Versión clásicaVersión móvil
OpenEdition Books

Fronteras conceptuales / Fronteras patagónicas

 | 
Paula Núñez

Introducción

Paula Núñez

Texto completo

1Este texto sintetiza algunas de las reflexiones que compartimos como parte de un proyecto más amplio, cuyo objetivo era poder avanzar en un análisis conceptual a fin de problematizar algunos aspectos teóricos de las ciencias humanas, sociales y naturales. Cuando comenzamos a pensar en estas ideas, como grupos de investigadores junior y becarios de un instituto de investigación de formación reciente, el Instituto de Investigación en Diversidad Cultural y Procesos de Cambio (iidypca) –perteneciente a la Universidad Nacional de Río Negro y al Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas–, nos preguntábamos, desde distintas miradas en nuestros trabajos particulares, por las dicotomías que permanentemente debíamos revisar.

2Una de esas dicotomías es la separación entre naturaleza y cultura presente en gran parte de los desarrollos disciplinarios. Reconocíamos que estas diferenciaciones no sólo tenían un carácter arbitrario, sino que atravesaban el modo en que construíamos conocimiento. De allí que las páginas que siguen se presentan como la síntesis de una reflexión originada en charlas de tono informal, en las que descubrimos un horizonte compartido de preguntas.

3Uno de los ejes más relevantes fue la pregunta por la permanencia de formas coloniales en las respectivas áreas de estudio. El habitar un territorio de integración tardía, como es la Patagonia, situaba nuestro conjunto de investigaciones locales sobre un proceso histórico de integración territorial que Navarro (2003, 2009) caracterizó como «nacionalización fallida» y «colonialismo interno». Desde las metáforas y argumentaciones que reconocíamos como elementos comunes, nos propusimos analizar las consecuencias tanto de la colonialidad y del androcentrismo como las lógicas para argumentar a favor de la instalación de jerarquías sociales y espaciales.

4Por esto, iniciamos nuestros debates a partir de lecturas críticas de autores emblemáticos de la teoría social contemporánea, en especial de la crítica poscolonial, los estudios de la subalternidad y el giro decolonial; también de la teoría de género, la ética ambiental y la ecología. Nos planteábamos el avanzar hacia un marco crítico-teórico presentado desde la pluralidad de disciplinas que nos reunían, donde sumábamos interpelaciones de la filosofía, la historia, la geografía, la psicología, la antropología, la arqueología y la biología.

5De este objetivo tan amplio surge la obra que hoy leen. A la vuelta de las lecturas y los debates nos encontramos cada vez más pensando la Patagonia como frontera y desde allí intentamos revisar esos marcos ricos, pero en parte lejanos, desde los cuales buscamos dar cuenta de la compleja situación que tratamos de aprehender desde nuestras miradas particulares. De algún modo, las reflexiones nos llevaron de nuevo al espacio en lugar de atarnos a las teorías.

6En esta obra no se encuentran todos los trabajos asociados a esta iniciativa, muchos de los cuales han sido presentados en congresos o publicados en revistas, pero se resumen cuatro perspectivas que evaluamos como originales respecto del trabajo previo, y relacionados a los debates antes mencionados. Decidimos titular la obra Fronteras conceptuales / fronteras patagónicas porque el reconocimiento del carácter situado de nuestra mirada fue, de algún modo, una sorpresa. Nuestras preguntas, motivaciones e indagaciones nos remitieron a nuestros contextos de enunciación y nos hicieron pensar en el territorio en claves que, de hecho, han movilizado las lógicas propias de nuestra pertenencia a la dinámica de territorialización en la que inscribimos nuestras investigaciones.

7El primer capítulo, redactado por Paula Núñez y Santiago Conti, recorre una pregunta repetida, la vinculada a la conformación del espacio como político. Más específicamente, la pregunta se dirige al paisaje como centro de las políticas públicas que dejan a las poblaciones subordinadas a las lecturas proyectadas sobre el entorno.

8Conti y Núñez tratan de pensar el vínculo por el cual paisaje y ciudadanía se confunden en el territorio. Para ello enfrentan, como inicio, la necesidad de despegarse de universales normativos y esto siempre es un ejercicio complejo. La pervivencia de la mirada dicotómica es un desafío central de la reflexión y este artículo lo presenta desde una perspectiva innovadora: tras la operación que separa naturaleza de sociedad, la construcción política y subalterna de la región se vincula con que las agencias antes que a las prácticas sociales, se remiten al paisaje. Cabe destacar que por agencia entendemos las capacidades de accionar atravesadas por estructuras de subalternización, en el sentido que Butler (2007) otorga al término. Ahora bien, el modo en que la agencia se desliza desde una acción humana hacia un marco como el paisaje es problematizado desde la antropología simétrica (Latour, 2007), que entiende que la separación trascendente entre lo humano y lo no-humano es una construcción moderna, que debe ser revisada buscando reconocer las relaciones mutuamente constitutivas de lo que modernidad concibe como esferas independientes.

9En tensión con la larga tradición que reflexiona en torno a lo político desde los individuos o desde las agrupaciones sociales (Tassin, 2011), Conti y Núñez buscan reconocer el modo en que lo ambiental deviene en político en este escenario, como una forma de interpelar las estructuras de poder y jerarquía que se despliegan en Patagonia Norte. Los autores realizan un recorrido histórico, tomando como punto de clivaje el paso de Territorios Nacionales a Provincias, pues en este cambio sitúan el reconocimiento del derecho a elegir autoridades, tanto para el ámbito local y regional, como para el nacional.

10Ellos tratan de evidenciar cómo en este proceso, lejos de la resolución de la deficiencia representativa que atravesó a las poblaciones hasta mediados del siglo xx, se consolidaron formas de desigualdad en nombre de la democracia y el desarrollo armónico. Tales formas igualmente limitaron los ejercicios de derechos y, sobre todo, la sonoridad de las diversas voces internas. Los autores buscan mostrar cómo los sentidos proyectados sobre territorios y poblaciones se cruzan y atraviesan los márgenes de libertad que condicionan acciones y capacidades de organización. En definitiva, señalan los pasos hacia la arena pública.

11El segundo capítulo, redactado por Inés Barelli, caracteriza un marco de indagación poco explorado en torno a la dinámica migratoria, el de las devociones marianas. La autora analiza el alcance que tienen los estudios culturales para investigar las transformaciones de los campos religiosos. Ella se propone articular en forma teórica el modo en que los procesos de adscripción identitaria de grupos migrantes se resuelven en torno a prácticas devocionales, que adquieren tanto un sentido político –respecto de la comunidad a la que se integran– como una referencia al ejercicio de diferencias internas de las agrupaciones que se congregan en torno a una devoción.

12En el trabajo de Barelli se observa cómo lo sagrado entra en relación con otras dinámicas sociales que lo enriquecen y complejizan, y, a su vez, cómo interpela desde un sitio diferente a los órdenes establecidos. Asimismo, lo cultural se reconoce en diálogo con lo económico y lo político, en una perspectiva que abre una sensibilidad profunda hacia el reconocimiento de alianzas y articulaciones que ayudan a matizar la complejidad detrás de la incorporación de grupos migratorios en una sociedad patagónica particular como es San Carlos de Bariloche.

13Asimismo, la autora da a los estudios cultuales una capacidad de diálogo con otros procesos asociados, que no se suele tener en cuenta. En su relato, la extensa trayectoria de estudios que reparan en los procesos religiosos en Patagonia, llaman la atención sobre la importancia de abrir diálogos con perspectivas críticas originadas en claves culturales antes que económicas o políticas –en el sentido de ámbitos estatales o partidarios–. Barelli nos abre un desafío, dando cuenta de la riqueza que se inaugura como potencial de la mirada a partir del deslizamiento hacia temáticas poco relevadas.

14En el tercer capítulo, Marcia Bianchi propone la lectura de los mapas como discursos de poder con efectos performativos, a partir de la problematización de cartografías coloniales relativas a la región patagónica. El trabajo de Bianchi nos remite de lleno a la pretensión de representación objetiva de los resultados del trabajo de conocimiento que, en este caso, implicaba la exploración del territorio.

15Las prácticas coloniales, como demuestra la autora, se grafican en los mapas. Ella expone el ejercicio por el cual se puede alejar de la ilusión de la representación de los objetos en la construcción de cartografías. Su objetivo es profundizar el reconocimiento de los mismos como resultado de un locus de enunciación funcional a la lógica de apropiación que se busca instalar.

16Las cartografías se presentan como instrumentos de una tecnología de poder y conocimiento. Se leen como las herramientas para convertir el territorio en mercancía. De este modo, el recorrido que propone Bianchi nos va a llevar a reconocer cómo desde estas herramientas se buscó implantar un determinado orden en un espacio desordenado. En esta implantación se des-cubren relaciones y tensiones asociadas a lógicas de poder que no sólo apelan a los mapas que se grafican o utilizan, sino a una serie de intervenciones materiales y simbólicas que operan en la re-construcción de ese espacio para asimilarlo al mapa que se dibuja.

17Ahora bien, lo novedoso en la mirada de Bianchi es cómo logra reconocer lógicas de poder diferentes que se instalan y dibujan el espacio. Entre la defensa y la circulación de mercancías, la costa patagónica y sus poblamientos cobran un carácter distintivo que Bianchi mira desde cartografías particulares, pero con una lectura que le va a permitir, desde el carácter performativo, inferir elementos de la compleja dinámica colonial.

18El cuarto capítulo es una reflexión teórica de Paula Núñez que explora el modo de reconocer las dinámicas sociales de las regiones menos urbanizadas del norte patagónico en términos de inapropiables. En este punto dialoga con los tres trabajos precedentes: trata de reconocer la multiplicidad de historicidades, así como niveles de ocultamiento, pero sobre todo, el carácter inacabado de los reconocimientos en sí.

19La Patagonia se inscribe como frontera de la Argentina en muchos niveles. Su separación respecto de Chile es uno, pero su ubicación como límite de la frontera agrícola, su organización a partir de la relación con otros centros y espacios y el repetido reconocimiento del espacio como centro de recursos a extraer antes que desde los dinamismos propios de las poblaciones que los habitan, y así se pierde de vista al espacio constituido y constituyente –de y por– prácticas sociales. Con ello, la significación otorgada desde las vivencias cotidianas inmediatas se desdibuja en favor de valoraciones circunscriptas a procesos extractivos con controles exógenos. Esto sitúa a la Patagonia en discursos emitidos desde centros fuera del territorio. Esta perspectiva impacta de tal forma que aún varias de las referencias emitidas replican el imaginario de entender el propio espacio como un lugar remoto.

20Quienes habitan (o habitamos) ese (o este) espacio pre-definido como vacío, son (o somos) necesariamente, incorrectos en algún punto. En este artículo recorremos esa incorrección y las pistas que nos da para pensarla en un sentido opuesto, esto es, como argumento de emancipación antes que de subordinación.

21Este artículo, desde la lectura poco usual del ecofeminismo, busca coordinar varias preguntas que nos llevaron a encontrarnos como investigadores. La necesidad de repensar el territorio y la historia desde perspectivas poco exploradas tuvo que ver con las enormes desigualdades instaladas como normales en el territorio.

22En todos los casos, explicitándolo más o menos, hemos leído de qué forma la modernidad es una matriz significativa para construir la inequidad y cada uno de los trabajos antes expuestos es un esfuerzo para pensar el desafío que implica conocer la Patagonia. Confiamos en que nuestra reflexión, asociada a las dinámicas de este espacio de integración tardía, incompleta y errónea en muchas de las lógicas disciplinares, sea una apertura a un diálogo más amplio, en el que las formas incorrectas o incompletas de habitar el espacio se presenten como indicadores de las preguntas a compartir.

23Finalmente, queremos agradecer a la Universidad Nacional de Río Negro por facilitar el desarrollo del proyecto «Debates y perspectivas de la teoría social contemporánea, el enfoque de género y ambiental: una revisión crítico-conceptual transdisciplinaria» pi-unrn 40-b-228, pues fue el marco de encuentros en una medida mucho mayor que la que logramos plasmar y la base de un crecimiento que aún compartimos.

Bibliografía

Butler, Judith (2007) El género en disputa. Feminismo y subversión de la identidad. Paidos. España.

Latour, Bruno (2007) Nunca fuimos modernos. Ensayo de antropología simétrica. Buenos Aires. Siglo XXI.

Navarro Floria, P. (2003). La nacionalización fallida de la Patagonia Norte, 1862-1904. Quinto Sol, 7, 61-91.

Navarro Floria, P. (2009). La Patagonia como «reserva prodigiosa de la Patria». Los planes de desarrollo de la época peronista (1943-1955) y la continuidad del colonialismo interno hacia los Territorios Nacionales. Cuadernos del Sur, (38), 281-310.

Tassin, E. (2012). De la subjetivación política. Althusser/ Rancière/ Foucault/ Arendt/ Deleuze. Revista de Estudios Sociales, (43), 36-49.

Autor

Magíster en Historia y Filosofía de las Ciencias (2009) y doctora en Filosofía (2009). Investigadora adjunta del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y miembro del Instituto de Investigaciones en Diversidad Cultural y Procesos de Cambio (IIDYPCA/CONICET-UNRN). Sus trabajos se inscriben en la historia y geografía de género, la historia regional y los estudios políticos sobre el desarrollo. Dirige proyectos y participa en investigaciones que involucran grupos internacionales de estudio.

Comprar

Volumen papel

Place des libraires