de Zeballos (1878) para describir el terrible encuentro del cuerpo del cacique, muerto en el enfrentamiento con el ejército: «Al cacique Chocory se le encontró sobre sus carnes una rica cota de malla, que fue traída al museo de esta ciudad, con otros objetos curiosos recogidos en aquella expedición» (p. 39). Cuerpo y ropa se cosifican como resultado del dominio. La violencia se filtra en toda la frase, desde la exposición a la apropiación, pero no llama la atención del autor. Resulta de interés tomar, en el ejercicio de la diferencia, elementos desde los cuales se problematiza la violencia para pensar la construcción del espacio.

122María Luisa Femenías (2011) resalta cómo la sociedad genera violencias y castiga sus excesos, pero no sus lógicas. En el caso del impacto sobre el cuerpo, estos excesos se han problematizado como una de las bases más amplias de la reflexión feminista. En el caso de las geografías diferenciadas y el cercenamiento de derechos asociados, esto es menos obvio.

123La reflexión en clave de género es iluminadora para reflexionar sobre la matriz de dominio que se proyecta en la Patagonia. Iris Marion Young (1983) muestra que los modos de entender la violencia y de vivirla no responden a una naturaleza masculina, sino a cómo culturalmente se construye el ideal de la virilidad y del dominio. Estos son los conceptos a asociar. En la virilidad, donde juega la humanización, también se resuelve el dominio. El exceso de la violencia y de los/as violentos/as tiene entonces una arista política, en la que «las relaciones estructurales superan y condicionan las que entablan los individuos entre sí de modo binario, y las exceden» (Femenías, 2011, p. 121).

124Gaston Bachelard (2000) señala que la poética del espacio es más constitutiva de los lugares que la política, porque la poética también se inscribe en una matriz política, estabilizando los términos que sustentan las acciones de la estatalidad. La poética del espacio aparece entonces como un modo de aceptación de la violencia de la diferencia. Young (1983), denomina a esto la cosificación ideológica de la realidad social, recorriendo el modo en que discursos hegemónicos refuerzan costumbres, lenguajes y realizaciones como si la estructura social fuera monolítica, natural e inmodificable. Hay un sentido de estabilidad que sostiene la idea de orden y, con ello, la jerarquía implícita en una escala de los seres que no se termina de desmantelar. Los varones violentos son, desde esta perspectiva, los guardianes de fronteras, los hacedores de la purificación laturniana, los negadores de la hibridación. La violencia es, desde este lugar, un modo de reparar el orden natural basado en una jerarquía patriarcal (Femenías y Rossi, 2009).

125En el caso de la Patagonia, el argumento paternalista se establece en los relatos de los comienzos del dominio, así como la artificialidad en la intención de instalar un orden natural en clave atemporal. Perla Zusman (2001) analiza la incorporación de la Patagonia a la esfera colonial, mostrando que las fronteras que se demarcan en los territorios del sur se establecen con lógicas que refieren más al diseño de espacios fronterizos en la península ibérica que a la perspectiva turneriana que encuentra impactando en los análisis de las geografías de frontera en América Latina.

126Pero la autora hace algo más, asocia los relatos sobre la Patagonia a la definición de modernidad imperial, a partir del sitio de vinculación propiciado por el descubrimiento de Magallanes del estrecho que lleva su nombre. La conexión comercial se resolvió, hasta 1914, por estos territorios del sur. Asimismo, los más importantes naturalistas del siglo xix la recorrieron como parte de sus estudios para el establecimiento de la biología moderna. El Estado argentino, como ya referimos, tras la metáfora de desierto ocultó contradicciones de su propia dinámica de desarrollo, apelando sucesivamente a diferentes imaginarios sobre la región como argumento de unidad nacional. Siempre fronteriza y siempre abierta, la Patagonia se sitúa en la frontera y en el enigma.

127En su período colonial, en línea con las regiones-frontera de intercambio y dinámicas, las poblaciones establecidas fueron núcleos de vinculación e intercambio, lo que nos aleja de la idea de espacio vacío (Bianchi, 2010). Sin embargo, en el relato nacional, los intentos fracasados de los españoles se toman como argumento del salvajismo a someter, así como de la necesidad de diseñar una estrategia de crecimiento. Como dijimos, la respuesta estuvo en las ovejas asociadas a las hilanderías británicas.

128Ambos lados de la cordillera patagónica se resolvieron en clave europea, en Chile, con capitales de origen germano, en la Argentina con capitales mayormente británicos (Coronato, 2010), pero siempre suponiendo la erradicación de la población situada en el ambiguo límite de la animalidad. Esto no solo ocupaba a los pueblos originarios, las actividades delictivas, como vimos, también se inscribían como parte de la barbarie a erradicar. Es más, Suarez (2005) refiere a que muchos habitantes cordilleranos se vieron expulsados de sus propiedades en la década del veinte, cuando se estableció un control fronterizo mayor, y se los acusó de facilitar el paso a posibles criminales. El solo hecho de poblar un espacio era argumento de erradicación, sin mayores pruebas. Estas iniciativas fueron acompañadas por un incremento en la concentración de tierras en el área cordillerana. En general, tras el racismo y la xenofobia se planteaba el clasismo como base de ordenamiento. En esta trama, los pobladores menos-humanos quedaban fuera de los derechos e invisibilizados en sus iniciativas.

129Estos relatos, que nos remiten a más de cien años atrás, tienen importantes continuidades en el tiempo. La Patagonia, reconocida como tierra de ovejas antes que de personas, de habitantes cristalizados en la figura de pioneros en una tierra donde nunca se terminaba de forjar el desarrollo, es re-ubicada en el sitio del recurso a partir de la segunda mitad del siglo xx. Resulta de interés la representación del espacio que proviene de los discursos técnicos del destino central de la Patagonia a partir de 1960: convertirse en uno de los principales centros productores de energía hidroeléctrica nacional.

130Ya no como productor de lanas, pero sí estratégico en nombre de la Nación, lo patagónico es mediado por intereses justificados en clave paternalista. Un primer intento de organización de la producción energética en clave nacional, desde un organismo dependiente del poder Ejecutivo nacional se dio en 1957, cuando se formó la Corporación norpatagónica. Esta región reunía a las provincias de Neuquén, Río Negro y Chubut –mediante un acuerdo firmado previamente a la redacción de las constituciones provinciales y bajo gobiernos no elegidos– en un organismo que delegaba al Poder Ejecutivo Nacional las decisiones sobre estos desarrollos, bajo la premisa de que la Nación manejaría los recursos energéticos. Con el comienzo del funcionamiento de las provincias en 1958 y la defensa de la autonomía, esta región se desmanteló.

131Pero la Patagonia siguió ordenándose desde la delimitación de regiones con marcas de diferenciación resueltas en complejas dinámicas de intereses cruzados. En 1960, el paralelo 42°, que separa a Chubut de Río Negro, se instaló como frontera impositiva interna planteando una diferenciación interna sin anclajes históricos o ambientales, generando importantes debates (Rodríguez Meitin, 1960). Las regiones de la Argentina en general se reagrupan con nuevas dinámicas, en una política que promueve desde agencias como el Consejo Federal de Inversiones (cfi) o la Comisión Nacional de Desarrollo (conade), planificaciones territoriales específicas. En este marco, la inscripción de la Patagonia norte en lo que se denomina Región Comahue dio inicio a una gran cantidad de debates, que evidencian que el sentido sobre el espacio, en los tempranos años sesenta, tiene un carácter abierto (Arias, 2010). Sin embargo los límites se establecen y las diferencias se silencian. La separación nutre justificativos de integración diferenciada que redundan en nuevas marginalidades en el interior de los espacios provinciales. La región norte se inscribe en este proceso como espacio central del desarrollo energético, el sur continúa con el rol de productor lanero. En ambos proyectos podemos encontrar el anclaje del paternalismo en clave de desarrollo. En este punto, el paternalismo cobra un nuevo modo, ya no se trata de la intervención directa en nombre de un bien mayor, sino de naturalizar la vinculación asimétrica en la institucionalización del territorio, incluso cuando se critica el establecimiento de la dependencia desde lo provincial hacia lo nacional. En este período, en el territorio patagónico hay dos importantes proyectos nacionales que se planifican y concretan, por un lado, el plan energético, por el otro, el ordenamiento productivo rural. El plan energético, aun habiendo fallado el intento de 1957 de manejarlo en forma independiente de los espacios de ubicación de los embalses y las represas, se resuelve destinando la energía a Buenos Aires (ver Figura 3).

Fig. 3. Mapa elaborado por la empresa consultora Sofrelec-Italconsult para el establecimiento del Plan de Desarrollo Hidroeléctrico norpatagónico

Fig. 3. Mapa elaborado por la empresa consultora Sofrelec-Italconsult para el establecimiento del Plan de Desarrollo Hidroeléctrico norpatagónico

Fuente: Sofrelec-Italconsult, 1962, p. 20

132La reiteración del centralismo se asocia con un corpus específico de literatura sobre la Patagonia que da cuenta de que, en este período de inicio de las provincias, el territorio se reinventa con nuevos mitos de origen. La propuesta de desarrollo hidroeléctrico para la zona norte actualizó la noción de Patagonia-recurso en un nuevo orden, que no solo atravesaba las vinculaciones con el resto del país, sino que también inscribió nuevas marcas en el interior de los espacios.

133Es de destacar que en este período, afectado por sucesivos quiebres institucionales, se editaron obras emblemáticas en torno al futuro de la región, apelando a distintos fundamentos. Por un lado, encontramos el pasado estereotipado en textos como los de Exequiel Bustillo o Raúl Entraigas; por el otro, el futuro como un horizonte de crecimiento inevitable, como se desprende de la mirada de Aquiles Ygobone. La particularidad de estos referentes de los estudios patagónicos es que refieren sus análisis a un origen lejano, en el que inscriben sus ideas como el relato del destino manifiesto, operando en el ordenamiento de la región hacia su natural porvenir. Con esta acción, imprimen en las políticas desarrollistas del período un aura de providencia atemporal asociada con la forma en que los recientes estados provinciales se inscriben en la Nación.

134Sobre este punto, Farías y Mazzitelli (2006) reconocen un cambio en la forma de interpretar la geografía a partir de 1955. En el marco del gobierno peronista, Federico Daus había presentado la geografía en clave regional, indagando en las dinámicas vinculares. Pero a partir de 1956, la Academia Nacional de Geografía recuperó la geografía física como aquella más adecuada para describir las características del territorio argentino. Así, en los relatos que refieren a la geografía se retoma una retórica naturalista que dialoga con la identificación del paisaje con el destino manifiesto que aparece como referencia en las obras de los autores mencionados.

135Una de las características de los escritos es el carácter germinal que buscan referir. Estamos en el marco de dos grandes cambios: uno relacionado con las modificaciones institucionales, con el armado de las provincias iniciado en 1958; otro, el avance del plan nacional que establece la Patagonia norte como centro de la generación de energía eléctrica del país. Los escritos de los años sesenta de Ygobone, Entraigas y Bustillo operaron como re-constituyentes de mitos fundadores sobre la región. Este carácter inaugural se reconoce desde los títulos: el Renacimiento de la Patagonia de Ygobone (1964) y El despertar de Bariloche de Bustillo (1968). A partir de palabras como renacimiento y despertar se observa que la referencia a puntos de inicio es una constante. El pasado, inscripto en un relato lineal asociado con un paisaje que también se presume inmutable, trabaja como si fuese objetivo y pre-discursivo. Así, frente a las concepciones en disputa, los años sesenta presentan un cierre que actualiza la lectura sobre el territorio como la marca de un destino.

136En el escrito de Ygobone de 1964, la promesa del desarrollo aparece como la solución a la incertidumbre precedente. En las obras hidroeléctricas y, sobre todo, en la explotación petrolera, reconoce la vía por la que la Patagonia se convertirá en un emporio. Así, el aprovechamiento de los recursos mineros y energéticos aparece superando las contradicciones de la integración territorial vista. Ygobone idealiza el pasado de la costa patagónica, dado que para mostrar el sentido patriótico de la explotación petrolera en Comodoro Rivadavia se remite a la trayectoria de los primeros asentamientos. Así alinea una mirada en clave de destino manifiesto: la región costera, solo por sus recursos hidrocarburíferos, se incorpora a la Nación como área estratégica; y como la Nación contiene a la región, se asume que el crecimiento económico de la primera impactará en la segunda, aún cuando no se problematiza mayormente de qué forma. El desarrollo del sur se liga a un crecimiento industrial del centro, cuyas posibilidades son una realidad existente a los ojos del autor, quien continúa vinculando el crecimiento con el desarrollo de la Nación, sin un reparo en las agendas locales. Los disensos particulares en torno al modelo de desarrollo son acallados desde esta perspectiva unificadora (Azcoitia y Núñez, 2014).

137Asimismo, el pasado es re-modelizado con un ideal de progreso excluyente. En 1968, se publican dos libros de alto impacto en la valoración de la región, El despertar de Bariloche, de Exequiel Bustillo, y Sangre en la Península, de Raúl Entraigas. En el texto de Bustillo se exacerba la idea de frontera y de que el espacio chileno es enemigo natural del Parque Nacional como representación de la argentinidad. Por su parte, el texto de Entraigas incorpora componentes de racismo en clave étnica al revisar los orígenes coloniales en Península Valdés. Al respecto, Marcia Bianchi Villelli analiza el carácter novelado de la historiografía sobre el espacio, llamando la atención sobre el hecho de que se detallan las llegadas de los barcos, los primeros emplazamientos, la búsqueda de agua dulce y conflictos, pero se presenta poco detalle sobre el funcionamiento de los asentamientos. También señala que se saltan treinta años de intercambio para volver a destacar el último día del establecimiento, cuando fue atacado sorpresivamente durante una misa por un malón tehuelche, con la consecuente destrucción de los asentamientos coloniales

no hay mención ni cuestionamiento sobre cómo fue el desarrollo cotidiano de los asentamientos que llevaron a esta situación con la población indígena. Luego de treinta años de coexistencia y complejas negociaciones con diversos grupos indígenas (Nacuzzi, 1998; Luiz, 2006), las únicas causas se reducen al carácter «primitivo» de la población local. (2010)

138Podemos pensar que al modelo hegemonizador nacional, que con idas y vueltas se plantea en la concreción de la estructura de aprovechamiento energético de los ríos norpatagónicos, se suma una vocación por fijar un cierto sentido de nación y patriotismo exacerbado, racista y excluyente. Esto parece crecer a partir del golpe de Estado de 1966, ya que el territorio, como referencia identitaria primaria, resulta entonces re-esencializado en un nuevo relato.

139García (2006) señala que, en la provincia de Neuquén, a partir del golpe de 1966, el pasado se convirtió en una cuestión política y los relatos que se propusieron como estructurantes de los antecedentes reconocidos tenían como fin recuperar la esencia de la civilización occidental y cristiana. Desde esta perspectiva, se sostiene que el pasado se instala en la agenda pública de la Argentina de fines de la década del sesenta, pues su revisión es una de las formas con que el gobierno de la dictadura buscó reparar los problemas sociales que debilitaron la estructura democrática. En el caso de Neuquén, la instalación de entidades específicas para resolver disputas de memorias y afianzar la idea de la neuquinidad se reconoce como propia de la segunda mitad de los años sesenta. El carácter de la construcción simbólica que García recorre en Neuquén puede extenderse hacia la provincia de Río Negro, en la obra de Bustillo que se revisó anteriormente. Esto también puede extenderse a otros textos que operan reubicando el relato civilizatorio por sobre los análisis vinculares, de los que el texto de Entraigas resulta en un fundamento central.

140El primer congreso de historia rionegrina se realizó en 1968 en Bariloche, la pregunta por los orígenes pareció buscar reordenar los sentidos mismos del crecimiento. El despertar de Bariloche, de Bustillo es paradigmático en este sentido. En la memoria de lo que fue la primera gestión de Parques Nacionales se plantea, al igual que Ygobone para Comodoro Rivadavia, un destino manifiesto, que no se funda en una práctica extractiva, sino en una determinada interpretación del paisaje. Bustillo, en 1968, desconoce el valor de todas las experiencias de desarrollo previas, pero sobre todo, niega al poblamiento e influencia chilena como parte estructurante del desarrollo de la región. Así, desde 1968, revisa los procesos de la década del treinta, exacerbando el peso del carácter del control estatal y de una argentinidad excluyente, que nos remite al texto de Entraigas.

141De este modo, en el clivaje político y económico de las décadas del sesenta y setenta, la Patagonia fija su geografía y su pasado en una reactualización de las fronteras. La frontera del desarrollo vuelve a instalarse en el espacio, pero no en todo, sino en aquellos sectores recortados como la marca de lo primitivo, como el contraste con el progreso. De este modo, se legitiman formas específicas de concentración local de recursos y capacidades.

142Decíamos más arriba que el segundo plan nacional significativo fue el de promoción ovina, esto es, el de la actividad focalizada en pocas manos de grandes productores y llevada adelante desde el entramado social de la población silenciada. El mapa de influencia del inta es particularmente claro como representación de las contradicciones instaladas en las definiciones sobre el espacio (ver Figura 4).

Fig. 4. Área de influencia del inta Bariloche entre 1965 y 1988

Fig. 4. Área de influencia del inta Bariloche entre 1965 y 1988

Fuente: Rodríguez, 1982, p. 23

143La zona a ovinizar es lo que se recorta del espacio de riego a construir en articulación con el plan energético. La zona ovina, denominada Patagónica, a pesar del recorte, es el afuera del espacio de desarrollo central, un afuera mucho más marcado en las provincias de Neuquén y Río Negro, donde el modelo hidroeléctrico y los planes de desarrollo provincial han llevado al establecimiento de los centros de poder en el área alternativa al del plan ovino. Este otro espacio de regadío se denomina desde el inta Región Rionegrense, una denominación altamente llamativa considerando, a partir del mapa, que casi la mitad de la provincia queda fuera de la denominación. El oeste, pero sobre todo el sur rionegrino, se reconstruyen como una nueva frontera, ubicada en un imaginario de permanencia que ocultó lo novedoso del reciente ordenamiento. Es interesante, desde esta perspectiva, como el ser-frontera se instala hasta en percepciones alternativas del tiempo, y no solo del espacio.

Reflexiones finales

144Retomando las palabras del plan de gobierno de 1961 nos preguntamos por el origen de la población en algunas de localidades anquilosadas:

la pujanza de las poblaciones valletanas, tiene su oposición en aquellas que surgieron a la llegada del riel en desarrollo hacia el Lago Nahuel Huapi y luego quedaron como anquilosadas, marginando las paralelas de acero que llevan su aliento de progreso discriminativo. (ME Río Negro, 1961, p. 15)

145La sorpresa fue mucha cuando, lejos de la referencia esperada al tren, el origen de los/as pobladores se remitió a la producción «Muchos años antes del tren aquí había gente, en Comallo abajo estaban, y por todo el camino de los piñones. Mi abuela me contaba de carretas que iban y venían de la cordillera» (pobladora, citado en Conti y Núñez, 2012b, p. 24).

146Otra característica de relatos similares es que los tiempos no se marcan por los cambios políticos, sino que se referencian por la trascendencia de las catástrofes. Inundaciones, nevadas, sequías e incluso explosiones volcánicas son la referencia a los tiempos del desarrollo, siempre por fuera de la política pública. En un texto reciente, hemos trabajado cómo estos elementos se cruzan con una proyección feminizante sobre el espacio. Esta región fronteriza, «punto de fuga del desarrollo» tal como se promociona en la actualidad (Vejsbjerg, 2010), se descubre como espacio para ser usado. Está al servicio de intereses siempre exógenos, porque los intereses locales se desestiman, porque la permanencia de la precariedad se vincula con el carácter de los/as habitantes y del paisaje, y no con una historia de falta de políticas de integración.

147La Patagonia marginal no es todo el espacio, es casi una línea en permanente movimiento. Cuando preguntábamos por las zonas rurales, en los espacios urbanos mayores nos decían que era lo que estaba por fuera de los límites de la ciudad, cuando llegábamos a los pueblos, lo rural se describía en los parajes, cuando llegábamos a los parajes, lo rural se refería a las casas solitarias de grandes campos. Siempre en el más allá, siempre hacia lo más incompleto, la idea de frontera se cruza con la de la ruralidad, y los pobladores rurales, en esta vinculación, pierden presencia humana, se presentan como menos racionales a los ojos de la normatividad disciplinadora. Pero en esta construcción de frontera, el territorio patagónico en sí se inscribe en una clave de desigualdad, aún cuando eso privilegie a sectores internos. La Patagonia está en los márgenes del país, ligada a la naturaleza, con una voz apenas audible bajo el permanente argumento de la baja densidad poblacional.

148Judith Butler (2007) nos recuerda, en estas revisiones, la importancia de una perspectiva en clave de genealogía.

la genealogía indaga sobre los intereses políticos que hay en señalar como origen y causa las categorías de identidad que, de hecho, son los efectos de instituciones, prácticas y razonamientos de origen diverso y difuso. La labor de este cuestionamiento es centrar –y descentrar– esas instituciones definitorias: el falogocentrismo y la heterosexualidad obligatoria (p. 38)

149No solo los cuerpos, sino también los lugares se disciplinan y diferencian con estas construcciones normativas. Pegar la Patagonia a la idea de naturaleza, y la idea de naturaleza a la de mujer al servicio, es un camino que se recorre en todos los argumentos que justifican las necesidades de tutelaje. El resultado, hasta el de las resistencias a este dinamismo desde Nación, fue la construcción de nuevas fronteras, más naturales, menos humanas, más femeninas hasta en el peso de las actividades de subsistencia que deben afrontarse. Pero estas construcciones marginales no se quedan en el afuera, como indican Balibar y Bhabha, son parte constitutivas de las tensiones en los centros.

150En el relato del Estado, la Patagonia se instala en el límite entre el adentro y el afuera, pero se presenta como región necesaria. No es un afuera ni un adentro, es un margen con la doble acepción de la interioridad y exterioridad. Es referencia y ocultamiento de la arbitrariedad de los ejercicios de exclusión. Podemos pensar, entonces, que, si bien el Estado no tiene márgenes, los necesita y por eso los levanta sistemáticamente. Esos márgenes están hechos de la materia de lo discursivo, sin un anclaje material último, pero presuponiéndolo siempre.

151La Patagonia, y sobre todo la Patagonia profunda de la región transformada en límite, se presenta con el sesgo femenino de lo permanentemente incompleto. Y, como toda mujer, parece ser un misterio para los hombres, para toda racionalidad que pretende aprehenderla desde una lógica ajena a sus particularidades. La Patagonia como mujer, es un misterio para los hombres. Inapropiable en términos de Haraway, problema y desafío para Butler

Leí a Beauvoir, quien afirmaba que ser mujer en el seno de una cultura masculinista es ser una fuente de misterio y desconocimiento para los hombres, y esto pareció corroborarse de algún modo cuando leí a Sartre, para quien todo deseo –aceptado problemáticamente como heterosexual y masculino– se describía como un problema. Para ese sujeto masculino del deseo, los problemas se convertían en escándalo con la intromisión repentina, la acción imprevista de un «objeto» femenino que incomprensiblemente devuelve la mirada, la modifica y desafía el lugar y la autoridad de la posición masculina. (p. 36)

152Por su simple existencia desafía, desde su diferencia marca la apertura de lo que se pretende cerrado. La bella y salvaje ondina aún no termina, porque nunca llegará, a disciplinarse. La Patagonia es lugar y proceso. Es hecho y ficción, como indica Haraway. Es la interioridad de la externalidad transformada en territorio. La muestra de que la región, como perteneciente al Estado, no descansa en una definición fija, sino que se establece en una arena de tensiones. Es discurso y es espacio, sentido y materia. Refiere a sí a partir del modo en que se considera el centro.

153Lo destacable es que ese espacio de frontera-marginalidad se ha mantenido en el tiempo, pero con los cambios necesarios como para incorporar las variedades en los sentidos de Estado, Nación y ciudadanía. La Patagonia emerge como discurso con una materialidad que disputa órdenes, aún situada en el sitio del enigma.

Bibliografía

Bustillo, E. (1946). Los Parques Nacionales. Buenos Aires: Editorial Guillermo Kraft Limitada.

Bustillo, E. (1971). El despertar de Bariloche. Una estrategia patagónica. Buenos Aires: Casa Pardo.

Cambaceres, E. (1887). En la Sangre. Buenos Aires: Imprenta Sud América.

Casamiquela, R. (2006). Relatos policiales patagónicos del Sargento Tello. Chubut: Fundación Ameghino.

Chucair, E. (2004). Cuentos y Relatos Patagónicos. Bariloche: Caleuche.

Chucair, E. (2005). La inglesa bandolera y otros relatos patagónicos. Gaiman: Ediciones del Cedro.

Chucair, E. (2013). Del archivo de la memoria. Gaiman: Ediciones del Cedro.

Conti, S. y Núñez, P. (2012b). Taller de Memoria, Comallo (Informe Proyecto «Economía Social en la estepa rionegrina, el desafío del reconocimiento y la importancia del fortalecimiento»). Río Negro: spu-unrn.

Entraigas, R. (1968). Sangre en Península de Valdés. Martirio del Padre B. Poggio. Cuadernos de Historia del Chubut, (4), 9-32.

gprn. (1965). Panorama. Provincia de Río Negro. Viedma: Editorial Cruz del Sur.

Hudson, G. (1997 [1893]). Días de ocio en la Patagonia. Buenos Aires: El Elefante Blanco.

Martínez, G. (2007). Maquinchao. Hilvanando recuerdos. Viedma: Edición del autor.

ME Río Negro. (1960). Programa de Desarrollo Económico de Río Negro PRO 5. Viedma: Ministerio de Economía, Dirección General de Política Económica.

PE Río Negro Secretaría de Planeamiento Río Negro. (1973). Plan trienal de gobierno 1974-76. Viedma: Gobierno de la provincia de Río Negro.

PL Río Negro. (1962). Memorias de los 3 años de gobierno del Dr. Edgardo Castello. Viedma: Gobierno de la provincia de Río Negro.

Rodríguez, O. (1982). Nuestras Estaciones experimentales: Bariloche. Revista Integración, Investigación y Extensión Rural inta, 7, (27), 4-32.

Sarmiento, D. F. (1845). Civilización y barbarie. Vida de Juan Facundo Quiroga. Aspecto físico, costumbres y ámbitos de la República Argentina. Chile: El progreso.

Sarobe, J. M. (1935). La Patagonia y sus problemas. Estudio geográfico, económico, político y social de los Territorios Nacionales del Sur. Buenos Aires: Editorial Aniceto López.

sofrelec-italconsult (1961). Comisión Técnica Interprovincial del Río Colorado. Estudio Preliminar para el desarrollo integral de los recursos hídricos del Río Colorado. Relación General. Buenos Aires-Roma: Senado de la Nación Argentina.

sofrelec-italconsult (1962). Complejo el Chocón-Cerros Colorados. (Informe técnico, económico y financiero). Buenos Aires, Ministerio de Economía.

Turner, F. J. (1893). The Significance of the Frontier in American History. Chicago: American Historical Association.

Willis, B. (1916). Carta de despedida a Emilio Frey (Colección Frey, Museo de la Patagonia, APN). (Inédito). San Carlos de Bariloche.

Willis, B. (1988). El norte de la Patagonia. Comisión de estudios hidrológicos. Buenos Aires: Eudeba.

Willis, B. (1943). Historia de la Comisión de Estudios Hidrológicos del Ministerio de Obras Públicas, 1911-1914. Buenos Aires: Ministerio de Agricultura.

Ygobone, A. (1932). Los territorios nacionales y sus condiciones institucionales. Buenos Aires.

Ygobone, A. (1943). El deber argentino ante la Patagonia. Buenos Aires: Edición del autor.

Ygobone, A. (1945). La Patagonia en la realidad Argentina: estudio de los problemas sociales, económicos e institucionales de las gobernaciones del sur. Buenos Aires: El Ateneo.

Ygobone, A. (1947). Consejo Económico de la Patagonia. Buenos Aires: El Ateneo.

Ygobone, A. (1946). Estudio e investigación de los problemas patagónicos. Buenos Aires: Depalma.

Ygobone, A. (1955). La creación de los Parques Nacionales en la República Argentina. Buenos Aires: Ministerio de Agricultura y Ganadería.

Ygobone, A. (1964). Renacimiento de la Patagonia. Contribuciones al estudio, investigación y solución de diversos problemas del sur argentino. Buenos Aires, Depalma.

Zeballos, E. (2008 [1878]). La conquista de las 15 mil leguas. Ensayo para la ocupación definitiva de la Patagonia. Buenos Aires: Ediciones Continente.


Agamben, G. (2006). Lo abierto, el hombre y el animal. Buenos Aires: Adriana Hidalgo. Agamben, G. (2010). Homo Sacer. El poder soberano y la nuda vida. i. Valencia: Pre-textos.

Agarwal, B. (2003). Gender and land rights revisited: exploring new prospects via the state, family and market. Journal of Agrarian Change, 3, (1-2), 184-224.

Aliste, E. (2012). El discurso del desarrollo y sus efectos ambientales en Chile: prácticas espaciales y transformaciones territoriales en el área metropolitana de Concepción, 1950-2010. Scripta Nova. Revista Electrónica de Geografía y Ciencias Sociales, XVI, (418),40. Recuperado de http://www.ub.es/geocrit/sn/sn-418/sn-418-40.htm

Aliste, E. (2013). Imaginarios, discursos, representaciones: la ciudad desde su espacio vivido. En López, E.; Arriagada, C.; Jiron, P.; Eliash, H., Chile urbano hacia el siglo xxi. Investigaciones y reflexiones desde la Universidad de Chile (pp. 284-291). Santiago de Chile: Editorial Universitaria.

Almonacid, F. (2009a). La agricultura chilena discriminada (1910-1960). Una mirada de las políticas estatales y el desarrollo sectorial desde el sur (Colección América, n.º 16). Madrid: CSIC.

Almonacid, F. (2009b). El problema de la propiedad de la tierra en el sur de Chile (segunda mitad del siglo xix-mediados de la década de 1930). Historia, I, (42), 5-56.

Arias Bucciarelli, M. (2010). Tensiones en los debates parlamentarios en torno a la provincialización de los Territorios Nacionales durante el primer peronismo. Quinto Sol, (14), 103-124.

Azcoitia, A. y Núñez, P. (2014). Las represas hidroeléctricas de la región Comahue: expectativas de un desarrollo parcial. Agua y Territorio. Universidad de Jaen, (4), 12-22.

Bachelard, G. (2000). La poética del espacio. Buenos Aires: FCE.

Balibar, É. (2005). Fronteras del mundo, fronteras de la política. Alteridades, 15, (30), 87-96.

Bessera, E. (2011). Exequiel Bustillo y la gestión de los Parques Nacionales. Una aproximación a su concepción de las fronteras como áreas naturales protegidas. En Navarro Floria, P. y Delrio, W. (Eds.), Cultura y espacio: contribuciones a la diacronización del corredor Norpatagonia Araucanía (pp. 115-125). Río Negro: UNRN.

Bhabha, H. (2002). El lugar de la cultura. Buenos Aires: Manantial.

Bhabha, H. (1990). Narrating the Nation in Nation and Narration, (pp. 1-7). Londres: Routledge.

Bianchi Villelli, M. (2010). Formas de narrar la historia: el estudio del poblamiento colonial de la costa patagónica (siglo XVIII). En iv Jornadas de Historia de la Patagonia. Facultad de Ciencias Humanas, Universidad Nacional de La Pampa, La Pampa.

Bielschowsky, R. (1998). Evolución de las ideas de la CEPAL. Revista de la CEPAL, (número extraordinario, 5), 21-46.

Bordo, S. (1986). The Cartesian Masculinization of Thought. Signs, 11, (3), 439-456.

Butler, J. (2007). El género en disputa. El feminismo y la subversión de la identidad. Barcelona: Paidós.

Carreras Doallo, X. (2010). La construcción del discurso sobre Nación y Naturaleza en el peronismo histórico (1946-1955). (Tesis no publicada). Universidad Nacional de Quilmes.

Conti, S. y Núñez, P. (2012). Poblaciones de la Estepa rionegrina, el desafío de superar un pasado folklorizado y ser reconocidos como agentes económicos. Revista Artemis (14), 144-155.

Coronato, F. (2010). El rol de la ganadería ovina en la construcción del territorio de la Patagonia. (Tesis de doctorado no publicada). Escuela Doctoral abies, AgroParis Tech, París.

Das, V. y Poole, D. (2008). El estado y sus márgenes. Etnografías comparadas. Cuadernos de Antropología Social, (27), 19-52.

De Oto, A. y Quintana, M. M. (2010). Biopolítica y colonialidad. Una lectura crítica de Homo sacer. Tabula Rasa, (12), 47-72.

Derrida, J. (1989). Firma, acontecimiento, contexto. En Márgenes de la filosofía. Madrid: Cátedra.

Derrida, J. (1997). El monolingüismo del otro o la prótesis del origen. Buenos Aires: Manantial.

Diegues, A. C. (2005). El mito moderno de la naturaleza intocada. San Pablo: Center for Research on Human Population and Wetlands.

Evans, C. (1994). Una historia entre Gales y la Colonia 16 de octubre. John Daniel Evans “el molinero”. Trevelin-Chubut: Edición del autor.

Fanon, F. (1973). Piel negra, máscaras blancas. Buenos Aires: Abraxas.

Fanon, F. (1983). Los condenados de la tierra. México: Fondo de Cultura Económica.

Farias, M. y Mazzitelli Mastricchio, M. (2006). La Patagonia en los discursos de la Academia Nacional de Geografía, 1956-1963. En ii Jornadas de Historia de la Patagonia, Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, Universidad Nacional del Comahue, General Roca.

Femenías, M. L. (2011). “Monsieur Cannibale”, monstruo invisible de la violencia. Andamios, 8, (17), 117-132.

Femenías, M. L. y Rossi, P. (2011). Para una mirada de género situada al sur. En Femenías, M. L. y Rossi, P. (Comps.), Saberes situados / Teorías trashumantes, (pp. 9­38). La Plata: FaHCE­UNLP.

Fortunato, N. (2005). El territorio y sus representaciones como fuente de recursos turísticos. Valores fundacionales del concepto de “parque nacional”. Revista Estudios y Perspectivas en Turismo, 14, (4), 314-348.

Foucault, M. (2000). Defender la sociedad. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.

García, N. (2006). El lugar del pasado en la construcción de una identidad. Neuquén, 1966-1976. En ii Jornadas de Historia de la Patagonia, Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, Universidad Nacional del Comahue, General Roca.

Gould, S. (1997). La falsa medida del hombre. Barcelona: Crítica.

Haraway, D. (1999). La promesa de los monstruos: una política regeneradora para otros inapropiados/bles. Política y Sociedad, (30), 121-163.

Haraway, D. (2007). Ciencia, cyborgs y mujeres: La reinvención de la naturaleza. Valencia: Universitat de València.

Holland Cunz, B. (1996). Ecofeminismos. Madrid: Cátedra.

Horkheimer, M. y Adorno, T. (1997). Dialéctica de la ilustración. Fragmentos filosóficos. Madrid: Trotta.

Iuorno, G. y Crespo, E. (Coords.). (2008). Nuevos Espacios. Nuevos Problemas. Los Territorios Nacionales. Universidad Nacional de la Patagonia-Universidad Nacional del Comahue-CEHEPYC.

Latour, B. (2007). Nunca fuimos modernos. Ensayo de antropología simétrica. Buenos Aires: Siglo xxi.

López, S. (2014). Establecimiento de la Estación Experimental Regional Agropecuaria inta Bariloche en la formación de la provincia de Río Negro (1958-1976). (Tesis de licenciatura no publicada). Facultad de Humanidades, Universidad Nacional del Comahue, Neuquén.

Méndez, L. y Podlubne, A. (2008). Atraer para educar recreando. El Proyecto Ayekan Ruca en San Carlos de Bariloche. 1934-1955. iii Jornadas de Historia de la Patagonia. Universidad Nacional del Comahue, Bariloche.

Merchant, C. (1980). The death of nature: Women, Ecology and the Scientific Revolution. Nueva York: Harper & Row.

Navarro Floria, P. (Coord.). (2007). Paisajes del Progreso. La resignificación de Patagonia Norte 1880 - 1916. Neuquén: UNCo.

Navarro Floria, P. (2010). Planificación fallida y colonialismo interno en los proyectos estatales del primer peronismo (1943-1955) para la Patagonia. En IV Jornadas de Historia de la Patagonia. Instituto de Estudios Socio Históricos, Universidad Nacional de La Pampa, Santa Rosa, La Pampa.

Navarro Floria, P. y Núñez, P. (2012). Un territorio posible en la República imposible. El coronel Sarobe y los problemas de la Patagonia argentina. Andes,23, (12), 37-62.

Núñez, P. y Azcoitia, A. (2009). Elementos de territorialización en San Carlos de Bariloche. El comercio transcordillerano, el Parque Nacional Nahuel Huapi y la provincialización. Cuadernos del Sur. Historia, (38), 45-63.

Núñez, P.; Matossian, B. y Vejsbjerg, L. (2012). Patagonia, de margen exótico a periferia turística. Una mirada sobre un área natural protegida de frontera. Revista Pasos, (10), 47-59.

Núñez, P. y Núñez, M. (2012). Conocer y construir naturaleza en el sur argentino. En Silva, C.C. y Salvatico, L. (Eds.), Filosofia e Histórica da Ciencia no Cone Sul, (pp. 428-437). Porto Alegre: [ntr]mentes editorial.

Pérez, A.; Erra, G. y Reyes, V. (2013). Economías mixtas de la Patagonia noroccidental argentina y centro sur de Chile. En Nicoletti, M. A. y Núñez, P. (Comp.), Araucanía Norpatagonia: la territorialidad en debate, (pp. 121-138). IIDyPCa: Bariloche.

Picone, M. A. (2013). La idea de turismo en San Carlos de Bariloche a través de dos guías (1938). Estudios y perspectivas en turismo, (22), 198-215.

Plumwood, V. (1996). Naturaleza, yo y género: feminismo, filosofía del medioambiente y crítica del racionalismo. Mora Revista del área interdisciplinaria de Estudios de la mujer, (2), 35-59.

Pons Dominguis, J. (2006). Nietzsche y la bio(zoo)política. Universitat de Valencia. Recuperado de http://www.biopolitica.org/docs/Pons_NIETZSCHE_BIO(ZOO)POLITICA%20.pdf Puleo, A. (2000). Filosofía, Género y Pensamiento Crítico. Valladolid: Universidad de Valladolid.

Puleo, A. (2011). Ecofeminismo. Para otro mundo posible. Madrid: Cátedra.

Raone, J. M. (1969). Fortines del Desierto. Mojones de civilización. Buenos Aires: Biblioteca del suboficial.

Ruffini, M. (2005). Peronismo, territorios nacionales y ciudadanía política. Algunas reflexiones en torno a la provincialización. Revista Avances del Cesor, V, (5), pp. 132-148.

Said, E. (1990). Orientalismo. Barcelona: Ib Jaldun, Libertarias 1.

Shiva, V. (1995). Abrazar la vida, mujer, ecología y supervivencia. Madrid: Horas y horas.

Spivak, G. C. (1998). ¿Puede hablar el sujeto subalterno? Orbis Tertius, 3, (6), 175-235.

Troncoso, C. y Lois, C. (2004). Políticas turísticas y peronismo. Los atractivos turísticos promocionados en Visión Argentina (1950). Pasos: Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 2, (2), 281-294.

Torrano, A. (2009). Ontologías de la monstruosidad: el cyborg y el monstruo biopolítico. En VI Encuentro interdisciplinario de las Ciencias Sociales y Humanas. Facultad de Filosofía y Humanidades, Universidad Nacional de Córdoba.

Vejsbjerrg, L. (2010). Representaciones sociales y territorialización del turismo en espacios periféricos. Caso Línea Sur en la Provincia de Río Negro. IV Jornadas de Historia de la Patagonia. Instituto de Estudios Socio Históricos, Universidad Nacional de La Pampa, Santa Rosa, La Pampa.

Wangensteen, O. S. (1999). Orgulloso de ser un gusano. Recuperado de http://www.cienciateca.com/gusano.html

Young, I. (1983). Is male gender identity the cause of male domination? En Trabilcot, J. (Comp.), Mothering: Essays in Feminist Theory, (pp. 129-146). Nueva Jersey: Rowman & Allenheld.

Zarrilli, A. (2008). El oro Rojo. La Industria del Tanino en la Argentina 1890-1950. Silva Lusitana, 16, (2), 239-259.

Zusman, P. (2001). Entre el lugar y la línea: la construcción de las fronteras coloniales patagónicas (1780-1792). Fronteras de la Historia, (6), 41-67.

Índice de ilustraciones

Leyenda Foto gentileza Silvana López
URL http://books.openedition.org/eunrn/docannexe/image/250/img-1.jpg
Archivo image/jpeg, 143k
Leyenda Foto gentileza Silvana López
URL http://books.openedition.org/eunrn/docannexe/image/250/img-2.jpg
Archivo image/jpeg, 205k
Título Fig. 1. Mapa elaborado desde la Dirección de Parques Nacionales, en su gestión inicial (1934-1944), para explicar cómo llegar al área del Nahuel Huapi
Leyenda Fuente: Guía turística editada por la Dirección de Parque Nacionales, 1938, «Parque Nacional Nahuel Huapi: Su historia». Archivo Museo de la Patagonia. Intendencia Parque Nacional Nahuel Huapi, Bariloche
URL http://books.openedition.org/eunrn/docannexe/image/250/img-3.jpg
Archivo image/jpeg, 330k
Título Fig. 2. Imagen aérea de la ciudad de San Carlos de Bariloche en 1960
Leyenda Fuente: Archivo de la municipalidad de San Carlos de Bariloche
URL http://books.openedition.org/eunrn/docannexe/image/250/img-4.jpg
Archivo image/jpeg, 81k
Título Fig. 3. Mapa elaborado por la empresa consultora Sofrelec-Italconsult para el establecimiento del Plan de Desarrollo Hidroeléctrico norpatagónico
Leyenda Fuente: Sofrelec-Italconsult, 1962, p. 20
URL http://books.openedition.org/eunrn/docannexe/image/250/img-5.jpg
Archivo image/jpeg, 226k
Título Fig. 4. Área de influencia del inta Bariloche entre 1965 y 1988
Leyenda Fuente: Rodríguez, 1982, p. 23
URL http://books.openedition.org/eunrn/docannexe/image/250/img-6.jpg
Archivo image/jpeg, 105k

Autor

Magíster en Historia y Filosofía de las Ciencias (2009) y doctora en Filosofía (2009). Investigadora adjunta de CONICETy miembro del IIDyPCa (CONICET-UNRN). Sus trabajos se inscriben en la historia y geografía de género, la historia regional y los estudios políticos sobre el desarrollo. Dirige proyectos y participa en investigaciones que involucran grupos internacionales de estudio.

Comprar

Volumen papel

Place des libraires